Page 9

Revista

El

Faro

Muestra de esa fusión, es la figura de Fray Matías de Córdova, nacido en la ciudad de Tapachula de Córdova y Ordóñez, quien fue literato, pedagogo, filósofo y político. Despunta de su legado ser quien fundó la Real y Pontificia Universidad de Chiapas, además de promover la creación de la Sociedad Económica de Amigos del País (filial de la de Guatemala); además, introdujo al estado la primera imprenta, fundó la que puede considerarse la primera escuela normal en nuestro país y Centroamérica. La fábula La tentativa del León y el éxito de su empresa figura entre las cien mejores poesías de la lengua castellana en Hispanoamérica y fue el promotor de la independencia de Chiapas y de las provincias centroamericanas (si no hubiera existido ese movimiento independentista, Chiapas no sería parte de la República Mexicana). No debe soslayarse que este gran prócer, en un gesto de grandeza, aleccionador para las futuras generaciones, al fallecer, en el año de 1828, pidió ser enterrado sin tumba ni señalamiento alguno, en el templo adjunto de la catedral de Santo Domingo, en la ciudad de Chiapa de

07 Corzo, Chiapas, entre la capilla de la Virgen de Guadalupe y el altar mayor, por ser el lugar donde el sacerdote pasaría diariamente a la hora de realizar sus oficios, para que lo pisara, dada la exigua importancia que le daba a las vanidades del mundo. Indiscutible es que la fecunda naturaleza que tiene el territorio chiapaneco, en sus recursos hidrográficos, flora, fauna y herencia cultural, así como el sonido del viento que evoca sus marimbas, y el aroma de café que envuelve los sentidos, ha dado pauta a la formación de chiapanecos con altos valores patrios, jurídicos y literarios que han figurado y aportado a la conformación de la identidad nacional, entre ellos, Don Belisario Domínguez, (considerado el máximo héroe civil de México), que al haber redactado en su carácter de Senador de la República, un discurso que no fue pronunciado, pero sí publicado, denunciando las tropelías de Victoriano Huerta y su manifiesta culpabilidad en el asesinato del Presidente Don Francisco I. Madero y del Vicepresidente Don José María Pino Suárez, provocó la reacción del tirano Huerta, quien ordenó su asesinato, perpetrado el 8 de octubre de 1913. Su heroica muerte por la libertad, hizo que los gobiernos emanados de la Revolución, instituyeran la medalla “Belisario Domínguez”, presea máxima que honra a mexicanos que se distingan por su valor cívico, concedida por la Cámara Alta del Poder Legislativo Federal, en Pleno. En la ciencia jurídica, despuntó con brillantez Don Emilio Rabasa Estebanell (padre de una estirpe de juristas que hasta hoy destacan), considerado uno de los pilares del sistema jurídico Nacional; en prueba de ello, una escultura de él fue colocada en el edificio que alberga la Suprema Corte de Justicia de la Nación; como reconocimiento a sus logros y valía, destacando de su legado, la fundación en 1912 de la afamada Escuela Libre de Derecho, y la obra intitulada El artículo 14 y el juicio Constitucional. Un pueblo de esas condiciones culturales magnificentes, en lo literario inspiró la poesía entrañable del Doctor Rodulfo Figueroa, el canto nostálgico del Doctor Enoch Cancino Casahonda y el arrebato pasional de Don Jaime Sabines Gutiérrez, así como la excepcional pluma de la extinta escritora Rosario Castellanos, pionera de la defensa de los derechos nativos. Otros chiapanecos ahora trabajan para representar al estado, y son muchos, pues es tierra de poetas y artistas.

Revista El Faro núm 8  

Revista de temas jurídicos

Advertisement