Page 1

Diario de viaje Soy  Don  Juan  Manuel  y  vivo  en  Castilla,  voy  en  busca  de  una  historia  para  narrar.

Vivo   en   Córdoba,   pero   voy   a   viajar   al   reino   de   Murcia   para   buscar   al   protagonista   de   mis historias,  aprovechando  que  he  heredado  el  título  de  gobernador  del  reino  de  Murcia. El  viaje  fue  duro,  ya  que  mi  caballo  se  había  malherido  una  de  las  patas  traseras,  tuve  que  hacer una   pequeña   parada   en   el   reino   de   Jaén   donde   me   hospedé   en   un   hostal,   el   hombre   que trabajaba  en   el   hostal   me   empezó   a   caer   bien,   porque  me  preguntaba  sobre  mis  historias  y  me daba  muchos  consejos. Ese  hombre  se  llamaba  Patronio  y  me  dijo  que  quería  acompañarme  en  mi  viaje  hasta  Murcia. Estuvimos   dos   meses  en   Jaén  en  los  cuales  Patronio  ,a  partir  de  fábulas,  me  ayudaba  a  decidir y   a   crear   parte   de   mi   historia.   Se   nos   ocurrió   la   idea   de   recrear   cuentos   del   folclore   europeo como   las   fábulas   de   Fedro   o   Esopo.   Tuvimos   que   ir   a   un   curandero   para   que   la   pata   de   mi caballo  mejore,  pero  a   la  mañana   siguiente,   mi   fiel  caballo  murió.  Me  sentí  muy  apenado  ya  que


había  sido  criado  por  mí  y  le  conocía  desde  que  era  un  hermoso  potrillo. Patronio   y   yo   tuvimos   que   comprar   otro   caballo,   porque   no   teníamos  monedas  suficientes  para comprar   dos.   Valió   la   pena,   ya   que   cogimos  al  más  bello  y  fuerte  para  nuestro  largo  viaje  y  para ir  los  dos  juntos  cabalgando. Yendo   a   Murcia   pasamos  por   la   mayoría  de  pueblos  del  reino  de  Jaén,  la  gente  nos  trataba  muy bien   y  fuimos  conocidos  por  ir  de  reino  en  reino  pensando  en  una  historia  para  narrar.  En  uno  de aquellos   pueblos   conocimos   a   una   hermosa   dama   llamada   Catalina.   Catalina   era   una   joven, pero   casada   dama.   Yo   me   enamoré   de   ella   aunque   Patronio   me   daba   consejos   de  que  no   la amara  porque  su  marido  era  el  gran  señor  feudal. Yo  le  escribía  romances  aunque  ella  nunca  contestaba  porque  lo  veía  como  un  amor  imposible. Me   disgusté   mucho,   pero   Patronio   sabía  como  animarme  con  sus  largas,  pero  sabias  historias. Después  de  dos  meses  intentando  conseguir  a  Catalina,  decidimos  seguir  con  nuestro  viaje. Por   fin   llegamos   al   reino   de   Murcia   donde   nos   hospedamos   en   el   castillo   del   señor   feudal   más fuerte   del   reino.   A   Patronio   y   a  mí   nos   trataron   muy   bien,   ya   que   sabían   que   iba   buscando   una historia  y  querían  ser  los  protagonistas  de  ella. Allí   conocí   al   conde   Lucanor,   un   gran   hombre   que   quería   preservar   o   acrecentar   su   honra, hacienda   y   estado.  Decidí   que  era  el  hombre  perfecto  para  mi  historia,  lo  hablé  con  Patronio  y  el estuvo  totalmente  de  acuerdo  conmigo. Estuve   unos   dos   años   con   él   viviendo   en   su   castillo   y   fue   el   tiempo   suficiente   para   poder escribir,  con  la  ayuda  de  Patronio,  un  apólogo. Decidí   volver   con   mi   caballo   al   reino   de   Jaén   y   dejé   a   Patronio   con   el   conde   porque   él   le necesitaba  más   que   yo.  Patronio  le  ayudaba  con  las  mismas  fábulas  con  las  que  me  ayudaba  a mi,   por   eso,   estaba   seguro   de   que   le   sería   de   gran   ayuda.   Yo   me   llevé   el   caballo   que compramos   entre  los   dos   y   el   conde   Lucanor   le  regaló  uno  a  Patronio  para  poder  ir  al  bosque  a pensar  sus  grandes  consejos. Regresé   a   Jaén   para   buscar   a   la   que   intentó   ser  mi   amada,   la   dama  Catalina.   Tuve   una   gran notícia   nada  más   llegar,   porque   el   que   era  casado  con  ella  murió  recientemente,  así  que  le  volví a  escribir  romances. Mis   romances   eran   sinceros   y  ella   por  fin   me   contestaba,   Catalina   y   yo   fuimos   felices   y   por   fin pude   acabar   de   escribir   mi   libro.  Jamás   regresé   a   Córdoba,   me  quedé   en   el  reino   de  Jaén  con mi  amada  Catalina.


Diario de viaje maría garcía, lidia ivars, nibanya garrido y gustavo fessy  
Advertisement
Read more
Read more
Similar to
Popular now
Just for you