Issuu on Google+

CUENTOS TRADICIONALES

PARA

REFLEXIONAR


LAS DOS VASIJAS

Un aguador de la India tenía sólo dos grandes vasijas que colgaba en los extremos de un palo y que llevaba sobre los hombros. Una tenía varias grietas por las que se escapaba el agua, de modo que al final de camino sólo conservaba la mitad, mientras que la otra era perfecta y mantenía intacto su contenido. Esto sucedía diariamente. La vasija sin grietas estaba muy orgullosa de sus logros pues se sabía idónea para los fines para los que fue creada. Pero la pobre vasija agrietada estaba avergonzada de su propia imperfección y de no poder cumplir correctamente su cometido. Así que al cabo de dos años le dijo al aguador: -Estoy avergonzada y me quiero disculpar contigo porque debido a mis grietas sólo obtienes la mitad del valor que deberías recibir por tu trabajo. El aguador le contestó: -Cuando regresemos a casa quiero que notes las bellísimas flores que crecen a lo largo del camino.


Así lo hizo la tinaja y, en efecto, vio muchísimas flores hermosas a lo largo de la vereda; pero siguió sintiéndose apenada porque al final sólo guardaba dentro de sí la mitad del agua del principio. El aguador le dijo entonces: -¿Te diste cuenta de que las flores sólo crecen en tu lado del camino? Quise sacar el lado positivo de tus grietas y sembré semillas de flores. Todos los días las has regado y durante dos años yo he podido recogerlas. Si no fueras exactamente como eres, con tu capacidad y tus limitaciones, no hubiera sido posible crear esa belleza. Todos somos vasijas agrietadas por alguna parte, pero siempre existe la posibilidad de aprovechar las grietas para obtener buenos resultados


LAS TRES REJAS. El joven discípulo de un filósofo sabio llega a su casa y le dice: -Maestro, un amigo estuvo hablando de ti con malevolencia... -¡Espera! -lo interrumpe el filósofo-. ¿Hiciste pasar por las tres rejas lo que vas a contarme? -¿Las tres rejas? -preguntó su discípulo. -Sí. La primera es la verdad. ¿Estás seguro de que lo que quieres decirme es absolutamente cierto? -No. Lo oí comentar a unos vecinos. -Al menos lo habrás hecho pasar por la segunda reja, que es la bondad. Eso que deseas decirme, ¿es bueno para alguien? -No, en realidad no. Al contrario... -¡Ah, vaya! La última reja es la necesidad. ¿Es necesario hacerme saber eso que tanto te inquieta? -A decir verdad, no. -Entonces... -dijo el sabio sonriendo-, si no es verdad, ni bueno ni necesario, sepultémoslo en el olvido.


AMIGOS. Dos amigos viajaban por el desierto y en un determinado punto del viaje discutieron. El otro, ofendido, sin nada que decir, escribió en la arena: "Hoy mi mejor amigo me pegó una bofetada en el rostro". Siguieron adelante y llegaron a un oasis donde resolvieron bañarse. El que había sido abofeteado y lastimado comenzó a ahogarse, siendo salvado por el amigo. Al recuperarse tomó un estilete y escribió en una piedra: "Hoy mi mejor amigo me salvó la vida". Intrigado, el amigo preguntó: -¿Por qué, después que te lastimé, escribiste en la arena, y ahora escribes en una piedra? Sonriendo, el otro amigo respondió: -Cuando un gran amigo nos ofende, deberemos escribir en la arena donde el viento del olvido y el perdón se encargarán de borrarlo y apagarlo; por otro lado, cuando nos pase algo grandioso, deberemos grabarlo en la piedra de la memoria del corazón donde viento ninguno en todo el mundo podrá borrarlo.


LA MITAD DE UNA MANTA. En una humilde casa vivía un hombre, su mujer, su padre y su hijo, que todavía era un bebé. El viejo padre no servía para nada. Estaba demasiado débil para trabajar. Comía y fumaba sentado de la puerta. Entonces el hombre decidió sacarlo de la casa, dejarlo tirado a su suerte en las calles, como a veces se hacía, en las época más duras, con las bocas inútiles. La esposa intentó interceder en favor del anciano, pero fue en vano. -Como mínimo dale una manta -dijo ella. -No. Le daré la mitad de una manta. Eso es suficiente. La esposa le suplicó. Finalmente consiguió convencerlo para que le diese la manta entera. De repente, en el momento en que el viejo estaba a punto de salir llorando de la casa, se oyó la voz del bebé en la cuna. Y el bebé le decía a su padre: -¡No! ¡No le des la manta entera! Dale sólo la mitad. -¿Por qué? -preguntó el padre anonadado, acercándose a la cuna. -Porque -contestó el bebé- yo necesitaré la otra mitad para dártela el día que te eche de aquí.


Algunos de los comentarios del alumnado de 1º A Las 3 rejas Este cuento me ha gustado porque enseña que si no tienes nada bueno, importante y verdadero que contar es mejor que no digas nada. La parte que más me ha gustado es cuando el maestro se ríe y le dice que no le diga lo que le iba a decir. Sandra Muriana

Las dos vasijas Este cuento me ha gustado porque cuenta que la vasija sin grietas estaba orgullosa porque traía mucha agua y la vasija con grietas no estaba orgullosa porque traía solo la mitad, pero el aguador le dijo que mirara por el camino y vio muchas flores, que las había regado la vasija con el agua que caía. Valentín Zlate

La mitad de una manta Me ha gustado porque nos enseña que los padres son el ejemplo a seguir porque los niños pequeños aprenden de ellos y cuando los padres hacen algo, luego los niños pequeños los imitan y que no debemos hacer nada malo y menos delante de los niños pequeños porque luego lo harán también. Lo que más me ha gustado ha sido cuando habló el niño y le dijo al padre que no le diera la manta entera, que solo le diera la mitad porque la otra mitad era para dárselo a él cuando lo echara de casa. Davinia Rebollo


Los amigos MI OPINIÓN: Este cuento me ha emocionado y es uno de los mejores cuentos que he escuchado y leído. Porque las cosas malas que hay entre amigos hay que olvidarlas y perdonar pero las cosas buenas NUNCA hay que olvidarlas. Muchas amigas mías son así y para mí son las mejores. Natalia Azcárate

Los amigos Esta historia quiere decir que todo lo malo hay que olvidarlo. En la historia un día el amigo le pegó y él lo escribió en la arena, pero otro día le salvó la vida y lo escribió en una piedra donde el viento no se lo borraría. Aarón Aragón


Cuentos Tradicionales