Page 1

en portada <<

Los

magos del

antiguo

Egipto

Cualquiera que ha estado en Egipto, que, simplemente se ha quedado encandilado por las imágenes mil veces repetidas, sabe que allí se respira magia. Fijar los ojos en su majestuosidad, en sus pirámides, en el sublime río Nilo que permitió el desarrollo de una antigua civilización fascinante y misteriosa, es dejarse guiar por un mundo onírico, por una realidad que perturba, por una verdad que estremece… Es en definitiva, dejarse guiar por la deslumbrante materialización de un hechizo. Redacción ENIGMAS enigmas@eai.es


lo cierto es que pocos términos como éste, hechizo, se vinculan con tanta exactitud al desarrollo cultural y también político de la antigua civilización egipcia. Porque para Egipto la magia y sus magos tuvieron un relieve, una influencia en su formación, en la cultura, como sólo quizás podríamos decir que lo tenía el mismo río Nilo. La religión se constituía como elemento sustancial de las costumbres del pueblo egipcio. Su cohorte de dioses, sus prácticas en búsqueda de un ingreso ventajoso en el más allá, la riqueza de sus cultos, han hecho de toda la antigua civilización egipcia uno de los períodos históricos más estudiados, tanto por especialistas como por profanos en el tema. Y dentro de esta religión se encuadra la magia, a la que los dioses permitían acceder a algunos humanos elegidos para que éstos pudiesen colaborar en el desarrollo de los planes divinos.

Y

Magos o funcionarios Pero ¿qué era un mago?, ¿quién podía convertirse en uno? Está claro que al hablar de los magos egipcios lo estamos haciendo de algo muy distinto a lo que hoy concebimos como tal. No se trataba de un ilusionista, no pretendía sorprender con sus conocimientos a otros individuos. Realmente no era sino una especie de funcionario estatal cuya labor se exponía siempre en función de la religión. Para la mentalidad egipcia, la magia –heka, como era denominada por sus ciudadanos–,no poseía componente de tipo sobrenatural. Estaba unida a su cotidianeidad, como lo estaba la religión, y por este motivo los magos no eran divinizados. Se trataba de una labor estatal más. En realidad los magos eran una figura semejante a la de los sacerdotes, pero que pertenecían al clero del dios Heka, nombre utilizado tanto para hablar de la magia en sí como de la

divinidad específica referente a esta facultad.Es evidente que no todos los individuos podían alcanzar los conocimientos que tenía un mago ni la capacidad para poder practicar la magia. De ahí que existieran una especie de escuela en la que aprendían aquellos que en un futuro podrían desarrollarla. Eran conocidas como “Casas de la vida”. Estaban unidas a los templos y aquellos formados en ellas eran seleccionados según diversos criterios,y desde el momento del nacimiento e incluso con anterioridad al mismo. Dichos criterios podían variar desde sueños inspiradores de quienes estaban encargados de hacer la selección,hasta simples motivos de ascendencia familiar.

La escuela de magos La vida en estas casas estaba trufada de limitaciones. Formarse como mago implicaba abandonar a la familia desde la infancia, vivir ence-

Los Magos del Antiguo Egipto  

por Redacción Enigmas

Read more
Read more
Similar to
Popular now
Just for you