Page 1

Una revista para UN MUNDO MEJOR y más SALUDABLE

número 12 2019

REPORTAJE Hablemos de conciliación ENTREVISTA Elena Valderrábano, presidenta de Dirse ANÁLISIS Los 4 bulos más frecuentes sobre las vacunas DIÁLOGO Enrique Dans & Guillermo Martínez


REPORTAJE

REPORTAJE

Tres Sesenta DKV

360.dkvseguros.com

R E P ORTA J E

Hablemos de

conciliación 38

TEXTO // CARMEN GÓMEZ-COTTA

Conciliar la vida personal y profesional nos hace más pro-

ductivos y competitivos. El 58% de las empresas españolas aplica medidas de conciliación, pero equilibrar ambas esfe-

ras sigue siendo difícil en nuestro país y el resultado es un gran descontento social. ¿Qué falla?

39


REPORTAJE

No tengo hijos ni pareja, pero sí muchas cosas que hacer dentro y fuera del trabajo, y abogo por la conciliación”, dice Marta, una madrileña de 46 años que trabaja en un gigante de las telecomunicaciones. Enfrente de ella está Javier, un economista con 20 años de experiencia en una petrolera española. “Yo tengo tres hijas y desde hace poco mi suegro vive con nosotros. Me encantan mi trabajo y mi familia y no quiero renunciar a nada”. Marta y Javier gozan de un trabajo que les gusta y una vida personal que les apasiona. Por eso defienden poder elegir qué hacer con su tiempo, tener la opción real de decidir cómo quieren combinar su vida personal y profesional.

Tres Sesenta DKV

En España se palpa la voluntad de avanzar en esta materia, aunque lo cierto es que todavía hay que hacer malabares para equilibrar las dos esferas, y nuestro país se encuentra a la cabeza de la UE en insatisfacción con la conciliación. Un 13% de los españoles se muestra descontento, mientras que el resto de países está por debajo del 10%, según el último Eurobarómetro. “Extensos horarios que retrasan la jornada laboral, falta de flexibilidad horaria y de teletrabajo, y la falsa creencia de que más horas significan mayor compromiso y productividad” son los principales motivos que contribuyen a este malestar, resume Chinchilla. Nuevos tiempos, nuevas formas de trabajo Los tiempos han cambiado. La dinámica social del siglo XXI ha impulsado nuevas formas de 40

vida y de trabajo, modificando las preferencias de los empleados. Además del salario o la posición, ahora valoran también los beneficios personales, motivo que les lleva a buscar empresas que les permitan conciliar. “En la actualidad, la conciliación es uno de los temas capitales”, afirma César Sánchez, coach ejecutivo de BPM Executive Search.

Para conciliar, es esencial tener una cultura empresarial que fomente la flexibilidad, la confianza y el trabajo por objetivos Marta Martínez, presidenta de IBM España

De hecho, se ha vuelto un aspecto clave a la hora de captar y retener talento. “La capacidad de atracción de las empresas con medidas de conciliación integradas es mucho mayor que la de las que no tienen”, afirma Sánchez. Tanto, que se ha convertido en “un elemento esencial a la hora de abordar un cambio profesional”. Si como sociedad queremos ser más eficientes y productivos, “parece no tener sentido que las dimensiones personal y profesional no estén alineadas”.

que el equilibrio entre la vida personal y profesional es algo crucial; por eso, afirma: “Tenemos la responsabilidad de ayudar a que los profesionales no encuentren límites” y a fomentar su “capacidad, talento y propias decisiones”. Permitir a una persona conciliar las dos dimensiones de su vida hace que el “empleado trabaje más a gusto, sea más productivo y se sienta más identificado con la compañía”, explica el ejecutivo de BMP. La consecuencia directa es una “notable disminución de los datos de rotación en las empresas”. La flexibilidad en los horarios de entrada y salida es una de las medidas con mayor implementación en las organizaciones y el 76% afirma ofrecer flexibilidad horaria a sus empleados, apunta el estudio InfoJobs-Esade. Por otro lado, entre las más difíciles de poner en marcha, destacan la jornada intensiva todo el año (40%) y el teletrabajo (34%), y ambas son medidas claves para alcanzar una conciliación real. “Todavía no estamos preparados para una jornada intensiva todo el año o para aplicar el

teletrabajo todos los días”, afirma José María Fernández-Crehuet, profesor de Economía e Innovación en la Universidad Politécnica de Madrid y autor del libro La conciliación de la vida profesional, familiar y personal: España en el contexto europeo, aunque reconoce que teletrabajar un día o dos a la semana “favorece la conciliación y el rendimiento, porque incrementa la flexibilidad laboral y reduce el tiempo de los desplazamientos”. Por eso es ya una realidad en varias empresas de España. IBM facilita desde hace años el teletrabajo a sus empleados. Gracias a Internet y las nuevas tecnologías, gozamos de las herramientas necesarias para “trabajar con esa flexibilidad e independencia de horarios y lugares”, opina su presidenta en España. Para conciliar, es “esencial tener una cultura empresarial que fomente la flexibilidad, la confianza y el trabajo por objetivos”. Cultura del postureo

360.dkvseguros.com

Esa es la clave de la conciliación. Al margen de si tenemos o no hijos, pareja o personas a nuestro cargo, todos tenemos una vida privada de la que disfrutar. “La integración de las distintas áreas vitales es algo necesario para todos”, apunta Nuria Chinchilla, directora del Centro Internacional Trabajo y Familia de la escuela de negocios IESE. Al final, se trata de “priorizar los distintos papeles de una persona y cerrar tiempos de agenda con las tareas y actividades para hacer posible la conciliación”. Pero reconoce que “cuando haya que priorizar en la empresa, primero se debería tener en cuenta a los que tengan personas a su cargo”.

REPORTAJE

En nuestro país, aún se dirige por presencia, no por objetivos, y esta “cultura presencialista improductiva que llevamos a rastras” solo consigue “someter al empleado”, apunta José Luis Casero, presidente de la Comisión Nacio-

El 58% de las compañías españolas tiene políticas de conciliación para sus empleados, según se desprende de un estudio elaborado por InfoJobs y la escuela de negocios Esade, y las grandes organizaciones son las que están marcando la diferencia: un 77% cuenta con medidas conciliatorias. “Las empresas no podemos permanecer ajenas a la vida de nuestros profesionales si queremos crear un ambiente verdaderamente inclusivo”, apunta Marta Martínez, presidenta de IBM España, Portugal, Grecia e Israel. El gigante tecnológico es un referente en buenas prácticas, resultado de un compromiso impulsado desde la dirección. Martínez sabe 41


Andrew Neel

REPORTAJE

Tres Sesenta DKV

La cultura presencialista es del todo improductiva y solo consigue someter al empleado José Luis Casero, presidente de la Comisión Nacional para la Racionalización de los Horarios

Trabajar por objetivos es fundamental para aumentar no solo la productividad, sino también la competitividad, dos asignaturas que España suspende. Según el estudio La productividad del trabajo y la conciliación laboral, realizado por la escuela de negocios EAE, somos el país de la Unión Europea que más horas al año trabaja, pero nuestro índice de productividad es de los más bajos. Además, ocupamos el puesto 26 en el ranking de competitividad del Foro Económico Mundial, que en la última edición ha reunido datos de 137 economías que representan más del 90% del PIB del mundo. Urge un cambio. 42

Se trata de defender el modelo socioeconómico que queremos para el futuro. Si queremos un mañana floreciente y productivo, es impostergable adoptar medidas conciliatorias más allá del replanteamiento de las jornadas laborales y el teletrabajo. La integración de las políticas actuales y futuras debe maximizar los mecanismos y efectos conciliatorios para hombres y mujeres, apoyando los cambios culturales que lo hagan posible. Chinchilla señala que se debe empezar ofreciendo apoyo a las familias “con plazas en escuelas infantiles o descuentos fiscales de gastos domésticos (como el cheque de servicio universal francés), formación tanto a directivos como a empleados o desgravación fiscal a las empresas con responsabilidad familiar corporativa (RFC)”, es decir, a las que tienen flexibilidad y apoyan a sus empleados para que puedan conciliar. En esta línea, la Fundación Másfamilia otorga el “certificado efr” a las empresas “familiarmente responsables” por sus buenas prácticas en el ámbito de la conciliación. Según su director, Roberto Martínez, “la falta de liderazgo dificulta el avance hacia una cultura proconciliación”, algo que supone “una herramienta para evolucionar la sociedad y las empresas y conseguir una mejor calidadz de vida”. La baja por maternidad de un año es otra medida que defienden los expertos. De momento, en España este permiso es de 16 semanas y de 8 para los padres, de acuerdo con el nuevo real decreto ley (que establece un permiso de 12 semanas para 2020 y de 16 para 2021). Las primeras dos semanas del permiso de paternidad se deben disfrutar de forma conjunta con la madre e inmediatamente después del parto. El resto, hasta ahora, podían extender-

lo y compartirlo con las madres si estas ceden días de su baja. “¿Qué sentido tiene compartir la baja con nuestras parejas?”, se pregunta Laura Baena, fundadora del Club de Malasmadres, una comunidad de madres de toda España que reivindica un espacio propio para las mujeres y una conciliación real. “Pedimos que sea un derecho individual y no parental”, así como “la necesidad de que los permisos de maternidad y paternidad sean intransferibles [algo que se hará efectivo en 2021, según la nueva norma]”. Se trata del derecho a cuidar. “Está demostrado que la maternidad es un punto de inflexión en la vida profesional de las mujeres”, afirma Ana Bujaldón, presidenta de la Federación Española de Mujeres Directivas, Ejecutivas, Profesionales y Empresarias (Fedepe). “Cuando tenemos hijos, disminuye nuestra presencia en el mercado laboral y aumenta la brecha salarial”, por lo que reclama como medida urgente “igualar los permisos de maternidad y paternidad”. “Ser padre es tan importante como ser madre”. Bujaldón opina que una solución sería extender los “planes de igualdad a todas las empresas, para que las mujeres no se vean obligadas a elegir entre vida personal y profesional” e implantar “currículos ciegos, para que la selección de personal se realice en función de los méritos”. Además, Baena añade que las empresas deben transmitir valores que fomenten la conciliación corresponsable y ser agentes de la “transformación de los roles tradicionales de género”. Pero también fomentar, “incluso obligar”, a que el 50% de los puestos de dirección sean mujeres para que haya “más referentes femeninos en los puestos de decisión y se transforme el modelo de liderazgo tradicional, representado por hombres”. Querer es poder Conciliar es posible, pero requiere el esfuerzo conjunto de todos los agentes sociales. Al final, todos nos beneficiamos. En primer lugar, Gobiernos y Administración Pública juegan un papel fundamental en el desarrollo e implementación de políticas conciliatorias. “La Administración es la gran empresa del Estado. Debería predicar con el ejemplo”, opina el presidente de Arhoe. Algo en lo que coincide el director de la Fundación MásFamilia, quien afirma que el Estado debe comprometerse y

ser palanca de cambio. “Tienen que promover un cambio de cultura y de liderazgo y mostrar su apoyo a las empresas que ya están liderando este cambio”.

Nuestra sociedad prioriza el trabajo fuera de casa y olvida que el trabajo doméstico es clave para que la sociedad prospere

Nuria Chinchilla, directora del Centro Internacional Trabajo y Familia de IESE

360.dkvseguros.com

nal para la Racionalización de los Horarios en España (Arhoe). “Tenemos que cambiar este aspecto y valorar más los objetivos, la productividad y el talento”.

“Conciliar es propio de una economía sostenible”, dice Chinchilla. Pero “nuestra sociedad prioriza el trabajo fuera de casa, el que se paga”, olvidando que el trabajo doméstico y la construcción de un hogar son la “base para el capital humano y social necesario para ser una sociedad próspera”. No cabe duda de que el trabajo remunerado es importante, por eso “reclamamos un trabajo digno con un salario digno, pero también tiempo digno para disfrutarlo”, opina Casero.

REPORTAJE

Junto con la administración del Estado, las empresas deben ofrecer medidas de conciliación “planteadas con perspectiva de género y dirigidas a toda la plantilla, no solo a las mujeres madres”. Pero también las familias “tienen que responsabilizarse de la transmisión de nuevos valores y creencias que transformen los roles tradicionales de género”, señala la fundadora del Club de Malasmadres. La transmisión de valores es algo en lo que la presidenta de Fedepe hace hincapié. Tradicionalmente, se han atribuido a las mujeres los cuidados familiares y las tareas domésticas, así que “tenemos que trabajar para conseguir educar sin estereotipos de género” a las generaciones venideras para que tengan igualdad de oportunidades. Pero, además, la “sociedad civil también tiene su papel” en esta misión, recuerda el profesor Fernández-Crehuet: “No podemos ir a remolque de los partidos políticos”. De hecho, podemos promover el cambio. Pese a las vidas tan distintas que llevan, Marta y Javier defienden la conciliación por igual. “No necesito una familia para reivindicar mi derecho a vivir plenamente todas las esferas de mi vida”, dice Marta, que hoy, al igual que Javier, ha teletrabajado para atendernos. 43


TRIBUNA

TRIBUNA

C

onciliar la vida laboral con la familiar y personal es el reto diario de muchas Malasmadres que, como yo, hemos dejado ese momento de encontrarnos con nosotras mismas para el final. No hay error más grande que apartar todo cuando te conviertes en madre. Ponerse la última de la lista no es una buena idea, porque, si no lo has hecho antes, ¿por qué lo ibas a hacer ahora? Recuerdo como si fuera ayer la ansiedad que me generaba estar lejos de la buenahija cuando nació. Era incapaz de alejarme, como si un imán me enganchara a ella. Me habían mostrado y enseñado la maternidad como la más absoluta de las abnegaciones, sacrificada y pensando primero en los demás antes que en mí. Una maternidad que pone el foco en el bebé y no en la madre que acaba de dar a luz y necesita ser cuidada y cuidarse más que nunca.

Tres Sesenta DKV

llón de inscritas–, comparte su visión de la maternidad desde su

La maternidad nos abre muchas puertas maravillosas, pero otras más oscuras, como la culpa, culpa con nombre de mujer, con nombre de madre, pesada y molesta y, en ese sentido, la sociedad aún nos mira de reojo a las Malasmadres que queremos conciliar nuestra M de madre y nuestra M de mujer. A lo largo de mi historia maternal, he descubierto que no quiero más a las buenashijas por estar todo el tiempo que tengo libre con ellas, sino que las quiero más a ellas y al buenpadre cuando me dedico mi momento. Los veo hasta más simpáticos cuando yo estoy zen, cuando yo he mirado hacia mí, en definitiva, cuando yo también me siento relajada.

las madres en particular, a embarcarse en la mayor de las peque-

En mi caso, el deporte es la terapia perfecta, el desahogo necesario y el autocuidado que

TRIBUNA

Laura Baena, fundadora del Club de Malasmadres –una comuni-

dad virtual nacida en 2014 que ya cuenta con más de medio miexperiencia personal y anima a todas las mujeres en general, y a ñas revoluciones: cuidarse a ellas mismas.

44

Así que, mujeres, madres, Malasmadres, hay que buscar ese rato de romper con el estrés y la rutina diaria, el instante de permitirnos ser nosotras, porque llegará el día en que los buenoshijos y las buenashijas volarán para hacer sus vidas y nosotras nos quedaremos. Será mucho mejor si hemos cultivado nuestro yo interior que si lo hemos abandonado. Ese autocuidado es fundamental, porque, si no nos cuidamos nosotras, nadie lo hará, como sabiamente me recuerda mi madre siempre. Cuidarnos para poder cuidar, ahí está la clave, y no es tan difícil cuando tomas conciencia de ello.

360.dkvseguros.com

No tardé mucho en rebelarme contra el sistema impuesto y romper con ello, pero antes iba de un lado para otro, sintiéndome la peor Malamadre del mundo. De ahí a la creación del Club de Malasmadres hubo un paso: una cuenta en Twitter, @malasmadres, me conectó con muchas otras mujeres que se sentían como yo y no se atrevían a expresarlo. Y salimos del armario, vaya que si salimos…

me concedo siempre que puedo. Unas semanas es más fácil y otras menos, pero siempre lo intento. Para tener esos momentos de desconexión, otras prefieren sentarse un rato a descansar con una buena taza de té, otras ir a darse un masaje, otras simplemente disfrutar del silencio, otras dar un paseo… Pero, aunque sean cinco minutos, esos instantes revitalizan a cualquiera.

La sociedad aún nos mira de reojo a las Malasmadres que queremos conciliar nuestra M de madre y nuestra M de mujer

45

Profile for FEDEPE

Reportaje DKV  

Reportaje DKV  

Profile for fedepe
Advertisement