Issuu on Google+

Atacama Viva

Algunos Alcances Sobre Patrimonio Arqueológico Y Patrimonio Minero-Metalúrgico, Región De Atacama Carlos González Godoy Lic. en Arqueología Asesor EFIAEn el siguiente artículo presentamos algunos aspectos relacionados con los temas del patrimonio arqueológico y patrimonio minero-metalúrgico de la Región de Atacama, con el propósito de contextualizar nuestros sucesivos aportes en este portal, junto con entregar antecedentes que contribuyan a comprender nuestros ámbitos de trabajo dentro del Proyecto EFIA. En este sentido, es destacable el papel del componente patrimonial arqueológico dentro del referido proyecto, puesto que constituye uno de sus ejes de desarrollo. Patrimonio ArqueológicoPara comprender este término debemos entender que se encuentra dentro de una denominación global, correspondiente al concepto patrimonio cultural, que según la UNESCO “comprende las obras de sus artistas, arquitectos, músicos, escritores y sabios, así como las creaciones anónimas, surgidas del alma popular, y el conjunto de valores que dan sentido a la vida, es decir, las obras materiales y no materiales que expresan la creatividad de ese pueblo; la lengua, los ritos, las creencias, los lugares y monumentos históricos, la literatura, las obras de arte y los archivos y bibliotecas" . Así entonces, asimilamos el patrimonio cultural como un legado de nuestros antepasados, siendo por ello el fundamento cultural y colectivo de nuestra nación, permitiéndonos el reconocimiento y el fortalecimiento de una identidad nacional y, en consecuencia, del país. Evidentemente, el pasado nos remite a una historia colectiva, culturalmente representativa, permitiéndonos reconocer nuestro entorno, como también a nosotros mismos , configurando un marco referencial identitario, desde un nivel individual hasta colectivo. De este modo, la identificación de un determinado patrimonio cultural responde a la significación social, a la representatividad que reviste para una sociedad en particular , como ejemplo de su singular proceso histórico. Incluso, se alcanzan niveles que integran a la humanidad en su conjunto, como acontece con las designaciones de la UNESCO sobre lugares y sitios que constituyen patrimonios mundiales únicos. Prueba de ello son, por ejemplo, las designaciones en Chile del campamento minero de Sewell en la Región de O’Higgins y del casco histórico de la ciudad puerto de Valparaíso, en la Región homónima. En este contexto se inscribe la actual postulación conjunta del Camino del Inka como patrimonio de la humanidad ante este organismo, por parte de varios países sudamericanos, entre ellos Chile. Esta postulación involucra directamente a la Región de Atacama, dado que comprende testimonios viales incaicos presentes en las comunas de Diego de Almagro y Copiapó. La designación trae consigo implicancias positivas en cuanto a visibilizar, preservar y proteger diversos bienes culturales, aunque UNESCO también comprende dentro de estas denominaciones los espacios naturales de relevancia mundial, como es el caso, por ejemplo, de las Islas Galápagos en Ecuador . Lo anterior deja entrever que el patrimonio cultural es la gran reserva de aprendizaje no sólo de un individuo respecto a su grupo humano, a nivel étnico, cultural y nacional, sino de toda la humanidad, comprendiendo distintos niveles de reconocimiento de tales expresiones, definibles como patrimonio local, regional, nacional y universal , aspectos reconocidos por UNESCO. Complementando esta visión, se reconoce que el patrimonio cultural puede dividirse en intangible, contemplando todos los aspectos culturales inmateriales, reconocidos en las costumbres, las reglas sociales, los mitos, los ritos, el lenguaje, etc. y, por otro lado, tangible, que reúne el conjunto de aspectos culturales de naturaleza material, tales como las edificaciones, los sitios arqueológicos e históricos , los sitios fúnebres (cementerios y enterratorios, que a su vez son sitios arqueológicos, de tipo prehistórico o histórico), los útiles, los artefactos manufacturados o en proceso de elaboración, entre otros, que pertenecen a un grupo o sociedad de un tiempo y un espacio determinado. Siguiendo estas especificaciones, es factible ubicar en este conjunto a la arqueología, ya que apunta hacia el estudio y el conocimiento de las sociedades humanas del pasado, principalmente a través del estudio de los restos materiales abandonados, también comprendidos como cultura material . Por lo tanto, la vinculación más directa de la arqueología es con el patrimonio cultural tangible, aunque ello no objeta aproximaciones al conocimiento de realidades intangibles de una sociedad humana extinta, como sus creencias, por ejemplo, a través del estudio del arte rupestre o las prácticas funerarias. Los restos materiales se encuentran por lo general dentro de sitios arqueológicos de diversa funcionalidad, siendo testimonios de vida y de comportamientos sociales de grupos y poblaciones humanas ya desaparecidas, que nos entregan información sobre sus conductas, percepciones y modos de vida, independiente si son sociedades de tiempos prehistóricos o históricos. En este punto, valga destacar que pese a la preferente dedicación de las investigaciones arqueológicas hacia sociedades prehistóricas (previo de los registros escritos), la existencia de evidencias materiales de tiempos históricos posibilita también la implementación de estudios arqueológicos, los que se complementan con los registros escritos disponibles. En este contexto, los estudios de los sitios mineros como por ejemplo Chañarcillo o de las instalaciones de la Guerra del Pacífico existentes en Caldera, pueden ser foco de preocupación arqueológica, permitiendo la contrastación con los testimonios escritos; temas aun pendientes en la Región de Atacama. Por consiguiente, el patrimonio arqueológico en Chile como en cualquier otro lugar del mundo, nos permite acceder por medio de su estudio, conservación, difusión y puesta en valor, al conocimiento de nuestro pasado remoto y reciente como sociedad, representado una herramienta científica y social que posibilita conformar, junto con otros aportes, una base identitaria del país y, en nuestro caso, de su realidad pluriétnica, como también del devenir histórico que nos singulariza. En esta dirección se comprende la relevancia de proteger y conservar el patrimonio arqueológico, ya que simboliza presencias sustitutivas que hacen de nexo entre personas y sociedades separadas por el tiempo, “por lo que son testimonio de ideas, hechos y situaciones del pasado” , son manifestaciones concretas de vivencias humanas. En nuestro país existe desde 1970 un marco legal que protege el patrimonio arqueológico, que igualmente considera el patrimonio paleontológico, histórico, arquitectónico y natural. Nos referimos a la Ley Nº 17.288 de Monumentos Nacionales y http://www.atacamaviva.cl

Potenciado por Joomla!

Generado: 6 May, 2010, 00:26


Atacama Viva

su reglamento de 1990, que categoriza, registra, custodia, reglamenta el acceso y las intervenciones a los monumentos de tipo cultural y natural. Este cuerpo legal se complementa con la Ley Nº 19.300 de Bases Generales del Medio Ambiente de 1994, cuyo articulado y reglamento de 1997 establece las regulaciones sobre impactos ambientales de proyectos y/o actividades que generen modificaciones sobre el patrimonio cultural. No obstante, la promulgación de este marco legal no garantiza el respeto hacia la temática patrimonial que nos preocupa, sino que, y coincidiendo con planteamientos de la Sociedad Chilena de Arqueología, “serían responsables de la protección y conservación del Patrimonio Arqueológico todas las personas naturales y jurídicas, así como las instituciones privadas y del Estado. En este sentido, nos interesa destacar que es responsabilidad de las personas e instituciones no sólo la conservación de los sitios y objetos arqueológicos, sino también el registro de sus asociaciones contextuales” . Testimonio de lo señalado son algunos recientes ejemplos en la Región de Atacama por asumir compromisos en la temática patrimonial arqueológica, como lo efectuado por los municipios de Freirina y Diego de Almagro, apoyando diversos trabajos en esta dirección, procurando institucionalizar y proyectar en el tiempo el tema, o la recientemente creada unidad de arqueología y conservación del Museo Paleontológico de Caldera, también con apoyo municipal. Asimismo, es destacable el impulso y la continuidad de las investigaciones arqueológicas por parte de División Salvador de Codelco-Chile. Estos ejemplos han trascendido el básico e indispensable cumplimiento a la normativa legal que implican el SEIA (Sistema de Evaluación de Impacto Ambiental; Ley Nº 19.300), que comprende Declaraciones o Estudios de Impacto Ambiental que requieren una previa evaluación arqueológica a los diversos proyectos productivos, de desarrollo y de inversión que se presentan.Lo que destaca en esta perspectiva, dentro de los ejemplos señalados, es la preocupación por conjugar arqueología, conservación y educación, comprometiendo a las comunidades locales en la protección y cuidado del patrimonio arqueológico presente, incluso a partir de sus propios reconocimientos. Hacia esa dirección apunta el trabajo desarrollado por el Proyecto EFIA.En efecto, en el caso de División Salvador de Codelco-Chile se han implementado planes y políticas a corto y mediano plazo en torno a la educación patrimonial arqueológica, lográndose también reconstrucciones respecto a la historia de varias localidades de la comuna de Diego de Almagro. De esta forma, se registraron y estudiaron durante el año 2006 numerosos sitios arqueológicos de cazadores recolectores del Período Arcaico (circa 5000 AC) presentes en el área del Tranque Pampa Austral, ubicado a 16 km al norte de la ciudad de Diego de Almagro y a 60 km al suroeste de El Salvador. Junto a estos trabajos arqueológicos, se apoyaron actividades educativas patrimoniales para estudiantes y comunidades de la Provincia de Chañaral, desarrollándose también un programa de charlas obligatorias de inducción arqueológica para todos los trabajadores que ingresaban a cumplir diversas funciones en la ampliación del tranque. Estas actividades fueron posibles por el trabajo conjunto de División Salvador con el Departamento de Cultura y Turismo de la Ilustre Municipalidad de Diego de Almagro, manifestando con ello la posibilidad que distintas instituciones se unan por la protección y cuidado del patrimonio arqueológico local, lo que hasta ahora, lamentablemente, no ha ocurrido en otras localidades de la Región de Atacama, existiendo más bien una disociación de intereses y esfuerzos aislados, que generalmente no contemplan implicancias sociales y un soporte educativo. De esta manera, el patrimonio arqueológico en estos espacios, sistematizado desde el año 2003, integra las evidencias arcaicas de Pampa Austral y las investigaciones realizadas en El Salvador, presentando en esta última localidad significativas evidencias mineras lapidarias en el sitio Mina Las Turquesas, explotado desde tiempos formativos (500 AC aprox.) hasta históricos (1950 DC) , sumando también el cercano Cementerio Las Turquesas, un sitio funerario de los mineros caravaneros atacameños que explotaban la turquesa (alrededor del 1300 DC). También está integrado por las explotaciones mineras cupríferas de tiempos incaicos (1500 DC), y por un tramo de Qhapaq Ñan o Camino del Inka , prolongándose desde El Salvador hacia Finca de Chañaral, Inca de Oro, Tres Puntas, Medanoso, en dirección a Copiapó. Igualmente, se suman las ocupaciones productivas (mineras) históricas en Potrerillos, Inca de Oro y los variados asentamientos Collas emplazados principalmente en la precordillera de la Comuna de Diego de Almagro, en su mayoría abandonados estos últimos, representados por enclaves ganaderos y de pequeña minería, además de una minoritaria producción agrícola.Este conjunto testimonia significativamente que el patrimonio arqueológico de la comuna de Diego de Almagro puede caracterizarse con mayor propiedad bajo la categoría de patrimonio minero-metalúrgico, singularizado por distintivos distritos mineros que abarcan tanto épocas prehistóricas como históricas. Hacia esa concreta definición patrimonial apunta el siguiente capitulo. Patrimonio Minero-MetalúrgicoLas variaciones en el tiempo de los procesos productivos mineros en Chile, como en todo el mundo, han producido una serie de evidencias de gran importancia patrimonial, que reflejan los diferentes momentos del desarrollo tecnológico en torno a la explotación de los minerales, al igual que demuestran las distintas aproximaciones sociales de los diversos grupos humanos que han configurado una verdadera cultura minera. Estas evidencias, los espacios productivos y los asentamientos mineros, conforman un patrimonio minero que representa la historia de los hombres que en distintos momentos del tiempo han estado vinculados a estos trabajos productivos. Por esta razón, se ha considerado relevante conocer los procesos históricos mineros y las localidades asociadas, no sólo como una fuente de interés científico, sino también como espacios alternativos, especialmente aquellos abandonados, puesto que permitirían, por medio de un turismo cultural sustentable –con la debida protección de los sitios arqueológicos-, el desarrollo de zonas mineras deprimidas .Según Carvajal y González (2006) existe en la actualidad una preocupación mundial por preservar para las generaciones futuras los utensilios y los materiales vinculados con las industrias tradicionales, entre ellos los vinculados con la minería, particularmente luego que finalizan sus faenas productivas, contándose en el presente con un sinnúmero de testimonios del antiguo funcionamiento de tales industrias. Esta situación puede observarse en casos “como los ferrocarriles, centrales eléctricas, instalaciones industriales del acero, textil ó carbón que forman parte de nuestra historia más reciente y que las nuevas tecnologías, la utilización de nuevos materiales –plásticos, por ejemplo- y modernas actividades han dejado en desuso y, en muchos casos, olvidadas (Carvajal y González, 2003)” . Desde este punto de vista, los restos materiales industriales abandonados, como por ejemplo los de diversos distritos mineros de la Región de Atacama (Potrerillos, Chañarcillo, Tres Puntas, entre otros), han transitado desde un contexto sistémico, de funcionamiento http://www.atacamaviva.cl

Potenciado por Joomla!

Generado: 6 May, 2010, 00:26


Atacama Viva

pleno, a un contexto arqueológico , de abandono de sus procesos productivos, como de la vida cotidiana de los mineros y sus familias.En esta proyección cultural y social se concibe el patrimonio minero, que procura la preservación, conservación y divulgación de cada uno de los elementos que lo caracterizan, siendo identificado en propiedad como patrimonio minerometalúrgico, ya que no sólo contempla las etapas iniciales de la extracción minera, sino también las fases finales de este particular proceso productivo geominero . De esta forma, se comprende la importancia de preservar los enclaves mineros y sus distintos rasgos, en especial aquellos abandonados o que son parte de un proceso de cierre minero. A nivel mundial estos espacios forman parte de ecomuseos, parques culturales o museos abiertos (como el caso de Sewell), reuniendo una amplia variedad de aspectos patrimoniales que, por lo general, permiten una visión integral de la cultura minera, abarcando lo tecnológico y lo social. Finalmente, lo que nos preocupa es enfatizar el empleo del patrimonio minero abandonado como posibilidad real de desarrollo local, bajo ciertas cláusulas de protección y puesta en valor con implicancias sociales. Previamente, deben realizarse investigaciones arqueológicas, antropológicas e históricas que den cuenta de las actividades mineras y sus entornos sociales, con la finalidad de reconstruir tanto los procesos productivos como la vida de las comunidades mineras, posibilitando un conocimiento integral de las culturas mineras desaparecidas . Esta situación se constata en algunas localices y distritos mineros de la Región de Atacama, pero aun es incipiente y, en la mayor parte de los casos, un tema para nada abordado. Por último, debe entenderse que el patrimonio minero prehispánico e histórico presente en la región es de un potencial científico, informativo, educativo y también de desarrollo, que la identifica y singulariza en el contexto nacional. Conferencia Mundial de la UNESCO sobre el patrimonio cultural, México, 1982. BALLART, J. El Patrimonio histórico y arqueológico: valor y uso. Editorial Ariel, Barcelona, 1997, p. 43. SIMONETTI, S. El Consejo de Monumentos Nacionales. 1er Seminario Minería y Monumentos Nacionales: 98-104. Editores Gastón Fernández y Paola González Carvajal, Santiago, 2005, p. 98. Ver información en: http://whc.unesco.org/ SIMONETTI, S., op. cit.Ibíd. RENFREW, C. y P. Bahn. Arqueología. Teorías, Métodos y Práctica. Editorial Akal, Madrid, 1998, p. 9BALLART, J. El Patrimonio histórico y arqueológico: valor y uso. Editorial Ariel, Barcelona, 1997, p. 66. SCHA Ms., Presentación de la Sociedad Chilena de Arqueología (SCHA) ante la Comisión para la Nueva Institucionalidad Patrimonial de Chile, Santiago, 2007.GONZÁLEZ, C., Ms. Tercer y Final Informe de inspección arqueológica (Período 1 Julio–15 de Septiembre), “Proyecto Ampliación Tranque Pampa Austral, IV Etapa”. Taguatagua Consultores Ltda., División Salvador, Codelco-Chile, El Salvador, 2006. GONZÁLEZ, C. y C. Westfall. Consideraciones sobre la prehistoria de Atacama: El Salvador y sus aportes locales e interregionales. Boletín Sociedad Chilena de Arqueología 38: 53-70, Santiago, 2005. WESTFALL, C. y C. González, Ms. Rescate Arqueológico Mina Las Turquesas. Tomos I y II: Arqueología. Informe Rev. 1. Sierra y Plaza Ingeniería y Servicios Ltda. Informe desarrollado para Codelco División Salvador, El Salvador. 754 pp. y anexos fotográficos y topográficos, 2004.GONZÁLEZ, C. y C. Westfall, En Prensa. Qhapaq Ñan, arquitectura vernácula y del Inka en El Salvador, Región de Atacama. Reconocimientos iniciales. Actas del XVII Congreso Nacional de Arqueología Chilena, Valdivia, 2006. WESTFALL, C. y C. González, En prensa. Estudio micromorfológico de un tramo del Camino del Inka y sitios asociados, El Salvador, III Región, Chile. Actas del XV Congreso de Arqueología Argentina, Río Cuarto, 2004. CARVAJAL, D. J. y A. González. Patrimonio Minero, en el ámbito Inter e Intranacional, Ponencia 1, Jornada sobre el Patrimonio Minero de Burguillos del Cerro, Burguillos del Cerro (Badajoz), 2006.CARVAJAL, D. J. y A. González, op. cit. SCHIFFER, M. Archaeological Context and Systemic Context. American Antiquity 37 (2), 1972, pp. 156-165. CARVAJAL, D. J. y A. González, op. cit.CARVAJAL, D. J. y A. González, op. cit.Ibíd.

http://www.atacamaviva.cl

Potenciado por Joomla!

Generado: 6 May, 2010, 00:26


Patrimonio Arqueológico Y Patrimonio Minero-Metalúrgico,