Page 11

Revista

El

Faro

Cursó sus estudios primarios en Comitán, siguiendo los preparatorios en San Cristóbal de las Casas. Posteriormente se trasladó a París para estudiar la carrera de medicina, en donde tuvo que volver a cursar sus estudios secundarios y preparatorios, porque no se los reconocieron. Radicó en París 13 años, y en 1890 recibió el título de médico cirujano, partero y oculista, con ofrecimiento para trabajar en un hospital de esa ciudad, el cual rechazó porque tenía la fuerte convicción de regresar a su patria para poner sus conocimientos al servicio del pueblo. A su regreso a Chiapas contrajo matrimonio con su prima Delina Zebadúa Palencia, con la cual tuvo cuatro hijos, y se dedicó a ejercer su profesión. Atendía a enfermos desahuciados, a muchos de los cuales salvó mediante operaciones que entonces parecían imposibles de practicar; además, estableció un sistema de pago por honorarios, el cual consistía en cobrar de acuerdo a las posibilidades económicas de sus clientes. En 1902 su esposa enfermó y tuvo que trasladarse con ella a la Ciudad de México, para que recibiera tratamientos médicos. Después de la muerte de su esposa en 1902, regresó a Comitán donde abrió la botica La Fraternidad, con la finalidad de proporcionar a sus enfermos medicinas a bajo costo. Al darse cuenta de que en el país existían importantes diferencias sociales, se dispuso a luchar en favor de los desvalidos a través de la prensa, creando así el periódico Chiapas: Me diréis que habéis llenado vuestros diarios con artículos muy bonitos sobre fiestas, teatros, toros—actrices, etc., que habéis publicado las noticias que os envían diariamente de Estados Unidos, Cuba, Macedonia [...] Todo esto puede ser muy interesante; pero no debéis olvidar, señores, que sois mexicanos y que vuestro deber es ocuparnos ante todo de los asuntos que interesan más directamente al país; después escribid sobre lo que más os agrade.1

En 1904 publicó el periódico llamado el VATE, cuyo nombre deriva de las primeras letras de las palabras del ideario de la publicación: VATE. Esa palabra por sus cuatro letras representa los elementos fundamentales de la dicha humana, en cuanto depende del hombre: Virtud, Alegría, Trabajo, y Estoicismo. La virtud consiste en hacer el bien y evitar el mal, es la luz esplendorosa que ilumina la conciencia de todos los hombres […] la alegría debe ser la inseparable compañera del hombre de bien […] hablo del goce interior que nace de la tranquilidad del alma y de la satisfacción del deber cumplido. El trabajo es la más positiva y más provechosa de las distracciones y la que hace más gratas todas las otras. Quien no trabaja no puede ser feliz. Todos debemos trabajar para ser cada día mejores por medio de la educación del cuerpo y del alma [...] Estoicismo es la serenidad del alma que permite al hombre ser libre de sí mismo.2 1 2

Dominguez Belisario, Chiapas, México DF, 1903. Domínguez, Belisario. “Sueño”. El vate. México

09 Como el doctor era conocido por sus buenos actos la gente lo incitó para que ocupara puestos políticos, por lo que en 1911 fue electo Presidente Municipal de Comitán, tiempo después se postuló como senador federal suplente. A principios de 1913 regresó a la ciudad de México para que su hijo realizara estudios preparatorios. A los pocos meses de su estancia en la capital del país, el senador propietario murió, por lo que el doctor tuvo que ocupar su lugar en el senado, rindiendo protesta el 5 de marzo de 1913. El 20 de febrero de ese mismo año, después de la llamada Decena trágica, Victoriano Huerta ocupó la presidencia de la República, y desde ese momento el senador Belisario Domínguez se convirtió en un duro crítico del gobierno de Huerta. Prueba de ello son los dos discursos que difundió en las tribunas, en los que dirigía fuertes críticas al Presidente. El primero de ellos de fecha 17 de septiembre de 1913, fue una respuesta al informe que rindiera el presidente Huerta, en donde lo tachó de asesino y a su gobierno de ilegítimo: “La paz se hará cueste lo que cueste”, ha dicho don Victoriano Huerta. ¿Habéis profundizado, señores senadores, lo que significan esas palabras en el criterio egoísta y feroz de don Victoriano Huerta? Estas palabras significan que don Victoriano Huerta está dispuesto a derramar toda la sangre mexicana, a cubrir de cadáveres todo el territorio nacional, a convertir en una inmensa ruina toda la extensión de nuestra patria, con tal de que él no abandone la presidencia, ni derrame una sola gota de su propia sangre […] El mundo está pendiente de vosotros, señores miembros del Congreso Nacional Mexicano, y la patria espera que la honraréis ante el mundo, evitándole la vergüenza de tener por primer mandatario a un traidor y asesino.

El presidente del senado no permitió a don Belisario Domínguez dar lectura del discurso en la Cámara, por lo que tuvo que buscar a algún impresor para que accediera a imprimirlo; sin embargo, todos los dueños de imprentas a los que se acercó se negaron a ello, incluso su amigo Adolfo Montes de Oca. A pesar de ello, no desistió de su objetivo y fue cuando dio con una joven llamada María Hernández Zarco, quien trabajaba en la imprenta de Montes de Oca, la que lo ayudó a imprimir el discurso para distribuirlo entre sus compañeros senadores y en las calles. El 29 de septiembre de 1913, Belisario Domínguez imprimió otro discurso, en el cual solicitó al Congreso ser comisionado para pedirle al presidente su renuncia. Como era de esperarse, las denuncias que realizó Belisario Domínguez, le costaron la vida. La noche del 7 de octubre, dos hombres lo sacaron del hotel donde se hospedaba. Al principio se creía que se trataba de una desaparición, por lo que el Congreso solicitó al Presidente un informe sobre su paradero advirtiéndole que

Revista El Faro núm 8  

Revista de temas jurídicos

Advertisement