Issuu on Google+

siglo XX <<

El hechizo alemán del

mago negro Fue conocido como “el hombre más malvado del mundo” y vivió en una de las épocas más infames de la historia, conviviendo con los dos conflictos bélicos que más muertos han provocado nunca. Su intensa relación con una de las más extrañas organizaciones de la primera mitad del siglo XX, la alemana Ordo Templi Orientis, en un periodo en el que se implantaba en Europa el terror nazi hizo de Aleister Crowley un sujeto siempre hermanado con la sospecha y la provocación. Javier Martín javier.martin@eail.es

ituémonos. Londres.Año 1912. La soledad nocturna de una de sus vías principales, Victoria Street, se ve alterada por un extraño personaje. Sus gafas sin patillas y,sobre todo,el desmesurado bigote que descansa sobre sus labios lo dotan de un aspecto lúgubre. De repente detiene sus pasos ante un portal de la calle.Llama a la puerta.Espera. Otro personaje, aún más extravagante, aparece tras la cancela. Es Aleister Crowley, mago, poeta, artista… Quizás el ser más extraño que vagaba por el ya de por sí muy estrafalario Londres de principios de siglo XX. El misterioso visitante responde al nombre de Theodor Reuss. Reuss fue el cofundador junto con Karl Kellner de una sociedad secreta de origen alemán, la Ordo Templi Orientis –OTO–, y en aquel momento, fallecido aquél, ostentaba la jefatura de la misma.Aquel día de 1912 cada uno de sus movimientos delataba intriga. Reuss había acudido a casa del mago con intención de arremeter contra él. Al parecer de la sociedad, había desvelado uno de sus mayores secretos. El líder de la OTO acusaba a Aleister Crowley de haber publicado la clave del grado IX de la Orden. Rápidamente, Crowley rechazó ese extremo, negando conocer dicho secreto. No tardó Reuss en tratar de probar su acusación. Abrió uno de los libros de Crowley, Liber CCCXXXIII:

S



El hechizo aleman del Mago Negro