Issuu on Google+

SEMBLANZA

Avda. García Morato s/n 41011 Sevilla, Teléfono/Fax: 954594530 e-mail: cgt.tablada@military.airbus.com


LIBRE EXPRESION, LIBRE PENSAMIENTO Es complicado y difícil hablar de alguien que nos deja y si es alguien por el que se siente cariño y estima, lo es mucho más.

luchador, un espécimen hoy raro, un sindicalista sin más pretensiones que ser útil a su clase. Finalmente la trayectoria vital llevó a José Maria a militar en el sindicato CGT donde aportó experiencia, lucha y compromiso.

También hemos de decir que en casos como este facilita mucho la cuestión el que sea imposible hablar mal de dicha persona. Nos referimos al recientemente fallecido José Maria Delgado Gallego, al que algunos recordaran cariñosamente mejor como “Cabeza”. Baste decir a modo de resumen-guía de esta humilde reseña biográfica, que nos ha dejado un hombre honesto, un luchador sin concesiones y una buena persona.

Precursor de movimientos sociales, del uso de las redes, José Maria era un hombre de su tiempo, miembro activo de ATTAC y otros movimientos alternativos, iniciador del 15 M entre otros. Hasta el final de sus días mantuvo una vida activa en Internet llevando un blog personal (IRA y LUX) donde deja patente su admiración por Rosa Luxemburgo y una mirada crítica sobre toda la actualidad social y política. Nos lega en la red infinidad de artículos y debates.

Desde muy joven se comprometió en la tarea de hacer un mundo más humano, hecho a la medida del hombre, se implicó en la defensa de conceptos que hoy desgraciadamente están en desuso, Libertad, Igualdad, Democracia….estuvo en primera línea en la lucha contra la dictadura franquista y pagó por ello como otros muchos. En aquella larga noche de España, José Maria junto a otros compañeros mantuvieron encendida una pequeña luz de esperanza y de lucha. Funda las CCOO juveniles y participa activamente en lo que en aquella época era el Partido (PCE). Tras su caída y despido evoluciona, porque José Maria ha sido hasta el final una persona alejada de cualquier dogmatismo y, por tanto, abierta y en continua evolución, hacia postulados que ya nunca dejará, las ideas de Rosa Luxemburgo, ya fuera militando en Acción Comunista o intentando recuperar el POUM. Junto a esta vida política intensamente vivida, corre paralela su faceta de sindicalista y hombre de acción. Tras su paso por CCOO y su reingreso en la Factoría de Tablada de lo que en aquella época era Construcciones Aeronáuticas (CASA), se involucra de forma activa en movimientos asamblearios de trabajadores que desembocan primero en comités democráticos y candidaturas asamblearias-unitarias, para desembarcar en lo que en aquella época era un sindicato muy diferente al actual, la USO. Por diferencias sindicales importantes abandona dicho sindicato, quizás sea el momento de recordar que José Maria nunca traicionó sus ideales, nunca lo doblegaron ni las amenazas ni las posibles prebendas si “tragaba”, el era fiel a sus principios, porque “el Cabeza” tenía principios, era un

CGT: Tu Sindicato

José Maria era una persona con múltiples facetas, nada de lo humano le era ajeno, su inclinación por los débiles, los heterodoxos, le llevó a convertirse en un estudioso y por qué no decirlo, un experto en el estudio de moriscos, gitanos y flamenco: nos ha legado un libro que publicó la Biblioteca de Autores Andaluces. Además encontramos multitud de artículos y, cómo no, José Maria era un gran conversador, enfrascado en infinidad de charlas y debates con compañeros y amigos sobre todas estas cuestiones. La literatura fue una novia esquiva por la que sentía una gran pasión, a veces pensó dedicarse a ella en cuerpo y alma, sus relatos son de hondo contenido tanto en lo humano como en lo puramente literario, son de “carne” sus personajes, perdedores que en un marco cotidiano se debaten en la dura tarea de vivir . En el ámbito privado que decir del Cabeza, orgulloso siempre de sus hijos y de su mujer, apasionado y vital siempre. Hemos seleccionado alguno de sus artículos para este Bocasa, reseñados someramente por nuestro equipo de coordinación y redacción, así como 2 PA G

Haciendo realidad la Utopía


LIBRE EXPRESION, LIBRE PENSAMIENTO intercalado unas palabras en homenaje de alguno de los compañeros que hemos compartido con él estos últimos años de su vida. Disculpad si no hemos estado a la altura, pero es difícil concretar y decidir qué publicar en estos casos.

inaprensible esencia de José Maria, su actividad frenética contra el capitalismo, su pasión por Rosa Luxemburgo, la exaltación de la unidad de clase. Su “espartaquismo” y fe en la espontaneidad de la clase obrera, en su capacidad para revertir el sistema neoliberal presente. Su cotidianeidad, su trabajo en la fábrica, su defensa de los trabajadores del mundo: sus compañeros de toda índole, la presencia de los suyos, del sindicato que finalmente representaba esa lucha anticapitalista en su fábrica. Su entendimiento y poco sectarismo. El apoyo infinito a Luchas con la que volvía siempre a empezar, a ilusionarse en una tarea por construir, la que como clase nos compete a todos los obreros del mundo.

Desde nuestra experiencia personal diremos que sumado a todo lo anterior lo más importante a nuestro parecer era y es que José Maria fue siempre un compañero leal, un amigo cabal, un tío honrado en el que se podía confiar. Nos sentimos orgullosos de haber tenido la suerte de compartir parte de todo esto con él. Yo quiero ser llorando el hortelano de la tierra que ocupas y estercolas, compañero del alma, tan temprano. Alimentando lluvias, caracolas y órganos mi dolor sin instrumento. a las desalentadas amapolas

Al leer estas líneas, nos imaginamos que estamos inmersos en sus ojos infinitos y presentes de los que irradiaban cálidas miradas rojas de la revolución que está pendiente pero que a cada paso y con cada camino se va haciendo presente junto a su “Vieja compañera”, con la que siempre caminaba hacia su república soñada.

daré tu corazón por alimento. Tanto dolor se agrupa en mi costado, que por doler me duele hasta el aliento. Un manotazo duro, un golpe helado, un hachazo invisible y homicida, un empujón brutal te ha derribado. No hay extensión más grande que mi herida, lloro mi desventura y sus conjuntos y siento más tu muerte que mi vida. Ando sobre rastrojos de difuntos, y sin calor de nadie y sin consuelo voy de mi corazón a mis asuntos. Temprano levantó la muerte el vuelo, temprano madrugó la madrugada, temprano estás rodando por el suelo. No perdono a la muerte enamorada, no perdono a la vida desatenta, no perdono a la tierra ni a la nada.

14 DICIEMBRE: Rojas señales sobre los ojos ausentes. Por José María Delgado Gallego.

La mañana era horrible, un viento helado en un cielo gris amenazando lluvia, un tiempo para un acantilado nórdico y brumoso, ("Hago rojas señales sobre tus ojos ausentes, que olean como el mar a la orilla de un faro") salimos la Vieja Compañera, Rafael y yo (entre los tres sumamos 180 años, algo desigualmente repartidos), temprano, a las 11:45' avistamos a un numeroso

Reseña artículo “Rojas señales sobre tus ojos ausentes” Con toda humildad pensamos que este artículo personal, íntimo y descriptivo sobre la manifestación que tuvo lugar el 14 de diciembre de 2008, contiene parte de la ingente e

CGT: Tu Sindicato

3 PA G

Haciendo realidad la Utopía


LIBRE EXPRESION, LIBRE PENSAMIENTO grupo concentrado frente a el hospital de San Lázaro, eran ya un par de centenares, buen presagio. Los primeros con los que topamos eran del SOC, venían de Los Molares, Marinaleda, El Coronil, Morón, un autobús que llegó también de Rota, algo detrás los de Corriente Roja, algo más allá los de Espacio Alternativo con la pesada carga de refundar un partido de pretensiones hegemónicas, electorales, al fondo un numeroso grupo de la CNT, que por primera vez acudía a una manifestación unitaria, con la mirada buscaba a los míos, los de la fábrica, de la CGT, al paso nos saludábamos con compañeros de todas las organizaciones, nadie nos quiere mal, pensé, les caen bien los viejos militantes, nos respetan, tampoco se nos conoce como sectarios, eso es bueno, pienso, compartir simpatías con Rosa Luxemburgo, a la que casi nadie quiere mal. Rafael saca las octavillas que habíamos preparado, la misma que preparamos para el Mass Strike nº1, reducida y con el anverso el dibujo de Rosa de Helios Gómez, Vieja Compañera dijo que lo guardara que todos los presentes ya venían con sus organizaciones y no era cosa de ponerse a hacernos la competencia, mejor irlas repartiendo al paso de la manifa, en las inmediaciones del Hospital Universitario, estuvimos de acuerdo, ello no me impidió cambiar cromos, de Mi Santa, les decía con una sonrisa, con los del PCPE, Corriente, etc., y sorprender a algún compa que no veía hacía tiempo. "-.Con Rosa, claro, con los luxemburguistas, ahí que hemos montado el chiringo, nada de partidos, sin jerarquía, para empujar un poco contra Esto, contra el Capital de los cojones".

si salía en alguna foto. Aquello se animaba, mucha gente, mucha, con muy ánimo, nadie iba a salir decepcionado de aquello ("Inclinado en las tardes tiro mis tristes redes a tus ojos oceánicos"), a mi lado Sánchez Gordillo, el alcalde de Marinaleda, sostenía su trozo de pancarta, viejos conocidos, le dije mientras un periodista gráfico le fotografiaba. "- Mira que bien, así podré decir a mis camaradas lejanos, ese soy yo, el que está a la izquierda de Sánchez Gordillo", se rió, quizás pensara que en las fotografías se produce el efecto espejo, es igual, cada uno sabe donde se encuentra y delante, el lienzo que sujetábamos entre todos iba tomando consistencia de recia barricada. Sostuve claramente el cromo de La Santa y le grité a un fotógrafo del SAT, conocido, ".- ¡Sácame bien que tengo que justificar ante los compas luxemburguistas el sueldo de liberado", ya se reía. Pasando entre los barrios de migrantes, La Carrasca, Hermandad del trabajo, El Cerezo, por la corta y ancha Avda de San Lázaro, dejé la cabecera y salí a los márgenes repartiendo octavillas, indios puros, peruanos, bolivianos, de Ecuador, mujeres bajitas que miran con tristeza infinita (" de tu mirada emerge a veces la costa del espanto" ) quizás recuerden el mar asimismo brumoso y amenazante de la costa peruana, el mar ausente de Bolivia, ¡de tan lejos y aquí atrapados, explotados, amenazados! La manifestación crecía, crecía y ya éramos miles cuándo comenzó a llover en el cruce con Ronda de Pío XII, una mujer con un megáfono decía

Así que cambiando estampas de La Santa se fue formando el cortejo, la peña del sindicato empezó a repartir banderolas rojinegras, cogí la mía, nos pegamos la pegatina y salimos ya algo detrás de la pancarta de cabecera, alguien me dijo que me pusiera en la cabeca sujetando también la pancarta, lo hice, contra mi costumbre, pero pensé que representaba a Democracia Comunista, que figuraba como convocante y firmante también del cartel, nada tenía que ver que me gustara poco o nada chupar cámara, así estuve un rato, con el dibujo de La Santa bien visible, a ver

CGT: Tu Sindicato

4 PA G

Haciendo realidad la Utopía


LIBRE EXPRESION, LIBRE PENSAMIENTO que ella era mora y llevaba aquí 25 años..., ¿pero de verdad se fueron los moros del todo?, pensé - desde la furgoneta un compa con pañuelo en la cabeza gritaba que la crisis la paguen los capitalistas, le llamaba a Chaves y Zapatero embusteros, yo seguía por los bares y la numerosa gente que miraba el paso de la manifa repartiendo los panfletos, no veía a Vieja Compañera, ella llevaba un par de paraguas pequeños y me estaba mojando la cabeza de aquella lluvia helada ("Allí se estira y arde en la más alta hoguera mi soledad que da vueltas los brazos como un náufrago"). Desde un megáfono alguien empezó a cantar un himno, no era la Internacional, en mi cabeza resonaba aquél que era himno o casi en la voz de Paco Ibáñez, poema VII de Pablo Neruda: "Los pájaros nocturnos picotean las primeras estrellas que centellean como mi alma cuando te amo", le dije sin hablar a una adolescente ecuatoriana y me dio las gracias.

despedidas, con la melancolía que a veces me ganaba, con la certidumbre de no llegar a verla nunca, la revolución, en los trabajos...) Vieja Compañera dijo que se retiraba conmigo, Rafael afirmó que continuaba y que iría repartiendo las que le quedaban. Tomando unas cervezas, almorzando un par de tapas, dijo que era un acierto hacer las manis por los barrios obreros, que más de la mitad que habíamos juntado se habían ido incorporando sobre la marcha, que para nada había que hacerlas en el centro, asentí, pero... ("- ¡Ya salió el pero" ), no, dije, al centro hay que ir, pero desde los barrios, donde hay que acumular, cuando eso suceda... ¿no te acuerdas los tres o cuatro años después de morir Franco? la gente iba casi en pequeñas marchas al centro desde los barrios, con las banderas, las pancartas todavía plegadas... , "- Es como volver a empezar" , dijo, y asentí., ella dijo que al centro había que ir a tomarlo, claro.

Buscaba a Compañera ya cerca del Hotel Macarena, la encontré y alborozada me instó a mirar hacia el final de la manifa desde la mediana, dos peldaños elevada sobre la calzada, no se veía el final, solo apretadas filas que se doblaban todavía por la Ronda de Pio XII, ¡éramos gozosa, entusiasmadamente miles!, no se cuantos, conté 10, 12 manifestante por fila, dos filas por metro, apretadas, y se extendía mas de 200 metros, eso hacía al menos 4000, ¡más gente aún que el 1º de mayo! que elegimos el mismo itinerario, por este que empieza a consolidarse bloque de izquierdas anticapitalista, desde el SOC-SAT hasta la CGT, todos los trotskos, o casi, y el Foro Social que cubre huecos, intersticios, que le llega a gente rebotada de los partidos, estudiantes en lucha, contra Bolonia, un compa me dijo de quedar a tomarnos unas cervezas cuándo acabara, imposible, le dije, me tengo que ir ya mismo al curro, ¡me toca turno de tarde!, hoy domingo, sí, casi por huevos, pero solo trabajo 19 días al mes, mañana lunes, como todos los meses, descanso hasta el viernes, ¡ya lo notáis, por los correos electrónicos! Ya me jubilo, sí, para marzo (“Hago rojas señales sobre tus ojos ausentes que olean como el mar a la orilla de un faro" ), pensando en la fábrica, en las

CGT: Tu Sindicato

Nos dimos un beso de despedida, antes de coger el coche, no trabajes mucho hoy, me dijo, no, tengo una buena faena, un trabajo largo, quizás salga un poco antes y lo celebramos, ¿el qué? ¿la crisis? no, mujer, esto, la gente, que se mueve, que ya empieza, que no se resigna. Conduciendo, puse el CD con las canciones de Paco Ibáñez sobre los poemas de Neruda, Galopa la noche en su yegua sombría desparramando 5 PA G

Haciendo realidad la Utopía


LIBRE EXPRESION, LIBRE PENSAMIENTO que alguien pueda pensar que ahora es fácil

espigas azules sobre el campo. Una suave melancolía se instalaba donde minutos antes compartía con ella la alegría salvaje que acompaña la rebelión compartida.

hablar bien de ti y quizás tengan razón, pero es que no puede ser de otra manera, no conozco a nadie al que hayas hecho daño,

Inclinado en las tardes echo mis tristes redes a ese mar que sacude tus ojos oceánicos, canta, y solo veo ojos que anticipan espanto, ojos de inmigrantes, en la desolación, atrapados...

no sé de ninguna felonía tuya, sólo puedo afirmar que has sido hasta el último minuto un luchador, alguien entregado a defender una sociedad más equitativa. Porque nunca pasaste la mano, porque siempre estabas en tu sitio, porque eras el paladín de todas las

TODA UNA VIDA DE LUCHA

causas justas, por todo ello José Maria y por muchas más razones, por todas, diría yo, te admiro. Recuerdo tu sapiencia sobre los

Por José Maria Morales

moriscos, los gitanos, el flamenco, siempre desde la humildad del sabio, desde el saber

"Hay hombres que luchan un día y son buenos. Hay

del pueblo, desde el que se ha formado en la

otros que luchan un año y son mejores. Hay quienes

calle doctor honoris causa por la Universidad

luchan muchos años y son muy buenos. Pero hay los

de la vida.

que

luchan

toda

imprescindibles. "

la

vida:

esos

son

los

Bertolt Brecht

Compañero vives en tus escritos en tus palabras, en tus relatos llenos de carne ,

En determinadas ocasiones me gustaría ser

de vida, Compañero.

creyente, esta es una de ellas. Me gustaría

Si fuera capaz de expresar

que José Maria estuviera en el paraíso laico

con mis torpes palabras

de los parias, el lugar sin clases ni

un mínimo de ti , hombre cabal

diferencias sociales, el edén donde la

me sentiría satisfecho.

equidad y la justicia son sus monarcas. El

José Maria quiero levantar mi puño

sitio por el que él y otros muchos han luchado

desde

siempre.

José

en tu honor, quiero.

Maria,

Cabeza, rojo, obrero

“Cabeza”, no he tenido oportunidad de

José Maria, Compañero.

despedirme de ti, no he podido decirte que te admiro, que para mi has sido siempre un ejemplo de integridad y entrega. Supongo

CGT: Tu Sindicato

6 PA G

Haciendo realidad la Utopía


LIBRE EXPRESION, LIBRE PENSAMIENTO

Reseña artículo “El voto en negro”:

En toda Europa y especialmente en España dada la proximidad de la fecha para refrendarla, la espuria "Constitución Europea" está siendo contestada de manera inequívoca por los movimientos sociales y sindicatos que combaten la globalización neoliberal, cuyos argumentos quien escribe estas líneas no puede por menos que compartir, (a excepción de los esgrimidos por los nacionalistas o influidos por ellos), especialmente aquellos que aluden a la omnipresencia y transversalidad en tanto que precepto fundamental de la "Competitividad", por lo demás cínicamente instalada sobre la disparidad y desprotección salarial, deliberadamente mantenida diversa en cada estado de "los 25", y, por lo tanto, sobre la institucionalización del dumping social, igualmente es asumible la oposición al texto que pone el énfasis en su ilegitimidad democrática o en la falacia de condicionar la protección medioambiental al Gran Moloch de la competitividad.

“El voto en negro” recoge parte de la crítica del pensamiento de José Maria Delgado con respecto a la instalación de una Europa al servicio del capitalismo neoliberal, Europa que, en su constitución Europea, sólo se preocupa de potenciar una economía de la competencia, encauzada para abaratar los costes de la mano de obra y devaluar los salarios de unos países con respecto otros, creando una gran diferenciación entre los mismos. “El voto en negro” es la alternativa que plantea nuestro compañero para potenciar un proceso de deslegitimación contra todos los poderes fácticos que forman parte del engranaje del sistema, poderes que lideran los partidos políticos PP-PSOE y a los que le da pábulo los sindicatos del sistema CCOO-UGT, que pidieron el Si al tratadoconstitución que es la antesala de toda la implantación neoliberal que estamos sufriendo en esta “Crisis” económica y de valores, antesala de la destrucción del estado social que se conformó en Europa después de la Guerra.

EL VOTO EN NEGRO Por José Maria Delgado Gallego Escasas son las ocasiones en que entre la bruma de la propaganda/manipulación, a través de la representación de que se gobierna o se confronta, se hace algo de luz ante una urna electoral, el referéndum sobre la integración de España en la OTAN fue la más cercana en el tiempo, la inmediata y próxima será el referéndum sobre el Tratado de Constitución previsto para el 20 de febrero del próximo 2005. Un texto de 349 pp. a través de 448 Art. en la versión española de la consolidada de 6 de agoto de 2004 para el que el poder constituyente que la ha elaborado, esto es los representantes de los estados o gobiernos de la UE (al menos formalmente pues en manera alguna puede descartarse que los testaferros de la Convención prestaran oídos sordos a los mensajes y sugerencias de los más importantes lobbies empresariales y financieros) necesitan de la complicidad y aquiescencia de los ciudadanos.

CGT: Tu Sindicato

Pero no pretendemos compilar los argumentos de los que se oponen al Tratado, tampoco ofrecer otros nuevos o más enjundiosos para votar NO al texto del tratado que se somete a referéndum, pero sí para esgrimir otras razones que asisten para votar negativamente el 20 de febrero, no sólo por la naturaleza intrínseca del texto, cómo porque no se está ante una ley de leyes cuya novedad ofrezca el más mínimo resquicio a la duda sobre los efectos reales y sensibles de su implantación: sin duda se trata de más de lo mismo, del intento de institucionalizar unas políticas económicas de propósitos idénticos a los ya experimentados por las poblaciones europeas en virtud de los Tratados de Maastricht, Ámsterdam y Niza. 7 PA G

Haciendo realidad la Utopía


LIBRE EXPRESION, LIBRE PENSAMIENTO En este sentido la pregunta que demandará respuestas en febrero es una pregunta-trampa, a tenor de la propaganda de los que defienden el SÍ, por donde se insinúa su "esperanzadora" novedad, el hito innovador que supone en la construcción europea.

institucionalizando la precariedad laboral, la desprotección del trabajo, la mercantilización de lo existente, el dumping social finalmente, todo en aras de la competitividad que abarataría la oferta, ha sido efectivamente puesta en prácticas por los gobiernos sin mover una coma las constituciones de los quince estados, que si bien, y por lo general definen los regímenes económicos que regulan como "economías de mercado" se trataba en su origen, obviamente, de economías capitalistas actuando bajo múltiples mecanismos de regulación estatal, ¡pero no institucionalizaba "sociedades de mercado" que es justo a lo que ha llevado el neoliberalismo y que la Constitución Europea pretende oficializar! .

Naturalmente sus partidarios no tienen el menor interés en que la ciudadanía se acerque críticamente a un texto indescifrable para el común por su extensión y complejidad, les basta y sobra con ejercer de sacerdotes o pastores del rebaño tan dócil como fiel con la inestimable ayuda de los sindicatos mayoritarios. De este modo la fidelización del clientelismo electoral es justo lo que pondrán sobre la mesa ante el evento de febrero. La estrategia pretende así instalar a la ciudadanía ante el clásico "melón por calar", del que sus cultivadores "garantizan" su calidad.

Del estado social de derecho - según decían - al estado liberal por las bravas, en el túnel del tiempo del siglo XXI al XIX y todo ello sin despeinarse, sin reformas constitucionales - en España - y sin que el Parlamento se haya dado por aludido desde Maastricht. Y qué duda cabe que la mercantilización de todo lo existente implica en primerísima instancia la mercantilización del trabajo, de los trabajadores cuyo salario "competitivo" ha de garantizar por encima de la modernización de procesos, métodos y herramientas la "competitividad" de la producción industrial y de servicios.

Nada esencialmente novedoso hay en Tratado, se trata básicamente de un texto que compila y deroga los tratados anteriores así como los tratados de adhesión de los diferentes países (Art. IV-37) presentándose explícitamente como "sucesor y continuador" de ellos (Art. IV-38) asegurando al tiempo la vigencia de todo tipo de instituciones, acuerdos, órganos y organismos anteriores, así como la eficacia jurídica de todo aquello que no sea objeto de modificación, derogación o anulación en virtud del mismo Tratado-Constitución.

Así pues entre todos los "noes" posibles en el referéndum del 20 de febrero ha de contarse también el de los que conocen y sufren los efectos del neoliberalismo, por donde el "melón por calar" tiene el sabor acre de lo pasado y aún podrido. Este "NO" es el voto en negro que subvierte y no responde a la pregunta-trampa tanto como a todo aquello que la ha inspirado, al tiempo que lo hace igualmente castigando a los factotums cuyos respectivos gobiernos aplicaron las antisociales políticas neoliberales, justamente los partidos turnantes PSOE-PP que hacen propaganda ahora por la respuesta afirmativa.

No hay pues la menor línea de ruptura con las políticas neoliberales, sus líneas maestras y la consideración jurídica de las instituciones que las implementaron, Consejo, Banco Central, Comisión, se ven reforzadas si cabe. Sin embargo lo trascendentemente novedoso del texto no es mencionado por sus defensores: la circunstancia de que la implementación de las políticas monetaristas neoliberales basadas en el propósito de incentivar la economía del lado de la oferta,

CGT: Tu Sindicato

Sin duda el voto negro, el NO que se dirige tanto al texto como a todas sus circunstancias, carece de ingenuidad, sabe de la imposibilidad de ganar al SÍ por los cuantiosos 8 PA G

Haciendo realidad la Utopía


LIBRE EXPRESION, LIBRE PENSAMIENTO

Reseña artículo “¿Quién gestionará la vergüenza?

medios de que dispone el adversario y porque la rebeldía y la indignación no son virtudes susceptibles de prodigarse entre una ciudadanía lobotomizada entre la propaganda y la ley de la selva, que triunfa ante el descrédito de los ámbitos colectivos degradados especialmente por los sindicatos mayoritarios, que también piden el SÍ junto a sus patrones.

Al hilo de los resultados del referendum sobre la Constitución Europea. Nuestro compañero José Maria analiza cómo se va a dar la gestión de esos resultados que han mostrado su disconformidad con la constitución europea del capital en países como Francia y Holanda. El voto en negro, el voto de la abstención ha ganado en el estado español pese a que un 31% de los votantes le ha dado el Si quiero a la constitución del capital. “¿Quién gestionará la vergüenza?” plantea la uniformidad del pensamiento neoliberal contra toda esa Europa que no se siente representada por sus propios estamentos e instituciones y por los que dan su beneplácito cortoplacista al sistema que los sustenta.

Sabemos en efecto que el objetivo al que podemos aspirar es a la máxima deslegitimación democrática de la mal llamada constitución europea, tal deslegitimación no será producto sólo de la negatividad explicitada en las urnas como también del número total de votos afirmativos sobre el censo, o lo que lo mismo, sabemos que la abstención tiene también un papel en esa deslegitimación. Y no obstante nada más erróneo que propiciarla, y es así porque en las circunstancias actuales el voto de castigo debe carecer de ambigüedad, pero sin duda no puede ignorarse que la abstención puede ser subproducto de una campaña incisiva por el NO consiguiendo de ese modo restar apoyos al SÍ entre electores de los partidos mayoritarios que no se sientan acríticamente dispuestos a seguir a sus partidos a cualquier parte, menos a una zona tan compleja y ominosa como suele percibirse todo lo que procede de "Bruselas", por lo demás generalmente motivo de preocupación y amenaza, esa especie de "fuerza mayor" o maldición divina ¡a quiénes culpar de no poco de lo malo y antisocial que esos mismos gobernantes del PSOE-PP han propiciado y gestionado y cuya responsabilidad pretenden transferir a más altas esferas!

¿QUIÉN GESTIONARÁ LA VERGÜENZA?

Por José María Delgado El rotundo rechazo al Tratado Constitucional de la Unión Europea que los ciudadanos franceses y holandeses han puesto de manifiesto en los respectivos refrendos es sin duda un triunfo de la democracia y de la voluntad de preservación de los contenidos sociales, irrenunciables, consustanciales a los todavía llamados estados sociales y democráticos de derechos.

Creemos pues que los movimientos sociales antiglobalización, que como verdaderos mundialistas poseemos sobrado pedigrí europeísta, tenemos igualmente legítimo derecho a pretender gestionar en su conjunto a la mayor parte de la deslegitimación que a no dudarlo sufrirá el texto famoso el 20-F, auténtica y más acabada expresión jurídica de la globalización neoliberal a la que combatimos y continuaremos combatiendo en la calle al igual quien en las urnas el próximo mes de febrero de 2005.

CGT: Tu Sindicato

Los ciudadanos que mayoritariamente votaron NO (55% en Francia, 61% en Holanda) sabían - porque en sus países se había debatido exhaustivamente que el Tratado amenaza sus derechos sociales y libertades. En la medida en que este, en lo esencial, compila y sustituye los Tratados de Amsterdam, Maastricht y Niza, solo podía representar una mayor y más grave amenaza para el empleo, los servicios públicos y la calidad de la democracia, al pretender elevar al

9 PA G

Haciendo realidad la Utopía


LIBRE EXPRESION, LIBRE PENSAMIENTO superior rango normativo principios económicos y sociales de inspiración neoliberal cuyos efectos son sobradamente conocidos y sufridos por la ciudadanía europea toda.

los movimientos sociales que cuestionan el Tratado y los ciudadanos de los estados en que aún no se han celebrado referendos tienen tanto el derecho como la obligación de exigir a sus gobernantes la celebración según lo previsto. Por razones justamente contrarias, no podemos estar más de acuerdo con los socialdemócratas europeos que presionan para que no se interrumpa el proceso refrendario.

El antiguo aserto adecuado para tramposos y malos perdedores afirma que los votos no se interpretan, sólo se cuentan. Sin embargo, son legión los políticos, voceros, periodistas que interpretan los NO - pero en manera alguna los SI - y cuentan los votos de los diputados de los parlamentos de aquellos estados que decidieron ratificar el Tratado por vía parlamentaria. Los confrontan a los votos populares expresados en los refrendos hasta ahora realizados. En el colmo de los despropósitos y la demagogia, buscan la superioridad doctrinal de la democracia representativa frente a la muy adjetivada y minimalista democracia directa. Olvidan todos los filtros financieros, hipermediáticos y sobre todos los derivados de sistemas electorales escasamente fieles al sufragio universal igualitario, que hacen de la democracia pálido reflejo del Ideal democrático, olvidando igualmente que es la inspiración en el propio texto que se refrendaba la que permite elegir a los Estados la modalidad de ratificación, parlamentaria o popular.

Ya existen signos suficientes de las distintas actitudes que el resultado de Francia y Holanda está inspirando entre los "europeístas de mercado" (Partido Popular Europeo+blairistas), todos ultraliberales, neoconservadores y pro americanos, de una parte, y los "eurofederalistas posmodernos" socialliberales ellos, esto es socialdemócratas y verdes, el entierro definitivo del Tratado para los primeros, renunciando a mayores aventuras en pro de una Europa Política, al socaire de la OTAN, actuando desde la soberanía estatal y con la Agenda de Lisboa por mejor y actualizado portulano, y la huída hacia adelante cumpliendo los plazos para los segundos, celebrando las convocatorias de referendos anunciadas, intentando conseguir el máximo de ratificaciones de estados y votos populares desde los que cercar y aislar a Francia a la espera de un nuevo consenso cerca ya de 2009 y de nuevos gobernantes franceses que permita, - no sabemos cómo sin violentar la voluntad popular y sin aplastar a las fuerzas sindicales y de izquierdas francesas - la incorporación de los disidentes al Tratado.

Es pertinente, en cambio, constatar la crisis de legitimidad de las democracias representativas puesta de manifiesto por parlamentos en los que el TCUE se hubiera aprobado con el 90% de votos de diputados mientras es rechazado por los ciudadanos en los refrendos. También, en nuestro caso, contrasta la abrumadora mayoría parlamentaria que ratificó el texto al lado del escueto 31% de votos afirmativos sobre el censo electoral.

En esa ordalía que no puede sino profundizar y ensanchar la brecha abierta en los partidos socialdemócratas, (aunque es probable que nada semejante suceda en el PSOE, donde el que se mueva no sale en la foto, como se sabe, ni le consigue empleo a la parentela) de la que Fabius aparece en Francia como cabeza visible, pero que está lejos de representar a todas las corrientes del PSF, con el telón de fondo de la reacción a las practicas neoliberales en Alemania - y en la UE - de la escisión del SPD que encabeza Oskar Lafontaine, el SI del referendo español ya ha comenzado a ser usado como cabeza de carnero, de ariete, tal como ha podido observarse en alguna sesión del Parlamento Europeo en la que parece estrategia común para la UE de la Internacional Socialista.

Un conocido escritor y comentarista subrayaba en estos días de Canto del Gallo Galo que si Blair hubiera sometido a referéndum la participación de las tropas británicas en la guerra de Irak, estas jamás hubieran desembarcado en Basora. Herido de muerte, el Tratado podría continuar su deambular refrendario por Luxemburgo, Portugal, Polonia, República Checa, el Reino Unido, Dinamarca, Irlanda, dividiendo a los partidos y coaliciones gobernantes, debilitando o haciendo caer gobiernos a su paso, desenmascarando las insuficiencias de la democracia representativa realmente existente en Europa. No cabe duda que

CGT: Tu Sindicato

Idénticamente aquél 31% de españoles que sobre el total del censo electoral votó afirmativo viene

10 PA G

Haciendo realidad la Utopía


LIBRE EXPRESION, LIBRE PENSAMIENTO sirviendo de pretexto a cuadros representativos del PSOE, (representativos asimismo de esa peculiar especie de neoconversos, ex-sindicalistas y excomunistas que se encuentran sin duda entre los sectores más derechistas de ese partido) para ningunear y desacreditar a las fuerzas que se han opuesto al Tratado en Francia, olvidando que importantísimas federaciones sindicales se encuentran entre ellas, resaltando la supuesta ausencia de alternativa al Tratado en un alarde de ignorancia y de cinismo que pretende hacernos perder de vista que sólo desde el más ramplón posibilismo y entreguismo al diktat neoliberal, las razones del NO sindical y de izquierdas pueden etiquetarse de "utópicas" o inviables, escamoteando al tiempo que ellos mismos forman parte de las dificultades que habrá que superar, que ellos mismos son parte del Problema y no de la Solución Por contrario al estilo falaz y semidemocrático, que recuerda el discurso soberbio y prepotente de CCOO en su briega durante la Transición - de los López Garrido, Sartorius y cía., justo es reconocer que no escasean intelectuales y universitarios españoles, reconocidos europeístas que defendieron el voto afirmativo en España y en Francia, que no han podido por menos que subrayar la legitimidad de los resultados negativos y la validez de las razones ciudadanas y democráticas que lo hicieron posible como de su incontrovertible europeísmo, así Ridao, Araceli Mangas o Ramoneda.

llegar a los jefes de estado y gobierno un catalogo de exigencias mínimas de inmediato aplicación, esto es, ¡gestionando el NO victorioso! - entre las que cabría mencionar la retirada de todas las directivas europeas de liberalización en trámite, principalmente las directivas Bolkestein, la que asimismo preparan sobre la jornada laboral, otra sobre las ayuda públicas a las empresas, sobre los transportes ferroviarios, así como el compromiso de proceder a una nueva flexibilización del Pacto de Estabilidad, o la moratoria sobre las negociaciones del Acuerdo General Sobre el Comercio de los Servicios (AGCS). Al tiempo, se exige un aumento sustancial del presupuesto europeo y de los fondos estructurales con destino a los países de nueva incorporación, único medio de ayudarlos en su desarrollo en vez de animarlos a ejercer el dumping social y fiscal y las deslocalizaciones. Tampoco hay que olvidar la puesta a cero de la " agenda " de Lisboa (Consejo europeo de 23 y 24 de Marzo 2000) y de la agenda social 2005-2010. Todas estas exigencias de mínimos, entre las cuales no se olvida pedir el aumento de la ayuda pública al desarrollo del Sur del 0.7 % del PIB de los estados miembros de la Unión, implicación más fuerte en los Objetivos del Milenio y anulación de la deuda de los países pobres, como la retirada de Iraq de todas las tropas europeas, todas ellas merecen la máxima atención, seguimiento y apoyo de todos los europeos en especial de los ciudadanos de izquierdas.

Entre las "alternativas" o salidas a la crisis, de variados sentidos, discutibles, pero tratando de ser respetuosas con la voluntad popular, quizá quepa resaltar alguna como la que propone la convocatoria simultánea en toda la Unión de elecciones a una Asamblea Constituyente y referendo consiguiente de la Constitución que esta elabore. Naturalmente esta es, - ¿cómo no habría de serlo? - inviable por cuanto para nada considera "el derecho de los estados" (tampoco, en principio, de los lobbyes empresariales omnipresentes y sobrerepresentados en Bruselas) y sin embargo, como otras, impecablemente europeísta y democrática.

¿Y qué decir de España? por ahora único país donde uno de cada tres ciudadanos con derecho a voto ratificó la Constitución. Cabría aducir, dándole la vuelta al ingenioso dicho del taimado predemócrata F. González que se aplicó a identificar y desacreditar a los que habrían de "gestionar el NO" y que aspirábamos a ganar el referéndum sobre la entrada en la OTAN: "¿Quién gestiona la Ignorancia?" ¿quién la Vergüenza de no haber sabido resistir la propaganda maniquea que convertía en comunistas o fachas enemigos de Europa a los que votaran NO?, ¿quién la fé del carbonero?

Entre las iniciativas de las fuerzas del NO sindical y de izquierdas en Francia, cabe mencionar la de ATTAC Francia (acerca de cuyo papel en la victoria del NO caben pocas dudas) trabajando por la coordinación de todas estas fuerzas con el objeto de ser recibido por el Consejo Europeo que se reunirá en Bruselas los días 16 y 17 para hacerles

Sin duda, en España, no es sólo la democracia de los partidos concretos realmente existentes, la partitocracia o sistema de partidos emanados de la Constitución del 78 y la ley electoral, la que está en evidencia, lo está también la modalidad hispánica de europeísmo acrítico, incondicional y un tanto

CGT: Tu Sindicato

11 PA G

Haciendo realidad la Utopía


LIBRE EXPRESION, LIBRE PENSAMIENTO papanata, cantera de eurócratas, tan simplista por fuertemente ideologizado como dudosamente sabia.

Desempleo, aún no han descubierto el Reino de la Precariedad, aquello que no es ni lo uno ni lo otro, una suerte de limbo en el que solo existe el Presente y el teléfono móvil presto para ser localizado sin mediar urgencia y otra lógica.

De largo aliento, liberales como Ortega y regeneracionistas como Joaquín Costa veían a Europa como solución a todo el atraso, incuria y barbarie cainita que nos afligía y que no éramos capaces de resolver los españoles mismos. Reeditado por la oposición al franquismo, de todo signo, sirvió para pasar el trago difícil de la Transición en sustitución de más vigorosos vínculos ciudadanos que hicieran justicia a la Historia, a la República legal y destruida por el fascismo.

Obra de Thatcher y su discípulo Blair, la desregulación laboral y los Tratados, es sabido que el hijo de la Gran Bretaña de la mano de sir Anthony Giddens madrugó por los pelos a quien había contraído superiores méritos para liderar terceras vías, esta supuesta modernidad - tan decimonónica - de la que aún hablan los sindicatos que no parecen reconocer el neoliberalismo actuando ni en las administraciones públicas ni en las empresas: no podía ser otro que nuestro ínclito ex-presidente González, aquél que dijo "¿Quién gestionará el NO?" A todos sus hijos, de Borrell a Almunia, de ZP-Presidente a Méndez presidiendo la CES, todos los MEDEF, los bancos, los lobbyes europeos le reservan brillante futuro.

Complejo asunto este de nuestro peculiar europeísmo, más parecido al de los nuevos estados del Este recién incorporados que al de Francia o Italia, que se beneficia de la ambigüedad de los mitos, y que bien merece tratamiento prolijo en otro lugar, verdadera ideología de la socialdemocracia y de los sindicatos españoles. Bajo su gruesa capa, mutatis mutandis, el admirado Estado Providencia de los 60-70 lleva 20 años desarbolándose al calor de los programas de ajuste neoliberales, con cada Tratado de Maastricht a Niza, desde el Pacto de Estabilidad (versión europea del Consenso de Washington) a la Agenda de Lisboa. Nos gustaría creer que el referendo del 20-F fue su canto del cisne en España, que el nuevo europeísmo social y democrático que desde los Foros Sociales Europeos hasta el apoyo intereuropeo que ha arropado el rechazo al Tratado en Francia y Holanda, y que vamos construyendo, acabará por imponerse frente al europeismo mítico de la Europa Fortaleza en exceso comprensivos con los intereses empresariales y financieros, con las multinacionales europeas. Nos gustaría y habrá que trabajar por él desde el mundialismo, el altermundialismo ciudadanista, universal republicano. Al ínterin, los think tank domésticos ya han descubierto su filón en ese europeísmo cutrehispánico que denostamos, una nueva versión de blairismo continentalizado, menos arrogante y sospechoso de euroescepticismo va a aplicarse a quebrantar las resistencias populares de los europeos, territorio de encuentro entre las dos vertientes del neoliberalismo.

Quienquiera que haya conocido a José Maria, no encontrará mejores palabras para recordarlo que las que fluyen en este poema de Kavafis que se encontraba entre sus preferidos. TERMÓPILAS

Konstantino Kavafis (1863-1933)

"Honor a aquellos que en sus vidas

En ese sentido, en nuestro sentido, los franceses se hallan anticuados: todavía hablan de Trabajo y

CGT: Tu Sindicato

12 PA G

Haciendo realidad la Utopía


LIBRE EXPRESION, LIBRE PENSAMIENTO

custodian y defienden las Termópilas. Sin apartarse nunca del deber; justos y rectos en sus actos, no exentos de piedad y compasión; generosos cuando son ricos, y también si son pobres, modestamente generosos, cada uno según sus medios; diciendo siempre la verdad, mas sin guardar rencor a los que mienten. Y más honor aún les es debido a quienes prevén (y muchos prevén) que Efialtes aparecerá finalmente y pasarán los persas".

ROSA LUXEMBURGO: UN PENSAMIENTO IRRECUPERABLE Por José M. Delgado.

El 15 de enero se cumplió el 89 º aniversario del asesinato de Rosa Luxemburgo, como cada año activistas de izquierdas se reúnen en Berlín, el homenaje a Rosa Luxemburgo tiene el tinte claramente anticapitalista que lo caracteriza, anticapitalista y tan para nada sectario como es habitual: concernidos están jóvenes y menos jóvenes de casi todas las tendencias marxistas, comunistas, pero también libertarios, autónomos, confrontan en cada convocatoria su determinación antisistema con los poderes burgueses, como gustaría a Rosa, borrando fronteras inútiles, sectarias, en la lucha de clases contra el capital, sin embargo, y puesto a no borrar fronteras ya deberían troskistas, leninistas, abstenerse de tratar de incorporar el pensamiento de Rosa al leninismo, de tratar de "recuperar" de la manera tan oportunista y que tan mal condice con su pretendido rigor doctrinario - un manera de sublimar el sectarismo que los ha llevado (a los trotkistas, particularmente) a dividirse y escindirse hasta el infinito, un pensamiento y una obra teórica con el que el bolchevismo no tenía nada que ver, - y menos aún la socialdemocracia gobernante en la Europa después de la II Guerra Mundial - ni en relación con la idea de democracia, con la concepción de la relación partido-masas, ni en relación con la pedagogía revolucionaria que atribuía a las luchas de masas, y sobre todo nada que ver con la utilización urbi et orbi del principio o derecho de autodeterminación de las nacionalidades que los trotskistas (y ex-stalinistas) hacen al día de hoy.

Reseña artículo “Rosa Luxemburgo: un pensamiento irrecuperable”. No podía pasar este homenaje sin publicar uno de sus artículos sobre “su santa”: Rosa Luxemburgo. José Maria increpa a todos aquellos que quieren apropiarse de su pensamiento para su beneficio, iniciando un acto castrado y fuera de la realidad en la que tuvo lugar. Utilizando recursos forzados para acomodar a unas siglas elementos y pensamientos que no tienen nada que ver con ellas.

CGT: Tu Sindicato

Es un hecho reconocido por todos los historiadores que la "liberación de los pueblos oprimidos" sirvió de pretexto ideológico al imperialismo alemán, al francés, y finalmente en su formulación más "coherente" y supuestamente imparcial al

13 PA G

Haciendo realidad la Utopía


LIBRE EXPRESION, LIBRE PENSAMIENTO imperialismo estadounidense con la formulación de los 18 puntos de Wilson, para justificar la gran matanza, la barbarie de la Gran Guerra, a este respecto Rosa Luxemburgo formuló la denuncia mas clara y taxativa:

estado, a la postre siguiendo implícitamente las teorías económicas del desarrollo nacional alemán formuladas por Friedrich List en el siglo XIX. Rosa condenó sin paliativos como un principio pequeñoburgués ese supuesto derecho que tan caro le era a Wilson (así el historiador británico Eric Hobsbawm le llama "derecho de autodeterminación wilsoniano-leninista" ):

"En la historia de las luchas de clases estos "slogans" revisten a veces una importancia muy concreta. En la presente guerra mundial, es un sino fatal del socialismo estar predestinado a proveer de pretextos ideológicos a la política contrarrevolucionaria. Cuándo aquella estalló, la socialdemocracia alemana se apresuró a decorar con un escudo ideológico, extraído del arsenal seudo-marxista, el bandidismo del imperialismo germánico, explicándolo como la campaña de liberación contra el zarismo ruso auspiciada por nuestros viejos maestros. En las antípodas de los socialistas gubernamentales, estaba destinado a los bolcheviques llevar agua al molino de la contrarrevolución con la consigna de la autodeterminación nacional y de proveer así de una ideología, no sólo para el estrangulamiento de la misma Revolución Rusa, sino para la proyectada liquidación en sentido contrarrevolucionario de toda la guerra mundial. Tenemos todas las razones para examinar muy a fondo desde este punto de vista la política bolchevique. El "derecho de la autodeterminación nacional" acoplado a la Sociedad de Naciones y al desarme por gracia de Wilson, constituye el grito de batalla tras el cual debería desarrollarse la inminente rendición de cuentas del socialismo internacional con el mundo burgués. Es evidente que la consigna de la autodeterminación y el conjunto del movimiento nacionalista, que en el presente constituye el mayor peligro para el socialismo internacional, han recibido un extraordinario refuerzo precisamente de la Revolución Rusa y de las negociaciones de Brest." (cfr. Rosa Luxemburgo. La Revolución Rusa. La cuestión de las nacionalidades)

"En la obstinación y rigurosa coherencia, con que Lenin y sus compañeros se mantuvieron en esta consigna, lo que sorprende es que está en contradicción tanto con su tan proclamado centralismo como también con el comportamiento que asumieron frente a otros principios democráticos. Mientras demostraban un frío desprecio frente a la asamblea constituyente, el sufragio universal, la libertad de prensa y reunión, en síntesis, frente a todo el aparato de las libertades democráticas fundamentales de las masas populares, que en su conjunto constituían el "derecho de autodeterminación" para toda Rusia, consideraban el derecho de autodeterminación de las naciones como la niña de los ojos de la política democrática, por amor a la cual todos los puntos de vista prácticos de la crítica realista deben ser silenciados. Mientras no se habían dejado someter , en modo alguno, por la votación popular de la Asamblea constituyente rusa, una votación popular sobre la base del derecho electoral más democrático del mundo y en la plena libertad de una república popular, y mientras que, por consideraciones críticas bastante frías, declararon nulos los resultados, en Brest-Litovsky propugnaron el referéndum sobre la pertenencia estatal de las nacionalidades no rusas del Imperio como la verdadera panacea de toda libertad y democracia, genuina quintaesencia de la voluntad de los pueblos, y como la suprema instancia que debía decidir en las cuestiones del destino político de los pueblos y de las naciones. Esta flagrante contradicción es tanto más incomprensible, a propósito de las formas democráticas de la vida política de cada país, puesto que, como veremos más adelante, se trata efectivamente de fundamentos en extremo válidos, y hasta diría indispensables de la política socialista, en tanto que el famoso "derecho de autodeterminación nacional" no es sino una vacua fraseología y charlatanería pequeño burguesa." y al día de hoy muchos leninistas trotskistas continúan haciendo el juego al imperialismo de EEUU coadyuvando a fragmentar

Rosa condenó como todos sabemos la claudicación de Brest-Litovsk que selló el fin de la revolución rusa y predeterminó su "nacionalización" y con ello sentó las bases de la era de Stalin y de su definitiva consolidación en tanto que mero capitalismo de

CGT: Tu Sindicato

14 PA G

Haciendo realidad la Utopía


LIBRE EXPRESION, LIBRE PENSAMIENTO estados como en la ex-Yugoslavia, en España, donde apoyan la fragmentación del estado ayudando a los nacionalistas secesionistas burgueses o pequeñoburgueses, incluso animando o reanimando el nacionalismo allí donde no existe o apenas existe.

una bandera con el triángulo irredentista cerca del mástil, en cualquier circunstancia, aunque destruya estados multiétnicos, en trance de destribalización, sin importar las consecuencias de genocidio mutuo, de limpieza étnica, de destrucción de familias mixtas: todo eso no importa para una supuesta izquierda que ha sustituido al "proletariado" como agente de la revolución, por los "pueblos" ¡siempre y cuando no se trate del "pueblo del estado", a la sazón, como casi todos los antiguos europeos, concepto más cívico-democrático, "ciudadano" que "nacional" dicho en sentido etnico-lingüistico! Sin duda este tipo de "pueblos", británico, italiano, belga, español, francés, ruso, se halla más abocado a ejercer un patriotismo o nacionalismo agresivo, chovinista, jingoísta, que el irredentismo nacionalista de los pueblos sin estado, bien está, para quien lo crea, para los que creen estar en 1914, mientras los nacionalistas burgueses o pequeñoburgueses les dejen meter cuchara y les sigan el juego al desorientado leninismo que les allana camino, ¡aunque la experiencia última de nacionalistas vascos, croatas, serbios, catalanes, kosovares, kurdos, den cuenta de justamente lo contrario!

Rosa condenaría todo esto, denunciaría la fragmentación étnico-religiosa de Iraq, la destrucción de Yugoslavia, de la URSS, al socaire del imperialismo, y por supuesto el último acto de soberbia imperialista auspiciado por la UE como es la independencia de Kosovo de Serbia, - ejemplo de "viabilidad" en pro de su pretendida independencia de Euzkadi para los fascistas-estalinistas de ETA los intentos de destrucción de estados- nación consolidados desde hace centurias como el Reino Unido o España, o Bélgica, o apoyando a las burguesías secesionistas en Bolivia y Venezuela, condenaría asimismo Rosa la deriva del trotskismo hacia las tesis de Giuspeppe Mazzini: "un estado para cada nación, una sola nación para cada estado" Esta dedicación autodeterminista del leninismo le hace el juego claramente al imperialismo interesado en reducir, fragmentar o borrar del mapa cuantos estados pueda, a fabricar los llamados "estados fallidos" en favor de la penetración de sus empresas, capitales, fuerzas militares o paramilitares, etc., simplemente les sale más barato que tener que dar su parte del expolio de materias primas, petróleo, oro, diamentes o coltan, a las élites militares o dictatoriales gobernantes en esos países de África y Oriente, todo ello en un nuevo movimiento neocolonial, salvaje, brutal, que hace de los imperios jurídicos británicos, francés, holandés, poco menos que instituciones filantrópicas que ponían tierras en regadío, construían ferrocarriles y educaban a los hijos de las élites complacientes en sus universidades metropolitanas.

Así que ya basta de querer apropiarse del pensamiento de la gran revolucionaria marxista Rosa Luxemburgo, por los que ponen una vela a dios y otra al diablo: afirman combatir el imperialismo al tiempo que se ofrecen a ayudar a jibarizar estados canónicos y a dividir todavía más a los trabajadores, auspiciando la formación de sindicatos nacionalistas en algún caso con la bendición de las élites nacionalistas gobernantes, o de las taifas federales de los socialliberales gobernantes, todo ello sin que por lo demás se atisbe en las políticas económicas y sociales de los poderes autonómicos la más mínima confrontación con el paradigma neoliberal. Y así nos va a la izquierda, sin brújula, sin principios, autorreferenciándose en un ciclo sin fin de errores y claudicaciones oportunistas.

Reseña del artículo “El recurrente del mundo sindical”:

Pero podéis, seguir defendiendo el derecho a la autodeterminación de los pueblos, en seguimiento de cualesquiera entidad, grande o pequeñas, rica o campesina, cualesquiera sea su carácter de clase, de la élite burguesa o pequeñoburguesa que levante

CGT: Tu Sindicato

dilema

Luchar por la máxima libertad posible, esencia del espartaquismo, del socialismo libertario que no se circunscribe a instalarse en un sistema que 15 PA G

Haciendo realidad la Utopía


LIBRE EXPRESION, LIBRE PENSAMIENTO vive de lo menos malo, sistema que hace bandera de su posibilismo para introducirnos en una sociedad cada vez más degradada... Esta lucha es la consigna de José Maria: Los trabajadores tenemos que reorganizarnos para este fin, tenemos que erradicar las prácticas mafiosas y las redes clientelares que se conforman a partir de ese posibilismo burocratizado y estructurado para que sobreviva un sistema que cada vez nos asfixia más con la explotación en la que basa su beneficio.

EL DILEMA RECURRENTE DEL MUNDO SINDICAL: "POSIBILISTAS" VERSUS "IDEÓLOGOS" Por José María Delgado El poder social que la carrera por la reducción de costes está poniendo en manos de segmentos tradicionalmente débiles del proletariado mundial no es más que el preludio de estas luchas. En la medida en que estas luchas triunfen, el escenario estará listo para una transformación socialista del mundo.

Vislumbramos en el artículo la antesala de lo que está por venir, de esa devaluación salarial que posibilitará que sigan ganando dinero a costa de la mayoría empobreciendo los estados y a sus gentes. La mecánica no es conseguir empleo de calidad para todos y todas, la mecánica que se está poniendo en lid es preparar las condiciones que propicien un empleo precario y devaluado, aún más que el actual, con la connivencia de estos “posibilistas” que son los profesionales de un sindicalismo del sistema que ya nada tiene que ver con los ideales u gentes que los constituyeron. Ese es el temor que nos muestra José Maria. Con este entreguismo actual volveremos a la España de la tortilla de patata y del pluriempleo, de la nevera. Estado español que, más allá de la preceptiva hospitalidad, rinde pleitesía al turista anglosajón y prepara sus costas y sus casas para darles la bienvenida y entregarle su bienestar, para que se produzca para ellos lejos de China e India como si fuéramos ciudadanos de esos lugares, pero controlados por los cantos de sirenas del neoliberalismo.

Arrighi, G. "Siglo XX: siglo marxista, siglo americano"

A menos que les vaya en ello una "identidad", esa discutible y monoteísta cualidad, ropaje no siempre libremente elegido de los "nosotros", no pocos de estos constructos sociológicos toman nombre impuestos por sus adversarios, así pues ni en el mundo sindical ni en ningún otro nadie admitiría ser llamado "posibilista", por más que en tantos que hacen abierta aseveración de "realismo", por la vía negativa de descalificar a los que verdadera o supuestamente se hallan "fuera de la realidad", un observador crítico no vería otra cosa que adecuacionismo o aclimatación al rol o papel o regla del juego que el conjunto de poderes económicos, políticos, fácticos, es decir "el Sistema", les tiene asignado, a la voluntad de moverse dentro de él sin recurrir a estrategias impugnadoras o cuestionadoras del capitalismo de especie alguna, por más que, en teoría, debiera venirle de oficio, en lo que los estatutos, principios, actas fundacionales, etc., de los que un día se llamaron "sindicatos de clase" debiera ejercer, todavía, alguna influencia.

Recuperar la asamblea y los espacios de libertad es una tarea inexcusable para los trabajadores de las fábricas, sólo a partir de las mismas se podrá recuperar la solidaridad e iniciar una lucha real contra el capitalismo que usurpa nuestra identidad de clase y nos convierte en consumidores consumidos.

Del otro lado están los que le pusieron nombre - que más que "posibilistas" le llamaran "reformistas" y aún en los años finales del franquismo algunos fueran calificados de "sindicaleros" -, aquellos que se tenían por militantes obreros, comunistas abrumadoramente aunque ya de tendencias diversas, como es sabido, en ese tiempo lejano cuando aún el Movimiento Obrero no se llamaba sindicalismo, y el único movimiento realmente existente, las Comisiones Obreras, se llamaba asimismo, "Movimiento sociopolítico". Esta especie de militantes obreros, agitadores anticapitalistas para los que cada huelga o cada oportunidad de ella

Contrariamente a lo esperado, la mayoría se tapa los oídos ante estos mensajes que alertan sobre el porvenir y lo por venir, escuchando plácidamente el canto esclavizante de las sirenas sirvientes del sistema.

CGT: Tu Sindicato

16 PA G

Haciendo realidad la Utopía


LIBRE EXPRESION, LIBRE PENSAMIENTO representaba una expectativa de acorralamiento al capitalismo, de acrecentamiento de la conciencia de clase y del peso específico de la clase obrera es hoy una especie en extinción, jubilados o prejubilados, quemados, bastante de los cuales dieron el paso de CCOO a CGT, aunque no sólo ni mayoritariamente ellos, también la generación siguiente que nació a la lucha de clases a principio de los 80, - si bien mayoritariamente desde la órbita de anarcosindicalismo - en algún momento debieron optar entre la acción sindical "posibilista" y la difícil y denostada proximidad a los "fundamentos", al cabo, "fundamentalistas", "ideólogos", en ocasiones con la dolorosa sospecha de que no haber sabido pasar el testigo a las nuevas generaciones de sindicalistas.

nefasta división en el seno de la vida sindical: entre los miembros liberados 40 o más horas y el resto de afiliados, pero no se trata de una división insalvable o imposible de neutralizar: la revocabilidad frecuente y la rotación, inherente a una vida sindical activa, bastaría para cegar esa fuente de burocracias, pero la burocracia, como los líquenes donde hay humedad y los piojos donde la hay escasa, anidan en casi cualquier parte, quien no confía en la naturaleza humana hará bien en dotarse de mecanismos, estatutos y normas que la dificulten. La voz sindical que acusa de falta de realismo debe ser atendida, - tanto como vigilada - porque no carece de razones ni de argumentos: sin duda instalados en la minoría se está cómodo, el "dontancredismo" sindical - a uno le han dicho de todo - tiene las piernas cortas, el testimonialismo ético no le dice casi nada a trabajadores que no dudarían en aceptar una oferta de la empresa para hacer horas extras a mitad de un conflicto, no es tan raro que la mitad de una plantilla secunde paros parciales mientras la otra mitad hace horas extras el cáncer del sindicalismo -, es bien cierto que hay también elecciones sindicales, con su servidumbre, y por aquí la voz realista se vuelve estentórea y "patriótica": ¿Cómo oponerse a firmar un convenio que es el menos malo de los sufridos en los últimos años, cuándo además, la Empresa, nos va a dar un reconocimiento, unas facilidades de las que hasta ahora solo gozaban "sus" sindicatos reconocidos y adoptados como interlocutores privilegiados?, no son razones fácilmente desmontables, y sin embargo siempre podrá medirse, pesarse, calcularse las contrapartidas, los costos a pagar, los beneficios para los trabajadores en relación con la teórica traza, gráfica o tendencia prosocialista, liberadora, fortalecedora o por contrario castradora de su apoderamiento y fortaleza, debería bastar mencionar que existen reformas "no reformistas" pero uno se teme que nada le diríamos a la voz posibilista: esta no dudaría en atender una reclamación de la empresa interesada en reducir o eliminar el tiempo legal de bocadillo - en jornadas continuadas - a cambio de dos o tres días menos de trabajo al año, quizás

En una época en que el retroceso del sindicalismo, de pérdida de peso específico de la clase obrera alcanzó tales cotas como para no reconocer los planes del enemigo, el nuevo paradigma del capitalismo asilvestrado, bajo su forma neoliberal, hasta bien entrado los 90 y ello sólo a través de la influencia - externa al sindicalismo, en España al menos - del movimiento antiglobalización, tal parece que se halla perdido la brújula como para hacer necesaria poco menos que una casuística acerca de qué reivindicaciones - al cabo, reformas, en eso reside la tarea del sindicalismo - son de recibo plantear por un sindicato de clase, qué cantos de sirenas de las empresas y las administraciones debemos desoír y en su caso denunciar, sobre qué es factible transar y firmar y sobre qué no y aún todavía nos quedará la duda acerca de si no estaríamos exponiendo otra cosa más que una panoplia de impedimentos, obstáculos, dificultades a los compañeros delegados, miembros de los comité de empresa ya suficientemente abrumados por la agresividad de las empresas, las amenazas de rebajas salariales a cambio de reducciones de plantilla o directamente de deslocalización de las factorías hacia Polonia, Rumania o el Magrheb, la duda, finalmente, sobre si no estaríamos dirigiéndonos a alguien que ha perdido los valores, la determinación anticapitalista que alguna vez tuviera, instalado en ese marear la perdiz, en ese ir tirando que poca cosa más supone el posibilismo. Alguien dirá que la explicación a las derivas "reformistas" se hallan en la aceptación de la participación en las elecciones a comités de empresa, y es bien cierto que por ahí se genera una

CGT: Tu Sindicato

17 PA G

Haciendo realidad la Utopía


LIBRE EXPRESION, LIBRE PENSAMIENTO tampoco se negaría a atender las demandas de otros sindicatos para repartirse entre todas las secciones sindicales las horas legales de asamblea, aún cuándo ello signifique el entierro de la soberanía de las asambleas, su privatización, pues sin duda nos ahorraremos conflictos y enfrentamientos intersindicales.

con nitidez que CCOO y UGT parecen sindicatos de la patronal, amarillos directamente, pero mientras vayan tirando, pueden percibirlos como un híbrido entre MAPFRE y la Cruz Roja, a medias entre una ONG y unas agencias del ministerio de trabajo. En medio todavía les queda dejarse atrapar sin demasiada convicción en las redes clientelares, a ver si pueden hacer algo por los chicos, ahora que empiezan a controlar tantos cursos y escuelas de formación ad hoc en las empresas.

Contra lo que algunos piensan, "buenismo" candoroso aunque de larga tradición en cierta izquierda, y que imaginan un mundo sindical de afiliados de base honestos y tal y direcciones vendidas al capital, mejor sería recordar que la acción sindical mayoritariamente al uso ha devenido a configurarse como una especie de profesión, bien integrada socialmente que para nada se cuestiona no ya el orden capitalista, sino ni siquiera la variante actualizada postfordista o postkeinesiana inserta firmemente en el código genético de la globalización neoliberal, el margen de maniobra que les queda a quienes piensan y actúan así ha llegado a ser tan reducido que no tienen nada serio que oponer a los proyectos empresariales que en procura de la sacrosanta competitividad deslocalizan empresas o partes de ellas, exigen abaratamiento del despido y facilidad absoluta para contratar y despedir, simplemente no cuestionan su lógica, se limitan retóricamente a proclamar que la competitividad deba conseguirse en exclusiva recurriendo al dumping social, cómo apoyándose en la I+D+i, que por lo demás queda fuera de su alcance cuantificar y menos aún tratar de negociar o exigir al gobierno: a este respecto la última palabra la tiene el comisario político Sr. Solbes/Rato cuya representatividad democrática es tan opaca que se pierde entre los lobbyes y patronales que pululan por Bruselas. Poco a poco admitirán, porque está en la lógica de la cosas, que lo que meramente sucede es que nuestros salarios no son competitivos, al lado de los de Bulgaria, Marruecos o China. No es seguro que a continuación e inmediatamente Fidalgo, Mendez, se suiciden y cierren el chiringuito.

Queda claro que lo que postulamos está bien lejos de una satanización del posibilismo sindical, pues permanecerá, al satanizarlo, intacto y a salvo de la crítica pormenorizada, malignidad por lo demás en demasiadas ocasiones atribuida en exclusiva a CCOO, UGT, ELA: se trata de una actitud semiprofesional que reporta algunas ventajas a quienes la tienen por tarea y que todo el mundo conoce por lo que podemos ahorrarnos su descripción, muy generalizada a todos los niveles de responsabilidad o cargo y para nada limitada a los sindicatos mencionados, que se blinda con un discurso supuestamente realista, convertido en el "librillo" o "gramática parda" jerga profesional al cabo u ideologemas oficiosos entre los que ocupa lugar preferente la descalificación de los "ideólogos", de su propio sindicato o del competidor por más que en ocasiones se avengan a utilizarlos en las asambleas, a la hora de la huelga o movilizaciones Querer ver divisiones o disyuntivas distintas a las que aquí glosamos es autoengañarse: ni al interior de cada uno ni entre uno y otro sindicato las viejas y en su origen legitimadoras ideologías de la división sindical de la clase obrera, llámense comunistas, socialistas u anarcosindicalistas son factores de división activos o que expliquen nada: existen activistas sindicales para los que la esperanza de una sociedad que una vez se llamó Socialismo, así como la convicción de que cualesquiera que fuere la forma que de llegar a existir - y no es seguro - esta revistiera, habría de tener como factotum fundamental, principal hacedor, a la clase obrera, anhelo que informa y justifica todas y cada una de sus actuaciones, y existen, abrumadoramente, trabajadores y extrabajadores que se dedican al sindicalismo, actividad que al día de hoy ejercen sin riesgos, y que les reporta ciertas ventajas, oportunidades de

En ocasiones, cuando les afecta, los trabajadores afiliados o no a los sindicatos institucionales adheridos a la CES, pueden percibir

CGT: Tu Sindicato

18 PA G

Haciendo realidad la Utopía


LIBRE EXPRESION, LIBRE PENSAMIENTO hacer carrera política, parabienes y hasta prestigio social en según qué medios.

Sin duda construir la solidaridad exige reconstruir instancias unitarias, apoderar y desprivatizar las asambleas de fábrica, olvidar sectarismos y doctrinarismos, tanto como las pretensiones hegemonistas de estos o aquellos, iniciar la aventura obligada de la unidad de acción por objetivos concretos tanto locales como generales, identificar e incorporar a nuestras reivindicaciones la lucha contra la precariedad y el desempleo como cosa propia -¿acaso no lo es? ¿Quién no los sufre en las propias familias? - denunciar el clientelismo, las prácticas mafiosas y la subordinación a las empresas y a los gobiernos, la vergüenza de la pérdida de todo referente de clase, prosocialista.

"Realos" y "fundis", "apocalípticos" o "integrados", "posibilistas" e "ideólogos" uno se teme que tales disyuntivas serán barridas por la nuevas exigencias de los trabajadores que están a extramuros - hijos del apartheid laboral y sindical - lejos de los territorios donde es mayoritario el empleo fijo y bajo las condiciones adversas de las prácticas empresariales y gubernamentales neoliberales - de la globalización - se intenta o se simula defender el poder adquisitivo de los salarios y la seguridad en el empleo, únicos lugares donde florece el sindicalismo, los trabajadores precarizados de la industria, la construcción, la agricultura y el sector servicios, los que trabajan en las contratas y subcontratas, los jóvenes científicos y licenciados con contratos y vida precarizada, los "mileuristas", se organizan y al hacerlo ponen en cuestión la mera existencia de los sindicatos posibilistas mayoritarios, así como la idoneidad de las estructuras organizativas destinadas a acogerlos de aquellos minoritarios más sensibles y preocupados por la precariedad rampante.

Se trata de poner en valor la Libertad, de aprender a vivir con la máxima libertad que el sistema permite, única manera de que nos sepa a poca y de que visualicemos las cadenas: que existen.

SIN MIEDO A LA LIBERTAD Por Miguel A. G. Sevillano

La absoluta ausencia de solidaridad efectiva, espontánea, se halla institucionalizada en la misma concepción organizativa de los sindicatos, las federaciones de ramo, los convenios colectivos de empresa, son ámbitos donde cada uno hace la guerra por su cuenta, no digamos cuando el tajo, polígono o factoría vecina es asunto de la "competencia": quemaran neumáticos en la carretera, los machacará la policía y aunque el estallido de las descargas de los botes de humo y balas de goma nos inquieten algo a la hora del bocadillo, no lo harán lo suficiente como para animarnos a unirnos a ellos, a sacar una pancarta improvisada para hacer meramente visible una voluntad solidaria. Cierto es que la organización formal de la solidaridad y la puesta en común de acciones de protesta compete a instancias superiores a la sección sindical es decir a las uniones o federaciones locales, cuando lo hagan no será una mancha de aceite, ni una llama la que se extienda, sino más bien una válvula que afloja presión, un grifo que deja salir caudal controlado, apenas un ritual preludio del final pactado de una nueva derrota y de nuevas traiciones. Sobran los ejemplos. Y la pregunta es: ¿con estos mimbres hay algo que decirle, ofrecerle, a los precarios?

CGT: Tu Sindicato

Corrían los noventa cuando tuve la suerte de trabajar con el amigo José María Delgado, El Cabeza. Acababa de firmar mi primer contrato de trabajo con CASA, y a todos los compañeros de curso nos destinaron a maquinarias, que era una de las secciones donde la edad media era de las más jóvenes de la fábrica. Allí trabajaban muchos compañeros y en principio él era uno más. Pronto comenzamos a hablar de literatura, pues siempre fue una de sus pasiones, mientras la fresadora de control numérico arrancaba toneladas de viruta que teníamos que soplar para que la máquina funcionase correctamente. Y José María era muy pasional. De hecho, creo que fue una de las personas más pasionales que he conocido nunca. Una pasión que le llevaba a entregarlo todo, sin importarle cuanto sería el coste final. Sin importarle el tiempo que debía invertir en ello. Me hablaba de compañeros suyos que habían terminado vendiéndose, a muy buen precio, al PSOE y a otros chiringuitos parecidos, lo que lo ponía de muy mala ostia. No soportaba 19 PA G

Haciendo realidad la Utopía


LIBRE EXPRESION, LIBRE PENSAMIENTO la incoherencia de aquellos actos y la miseria humana que los impulsaba. Me contaba historias de la transición, de cárceles llenas de obreros, de conflictos que ponían los pelos de punta, de la solidaridad entre los vecinos de aquella Sevilla que se desdibujaba a toda prisa, impulsada por el desarrollismo que indujo la Expo del 92. Hablaba de dignidad. Concretamente de dignidad de clase, pero también de la dignidad de la persona. Muchos compañeros de la fábrica venían a verlo a la máquina y hablaban de los tiempos de presidio y amnistía. Pero él nunca vaciló de ello, intentando vivir del pasado. Se le veía que era capaz de mirar siempre hacia delante, siempre con un nuevo empuje que hacía que se mantuviese eternamente joven. Siempre metido en un nuevo lío. Era el espíritu del auténtico revolucionario, que no pretende conservar lo ganado, sino permanecer en ese estado que Marx llamó revolución constante.

Aún militaba en CCOO, aunque fue una de las pocas personas que conozco que realmente rompió el carné del sindicato, cuando no aguantó más la incoherencia y el sesgo que estaba tomando la organización, con los nuevos tiempos tras la caída del muro y la intencionada despolitización del sindicalismo de clase. Creo que también tenía compromiso con Nación Andaluza, aunque siempre discrepó de los postulados de discriminación soberanista. De hecho, terminó abrazando las tesis del espartaquismo y llevó a su santa Rosa por todas las calles de esta Sevilla de santeros y tontos de capirote. Él vivía en el Polígono norte y yo en la Hermandad de Trabajo, así que muchos días nos volvíamos juntos a casa en coche. Nunca pensé que aquello fuese proselitismo y en ningún caso intentó atraerme hacia ningún partido, agrupación o sindicato. Nuestras conversaciones se basaban en el respeto mutuo, y para un chaval de dieciocho años, ese trato con uno de cuarenta no era poco. Con el paso de los años fuimos conociéndonos mejor, compartiendo experiencias de las que siempre sacaba nuevos conocimientos. Para mí y para muchos como yo José María siempre fue como un padre, que te daba la seguridad de estar en el sitio adecuado cuando estabas a su lado y hacía que nunca sintieras miedo a la libertad.

Por aquella época acababa de publicar varios relatos y me pasó uno de ellos, que había editado en un recopilatorio del grupo de empresa. Se llamaba La papela de loco e iba sobre un hombre que se veía abocado al robo, pero que disponía de un salvoconducto, pues contaba con la susodicha papela de loco. La historia se desarrollaba en el cine Alameda, que en aquella época frecuentaba a ciertas horas de la noche, cuando todos los demás bares de la zona estaban cerrados. Le comenté que me había gustado mucho el relato y a partir de ahí comenzamos a cambiarnos algunos libros. Yo le hablé de un libro de Erich Fromm que me estaba leyendo por aquellas fechas, El miedo a la Libertad, y me dijo que para él Fromm era un referente, así que le presté el libro que devoró en pocos días. Cuando me lo devolvió, su análisis era de una profundidad que a mi temprana edad no era capaz de alcanzar.

CGT: Tu Sindicato

Ha muerto José María, ha muerto uno de los nuestros. Pero jamás nos dejará su recuerdo y su pensamiento. Que la tierra te sea leve, compañero. La Sección Sindical de C.G.T. pondrá a disposición de los compañeros que lo deseen, un ejemplar impreso de este Bocasa-Homenaje. Puedes solicitarlo en el local de la Sección Sindical, por correo electrónico a cgt.tablada@military.airbus.com o bien contactando con un delegado de CGT. Una vez sepamos la cantidad procederemos a realizar los ejemplares. Tenéis de plazo hasta el 29 de Marzo de 2013.

20 PA G

Haciendo realidad la Utopía


bocasa nº130