Page 22

FACULTAD DE COMUNICACIÓN

1984 ENERO. Festividad del patrón de Periodismo, San Francisco de Sales. Primera fila: Ángel Faus, Juan José García-Noblejas, Esteban López-Escobar, Pedro Lozano Bartolozzi, José Antonio Vidal Quadras y Francisco Gómez Antón. Segunda fila: José Julio Cabanillas, Francisco Iglesias y Daniel Innerarity.

Querido Esteban, Me apremia Pacotto para que no deje de ponerte unas líneas (además de las páginas sobre “poética e historia” que la complicidad de Manuel ha puesto en el libro). Imagino que el envite sólo pretende que salgan unas líneas a vuelapluma, capaces de evocar cuestiones y costumbres compartidas. Asuntos que –ahora que caigo en la cercanía de nuestros calendarios– resultan para otros quizá clásicos, por no decir educadamente “viejos”. Diría clásicos por su largo y estable permanecer, mientras había personas y cosas alrededor que pasaban como si se desvanecieran en la distancia o se perdieran en el tiempo. La verdad es que –puesto el ceño de recordar– me viene a la memoria una escena. La escena repetida de nuestras largas y sabrosas conversas, en los sucesivos despachos, cada vez más repletos de libros y papeles propios y ajenos, que la fortuna nos ha ido deparando con el tiempo. Conversas sobre lo que estábamos haciendo o dejando de hacer en cada momento, que tantas veces se convertían en estupenda conspiración académica para que nuestra Facultad, además de “nuestra”, fuera una genuina y mejor “Facultad”. 22 l EL JÚBILO DE ELEF

Evocación de largas y sabrosas conversas Conversas estupendas, como Dios manda: improvisadas, salidas de la nada: de un encuentro casual, de un imprevisto “pasaba por aquí”, de un “¿oye, ahora que te pillo: tú cómo ves esto o aquello?” ni de lejos premeditado. Conversas gratuitas, realmente inútiles. Es decir, tan lejos de la utilidad inmediata o de la necesidad, que casi parecía que se acercaban a la sobria sabiduría de quien ya lo tiene todo, aunque sea como esperanza. A veces pensaba, mientras nos escuchábamos, en aquello tan grande de “tiene más aquél que necesita menos”.

Pasando de dimes y diretes Pasábamos más bien con amplitud de dimes y diretes más o menos académicos, incluyendo algunos pintorescos de los McLuhan o McBride de turno o de los sucesivos ministros de la cosa universitaria, y no digamos el pase del pestiño boloñés… Y todo eso, sin tener que decir nada a espaldas de las sucesivas juntas de la Facultad, porque –¡ay de

nosotros!– lo decíamos por escrito al decano, conspirando con él (o ella), o en voz alta en las juntas y los plenos… Por fortuna, ya teníamos nuestras buenas lides y batallas libradas de primera mano allende los mares, al norte y al sur del Río Grande, cara a cara con las gentes que muchos sólo conocían por sus libros. Hombre, también hablábamos a veces de nuestras lecturas, fuese el caso de Aristóteles o de Jacques Necker. Y nos intercambiábamos fotocopias, quizá en recuerdo de los cromos infantiles. Total, querido Esteban, que ahora que andamos en penínsulas distintas, echo de menos nuestras conversas fortuitas, inopinadas y casuales, siempre cortas –aunque duraran más tiempo del que teníamos– porque han sido tiempos de regalo, que en otras latitudes resultan tan raros entre académicos y a veces incluso tan escasos entre amigos. Amigos pour rien que diría Ricoeur: por nada, por ninguna necesidad ni apremio, porque sí. Si no fuera cosa mala, incluso deberíamos tener envidia de nosotros mismos. Un abrazo, Juan José García-Noblejas OCTUBRE 1972

ELEF: Estelar Esteban  
ELEF: Estelar Esteban  

Revista de la Facultad de Comunicación de la Universidad de Navarra (España) en homenaje al catedrático de Opinión Pública Esteban López-Esc...

Advertisement