Issuu on Google+

VOLVER “¿Con la frente marchita?” Con la vergüenza del abandono. Como el hijo que despreció a su madre. Vuelvo a ti, para contarte que me siento bien. Pero vuelves a mi vida porque me siento bien. Quiero regalarte mi alegría como resarcimiento; prueba de fe. Volver a ser tuyo sin dejar de ser mío. Volver; para ser uno. Volver para ser todo.


Volver