Issuu on Google+

EL RIESGO: UN ALIADO EN EL CAMINO A LA PROSPERIDAD A menos que deseemos tomar riesgos, no será posible lograr cosas grandes ni tener grandes resultados. Basta con mirar en retrospectiva a los líderes e innovadores que nos muestra la historia y que nos dejaron legados importantes. La aviación, la imprenta, la energía eléctrica, entre otros. Pero no tenemos que ir muy lejos en la historia para darnos cuenta de esto, ya que personajes como Bill Gates, Donald Trump, Steve Jobs, por mencionar solamente algunos, son también un ejemplo de que con grandes riesgos se logran cosas grandes. Un punto en común de todos ellos ha sido el no tener miedo a enfrentar riesgos. Adentrarse en campos desconocidos, en cualquier campo, pero sobre todo en el mundo de los negocios y en el empresarial, significa siempre, tomar riesgos. Para sobrevivir y prosperar se requerirá siempre recurrir a todos los recursos disponibles, esto permite aprovechar potencialidades que a veces ni siquiera se sabe que se tienen. Viviendo sin riesgos, estas potencialidades jamás serán descubiertas. Más aún, si no se quiere tomar riesgos, jamás se podrá apoderar de las oportunidades de negocios que se le presenten. Valorando y Administrando el riesgo Todo emprendimiento está expuesto a algún elemento o factor de riesgo; pero mientras algunos riesgos pueden ser valorados y minimizados, hay algunos riesgos que no pueden reducirse. Algunas de las mejores oportunidades pueden parecer altamente riesgosas en un momento determinado y tener solo alguna posibilidad de éxito. Si no se toma esa oportunidad cuando se presenta, podría significar perderla de forma definitiva. Cómo sobreponerse al “miedo al riesgo” En principio se debe actuar con un pensamiento firme de que “es imposible para usted fallar”. Pensar que, si no le funciona de una manera, lo procurará de otra. Atendiendo a algunas leyes naturales, si usted se rehúsa a fallar, se dará cuenta que al final logrará su cometido. Es un hecho, es una realidad, la negativa a tomar o asumir riesgos puede limitar significativamente el alcance de su vida y de sus


proyectos, ya que se sentirá forzado a tomar el “camino seguro” que generalmente no es el que lo conducirá adonde usted quiere ir, o sea el éxito. Peor aún es el hecho de que, de no asumir los riesgos que podrían redituarle mucha prosperidad en algo que desea y le gusta, deberá dedicarse a hacer lo que no le gusta, sin poder lograr lo que anhela y sobre todo con la misma presión y temor por no avanzar hacia la prosperidad. Y muy importante, nunca sabrá de lo que es capaz. Porqué tomar riesgos Una de las grandes ventajas de tomar riesgos es que, con frecuencia la competencia no será tan fuerte como si toma la “opción más segura”; en estos casos hay más personas queriendo hacer lo mismo, a mucha gente le gusta lo fácil y que no tenga riesgos; sin embargo en los casos de emprendimientos y negocios e incluso profesiones que se apartan de lo convencional, encontrará menos gente dispuesta a hacer lo mismo, por cuanto no quieren asumir riesgos. Lo mismo se puede decir de los negocios; aquellos que ya están en una industria conocida y posicionada, con un evidente desarrollo tienden a tener una fuerte competencia con muchas personas dispuestas a participar. Diferente a aquellas industrias nuevas y de mercados sin desarrollar, con buenas oportunidades y crecimiento; éstas tienen menos competencia, generalmente por los riesgos implícitos. No se confunda Es sumamente importante aprender a distinguir entre tomar riesgos y ser irresponsable. El verdadero riesgo debe ser uno calculado, analizado y medido. Un riesgo calculado implica estudiar la situación minuciosamente y hacer una evaluación basada en sus propias habilidades y su conocimiento sobre la oportunidad que presenta la situación sobre la que asumirá riesgos. No se deberían tomar riesgos únicamente porque una situación parezca favorable o fácil. Es curioso cómo, actualmente, para muchas personas su seguridad está en las actividades donde deben asumir riesgos. Nos encontramos así, a mucha gente buscando oportunidades, con riesgos incluidos, como una forma de buscar seguridad en la nueva economía. Esto es porque ante la presencia de riesgos, bien analizados, razonados


y administrados, la probabilidad de grandes beneficios es alta, en contraposici贸n con aquellas actividades en que el riesgo es m铆nimo o nulo y en lo que, por ende, abundan los competidores.


Riesgo un aliado en el camino a la prosperidad