Page 1

Fernanda Ivanna


©2014 Fernanda Ivanna Todos los derechos reservados Ilustraciones: Modo Avión, Kriko / Daniela María Gaule Experimento / Rocío Guerrero Reparadora de Calzado / Fabiola Alarcón a.k.a Planta Carnívora Muñecas, Techno, Asíntota, Neón, Revelación, Triunfo y Perenne / Daniela William Ilustración de portada / Layla Taras Rubí Diseño y diagramación / Daniela William


Perenne Fernanda Ivanna


Dícese de los árboles que no pierden sus hojas en las estación desfavorable.(Siempreverde)


8


KRIKO Rosa es felicidad, Nadie me lo enseñó antes, Fueron egoístas, Compré multicolores, A un precio, que podía pagar. La felicidad instantánea. Saborear fresas, Besos dulces. Siempre quieres uno más.

9


10


MUÑECAS Para convertirte en mujer de verdad, Tendrás que olvidar tú apariencia, No comprar más ropa interior. Dejar de contar días fértiles. Para convertirte en mujer de verdad, Regalarás tu maquillaje, Y las revistas con tips de belleza, Ser bella es muy banal. Para convertirte en mujer de verdad, Sufrirás el calvario de dolores menstruales, Sin ayuda de medicinas baratas. No quitarás manchas de sábanas ensangrentadas. Para convertirte en mujer de verdad, Debes morir, y reencarnar. Y así, aprender a ser humano.

11


12


MODO AVIÓN Llega el momento de despegar… No supe hacer una solemne despedida. Sólo me embarqué. En un tiempo, Que no descifra como será utilizado. Tus minutos, y los míos se agotaron. Olvidé el equipaje. ¿Hablamos? Despegar, Anhelar. Aterrizar.

13


14


REPARADORA DE CALZADO Voy a enmendar este camino mohoso, Camino de selvas inconclusas. Procuro andar en los lugares correctos, Dar pasos donde esté establecido Pasos firmes, totalitarios, Más siempre tropiezo con mis botas punk, Esos senderos no son para ellas, Mucho menos para mí. Quiero, dar pasos de vértigo, Pero sin miedo. Pasos en chicles pegados al suelo, Que me permitan mirar un poco atrás. Pasos embarrados, pero, No sucios. Pasos que dejen huella. Quiero caminar descalza, en la arena, En el prado, en la ciudad. Y bailar, una danza libertina y feliz. Danza; que aún no se ha inventado. 15


16


TECHNO Desde los pies sube, Adrenalina, Vibraciones. me gusta bailar sé que lo hago bien, ¿quieres intentarlo conmigo? Sacudir el cuerpo de manera burbujeante somos los reyes de la pista, somos los únicos.

17


18


ASÍNTOTA Te vi virando a la derecha Y me asusté. Cambiaste de dirección, Y te seguí No sé donde coincidir, No hay nitidez. Ahí en la esquina te encontré. Me miraste. Corrí. Cruzaste y no te vi, nunca más.

19


20


NEÓN El caos cotidiano de la ciudad, Tantas calles en las que no encuentro Lo que realmente necesito; Medios de transporte Que no se dirigen a mi destino. Final. Allá voy. Encontré un atisbo de color, De neón, de letrero de motel barato Y comida china. Santiagore Semáforos apagados, Choques masivos, Grafitis en los muros, Olor a baño público, Sofisticada basura lejos de su contenedor

21


AlmacĂŠn, busco, papel- y- yo Vuelvo a pensar. Soy extranjera y me entrego otra vez, a la ciudad.

22


RECICLAJE El vertedero de los sueños rotos, Ya esta explotando La basura intergaláctica, Es la única que va a trascender Ahí, los desechos de la tierra 5000 años más tarde, En la gravedad cero del espacio. Lo único biodegradable Se tradujo en luz, Luz de atardecer Fatigado Todo lo con vida Propia, Útil Se descompuso Y volvió al suelo, Suelo raso e insípido

23


Mientras existe humedad Tierra fértil, Los rastrillos, retiran escombros, De lo que creímos Seria la única forma de ser inmortal Y prevalecer, Plástico, bello y reluciente.

24


OPHIDIA Te prometo que me voy a arrastrar elegante y sigilosamente voy a enterrar mis colmillos, dejando escapar el veneno más dulce fría, te voy a mirar a los ojos por última vez estoy esperando tu muerte mientras en las oscuridad ya cambié de piel tres veces.

25


26


EXPERIMENTO Tú, te escapaste, Por el rincón más oscuro y repugnante, El túnel de las ratas de laboratorio, Que huyen parar no ser electrocutadas. Te agobiaste con números, Formulas inteligibles, Y las respuestas, te dejaron pasmado. Lo siento, pero las hipótesis Ya se han comprobado, Y arrojaron de resultado, un fajo de billetes, En serie y planchados, de cajero automático, Brillantemente robado. En tus sueños. Porque sigues, regalándote, Realizando acciones, De manera involuntaria y disconforme

27


Que son remuneradas, con una profunda, Aprobaci贸n miserable. Vac铆o.

28


BELLEZA La mayor Parte del tiempo, Estoy Inerte y decadente Pero, Soy Mustia y fan茅 Como los vegetales Que desechan Los supermercados, Exs, Llenos de vitalidad Putrefacci贸n.

29


30


REVELACIÓN Me dicen: La ignorancia es la bendición Yo no sé nada. Pero, me di cuenta hoy. El 2012 se acabó el mundo

31


32


TRIUNFO Mañana, Luz rebelde Aparece por la rendija, Los corazones ya no laten Son instrumentos, Desafinados, Carentes de talento. Fuerzas Exhaustas. Todas las utopías, se extraviaron, Como boletas de compras innecesarias El escenario hostil de un funeral. Agonía de existir. Aquel lamento que no se puede parir, No hay estímulos,

33


¡Exijo eutanasia Cósmica, genuina! Ahora, solo hay silencio. Vencí.

34


CÉFIRO Tan oportuno siempre, Vendaval norte generoso, Invitando impredecible, Se siente tu textura juvenil, Brisa desvergonzada y gratificante Que emborracha a los peumos, Y a los mortales varios. Ejemplo de transversalidad y hegemonía, Aguardo por ti, en cualquier lugar. Y así, volver a sentirme libre.

35


36


PERENNE Deseo tanto amar, Sangrar, Anhelo enloquecer. Desquiciarme con el tiempo No tener idea de donde estoy, Quiero, Fulminar tu corazón Y tus sesos. Aniquilar las ilusiones, Amar perennemente, Infinito y sobrenatural, Llorar, renacer, Enterrar‌ Intoxicarme de idealizaciones, De personas,

37


De momentos, Indeterminados… Mentir, creer y florecer En el círculo de repeticiones Y primeras veces. Quiero que mi amor; Sea el navío más triste. Que penetre con aguas turbias, Toda la inquisición, Que seque los arboles. Así, me queda solo a mi. Por que soy yo. Marchitándome en la tierra, Esperando que caiga una semilla, Que no va a germinar.

38


Este mensaje se autodestruirรก.


Epílogo

Perenne: Fernanda Ivanna o el fantasma tras la búsqueda de la inmortalidad

El día en que Fernanda Ivanna se me apareció (y ya voy a explicar por qué hablo de “aparición” como si me refiriera a un fantasma) lo hizo como estudiante de actuación teatral. Era mi alumna. Admito que no la vi en la sala de clases y sólo la vi aparecida (insisto) cuando, camino al metro, me ofreció unas primeras palabras. Al tiempo desapareció. Varios años después, nuevamente como un fantasma, volvió a aparecer, ahora como actriz invitándome a trabajar juntos. En el comienzo de ese proceso su figura fantasmal se trastocó y además de actriz se me figuró como amiga y poeta. Es sólo tras esta transfiguración que se me hace posible y necesario escribir estas palabras que acompañan al poemario Perenne de Fernanda Ivanna. La idea de la aparecida me es útil para 41


comenzar estas palabras porque sobre ésta pretendo depositar mi reflexión sobre una figura que se desdibuja como sujeto y adquiere la forma de texto, la forma de Perenne. Fernanda Ivanna, la aparición de la que hablo, es un texto que a ratos me ha costado leer, como aquel viejo que busca perderse en la multitud de un Londres en crecimiento progresivo en el cuento “El hombre de la multitud” de Edgar Allan Poe, descrito por el narrador como “un libro que no se deja leer”. Pese a eso, he buscado la contemplación y la interpretación de su existencia como discurso. Así, en este proceso en el que yo también me desdibujo como sujeto y me presento como lector (como los lectores posibles de este libro), es precisamente esa condición de texto impenetrable, pese a su aparente simpleza, lo que ha propiciado que este fantasma pueda ser leído como imposible de leer. Perenne se trata, por tanto, de un asunto que no se deja leer, de un tiempo y un espacio habitado por Fernanda Ivanna 42


Epílogo

que ella misma no puede leer. El mecanismo es coherente y complejo, insisto, pese a su aparente simpleza, y su explicación puede funcionar acá como hipótesis: la aparición fantasmal de Fernanda Donoso surge de la necesidad de comprender un tiempo y un espacio que no se deja leer y, sumergida en la inevitable pertenencia a ese mundo, adopta la forma de lo que no se puede leer, de fantasma. No es extraño, por tanto, que este poemario se titule Perenne, pues la eventual pervivencia que subyace en esa palabra se relaciona en armoniosa y coherente contradicción con la afirmación de que “el 2012 se acabó el mundo”, realizada por el hablante lírico del poema “Revelación”. Esta contradicción puede ser un punto de partida para sostener que el mundo representado por este libro no se deja leer. ¿Qué explica tal contradicción?: el mundo indescifrable desde donde hablan los fantasmas de comienzos del siglo XXI. El mundo es “de neón, de letrero de motel barato / y comida china / Santiagore”, dice 43


la hablante lírica de “Neón”, y luego agrega como lamento, “Soy extranjera y/ me entrego otra vez, a la ciudad”. En una intensificación de ese lamento, el mundo también es un laboratorio que electrocuta ratas que siguen regalándose, “realizando acciones, de manera involuntaria y disconforme/ que son remuneradas,/ con una profunda,/ aprobación miserable/ vacío”. Pero este mundo indescifrable también es de helados multicolores, como el neón ya antes descrito. “Compré multicolores,/ a un precio, que podía pagar./ La felicidad instantánea./ Saborear fresas, / besos dulces./ Siempre quieres uno más”, dice el hablante de “Kriko”. Así, el que es extranjero en su ciudad lo es (como una de las posibles razones) por el engaño de la oferta del sabor multicolor, derretible, agotable, todo lo contrario de perenne, lo que nos obliga a querer uno más, a intentar perpetuar la agonía de la rapidez con la que se derrite el helado. Y es también (el mundo) una fiesta. “Me 44


Epílogo

gusta bailar”, dice la voz a cargo del poema “Techno”. Luego agrega: “sé que lo hago bien,/ ¿quieres intentarlo conmigo?/ Sacudir el cuerpo de manera burbujeante/ somos los reyes de la pista, somos los únicos”. ¿Y este es un encuentro en que los dos que bailan se olvidan del resto y se convierten, en medio de su felicidad, en los únicos habitantes del mundo? Es posible, pero cuán perdurable es eso. Otros versos de este mismo volumen anulan esa trascendencia. En “Modo avión” el hablante dice: “Tus minutos y los míos se agotaron/ olvidé el equipaje./ ¿Hablamos?/ Despegar,/ anhelar/ aterrizar”. ¿Entonces los que bailan en el poema “Techno” no son más bien unos solitarios? Otros versos pueden aclararlo. En “Asíntota” (título que alude a aquella curva que permanentemente se aproxima al plano pero que jamás lo toca) leemos: “Te vi virando a la derecha/ y me asusté./ Cambiaste de dirección,/ y te seguí/ No sé donde coincidir,/ no hay nitidez./ Ahí en la esquina te encontré./ me miraste./ Corrí./ 45


Cruzaste y no te vi, nunca más”. Ese a quien el hablante se dirige, se mueve como el viejo del cuento “El hombre de la multitud” de Edgar Allan Poe, que ya hemos mencionado más arriba. Pero Santiago es diferente al Londres de 1840. Santiago es festejo y (mal) consumo, pero también es un nido de ratas electrocutadas. Santiago es la ciudad de la inauguración del siglo XXI, tras el apocalipsis de la conciencia social que se ha hecho evidente por la cultura de masa en el 2012. Perenne, por tanto, se sostiene en la cultura de masas de helados multicolor, fiestas con beat monótonos e interminables y teléfonos celulares. Además, ese a quien el hablante se dirige es también como la mujer de quien se enamora el hablante del poema “A una que pasa” de Charles Baudelaire. Tal como en el texto del francés, en el texto de Fernanda Ivanna el encuentro es frustrantemente fugaz e inmodificable. Pero Santiago es diferente al parís de 1857. En Santiago, evidencia el poema “Asíntota”, “no hay nitidez”. No se deja

46


Epílogo

leer, podríamos agregar. Así, la fiesta multicolor de helados Kriko se diluye en soledad y abandono. Esta oscilación insiste en instalar la armoniosa contradicción que ya hemos mencionado. La misma abelleza es contradictoria. “Soy […] como los vegetales/ que desechan/ los supermercados/ […] llenos de vitalidad/ putrefacción”, leemos precisamente bajo el título de “Belleza”. Con todo esto, de este mundo contradictorio que no se deja leer parece no haber salida más que a través de la muerte en vida propia de la condición de perenne en un mundo ya destruido en 2012. La muerte, sin embargo, insistiendo en el movimiento oscilante, a ratos parece una esperanza, una renovación. “Para convertirte en una mujer de verdad,/ debes morir, y reencarnar/ y así, aprender a ser humano”, advierte la que habla en el poema “Muñecas”. Pero como ya no es posible negar que la armónica contradicción se ha apropiado del mundo, finalmente, en este Santiagore de luces de neón, la idea de 47


triunfo es terrorífica. Así, este texto que ha exigido que se le permita ser perenne, grita: “¡Exijo eutanasia/ cósmica, genuina!/ ahora, solo hay silencio/ vencí”. Y ese triunfo es una derrota. Todos los habitantes de este laboratorio que experimenta con ratas somos fantasmas aparecidos y desdibujados en este mundo destruido en el que “vivimos” como inmortales trozos de plástico no degradable, marchitándonos en la tierra “esperando que caiga una semilla / que no va a germinar”. Federico Zurita Hecht

48


Fernanda Ivanna Actriz y poeta, Santiago de Chile Perenne, recopilación de poemas escritos entre los años 2009 y 2012. Para la autora, la publicación de este libro es la materialización de su propia hybris, concepto griego que puede traducirse como ‘desmesura’, y hace referencia a un intento de transgresión de los límites impuestos por los dioses a los hombres mortales y terrenales.

Profile for Fernanda Ivanna

PERENNE  

Recopilación de poemas escritos entre los años 2009 y 2012, fecha que para la autora, coincide con el final del mundo. Disponible en format...

PERENNE  

Recopilación de poemas escritos entre los años 2009 y 2012, fecha que para la autora, coincide con el final del mundo. Disponible en format...

Advertisement