Issuu on Google+

POR UNA POLITICA EXTERIOR CON RUMBO

  Leonardo Ffrench Iduarte.* Habida cuenta de que se me ha pedido,   como a los demás expositores, limitar  nuestra participación   a 7 minutos,  expondré a  grandes rasgos y a  manera de  encabezados,   los  qués  de   lo   que   considero   los   principales   asuntos             que  deberá   cubrir  nuestra   política   exterior  en   los   próximos   años.           Lo   haré   con  propósitos   de   provocar   discusión     y   reflexiones   sobre   estos   temas.       En  algunas ocasiones abordaré también los cómos. RELACIONES CON ESTADOS UNIDOS DE AMÉRICA (EUA). Es indudable que,     desde hace muchos decenios,    la relación bilateral con EUA  es el   eje  fundamental  de  nuestra   política  exterior,          a  pesar de  los  variados  intentos de diversificarla.        Esta relación es vasta, dinámica, compleja y difícil  pues, además de compartir una frontera común de 3,200 kilómetros,     se asienta  en una notable asimetría.  Asimismo, hay que tener  presente que seremos vecinos de EUA    “por los  siglos de los siglos”.             Nos guste o no. En   consecuencia,   deberíamos           tratar       de   obtener   de   esa   vecindad,   pragmáticamente,     los mayores      beneficios.   Los principales asuntos contenciosos de la   relación con EUA son, en nuestros  días,  el Tratado de Libre Comercio (TLCAN), el combate  al narcotráfico    y  la migración. En cuanto al TLCAN hay que destacar que,    desde su entrada en vigor en 1994,  el comercio exterior  con EUA y Canadá  ha crecido exponencialmente, pasando  de 60 mil millones de dólares   anuales, a   más de 500 mil,  con superávit para  nuestro país. Además, dentro de sus aspectos positivos, conviene destacar que, desde 1994,  prácticamente  despareció “la fayuca”, que fue  una acendrada costumbre  de las  clases medias de nuestro país.


Se ha dicho, sin embargo, que el TLCAN no propició una mejoría en la distribución  del ingreso ni en la calidad de vida en México. En este sentido parece necesario  responder       que  el   TLCAN   fue   un   tratado   de   libre   comercio,         no         de  desarrollo integral. Sin   embargo,   es   de   destacar   que,         en   la   actualidad,       los   empleos   mejor  remunerados   en   México    son los asociados a empresas exportadoras. Algunos críticos del TLCAN sostienen que es necesaria su renegociación. Si  esta renegociación se llevara a cabo, habría que considerar que Canadá y EUA  demandarían,    en primerísimo  lugar, incorporar a nuestro petróleo dentro de  los sectores abiertos a su  participación. Consecuentemente,  más   que   pensar   en   una   renegociación   del   TLCAN,  deberíamos   pensar   en   la   creación   en   el   largo   plazo   de   una   Unión  Norteamericana,  creada   a   imagen   de   la   Unión   Europea   (UE),   adaptando   sus  aciertos y evitando sus errores. En esta posible Unión Norteamericana, EUA aportaría, fundamentalmente,   los  recursos financieros y tecnológicos. Canadá los recursos materiales y México los  recursos humanos.  EUA difícilmente podrá competir por sí solo con la UE ni  con el bloque informal de países asiáticos.  Además, no hay que olvidar que  la mayoría de los estadounidenses piensa “con el bolsillo”. COMBATE AL CRIMEN ORGANIZADO. En este terreno, México, por estricta reciprocidad,  debería dejar de “hacerle  el trabajo sucio a los EUA”.  Mientras EUA no dé pruebas fehacientes de que  disminuye su demanda y consumo de estupefacientes, México debería dejar de  combatir “a sangre y fuego” la producción y tráfico de los mismos, utilizando una  estrategia más sutil y efectiva para hacerle frente. México   recuperaría   así  el   respeto   de   muchas   naciones,   incluida   una   gran  parte de la población de los propios EUA. No hay que olvidar que “las fieras  atacan cuando huelen miedo” y, durante los últimos diez años, México se lo ha  mostrado a EUA.   


MIGRACIÓN. La emigración de nuestros trabajadores  hacia el norte provoca una sangría y un  daño   familiar   que   apenas   se   compensa   con   las   transferencias     de   remesas  familiares   que   producen.   Y   es   un   hecho   que   cerca   del   98%   de   nuestros  emigrantes se van hacia EUA. Resulta   impostergable   estimular   y   facilitarle   el   ejercicio   del   voto   a   nuestros  compatriotas residentes temporal o definitivamente en el extranjero. El Congreso de Morelos, nuestro estado, según varios medios de comunicación,  ha dado un paso en reversa al postergar hasta 2018 el voto de los morelenses  desde   el   exterior,           para   gobernador   del   estado,                   con       pretextos  presupuestales, porque no podían erogar 2.8 millones de pesos en el 2011 y 25  millones   el   año   próximo.     Sin   duda   olvidaron   nuestros   diputados   que   los  morelenses, desde el exterior,   envían cerca de 500 millones de dólares cada año  a sus familias en el estado, lo que, al cabo de un sexenio, significan cerca de 3 mil   millones de dólares o 36 mil millones de pesos, según datos del Banco de México. Nuestros emigrantes esperan y desean que autoridades, empresarios y medios de  nuestro   país   dejen   de   considerarlos   como  cajeros   automáticos,  y   que   la  sociedad estadounidense deje de considerarlos como  máquinas de trabajo, por  altamente productivos, baratos y desechables. Nuestros   compatriotas   aspiran   a   ser   reconocidos   como   ciudadanos   de  plenos derechos y deberes, tanto en sus lugares  de origen como en los de  destino.

Finalmente, mientras el Congreso de EUA no emita una Ley Federal que obligue  a los 50 estados de la Unión Americana a “ser parte” y  acatar los preceptos de la  Convención   de   Viena   de   Relaciones   Consulares   de   1963,   por   estricta  reciprocidad,  las autoridades policíacas mexicanas       deberían dejar de cumplir  con la Notificación Consular, cada vez que un ciudadano de EUA sea detenido 


en México. Veríamos cómo cambia la actitud de las autoridades de ese país,  respecto a nuestros compatriotas detenidos, de los que algunos  han sido  incluso  sentenciados a la pena capital  en EUA. Y por lo que toca a una reforma a la ley de inmigración en  EUA que permita la  regularización   de   cerca   de   6   millones   de   compatriotas   indocumentados,  el  gobierno de México  lograría influir en el congreso de EUA si contratara  los  servicios de alguna organización de ese país que se encargue de convencer a  los congresistas de EUA que “a todos convendría dicha reforma”, como se hizo  para lograr la aprobación  del TLCAN, (con  USA FOR NAFTA) y si  además logra  el apoyo solidario y económico de países centroamericanos. RELACIONES CON EL RESTO DEL MUNDO. Resulta necesario y urgente fortalecer la representación de nuestro país ante las  organizaciones multilaterales, definiendo claramente la postura de México ante  las posibles y deseables reformas a la Carta de la ONU, como ampliar el número  de los miembros permanentes del Consejo de Seguridad (CS­ONU), pero  de  una  manera    rotativa   geográficamente. En   cuanto   a   las   relaciones   bilaterales   con   el   resto   del   mundo,   habrá   que  reforzarlas, en particular con América Latina y Europa, designando al frente de  nuestras representaciones diplomáticas y consulares a  personal de carrera del  Servicio Exterior Mexicano (SEM), capacitado durante muchos años para fungir  como servidores del Estado mexicano, con carácter apartidista.

De esta manera, embajadas y consulados dejarán de ser premios o castigos para  políticos al servicio del gobierno en turno. Así México volverá a ser respetado y  reconocido como  Estado digno, apegado a los principios de su política exterior,  consignados en el artículo 89 de nuestra Carta Magna.


Conviene tener muy presente que los únicos mexicanos que han obtenido un  Premio Nobel en la historia, son todos miembros del SEM de carrera o hijos  de ellos. Así, no se repetirán los casos de Julio Frenk, de Jaime Sepúlveda, de Ernesto  Derbez y de Querétaro, entre otros, que perdieron las elecciones para ser titulares  de la OMS, de la OPS, de la OEA y para ser sede de las Expo Mundial 2010,  respectivamente.   * Leonardo Ffrench Iduarte es Embajador de México, de carrera, jubilado. Reside  en Cuernavaca, desde el 2002. Fue el primer portavoz del gobierno mexicano, de   tiempo completo, en la Embajada de México ante EUA (1984­89). Cónsul General  de México en Denver (1992­95) y en Chicago (1995­98), y Director General del  Programa para las Comunidades Mexicanas en el Exterior (PCME de la SRE) de  1998 al 2000. En la actualidad se ocupa con asuntos de emigrantes mexicanos, es  coordinador de corresponsales en EUA del Seminario de Cultura Mexicana (SCM),  y conduce el programa de radio “Sin Fronteras” del Grupo ACIR Morelos. 


POR UNA POLITICA EXTERIOR CON RUMBO - LEONARDO FRENCH IDUARTE