Page 1

La ley del Karma

Debemos comprender esta ley. Todo lo malo que se hace en vida hay que pagarlo, ya que no existe causa sin efecto ni efecto sin causa. Se nos ha dado libertad , libre albedrio y podemos hacer lo que queramos, pero es claro que de todos nuestros hechos tenemos que rendir cuentas ante Dios y comprender que no solo se paga karma o castigo por el mal que hacemos, sino tambien, por el bien que pudiendo hacer, no hacemos. El karma es una ley divina que juzga a las almas según sus obras y es por esto, que cuando el alma regresa al mundo en un nuevo cuerpo físico , cada cual trae su propio destino y si en la existencia anterior matamos, ahora nos matan; si robamos, ahora nos roban, por eso con la vara con que a otros medimos, somos medidos y con ventaja. En la quinta dimensión, en la constelación de libra, se encuentra el palacio de la Justicia Divina, dirigido por el maestro Anubis y sus 42 jueces o Dioses de la ley; encargados de juzgar las acciones buenas o malas de la humanidad; para que cada uno reciba sus consecuencias, ya sean buenas o malas según sus obras. Moisés nos enseña: “ojo por ojo, diente por diente” y “Al que hierro mata, a hierro muere” y mientras el humano no cambie, esto será para él una ley de talión. Jesús nos enseña “No juzguéis para no ser juzgados, porque con la vara que mides, serás medido y con ventaja” (si haces el bien, recibirás el bien multiplicado, pero si haces el mal, recibirás el mal multiplicado).


El rey Salomón nos enseña: “Quien siembra rayos, cosecha tempestades” y así uno siembra de acuerdo a sus obras y esto mismo viene a recoger en esta o próximas vidas. Recordemos que somos un compuesto de cuerpo( polvo de tierra) y alma(espíritu o cuerpo astral) unidos por un cordón o cadena de plata y al morir (cortado este cordón o cadena) el alma es juzgada por lo que hizo mientras estaba en el cuerpo, sea bueno o sea malo. Al morir el cuerpo y presentarse nuestra alma ante el Tribunal de la Justicia Divina, seremos juzgados únicamente por nuestras obras( buenas o malas). Pedimos amor cuando hemos sido despiadados y crueles. Solicitamos comprensión cuando nunca hemos sabido comprender a nadie, cuando jamás hemos aprendido a ver el punto de vista ajeno; hubiéramos querido nacer en un hogar muy hermoso y con muchas comodidades, cuando no supimos en pasadas existencias, brindarle a los nuestros hogar y belleza. Siempre reclamamos lo que no hemos dado, y así, por la ley del karma, unos nacen ciegos, otros mudos, otros sufren de epilepsia, cáncer, otros serán mendigos.

El karma puede ser colectivo o individual. Karma colectivo: es el que padecen varios individuos, cuando tienen karmas similares que los reúnen por ejemplo cuando sufren un accidente, un desastre natural, epidemias etc. Karmas individuales: Son aquellos que padece un solo individuo por sus actos en vidas anteriores. 1. Lepra: es el castigo a las personas supremamente egoístas, que aunque teniendo con que ayudar, no ayudan a nadie. 2. Epilepsia: es el castigo para los médiums, o sea los que invocaron muertos en vidas anteriores. 3. Inválidos, cojos, paralíticos: karma o castigo a los asesinos recurrentes. 4. Ceguera de nacimiento: karma por la crueldad en vidas anteriores. 5. Esterilidad e impotencia: castigo para las personas que han abortado a sus hijos en vidas anteriores. 6. Tuberculosis: Castigo al ateísmo. 7. Monstruosidad: castigo para los mentirosos .


8. Locura, esquizofrenia, Bipolaridad, enfermedades mentales: castigo o consecuencia para aquellos que han dañado el cerebro con el abuso intelectual, drogas, alcohol, masturbación etc. 9. Mendicidad: castigo para los millonarios que todo lo abarcan y que tienen más de lo que les corresponde a causa de su codicia, dinero que obtienen con la explotación y el dolor del prójimo. 10. Cáncer, Sida, enfermedades venéreas : castigo para los que abusaron del sexo en otras vidas. Y para quienes practicaron la homosexualidad, el lesbianismo, la poligamia, zoofilia etc. 11. Enfermedades cardiacas: Castigo para las personas perezosas. 12. Huérfanos: Castigo para quienes abandonaron a sus hijos en vidas anteriores 13. Violación: Castigo para las personas que violaron en vidas anteriores. 14. Asesinato: Castigo para quienes asesinaron en el pasado. 15. Karma Animal: Castigo para quienes asesinan y comen la carne de animales, con lo cual por la ley del karma deben experimentar por regla, igual dolor y sufrimiento. 16. Posesión demoniaca: es el castigo para quienes insultan el nombre de Dios, practican la brujería, hechicería, profecía, astrología, adivinación e invocación de espíritus. 17. Suicidio: es el castigo para quienes practican el egoísmo y la soledad. 18. Muerte: es el castigo natural presente en cada karma vivido. 19. Súcubo: es el castigo espiritual para las mujeres y hombres ninfómanos o adictos al sexo. 20. Demonios: es la muerte espiritual y castigo para los espíritus que se rebelan contra Dios. 21. Ángeles: por lo general son entidades que corresponden a seres que sufrieron mucho en vida. O quienes supieron “equilibrar la balanza” aplicando la ley del karma, sin provocar sufrimiento para otros seres o criaturas. Por lo cual son premiados por la Justicia Divina, permitiéndoles nacer nuevamente en lo que deseen o ascender hacia otros planos o dimensiones según un tiempo estimado para ello. 22. Espíritu burletero: es el castigo para quienes se apegaron en vida a los bienes materiales, por lo cual son entidades atrapadas en un lugar específico, una casa, un objeto etc. Que se rebelan muy violentamente contra toda aquella persona que intenta posesionarse o adueñarse de su bien Entidades atrapadas en un plano dimensional alterno al mundo físico. 23. niños prodigio: resultado y premio de muchas vidas de práctica en ese don particular “el karma”. Esos niños serían almas que de alguna manera podían aprovechar el talento aprendido en vidas anteriores, que estaría almacenado en una inaccesible memoria astral o registros akáshicos.


24. Transformación en león de fuego o Arquitecto juez espiritual: es el máximo premio, que puede recibir una entidad espiritual. Por su aplicación de la ley del karma, bondad y ayuda hacia otras entidades o criaturas, alto nivel espiritual etc. Yahvé, Jehová, Ala, Osiris es en efecto un Arquitecto espiritual o león de fuego, premio máximo que le permite tener control sobre los elementos de la naturaleza: tierra, aire, fuego, agua. Puede entonces crear, juzgar, sanar, ascender, ayudar, otorgar, castigar, premiar, liberar a otras entidades o seres. Los antiguos lo sabían, por eso es común ver esta iconografia en sitios sagrados. “Toda acción en vidas anteriores contra un ser vivo genera un efecto o reacción igual como karma o infierno que ata a la persona a este mundo hasta que este sea superado” Cada víctima estaría sufriendo exactamente lo que hizo sufrir a otros (ni más, ni menos). Si se evitara que las víctimas sufrieran su pena en esta vida, sólo se estaría alargando el momento del castigo por sus pasadas vidas como victimarios. Si oprimes a una persona, sufrirás opresión en otra vida y cosecharás el fruto de la semilla que sembraste en esta vida. Si alimentas al pobre, tendrás abundancia de alimentos en otra vida. Si todo el mundo comprendiese esta ley correctamente y cumpliese con sus deberes diarios cuidadosamente la humanidad se elevaría hasta alturas sublimes.


Si uno causa violencia y sufrimiento a otros seres vivos, por la ley de karma uno debe experimentar sufrimiento y violencia similar.

La palabra de origen sanscrito karma significa “acción” o, más específicamente, cualquier acción material que trae una reacción que nos ata en el momento de la muerte o en vidas próximas al mundo material. Hasta que ese karma o castigo sea superado. Para cada acción existe una reacción. De acuerdo a la ley del karma, si causamos dolor y sufrimiento a otros seres vivientes, debemos soportar lo mismo a cambio, (a manera de infierno) ya sea tanto individual como colectivamente. Cosechamos lo que sembramos, en esta vida y en las próximas; la naturaleza tiene su propia justicia. Nadie puede escapar a la ley del karma. Una pregunta metafísica muy común es, “si todas las entidades vivientes son iguales espiritualmente, entonces ¿Por qué es aceptable comer vegetales etc. Y no carne? ¿ No son acaso los vegetarianos culpables de matar vegetales?


En respuesta, podemos seĂąalar que alimentos vegetarianos como frutas, nueces, leche miel y cereales no requieren de matanza alguna. Pero aun en aquellos casos en que se quita la vida a una planta, el dolor y el sufrimiento provocado es mucho menor que cuando se mata a un animal, debido a que las plantas no tienen un cerebro, conciencia ni menos un sistema nervioso desarrollados. Realmente existe una gran diferencia entre coger una zanahoria de la tierra y matar a un cordero. Una entidad viviente es alimento para otra en la lucha por la existencia, asĂ­ que lo importante es causar el menor sufrimiento a otros seres mientras satisfacemos las necesidades alimenticias de nuestro cuerpo.

La ley del karma  

La ley del karma

Read more
Read more
Similar to
Popular now
Just for you