Issuu on Google+

El perro gigante

Es un buen dÄa para contar esta anÅcdota, ya que es una buena historia que me dejo mi abuelo, es una lÇstima que no la pude escuchar de boca de Ål ya que nunca pude conocerlo, muriÉ varios aÑos atrÇs de mi nacimientos.

En 1972 la familia de mi padre vivÄa en una vereda al oeste de San Vicente, cerca a las minas de cuarzo, el abuelo tenÄa un taller de maquinas de cabuya en el pueblo, todos los dÄas tenÄa que caminar hasta su casa y este era un recorrido de una hora y media a paso rÇpido, ya que no habÄan carretera por donde pasara un transporte.


Antiguamente se escuchaban mÇs que ahora rumores de espantos y maldiciones hechas por los dueÑos de tesoros enterrador, ademÇs las personas sentÄan cierto respeto al hablar del tema, el abuelo un dÄa el cual nadie recuerda la fecha iba como de costumbre en la noche rumbo a casa eran mÇs o menos las 11:50 p.m.; en el camino noto algo particular, un perro del tamaÑo de un pÄcher cachorro lo estaba siguiendo, este siempre en la parte de atrÇs del abuelo, el cual siguiÉ caminando sin prestarle atenciÉn, al momento que miro el perro de nuevo se sintiÉ incomodo ya que lo vio un poco mÇs grande, pensÉ que era el agotamiento del dÄa y ignoro de nuevo el can, casi llegado a las minas de cuarzo ya habÄa olvidado por completo que aquel perro lo estaba siguiendo; pero en un momento sintiÉ un leve suspiro en el cuello, al voltear sintiÉ que su vida habÄa llegado hasta ahÄ; atrÇs estaba el mismo perro que lo estaba siguiendo pero con el tamaÑo de un caballo de carreras, inmediatamente cuenta mi padre Ål pensÉ en su familia y quien cuidarÄa de ella inmediatamente giro su cabeza en direcciÉn de su casa y como si se hubiera conectado un motor en los pies corriÉ hasta que no vio mas aquel adefesio, cuando llego a su casa tenÄa su cara pÇlida como si hubiera usado cal para pintÇrsela y les conto los sucedido a todos en su morada.


Al dÄa siguiente en la maÑana saliÉ con uno de sus hijos y exploraron el lugar, mi abuelo noto que donde se encontrÉ con el perro, habÄa tierra de un color diferente a la otra, cabo un hollÉ y encontrÉ una cajita que adentro tenÄa un collar de oro y un porta retratos el cual tenÄa la foto de un hombre con aquel perro que lo estaba siguiendo.

FIN


El Perro Gigante