Page 50

FACULTAD DE COMUNICACIÓN

1991 ABRIL. Mesa redonda sobre ‘Juan Pablo II y los medios de comunicación social’, en la presentación del libro de Eulalio Fiestas. Desde la izquierda, Esteban López-Escobar, monseñor Cirarda (arzobispo de Pamplona), Eulalio Fiestas y Jesús Tanco, secretario de la Asociación de la Prensa de Pamplona.

El especial dinamismo de la Facultad Me incorporé a la Facultad de Ciencias de la Información en 1989, como profesor de Opinión Pública y de Sociología, pero conocí a Esteban mucho antes, pues llegué a Pamplona para estudiar Filosofía en 1969. La Universidad de Navarra era pequeña, y los estudiantes y profesores del campus de abajo, formado por el Central, la Biblioteca y poco más, nos conocíamos. Seguramente uno tiende a idealizar el pasado, pero no soy el único en opinar que en la universidad española de aquella época, mucho menos masificada que en la actualidad, había grandes maestros. Muchos de ellos destacaban tanto por su cualificación científica como por su extraordinaria personalidad. En la Universidad de Navarra de los años setenta, que me tocó vivir como estudiante y recién licenciado, los de Periodismo –profesores y alumnos– llamaban la atención. Había un especial dinamismo en esa Facultad: mucha vida cultural y no menos diversión y celebraciones festivas. 50 l EL JÚBILO DE ELEF

Esteban era uno más en ese destacado plantel, en el que figuraban Alfonso Nieto, Francisco Gómez Antón, Carlos Soria, Ángel Benito, Luka Brajnovic, Miguel Urabayen, Gonzalo Redondo y otros más –no es posible citar a todos–. Esteban era más joven que ellos, pero a los ojos de un estudiante primerizo parecía uno más de los mayores. Me impresionaron algunas de sus cualidades: brillantez de su discurso, perfecta dicción, dotes para la actuación, experiencia internacional. luego supe de su afición al teatro, que también compartían otros profesores y alumnos de esa época. Pienso por ejemplo en Iñaki Amestoy, Pedro Sorela o el mismo Pedro J Ramírez.

Madurez intacta Cuando quince años después de licenciarme en Filosofía llegué a la Facultad, Esteban ya era mayor y pude conocerlo y tratarlo en su madurez. Comprobé así que esas cualidades que me habían llamado la atención como estudiante joven no eran un

espejismo y seguían destacando con el poso añadido de la experiencia. En los años noventa la Facultad creció para incorporar las licenciaturas de Comunicación Audiovisual y Publicidad y Relaciones Públicas. Esa transición, todo un reto, fue mucho más fácil de lo previsto gracias a la presencia de esos mayores, a cuyo lado se fueron formando docenas de jóvenes docentes. Los veteranos nos han ido dejando –ley de vida–, y hoy es el turno de Esteban. Confío en que nos siga acompañando en el futuro, lo que quitará dramatismo a la jubilación legal, pero se me va a hacer extraño no verlo al frente de su asignatura. Al fin y al cabo, esa imagen me ha acompañado desde 1969. Igualmente rara se me hace la circunstancia de que paso a convertirme en el profesor de plantilla de más edad (no de más tiempo de trabajo en la Facultad). Los mayores nos han enseñado cómo se hace, así que afronto con tranquilidad el tiempo que me queda. Alejandro Navas OCTUBRE 1972

ELEF: Estelar Esteban  
ELEF: Estelar Esteban  

Revista de la Facultad de Comunicación de la Universidad de Navarra (España) en homenaje al catedrático de Opinión Pública Esteban López-Esc...

Advertisement