Page 5

‘‘

UNIVERSIDAD DE NAVARRA

La teoría de la comunicación no había merecido la atención de filósofos e intelectuales, y ni siquiera de la universidad, hasta pocos años antes

quedé, de hecho, vinculado académica e intelectualmente con Esteban (“don Esteban” entonces), pues no existía aún la actual estructura departamental ni existía la figura de alumno interno. Salvo hablar de vez en cuando con el Profesor López-Escobar en su despacho y recibir sus consejos para mis estudios, no recuerdo haber hecho en ese primer curso mérito alguno para mantener nuestra relación académica. De hecho, no volvió a darme clase. Sin embargo, ese vínculo continuó fuerte durante los cinco años de carrera, e incluso resistió los “cantos de sirena” que el Rector Alfonso Nieto me dirigió a través de Aires Vaz, Secretario entonces de la Facultad, que buscaba estudiantes que “apuntaran maneras” para hacer la tesis doctoral con Nieto al finalizar la Licenciatura. El caso es que durante el resto de la carrera continué pululando por el despacho de don Esteban en el mítico “pasillo de Nuestro Tiempo”: él me daba algún libro para leer, yo le echaba una mano en alguna tarea adecuada para un estudiante (rellenar las actas y las papeletas, por ejemplo), participaba en los seminarios que organizaba y hablábamos de vez en cuando. Mis estudios y mi relación intelectual con el Profesor López-Escobar me llevaron a ratificarme en la decisión de dedicarme a la carrera académica en la Universidad comenzando mis estudios de doctorado para escribir una tesis sobre teoría de la comunicación, en búsqueda de fundamentos intelectuales para explicar esa realidad a la que LópezEscobar me enseñó a mirar, sobre la que conversábamos con frecuencia y 2012 OCTUBRE

que, sin embargo no había merecido una especial atención por parte de filósofos e intelectuales y ni siquiera la de la misma institución universitaria hasta pocos años antes. Esteban llevaba sólo nueve años como profesor en la Facultad cuando me dio clase. A mí me parecía un profesor mayor, pero aún no había cumplido los 40. En esos nueve años de experiencia académica en el ámbito de la comunicación fue capaz de construir una asignatura que planteaba las cuestiones más relevantes en la comunicación, con matices filosóficos, sociológicos, éticos, políticos, etcétera.

Un puntal en la Facultad En sus clases nos habló de la historia –tan reciente como breve– de la comunicación como campo de estudio, del impacto de la tecnología en la configuración de ese ámbito del saber, de los elementos, funciones y problemas de la comunicación… Sin duda esta materia de primer curso, junto con la que Juan José GarcíaNoblejas nos impartió en tercero, fueron las incursiones más profundas de la carrera en la realidad de la comunicación y las que me inclinarían por la vida académica en el ámbito de la teoría. Cuento esto porque pienso que refleja la capacidad que tenía el Profesor López-Escobar de mostrar a un estudiante de 18 años en toda su relevancia y profundidad el “tema” de la carrera. No es de extrañar que, ya por entonces, Esteban fuera un puntal en la Facultad y uno de los profesores españoles más activos internacionalmente en el campo de la comunicación. Era un académico muy original por sus puntos de visEL JÚBILO DE ELEF l 5

ELEF: Estelar Esteban  
ELEF: Estelar Esteban  

Revista de la Facultad de Comunicación de la Universidad de Navarra (España) en homenaje al catedrático de Opinión Pública Esteban López-Esc...

Advertisement