Issuu on Google+


Madre en tus entrañas nos cobijas, y tu Tierra nos provee el sustento, con la Luna y el Sol nos abrigas, ¡pero el hombre te está destruyendo! ¿Cómo no vas a estar enojada? tu voz se escucha en la tormenta, en la furia implacable del viento los huracanes desatan su fuerza. Y el bosque nos grita en silencio, despiadados su savia derraman, ¡el planeta se nos muere por dentro! ¡cuando arrogantes tus árboles talan! La mano del hombre altanero, su ambición de poder despiadado están depredando el planeta ¡destruyendo todo a su paso! Mientras no exista en la Tierra paz nos encamínanos hacia el final. Que la pacha mama no sufra más ¡salvemos pronto a la humanidad!


Publicacion