Page 140

TRATAMIENTO DEL DATO DE LA DIRECCIÓN OBTENIDA DIRECTAMENTE DE BUZONES

La SAN de 18 de mayo de 2006 analiza el supuesto en que una determinada entidad procedió al envío de publicidad al afectado, obteniendo su dirección de la consulta personal y directa de los buzones de la zona de residencia del afectado, alegando la recurrente que los datos contenidos en el buzón deben ser considerados públicos, por lo que no es preciso contar con el consentimiento del afectado. La Sentencia señala que "el hecho de que (…) tenga su datos expuestos "al publico" no puede confundirse con que dichos datos sean una fuente de acceso publico pues si aparecen sus datos en el buzón es como único modo de recibir la correspondencia que pueda ser de su interés, pero dicha exposición no es confundible con una accesibilidad publica para la promoción comercial en beneficio de terceros". Por ello, debe considerarse "que los datos de los buzones que aparecen en la puerta de cada domicilio se pueden consultar para el reparto de correspondencia, pero lo que no es posible es capturar esos datos para elaborar un fichero que permita el tratamiento de dichos datos. Esto ultimo es lo que hizo la empresa recurrente y lo que debe dar lugar a la imposición de la sanción a que se refiere la resolución recurrida".

140

ANÁLISIS JURISPRUDENCIAL

GABINETE JURÍDICO

ANÁLISIS DE ACTIVIDADES

TRATAMIENTO DE DATOS EN CAMPAÑAS PUBLICITARIAS

La SAN de 18 de mayo de 2006 se refiere a un supuesto de tratamiento de datos en campañas publicitarias: una determinada entidad A celebró un contrato con B, dedicada a la realización de campañas, permitiéndole el uso de los datos de sus clientes con tal finalidad. Una entidad financiera C contrató los servicios de B para la realización de una campaña, remitiéndose la publicidad a una cliente de A, que había manifestado su oposición al uso de los datos con tal finalidad. La Sentencia analiza si existe cesión en el presente caso, así como si el consentimiento de la cliente había sido válidamente obtenido, al existir una cláusula informativa en un catálogo remitido a la cliente. Respecto de la primera de las cuestiones, se alegaba que la empresa C beneficiaria de la publicidad en ningún momento había accedido a los datos, por lo que no existía cesión, señalando la sentencia que "como "ceder" es toda comunicación o revelación de datos, y constituye por tanto una acción, su apreciación no requiere que los datos pasen a formar parte de un fichero del cedente sino que es suficiente con que se traten dichos datos a favor del tercero y que este (el cesionario) trate dichos datos. En el presente caso, además, dicho tercero obtuvo un beneficio (publicidad de sus productos), pues según se desprende de las actuaciones y se recoge en los hechos probados de la resolución sancionadora: (A) suscribió un contrato con (B) por el cual aquella le permite la utilización de fichero de ex socios de (A) para la realización de campañas publicitarias de terceras empresas. Por lo que la entidad actora (A), responsable del fichero (y del tratamiento) de datos personales de ex socios, a través de la encargada del tratamiento (B) cedió los datos beneficiaria de la publicidad de la entidad actora por lo que tal pretensión ha de ser desestimada. Por otra parte, se considera que la cesión no ha contado con el consentimiento de los afectados, teniendo en cuenta la cláusula dirigida a los mismos, con el siguiente tenor: "...Las finalidades del fichero son mantener relaciones con nuestros socios, antiguos

MEMORIA2006APD  

ISO 14001 ISO 9001 EC - M.1091.0306 EC - 1.1090.0306 EMPRESA CERTIFICADA EMPRESA CERTIFICADA Servicio de Certificación Servicio de Certifica...

Advertisement