Page 1

antropos

Los niños salvajes

<<

¿ Bestias o

humanos ?

El reciente encuentro de una niña rusa de 5 años, que se comporta igual que los animales con los que convivió desde su nacimiento, es el último ejemplo de los llamados “niños salvajes”. Su caso, aún pendiente de estudio, vuelve a retomar la vieja pregunta de qué es lo que nos separa realmente de las bestias. ¿Dónde está esa línea? ¿Qué es lo que nos hace humanos y qué animales? Janire Rámila janire23@hotmail.com

l pasado 26 de mayo la Policía de la ciudad siberiana de Chita informaba del hallazgo de una niña de cinco años que había permanecido encerrada, casi desde su nacimiento, en una habitación con perros y gatos. Tal situación provocó que la menor se comportara como un animal doméstico más, emitiendo sonidos en lugar de palabras e intentando morder a sus rescatadores. Sus familiares, ya detenidos y que vivían en la misma casa, trataron a la pequeña como una mascota, a la que no hacía falta hablar, vestir ni lavar, convirtiéndola con el tiempo en uno de los llamados “niños salvajes”. Bajo este término se encuadran aquellos menores que desde muy temprana edad sobrevivieron sin prácticamente ningún contacto social, desarrollando así su lado animal, hasta el punto de comportarse como tales. Y por increíble que parezca, la historia nos ha dado numerosos ejemplos de esta realidad que aún sigue escandalizándonos, mostrando, ya de paso, la delgada línea que nos separa de la más pura bestialidad.

E

Casos sorprendentes Estrictamente hablando existen tres categorías de “niños salvajes”. En la primera se sitúan aquellos menores que fueron abandonados en la naturaleza y que sobrevivieron por sus propios medios. El ejemplo más famoso en esta tipología es el de Víctor de Aveyron, encontrado en 1799 dentro del bosque francés de La Caune y cuya historia llevó al cine en 1969 el director francés François Truffaut, bajo el título de El pequeño salvaje. Internado en el hospicio de Rodez, sus cuidadores observaron cómo el joven rechazaba todo contacto humano, comportándose de una manera salvaje y descontrolada. Comía carne cruda que desgarraba con los dientes y dormía acu-


Bestias o Humanos  

por Janire Ramila