Issuu on Google+

William  Fernando  Marroquín  Flores  –  00179108     La   principal   diferencia   entre   el   Estado   y   la   empresa   privada   más   allá   de   las   discrepancias   sobre   el   modelo   económico   adoptado   por   el   gobierno   de   turno   o   las   posturas   ideológicas   entre   los   representantes   de   las   gremiales   empresariales   radica   básicamente   en   su   funcionamiento   como   organización;   sobre   todo   en   el   tema   de   la   eficiencia   y   gestión   con   la   que   se   manejan   los   recursos   humanos,   materiales   o   financieros  en  la  ejecución  de  los  proyectos  impulsados.       Mientras   el   Estado   se   caracteriza   por   ser   tradicionalmente   lento,   burocrático   y   poco   eficiente  en  el  tratamiento  y  resolución  de  procesos  –a  veces  muy  poco  estudiados  o   sistematizados-­‐   que   le   competen,   la   empresa   privada   sabe   que   la   burocracia,   el   bajo   rendimiento  y  la  poca  productividad  cuesta  dinero  y  no  está  dispuesta  a  invertir  ni  un   centavo  más  de  lo  que  debe  para  generar  la  ganancia  calculada  con  la  explotación  –a   veces  voraz  y  con  poca  proyección  social-­‐  de  los  recursos.  Algunos  datos  de  la  Reserva   Federal   Mexicana   aseguran   que   un   35%   del   presupuesto   asignado   al   gobierno   federal   mexicano  se  “gastan”  en  burocracia,  en  Estados  Unidos,  por  su  parte  y  según  informes   de   la   Oficina   de   Contabilidad   del   Gobierno,   cerca   de   10   billones   de   dólares   son   “desperdiciados”  en  trámites  burocráticos  e  ineficiencia  del  Estado  por  año.         Sin  embargo  no  todo  está  perdido.  Si  bien  el  Estado  debe  de  aprender  muchas  cosas   de  la  empresa  privada  y  se  esfuerza  por   “eficientizar”  la  gestión  pública  reconoce  que   trabajar   con   la   empresa   privada   –pese  a   sus   diferencias   de   visiones   de   conducción  del   país-­‐   no   es   malo   y   reconoce   que   hay   experiencias   en   muchos   países   del   mundo   incluidos  algunos  de  América  Latina  en  donde  los  asocios  públicos-­‐privados,  alianzas   entre  el  Estado  y  las  empresas  o  sociedades  de  capital  mixto  han  realizado  proyectos   exitosos  de  infraestructura  social  y  servicios  para  los  ciudadanos.       En   El   Salvador   hace   algunas   semanas   la   Asamblea   Legislativa   aprobó   de   forma   unánime,  luego  de  estudiar  durante  años,  la  Ley  Especial  de  Asocios  Públicos  Privados   (APP)   que   busca   generar   una   mayor   inversión   privada   en   el   país,   en   proyectos   de  


infraestructura  y  de  servicios  públicos.  Pese  a  la  presión  de  algunos  sectores  de  incluir   dentro  de  lo  “comercializable”  servicios  esenciales  y  con  una  alta  rentabilidad  como  el   agua,   la   educación,   salud,   custodia   de   presos   y   la   seguridad   pública   finalmente   se   dejaron  fuera  por  ser  considerados  derechos  humanos  fundamentales.  El  proyecto  de   ley   también   establece   que   el   monto   mínimo   para   una   inversión   que   utilice   el   mecanismo  del  asocio  público-­‐privado  debe  de  ser  de  más  de  $10  millones  y  deberá   ser  aprobada  por  los  diputados  durante  una  sesión  plenaria.     Debemos   de   reconocer   que,   no   todos   los   servicios   o   proyectos   son   aptos   para   desarrollarse   en   asocios-­‐públicos   privados   o   más   no   todos   son   de   interés   de   las   empresas,   sobre   todo   aquellos   que   generan   menos   lucro   como   la   construcción   de   viviendas   de   interés   social.   El   Estado   para   motivar   la   participación   de   las   diferentes   empresas  debe  asegurar,  como  bien  apunta  el  libro  “Los  Retos  del  Gobierno  Urbano”,   un   mercado   con   reglas   claras   para   las   empresas   interesadas   puedan   competir   en   bajo   condiciones  igualitarias  y  con  competidores  de  su  mismo  nivel.     El   Estado   debe   de   cuidar   que   los   Asocios   Públicos   Privados   no   se   conviertan   en   una   forma   privatización   de   servicios   básicos   que   deberían   ser   accesibles   a   la   ciudadanía   como  sucedió  aquí  en  el  caso  de  las  telecomunicaciones  o  del  sistema  financiero  o  lo   que   llevó   a   la   crisis   al   gobierno   argentino   hace   una   década   cuando   todas   las   empresas   habían  sido  “vendidas”  a  privados  y  el  Estado  se  quedó  sin  fuentes  de  ingresos.       Para   prevenir   esta   situación   es   necesario,   por   una   parte   abrir   los   espacios   de   participación  de  las  empresas  en  los  proyectos  de  infraestructura  pública  o  prestación   de  servicios  como  el  tratamiento  de  los  desechos  sólidos  bajo  alguna  de  las  distintas   modalidades   detalladas   en   artículo   de   Batley   (Asociaciones   público-­‐privadas   para   servicios  urbanos)  en  donde  el  Estado  mantenga  un  nivel  de  participación  aceptable  y   reglamentado   claramente   en   la   toma   de   decisiones   de   las   estrategias   a   implementar   pero  de  la  suficiente  libertad  a  la  empresa  que  ha  recibido  la  “concesión”  de  alguno  de   los  servicios  de  ejecutar  los  recursos  de  la  manera  más  eficiente  y  rentable  posible.  


Uno  de  los  proyectos  en  el  que  podría  aplicarse  el  Asocio  Público  Privado  es  el  Sistema   Integrado  de  Transporte  del  Area  Metropolitana  de  San  Salvador  (SITRAMSS)  bajo  la   modalidad   de   arrendamiento   o   concesión   de   manera   que   una   empresa   o   varias   empresas   constituidas   como   una   sociedad   administren   la   red   de   transporte   público   pero   en   donde   el   Estado   decida   la   expansión   estratégica   del   sistema   de   movilidad   y   reciba  ciertas  compensaciones  económicas  por  la  adjudicación  del  servicio  durante  un   tiempo   determinado.   Los   Asocios   Públicos   Privados   no   son   malos   si   las   reglas   del   juego   están   claramente   definidas,   para   el   crecimiento   y   desarrollo   urbano   de   las   ciudades,   sobre   todo   aquellas   en   vías   de   desarrollo   como   la   nuestra   es   muy   difícil   transformar  la  imagen  urbana  si  el  Estado  no  abre  los  espacios  de  participación  a  la   empresa  privada  en  los  negocios  de  infraestructura  y  de  servicios  urbanos.    


Asocios públicos privados: entre la burocracia institucional y la voracidad empresarial