Page 1

en portada

Percy Harrison Fawcett

<<

En busca de

ciudad

Z

Su nombre evoca aventura, riesgo, búsqueda al límite; es el paradigma de explorador comprometido, de hombre de formación extensa que prácticamente mamó desde su acomodada cuna la vocación por explorar e intentar llegar allí donde nadie antes lo había hecho. Esta es su historia Lorenzo Fernández Bueno lorenzo.fernandez@eai.es

ercy H.Fawcett vino al mundo en la localidad deTorquay (Devon, Inglaterra) en el año 1867. Su padre había nacido en la India del Imperio Británico,donde intelectuales,militares y miembros de la aristocracia gustaban de marchar, porque aquella tierra llena de “salvajes” también era sinónimo de aventura, algo manufacturada, todo sea dicho, pero tan consistente como para que después, al regreso a la madre patria, las tertulias de cafés y sobremesas se llenaran de recuerdos, de periplos inciertos por un país en el que las esencias y la cultura milenaria hacían de la más normal de las vivencias, el mejor de los relatos.Y en estas lides parece ser que el padre de nuestro protagonista,nacido en esta lejana tierra del subcontinente asiático, era un artista.No en vano pertenecía a la laureada Royal Geographic Society, y es más que probable que en este entorno el joven Fawcett comenzara a imaginar exploraciones que años más tarde pondría en marcha. Además, la lejanía de sentimientos que desde siempre mostraron sus progenitores, fue clave para gestar una personalidad que jamás rehuyó problemas ni responsabilidades; cuando otros caminaron por prudencia hacia atrás, él siempre enfiló el sendero que le llevaba hacia lo inexplorado.“Quizá haya sido mejor que mi infancia en Torquay se haya deslizado sin afecto materno ni paterno –aseguró–, porque esa circunstancia de huérfano me hizo más circunspecto. Hubo también años escolares en Newton Abbot que en nada alteraron mi visión del mundo”. Ya en 1886 ingresó en laArtillería Real,y fue destinado aTrincomalee, ciudad situada al noroeste de Sri Lanka, que por aquellas fechas era el

P

puerto militar más importante del país. El carácter curioso de Fawcett encontró en esta tierra bañada por el océano Índico el caldo de cultivo ideal para desarrollar sus inquietudes; empaparse de una cultura tan distante a la suya, pasear por el gran templo hindú de las mil columnas, conocer sus mitos y tradiciones, comprobar cómo a esas alturas de siglo todavía era posible dar con restos de civilizaciones aún más antiguas, que habían permanecido sepultadas por las escorias y la selva durante cientos de años, causó tal impresión en él que su vida ya no volvería a ser igual. Así fue como creyó atisbar que en las leyendas se escondía veladamente parte de una historia no escrita que hablaba de pueblos avanzadísimos, de ciudades tragadas por el tiempo, pero que aún permanecían ahí,dispuestas a regalar sus misterios a quien se atreviese a iniciar la búsqueda. Y fue Percy Fawcett el que aceptó el reto, después de estar un tiempo trabajando para los servicios secretos, y de arribar al que sería el continente de “los sueños cumplidos”: América del Sur. Estaba convencido de que en las entrañas de las frondosas junglas del Amazonas existía una ciudad perdida.Y esta certeza se convirtió en obsesión cuando llegó a sus oídos el nombre de Francisco Raposo, un militar portugués que en el año 1743 accedió sin pretenderlo a unas ruinas gigantescas ubicadas en las selvas del Brasil, porque su objetivo real era encontrar las minas de Muribeca, de las que no se tenían noticias desde el siglo XVI. Raposo, buscando su Dorado particular, organizó una expedición con el firme propósito de llegar hasta él, siendo consciente de la dificultad que ello acarreaba. Porque si lo que referían


en179-ciudadz  

Percy Harrison Fawcett Su nombre evoca aventura, riesgo, búsqueda al límite; es el paradigma de explorador comprometido, de hombre de formac...

Read more
Read more
Similar to
Popular now
Just for you