Page 92

Todo este proceso es una suma de fuerzas. En primer lugar, nosotros como canal de energía de sanación o de propósito de sanación, más la propia del cristal que es en sí mismo otra fuerza, más la de la persona que tratamos que es otra fuerza. Es la suma de fuerzas con el mismo propósito de sanación, luz, conciencia, equilibrio, que nos lleva a un positivo cambio energético. Cuando hagamos cualquier terapia o apoyo de otras terapias con cristales de Cuarzo, debemos tratar que la persona a la que ayudamos vaya cambiando sus estructuras mentales, en el sentido de que vaya tomando consciencia del inmenso poder que tienen sus propios pensamientos, emociones y sentimientos. También deberemos tener presente que al igual que en Reiki o cualquier otro tipo de sanación, que la persona a la que tratamos lleva su propio proceso evolutivo y no debemos juzgarla o asegurarle algo, ni decirle que se va a curar con los cristales o con nosotros. Debemos confiar y desearle lo mejor de lo mejor para su proceso de evolución. 6.- Importancia de conocer bien a cada uno de nuestros cristales. Antes de ponernos a trabajar con nosotros mismos y otras personas con cristales de Cuarzo, deberemos “conocer” a nuestros cristales, saber que cristales vamos a utilizar, que cristal vamos a sostener en nuestra mano para focalizar la energía como un láser, que cristal canaliza, cual descarga, cual limpia, que sirve para abrir o cerrar chakras, recobrar memorias de vidas anteriores, cual emplearemos para cerrar el trabajo, cual o cuales consuelan, calman, ayudan, etc. También tendremos en cuenta que la frecuencia de un cristal vibra mejor con una persona que con otra y esto lo aprenderemos con la práctica. Hay cristales de Cuarzo que son especiales para detectar puntos de dolor a nivel físico y a nivel energético. Este tipo de cristales actúan por resonancia armónica y amorosa con nosotros, y al sostenerlo en nuestra mano con esa intención, lo iremos pasando lentamente por el cuerpo de la persona a tratar para recibir la información precisa. Es importante también tener en cuenta el cristal o cristales que vamos a utilizar como medio de protección, es conveniente tener siempre a mano una amatista personal para ir tocándola mientras estamos tratando a otra persona. Tendremos en cuenta también el proteger nuestro centro del Plexo Solar, a nivel energético podemos visualizar en esta zona un pequeño sol brillante y a nivel físico llevar un topacio en esa zona crea un campo energético de tan alta vibración que impide la entrada de cualquier energía inarmónica. Estas protecciones son igualmente efectivas para cuando sintamos que alguna persona consciente o inconsciente nos “descarga”. Cuando “sentimos” trabajar con un determinado cristal de Cuarzo es porque este ser de luz, que es nuestro amigo y nuestro aliado del reino mineral, nos ayuda canalizar la energía necesaria que en ese proceso o etapa necesitamos para seguir nuestro camino personal de evolución. En ese sentido debemos tener en cuenta que ningún cristal de Cuarzo llega a nuestra vida por casualidad. Al contrario, cada Cuarzo debe ser considerado como una ayuda a nuestro proceso de cambio y de integración de energías. A partir de ahora, con los cristales de Cuarzo, vamos a hablar de energía, porque como hemos visto, una palabra es energía, un pensamiento es energía, una persona es energía, una duda es energía, etc. Los cambios que vamos a vivir en nosotros mismos, en nuestras circunstancias y en la forma de ver las cosas, se van a incrementar desde el momento en el que entramos en contacto permanente con los Cuarzos. ¿Por qué? Pues porque recuerda que los Cuarzos son seres de luz

92

Cristalografia  
Cristalografia  
Advertisement