Page 1

El coleccionista de miniaturas Felipe Slimobich


Toda ficci贸n es cierta mientras no se demuestre lo contrario


Micro prólogo Si comparásemos la ficción con el amor, la novela representaría el matrimonio; los relatos, romances cortos de una noche con una desconocida; y las miniaturas literarias, roces accidentales, miradas tímidas en el tranvía, besos por equivocación: la inmensa urbe de los amores potenciales.


Una novela rusa Tolstoi la llev贸 de la mano hasta las v铆as del tren y le dijo: no temas, es solo ficci贸n. Y Ana Karenina lo empuj贸.


El lobo y los tres cerditos El lobo sopló con todas sus fuerzas y la ligera falda de la cerdita se elevó cual tímida mariposa blanca, obsequiando a su sedienta mirada la impactante imagen de unos muslos firmes y sonrosados. Años más tarde, el viejo coyote todavía frecuenta las tabernas, buscando entre los que cuelgan del techo aquellos jamones que alguna vez lo dejaron para siempre sin aliento.


Transylvania Times Se necesita donante de sangre para conde caĂ­do en desgracia. Se recompensarĂĄ con la vida eterna.


La separaci贸n Se separaron en un microcuento sin siquiera despedirse.


Se vende un coraz贸n Toda mujer incluye, entre sus pertenencias, un manual de instrucciones en varios idiomas. No se aceptan devoluciones.


Desde Rusia con amor Vida mía: Te escribo desde los traslúcidos hielos siberianos para hacerte una terrible confesión. Siento mucho haber tenido que irme tan lejos para decírtelo de esta manera. Perdóname, seré breve y despiadado: no te amo, ni te he amado, ni te amaré jamás. Ahora voy a poner esta carta en la botella y la echaré al mar. Llegará a tus manos, seas quien seas. El azar te elegirá. X Postdata: No olvides volver a poner la botella en el agua. Necesito mandar más cartas.


El reencuentro Varios microcuentos mas tarde, por puro azar o capricho del autor, volvieron a encontrarse. Pero el lector ya habĂ­a cerrado el libro.

El coleccionista  

micro relatos

Read more
Read more
Similar to
Popular now
Just for you