Page 1

XXIV DOMINGO DEL TIEMPO ORDINARIO, CICLO A (17 de septiembre de 2017)

“Me perdonas siempre, no hay mancha en mi corazón que no pueda limpiar, GRACIAS”

EVANGELIO Lectura del santo evangelio según san Mateo 18, 21-35 En aquel tiempo, se adelantó Pedro y preguntó a Jesús: —«Señor, si mi hermano me ofende, ¿cuántas veces le tengo que perdonar?  ¿Hasta siete veces?». Jesús le contesta: —«No te digo hasta siete veces, sino hasta setenta veces siete.


Y a propósito de esto, el reino de los cielos se parece a un rey que quiso  ajustar las cuentas con sus empleados. Al empezar a ajustarlas, le presentaron uno que debía diez mil talentos. Como no tenía con qué pagar, el señor mandó  que lo vendieran a él con su mujer y sus hijos y todas sus posesiones, y que  pagara así. El empleado, arrojándose a sus pies, le suplicaba diciendo: "Ten paciencia conmigo, y te lo pagaré todo". El señor tuvo lástima de aquel empleado y lo dejó marchar, perdonándole la  deuda. Pero, al salir, el empleado aquel encontró a uno de sus compañeros  que le debía cien denarios y, agarrándolo, lo estrangulaba, diciendo: "Págame lo que me debes". El compañero, arrojándose a sus pies, le rogaba diciendo: "Ten paciencia conmigo, y te lo pagaré". Pero él se negó y fue y lo metió en la cárcel hasta que pagara lo que debía. Sus compañeros, al ver lo ocurrido, quedaron consternados y fueron a contarle  a su señor todo lo sucedido. Entonces el señor lo llamó y le dijo: "¡Siervo malvado! Toda aquella deuda te la perdoné porque me lo pediste. ¿No debías tú también tener compasión de tu compañero, como yo tuve compasión  de ti?". Y el señor, indignado, lo entregó a los verdugos hasta que pagara toda la  deuda. Lo mismo hará con vosotros mi Padre del cielo, si cada cual no perdona de  corazón a su hermano». Palabra del Señor.

HOMILÍA Hoy Dios   nos   invita   a   la   misericordia   y   al   perdón.   Oímos   su   voz   en   el Eclesiástico: “perdona la ofensa a tu prójimo, y así, cuando pidas perdón, se te perdonarán tus pecados”. El perdón implica superar la cólera, el rencor y el odio. Los   discípulos   de   Jesús   lo   habían   oído   hablar   sobre   el   perdón   y   el   amor incluso   a   los   enemigos.   Entones   Pedro   le   preguntó:   “Si   mi   hermano   me ofende, ¿cuántas veces tengo que perdonarlo? ¿Hasta siete veces?” A Pedro le pareció normal poner un límite al perdón. Pero Jesús quería que se perdone siempre.


Qué gran regalo nos hace Jesús enseñándonos a perdonar para vivir en carne propia la misericordia del Padre. ¿Por qué debemos perdonar a quien nos a ofendido? Porque nosotros somos los primeros que hemos sido perdonados por   Dios.   La   parábola   que   luego   presenta   Jesús   nos   dice   justamente   esto: como Dios nos perdona, así también nosotros debemos perdonar a quien nos hace mal. Es lo que el Señor nos enseñó a pedir: “Perdona nuestras ofensas como también nosotros perdonamos a los que nos ofenden” (Mt 6, 12). Cada uno de nosotros podría ser ese siervo de la parábola que debe pagar una deuda, pero es tan grande que jamás lo lograría. También nosotros, cuando nos confesamos, decimos humildemente como el siervo: “Señor, ten paciencia conmigo”. Y Dios nos tiene paciencia y no se cansa de perdonarnos cada vez que se lo pedimos. Él mira nuestro corazón. Nos da la certeza de que, aunque recaigamos en los mismos pecados,  Él tiene misericordia de nosotros y no deja de amarnos. Como el rey de la parábola, Dios se compadece, nos muestra piedad   y   ternura,   y   nos   manda   a   casa   contentos   y   en   paz,   porque   nos   ha liberado y perdonado todo. El perdón de Dios no conoce límites; alcanza a quien reconoce con humildad haberse desviado y quiere volver a Él. El problema surge cuando nosotros nos confrontamos   con   nuestro   hermano   que   nos   ha   hecho   una   injusticia.   La reacción que hemos oído en la parábola es muy expresiva: lo tomaba por el cuello, lo sofocaba y le decía: “págame lo que me debes”. En esta escena encontramos   el   drama   de   nuestras   relaciones   humanas.   Cuando   nosotros estamos   en   deuda   con   los   demás,   queremos   comprensión   y   misericordia; cuando los otros nos deben, invocamos la justicia. Esta no debe ser la reacción ni el estilo de vida del cristiano. Jesús nos enseña a perdonar sin límites; nos propone el amor del Padre, no nuestra pretensión de   justicia.   Como   discípulos   de   Cristo,   debemos   ser   misericordiosos   y perdonar   de   corazón.   Para   ello   es   preciso   ser   comprensivos   como   él,   que siempre perdonó los pecados a los que se lo pedían. Siendo misericordioso revela   al   Padre   misericordioso.   Perdonando   siempre   a   los   pecadores arrepentidos, manifiesta que el Padre está continuamente dispuesto al perdón e incluso goza perdonando. Jesús   culmina   su   actitud   misericordiosa   haciendo   esta   oración   en   la   cruz: “Padre,   perdónales,   porque   no   saben   lo   que   hacen”   (Lc   23,   34).   Es   una oración muy humana, que revela su comprensión y misericordia, así como el profundo  conocimiento  que  tiene   del  ser  humano.  En   esa  oración  estamos incluidos   todos   nosotros.   A   veces   tenemos   reacciones   y   actitudes   que hubiéramos querido no tener. Cristo nos disculpa y perdona porque sabe que no somos siempre del todo conscientes, responsables y libres… Por eso decía


san Pablo: “no hago el bien que quiero, sino el mal que no quiero” (Rm 7, 19). También nosotros experimentamos ciertos condicionamientos profundos, que requieren un largo proceso de superación. Es posible que también los otros tengan dificultades parecidas. Cuando vemos que dicen o hacen algo desagradable o que nos han ofendido, podemos orar como   Jesús:   “Padre,   perdónales   porque   no   saben   lo   que   hacen”.   Esto   nos ayudará   a   ser   más   comprensivos   y   misericordiosos   como   nos   pide   Jesús: “Sean misericordiosos como su Padre celestial es misericordioso” (Lc 6, 36) Mons. Luis Antonio Sánchez Armijos, sdb Obispo Emérito de Machala

XXIV Domingo del tiempo ordinario, ciclo A (17 de septiembre de 2017)  
XXIV Domingo del tiempo ordinario, ciclo A (17 de septiembre de 2017)  
Advertisement