Issuu on Google+

HISTORIAS GRANDES CON POCAS PALABRAS Taller de microrrelatos en la bibioteca, abril 2011


Mientras veía mi imagen reflejada en el espejo, escuché un intermitente sonido; me volví y no podía ser otra cosa, nada más que el viento intentando llamar mi atención jugando a ser alguien sobre la húmeda madera de mi escalera. Irene Sánchez Martínez 2ºA


La roja y pequeña hormiga miraba tranquilamente la dura tormenta; cuando menos se lo esperaba le cayó una fría y gran gota de agua que la ahogó y la dejó tirada en la fría, dura y mojada tierra marrón. David Fernández Duarte 2ºB


La amistad es como una escalera que puedes subir y bajar conforme vas conociendo gente; conocerás personas que te puedan agradar, otras te decepcionarán, pero muy pocos llegarán a envolver tu corazón. Toñi Sanmartín Fernández 2ºB


Me fui al río a mirar a los peces nadar contracorriente porque noto que en este mundo hay tanta corrupción que quería alejarme de la hipocresía e incomprensión de la gente. Francisco Cruz 2ºB


La otra tarde empezó a llover de una manera muy extraña, había mucho sol, pero caía una tormenta horrible. Entré en casa y escuché algo detrás de la escalera; me acerqué despacio y vi al gato negro de mi vecina. Lo extraño era que debajo del gato había una trampilla: la abrí con mucho cuidado y sin pensármelo dos veces emprendí un viaje hacia ningún sitio. Carmen Noguera Nicolás 2ºA


Mientras reflexionaba ante un mar de tejados, oía cómo el viento me susurraba. Enrique Veganzones Belmonte 2ºA


Con un soliloquio tremendo, empez贸 a reflexionar c贸mo era posible re铆r con el reloj de la vida, que cuando menos lo esperas suena como un despertador anunciando la muerte. Salvador Valera Asturiano 2潞A


Subí al tejado, miré fijamente al lago. Era como volver al mar. Álvaro Garrigós Jiménez 2ºA


De pequeña me encontré con una golondrina que al chocarse con el tejado se rompió un ala, estuve cuidándola durante unos meses, en uno de esos meses pensé que en algún momento se iba a curar y sería cuando volviese con su familia. Entonces le puse con mucho cuidado para que no le doliese un hilo grueso en el que ponía “amiga” y efectivamente se curó y se fue. Pasados unos años vino a pararse en mi ventana una golondrina. Era mi “amiga” golondrina. La pude reconocer por el hilo que le puse. Aquel día nada más despertarme fui feliz al ver que tenía una buena amiga fiel. Alicia Pacheco Montesinos


5.30 pm. Un ataque de aeronaves cerca del mar de Orión. ¡Alerta a preparar a los clones de un ataque con propulsores teledirigidos y aeronaves que permanecerían en línea de ataque. Los droides se hacen con el control de la base médica de los Jedie. Pero no sabían que un equipo de batallón clon preparado comandado por el general Kenobi derrotó a los droides y pudieron tirar la bomba eléctrica que acabaría con ellos, pero …. ¿Esto es todo? –Hemos ganado la batalla, pero no la guerra clon. José Luis Sánchez Serrano


Una noche de lluvia estuve yo sin poder dormir. Miré la hora. Eran las 02:19. Cuando escuché un ruido miré el ordenador y era un mensaje desconocida supuse que era propaganda lo abrí y ponía en el mensaje: -Hola, tú no me conoces, pero yo a ti sí. Pensé que era un amigo mío que me estaba gastando una broma. Al día siguiente en el instituto pregunté a mis amigos y no sabían nada. Esa misma noche sonó el mismo sonido. Fui al ordenador y estaba allí otro mensaje desconocido. Lo abrí y empecé a leer: -Hola de nuevo, ¿pensaste que era uno de tus amigos? Ha, ha, ha! Te seguiré espiando hasta que estés solo y le ... Nazar Fihol


taller de microrrelatos