Issuu on Google+

BOAR DING PASS

\\\\\\\\\\\\\\\\\\\\\\\\\\\\\\\\\\\\ 65 Aテ前S DE LOS VIAJES DE ARQUITECTURA, 65 Aテ前S DE INTERCAMBIO CULTURAL // 65 YEARS OF ARCHITECTURE TRIPS, 65 YEARS OF CULTURAL EXCHANGE


Passengers of this flight, welcome aboard | Pasajeros de este vuelo, bienvenidos a bordo | Leave your luggage under your seat | Abrochen sus cinturones | Prepare for take off | un vuelo por la historia | 65 years of cultural exchange | 65 años de Arquitectura Rifa | Concursos de fotografía | Concursos de vivienda | Concursos literarios | Anécdotas de todos los tiempos | Momentos inolvidables | Sensaciones irrepetibles | Impresiones imborrables | Recuerdos para toda la vida | Fasten your seat belts | Jet Lag? | Un vuelo por la historia | Un emprendimiento único | Una experiencia inigualable | 65 años de intercambio cultural | Prepare for take off | Preparen el despegue | Juntos | Todos juntos | Siempre


BOAR DING PASS

BOAR DING PASS

BOAR DING PASS

BOAR DING PASS

PASS BOAR DING PASS

BOAR DING PASS

BOAR DING PASS

BOAR DING PASS

BOAR DING PASS

BOAR DING PASS BOAR DING PASS

BOAR DING PASS

BOAR DING PASS

BOAR DING PASS

BOAR DING PASS

BOAR DING PASS

DING PASS

BOAR DING PASS

BOAR BOAR BOAR DING DING DING PASS PASS PASS

BOAR DING PASS

BOAR DING PASS BOAR BOAR DING

BOAR DING PASS

BOAR DING PASS

BOAR DING PASS BOAR DING PASS

BOAR DING PASS

BOAR DING PASS

BOAR DING PASS

BOAR DING PASS

BOARBOAR DINGDING PASSPASS

BOAR DING PASS


Equipo editorial Fernando García Amen, Silvina Rak, Ariel Sofía. Arquitectura Rifa Gens. 2003 y 2004 Bvar. Artigas 1031, CP 11300 Tel. 409 92 43, año 2010. www.arquitecturarifa.com

Maquetación y armado María Elena Fernández www.fernandez.com.uy maria@fernandez.com.uy Versión en inglés Maia Bez, Traductora Pública. bez.maia@gmail.com ISBN: 978-9974-0-0622-5 Depósito Legal: 350-651-2010 Impreso en Uruguay por: Manuel Carballa Zelmar Michelini 1116 Montevideo, Uruguay Telefax: (598 2) 902 7681 mcarballa@gmail.com Primera edición: 3500 ejemplares


BOARDING PASS Clase // Class

CLASE ECONOMICA / ECONOMY CLASS Vuelo y Fecha // Flight & Date

FARQ De // From

URUGUAY Nombre // Name

Puerta // Gate

2010

A12

Asiento // Seat

17B 24B

A // To

Uso interno // Airline Use

Tarjeta de Embarque // Boarding Pass

FARQ

2010

A // To

EL MUNDO / THE WORLD 00481B

Vuelo y Fecha // Flight & Date

EL MUNDO / THE WORLD Observaciones // Remarks

TGK81860 Conserve este esta tarjeta libro hasta hasta susu destino destino final final // // Keep this card bookup upto toyour yourfinal finaldestination. destination.

65 Aテ前S // 65 YEARS

65 Aテ前S DE LOS VIAJES DE ARQUITECTURA, 65 Aテ前S DE INTERCAMBIO CULTURAL // 65 YEARS OF ARCHITECTURE TRIPS, 65 YEARS OF CULTURAL EXCHANGE


AGRADECIMIENTOS ACKNOWLEDGEMENTS

Al Dr. Arq. Gustavo Scheps, Decano de nuestra Facultad, por su cooperación y participación en este proyecto; a los arquitectos Diego Capandeguy y Marcelo Danza, por su siempre entusiasta colaboración; a los miembros del Jurado de la Cuarta Edición del Concurso Literario de la Facultad de Arquitectura, Arq. Juan Pedro Urruzola y Esc. Jaime Monestier; a todos quienes participaron del concurso de 2009 y muy especialmente a los ganadores de dicho concurso; al Arq. Alvaro Gentini por su participación y apoyo permanentes; a las Arqs. Celia Messinger y Nora Sierra, por acercarnos a la primera época de los grupos de viaje; a la Dra. Martha Varaldi por haber contribuido con la investigación de archivo; a todos los que se contagiaron con el proyecto y nos enviaron mails de apoyo y aliento, y se animaron a enviar material; a los viajeros de todos los tiempos, porque son ellos la génesis de esta iniciativa; al Sr. Hugo Nalerio, por creer en nuestra idea y al Banco Santander, por apoyarla económicamente; y por encima de todo, al pueblo uruguayo, sin cuya inestimable ayuda los viajes de arquitectura jamás hubiesen sido posibles. To Dr.Arch. Gustavo Scheps, Dean of our School, for his cooperation and participation in this project; to Arch. Diego Capandeguy and Arch. Marcelo Danza for hes always enthusiast collaboration; to the members of the Jury of the Fourth Edition of the Literary Competition of the Architecture School, Arch. Juan Pedro Urruzola and NP. Jaime Monestier, to all the ones who took part in 2009 competition and very specially to the winners of such competition; to Arch. Alvaro Gentini for his permanent support and participation; to Archs. Celia Messinger and Nora Sierra, for taking us back to the first days of the trip group; to M.D. Martha Varaldi for having contributed with the archive investigation; to all those who got involved with the project and sent us mails to support and encourage us, and dared to send material; to the travellers of all times, because they are the genesis of this initiative; to Mr. Hugo Nalerio, for believing in our idea and to Banco Santander for supporting it economically; and first and foremost, to Uruguayan people as architecture trips would have never been possible without their invaluable help.


ÍNDICE

\\\\\\\\\\\\\\\\\\\\\\\\\\\\\\\\\\\\\\\\\\\\\\\\\\\\\\\\\ Gate 1

Check-in

10

Editorial, Un vuelo. Fernando García Amen, Silvina Rak, Ariel Sofía // Editorial, A flight. Fernando García Amen, Silvina Rak, Ariel Sofía

13

INTRODUCCIÓN // INTRODUCTION

Fasten your seat belts

16

Prólogo, La importancia académica del viaje de arquitectura en la formación del arquitecto. Dr. Arq. Gustavo Scheps // Prologue, The academic importance of the Architecture Trip in the path to becoming an architect. Dr. Arch. Gustavo Scheps

19

Gate 2

INSTITUCIONAL // INSTITUTIONAL

Prepare for take off

22

Del Grand Tour a las peregrinaciones laicas. Claves operativas del viaje de arquitectura. Arq. Diego Capandeguy, Arq. Marcelo Danza // From the Grand Tour to the secular pilgrimages. Operative guidelines of the architecture trip. Arch. Diego Capandeguy, Arch. Marcelo Danza

25

Gate 3

LA RIFA // THE RAFLLE

Gate 4

Jet lag (I)

52

Concurso 2008 // 2008 Contest Concurso 2009 // 2009 Contest

54 64

CONCURSOS DE FOTOGRAFÍA // PHOTOGRAPHY CONTESTS

Gate 5

Jet lag (II) 76

CONCURSOS DE VIVIENDA // HOUSE CONTESTS

Concurso 2006 // 2006 Contest Concurso 2007 // 2007 Contest Concurso 2008 // 2008 Contest Concurso 2009 // 2009 Contest

80 82 84 86

Gate 6

Jet lag (III)

92

Concurso 2002 // 2002 Contest Concurso 2004 // 2004 Contest Concurso 2007 // 2007 Contest Otras Publicaciones II

95 96 97 98

CONCURSOS LITERARIOS // LITERARY CONTESTS

Gate 7

Jet lag (IV) 100

CONCURSO LITERARIO 2009 // LITERARY CONTEST 2009

Ensayo // Essay El otro, el mismo, Mauricio Bergeret // The other the same, Mauricio Bergeret Narrativa, 1er premio //Narrative, 1st prize Desvelo, Laura Alemán // Sleeplessness, Laura Alemán Narrativa, Mención Premiada Cisnes de cuellos fluorescentes, Damián Berger Haru, Pablo Fernández Bitácora, Cecilia Lanz Narrativa, Mención honorífica Uruguayos en el mundo, Alejandro Alvarez La Mouche, José Mariño Detrás del muro de Berlín, Raquel Pérez Benech Bonus Track ¡Qué viaje de arquitectura!, Celia Messinger y Nora Sierra

Gate 8

103 111 113 117 121 133 137 141 148

Prepare for landing 154 FIN DEL VIAJE // END OF TRIP

Itinerario // Itinerary Baggage Claim Artículo final, El camino de Ítaca, Arq. Fernando García Amen // Final article, The way to Ithaca, Arch. Fernando García Amen Viajeros // Travelers

156 158 162 166


Gate 1

\\\\\\\\\\\\\\\\\\\\\\\\\\\\\\\\\\\\\\\\\\\\\\\\\\\\\\\\\\\\\\\\\\\\\\\\\\\\\\\\\\\\\\

INTRODUCCIÓN \\\\\\\\\\\\\\\\\\\\\\\\\\\\\\\\\\\\

INTRODUCTION

12


Gate 1

Gate 1

\\\\\\\\\\\\\\\\\\\\\\\\\\\\\\\\\\\\\\\\\\\\\\\\\\\\\\\\\\\\\\\\\\\\\\\\\\\\\\\\\\\\\\\\\\\\\\\\\\\\\

Check-in

13


14

Gate 1


Gate 1

Editorial

Editorial

Un vuelo

A flight

Fernando García Amen // Silvina Rak // Ariel Sofía

Fernando García Amen // Silvina Rak // Ariel Sofía

Volar es desplazarse a través de un espacio tridimensional, con movimientos vectoriales o relativos en cualquier sentido. Esa es, al menos, la definición física. Pero allende ésta, está la dimensión humana, la que asocia el vuelo con la libertad, con la búsqueda y con el descubrimiento de nuevos mundos, de nuevos horizontes. Y es que volar ha sido siempre un deseo del hombre desde el amanecer de los tiempos.

Flying is moving through a three-dimensional space, with motions that are vectorial or relative in any direction. That is, at least, the physical definition. But beyond it, there exists the human dimension, the one that associates flying with freedom, with the search and the discovery of new worlds, of new horizons. It´s that flying has always been a man´s desire since the beginning of time.

Este libro pretende ser un vuelo. No un vuelo físico por elevación aerodinámica, sino un vuelo de la ilusión. Un vuelo en el sentido más humano del término. Una invitación a imaginar y a descubrir. En él se recrean escenas, paisajes, rostros, y se reconstruyen las atmósferas particulares de los distintos viajes de arquitectura, de todos los tiempos.

This book intends to be a flight. Not a physical flight by aerodynamic lift, but a flight of illusion. A flight in the most human sense of the term. An invitation to imagine and discover. In it there is a recreation of scenes, landscapes, faces and a reconstruction of the particular atmospheres of different architecture trips of all times.

En él se pretende recorrer, mediante anécdotas, historias, y relatos, las características más salientes de los viajes de arquitectura. Su génesis, su evolución, sus cometidos académicos. Asimismo, se pretende también sobrevolar los últimos años de producción cultural de la institución, poniendo énfasis en sus actividades más salientes: los concursos de fotografía y de vivienda, constituyendo éstos últimos, la antesala de la actividad profesional de nuestros estudiantes.

By virtue of anecdotes, stories and accounts, it is intended to travel through the most outstanding characteristics of architecture trips. Its origin, its evolution, its academic purposes. Moreover, it is also intended to fly over the last years of cultural production of the institution, stressing its more notable activities: the Photography and Housing competitions, being the latter the prelude to the professional activity of our students.

Arquitectura Rifa es una institución estudiantil, cuyo cometido primordial es la financiación del viaje académico que desde hace sesenta y cinco años realizan los estudiantes de arquitectura como coronación de su formación y

Architecture Raffle is a student institution, which main aim is the financing of the academic trip that architecture students have been making for sixty-five year as a crowning point of their education and preamble to their performance in the

15


Gate 1

preámbulo de su desempeño en la vida profesional. Para lograr dicha financiación, nuestra institución se organiza a través de una estructura de venta de números de rifa, ciclo que los estudiantes cumplen durante tres años, obteniendo de esta manera los fondos necesarios para hacer realidad el viaje de estudios. Durante ese ciclo, la institución, al margen de su accionar administrativo en pos de llevar adelante el funcionamiento de la rifa en sí, genera eventos de índole cultural, haciendo parte de ellos a los estudiantes próximos a viajar, los estudiantes en viaje, y a los arquitectos que alguna vez viajaron. Ejemplo de esto son los concursos ya mencionados, así como otros tantos: de logotipos, literarios, etc. Asimismo, se generan otras actividades complementarias, como el diseño y la producción de agendas, o la participación en actividades culturales a nivel nacional, como el Día del Patrimonio y las visitas guiadas a edificios de interés arquitectónico y urbanístico. Este libro pretende ser un vuelo por sobre la actividad de nuestra institución, un vuelo por su historia, por su pasado y por su presente. Y también una proyección al futuro. Conocer la propia historia es condición sine qua non para el desarrollo de las generaciones venideras, y este libro aspira a ser una pequeña contribución a contagiar a los futuros estudiantes e imbuirlos del espíritu del viaje, al tiempo que mostrar a la sociedad en general el producto único de lo que entre todos contribuimos a forjar. Abroche su cinturón. Este es su ticket para un vuelo sin escalas. Un vuelo que esperamos colme sus expectativas y lo deje con ganas de seguir volando, descubriendo nuevas miradas y nuevos horizontes, por muchos, muchos años más. Este es, su boarding pass.

16

professional life. To obtain such financing, our institution is organized by means of a structure involving the sale of raffle numbers. This cycle is carried out by students during three years and enables them to get the necessary funds to make the academic trip come true. During that cycle, the institution, apart from performing administrative tasks in order to make the raffle itself work, generates cultural events, involving students who are to travel in the near future, students who are travelling, and architects who once travelled. Example of these are the aforementioned competitions, as well as many others: of logotypes, literary, etc. Furthermore, other complementary activities are generated, such as the design and manufacture of diaries, or the participation in cultural activities in our country, such as the Día del Patrimonio (a day in which national heritage is celebrated) and the guided tours to builidings of architectural and urban interest. This book intends to be a flight over the activity of our institution, a flight through its history, its past and its future. And also a projection towards future. Knowing one´s own history is an essential condition for the development of the coming generations, and this book aspires to be a small contribution for encouraging the future students and imbuing them with the spirit of the trip, while showing society in general the unique product we all contribute to forge. Fasten your seatbelt. This is your ticket for a nonstop flight. A flight which we hope fulfills your expectations and makes you want to keep flying, discovering new outlooks and new horizons, for many, many more years. This is your boarding pass.


Fernando García Amen January 2010

Montevideo, 1976. Arquitecto desde 2005. Realizó su viaje de estudios en 2002 habiendo sido electo Ejecutivo de la Gen 95. Desde 2007 se desempeña como docente del Departamento de Informática de la Facultad de Arquitectura, y en el ámbito privado, en áreas vinculadas a la informática en relación al diseño y la arquitectura. E.-mail: efe@farq.edu.uy

Montevideo, 1976. Architect since 2005. He made his study trip in 2002 having been elected member of the Executive Committee of the Generation 95. He works as a professor in the Information Technology Department of the School of Architecture since 2007, and in the private sphere, he works in areas linked to information technology in connection with design and architecture. E-mail: efe@farq.edu.uy

Silvina Rak Facal Enero 2010

Silvina Rak Facal January 2010

Montevideo, 1985. En 2003 ingresa a Facultad de Arquitectura de la UdelaR e inicia la Licenciatura en Ciencias Historicas de la Facultad de Humanidades. Integra el 65º Grupo de Viaje - Arquitectura Rifa (Generación 2003); formando parte del comité Ejecutivo del Grupo desde Junio de 2008. Fecha de viaje: 2010. E-mail: silvina.rak@gmail.com

Montevideo, 1985. In 2003 she enters the School of Architecture of the University of the Republic and starts the BA in Historical Sciences at the School of Humanities. She is member of the 65th Trip Group - Architecture Raffle (Generation 2003); she takes part in the Executive Committee of the Group since June 2008. Date of the trip: 2010. E-mail: silvina.rak@gmail.com

Ariel H. Sofia Martiarena Enero 2010

Ariel H. Sofia Martiarena January 2010

Buenos Aires, 1974. Egresado como Técnico Bachiller Ayudante de Arquitecto en 1999. Estudiante de Facultad de Arquitectura de UdelaR desde el año 2000. Se desempeña como Estudiante Auxiliar Colaborador en el DepInfo_VidiaLab de la Facultad de Arquitectura. Integrante del 65º Grupo de Viaje – Arquitectura Rifa (Generación 2003), formando parte del comité Ejecutivo desde Junio de 2008. Fecha de viaje: 2010. E-mail: arielsofia@gmail.com

Buenos Aires, 1974. He graduated from the Technical College of Uruguay as Architectural Assistant in 1999. Student of the School of Architecture of the University of the Republic since the year 2000. He works as a Student Assistant in the Information Technology Department - VidiaLab of the School of Architecture. He is member of the 65th Trip Group- Architecture Raffle (Generation 2003); he takes part in the Executive Committee since June 2008. Date of the trip: 2010. E-mail: arielsofia@gmail.com

Gate 1

Fernando García Amen Enero 2010

17


Gate 2

\\\\\\\\\\\\\\\\\\\\\\\\\\\\\\\\\\\\\\\\\\\\\\\\\\\\\\\\\\\\\\\\\\\\\\\\\\\\\\\\\\\\\\

INSTITUCIONAL \\\\\\\\\\\\\\\\\\\\\\\\\\\\\\\\\\\\

INSTITUTIONAL

18


Gate 2

Gate 2

\\\\\\\\\\\\\\\\\\\\\\\\\\\\\\\\\\\\\\\\\\\\\\\\\\\\\\\\\\\\\\\\\\\\\\\\\\\\\\\\\\\\\\\\\\\\\\\\\\\\\

Fasten your seat belts

19


20

Gate 2


Gate 2

Prólogo

Prologue

La importancia académica del viaje de arquitectura en la formación del arquitecto Dr. Arq. Gustavo Scheps

The academic importance of the Architecture Trip in the path to becoming an architect Dr. Arch. Gustavo Scheps

En cierto sentido creamos el mundo cada vez que le miramos, podemos decir; y está bien. Menos frecuente –e igual de removedor- es constatar que cada vez que le miramos, el mundo nos transforma.

In a sense, we create the world each time we look at it, we could say; and it´s fine. Less frequent - and as moving- is ascertaining that each time we look at it, the world transforms us.

Si esto es válido en general, se hace aún más interesante al ser incluido en el ejercicio del pensamiento arquitectónico; al leer sus consecuencias en la específica manera con que los arquitectos generan sus construcciones de mundos hipotéticos y reales, superponiendo lo subjetivo y lo objetivo, las memorias y la imaginación. El loop se realimenta –vertiginosamente- en el condensado tiempo de viaje.

If this is valid in general, it becomes even more interesting when considered within the exercise of architectural thinking; when reading its consequences in the specific way with which architects generate their constructions for hypothetical and real worlds, superimposing the subjective and objective, memories and imagination. The loop is feedbacked - vertiginously- in the condensed lapse of the trip.

El Viaje de Arquitectura es una experiencia de riqueza extraordinaria. Sorprende a propios y extraños. Sobre todo a extraños. Que nosotros, de tanto convivir con su asombrosa continuidad, a veces, obnubilados por sus insoslayables demandas utilitarias e inmediatas, perdemos de vista la profundidad de sus cualidades.

The Architecture Trip is an experience of extraordinary richness. It surprises us and others. But above all others. As we, after living for so long with its astonishing continuity, at times, dazzled by its unescapable practical and immediate demands, lose sight of the depth of its strengths.

Reconocido con asombro por su magnitud e importancia, permanece como un fenómeno singular desde hace ya -y aunque parezca increíble- sesenta y cinco años, a lo largo de los cuales literalmente miles de estudiantes de arquitectura han recorrido el mundo. Es fácil comprobar que local e internacionalmente, constituye una inevitable referencia de nuestra Facultad.

Renowned with amazement for its magnitude and importance, it has remained as a unique phenomena for - and although it may seem unbelievable - sixty five years already, along which hundreds of architecture students have travelled around the world literally. It is easy to prove that in the local and international sphere, it constitutes an inevitable reference of our School.

21


Gate 2

La trascendencia académica del viaje es notoria. Más allá del inocultable efecto positivo en cada uno de los viajeros -desde lo humano a lo disciplinar-, las instancias dinamizadoras que impulsa son múltiples y variadas. Incluyen, por supuesto, la realización del concurso anual de estudiantes que establece el proyecto a construirse como premio principal de la Rifa de Arquitectura. El concurso, en su enorme convocatoria y transitando siempre el incierto límite entre lo experimental y lo pragmático, deviene eficaz espacio de debate disciplinar. Vistos en perspectiva sus productos, un conjunto disperso en el tiempo y el espacio, da insólito testimonio -visitable- de las evoluciones del pensamiento arquitectónico en sus variadas circunstancias. Esta producción, única en su naturaleza y de incalculable valor global, incluye además algunas piezas más que destacadas de la arquitectura nacional.

The academic significance of the trip is notorious. Apart from the evident positive effect in each of the travellers - not only in the human aspect but also regarding discipline-, it promotes numerous and varied revitalizing events. These include, of course, the carrying out of the annual student competition which sets the project to be built as the main prize of the Rifa de Arquitectura (architecture raffle). The competition, on its enormous call and always walking the uncertain limit between the experimental and the pragmatic, becomes an effective opportunity for professional debate. When considering its products in perspective, a group dispersed in time and space, they bear surprising witness - visitable- of the evolutions of architecture thinking in its varied circumstances. This production, unique in its nature and of incalculable global value, also includes some outstanding works of national architecture.

Siendo el concurso una actividad paradigmática, no es lo único que devuelve el viaje y su organización.

Taking into account that the competition is a paradigmatic activity, this is not the only thing returned by the trip and its organization.

Además de una sólida contribución material a la Facultad, el Grupo de Viaje promueve un vasto aporte original que se traduce en itinerarios, material bibliográfico y, naturalmente, infinitas fotos, videos y testimonios. Complementariamente, muestras y actividades desarrolladas en el exterior han colaborado en la difusión y puesta en valor de la cultura uruguaya con énfasis en lo arquitectónico, y facilitaron contactos académicos ahora insustituibles; no menos significativo es que perdurables relaciones personales se destilan en la rica mezcla del viaje. Esta alegre mescolanza recoge un pendular vaivén del tiempo. Gira su flecha, alternando pasado y futuro. Miradas transversales entretejen relatos complementarios: una historia es narrada en imágenes; las palabras dibujan alguna escena imborrable. El tiempo avanza en reversa en narraciones que disparan al pasado para rescatar cierto fragmento y lanzarlo adelante, donde alguien lo hará suyo; las fotos recogen algún presente que ya es pasado y se refleja hacia el futuro para, desde allí, promover una suerte de retorno al lejano lugar. El tiempo gira y el espacio fluctúa; el viaje deviene viajes; y nos encaramamos en ellos. Es que avanzamos con raras

22

Apart from a solid material contribution to the School, the Trip Group promotes a vast original contribution made up of itineraries, bibliographic material and, naturally, countless pictures, videos and testimonies. As well as that, exhibitions and activities carried out abroad have contributed to the spreading and appreciation of the Uruguayan culture with emphasis in its architecture, and have provided academic contacts that are now irreplaceable; as significant is that everlasting personal relationships are oozed in the rich blend of the trip. This lively hotchpotch gets a pendular swinging from time. It moves its arrow, alternating past with future. Crossed looks interweave complementary tales: a story is told by images; words draw some indelible scene. Time drawn on in reverse in accounts that point at the past to recover certain fragment and launch it forward, where someone will do the necessary; pictures collect some present which is already past and is reflected towards the future in order to, from there, provoke the return to the remote place. Time spins and space fluctuates; the trip brings trips; and we cling to


La compleja mescolanza del viaje obtiene en el presente libro, que recoge sus últimos cinco años, un ordenado correlato en el que descubriremos una bitácora discontinua, inspirada y llena de creatividad. Entre sus variados méritos -y sin ser el menor- se cuenta el de activar y difundir una parte del riquísimo acervo del viaje; que si no, arriesga declinar hacia la íntima privacidad de cada quien y sus memorias. Esta publicación, sin duda, ha de enriquecer a todos; a los que viajaron, a quienes viajarán; y a los que a través de ellos viajaremos sin partir en este viaje de viajes. Para disfrutar del espacio y del tiempo comprimido de estos viajes extensos e intensos, personales y colectivos; que duran toda una vida, y la cambian. Para acompañar todas esas miradas curiosas, enriquecidas en la alegría de ir y de volver, de mirar y crear, para mejor transformar el mundo que nos transforma.

Dr. Arq. Gustavo Scheps Decano de la Facultad de Arquitectura. Enero 2010 Arquitecto desde 1978; Doctor desde 2008. Docente desde 1985, es en la actualidad Profesor Titular de Proyecto de Arquitectura en la Facultad de Arquitectura. Ha obtenido el doctorado en Teoría y Práctica del Proyectos de Arquitectura de la Universidad Politécnica de Madrid y la UDELAR. Es autor de diversos textos de reflexión disciplinar, y ha recibido diversos premios por su actividad profesional, entre otros méritos. Desde 2009, es Decano de la Facultad de Arquitectura.

them. It´s that we move forward with strange compasses and soft clocks in the subtlely complex world of imagination and memory...sailing is precise; living...

Gate 2

brújulas y relojes blandos en el sutilmente complejo mundo de la imaginación y la memoria... navegar es preciso; vivir ...

The complex hotchpotch of the trip becomes in this book, that collects its last five years, an organized account in which we will discover a logbook that is discontinuous, inspired and full of creativity. One of its varied merits - and not being it the minor- is stimulating and spreading part of the extremely valuable heritage of the trip; which otherwise, is likely to decline towards the intimate privacy of each of them and their memories. This publication, undoubtedly, is to enrich everybody; to those who travelled, to those who will travel; and to us who through them will travel without setting off in this trip of trips. To enjoy the compressed time and space of this trips, extense and intense, personal and collective; which last a whole life, and change it. To join all those curious looks, enriched in the joy of going and coming, of looking and creating, to better transform the world that transforms us.

Dr. Arch. Gustavo Scheps Dean of the School of Architecture January 2010 Architect since 1978; Doctor since 2008. Professor since 1985, at present is Full Professor of the subject Architecture Project in the School of Architecture. He has obtained the doctorate in Theory and Practice of Architecture Projects of the Technical University of Madrid and of the University of the Republic, Montevideo. He is the author of various texts on reflections regarding this discipline, and has received various awards for his professional activity, among other merits. Since 2009, he is Dean of the School of Architecture.

23


Gate 3

\\\\\\\\\\\\\\\\\\\\\\\\\\\\\\\\\\\\\\\\\\\\\\\\\\\\\\\\\\\\\\\\\\\\\\\\\\\\\\\\\\\\\\

LARIFA

\\\\\\\\\\\\\\\\\\\\\\\\\\\\\\\\\\\\

THERAFFLE

24


Gate 3

Gate 3

\\\\\\\\\\\\\\\\\\\\\\\\\\\\\\\\\\\\\\\\\\\\\\\\\\\\\\\\\\\\\\\\\\\\\\\\\\\\\\\\\\\\\\\\\\\\\\\\\\\\\

Prepare for take off

25


26

Gate 3


Gate 3

Del Grand Tour a las peregrinaciones laicas

Claves operativas del viaje de arquitectura Arq. Diego Capandeguy // Arq. Marcelo Danza

From the Grand Tour to the secular pilgrimages Operative guidelines of the architecture trip Arch. Diego Capandeguy // Arch. Marcelo Danza

Presentación

Presentation

Es un gusto compartir el siguiente texto para este libro titulado Boarding pass (65 años de los viajes de arquitectura. 65 años de intercambio cultural), impulsado por las Generaciones 2003 y 2004 de Arquitectura Rifa – Ceda de la Facultad de Arquitectura de la Universidad de la República, la principal institución académica terciaria del Uruguay. Gracias a estos grupos se ha concretado de modo continuo un masivo Viaje de Estudios de Arquitectura a distintos destinos internacionales a lo largo de casi setenta años. Ello ha supuesto una intensa motivación estudiantil, una impresionante solidaridad de la sociedad local, un robusto pacto institucional perfeccionado a lo largo de los años y una organización compleja pero ligera, eficaz y cambiante.

It is a pleasure for us to include the following text in this book named Boarding Pass (65 years of architecture trips. 65 years of cultural exchange), which was promoted by Generations 2003 and 2004 of Architecture Raffle - Architecture student association from the School of Architecture of the University of the Republic, the main academic institution regarding higher education in Uruguay. These groups have enabled the uninterrupted realization of a massive Architecture Studies Trip to different international destinations for almost seventy years. That has implied intense student motivation, striking solidarity of the local community, a solid institutional agreement improved throughout the years and a complex but smooth, efficient and changing organization.

Cabe reconocer y felicitar a los promotores de esta publicación, en especial a su equipo editor formado por Silvina Rak, Ariel Sofia y Fernando García Amen, y al actual Equipo Docente Director -del presente año 2010- constituido por el Taller Scheps. Este libro será un testimonio a compartir con diversos lectores, entre otros, los múltiples cooperadores casi anónimos que han posibilitado este viaje de estudios y también cientos de arquitectos que integraron esta formidable experiencia a lo largo de siete décadas. Por otra parte, esta edición bilingüe, será distribuida a lo largo del próximo viaje a instituciones académicas y a otros operadores culturales para explicar y divulgar esta ya consolidada y extraordi-

It is worth appreciating and congratulating the people behind this publication, specially its publishing team formed by Silvana Rak, Ariel Sofia and Fernando García Amen, and the current Director Educational Team -of this 2010- constituted by the Sheps Workshop. This book is a testimony to be shared with different readers, among others, the multiple almost anonymous contributors that have made this studies trip possible and also hundreds of architects who have made up this wonderful experience along seven decades. Moreover, this bilingual edition, will be distributed to academic institutions and other cultural operators throughout the next trip to explain and spread this consolidated and ex-

27


Gate 3

28

naria experiencia uruguaya, deviniendo en un nuevo aporte que retroalimentará esta experiencia.

traordinary Uruguayan experience, resulting in a new contribution that shall nurture this experience back.

Del Grand Tour de élite al Grupo de Viaje de Arquitectura

From the Elite Grand Tour to Architecture Trip Group

La nominación de este escrito, Del Grand Tour a las peregrinaciones laicas, intenta sintetizar la singular transformación que ha tenido esta experiencia arquitectónica desde su inicio internacional hace más de un siglo a su formulación actual en esta nación del Sur.

The nomination of this piece of writing, From the Grand Tour to the Secular Pilgrimages, intends to summarize the unique transformation this architectural experience has undergone since its international commencement more than a century ago up to its current formulation in this nation of the South.

El Grand Tour fue el nombre que en el siglo XVIII, el Siglo de las Luces, se le daba al viaje a Italia que realizaban crecientemente, primero la aristocracia, luego algunos integrantes de las clases medias altas. Este destino era… la “clave con la que podrás descifrar el secreto de Europa”, como se decía en una de las guías del más tarde denominado European Tour.1

In the 18th Century, the Centutry of Enlightenment, Grand Tour was the trip to Italy undertaken by aristocracy at first, and by some members of the upper middle classes later. This destination was... the “key to decode the secret of Europe”, as it said in one of the guides of the trip which was later called European Tour.1

La tradición arquitectónica no estuvo ajena a ello. En efecto, la Ecole de Beaux Arts de París, premiaba con un Grand Tour a Roma, a quienes ganaban un gran concurso final de proyectos de arquitectura. El mismo Le Corbusier, el gran arquitecto y creador moderno, fue un radical crítico de esa escuela y de su modo de enseñanza, pero por consejo de su maestro Charles L’ Eplattenier viajará, concretando el denominado Voyage d’ Italie, su posterior Voyage d’ Orient y otras escapadas. Eran viajes autodidactas de estudio y no sólo de arqueología arquitectónica. En efecto, estos viajes comprendieron visitas a edificios y paisajes pero también estadas en despachos y talleres de otros arquitectos y técnicos contemporáneos ponderados de valía.

The architectural tradition did not remain untouched by it. As a matter of fact, the Ecole de Beaux Arts in Paris, awarded a Grand Tour to Rome, to those who won an important final competition of architecture projects. Le Corbusier, the great architect and modern creator, himself, was a radical critic of that school and its teaching methods, but advised by his teacher Charles L´ Eplattenier he would travel, making the so-called Voyage d´ Italie, its subsequent Voyage d´ Orient and other short trips. There were autodidact trips of studies and not only of architectural archaeology. In fact, these trips included visits to buildings and lanscapes but also to offices and studios of other highly praised contemporary architects and technicians.

Esta tradición también fue adoptada en Uruguay por la Facultad de Arquitectura pública y gratuita fundada en la segunda década del siglo XX. Era un viaje para unos pocos.

This tradition was also adopted in Uruguay by the public and free Architecture School which was founded in the second decade of the 20th Century. It was a trip for a few people. In

1. Citado en: Steward, Jill, Actuación en el extranjero: los turistas británicos en Italia y sus prácticas, 1840-1914, publicado en Lasansky, Medina y Mc. Laren, Brian, eds., Arquitectura y turismo (Percepción, representación y lugar), Gili, Barcelona, 2006, p. 73.

1.  Mentioned in Steward, Jill, Performing Abroad: British Tourists in Italy and their Practices, 1840-1914, published in Lasansky, Medina and Mc.Laren, Brian, edtiiones Archiecture and Tourism (Perception, Performance and Place), Gili, Barcelona, 2006, p.73.


fact, it was an incentive, a so-called Big Prize for the most outstanding students and graduates that were competing for it. It was completely financed by the State as an excellence scholarship. Some young architects, who then became very well known and prominent, such as Mauricio Cravotto, Julio Vilamajó, Carlos Gómez Gavazzo, Guillermo Jones Odriozola, Mario Payseé Reyes, among others, were awarded with this prize. These also were combined trips. They included diverse cultural destinations, in most of the cases, those of a Europe full of ancient treasures that was also turning more and more metropolitan and modern. This studies trip could include traineeships and visits to those who were then the leading creators of the present and future.

A mediados de los años cuarenta se produce un click, una mutación, un cambio sustantivo. Ello ocurre cuando se pasa del viaje de elite, reservado a unos pocos, al viaje para todos los estudiantes de fin de carrera de cada generación. Nacen así los denominados Grupos de Viaje de Arquitectura.

In the mid forties there is a turning point, a mutation, a substantial change. This occurs when this elite trip, affordable only for a few, becomes a trip for everyone, for all the students who are about to finish their studies of each generation. So-called Architecture Trip Groups are then born.

Lo notable es que esta práctica se ha desarrollado desde entonces año a año, repitiéndose, individualizándose, masificándose y adaptándose a las nuevos destinos, modos de viaje y sensibilidades de cada tiempo.

What is remarkable is that this practice has taken place year after year since then; repeating itself, differing from the others, expanding and adapting to new destinations, modes of travel and sensibilities of each day and age.

Entornos singulares

Peculiar Environments

Los Grupos de Viaje de Arquitectura se han desarrollado en un entorno cultural y en un extenso período de tiempo muy especial.

Architecture Trip Groups have developed in a very special cultural environment and extense period of time.

Uruguay es un país bastante singular. Es pequeño, de superficie reducida y tan sólo poblado por cerca de 3.200.000 habitantes, lo cual casi no ha variado por medio siglo. Se encuentra entre Brasil y Argentina, dos grandes naciones. Este país chico en tamaño fue tempranamente modernizado, deviniendo en el más laico de América Latina, con una mítica clase media, con indicadores educativos medios y altos, y con un perfil inclusivo. Uruguay está muy articulado con la cultura de Buenos Aires, la metrópolis vecina. Como canta

Gate 3

En efecto, se trataba de un estímulo, de un llamado Gran Premio para los estudiantes y egresados más excepcionales que competían para ello. Ello era totalmente financiado por el Estado a modo de beca a la excelencia. Fueron acreedores de los mismos jóvenes arquitectos, luego muy conocidos y destacados, como Mauricio Cravotto, Julio Vilamajó, Carlos Gómez Gavazzo, Guillermo Jones Odriozola, Mario Payssé Reyes, entre otros. Se trataban de viajes también mixturados. Estos incluían diversos destinos culturales, en casi todos los casos, los de una Europa de los viejos tesoros pero también crecientemente metropolitana y moderna. Este viaje de estudios también podía comprender pasantías y visitas a los entonces creadores protagonistas del presente y del futuro.

Uruguay is a pretty unique country. It is small, with a limited surface area and only populated by about 3,200,000 inhabitants, population which has not varied for half a century. It is located between Brazil and Argentina, two big nations. This small-sized country was early modernized, becoming the most lay country in Latin America, with a mythical middle class, with average and high education indicators, and with an inclusive profile. Uruguay is very interweaved with the culture of Buenos Aires, the neighbor metropolis. As Joaquin Sabina sings, … “y entre citas de Borges, Evita bailaba

29


Gate 3

Joaquín Sabina,… “y entre citas de Borges, Evita bailaba con Freud” 2, sugestiva pauta de estos mundos. La enseñanza de la arquitectura ha estado monopolizada durante casi todo el último siglo por la Facultad de Arquitectura de la única universidad pública. Esta enseñanza ha sido muy estable, con un modelo de grandes talleres verticales de proyectos de arquitectura3. Se trata de una tradición de matriz Beaux Arts, superpuesta a otras prácticas modernas. Esta escuela de arquitectura, a pesar de sus carencias, ha sido considerada por distintos visitantes como una de las ofertas educativas de grado razonablemente calificadas de América Latina. En esta escena local ha operado el Grupo de Viaje de Arquitectura como una organización solapada a la institucionalidad académica más formal. Este Viaje de Estudios juega como una asignatura optativa de final de carrera pero no es tal, no es curricular. Paralelamente, en sus 65 años de actividad continuada de estos grupos, los mundos exteriores mutaron fuertemente. Parece ser un período temporal e histórico muy espeso. Los entusiasmos modernos y redentores de la Segunda Posguerra dieron lugar a una Guerra Fría entre mundos extremos e intolerantes. Los viajes se abarataron en costos y se comprimieron en duración. Revoluciones, crisis, colapsos de mundos, de discursos y de prácticas modernas y posmodernas, el S11, las nuevas tecnologías de la comunicación e información, el aparente achicamiento y la creciente accesibilidad de

2.  Fragmento de la canción de Joaquín Sabina titulada “Con la frente marchita” incluida en el disco “Mentiras piadosas”, 1990. 3.  Sobre la enseñanza del proyecto de arquitectura en Uruguay, y de la tradición de los talleres, véanse: Apolo, Juan Carlos; Alemán, Laura y Kelbauskas, Pablo, Talleres: trazos y señas (Algunos recorridos cronológicos a través del disperso mundo de las ideas implicadas en la enseñanza del Proyecto, Facultad de Arquitectura, Montevideo, Uruguay), Farq/Udelar, Montevideo, 2006. Y, Capandeguy, Diego, Las ortodoxias de lo efímero (Fragmentos sobre los campos proyectuales en la FAMU 1915-1993), publicado en GRUPO DE VIAJE GENERACIÓN 87 – CEDA / FARQ, UDELAR, Amores de estudiante (Proyectos de la Facultad de Arquitectura de Montevideo), Farq., Montevideo, 1994, p. 8/25.

30

con Freud”2, setting a suggesting guideline about these worlds where characters from the River Plate such as Borges and Evita coexist with concepts and characters of modern Europe, such as Freud. The teaching of architecture has been monopolized during almost the whole of the last century by the Architecture School of the only public university. This education has been very stable, with a model of great vertical workshops of architecture projects3. It is a tradition based on Beaux Arts, superimposed to other modern practices. This architecture school, despite its lack of resources, has been considered by different visitors as one of the university educational offers reasonably qualified in Latin America. In this local scene, the Architecture Trip Group has worked as an organization concealed in the more formal academic institutionality. This Studies Trip operates as an elective subject of the end of the course degree although it is not such, it is not curricular. In parallel with the 65 years of uninterrupted activity of these groups, outside worlds undergone strong transformation. It seems to be a very dense temporal and historic period. The modern and reedeming enthusiasm of the Second Postwar period led to a Cold War between extreme and intolerant worlds. The costs of the trip were reduced and its duration was compressed. Revolutions, crisis, breakdowns of worlds,

2.  Fragment of the song “Con la frente marchita” (phrase of the famous River Plate tango) by the Spanish singer Joaquín Sabina, included in the album “Mentiras Piadosas”, 1990. 3.  On the teaching of the architecture project in Uruguay, and on the tradition of the workshops, please check;: Apolo, Juan Carlos, Aleman, Laura and Kelbauskas, Pablo. Talleres: trazos y señas (Algunos recorridos cronológicos a través del disperso mundo de las ideas implicadas en la enseñanza del Proyecto, Facultad de Arquitectura, Montevideo, Uruguay), Arc.School/ Univ. of the Republic, Montevideo, 2006. And, Capandeguy, Diego, Las ortodoxias de lo efímero (Fragmentos sobre los campos proyectuales en la FAMU 19151993), published in TRIP GROUP GENERATION 87 - ARCHITECTURE STUDENTS CENTER, Univ.of the Republic, Amores de estudiante (Proyectos de la Facultad de Arquitectura de Montevideo), Arch. School, Montevideo, 1994, p. 8/25.


Multiplicidad de registros y miradas

of speeches and of modern and postmodern practices, the 9/11, the new communication and information technologies, the apparent reduction and growing accessibility of the celestial sphere itself, all that, contrasts with this academic tradition which is stable and of continuous changes and improvements which shall be mentioned in this text.

Esta experiencia ha sido objeto de diversos registros, como, entre otros:

Multiplicity of Records and Outlooks

Las denominadas Casas de Arquitectura. Se tratan de viviendas concursadas, proyectadas y construidas por los estudiantes año a año, previamente a su viaje de estudios, a modo de casas de la mente, casas dirigidas a usuarios anónimos a las que accederán como premio a su solidaridad. Son casas de la medianía4, son proyectos en condiciones normales de presión y temperatura5. Se trata de una competición abierta entre estudiantes devenidos en aprendices con diversas capacidades. Para muchos fue la consumación de la primera obra formal reconocida como tal. Al respecto existe un importante trabajo publicado hace más de una década por el Grupo de Viaje Generación 89, llamado “Arquitecturas sin título” y otros múltiples aportes focales.6

4.  Capandeguy, Diego, El encanto de la medianía (Uruguay y sus arquitecturas recientes), publicado en Otero, Ruben et. alt (cur), Panorama de la Arquitectura Uruguaya, MCB, Sao Paulo, 2009, p.14/24. 5.  Danza, Marcelo, cur., LUP at The Venice Biennale (XI Internacional Exhibition of Architecture), Farq/Udelar /Mec, Montevideo, 2008, p.140. 6.  GRUPO DE VIAJE GENERACIÓN 89 – CEDA / FARQ, UDELAR, Arquitecturas sin título, Farq., Montevideo, 1996. Hasta la fecha constituye el principal trabajo de sistematización e indagación de esta experiencia residencial. Véase también el siguiente artículo crítico: Bastarrica, Juan, “Proyectar el espacio doméstico”, Revista Elarqa, núm 38, Montevideo, julio 2001, p. 6/13. Asimismo, véanse las coberturas de los concursos realizadas en los años 80 y 90 por la revista Trazo, del Centro de Estudiantes de Arquitectura (Ceda), con una importante relación de las principales propuestas y fallos de cada concurso. Véase también: http://www.arquitecturarifa.com

Gate 3

la propia esfera celeste, todo ello, contrasta con esta tradición académica estable y de cambios y mejoras continuas a las que se hará referencia en este escrito.

This experience has been subject of diverse records, as, among others, the following: 

The so-called Architecture Homes. There are houses which are to take part in the competition, designed and built by students year after year, before their studies trip, as imaginary homes, houses for anonymous users to which they shall have access as a prize to their solidarity. There are standard houses4, projects in regular conditions of pressure and temperature5. It is an open competition among students who have become apprentices with diverse skills. For many it was the realization of the first formal work acknowledged as such. In this regard there is an important work which was published more than a decade ago by the Trip Group Generation 89, titled “Arquitecturas sin título” (“Untitled Architectures”) and other various focal contributions6.

4.  Capandeguy, Diego, El encanto de la medianía (Uruguay y sus arquitecturas recientes), published in Otero, Ruben et. alt (cur), Panorama de la Arquitectura Uruguaya, MCB, Sao Paulo, 2009, p.14/24. 5.  Danza, Marcelo, cur., LUP at The Venice Biennale (XI Internacional Exhibition of Architecture), Arch.School /Univ.of the Republic /Culture and Education Ministry , Montevideo, 2008, p.140. 6.  TRIP GROUP GENERATION 89 - ARCHITECTURE STUDENTS CENTER/ ARCHITECTURE SCHOOL, UNIV. OF THE REPUBLIC, Arquitecturas sin título, Arch, School., Montevideo, 1996. Until now this is the main work on systematization and research of this residential experience. Also see the following critical analysis: Bastarrica, Juan, “Proyectar el espacio doméstico”, Revista Elarqa, number 38, Montevideo, July 2001, p. 6/13. Furhtermore, see the

31


Gate 3

Las Guías de Viaje, que también han sido una producción continua, casi anual, de guías ilustradas específicas, mapas, itinerarios y piques. Se trata de un producto académicamente importantísimo, que ha asumido diversos formatos y ediciones.

Travel Guides, which have also been an uninterrupted production, almost annual, of specific illustrated guides, maps, itineraries and tips. It is an extremmely significant product as per its academic importance, which has adopted diverse formats and editions.

Los Concursos de Fotografía post viaje, una instancia periódica en las que pugnan las mejores capturas del instante. Estas documentan, y en ocasiones potencian poéticamente, las experiencias del viaje, las obras de arquitectura y los paisajes, los golpes creativos y los momentos cotidianos o muy contingentes de esta travesía.7

Post trip Photo Contests, a periodic event in which the shots that best capture the moment strive to win. These record, and at times poetically boost, trip experiences, architecture works and landscapes, strokes of creativity and daily moments or those very contingent in this journey7.

 

Los Relatos de los Viajes, los textos de sus hacedores. Estos van desde los viejos informes académicos a los más blandos concursos de cuentos y ensayos, luego publicados, que se han realizado en los últimos años. Tal es el caso de la cuarta edición del concurso literario incluida en este libro. Estos escritos evidencian miradas curiosas, rituales, prejuicios e ilusiones de estas prácticas educativas itinerantes.8

Trips Accounts , the texts of its main protagonists. These cover from old academic reports to the most tender competitions of stories and essays, later published, that have been produced in the last few years. Such is the case of the fourth edition of the literary competition included in this book. These writings show evidence of curious looks, rituals, prejudices and hopes of these educational practices on the move8.

Los eventos académicos singulares, como lo fue el denominado Seminario No Place, un encuentro realizado con arquitectos internacionales contemporáneos de primer orden a lo largo del viaje. De esta manera se contaron con conferencias y conversaciones exclusivas para todos los estudiantes del viaje con creadores como Bernard Tshumi, Dominique

The unique academic events, as the so-called No Place Seminar, an encounter with well-known contemporary international architects throughout the trip. Thus, there were exclusive lectures and talks for all the students who took part in the trip with creators such as Bernard Tshumi, Dominique Perrault, Toyo Ito, Waro Kishi, Mathias Sauerbruch, Neil Denari, Jacques Herzog, Iñaki Ábalos & Juan Herreros, and Manuel Gausa: with innovative firms such

7.  Véase: ARQUITECTURA RIFA G00 + G01, nómades: experiencias del mundo, postales de vida, Arquitectura Rifa, Montevideo, 2007. 8.  Véanse: GRUPO DE VIAJE GENERACIÓN 96 – CEDA / TRILCE, 9 viajes: Relatos de estudiantes de arquitectura por el mundo, Trilce, Montevideo, 2002. ARQUITECTURA RIFA GENERACIÓN 98 – 99, next flight (Relatos de estudiantes de arquitectura en viaje), Arquitectura Rifa, Montevideo, 2005. Larre Borges, Ana Inés et alt. (coord.), la mirada escrita (cuentos y poesías desde las imágenes de un viaje), Grupo de Viaje Arquitectura Generación 1999 / Biblioteca Nacional, Montevideo, 2006. ARQUITECTURA RIFA GENERACIÓN 01 – 02, nomadismo, Arquitectura Rifa, Montevideo, 2008.

32

coverage on the competitions held in the 80s and 90s by Trazo magazine, of the Architecture Student Center, with an important connection with the main instructions and decisions of each competition. See also: http://www. arquitecturarifa.com. 7.  See: ARQUITECTURA RIFA G00 + G01, nómades: experiencias del mundo, postales de vida, Architecture Raffle, Montevideo, 2007. 8.  See: GRUPO DE VIAJE GENERACIÓN 96 – CEDA / TRILCE, 9 viajes: Relatos de estudiantes de arquitectura por el mundo, Trilce, Montevideo, 2002.


La Organización del Grupo de Viaje. Esta es compleja y ligera a la vez. Se sustenta en trabajo voluntario de varias generaciones de estudiantes actuando simultáneamente y de modo cooperativo. Su logística y su dinámica es muy notable, constituyendo un importante capital organizacional y cultural, asunto sobre el que se volverá en relación a algunas aplicaciones.10 Otras producciones culturales subsidiarias del propio viaje, cuestión sobre la también se volverá más adelante.

as O.M.A and Ove Arup, and with critics such as Kenneth Frampton9. 

Organization of the Trip Group. It is complex and smooth at the same time. It is based on the voluntary work of many generations of students acting simultaneously and in a cooperative way. Its logistics and dynamics are remarkable, constituting an important organizational and cultural capital, issue which will be taken up again regarding some implementations.10

Other subsidiary cultural productions of the trip itself, matter that will be also dealt with later.

Such records show the multiplicity of perspectives and the richness of initiatives and experience brought along by these studies trips.

Tales registros muestran la multiplicidad de perspectivas y la riqueza de iniciativas y experiencias realizadas a propósito de estos viajes de estudio.

In Search for Operative Guidelines

En busca de claves operativas

In this text we will attempt to deepen on another adjacent outlook of the Architecture Trip Groups of Uruguay. It is intended to explore its operative guidelines that, as trails of its evolution, account for the singularity and structural stability11 of this academic experience.

En este texto se intentará indagar en otra mirada adyacente de los Grupos de Viaje de Arquitectura de Uruguay. Se trata de explorar sus claves operativas que, a modo de pistas evolutivas, den cuenta de la singularidad y de la estabilidad estructural11 de esta experiencia académica.

Gate 3

Perrault, Toyo Ito, Waro Kishi, Mathias Sauerbruch, Neil Denari, Jacques Herzog, Iñaki Ábalos & Juan Herreros, y Manuel Gausa; con estudios innovadores como el O.M.A. y Ove Arup, y con críticos como Kenneth Frampton.9

As Alejandro Zaera Polo and Farshid Moussavi explain about their production, the Architecture Trip Groups of Uruguay could also be considered a phylogenetic process.

9.  El entonces Equipo Docente Director fue el Taller Sprechmann. Véase: GRUPO DE VIAJE GENERACIÓN 94 – CEDA / TALLER SPRECHMANN, FARQ, UDELAR, No Place, Viaje y seminario alrededor del mundo, Farq., Montevideo, 2003.

9.  The Director Educational Team of those days was Sprechmann Workshop. See: GRUPO DE VIAJE GENERACIÓN 94 – CEDA / TALLER SPRECHMANN, FARQ, UDELAR, No Place, Viaje y seminario alrededor del mundo, Arch.School., Montevideo, 2003.

10. Véase: Danza, Marcelo y Capandeguy, Diego, “Casas inventadas y un viaje imposible”, Revista UR Arquitectura, núm 3, Buenos Aires, diciembre 2009, p. 10/27.

10. See: Danza, Marcelo y Capandeguy, Diego, “Casas inventadas y un viaje imposible”, Revista UR Arquitectura, number 3, Buenos Aires, December 2009, p. 10/27.

11. Como señala: Thom, René, Estabilidad estructural y morfogénesis (Ensayo de una teoría general de los modelos), Barcelona, Gedisa, 1987.

11. As it states. Thom, René. Structural Stability and Morphogenesis (Essay on a general theory of models), Barcelona, Gedisa, 1987.

33


Gate 3

Como plantean Alejandro Zaera Polo y Farshid Moussavi a propósito de su producción, también los Grupos de Viaje de Arquitectura de Uruguay podrían considerarse como un proceso filogenético. Se trata de intentar… “describir una práctica como una genealogía de ideas, que evolucionan a través del tiempo y en distintos entornos. Una práctica siempre está determinada por una serie de repeticiones y diferenciaciones”…, parte de estas últimas serán por adaptaciones.12 Al respecto se propone compartir el análisis de las siguientes claves operativas que parecen ser comunes a las distintas especies de viajes realizados por estas sesenta y cinco generaciones o promociones anuales de esta experiencia. Las mismas se han formulado a partir de distintas pistas e indicios. Las mismas se entienden muy verosímiles.

It attempts to...”describe a practice as a genealogy of ideas, that evolves along time and in different environments. A practice is always determined by a series of repetitions and differences”..., part of these last ones will be by adaptations12. In this regard, it is intended to share the analysis of the following operative guidelines that seem to be common to the different kinds of trips made by these sixty five generations or annual graduating classes of this experience. These have been formulated upon different trails and signs. These are considered very plausible.

A Studies Trip

Tales claves operativas podrían ser las siguientes:

The focus on supposed cultural centralities

Un Viaje de Estudios

The Trip for everyone

La mirada a presuntas centralidades culturales

Sustained Solidarity and social cooperation

El Viaje para Todos

Pragmatic and effective self-organization

Solidaridad y cooperación social sostenida

Confidence in and rebelliousness against professors

Auto - Organización pragmática y efectiva

Broad labyrinths and mappings

Confianza y rebeldía ante los docentes

Repetition and adaptation capacity

Mapeos y laberintos amplios

Return and evidence this studies trip

Repetición y capacidad de adaptación

Devolver y evidenciar este viaje de estudios

Personal liberty within a shared academic agreement

Libertad individual dentro de un pacto académico compartido

12. Zaera Polo, Alejandro y Moussawi, Farshid, Filogénesis: las especies de foa, Barcelona, Actar, 2003, p. 8.

34

Such operative guidelines could be the following:

12. Zaera Polo, Alejandro and Moussawi, Farshid, Philogenesis: foa specied, Barcelona, Actar, 2003, p.8.


1. A Studies Trip

La primera clave operativa es la misión del propio viaje. Se trata de una experiencia cultural exacerbada consistente en un Viaje de Estudios. Esta característica genética es fundamental.

The first operative guideline is the mission of the trip itself. It is an exacerbated cultural experience that consists of a Studies Trip. This genetic characteristic is essential.

El disfrute directo supone el goce y apreciación de las creaciones presuntamente originales. Ello habilita evocar viejos análisis sobre los objetos y entornos más arqueológicos o vivos del viaje, el sentido de lo original y de lo repetitivo en el mundo moderno, como el notable artículo de Walter Benjamin13, o los planteos más recientes sobre la escenificación y manufactura de diversas y arquitecturas y paisajes, tal como se exacerban en Disney World, Las Vegas o en Dubai.

Students find pleasure in enjoying and appreciating the supposedly original creations. That leads to the evocation of old analysis about the most archaeological or vivid objects and surroundings, the implications of originality and repetition in the modern world, like the remarkable article by Walter Benjamin13, or the most recent arguments about the staging and manufacture of diverse architectures and landscapes, as there are exaggerated in Disney World, Las Vegas or in Dubai.

Este tour cultural supone ciertos rituales consolidados como la preparación previa (expresada en charlas, elaboración de guías de viaje, de encuentros, etc.) y los contenidos del propio viaje, de lo que verá en su trayecto. Más aún, el privilegiar u optar por determinados países, ciudades o arquitectos, y la obsesión por consumar tales visitas, han generado acuerdos pero también tensiones, todo lo cual afirma la condición cultural de este viaje. Al respecto es notable cómo el ver ciertas arquitecturas, el llegar a ciertas obras, se transforma en una cuestión ritual, motivadora y en ocasiones también algo obsesiva.

This cultural tour implies certain consolidated rituals such as the previous preparation (embodied in talks, travel guides production, meetings, etc.) and the contents of the trip itself, regarding the places to be visited during the journey. Moreover, giving priority to or choosing certain countries, cities or architects, and the obsession to carry out such visits, have generated not only agreements but also tensions, which confirms the cultural condition of this trip. In this regard it is remarkable how the fact of witnessing certain architectures, arriving to certain works becomes a ritual and encouraging matter which is a little obsessive at times.

2. La mirada a presuntas centralidades culturales

2. The Focus on Supposed Cultural Centralities

La tradición académica de la Facultad de Arquitectura de Uruguay en el período en análisis ha estado pautada por la persistencia, también propia de otras élites culturales locales, de mirar hacia fuera, de observar e impregnarse de presuntas centralidades culturales. Estas últimas se han mixturado con las recomposiciones contemporáneas de las sociedades

The academic tradition of the School of Architecture in Uruguay during the period that is being analyzed has been marked by the persistance, also typical of other local cultural elites, of looking to the outside, of observing and becoming impreganted with supposed cultural centralities. These have mixed with contemporary recompositions of the educated

13. Benjamin, Walter, La obra de arte en la época de su reproductividad técnica, publicado en Benjamin, Walter, Sobre la fotografía, Pre-Textos, Valencia, 2004, p.91/109.

13. Benjamin, Walter, The Work of Art in the Age of Mechanical Reproduction, published in Benjamin, Walter, On photography, Pre-Texts, Valencia, 2004, p.91/109.

Gate 3

1. Un Viaje de Estudios

35


Gate 3

letradas de América Latina a las que refiere Ángel Rama14, infiltrándose con avances educativos, con apuestas nacionalistas y con la apertura hacia una nueva ola de globalización.

societies in Latin America mentioned by Ángel Rama14, melting with educational advances, with nationalist bets and with an open position towards a new globalization wave.

Los Grupos de Viaje de Arquitectura han intentado disfrutar y gozar directamente de las experiencias arquitectónicas y culturales que en cada tiempo se entendieron referenciales. La cultura, especialmente la arquitectónica y artística, se ha concebido como un capital a seguir adquiriendo luego de culminar los estudios de grado o al estar cerca de su final.

Architecture Trip Groups intended to enjoy directly the architectural and cultural experiences that were considered referential in each day and age. Culture, specially architectural and artistic, has been considered a capital that is to be acquired even after graduation or when close to the culmination of the studies.

En setenta años los destinos y las primacías culturales cambiaron y se diversificaron. Primero se privilegio Europa, luego también Estados Unidos de América. En algunos momentos de agregaron determinados destinos latinoamericanos, sea en el denominado Viaje Corto por América Latina, sea la inclusión de México y de la Cuba de la Revolución, espejismos de los pasos del mítico Che. Luego se incorporaron destinos de un Asia emergente y caliente.

Destinations and cultural primacies have changed and diversified in seventy years. At first Europe was the priority, and then it was also United States. At times, certain Latin American destinations were added, whether in the so-called Short Trip around Latin America, whether in the inclusion of Mexico and the Cuba of the Revolution, mirages of the steps of the mythical Che. Then some destinations of a growing and emerging Asia were added.

En su conjunto las centralidades se hacen más complejas y se diluyen como sí se tratase de una constelación de diversidades culturales. Quizás un mítico nuevo éter cultural esta emergiendo y alterando el sentido de estas indagaciones culturales.

As a whole, centralities become more complex and melt as if it was a constelation of cultural differences. Maybe a mythical new cultural eter is emerging and modifying the direction of this cultural inquiries.

3. El Viaje para Todos

36

3. The Trip for Everyone

La reivindicación y el logro sostenido del Viaje para Todos los integrantes de una generación, fue un momento de fractura y de morfogénesis casi fundacional. Ello fue previo, pero estuvo sintonizado, con la renovación radical y entusiasta, de matriz moderna y de a momentos autoritaria, de la que fue objeto la Facultad de Arquitectura del Uruguay a principios de los años 50. Eran los tiempos del denominado Plan de Estudios del 52 y de una más amplia renovación política universitaria, la cual recién fue alcanzada algunos años después.

Recognition of the fact that all the members of a generation had the right to travel led to the Trip for Everyone, which, with its continuous accomplishment, was a breakdown that implied the morphogenesis of the foundations. Although that was previous, it was in tune with the radical and ardent updating, based on modern ideas and authoritarian at times, the Architecture School of Uruguay was undergoing at the early 50s. Those were the days of the so-called Course of Studies of the year 1952 and of a wider university political renewal, which was only achieved a few years later.

14. Rama, Ángel, La Ciudad Letrada, Montevideo, Arca, 1998.

14. Rama, Ángel, La Ciudad Letrada, Montevideo, Arca, 1998.


This Architecture Trip, that emerges as a group year after year, shows this even action , sanctioned by the academic power. All students of each generation stand in an equal position despite the different paths they have walked in the project workshops of the school, and in their experiences as apprentices of an occupation which is slippery at times. Furthermore, consultant or director professors or students of each Trip Group have frequently put themeselves in the same level, nominally and virtually.

Para muchos estudiantes será la primera salida del país, la primera subida a un barco o a un avión, su primera experiencia de vida nómada y distinta de sus mundos locales.

For many students it will be their first time they go abroad, the first time they get on a ship or on a plane, their first experience of nomadic life and different from their local worlds.

Todo ello forma parte de una amplia ilusión de una sociedad laica, letrada, democrática e integrada. Fue una ilusión en parte alcanzada, en parte negada. Constituyó uno de los sueños del Uruguay Moderno de mediados del siglo XX. Esta apuesta a formaciones igualitarias, no sólo primarias y secundarias sino terciarias, no imponía colectivismos y en apariencia habilitaba la amortiguación de diferencias y tonos individuales, aunque sin negarlos. “Cómo el Uruguay no hay”..., repetía un dicho popular de la época, casi de modo satisfecho o irónico, sí bien este pequeño país ya mostraba fracturas y problemas diversos.

It is all part of a great hope of a secular, learned, democratic and integrated society. It was a hope that was partly achieved, partly denied. It constituted one of the dreams of the Modern Uruguay of mid- 20th Century. This commitment to egalitarian instutions, not only schools and high-schools but also universities, did not impose collectivisms and apparently enabled the cushioning of differences and individual tones, though without denying them. “Cómo el Uruguay no hay”.., implying that there´s no place like Uruguay, repeated a popular saying of that time, almost in a satsfied or ironic manner, although this small country was already revealing flaws and diverse problems.

4. Solidaridad y cooperación social sostenida El Viaje de Arquitectura para Todos, continuo, estable y con la fuerza que ha tenido, es una práctica colectiva sostenida por la pequeña y letrada sociedad uruguaya. En los primeros años el Estado financiaba gran parte del viaje. Luego lo fue dejando de hacer y los propios estudiantes fueron generando sus propios ingresos por trabajo voluntario. Al respecto fue especialmente significativo el nacimiento de una lotería o rifa específica, la Rifa de Arquitectura, cuyo premio mayor era una casa en principio experimental. Esta rifa se sofistica, se extiende en sus pagos en el tiempo y se posiciona como un producto de marca. Por ejemplo, en los años 60 y 70, un slogan propagandístico refería al punto de venta

Gate 3

Este Viaje de Arquitectura, que emerge como grupo año a año, evidencia esta acción uniforme de mínima, legitimada por el propio poder académico. Todos los estudiantes de cada generación se igualan a pesar de sus diversas trayectorias en los talleres de proyecto de la facultad y en sus experiencias como aprendices de un oficio de a momentos escurridizo. Más aún, frecuentemente también los estudiantes y docentes orientadores o directores de cada Grupo de Viaje, se han equiparado e igualado nominal y virtualmente.

4. Sustained Solidarity and Social Cooperation The Architecture Trip for Everyone -continuous, stable and with a significant importance- is a collective practice supported by the small and learned Uruguayan society. During the first years the State would finance great part of the trip. Then it stopped doing it and there were the students themeselves who started to generate their own incomes by means of voluntary work. The birth of a specific raffle or lottery, the Architecture Raffle, which biggest prize was a house that was experimental at first, was especially significant regarding this situation. This raffle becomes more sophisticated, it includes the possibility

37


Gate 3

de la rifa por parte de los estudiantes en el Centro de Montevideo: “Arquitectura Rifa: aquí no está, está en Plaza Libertad”. Lo más notable fue siempre la respuesta social favorable y la compra de tal lotería por amplios sectores medios altos y medios. Un maduro matrimonio anónimo decía en una entrevista hace poco tiempo: “…desde que nos casamos seguimos un número de esta rifa, incluso en momentos de dificultades, porque está muy bien que los jóvenes se cultiven viendo la arquitectura de primera mano”15. Esta solidaridad, ¿no resulta bastante singular en un contexto mundial contemporáneo y también de un país con crisis y con dificultades frecuentes? Además, ¿ello no forma parte de un increíble estigma y de una amigabilidad social especial para el tiempo presente? Seguramente tal solidaridad también se asocia a cierto aura, de prestigio, que el propio Viaje de Arquitectura logró ganarse en la sociedad local a lo largo de los años. 5. Auto - Organización pragmática y efectiva El Grupo de Viaje de Arquitectura ha ido perfeccionando una organización de auto gestión, pragmática y efectiva. La concreción del Viaje para Todos es su misión. El Viaje es una actividad extra curricular, y voluntaria, pero ciertamente es de las experiencias formativas más fuertes para un estudiante de esta escuela de arquitectura. A modo anecdótico cabe consignar que algunos antecedentes de Viajes de Estudio regionales, a Brasil y a Chile, previo a los primeros Viajes a Europa, estuvieron signados por la fuerte iniciativa de los estudiantes en su organización, matriz que parece haber sido estructural. Seguramente ello se explica por la motivación y empuje de los jóvenes como del

15. Fragmento de entrevistas de Diego Capandeguy a veraneantes de La Paloma, Rocha, Enero 2006.

38

of paying in installments and positions itself as brand name. For example, during the 60s and 70s, an advertising slogan refered to the point of the sale of the raffle by the students in the City Center of Montevideo: “Arquitectura Rifa: aquí no esta, esta en Plaza Libertad”. (Architecture Raffle: it´s not here, it´s in Plaza Libertad - City Center square). The favorable social response and the purchase of such lottery by broad middle and upper-middle sectors was always surprising. An anonymous middle-aged couple said in an interview some time ago: “... since we got married we follow a number of this raffle, even in moments of difficulties, because it is great that young people nourish themselves by witnessing firsthand architecture”.15 Isn´t this solidarity pretty unique in a contemporary global context and also in a country with frequent crisis and difficulties? What is more, isn´t it part of a notable stigma and of a special social friendliness for these days? Such solidarity is probably also associated to certain aura, of prestige, that the Architecture Trip achieved in the local society along the years.

5. Pragmatic and Effective Self-Organization The Architecture Trip group has been perfecting an organization based on pragmatic and effective self-management. The realization of the Trip for Everyone is its mission. The trip is an extracurricular and voluntary activity, although it is certainly one of the strongest educational experiences for a student in this architecture school. In an anecdotal sense, it could be said that some antecedents of regional Studies Trips to Brazil and Chile, prior to the first Trips to Europe, were marked by the strong involvement

15. Fragment of interview by Diego Capandeguy to tourists in La Paloma, Rocha. January 2006.


Los Grupos de Viaje activos constituyen una organización a la vez compleja y ligera. Cada año, cuatro generaciones de estudiantes, actualmente de entre 200 a 300 miembros activos inscriptos voluntariamente en cada una, comparten de modo simultáneo la experiencia cooperativa del viaje. Ello supone colaborar entre ellos, asumir roles diferenciados, transmitiéndose y perfeccionándose su capital organizacional. Estas son: 

Una primera generación, la mayor, es la protagonista del viaje de este año. Ellos cursaron al menos seis años de estudios curriculares y durante el séptimo año prepararon este viaje de estudios. Por ello parte de estos integrantes ya son arquitectos titulados, o egresados. La segunda generación es la promoción “madre”. Esta compró sus premios con el dinero recaudado con sus porcentajes de años anteriores. Ahora se encuentra construyendo las casas que se sortearán en Diciembre próximo. Es el año que cada uno de sus miembros vende más rifas, cerca de 150, máximo 170, que se asignan a cuentas individuales al final del año, todo lo cual supone una importante dedicación en tiempo, a compatibilizar con el trabajo y el estudio. Esta generación madre recibe todo el dinero e influjo de las generaciones menores. También elige por concurso un Equipo Docente Director, actualmente constituido por varios integrantes, que avala y designará posteriormente el Consejo Directivo de la Facultad. Y esta generación ya se prepara a organizar su viaje del próximo año. Ello comprenderá la formulación de itinerarios, de fichas de viaje, de múltiples conferencias docentes, y una logística importante (pasajes, compra de vehículos, seguros, reservas, coordinación de actividades académicas especiales, etc.), con un potencial abierto. La tercera generación que le sigue ya es el segundo año que venderá rifas. Deberá colocar algo más de

of the students regardings its organization, basis that seems to have been structural. That is surely explained by the motivation and energy of the young students as well as by the exercise of a freedom which was early negotiated in the Uruguayan university tradition.

Gate 3

ejercicio de una libertad pactada tempranamente en la tradición universitaria uruguaya.

The Trip Groups constitute an organization that is complex and smooth at the same time. Each year, four generations of students, currently composed by 200 to 300 active members voluntarily enrolled in each of them, share simultaneously the cooperative experience of the trip. That implies cooperating, performing differenciated roles, as they transmit and perfect their organizational capital. These generations are: 

The first generation, the eldest, is the protagonist of the trip of this year. They did at least six years of curricular studies and during the seventh year they prepared this studies trip. That is why part of these members are already architects or graduates.

The second generation is the “main” class. They bought their prizes with the money collected with a percentage of previous years. They are now building houses that will be raffled next December. It is the year in which each of the member sell most raffles, around 150, 170 maximum, that are assigned to individual accounts at the end of the year, all which implies a great dedication in time, that is to be compatibilized with work and studies. This “main” generation receives all the money and influx from younger generations. Besides, by means of a competition, it chooses a Director Educational Team, currently made up by many members, approved and subsequently designated by the Board of Directors of the School. And this generation gets ready to prepare the trip for the next year. It will include the arrangement of itineraries, of travel documents, of multiple lectures, and considerable logistics (tickets, purchase of vehicles, insurances, reservations, coordination of special academic activities, etc.), with an open potential.

39


Gate 3

50 números. Ellos destinarán el 85 por ciento de lo vendido a la generación madre y el 15 restante se sumará a la cuenta que comenzaron el año anterior. Esta generación, que el próximo año se convertirá en generación madre, compra un terreno en alguna zona de su interés y en septiembre convocará al Concurso de Vivienda. Este proceso le permitirá tener en Marzo del siguiente año un proyecto ejecutivo para comenzar a construir. 

Ahora bien, hay una cuarta generación, que también comenzará este mismo año a vender rifas. Es la que cumple cuatro años de ingreso a la Facultad. Sus integrantes deberán vender cada uno cerca de 20 números de rifa. El 85 por ciento de lo que ellos recauden se lo entregarán a la generación madre que prepara su viaje para el próximo año. El 15 por ciento restante comenzará a forjar una cuenta bancaria propia de este Grupo.16

Todo ello evidencia una cierta organización ligera y algo maquinica. Obviamente esta mecánica, con sus capas, con sus lógicas y con las cifras aproximadas presentadas, es la de los últimos años, llegándose a la misma por sucesivas replicaciones y ajustes. Algunas de las características operativas de esta organización son: 

Roles inter grupales e involucramientos crecientes año a año. En particular, la denominada Arquitectura Rifa de cada generación es una organización autónoma, ad hoc, asociada al Centro de Estudiantes de Arquitectura. Y, estrictamente el Grupo de Viaje de cada una, se constituye en el último año, al oficializarse y reconocerse por parte de los organismos académicos directrices de la universidad. Dentro de cada grupo generacional se definen roles ejecutivos generales y especializados, sean

16. Danza, M. y Capandeguy, D., op. cit., p.14/19.

40

The third generation will be selling raffles for second year. They shall sell more than 50 numbers. They will earmark the 85% of the takings to the main generation and the remaining 15 will be added to the account they started the previous year. This generation, that will become the main generation next year, purchases a plot of land in the area they are interested in and in September they will call for the Housing Competition. Due to this process they will be able to have an executive project by March of the following year in order to start building.

There is a fourth generation that will also start selling raffles this year. It is the one that has been in the School for four years. Each of the members shall sell around 20 raffle numbers. They will give the 85 per cent of what they collect to the main generation that is preparing the trip for the following year. The remaining 15 per cent shall be assigned to a new bank account for that Group.16

All that shows a smooth and a little mechanic organization. These workings - with its layers, logics and the presented rough sums - which were achieved after consecutive replications and adjustments, have been adopted in the last few years. Some of the operative characteristics of this organization are: 

Intergroupal roles and growing involvement year after year. Particularly, the so-called Architecture Raffle of each generation is an autonomous organization, ad hoc, associated with the Architecture Students Center. And, the Trip Group of each of them, is constituted in the last year, when becoming official and recognized by the governing academic organisms of the university.

16. Danza, M. y Capandeguy, D., op. cit., p.14/19.


Un fuerte poder del grupo estudiantil operando como asamblea de base y soberana, sólo moderado por un comité ejecutivo de sus representantes elegidos. Ello supone compartir y asumir, más que imponer, decisiones y posturas. El voto y la decisión individual son instancias bien relevantes en esta organización.

Un acompañamiento y facilitación docente limitada al año del viaje y a parte del anterior.

Una articulación institucionalizada, de cooperación y bastante madura con el aparato docente de la Facultad, representada por sus autoridades, y con el resto de la corporación gremial que integran los propios estudiantes del Centro de Estudiantes de Arquitectura – Ceda. Se apoya logísticamente y a nivel académico a cada grupo, exigiendo o requisitos de calificación estudiantil mínima que potencien cada viaje.

Within each generational group, there are defined general executive and specialized roles, whether regarding budget matters, for the construction of the houses, in trip itineraries, for other activities, in supervision, etc.

A strong influence of the student group which works as basis and sovereign board, only chaired by an executive committee formed by their chosen representatives. This implies sharing and taking, rather than imposing, decisions and positions. Vote and individual decision are significant aspects in this organization.

An educational team that escorts and helps the Trip group, limited to the year of the trip and the previous year.

An institutionalized organization of cooperation that is experienced with the faculty of this School, represented by its authorities, and with the rest of the union corporation made up by the students of Architecture Students Center - Ceda themselves. It offers logistics and academic support to each group, imposing minimum grades requirements that boost each trip.

There is a support system of smooth external support, composed only by a few hired people.

Contar con un aparato de apoyo externo ligero, reducido a pocas personas contratadas.

Esta autonomía financiera y decisoria, esta organización ligera y su base democrática efectiva, tienen unas significaciones prácticas y simbólicas relevantes.

Gate 3

presupuestales, para la construcción de las casas, de itinerarios de viaje, para otras actividades, de fiscalización, etc.

This financial and decisory autonomy, this smooth organization and its effective democratic basis, have relevant practical and symbolic significances.

6. Confianza y rebeldía ante los docentes A pesar de la ya citada autonomía estudiantil, a lo largo de más de medio siglo de esta práctica continua, se ha constatado una fuerte confianza y expectativa razonable en los docentes que intervienen, especialmente en la dirección académica de cada viaje. En especial el estudiantado apoya periódicamente aquellas orientaciones académicas que valora como más fundadas, motivadoras y en alta sintonía con

6. Confidence and Rebelliousness towards Professors Despite the aforementioned student autonomy that has existed for more than half a century, a strong confidence and reasonable expectation on the professors that intervene, specially in the academic direction of each trip, have been ascertained. Students specially support, on a periodic basis,

41


Gate 3

cada tiempo presente. Quizás ello se deba a la unicidad personal y al pragmatismo operativo de cada viaje. Tal confianza se valora como mayor que en otras instancias de articulación entre docentes y estudiantes. Muchas crónicas de viajes pasados delatan tales confianzas y amplificaciones sinérgicas. Obviamente ello también se mixtura con bienvenidas y fundadas rebeldías a las propuestas rígidas, a las ligerezas docentes, a otras sensibilidades de época y generacionales. El estudiantado de los Grupos de Viaje constituye un reto pedagógico maravilloso en un entorno de mínima o nula coacción en relación a la enseñanza regular. Aquí las capacidades docentes se ponen fácilmente en vista y en jaque. El conocimiento, la preparación previa, la sensibilidad poética, la dedicación, la capacidad de entusiasmar, la amigabilidad y el buen trato, la claridad y el sentido de la enseñanza, la generación de recomendaciones y valoraciones consistentes y estimulantes, la pro actividad, entre otras cuestiones, habilitan entendibles empatías o eventuales desencantos. Es un gran desafío. Asistencias académicas de alta efectividad, tutorías a distancia y desdobladas, una mayor itinerancia libre, sin docente, serán seguros temas en viajes futuros.

42

thoses academic guidances that they value as the most wellfounded, encouraging and highly in tune with each presentday. That is probably because of the personal oneness and the operative pragmatism of each trip. Such confidence is considered greater than in other moments of interaction between professors and students. Many accounts of past trips give such confidences and synergistic amplifications away. That is also combined with the well-received and justified rebelliousness against inflexible proposals, professors` flippancies and other sensibilities of each age and generations . Trip Group students represent a wonderful pedagogical challenge in an environment of minimal or virtually no coertion in relation to regular education. Here, teaching skills are easily exposed and questioned. Knowledge, previous preparation, poetic sensibility, dedication, capacity of encouraging, friendliness and caring treatment, clarity and sense of education, generation of advice and consistent and stimulating evaluations, proactivity, among other matters, enable reasonable sympathies or possible disenchantments. It is a great challenge. Some topics such as highly effective academic assistance, split and distance tutorships, a greater free roaming, without a professor appear for sure in future trips.

7. Mapeos y laberintos amplios

7. Broad Labyrinths and Mappings

El Viaje de Arquitectura ha estado signado por cubrir itinerarios cada vez más amplios y de modo rápido, con importantes coberturas en números de obras y ciudades, antes que profundizar en pocos destinos y creaciones.

The Architecture Trip has always intentended to cover wider and wider itineraries in a quick manner, including an important number of works and cities, instead of going into a few destinations and creations in depth.

En una de las evaluaciones escritas realizadas por el conjunto de los estudiantes de uno de los primeros Grupos de Viaje de Arquitectura, el de 1948, luego de su retorno, se sostenía:

In one of the written assessments made by all the students of one of the first Architecture Trip Groups, the one of 1984, after they returned, it said:

“… ¿Cómo se quería ver?... Este punto dio origen a numerosos debates. La controversia se planteó en estas dos direcciones: los que querían ver poco, pero detenidamente; los que querían ver mucho, sacrificando el estudio en detalle de cada tema. Triunfó la segunda de estas dos proposiciones, que era más acertado llevar una visión general y amplia del viaje, antes que efectuar

”...Which criteria would we adopt for seeing?...This aspect led to numerous debates. The controversy was set out in these two directions: the ones who wanted to see few things, but thoroughly; the ones who wanted to see a lot, giving up the detailed study of each topic. The second of these positions triumphed, they considered that it was a better choice to


Esta crónica pionera es impresionante. Se opta por los mapeos rápidos. “El tiempo es oro”, se repetía en otro viejo cuento de un arquitecto que viajo en los sesenta. La itinerancia amplia y el posicionamiento global parecen primar a la más consagrada tradición académica de las Tesis de Grado y Maestría que profundizan en un asunto, en una cuestión. O, en otras palabras, entre “la esfera y el laberinto”, parece apostarse a este último. De esta manera se va fortaleciendo un presunto interés por una diversidad cultural cada vez mayor y por jugar en sintonía con la creciente aceleración de la vida social, procediéndose a un amplio consumo y goce de destinos y capturas de obras y episodios de viaje. Quizás ello se inició por la mezcla entre un sentimiento universalista y otro pragmático ante “el viaje de la vida”, para la casi totalidad de sus hacedores. Este mapeo amplio seguramente está acorde con las sensibilidades de las últimas décadas.

have a general and broad view of the trip rather than study the topics that as a corollary would limit the number of things we wanted to witness”.17

Gate 3

un estudio de los temas que como corolario limitaría el número de cosas frente a los cuales nos queríamos situar”. 17

This pioneering chronicle is amazing. Quick mappings are chosen. “Time is gold”, was repeated in another old story of an architect who travelled in the seventies. The broad roaming and the global perspective seem to take precedence over the most established academic tradition of Dissertations and Thesis that study a matter in depth. Or, in other words, between “the sphere and the labyrinth”, students seem to prefer this last one. Thus, interest in a greater and greater cultural diversity and in adapting to the growing acceleration of social life becomes stronger, leading to high consumption and enjoyment of the destinations and grasp of trip episodes and works. Maybe that was origined by the mixture between a universalist and a pragmatic feeling towards “the trip of a lifetime”, for almost all its participants. This broad mapping is surely in accordance with the sensibilities of the last decades.

Como señala Peter Sloterdijk, tiende a exacerbarse el mobilis in mobili, lo móvil en lo móvil, el lema del novelado Capitán Nemo de Julio Verne, al… “realizarse en el elemento fluido como sujeto -ganándose- absoluta libertad emprendedora, completa anarquía”.18

As Peter Sloterdijk states, there is a tendency to exacerbate the mobilis in mobili, the mobile in the mobile, the motto of Julio Verne´s Captain Nemo, when ...”fulfilling oneself in the fluid elemen as an individualt -winning- absolut enterprising freedom, complete anarchy”.18

8. Repetición y capacidad de adaptación

8. Repetition and Adaptation Capacity

Otra clave operativa del Grupo de Viaje es su doble accionar dado por la repetición y por la adaptación. A esta doble pista genética se suma su motivación vital y de subsistencia que justifica ambos tipos de actuaciones.

Another operative guideline of the Trip Group is that it works on a double action basis given by repetition and by adapta-

17. AA.VV.,“Viaje de estudios a Europa de un grupo de alumnos de Arquitectura… Observaciones del viaje recogidas por los estudiantes”, Anales de la Facultad de Arquitectura, núm 12, Montevideo, diciembre 1949, p. 61/62.

17. ARCHITECTURE TRIP GROUP , “Viaje de estudios a Europa de un grupo de alumnos de Arquitectura… Observaciones del viaje recogidas por los estudiantes”, Anales de la Facultad de Arquitectura, number 12, Montevideo, December 1949, p. 61/62.

18. Sloterdijk, Peter, Esferas II (Espumas. Esferología Plural), Madrid, Siruela, 2006, p. 774.

18. Sloterdijk, Peter, Spheres II (Foams. Plural Spherology, Madrid, Siruela, 2006, p. 774.

43


Gate 3

La repetición habilita adquirir buen manejo y know how, ahorrar esfuerzos y replicar satisfacciones. Parte de esta experiencia se transmite boca a boca, informalmente, dirigente a dirigente, estudiante a estudiante. Otra parte de la misma inevitablemente se pierde. La capacidad de adaptación posibilita sobrevivir y reposicionarse ante los cambios del entorno (del país, del mundo, de cada tiempo) y de las transformaciones propias. Curiosamente todos los Grupos de Viaje de Arquitectura de Uruguay, a lo largo de los últimos 65 años, se parecen pero también son distintos. Ello se ve en los destinos e itinerarios privilegiados, en sus modos organizativos, en sus capacidades de iniciativa y de gestión financiera, en la amortiguación ante diversos golpes y en la negociación ante ocasionales embates de diverso cuño. Estos fueron políticos, por ejemplo en los años de la Dictadura Militar, o del aparato académico directriz por regulaciones excesivamente controladoras no siempre articuladas con el estudiantado, por la exigencia de cooperaciones dinerarias excesivas, etc. También se enfrentaron a impactos por crisis económicas nacionales y externas que obligaron a reducir tiempos y destinos y a re-barajar las prioridades. Además, dentro de toda generación anual, a pesar de ser un viaje colectivo y compartido, cada viaje individual es una práctica personal, intransferible y adaptada a cada estudiante y su mundo.

44

tion. In addition to this double genetic foundations there is vital and survival motivation that justifies both kinds of actions. Repetition enables the acquisition of proper management and know how, saving efforts and repeating satisfactions. Part of this experience is spread by word of mouth, informally, from leader to leader, from student to student. Another part of it is inevitably lost. The adaptation capacity makes it possible to survive and adopt a new position upon changes in the environment (in the country, in the world, in each time) and upon our own transformations.

Dentro de la evolución de los Grupos de Viaje algunas adaptaciones de estos colectivos asumen un especial valor filogenético, como:

Coincidentally, all Architecture Trip Groups of Uruguay, along this 65 years, are similar but different at the same time. That is evidenced in the destinations and itineraries they priorize, in their organizative methods, in their initiative and financial management capacities, when cushioning diverse blows, and in the negotiation upon ocasional attacks regarding different matters. These were political, for example in the years of the Military Dictatorship, or from the governing academic system because of excessively controlling regulations which were not always articulated with the students, or due to demands of excessive money collaborations, etc. They also faced impacts caused by national and external financial crisis that forced them to reduce times and destinations and modify priorities. Moreover, within each annual generation, despite being a collective and shared trip, each individual trip is a personal practice, untransferable and adapted to each student and his or her world.

La colectivización del Viaje, el primer “Viaje para Todos”, lo cual fue morfogenético.

Within the evolution of the Trip Groups, some of their adaptations assume a special pylogenetic value, such as:

La autonomía financiera y autogestionaria de cada Viaje, “independizándose” en parte de las apoyaturas oficiales.

Collectivization of the Trip, the first “Trip for Everyone”, which was morphogenetic.

 

El pasaje de la designación directa por las autoridades de Facultad del Docente Director de cada Viaje a su elección por una asamblea estudiantil obligatoria de

Financial and management autonomy of each Trip, becoming “independent” in part from official supports.


El proyecto y construcción de las primeras Casas de Arquitectura localizadas en Montevideo, institucionalizándose el concurso entre estudiantes para su diseño, replicándose las condiciones y garantías de las competiciones para egresados.

La construcción de más de una casa.

La conquista del Este, primero Punta del Este, luego Piriápolis y La Paloma, como locación alternativa para las viviendas de arquitectura.

El abandono del barco y la adopción del avión como medio de transporte transoceánico.

La renta y compra de combis y camionetas como naves de rastrillaje para grupos chicos en sustitución del ómnibus contratado y del tren.

La incorporación de los destinos norteamericanos.

El primer viaje al Japón del Tren Bala y de los Metabolistas.

La “Vuelta al Mundo” como ritual efectivo, recreándose la mítica circunvalación del mundo moderno.

La institucionalización de la Rifa de Arquitectura.

Passage from the direct appointment of the Director Professor of each trip by the School authorities to his or her election by a compulsary student assembly of each group, which will be subsequently approved by the Board of Directors of this institution. In such participative event students directly choose their director professors according to their career and their academic proposal. For that purpose there is a public call in accordance with certain “minimum requirements” formally established in the approved institutional regulation. In that way it is intented to offer academic options to the students of the group, in certain way, repeating the unique and remarkable model of free enrollment to various project workshops, which is typical of this school.

The project and building of the first Architecture Homes located in Montevideo, having instutionalized the competition among students for its design, which repeat the conditions and guarantees of the competitions for graduates.

Construction of more than a house.

Conquest of the East, first Punta del Este, then Piriápolis and La Paloma, as alternative locations for architecture homes.

Replacement of the ship by the plane as a means of transoceanic transport.

Rental and purchase of vans and buses as racking ships for small groups that replace the hired bus and train.

Incorporation of North American destinations.

First trip to the Japan of the Bullet Train and the Metabolists.

Gate 3

cada grupo, la cual será homologada posteriormente por el Consejo Directivo de esta casa de estudios. En tal instancia participativa los estudiantes eligen directamente a sus docentes directores por su trayectoria y por su propuesta académica. Para ello se hace un llamado público de acuerdo a ciertos “pisos mínimos” que se establecen formalmente en el arreglo institucional aceptado. De esta manera se aspira a darle opciones académicas a los estudiantes del grupo, en cierto modo, replicando el singular y destacable modelo de libre inscripción a múltiples talleres de proyecto, lo cual es propio de esta academia.

45


Gate 3

Su partición en múltiples sorteos y en series dobles.

La colonización de espacios “privados” fuera de la Universidad para las asambleas grupales y otras actividades preparatorias del viaje durante la Dictadura Militar.

The “Trip Around the World” as effective ritual, recreating the mythical circumnavigation of the modern world.

Institutionalization of Architecture Raffle.

Its partition in multiple draws and in double series.

La masificación del viaje al pasarse el umbral simbólico de los 100 estudiantes en viaje y de los 200 integrantes en viaje.

Colonization of “private” areas outside University for group assemblies and other trip preparation activities during the Military Dictatorship.

La consolidación de una apoyatura administrativa permanente de mínima, liderada por Martha Varaldi desde hace más de tres décadas.

Extension of the trip when stepping over the symbolic threshold regarding 100 students in the trip and 200 members in the trip.

Consolidation of permanent administrative support, led by Martha Varaldi for more than three decades.

Independent creation of at least one specialized and personalized travel company that supports these kinds of trips. This is the case of Rumbos, company coordinated by Antonio Galicchio, architect and former member of his generation Group Trip, that has frequently offered such services.

La creación independiente de al menos una empresa de viaje especializada y personalizada de soporte de este tipo de viajes. Este es el caso de Rumbos, firma coordinada por Antonio Galicchio, arquitecto y ex integrante de su Grupo de Viaje generacional, que frecuentemente ha prestado tales servicios.

El abandono, la completación y el descubrimiento no programados de destinos, itinerarios, sitios y obras año a año.

El desdoblamiento del Viaje en un Viaje Chico (por América Latina: los Andes o Brasilia) y el Viaje Grande a Europa y Estados Unidos en los 60.

Non-programmed abandonment, completion and discovery of destinations, itineraries, places and works year after year.

El pasaje del “docente–patrón” al “docente-compañero”.

The splitting of the Trip in a Small Trip (around Latin America: the Andes or Braslia) and the Large Trip around Europe and United States in the 60s.

La sustitución del “docente multipropósito” y extensivo, único durante todo el viaje, vacante durante toda su extensión, a un colectivo constituido por docentes modulados de alta especificidad que viajan por tramos acotados.

Passage of the pattern “professor- boss” to “professor-partner”.

Replacement of the extensive and “multipurpose professor”, single one along the whole trip, vacant all along its duration, by a group made up of highly specialized professors that travel for shorter stretches.

46

La realización de una gran Exposición de la Construcción en el Subte Municipal en la primera mitad de los años 80.


La concepción y montaje de las primeras muestras itinerantes de arquitectura uruguaya, las cuales fueron expuestas en diversos centros académicos y ciudades durante el viaje19. De esta manera se aprovecha la condición hacedora y nómada del grupo, abriéndose nuevas instancias de intercambio cultural. La realización por el propio Grupo de Viaje del aparentemente primer libro de arquitectura contemporánea uruguaya, divulgado en el exterior20, siguiendo luego una saga de otras publicaciones21. Estas son significativas por diversificar una producción intelectual oficial sobre la arquitectura que antes casi se limitaba a la investigación canónica dentro de los institutos de investigación de esta casa de estudios.

Creation of a great Building Expo in the Municipal Subway in the first half of the 80s.

The conception and staging of the first roaming exhibitions of Uruguayan architecture, which were shown in diverse academic centers and cities during the trip19. Thus, the most is made of the nomadic and maker condition of the group, leading to new moments of cultural exchange.

Creation by the Trip Group of the seemingly first book on Uruguayan contemporary architecture, spread abroad20, followed then by a saga of other publications21. These are significant for diversifying an official intelectual production in respect of an architecture that was previously almost limited to the canonical research in the research institutions of this School.

Realization of editions in other formats, like digital books (apparently the first on architecture in the

La concreción de ediciones con otros formatos, como libros digitales (aparentemente el primero de arquitectura en el Río de la Plata)22, cuentos y foto-

19. Como la muestra denominada Montevideo, evolución arquitectónica y urbana, del Grupo de Viaje Ceda Generación 82, coordinada por Rubén Otero; y la siguiente exposición Montevideo, arquitecturas modernas 1920-1940, del Grupo de Viaje Ceda Generación 83, coordinada por Juan Pedro Urruzola. Esta última fue una muestra de especial calidad para el contexto local de la época. Véase: AA.VV, Revista Elarqa, núm 3, Montevideo, mayo 2002, p. 4/11 y 18/27. 20. GRUPO DE VIAJE CEDA GENERACIÓN 84, Arquitectura en Uruguay 1980/90, GV G 84, Montevideo, 1991. Este libro contiene una concepción general, un guiño con la entonces contemporaneidad, y escritos de especial interés. 21. Como las siguientes publicaciones de los 90: GRUPO DE VIAJE CEDA GENERACIÓN 85, Arquitectos jóvenes en Uruguay 19861991, GV G 85, Montevideo, 1992. GRUPO DE VIAJE CEDA GENERACIÓN 86, Montevideo. ¿Qué historia? (Validez presente de las arquitecturas pasadas), GV G 86, Montevideo, 1993. GRUPO DE VIAJE GENERACIÓN 87 – CEDA / FARQ, UDELAR, Amores de estudiante (Proyectos de la Facultad de Arquitectura de Montevideo), Farq., Montevideo, 1994. A ello deben agregarse las otras diversas publicaciones editadas o promovidas por Arquitectura Rifa y por los Grupos de Viaje mencionadas en otras secciones de este artículo. 22. GRUPO DE VIAJE GENERACIÓN 90 – CEDA / FARQ, UDELAR, Buenos Aires y Montevideo: las arquitecturas potentes de dos metrópolis asimétricas / Buenos Aires and Montevideo: powerful architectures of two assymetrical metrópoli, Dos Puntos, Montevideo / Canada, 1997.(Edición en CD).

Gate 3

19. As the exhibition named Montevideo, architectural and urban evolution, of the Architecture Trip Group Generation 82, coordinated by Rubén Otero, and the subsequent exhibition Montevideo, modern architectures 1920-1940, of the Architecture Trip Group Generation 83, coordinated by Juan Pedro Urruzola.This last one was an exhibition of special quality regarding the local context of that age. See: Architecture Trip, Revista Elarqa, number 3, Montevideo, May 2002, p.4/11 and 18/27. 20. ARCHITECTURE TRIP GROUP GENERATION 84. Architecture in Uruguay 1980/90, Trip Group Generation 84, Montevideo, 1991. This book contains a general conception, a wink to the conteporariness, and interesting writings. 21. As the following publications of the 90s: ARCHITECTURE TRIP GROUP GENERATION 85, Arquitectos jóvenes en Uruguay 1986-1991, Trip Group Generation 85, Montevideo, 1992. ARCHITECTURE TRIP GROUP GENERATION 86, Montevideo. ¿Qué historia? (Validez presente de las arquitecturas pasadas), Trip Group Generation 86, Montevideo, 1993. TRIP GROUP GENERATION 87 – Architecture Students Center/ Arch.School, Univ.of the Republic, Amores de estudiante (Proyectos de la Facultad de Arquitectura de Montevideo), Arch.School, Montevideo, 1994. In addition to that there are other diverse publications edited or stimulated by Architecture Raffle and by the Trip Groups mentioned in other sections of this article.

47


Gate 3

grafías, de los que se hacen referencia más detallada en otras secciones de este texto. 

La contratación de docentes internacionales exclusivos antes o durante el Viaje, para el dictado de conferencias previas realizadas en Montevideo, abiertas no sólo a los estudiantes que viajarían a posteriori sino a todo público.23

La realización de encuentros organizados de alta intensidad y calificación, como lo fue el citado Seminario No Place24.

La adopción masiva de las tecnologías recientes de comunicación y posicionamiento global desregulado.

Las transformaciones antes citadas son cambios que suelen ser tomados por varias generaciones siguientes, haciéndose más densa la organización del viaje. Asimismo seguramente se han producido otras adaptaciones subsidiarias.

9. Devolver y evidenciar este viaje de estudios La evolución y puesta en evidencia de esta experiencia académica ha tomado diversas maneras a lo largo de los años. Ello trasciende la obvia capitalización y densa formación cultural y de las hojas de vida de los integrantes que han viajado.

23. Fueron los casos de los Profesores Juan José Lahuerta y Philippe Panerai en 1997; o de Francesco Careri y Lorenzo Romito del Grupo Stalker en el 2008. Ellos dictaron ciclos de conferencias y exposiciones magistrales abiertas como parte de la preparación previa de los Viajes de Arquitectura de ambos años. 24. Véase: GRUPO DE VIAJE GENERACIÓN 94 – CEDA / TALLER SPRECHMANN, op. cit.

48

River Plate)22, stories and pictures, which are mentioned in detailed in another section of this text: 

Hiring exclusive international professors before or during the Trip, who will give previous lectures in Montevideo, open not only to the students who would travel afterwards but to everyone23.

Realization of intensive and qualified organized meetings, as it was the No Place Seminar24.

Massive adoption of recent communication and unruled global positioning technologies.

The aforementioned transformations are changes that are usually adopted by many generations in a row, making the organization of the trip more dense. Moreover, there have surely been other subsidiary adaptations.

9. Return and Evidence this Studies Trip The evolution and evidence of this academic experience has been represented in diverse ways along the years. It trascends the obvious capitalization and dense cultural formation and the resumés of the members who have travelled.

22. TRIP GROUP GENERATION 90 – Architecture Student Center / Arch. School , Univ.of the Republic, Buenos Aires y Montevideo: las arquitecturas potentes de dos metrópolis asimétricas / Buenos Aires and Montevideo: powerful architectures of two assymetrical metrópoli, Dos Puntos, Montevideo / Canada, 1997.(CD edition). 23. These were the cases of the Professors Juan José Lahueta and Philippe Panderai in 1997; or of Francisco Careri and Lorenzo Romito from the Stalker Group in 2008. They gave series of lectures and open master exhibitions as part of the previous preparation of Architecure Trips of both years. 24. See: TRIP GROUP GENERATION 94 – Architecture Student Center / SPRECHMANN WORKSHOP, op. cit.


Las propias y ya citadas Casas de Arquitectura, modélicas, mediadas, no suntuosas, quizás curiosas. Son devoluciones “previas” a cada viaje generacional.

Las prácticas organizativas y otras iniciativas preliminares al viaje, como el incipiente diseño de Agendas y de otros complementos. El diseño de autor de estas últimas muestran una apuesta a la calidad, a un decoro editorial y a un posicionamiento de marca grupal.

Los croquis, fotos –primero analógicas y ahora digitales, otras animaciones, souvenirs, entre otras impresiones post viaje. Estos juegan como signos testimoniales y rituales de esta travesía, a modo de apropiaciones o conversaciones simbólicas. Estas frecuentemente han derivado en diversas iniciativas culturales como muestras periódicas, publicaciones, etc. Los ya citados relatos de viaje forman parte de este tipo de devoluciones. Múltiples donaciones de libros a la Biblioteca de la Facultad (especialmente relevante en la era pre Google), de materiales gráficos, de mejora edilicia y del equipamiento de la Facultad. Al respecto de esto último puede mencionarse la primera Sala de Informática de la Facultad y la renovación del Salón de Actos en la pasada década. Otros eventos tecnológicos y culturales abiertos, algunos ya citados. Muchos productos sobre la arquitectura uruguaya o el propio Grupo de Viaje concebidos como espacios de reflexión y divulgación. Frecuentemente estos han sido más frescos que los de otros ámbitos académicos más reglados.

Some elements have been part of these returns and traces, such as: 

The already mentioned Archiecture Homes, models, moderates, not sumptuous, maybe curious. There are “previous” returns of each generational trip.

Organizative practices and other iniciatives that are previous to the trip, like the budding design of Diaries and of other accessories. The author design of these shows a bet for quality, for an editorial decorum and for a group brand positioning.

Sketches, pictures -analog at first and digital now, other animations, souvenirs, among other post trip impressions. These work as testimonial and ritual signs of this journey, as symbolic appropriations and conversations. These have frequently resulted in several cultural initiatives such as periodical exhbitions, publications, etc. The said trip accounts are part of this kind of returns.

Several donations of books to the Library of the School (specially significant in the pre Google age), of graphic materials, of improvements in the bulding and of equipment for the School. Regarding this last issue, the first Information Technology Room of the School and the renovation of the Conference Room in the past decade can be mentioned.

Other open cultural and technological events, some of which were already mentioned.

Many products about Uruguayan architecture or the Trip Group itself conceived as environments for reflection and popularization. These have frequently been more sponteneous than the ones of other academic spheres which were more regulated.

Gate 3

Algunos elementos han formado parte de estas devoluciones e indicios, como:

49


Gate 3

50

10. Libertad individual dentro de un pacto académico compartido

10. Personal Liberty within a Shared Academic Agreement

Quizás, otra de las claves operativas relevantes de los Grupos de Viaje de Arquitectura de Uruguay, sea el calibrado ejercicio de la libertad individual dentro de un pacto o arreglo académico compartido. No se trata de una experiencia centralizada, agobiante ni imperativa. Tampoco se trata de una desregulación sin rumbos ni pistas.

It is likely that other of the relevant operative guidelines of the Architecture Trip Groups of Uruguay, may be the balanced exercise of the individual freedom within a shared academic agreement or arrangement. It is not a centralized experience, exhausting nor authoritative It is neither a deregulation with no course nor trails.

Leopoldo Artucio, uno de los primeros docentes directores de los Grupos de Viaje de Arquitectura, reflexionaba hace más de sesenta años sobre el reto que suponía pactar una práctica general de viaje de estudios que habilitase motivar, dar información, orientar y confiar en la iniciativa individual de cada estudiante para potenciar su viaje.25 Al respecto lo acumulado a lo largo de estas seis décadas posteriores parece confirmar la feliz persistencia de este código.

Leopoldo Artucio, one of the first director professors of the Architcture Trip Groups, reflected more than sixty year ago on the challenge of negotiating a general practice for studies trips that would enable encouraging, giving information, advising and trusting the individual initiative of each student to boost his/her trip25. With this regard, all that was gained along these subsequent six decades seem to confirm the happy persistance of this code.

Estas organizaciones de viaje nómadas, gestionadas desde una universidad pública en un país de recursos y riquezas limitadas, han tenido el reto de celebrar y de honrar un adecuado disfrute de sus libertades y de su accionar vital, inherente a su propia condición. Ello involucra y suma a sus protagonistas principales, que son los estudiantes, los viajantes en estudio, junto a los soportes docentes y logísticos. También, más ampliamente, ello involucra a los propios actores casi anónimos que cooperan con su aporte individual para viabilizar esta experiencia singular.

This nomadic travel organizations, managed from a public university in a country of restrained resources and wealth, have faced the challenge of celebrating and honoring an appropriate enjoyment of their freedom and of their essential action, inherent in their own condition. That involves and adds its main protagonists, who are the students, the travellers on studies, together with the educational and logistics supports. Moreover, in a wider sense, it involves those anonymous actors who collaborate with their individual contribution that makes this unique experience possible.

25. Artucio, Leopoldo, “Viaje de estudios a Europa de un grupo de alumnos de Arquitectura… Informe del Profesor Arq. Leopoldo C. Artucio sobre los procesos y resultados de ese viaje a Europa”, Anales de la Facultad de Arquitectura, núm 12, Montevideo, diciembre 1949, p. 67/72.

25. Artucio, Leopoldo, “Viaje de estudios a Europa de un grupo de alumnos de Arquitectura… Informe del Profesor Arq. Leopoldo C. Artucio sobre los procesos y resultados de ese viaje a Europa”, Anales de la Facultad de Arquitectura, number 12, Montevideo, December 1949, p. 67/72.


“Peregrinar es comprender el laberinto como tal y tender a superarlo para llegar al –presunto- “centro” J. L. Cirlot26

Final Reflection “Peregrinating is understanding the labyrinth as such and attempting to get through it to arrive to the -supposed- “center”.” J. L. Cirlot26

El Grupo de Viaje de Arquitectura, con su ancestro en el Grand Tour de matriz académica, devino en un Viaje para Todos, como aquí se ha planteado. Se trata de una transurbancia por la arquitectura y el paisaje, no de un errar sin finalidad aunque de a momentos ello se simule. Su institucionalidad se ve robusta y viva, en contraste con otros ámbitos académicos.

Architecture Trip Group, with its ancestor in the academicbased Grand Tour, turned into a Trip for Everyone, as it is here explained. It is a transurbance around architecture and landscape, and not an aimless wandering although at moments it seem to be so. Its institutionality is solid and lively, in contrast with other academic spheres.

Con el tiempo esta travesía se afirmó como una peregrinación laica. En efecto, en cada viaje generacional, en cada colectivo, muchos de los estudiantes y arquitectos, individualmente o en grupos chicos, a pesar de su laicidad de origen, fueron sacralizando diversos emblemas, con diferentes pruebas de este rito académico y afectivo. Así lo delatan muchas crónicas consignadas en esta publicación como en otros trabajos.

Throughout time, this journey became consolidated as a secular pilgrimage. As a matter of fact, in each generational trip, in each group, many of the students and architects, individually or in small groups, despite its secular basis, were sacrilizing diverse emblems, with different evidences of this academic and emotional ritual. It is given away by many chronicles contained not only in this publication but also in other works.

Quizás, como se plantea en el acápite,… “peregrinar es comprender el laberinto como tal y tender a superarlo para llegar a un –presunto- “centro”, como plantea Cirlot.27 Se trata de centralidades místicas, de exterioridades luminosas ante una condición de creciente extranjería.

Maybe, as it is raised in the subheading,...“Peregrinating is understanding the labyrinth as such and attempting to get through it to arrive to the -supposed- “center””, as Cirlot27 states. These are mystic centralities, of bright externals upon a condition of growing foreigness.

Estos Viajes de Arquitectura han sido pues una invitación a la vida, a las exploraciones del andar.

These Architecture Trips have been then an invitation to life, to the explorations of going around.

26. Cirlot, Juan - Eduardo, Diccionario de símbolos, Barcelona, Labor, 1981, p. 358.

26. Cirlot, Juan - Eduardo, Dictionary of Symbols, Barcelona, Labor, 1981, p. 358.

27. Ibidem.

27. Ibidem

Gate 3

Reflexión final

51


Gate 3  

52

Arq. Diego Capandeguy Febrero 2010

Arch. Diego Capandeguy February 2010

Profesor Titular de Historia de la Arquitectura Contemporánea. Profesor Agregado de Proyectos de Arquitectura y Urbanismo (Taller Danza), Facultad de Arquitectura de la Universidad de la República. Docente Director del Grupo de Viaje de Arquitectura en cuatro ocasiones. Socio de Sprechmann – Danza – Capandeguy - Tuset. Co-autor del libro La Ciudad Celeste: un nuevo territorio para el Uruguay del Siglo XXI, Patagonia Jardín Global y de otros escritos. http://00598arquitectura.com e-mail: diegocapandeguy@gmail.com

Full Professor of History of Contemporary Architecture. Assistant Professor of Architecture and Urbanism Projects (Danza Workshop). Architecture School of the University of the Republic. Director Professor of the Architecture Trip Group four times. Partner in Sprechmann – Danza – Capandeguy - Tuset. Co-author of the book La Ciudad Celeste: un nuevo territorio para el Uruguay del Siglo XXI, Patagonia Jardín Global and other writings. http://00598arquitectura.com e-mail: diegocapandeguy@gmail.com      

Arq. Marcelo Danza Febrero 2010

Arch. Marcelo Danza February 2010

Arquitecto. Profesor Catedrático de Proyectos de Arquitectura y Urbanismo, Facultad de Arquitectura de la Universidad de la República. Director del Taller Danza. Docente Director del Grupo de Viaje de Arquitectura en múltiples ocasiones. Comisario Curador por Uruguay de la XI Bienal de Arquitectura de Venecia. Titular de la firma  Sprechmann – Danza – Capandeguy - Tuset. Autor del libro Montevideo 00 y de diversos artículos especializados. http://www.tallerdanza.com http://www.lup.com.uy http://www.00598arquitectura.com e-mail: mcdanza@gmail.com

Architect. Lecturer or Architecture and Urbananism Projects. School of Architecture of the University of the Republic. Director of Danza Workshop. Director Professor of Archiecture Trip Group in several ocasions. Commissioner Curator on behalf of Uruguay in the XI Venice Architecture Biennale. Director of the firm Sprechmann – Danza – Capandeguy - Tuset. Author of the book Montevideo 00 and of diverse specialized articles. http://www.tallerdanza.com http://www.lup.com.uy http://www.00598arquitectura.com e-mail: mcdanza@gmail.com


53

Gate 3


Gate 4

\\\\\\\\\\\\\\\\\\\\\\\\\\\\\\\\\\\\\\\\\\\\\\\\\\\\\\\\\\\\\\\\\\\\\\\\\\\\\\\\\\\\\\

CONCURSOS DEFOTOGRAFÍA

\\\\\\\\\\\\\\\\\\\\\\\\\\\\\\\\\\\\

PHOTOGRAPHY

CONTESTS

2008 2009

54


Gate 4

Gate 4

\\\\\\\\\\\\\\\\\\\\\\\\\\\\\\\\\\\\\\\\\\\\\\\\\\\\\\\\\\\\\\\\\\\\\\\\\\\\\\\\\\\\\\\\\\\\\\\\\\\\\

Jet lag (I)

55


Gate 4

2008 no pictures no flash no video // espectacular! // sin palabras // namasté // parakaló // una fantasía hecha realidad // dónde queda el tourist info? // toyo ito // lo mejor del viaje! // otra vez hamburguesas? // mirá! el cuervo! // otra vez con andamios // surrealista // cola de entrada al Louvre // a dónde mira la gioconda? // el puente sobre el río kwai // hello, my friend // la pomada del tigre // la caixa forum? // herzog & de meuron // qué bajitos los techos de wright! // damos un paseo en tuc-tuc? // uruguay? a little country between argentina and brazil // спасибо // constructivismo ruso // до скорого // amigos // juntos // また近いうちに // el viaje más disfrutable de nuestras vidas // au revoir // ci vediamo presto // en el momento justo // write me a letter // an email // facebook? // vamos! //passport, please // a recorrer el mundo! // fasten your seat belts // comienza el viaje! // no pictures no flash no video // inolvidable // imborrable // ...para toda la vida

56


Gate 4

Jurado // Jury Carlos Contreras (Centro Municipal de Fotografía) “Tano” Marcovecchio (Farq, UDELAR, FMA Servicio de Medios Audiovisuales) Rafael Sanz (Escuela Aquelarre)

Categorías // Category Arquitectura // Architecture Hombre // Man Paisaje // Landscape Viaje // Travel

57


Gate 4

1er PREMIO // 1st PRIZE Mar铆a Siqueira Date un gustito // Jap贸n

58


Gate 4

CATEGORÍA

ARQUITECTURA \\\\\\\\\\\\\\\\\\\\\\\\\\\\\\\\\\\\

ARCHITECTURE

CATEGORY 2do PREMIO // 2nd PRIZE Sebastián Sosa Cubismo arquitectónico // España

3er PREMIO // 3rd PRIZE Ximena Silveira Andamio // Italia

59


Gate 4

1er PREMIO // 1st PRIZE Ver贸nica Rey Silva En sus ojos // Nepal

60


Gate 4

CATEGORÍA

HOMBRE

MAN CATEGORY

\\\\\\\\\\\\\\\\\\\\\\\\\\\\\\\\\\\\

2do PREMIO // 2nd PRIZE Mauro Rodríguez Ilusión // Alemania

3er PREMIO // 3rd PRIZE Francisco di Salvo Del polvo venimos // Nepal

61


Gate 4

1er PREMIO // 1st PRIZE AndrĂŠs Milano Al que madruga // India

62


Gate 4

CATEGORÍA

PAISAJE

\\\\\\\\\\\\\\\\\\\\\\\\\\\\\\\\\\\\

LADSCAPE CATEGORY

2do PREMIO // 2nd PRIZE Silvana Moreira Tranquilo y meditando // EEUU

3er PREMIO // 3rd PRIZE Jimena Arechavaleta Electric sing // Japón

63


Gate 4

1er PREMIO // 1st PRIZE Fernando Suarez Guillotina // EEUU

64


Gate 4

CATEGORÍA

VIAJE

\\\\\\\\\\\\\\\\\\\\\\\\\\\\\\\\\\\\

TRAVEL

CATEGORY 2do PREMIO // 2nd PRIZE María Inés Camaño Backstage // Francia

3er PREMIO // 3rd PRIZE Claudia Villalba Estamos todos ahí // Nepal

65


Gate 4

2009 // no pictures no flash no video //

66


Gate 4

Jurado // Jury Elisa Pintado (Escuela Aquelarre) “Tano” Marcovecchio (Farq, UDELAR, FMA Servicio de Medios Audiovisuales) Tomás Martínez (Fotógrafo)

Categorías // Category Arquitectura // Architecture Hombre // Man Paisaje // Landscape Viaje // Travel

67


Gate 4

GRAN PREMIO

BIG PRIZE

\\\\\\\\\\\\\\\\\\\\\\\\\\\\\\\\\\\\

68

1er PREMIO // 1st PRIZE Mauricio Bergeret No future in Poland... // Polonia


69

Gate 4


Gate 4

1er PREMIO // 1st PRIZE Valentina Ordoqui FĂŠ // Francia

70


Gate 4

CATEGORÍA

ARQUITECTURA \\\\\\\\\\\\\\\\\\\\\\\\\\\\\\\\\\\\

ARCHITECTURE

CATEGORY 2do PREMIO // 2nd PRIZE Gonzalo Rivas Como de chirico // Italia

3er PREMIO // 3rd PRIZE Magdalena Aguirre El barrio // Marruecos

71


Gate 4

1er PREMIO // 1st PRIZE JoaquĂ­n Dabezies Sin duda en Ronchamp hay algo diferente // Francia

72


Gate 4

CATEGORÍA

HOMBRE

MAN CATEGORY

\\\\\\\\\\\\\\\\\\\\\\\\\\\\\\\\\\\\

2do PREMIO // 2nd PRIZE Fiorella Bregante Entre gigantes // EEUU

3er PREMIO // 3rd PRIZE Andrés Arruguetti Estilista // Nepal

73


Gate 4

1er PREMIO // 1st PRIZE Mariana Echevarria Arquitectura viva // China

74


Gate 4

CATEGORÍA

PAISAJE

\\\\\\\\\\\\\\\\\\\\\\\\\\\\\\\\\\\\

LADSCAPE CATEGORY

2do PREMIO // 2nd PRIZE Valentina Míguez ... Amén // Potugal

3er PREMIO // 3rd PRIZE María Soledad López Introspectiva // Grecia

75


Gate 4

1er PREMIO // 1st PRIZE Juan Andrés Peréz Por la avenida // Madrid

76


Gate 4

CATEGORÍA

VIAJE

\\\\\\\\\\\\\\\\\\\\\\\\\\\\\\\\\\\\

TRAVEL

CATEGORY 2do PREMIO // 2nd PRIZE Guzman Morales Orientales // Japón

3er PREMIO // 3rd PRIZE María Laura Camesaña Hora pico // Marruecos

77


Gate 5

\\\\\\\\\\\\\\\\\\\\\\\\\\\\\\\\\\\\\\\\\\\\\\\\\\\\\\\\\\\\\\\\\\\\\\\\\\\\\\\\\\\\\\

CONCURSOS DEVIVIENDA

\\\\\\\\\\\\\\\\\\\\\\\\\\\\\\\\\\\\

HOUSING

COMPETITIONS

2006 2007 2008 2009

78


Gate 5

Gate 5

\\\\\\\\\\\\\\\\\\\\\\\\\\\\\\\\\\\\\\\\\\\\\\\\\\\\\\\\\\\\\\\\\\\\\\\\\\\\\\\\\\\\\\\\\\\\\\\\\\\\\

Jet lag (II)

79


Gate 5

CONCURSOS CONTESTS

Arq. Alvaro Gentini Arch. Alvaro Gentini

El Viaje de Arquitectura es, sin dudas, para quienes nos hemos embarcado en él, la mayor apuesta en nuestra vida como estudiantes y posiblemente en nuestra vida en general. Siempre ha implicado la renuncia a muchos objetivos personales en favor de alcanzar esta gran meta, este objetivo colectivo. El Viaje nos sitúa año tras año, dentro del ámbito de la Facultad de Arquitectura, frente a una experiencia incomparable a cualquier otra experiencia formativa universitaria a nivel nacional o internacional: los Concursos de Vivienda, competición estudiantil a nivel de proyectos, cuya resultante es el premio mayor de Arquitectura Rifa. Los sucesivos resultados de estos concursos de estudiantes, que son fallados por un Jurado profesional y docente electo por los organizadores, la academia, y los concursantes, son “las casas de Arquitectura Rifa”. Este proceso, que transforma los proyectos premiados en un hecho construido, es sin dudas, uno de los mayores laboratorios de exploración arquitectónica en diseño e investigación arquitectónica en el mundo, y probablemente la mejor oportunidad que puede tener un estudiante de ver concretado un proyecto propio en la realidad construida del país. Así, las casas de Arquitectura Rifa se han convertido en patrimonio no solo de los estudiantes de arquitectura de la Universidad de la República, sino de la sociedad uruguaya en su conjunto. Las casas no pasan desapercibidas para nadie, siendo en sí mismas una huella, una marca de los estudiantes de arquitectura en el corpus de la investigación arquitectónica, un hito en el teji-

80

The Architecure Trip is, undoubtedly, for those who have embarked on it, the greatest venture in our life as students and probably in our life in general. It has always implied giving up many personal goals for the benefit of achieving this great aim, this collective goal. Each year the Trip makes us witnesses, within the sphere of the Architecture School, of an experience which is incomparable to any other university learning experience in our country or abroad: the Housing Competitions, student project competition, which outcome is the biggest prize of the Architecture Raffle. The successive outcomes of these student competitions, that are awarded by a Jury composed by professionals and teachers chosen by the organizers, the school and the participants, are “the houses of the Architecture Raffle”. This process, which transforms the awarded projects into a fact thus built, is, without a doubt, one of the greatest laboratories of architectural exploration regarding design and architectural research in the world, and probably the best opportunity a student may have to see his/her own project become a concrete reality in the country. This way, Architecture Raffle houses have turned into a heritage which belongs not only to the architecture students of the University of the Republic, but also to the Uruguayan society as a whole. Houses don´t go unnoticed, as there are traces themselves, a mark of the architecture students in the corpus of architectural research, a milestone in the urban composition, and at the same time, a reward for our society as a whole. And in ad-


Gate 5 do urbano, y al mismo tiempo, una devolución a la sociedad en su conjunto. Y por añadidura, una materialización arquitectónica de nuestro siempre presente agradecimiento, ya que sin cada uno de ustedes, toda esta empresa sería sencillamente imposible. En las páginas siguientes se exponen dos cosas que nos merecen gran orgullo: el compromiso ético y moral de no abandonar la dinámica de este laboratorio, y, gráficamente, en forma somera, una actualización o reseña de los últimos concursos de vivienda .

Arq. Alvaro Gentini

dition, an architectural materialization of our eternal gratitude, as without each of you, this whole venture would be simply impossible. In the following pages two things we should be proud of are set out: the ethical and moral committment to not abandon the modus operandi of this laboratory, and, graphically, in a brief way, an update or review of the last housing competitions.

Arch. Alvaro Gentini

Ejecutivo Arquitectura Rifa Gen´92 - Arq. Asesor de Arquitectura Rifa generaciones 2003, 2004

Executive Architecture Raffle generation 1992. Consultant architect of Architecture Raffle generations 2003, 2004.

Arquitecto desde el año 2003 – Ha trabajado en vivienda, instalaciones industriales y locales comerciales como técnico en empresas constructoras y desde el ámbito independiente del ejercicio de la profesión - especializado en Gerencia de Proyectos.

Architect since 2003. He has worked in housing, industrial facilities and commercial premises as technical expert in construction companies and as a freelancer, specializing in Projects Management.

81


Gate 3

G’ 2000

\\\\\\\\\\\\\\\\\\\\\\\\\\\\\\\\\\\\

CONCURSO

2006 2006

\\\\\\\\\\\\\\\\\\\\\\\\\\\\\\\\\\\\

COMPETITION

Ganadores // Winners //Natalia Menendez //Alvaro Castigliani

Jurado // Jury //Arq. Juan Carlos Apolo //Arq. Juan Alberto Articardi //Arq. Juan Gustavo Scheps

82


83

Gate 3


84

Gate 3


Gate 3

G’ 2001

\\\\\\\\\\\\\\\\\\\\\\\\\\\\\\\\\\\\

CONCURSO

2007 2007

\\\\\\\\\\\\\\\\\\\\\\\\\\\\\\\\\\\\

COMPETITION

Ganadores // Winners //Agustín André //Nicolás Newton //Gonzalo Parma

Jurado // Jury //Arq. Marcelo Danza //Arq. Lucio De Souza //Arq. Dulio Amandola

85


86

Gate 3


Gate 3

G’ 2002

\\\\\\\\\\\\\\\\\\\\\\\\\\\\\\\\\\\\

CONCURSO

2008 2008

\\\\\\\\\\\\\\\\\\\\\\\\\\\\\\\\\\\\

COMPETITION

Ganadores // Winners //Mariana Zuñiga //Andrés Cardozo

Jurado // Jury //Arq. Duilio Amándola //Arq. Luis Zino //Arq. Marcelo Danza

87


Gate 3

G’ 2003

\\\\\\\\\\\\\\\\\\\\\\\\\\\\\\\\\\\\

CONCURSO

2009 2009

\\\\\\\\\\\\\\\\\\\\\\\\\\\\\\\\\\\\

COMPETITION

Ganadores // Winners //Mariana Zuñiga //Andrés Cardozo

Jurado // Jury //Arq. Duilio Amándola //Arq. Gustavo Scheps //Arq. Raúl Valles

88


89

Gate 3


90

Gate 3


91

Gate 3


92

Gate 3


93

Gate 3


Gate 6

\\\\\\\\\\\\\\\\\\\\\\\\\\\\\\\\\\\\\\\\\\\\\\\\\\\\\\\\\\\\\\\\\\\\\\\\\\\\\\\\\\\\\\

CONCURSOS

LITERARIOS

\\\\\\\\\\\\\\\\\\\\\\\\\\\\\\\\\\\\

LITERARY

CONTESTS

2002 2004 2007

94


Gate 6

Gate 6

\\\\\\\\\\\\\\\\\\\\\\\\\\\\\\\\\\\\\\\\\\\\\\\\\\\\\\\\\\\\\\\\\\\\\\\\\\\\\\\\\\\\\\\\\\\\\\\\\\\\\

Jet lag (III)

95


Gate 6

CONCURSOS CONTESTS

Los concursos de relatos de viaje de los estudiantes de arquitectura, surgen a iniciativa de la Generación ´96 en el año 2002. En él han participado viajeros ya egresados, estudiantes recién retornados, y también estudiantes en viaje. Esta iniciativa, la más reciente entre los diversos concursos organizados por Arquitectura Rifa, da forma de palabra escrita a las muchas vivencias y experiencias adquiridas durante el viaje. Recrea en forma de anécdotas, historias, poemas e impresiones generales, parte de ese gran corpus cultural que forman las experiencias del colectivo, moldeándolas, contextualizándolas, y construyendo un rico patrimonio escrito, testimonio imperecedero del Viaje de Arquitectura. The competitions of trip accounts written by architecture students, come up upon the initiative of the 1996 Generation in the year 2002. In them there have taken part travellers who had already graduated, students who had just returned, and students who were travelling by then. This initiative, the most recent among the diverse competitions organized by Architecture Raffle, puts the very many experiences acquired during the trip in written words. It recreates in the form of anecdotes, stories, poems and general impressions, part of this great cultural corpus made up by the collective experiences, shaping them, contextualizing them, and building a rich written heritage, an everlasting testimony of the Architecture Trip.

96


Gate 6

Concurso 2002 // Nueve Viajes \\\\\\\\\\\\\\\\\\\\\\\\\\\\\\\\\\\\\\

Primer premio // First Prize //Daniella De María - En las aguas del Ganges. Menciones // Mentions //Diego Hodara - El atroz encanto en la tierra de los eslavos. //Carlos Alberto Mautone - Un día en París. //Jorge Majfud - Souvenir, una muñeca rusa. //Nelson Bayardo - Algo menos de mil y una noches. //Liliana Carmona - Estrategia de nómades. //Martín Cobas y Federico Gastambide Entre cuerpos. //Fernando García Amen - Tarantino Lloyd Wright (a chicagoan love story). //Leandro Mesanza - La mariposa. Jurado // Jury //Tomás de Mattos, Rosario Peyrou, Diego Capandeguy.

97


Gate 6

Concurso 2004 // Next Flight \\\\\\\\\\\\\\\\\\\\\\\\\\\\\\\\\\\

Primer premio// First Prize //Fernando García Amen - Menudencio Minucio, el hombre y el mito. Menciones // Mentions //Alexander Bühler - Una desaparición con hipervínculos. //Leandro Mesanza - Sarangkot. //Laura Alemán - Noches blancas. //Federico Trener - 2001, Odisea del despacio. //Martín Cobas - Vol nocturn. //Alicia Dauría - Un puente. //Esteban Bentancour - Anagrama. //Matilde Lorenzo - Ojo que va. //Rosana Silva - Del Monjüic al Mont Blanc. Jurado // Jury //Rafael Courtoisie, Washington Benavides, Marcos Castaings.

98


Gate 6

Concurso 2007 // Nomadismo \\\\\\\\\\\\\\\\\\\\\\\\\\\\\\\\\\\\\ Primer premio // First Prize //José Omar Cabezudo - La carcajada del Pofesor Barrios. Segundo premio // Second Prize //María Cecilia Laffitte - Go back to Sofía! Tercer premio // Third Prize //Alexander Bühler - El instante Estambul. Menciones // Mentions //Jimena Pallas - Micerinos. //Jimena Pallas - Y seguían llegando. //Daniela Arias - Tresenuno. //Javier Pérez - ¿Locura o conquista? //Andrés Milano - La ciudad que brilla. //Fernando Azadián - Un cuento chino. //María José Pita - Espirales. Jurado // Jury //Laura Alemán, Liliana Carmona, Fernando García Amen.

99


Gate 6

Gen. 84, 1991

Gen. 94, 2003

100

Gen. 85, 1992

Gen. 97 y 98, 2004

Gen. 86, 1993

Gen. 98, 2004


Gate 6

Otras publicaciones II \\\\\\\\\\\\\\\\\\\\\\\\\\\\\\\\\\\\\\\\\\\\\\\\\\\\\\\\\\\\\\\\\\\\\\\\\\\\\\\\\\\\

Gen. 87, 1994

Gen. 99, 2006

Gen. 89, 1996

Gen. 00 y 01, 2007

Gen. 90, 1997

Gen. 96, 2002

Gen. 01 y 02, 2008 (contratapa)

Gen. 01 y 02, 2008 (tapa)

101


Gate 7

\\\\\\\\\\\\\\\\\\\\\\\\\\\\\\\\\\\\\\\\\\\\\\\\\\\\\\\\\\\\\\\\\\\\\\\\\\\\\\\\\\\\\\

CONCURSO

LITERARIO

\\\\\\\\\\\\\\\\\\\\\\\\\\\\\\\\\\\\

LITERARY CONTEST

2009

102


Gate 7

Gate 7

\\\\\\\\\\\\\\\\\\\\\\\\\\\\\\\\\\\\\\\\\\\\\\\\\\\\\\\\\\\\\\\\\\\\\\\\\\\\\\\\\\\\\\\\\\\\\\\\\\\\\

Jet lag (IV)

103


104

Gate 7


Gate 7

Ensayo

Essay

El otro, el mismo

The other, the same

Diciembre de 2008. Corría con mi equipaje a cuestas por el Aeropuerto Charles de Gaulle de París.

December 2008. I was running with my luggage on through the Charles de Gaulle Airport in Paris.

Dos mochilas; una enorme en mi espalda, la otra más pequeña –no por ello menos pesada- sobre mi pecho. Una valija con rueditas en una de mis manos se deslizaba sobre el pavimento. En mi otra mano, un sobre de dormir... al que quise dejar en Europa para no cargar más cosas, pero definitivamente fue imposible dejarlo. Tenía un valor afectivo especial, imposible explicarlo en palabras. Fue mi mejor amigo en todas las noches de Europa. Durmió conmigo en cualquier lado, fue mi abrigo y cobijo. Ese era el equipaje visible, el que se reflejaba en materia.

Two backpacks; a huge one on my back, the other one, smaller - but not for that lighter- on my chest. A wheeled suitcase in one of my hands slided on the paving. In my other hand, a sleeping bag...which I intended to leave in Europe so as not to carry more things, but it was clearly impossible to leave it. It had a special emotional value, impossible to explain in words. It was my best friend during all the nights in Europe. It slept with me in any place, it was my shelter and protection. That was the visible luggage, the one reflected in matter.

Había otro equipaje... el que llevaba en mi mente. La carga emocional de lo vivido. Ningún agente de seguridad del Aeropuerto podía siquiera notarlo. Controlaron mi pasaporte y acordamos que todo estaba en regla. “D`accord, merci beaucoup”.

There was another luggage...the one I carried in my mind. The emotional load of what has been lived. None of the security agents of the Airport could even notice it. They checked my passport and we agreed that everything was in order. “D`accord, merci beacoup”.

¿Estaba todo en regla? Sin lugar a dudas no. Especialmente ni mi mente ni mi corazón.

Was it everything in order? Certainly not. Especially not my mind nor my heart.

Imaginé mil veces ese último vuelo, hasta probablemente lo soñé muchas veces en ese sobre de dormir del cual les hablo. Pero una cosa es el sueño y otra cosa es vivirlo.

I imagined that last flight a thousand times, I probably even dreamt it many times in that sleeping bag I talk about. But one thing is the dream and another thing is living it.

Mauricio Bergeret

Mauricio Bergeret

105


Gate 7

Y allí me encontraba. Pronto para despegar en ese avión que me llevaría a New York. Ahora sí finalmente -después de ocho meses intensos- emprendiendo el camino de regreso a casa.

And there I was. Ready to take off in that plane that would take me to New York. Now yes, finally -after eight intense months- beginning the return back home.

El avión despegó y, sentado contra la ventanilla, lo pude ver nuevamente atravesar las nubes para, finalmente, quedar sumergido en un inmenso cielo celeste. Recordé mi primer vuelo del viaje en la partida desde Montevideo, cuando sentí esa sensación como algo increíble. Es que para mí –como para muchos que hicimos el viaje- ese fue quizás nuestro primer vuelo. Y como todas las primeras veces en la vida, son especiales...

The plane took off and, sitting by the window, I could see it cross the clouds again in order to, finally, submerge in an immense pale blue sky. I remembered my first flight of the trip in the departure from Montevideo, when I felt that sensation as something incredible. The thing is that for me, as for many of us who took part in this trip, that was probably our first flight. And as all first times in life, they are special...

Llegar a New York, esperar el equipaje en las cintas. Ya no asustaba la escala del Aeropuerto, ni el movimiento de miles de personas que a toda velocidad transitaban. Rápidamente me convierto en una más de ellas, combinando subtes y metros intento llegar a Manhattan. Olvido mi condición de ser pensante y reflexivo, y me vuelvo más pragmático.

Arrive to New York, wait for the luggage on the luggage belts. I am no longer scared by the size of the Airport, nor by the movement of thousand of people who walked at top speed. I quickly turn into one of them, combining subways and undergrounds I try to get to Manhattan. I forget my condition of thinking and reflexive being and I become more pragmatic.

Soy uno más del sistema. Nadie me mira. Estoy atento a las paradas. Ya más tranquilo y con satisfacción oigo a través de los parlantes: “Next stop: Penn Station” Al descender todo resultaba familiar. Los olores, los carteles, el multiculturalismo, el ruido de otros subtes pasar. Camino rumbo a la escalinata que me llevaría a la superficie. La subo. Y, finalmente, en el pie de la escalera diviso los enormes rascacielos, sus fachadas vidriadas, el movimiento de la ciudad, sus taxis amarillos con árabes que los conducen, los carteles verdes que anuncian las calles con sus letras blancas con su clásica tipografía, y quedo paralizado. ¿Qué había pasado? En ese segundo logré darme cuenta que estaba volviendo al lugar de origen. Al lugar donde todo esto había comenzado. La primera ciudad del Viaje. Y que mis ojos ya miraban distinto. Sentían todo muy familiar... Eso había pasado... Fueron ocho meses alrededor del Mundo, viajando, sintiendo, viviendo. Cambiando de lugar sin escalas ni tiempos de reflexión...

106

I am part of the system like everyone else. Nobody looks at me. I pay attention to the stops. More calm now and with satisfaction I hear through the loudspeakers; “Next stop: Penn Station”. When I got off everything was familiar. The smells, the notices, the multiculturalism, the noise of other passing subways. I walk towards the staircase that would take me to the surface. I go up. And, finally, at the top of the stairs I can make out the huge skycrapers, its glazed facades, the activity of the city, its yellow cabs driven by Arabs, the green notices that announce the streets with its white letters in its classic typography, and I am paralyzed. What had happened? In that second I got to realize that I was going back to the place of origin. To the place where all this had begun. The first city of the Trip. And that my eyes were now seeing different. They felt everything very familiar... That had happened...There were eight months around the World, travelling, feeling, living. Changing places without


stopovers nor time for reflections...With a strong experience of living together, with amazing bonds formed therein...

Pero también fueron tres años previos de venta de rifas, donde la vida de todos los que decidimos hacer el Viaje se direcciona hacia ese sentido. Tomamos una opción, relegamos otras. Ponemos nuestros ahorros a disposición del sueño. Estudiamos lugares, elegimos los amigos para hacerlo, soñamos itinerarios...

But there were also three previous years of sale of raffles, where the life of all of us who decided to go on the Trip moves towards that direction. We take an option, we leave others out. We put our savings at the dream disposal. We study places, we choose friends to go on it, we dream itineraries...

Esto lo va convirtiendo en una gran experiencia de vida. Y allí, al pie de la escalera, comencé a darme cuenta que el fin de una etapa se estaba acercando. Que ya no era el mismo, sino el otro. Y que eso era lo más significativo de esta experiencia. El cambio que en uno se opera. Lo vivencial es imposible transmitirlo. Hay que vivirlo. Haremos un esfuerzo por intentar reconstruir la historia. Mucho se habla y ciertamente poco se sabe acerca del Viaje de Arquitectura. Y especialmente me refiero a lo que nuestra sociedad uruguaya piensa y siente respecto al mismo. Viajamos año a año cientos de estudiantes gracias a la colaboración que la misma nos ofrece. Debe ser un orgullo poder contarle al Mundo el Viaje que realizamos. En convivencia con muchas otras culturas –especialmente con la de los países más desarrollados- me fui dando cuenta que no dan crédito cuando contamos nuestra experiencia. No lo pueden creer. Creen que somos millonarios. Y nada más lejano a la realidad... Mucho mito en danza se divulga aquí “entrecasa”, cuando se pone en duda su claro carácter formativo. Es intención de este ensayo abordar ciertas cuestiones que permanecen ocultas y que no son visibles a primera vista. Para agradecer a quienes nos ayudaron a sentirlas y vivirlas. Y para que ciertamente, este fenómeno siga creciendo y se siga divulgando. Será al menos, un intento. Si hay algo que siento nos da este Viaje es capacidad para poder mirar la realidad de cada uno desde un lugar más lejano. No viajamos con responsabilidades, pero a la vez so-

Gate 7

Con una fuerte convivencia encima, con increíbles vínculos allí formados...

This makes it a great life experience. And there, at the top of the stairs, I began to realize that the end of a stage was coming closer. That I was no longer the same, but the other. And that the most significant of this experience was that. The change that is brought about in us. Experiences are impossible to be transmitted. You have to experience them. We will make an effort to try to reconstruct the story. Much is said and certainly few is known about the Architecture Trip. And I especially refer to what our Uruguayan society thinks and feels about it. Each year hundreds of students travel owing to the collaboration offered by it. We must be proud to be able to tell the World the Trip we make. When coexisting with many other cultures - especially with the ones of the most industrialized countries - I got to realize that they doubt our words when we tell our experience. They can´t believe it. They think we are millionaires. And nothing furthest from truth... Many myths are spread here “off the record”, when its clear formative nature is questioned. It is the intention of this essay to approach certain matters that are still hidden and that are not visible at first sight. To thank those who helped us feel them and live them. And so that certainly, this phenomena keeps on growing and being spread. It will be at least, an attempt. If there is something I feel we are given by this Trip is the ability to look at each personal reality from a more distant

107


Gate 7

mos responsables viajando. Viajamos desde una posición libertaria, vamos sintiendo con el tiempo la necesidad de encontrar respuestas y descubrir la enorme paleta de colores que el Mundo nos ofrece. Y desde esa posición de intentar conocer lo desconocido, terminamos conociéndonos a nosotros mismos y como reaccionamos ante determinadas cuestiones.

place. We don´t travel with responsibilities, but at the same time we are responsible travelling. We travel from a libertarian position, as time goes by we start feeling the need to find answers and discover the huge palette of colours the World offers us. And from that position of trying to know the unknown, we end up knowing ourselves and how we react upon certain matters.

¿Qué valoramos? ¿Adónde apuntamos?

What do we appreciate? Where are we aiming at?

Recuerdo que el primer sentimiento de desprendimiento de mis cosas cotidianas se dio en Japón. Ese país que desde aquí nos parece tan lejano, hasta económicamente hablando, y nosotros allí, también llegamos. Con su tren bala –Shinkansen- que lo recorre longitudinalmente. A una velocidad supersónica... El respeto por los horarios, la amabilidad de su gente. Las mega estructuras, los paraguas transparentes que arman el escenario urbano, producto de una lluvia que no da tregua, pero que casi no molesta.

I remember that the first feeling of detachment of my daily stuff was in Japan. That country that from here seems so far away, even financially speaking, and where we also arrived. With its high- speed bullet train - Shinkansen - that covers it lenghtwise. At a supersonic speed... The respect for timetables, the kindness of its people. The mega structures, the transparent umbrellas which make up the urban scenario, result of a relentless rain, but which barely bothers.

En mis retinas quedará grabada la llegada a Hiroshima. Una ciudad en la cual la apuesta por la paz llega a lo hondo y donde mostrar no es culpar, sino simplemente dar testimonio de lo pasado. Se siente. Y como a partir de ese pasado se construye la mentalidad del futuro.

108

The arrival at Hiroshima will stay engraved in my retinas. A city which is deeply committed to peace and where showing is not blaming, but simply bearing witness of what happened. You can feel it. And how upon that past the mentality for the future is built.

Aún me sigo emocionando al observar un video grabado “in situ” donde una japonesa de no más de dieciséis años de edad -pero con quizás la voz más dulce que jamás haya escuchadocantaba con su guitarra debajo de un puente logrando una acústica increíble y siendo su música la que inexorablemente conducía al Museo-Memorial de la Bomba Atómica.

I`m still moved when I watch a video recorded on-site in which a Japanese girl who was not older than sixteen- but probably with the sweetest voice I have ever heard- sang with her guitar under a bridge obtaining amazing acoustics and it was her music which inexorably led to the MuseumMemorial of the Atomic Bomb.

El pasaje por Asia es muy intenso. Recuerdo llegar a Kathmandú –Nepal- pasada la medianoche. Fue como entrar en otro mundo, con luz de vela en las calles. Calles angostas, polvorientas, tremenda pobreza. Sin embargo, todos nos enamoramos de Nepal y de su Valle. Al despertar, nos encontramos con una ciudad plagada de colores. Con personas de mirada profunda y penetrante. Con personas de pies descalzos, cara arrugada y piel color café. Con niños con sonrisas hermosas. Con el caos. Donde bocinas, motos, bicicletas, monos, vacas, autos y personas con-

The journey around Asia is very intense. I remember arriving at Kathmandu - Nepal- past midnight. It was like entering another world, with candle light on the streets. Narrow, dusty streets, tremendous poverty. However, we all fell in love with Nepal and its Valley. As we woke up, we found a city full of colours. With people with deep and penetrating looks. With barefoot people with wrinkled faces and coffee skin. With kids with beautiful smiles. With chaos. Where horns, motorbikes, monkeys, cows, cars and people coexist in one same place. Of poorly-finished brick buildings. Of short distances,


Hay una sensación maravillosa que nos sucede en el Viaje, que es sentir que estamos inmersos en un mundo paralelo, donde tiempo y espacio toman otra dimensión. No se distinguen los días ni los meses, el horario deja de ser importante y creo que a todos nos sucede cuando llegamos a los tres meses de Viaje, sentimos que salimos del país hace un año atrás. Esto se debe a la enorme cantidad de vivencias y a los cambios a los cuales estamos expuestos. Por lo que la teoría de la relatividad del tiempo, la comparto plenamente. Ya entrados en Europa el Viaje transcurre de manera diferente. La figura física de “La Camioneta” promueve un ámbito distinto. Y creo que la convivencia se hace extremadamente importante y fuerte. Y sin quizás, se convierte en el punto neurálgico de la experiencia. Allí comienza a armarse el Puzzle, donde cada uno encuentra su rol. Su espacio, su lugar, sus momentos y sus mejores vínculos. Y todo en ocho metros cuadrados. El mundo fantástico comienza a tocarse con el real. Se comienzan a visualizar pequeñas rutinas. Procurar un lugar donde dormir, o mejor dicho, descansar. Comienza a ser necesario el trabajo en equipo. Igual que en la vida real. Adentro viajan personas. Personalidades diferentes, ánimos diversos. Se convierte en un diario escenario buscar un lugar donde descansar. Encontrarlo, ponerse de acuerdo si es o no el adecuado. Armar la carpa, otros cocinan, los demás inflan colchones. Comer “en familia” perdidos en algún lugar del mundo. Dormir, levantarse. Guardar las carpas, desayunar una leche chocolatada con algún pan con mermelada, lavarse los dientes, acomodar y salir. Mal dormidos o, mejor dicho, diferente a lo habitual, a lo que normalmente acostumbramos. Y así amanecer siempre con un paisaje diferente, con “nuestra casa” a cuestas.

but long hours of journey. However, we fell in love and we would come back. Why would that be?

Gate 7

viven en un mismo espacio. De construcciones de ladrillo mal acabadas. De cortas distancias, pero largas horas de viaje. Sin embargo, nos enamoramos y volveríamos. ¿Por qué será eso?

There is a wonderful sensation that we experience during the Trip, that is feeling that we are immersed in a parallel world, where time and space acquire another magnitude. Nor days nor months are distinguished, time is not important anymore and I believe that it happens to us all when we get to three months on the Trip, we feel that we left the country a year ago. This is due to the enormous deal of experiences and to the changes we are exposed to. Therefore, I totally agree with the theory of relativity of time. Once we are in Europe the Trip moves in a different way. The physical figure of “The Van” promotes a different space. And I believe that the bond of living together becomes extremely important and strong. And probably, it becomes the central issue of the experience. There the puzzle begins to be assembled, where each of us find our role. Our space, our place, our moments and our best bonds. And everything in eight square meters. The fantastic world starts to brush the real one. There start to appear small routines. Getting a place where to sleep, or should I say, rest. Group work becomes necessary now. Just like in real life. Inside there travel people. Different personalities, diverse moods. Searching for a place to rest is a daily scenario. Find the place, come to an agreement whether it is the right one or not. Put up the tent, others cook, the rest inflate mattresses. Eating “as a family” lost in some place of the globe. Sleep, wake up. Put the tents away, have hot chocolate with some bread with jelly for breakfast, brush the teeths, tidy up and leave. Sleep bad ,or rather, different to the habitual, to what we are normally used to. And to wake up then always with a different lanscape, carrying “our house”. Organize itineraries, routes, visits to buildings, cities. But this part of the Trip is so significant and important for us who lived it that it is impossible to omit it because we

109


Gate 7

Organizar itinerarios, recorridos, visitas a edificios, ciudades. Pero esta parte del Viaje es tan significativa e importante para quienes lo vivimos que es imposible obviarla porque sería dejar de lado su esencia. En esos momentos de convivencia se “cocinaba” que Viaje elegíamos hacer. Personajes increíbles también se encuentran y se conocen en esta rutina. Como aquel alemán –Lothar- en un camping en Riga –Letonia- que recorría el Mundo con su bicicleta. ¿Era realmente tan loco como pensamos? También momentos de largos silencios, como cuando visitamos el Campo de Concentración de Auschwitz, Polonia. Un momento duro, diferente... de reflexión. Recuerdo como un momento especial, uno en el cual quedé solo frente a uno de los barracones donde se albergaban a los deportados. Visualizar la entrada al mismo, sentir una mezcla de miedo y profundo respeto. Miedo que con los meses de nuestro andar, pensaba haber perdido. Pero no solo no fue así, sino exactamente lo contrario... Caminarlo por dentro con el silencio de fondo, enfrentarme a los cientos de frías “camas” de tablas de madera donde supongo por unos instantes -acurrucados el uno con el otro- podían llegar a sentir vida, estando tan cerca de la muerte. Esto también es parte del Viaje. O el momento de la primer despedida de alguno de los integrantes del Grupo. No recuerdo un silencio más grande en el Viaje. Las sucesivas ausencias, nos acercaban más a la comodidad cotidiana que en nuestro medio ostentamos. Comenzamos a tener más espacio, uno menos en quien pensar, uno menos en la larga lista del baño, uno menos con quien enojarse. Hasta más lugar para el equipaje. Sin embargo ya no era lo mismo y costaba mucho adaptarse al vacío. Podemos hablar de grandes edificios o de notables y atrapantes espacios urbanos... Quizás es lo que quien nos compra una Rifa espera de todos nosotros. Pero por más que hayan muchos aprendizajes en el Viaje, ninguno supera al que genera la fuerte convivencia a la cual esta-

110

would be leaving its essence aside. It was in those moments when we were living together that we “cooked” which Trip we wanted to have. In this routine you also find and meet incredible characters. Like that German - Lothar - in a camping site in Riga - Latviathat was travelling around the World with his bicycle. Was he really so mad as we thought? There were also moments of long silences, like when we visited the Concentration Camp of Auschwitz, Poland. A hard moment, a different one..of reflection. I remember as a special moment one in which I stayed alone in front of one of the barrack huts where deported people where housed. Visualize the entrance to it, feel a mixture of fear and profound respect. Fear I thought I had lost with the months of our journey. But not only was it not like that, but it was exactly the opposite...Walk its inside with the silence as background, face the hundreds of cold “beds” of wooden boards where I suppose for a couple of moments - curled up with each other - they could get to feel life, being so close to death. This is also part of the Trip. Or the moment of the first goodbye to any of the members of the Group. I don´t remember a greater silence in the Trip. The consecutive absences led us closer to the daily comfort that we flaunt in our circle.We now had more space, one less in whom to think about, one less for the bath long list, one less whom with to get mad. Even more place for luggage. However, it was no longer the same and it was really difficult to adapt to the emptiness. We can talk about great buildings or about remarkable and enthralling urban areas...Maybe it is what people who buy us a Ruffle expect of all of us. But despite the fact that there are many learnings in the Trip, any of them exceeds the one generated by the strong experience of living together. A good Architecture Trip is marked by the success of this experience. “We left friends, we returned siblings”. There is something I have always borne in mind in my life. The most important thing and which should never change


are the values we people have. We can make mistakes, apologize and end up feeling better. We are humans. We learn from our experiences. Upon trial and error we are formed.

Hay algo que siempre tuve presente en mi vida. Lo más importante y que nunca debería cambiar son los valores que tenemos las personas. Podemos equivocarnos, pedir disculpas y salir reconfortados. Somos humanos. Aprendemos de nuestras experiencias. A ensayo y error nos formamos.

My values in the Trip became stronger than ever. I feel it that way. And this was my greatest learning.

Mis valores en el Viaje se hicieron más fuertes que nunca. Así lo siento. Y este fue mi mayor aprendizaje. La necesidad de pensar en el otro para mantener la armonía es algo que en la vida se hace esencial. Uno no es un ente autónomo. Confirmé ese aspecto de mi vida en esos ocho metros cuadrados de “La Camioneta”. Y difícilmente me logre separar de este concepto adquirido. El avión ya sobrevolaba suelo uruguayo... Estaba cada vez más cerca de casa. Mi casa que hoy elijo, a pesar de las dificultades que me presenta. Acepto el desafío. De camino a casa, percibo las fachadas de mi Montevideo algo lavadas. Con un aspecto pobre y descuidado. No lo comento con nadie, sólo observo. Sin lugar a dudas, siento la diferencia. Estoy nuevamente inserto en otro medio. Sobrecargado de emociones... Me siento como un trompo que rotó por el Mundo, al que es necesario desacelerar y que permanezca por un tiempo girando en el mismo lugar.

Gate 7

mos expuestos. Un buen Viaje de Arquitectura está marcado por el éxito de la convivencia. “Salimos amigos, volvimos hermanos”.

The need to think in the other person to sustain harmony is something that becomes essential in life. One is not an autonomous entity. I confirmed that aspect of my life in those eight square meteres of “The Van”. It´s unlikely I will move away from that acquired concept. The plane was already flying over Uruguayan land...I was closer and closer to home. My home which I choose today, despite the difficulties it entails. I accept the challenge. On my way home, I notice the facades of my Montevideo a little washed-out. With a poor and neglected appearance. I don´t comment it with anybody, I just observe. Undoubtedly, I feel the difference. I´m inserted in another environment again. I am overwhelmed with emotions... I feel like a spinning top that rotated around the World, to which is necessary decelerate and which should stay for a while spinning in the same place. Not everybody understand you. The experience is very strong... It´s that you are no longer the same, but the other one...

No todos te entienden. Es muy fuerte la experiencia... Es que ya no sos el mismo, sino el otro...

111


112

Gate 7


Gate 7

Narrativa, 1er premio

Narrative, 1st prize

Desvelo

Sleeplessness

Ahí viene otra vez. Vuelve así, de pronto, sin aviso previo. No sé de donde. Brota de un fondo borroso, de un fango incierto. Me asalta, me atrapa, me toma entera. El viaje. Una vez más, penetra en mí. Como una droga fiel. Como un veneno terco.

Here it comes again. It comes back just like that, sudden, unannouncedly. I don´t know where from. It sprouts from a blurred background, from an uncertain mud. It strikes me, it catches me, it takes me entirely. The trip. Once more, it penetrates me . As a loyal drug. As an obstinate poison.

Todo empieza en el Campo dei Fiori: el mercado, frutas y flores bajo un sol muy denso. Olores y colores. Estridencia. Gritos, bullicio, movimiento. Giordano Bruno en medio de todo, quieto y serio. Dios mío, cómo gritan los italianos. Y hablan sin parar, como si usaran demasiadas letras… Dicen todo de un modo que sorprende por su ineficiencia: los ingleses ponen Fasten seat bealts en las butacas del avión, pero ellos escriben una larguísima frase que termina en poltrona y que ya no recuerdo. Me gusta ese despilfarro, y me sonrío al pensar en eso. Pero bueno, aquí estoy, como el monje rebelde, sola y muda en medio de todo esto. Me encanta esta plaza, este aire de barrio a dos pasos del Palacio Farnesio. Es mediodía y todo es fulgor, color, fermento. Mujeres mayores de cara curtida, verduleros atentos, hombres jóvenes y viejos. Van y vienen a los tumbos, con destreza, con pereza… cada uno a su modo pero todos en el mismo juego. Y yo, ajena y no tanto, dentro y fuera al mismo tiempo. Me siento bien, este sol romano me entibia el cuerpo.

Everything starts in the Campo de Fiori: the market, fruits and flowers under a very heavy sun. Smells and colours. Shrillness. Shouts, hustle and buzzle, movement. Giordano Bruno in the middle of everything, still and serious. Oh my God, Italians shout so much. And they talk non-stop, as if they used too many letters...They say everything in a way that surprises for its inefficiency: English people put Fasten seatbelts on the seats of the plane, but they write an endless sentence which finishes in poltrona and which I no longer remember. I like that squandering, and I smile when I think about that. But well, here I am, as the rebellious monk, alone and speechless in the middle of all this. I love this square, this air of cozzy local neighbourhood two steps away from the Palacio Farnesio. It´s midday and everything is glow, colour, ferment. Old ladies with hardened faces, attentive greengrocers, young and old men. They come and go, staggering, with skill, with idleness, each on their own way but all in the same game. And me, unconnected with it and not so, in and out at the same time. I feel good, this Roman sun warms my body.

No me duermo. El viaje me quita el sueño. Prendo y apago la luz, miro el reloj, me inquieto. Es tarde y debo madrugar. Es tarde, pero el viaje me ronda y no logro volver a mi centro.

I don´t fall asleep. The trip keeps me awake. I turn the light on and off, I look at the watch, I worry. It´s late and I must get up early. It´s late, but the trip is still wandering my thoughts

Laura Alemán

Laura Alemán

113


Gate 7

114

Una rata cruza la Stalin Allee, y yo camino en paralelo a una fachada larga y neutra: geometría del Berlín rojo, del Berlín otro, del Berlín muerto. Cruzo el tiempo. Viajo hacia atrás, me vuelvo otra, me disuelvo. Mi pulso aumenta en este orden gris, aéreo, etéreo. Paraíso perdido (como el libro de Idea Vilariño, creo). ¿O el mismísimo infierno? No lo sé, pero me atrae de un modo oscuro, torcido, perverso. Nada se parece a esto; voy en el aire, como en un vuelo. Perdida en el paisaje brutal, árido, ajeno. Nada suena como esto: Alexanderplatz, Kongresshalle, Tiergarten… Cómo me gusta este idioma seco y áspero que no entiendo. Y este desierto atroz, este vacío lleno. Libertad total, De Chirico, puro silencio. Sólo mis pasos sobre la calle hundida en el tiempo.

and I can´t manage to recover my balance. A rat crosses the Stalin Allee, and I walk parallel to a long and neutral facade; geometry of the red Berlin, of the other Berlin, of the dead Berlin. I cross time. I travel back, I become another person, I get dissolved. My pulse increases in this grey, aerial, ethereal order. The lost paradise (like Paraíso perdido, Idea Vilariño´s book, I think). Or the very Hell? I don´t know, but it attracts me in an obscure, twisted, wicked way. Nothing is similar to this: I´m on the air, like in a flight. Lost in the brutal, arid and alien landscape. Nothing sounds like this: Alexanderplatz, Kongresshalle, Tiergarten...I really like this dry and harsh language which I don´t understand. And this atrocious desert, this full emptiness. Total freedom, De Chirico, complete silence. Only my steps on the street sunken in time.

Noche de insomnio… Podría tomarme un té de tilo, no sé, algo tibio que me devuelva el sueño. Pero no voy a levantarme ahora. Hace frío y recorro el Boulevard Saint Denis, envuelta en mi pañuelo nuevo. Anochece y voy entre putas, travestis y otros cuerpos, mientras busco en el plano los pasajes techados por donde anduvo Cortázar, y Lautréamont, y algún otro famoso que no recuerdo. Busco ese otro cielo cortazariano, pero sólo veo letras de neón y algunos otros portentos. Hay música en los portales rojos, y de ellos brota un vapor extraño, un aire siniestro. Y hay algo oscuro y atávico en esto: aquí aflora lo invisible, lo que late oculto, lo que está encubierto; aquí hay un nudo básico, esencial, primigenio. No se por qué, pero me gusta y me da miedo. Algunas voces me rozan, me invitan, me cercan. Me envuelven, se me pegan al cuerpo. Entonces me hundo en el plano que llevo en las manos, busco a tientas el Pasaje Güemes, la Galerie Vivienne o algún otro cielo. Busco aturdida, con torpeza, hasta que una voz se afirma entre las voces de terciopelo: Ana viene detrás y me sugiere que vuelva, dice que estoy muy lejos. Tiene razón. El tono es metálico, el sonido es perfecto. Tiene razón, pero no le contesto. No quiero volverme… quiero seguir mi trayecto. Aunque no sé adónde ir, algo se me hace pesado y lento…

Night of insomnia...I could have a linden tea, I don´t know, something warm to make my sleep return. But I won´t get up now. It´s cold and I walk along the Boulevard Saint Denis, wrapped in my new scarf. It gets dark and I go among whores, transvetites and other bodies, as I search in the map for the roofed passages where Cortázar, and Lautréamont, and some other famous person who I don´t remember, wandered. I search for that other Cortazarian sky, but I only see neon letters and some other wonders. There is music in the red portals, and from them there sprouts a strange steam, a sinister air. And there is something obscure and atavistic in this: it is here where the invisible comes to surface, what beats hidden, what is undercover; here there is a basic, essential, primitive core. I don´t know why, but I like it and it scares me. Some voices brush me, invite me, besiege me. They wrap me, they stick to my body. Then I sink in the map I carry in the hands, I grope for the Güemes passage, the Galerie Vivienne or some other sky. I search stunned, clumsily, until a voice stands out among the velvet voices. Ana comes behind and suggests that I come back, she says I´m very far. She is right. The tone is metallic, the sound is perfect. She is right, but I don´t answer her. I don´t want to go back... I want to go on with my journey. Although I don´t know where to go, something becomes heavy and slow...

Es tarde y ya amanece, hoy y aquí en Montevideo. Hay luz en las paredes del cuarto, ruido en la calle, cierto suspenso. Por fin el viaje se va, me deja en paz, se queda lejos. Por fin, la mente en blanco, me hundo blanda en el sueño.

It´s late and it´s already dawn, today and here in Montevideo. There is light on the walls of the room, noise on the street, certain suspense. Finally the trip goes away, it leaves me alone, it stays away. Finally, my mind blank, I sink soft in my sleep.


Gate 7

Narrativa, Mención Premiada

Cisnes de cuellos fluorescentes Damián Berger

Ahora, giraban a la derecha entrando a los túneles y a las luces que relampagueaban más densas, sobre la carretera larga como una lengua de hormigón. Más allá la boca, enorme, grandiosa, se abría como un jazmín hacia la playa. Berta pensaba y tejía en punto ocho, las bufandas que ya no usarían, porque el tiempo venía cambiando hacia el ecuador, o a las playas azules del ring mejicano, con olor a frito y la media luz en las arenas. Tomaron por el único sendero que marcaba a la playa, y los kilómetros se sucedieron unos tras otros, hasta quedar chiquitos, hasta quedar dormidos, o deshechos de cansancio de tanta autopista. En el mp3 cantaba como los dioses el Canario Luna. Volvieron a girar a la derecha, y se salieron de la ruta. El camino se avecinó considerablemente cuando el cartel marcó la piedra a menos diez kilómetros, y la caída del camino, que moría en la rambla recostadita al mar. Berta se acomodó para ver mejor, y apoyó las agujas en cruz sobre sus rodillas, apurada por llegar. A medida que avanzaban hacia el balneario, se iban despertando de a uno, venían incómodos, venían cansados pero contentos, de tanto vino francés. - Subí dos puntitos la música -dijo Martín, con su voz suave, su pera boba, sus manos chicas, recostándose al vidrio de la ventanilla, acomodándose los pelos rulos sobre la frente chata y abrasilerada que había heredado por mandato de madre.

Berta estiró el brazo y subió dos puntos el volumen. Para todos era un buen momento y el clima acompasaba, por suerte, el estado del alma. Ahora solo faltaba el Turquito que se había desviado en Génova, en la caravana que eligió la Oktoberfest como el mejor recorrido, para un intenso intercambio cultural, y sobre todo, espiritual. El Peter venía con la mirada puesta hacia adentro, hacia las últimas imágenes del Moisés de Miguel Ángel, o la Piedad del Vaticano, que se le mezclaban ahora con los primeros besos acalorados que Mónica le había dedicado hacía más de un mes, en el Campo dei Fiori. El flaco Papini se sentó derecho, y abrió la ventanilla para cambiar el aire de posición, se peinó el jopo y la barba, y miró a Martín por el espejo retrovisor, luego abrió la boca una primera vez para bostezar, y a la segunda para hacer la pregunta. - ¿A cuánto estamos Flanders? -preguntó. - A menos de diez minutos -respondió Martín. Y el golpe de luces del estadio le tupió la mente: Felino volaba por el cuadrilátero con sus ciento veinte kilos de humanidad, para caer con los codos abiertos sobre el pecho desnudo de Blue Panther. Cuando Místico y La Sombra se impulsaron en las cuerdas de la venganza, para subir al cuadrilátero, la imagen se desvaneció tan rápido como había llegado, y la atención volvió al serpenteo continuo del camino, rodeado de rocas y de pajonales resecos, y de tierra cuarteada de tanto sol. Allá abajo, el pueblo aparecía chiquito y añejo.

115


Gate 7

La rambla zigzagueaba ondulante en una sucesión de playas que se iban repitiendo, mientras cambiaban de tamaño, dejándose envolver por un extraño tiempo, que se había detenido a descansar ya suficientes veces, junto a la belleza explayada de esas aguas. Antes de dar en la calle angosta que subía hacia los peñascos, se habían detenido en la tercera o en la cuarta bahía, para que Juan Pedro corriera encorvado a calmar sus necesidades de orinar, en un árbol del camino. Doblaron en la primera bifurcación, donde las quintas apretadas y humildes se intercalaban con las casas de verano, ahora deshabitadas. El olor a sal entraba por las ventanillas abiertas, inundando el aire con una pregunta que quería saber de dónde habían salido y qué extrañas costumbres traían. Martín giró a la izquierda nuevamente, y continuó en esa dirección, dos o tres calles, mientras el camino se empinaba y se ponía cada vez más angosto. Desde allí, el pueblo se veía más apretado todavía. Comenzaban a volver hacia la bahía, cuando el aire cambió con la brisa que venía desde el fondo de otro tiempo, y que parecía traer un mensaje sin preguntas, que decía que sí, que sí existe un lugar, un lugar para cada cuerpo, hombre o mujer, baile o viento, y que esa es la verdad de la milanesa. Llegaron a la playa y bajaron de la camioneta. El tiempo pasó, un año pareció al llegar, una década al momento. Luego de unos minutos, sabían desde las mismas vísceras, que ya habían estado allí, que en ese lugar habían bautizado sus frentes por primera vez, y que habían bebido de su agua, y que habían comido de esas tajadas de cielo, que ahora se dibujaban impertérritas sobre el cenit claro y brilloso de Cadaquéz. La tardecita caía suave, en silencio, y el mar, con total serenidad, empezaba a desplegar su ritual de todas las tardes noches, de sol bajando, esta vez acompañado por la calma de las palabras que traía Juan Pedro, para contar cómo había perdido en los casinos de Moscú y que luego siguió contando y perdiendo en Génova y en Lion, y en Chiavari y en Madrid, donde también perdió, hasta consagrarse en el mayor de los perdedores de raspaditas de timba de todos los tiempos.

116

Martín y Celeste salieron caminando hacia el sur tomados de la mano, Juan Pedro y Cecilia iban unos pasos más atrás, mirando hacia el horizonte que empezaba a oscurecerse. Los demás, salieron hacia el norte. Berta prefirió quedarse en un bar, a releer aquel libro de poemas de Mario, que tanto le gustaba, y al que siempre volvía cuando hablaba con Pablo que había vuelto a Paso de Los Toros. Esto la introducía todavía un poco más hacia sus costas, a “las privadas e inalcanzables costas de Berta”, como le gustaba decir al Peter, luego de presidir las tertulias y retretes de John Piter. Iban caminando sin prisa, el flaco Papini mordía una tapita de plástico naranja, y la cabeza se le bamboleaba al ritmo del tranco, y se le volaba a cada rato, desordenada y distraída. Se peinó el jopo y se rascó la barba, y antes de doblar por el repecho del museo, giró la cabeza y se detuvo un instante en la figura familiar y sombría que se había sentada en el bar: las manos en cruz, el libro apoyado en la mesa, los pelos revueltos y la medida de vodka sin hielo. En ese instante se le voló la cabeza hacia otras fechas. El bar era oscuro, limpio, posmoderno, los rusos llegaban solitarios y de a poco, y pedían whisky o ginebra instalados en la barra. Las rusitas llegaban de a dos o de a tres, solteras y sonrientes, con los cachetes colorados. La mesa era la misma. La calle estaba en movimiento a esas horas del sábado, a pesar del crudo invierno. Adentro, las rusas de ojos azules o celeste claro, tomaban al mismo ritmo que un hombre, o más todavía. Las mesas estaban repletas, y la música global se perdía entre el bullicio saturado de tanta consonantes y sonidos guturales. Se le apareció Juan Pedro, que ahora caminaba unos metros más atrás, fijando su atención sobre la mesa de la ventana, donde tres muchachas, que no alcanzaban seguramente la mayoría de edad, tomaban vodka y conversaban animadas. El Peter giró el cuello para ver que las niñas, en cada nuevo trago, se quitaban un poco más el abrigo de piel, y movían sus escotes y las ropas íntimas también, a medida que iban avanzando las cosas. El Peter volvió a girar la cabeza hacia la mesa, donde estaban puestos los ojos de los otros mirando por encima de sus hombros. Luego abrió el pico.


Juan Pedro las vio primero, luego el flaco Papini también, y al final todos las vieron, las rusitas mostraban sus pechos jóvenes y vírgenes al mundo occidental. Juan Pedro cantó primero, y las invitó con un cabeceo hacia el baño. Se paró, y esperó que alguna de ellas saliera de la mesa. Volvió a cabecear. Una de ellas llevaba dos trenzas rubias cayéndole sobre los hombros, la otra el pelo suelto, y la tercera un sorongo. Ésta se paró, y lo miró con las tetas colgando, bajo la blusa de color blanca que llevaba. Se encontraron en la puerta que daba a un pasillo de entrada, hacia los dos baños del boliche. Juan Pedro intentó trasmitir algo. Intercambiaron algunas palabras que estaban de más, porque solo cabían los gestos, y la rusita lo tomó de la mano, y se introdujeron juntos, al baño de mujeres. Cuando la puerta del baño se cerró, el flaco Papini volvió a girar la cabeza hacia la callecita angosta y apretadita de Cadaquéz. La serenidad del balneario lo había trasladado hacia otras costas, más personales y exigentes, hacia el terreno desértico de la luna que ya empezaba a asomar en la noche, haciéndola cada vez más oscura. Y se repetían las mimas nanas de antes: yo estudiante, yo hermano, yo novio, yo extensionista, yo hijo, yo acompañante terapéutico…y lista se alargaba hasta la punta de piedras más alejadas de la bahía, y más allá todavía, sin recibir un eco siquiera a modo de respuesta. Acompañante terapéutico…dijo para sí mismo, y la risa se le dibujó en el rostro…-acompañante terapéutico de uno mismo-, se dijo Papini para culminar la frase. Se paró luego en el muro de la casa, en dirección al mar, buscando aquellas aves, cómplices de Dalí, para comprobar si era cierto lo que había escuchado de su propia boca en un reportaje del año setenta y algo. Celeste y Martín miraban hacia el sur en dirección al museo, donde caía una noche mansa, que se instalaba para que-

darse con aquel aire salado. Celeste, apoyaba la cabeza en el hombro de Martín, casi regateándole el cariño, sin querer recordaba los pasillos de las tiendas Prada en Manhattan. Martín entrecerró sus ojos un segundo y se recordó boca arriba, tratando de conciliar el sueño con la silla plegable abierta como un escudo adentro de la carpa, frente a la amenaza inminente del ataque de los neo-nazi, que en aquella noche rondaban el parking en las afueras de Múnich, y que por suerte solo fueron el efecto secundario del coffee-shop de la tarde.

Gate 7

- Se picó la noche -dijo con una sonrisa, y en el gesto dejó entrever, que Mónica aún estaba allí, en las calles empedradas del mercado central de Marrakech, entre el bullicio de las cobras y la gente, el humo de los caracoles y toda la carne de cordero asándose en los carros luminosos, donde se encontraron por primera vez.

Juan Pedro y Cecilia volvieron de la caminata y se sentaron en la mesa. Berta susurraba las últimas líneas de un verso que había elegido al azar y que decía: “cada ventana es como una frontera, entre el país de afuera, el ignorado, y esta provincia donde somos dueños, más bien los inquilinos de un espacio”1. Tomaron una cerveza, Berta pidió un helado y se mantuvieron un rato largo en silencio. Ya no cabía ningún tema que tratar, ya todo estaba hablado, y además sabían que en minutos debían salir hacia la costa, donde se encontrarían para seguir el viaje. Antes de levantarse, sonrieron al recordar cómo el flaco Papini recién llegado del Río de la Plata, logró que toda la generación de viaje creyera, por varias semanas, que Mirtha Legrand había muerto de un derrame cerebral. Cuando se encontraron con los demás en la costa, Martín dijo que en un rato tendrían que arrancar si pretendían dormir en Rosés esa noche. Pero nadie lo escuchaba, todos habían puesto sus ojos hacia la bahía, donde el horizonte invitaba a perderse por un rato y la brisa fresca ayudaba a reposar el pensamiento. Entonces, volvió queriendo -por primera vez-, hacia el cuadrilátero del Distrito Federal, al aire de aquel abril y a la humedad sin aviso de las arenas de Méjico, repletas, con más de seis mil espectadores gritando y agitando sus manos al avance de los sucesos, al cuero de cerdo en los vasos plásticos, donde Místico y La Sombra, tenían a Blue Panther y a Misterioso Junior atornillados contra los piques

1 Mario Benedetti. Testigo de uno mismo. “Ventana”

117


Gate 7

del cuadrilátero, y les partían las cabezas a codazos y a piñazos en plena frente. Desde el otro costado, después de haber noqueado a Doctor H, Angel Azteca corría desaforado con la gillet en la mano, para tajear primero la carne musculosa y brillante de La Sombra, y rasgar luego la piel casi aterciopelada de Místico. Al primer tajo, la mente se le volvió hacia la costa, donde el Flaco Papini regresaba manso con una sonrisa en los labios, porque había visto a los cisnes blancos. Aquellos que a cada tardecita caían a dormir en las playas de Cadaquéz, y que en su aterrizaje traían los collares luminosos que Dalí y Gala colocaban en un acto de surrealismo, mientras el maestro pensaba en el próximo juego de sentidos que estaba a punto de crear. La camioneta se puso en marcha y comenzó a subir los mismos peñascos de piedra, retomando el camino que habían trazado al llegar. Y cuando la sal del aire volvió a cambiar, el Canario Luna se largó a cantar otra vez como los dioses, y los luchadores se retiraron nuevamente exhaustos, desangrados y gloriosos, bajo una lluvia de aplausos exorbitantes y furiosos, ahora sí, en otras coordenadas del mundo.

118


Gate 7

Narrativa, Mención Premiada

Haru

Pablo Fernández

23 de Abril, la primavera había llegado días atrás. Los árboles de ciruelo lucían a pleno sus floridas ramas en las calles de Yatsushiro.

-Hiroshi sigue sin comprender, y ella continúa- ...que llegan haciendo mucho ruido, hablando en otra lengua, con sus vestimentas raras, sus cámaras de fotos.

Hiroshi recorre los pasillos del asilo de ancianos. Al pasar por la habitación de Chiharu, la ve sentada a los pies de su cama. Se detiene en su puerta. La observa unos segundos. Ella no nota su presencia.

- ¡Aaaaah!... comprendo. Sí… -Hiroshi titubea- supongo que deben estar por llegar.

-¿Qué sucede? -pregunta él asombrado. Chiharu es siempre la más activa del grupo.

Sábado 4 de mayo, la tranquilidad de las calles de Yatsushiro se ve interrumpida por los ruidos de una muchedumbre. Un enjambre de muchachos camina, saca fotos, graba videos. Todos van juntos, hacia un mismo lugar.

- No han venido -responde ella con gran desazón. -¿Quiénes? ¿Tu familia? - No, no. Mi familia me visita todos los fines de semana. Mi nieta, me sorprende visitándome algún otro día. Inesperadamente aparece, luego de salir de estudiar. Eso me alegra…, en realidad, me motiva. -una sonrisa aparece por fin en el rostro de Chiharu- me motiva a estar siempre bien vestida, peinada y de buen humor. No puede ser que ella venga y yo esté impresentable. - Lógico -afirma él– ¿pero quiénes no vinieron? -pregunta Hiroshi con mayor curiosidad. - Ellos, los muchachos… -hace una pausa y al ver que Hiroshi no la comprende, agrega:- los que llegan en primavera…

- Ya deberían haber llegado.

Se puede ver a alguno que se retrasa del grupo por unos segundos, saca unas fotos y luego vuelve a juntarse con la gran masa móvil. Hablan, gritan, cantan, ríen. De vez en cuando se ve a alguno saludando con su mano a la gente del pueblo. Éstos responden tímidamente, bajando su cabeza y sonriendo vergonzosamente. Se han convertido en la atracción del pequeño pueblo en esta tarde primaveral. Ya se los puede ver afuera del asilo de ancianos. Se detienen justo en frente a éste. Todos casi al unísono levantan sus cámaras y comienzan a sacar fotos. Observan, lo contemplan y comienzan a hablar entre ellos. Por primera vez en todo su recorrido se los nota titubear, la idea de entrar a un asilo de ancianos los detiene, no es igual a los otros

119


Gate 7

lugares. Sus habitantes merecen más cuidado. Al fin, siempre hay uno más desinhibido que pasa primero y todos los demás lo siguen. Rodean el edificio y se encuentran en el patio trasero del asilo. Los ancianos los observan desde dentro del edificio. Ven cómo nuevamente comienzan a sacar fotos, pero esta vez se dispersan en el amplio patio, yendo de un lado a otro. Los ancianos esperan pacientes, saben que tarde o temprano uno se va a animar a entrar. Un par se acerca sigilosamente, mira tímidamente a través de la puerta entreabierta. Atsushi los observa, sabe qué pasará. Se animarán a entrar y cuando lo hagan, zas… de alguna manera les tienen que hacer entender que se saquen los calzados. Aguarda unos segundos y esos dos muchachos intentan entrar. Atsushi les hace señas. Los muchachos no comprenden y retroceden. Les muestran las cámaras y hablan. Intentan entrar nuevamente, ella los trata de detener y les sigue haciendo señas, les señala los calzados que estaban a la entrada y los muchachos al fin comprenden que se tiene que descalzar. Atsushi les ofrece que se pongan las chinelas que tiene para los visitantes. Ellos ríen y se las ponen. Tras ellos comienzan a entrar más muchachos. Los primeros en entrar les hablan y enseguida se descalzan. La anciana ya no tiene que estar haciendo señas para que le comprendan, ellos mismos se encargan de ir comunicando a los que entran que se tiene que descalzar. Atsushi ya más distendida los recibe con una sonrisa. Pronto el interior del asilo se llena de jóvenes que van de un lado a otro sacando fotos. Algunos con chinelas y otros simplemente descalzos ya que las chinelas no eran suficientes para todos los “invitados”. Los ancianos los miran asombrados. La comunicación es solo a través de señas y hasta parece que no solo el idioma hablado fuera diferente sino también las señas. Las indicaciones que los ancianos les hacen a los jóvenes tardan en ser comprendidas por estos, pero al igual que sucedió con el calzado, apenas uno las comprende le trasmite a los demás. Lejos de sentirse invadidos por la horda de visitantes, los habitantes del asilo parecen sentirse a gusto, saludando y

120

mostrando sus caras sonrientes, dirigiendo y mostrando su hogar a cada uno que osara entrar en su morada. Poco tiempo después, se siente ruido en el exterior del asilo, proviene del patio posterior. Los jóvenes que se encuentran en el interior se acercan a la puerta para ver que está sucediendo. Allí un grupo de ancianos se dispuso mostrarles a los visitantes las costumbres del lugar. El entretenimiento favorito de los ancianos, el crocket. Todo estaba preparado para comenzar a jugar, los ancianos ya habían acomodado los distintos elementos, las masas y bochas de madera y unos pequeños arcos metálicos. El juego consiste, básicamente, en pegarle a la bocha propia de cada jugador con la masa e intentar embocarla en los arcos metálicos. Estos están colocados siguiendo un circuito, el jugador que llegue al final de este circuito primero gana. Se juega por turnos y el que emboca sigue tirando. En el patio se encontraban un grupo variado de personas, locales y visitantes, viejos y jóvenes. Hiroshi, el único hombre del grupo, se encontraba en perfecta condición física, era amable, muy alegre y risueño, al igual que todo japonés. Tenía un ligero bigote y pelo canoso. Llevaba ropa cómoda, pantalón, remera y sandalias. Usaba unos lentes tan viejos como él y un reloj, como recuerdo de aquella época en que lo necesitaba mucho más que ahora. Los japoneses son muy puntuales miden el tiempo en segundos. Llegan a todos lados puntuales, las 9 de la mañana son las 9.00, no las 9.05 o 9.03. Ahora su vida era más tranquila, pero aún seguía teniendo esa manía por la puntualidad, algo impregnada, no solo en él, sino en toda la sociedad japonesa. Además se encontraban jugando Shizuka, Akiria y Chikaru, las tres vestían capelina, guantes blancos, de los que se usan para jugar crocket, calzado deportivo cómodo y su ropa era un tanto llamativa, debido a los diseños que tenían. Shizuka, la más competitiva de todas, tomaba el juego muy en serio. Trataba de no distraerse con el bullicio de los jóvenes espectadores. Se paraba casi inmóvil, concentrada en éste. Los ojos apenas se le veían debido a lo bajo que usa-


Los jóvenes eran algo monótonos, todo el tiempo repetían “Uruguay, Uruguay, Sudamérica”. Algunos agregaban a su monótona conversación: -“Argentina, Brasil, Uruguay” mientras mostraban en el pasaporte un mapa algo básico y las ancianas les respondían con una sonrisa. Solo interrumpían su “diálogo” cuando uno de los jugadores embocaba su bocha en uno de los arcos. Aplaudían y gritaban, alentados por Hiroshi, quien actuaba en complicidad con ellos. Luego de unos minutos de juego, aparece caminado rápidamente, con su andar encorvado Yuko. Siempre le hacían lo mismo, no le avisaban que iban a jugar. Esta vez el bullicio de los jóvenes le había advertido que algo estaba sucediendo y cuando se asomó pudo ver que habían comenzado el juego sin ella. Rápidamente fue a buscar su equipo de juego y salió. Era más descuidada que el resto vistiéndose, su ropa se veía algo gastada, la capelina que llevaba no era tan elegante como las de las otras jugadoras y sobre sus pantalones llevaba puesto un delantal ajado. Comienza a jugar. Primer tiro, acierta. Los jóvenes la alientan, la aplauden fervientemente. Sienten lástima porque la pobre mujer comenzó más tarde que los demás. Sigue jugando, segundo tiro y acierta nuevamente. Tercer tiro, acierta nuevamente. Los jóvenes explotan. Comienzan a comprender por qué llegó más tarde. No le avisan para ver si pueden tomar algo de ventaja antes que ella llegue. Cuarto tiro y acierta. Le pega con su bocha a la de un contrincante. Uh, se siente el lamento de los improvisados espectadores casi al unísono pensando que había fallado el tiro. Acomoda su bocha pegada a la del contrincante que golpeó, pisa su bocha, pega con la masa su bocha y la bocha del contrincante sale despedida hacia afuera del campo de juego. Silencio…

los jóvenes se miran unos a los otros, parecen no comprender lo sucedido, hablan entre ellos, hacen señas y luego de un momento comienzan a aplaudir y gritar nuevamente. Los ancianos retoman el juego. Continúa jugando Yuko. Tira nuevamente y acierta. Sin duda era la mejor jugadora. Nuevamente saca la bocha de otro contrincante del campo de juego. Tira nuevamente y uh, pega en el borde del arco y no entra. Llega el turno de los demás jugadores. Se los nota menos distendidos. Están más presionados, la ventaja sacada parece no ser suficiente.

Gate 7

ba su capelina. Apenas se podía ver cuando torcía su boca cuando ella marraba un tiro o a un adversario le estaba yendo muy bien. Akiria y Chikaru parecían más distendidas, sonrientes, realmente disfrutaban del juego. Ellas eran quienes más se “comunicaban” con los visitantes. Les sonreía, gesticulaban, hacían señas.

Quien está más cerca de ganar es Hiroshi, le faltan solo 3 arcos. Se acerca lentamente hasta su bocha. Aviva a la multitud para que lo alienten. Los muchachos responden exaltados. Apunta, tira y emboca. Hiroshi se lleva su mano a la boca, no quedó en muy buena posición, será un tiro difícil. Tira de nuevo, la bocha va bien dirigida pero le falta un poco de fuerza. Nuevamente es el turno de Yuko. Su habilidad es muy superior a la los otros jugadores. Uno tras otro va pasando los arcos. Luego de tirar la bocha de Hiroshi hacia afuera de la cancha, se encuentra ante el último arco. Parece ser un tiro difícil, Yuko titubea al momento de darle a la bocha, quizás por indecisión o para darle mayor emoción a los últimos instantes del partido. Apunta, dispara y notablemente en solo dos turnos logra ganar el partido. La multitud la aclama. Baja su cabeza y sonríe tímidamente. Los muchachos miran sus relojes. Ya es hora de continuar su recorrido. El partido los retrasó, pero a través de sus rostros dejan ver que valió la pena. Se despiden de los ancianos y parten hacia su siguiente destino. Chiharu los saluda: “Hasta el año que viene”

121


122

Gate 7


Gate 7

Narrativa, Mención Premiada

Bitácora Cecilia Lanz

Volví anoche a lo de mi hermano por segunda vez, a reencontrarme con él y con mamá que llegó hace diez días. Por fin, después de un trayecto de doce horas, con el cansancio y la euforia de ciento noventa y seis días de viaje. Fue lindo el recibimiento, estaban todos esperándome en la terminal de ómnibus. Ayer también me despedí de Fabián, que se quedó en Madrid. Por la noche no pude dormir bien, no me acordaba lo que era un colchón, y mucho menos lo que era una almohada; fue domingo, y los domingos son iguales en cualquier parte del mundo. No hice nada en toda la mañana y ya me siento rara. Me siento como en casa, pero sin poder adaptarme aún a la quietud de una vida normal. Aunque a esta altura no logro distinguir qué se entiende por normal. Hoy se supone que empieza la semana, todos tienen actividades, menos yo. No tengo un itinerario que armar, no tengo que guardar la carpa, no tengo que desarmar y volver a armar la valija. Solo saco mi poca ropa del bolso, porque el resto ya lo había dejado hace algunos días. Reviso mi correo una y otra vez. Me niego a mirar fotos y videos porque, sencillamente, no quiero pensar en que ya se terminó. Pero me puede la bitácora. Pensar que logré tener la costumbre de escribir meticulosamente día a día todo mi viaje. Me lo impuse, y lo cumplí como algo sacro. Escribir la bitácora fue mi refugio, mi momento de reflexión, de soledad, de recordar. Fue mi burbuja, mi mundo, ese que yo elegía cada día, y que cada día era diferente según mis estados de ánimo. Es increíble

cómo, entre tanta gente, uno a veces se siente tan solo, como si la compañía no alcanzara nunca. Se siente muy raro, ya me lo habían dicho. Esa bitácora que llené de papeles y que tuve que atar con una gomita de pelo para no perder las cosas. Donde escribí las frases más célebres del viaje, dichas por mis compañeros y por mí misma, como por ejemplo “el queso roquefort es ese que tiene gusanitos”, o “viste que si vas a Pisa por la Interbalnearia…” o “estamos en la iglesia de church”. La tomo entre mis manos. Los papeles quieren salir de entre las hojas, como si buscaran mostrarse al mundo, como si esperaran para contar algo. Muy lentamente saco la gomita de pelo, pero no la abro. No, todavía no. Intento distraerme, pero la bitácora me pide que la abra, y ya no me resisto. 14 de abril: Estoy nerviosa. Tengo que despedirme de todos, no los voy a ver por nueve meses. Además es la primera vez que vuelo, y no sé ni por dónde empezar. Busco la ventanilla de la aerolínea para hacer el check in con mi valija de dieciocho kilos, y una funcionaria bastante simpática me hace una treintena de preguntas acerca de mi equipaje. Me parece un poco exagerado, pero dado que pienso entrar a Estados Unidos la encuesta resulta más lógica.

123


Gate 7

Son las cuatro de la tarde. Hace calor, no mucho pero calor al fin. Pago la tasa de embarque y espero a que me llamen para abordar. Los nervios me atacan y sigue llegando gente a despedirme. Traen banderas, camisetas de cuadros de fútbol para que las pasee por el mundo y muchas cartas. Llaman a embarcar. Me despido de todos y me pongo en la fila, mientras miro a mis padres para retener sus caras todo el tiempo que pueda en mi memoria. Me desbordo y me pongo a llorar, no sé si por el viaje o por no verlos por tanto tiempo. Traspaso esa puerta que siempre me llamó la atención, y descubro el free shop. Me subo al ómnibus que nos lleva hasta el avión y espero. Tengo miedo, nunca volé. No sé qué se siente. Me ajusto el cinturón, escucho atentamente a la azafata y respiro lo más profundo que puedo. Me consuela saber que el primer vuelo es solamente hasta Buenos Aires, por lo menos para una primera aproximación me va a alcanzar. De todas maneras tengo que acostumbrarme a volar, me esperan más de veinte aviones. Despegamos, me siento rara, aplastada contra el asiento. El avión por fin queda horizontal en el aire y miro por la ventana, pero lo que veo es tierra a mi derecha y cielo a mi izquierda. Me mareo y vuelvo a respirar profundo. Trato de olvidarme de la imagen en la ventana del avión y logro relajarme, aunque los posabrazos los tengo bien sujetos. El tiempo pasa rápido. Estamos aterrizando en Ezeiza. Corro por el aeropuerto procurando wi-fi, mi nueva aliada y que, a estas alturas, ya la estoy necesitando para avisar que estoy bien. ¿Plaza de comidas? No. ¿Área de fumadores? Tampoco. Nada de internet por ningún lado. No busco más. Espero el llamado para el siguiente vuelo. Me subo al segundo avión, bastante más grande que el anterior, pero ahora me esperan unas cuantas horas más. Despego sin mareos, -todo un logro- así que me felicito a mí misma. Pero… ¿qué voy a hacer en tantas horas? Trato de dormir, pero el asiento no es tan bueno para eso, me resulta más cómodo un Copsa. Tengo frío, me tapo con una manta que me trae un azafato de melena rubia y con voz de mujer. Después de la cena prendo la computadora para pasar el rato, pero me queda poca batería, así que la apago y trato de concentrarme en la película que

124

están pasando en el monitor. No logro entender nada, la película no tiene subtítulos y es un inglés demasiado cerrado. Miro la pantalla que indica velocidad y altura. No me convenzo que vayamos a 895 kilómetros por hora. Me acomodo en el asiento otra vez, miro a Fabián que está en otra fila, igual de incómodo, y cierro los ojos para tratar de dormir. 15 de abril: Me despierto, desayuno, y enseguida llego a Nueva York. Bajo del avión y me coloco en una fila interminable para hacer los trámites correspondientes. Lleno todos los papeles que me había dado la azafata, tratando de no cometer ningún error. Después de todo estoy intentando entrar a Estados Unidos, así que tengo que ser lo más correcta posible, tanto con los papeles como con mi inglés. Me sellan el pasaporte y sigo. Espero mi valija en la cinta, y salgo al hall a encontrarme con Marcelo. Nos abrazamos fuerte, hacía dos años que no nos veíamos. Caminamos interminablemente por el aeropuerto y compramos el ticket semanal para el tren. Un tren, después un metro, y otro metro y otro más. De repente subimos desde ese inframundo que es el metro, y obtuvimos la primer instantánea con nuestros ojos. ¡De Montevideo a Nueva York! No me alcanza la vista para captar todo lo que tengo enfrente. El cambio es demasiado grande. Se me llenan los ojos de lágrimas, y ese instante, esos segundos me alcanzan; ya valió la pena tanto sacrificio sólo por este momento. Me puedo volver a casa. 18 de abril: Ya tengo la rutina de viaje incorporada: salgo temprano y recorro caminando todo lo que puedo hasta que me gane el cansancio (que por suerte le cuesta bastante conmigo). Manhattan es el paseo obligado de casi todos los días, siempre hay algo nuevo para descubrir en un lugar donde todo se mueve a una velocidad extraordinaria. Pero hoy es un día raro. Me cuesta entender lo que pasa. Calles cerradas, policías en todas las esquinas, cámaras de televisión en


Decidimos ir al MOMA, después de todo, un museo no cerraría por Benedicto. Recorremos varios pisos del museo, pero nos detenemos en uno en especial. La exposición es nada más que iluminación amarilla. Este concepto de arte me resulta un poco extraño, no termino de comprenderlo. Demasiada abstracción para mí. Me tomo unos diez minutos para tratar de explicarme qué tiene de interesante la luz amarilla. Empiezo a mirar a la gente que pasa por mi lado, a los que se acercan desde la escalera, a Fabián que está a dos metros de donde estoy parada. Nos miramos al mismo tiempo, como si hubiésemos terminado de entender la Teoría cuántica, y empezamos a reírnos. Nada más ni nada menos! Esa luz amarilla nos hace vernos en blanco y negro! Sigo mirando gente en blanco y negro y me alucina. Paso diez minutos más ojeando absolutamente todo con mi nueva visión, que parece sacada de algún superhéroe de un cómic. Me puedo llevar una de éstas a casa? 25 de abril: Volamos desde Chicago a las Vegas. Veo el Gran Cañón desde el aire, pero estoy tan cansada que le resto importancia. Sé que me voy a arrepentir por no haber observado más, pero el sueño me vence. El avión no llega más, pensé que este vuelo sería más corto. Me olvido que no estoy en Uruguay, y que acá todas las distancias son largas. Aterrizamos y nos encontramos con muchísimos compañeros en el aeropuerto, que venían desde Boston. Hoy también llegan Martín y Victoria desde Montevideo, y tenemos que esperarlos en la terminal 1. Pero ese avión está demorado. Ya hace una hora que esperamos, así que mejor vamos a buscar las valijas a la cinta. Encuentro mi valija, pero la de Fabián no apa-

rece por ningún lado. Algunos compañeros la habían visto a un costado un rato antes. Hacemos la denuncia, llamamos al seguro, corremos y hablamos, pero la valija no aparece. Vamos a buscar a Martín y a Victoria, que tampoco llegan. Después de cuatro horas decidimos irnos. Tomamos un ómnibus hasta el hostel que habíamos reservado, pero llegamos y no existía la reserva.

Gate 7

toda la ciudad, sirenas que no paran de sonar y aviones caza que sobrevuelan el Hudson River. ¡Ahhh! Había llegado el Papa a Manhattan, y nosotros permanecíamos ajenos a las noticias. Quiero ver el edificio de las Naciones Unidas, pero no puedo llegar. Me tengo que conformar con verlo a doscientos metros de distancia. Intento entrar a otros edificios y lo mismo, todos bloqueados. Es como si me hubieran marcado un circuito, del cual no puedo salir. Me frustro porque no puedo moverme por donde quiero.

Conseguimos un motel al lado, con la infaltable biblia sobre la mesa de luz. Me doy una ducha para sacarme las horas de avión y espera de encima, y en ese momento llegan los muchachos. Después del reencuentro decidimos trazar nuestro itinerario sobre un mapa. Tomamos una cerveza en la habitación del motel, sentados en la cama al lado de la biblia, mientras vemos por la puerta abierta una pareja de turistas que se casan en la iglesia de enfrente con un resucitado Elvis cantando para ellos. Sí claro, es lógico, estamos en Las Vegas! 26 de abril: Es mi cumpleaños. Anoche alquilamos una camioneta para trasladarnos hasta San Francisco. No conocemos mucha gente, somos más viejos que la mayoría. De todas maneras conseguimos unos aliados para hacer el recorrido que planificamos anoche. En total somos cuatro camionetas con veinte personas. Rumbeamos todos juntos para el cañón del Colorado. Los precipicios son brutales, salvajes, agresivos. Me da vértigo. Mis compañeros de camioneta se ríen y bromean con eso. No me molesta, por ahora lo estoy controlando bien. Por fin dejamos los precipicios atrás, al menos por un rato. Decidimos parar para almorzar entre algunos pocos árboles que encontramos de camino al Zion Park. Volvemos a hacer ruta, y más ruta para aproximarnos a Page para dormir. Allí conseguimos otro motel, como esos que se ven en las películas. El cartel se prende y se apaga con interferencia. Los autos quedan en el centro del predio, rodeados por las habitaciones que, por supuesto, tienen entradas independientes desde ese parking. Nos tocaron tres habitaciones contiguas en un segundo piso para todos nosotros, menos tres que van a dormir en una de las camionetas.

125


Gate 7

Tenemos una torta helada para festejar mi cumpleaños, pero claro, con el calor se nos derritió en el camino. Mejor la ponemos en la camioneta, que con el frío de la noche mañana seguro que la podemos comer. Me aparto del grupo para revisar mi correo. Leo todos los mails de felicitaciones e inevitablemente me pongo a llorar. Trato de dejar mis sentimientos de lado y disfrutar de este exótico cumpleaños que me tocó en suerte. Destapamos un Freixenet, mientras miramos el mapa para armar el itinerario. Asamblea mediante, estamos todos de acuerdo en lo que queremos. Decidido: nos vamos todos para Antélope. Es hora de cenar, pero no tenemos comida. Salimos en busca de algún supermercado, o en su defecto un Seven Eleven, cualquier cosa, a esta altura me da lo mismo. Tengo hambre y lo único que encontramos abierto es una estación de servicio, que no tenía demasiada variedad, así que hoy cenamos Pringles. No puede ser que todavía no hayamos aprendido que en Estados Unidos se cena temprano, y que nosotros sigamos yendo a buscar comida a las diez de la noche. 27 de abril: Llegamos a una represa, a un kilómetro de distancia de Page, el lugar donde dormimos anoche. Es un pueblo chico, y también como de película del lejano oeste. Rumbeamos hacia el cañón de Antélope, que no mucha gente conoce, y la mayoría de nuestros compañeros no saben bien qué es. Estacionamos las camionetas en la entrada y juntamos los dólares para pagar el ticket. Desde acá no se ve nada, busco con la vista pero no encuentro el cañón. Veo unas camionetas que llevan gente, algo así como los carromatos del Cabo Polonio. Giro la cabeza para contarles a todos, y veo a Juan sacando fotos de un remolino chiquito que se está formando a unos pocos metros de donde estamos nosotros. De repente, cual cosa de Mandinga, ese remolino se transforma en un pequeño tornado que se dirige hacia nosotros. Corremos para meternos en las camionetas, pero no llegamos a tiempo, así que nos quedamos en el costado, tratando de amortiguar la tierra con la chapa de la Ford. El tornado pasa, nos cascotea las piernas y la cara, vuelan lentes y sombreros. Y termina de pasar. Fueron solo segundos. Nos

126

miramos. Nico sale corriendo con taquicardia, Guzmán sale atrás del tornado para ver dónde quedaron sus lentes. No podemos para de reírnos. Tratamos de explicar lo que pasó, pero ninguno de nosotros lo entiende. Y mucho menos Juan, que estaba tratando de sacar una instantánea de un inocente viento que movía un poquito de tierra. Nos acercamos a la fila para sacar la entrada. Se presenta uno de los conductores del carromato, y nos explica, en un muy buen español, que él va a ser el encargado de llevarnos hasta la entrada del cañón. Nos subimos a la camioneta, y seguimos hablando del tornado, mientras el carro acelera y esquiva las piedras del camino. Gritamos, nos reímos, y volvemos a gritar cada vez que sentimos la velocidad. Pasaron quince minutos. Llegamos a la entrada del cañón. Una señora nos espera. Ella va a ser nuestra guía, pero en inglés. Caminamos directo hacia un cerro. Lo único que veo es una grieta vertical, a la cual se dirige la guía. Me había imaginado otra entrada, no sé, tal vez más parecida a la del cañón del Colorado que ya conocía por fotos. Pero esto es diferente. El cañón no se deja ver todavía, como si fuese una película de suspenso y donde vale la pena esperar las sorpresas que la naturaleza tiene para mostrar. Y finalmente aparece. Me quedo sin aliento. Me siento como una niña descubriendo cosas nuevas todo el tiempo. El cañón es una grieta interminable, esculpida por el agua durante vaya uno a saber cuántos años. En la parte superior las paredes se unen, como si el agua no hubiera podido con ellas a esa altura, y veo un agujero muy pequeño por donde entra la luz del sol, como queriendo iluminar algo sacro, o un rincón energético, o simplemente mostrarse a sí misma. Una perfecta y bien definida línea de luz, que además de iluminar las paredes, es parte importante de esa escenografía. Camino un poco más, trato de no perder a la guía. Nos cuenta que esta grieta la descubrió su abuela, unos pocos años antes, y que cada roca ha sido bautizada por su familia con diferentes nombres. El elefante, el ángel, Lincoln… Y tiene razón, las miro bien y eso es lo que parecen. Pero en realidad eso no es lo que me interesa. Me interesa más cada rincón, cada pared con sus líneas de diferentes tonos de marrón y con su particular iluminación. Me dedico a observar detalladamente, como si cada rincón fuese una escenografía diferente, una escultura diferente. Algunos tienen rayos de luz directa que entra desde algún mínimo hueco superior, otros no la tienen pero de todas maneras ¡se ve todo tan claro! Seguramente


Pienso en mis padres. En la suerte que tengo, y me cuestiono tantas cosas. Pero no puedo contestarme nada, al menos por ahora. 15 de mayo: Estamos aterrizando en Beijing, sede de los juegos olímpicos de este año. Tengo muchas expectativas por esta ciudad en particular, más que nada en la arquitectura. Todas las obras que vi en revistas las voy a ver directamente. Y lo que más me intriga es la infraestructura que deben haber montado para esperar los juegos olímpicos. Un ómnibus nos lleva hasta el hotel. Encontramos la habitación, subimos las valijas tres pisos por escalera y nos instalamos. Bajo a conectarme a internet, para avisar que llegué bien. Mamá me cuenta del terremoto en China. No habíamos escuchado nada. Fue hace tres días, y nosotros completamente ajenos. Les cuento a los que están al lado mío, nadie lo puede creer. Dejamos las computadoras, y nos vamos a comprar comida a un supermercado que nos recomiendan algunos compañeros que llegaron hace dos días. Es todo tan barato que dan ganas de llevarse carros y carros de cosas. Vamos a pagar al mostrador, y aparece la primer dificultad: el idioma. Aparentemente los chinos no hablan inglés, así que tendremos que manejarnos con señas. Las señas tampoco resultan, ellos se ríen cuando les hacemos señas, se hablan entre ellos, y como contrapartida nos hacen otra seña. ¿Alguien tiene lápiz y papel? Tal vez con dibujos sea más fácil. Tampoco resulta, miran el papel y hacen como una reverencia con la cabeza mientras se ríen nuevamente. No sabemos cómo comunicarnos con ellos, y eso me desespera un poco. Creo que lo mejor va a ser pagar lo que ya está en el carro y olvidarnos de lo que pedimos. La cajera nos dice el pre-

cio, obviamente en chino, y obviamente no la entendemos. Acto seguido viene un excuse me, how much?, y vuelve a contestar algo en chino. Probablemente nos está diciendo que no habla otra cosa que mandarín, tal vez, pero nunca lo sabremos. Así que recurro a la calculadora que nunca puede faltar. La prendo y se la doy a la cajera. Ese mensaje sí que lo entiende, y rápidamente pulsa las teclas, que además hacen una especie de chillido espantoso, y me marca el precio. Ahora sí nos estamos entendiendo. Pero aparece el segundo desafío, la nueva moneda a la cual tenemos que habituarnos. Miramos fijamente los billetes por primera vez, hasta que logramos encontrar los números. Prueba superada. Nos vamos a almorzar para luego salir a recorrer un poco las calles cercanas al hotel, y de regreso pasar por el nuevo rascacielos de la CCTV. Es todo grande. Las calles son anchas, como si todas fuesen avenidas, los edificios son enormes, los autos también. Menos los chinos, que son chicos. Cruzar la calle es un nuevo desafío. Los autos siempre tienen preferencia, así que como no hay semáforo ni cebra que valga, cruzamos las calles corriendo como podemos. Me canso y busco incansablemente un banco para sentarme. No hay. No lo encuentro en las quince cuadras que vengo buscando.

Gate 7

algo energético tiene este lugar. Me siento sola y tranquila, aunque sé que no estoy sola. Camino despacio, observando línea por línea, roca por roca. Llego al final de la grieta, y lo que veo más allá es duro desierto. Y no me gusta tanto como el espacio de adentro, así que decido volver a buscar algún hueco que hubiera pasado por alto. Sigo encontrando rincones, cada uno más deslumbrante que el anterior.

Veo un montón de obreros descansando y descubro el misterio que envuelve a los bancos para descansar: no los necesitan. Tienen incorporado el arte de agacharse, apoyando los glúteos sobre los talones. Empiezo a mirar detenidamente a las personas. Y para mi sorpresa todos se sientan de la misma manera. Comen, esperan el ómnibus, descansan, hablan por teléfono, todo con la misma postura. Intento hacerlo, pero no puedo, me caigo hacia atrás. De verdad que es todo un arte. Desisto entonces de buscar un banco para descansar mis pies por unos minutos; sigo caminando entre el polvo de los edificios en construcción y el smog. Dicen que respirar un día en Beijing equivale a fumar diecisiete cigarros. Por ahora no me incomoda, lo puedo tolerar, así que no manejo la opción del tapabocas. Y, entre otras cosas, prefiero “vivir China a lo chino”. Llegamos a un cruce importante donde hay un grupo de personas y, por supuesto, decidimos acercarnos. En la escalinata de un edificio, sobre una plaza no muy grande, decenas de personas rinden homenaje

127


Gate 7

a las víctimas del terremoto de tres días atrás. Velas, flores, cantos y oraciones, o al menos eso nos pareció, por una cuestión idiomática, claro está. Consigo un lugarcito en la escalinata para sentarme. No sé si sacar fotos, tal vez no les guste. Pero por las dudas pruebo. Pero mejor empiezo por sacarle a las flores y a las velas, miro la reacción y veo si sigo adelante. No quiero herir susceptibilidades, debo ser respetuosa de sus costumbres. Por suerte nadie se lo toma a mal, así que sigo registrando caras, flores rojas, velas encendidas y unos pocos niños jugando al lado de la multitud, como si en su mundo, hermosa y entrañable burbuja, nada hubiera pasado. 8 de mayo: Desde anoche estamos en Kumamoto. Hoy tenemos asamblea para resolver unos temitas de la estadía en Osaka y alrededores. Pero es en la noche. Hace mucho calor. Me baño y salgo con María a caminar. Termo y mate de por medio, dos occidentales de las cuales una es rubia, y no soy yo precisamente. Es evidente, somos bichos exóticos en un lugar que no es tan turístico. Los japoneses miran el mate fijamente, como desconcertados, no entienden mucho de qué se trata. Esto ya no es novedad para nosotros, que venimos explicando en qué consiste desde hace casi un mes. Pero ¿cómo explicamos lo que es la yerba? Y el mate? Y la bombilla menos que menos. No, por favor, It’s like a tea, es más fácil y lo entienden rápido. Volvemos a la hora pactada para la asamblea. Como siempre, todavía no hay quórum. Mejor me doy una ducha, me cambio y vuelvo. La vereda es muy angosta para hacer la asamblea, y en el hall tampoco entramos. Pero los japoneses nos prestan el garage del hotel, así que vamos todos para ahí, algunos en kimono. Nos sentamos en círculo y empieza la asamblea. Hay una cámara filmando todo, pero es de las nuestras. Como en toda asamblea, perdemos tiempo haciendo preguntas sin mucho sentido y generamos debates absolutamente insólitos y sin razón. ¿Para qué hacerla fácil si la podemos hacer difícil, rebuscada y muy larga? Será la maldición del estudiante de arquitectura? ¿Pasará lo mismo con los estudiantes de economía? O sencillamente radica en la alteración de algún nucleótido del ADN del homo sapiens? Mejor dejo de hacerme estas preguntas básicas y escucho lo que se está discutiendo, que seguro es más

128

importante y me involucra directamente. Que si un dólar más, que si un dólar menos, números, números y más números. Matemática pura. Creo que voy a seguir pensando en el ADN. Pero alguien me desconcentra de mi pensamiento genético cuando gritan “autooooooo”. Un huésped del hotel quiere salir, y nuestra asamblea le queda exactamente en el camino. Nos abrimos hacia los costados y el auto pasa, mientras el conductor agradece inclinando la cabeza y riéndose. No sé si por simpático o por lo insólito de la situación. Ciento sesenta personas sentadas en el garage de un hotel, hablando vaya uno a saber qué pavadas en español. Retomamos la formación circular y la palabra. Un buen rato más, y de nuevo “autooooooo”. Ah no, así no se puede che! Otra vez rompemos el círculo y lo volvemos a cerrar. Siguen las discusiones y hasta aparece algún enojo y un llanto. ¿Qué nos pasa? ¿Será que nos estamos alienando? 19 de mayo: La Ciudad Prohibida es muchísimo más grande de lo que me hubiera imaginado, incluso la plaza de Tian’anmen que la precede, que es la más grande del mundo. Allí una veintena de chinos limpian el piso todos los días con unos cepillitos del tamaño de un cepillo de dientes. Ciudad Prohibida, tan enorme y alucinante como aterradora. Ninguna casa podía tener ventanas orientadas hacia el Palacio Imperial, hubiese sido una falta de respeto al emperador. Tampoco nadie podía entrar ni salir sin su consentimiento. Cada rincón se parece al anterior, pero a la vez son completamente diferentes. Todo está extremadamente cuidado y mantenido; meticulosamente decorado. Las pinturas son frescas y brillantes, con trazos pequeños… En algún punto parece un montaje preparado para nosotros. Maderas recién restauradas, andamios en algunos lugares, dragones dorados sumamente recargados y esos jardines bien ordenados del emperador que me dan ganas de haber sido una de sus mujeres. Ochocientas construcciones majestuosas y perfectas, con más de nueve mil habitaciones. Todas ellas, así como los pasajes y las plazas, tienen un tamaño acorde a la función que cumplían. Este “mundo” resguarda la historia de siglos de cultura y sus increíbles leyendas.


Es hora de almorzar, hay un Mc Donald’s cerca. Caminamos, caminamos, y no lo encontramos. Lo que sí encontramos fue un mercado donde podemos degustar alguna cucaracha, un ciempiés gigante o una brochette de escorpiones vivitos y coleando, los elegimos y los ponen a las brasas. Es una buena opción, pero mejor no, por hoy paso. 26 de mayo: Arrancamos el día paseando por una feria de Kowloon. Anoche vimos un espectáculo en la bahía, donde todos los edificios prenden y apagan luces al ritmo de la música de fondo, que de a ratos suena como un atari. Sólo los chinos hacen estas cosas! Compramos algunos regalos y nos volvemos al hotel. Unos metros antes de llegar, nos dicen que el hotel está inundado. Se activaron los rociadores del piso siete, y hay una catarata por las escaleras. Pero el piso siete es el nuestro! Me apuro para llegar al hall y ver qué es lo que pasa. Asumo que, como toda noticia, debe tener su cuota de exageración. El hall es raro, se parece más a la entrada de un edificio que al hall de un hotel. De hecho, solo algunos pisos son habitaciones de un hotel, y los otros son oficinas. Esto también es raro. Tratamos de hablar con el recepcionista, pero es inútil. Habla un chino más que cerrado, y nada de inglés. Voy hacia las escaleras, la catarata ya había frenado. Los escalones están mojados,

pero puedo subir igual. Subo tres escalones y una mujer me frena, hablando en chino, por supuesto, y con cara de pocos amigos. Con catarata y todo me hacen subir por el ascensor. El piso siete es un desastre. La gente descalza sacando el agua por la escalera; ojotas, ropa y cigarros flotando, y yo tratando de entender qué pasa. Me quito los zapatos y logro acercarme a mi habitación. La puerta está rota y mis cosas esperan arriba de una de las camas, pero por suerte la mayoría está adentro de la valija. Vuelvo a salir y tratar de ayudar. Se calma un poco el ambiente, y llaman a asamblea. Nos reunimos en el hall del hotel unas 60 personas todas apretadas. Cada vez que alguien quiere pasar, se escucha “genteeee”, y nos corremos para los costados. Qué hacemos ahora? Inundamos un hotel, culpa nuestra por colgar una percha de la válvula de un rociador para incendios, así que la asumimos y pagamos. Los chinos no quieren saber nada con nosotros, pero nos dan habitaciones nuevas. Nos mudamos dos pisos más abajo.

Gate 7

Son las 14:27, en un minuto empiezan los tres minutos de silencio por las víctimas del terremoto. Me apuro para salir de la Ciudad Prohibida y pasar esos minutos en la plaza de Tian’anmen. Los móviles de la CCTV están por todos lados, prontos para televisar el homenaje. La plaza está repleta de gente y no entra absolutamente nadie más. Son las 14:28. Una bocina, otra bocina y otra más. La gente se queda quieta en su lugar, como congelada, y yo hago lo mismo. Pero el silencio pasa a ser escándalo. Todos los autos están tocando bocina sin parar, y todos los chinos están gritando! Por favor que alguien me explique lo que está pasando! Terminan los tres minutos menos silenciosos de la historia de los minutos de silencio, y la gente desaparece de forma vertiginosa, como si tuviesen que volver a trabajar.

Vamos a conocer la isla de Hong Kong, previo viaje en ferry para cruzar desde Kowloon. La altura de los edificios impresiona aún más que Manhattan. Es que están tan cerca unos de otros, que sólo mirar hacia arriba provoca vértigo. Esperamos un ómnibus y subimos a la Peak tower, un mirador ubicado en lo más alto del pico Victoria, desde donde se ven Hong Kong y Kowloon, pero la niebla nos tiene unos veinte minutos sin ver más que la base de la torre, que estaba a escasos metros nuestros. Se despeja y Hong Kong se deja ver. Cielo, mar, rascacielos y colinas verdes. Acá están sin duda las mejores vistas, podría quedarme días contemplándolas. Desde este lugar es como si dominara el mundo. Puedo controlar todo. Pero también me hace sentir tan diminuta y tan lejos de todo. Es como si por primera vez estuviera mirando el viaje desde afuera, viendo plenamente el lugar donde estoy parada, viéndome a mí misma y tratando de comprender la magnitud de las cosas que me pasan. 28 de mayo: Nos enteramos que hoy hay una manifestación contra el rey de Nepal, así que decidimos ir para tratar de entender un poco más la realidad. Caminamos infinitas cuadras.

129


Gate 7

Llegamos hasta el Palacio Real, que está rodeado de policías, y decidimos tomar un tucu-tucu, esas bicis con un carro enganchado detrás que ofician de taxi. Regateo previo a subir, acordamos el precio y el nepalí acepta. Un poco de miedo tengo, lo admito, pero en el fondo sé que no va a pasar nada. La gente acá no tiene maldad. Un nepalí se nos acerca y nos ponemos a hablar con él en inglés. En este país hasta los niños saben inglés, e increíblemente todos saben dónde queda Uruguay. Eso me encanta, porque hasta ahora siempre teníamos que explicar it’s a Little country, between Argentina and Brazil… En fin, le hago todas las preguntas de rigor, y muy amablemente evacua todas mis dudas. Me cuenta que las elecciones fueron hace dos meses, y por fin los nepalíes van a tener la democracia que están esperando hace tiempo. Pero el rey no se quiere ir. Sí, ese rey que comenzó su gobierno después de la masacre del 2001. Ese mismo. Antes de ayer atentaron contra él. Hoy se movilizan para derrocarlo, y tiene solo quince días para retirarse. Parece un poco complicado el panorama, pero tienen ganas y muchas esperanzas de poder tener un presidente. La manifestación de hoy es un festejo para ellos, y así lo viven. Llegamos a una esquina donde hay un escenario, y nos buscamos un hueco entre la gente para mirar. Perdemos de vista al nepalí que nos acompaña. Al costado del escenario veo a una señora parada en un balcón, delante de un cartel de Chivas Regal, y obviamente le saco unas fotos. Mira y escucha atentamente al orador. Parecería que están festejando. Los nepalíes se toman la situación de manera extraordinariamente alegre. Entre gritos de euforia cantan sus canciones y bailan todos de la mano, pero solamente entre hombres. Esa es otra de las costumbres extrañas para nosotros. Es normal ver hombres caminando de la mano o abrazados. Ya hace una hora que estamos acá. Se hace tarde, así que decidimos irnos al templo de los monos. Tomamos un taxi, pero esta vez es un Marutti, aunque el regateo es el mismo. Esto del regateo me encanta, venimos con esta costumbre desde China. ¿Por qué no existirá en Uruguay? Llegamos al templo, pagamos y nos bajamos del taxi. Veo la escalera de acceso y sigo los escalones con la mirada. No logro ver el final de la escalinata, son más y más escalones. Empezamos a subir, despacio y respirando dos y uno para no cansarnos.

130

Veo monos correr por el costado de esta escalera que parece llegar al cielo. Así como las vacas en la India son sagradas, en Nepal lo son los monos. Realmente intocables y hacen lo que tienen ganas. Roban la comida de la gente, pero por supuesto que nadie se queja. Manotean todo lo que pueden. Corren por todos lados y en grupos, algunos chiquitos van colgados de otros monos más grandes. Se acercan a los feligreses, y ellos los acarician como si fueran mascotas. Ya casi llegamos, falta poco y la escalera cada vez se vuelve más empinada. Y aparece el ticket office. No podían haberlo puesto abajo? Si me quieren cobrar una fortuna la voy a tener que pagar igual, ahora ya subí!. Por suerte no es una fortuna, dentro de todo era previsible porque acá nada es caro. Trescientos escalones, los conté. Descubro el templo, que en realidad no tiene entrada. Es simplemente una stupa, como una especie de media esfera blanca, sobre la cual aparece un prisma rectangular con los ojos de Buda pintados, y sobre eso un pico, como si fuese un sombrero. Desde ese pico cuelgan trozos de telas de colores con oraciones que, según nos dijeron, ahuyentan los malos espíritus. Creo que voy a comprar algunas para llevarme a casa. Esas telas abundan en todo Nepal. Alrededor de la base de la stupa hay unos cilindros de madera tallada con oraciones, colocados verticalmente y uno al lado del otro. Las personas dan la vuelta a la stupa en sentido horario, y con la mano van haciendo girar los cilindros, mientras de fondo se escucha música para meditar. Ya voy media vuelta a la stupa, pero no hice girar los cilindros. Veo dos nepalíes jugando al ajedrez y me acerco. Pero no es un ajedrez. Es un juego nepalí que consiste en 4 tigres y unas 20 cabras. Anoche compré uno en Thamel, la parte más comercial de Kathmandú, y el vendedor me enseñó a jugar. Me acerco hasta la baranda para descubrir el abajo. Parece increíble, pero veo todo el valle de Kathmandú desde aquí. Estoy parada en el punto más alto de la ciudad y la vista es totalmente despejada, no hay absolutamente nada que me corte la visual. Se hace tarde, mejor bajamos antes que se haga la noche, pero nos vamos caminando. Al volver al hotel nos avisan que llegaron las valijas, después de dos días sin equipaje. Ya en el aeropuerto, completamos una ficha, y tomamos otro taxi más para volver. Vamos diez minutos de viaje y este camino no lo conocemos. Nos metemos en lugares cada vez más oscuros


Desesperadamente bajamos la ventanilla para decirle a uno de los militares “Vaishali hotel?”, en un intento desesperado de saber si estamos yendo hacia el lugar correcto. Pero nos mira y no nos contesta, y el taxi arranca nuevamente. Tratamos de calmarnos entre los tres pero es en vano. Cada vez nos ponemos más nerviosos. Es inútil, mejor esperemos a ver si reconocemos alguna esquina por lo menos. Y de repente aparece… empiezo a tranquilizarme, ahora sí estamos llegando a Thamel. Pagamos y nos bajamos lo más rápido que pudimos del auto, con todas nuestras valijas y nuestra angustia. Dejo la valija y me voy al locutorio, necesito llamar a casa. El locutorio está lleno, así que tengo que esperar. Empiezo a aflojar los nervios y aparece la taquicardia y el llanto que no puedo controlar. Hablo normalmente, pero lloro sin siquiera pensarlo. Respiro, respiro, respiro. Logro calmarme y vuelvo a pensar en la vida en Nepal, en la energía que esta ciudad transmite, en lo completa que me siento caminando por las calles de tierra y lo lindo que es conversar con la gente, más que nada con estos niños que son muy curiosos, y me doy cuenta que no tienen maldad en lo más mínimo, que la gente vive feliz. Todo fue imaginación nuestra, miedos sin sentido, que nos jugaron una mala pasada. 1 de junio: Llegamos a Delhi. A fin de cuentas, dejar Varanasi es una especie de alivio. Me resulta muy difícil de explicar sin que suene morboso ni en tono de broma, necesito ser cuidadosa con la forma de contar las cosas: dejé por fin de sentirme ob-

servada por poder comer, por ser occidental y “diferente”, por tener los hombros descubiertos. Me alivié por dejar de ver cosas que no están buenas para nadie (ya sé que puede sonar como una negación de lo que sucede, pero no lo es). Es demasiada información y muy fuerte para recibirla en tan poco tiempo; es un contraste enorme con todo lo que habíamos visto antes. Demasiado hambre, demasiadas enfermedades, malformaciones, pobreza, marginación, desnutrición, mugre, caos... Todo demasiado. Y nosotros hablando poco, aprehendiendo todo con los ojos bien abiertos, destrozados con la mirada triste de las personas, sintiéndolos...

Gate 7

y nos miramos asustados. Somos tres extranjeros, con valijas, en un lugar que no conocemos y en zonas despobladas y oscuras. Estamos pasando al lado de un curso de agua. A mi derecha veo casas sumamente precarias y el auto se apaga. Dejo de respirar, siento taquicardia, creo que hasta se me dilataron las pupilas. Y entro en pánico. El conductor prende el auto y sigue tranquilo. Respiro hondo. No pasó nada, pero quiero llegar. Seguimos intentando reconocer algún lugar, pero es inútil. Estamos completamente perdidos y el conductor no nos contesta lo que le preguntamos. Veo una calle cerrada por militares que le hacen señas al auto para que frene, y el taxi frena.

Sintiendo olores inimaginables, viendo a la gente usar cualquier esquina como baño, revisando las botellas de agua una por una, viendo como los ratones caminaban entre nuestra comida, como los niños nos tironean la ropa para pedirnos comida o rupias o agua o algo... Es toda esa vida, sumada al estrés de estar permanentemente alerta, porque en todo lo que puedan van a tratar de sacar alguna ventaja. Y está bien porque ellos son así, es parte de su propia cultura, exótica para nosotros, y ellos lo saben. Fue bueno haberlo visto con mis propios ojos, solo que no fue bueno lo que vi.

8 de agosto: Llegamos a St. Petersburgo hace dos días, la segunda ciudad más grande de Rusia, al menos eso es lo que dicen. Pedro el grande intentaba que ésta fuera la ventana de Rusia hacia el mundo occidental, y puede serlo perfectamente. Las dimensiones de toda la ciudad son majestuosas, las calles son anchísimas, es todo grande, hasta los mismos rusos. El agua es un elemento primordial en esta ciudad, como en Amsterdam. Es inconcebible Amsterdam sin los canales. Pues St. Petersburgo también. Un tejido de puentes con barandas caladas cose las islas. De vez en cuando se ve una flecha dorada en el pico de algún edificio que, con el cielo gris, hace un contraste más que espectacular. Luce como una ciudad eterna e intocable. Los puentes de los canales se levantan en la noche para el tráfico marítimo, así que alguien se olvida de cruzar, tendrá que procurarse un lugar para dormir. Vamos a la estación de trenes, queremos ir a Moscú. Hacemos la fila, como

131


Gate 7

corresponde. Nos acercamos a la ventanilla y le pedimos a la funcionaria los tickets. No nos entiende, no habla inglés. En general, no es un idioma que los rusos manejen y, por tanto, es muy poca la gente con la que nos podemos comunicar. Son amables, hacen un gran esfuerzo en explicarnos las cosas, pero en ruso. Pedimos ayuda: someone speaks english?. Nos miran, pero nadie nos contesta. Decidimos volver al hotel y hablar con la única recepcionista que habla inglés, que por suerte está en horario de trabajo. Ahí está, detrás del mostrador. Could you translate this for us? Es lo único que se nos ocurre en este momento, que ella nos escriba en ruso lo que necesitamos que nos vendan en la estación. Nos vamos con el papelito, que a estas alturas vale fortunas para nosotros, y volvemos a hacer la fila, también interminable. Pero esta vez nos atiende otra funcionaria. Con nuestra mejor sonrisa le colocamos el papel detrás del vidrio para que lo lea. Nos está preguntando algo. ¿Qué hacemos? ¡No hablamos ruso! Nos muestra un folleto repleto de horarios. ¡No puede ser! ¿Cómo salimos de ésta ahora? Lo único que entendemos es que Moscú se escribe “Mockba”, y hasta ahí llega nuestro ruso, porque ni siquiera sabemos cómo se pronuncia. Ella logra hacerse entender señalando el folleto. Nos está queriendo decir que no le quedan lugares en ese horario, pero que sí le quedan en otro. Como nos da igual, aceptamos el trato. Además no tenemos como refutarle la solución. Salimos de la estación con los tickets en la mano derecho al hotel. En el televisor de la recepción veo que Rusia está en guerra con Georgia. No tengo la más remota idea de la ubicación geográfica de Georgia, pero espero que no sea cerca. Vuelvo con los demás. Si vamos a dar una vuelta? Me dijeron que hay un boliche que se llama Fidel… 5 de octubre: Quiero irme de Marsella lo antes posible. Con ver la Unidad Habitacional me conformo. ¿Nos vamos para España a ver a mi hermano? ¿Lo llamo y le aviso? ¿A qué hora llegaremos? ¡Así le digo que nos espere a cenar! ¿Qué hago? ¿Llamo o no llamo? ¿Hacemos asamblea de camioneta? Listo, nos vamos. Quiero verlo, necesito verlo. Se ve que supe insistir, o que

132

no me aguantaban más mis concubinos de vehículo. Pero primero, a como dé lugar, Unidad Habitacional. Fue bastante fácil de encontrar, ¿o será que Le Corbusier siempre se encarga de que lo encontremos? Me quedo con la segunda opción. Desde el hall llamo por teléfono a España. Ocupado. Llamo a Montevideo. También ocupado. Mejor intento después. Recorro todos los pisos a los que puedo acceder, veo una exposición, y vuelvo al hall. Llamo nuevamente a España, pero no puedo comunicarme. Me vuelvo a la camioneta para gestionar el almuerzo. Tenemos hambre, así que no nos vamos a poner exquisitos con buscar un lindo lugar para comer, ¿no? Aparte,¿qué mejor que almorzar mirando a Le Corbusier? Sacamos la garrafa y la olla, y nos pusimos a cocinar entre los autos del estacionamiento. Son las cuatro de la tarde. Tenemos que salir ya para España, sino no llegamos. María maneja y yo voy de copilota sin GPS, por supuesto, como todo el viaje. Somos bichos de mapa nosotros y, Michelin en mano, salimos de la ciudad a hacer ruta haciéndole los coros al Canario Luna. Ya pasaron cuatro horas. Cambio de conductor. Esa es la regla número cinco de la camioneta: si uno está cansado, desiste del volante. Pasa Seba a manejar, pero yo no desisto de copilotear. ¡Quiero llegar! Seguimos en Francia todavía. Creo que estamos cerca de Nimes. ¿Paramos para llamar a mi hermano? Conseguimos un descanso de autopista con teléfono y baños, así que matamos dos pájaros de un tiro. Vuelvo a llamar a España y sigo sin poder comunicarme. Intento, por tercera vez, a Montevideo. Pero esta vez me atienden, y mientras hablo con papá, mamá llama a Pablo por el celular y le avisa. Son las nueve de la noche, llegaremos alrededor de la una de la mañana. Decile que lo llamo cuando estemos allá. Seguimos viaje. Seba maneja, yo sigo con la Michelin en la mano pero rascándome los ojos del cansancio que intento pasar por alto. Atrás todos duermen. Estamos pasando Montpellier, y en los carteles ya aparece Barcelona. Vamos bien Seba, vamos bien. Entramos en España, aunque nadie se da cuenta, y menos cuando cruzar fronteras en la comunidad es meramente anecdótico. Estoy en Francia, y ahora estoy en España, así de fácil, como quien pasa de Montevideo a Canelones, salvando las distancias, por supuesto. Pasamos Gerona, y nos desviamos hacia la costa. Empiezo a sentir los nervios. Veo el cartel con el nombre de la ciudad a la que vamos, Seba, ¡seguí ese cartel! Tres kilómetros. Y de repente “Platja D’aro, Bevinguts”. Vamos a


20 de octubre: Llegamos a la ciudad, si se puede llamar ciudad, situada en la entrada del Sahara. Los dromedarios nos están esperando atados de a tres. La proporción de dromedarios y bereberes es de tres a uno. Por cada paquete de tres dromedarios, un bereber y, por supuesto, tres de nosotros. Dejamos las mochilas en el hotel con Ajmed, el chofer calvo que nos lleva en esta travesía, y que solo se comunica con nosotros en francés. Subimos. Llegamos un poquito tarde, nos perdimos el atardecer en pleno Sahara. Pero la noche está bien igual. Ya me la imagino… en dromedario subiendo y bajando dunas, con la luna como única luz, y el cielo tan repleto de estrellas como nunca antes vi. Los dromedarios se paran, hay que acostumbrarse a estar arriba de un animal tan alto, y que, para colmo, primero estira las patas delanteras para levantarse. Nos adentramos en el desierto. Todavía no veo la arena, lo que hay es pasto. De a poco cambia el paisaje: arena y pasto, y cada vez menos pasto. Ya es solo arena, aunque no distingo el tono. Lo que sí distingo, y claramente, es la tormenta eléctrica en el horizonte. Será posible que en pleno desierto nos venga a llover a nosotros? No, seguro que no, va a pasar lejos. Seguimos subiendo y bajando dunas. Me duelen las piernas de tanto apretarlas contra el animal para no caerme. Sigo mirando de reojo la tormenta, que cada vez está más cerca, mientras escucho a Laura Pausini cantando en el celular del bereber que nos acompaña, pero a pie. Dunas y más dunas, no era tan cerca el campamento. Llueve, ahora sí. El bereber me dice que hace nueve años que no llueve en el desierto. Pero como durante todo el viaje, nosotros solucionamos la sequía

de los lugares que necesitan agua. Y de los que no la necesitan también. La nube negra es parte del grupo de viaje. Llegamos al campamento, por suerte nos mojamos poco. Nos hacen pasar a una carpa enorme, con mesas bajas y un montón de almohadones arriba de la arena. Nos sentamos alrededor de las mesas. Acto seguido entran tres bereberes, que nos miran con curiosidad, probablemente por el escándalo que tenemos. Uno de ellos nos sirve té de menta, bebida típica en Marruecos. Lo toman antes de las comidas, después de las comidas, para hacer negocios o para tener un gesto amable con alguien. Obviamente un té de menta no se puede rechazar en este país, así que lo tomamos, mientras los bereberes nos miran. Llueve cada vez más fuerte, pero ahora tenemos una lona gruesa que nos cobija. Se acercan otros tres bereberes, prontos para la acción. Uno de ellos trae un tambor chico, parecería que va a animar la fiesta. Mientras toca el tambor y canta, otro bereber nos saca fotos con su celular última generación. Empiezo a prestar más atención y descubro que, donde termina la túnica del bereber, hay un par de championes Nike. Anillos, cadenas de oro y un reloj despampanante me indican que la civilización no está tan lejos, y que tal vez no sean bereberes reales. Cuántas contradicciones. Pero no me importa demasiado. Así que me dedico a escuchar y aplaudirlos. Deja de llover, tal vez podamos hacer una fogata afuera, bajo el cielo y tocando la arena del desierto. En definitiva vinimos a eso, no? Los bereberes nos buscan unas maderas, obviamente traídas de la cercana civilización, y prendemos el fuego. A escasos cien metros hay otro campamento, pero de europeos. Nos toca cantar a nosotros. Como siempre, cada vez que nos disponemos a cantar, surge una lista interminable de canciones, pero no sabemos ninguna entera. Igual cantamos fragmentos, por lo menos el estribillo, es lo mismo. A esta altura a los bereberes no les interesa. Un par de alemanes se acercan a nuestro fuego, pero aparentemente lo que nos divierte a nosotros no los divierte a ellos, así que deciden volverse. Los bereberes se preocupan todo el tiempo porque estemos bien. Tratan de ser los animadores de la noche, proponiendo canciones y bailes alrededor del fuego. Les seguimos la corriente hasta que nos aburrimos. Nos toca a nosotros de nuevo! Así que nuevamente nos ponemos a cantar canciones inconclusas. En ese instante se escucha: ¡todos a la duna!. Salimos todos prácticamente corriendo hacia una duna enorme que está

Gate 7

acercarnos a la costa, sé que vive a dos cuadras de la playa, pero nada más. Paramos en un teléfono público y llamo. Son las tres de la mañana. Mi hermano me dice que me quede donde estoy que él viene hasta acá. Cuelgo y cruzo hasta la camioneta que quedó a media cuadra del teléfono, me estoy por subir y veo un auto que me hace cambio de luces. Mi hermano. Increíblemente estábamos a dos cuadras de la casa, y nos reencontramos después de meses sin vernos. Cuánta alegría contenida; cuánto afloje por el reencuentro.

133


Gate 7

detrás de nosotros. Subimos por donde los bereberes nos indican. Cada vez se hace más empinada. Tratamos de mantener el equilibrio, y de respirar despacio para no cansarnos. La duna se hace interminable y, como todavía está un poco nublado, no veo dónde está el final. Ya estamos agotados de subir hundiéndonos en la arena. Los bereberes pasan por al lado nuestro caminando a una velocidad para nosotros inconcebible, ayudando a subir a los que más nos cuesta. Trato de inhalar dos veces y exhalar una, al menos así me enseñó mi amiga para no cansarme. Inútil, me canso igual. Me freno para respirar, y hasta me duele respirar. Un bereber que pasa me agarra del brazo y me lleva unos diez metros, así que no tengo chance. Sigo subiendo entonces. Aparentemente llegamos a la parte más alta. No, quedan unos metros todavía. Cada vez que parece que estamos por llegar, descubrimos que todavía queda otro tramo, y así sucesivamente. Llegamos a la parte más alta y, como no podía ser de otra manera, me siento a descansar y a disfrutar. El cielo se despejó, y a lo lejos se ve el campamento. De todas formas, no me hago mucha idea de la altura de la duna. Un bereber se sienta a hablar con nosotros. Nos dice su nombre, pero no sabe cuántos años tiene ni qué día es su cumpleaños. Esto me resulta un poco raro, pero de todas maneras lo escucho, mientras en mi interior cuestiono todo de manera inconsciente. Habla durante media hora, nos cuenta acerca de su familia que vive más adentro del desierto. Y luego se va. Quedamos solos, en silencio, mirando y admirando las estrellas, las sombras que la poca luz de la noche marcan en las dunas, y esas ondas lejanas que parecen pinceladas de un Monet. 23 de marzo: Cierro la bitácora. Le vuelvo a poner la misma gomita de pelo, bastante más gastada y estirada que la primera vez que se la puse. Los papeles siguen dentro, incluida una cabra hecha con una hoja de palmera, obsequio de un niño marroquí. Reviso los papeles uno a uno. La time table con los horarios de los trenes japoneses, algunas postales, tarjetas de hoteles, un recibo en chino de la encomienda que mandamos a Montevideo, el papel escrito en ruso junto con los pasajes a Mockba, recibos de campings, el papel de reclamo de una valija rota,

134

tickets de supermercados, un par de mapas que quedaron acá por equivocación, tarjetas de teléfono, boarding pass de varios vuelos, entradas para los edificios, recibos del cajero automático, la contabilidad de la camioneta en todas las monedas que supimos utilizar, y muchísimos tickets de metros. Todos estos papeles, aunque sean simplemente papeles son, en definitiva, gran parte de la historia de mi viaje. Y son tan importantes porque uno y cada uno de ellos tiene su parte de esta historia para contar, y son los encargados de que el olvido del mínimo detalle no se acerque. Empecé a leer la bitácora hace cinco meses, y leí un alguito cada vez que tuve ganas, como queriendo viajar de nuevo. Ahora, de lejos, intento digerir, entender, racionalizar y transmitir absolutamente todo. No es fácil contar sensaciones, sentimientos, vivencias. Tampoco es fácil describir olores, colores ni sabores. Pero no quiero que mis historias se transformen en la mera descripción de una postal grabada en mi memoria. Tengo que canalizar. Escribiendo, o tal vez dibujando. Necesito devolver todo esto, volcar toda la información que es mucha y muy intensa. Necesito hacer que otros viajen conmigo a través de mis historias y mis kilos y más kilos de papeles. Contarles lo que vieron mis ojos, que ahora son otros completamente diferentes a los de antes. Unos ojos cargados de información codificada, más reflexivos, más inquisidores, más atentos, hurgadores y más comprensivos, más distantes y autocríticos.


Gate 7

Narrativa, Mención Honorífica

Uruguayos en el mundo Alejandro Alvarez

Amanecimos a orillas del Lago Lomond, para los que no lo conocen, está situado en Escocia y es la mayor superficie de agua dulce de todo el Reino Unido, rodeado de montañas y de una vegetación de un verde característico, que me hizo comprender por qué existe un color denominado “verde inglés”. Realmente, un lugar paradisíaco. Pero como les contaba, amanecíamos a orillas de este lago lleno de misterios y realmente hermoso, en el cual la noche anterior habíamos enfriado unas latas de cerveza dentro de sus aguas, para un día más en el viaje tratar de no tomar cerveza natural, cosa que aprendimos a hacer. Mientras unos levantaban el campamento, otros aprontaban las cosas para el desayuno, en mi caso puntual me tocaba la tarea específica de acomodar todo nuestro equipaje; de una manera precisa, para que todo entrara dentro de nuestra casita ambulante, para nosotros, la Boxer Four. Les aseguro que no era tarea fácil, cada valija, cada caja, cada carpa, cada sobre de dormir tenía su lugar específico. No queríamos que nada quedara atrás. El itinerario del día marcaba que teníamos que llegar a Edimburgo, para lo cual teníamos que recorrer unos cuantos kilómetros, en los cuales seguro iríamos parando donde nos interesara conocer un poco más. Antes de partir, Jampi y Colón no quisieron dejar pasar la oportunidad de pegarse una zambullida en el lago, realmente lo ameritaba, pero por más

que fuera verano, la temperatura ambiente era menor a 15º seguro y el agua estaba helada, recuerden, la noche anterior la habíamos utilizado para enfriar unas latas de cerveza. Con la Boxer Four cargada y sus siete pasajeros prontos, salimos a hacer ruta. El primer tramo era para salir de la zona de los lagos, un detalle que no les comenté, es que este lago comprende uno de los Parque Nacionales de Escocia, por lo que cuando les digo hacer ruta no se imaginen una súper autopista de Europa, era más bien un camino pavimentado, sinuoso, bastante angosto, y en el cual no circulaban muchos vehículos. Es más, cuando te cruzabas con otro automóvil de frente, en algunas oportunidades tenías que arrimarte a la banquina, esto hizo que el primer tramo del trayecto fuese muy ameno, ya que el paisaje era muy disfrutable y tuvimos varias paradas. El recorrido nos hizo pasar por Callander, un pequeño pueblo, muy pintoresco, donde realizamos una parada para recorrer y almorzar. A media tarde llegamos a una estación de servicio en la ruta, la cual contaba con servicio de duchas, el cual utilizamos sin pensar, ya que lo estábamos necesitando. Todo este recorrido con paradas alternativas, hizo que llegáramos a Edimburgo muy cerca de la medianoche, cuando podríamos haber llegado mucho antes, un viaje que nos podía haber llevado unas cuantas horas, nos llevó casi un día entero. Siendo ésta una ciudad donde lamentablemente los uruguayos no somos bien recibidos en los campings, muchas

135


Gate 7

otras camionetas se quedaron sin lugar para alojarse, al igual que nosotros. Al no tener, nosotros, un lugar previsto ni reservado para descansar, llegamos al centro de la ciudad y nos dirigimos a la plaza, desde donde se podía contemplar el viejo Castillo. Ahí estacionamos la Boxer Four y descendimos de la misma para estirar las piernas y decidir qué hacíamos. De paso pusimos unas latas de cerveza en el techo de la camioneta, para que se enfriaran con la temperatura ambiente, que ya era bastante baja. Yo había llevado la Bandera Uruguaya, y como a uno le entra la nostalgia por su país cuando está lejos, siempre me encargaba, después de terminar de arreglar los bolsos en la parte de atrás de la camioneta, de colgarla a la altura de los vidrios traseros, y ésta se veía muy bien. Aparte, habíamos conseguido antes de salir de Uruguay, calcos de “Uruguay Natural”, los cuales habíamos colocado en los laterales de la Boxer Four, por lo que no importaba por donde anduviéramos, éramos fácilmente reconocidos como uruguayos. Espero que con todo esto puedan imaginarse en la situación en la que nos encontramos. Ahí estábamos, la Boxer Four y sus siete integrantes: Gerardo, Jampi, Colón, Magui, Vicky, Verónica y quien les cuenta, viendo qué hacíamos, cuando de repente se nos acerca un hombre de mediana edad, quien nos pregunta en inglés: “¿son uruguayos?”. El hombre no hablaba español, detalle que confirmaríamos más adelante. En nuestra camioneta solo Magui, Jampi y Verónica hablaban inglés, por lo que Magui le respondió que sí y se entabló una conversación, de la cual la mayoría no pudo seguir mucho por no hablar el idioma. Él comentó que le llamó la atención la bandera que teníamos en la camioneta y que por eso se había acercado. En un momento de la conversación Magui le pregunta si conoce algún lugar donde podamos ir; a lo que el buen hombre le pregunta, si para comer algo o para alojarnos; Magui responde que para pasar la noche; él le pregunta que cuantos éramos; Magui responde que siete. En este momento el buen hombre le pregunta si queremos ir a su casa. Entonces Magui se dirige a nosotros exaltada, en voz alta:“¡muchachos dice si queremos ir a la casa de él!”. Todos empezamos a hablar al mismo tiempo preguntándole a Magui que le había dicho;

136

a lo que nos respondió, que sí, que nos estaba invitando a ir a su casa. Nos miramos asombrados y sin dudarlo demasiado aceptamos, ya que no teníamos donde quedarnos y este buen hombre nos invitaba a alojarnos en su casa, ¿por qué lo íbamos a rechazar? Le dijimos que sí. Él nos señaló su auto y nos dijo que lo siguiéramos. Guardamos nuestras latitas de cerveza que teníamos en el techo de la Boxer, nos subimos y lo seguimos. Ya en camino empezamos a analizar la situación, caímos en que era una locura, nos decíamos a nosotros mismos que éramos unas putas, que un perfecto extraño, a la medianoche, se nos presentó en la plaza de Edimburgo, nos invita a ir a su casa y allá salimos sin pensar en nada. Ahí nos empezamos a hacer la película, de lo que nos podía pasar, que podía ser un delincuente, pero también analizábamos que nosotros éramos siete y él uno solo, aunque también nos podía querer llevar a una emboscada, pero ya estábamos en el baile, así que teníamos que bailar. Imagínense lo que es Edimburgo en la medianoche, donde siempre parece que hay una especie de niebla, nosotros siguiendo a un desconocido, el cual a estas alturas ya estaba circulando por un barrio periférico de la ciudad, calles muy angostas, casas elevadas y de dos plantas, iluminación más bien de las propias casas y no del alumbrado público, hasta que por fin se detiene, baja de su auto, nos indica donde podemos estacionar, nos dice que sólo bajemos lo necesario para dormir, que podemos dejar todo arriba de la camioneta, porque es un barrio muy tranquilo y no hay delincuencia. Les juro que lo que les voy a describir es cien por ciento verdad. Cuando empezamos a bajar los sobres y las pertenencias personales de cada uno, el hombre nos indica cual es su casa, número de la puerta 69, casa en lo alto, había luces encendidas dentro y las cortinas que estaban corridas eran de color rojo. Él nos dice que se va ir adelantando. Obviamente que todo esto hacía la situación bastante “rara”, jocosa para nosotros, pero como les dije ya estábamos ahí y no íbamos a volver atrás. El hombre se adelanta a nosotros, entra en la casa, a los gritos llama a su señora, Patricia es su nombre, le decía que viniera a ver que le había traído; nosotros no entendíamos


No se imaginan cómo nos trataron, pasamos al living donde nos sentamos, algunos en el piso. Este buen hombre, mientras nosotros hablamos con Patricia de qué parte de Uruguay era, de donde vivíamos cada uno de nosotros y otras cosas, nos trajo cuanto tipo de cerveza tenía en su casa, y no eran pocas. Al rato de estar hablando nos preguntan si habíamos comido, nos delatamos solitos de que no, él quiso cocinarnos algo, lo cual hizo con la ayuda de Colón, que era nuestro cocinero oficial. A todo esto, ya eran más de la una de la madrugada. Hablamos de todo un poco, de Uruguay mucho y de nuestro viaje también, comimos y en un momento dado decidimos sacarnos una foto con ellos, para lo cual dijimos “whisky”, por lo que este buen hombre se nos apareció con una botella de esa misma bebida. Era increíble, se los puedo asegurar, obviamente ahí las risas surgieron solas. Acomodamos los siete sobres de dormir en el living y ahí pasamos la noche, realmente espectacular. Habíamos quedado en levantarnos medio temprano porque teníamos solo ese día para estar en Edimburgo y lo queríamos aprovechar al máximo. ¡No se imaginan lo que fue el desayuno que nos tenían preparado cuando nos levantamos!: tocino, huevos, tostadas, manteca, panes, jugo, café, leche. ¡La mesa desbordaba de comida! Y no sólo eso, sino que habían despertado a los hijos temprano porque querían que nos conocieran, les aseguro que la atención de cualquier hotel que hubiéramos podido pagar en ese momento, no era tan buena.

po para poder recorrer todo lo que te interesa de un sitio. Como teníamos que salir esa misma noche de Edimburgo, ya que al otro día teníamos el pasaje marcado para cruzar de Dover a Calais, lo que decidimos fue no regresar muy tarde a la casa, para poder charlar un rato más con ellos. Además como ambos eran músicos y tenían un grupo armado, nos habían comentado que podían tocarnos algo si teníamos tiempo, a lo cual obviamente accedimos. Por lo tanto, a eso de las seis de la tarde ya estábamos todos en la casa. En el living tenían un piano de cola, el cual él toca, aparte de varios instrumentos de percusión. Ella toca el violín. Pasamos la tarde muy amena entre charlas y música, pero nos teníamos que ir, sino íbamos a perder el ferry. En medio de la charla, Verónica comentó que siempre le había gustado aprender a tocar el violín pero por un motivo u otro nunca lo había hecho, cuando llegó el momento de despedirnos, empezamos con los saludos y demás. Patricia le regaló a Verónica un violín con su correspondiente estuche rígido, para que cuando llegara a Montevideo no tuviera más excusas para aprender a tocar. Aparte nos tenía preparada una bolsa llena de diferentes galletitas escocesas y chocolates para el camino.

Gate 7

nada, pero igual fuimos hasta la casa, a estas alturas ya nos esperaban los dos en la puerta. Cuando llegamos, develamos el misterio… …su esposa Patricia, no era más ni menos que una de las tantas y tantos uruguayos que andan por el mundo. Exiliada desde muy joven a causa de la dictadura conoció a este escocés, con el cual se casó y tuvo dos hijos, por lo que su vida ahora está allá. Pero esta madrugada supo abrirle las puertas de su casa a siete perfectos extraños, que lo único que tenían en común con ella, era su país natal.

Si bien no llegamos a compartir 24 horas con esta familia, la despedida fue muy emotiva y hoy, a cinco años de haber vivido esta historia, no me parece mejor homenaje para ellos, que el escribirla y contarles a todos los lectores lo que pueden los lazos de un país, muchísimas gracias Patricia y familia por habernos abierto las puertas de su casa y tratarnos de la manera que lo hicieron, siempre los recordaremos, la Boxer Four.

El día para nosotros transcurrió como uno de los tantos del viaje, en los cuales tratas de aprovechar al máximo el tiem-

137


138

Gate 7


Gate 7

Narrativa, Mención Honorífica

La Mouche José Mariño

Hacía un día que habíamos llegado a Berna, desde el sur de Francia y España, procedentes de Lisboa, por cuya gran puerta entramos a Europa, en vuelo de Varig. Fuimos el segundo grupo de Viaje de Arquitectura en hacerlo en avión, ya que hasta el año ´68, cruzaban el Atlántico en barco. También fue el segundo año en que se comenzó la modalidad del camping. Era todo novedoso, pero en realidad como los fondos daban para seguir alojándose en hoteles y Hogares de la Juventud, duro poco tiempo la experiencia de vivir al aire libre, sobre todo la practicamos en la Costa Azul, y Grecia. Los viáticos eran de entre 2 y 5 dólares por día, y alcanzaba además de para el alojamiento, para darnos una buena comida diaria en un restaurante. Todavía éramos los “americanos”, a veinticinco años de terminada la Guerra, y no los “sudacas” tan temidos hoy, en el viejo continente. Transcurría la Primavera del año de 1970, en el hemisferio Norte. Pronto iríamos hacia Italia, continuando el apacible viaje en nuestras cinco combis Volkswagen, y una pequeña Fiat para las señoras esposas de seis compañeros. Veníamos entusiasmados con la arquitectura árabe de Andalucía, el Modernismo Catalán de Gaudí, la arquitectura moderna de propuestas habitacionales en Touluse, y la Unidad de Habitación en Marsella de Le Corbusier. Teníamos grandes expectativas por ir al encuentro de la obra de Bernini, Miguel Ángel y Borromini, en la ciudad Papal. La verdad, era que añorábamos también, las pizzas y pastas de igual sabor a las de Montevideo. En esa época no era común

comer fuera de Italia esos platos, traídos por los inmigrantes al Río de la Plata, o al barrio italiano de Nueva York. No existían por entonces, los Pizza Hut y los Mc. Donalds. Mi amigo el flaco, se sintió desesperadamente incomunicado en Francia y Suiza, y se había comprado un pequeño diccionario de francés, que usaba para adquirir comida o intentar confraternizar en nuestros intercambios culturales, en albergues y facultades. Así fue como un día en Berna, dice en voz alta, entreleyendo, voilà les elephants. En ese instante, me dieron ganas de correr a esconderme detrás de la combi, al ver que las destinatarias del piropo, eran unas muchachas algo rellenitas, supongo que por el rico chocolate suizo, o las deliciosas fondues. Por suerte, lo miraron y se rieron, no considerando un agravio semejante piropo. Como es obvio, este sistema para comunicarse, le resultaba bastante engorroso a mi amigo, además de algo lento. El estaba inquieto por conocer las curvas y sinuosidades de la Iglesia de Ronchamp de Le Corbusier, como otras que surgían con fuerza, de nuestro ávido intercambio cultural, entre los estudiantes de otros lados. Fue así como ocurrió, que ante el espectáculo gracioso, de verlo a él, en un trabalenguas, con su diccionario en mano, tratando de comunicarse con dos lindas estudiantes suizas, me pidió auxilio, y me dijo, Seu, Seu, veni y traducime. Lo de Seu, era porque soy de la frontera con Brasil. Hacía un tiempo, el Flaco había estado de vacaciones en mi casa, y al el notar que la gente se refería a mi padre respetuosamente,

139


Gate 7

140

con el apelativo de Seu José en portugués, que significa Don en Castellano. Zácate! Me puso para siempre ese sobrenombre, conservando yo, el Seu, hasta el día de hoy. Fue gracioso, ver que algunos compañeros lo imitaron, y me decían Zeus, porque les sonó igual al nombre del dios griego. Mientras las invitábamos a tomar un café, el Flaco sin perder su costumbre, me dice, Brigitte Bardot es la mía. A la vez que saludábamos al entrar al café, bonjour monsier dames, yo recordaba que él se quejaba de que en el viaje, veíamos mucho ladrillo y hormigón, y que como decía un profesor, el aspecto social, el intercambio cultural, el conocer a un pueblo desde dentro de la ventana de su casa, era una experiencia ineludible. En ese momento creo que queríamos con ansiedad, tener ese tipo de contactos, y si fuera desde la ventana de sus cuartos, sería mejor aún. Esa tarde, estábamos los dos, más interesados en la sociología que en la arquitectura. La chica que no era Brigitte Bardot, me había comenzado a producir ciertas “ideas”, al decir de nuestro gran escritor, Felisberto Hernández. En cuanto nos sentamos, noté que en la mesa contigua, había un grupo de parroquianos, vestidos muy sobrios y prolijos. Parecían recién afeitados y peinados, me dije, relojeros o banqueros. Confieso que no fui nada original. Mi amigo estaba impaciente, me decía, decile que tiene los ojos del color del cielo de la Costa Azul. Yo entendí que era apresurado adelantarme, y pase por la censura su sugerencia. En un ambiente formal y de silencio absoluto, preguntaron de donde éramos. Esa conversación, que nunca en mi vida olvidaré, fue más o menos la siguiente: - Somos de Uruguay, Sudamérica, entre Brasil y Argentina, la capital es Montevideo. - Ah, ¿y cómo es el país, tienen selva, hace mucho calor en el trópico? - No, no, es muy plano, es todo verde por las praderas, y el clima es subtropical. - Y cómo es la gente, ¿no hay indios? - No, los que había los mataron o dispararon en el siglo pasado, a Paraguay y Brasil. - Hablan español ustedes, ¿no? Así que son estudiantes de Arquitectura. ¿Qué hacen aquí?

- Bueno, además de ver obras de vanguardia e históricas, nos interesa el contacto con estudiantes como ustedes, y conocer las costumbres, los planes de estudio, la vida, etc. - Decile que está divina, me dice el Flaco, algo nervioso. - ¿Y qué hacen, de qué viven en Uruguay? Aquí fue donde se me produjo un clic, porque algún transistor se me quemó. - Bueno, somos un país famoso por la producción y la calidad de sus mouches (dije moscas en vez de vaches, que son vacas). Se imaginaran la cara de sorpresa y asco de nuestras compañeras. - Y que hacen con las mouches, ¿para qué las producen? - Y, son muy ricas, las mejores del mundo, y las comemos. A esta altura todo era confusión. Las suizas estaban horrorizadas, miraban como que fuéramos unos caníbales o algo peor, a pesar de nuestro aspecto y nombres tan hispanos. - ¿Pero cómo hacen, cómo las preparan, son ricas? - ¿Nunca probaron? Claro, acá ustedes son bastante vegetarianos. A nosotros nos gusta mucho asada, es deliciosa, como la comen nuestros gauchos, también al horno o en empanadas. Las pobres parecía que vomitarían, y sus caras tan dulces desaparecieron. Para mejor, yo me explayo y digo: - Producimos grandes cantidades y lo que sobra se exporta todo. Consumimos igual que Argentina, más de 60 kgs. de mouche, per cápita, por año. Y agrego: - de eso y del turismo es de lo que vivimos en Uruguay. A esta altura el silencio casi de hospital que había en el café, cambió, y parecía un boliche de Montevideo, como era el Sorocabana, con ruido de risas, platillos y sillas que se arrastraban. Creo que tuvimos el mérito de hacer reír a las chicas, al mozo y los parroquianos, lo que en Suiza debe de ser toda una hazaña. Olvidaron sus modales y su conocida discreción. No hay dudas, de que esa tarde colmamos las expectativas, de lo exótico que resulta ser de un país sudamericano para los europeos, pienso que no los defraudamos. Habrán pensado que de esto se trataba el “realismo mágico”, esa literatura que de la mano de García Márquez y Vargas Llosa, irrumpía con fuerza en el mundo.


También fueron sus últimas palabras, pero nos acompañaron toda la vida, hasta hoy. Con el correr de los años, el Flaco fue agrandando la anécdota entre la barra del boliche, que al primer trago ya le pedía que hiciera el cuento de la mouche. El decía exagerando, que las suizas eran divinas, como actrices de cine, que le dio mucho trabajo con su pinta y el diccionario, atraerlas a sentarse con nosotros, que yo entreveraba el francés con el portugués, porque en vez de pedir café Nestlé, tomaba vino todo el día. Que cuando la profesora de francés dio la clase de animales, yo falté y por eso me confundí. Que esa tarde terminamos lo dos de cara larga, solos, frente a la jaula de los osos, porque las dos estudiantes con mis cuentos, estaban atemorizadas, y dispararon. Y lo que es peor, inventó que estudiamos la palabra vaca, hasta en chino y japonés, porque no se podía tropezar dos veces con la misma piedra, y de repente por ahí, conocíamos algún grupo de estudiantes orientales. A los años, yo trato de recordar esas imágenes, y recuerdo al flaco mirando con intensidad a B.B., con cara de famélico intentando seducirla. Y a ellas, que por supuesto estaban desconcertadas, y que iban como en un tren fantasma, pasando

de la risa al horror y a la sorpresa, de un instante a otro. Creo que al verlo a él con esa cara aceituna, de aspecto similar a un fakir, quizás pensaron por un momento que se pondría de pronto a abrir una servilleta prolijamente como si fuese un hindú, repleta de mouches, y comenzaría a consumir nuestro exótico plato preferido, ahí nomás.

Gate 7

No teníamos selva, ni indios, ni éramos caníbales, pero comíamos moscas, sí señor, y además eran deliciosas. Mi amigo, que no entendía un pito, pero que si sabía leer las señales, me increpa preocupado: - Seu, qué disparates dijiste, estamos haciendo el ridículo. Ahí es cuando les pregunto: - ¿Pero qué significa para ustedes mouche? Haciendo señas con sus manos: - Es un insecto negro, repugnante, que vuela. - Oh no, yo quise decir vache! Todos nos reímos, junto al resto de relojeros y banqueros, sentí un alivio enorme, y me puse a festejar junto a los demás. El Flaco, al principio, cuando ellas reían, me decía: - Vamos bien, Seu, vamos bien -creyendo que era por sus piropos a Brigitte Bardot, los que nunca pude decir en francés, por estar aún en la previa. A lo que fue nuestra última pregunta esa tarde: - ¿Qué podemos hacer en Berna hoy? -ellas nos dicen, ya despidiéndose: - Ver los osos en el Zoo, son típicos de aquí, y hasta figuran en nuestro escudo.

Y yo, supongo respecto a mí, que debía de parecerme al Agregado Comercial de nuestra Embajada, peleándome con el francés, tratando de difundir nuestras costumbres culinarias, y nuestro preciado producto de exportación, la mouche! Mi querido compañero, ese día se convenció, de que no era nada práctico seducir o relacionarse con un diccionario en mano, y menos aún con los servicios de un inexperiente y novel traductor de francés. Viendo nuestro fracaso, ese día en que salimos hacia Italia, a encontrarnos con el Sol, y con otras curvas también apasionantes como son las del Barroco Italiano, o El Coliseo, ya a las risas recordando nuestras conquistas y chascos, dejamos el pensamiento que bastante nos inquieto esos días al pie de los Alpes, y entonces el Flaco tomó una sabia decisión. Conversaría con estudiantes que solo hablasen el castellano, idioma hermoso, dijo, el cual él dominaba al parecer bastante bien, y conocía el alcance exacto de cada palabra, a juzgar por sus alentadores resultados. Fue así que se sentó en la combi, al lado de una de las compañeras más lindas y simpáticas del grupo de viaje. En la Roma Eterna, los veía bajo los ábsides y cúpulas del Barroco, contemplando hacia el cielo los frescos de la Capilla Sixtina, bajo los toldos de los boliches del Trastévere, por las orillas del Tíber, por la Fontana di Trevi, sonriente, feliz, de la mano de la que hasta hoy es su mujer. Esa escena me trajo a la mente por un instante, a Marcello Mastroiani y Anita Ekberg en La Dolce Vita, ambos tirando monedas para volver pronto a Roma, según la leyenda. ¿Es que habrá acaso alguna otra ciudad como la de los Césares, para enamorarse? A los años, nuestras hijas se graduaron de arquitectas, y fueron en los Grupos de Viaje a Europa. Ellas hablan muy bien el inglés, pero del francés, nunca les preguntamos cómo les fue.

141


142

Gate 7


Gate 7

Narrativa, Mención Honorífica

Detrás del Muro de Berlín Raquel Pérez Benech

I- EL ENCUENTRO Lo declaro de entrada: soy acompañante. Formo parte de una categoría especial en el viaje… no tengo voz ni voto, me resigno a ser un privilegiado segundo plano. Con mi título de médica fresquito y mil anécdotas de los tres meses que habíamos pasado separados me embarqué en Lufthansa rumbo a Budapest, al reencuentro tan esperado con mi amor. Me esperaba en el aeropuerto, abrazos, besos, emociones, la felicidad total en un escenario muy distinto. El me tomó de la mano y me llevó casi volando por todo Budapest. Yo sentía que era un sueño, el puente de las cadenas, la plaza de Buda con la espectacular vista de la ciudad a los pies, al otro lado del Danubio. Y nosotros tan tomados de la mano. Íbamos tan rápido y él me llevaba con tanta seguridad, como si siempre hubiéramos pertenecido allí. Pero el itinerario no era turístico, teníamos que volar entre embajadas y consulados, con el tiempo justo para sacar visas y permisos para Rumania, Bulgaria y Turquía. Las oficinas se cerraban temprano y sello tras sello, ventanilla tras ventanilla fuimos obteniendo el objetivo. Quedé agotada de mi primer día en el primer mundo, por suerte me esperaba una noche fabulosa en un albergue acogedor con un gran acolchado de plumas. En dos o tres días recomenzaríamos el viaje y yo no podía ni remotamente imaginar cuán particular iba a ser.

El muro de Berlín cayó en el año 1989, corría 1991 y el mundo definitivamente había cambiado. Pero todo era tan reciente, recién se había roto la estructura de años y nosotros sin querer íbamos a ser espectadores en primera fila de estos cambios que antes ni siquiera nos preocupaban. La guerra en Yugoslavia fue el motivo de este itinerario tan inusual. Teníamos que llegar desde Hungría hasta Turquía y el pasaje natural por Yugoslavia estaba vedado. Hubo gente dentro del grupo que votó en asamblea pasar igual por Yugoslavia a pesar de a guerra, parece que con 20 años y desde los cómodos sillones del salón de actos no nos daban miedo ni las bombas. Pero obviamente era imposible, por lo que el itinerario fue Hungría, Rumania y Bulgaria hasta llegar a Turquía. Las visas eran crueles y vaya a saber por qué teníamos 24 o 48 horas para estar en cada país de paso, por lo que se convertía en un viaje relámpago, apenas una pasadita cual tobogán hacia Turquía. Poca posibilidad de ver arquitectura, pero trataríamos de aprovecharlo. No sospechábamos que nuestras vidas serían distintas después de esta experiencia.

II – LOS AMIGOS Se terminó el idilio, después de nuestra estadía palaciega en el albergue del acolchado de plumas, el encuentro con el

143


Gate 7

resto de los integrantes de la camioneta que llegaban desde Viena estaba pactado en el camping. No voy presentar a cada uno del resto del equipo, los iremos conociendo a su debido tiempo. Viajaban en una camioneta Renault Traffic, especie de casa, carpa, casa rodante, gran cambalache sobre ruedas. Esa sería mi nueva casa, magia automotriz trasportando miles de estudiantes de país en país, tan lejos de casa y con tanta naturalidad. Supe de entrada que tenía que compartir a mi esposo con el resto de las compañeras, la dinámica ya estaba establecida, él acomodaba los bolsos, resolvía muchos problemas, continentaba algunas angustias. Lo compartí (y aún lo comparto) con alegría. Éramos conmigo nueve personas, 4 hombres y 5 mujeres. Cuando uno junta esta cantidad de gente durante meses en un crisol, trasladándolo por todos lados, con pocas preocupaciones más que el itinerario, las obras a visitar, qué comer y como conseguir un teléfono pinchado para llamar a Uruguay… el resultado puede ser muy variado. La mitología de los grupos de viaje habla de muchas peleas, parejas cruzadas, grandes amores pasajeros y rupturas. Mejor dejemos la imaginación abierta, pero para ser honestos, nada de esto nos pasó. No nos peleamos, no cambiamos parejas, más bien constituimos una gran familia de adopción que mantenemos hasta el día de hoy, dieciocho años después. Pero esto yo no lo sabía en aquel momento, mi viaje recién comenzaba y todas las páginas estaban por escribirse.

III – DE BUDAPEST A LA FRONTERA Como en un cuento de hadas se veía la ciudad iluminada desde el mirador. Los puentes conectaban uno y otro lado de la vieja Buda y la nueva Pest cual cuerdas luminosas. Los mismos puentes que años después volvería a atravesar en las novelas de Sándor Márai.

144

El tiempo apremiaba, el itinerario y las visas nos indicaban que debíamos partir. La carretera era una vocación y la camioneta un hogar. Ya en los primeros kilómetros noté que la relación entre Juan y Gonzalo no era muy buena. Juan manejaba y Gonzalo copiloteaba con grandes mapas desplegados. Si uno ponía un cassette, el otro lo cambiaba a los pocos minutos y viceversa. Si uno proponía la ruta de la derecha el otro tomaba a la izquierda sistemáticamente. Pero no pasaba de esas niñerías, para los demás no dejaba de ser algo cómico. Por eso es que cuando se acercó la noche y nos pusimos a buscar un camping no me llamó la atención que Gonzalo gritara… ¡camping, camping!, ¡ese mismo! señalando un camping nudista, y Juan se negara a entrar. Al resto de los integrantes la curiosidad nos venció e hicimos un tour de reconocimiento por el camping que tenía tanta onda como tan poca ropa entre sus integrantes. Muy pintoresco, pero no tenía el perfil esperado para pasar esa noche y seguimos viaje. Ya entrada la nochecita llegamos a un sereno lugar, con muchos bungalows y una gran piscina socialista. ¿Cómo me di cuenta de que era una piscina socialista? Por sus grandes dimensiones, más que olímpica, en su aura se podían adivinar muchos jóvenes con trajes de baño entero entrenando con profesores de educación física severos, dando muchas órdenes… en otra época. Ahora todo estaba solitario, el rumor del pasado era muy lejano, y la gran piscina con el agua amarronada sólo tentó a Pablo (mi esposo) y a Gonzalo que se tiraron a nadar compulsivamente, braceando y cruzándose con imaginarias nadadoras olímpicas húngaras. Después de un sueño profundo en los bungalows hicimos el corto tramo hasta la frontera. IV – LA PRIMERA FRONTERA Al irnos acercando a la frontera, en un lugar muy descampado, el tránsito comenzó a enlentecerse más y más, hasta detenerse. Inmovilidad total. Muchos autos delante y otros tantos detrás, kilómetros de cola. La cola nos sorprendió de golpe, no lo sabíamos, nadie nos había dicho. Seguramente debido a la guerra en Yugoslavia todo el tránsito se desviaba


Rápidamente nos vimos transportados al Chuy, es increíble cómo se parecen las fronteras. De uno y otro lado de la carretera se amontonaban los puestos, comida, ropa, papel higiénico, mucha gente caminando, yendo y viniendo. El pasto de los costados era un gran baño comunitario, muy concurrido pero no había otra opción. Sentimos el lento paso del tiempo de cualquier cola, de cualquier espera, con un inicio preciso y un fin indeterminado, o tal vez sin un fin.

el aroma del vicio nos dormimos agotados en nuestra primera noche rumana. V – RUMANIA ¿Qué decir de Rumania? Los campos verdes con ligeras colinas, salpicados de casitas de madera con sus graneros y cobertizos. Una campiña generosa, con ovejas y cabras, postales sucesivas al borde de la carretera. Las construcciones, aunque bien mantenidas parecían del siglo anterior, toda Rumania parecía de otro siglo, y con el tiempo detenido.

Horas de tedio, charla y sueño. Empujábamos la camioneta para no prenderla cada cinco minutos, en un lento avanzar. Ya entrada la noche y con un aburrimiento indescriptible, llegamos a la aduana: pasaportes, equipaje, cambio de plata. Por unos pocos marcos nos dieron toneladas de leis rumanos. Y recomenzamos la marcha. La inmovilidad es tediosa, la marcha es placentera. El solo hecho de retomar el camino nos cambió el ánimo, estábamos contentos, esperanzados, nos pusimos a cantar como tantas otras veces. Entramos en un estado de trance, la música, la noche, la alegría de ir cantando y avanzando. La noche era bien cerrada y la carretera rumana muy oscura, sólo nuestros focos iluminaban el camino y los árboles de los costados.

Cuando fuimos a cargar gasoil en una ciudad llamada Timisoara nos informaron que el gasoil se ponía sólo con vales, y esos vales los conseguíamos en Pitesti, que estaba a 300 kilómetros. Se nos desmoronó el mundo, ¿hacer 600 kilómetros para conseguir los vales de combustible? Como detalle anexo el gasoil remanente no nos alcanzaba para este periplo.

Por eso no pudimos entender como apareció la vieja en esa soledad. Al costado de la ruta, con ropa harapienta, agitando sus brazos, con esa cara inolvidablemente agria, tal vez de otro mundo. La fuimos dejando de costado y después quedó atrás, y aunque los focos ya no la iluminaban seguía teniendo su propio brillo. Se callaron nuestros cantos, y seguimos en silencio. Seguros de que fue una aparición.

- ¿Uruguay? ¡¡¡Francescoli!!! -fueron las palabras tras las que se desmoronó con una sonrisa nuestro severo pistero y nos llenó el tanque alegremente por un gran fajo de leis.

Pasamos la noche en Arad, a pesar de que llegamos muy entrada la noche, había alguien para abrirnos las cabañitas tan húmedas. - ¡Que alguien prenda un pucho please! -pidió María con desesperación. A pesar de que odiaba el cigarro necesitaba que algo la salvara del olor rancio tan penetrante. Con

Gate 7

por ahí y miles de autos y camiones abarrotaban el trabajo de la aduana húngaro–rumana.

Primer choque con una forma de pensar distinta, una burocracia más cargada que la nuestra. El hombre de la estación de servicio se mostraba muy entrenado en mandar turistas incautos a Pitesti a buscar los vales, no parecía haber solución. Charlamos y charlamos vaya a saber en que mezcla de idiomas, pero el diálogo fue distendiendo la situación.

Acababan de perder el orden y la protección socialista y el capitalismo voraz acechaba pero todavía no había penetrado, y eso se notaba en la gente y en los lugares. El tiempo detenido, una especie de stand by histórico, que seguramente duró dos o tres años. Con el tanque lleno nos hicimos nuevamente a la ruta, teníamos que llegar a Bucarest para no atrasarnos en el itinerario, kilómetros y kilómetros por la carretera rumana, se puso el sol, se vino la noche y avanzó rápidamente. Era bien entra-

145


Gate 7

da la madrugada cuando pinchamos la rueda a la entrada de Bucarest, el auxilio mecánico demoró en venir, la noche cerrada y sin luna resaltaba las constelaciones del hemisferio norte, tan extrañas para mí. Todo fue luego muy vertiginoso y extraño, buscar un lugar para dormir, preguntar a las tres de la mañana por algún camping o albergue barato. Era surrealista, como surrealista fue el lugar que encontramos. A la entrada del camping una gran barrera levadiza impedía el paso. El guardia nos anunció severamente: - Está cerrado, además estamos albergando refugiados somalíes y no podemos aceptar a nadie más. - Por favor –le pidió Sandra, vaya a saber en qué idioma, mientras su pelo rojo hechizaba y mareaba al guardia en sus convicciones– no tenemos donde dormir, además son las 4 de la mañana, es sólo por un rato. - Está bien, son 400 leis por persona y a las 8 de la mañana se van porque nos comprometen con las autoridades. La sonrisa de Sandra le indicó que estaba haciendo lo correcto y nos levantó la barrera. Fuimos a los baños, con la intención de darnos una ducha… fue imposible. En el baño de mujeres la mugre era indescriptible, y en el de hombres una gran cantidad de somalíes tan negros como el carbón hacían cola para bañarse cantando unas canciones tan incomprensibles como pegadizas. Nos zambullimos en las dos cabañas asignadas y casi no podíamos creer cuando a los pocos minutos casi nos tiran la puerta abajo: wake up!, wake up! It’s late, please. Eran las 7:30 y teníamos que irnos antes de las 8, el sueño no fue reparador en absoluto, apenas simbólico. Al menos tuvimos un encuentro cercano con los refugiados somalíes.

146

las calles por vehículos blindados y tanquetas. Hubo un gran número de muertos. La balacera duró hasta las tres de la madrugada del 22 de diciembre. Nicolae Ceauscescu y su esposa Elena fueron detenidos, juzgados y ejecutados el día de Navidad de 1989.” Pasmados quedamos ante el Royal Hotel, los orificios de balas parecían tibios, y el humo de la balacera apenas se había disipado. Sólo dos años habían transcurrido desde este hito histórico cuando atravesamos el señorial hall y fuimos a sentarnos al aristócrata aunque decadente restaurant. El menú fue el habitual: porco y repollo, de entrada salame, el agua mineral deliciosa con su aroma de manantial de transilvania. Los mozos muy amables, bien uniformados, aunque con sus ropas decoloradas y raídas, mantenían la postura de estar en su esplendor. Como siempre la cuenta nos llevó cientos de billetes que equivalían a unos pocos marcos. Al salir, la tarde era amable y paramos en cualquier parte a tomar un poco de sol y disfrutar de la ciudad. Desplegamos cual gitanos nuestras sillitas replegables en la vereda y nos pusimos a observar. No tardó mucho en acercarse la vieja dama.

VI - BUCAREST

- ¿De dónde son? -me preguntó en un perfecto francés que hizo renacer orgullosamente mi francés producto de tantas tardes en de la alianza francesa. - Nous venons de l’Uruguay, Amerique du Sud. - Bien sur! Conozco de referencia ese pequeño país y me han dicho que parece europeo y es muy culto. La miré detenidamente, tendría unos sesenta y pocos años, se le notaban en sus arrugas prolijas y en el cansancio alegre de sus ojos celestes. La vestimenta era sobria, pollera marrón, camisa y saquito liviano, pero lo que más me llamó la atención fue la prolijidad con que sus medias de nylon habían sido zurcidas y rezurcidas con orgullo y dedicación.

“Las calles bucarestinas habían sido ocupadas por los habitantes. Bien pronto, los manifestantes debieron enfrentar a los soldados, la multitud en las calles fue atacada por francotiradores desde varios edificios de la ciudad y cercados en

Tuvimos una larga charla, completamente abstraídas del entorno, ella me recomendó cientos de lugares que yo sabía que no podría visitar y yo le cursé una invitación a visitar mi país que sabía que nunca iba a poder concretar. Nos despe-


VII – EL MAR NEGRO La bruma brotaba lenta y caprichosamente del mar dando una imagen de sueño irreal. Llegamos a la salida del sol a ese pequeño puerto de pescadores sobre el Mar Negro. Habíamos conducido toda la noche para llegar ahí, queríamos conocer el Mar Negro en su esplendor, aunque después lo veríamos en su conexión con el Mar de Mármara a través del estrecho del Bósforo en Estambul. Las manos y las caras curtidas de los pescadores los hermanaban con los pescadores de todas las regiones del mundo, el silencio era abrumador. Salía lentamente el sol y aquello se convertía en un espectáculo religioso: las barcas, el agua serena con la bruma inagotable y las gaviotas que empezaban a revolotear. Los pescadores eran los dueños del lugar y nosotros éramos simples espectadores enmudecidos, prendimos un fuego y respetando el silencio sacro desayunamos en la playa. No quisimos romper la magia y lentamente después de desayunar nos marchamos.

VIII – LA SEGUNDA FRONTERA Me miró desde sus ojos vírgenes de dolor. - No aguanto más –me dijo. Todas las experiencias de los últimos días se fueron sumando y él no estaba preparado para un acoso de amor no co-

rrespondido tan pertinaz, y ahora soportar esta nueva cola eterna en la frontera de Rumania con Bulgaria. Busqué en mi botiquín y encontré un Diazepam rosadito traído directamente de la emergencia del Pasteur para cualquier emergencia, como ésta. Sabía que me iba a servir

Gate 7

dimos con cordialidad, fue muy cálido el encuentro. Seguimos la recorrida por Bucarest, la París del Este se desplegaba con sus grandes boulevares tradicionales, sus plazas señoriales, salpicadas con algún macro edificio socialista. En la periferia grandes complejos de viviendas muy tipo Euskalerría con millones de autos Ladas en sus estacionamientos. En los almacenes espinaca en conserva en frascos de vidrio y poca cosa más.

- Ponete media debajo de la lengua. Se despertó 12 horas después, del otro lado de la frontera, entrando a Bulgaria. ¿Qué pasó en esa frontera? Nunca lo sabremos. La cola era interminable y lenta, de nuevo horas y horas compartidas con camioneros alemanes, italianos y de todos lados. Horas de quietud y minutos de avance. ¿Nos dormimos? ¿Todos? No lo sabemos y tampoco lo quiero saber. Del abarrotamiento de autos y camiones en la estrecha carretera de golpe nos despertamos del otro lado del descomunal puente sobre el Danubio, ya del lado búlgaro y completamente solos. No había autos atrás ni adelante, y solamente se escuchaba el ruido de las balizas de la camioneta. A pesar de la sorpresa, y mirando el Danubio que estaba tan zigzagueante debajo del puente emprendimos el viaje y realizamos los trámites para ingresar en Bulgaria. Solos. IX – EL ABANDONO Catalina y Mario son la pareja más consolidada que jamás haya conocido y todo lo tienen planificado con antelación, ellos habían decidido no ir a Turquía, y se iban a tomar un tren en Bulgaria para llegar a Grecia donde harían unas vacaciones más extensas que las nuestras. Abordaban el tren en Rusé, para después tocar Sofía y vaya saber que otros lugares hasta Atenas. Llegamos a Rusé en busca de la estación de tren. El idioma búlgaro es incomprensible, así como el rumano era fácil de descifrar, como una mezcla de latín y francés, el búlgaro era imposible. Otra tipología supongo que parecida al ruso, imposible tener idea de lo que decían los carteles y el lenguaje en la calle nos era completamente ajeno. Buscamos en la “Let’s go”, especie de biblia para Gonzalo, una guía para el viajero norteamericano medio en cualquier parte del mundo. La respuesta, por

147


Gate 7

supuesto estaba allí: estación de tren se decía garata blacka o así sonaba al menos.

no lo convencimos, porque aún hoy se lamenta por haberla dejado en el camino.

Detuvimos la camioneta ante el primer transeúnte que pasó y con total seguridad le lanzamos: ¿garata blacka? Quisiera acordarme al menos el tono o la melodía que tuvo su respuesta, pero no lo recuerdo. Por suerte acompañó su explicación con ademanes, hacia la derecha e izquierda danzaban sus manos mientras sus dedos marcaban las cuadras.

Claudia es decidida, metódica y casi obsesiva. Así como visitó todas las plazas de Barcelona, así tenía muy claro cuántas horas de visa nos quedaban para abandonar Bulgaria. El cronómetro avanzaba rápidamente y nos quedaban cientos de kilómetros todavía, fue ahí cuando Claudia ordenó: - vamos a preparar la cena en el camino y después paramos lo menos posible para no perder tiempo.

Llegamos derechito a la estación de tren, con dos convicciones: en cualquier parte del mundo te podes comunicar y que la let’s go servía para algo. Ahí dejamos a Catalina y Mario… en la garata blacka, en los confines del mundo, esperando un tren que los llevaría a Atenas. Llevábamos una noche en blanco, buscamos un lugar para dormir lo que quedaba del día y la noche siguiente, y a diferencia de las veces anteriores encontramos un lugarcito encantador. En el medio de un gran bosque de pinos casi escondidas emergían las cabañitas de madera. La luz del sol se filtraba danzarina entre los árboles y la temperatura del día veraniego era ideal. Algo nos transformó y de nuevo caímos en esa alegría colectiva que cada tanto nos invadía, nos bañamos con un agua calentita y revigorizante en unos baños exteriores inmaculados, lavamos la camioneta escuchando nuestra música preferida al mango. Creo que bailamos. Y uno a uno fuimos desapareciendo para desfallecer en las camas que mi memoria ha transformado en mullidas, dormimos hasta agotar el sueño. X – EL ÚLTIMO TRAMO

148

-¿Cocinar en la camioneta? - Cocinar no, pero preparamos todo y después paramos lo imprescindible. Sacamos las papas de la caja de comida y armamos un área de trabajo, en la parte de atrás de la camioneta, unos pelaban las papas, otros raspaban las zanahorias, alguien abría las latas de a arvejas y los panchos esperaban pacientemente sobre uno de los asientos. Cuando estuvo todo pronto paramos en un lugar infame de la autopista, uno de esos estacionamientos laterales, puro cemento y barreras. Prendimos el anafe y en un rato estuvo pronto el menú: panchos con ensalada rusa que devoramos con placer. De postre las típicas latas de ensalada. Retomamos la marcha y en poco rato llegamos a la frontera con Turquía, no había cola, tan sólo un rato de espera. El edificio de la Aduana era inmenso y frío, un gran cuadro del rey, o dictador o similar dominaba la gran sala. La gente era distinta, todos hombres y muy rígidos, algo de Expreso de Medianoche sobrevolaba el lugar. Hicimos los papeles y traspasamos la frontera cual gran valla del final de la carrera.

Salimos temprano y descansados, era el día indicado para atravesar Bulgaria de un tirón y llegar a Turquía donde se terminaban los apremios de las visas con corta duración.

XI – EPILOGO

Fue un día más de carretera, muchas curvas y alguna altura. Música y manejo, nada más. Una tortuga nos detuvo el paso, era enorme y Pablo quería llevársela, lo convencimos que era imposible pasarla por la frontera. Creo que en realidad

Fue muy poco lo que dormimos en esos días y mucho lo que manejamos contra reloj. Las vivencias nos quedaron grabadas a fuego, y tal vez algún día podamos volver para asombrarnos de lo que han cambiado esos países en casi 20 años.


Gate 7

Llegamos a Estambul ya entrada la noche. El caos del tránsito nos mareó después de tanto tiempo de paz. Estambul se nos brindaba en el esplendor de sus mezquitas, en los gritos de sus gentes, en los llamados a orar por los altoparlantes y en sus misteriosas mujeres tapadas por sus velos. Pero ese… ese será tal vez otro cuento.

149


Gate 7

¡Qué viaje de arquitectura! Arq. Celia Messinger y Arq. Nora Sierra.

150


Gate 7

INTRODUCCIÓN INTRODUCTION

En el fondo de un cajón, Nora encontró treinta y cinco cartas, escritas hace cinco décadas, en 1959, durante su Viaje de Arquitectura. A través de ellas, y del diario de otro compañero de viaje, las arquitectas Celia Messinger y Nora Sierra, compusieron una crónica día a día de su viaje de estudios. Esta bitácora de viaje se transformó en un libro, titulado “¡Qué viaje de Arquitectura!”, publicado en enero de 2010 por Tradinco S.A. El fragmento que seleccionamos para incluir en Boarding Pass, narra los pormenores de los primeros viajes de arquitectura, por una Europa que se reconstruía después de la guerra, y aun muy lejana a la integración continental.

151


Gate 7

Fragmento

¡Qué viaje de arquitectura! Arq. Celia Messinger y Arq. Nora Sierra

EUROPA Al llegar a Europa cambió totalmente el escenario y la organización. Los buenos ejemplos de arquitectura contemporánea habían quedado atrás. Europa recién se estaba recuperando después de la guerra. Vimos maravillosos ejemplos de arquitectura de otras épocas. En España, estuvimos desde el 25 hasta el 7 y optamos por ver Madrid, Toledo y Andalucía que era lo que más nos seducía. Nos sentímos cómodos, el idioma y el ambiente nos permitió una completa comunicación. En Francia estuvimos desde el 7 hasta el 25 recorrimos las grandes avenidas y los innumerables puntos de interés de Paris, así como Chartres Vezelay Ronchamp y Strasburgo. Al final dispusimos de días libres que algunos utilizaron en conocer otras ciudades En Alemania estuvimos 7 días becados para ver los programas de recuperación de las ciudades bombardeadas. A Italia la recorrimos durante 20 días y fue inolvidable. ESPAÑA Franco sigue en el poder y España trata de recuperarse de una guerra muy sangrienta

152

En este momento es uno de los países más pobres de Europa, pero empiezan varios planes económicos para el futuro. Viernes 26. Llegamos felizmente a Madrid a las 2 de la tarde, 24 horas después de dejar el Hotel en Nueva York, con la perspectiva de estar en Madrid en pocas horas. Con un sol que “rajaba la tierra” quedamos en la Terminal de Iberia en la plaza Canovas del Castillo donde está la Fuente de Neptuno. Esta fuente de mármol blanco del siglo XVIII representa al Dios Neptuno que va en un carro en forma de concha tirado por dos caballos marinos con cola de pez. Tiene un juego de agua fantástico. Focas y delfines la arrojan a gran altura. Al rato los delegados habían conseguido alojamiento, muy cerca de allí, en el Hostal Universo, en la Puerta del Sol, en pleno centro de Madrid. Llegamos a él por la carrera de San Jerónimo. Allí ya percibíamos el ambiente que nos gustó muchísimo, con una arquitectura muy armoniosa en todo el recorrido. Fue un cambio brusco en la categoría de hoteles. Este Hostal está instalado en un apartamento antiguo con grandes habitaciones y sin baño privado pero en una excelente ubicación. Después de hacer cola para tomar una ducha, salimos a recorrer la Gran Vía. En Madrid estaríamos 4 días y éramos libres de conocerla a nuestro gusto, sin compromisos fijos, como un descanso. Luego partiríamos todos organizadamente hacia el sur.


Gate 7 ¡Que linda sensación recorrer aquellos lugares! El movimiento era excepcional. La gente volcada totalmente a las calles caminaba incesantemente toda la noche. Desde nuestro alojamiento se sentía el murmullo de las voces a las 5 de la mañana.

Granada y Sevilla nos esperan, va a ser bárbaro. Para la recorrida por el sur dejaré la valija aquí, es fantástico ir solo con un bolso y la cartera. Este detalle es fundamental para disfrutar esta travesía. Hace calor y todo se seca rápido, no me importa la variedad.

26 de junio Llegué a Europa, que placer doble, primero por estar con vida y segundo porque recién me posesioné de la idea real de lo que esto puede significar. Estoy muy cansada pues no pude dormir por atender los ruidos del motor del avión, las tres últimas horas fueron para mi un martirio pues me di cuenta del peligro. Bueno pero todo pasó y estoy en Madrid. Estamos en un Hostal en la Puerta del Sol entre las calles de Alcalá y Montera. El balcón de la enorme pieza da sobre la plaza, llena de cafés, con orquestas de señoritas y todo el mundo charlando y paseando. Pero que sorpresa me llevé ¡resulta que España es carísima! El Hostal con comida cuesta 2 dólares , un par de zapatillas 8 pesos, un par de zapatos cualquiera 60 pesos, una coca cola 1,50 los zapatos de hombre más caros que en EEUU. ¡Qué barbaridad! Aquí recibiremos un giro y pasaremos bien. El lunes saldremos para la recorrida por el sur. Madrid es parecida a Montevideo y a Buenos Aires. Los cafés sobre la calle son muy agradables. Es poco lo que vimos: la calle de Alcalá, la Gran Vía y el Paseo del Prado, donde nos dejo Iberia. Hace tres noches que dormimos mal y ayer nada.

Sábado 27 La zona que rodea la Puerta del Sol con sus calles estrechas y quebradas mostraba a cada paso perspectivas interesantes. La parte antigua es ahora una zona de viviendas de pocos recursos y la limpieza en algunas partes brilla por su ausencia. Como teníamos pensión completa, volvimos al Hotel al mediodía no sin antes tomarnos el típico jerez madrileño con una “tapa” de calamares. Salir después de las 12 del día era una verdadera locura ya que se corría el peligro de insolarse. En esas horas Madrid se calmaba. Podría decirse que había menos actividad que durante las horas de la noche. Se ponía en movimiento y los comercios empezaban a trabajar recién a las 4 de la tarde, lo que nos daba tiempo justo para una magnífica siesta que ya empezaría a ser costumbre en nosotros. Esa tarde luego de conseguir las entradas para la corrida del domingo, nos sentamos tranquilamente al estilo madrileño sobre los bordes de la Gran Vía, tomándonos la vida con mayor tranquilidad que en los EEUU. El espíritu latino se hacia sentir. Luego de la cena había que ir a ver zarzuela. Pese a lo espantosa de la compañía del Teatro Calderón, nos divirtió ver como aquella clase de espectáculo entretenía y alegra-

153


Gate 7

ba al público madrileño. A pesar de ser casi medianoche no podíamos ir a dormir, porque esta ciudad es noctámbula y nos impulsaba a continuar. Nos dirigimos hacia la Plaza Mayor, enorme espacio rodeado de una pasiva con cafés y pequeños negocios de artesanías y objetos típicos. En una de cuyas esquinas se encontraban las Cuevas de Luis Candela. Típico bodegón español con pequeñas salas adornadas con llamativos carteles de corridas famosas o escrituras de épocas anteriores. En otra de la esquinas un tramo de escaleras lleva al Arco y a la calle de Cuchilleros donde hay muchos mesones. Eran las dos de la mañana, cuando al llegar al Hostal, encontramos su puerta cerrada. Creíamos que ya había desaparecido esa costumbre del siglo XIX, pero aun se encontraba en plena vigencia. Tuvimos que “batir palmas” hasta que el sereno apareció para abrirnos la puerta. 27 de junio Ahora son las 12 y media de la noche. Hoy fue un día muy intenso y tan lindo que me parece que hace mucho tiempo que estoy aquí y tan lejos de Nueva York, que no se si allí estuve. Esto es algo especial, estoy encantada no puedo explicar la belleza del día que hoy pasé. Por la mañana me levanté con un sol radiante y fuimos a cobrar un cheque que me enviaron de casa. Era aquí cerca, ya que junto al Hostal pasa la calle de Alcalá que es donde están todos los Bancos, Ministerios, etc. A las 9 de la mañana ya había mucha gente caminando por aquí. Es el centro más importante y desde nuestro cuarto, tenemos una vista que es algo magnifica. Hoy compré un rollo y mañana sacaré fotos. Parece mentira estar en este lugar . Caminamos por la calle de Alcalá donde se encuentra el Correo, frente a la Cibeles. Esta fuente, símbolo de Madrid es del siglo XVIII y representa a la diosa Cibeles en un carro tirado por leones. Tiene preciosos juegos de agua. En un principio era una fuente natural, con dos caños, uno abastecía a la ciudad y otro era para los aguateros. Mañana iremos a una corrida de toros que sale 9 pesos. Por suerte lo que es barato es el jerez, una copa muy bien de uno

154

muy rico cuesta un peso. Es mejor esto que la coca cola que vale 1.50 y la limonada 2,20. Me dedicaré al jerez, cosa que me encanta. Hoy fui a la calle Fuencarral, me gustó mucho, desemboca en la Gran Via. La seguí unas cuantas cuadras. Allí me compré unos zapatos, pues los míos estaban en estado calamitoso, me compré dos pares, son muy lindos. Luego al medio día a la 1y30 recorrí la Gran Vía para ver como tomaban los copetines. Comían cosas muy ricas. Fue una lástima no tomé ninguno, pues no me gustó hacerlo sola y lo dejé para después. Las calles llenas de gente bajo los toldos y los árboles, sentada charlando o tomando algo, son una maravilla. Pero lo mejor fue la tarde y la noche. Almorcé en el Hostal, una paella perfecta como nunca he comido, una sopa de mariscos, tortilla de papas riquísima, un plato de verduras y helados. Ya ves que me trato muy bien. Las dueñas del Hostal son algo bárbaro. Las dos señoras que se ve que fueron ricas e incluso han viajado mucho hoy venidas a menos ,adaptaron su apartamento, a Hostal. La vajilla es muy buena y los cubiertos de plata. Los cuartos son enormes, el nuestro es amplio con camas de bronce viejísimas y el ropero el mismo de mi abuela Mamala, parece el de una estancia con balcón a la Puerta del Sol. Por la tarde fuimos a tomar café a un Café de la Gran Vía que es aquí a dos cuadras, había mucho sol, pero no hacia calor. Seguimos hasta la Calle de Alcalá y de allí hasta la puerta que era la antigua entrada de la ciudad, que nos gustó mucho. Luego hasta el Museo del Prado donde estuvimos toda la tarde. Vi cosas fantásticas , pero lo que más me gustó fue lo flamenco , Brueguel, luego Velazquez Murillo ,Goya, El Greco, etc. Lo que me sigue resultando horrible son las gordas de Rafael, son unos monstruos. Pero de Velázquez, la infanta Margarita con las Meninas es maravilloso, es una belleza, Lo mismo los de Goya de la guerra de España. Lástima que el museo funciona con luz natural. No tienen otra iluminación que la que les entra por las ventanas y los cuadros que están en las mismas paredes no se ven. De allí nos echaron a las 6.


Voy el 8 a Paris al Hotel Saint Michel. De allí iremos a Chartres y Vezelay. Luego a Ronchamp para llegar el 26 a Alemania .

Arq. Nora Sierra Garra. Montevideo, 1931.

Gate 7

Tomamos una limonada en un muy lindo lugar, una placita formada en un triangulo de calles, donde hay una fuente chorreando, bajo unos toldos verdes. Luego caminamos por calles muy típicas: Paseo de San Jerónimo, el Príncipe y finalmente Moratín. Volvimos a la Puerta del Sol pero curioseamos cuanto agujero vimos, calles cerradas por mesas de bares llenos de gente, sombrillas y toldos. Muchos balcones y rejas. Dormí una hora y nos despertamos a cenar a las 9. Sopa de fideos, acelgas saltadas, pescado, damascos y grafiones Después seguimos por un itinerario estructurado por la dueña del Hostal. El impacto más grande fue a las dos cuadras: encontrar la Plaza Mayor. Tiene pasivas en las cuatro fachadas y faroles en todo el entorno. Las entradas son con arcadas, rampas y amplias escaleras. Todo lo que diga es poco. Por una punta se baja por una escalera magnifica para ir a las Cuevas de Luis Candela. Me gustó mucho, pero está lleno de turistas que incluso llegan en ómnibus, muchos norteamericanos. Recorrimos calles y escaleras tortuosas. Aparecen plazas, faroles, cruces; mucha gente jugando a las cartas bajo los faroles. Llegamos hasta el Palacio Real enorme edificio construido en el siglo XVIII.Tomamos un jerez y volvimos.

Realizó su viaje de estudios en 1959.Trabajó en la actividad privada. Primeramente con su padre, profesor de la Facultad, Arq. José Pedro Sierra Morató. Terminados los cursos, en el estudio del Arq. Mario Payssé Reyes en el proyecto del Seminario Arquidiocesano y en la realización de su libro. Posteriormente en varias realizaciones en colaboración con su marido, el Arq. Joel Petit de la Villeon.

Arq. Celia Gladys Messinger Parragués. Montevideo, 1932. Arquitecta desde 1964. Realizó el viaje de estudios en 1959. Se desempeñó como arquitecta en la Administración Pública. De 1968 hasta 1977 en el Instituto Nacional de Viviendas Económicas donde proyectó conjuntos habitacionales en diferentes localidades. De 1977 a 1980 en el MTOP en las Oficinas Becon y Becon-Adir como encargada de los proyectos de Belén y del reasentamiento del Pueblo Andresito. De 1980 a 1998 en el BHU en la Gerencia de Arquitectura, Departamento de Promoción Pública, donde realizó proyectos de conjuntos habitacionales y luego desempeñó los cargos de Encargada de la Sección Proyecto y Dirección, Encargada de Departamento y de Subgerente Técnico.

155


Gate 8

\\\\\\\\\\\\\\\\\\\\\\\\\\\\\\\\\\\\\\\\\\\\\\\\\\\\\\\\\\\\\\\\\\\\\\\\\\\\\\\\\\\\\\\

FINDEL

VIAJE

\\\\\\\\\\\\\\\\\\\\\\\\\\\\\\\\\\\\

ENDOF

TRIP

156


Gate 8

Gate 8

\\\\\\\\\\\\\\\\\\\\\\\\\\\\\\\\\\\\\\\\\\\\\\\\\\\\\\\\\\\\\\\\\\\\\\\\\\\\\\\\\\\\\\\\\\\\\\\\\\\\\

Prepare for landing

157


Gate 8

NORUEGA HOLANDA

226 viajeros // 226 travelers

ESCOCIA

27 países // 27 countries

rotterdam // amsterdam //

julio // july

glasgow //

julio // july

mucho conocimiento // a lot of knowledge

oslo // fiordos //

agosto // august

DINAMARCA copenehague //

BÉLGICA

agosto // august

brusellas //

julio // july

IRLANDA dublín //

EEUU

julio // july

INGLATERRA londres // stonehenge // bath // liverpool //

new york // chicago // las vegas // los angeles // san francisco

julio // july

abril - mayo// april - may

FRANCIA

parís // lyon // la tourette // marsella //

julio // july

PORTUGAL

lisboa // coimbra // oporto //

octubre // october

ESPAÑA

barcelona // madrid // valencia // alicante // granada // cordoba // sevilla // santiago de compostela // coruña // bilbao // san sebastian

octubre // october

ITALIA

venecia // pompeya // napoli // roma // florencia // siena // genova // milan //

setiembre - octubre // september - october

ITINERARIO \\\\\\\\\\\\\\\

ITINERARY

URUGUAY montevideo //

abril // april

158


estocolmo //

agosto // august

Docentes // Teachers

FINLANDIA

turku // paimio // helsinki

1

USA China

Carina Strata // Leonardo Elizalde

agosto // august

2

India Holanda

Marcelo Gualano // Mauricio López

3

Holanda Italia

Alejandro Acosta // Paulo González

4

Italia Francia

Ignacio De Souza // Nguyen Gomensoro

RUSIA

san petersburgo // moscú

ALEMANIA

agosto // august

berlín // dessau // salzburgo // munich // stutgart // frankfurt

AUSTRIA viena //

setiembre // september

Gate 8

SUECIA

agosto - setiembre // august - september

REP. CHECA praga //

setiembre // september

JAPÓN

GRECIA

TURQUÍA

atenas // islas //

CHINA

estambul //

junio // june

beijing // shangai // hong kong //

junio // june

mayo - junio // may - june

CROACIA

rijeka // costa croata //

tokio // sendai // nagano // kumamoto //fukuoka // nagasaky // kioto // kobe // hiroyima // osaka

mayo// may

setiembre // september

SUIZA

basilea // zurich // lucerna // ronchamp // vals //

NEPAL nepal //

junio // june

setiembre // september

INDIA delhi //

junio // june

159


Gate 8

Baggage G85, Año 1992

Claim

\\\\\\\\\\\\\\\\\\\\\\\\\\\\\\\\\\\\\\\\\\\\\\ En Grecia alquilamos una moto para recorrer la isla de Mykonos. Eran otras épocas, supongo... No teníamos libreta de moto, no nos ofrecieron cascos… Después de varios meses de recorridas curriculares, era nuestra “vacación”. No había ruinas ni templos, solo bellísimas playas y hermosas turistas (sobre todo las italianas…) Salimos ansiosos con un compañero desafiando nuestra pericia, en tortuosas pero panorámicas rutas, hasta que a solo unos pocos kilómetros coincidimos en una curva cerrada con un Jeep Suzuki que venía en sentido opuesto. Sus ruedas patonas amortiguaron algo el impacto. La moto quedó desfigurada, y nosotros increíblemente ilesos, salvo rasguños y un esguince. Perdimos la seña (dos Travellers Check de U$S 100) y ganamos la alegría de poder seguir disfrutando aquel viaje varios meses más… sin yesos, ni hospital, y con vida..!!! Cuídense muchachos...!!! Esta experiencia es lo más inolvidable de nuestras vidas, sobre todo cuando tomamos perspectiva con el paso del tiempo, y no vale la pena desperdiciar ni un instante…!!! Arq. José Luis Nuñez PD.: Mis Saludos a la Comisión Editorial de Arquitectura Rifa 65 años, ¡¡Muy buena idea!!!

160

G62, Año 1969 \\\\\\\\\\\\\\\\\\\\\\\\\ Estimados, Sería bueno dejar para la historia que nuestro grupo, CEDA I-62 como lo denominábamos entones, fue el primero en atreverse a realizar una rifa en cuotas en el año 1969 y luego completar la primer vuelta al mundo de viajes de estudio uruguayos. Salimos del Aeropuerto de Carrasco el 3 de abril de 1969 y regresamos en barco desde Barcelona el 13 de enero de 1970 con llegada a Montevideo creo que el 28 de ese mismo mes. Saludos y suerte, Arq. Jorge Durán Martínez.


Gate 8

G76, Año 1983 \\\\\\\\\\\\\\\\\\\\\\\\\\\\\\\\\\\\\\\\\\\\\\\\\\\\ El Taj Mahal. El viaje hasta Agra fue difícil. El calor era muy intenso, el tren medio destartalado y sucio; se movía tan lentamente... Fueron como 12 o 14 horas de viaje. Hasta las cámaras de fotos se trababan por el calor. Para colmo, algo me hizo daño al estómago y viajé retorcido de dolor, solamente calmado de a ratos gracias a las gotitas mágicas de Buscapina que algún buen compañero me arrimaba. Teníamos tanta sed que en cada parada nos amontonábamos alrededor del vendedor de refrescos, a quien le pedíamos con desesperación una Limka o Kampa Cola cuyo efecto refrescante duraba solamente unos minutos, para luego esperar nuevamente llegar a otro kiosko en la parada siguiente. Al otro día, en las puertas del Taj Mahal. Increíble... Estar allí... Es la edificación más hermosa que he visto. Tenía grabada en la retina la imagen perfecta de sus formas desde que era muy niño y me parecía como un premio casi inmerecido el hecho de poder estar en ese momento allí, contemplando tanta belleza. Pasábamos horas haciendo cola bajo el sol de la India para ingresar al Taj Mahal, quemándonos los pies en la explanada de mármoles blancos. Pero la espera, el viaje, el calor y todo malestar, bien valieron la pena... el lugar es maravilloso, es más hermoso de lo que hubiera imaginado. Pero lo interesante fue conocerlo de noche. Las luces apagadas, el pueblito descansando... en un lugar una fiesta de casamiento a la que nos invitaron a pasar como si fuéramos personajes públicos... Pero habíamos salido a ver el Taj de noche, iluminado solamente por la luna. Ya no se sentía el calor abrasador de la explanada que lo precede. Ahora todo era tibio y agradable. En el interior un monje recitaba unos cantos o mantras al son monotonal y perfecto del fuelle que utilizaba como instrumento de fondo. Nos acercamos respetuosamente para no alterar la belleza de aquel momento. Los sonidos reverberaban dulcemente en la cúpula. Eran unos sonidos celestiales. Aquella delicia para los ojos y oídos llegó a la perfección cuando el monje – sin alterar su tarea – estira una mano para entregarnos un manojo de pétalos de flores con aromas exquisitos. De esta forma ese momento se congeló para siempre en mi alma como uno de los más inolvidables de mi vida. Arq. Orlando Acone.

161


Gate 8

G76, Año 1983 \\\\\\\\\\\\\\\\\\\\\\\\\\\\\\\\\\\\\\\\\\\\\\\\\\\\\\ Tumba de Tutankamon Ra, Valle de los Reyes, Luxor, Egipto, 1983. Estábamos recorriendo el valle de los reyes, saliendo de la tumba de Tuntakamon, cuando de repente, apareció un extraño personaje mezclándose con el grupo. Era un egipcio, vestido al estilo occidental; un viejito canoso y barbudo, de piel cetrina y lustrosa, con un traje color arena (quizás para camuflarse con el desierto), añoso y gastado, él y el traje; con camisa blanca, ya casi del color amarronado del traje... Este personaje comenzó a sacarnos fotos a todos nosotros, uno por uno, sin mediar palabra. Su cámara era también una reliquia, con un estuche marrón de cuero, colgando de su cuello, digno objeto de colección. Nos miramos pensando que era un “viejo loco”, y lo dejamos hacer su trabajo, entre miradas risueñas del grupo. Se acercaba y se alejaba sacando fotos acá y allá. Luego nuestro grupo siguió su marcha, y el extraño personaje, siguió su camino en el desierto. Ya al terminar la jornada, nos encontramos todos en el lobby del hotel, luego de una reponedora ducha, y prontos para la cena, cuando de improviso, apareció en el lobby del hotel este personaje. Se mezcló entre nosotros, y sin mediar palabra, pero haciéndose entender, comenzó a sacar de su bolso que colgaba del hombro, añejo y gastado como todo su atuendo, cantidad de fotos, en blanco y negro, y con un aspecto también muy antiguo, de todos y cada uno de nosotros. Sorprendidos nos reunimos en torno a él, y todos quisimos obtener esas fotos antológicas, que él vendía en dólares o libras egipcias indistintamente, y que vendió con total éxito, ya que nadie quería quedarse sin su foto. Fue así, que aquel pintoresco personaje, del que todos nos sorprendimos y tomamos a burla en el desierto, resulto ser un gran negociante y se fue del hotel, con un buen manojo de dólares y libras, dejándonos la vieja moraleja de “quien ríe ultimo, ríe mejor”!!! Un fuerte abrazo inter-generacional!!!... éxitos!!!... y feliz viaje!!! Charly (Carlos Lopez)

162


Gate 8

G82, Año 1989

G76, Año 1983

\\\\\\\\\\\\\\\\\\\\\\\\\\\\\\\\

\\\\\\\\\\\\\\\\\\\\\\\\\\\\\\\\\\\\\\\\\\\

Tengo una anécdota que no es mía, sino que me la contó el Arq. Julio Borthagaray que hizo el viaje en los años sesenta, en barco…

En ocasión de estar recorriendo obras en la ciudad de Tokio llegamos a una obra emblemática del Arq. Kiyonori Kikutake, por esos tiempos un referente para nosotros y figura destacada entre los metabolistas.

Cuando visitaron Ronchamps cuenta que incluso se quedaron a pernoctar en la parroquia y que el cura residente los trató muy bien y les contó esta historia: Como sabrán Ronchamps es una iglesia de peregrinación y como tal los franciscanos (creo) le pidieron a Le Corbusier (que no era católico pero era “un gran místico” según ellos), que les diseñara también la cruz para llevar en la procesión… El Cuervo les diseñó una gran cruz de madera rústica y en las primeras procesiones se dieron cuenta que la cruz era pesadísima… Entonces el propio cura residente se encargó de escribir a Le Corbusier solicitando si podía diseñar una nueva cruz más liviana que permitiera realizar la procesión en mejores condiciones (recuerden que hay que subir una colina). Orgulloso, el cura mostró a aquellos estudiantes la carta de puño y letra del propio Le Corbusier con la respuesta: “más pesada le resultó a Jesús y no tuvo la opción de elegir…” Un maestro! “Pueden ser realizados….Esto es lo que hace audaces nuestros sueños” Le Corbusier. Nancy Igoa.

Conocíamos muy bien sus obras y por lo tanto “la casa en el cielo” debía ser visitada. Cuando llegamos, nos encontramos que toda la magia de la casa “volada” a partir de un terreno con fuerte pendiente se había perdido ya que habían cerrado el espacio debajo de la casa con grandes cerramientos vidriados que generaban una especie de enorme jardín de invierno. Golpeamos y nos atendió un japonés cincuentón, amable pero un poco seco. Nos identificamos y le pedimos para conocer la casa (que conocíamos de memoria). Nos permitió entrar y allí comenzó una andanada de preguntas a la vez que verificábamos que el resto de la casa estuviera “intacto”. Por suerte uno de los que estaba hablaba bien inglés y nos servía de traductor para interrogar al ocupante. Luego de constatar que la planta no tenía mayores cambios, le consultamos quién había hecho la reforma cerrando la parte inferior del voladizo, a lo que nos contesta que había sido él (nada menos!!!). Le preguntamos cuánto hacía que vivía allí y si estaba consciente de que esa casa era un referente de la arquitectura moderna. Nos contestó amablemente que siempre había sido su casa y que las casas se debían adaptar con el paso del tiempo a sus ocupantes y a los cambios en el entorno. Ante esto sorprendidos le preguntamos el nombre y nos contestó…..Kiyo Kikutake, con una sonrisita malévola.

163


164

Gate 8


Gate 8

Artículo final

Final article

El camino de Ítaca

The way to Ithaca

Cuando emprendas tu viaje hacia Ítaca debes rogar que el viaje sea largo, lleno de peripecias, lleno de experiencias. [...] Que puedas detenerte en los mercados de Fenicia, y comprar bellas mercancías: madreperlas, coral, ébano, y ámbar, y perfumes placenteros de mil clases. Acude a muchas ciudades de Egipto para aprender de los mejores maestros. Conserva siempre en tu alma la idea de Ítaca: llegar allí, ese es tu destino. Mas no hagas con prisas tu camino; mejor será que dure muchos años, y que llegues, ya viejo, a la pequeña isla, rico de cuanto habrás ganado en el camino. No has de esperar que Ítaca te enriquezca: Ítaca te ha concedido ya un hermoso viaje. Si no fuese por ella, jamás habrías partido; mas no tiene otra cosa que ofrecerte. Y si la encuentras pobre, Ítaca no te ha engañado. Y siendo ya tan viejo, con tanta experiencia, sin duda sabrás ya qué significan las Ítacas.

When you start on the way to Ithaca wish that the way be long, full of adventure, full of knowledge. […] That you stop at Phoenician marts, and procure the goodly merchandise, mother-of-pearl and corals, amber and ebony, and sensual perfumes of all kinds, plenty of sensual perfumes especially; to wend you way to many Egyptian cities, to learn and yet to learn from the wise. Ever keep Ithaca in your mind, your return thither is your goal. But do not hasten at all your voyage, better that it lasts for many years; And full of years at length your anchor at your isle rich with all that you gained on the way; do not expect Ithaca to give you riches. Ithaca gave you your fair. Without her you would not have ventured on the way. But she has no more to give you. And if you find Ithaca a poor place, she has not mocked you. You have become so wise, so full of experience that you should understand already what these Ithacas mean.

Fragmento de Ítaca - Konstantinos Kavafis

Passage of Ithaca by C.F.Cavafy

Arq. Fernando García Amen

Arch. Fernando García Amen

165


Gate 8

Bajo los influjos de Kavafis, inspirador involuntario de este artículo final, el libro que Ud., estimado lector, tiene entre sus manos, llega a su conclusión. Esperamos que la lectura del mismo haya sido para Ud. tan gratificante como lo ha sido para nosotros su confección. Que las páginas y las horas transcurridas hayan despertado su curiosidad y alimentado su fantasía. Que nuestra historia, tan particular y rica, haya sido también suya, y que durante esos instantes, se haya podido emocionar como un viajero más, enfrentado a la inconmensurable aventura de conocer el mundo. Nuestros ojos siguen a nuestro camino, y es nuestra mirada, individual a la vez que grupal, la que se funde en una aleación perfecta con los rasgos distintivos de nuestra sociedad. Nuestro camino es una búsqueda constante, y un permanente descubrimiento. Un viaje personal pero también un viaje colectivo, cuyos límites se tornan difusos y difíciles de establecer: somos nuestra historia y nuestra cultura. Este libro ha pretendido ser una exposición breve pero concisa no sólo de aquello que hacemos, sino también de aquello que somos. De aquello que somos en el sentido más amplio, incluyendo a todos los viajeros de todos los tiempos, los primeros de la era del viaje marítimo, y los últimos, de la era de la información. Pero esta categorización debe hacerse extensiva a todos los viajeros espirituales, aquellos que sin haber viajado como estudiantes, han seguido detenidamente las huellas y los trazos dejados por nosotros durante nuestros respectivos andares, y nos han acompañado incondicionalmente a través de los días y las horas de nuestra ausencia temporal: familiares, amigos, clientes, personas sin las cuales todo nuestro viaje carecería de sentido. El Viaje de Arquitectura es, ante todo, una construcción cultural colectiva, que algunos tenemos la suerte de experimentar, pero que todos como sociedad contribuimos a forjar. Tal vez por el arraigo y la consolidación que el Viaje de Arquitectura tiene en la sociedad uruguaya, o quizás por estar asumido su rol académico como un valor intrínseco de nuestra idiosincrasia, se omite esta precisión, que no queremos dejar de remarcar. El Viaje nos guía a una búsqueda incesante, a nuestro camino de Ítaca, donde encontrar, a través del proceso endocultura-

166

Under Cavafy influxes, involuntary source of inspiration of this final article, the book that you, dear reader, have in your hands, comes to an end. We hope that its reading has been as rewarding for you as its making was for us. That the passed pages and hours have aroused your curiosity and cherished your fantasy. That our story, so rich and peculiar, has also been yours, and that during those instants, you have been moved just as one of the travellers, facing the immeasurable adventure of knowing the world. Our eyes follow our way, and it is our look, individual and collective at the same time, that melts in a perfect alloy with the distinctive features of our society. Our way is a constant search, and a permanent discovery. A personal trip but also a collective trip, which limits become vague and difficult to set: we are our history and our culture. This book was expected to be a brief but concise statement not only of what we do, but also of what we are. Of what we are in every sense of the word, including all the travellers of all times, the first ones of the sea journey age, and the last ones, of the computer age. But this classification must be extended to all the spiritual travellers, those who without having travelled as students, have thoroughly followed the trails and traces left by us during our respective trips, and have unconditionally joined us along the days and hours of our temporary absence; relatives, friends, clients, people without whom our whole trip would lack sense. The Architecture Trip is, above all, a collecitve cultural construction, that some of us are lucky to experience, but that all of us as a society contribute to forge. Maybe because of the fact that the Architecture Trip is rooted and consolidated in Uruguayan society, or maybe because its academic role is assumed as an intrinsic value of our idiosyncrasy, there is an omission of this clarification , which we think is worth mentioning. The trip guides us to an incessant search, towards our way to Ithaca, where to find, through the process of enculturation, our own identity. It would not be absurd to affirm that the Architecture Trip never ends, as it constitutes a memory that will never disappear, that is fixed forever in our retinas and our memories and in the ones of those who travelled


Gracias a Ud., estimado lector, nuestra aventura se hace una vez más realidad. En su carácter de cliente de Arquitectura Rifa, pero sobre todo de amigo de nuestra institución, ha contribuido de manera invalorable a que nuestra pequeña gran gesta haya sido, sea, y continúe siendo posible. Este libro es, ante todo, una expresión de genuina gratitud, y de un eterno y sincero agradecimiento. Pero es, además, una forma de participarlo, de hacerlo parte integral de nuestro viaje. De hacerle saber que nuestro viaje lo incluye y lo incluirá siempre, que es Ud. parte de nuestro camino andado y de nuestro destino por alcanzar. De nuestras Ítacas personales, que trascienden el mero viaje para formar parte de algo mucho mayor, algo que nunca termina y que crece y evoluciona día a día: la construcción de los valores sociales, en pro de una sociedad mejor. En la parte final de este libro se encuentran los nombres de los más de cinco mil Ulises que una vez realizamos esta odisea del Viaje de Arquitectura, y también de los que la harán este año 2010. Queremos que Ud., estimado lector, sepa que aunque su nombre no está impreso en el papel, sí lo está en el corazón de cada uno de nosotros, a quienes Ud. ayudó desinteresadamente a viajar mediante su solidaria contribución. Es Ud. parte fundamental de todo nuestro engranaje y de nuestra aventura desde hace sesenta y cinco años, y en mérito de ello, no podemos dejar pasar la oportunidad de compartir nuestra historia como grupo, y hacerlo sentir parte de ella, como un viajero espiritual, como alguien que siempre estuvo presente, como un integrante más, que nunca dejará de estar en el recuerdo de cada uno de nosotros.

with us in some way, making our trip happen. Memories remain in us and also in them. And as a whole, there are part of the construction of the values that distinguish our society, having solidarity and cooperation will a privilege place, as a constant along times.

Gate 8

dor, nuestra propia identidad. No sería absurdo sostener que el Viaje de Arquitectura nunca termina, pues conforma un recuerdo que no se perderá jamás, que se fija para siempre en nuestras retinas y nuestras memorias y en las de aquellos que de una u otra manera viajaron con nosotros, haciendo nuestro viaje posible. Los recuerdos perviven en nosotros y también en ellos. Y en conjunto, son parte de la construcción de los valores distintivos de nuestra sociedad, entre los cuales la solidaridad y la voluntad de cooperación tienen un sitial de privilegio, como una constante de los tiempos.

Thanks to you, dear reader, our adventure comes true one more time. As a client of Architecture Raffle, but above all as a friend of our institution, you have contributed in an invaluable way so that our little great heroic deed was, is and continues to be possible. This book is, first and foremost, an expression of genuine gratitude, and of an eternal and sincere appreciation. But it is also a way of making you a comprehensive part of our trip. Of making you know that our trip includes you and will always include you, that you are part of the path we have walked and of our destination to reach. Of our personal Ithacas, that go beyond the mere trip to take part in something much greater, something that never ends and grows and evolves each day: the construction of the global values, in favour of a better society. In the last part of this book you will find the names of the more than five thousand Ulysses that once undertook this Architecture Trip odyssey, and of the ones who will this 2010. We want you, dear reader, to know that although your name is not written on the paper, it is indeed in the heart of each of us, whom you, out of kindness, helped travel by means of your generous contribution. You have been an essential part of all our machinery and of our adventure for 65 years, and in recognition of it, we can´t pass up the opportunity to share our story as a group, and make you feel part of it, as a spiritual traveller, as somebody who was always there, as another member, that will be forever in the memory of each of us. Thank you!

¡Gracias!

167


Gate 8

// Gen40 // Arq. Elodina Balestra - Arq. Francisco Borda - Arq. Carlos Carnero - Arq. Walter Domingo - Arq. Gerardo Fernández Capurro - Arq. Jorge Geille - Arq. Carlota Malán - Arq. Ricardo Porta - Arq. Aída Rodríguez - Arq. Beatriz Sarthou - Arq Russi - Gustavo Nicolich - Ruben Alberdi - Juan Pablo Terra Gallinal - Hector Giraldi Allegro - Jose Fontes Trelles - Polo Geille - Celia Oneto y Viana - Ariodante Ugoccioni - Lirio Franconi - - Carlos Tosart Errecart - Gregorio Martigani - Jorge Figar - Padula Rosa - Vaia Luis - Ubilla Diego - Mayero Luis - Beledo - Vaccaro Pablo - Biere Miguel - Morato Enrique - Calzabara Egidio - Sushanez - Moron Alejandro - Mendoza - Bernasconi Angel - Facello Mario - Beiroa - Puppo - Fernando Garcia Es dina - Hugo Juanotena - Felicia Golboa - Reverdito // Gen47 // Gustavo Adolfo Riccetto Olivera - Domingo Bocchiardo Scotto - Livia Bocchiardo Scotto - Enrique Morato - Maria Suchanek Schneider - Uruguay Herran Dossena - Mario Alberto Acquarone - Luis Vaia Vanzo - Lorenzo Finocchio Bertozzi - Sofia Siria - Fernando Garcia Esteban // Gen48 // Víctor Zayas - González - Yamandú Herrán - Ross - Flor de Lys Nuñez - Raúl Píngaro - Spósito - Nogueira - Sra. de Spósito - Guillermo P - Americo Franco - Ma Rosas Riolfo - Yinaida Yvotosky - Angel Hipolito - Brian Luis Casaretto - Victor Casartelli - Sra. De Casartelli - Alberto Scarlatto - Mabel Zunino - Nicolas Algorta  - Yamandu Morales - Juan Rebelatto - Leonel Oronoz - Nancy L // Skinca - Felix Elizalde Vigo // Gen62 // Juan José Galdona - Alfredo Moreira Q - Raúl Pravia B. - Jorge Duran M. - Miguel Lucchesini - J.Carlos Sarasola - Diego Richero - Belkiss Campistrous - Enrique Lanza - Carlos Chiarelli - Miguel Lavin - Jorg doza, Gonzalo - Meyer, Carlos - Mittermayer, Waltrud - Morales, Edgardo - Oliveri, Susana - Perez Ayoso, Marita - Pieri, Adolfo - Pirelli, Marita - Proto, María Victoria - Ramos, Daniel - Rodríguez, Hamblet - Rodríguez, Raquel - Rosa, Juan - Serran Bangueses - Julia Boronat - Roselyne Deana - Diana Fernandez - Graciela Galicia - Graciela Molinari - Cristina Morales - Marta Muape - Susana Muape - Graciela Devoto - Cristina Pasó - Teresa Rodríguez - Nilda Perdomo - Ana Diácovo - Anna Ra - Fabiani Susana - Fava Aníbal - Guggeri Ana - Guguich Ricardo - Iacovazzo Rosario - Levin Ivonne - Laguarda Pablo - Mateo Diego - Malvar Carlos - Olivera Alvaro - Peluffo Daniel - Perdomo Ángela - Perez Abel - Piovani Aníbal - Ponte Cecilia Enrique - Gonzalez Walter - Graetz Alberto - Lopez Beatriz - Monteagudo Roberto - Reibaux Silvia - Rios Lucas - Russi Mariella - Ruvertoni Edilia - Sosa Fernando - Terquiel Adhemar // Gen74 // Alvarez Monica - Brunazzo Jorge - Brusco Carmen Antonio - Miguez Julio - Polto María Dolores - Sere Mabel - Soto Hector - Stumbo Cecilia - Trigo Ricardo - Van Hoff Beatriz - Varela Graciela - Varela Manuel - Vazquez Enrique - Vergara Daniel // Gen75 // Aller Gustavo - Alonso Ma. José - Alons Ma. Haydee “La Pepi” - Gago Narda - Garcia Carlos - Garcia Ruben - García Da Rosa Adolfo - Gonzalez Enrique - Guggeri Miguel - Gurruchaga Fernando - Hernandez Darvis - Jauri Mariana - Kelbler M.Ines “La Lagarta” - Koncke Carlos - Laguarda Diana - Perez Marta - Ramos Eduardo - Rodriguez Luis - Ruggiero Daniel - Salese Shirley - San Martin Roberto - Sanchez Cristina - Sitya Carlos - Stratta Regina - Tocce Susana - Torighelli Adriana - Uribe Gustavo - Vaz Virginia // Gen76 // Abdala varo - Embid Alicia - Esquerre Ana Laura - Fernandez Laura - Fernandez Maria Carmen - Galeano Ivonne - Gambin Daniel - Garcia Mary - Garcia Jorge - Gimenes Daniel - Gonzalez Jose Luis - Iriarte Carlos - Islas Ferrnando - Islas Mariela - Kreim J.José - Rodriguez Bayle Teresa - Rolando Pablo - Rozada Héctor - Rubio Manuel - Ruzzo Enrique - Seoane Venancio - Torres Beatriz - Vasoto Martha - Videla Silvia - Villalba Alejandro - Zino Luis - Zurcher Ruth // Gen77 // Adjiman Gerardo - Agu Carriquiri Bernardo - Catalurda Cecilia - Ceriotti Eduardo - Ciarlo Nora - Codina Gonzalo - Colina Hector - Colina Sergio - Coronel Jorge - Crisci Glinka - De Los Santos Matilde - Delfino Willian - Dominguez Daniel - Esteves Ana Maria - Florenza C tinez Maria - Martinez Sergio - Mendez Dinan - Montemurro Sandra - Moreira Monserrat - Nazabal Beatriz - Oiz Gerardo - Olascoaga Javier - Ordoñez Sonia - Ott Santiago - Peirano Gustavo - Piatti Carla - Picarelli Sergio - Piccioli Sandra - Polla do - Schwedt Rodolfo - Seijo Ruben - Stein Guy - Vellano Beatriz - Villalba Lila - Viola Marcelo // Gen78 // Andreoli Veronica - Apolito Fernando - Astiazaran Cecilia - Avellanal Ricardo - Azambuya Cesar - Ballarini Gonzalo - De Angelis Emilio - Di Lorenzo Liliana - Dibarboure Alejandro - Etchegoimberry Carlos - Fernandez Monica - Fernandez Virginia - Ferrez Gustavo - Figares Ignacio - Franco Jorge - Franzoni Gustavo - Frigeiro Carlos - Garcia Alejandro - Garcia J Sonia - Moreno Pablo - Moyano Daniel - Muniz Justino - Noguez Andres - Olivera Jose Luis - Otero Osvaldo - Papa Luis - Payse Daniel - Peinado Gonzalo - Perez Jorge - Perez Susana - Pezzatti José - Pires Carlos - Raftopulos Jorge - Ramirez Aldo - Testa Beatriz - Turjillo Marina - Varela Gonzalo - Vecino Adriana - Veneciano Alejandro - Villalba Gladys - Viola Claudia - Wainstein Daniel // Gen79 // Aneff Andres - Apolo Juan - Bernasconi Daniel - Boam Florence - Boga Martin - Bonilla Adri Giuda Luis - Di Bueno Rafael - Di Lorenzo Laura - Diaz Daniel - Dos Santos Fernando - Duarte Roberto - Duran Daniel - Elices Alexandra - Falkenstein Alejandro - Fernandez Lucia - Ferreira Javier - Ferres Isabel - Folle Eduardo - Gastelumendi Sus Adriana - Pelaez Diego - Perello Javier - Perez Raul - Perez Gerardo - Pigola Javier - Ponce De Leon Carlos - Pucci Lucia - Puppo Stela - Quintana Gabriela - Raviolo Pablo - Riñon Daniel - Rosales Juliana - Rubino Silvia - Sosa Adriana - Sposito Er Mario - Bonti Pablo - Brand Cecilia - Carbone Gabriel - Cardozo Cristina - Chelle Ricardo - Colina Rossana - Coppola Laura - Cortela William - Cullati Renata - De Oliveira Madeira Fernando - Di Doménico Adriana - Diaz Artesto Gabriela - Dopazo Carlos - Indarte Fernando - Jorge Matilde - Koch Daniel - Lanfranco Gabriela - Laprovitera Jorge - Lessa Paulino - Lipatin Enrique - Longa Gonzalo - Lowinger Roberto - Mahia Gabriela - Mato Antonio - Mazzuchi Rendo Sylvia - Menes Alicia Santiago - Torres Alicia - Urioste Magdalena // Gen81 // Acosta Nelson - Aguirre Alvaro - Alvarez Luis - Andrade Jose - Ardemagni Susana - Arias Mario - Baffico Gustavo - Barbarian Miguel - Barlocco Gerardo - Barreiro Laura - Bello Javier - Bequ rian Artin - Detomasi Sumila - Devoto Carlos - Dinetti Eliana - Duarte Gabriela - Dura Daniel - Gadea Ana - Galain Monica - Gosweiller Magela - Grauert Ingrid - Grossy Esteban - Hintz Sergio - Ingold Jorge - Jack Carol - Jassid Alberto - Jaunsolo D Raul - Neuhauser Karin - Olivera Rodrigo - Paulak Monica - Pintado Gerardo - Piriz Silvana - Presno Fernando - Rago Alvaro - Regules Ma. Jose - Rissolini Daniel - Ritorni Claudio - Rodriguez Silvia - Ross Irene - Sanchez Adriana - Sancristobal Tom Gen82 // Abadie Ma.Rosana - Acevedo Fernando - Aguiar Marcelo - Alba Torres Fernando - Algorta Guelfi Fernando - Alvarez - Montañez Javier - Alzugaray Huertas Ismael - Araujo Piñera Diego - Arribillaga Lairihoy Fermin - Artegoytia Irra Mondini Adriana - Brena Mondini Georgina - Cabrera Arbeleche Eduardo - Cabrera Martirena Alejandro - Calzavara Di Matteo Pedro - Camacho Duarte Ma. Nela - Capote Carlos - Capparelli Marascio Monica - Carrocio Burone Ma. Julia - Cerrut Antonio - Delgado Soñora Federico - Di Franco Ricci Jose - Diaz Pita Daniel - Dobrazalovsky Sandler Jose - Dominguez Insúa Alvaro - Dutra Da Silvierra Walter - Entz Lagrotta Denize - Espasandin Vilar Del Valle Ma. Del Carmen - Favaro Villega Martinez Graylis - Garcia Miranda Fernando - Gerstenfeld Leidner Gabriela - Gibert Lussich Jorge - Giordano Milicevich Victor - Giordano Penades Victor - Goldaracena Rodriguez Gerardo - Gomez Merello Analia - Gomez Puch Freddy - Gonzale nig - Joffre Martinez Armando - Lamorte Russomando Aldo Jose - Lampertti Santiago Luis Horacio - Lens Possini Fernando - Lois Grippi Irene - Longueira Garcia Ma.Del Rosario - Lopez Brandon Luis - Lopez Cardoso Marcelo - Lores Diaz Javier Parodi Rebella Anibal - Parodi Talice Gabriela - Peloche Datti Gabriel - Penizza Camacho Nelly - Pereira Pou Enrique - Pereyra Lopez Liliana - Perez Garcia Gustavo - Perez Mazza Alberto - Perez Morales Fernando - Petit De La Villeon Sierra Ma. G Juan Alberto - Riastra Ojeda Cristina - Rodriguez Machado Gabriela - Rodriguez Marizcurrena Silvia - Rodriguez Torres Leonel - Roland Oxilia Patricia - Roris Godoni Graciela - Rugnitz Ramada Monica - Sarthou Calzavara Evandro - Schaich Vidal Daniel - Urdangarim Suburu Rosario - Vaccarezza Chiarebalk Eduardo - Vazquez Gonzalez Fernando - Vazquez Torres Mercedes - Velazquez Bonjour Dardo - Viera Mendez Milton - Villar Juarez Osvaldo - Zaruski Suchowolski Julio - Zerpa Sacudil Mariela - Bergara Roberto - Borelli Lily - Borgunder Adriana - Buchelli Pablo - Cagnoli Santiago - Caldeyro María - Camacho Daniel - Camacho Laura - Campoleoni Myrna - Castells Carolina - Cortabarria Gonzalo - De Brun Ana María - De Los Sa Gilda - Girardi Jorge - Giri Silvia - Gol Mariana - Goldaraz Ana - Gomensoro Mauricio - Goncalvez Patricia - Gonzalez Alicia - Guerrero Silvia - Gutierrez Carolina - Harispe Marisa - Hidalgo Patricia - Jamgotchian Antranig - Labraga Marina - Lazo C - Menendez Silvia - Meyer Klaus - Miños Abel - Mondelli Gustavo - Moran Jorge - Moreira Rolando - Moreira Lilián - Nieto Mónica - Nieto Antonio - Nin Juanita - Ocampos Rafael - Odella Darío - Oitaben Marisol - Olveyra Gustavo - Oromi Danie Iris - Ruchansky Ariel - Scarone Nurimar - Seijas Gabriel - Sotero Silvana - Tachdjian Antonio - Torres Horacio - Treutler Gisele - Vanini Alberto - Varela Laura - Vazquez Fernando - Venturino Marcelo - Villar Mª De Los Angeles - Von Sanden Ama Carlos - Barlocco Gustavo - Barone Jose - Barone Giselda - Bartaburu Juan Pablo - Bastarrica Juan - Bellora Walter - Benchoam Lilian - Benia Miguel - Bentancor Graciela - Bernhardt Veronica - Berriel Stella - Bertoni Alvaro - Blanco Ma. Del Carm Carozo Fabrizio - Carrera Gustavo - Casali Silvana - Casanova Norma - Casella Enrique - Castaño Sergio - Castaño Rubens - Castellanos Ismael - Castiglioni Juan Carlos - Castro Laxalde Ma. Ines - Catelli Victor - Cerrutti Mario - Cestau Selva - Chale Luis - Di Marco Gianina - Dilerva Washington - Dodera Veronica - Duprech Nery - Echevaria Ma. Concepcion - Escandell Estela - Espinosa Wilson - Etchebarne Ariel - Fabani Marcelo - Facio Monica - Fandiño Gabriel - Ferencz Silvia - Fernandez Lescano Miguel - Garciarena Gabriel - Garderes Maria Jose - Gelpi Beatriz - Gimeno Ana Gabriela - Giordano Juan - Gol Mariana - Gorriaran Monica - Grajales Eduardo - Granja Silvia - Grisi Claudio - Guglia Gerardo - Gutman Pablo - Hackembruc lli Gabriela - Marquez Gerardo - Martinez Leoni Javier - Martinez Pereiro Adriana - Martinez Puonzo Ernesto - Massola Augusto - Mayes Hector - Michel Mario - Miedzowics Silvia - Miguez Silvia - Minetti Carlos - Minutti Eduardo - Misol Mariana Jose - Pereira Carbajas Mariana - Pereira Median Ricardo - Pereira Schurman Mauricio - Perez Gomar Alonso Diego - Petit Jacqueline - Piazza Roberto - Piperno Pablo - Piriz Virginia - Pittamiglio Beatriz - Pommerenck Ma. Gabriela - Prada Silvia Rodriguez Mato Bernardo - Rodriguez Rodriguez Mari Isabel - Rojo Carina - Ronca Margarita - Rosa Gustavo - Rosas Sandra - Rossiello Fabrizio - Rozada Alicia - Rubilar Margaret - Rubio Guillermo - Sainz Jose Maria - Saldonbide Sandra - Santin Andra - Szpricer Rosana - Taboada Luis - Teijeiro Ma. Virginia - Telleri Sergio - Ugartamendia Sose Luis - Umpierre Marcelo - Urrestarazu Alicia - Urtazu Beatriz - Varo Alejandro - Vegh Jorge - Viglietti Pablo - Vilar Del Valle Jose - Vilar Del Valle Sole Ariel - Ariasi Alejandro - Arigón Sabina - Arocena Ana - Aroztegui Carmen - Baliñas Mercedes - Ballo Laura - Barca Sara - Barceló Mónica - Barros Ángel - Basile Cecilia - Beasley Ana - Bellerati Virginia - Berlingeri Gabriela - Berriolo Federica - Bob Isaac - Crestanello Alfredo - Cubría Luis - Curadosi Daniel - Curbelo Cecilia - Danza Marcelo - Datz Fredy - Decarlini Stella Maris - Detomasi Sabina - Di Maio Antonio - Díaz Anabella - Diéz Mariana - Diéz Ana Laura - Dimenza Sergio - Echevarría M Adriana - Fuertes Cristina - Galli Andrea - Garaza Silvana - García Yoselyn - Garrido Mariela - Gómez Leonardo - Goncálvez Gustavo - González Daniel - González Leonardo - Gorga Abayubá - Gorga Adriana - Graciano Marta - Groba Daniel - Gu Miguel - Leicht Eleonora - Lijtenstein Pablo - Lizasoain Sergio - López Mariam - López Laura - López Leonar - o - López Fernández Gustavo - Lorenzo Elena - Lorenzo Fernando - Luque Francis - Maddalena Celiana - Martínez Héctor - Mazza Ma Nario Rosana - Nogara Pier - Núñez José Luis - Ojeda Gabriela - Olaizola Claudia - Olivera Cecilia - Olloniego Ricardo - Olveira Alfonso - Pagola Ricardo - Paladino Cecilia - Paladino Juan Carlos - Pastorini Alejandro - Pellegrino Eduardo - Pelufo P - Ramos Patricia - Rebagliatti Aldo - Rethemias Rosana - Richewski Fernando - Risso Adriana - Rivero Carlos - Rocco Alejandro - Rodrigo Ana - Rodríguez Henry - Rodríguez Fernando - Rodríguez Ignacio - Rodríguez Castro Eduardo - Rodrígue Dolores - Siuciak Eduardo - Sonino Adriana - Sorrondegui Álvaro - Sterla Mauricio - Suárez Alejandro - Suster Daniel - Torterolo Luis - Trillo Álvaro - Vasallo Alejandra - Velazco Gustavo - Velázquez Daniela - Villar Claudia - Villaverde Álvaro - Viña Lasalle - Sandra Merletti- Carmen García - Bianca Pesce - Ana Ines Lopez - Ana Maside - Cesar Crosa - Graciela De Oliveira - Alvaro Lasnier - Giannina Demarco - Gabriel Mariano - Patricia Pinto - Alejandro Ferradás - Ana Maria Romero Cáceres Maria - Alvarez Alvar - Ansin Alejandro - Antonaz Pablo - Arrospide Miguel - Barboza Nancy - Barchiesi Rossana - Barneche Viviana - Barreneche Sandra - Barrera Maria - Barrios Tomas - Bascuo Maria - Beim Karla - Belchman Gabrel - Benitez Ga - Calvento Juan - Campodonico Ma. Virginia - Capo Silvana - Caputto Marcelo - Caram Juan - Cardozo Silvia - Castaño Monica - Castellanos Florentino - Castelli Andrea - Castrillo Juan - Castro Marcelo - Chavarria Adriana - Cianelli Alejandro - C nando - Domingo Laura - Dominguez Alejandra - Duran Gonzalo - Ernst Fernando - Esposito Yenni - Estavillo Juan - Etcheverry Oscar - Evia Cesar - Fernandez Alfredo - Fernandez Andres - Fernandez Fabiana - Ferrari Mafalda - Ferret Gerardo Garcia Leonardo - Garcia Sergio - Gianacovo Gabriel - Ginel Alvaro - Godoy Gustavo - Goldaracena Clara - Gonzalez Neber - Gonzalez Raul - Goñi Ana Laura - Gramatica Carla - Gretter Gonzalo - Gualano Martin - Guasp Jimena - Guerra Marce Gabriela - Laurino Pablo - Legaria Sofia - Lemos Andrea - Leoni Lucia - Lopez Gustavo - Lopez Horacio - Lopez Alejandro - Lopez Sandra - Macadar Pablo - Macchi Victor - Mañana Laura - Martinez Ana Ines - Martinez Andres - Martinez Fernan Moreira Silvia - Muslera Graciela - Mussio Gianella - Naddeo Heriberto - Nalerio Carina - Navas Gustavo - Nebel Maria - Nicoliello Luz - Novelli Maria - Nuñez Daniel - Olivera Mildred - Oreggioni Ernesto - Ottati Hernan - Outeda Jose Luis - Pad Pessano Mariella - Pienica Mauricio - Pijuan Ana - Pini Rossana - Pisano Ma. Jose - Pomi Adriana - Ponzo Ana - Pugliesse Franco - Puig Ma. Lujan - Puletto Pedro - Quirici Cecilia - Recalde Sharon - Recoba Alejandro - Rey Juan Carlos - Rial Daniel Sandra - Sempolis Fenando - Siciliano Mauricio - Silva Sergio - Silva Claudia - Silva Jose Andres - Silvarredonda Enrique - Silveira Angel - Slepac Tobias - Sosa Luis - Sosa Diaz Fabian - Stadler Antonio - Suarez Mauricio - Suarez Eduardo - Suare Marcelo - Zuazu Marcos // Gen88 // Abreu Patricia - Abrinis Mariela - Achabal Raúl - Agrafojo Gabriel - Aguerre Rosario - Abin Ignacio - Alpanda Carlos - Alvarez Ana - Alvarez María - Alvarez Silvana - André Federico - Antuña Rosana - Arozteg gliaccini Luis - Bogliacino Fernando - Brener Natalia - Britos Santiago - Cabrera Rodolfo - Cabrera Serrana - Cacaro Paula - Cacerez Pedro - Calvo Alvaro - Camaño Andrea - Camerlati Paula - Canale Rosa - Carballo Gustavo - Carreira Patricia - Cas Santos Marcelo - De Medina Fernando - Delfino Mauro - Di Bono Silvia - Dogliotti Francisco - Dri Edgardo - Duarte Pablo - Echevarría Laura - Egaña Halinna - Erniaga Martín - Escandell Ana - Escoz Jorge - Etcheverri Pablo - Faraone Valia - Fern García Soledad - Gargiulo Andrea - Garrett Juan - Gimenez Magela - Gindel Gabriel - Goichea Eduardo - Gonzalez Alberto - Gonzalez Fabian - Gramajo Virginia - Granero Pablo - Granier César - Grille Fernando - Grosso Alejandro - Hernandez Jo nica - Lopez Gabriela - Losada Mara - Macedo Ma.Ines - Mackinon Ricardo - Majfud Jorge - Meilan Maximiliano - Mendez Alicia - Mendez Cecilia - Mendez Mary - Modernell Claudio - Montero Gerardo - Morán Marcelo - Moreira Fernanda - Mu - Perrone Anabella - Polletti Gerardo - Polloni Carla - Prieto Alvaro - Raimondo Andrea - Ramirez Andrea - Ramos Ana María - Regen Pablo - Robano Javier - Rodriguez Alejandro - Rodriguez Guillermo - Rodriguez Juan - Rodriguez Lilian - Rodrig rino Lygia - Seguessa Jose Luis - Seré Monica - Serra Jorge - Severgnini Carina - Silva Raúl - Silva Verónica - Somma Luis - Sosa Laura - Soto Sandra - Squillaro Luciana - Stefen Eduardo - Svetlichich Sergio - Tabarez Sandra - Tanca Beatríz - Taranto - Vidal Pablo - Viera Tamara - Wilinsky Mónica - Willat Ana // Gen89 // Acosta Lidia Araceli - Acquistapace German Jose - Aguirrezabala Marcelo - Aisencharf Bernardo - Alexandre Leonardo - Alonzo Algare Adriana - Alvarez Silvera Alejandro - A - Baraco Zani Sylvia - Barboni Fuxa Marcelo - Baroni Hernandez Rossana - Barros Moyano Andrea - Bellini Gerpe Florencia - Benecchi Erdos Lucia - Benech Fanizza Daniel - Bentancor Luis - Bertiz Lanzillotti Priscila - Bertolini Duran Andrea - Bics - Canale Cohe Enzo - Canales Ana Laura - Canessa Porfilio Marcelo - Caraballo Laudisio Gabriela - Carambula Sagasti Andrea - Carrero Martinez Virginia - Carroccio Laborda Gabriela - Cassarino Denis Daniel - Castagnola Marcelo - Castro Iglesi - De Pizzol Dalmas Amadeo - Decarlini Ana Cecilia - Del Castillo Sebastian - Delfante Garcia Carlos - Delgado Ma. Eugenia - Di Landro Salvo Carlos - Diaz Barroso Daniela - Diaz Pullares Teresita - Dios Listur Ana Laura - Dos Santos Monica - Duc

viajeros // 168


Gate 8

q. Beatriz Tosar - Arq. Justino Serralta - Arq. Felipe Zamora - Arq. Tito Orézzoli - Sra. Matilde Lesal de Isern - Sra. Delia Fernández de Borda - Sra. Sara Escudero de Fernández Capurro - Arq. Luis Isern // Gen43 // Juan Jose Hermida - Carlos Pagani res - Juan Queiruga - Juan Maya - Nelson Bayardo - Hector Addiego - Julio Acquarone - Maria Ema Pintos de Acquarone - Luis Contatore - Nina Requena de Contatore - Ofelia Oneto y Viana - Raul Pablo Richero // Gen45 // Salveranglio Martha steban // Gen46 // Ariel Battestin - Ethel Arias - Margarita Gómez - Susana Giuria - Sra. de Juanotena - Arturo Perez Doval - Raúl Berro - José Ma. Zabala - Carlos Pedro Piña - Walter Racines - Rafael Diano - Jorge Zirolli - Omar Ariasi - Carlos MeFacello Ortiz - Marta Maria Salveraglio Maggi - Alberto Blas Puppo - Angel Bernasconi Bogani - Corengia - Jorge Alberto Salgueiro - Jose Egidio Calzavara Martinez - Adhemar Antonio Nazar Sacco Crena - Miguel Biere Garcia - Enrique Mario Piñeyro - Marta Noya - Olga Sra. de Bonilla - Enriqueta Previtali - Arturo Doglio - Walter Bonilla - Sra. de Píngaro - Olga Cadenasso - Nené De la Sienra - Luis A. Olascoaga - Luis basil // Gen49 // Nidia Conti - Juan Carlos Queiruga - Alicia Noceto Larraya - Carlos Clemot // Gen51 // Mariano Arana - Genta // Gen54 // Margarita Chao de Daners // Gen55 // Isidoro Maich - Nelson DeAvila // Gen58 // Elena Svirsky - Conrado Petit // Gen60 // Rubens Stagno Oberti - Carmelo Rocco // Gen61 ge Pazos - Sergio Somoza - Rodolfo Juanche - Aldo Faedo - Ulises Pizzorno - Teresa Larralde - Mario Fernández - Martín Almandoz - Atilio Magadán - Américo Rocco // Gen63 // Mariño, José Eduardo - Martins, Nelson - Mazzone, Hector - Menno, Gonzalo - Soria, Marisa - Latchinian, San Carlos // Gen64 // Sylvia Battaglino - Andres Ridao // Gen65 // Tano Marcoveccio - Carlos Villarino - Cachila Gonzalez // Gen66 // Hugo Rodríguez - Ernesto Villalba - Walter Graiño - María del Pilar ainuso // Gen67 // H. Rodriguez - Juan Papich - Pintos - S. Arbiza - Sebastian Papich - Tejera // Gen69 // Mabel Nunes Da Rosa - Susana Roberts // Gen70 // Abreu Franklin - Cáceres Juan Carlos - Cohe Carlos - De Soto Helena - Detomasi Mario a - Poppolo Tereza - Rodriguez Souto Mario - Silva José - Stein Mayer - Tucci Ana - Valeta Mario - Varaldi Hugo - Wszebor Mario // Gen73 // Braida Ma. Celide - Coppola Perla - Debetolaza Alberto - Dubonjik Bloca - Fabiano Fernando - Faroppa - Colombo Beatriz - Coronel Jorge - Couto Melita - Cuneo Alicia - Dal Monte Matilde - De Soto Charlie - Fernandez Cecilia - Garcia Miranda Fernando - Hojman Carlos - Hojman Carlos - Martinez Laura - Mazal Sara - Medina Alejandro - Mendina so Jorge - Boada Daniel - Bordino Daniel - Bracesco Miguel - Cabezudo Pablo - Cano Luis - Carnevale Andres - Colmegna Beatriz - Delgado Silvia - Devicenzi Carlos - Faedo Olga - Farias Horacio - Fernandez Gustavo - Ferreira Enrique - Forcella a Ernesto “El Lagarto” - Llaguno Norberto - Machado Alicia - Magariños Laura - Mainardi Waldo - Maino Mario - Martinez Susana - Montemuiño Eduardo - Morri Rosanna - Mullin Roberto - Nagy Alicia - Pagani Jorge - Panizza Guillermo - Pereira a Sara - Acone Lalo - Amato Estrella - Arevalo Loreley - Badaro Gonzalo - Bordon José ”Pipi” - Bruno Cesar - Cacciaviliani Nora - Came Cecilia - Carmona Liliana - Carrau Daniel - Correa Raul - Darre Cristina - Deferrari Fernando - Domingorena Almerman Norberto - Lago Irene - Larre Borges Alba - Lopez Carlos - Loyarte Daniel - Malrechauffe Miguel - Mazzoni Juan Jose - Nin Maria - Olivera Antonio - Otero Ruben - Payret J. Jose - Pesce José “Nino” - Putti Patricia - Rienzi Pilar - Robaudo uirre Laura - Aristov Esther - Arnould Luis - Articardi Juan - Baffico Guillermo - Barcala Jorge - Barron Adriana - Bazterrica Elsa - Benzano Gustavo - Bermudez Martin - Blechman Carina - Boada Elsa - Botta Marta - Buquet Pedro - Calvo Florian Carlos - Fontes Alfredo - Francolino Raul - Garcia Gerardo - Gejer Pablo - Huber M.Ines - Iacovazzo Rozzana - Islas Jorge - Jordan Gabriel - Lapido Hector - Lazcano Gonzalo - Lemus Ileana - Lezica Jorge - Ligrone Pablo - Manrique Daniel - MarHector - Reyes Javier - Riva Ariel - Rodriguez Liliana - Rodriguez Ma.Dolores - Romero Ricardo - Rosso Ernesto - Rubio Lucia - Sabalzagaray Stela - Sambucetti Diana - San German Patricia - Sanchez Ines - Santomauro Roberto - Schmid Osval- Beduchau Fernando - Boero Gaston - Bolioli Rosario - Bonet Alice - Britos Fernando - Cano Fernando - Chaer Ramiro - Colmegna Susana - Cuitiño Alvaro - Cunha Emilio - Curbelo Alvaro - Curbelo Jorge - Dantaz Sergio Jorge - Gayo Sergio - Giacosa Oscar - Hampe Teresa - Infante Adriana - Kurta Francisco - Laurito Eduardo - Libraleso Xirko - Machin Eduardo - Manera Leonora - Martinchich Ramon - Martinez Fernando - Mayr Efrain - Michelena Ana - Miletich o - Rey Arturo - Rey Horacio - Rios Carlos - Rodiño Alejandro - Rodriguez Teresa - Rodriguez Rita - Roquero Nicolas - Santinelli Walter - Sapelli Adriana - Sarasola Gloria - Silva Lucia - Solari Hector - Stadler Jorge - Stolarsky Walter - Sureda Marita iana - Bovino Guillermo - Buño Ma.Carmen - Cabezudo Fernando - Campon Gricel - Cappanera Fernando - Cardozo Susana - Carrau Ana - Castiglioni Ana - Castro Luis Eduardo - Cayon Alvaro - Centurion Alvaro - Christoff Juan - Croci Luis - De sana - Gonzalez Gabriel - Grunwald Alicia - Larghero Andrea - Leon Lidia - Lima Silvina - Macazaga Sandra - Maksinchuk Julio - Mariño Beatriz - Marsicano Mariana - Martinez Gabriel - Mayes Jack - Montañez Alvaro - Nilson Gabriel - Odriozabal rnesto - Stewart Moira - Valles Raul - Varela Juan Manuel - Velazquez Nelba - Vital José - Zunino M.Teresa // Gen80 // Abal Martha - Alba Gabriel - Arrua Fernando - Artecona Ines - Azadian Miguel - Badaraco Alicia - Bidagain Liliana - Blechman o Claudia - Errecart Pablo - Falkenstein Gabriel - Fascio Carlos - Fernandez Francisco - Ferrando Rafael - Ferreyra Osvaldo - Fleitas Daniel - Frechero Wilson - Gaeta Julio - Galain Juan - Galeano Alvaro - Garcia Adriana - Gazañol Claudia - Gonzalez Mimbacas Alicia - Moraes Roberto - Polack Vivian - Raimonda Gabriela - Real Daniel - Rindernech Evelyn - Royol Felipe - Santos Alejandro - Schkolnik Gabriel - Sciandro Marianela - Seoane Claudia - Siccardi Carlos - Solana Veronica - Tavella uio Virginia - Berrruti Guillermo - Besio Ivana - Breton Carlos - Caceres Eduardo - Casarotti Mariela - Castro Alvaro - Ceriani Vilma - Chacon Sidney - Chaibun Javier - Curbelo Mario - Dalmonte Laura - Daners Silvia - De La Hanty Irma - DergazaDiego - Lara Hector - Lima Jorge - Lopez Clara - Marchese Gerardo - Maynard Carlos - Mazzili Ana Maria - Melfi Andres - Miguez Jorge - Monteverde Bernardo - Morel Gonzalo - Motta Beatriz - Moya Mara - Nagy Eduardo - Nagy Graciela - Nazur mas - Sanroman Daniel - Santamaria Gabriel - Sarro Martin - Sastre Paulo - Sosa Gustavo - Sosa Lucia - Stancov Walter - Supparo Ricardo - Taberna Jorge - Terdiman Edgar - Tosi Guillermo - Tosi Luis Mario - Vazquez Rosario - Villaronga Ignacio // azabal Daniela - Artiga Bovio Ma.Del Rosario - Bañales Puppo Enrique - Baranda Garcia Go Nzalo - Bianchi Naddeo Alma - Bielli Pellala Magela - Block Benc Ruben - Bombaci Apatie Luis - Bove Menendez Aleandra - Bozzo Clara Laura - Brena tti Dufaut Irina - Cleffi Reisigg Mariella - Cortazzo Medina Rafael - Crocco Lacroiz Alberto - Crosa Basso Leonel - Crovetto Sabatas Rossella - De La Barrera Feoli Adriana - De Leon Dámbrosio Carlos - De Souza Saravia Elsa - Del Castillo Maneiro as Marin Luis - Feder Sversky Carla - Fernandez Iglesias Ma. Esther “Mary” - Ferrari Eccher Silvia - Figares Medina Noemi - Figueroa Albornoz Ma. Merrcedes - Forcella Ingles Ma. Cecilia - Freitas Barreirao Daniel - Gallo Esc Obar Pedro - Garces ez Escalada Rafael - Heide Cuenca Jose Luis - Hernandez Chagas Ma. Nelly - Hlinka Mendez Juan Eduardo - Hughes Berro Florencia - Iglesias Peralta Ma. Alicia - Igoa Nuñez Nancy - Ingold Canzani Jose Ignacio - Jamgotchian Noundjilan Antrar - Massola Jose Carlos - Mazzilli Ovalle Ma. Del Pilar - Melloni De Medina Claudia - Montaldo Alvarez Elena Maria - Nazur Beltrand Raul - Nuñez Baliño Claudia - O´neil Hughes Elena Maria - Parnas Iborra Gustavo - Parnizari Espasandin Javier Gabriela - Pintos Mora Leonardo - Piperno De Santiago Adriana - Ponce De Leon Piriz Juan Manuel - Prego Alves Loudes - Quesada Bartesaghi Santiago - Ramirez Addiego Enrique - Ravera Verdesio Leo Emilio - Regal Corbo Sergio - Reyes Perez Rodolfo - Sica Barvieri Marta - Sierra Gonella Viginia - Silva Dutrey Alex - Siola Blandizzi Marta - Sommaruga Montiel Nair - Sosa De Armas Wilson - Sosa Menoni Lucia - Spandgenberg Texeira Ma. Veronica - Torterolo Noboa Silvia - Tourn Malan lis Patricia - Zurbruck Arce Emilio // Gen83 // Alonso Gustavo - Alvarez Estela - Andrada Silvia - Aramendia Vicente - Ausan Yanina - Azadian Alejandro - Ballefin Ana - Bañales Guzmán - Barone Giselda - Basigaluz Conrado - Bate Jorge - Belenda antos Daniel - De Tomasi Sumila - Diaz Diego - Dominguez Ernesto - Falcon Fernando - Filardo Mónica - Fon Amor Fernando - Frioni Antonio - Gadea Graciela - Gallardo Helena - Garcia Cyntia - Garcia Mª Noel - Garcia Marisa - Gil Luis - Girardi Carmen - Lima Alvaro - Llera Viviana - Lorenzo Stella Maris - Manion Alexandra - Marchesoni Bernardo - Marquisa Rossana - Marsicano Gustavo - Marti Silvia - Martinez Julio - Martinez Horacio - Mazzey Carlos - Mednik Javier - Mendez Andrés el - Pardo Analía - Pascale Alvaro - Pijuan Andrés - Piña Beatriz - Pisano Ricardo - Pissano Silvana - Proto Alvaro - Ramos Pilar - Reggiardo Mª Cecilia - Regueiro Cristina - Rey Guillermo - Ripa Rodrigo - Rodriguez Alejandro - Rose Michel - Rozada alia - Zabala Ana - Zarauz Beatriz - Zuppardi Julio // Gen84 // Abatte Mariela - Acerenza Aldo - Agostini Carina - Altoberro Laura - Alvarez Julio - Alvariño Ma.Fernanda - Amilivia Edinson - Anelo Alvaro - Apud Gilda - Ayerza Fernndo - Baptista men - Blanco Gabriel - Borderre Gabriel - Buksman Beatriz - Burutaran Laura - Cabiro Gustavo - Cachon Claudio - Calvar Ma. Cristina - Calzada Gerardo - Camarotta Marcelo - Camelo Mario - Cano Ana - Carbone Guillermo - Cardenas Gabriel es Eduardo - Chao Patricia - Charbonier Giselle - Corredera Sergio - Costa Jorge - Daher Ma. Alejandra - De Bellis Gabriella - De Benedetti Marcelo - De Cuadro Sonia - De La Fuente Daniel - De Mattias Monica - De Mauro Luis Eduardo - Del Bove z Borreani Mariana - Fernandez Fernandez Horacio - Fernandez Maqueira Adriana - Fernandez Markos Eliana - Ferreira Houdcada Maria Noel - Ferreira Silva Carlos - Ferrero De Leon Julio - Galisteo Rodrigo - Gallo Gustavo - Gallo Jose - Garcia ch Ewy - Harispe Diego - Hernandez Torres Juan - Irazoqui Ma.Virginia - Jeruchim Ana - Jutgla Alvaro - Kuchman Iris - Laborde Jorge - Lalanne Adriana - Laviano Hugo - Laxaga Alvaro - Leiros Liliana - Lopez Estela - Loureiro Antonio - Mangarea - Morando Alvaro - Moya Laura - Muntz Walter - Musetti Luis - Mussi Silvana - Nario Gonzalo - Navickis Lilian - Olivera Virriel Fernando - Olivera Virriel Gabriela - Pacifico Rossana - Passarella Jorge - Pastorini Andrea - Pelufo Mateo - Perazzo Ma. a - Prenol Gustavo - Queirolo Osvaldo - Quincke Marcelo - Regal Jorge - Reisch Cesaar - Rey Fernando - Rial Beatriz - Rizzi Mario - Rodrigez Moreira Luis - Rodriguez Galusso Pablo - Rodriguez Guaraglia Roberto - Rodriguez Hernandez Daniel ni Gabriela - Sassi Claudio - Scalone Gabriela - Scanu Andreina - Sequeiro Ma. Fernanda - Sierra Pablo - Silva Anilbal - Silvarredonda Jorge - Simeone Gonzalo - Sosa Daniel - Suarez Amilivia Marcelino - Suarez Bruzzone Ma. Del Rosario - Suero edad - Vilarrubi Rafael - Welters Josefina - Zito Claudia // Gen85 // Alfredo Benzano - Roberto Pisorno - Luis Cetrangolo - Abelenda Cristina - Agresta Patricia - Aguiar Carlos - Airola Amalia - Alba Rosario - Alemán Laura - Almandós Juan - Amen bba Pablo - Böthig Mónica - Bozzo Adriana - Briano Laura - Cairus Mario - Camacho Marcelo - Casales Fernando - Castells Mariana - Castillos Rony - Cavaliere Eduardo - Cesio Laura - Cimino Rosana - Colominas Daniel - Coppeti Renata - Cosme Marcelo - Echevarría Arturo - Eiris Gabriela - Erro José - Escardó Ricardo - Espazandín Marcelo - Etchegaray José Luis - Faget Fernando - Falero Rosa - Farriols Verónica - Feola Sonia - Ferreira Rúben - Ferulano Jaqueline - Fleitas Cecilia - Francese utiérrez Gabriela - Gutiérrez Facundo - Helbling Verónica - Igoa Daniel - Invernizzi Luis - Ipar Gustavo - Jaureguizar Graciela - Jorajuría Zoila - Kaplanski Yanet - Lagomarsino Gustavo - Laguna Mario - Lambrechts Pablo - Largher Patricia - Larrea a. José - Mazzoni José - Medina Sandra - Medrano Hugo - Meliá Alicia - Miceli Alfredo - Millán Ana - Minasian Martín - Mollica Andrea - Montaldo Rosana - Montaner Carolina - Monteverde Inés - Moratorio Julio - Morey Virginia - Moya Jorge Pablo - Pena Walter - Péndola Ma. Esther - Pereda Alfredo - Pereira Luis - Pereira Leonardo - Perrone Oscar - Podestá Virginia - Podestá Adriana - Podestá Silvina - Porro Marcelo - Prato Virginia - Prieto Hugo - Quintana Mariella - Ramírez Enrique ez de Almeida Ileana - Salazar Juan Carlos - Sallés Enrique - Sánchez Cecilia - Santomauro Andrea - Sapiro Ionah - Scarabino Daniel - Scarponi Andrea - Scasso Gustavo - Schweizer Alejandro - Seltnercich Pablo - Sibes Juan Carlos - Sityes Ma. as Alejandro - Zino Luis // Gen86 // Marcel Blanchard - Gabriela Loureiro - Alvaro Más Gómez - Claudia Branca  - Juan Ramón Olivera - Julio Rey - Rodolfo Carro - Mercedes Cameto - Alvaro Gonzalez - Lucía Ifrán - Alejandra García Asís - Mariela s - Melina Young - Nolberto Cosme // Gen87 // Abascal Marcelo - Ackermann Rafael - Acosta Y Lara Sergio - Acosta Y Lara Alejandro - Albanell Harlodo - Aldecosea Giovana - Algorta Ma. Fernanda - Almada Marcelo - Alonso Eugenia - Alvarez abriela - Berrutti Rafael - Blechman Abraham - Bodega Pablo - Borensztejn Gabriel - Borsani Adriana - Bossio Rossana - Botti Daniel - Bueri Maria - Buobier Ines - Burstein Gabriel - Busco Juan - Busquets Federico - Cadenazzi Ines - Cairo Andres Cladera Isabel - Colacce Martin - Conde Estela - Cordero Ricardo - Cosco Dante - Costabel Andrea - Cravea Claudia - D´albora Gabriel - De Leon Gustavo - De Los Santos Silvana - Descalzi Fabio - Di Giovanni Rossana - Diaz Elizabeth - Doce Fer- Ferriero Ma. Eugenia - Fierro Luis - Fleitas Laura - Flora Horacio - Font Sara - Fontes Silvia - Francia Laura - Frau Alejandro - Freiria Olga - Gallego Gonzalo - Gallego Maria - Gancio Luisa - Garcia Leonardo - Garcia Adriana - Garcia Ana Laura elo - Haboba Jose - Hernandez Diego - Hernandez Ana - Herran Guillermina - Hitateguy Andres - Hornos Hugo - Iglesias Alvaro - Izsak Ricardo - Janzich Karina - Jorba Pedro - Juncal Jorge - Kaunsinger Ana - Labat Florencia - Lambrechts Ma. ndo - Martinez Alejandro - Martinez Faguaga Fernando - Mateo Fernando - Mateucci Alicia - Mauris Patricia - Medici Vittorio - Menendez Gustavo - Merlo Alejandro - Miraballes Ma. Teresa - Molinari Alvaro - Monteverde Pablo - Morato Maria dilla Cesar - Pagani Gabriel - Palacio Martin - Pallares Gabriela - Parodi Sergio - Pedreira Juan - Peluffo Maria - Percivalle Monica - Perdomo Ana - Perdoncin Anna - Perez Luis - Perez Laura - Perez Lucerito - Perez Washington - Perez Fernando - Ricaldoni Pedro - Rivas Alvaro - Rodriguez Ingacio - Rodriguez Alicia - Romano Esperanza - Romero Ana - Rosa Hugo - Rossel Alejandra - Rosso Gonzalo - Saavedra Lercy - Salles Rosina - Sanchez Ana - Santini Horacio - Schapiro Jose - Segovia ez Alejandra - Taroco Alejandro - Terra Gabriel - Toledo Sandra - Toran Susana - Torrens Patricia - Trujillo Josefina - Vaamonde Diego - Velazco Carmen - Vetrale Cecilia - Vicente Cecilia - Viola Mercedes - Vitkovsi Veronica - Zarrillo Maria - Zorrilla gui Rosa - Artagaveytía Andrés - Astor Marianella - Azpiros Maria - Balbi Eduardo - Baldasari Marcelo - Baptista Alejandro - Barré Juan - Barrios Claudia - Barrios Patricia - Berruti Valentina - Berthet Marcela - Bertinat Milba - Boado Enrique - Bosañas Virginia - Castro Gerardo - Casuriaga Andrea - Cauduro Raquel - Cirillo Alvaro - Corrales Mario - Correa Lilian - Cortada Pablo - Craviotto Gillermo - Crelis Andrea - Cuadro Vivian - Curbelo Ana - Da Pena Mariana - Damedo Adriana - De Los nandez Alejandro - Fernandez Gabriel - Ferrando Octavio - Ferrer Andrea - Figoli Marisa - Flores Daniel - Fornaro José - Franco Rafael - Frigerio Rosanna - Frontan Richard - Galindez Hugo - Gallo Daniel - Gambini Ma. José - Gandolfo Andrea orge - Huertas Daniel - Ibarra Carina - Isasa Alejandra - Jones Carmela - Kadertjoglov Ana - Kalbatner -Andrés - Korytnicki Marcelo - Lane Caroline - Larroude Milene - Laviano Miguel - Leira Alberto - Leoncini Eduardo - Llanes Julio - Lloret Mouiño Carolina - Negrín Guzman - Neyra Gerardo - Neyra Sofía - Nieto Fernando - Nuñez Sandra - Olazarri Marisa - Otero Enrique - Pallas Alvaro - Pazos Fernando - Peraita Claudia - Pereira Fernando - Pereyra Pablo - Pérez Fernando - Pérez Silvia guez Martín - Rotela Joselin - Rucks Josefina - Ruibal Rosanna - Russi Marcelo - Sales Martín - Salles Alvaro - Salvo Javier - San Martín Virginia - Sanchez Gabriela - Santa Cruz Carolina - Santellan Luis - Saravia Fernando - Saravia Martha - Schiaffao Perla - Tejera Ma. Inés - Texeira Rogelio - Torre Alejandro - Torrens Gonzalo - Torres Alejandra - Trucillio Alejandro - Umpierrez Javier - Umpierrez Sandra - Vallarino Ana - Vanrell Fernando - Vargas Lourdes - Vaucheret María - Vendrasco Andrea Andorno Bayares Laura Beatriz - Antognazza Ma. Graciela - Antunez Lembo Carina - Arancet Adriana - Assimonti Colombo Carlos - Atijas Lilian - Babat Diego - Badano Cecilia - Balbi Gonzalez Santos - Ballesta Rafael - Balsano Carbone Gabriel Pesqueira Betty - Bissoli D,Otre Alfredo - Boccarato Escavone Gabriel - Bonfilio Bardier Pablo - Bonilla Medina Gabriel - Brune Alejandro - Bruse Cheik Carina - Buksman Mauricio - Cabrera Batista Andrea - Cabrera Cosco Sofia - Camino Ma. Ana ias Monica - Cerini Santiago - Cerizola Horacio - Checha Nelson - Cid Daniel - Ciganda Brasca Diego - Colistro Claudia - Coronato Machin Roque - Correa Pereira Daniel - Cortinas Irazalbal Diego - Cuadro Pereiro Cecilia - Curci Rossi Ma. Virginia cuing Gutierrez Geman - Dumich Ceijas Valeria - Echazarreta Couste Patricia - Echeverria Olivera Gustavo - Eiris Bianchi Alejandro - Elgart Alicia - Elissalde Veronic - Espasandin Ma. Mercedes - Espel Rodriguez Gabriel - Estevez Gonzalez Lazaro

/ travelers 169


Gate 8

- Fabini Carlos - Facio Andrea - Fedullo Imelio Marcelo - Fernandez Letieri Nestor - Fernandez Martinez Alejandro - Ferrari Pablo Rogelio - Ferreira Navarro Paula - Filippa Duarte Miguel - Fonseca Ayusto Gabriel - Fontan Scheitter Javier - Fuente Ganchou Santiago - Garcia Posada Roberto - Garcia Stamile Rossana - Garrasino Moreni Ma. Laura - Ghioldi Suarez Giannina - Gimenez Esposito Pablo - Girardelli Claudio - Gonzalez Almeda Gustavo - Gonzalez Ayscar Rossana - Gonzalez Ferre Isasa Alejandra - Jacob Mariana - Karolyi Osippuk Fernando - Lambach Quintana Ma. Elia - Landaco Azcurra Javier - Lapetina Francisco - Lavezzo Nicolas - Leite Peyrallo Veronica - Lemes Lete Sandra - Lerena Farias Brenda - Lopez Alberti Guil Rodrigo - Marzoa Gustavo - Maside Farias Federico - Mazzuchi Irisarri Martin - Mazzulo Pozzo Alejandro - Medina Juan Pablo - Meilan Gabriela - Meirelles Walter - Menendez Ferreira Carlos - Menini Barcelo Gabriela - Mezquita Cristina - Milesi L mani Moizo Javier - Oxley Brianza Fernando - Pallas Pallela Luis - Panizza Fabiana - Parnizari Ines - Pastorini Fagundez Andrea - Pastorino Antelmi Hebert - Paz Canil Jorge - Paz Suarez Any Cristina - Perdomo Villalba Joselyn - Pereda Peradotto M.Gabriela - Reginensi Rivera Alejandro - Regueiro Roxana Nancy - Rivero Gadea Marianela - Robaina Gonzalez Gerardo - Roda Grun Ma. Rosa - Rodriguez Espel Claudio - Rodriguez Carreño Carlos - Rodriguez Marco - Rodriguez Pereyra Adri Gabriela - Schilde Caceres Jose Pedro - Schol Pons Alberto - Schwarz Jose - Segade Arias Ma. Silvia - Silva Cossio Ma. Veronica - Simonet - uppa- - Paula Irene - Somma Gonzalez Carolina - Sosa Ileana - Sotelo Beatriz - Soza Contreras Francisco Tenreiro Patricia - Vallarino Sabasti Flavia - Varela Conde Jorge - Varela Gadea Patricia - Vazquez Saravia Ma. Noel - Vega Pablo - Vergara Rama Marcelo - Vidiella Gabriel Ricardo - Viera Azpiroz Gonzalo - Villarino Rufener Hernando - Voelker Jos bosa Bello Alvaro - Bas Garda Laura - Batista Bonetti Rodolfo - Bava Davila Ramiro - Beiro Cohen Federico - Belderrain Camacho Pedro - Benc Ackermann Ana - Benitez Fernandez Lourdes - Bertinat Martinez Sergio - Bianchi Drocco Andrea - B Bordoli Nedor Alejandro - Bordoli Nedor Guillermo - Borthagaray Peradotto Laura - Borucki Castro Javier - Botta Bello Natalia - Botta Nuncaverde Virginia - Botti Azambuya Leticia - Braida Duarte Patricia - Brito Bazzano Paula - Britos Gonzal Santiago - Can-la Campo Silvana - Capo Marcos Veronica - Carbone Arralde Alvaro - Carradori Monica Maria - Casaravilla Seijas Jorge - Castiglia Barzelli Pablo - Castro Goncalvez Enrique - Castro Iglesias Diego - Castro Lisboa Gabriela - Cean W Cosimini Martinez Alicia - Cujo Darribulat Ma.Fernanda - Daguirre Liguera Ma.Alejandra - Damseaux Lorenti Ana Carina - De Leon Ravera Mario - De Lima Tejera Viviana - De Medina Romero Carolina - De San Vicente Ma.Fernanda - De Santiag Druker Schwartz Paulette - Duarte Fuentes Alvaro - Echegaray Parma Valentin - Elhordoy Perdomo Gabriela - Elizalde Bulanti Leonardo - Esteve Bejar Humberto - Estoup Mazzei Ma.Eugenia - Feble Capucho Jose - Fenochio Yarzabal Anna - Fern Ma.Celeste - Garcia Bonifacino Pablo - Garcia Dalmas Mauricio - Giacomini Veira Veronica - Gigena Ledesma Pablo - Gomenzoro Lutz Nguyen - Gonzalez Risso Yamandu - Gonzalez Villar Enrique - Greif Carambula Alejandra - Grisi Fernandez Ca Gomez Ana Laura - Izquierdo Di Stasio Rita Elizabeth - Junguitu Rodriguez Iliana - Katz Gonzalez Andres - Laborde Ulfeldt Federico - Lacaze Otero Melina - Lakireovich Pargman Veronica - Landarte Froche Augusto - Langon Ventura Marcos - L Balbuena Daniel - Martinez Espuelas Gustavo - Martinez Martinez Luis - Maynard Burmester Ma.Celina - Mc.Alister Burger Cecilia - Medina Didone Marcelo - Medina Patiño Viviana - Medina Presentado Diego - Miraballes De Los Santos Cesar riega Gargia Carlos - Novoa Alpino Patricia - Nuñez Galmarini Alejandro - Nuñez Silva Marcela - Olague Guidiccie Daniel - Olivera Abadi Margarita Rosana - Pagella Geymonat Guillermo - Paladini Arias Fabiana - Pedrozo Machin Mariela - Peña Nora Karina - Pintos Vazquez Selma - Piñon Riveiro Ernesto - Pio Pintos Iliana - Piria Huge Juan Andres - Ponce De Leon Muxi Maria - Porley Vignola Natalia - Portillo Burghi Juan - Portillo Diaz Lilian - Prando Echevarria Raul - Prieto Villella Javie Regueiro Pascual Claudia - Reolon Alvarez Ma.Elena - Rettich Delgado Pablo - Ricciardi Mazza Patricia - Risso Barros Macarena - Rocha Gustavo - Rodriguez Gusta Pablo - Rodriguez Iglesias Jimena - Rodriguez Stagnero Mariana - Romero Fandin ro Yannely - Siniscalco Romero Marina - Skocilich Garcia Pablo - Soria Heguerete Valentina - Sorondo Cosio Martin - Sorondo Perez Guillermo - Sosa Schulze Cristina - Stetskamp Gonzalez Diego - Suarez Espasandin Matilde - Suarez Leonardo Marcelo - Urrutia Papo Daniella - Vacca Tarocco Giulia - Vaczy Bareiro Miguel - Vallarino Katzenstein Maria - Varese Aiello Ma.Virginia - Veloso Rodriguez Gabriela - Vila Mariño Gustavo - Vila Olivera Ma.Alejandra - Vila Rivero Ma.Virginia - Villa Pa - Andrada Firpo Rocio - Aramendia Paysse Jorge - Arijon Moya Patricia - Armua Fumon Jorge - Avila Machado Fernando - Ayestaran Larrosa Ximena - Azambuja Ancellotti Irina - Azzinnari Sanchez Andrea - Barrios Cuenca Ma.Jose - Barrios Tara laspina Juan Jose - Brian Icasuriaga Andres - Britos Jose Marcos - Bruzzese Jorge Eduardo - Bugarin Ma.De Los Angeles - Burghi Gabriela - Cabezudo Fernandez Javier - Cabezudo Trabanco Federico - Cabrera Alvarez Veronica - Cabrera Recob Helena - Chirico Mercedes - Copes Alicia - Costabile Pedro - Cracco Carlos Alejandro - Croci Reyes Marcia - Cuadrado Sabrina - Curbelo Baru Cecilia - Curbelo Bonjour Carina - Da Rosa Gutierrez Rosario - Dagnino Eirin Marcos - Dauria Alicia - D Enrique - Del Giudice Laura - Del Prete Claudia - Delfino Puricelli Gerardo - Delgado Julio - Delmonte Pablo - Di Stasio Carla - Doglio Toso Carolina - Dominguez Jose Antonio - Duarte Fernando - Elustondo Sonia - Estavillo Felipe - Estevez Cari - Foglino Marcelo - Fontana Juan Jose - Franchi Juan Sebastian - Freira Ana Ines - Freire Rosina - Frontini Pablo - Gadea Javier - Gaillardo Maria Lourdes - Galeano Andres - Gambini Jorge - Gandolfo Eliana - Garcia Ferrari Ma.Soledad - Garcia Mil lein Bernardo - Hernandez Bettina - Herrera German - Herrera Javier - Hodara Diego - Iarlori Alejandro - Imer Jose Luis - Jalife Miguel - Jorda Alejandra - Juri Maria Carolina - Justo Fabiana - Kadian Juan - Kelbauskas Pablo - Laborde Alvaro - Le Silvia - Martinez Ojeda Rodolfo - Mastoros Gustavo - Mauro Laura - Mayobre Adriana - Medina Martinez Karina - Medina Sbulatti Silvia - Mello Daniela Cecilia - Merli Pablo - Meroni Alvaro Roberto - Mesa Marcelo - Mezzacappa Daniela - Mezz gueira Andres - Nuñez Bonjour Gonzalo - Nuñez Marin Alvaro - Nuñez Puy Alejandro - Oliveri Fabricio - Oneto Laura - Oronoz Maria Jose - Orrico Natalia - Oses Jorge Enrique - Ottati Mario - Pakciarz Niremberg Daniel - Palacios Oscar - Paolino Guillermina - Perez Pinto Gabriela - Perez Pinto Paola - Pernas Julio - Perrou Nicolas - Peyrous Ruben - Piñeyro Alessandra - Piotti Alejandra - Piperno Maximiliano - Pirez Laura - Pisano Sanchez Reina - Porteiro Alejandro - Pousa Marisa - Povasc - Rodriguez Emoris Gabriel - Rodriguez Garagorry Alvaro - Roman Silvana - Romay Alonso Nair - Romay Prevosti Carola - Romero Filardo Gabriela - Romero Macchianich Andres - Rovitto Emiliano - Ruiz Bouyrie Daniel - Russi Marcela - Russo Scorza Adrian - Secco Juan Miguel - Silvera Alicia - Silvestre Ana - Silveyra Priscila - Siri Marcelo - Sobral Jose Pedro - Socolovsky Norberto - Sorensen Sabine - Suarez Carla Maria - Tinetto Preza Mariana - Ubilla Soledad - Valenti Andrea - Varela - Zunino Johanna // Gen92 // Abarno Ferreyra Nicolas - Agrafojo Iglesias Marina - Alba Fernandez Juan - Albonico Fernandez Natalia - Alcalde Llacer Margarita - Alonso Bessonart Sebastian - Alonso Fernandez Guillermo - Altieri Benitez Juan A Arias Laurino Daniela - Arpayoglou Casanello Beatriz - Ayala Brochado Virginia - Ayala Rodriguez Fernando - Baghtchejian Cabakian Gustavo - Bairo Nava Mauricio - Barbieri Petersen Bettina - Barboza Puppo Sebastian - Barilari Armellini Laur Semperena Karin - Blanco Coronel Mariela - Blanco Depons Carolina - Blanco Powol Maria Virginia - Bouzas Novelli Marcelo - Brandon Pozzi Carlota - Bravo Beentancor Jorge - Bruno Carrero Leonardo - Caballero Ravela Cecilia - Cabello Caraba - Carcavallo Fajardo Alejandro - Cardozo Aguirre Gerardo - Carrasco Rocha Soledad - Carrion Tabarez Maria Gabriela - Castaings Bentancor Marcos - Castillo Lago Claudia - Castro Baroffio Ximena - Castro Lopez Jose Valeriano - Castro Rodrigue - Cristaldi Oliverra Virginia - De Armas Heinzen Claudio - De Los Santos Aramilete Serrana - De Souza Cella Lila - Dei Cas Basualdo Jorge - Delle Onde Maria Eleonora - Diana Illa Milton - Diaz Charlone Alicia - Dieguez Martinez Hernan - Dorreg rrari Viera Natalia - Ferrari Zamora Florencia - Ferreira Polla Pablo - Ferrer Pamparato Juan - Ferster Di Sabella Marcelo - Fiorelli Correa Leonardo - Firpo Perdomo Diego - Furman Grudzien Javier - Gaiacobe Garcia Erick - Gallardi Gonzalez Maria daracena De Las Martin - Gomez Aguilerra Virginia - Gonzalez Almeda Mariela - Gonzalez Carrion Andres - Gonzalez Correa Nicolas - Gonzalez Damiani Analia - Gonzalez Garcia Diego - Gossweiler Varela Gabriela - Graña Redin Norma - Gromp verde Martin - Iza Rucks Ana Lucia - Juanbeltz Esteves Maria - Korolkoff Rodriguez Valentina - La Cruz Castroman Alvaro - La Rocca Puppo Fernando - Lanz Polero Pablo - Lanza Echeveste Javier - Lanza Robatto Ruben - Larrosa Borges Diego - La Urrutia Lorena - Lopez Jaumandreu Carla - Lopez Llanes Alvaro - Lopez Otero Fernando - Machado Milesi Alejandra - Malosetti Zunin Nicolas - Mandado De Asis Martin - Manta Porteiro Felipe - Mañosa Nyblom Lucia - Marenco Mara Gustavo Ferreira Pablo - Meneses Cardenas Maria - Meringolo Rago Gabriel - Merlo Bueri Santiago - Migues Passada Mario - Montero Acosta Walter - Mougan Madrid Eduardo Diego - Murrone Ferrer Paula - Mussini Perez Ana Laura - Musto D`Ursi Vero - Palacios Cora Ana - Passeg- - Mateo Martin - Pedemonte Abella Gabriela - Perazzo Ruggia Guillermo - Perez Castro Andrea - Pieri Soria Jorge - Piñeyro Trezza Camilo - Piris Roggero Ana Laura - Piriz Oliverra Graciela - Pizza Pere Laura - Pongi Portillo Juan Pablo - Ribas Garcia Carla - Ribolini Beiroa Gutemberg - Ridao Bataglino Carmen - Rinker Usher Christian - Rios Favilla Ximena - Rios Pereira Gaston - Rivera Martinez Gabriela - Rivero Castrillon Jorge - Roberto Scarone Fabrizio Toledo Laura - Sanguinetti Sanz Federico - Serra Blanco Maria Milagros - Serrato Debato Gonzalo - Serrentino Ferreira Juan Pablo - Signorini Orticochea Maria Florencia - Silva Erramuspe Maria Paula - Silva Marquez Schuvert - Silva Matterra P Renzo - Tabarez Rodriguez Javier - Tebot Lema Bettina - Tedeschi Urrrestarazu Mauricio - Teixeia Seisdedos Diego - Teti Protto Virginia - Todoroff Caceres Maria Alejandra - Torres Mazza Patricia - Vazquez Falabella Maria Gabriela - Vazquez Gonz // Gen93 // Abelar Angelino, Mauricio Gustavo - Acosta Y Lara Princivalle, Ignacio - Aguirre Fresnedo, Fernando Daniel - Aira Delgado, Maria Lourdes - Alberti Cary, Virginia Maria - Almirón Alsamendi, Analía - Ambrosoni Araújo, Paulo - Anton Benites Olazabal, Juan Ignacio - Bensión Occelli, Selma - Bertín Martella, Leonardo Ariel - Bertolini Durán, Marcelo - Biatturi García, Paola Cristina - Blaj Lijtenstein, Clara Elisa - Bonilla Lopez, Mónica - Brandes, Rodolfo - Brito, Alvaro - Brusa Ech Carve Irazabal, Priscila María - Casaballe Vigevani, Ana Laura - Cheda Aguirre, Juan Jose - Chiazzaro Buschiazo, M.Alejandra - Chifflet Piegas, Agustín - Chocca Bosio, Claudia - Clavijo Ezquerra, Jaqueline - Conserva Santana, Mª Verónica - Corb Silvana - De Los Santos Trentini, Karina - Dede Deffino, Graciela - Delgrosso Abrinis, Mauro Andrés - Deminco Rebosio, Valeria - Di Paula, Natalia - Diaz Paseyro, Germán Pablo - Diaz Sosa, Rodrigo Sebastián - Eccher Garcia, Verónica - Echart Kuc, F - Ferraro Ceravolo, Michelena Alesandra - Ferrúa Beriau, Laura Andrea - Fioroni Acuña,Carolina - Flores Peluffo, Patricia - Fraga Marino, Andrea Alejandra - Freiría Carballo, Diego Hector - Galdona Eizaguirre. Alejandro - Gallardo Silveira, Virginia Eduardo - Gorelyschev Santini, Larissa - Graña Iroldi, Elvira Raquel - Hernandez Malosetti, Mª.Soledad - Herrera Fierro, Evelyn - Herrera Paskevicius, Pablo - Hughes Gonzalez, Alejandra - Ibarra Bueno, Sergio Daniel - Iglesias Dominguez, Pablo gioli Giosa, Ana Claudia - Márquez Bouvier, Mª Gabriela - Martínez Benvenutto, Alvaro - Martínez Gonzalez, Fernando - Martínez Monaco, Claudia - Martínez Peyrou, Enrique - Mas Barufaldi, Luis Javier - Mato Echeverría, Sebastián - Melo Ceriño cellini Souza, Osvaldo - Moll Perez, Carolina Beatriz - Monzón De Marco, Daniel - Moreira Cabrera, Leonardo Fabián - Moroni Lema, Ignacio - Muniz Alvez, Gabriela - Nadal Morales, Daniel - Novoa Pallas, José Manuel - Ocampo Bernasconi, P Quartiani, Leonardo Javier - Pezzani, Eduardo - Pirez Maire, Juan Javier - Pollero Peixoto, Carlos Alberto - Ponce De Leon Morelli, Victoria - Preziosi Mattos, Paula - Puentes Rodriguez, Andrea - Quincke Von Zakrzewski, Mariane - Ramos Bassig Crisci, Carolina - Rodríguez Diaz, Sandra - Rodríguez Pintos, Maria Oliva - Rodríguez Richino, Casildo Pablo - Rodríguez Torriano, Maurizio - Romero Castro, Diego Daniel - Rossell Odriozola, María Jimena - Rovira Sorondo, Carla Elena - Rudolp Marcelo - Sanz, Diego - Schiavone Valverdu, Zelmar - Silva Alonso, Fernando Gastón - Silva Condenanza, Maria Natalia - Silva, Patricio - Silveira Umpierre, Cecilia Maria - Silvera Elizalde, Maria José - Sosa Mesa, Victoria Raquel - Stetskamp Gon Otero, Maria Ines - Tricot Suarez, Susana - Vera Villamil, Alejandra - Viera Canepa, Maria Eugenia - Villar Rondán, Héctor Narem - Villegas Buenafama, Rodrigo - Ziura Nogueira, Angela Daniela // Gen94 // Accinelli Hermida Paola - Aguiar Rijo D Asconeguy Alvarez Rodolfo - Asuaga Carvalho Veronica - Asuaga Freire Ana - Baccheta Pereda Pablo - Baglivi Lisman Florencia - Barcelona Velazco Sebastian - Bargo Quintero Ana Carolina - Barros De Bellis Nicolas - Beltrame Sebastian - Beltra ti Benitez Julio Cesar - Brovetto Gelabert Maria Carolina - Bruzzone Terradas Roxana - Budelli Naya Gabriel - Buffa Invernizzi Fabrizio - Burgos Gonzalez Oscar Vladimir - Caballero De Otto Mauricio - Caminitti Fernandez Maria Natalia - Canale Paola - Costa Ruggia Maria Carolina - Cuadro Nario Maria Jesus - Cuevas Palermo Andrea - Czeszler Cyjon Veronica - Daghero Bagnasco Claudia - Dalto Pelaez Mercedes - Dantaz Catladi Gustavo - De Cola Crosse Angeles - De Lima Patella Alb Mendez Mauricio - Eraña Corbella Carina - Fernandez Eiriz Martin - Fernandez La Banca Jhoanna - Fernandez Lopez Cecilia - Fernandez Romero Gonzalo - Fernandez Ruiz Virginia - Ferrando Casas Hugo - Ferrari Alberti Ruth - Ferreiro Castelli A - Garcia Ricard Diego - Gastambide Norbis Mario - Gentile Brasesco Alvaro - Godiño Diaz Maria Berenice - Gomez Custodio Carlos - Guareschi Costa Maria Carolina - Guarino Estevez Luis Pablo - Guerra Haskowec Ana Maria - Guisce Costa Alv Alina - Kononovas Arago Juan - Kutyas Gonzalez Adriana - Lafourcade Calle Martin - Larrosa Diaz Gonzalo - Ledesma Nicrosi Daniel - Ledo Koliesnik Pablo - Lluviera Montero Eduardo - Lopez Fuentes Gabriela - Lopez Rodriguez Gustavo - Maie Cecilia - Mazzilli Gonzalez Donatella - Medina Sburlatti Mariana - Melazzi Rousserie Rodrigo - Mesanza Garcia Leandro Andres - Metediera Santos Maria Noel - Mill Von Metzen Klaus - Mira Fernandez Ana Laura - Mitnik Spiegelnann Ruth - Mo Victoria - Outeda Arlas Laura - Pardo Cubero Alejandra Andrea - Parolin Santalucci Alejandro - Pastore Hernandez Veronica - Pazos Zanotta Laura Fabiana - Pereda Dutilh Fernando - Perego Lettieri Cecilia - Pereira Leal Ricardo - Perez Cundines Urta Maria Florencia - Rabinovich Mañana Natalia - Ramos Perdomo Leandro - Ramos Zanoni Adriana - Redin Ruglio Federico - Reñer Straus Raquel - Restuccia Servetti Nicolas - Rimolli Maturro Eduardo - Rissotto Goldoni Fernanda - Rizzi Ba Gorlero Elena - Salhon Sardina Santiago - San Vicente Mondino Maria Ximena - Sanchez Rossel Astrid - Santos De Sosa Mario - Saralegui Iriairte Gonzalo - Scavino Camy Beatriz - Schein Rostovsky Adriana - Schusselin Damburiano Gimena - S Talice Garcia Maria Cecilia - Taranto Fernandez Gabriela - Texeira Lariccia Claudia - Tosar Montano Diego - Tourn Armand Ugon Elisa - Treñer Bertollini Federico - Trinidad Trindade Fernando - Uboldi Gonzalez Adriana - Uviedo Barrios Andrea rovsky Guillermo // Gen95 // Accorenti Nin Matilde - Acle Crosa Carolina - Acosta Mariana - Agriela Medina Virginia Anabela - Aldao Krikava Laura - Almada Ferreira Maja Helenna - Alvarez Marzano Diego - Andregnette Irazabal Maria Josefina Gonnet Rafael Arnaldo - Barreto Borba Natalia - Barriola Paullier Nicolas - Bartesaghi Caracciolo Santiago - Batalla Fernandez Martin Leonardo - Bellerati Risso Marcela Maria - Bentancur Ansuberro Maria Celia - Bentos Cartelle Laura Adriana Bon Luis Rodrigo - Caballero De Otto Monica Cecilia - Canepa Baccino Javier Andres - Canziani Macchi Mauro Andres - Carrasco Alejandra - Carril Penen Natalia - Carrio Figoli Rodrigo - Carrizo Ghiringhelli Pablo Gabriel - Carvallo Pecci Gabri Correa Sosa Pablo Eduardo - Cuello Sergio - Cuneo Vidal Laura Gabriela - De Fino Silveira Maria Daniela - De Souza Aguilera Carlos Manuel - Del Duca González Danilo Carlos - Denino Caceres Carla Gabriela - Deragon Betancurt Lucia - Dever Claudio Gustabo - Escudero Lacroix Mauro - Fernandez Altieri Veronica Marcela - Fernandez Hughes Luis Alberto - Fernandez Musso Pablo Cesar - Ferrari Giorello Ignasio Agustin - Fiorella Saporito Alvaro Andrés - Flores Campos Fernando Luis so Flavia Carolina - Garcia Amen Fernando -Garcia Fernandez Rodrigo Luis - Garcia Seigal Ana Ines - Garcia Sulca Victoria - Garrido Imer Jose Maria - Garrido Liori Natalia - Gastelu Raggio Maria Soledad - Gattas Gonzalez Federico Miguel - Gat Ines - Guttds Cazeaux Alejandro Sergio - Issaris Ortega Aliki - Ivancich García Analía - Juanche Castiñeira - ateo - Kopel Jinchuk Fabian - Labandera Laranga Adrian - Labandera Sastre Fabricio Alejandro - Laguarda Villagran Manuel - Landeira B

viajeros // 170


Gate 8

es Cigliuti Maria - Gadea Elena - Gadea Tornaria Ximena - Gadino Gonzalez Isabel - Galañena Rodriguez Claudia - Ganassin Ruggeri Rodolfo - Garabelli Marcelo - Garcen Tassano Daniel - Garcia De Leon Luis Esteban - Garcia Fasoli Pablo - Garcia eira Ana Beatriz - Gonzalez Lopez Gabriela - Gorriaran Vignola Claudio - Graña Operti Carmela - Grille Del Castillo Laura - Guarino Garcia Cintia - Guglielmini - arcelo - Harriet Nuñez Cecilia - Herbert Horacio - Iglesias Espejo Fernando - Iribarren llermo - Lopez Lenguenis Marcelo - Lopez Molinari Gabriela - Lopez Ottonello Gerardo - Lopez Viana Gonzalo - Maba Kurc Daniel - Mainardi Daniel - Manuquian Sergio - Mañana Illich Horacio - Martinez Eduardo - Martinez Teresa - Martirena Laborde Leonardo - Misol Linares Monica - Montaño Alonso Luciana - Montes Alvez Enrique - Navajas Valentini Pablo - Negrin Villazan Laura - Nuñez Hernandez Nelson - Odriozola Pino Manuel - Orioli Gustavo - Ortega Traversano Javier - Osio Javier - Pereira Carrera Diego - Perez Islas Cecilia - Perez Joseph Alejandro - Petit Sandra Genoveva - Piana Ma. Fernanda - Politi Israel Gabriel - Pomi San Martin Leonardo - Prado Huertas Fabian - Prandi Zuppo Mario Julio - Quinelli Lorenzo iana - Rodriguez Tripaldi Marcelo - Romero Moreira Adriana - Ruchey Federico - Ruzich Frieri Edgardo - Sabatino Adriana - Salaberry Ma. Jose - Samartin Ma. Lourdes - San Roman Adriana - Santurian Kristapor - Sarachaga Ricardo - Saravia Ma. o - Spinelli Vanessa - Stawski Beltran Silvia - Suarez Duclos Monica - Talin Perez Jorge - Tarrech Muñoz Daniela - Torrado Parra Diego - Torres Collazo Diego - Tort Guida Andris - Traba Carla - Traverso Gustavo Eloy - Trincabelli Omar - Vaamonde sefina - Volpi Marino Paola - Zardo Cabrera Mauricio - Zunino Richard - Zurmendi Constance // Gen90 // Abelar Angelino Alejandra - Alonso Arbenoiz Leonardo - Ares Da Fonseca Jorge - Ayala Brochado Laura - Baluga Bertolini Dinorah - BarBicain Mutarelli Alejandro - Bico Varaldi Danilo - Blanco Sicilia Guillermo - Bocage Bidart Ines - Bodega Testoni Alvaro - Boero Rocca Gaston - Bolatti Diaz Ana Ines - Bonetti Gramajo Diego - Bonfiglio Bardier Alvaro - Bonjour German Veronica lez Karin - Bulher Pino Alexander - Burguez Izzi Sylvia - Caballero Gomez Ovidio - Caballero Moreschi Adriana - Cabeza Alvarez Mario - Cadenazzi Rebagliatti Gerardo - Cafaro Laurino Patricia - Calvermater Duarte Sergio - Cammarota Blanco Wuilman Silvina - Ceccheto Cianciarulo Alejandra - Chauvie Venturini Veronica - Cheda Aguirre Daniel - Cirillo Aron Pablo - Clerico Crisci Trilce - Coccolo Soler Eduardo - Coelho Lamaison Ana - Cordero Mendez Roberto - Correa Sosa Adolfo go Soto - Alejandro - De Souza Montaldo Lucio - Delfaro Vazquez Daniela - Descalzi Sgarbi Fiorella - Di Maio Gonzalez Mauricio - Diaz Fagundez Ma.Eugenia - Difillipo Fullgraff Helena - Dorino Calvino Gustavo - Dos Santos Machado Gustavo nandez Ascheri Marcela - Fernandez Blanco Alejandro - Fernandez Muller Ana Claudia - Fernandez Petilo Monica - Firpo Cansato Francisco - Flores Borrat Veronica - Folco Crosa Mateo - Fonseca Medeiros Ma.De Los Angeles - Gamboa Rodriguez arolina - Guasco Vidal Gabriela - Guasp Tonolli Ma.Del Carmen - Haboba Ruiz Maria - Hermida Olivera Adriana - Hernandez - Ahuntchain Jorge - Hernandez Espinosa Ma.Beatriz - Hidalgo Dellacasa Marcelo - Howe Carbajal Marie Noel - Isnardi Lanza Monetta Carolina - Larrechart Burgos Mariana - Lijtenstein Jasinsky Fabiana - Lopez De Haro Rivas Diego - Lorenzo Sienrra Gustavo - Lotito Gomez Silvia - Lugo Sauco Jorge - Macchi Maidana Adriana - Marquez Ferrari Carolina - Martinez - Moncher Broggi Luis Pedro - Monestier Clemot Eduardo - Mongiardino Perez Ma.Alejandra - Monteverde Gastelumendi Rafael - Moraes Garcia Marisa - Morales Sarachaga Alfonso - Moreira Mendez Fabian - Moreno Espantoso Enrique - NoSanguinetti Diego - Peraza Laespiga Andrea - Pereira Nestor - Pereira Simonelli Jose - Pereira Utera Jose - Perera Ferro Hugo - Perez Calcagno Ma.Noel - Peris Paravicino Claudia - Perroni Arbelo Rafael - Pierotti Erguiz Alberto - Pintos Martinez er - Pucurull Agorio Maria - Puglisi Giuliano Pablo - Pursals Rizzoli Eduardo - Ramos Barhoum Juan Jose - Ramos Catalogne Claudia - Raña Behak Rebeca - Rava Mendez Gabriela - Rebetria Cabrera Marta - Rebollo Alice - Recalde Ifran Andres no Solange - Rosa Pedrinelli Maria Jose - Rosas Pastorini Claudia - Rosconi Hill Ma.Veronica - Russomando Ramos Hector - Sanchez Callaba Ana Ines - Scavone Guillermo Fabian - Schiafino Ferrando Laura - Schiafino Long Claudia - Silva Miglia- Sulca Barca Leonardo - Tadich Aguiar Dennis - Tangari Saredo Javier - Taroco Acosta Ana Maria - Techera Robaina Fernando - Testai Montans Paula - Teti Lopez Ma.Leticia - Thut Beraza Alejandro - Tugentman Szorer Leonardo - Urrutia Bratschi ascual Virginia - Zipitria Rafael // Gen91 // Abbate Poey Paula - Acosta Gorosito Ma.Del Carmen - Albanell Errea Florencia - Alberti Castro Mariana - Alfonso Ferrer Ines - Alonzo Bonifacio Rodrigo - Alsina Pregliasco Dario - Alvarez Olivera Leticia atut Ana - Bello Garcia Irene - Beltrame Figueroa Franco - Benavidez Gonzalez Lucia - Benitez Garcia Alejandro - Beovide Leal Ana Ines - Bertiz Cabrera Eduardo - Bocage Cheol Florencia - Borba Sofia - Borojovich Yael - Bottaro Sofia - Brera Maba Andres - Cabrera Sacco Andrea - Cajarville Ignacio - Callejas Lourdes - Calliari Veronica - Camacho Cecilia - Canyas Enrique - Carrasquera Marcela - Castillo Mario - Castro Arbenoiz Natalia - Castro Bistolfi Cecilia - Castro Cataldo Ines - Cerda Davies Virginia - Davila Castro Pablo - Davrieux Marianne - De Amorin Adriana - De Armas Leiva Julio - De Armas Muñoz Gabriela - De Armas Rodriguez Federico - De Cunto Carolina - De Los Santos Segu Arturo - De Maria Fucci Daniela - Dede ina - Etchepare Gabriel - Fagnoni Pablo Marcelo - Falca Stefan - Fernandez Roberto - Ferrari Deana Cecilia - Ferrari Seoane Luis - Ferreira Delos Santos Omar - Ferreyra Marrone Javier - Figueras Cabezas Andrea - Filipov Richard - Fleishman Luis lano Luis - Garcia Vila Carolina - Gardini Gallo Gonzalo - Gesto Marquez Leticia - Gil Carolina - Gomez Danubio - Gonzalez Garcia Alvaro - Gorriz Juan Jose - Guedes De Rezende Alicia - Guillermo Rosana - Gularte Mauricio - Hakas Pablo - Heguiehman Erika - Levratto Guillermo - Lombardi Cecilia - Lorenzi Marta - Lorenzo Donato Matilde - Lorenzo Invernizzi Cesar - Lowenstein Marcos - Mackinnon Ma.Eugenia - Magnou Gonzalo - Marinho Anibal - Mariño Rodrigo - Martinez Cardozo zetta Carolina - Miceli Miguel - Mir Ethel - Mogni Camilo - Morales Ubilla Daniel - Moreira Casanello Helena - Moreira Sarasua Federico - Moreira Siedlecki Ma.Paula - Moschetti Carmen - Musso Cecilia - Noble Claudia - Noboa Magdalena - Noo Juliio Cesar - Pastorini Ana - Paulsen Christian - Pedemonte Virginia - Peirano Ana Laura - Perdomo Maruri Joaquin - Pereira Antinori Rossina - Pereyra Burger Virginia - Pereyra Dominguez Gustavo - Perez D’Amico Claudia - Perez Mastandrea chuk Mara - Quintela Michelle - Quintero Maria Fernanda - Radman Carolina - Raggio Sebastian - Reñe Maria Montserrat - Reyes Gonda Laura - Reyes Martin Victoria - Rilo Gimena Maria - Rios Pereira Rodolfo - Rios Sosa Nelson - Risso Guzman Marcela - Salvador Fernanda - Sanchez Baeza Victoria - Sanchez Rodio Pattricia - Sandoval Emiliano - Sanguinetti Freddy - Santestevan Wilson - Sarries Carmen - Sbrocca Andrea - Schaffner Ana - Schmid Fernando - Scornajenghi Alejandro a Neira Arturo - Vargas Rosana - Vazquez Gladys - Venturini Paula - Viera Blanca - Vignolo Leonardo - Vilaboa Canale Carlos - Villalba Andres - Viñoles Britos Rudyar - Viñoles Gil Gerardo - Visco Sottolano Antonella - Wajner David - Zernicki Laura Andres - Alvarez Bentancor Selenne - Alvarez Gomez Alexis - Alves Guionet Maria Fernanda - Amado Bruno Maria Mercedes - Andregnette Karlen Pablo - Antonoff Verga Maria Cecilia - Añasco De Los Santos Silvia - Aprahamian Baldan Jorge ra - Barran Casas Pedro - Barros Silva Luis Fernando - Barroso Medina Veronica - Batalla Pereira Jode Enrique - Bellagamba Silvia - Beneviciuus Auliso Maia - Benites Olazabal Fernando - Bentancor Torri Andrea - Benvenutto Bracco Marcelo - Bia allo Claudia - Cabrera Bonilla Tania - Caffarena Montero Mariana - Cal Prunell Daniel - Calderazzo Croveito Luis - Calvo Boix Fernanda - Canel Hernandez Bernardo - Capurro Amorin Manuela - Caraballo Lalinde Marcelo - Carbia Caamaño Laura ez Alejandra - Casulo Lopez Adriana - Cea Fabini Pablo - Centurion Rodriguez Gabriela - Chordbadjian Pombo Mauricio - Chouhy Balbi Cecilia - livio Stifano Pierina - Corradi Moyano Pablo - Costa Arozteguii Alejandro - Costa Barbat Maria Sofia go Cabrera Tania - Duran Berriel Adrian - Echevarria De Leon Veronica - Echevarria Frati Luciana - Errandonea Casas Fernando - Feerreyra Gandulfo Tabare - Fernandez Da Costa Ana - Fernandez Villanueva Carlos - Ferrando Victorini Sergio - Fea - Gamio Esia Ana Victoria - Garcia Acevedo Fernando - Garcia Pereyra Laura - Garcia Rodriguez Jose Daniel - Gatti Irastorza Marcelo - Gayol Vera Alejandro - Geicher Gonzalez Leonardo - Gentini Facciolo Alvaro - Gnesetti Vicente Andrea - Golpone Larghero Miguel - Guerrero Andrea - Gurbindo Rissotto Pedro - Haberli Gatti Carlos - Hendler Schutz Federico - Ibarburu Fiori Valentina - Iglesias Bianchi Mariana - Inda Failache Leonor - Inderkum Amarillo Maria Cecilia - Irazabal Montearrosa Quintero Ivahanna - Latorre Perez Alvaro - Laurino Vera Carlos - Leal Cabrero Carlos - Ledesma Barcelo Beatriz - Leider Aufan Karen - Leiro Salbarrey Patricia - Levitas Perez Eduardo - Liguera Rita Pablo - Livni Aldabalde Pedro - Loguiratto o - Martinez Martinez Andrea - Martinez Rijo Maria Veronica - Martinez Zabalza Ana Camila - Martirena Ferreira Daniel - Mas Barreira Mercedes - Mascazini Pereira Vanina - Meghdessian Limongi Ana - Mendiondo Acuña Macarena - Menendez onica - Navarro Gigou Maria Fernanda - Nieto Zas Paloma - Nogue Piparo Joaquin - Novo Sammartino Ana - Nuin Caceres Maria Del Rosario - Oliver Larrañaga Veronica - Olivera Alpuin Graciela - Olivera Zeballos Carina - Pagano Piñeyro Paola ivobe Cardus Cecilia - Premru Colombo Adriana - Puccicarelli Duhagon Ximena - Quijano Castelao Mario - Ramos Delgado Adriana - Rariz Wacer Lourdes - Rebella Campos Eduardo - Regueira Arias Jimena - Rettich Delgado Fernando - Reyes Roca Erandonez Ignacio - Rocco Collazo Leonardo - Rodriguez Jacue Marcos - Roullier Rios Gerard - Ruffine Barindelli Raquel - Ruy Lopez San Roman Pedro - Salchi Fraque Ariel - Sambucetti Calfani Silvia - Sanchez Martins Adriana - Sanchez Pablo - Silva Migliarini Alberto - Silva Molina Daniel Alberto - Silvera Accuoso Federico - Sivik Adorno Rafael - Soba Giordano Alvaro - Sosa Nin Carolina - Sosa Tarocco Silvia - Spinelli Piñeyro Mauro - Stagno Platano Pedro Gabriel - Stefani Leal zalez Claudia - Veira Pampillon Rossana - Venancetti Perz Gabriela - Verde Fernandez Maria Carolina - Verrastro Viñas Natalia - Vidal Cesin Virginia - Vidal Rodriguez Pablo - Villalba Treglia Diego - Vinagre Paskonis Laura - Zunin Hernandez Pablo n Nitropulos, Carla - Ardohain Lagreca, Alvaro - Ashfield Bentancor, Mariana - Ayala Araújo, Héctor Fernando - Baldizzoni Montes, Natalia - Ballón Muriega, Marcelo Javier - Baluga Bertolini, Laura Natalia - Bartesaghi Villardino, Mª Alejandra heverriarza, Mª Pía - Burghi Macedo, Mª Inés - Burgos Govea, Sandra Mónica - Cabriotto Alonso, Marcelo - Camejo Rodriguez, Lucia - Carámbula Urruzola, Rodrigo - Carámbula, Francisco - Cardozo Casanova, Jimena - Carneiro Mattos, Yenier bo Gimeno, Mariana - Corchs Piñeyro, Olga Verónica - Cortés Castro, Nahir Cristina - Cossaro Maccio, Mª Carolina - Costa Faginas, Inés Sara - Cruz García, Paula Michele - Curti Scala, Pablo Federico - D´angelo Portugal, Ramiro - Da Silva Falcón, Flavio Gabriel - Echenique Diaz, Ernesto - Elena Aguerre, Pablo Javier - Epifanio Elizalde, Adriana Elizabeth - Facello Fernandez, Fiorella - Faget Aversperg, Ana Inés - Fajardo, Pablo - Faruelo Fernandez, Virginia - Fernandez Cabrera, María Andrea - Gallino Padrón, Laura - Garaza Martínez, Karina Alicia - Garbarino Delgado, Patricia Mabel - Garmendia Díaz, Ana Cecilia - Gatti Andrés - Gazzaneo Sagario, Andrea - Genta, Fernanda - Giudice Yanez, Pedro - Gonnet Cendan, Leticia - González, o - Imaz Gonzalez, Mariajose - Justitz, Leonardo Gabriel - Kononovas Arago, Karenina - La Paz Canera, Rafael - Lagomarsino Berot, Pablo - Lausarot Mourglia, Giselle - Lazcano, Sylvia - Lijtenstein Neulaender, Karen - Lucas Bairo, Marcelo - Mago, Pablo Federico - Mereles Bertrand, Fernando Javier - Mergler Martínez, Ingrid Marlene - Mesa Seco, Margarita - Mihalyi Rodriguez, Virginia - Mila Ceschi, Graciela Lizette - Mirabal Pietra, Federico Horacio - Miranda Diano, Claudia Elena - MoPatricia - Olivero Rafuls, Juan Martin - Paciuk Zojbi, Pablo Daniel - Patiño Aleman, Verónica - Paz Ucar, Javier - Peaguda Perez, Ignacio Javier - Peirén, Marina - Penadez Grazioli, Juan - Pereda Casas, Julia Mariana - Pereyra Da Luz, Itaira - Perez gnana, Carla - Rasso Reboledo, Barbara Bibiana - Rebollo López Abisaab, Claudia - Rimoli Kunz, Pablo Daniel - Riveiro Tomas, Maria Lourdes - Rizzo Quiroga, Paula Fiorela - Rocha Souto, Alvaro Fabian - Rodríguez Alberti, Fernando - Rodríguez ph Vencato, Natalia - Ruga Pitracapia, Emiliana - Sahonero Laporte, Verónica - Salaberryborda, Germán - Salvat Paiva, María Pia - San Millan Cerrieri, Rafael - Sánchez Chiancone, Agustin - Sánchez Parada, Andrea Fabiana - Santurión Méndez, nzalez, Erika - Strata Almada, Nicolás - Strata Moleri, Carina - Suanes Martinez, Soledad - Suarez Dmitruk, Andrea Luisa - Talmon Mondon, Virginia - Taranto Codner, Graciela - Tosi Calabrese, María Gabriela - Traibel Menendez, Valeria - Trelles Diana - Aguilar Solari Mauricio - Aguilera Javier - Almeida Sander Aliss - Alonso Bermudez Andrea - Apiroz Bove Maria Lucia - Arbiza Rivoir Virginia - Arellano Tourne Federico - Arralde Carve Eduardo - Arralde Carve Jorge - Artola Saviski Isis an Oliver Luis Pablo - Berhouet Bequio Fabiana - Bettinelli Nestor - Bianchi Palla Alvaro - Bico Varaldi Ana - Blanco Pinto Daniela - Bollazzi Laguna Ernesto - Borgia Stagnaro Carolina - Bosca De La Llana Maria - Bosco Martinez Patricia - Brancate Martin Marcos - Carrabs Caiata Fabiana - Carreto Berrutti Marcelo - Carvallido Lamas Jose - Cedrez Casella Maria Victoria - Cereceda Recchi Dario - Chiazzaro Callaba Florencia - Chung Atel Claudia - Cobas Sosa Martin - Cosio Velazquez Ana ba - De Paula Borba Gustavo - De Souza Cortazzo Ciro - Delgado Filippini - artin - Diaz Fernandez Jorge Ariel - Diaz Longo Veronica - Djizmedjian Tomikian Martin - Doyenart Morell Gonzalo - Duran Maria Rita - Ehrich Tykocki Jorge - Enrique Alejandro - Fischer Scaraffuni Eduardo - Flores Perez Jose Enrique - Foglino Pichel Fernando - Freitas Fourment Jose Andres - Fros De Nava Erika - Galego Cazzuli Laura - Ganon De Mello Florencia - Garcia Coria Claudio - Garcia Morales Claudia varo - Gutierrez Rodriguez Juan Jose - Hakas Pazos Jaime - Hazan Hernandez Alejandro - Hernandez Ayala Maria Ximena - Hernandez Samperez Veronica - Ibarra Neira Aldo - Jalma Castro Guillermo - Jaurena Marieyhara Martin - Klimas Silva ese Nuñez Jorge Daniel - Malde Fusillo Carolina - Martinelli Piparo Mauro - Martinez Gallo Carlos Daniel - Martinez Hurtamendia Silvana - Martinez Martusciello Paula - Masena Vera Jose Ignacio - Mata Ataides Dario - Mautone Hernandez Ana oirano Lusiardo Gabriela - Montginoux Abellanal Gabriel - Morales Esposito Martin - Morales Mittermayer Carolina - Nardone Gruosso Leonardo - Neme Bidegaray Mauricio Daniel - Odriozola Devoto Nicolas - Oliver Ana - Oliveras Conti Maria s Jorge Luis - Perez Zanini Javier Ignacio - Perillo Alonso Maria Florencia - Pfister Rolfo Maria Lorena - Pizzanelli Torrado Carolina - Polak Gelber Gustavo - Porcires Sosa Camilo - Potrie Torres Natalia Isabel - Presno Tortora Ana Hebe - Quagliotti allabio Alberto - Rodriguez Ciapessoni Pablo - Rodriguez Passano Alberto - Rodriguez Porto Ana Lorena - Rodriguez Viacava Iliana Paola - Rozza Berger Veronica - Rubini Aspiroz Alicia - Russo Baldi Leticia - Salaberry Cami Gabriela - Salgado Sellanes Curbelo Jimena - Shlafrok Winicki Bernardo - Sica Tilve Pablo - Sierra Abbate Jorge - Soler Biderman Adriana - Soria Carneiro Dario - Sorondo Perez Iliana - Sosa Gerrido Sebastian - Suberbielle Barbieri Luis - Subiran Ferrari Ana Maria Varela Fernandez Esteban - Vazquez Greno Ana Laura - Velazco Suarez Martin - Veloso Alvarez Laura - Vidart Iroldi Santiago - Villalba Cardozo Pablo - Viñales Leguizamon Fernando - Viñar Ulriksen Juan Martin - Visca Laco Monica - Wilson Boa - Antunez Lembo Melina - Añon Aguilera Ana Laura - Ardanche Figueredo Luis Marcelo - Arralde Carve Alfonso - Azadian Fernando - Azambuya Diaz Sergio Daniel - Bajuk Schejtman Andrea Berta - Balao Cardoso Leticia Elezabeth - Baridon Bercowicz Ferster Eliane - Berriel Morales Valentina - Bertacchi Carolina - Bertini Serena Pablo Ignacio - Bica Fernando - Bonjour Rivero María Cecilia - Brignoni Wimber Javier - Brito Bazzano Natalia - Bugna Rodriguez Walter Damian - Buquete iela Alejandra - Castell Laura - Cavagnaro Perrone Juan Ignacio - Cayssials Percopo Silvana Elizabeth - Cecilio Magariños Mariana - Cetrangolo Gerundo Fabio - Chiossi Tammaro - Elena Daniela - Cirizola Esteban - Cisa Gallo Agustin Eduardo ra Pereyra Juan - Díaz Charquero Javier - Diaz Oliveira Leticia - Dominguez Santos Emilio Javier - Domínguez Ursi Gonzalo Martín - Dutour Perez Juan Francisco - Eraña Carina - Erro Labat Elena - Erro Sarli Manuel Francisco - Escandell Roman s - Fossati Rodriguez Daniela - Frachelle Franco Carlos Alfonso - Frau Martinez Maria Carmen - Fridlendris Leffer Alejandro - Fullana Mansilla Adriana Lorey - Galarraga Daniela - Gallo Chatel Nicolas - Galván Gabriel Carolina - Gambetta Romatti Baron Horacio Ricardo - Gigena Ledesma Daniel - Gimenez Pirotto Bibiana - Goldberg Glezer Andrea Judith - Gomez Muñoz Andres Jacobo - Gonzalez Moreira Ximena Martina - Gonzalez Moreira Patricia Daniela - González Oyarzun Magali Borrego José Ignacio - Larralde Camacho Andres - Lioy Rodriguez Sebastian - Lopez Ribolla Horacio Daniel - López Salgado María Noel - Louzao Infantino Avril - Mac Eachen Miranda Laura Virginia - Macellaro Sellera Gabriela Sofia - Magallanes

/ travelers 171


Gate 8

Mellognio Silvestre Fabian - Malcuori Asconeguy Juliana - Manzur Gomensoro Omar - Marchese Oricchio Natalia Monica - Marini Varela Stella Laurinda - Masoller Hareau Juan Ignacio - Mateo Simeone Daniel - Mediza Silveira Rodrigo - Mell Acosta Ximena Inés - Muñoz Gutierrez Maria Del Pilar - Navarro Conda Fernando - Neira Camesella Laura Helena - Olivera Lopez Maria Laura - Olivera Sepulveda Maria Ines - Orozco Lorieto Laura Mariana - Osores Brunella - Otero Moreschi G Alaman Daniel Ignacio - Perez Hernandez José Antonio - Perez Zarate Javier - Pons Danree Santiago - Porcile Andres - Porto Santorsola Patricia Mirelle - Preve Cocco Lucia Camila - Purpura Calderara Karine Anette - Quintela Kowss Pablo - Re Rodriguez Nuñez Luis Fernando - Rodriguez Piñon Sebastian - Romero Bozzano Natalia Noemi - Rossi Livet Veroniva Maria - Roux Emmeneger Marcelo Daniel - Sanchez Rubio Alvaro Daniel - Scalone Romano Pablo Ignacio - Scavarelli Moreir - Tachini Díaz Nicolás Javier - Techeira Baladao Gabriela Analia - Temesio Uran Federico - Torres Mazza Gabriela Alejandra - Torres Morales Alvaro Hernán - Torres Negreira Pioli Guzman - Torres Pais Patricia - Tramontin Harguindeguy Ginamari Zolessi Pablo // Gen96 // Acosta Jastrenzki Alejandro - Acosta Molinari Anahi - Acosta Velazquez Alejandra - Ahlig De Los Santos Karin - Aicardi Silveira Jorge - Alfaro Rico Maria Laura- Algorta Roig Luis - Alvez Miriam - Alvira Posses Martin - A llo Sanchez Luciana - Batista Saravia Adolfo - Bellagamba Scalvo Maria - Beltrami Alessandri Andres - Bentancour Carrion Esteban - Bermudez Hollaender Pablo - Boggia De Izaguirre Antonio - Bogliaccini Faget Maria Lucia - Bomio Alvarez Fio Carolina - Carballo Diaz Darwin - Cardoso Etcheverry Adolfo - Casavieja Alvarez Mauro - Cendan Buxedas Javier - Cervini Pla Alejandro - Cestau Machado Gonzalo - Chamlian Izmirlian Daniel - Citrin Meller Sergio - Cobas Barque Valeria - Coria - Deponti De Armas Martin - Descalzi Begerez Pablo - Di Fabio Fascioli Leticia - Diaz Rago Lorena - Dighiero Fascioli Veronica - Duarte Dodera Maria Cecilia - Durniah Iglesias Maria Noel - Eccher Garcia Bruno - Enrich Crovara Gabriel - Errandon Nuñez Gustavo - Fiorelli Sosa Maria Carolina - Fiori Arroqui Maria Magdalena - Flores Pereyra Noela - Fontan Corral Jean Louis - Galbarini Parentini Fabricio - Gamou Conlazo Humberto - Garcia Mantaras Florencia - Garcia Viceconti Maria Fern Ana Laura - Guggeri Soler Paola - Gurgitano Chiarla Maria - Hernandez Duarte Ines Virginia - Hiriart Jabib Gustavo - Iannino Vazquez Magali - Ibarburu Gonzalez Maria Lucia - Ibarra Candeau Pablo - Iglesias Espejo Maria Jose - Infantozzi Spu Lambach Prida Gabriel - Leman Iriondo Aldo - Levin Alvarez Diego - Leymonie Bustamante Raul - Lopez Irazabal Fabian - Lopez Tobler Pilar - Lucchesini Flores Mauricio - Luis Salvador Richard - Maccio Costa Natalia - Macedo Saravia Natalia - M Fernanda - Meroni Martinez Luciana - Minola Foti Carolina - Miranda Diano Silvia - Monza Martinez Leonardo - Mora Russo Leticia - Moreira Victor - Nebril Umpierrez Hugo - Nicola Porto Mariana - Nieves Garcia Patricia - Nisizaki Fernandez L Cinthia - Palermo Miserocchi Homero - Pedroff Baliño Adriana - Pereyra Brum Camilo - Pereyra Redondo Andrea - Perez Rivas Cecilia - Peverelli Fraschini Alberto - Pino Capilla Javier - Piñeyro Etchegaray Daniel - Pita Labandera Micaela - Porta yronel Irene - Rodriguez Carrion Victor - Rodriguez Garibaldi Maria Soledad - Rodriguez Merlo Renan - Rodriguez Vasconcellos Sebastian - Romero Fregenal Luis - Rossi Paola - Saez Illa Gaston - Salvo Gonzalez Danilo - Sandobal Vila Maria Flor Diaz Sergio - Slyomovich Brida Patricia - Souteras Buccino Jorge - Stern Cimino Ana - Suarez Rodriguez Edelweiss - Szafranski Gerstenbluth Paticia - Taibo Scaffo Adrian - Taveira Bastos Samantha - Tejeira Castro Claudia - Tigero Martinez Mar Leticia - Viera Pereyra Maria - Villalba Diacovo Maria Fernanda - Vitureira Rasenti Rosalia - Wensko Miguez Federico - Werner Mignone Daniela // Gen97 // Abreu Gonzalez Jimena Carolina - Albornoz Do Couto Leticia - Alcarraz Farral Esteban Adriana Carolina - Barindelli Cristobal Marcelo Darío - Bermudez Dorse Silvia Raquel - Bernando Gaudino Laura Verónica - Bernhardt Fernandez Christian - Bertolotti Bidegain Agustín - Betarte Machin Carlos Federico - Bonino Ramirez Andrés - Cerchiaro Sansone Vanessa - Ceruelo Fernandez Sebastián Alexis - Costa Bueno Ana Laura - Cueto Rostom Luis Gerardo - De Santiago Soto Lucía - Detomasi Vezzoso María Gabriela - Espeldoype Baz Patricia Lorena - Estable Gronros Sebastián na - Lappenne De Salterain Sofía - Larrouturou Urioste María Sofía - Lecuna Piatti Carolina Ruth - Libonatti Villar Gianella María - Lignelli Silva Vladimir - Lorenzo Fernandez José Agustín - Machin Cladera Carlos Andrés - Malis Raimondo Tania Paula - Mateo Simeone Bruno - Mello Diaz Nelson Gustavo - Méndez Lagarriga Rodrigo - Milan Cuadro Carol Fabiana - Miller Gigirey María Florence - Mittelbach Spera María Cecilia - Morando Varela Enrique Diego - Moreira Carrero Nicolás El K Carolina - Patiño Eguren Lorena - Pereyra Ana Laura - Pérez Macedo Magela Alejandra - Perez Maeso Lourdes Patricia - Piñeyrua Atagaveytia Verónica - Pirrocco Artigas Laura - Púrpura Calderara Juan Andrés - Restuccia Monteverdi Luciana Alexander John - Silva Barbieri Julio Gerardo - Silva Y Ferrer Gutierrez Federico - Sirotich De Marco Pablo Daniel - Soloviy Urquhart Gabriela - Somoza Fernandez Mercedes - Tedeschi Urrestarazu Lucía - Tellechea Chiappara Álvaro Diego - Terras Malosetti Leonardo - Urreta Piñeiro Juan Luis - Vazquez Schaich Ignacio - Vidal Quandamatteo Paula - Vieytes Sabattini Pablo Martin // Gen98 // Acevedo Mendoza Vanessa Noelia - Amado Bruno Maria Ines - Amoretti Taboada Fiorella - Aznar Cáceres Massaro Maria Jimena - Caraballo Marrero Andrea Roxana - Cardozo Sebastian - Carpena Quintana Gabriel - Castro Garazia Diego Gabriel - Chapital Giacosa Noel Madelon - De La Vega Leticia - De Oliveira Madeira Claudia - Denis He Juan Andres - Ferreyra Campiglia Fernando Javier - Fleitas Pucciarelli Natalia Bettina - Fontan Corral Jean Paul - Garcia Pena Maria Helena - Garrone Vera Viviana Gimena - Gavirondo Cardozo Maria Eugenia - Gerez Paula - Gerez Liuzzi Rodrigo na - Hernandez Aguirre Cecilia - Hernandez Torterolo Diego Raul - Hill Olivera Alberto - Koleszar Sarotto Francisco Jose - Laffitte Ramos Maria Cecilia - Lapaz Gonzalez Lorena - Lema Spinelli Veronica - Llovet Federica - Lopez Barrera Maria Silv Rodriguez Nicolas - Nisivoccia Platero Andrea - Noechwiz Marianelle - Noguez Sanabria Leonardo - Olivera Nunez Natalia - Oromí Mailhe Virginia - Paiva Caetano Mauro Norberto - Pandolfo Gil Maria Veronica - Pazos Obregon Nora Alicia - Pete - Risso Bidegaray Victor Manuel - Rivero Piriz Rossanna Natalia - Rizzo Orecchia Matias - Rodriguez De Freitas Sebastian - Saavedra Magri Pablo Martin - Segui Antelo Adolfo Yamandu - Sevrini Rossi Santiago Andres - Sierra Viera Ana Lia - Silva V di Eugenia - Arbiza Juan - Arellano Juan - Arismendi Germàn - Arrillaga Felipe - Baillo Cecilia - Balori Florencia - Barone Cecilia - Batista Claudia - Battaglino Irene - Bayardo Ricardo - Bivio Luis - Blanco Santiago - Brun Karina - Brusa Ana Ines Chorbadjian Daiana - Correa Eliana - Correa Josè - Costas Gustavo - Cotignola Andrés - Craviotto Florencia - Cremona Natalia - Cuña Gastón - D’Alessandro Andrés - Duarte Gonzalo - Duarte Pablo - Echeveste Lorena - Espasandín Joaquin - Esq rena - Grasso Laura - Grieco Mercedes - Guadalupe Ignacio - Guido Carlos - Hernández Felix - Herrera Eloisa - Iza Virginia - Jaurena María Noel - Laguarda Laura - Lavin Rafael - Ledesma Javier - Lescano Juan Pablo - López Gonzalo - López Nata Agustín - Pattera Florencia - Pécora Rossana - Pereyra Pablo - Pérez Horacio - Pérez Luis - Perolo Rafael - Pi Pablo - Piedra María - Plada Pablo - Pólito Leticia - Raineri Fabiana - Revello Florencia - Rosas Martin - Rossi Luciano - Ruiz Javier - Sacco // Gen00 // Abadie Antía Rosario - Acuña Marcos - Aguirre Gonzálvez Aída - Alday Rocha William - Alonzo Marrero Andrés - Alterwain Bruck Mónica - Álvarez Striglio Virginia - Andrada Barrios Javier - Arcos Leite Ana - Arechavaleta Castagno Becoña Fernanda - Becerra Chocho Simara - Bello Camerosano Patricia - Beraza Furriol Agustina - Bereau Corbo Germán - Beriao López Valentina - Bertiz Ianira - Biardo Luis - Blanc Margall Juan Angel - Bobadilla Robledo Adriana - Bonet Alga Caminatti Rondeau Lucía - Cantera Mutuberria Virginia - Cappuccio Díaz Silvana - Capurro De Souza Pedro - Carballo Mariño Andrea - Castelli Levin Leandro - Castro García Sebastián - Caulin Bellini Mª Eugenia - Chappuis Queiros Mariana - Ch Dellepiane Ruiz Andrés - Di Salvo Rodríguez Francisco - Diaz Parente Sebastián - Dini Rolando Ivanna - Drafta Nenciu Mª Eugenia - Etchegaray Piñeyrúa Florencia - Etchegoimberry Otegui Cecilia - Fabra Buenavida Marcela - Fagalde Oholeguy rreiro Luis - Gannello Silvera Ana Laura - García Iturralde Paula - Gastambide Norbis Santiago - Genta Arregui Lucía - Giorgetta Sendic Bruno - Gnoza Araújo Leonardo - González Torres Carolina - González Valeria - Gradin Iade Guillermo - Gu Sangiacomo Mario - Malabia Leonor - Mannise González Nicolás - Manzo Sebastián - Marino De Soto Santiago - Martí Pérez Leticia - Martínez García Natalia - Martínez Silveira Alejo - Mateo Nunes Da Rosa Florencia - Mattos Lützen Carolina Romero Valentina - Murialdo Martinez Patricia - Nario Schumacher Mauricio - Nauar Temponi Laura - Negrin Álvarez Erika - Noble Calvetti Natalia - Olivera Goycoechea Javier - Paz Moreira Leonel - Percovich Fernández Nicolás - Pereira Cendán Mª Noel - Rey Silva Verónica - Rinaldi Panzardi Bruno - Rodríguez Castro Natalia - Rodríguez González Mauro - Rodriguez Hunter Leandro - Rodríguez Martínez Florencia - Román Mendy Manuel - Ruiz Garré Gastón Eduardo - Russo Fortete Jua Sebastián - Sosa Ibarra Daniel Sebastián - Soust Verdaguer Bernardette - Szames Frankel Pablo - Tangreda Scalone Cecilia - Tedros Giovanna - Toledo Guianze Santiago - Torres Rippa Gabriela - Torres Rodríguez Daniel - Umpiérrez Odriozola M Acosta Jaurena Carlos Martín - Acuña Parafiniuk María Cristina - Aguirre Wibmer Magdalena - Algorta Figari Ma.Carolina - Alonso Cireza Juan Andres - Alonso Rodrigues Eduardo Nicolas - Alvarez Lopez Jimena - Amado Mannise Marcelo José to Piriz Paola Andrea - Bacigalupo Sanchez Andrés Nicolás - Barcelo Silva Jose Martin - Barreira Morozoli Nicolas - Basterrech Tiscordio Maria Noel - Bastos Caruso Leticia - Bentacor Giacoia Raquel - Berger Arambarri Pedro - Bergeret Perillo Ma - Brandariz Zervoni Maria José - Brandi Camejo Deisy Ivonne - Bregante Barceló Fiorella Verónica - Caldevilla Laco Pilar - Campos Sena Marina - Capurro Quijano Ana - Cardinal Fernandez Javier Martin - Cardoso Flores Ma.Carolina - Carve Vero Ileana - Couselo Bastos Juan Diego - Curbelo Silveira Ma.Eugenia - Curiel Castro Marielle - Curuchet Cosimini Emiliano - Dabezíes Larrouturou Joaquin - Daglio Rios Pablo - De La Rosa Martin - Delgado Díaz Virginia - Devoto Guzzini Fabrizio D na - Espinosa Herrera Luciana Lorena - Faccio Iaconianni Lucia - Faget Caballero Ma.Fernanda - Fagundez Olivera Javier - Farrás Silveira Cecilia - Fasano Arjona Ernesto - Félix Rey Charles Darío - Fernández Acosta Paula - Fernández Ferriolo M Tatiana - Garcia Acosta Andres Sebastian - Garcia Alves Bibiana Ximena - Garibaldi Abeledo Germán Gustavo - Gerolami Noya Jose Pablo - Gervaz Parodi Ma.Victoria - Gianarelli Nuñez - Marcos Andres - Gianelii Valentina - Giorello Irisarri Leti Martin - Hernandez Fernandez Santiago Andres - Herrera Barrios Raul Miguel - Herrera González Carolina - Invernizzi Delfante Emilio Jose - Jaime Maldonado Pablo Issac - Jalife Cataldi Julio Cesar - Jaureguy De La Hanty Ximena - Kauffman Ba Diego Ariel - Maldonado Larrosa Mariana - Malvar Busto Andres - Manzur Barreto Hazael - Marchesano Goncalves Mariana Inés - Martinez Massarino Leonardo - Medina Franco Magela - Melnyk Genovese Alejandro - Miguez Pezzano Ma.Valen telli Andres - Musso Carlini Lia Georgina Carolina - Olivera Pisson Virginia - Oltmann Liz Carolina Elena - Ordoqui Solari Ma.Valentina - Ozoria Montero Pablo - Palermo Federico - Palleiro Morales Patricia Andrea - Pardo Piccone Alejandro Javier Olivera Carolina - Porrini Moreira Luciana - Puig Sanchez Ana Ines - Rabaiotti Itri Gaston - Reinoso Chiesa Ma.De Los Angeles - Rey Martinez Ismael Manuel - Reyno Capurro Manuel Felipe - Rivas Zinno Gonzalo Bruno - Rivero Hernandez Mar Santisteban Naumov Pablo - Schettini Gossio Carlos Francisco - Scopise Marquez Vanina - Silva Garcia Montejo Alvaro Javier - Silva Lepre Ximena Del Carmen - Silva Zaffaroni Santiago - Souto Pereyra Mariana Lorena - Souza Baraibar Rodolf Maria Victoria - Urrutia Pessi Andres Fernando - Veirano Pose Lucía - Venturini Almiron Diego Martin - Vera Bianco Santiago - Viana Bordaberry María Josefina - Vidal Dorigotti Enrique - Vignoly Garrido Carolina - Vila Borro Diego - Villalba Arna Torrens Andrea - Alvarez Verocay Federico - Ambrosoni Agustín - Ameijenda Glucksman Andrés - Ares Pavan Carolina - Armand Hugon Gallo Marcos - Baldassini Silva Juan Pablo - Banchero Daniela - Barcena Victoria - Bareño Rodriguez Guillerm Nicolas - Bracco Bresciano Marcos - Bradvica Vera Diego - Bruzzese Pérez Andrés - Camou Blanchard Josefina - Camps Gonzalez Juan Pedro - Cantieri Cagnone Hugo - Capano Gonzalez Julian - Caporale Rebella Carlos - Caram Fraga Ma.Eugen Matías Miguel - Corral Troisi Silvina - Correa Belino José Ignacio - Corsini Manzanarez María - Cortabarría Prusina Marcos - Costabile Calcagno Ma. Noel - Crespo Del Pino Aguistín Nelson - Cristalli Vega Florencia - Cuello Acosta Ana Virginia - D Ferrando Martínez Soledad - Flous Lesca Diego - Fontaiña Altieri Ma. Ximena - Fontes Vovelli Maite Stella - Formoso Teixeira Gustavo - Fraschini Mezzera Carla Maria - Freiria Sosa Pablo Mateo - Frutos Vela Mariana Teresa - Fumero Cristian - Gae Acosta Matías - Gonzalez Darrivlat Guzmán - González Rocha Ivanna Ines - Graetz Ruvertoni Matías - Gras Gamarra Ma. Noel - Guerra Verónica - Guigou Aunchayna Ana Laura - Hernandez Lujambio Diego - Hernandez Ruggieri Valentina - Hern Mogni Horacio Alberto - Lezica Pereira Ma. Sabina - López Boccassino Ana Maria - Loureiro De Rezendes Maria - Lucero Sanchís Pablo Fabian - Lungo Ricci Ernesto - Machado Patricia - Machado Pintos Martina - Machín Barriola Luciano - Mag deros Marcelo - Mendez Ubilla Luciana María - Miller Ignacio - Minassian Mayor Juan Martín - Miquiero Sergio Andrés - Monteiro Cecilia - Montero Roberts Estefania - Morales Paula - Moreno Mier Alicia - Morlan Mace Juan Andres - Murdoch Arezo Matías - Parolin Chifflet Sebastian - Pascale Garcia Natalia María - Paysse Methol Felipe - Penot Fernandez Ma. Jose - Piazza Ferrer Leticia - Píngaro Duran Betina - Pizzurno Scarzela Gissela - Pollero Sanchez Ma. Jose - Pose Aguyilar Anton - Rodriguez Blanco Celso Fabian - Rodriguez Laporta Francisco - Rodriguez Moreira Leonardo - Rodriguez Ponce Carolina - Roldan Feola Paula Gimena - Romera Quinelli Lucía - Rosso López Natalia - Rucks Lombardi Victoria - Ruiz Santesteban Alejandro - Sere Zaffaroni Tania - Serradell Hernandez Rodolfo - Signorelli Zucchi Mariana - Simoens Morandi Carolina - Sole Montaner Ma.Victoria - Sosa Elizalde Mariana - Sosa Lòpez Gerardo Nicolás - Spalvier Alvarez Claudio - Speranza Ca pela Ma.Noel - Tràpani Nunez Natalia - Ursic González Fabiana - Varela Pessolano Magdalena - Varona Jerez Viviana - Vazquez Manfredi Julio - Vespa Arias Analía - Viera Santoro Verónica - Viera Viojo Silvia Daniala - Villalba Medero Luis - Villem Alqueres Mauricio - Gonzalez -Rivero Marcelo Daniel - Bañales Federico - Lieghio Falcon Paola - Pintos Richard - Martínez Martínez Alvaro // Gen03 // Acosta Gaston - Acosta Susana - Agorio Ana - Aguirre Maria Paula - Airaldi Pablo - Alfaro Jo - Batalla Victoria - Bednarik Ma.Fernanda - Bello Estefania - Benero Ana - Bentos Gerardo - Bergamino Federico - Berhau Paula - Berta Jose - Bidegain Victoria - Borges Maria Paula - Botto Sergio - Bozzano Blanca - Brienza Valentina - Buzó Rau Antonio - Cardozo Mairo - Carreras Ana - Carreras Marielena - Carsolio Carlos - Cartazzo Virginia - Casal Mariana - Castagnet Alexandro - Castillo Andres - Castro Bernardo - Cauduro Diego - Cejas Bethania - Cerisola Carolina - Chaparro Luis - Ch - Dominguez Alicia - Dutra Luciana - Epifanio Gimena - Fernadez Maria Paula - Fernandez Maria Paz - Fernandez Ma. Ximena - Ferrando Pompilio - Ferraro Gerardo - Figueredo Victor - Finozzi Andreina - Fraga Ma.Alessandra - Gallardo Maria Diego - Gordano Silvana - Gottero Diana - Grandillo Nicolas - Grunberg Yoselin - Guadalupe Nadia - Guigou Claudia - Häberli Emilio - Henderson Oliver - Hernandez Nancy - Hughes Lucia - Ibañez Ma. Eugenia - Iglesias Silvia - Irazoqui Gaston Marrero Elvis - Martinez Daniel - Martinez Diego - Martinez Magdalena - Martinez Marisa - Mas Mauricio - Mendez Geral -Mendez Mauricio - Mendina Gonzalo -Mendoza Matias - Miglionico Miguel - Miguez Diego - Milano Analia - Milans Vero Juan - Olivera Natalia - Ortiz Jose - Pacheco Marcelo - Padilla Leticia - Pagliaro Adrian - Paladino Marysol - Papa Leonardo - Patrone Andres - Payret Florencia - Percovich Ignacio - Perez Lucia - Perez Stefania - Piñeyro Marina - Pizard Mauricio - P Nadia - Reyes Valentina - Rinaldi Juan - Rivero Mercedes - Rodrigo Maria Jose - Rodriguez Chistrian - Rodriguez Fernanda - Rodriguez Luciana - Rodriguez Noelia -Roland Alberto - Roland Elena - Rosano Juan - Ruiz Carlos - Salgueiro Mariana - S Enzo - Vera Martin - Vigo Karolina - Viñar Juan - Vinkel Carlos - Viola Rodrigo - Viva Natalia - Werner Regina - Xavier Ma. Cecilia - Zorrilla Andres - Diaz Lucia - Maidana Romina - Borba Anna - Sosa Nestor - Femenias Rodrigo - Roses Lucia - Saetto

viajeros // 172


Gate 8

luso Waller Marcelo Gabriel - Mendez Garcia Diego - Mendieta Avellaneda Lorena Ines - Mendina Duarte Maia Andrea - Menoni Valsecchi Mauricio - Mercadal Torre Mariana - Mesa Falce Graciela Lourdes - Miglierina Artola Horacio - Moraes Graciela - Ourthe Cabale Saravia Gabriel - Pardiñas Boivin Maria Ximena - Pascovich Rognoni Natalia - Pastorin Bentancur Alexandra Lilian - Pereda Dutilh Fernando Javier - Perera Sellanes Magdalena - Pereyra Baccino Mario Eduardo - Perez ege Gonzalez Fabiana Karina - Retamosa Carballo - Juan Fernando - Ricceto Patron Micaela - Ríos Echenique Valeria - Ríos Favilla Fernanda Andrea - Rivero Jimenez Pablo Gaston - Robatto Yafalian Nicolás Tobias - Rodríguez Ciccolo Gabriela ra Gloria - Sequeiros Menendez Fabiana - Silva Cafferatta Gonzalo - Silva Carbajal Luciano Martín - Silva Mintegui Karin Melori - Silva Sosa Rosana - Slyomovich Brida Veronica - Sobrino Elicegui Carlos Alberto - Symonds Neme María Alejandra ia - Traversa Fresco Gustavo Martín - Ugarte Darré Gabriel Esteban - Vainolovich Cabral Andrés - Varela Falcone Martin - Varela Martinez Alma Valeria - Vera Barrenechea Marcos - Vignoli Franco Fernando Diego - Yannuzzi Rodriguez Eduardo Ameijenda Charlo Mercedes - Aramburu Perez Jose - Arbelo Tarallo Luciana - Arcieri Clavelli German - Arellano Rivera Ana - Ayerra Muzikantas Fabio - Ayusto Descandalo Juan Marcelo - Baigorria Barrial Luis - Barreiro Gonzalez Valentin - Bateorella - Bonasso Robaina Maria - Bonjour Condon Anneliese - Briuzzone Ortiz Maria Alejandra - Cabrera Cantera Alfonso - Camacho Quinteros Pablo - Campaña Niell Carolina - Canepa Matilde - Canina Laviano Gonzalo - Cantieri Cagnone Ana a De Maio Maria - Corradi Jover Rodrigo - Cotto Coronel Sandra - Cuevas Guidobono Natalia - Curbelo Leonardo - De La Vega Fernandez Ana Cecilia - De Leon Fernandez Eduardo - De Los Santos Ruggero Viviana - Del Castillo Astor Macarena nea Casas Ignacio - Errico Echague Liliana - Fabre Guido Gimena - Facio Bayona Lucia - Falero Escobar Karina - Fariña Cid Carina - Favaro Tippmann Camila - Ferrando Magnabosco Diego - Ferre Castillo Monica - Ferreiro Castelli Claudia - Fierro nanda - Giordano Groba Maria Eugenia - Glisenti Cheveste Andres - Gomez Juanico Tamara - Gomez Y Artigas Dieguez Macarena - Gonnet Malan Bruno - Gonzalez Maria Julia - Gorla Cuervo Virginia - Goroso Corrado Ana Laura - Guevguezian urio Ivanna - Iraola Vacca Victor - Iriart Alejandro - Irigoyen Rosas Maximilano - Irigoyen Telleria Maria - Iriondo Freire Damir - Kefeli Prat Ayse - Klang Gezuele Alicia - Klein Caballero Carlos - Kuczura Simonov Ana Karina - Labat Nadal Carlos Machado De Leon Silvia - Macri Tasende Gonzalo - Magnone Reilly Sebastian - Magnou Arnabal Maria Fernanda - Marcovecchio Urcelay Gabriela - Martinez Dominguez Gabriela - Martins Rivas Lucia - Mato Etcheverry Leticia - Mauri Folli Maria Luciana - Noya Carbella Mariela - Nuñez Garcia Pablo - Nuñez Hernandez Alejandro - Odonne Barrios Rosana - Olmedo Ferrando Maria Laura - Ortega Del Rio Massaferro Adriana - Ortiz Brellier Ana Laura - Padilla Eredes Carla - Pajares Rivero a Turban Ricardo - Probst Bister Guillermo - Puentes Endere Alicia - Purtscher Davyt Christian - Reyes Rodriguez Pablo - Reyes Verdaguer Maria Ximena - Rivera Lorduguin Leonor - Rivero Maquieira Roxana - Rivero Peregalli Diego - Rivoir Perencia - Sanjurjo Olavarria Fernanda - Sastre Rodriguez Analya - Schinca Echeverria Paula - Scioscia Salvatore Nicolas - Seco Matrai Valeria - Sellanes Carreto Andrea - Sevrini Schiavi Andrea - Silva Delgado Sergio - Silva Mineto Marcelo - Silvera riana - Torres Collazo Josefina - Torti Nebuloni Silvia - Trabuco Fernandez Leticia - Ubios Olivera Emerson - Urrutia Rodriguez Maximiliano - Varela Huluk Jorge - Varesi Pichel Pablo - Vazquez Seoane Ivo - Vidal Bertola Diego - Vidarte Mesones n Alfredo - Aldabalde Pipi Fernando - Alonso Pecorari Eliana - Alvarez Mayer Alejandro Martín - Amorin Ambrosoni Ana - Andre Ros Agustín - Arralde Carve María - Arteta Dalchiele Zelmar - Asuaga Bonafon Gabriela - Bagalciague Villamonte s Hernán - Caamaño Alvarez María Del Pilar - Caggiani Lopez Nicolás - Camacho Roberts Magdalena - Cappetta Sapriza Alejandra Isabel - Cardona Troncone Natalia Fabiana - Cardozo Fachola Luis Santiago - Carrasco Silva Y Rosas Raul Ignacio n - Flom Daniel - Frances Cereijo Mariana - Fulco Gonzalez Carolina - García Pera Virginia Andrea - Giorza Tornielli Gabriela - González Palacios Hugo Ramón - Guevara Hernandez Yan - Hernandez Borreli Diego - Lanfranconi Tabarez Paula Caria - Marin Crosa Juan Andrés - Mariño Aguerre Paula - Marques Santos Álvaro Eduardo - Martínez Borghetti Serrana Laura - Martínez Vizcaino Virginia Esther - Maruokian Boudakian Mariné Akabí - Marzani Passadore Virginia - Masaguez Fuzul Kiwi - Newton Valdivieso Nicolás Guillermo - Nicoli Valle Claudia Andrea - Novoa Aguilar Diego Sebastián - Olivera Germano Cecilia Inés - Orrico Pereyra María Ines - Ottonello Fernandez María Natalia - Pallas Gardiol Jimena - Passeggi Santana Rey Pereira Gonzálo Oscar - Rigby Brera Edgard Roberto - Rodriguez Oddone María Verónica - Romay Prevosti Natalia - Sacco Roman Agustin - Sarachaga Crispino Germán - Sarthou Suarez Jean Pierre - Secco Folle Diego José - Shaw O´neill sa Perdomo Fabiana Lucía - Thieulent Gomez Gaston Federico - Thomas Bonetto Federico Andrés - Timbal Coira Víctor Daniel - Tobler Fernandez María Cecilia - Tournier Riba Javier - Tripodi Menoni Mario Cesar - Ulfe Raimondo Verónica - Uribe rez Santiago - Azziz De Los Santos Micaela Clara - Baggi Villanueva Carlos Hernan - Beal Federico - Bentancor Natalia - Berrutti Aguerre Maria Ines - Bonelli Sayagues Maria Gabriela - Bradford Lopez Walter Williams - Busso Acosta Ana Laura ernandez Mauricio Andres - Dermit Tramuja Cecilia - Dolinsky Katherina - Dominguez Martin - Echeverria Rodriguez Sebastian Ariel - Echinope Espinola Maria Alejandra - Errico Vidal Maria Lorena - Escudero Lacroix Mateo - Fernandez Rosas - Goldberg Nathalie - Gomez Lepre Maria Teresa - Gonzalez Carrion Maria Eugenia - Gonzalez Mattos Veronica - Graf Katherine - Grasso Gonzalez Ana Isabel - Grompone Larghero Lucia - Guastavino Moreira Diego - Guido Alonso Maria Cristivina - Lopez Clulow Gonzalo - Lussich Obes Xenia - Macri Negro Leonardo Juan Pablo - Magnone Zozaya Paula - Manzur Gomensoro Karim - Melazzi Rousserie Ana Lucia - Mendoza Bellini Mauricio Abel - Mion Bosca Gisella Rossana - Muñoz er Latequi Julia Elena - Pintos Arigoni Cesar Nicolas - Pita Labandera Maria Jose - Pizzorno Canoura Jorge - Puyol Garcia Adriana Victoria - Quintans Sives Liber Andres - Raimondo Reinante Lucia - Ricucci Carrasco Mariela - Riet Trucco Sebastian Villarino Adriana Carolina - Sosa Acuña Mauricio German - Soto Bukin Daniela - Tortora Pablo - Trzeinsky Lingeri Marcel - Varaldi Tagliabue Paola Beatriz - Varela Langoni Silvia Noel - Vazquez Grenno Lucia // Gen99 // Antìa Mariana - Aramen- Caamaño Maria Ines - Cabezaz Noelia - Cabrera Virginia - Cagnola Maia - Calavia Sebastiàn - Canoura Sabrina - Cardoso Andres - Carrasco Agustina - Carrerou Gonzalo - Casanova Diego - Cerruti Paola - Chiachio Santiago - Chiappini Laura quivel Rosa - Esteves Valeria - Falero Melissa - Fernández Carolina - Fernández María José - Folena Paula - Formoso Cecilia - Franco Melina - Garat Ana - García Da Rosa Valentina - Garmendia Celiar - Givogre Pablo - Goires Andrea - González Loalia - Machado Francisco - Malladote Mauricio - Mariño Virginia - Marrero Ana - Martín Sebastián - Martinez Elías - Mastalli Ignacio - Matto Natalia - Mesa Gonzalo - Miranda Patricia - Moreira Silvana - Noya Ana Paula - Ojeda Andrés - Olaondo Natalia - Sanguinetti María Elena - Saturno Marcelo - Schinca Federico - Schmidt Gretel - Silveira Alicia - Soliño Aniela - Strawsky Fabiana - Suárez Fernando - Tobler Carolina - Valverde Patricia - Venegas Marcela - Wood Laura - Zúñiga Mariana Jimena - Arrambide Piñera Ana - Asuaga Laguardia Carolina - Baglivi Pablo - Balbela Consoni Jackeline - Balbiani Vázquez Alicia - Balestena Medina Alejandra - Baroffio Alves Alejandro - Barragán Cardozo Karina - Baselli Iribar Lucía - Bayardi are Silvina - Botasini Berasategui Isabel - Boulay Martínez Nathalie - Bremermann Dandrea Mª Inés - Cabrera Martínez Andrea - Cadarso Grappiolo Leticia - Camarano Foti Julio César - Camejo Leguisamo Cinthya - Camilo Luzardo Mª Eugenia haves Fernández Karina - Coitiño Banquero Gabriel - Comas Ferreira Diego - Costa Diab Magdalena - Costa Irigoyen Federico - Dabalá Cecilia - De Cores Damiani Victoria - De Sacías Rosa Marta - De Souza López Ignacio - Deleón Leites Oscar y Juliana - Falero Couto Diego - Fernández Cal Martín - Fernández Dambriarena Fátima - Fernández González Silvana - Fernández Martínez Jimena - Fernández Oscar Daniel - Fertitta Loureiro Florencia - Fonseca Pastore Ana Laura - Gamio Feuguich Perdomo Natalia - Izeta Otegui Ricardo Miguel - Jaureguy Malvina - Jorge Cardie Mauro - Keuchkerian Tavidian Federico - Lanz Cecilia - Latorraca Pablo - Lecchio Baldizoni Paulo - Leone Ibiñete Jimena - López Comas Martín - Maich a - Melo Pais Claudia - Menéndez Tejera Magdalena - Milano Méndez Andrés - Mira Martínez Federico - Mirandetti Maderni Laura - Monteblanco Fabiana - Montero Almirón Cecilia - Morandeira Lecuna Germán - Moreno Mario Gabriel - Moro n Joaquín - Pereira Zuffo Matías - Pérez Gomar Carolina - Piedra Cueva Cecilia - Pino Waller Verónica - Poggi Castro Renato - Porteiro Santos Matías - Pujadas Sebastián - Queiroz Latrónica Gabriela - Quintela De Souza Luciana - Reissig Lapatina an Andrés - Sacchet Cardozo Valentina - Sartorio Nunez Virginia - Schulkin Natalia - Segredo Da Rosa Elisa - Sica Pérez Gonzalo - Sierra López Carolina - Silveira Trujillo Ximena - Simeto Orcasberro Cecilia - Siqueira Ríos Marianella - Sosa Gobba Mariana - Valbuena Duarte Virginia - Valdez Fagoaga Paola - Valdivieso Núñez Luis - Viñals Ivanich Daniel - Weiske Gualco Carla - Zarza Virginia // Gen01 // Alves Zapater Juan Antonio - Acosta Artigas Lucila Maria - Acosta Freire Fabian Ariel é - Amado Mannise Maria Estela - Amondarain Salta Gonzalo Javier - Amuedo Perez Cinthia - Anzalone Santamarina Lucia - Arias Olinsky Julio Cesar - Arijon Ghigliano Maria Noel - Arruguetti De Simone - Andrés Corindo - Ayala Nicolas - Azzaaurucio - Bigot Terra Martín Gabriel - Blanco Paz Juan Carlos - Bonavota Paolo - Borges De Los Santos Gustavo Nicolás - Borrás Regueira Carol - Boschiero Balderrabano Mauro - Bowley Gomez Karina Andrea - Bragunde Molina Barbara Noelia onica - Castelli Carral Lorena Patricia - Cavicchioli Puyares Javier - Celio Travers Guillermo - Cheirasco Saravi Gabriel - Cobas Camera Fiorella - Coiana Tejera Natalia - Comas Avdalov Lucia - Comesaña Larroca Maria Laura - Cotelo Dalgalarrondo Daniel - Diaz Sánchez Valeria - Dieste Delgado Agustin - Dotta Ambrosini Germán Andrés - Echenique Balseiro Fernando Andres - Echenique Diaz Mariana - Echenique Rainusso Rosa - Echevarria Del Palacio Laura - Echevarria Ihturrialde MariaMaria Lucía - Ferraris Tastas Monica - Ferre Galacio Nicolas - Ferreira Ferrari Guzman - Ferulano Maria Jose - Fleurquin Rinderknecht Ma.Gabriela - Font Perez Patricia - Fuentes Peña Mauricio Ramon - Gaggero Parfan Carolina - Garat Monestier icia - Gomez Decker Maria Belen - Gonzalez Viera Gilmar Damian - González Viñoles Maria Paula - Goyos German Ma.Fernanda - Grazioli Cesar - Gronros Rodriguez Adolfo - Guichon Rostom Nicolas Eduardo - Hergatacorzian Gabadian Carlos arreto Cesar Daniel - Klepsh Guillermo - Koleszar Sarotto Karen Ingrid - Lawlor Oliver Ana Ines - Laxague De León Pablo - Long Droposo Mariana - López Cotelo Gabriela - López Ferreira Ma.Soledad - Machado Nuñez Nicolas - Madera Guerrini ntina - Monserrat Roveda Mariana Virginia - Montenegro Edgar Fabian - Montero Ponce De Leon Santiago - Moraes Marin Sebastian - Morales Geninazza Guzman - Moreno Flores Alvaro Omar - Muniz De Sierra Andres Leonardo - Muniz Loca- Paseyro Rodriguez Maria Ines - Passeggi Diaz Robles Nydia - Patrone Riccardi Stefania - Pelacchi Peveroni Gaston Enrique - Peraza Iriarte Marcela Elizabeth - Perez Marichal Guillemo - Pesce Escayola Roxana - Pi Gamba Elena Fernanda - Pirez rcelo Ricardo - Rodriguez Ramos Yandira Andrea - Rodriguez Vicente Matias - Rolando Abal Federico - Romanos Silva Viviana - Rossi Cachon Diego - Sanchez Rodriguez Mar.Gimena - Sanguinetti Leal Juan Pedro - Santero Trucido Sebastian fo - Speranza García Leonardo - Stagnaro López Zuloaga Diego - Staricco Fiorntino Marcelo - Strauch Mezzera Juan Ignacio - Suarez Carzoglio Martin - Tassisto Gómez Natalia - Tenca Vispo María Pía - Towers Reolon Ximena - Urruela Fuentes abal Guzmán - Villalba Cardozo Diego - Villarnovo Ramos Mª Victoria - Villoldo Falcon Pablo Martin // Gen02 // Abriola Lucía - Aguerre Vera Virginia Graciela - Aintablian Almeida Angela - Albin Santiago - Aldama Sergio - Alsina Natalia - Altieri mo - Bazzano Britos Ana Perina - Bazzano Dominguez Gianni - Bergara Juraszewicz Ana - Bernandez Ignacio - Bisio Lasaga Melissa Noelia - Biswanger Cawen Diego - Bonello Pernas Florencia - Bonsignore Caro Graciana - Borges Gómez Javier nia - Carcavallo Iguini Gaston - Carrizo Baldizan Federico - Carve Luzardo Ma.Viviana - Castagnin Masello Ana Beatríz - Castrillo Parodi Leonardo - Cazales Penino Santiago - Chotola Silveira Mariana - Clara Mayado Anna Julia - Coello Huertas Djizmedjian Tomikian Juan Pablo - Donati Linaro Ma. Soledad - Dos Santos Silva Enry Williams - Espeleta Ferreira Carina - Facioli Miguel - Far Corchs Angela - Fernandez Bonino Ma. Jesus - Fernandez Gularte Natalia - Fernandez Ma.Eugenia eta Cetraro Ma. Cristina - Gallo Mendez Mercedes - Garaza Mendez Blanco Diego - Garcia Gioia José Manuel - Garcia Pintos Guillermina - Gayo Suarez Cecilia - Gerez Luizzi Ingacio - Gilardoni Dos Santos Jimena - Godoy Tito Gonzalo - Gonzalez nandez Tobini Francisco - Hernández Tiscornia Diego - Hill Fischer Ma. Alejandra - Hiriart Tavani Eliana Lucía - Infante Romay Vivian - Kennedy Castro Patricia - Kok Jaunarena Carina - La Bounora Aldo Antonio - Lasa Deamestoy Lorena - Lesca gnone Rienzi Emilio - Mangeney Aguade María Magdalena - Martín Besio Ma. Soledad - Martínez Maza Miguel Angel - Martínez Perez Santiago Daniel - Mateo Nunes Da Rosa Lucas - Matos Santestevan Amancay - Mazzotti Mara Micaela - Meh Berenguer Vanessa - Napoli Novas Daniela - Navarrete Marcos - Naya Olsen Soledad - Nicolas Birriel Mercedes - Ortíz Laguna Natalia - Osores Invernizzi Agustín - Paggi Milans Jorge - Palarino Vicco Cecilia - Pallas Alvarez Christian - Palombo nella - Quaglia Correa Daniel Eduardo - Reboredo Buonomo Sebastian - Redín Carzada Gonzalo - Reimundi Scafidi Leandro - Rimbaud Blengini Tatiana - Rivero Romero Nalatia Maria - Rivero Seré Mariana - Rocca Analía - Rodriguez Anza Melisa n Federico - Salgado López Eva Cecilia - Salmanton Manzi Ma.Laura - Sanchez Irastorza María - Santesteban Pablo - Santos Guarisco Gabriel - Saravia Martínez María - Schezov Romero Ivan Yury - Schezov Romero Lucas Javier - Sciuto Nicolas arrara Jimena - Speyer Dominguez Maida - Spielmann Lamas Cecilia - Stagnaro Hernandez Lucía - Strongitharm Techera Nicolas - Suarez Calzada Martín José - Tenreiro Lamela Cecilia - Terán Miguel Angel - Tierno Larroque Agustina - Tilve Ramur Ciocca Ximena - Vizcarra González Paula - Yemini Cabaleiro Estefania - Tosar Montano Leticia - Cabrera Cufré Andres - Fajardo Martínez Martina - Tellechea Javier - Casenave Alonso Ma. Isabel - Villa Lopez Virginia - Vazquez Alejo - Correa oaquin - Alvez Virginia - Alvez Silvia - Antonaccio Sophia - Arbelo Alexis - Arbiza Ignacio - Armagno Angel - Armstrong Lucia - Arrigoni Gabriela - Ayub Pilar - Bachechi Fiorella - Balbi Florencia - Balostro Tatiana - Barreira Soledad - Barrios Javier ul - Cabrera Marcia - Cabrera Matias - Cajade Martin - Calvete Mariana - Campioni Silvana - Canoniero Estefania - Cantero Lucia - Cantullera Natalia - Caorsi Ma.Fernanda - Carabajal Ma.Veronica - Carbone Marina - Cardenas Mariana - Cardoso harbonier Andrea - Charbonier Denise - Cheles Cristina - Cheveste Vania - Coglin Natalia - Cornelius Maira - Correa Blanca - Correa Ma. Cecilia - Da Silva Vanessa - De Tesanos Maria Jose - Del Pino Leticia - Dellepiane Agustin - Dellepiane Leticia a Noelia - Gallino Henie - Galmarini Ma. Eugenia - Galperin Andres - Garaza Tania - Garbuyo Enrico - Garcia Cecilia - Garcia Da Rosa German - Gargano Paola - Germil Sebastian - Gianoli Carolina - Gomez Maria Ines - Gonzalez Aliné - Gonzalez n - Isasa Rafael - Jelpo Maria Pia - Jorcin Natalia - Leiva Jimena - Lema Cecilia - Lima Tabare - Llaguno Ma, Carolina - Llambias Ma. Eugenia - Lopez Daniela - Louzao Alhena - Luzardo Diego - Maiorano Ana - Manera Andres - Manzi Ma. Matilde onica - Milessi Andres - Minicelli Bruno - Molini Juliana - Morelli Juliana - Mouradian Diego - Muzio Ana - Nader Francisco - Napoli Marcelo - Navascues Luciana - Negreira Silvana - Noguera Daniel - Nonini Martin - Ogliarusso Sandra - Oholeguy Planchon Cinthia - Pombo Ines - Pommerenck Magdalena - Ponce Gabriela - Porro Agustina - Prado Patricia - Preliasco Gustavo - Pronczuk Martin - Queirolo Lucia - Quintans Florencia - Radesca Diego - Rak Silvina - Raymon Alberto - Repetto Saracho Horacio - Saura Mariana - Schiavi Daniel - Segovia Estela - Silva Gillermo - Sofia Ariel - Solla Lorena - Sosa Claudio - Sosa Ma. Natania - Suarez Liliana - Tomasini Ma. Emilia - Torres-Pardo Anahi - Tuduri Ignacio - Uleri Jacqueline - Vallejos one Santiago - Tortora German

/ travelers // Usted // ________________________________________

173


Impreso en Montevideo, Uruguay por Manuel Carballa Abril 2010


EQUIPO EDITORIAL \\\\\\\\\\\\\\\\\\\\\\\\\\\\\\\\\\\\

EDITORIAL TEAM Fernando García Amen. Montevideo, 1976. Arquitecto desde 2005. Realizó su viaje de estudios en 2002 habiendo sido electo Ejecutivo de la Gen 95. Desde 2007 se desempeña como docente del Departamento de Informática de la Facultad de Arquitectura, y en el ámbito privado, en tareas vinculadas a la informática en relación al diseño y la arquitectura. E-mail: efe@farq.edu.uy Fernando García Amen. Montevideo, 1976. Architect since 2005. He made his study trip in 2002 having been elected member of the Executive Committee of the Generation 95. He works as a professor in the Information Technology Department of the School of Architecture since 2007, and in the private sphere, he works inareas linked to information technology in connection with design and architecture. E-mail: efe@farq.edu.uy Silvina Rak Facal. Montevideo, 1985. En 2003 ingresa a Facultad de Arquitectura de la UdelaR e inicia la Licenciatura en Ciencias Historicas de la Facultad de Humanidades. Integra el 65o Grupo de Viaje - Arquitectura Rifa (Generación 2003); formando parte del comité Ejecutivo del Grupo desde Junio de 2008. Fecha de viaje: 2010. E-mail: silvina. rak@gmail.com Silvina Rak Facal. Montevideo, 1985. In 2003 she enters the School of Architecture of the University of the Republic and starts the BA in Historical Sciences at the School of Humanities. She is member of the 65th Trip Group - Architecture Raffle (Generation 2003); she takes part in the Executive Committee of the Group since June 2008. Date of the trip: 2010. E-mail: silvina.rak@gmail.com Ariel H. Sofia Martiarena. Buenos Aires, 1974. Egresado como Técnico Bachiller Ayudante de Arquitecto en 1999. Estudiante de Facultad de Arquitectura de UdelaR desde el año 2000. Se desempeña como Estudiante Auxiliar Colaborador en el DepInfo_VidiaLab de la Facultad de Arquitectura. Integrante del 65o Grupo de Viaje - Arquitectura Rifa (Generación 2003), formando parte del comité Ejecutivo desde Junio de 2008. Fecha de viaje: 2010. E-mail: arielsofia@gmail.com Ariel H. Sofia Martiarena. Buenos Aires, 1974. He graduated from the Technical College of Uruguay as Architectural Assistant in 1999. Student of the School of Architecture of the University of the Republic since the year 2000. He works as a Student Assistant in the Information Technology Department - VidiaLab of the School of Architecture. He is member of the 65th Trip Group- Architecture Raffle (Generation 2003); he takes part in the Executive Committee since June 2008. Date of the trip: 2010. E-mail: arielsofia@gmail.com


Boarding pass es una publicación conmemorativa de los 65 años de los viajes de arquitectura. Conforma una amena síntesis en palabras e imágenes de lo que los viajes de arquitectura han significado desde su nacimiento. Boarding pass es un vuelo por los relatos, las anécdotas, los concursos y los diferentes enfoques del viaje a través de los tiempos. Pero además y ante todo, Boarding pass es un homenaje. A todos aquellos que una vez pudieron cumplir el anhelo de viajar, y a todos quienes hicieron posible que ese sueño se transformara en realidad.

Boarding pass is a commemorative publication documenting 65 years of architecture trips. It is an entertaining compendium, made up of words and images, of what architecture trips have signified since there origin. Boarding pass is a flight through the tales, anecdotes, competitions and different approaches to the trip over time. But first and foremost, Boarding Pass is a tribute. To all those who could once fulfill their desire of travelling, and to all who made it possible that this dream would come true.


Boarding Pass | 65 años de los viajes de arquitectura | 65 años de intercambio cultural