Issuu on Google+


E

afrontar los desafíos en el relato s

frecuente

reconocer

a

lo

largo del relato de diversas obras literarias, elementos que permiten –e invitan- al receptor participar activamente en la construcción del significado

global

de

la

historia.

Componentes como los personajes, temáticas, espacios, entre otros; promueve lector

la

para

incorporación re-construir

del

y

re-

valorizar los procesos de creación llevados a cabos por el autor. Esta constante

interacción

entre

el

texto –el mundo representado- y la

discursividad

social

de

los/as

individuos –el mundo del creadorse

inscribe

en

los

universos

literarios mediante los cronotopos, concepto

elaborado

por

Bajtín

(1989) referido a las relaciones que existen entre el tiempo y el espacio

dentro

y

fuera

de

las

obras. Desde esta perspectiva, se puede afirmar –sin miedo a caer en ambigüedades- que el cronotopo es el encargado de dar sentido a la forma

que

la

narración

exhibe,

debido a que materializa el tiempo y lo hace palpable, convirtiendo – en

consecuencia-

narrativos y/o

en

los

figuras

temporales-

eventos –espaciales

visibles

en

el

texto, determinando la naturaleza de los personajes y la manera de

(Bajtín, 1989). Ahora bien, ¿De qué manera los escenarios

en

el

cual

se

desenvuelven los personajes de una obra

despiertan

emociones

y

predisposiciones al lector? “La isla del

tesoro”

Robert

novela

Louis

escrita

Stevenson

por

(1883)

trata de un chico –Jim Hawkinsque se hace con el mapa del tesoro de Billy Bones –un marinero que aparece en la posada en la que Jim trabajaba, que muere producto de su adicción al ron- emprendiendo un viaje en barco junto a John Silver y la tripulación en busca del cofre.

Luego

eventos

más

de

una

serie

desafortunados

de que

afortunados –como el motín de Silver y el ataque de los piratasHawkins y compañía son asaltados por Ben Gunn, quien era poseedor del dinero del tesoro, haciéndoles la faena mucho más complicada de lo que era antes de su aparición. Es así como el relato se mueve dentro

de

misterio,

un

contexto

aventura

y

de por

sobretodo, libertad. A través de la búsqueda insaciable por encontrar el cofre que los llevaría a cambiar de rumbo su vida, Jim decide – luego de la muerte de su padreemprender el viaje, con el objeto de,

además

de

vivir

los

más


fantásticos

y

asombrosos

intentaron detener a Greta, pero

panoramas, con pobladores salvajes

ésta firme y decidida continuó su

y peligrosas fieras; poder volver a

rumbo para hablar con el diablo.

darle sentido a su vida y al mismo

Más allá de la conclusión de la

tiempo, la de su madre.

historia –por lo demás, te invito a

Del mismo modo, a través de la lectura de “Greta la loca”, libroálbum

escrito

Kockere

por

(2006),

identificar

la

Geert es

De

posible

importancia

que

tienen los escenarios en el cual se despliegan

los

personajes

de

la

historia. El relato nos habla del

leer este maravilloso texto- este viaje representa como los espacios físicos

significan

transformaciones

en los personajes de la historia, cómo

a

través

de

éstos

los

miembros de la obra tratan de dar un sentido a su existencia y una re-significación de su vida.

desprecio que provoca Margarita –

En torno a esta reflexión es donde

más

la

se hace evidente el carácter que

loca”- en la gente de su entorno,

toman los cronotopos en cada una

incluyendo

tanto

de las obras. La isla y el infierno –

llegó el desprecio hacia Greta, que

respectivamente señalados- generan

ésta

decide

un camino hacia la búsqueda de

hacia

el

conocida

como

sus

“Greta

padres.

A

emprender

infierno,

un

hablar

viaje

con

el

sentido, un camino que invita a los

diablo y tratar de que éste le

personajes

respondiese una pregunta que nadie

situaciones novedosas y a través de

jamás había logrado responder con

ellas,

satisfacción. A lo largo del camino

idealidad del mundo o como diría

Greta

Bajtín (1989), hacer visibles –por

se

topó

con

gente

a

materializar

sueños

es

específicos- elementos del mundo

animal muerte,

mitad

así-

hombre,

mucha

mitad

fuego

muerte.

y

y

e

medio

llamarlas

lugares

sus

martirizándose, personas –si es que posible

de

experimentar

tiempos

real en el mundo representado.

Todos

Bibliografía: Bajtín, Mijail. “Las formas del tiempo y del cronotopo en la novela. Ensayos sobre Poética Histórica” en Teoría y estética de la novela. Madrid. Taurus. 1989.


¿

D

e qué manera las imágenes nos ayudan a tener una comprensión más acabada

de una obra literaria? ¿Deben ser complementarias al texto o simplemente un adorno que acompaña a la narración? Shulevitz (2005) destaca la importancia la relación que deben construir

de

-en el libro-álbum- la ilustración con las palabras,

en donde ninguna puede subsistir sin la presencia de la otra, debido a que “tanto las palabras como las imágenes son leídas” (p.10).

Sin embargo, al ser un género

emergente, esta premisa es igualmente nueva. Basta con echar un vistazo a distintos tipos de narraciones para dar cuenta que existen un sinfín de relatos en donde, su trama puede ser comprendida sólo con la ayuda de las palabras, englobando no sólo la información transmitida, sino que también las ilustraciones y – al mismo tiempo- otorgándoles un papel secundario dentro del relato. Esta revalorización de la imagen mediante las nuevas corrientes literarias –el libro-álbum específicamente- permite que el texto

cumpla un triple propósito (Maturana,

2013), ideacional, interpersonal y pertinente a conocimientos previos. Del mismo modo y a la luz de la teoría expuesta por la autora, cada ilustración contiene dentro de sí misma estos tres significados, con el objeto de establecer una conexión entre la imagen y las la historia narrada. Veamos lo anteriormente descrito en dos ejemplos que forman parte de la LIJ. Por un lado, El libro de los cerdos de Anthony Browne cuenta la historia de la familia De La Cerda, la cual se conforma por el Sr. y Sra. De La Cerda, Juan y Simón, ambos los hijos de la pareja. Todos los días se escuchaba en la linda casa de la familia De La Cerda gritos hacia la Sra. De La Cerda: “¡Mamá apúrate con el desayuno!, ¡La cena!” a los que ésta debía responder con apuro, mientras lavaba, hacía las camas, planchaba y se dirigía al trabajo. Es así como un día los niños y el papá se encontraron con una enorme sorpresa, la ausencia de su madre y una nota que decía: “Son unos cerdos”. Es de aquí en adelante donde, por medio de diversas ilustraciones, se representa a la familia De La Cerda con características de –valga la redundancia- cerdos. Las ilustraciones –en este caso- entregan información que no sólo complementan la narración, sino que le dan un nuevo sentido al relato, mayor complejidad

y una orientación que intenta materializar el objeto de la obra

convirtiéndolos en cerdos reales (Ow, 2011).


La otra cara de esta premisa es posible identificarla en la novela de Roald Dahl “ El

Superzorro”, relato que narra la historia de un zorro que tenía que robarle a tres granjeros para alimentar a su familia. Al primero –Benito- le robaba pollos; al segundo –Buñuelo- jamón y tocino; y al tercero –Bufón- sidra. Éstos hartos de los hurtos del zorro, decidieron matarlo. Lo intentaron de variadas formas, pero nunca lograban conseguirlo. Un día decidieron quedarse en la madriguera para que el zorro muriera de hambre, pero éste –más pillo y perspicaz que los granjeros- excavó un túnel para llegar bajo tierra a las granjas y robarle la comida. Es así como los granjeros

mientras esperaban que el zorro saliese, éste comía y celebraba junto a

todos sus amigos animales. De esta manera, el relato se desenvuelve a través de un texto que es capaz de englobar por sí solo el significado de la historia, la cual puede ser perfectamente entendida sin las imágenes presentes en la obra. A través de las palabras, el texto representa acciones y sonidos de los personajes: “-Por lo menos tardará tres días en volver a salir- dijo Benito mientras se tomaba un trago de sidra-”. “(...) ensordecedor ruido de los disparos: ¡Bang! ¡Bang! ¡Bang! ¡Bang!”. La

re-significación

que

la

imagen

ha

sufrido

producto

–por

sobretodo-

del

surgimiento y desarrollo de diversos libros álbumes, indican el carácter no solo estético que ésta tiene dentro de un relato, sino que además un rol informativo, capaz de rellenar los espacios vacíos que dejan las palabras, llegando –incluso- hasta contradecirlas. Las ilustraciones dejaron ya de ser simplemente un adorno de las obras literarias y hoy por hoy –gracias a la promoción de la NLIJ- tiene un papel fundamental en la comprensión del sentido global de un texto.

Bibliografía: Maturana, C. (2013). Doble codificación: Leyendo el texto verbal y el visual. Ow, M. (2011). Tengo un secreto: cuestionamiento del mundo adulto en álbumes ilustrados. Shulevitz, U. (2005). El libro álbum. Invención y evolución de un género para niños. Caracas, Venezuela: Banco del libro.


E

stás en una librería dispuesto a pagar lo que sea necesario para llevarte el

libro que más te guste. Caminas entre los estantes y de pronto, te detienes a observar una obra que tiene por título “El increíble niño comelibros”, el cual presenta –a diferencia de los observados anteriormente- una cualidad que no habías visto, en la portada un niño comiéndose una gran cantidad de libros y por el reverso, una especie de mordida junto a una advertencia: “Por favor no intente comerse este libro en casa”. Estos elementos –que además de ser llamativos son innovadores- cumplen una función primordial la obra, debido a que “ayuda al lector a introducirse en la lectura facilitando las primeras instrucciones sobre el contenido del libro (Lluch, 2003), son los denominados paratextos. A través de éstos el receptor –tanto el público-consumidor como lectores- puede generarse una visión sobre el contenido del texto e interactuar con éste mediante los diversos contenidos paratextuales exhibidos fuera o dentro del libro.

Es así como la NLIJ se ha

encargado de innovar a nivel paratextual por medio de obras como “Las cartas de Horacio y su bruja estrafalaria” y “El topo que quería saber quien se hizo aquello en su cabeza” en donde el formato del texto y el sonido como complemento al relato –respectivamente- se presentan como prácticas reformadoras de la literatura clásica. Por ende, el paratexto cumple una función comunicadora creada por el autor –título, epígrafe, prefacio, notas al pie, etc- y la editorial –catálogo, copyright, formato de la tapa, etc- (De amo, 2005).

Dos obras literarias en donde se puede identificar –de cierta manera- el contraste de la utilización de paratextos es en la obra –anteriormente mencionada- “El increíble niño come libros” de Oliver Jeffers y “Ana está furiosa” de Christine Nöslinger. La primera relata la historia de un niño –Enrique- que le encantaban tanto los libros, que era capaz de engullirse varios a la vez, lo que a su vez, lo hacía cada vez más inteligente, tanto así que esperaba convertirse en la persona más lista del mundo. Sin embargo, luego de empezar a tener pesadillas y a sentirse enfermo de tanto comer textos, que poco a poco lo que iba aprendiendo se volvía un revoltijo dentro de su cabeza y estómago. Producto de ello, el protagonista decidió a empezar a leer aquellos libros que se comía, descubriendo la magia que tenía la lectura y como a través de ella, podía llegar a ser igualmente de listo. Es


así como esta historia está representada en elementos paratexuales fuera del relato mismo. Al observar y manipular el texto, es posible identificar varias marcas que dan un indicio sobre la trama de la historia. Partiendo por el título y pasando por una mordedura ubicada en la última y la contraportada del libro que representan el afán que tenía Enrique por devorarse éstos. Además de la “advertencia” exhibida que simboliza –también- parte de la narrativa del relato. Por otro lado, la novela de Nölinger trata de una niña que constantemente se pone furiosa. Cuando salía a la calle, con sus amigos, sus padres y en todo tipo de situaciones donde a ésta no le pareciese correcto lo que los demás hacían. En su afán de cambiar –debido a la presión de sus padres- y gracias a la ayuda de su tío, logró, a través de un tambor, controlar su temperamento para que todos/as pudiesen ser amigo/as de ella. De esta manera, el título “Ana está furiosa” nos indica cual será la trama de esta historia. Sin embargo, solo se queda ahí, no existe ningún otro elemento paratextual visible o fuera del libro que indique o entregue alguna piste de lo que sucederá dentro del relato. Este pseudo-contraste vislumbrado en estas obras, invita a la reflexión en torno a la innovación a la cual los textos son sometidos. ¿Hasta cuándo es posible innovar? ¿Es necesario hacerlo o es simplemente un adorno de éstos? Desde el marco teórico exhibido en este artículo se afirma que los elementos paratextuales exhibidos fuera del libro, invitan al lector y al comprador –que por ende se convierte en un futuro posible lector- a identificar elementos de la historia e identificarse con ella. A través de estos componentes, el texto se convierte en un libro y –al mismo tiempo- en un producto innovador que hace parte al receptor en la introducción y significación que posee el relato.

Bibliografía: De Amo, J. (2005) El papel del álbum en el desarrollo del intertexto lector. Lluch, G. (2003) Propuesta teórica. Un análisis de las tres fases. En Cómo analizamos relatos infantiles y juveniles (pp.25-45). Bogotá, Colombia: Norma.


Uno de los temas que ha preocupado a la

el

LIJ en el último tiempo es su restricción

misma,

como

donde

nunca

a la didáctica o a su identidad moralizante que lo ha caracterizado por tantos años. La nueva visión que se tiene sobre esta problemática

indica

que

la

literatura

infantil y juvenil debe ser valorizada como una obra estética capaz de dar sentido a niños y adultos, que vallan más allá de la moralidad, la espiritualidad o –incluso- la autoayuda (Golden, 2010). Es mediante los

relatos

fantásticos

que

se

puede

romper con estos esquemas y alcanzar una expresión superior que desestime los fines utilitarios que se le ha dado a ésta. Es así como Lewis en Las Crónicas de Narnia El

León, la Bruja y el Ropero, demuestra la esencialidad del relato a través de su carácter ficcional, con acontecimientos que además de ser divertidos y asombrosos, son desafiantes para el lector. La historia cuenta como los hermanos Pevensie llegan a Narnia –un mundo alterno- por primera vez a través de un

ropero. En

este

mundo vivirán experiencias sobrenaturales, desde

el

fauno

Tumnus,

centauros,

animales que hablan, hasta Aslan, brujas y magia oscura que pondrá en riesgo la vida de los hermanos. No obstante, me parece limitado

reflexionar

en

torno

a

los

verdadero

protagonista

es

un

atemporal,

universo

sabremos

Narnia

donde

nos

encontraremos al comenzar alguno de los libros de la saga y así mismo, qué y donde se

encontraran

encontraremos tiempo,

los

del

dentro

relato. de

ella

personajes Al se

mismo generan

conflictos –igual o más complejos que en el mundo real- en los que los protagonistas deben

utilizar

sus

poderes

para

poder

librarse de los males que los aquejan. Es evidente que está presente en la historia un concepto del bien/mal y por ende, un modelo ético que se expresa a través de la armonía o destrucción –respectivamentede

este

universo,

estableciéndose

una

relación de causa-efecto con la naturaleza da las acciones realizadas por cada uno de los personajes, la cual pude ser remediada asumiendo las consecuencias que sus actos han desembocado. A la luz de lo anteriormente expuesto, Las Crónicas de Narnia El León, la Bruja y

el Ropero refleja el carácter estético que la

NLIJ

quiere

característico,

adoptar

donde

el

como

sello

libro

sea

transformado en un ropero que guíe tanto a niños como adultos hacia un mundo de fantasía, asombro y diversión.

personajes y acciones de la historia, pues Bibliografía: Golden, D. (2010). Para celebrar la independencia. Una aproximación al campo de la LIJ en Iberoamérica al comenzar el siglo XXI. Actas y memorias (pp. 198-204). Santiago, Chile: Fundación SM.


La genialidad de la escritora chilena María Luisa Bombal para manifestar el mundo interno de las mujeres logra su máximo esplendor a través del cuento “El árbol”. Esta brillante obra narrativa refleja las condiciones sociales en que la mujer se ve obligada a vivir, donde la conducta y rasgos psicológicos de cada uno de los sexos estaban delimitados de antemano. La estructura del relato representa dos frentes totalmente distintos e incompatibles, por un lado Brígida –la protagonista- simboliza la subordinación al hombre y al sistema que establecía la prevalencia de uno sobre el otro; mientras que Luis –su marido- encarna la parte dominante de esta estructura dual, el patriarcado, el papel masculino defendido por las leyes de la sociedad. Es así como la protagonista de la historia encontrará en la naturaleza –en el cuarto de vestir y el gomero, específicamente- un refugio frente a la represión, marginación y limitación impuesta por el patriarcado desde fuera –la que luego era internalizada, convirtiéndose en una auto-represión vivida por Brígida. Es así como “El árbol” encarna una visión paradigmática de la sociedad machista, en la que el matrimonio es una meta prioritaria para una mujer, con el único objeto de llegar a ser aceptadas y realizarse en su ambiente social. No obstante, a través de este espacio, Brígida expresa su soledad, dependencia e incomunicación –o falta de ésta- con su relación matrimonial, la cual carece de satisfacción y entendimiento –en parte por la diferencia de edad que existía entre ambos. El malogro de la protagonista es expresado mediante la evocación de fantasías que ocurren durante un concierto de música clásica, para luego –una vez asumida su condición de mujer alienada- separarse –al fin- de su yugo patriarcal. De este modo, se cumple la dicotomía paradigmática mencionada anteriormente, la influencia opresora del mundo exterior y los deseos de liberación –los cuales son logrados- que se construyen y reconstruyen constantemente en su conciencia. Finalmente, con la caída del árbol cae también la máscara que Brígida había creado para mantenerse firme frente a la sociedad patriarcal. Su vida experimenta un giro radical, en donde debe aprender a vivir plena e independiente de Luis. La exteriorización de las raíces del árbol a la calle, simboliza la manifestación de los problemas de Brígida, enfrentándose e intentando comprender la realidad que le tocaba vivir, abandonando los sueños y fantasías producidas por su contraposición con el machismo. La brusca iluminación de la sala de concierto es la fiel representación del final de esta obra, pues deja en exposición como una nueva perspectiva de la realidad sea hace presente, derrumbando las visiones antiguas que tanto había querido disfrutar en su momento.


Cuando una imagen no vale más que mil palabras.

La

re-valorización que ha tenido la ilustración gracias al surgimiento y promoción del libro

álbum, permite

tener

una nueva perspectiva

acerca de ésta, considerarla

como un

complemento –igualmente informativo- del texto, en donde ambas ayudan –al receptor- a crear el significado global de un relato, complejizándolo, omitiendo o contradiciendo el contenido que las palabras transmiten (Arizpe, et al, 2002). Y es que este género crea el espacio ideal para que se produzca este juego de interpretación entre las palabras y la ilustración (Shulevitz, 2005). No obstante, existen obras literarias –libros álbum, en este caso- en donde esta premisa no se cumple, en donde la imagen no tiene ningún valor más que acompañar o representar el relato, carente de significado. Tal es el caso de “El Ciervo de las cuernas de oro”, escrito por Enriqueta Flores y cuya trama nos habla de unos soldados extraviados en el bosque de Tirol antes de que finalizara la Segunda Guerra Mundial. Luego de mucho andar, un día, se encontrar de frente con la figura de un ciervo, animal con el cual “tendrían alimento para no morir de inanición”. No obstante, Hans –uno de los soldados- detuvo el fusilamiento, tratando de encontrarle una explicación a su aparición, sin embargo, frente a la sorpresa de todos, el ciervo se abalanzó sobre éste y con una fuerza descomunal jalaba a Hans. Luego de que Josep –otro de los soldados- en un acto temerario,

lograra

rescatar

a

Hans

de

las

patas

del

ciervo,

se

escucho

un

ruido

estremecedor, el puente por el que iban a cruzar se había derrumbado… Entonces, en ese instante se dieron cuenta que el ciervo –que gracias a la luz de la luna se le veían sus cuernas doradas- los había detenido para que no cruzaran ese camino. Por medio de esta breve reseña de la historia, quiero destacar el elemento mencionado en las primeras líneas de este apartado. Fragmentos del texto como: “Hans arrojó su arma y con voz angustiada, pero firme, les dijo: -¡No podemos matarlo! ¿No ven que está allí indefenso, inmóvil, como si estuviera aguardándonos por alguna razón que desconocemos?” Reflejan el carácter secundario que tiene la ilustración en esta obra literaria, debido a que la trama es perfectamente comprensible sin la decodificación de las imágenes y –al mismo tiempo- haciendo de la lectura una monotonía, contenida sólo en las palabras. En un auténtico libro álbum las imágenes entregan información que el texto no explicita, invitando al lector a realizar una doble codificación, una lectura de ambas –texto e imagen- que evocará en la comprensión global del texto (Maturana, 2013). Es así como podemos afirmar que la obra de Enriqueta Flores carece de sentido ilustrativo, no es capaz de hacer vivir al receptor una experiencia teatral, donde el mundo ficcional creado –representado por las imágenes- necesita de mayor fantasía y dejar de ser una mera representación de la narración.


Bibliografía: Arizpe, E. Morag, S. (2002), ¿Cómo se lee una imagen? El desarrollo de la capacidad visual y la lectura mediante libros ilustrados. Maturana, C. (2013). Doble codificación: Leyendo el texto verbal y el visual. Shulevitz, U. (2005). El libro álbum. Invención y evolución de un género para niños. Caracas, Venezuela: Banco del libro.


P

ropuestas pedagógicas.

Género discursivo: Cuento. Título: Sueños de robot – Isaac Asimov. OA: Escribir creativamente narraciones (experiencias personales, relatos de hechos, cuentos, etc.) que tengan una estructura clara –inicio, desarrollo y desenlace- e incluyendo descripciones de la trama, personajes y el ambiente. Objetivo de la propuesta:

Actividad hipertextual: El/la docente mostrará fragmentos –previamente elaborados- de la película “Yo robot” para que luego, a través de una lectura compartida del cuento “Sueños de robot”, los estudiantes den cuenta de las características comunes y distintas que tienen ambas manifestaciones culturales. El profesor/a pone énfasis en este último punto, realizando cuestionamientos al alumnado “¿En qué se parecen ambas historias? ¿Qué elementos pueden ver en una que desaparezcan en la otra? ¿Cuál es el

conflicto?

¿Es

distinto

en

ambas

o

tienen

una

problemática

común?”

Posteriormente los estudiantes deberán redactar –en no más de una hoja- una historia – que contenga inicio, desarrollo y desenlace- en donde los personajes y el ambiente

en

que

se

desarrolla

es

distinto

a

las

obras

vistas

y

leídas

respectivamente- pero manteniendo la misma línea temática que abordan ambas. Finalmente, los escolares leerán –en voz alta- su creación literaria. Actividad comunidad de lectores: El/la docente explica a los/as estudiantes que entre todos elaborarán una nueva historia, siguiendo la misma línea de la actividad anterior, es decir, manteniendo la


trama pero cambiando los personajes y el contexto en la cual ésta se desarrolla. Para ello el/la profesor/a realiza preguntas previas para consensuar sobre los protagonistas y el espacio en el cual se desarrollará la obra literaria, con el objeto de dar cuenta un modelo previo antes de empezar a elaborar el relato en su conjunto. Del mismo modo, el/la educador/a resaltará la importancia que debe tener la estructura narrativa que crearán, recordando que deben seguir un inicio, un desarrollo y un final. Es así como a través de un Word y con la ayuda de un proyector, el/la

profesor/a

irá

anotando los

elementos mencionados por los

estudiantes, haciendo intervenciones a éstos a través de preguntas como ¿Por qué elegiste eso? ¿Cómo se relaciona este elemento con las obras vistas? La creación colectiva

estará

en

todo

momento

mediada

por

el/la

docente

entregando

retroalimentaciones que permitan ajustar el texto a las características pedidas.


Género discursivo: Cuento. Título: Corazón delator –Edgar Allan Poe. OA: Escribir artículos informativos para comunicar información sobre un tema. Objetivo de la propuesta:

Actividad hipertextual: A la base de dos lecturas de Edgar Allan Poe –El cuervo y Corazón delator- el/la docente mostrará a los estudiantes dos videos de Los Simpson en donde se muestran –o más bien se parodian- estas obras literarias, “La casita del horror 1” y “la rival de Lisa”-respectivamente. Luego el/la educador/a preguntará a los estudiantes las características comunes que pueden observan en ambas obras, destacando la importancia que tiene la mantención de la trama y de los personajes característicos que permiten vislumbran estas manifestaciones culturales –el cuento y el poema- en otras, como una serie de televisión. Es así como luego de desatacar estos elementos, los/as educandos deberán construir una noticia en donde el conflicto y los personajes presentes en el cuento de Poe se vean reflejados.

Actividad comunidad de lectores: El/la docente dispondrá cuatro papelógrafos en la pizarra con el objeto de que los/as estudiantes, divididos en grupos y pasando uno por uno, deberán escribir en éstos un fragmento de la noticia creada. Sin embargo, en esta oportunidad deberán agregarle elementos ficcionales y/o fantásticos, sin perder de vista el objeto de la trama y personajes presentes. Así, el/la profesor/a mediará la actividad para que se realice en orden y respeto, además de retroalimentar los escritos de los/as educandos a través de preguntas como ¿Qué relación tiene ésta con la historia? ¿Existirá alguna otra forma de relatar lo sucedido en cuento? Finalmente, una vez


terminadas las noticias, un integrante de cada grupo deberรก leerla en voz alta, para luego, en conjunto, elegir la que mรกs les gustรณ.


Género discursivo: Novela Título: El gran gigante bonachón – Ronald Dahl. OA: Producir textos orales planificados de diverso tipo para desarrollar su capacidad expresiva. Objetivo de la propuesta:

Actividad hipertextual: Luego de haber leído uno de los capítulos del gigante bonachón en donde se habla acerca de un sueño –o más bien una pesadilla- en donde llegaba un individuo llamado Jack a matar a los gigantes; el/la docente mostrará un tráiler de la película “Jack el caza gigantes”. Por medio de ésta y con la correcta mediación del docente quien deberá invitar a los escolares a identificar las características comunes y distintas que son capaces de vislumbrar en las dos manifestaciones culturales, junto con destacar que un mismo relato es posible encontrarlo en diversos soportes y que de acuerdo a éstos, es posible dirigirlos a diversos tipos de públicos. De esta manera, los/as educandos deberán ser capaces de identificar –en primera instancia- los elementos propios de las obras, para luego poder representarlos mediante una dramatización realizada en conjunto de cinco a seis escolares.

Actividad comunidad de lectores: El/la docente invitará a los estudiantes a crear en grupo un guión de acuerdo con la dramatización elaborada, con el objeto de que, luego de haber presentado las dramatizaciones,

se

pueda

discutir

acerca

de

los

elementos

que

estuvieron

correctamente elaborados y aquellos que no debieron haber considerados. Así, mediante éste ejercicio, el/la profesor/a promoverá no solo el desarrollo de la capacidad expresiva, sino que además –gracias a la reflexión realizada- permitirá que sepan identificar aquellos elementos fundamentales dentro de una manifestación


cultural, como la trama principal, los personajes principales y el espacio en la cual se desarrolla un relato.


Avada kadabra