Issuu on Google+

PROGRAMA PARA MÉXICO Cuernavaca, Morelos a 30 de julio de 2011. Francisco Barbará La Soberanía Nacional Reside Esencial Y Originalmente En El Pueblo. Todo  Poder Público Dimana Del Pueblo Y Se Instituye Para Beneficio De  Éste. El  Pueblo Tiene En Todo Tiempo El Inalienable Derecho De Alterar O Modificar  La Forma De Su Gobierno. Artículo 39 De Nuestra Carta Magna En   estos   últimos   años   de   alternancia   democrática,   hemos   sido   testigos   de  cómo nuestro país se ha ido desestructurando, en lo social y en lo político.  Hasta   las   mismas   instituciones   que   daban   estructura   al   gobierno,   parecen  transitar perdidas y sin rumbo…¡huérfanas!...se ha agotado el modelo instituido  por nuestro partido, que cómodamente adoptó la otrora oposición, pero que ha  sido   incapaz  de   modificar  y   menos  de   modernizar,  ni   aún   cuando   han   sido  mayoría en el Congreso de la Unión; luego entonces, el reto y tarea primordial  y   urgente   consiste   en   recuperar   la   confianza   en   el   Estado,   emprendiendo  profundas reformas institucionales y estructurales que rescaten al país de la  postración en que se encuentra y así dar solidez a un Estado garante de la paz,  la seguridad y la certidumbre jurídica que los mexicanos merecemos.  Luego   entonces,   para   lograr   una   economía   competitiva   y   promotora   del  desarrollo, necesitamos PAZ, SEGURIDAD Y CERTEZA JURÍDICA, elementos  sine cuan non, no se da ese desarrollo y tampoco el social ni el político. Pero deshojemos la margarita en sentido inverso, de lo complejo a lo singular,   ¿qué nos da CERTEZA JURÍDICA?, desde luego, lo primero que nos salta a la  mente   es   el   ESTADO   DE   DERECHO,   que   vendría   siendo   una   aplicación  irrestricta de la ley, en México tenemos maravillosas leyes, pero ¿Quién las  aplica?, Tribunales a modo del ejecutivo ya sea Estatal o Federal, esto es los  llamados administrativos como suelen ser las Juntas Locales de Conciliación y  Arbitraje, La Junta Federal del mismo rubro, los Tribunales Unitarios Agrarios y  su   Tribunal   Superior,   los   Contencioso   Administrativo,   todos   ellos   defienden  prioritariamente   a   trabajadores   y   a   campesinos   a   los   cuales   ha   tutelado   la   Constitución   desde   hace   un   Siglo,   tratándolos   como   personas   inmaduras   e  ignorantes, se les suple la queja y hasta se les defiende no solo con leyes  favorables a ellos sino que estos tribunales se cargan a su favor, lo que a la   larga   provoca   que   sean   los   Tribunales   Federales   y   Colegiados,   si   no   el  Superior de Justicia a través del Amparo o Controversia Constitucional, los que  terminan, la mayoría de las veces, ofreciendo una verdadera Justicia, aunque  se da el caso que según sean los actores e intereses, también se venden como  lo asevero el Presidente de la República en fecha reciente. ¿Cómo atacamos ese problema endémico? Que no sólo tiene efectos en la  impartición de la justicia, ya que no reparamos en lo que no se ve, como lo es  el   costo   monetario   y   la   inversión   de   tiempo   que   significa   el   mover   a   una  maquinaria   judicial   ineficaz,   ya   que   invariablemente   todo   se   resuelve   en   el 

1


Amparo y muchos años después, ¿cual justicia rápida y expedita? ¿Y a qué  costo para el particular? Lo que propongo es que éstos tribunales mencionados, pasen a formar parte  del Poder Judicial y que Jueces y Magistrados sean electos por el voto popular  y no por los partidos políticos a través de ser ratificados como ahora, por las  Cámaras Locales y/o el Congreso de la Unióny mucho menos ser propuestos  por el Ejecutivo Estatal o Federal….¡devolvámosle la soberanía al pueblo! Así mismo, habría que darle autonomía a los órganos del Estado en materia de  regulación económica como lo son la Cofeco, Cofetel, Cofemer y Cofepris entre  otros, con objeto de promover condiciones de competencia en los mercados  internos,   garantizar   la   seguridad   jurídica   de   las   inversiones   y   asegurar  condiciones predecibles en las reglas del juego, así como el actuar sobre la  eliminación   de   las   prácticas   monopólicas,   oligopólicas   y   de   la   misma  informalidad que opera al margen de la ley desalentando la inversión, elevando  los   precios   y   limitando   la   oferta   de   productos   o   alimentando   la   piratería   e  ilegalidad, “el temido sabotaje de la economía formal”.  Por lo tanto hay que fortalecerlos para que su tiempo de respuesta sea rápido y  eficaz, abatiendo el costo que significa acudir a estas instancias para hacerlas  accesibles aún para el pequeño empresario, que muchas veces es el que se ve  perjudicado con prácticas irregulares de nuestra economía. Abordemos brevemente ahora el tema de SEGURIDAD, amplio término que  abarca la seguridad jurídica como la que acabamos de ver, la seguridad social,  la   seguridad   pública   TODAS   A   CARGO   Y   DE   RESPONSABILIDAD   DEL  ESTADO, en sus tres niveles de gobierno Federal, Estatal y Municipal y en sus  tres Poderes como son el Ejecutivo, el Legislativo y el Judicial. Pero vayamos ahora al actor más elemental y no por ello el menos importante,  sí   el   más   soslayado   y   me   atrevo   a   decir,   política   y   partidariamente  desdeñado…¡EL MUNICIPIO LIBRE!, que quizá a últimas fechas, debido a la  alternancia de partidos en el poder, empieza a tomar la importancia olvidada de   antaño. Se convirtió quizá en un semillero y formador de cuadros políticos, sin  darnos   cuenta   que   por   su   proximidad   con   el   ciudadano,   es   la   pieza  fundamental   de   gobierno   y   gobernabilidad.   Es   ahí   donde   deberían   estar  nuestros más avezados políticos y es ahí en donde debe surgir el orden social,  atacando   y   no   permitiendo   como   lo   han   hecho   hasta   ahora   a   la   economía  informal (que yo llamo ilegal) que tanto daña a nuestra estructura económica,  ya que no abona ni a la competencia pareja entre particulares, ni a la seguridad  social en términos de salud y tampoco a la seguridad en el empleo. El Seguro Popular, si bien exitoso y atinado programa gubernamental, indirecta  y desgraciadamente fomenta la informalidad de la economía ya que no lo liga al  empleo formal y esto se ve reflejado en el bajo crecimiento de trabajadores  afiliados al Instituto Mexicano del Seguro Social en los  últimos lustros y por  obviedad ha puesto en riesgo su viabilidad como pieza fundamental que fue de  estabilidad, gobernabilidad y seguridad social. Es   pues   el   Municipio,   pieza   fundamental   en   la   seguridad   jurídica   y   pública  elemental,   por   ende   en   el   desarrollo   económico,   ya   que   al   impedir   la  informalidad se ampliaría la base de contribuyentes y se podría modificar la ley  hacendaria   quitando   las   famosas   cuotas   fijas,   porque   los   emprendedores  2


competirían con las mismas reglas, las mismas condiciones y se empezaría a  dar orden a las finanzas públicas; se podría entonces introducir un impuesto al  consumo fácil de administrar, obligando hasta al más pequeño contribuyente a  facturar   lo   vendido,   haciendo   más   equitativa   la   contribución   de   los   entes  económicos, ya que el que más tiene, más gasta y por ende más impuestos  pagaría. ACABEMOS! Con ese CLIENTELISMO que tanto daña a nuestra sociedad y  solo   la   envilece;   fortalezcamos   a   los   gobiernos   Municipales,  profesionalizándolos,   elevando   el   nivel   de   sus   integrantes   y   que   realmente  sean expresión de su identidad, atacando los asentamientos irregulares que  tanto dañan al orden y planeación municipal, porque a larga se les tendrá que  dotar de servicios a un muy alto costo para la sociedad, amén de que no se  integran   formalmente   al   orden   social   y   municipal,   no   pagan   predial   y   no  contribuyen a la seguridad pública ya que viven en la mayoría de los casos al  margen de la ley en todos los sentidos. Y por fÍn….LA PAZ….LA TAN ANHELADA PAZ…fruto de todo lo anteriormente  dicho, de la justicia, de la equidad, del orden, de la seguridad en la salud, el   trabajo, la educación, la alimentación, el vestido, el esparcimiento y finalmente  y no por ello menos importante, la seguridad en LA PROPIEDAD PRIVADA. Esa propiedad privada que es muy a menudo pisoteada y que es fundamental  en la economía de un país, tanto que un Premio Nobel de economía de los  ochentas en el siglo pasado dijo en su obra premiada “que la riqueza de un   país es directamente proporcional a la defensa y seguridad de la propiedad  privada de sus habitantes”. Estimados   amigas   y   amigos,   la   tenencia   social   de   la   tierra   (ejidos   y  comunidades), no son sujetos del impuesto predial en detrimento del municipio  y sus habitantes, así como sus poseedores no son sujetos de crédito, cuando  se vende esta tierra se hace casi siempre de manera ilegal y a precios por  debajo de su valor real, no se formaliza ante Notario Público su compra­venta y  mucho menos se inscribe en el Registro Público de la Propiedad en detrimento  del erario público y la seguridad en la tenencia de la tierra, más aún, se trafica y  extorsiona   con   ella   sin   haber   PODER   HUMANO,   NI   GOBIERNO   QUE   LO  PENALICE,   PERSIGA   Y   COMBATA….¡LA   MÁS   COMPLETA   IMPUNIDAD!  para esos seres ignorantes e indefensos que se les dio la misma de buena fe  para que “la trabajaran con sus manos”. Y terminaría diciendo una frase que se me ocurrió para esta ocasión: “ASÍ COMO EN LA SOCIEDAD EL NÚCLEO PRIMORDIAL ES LA FAMILIA,  EN LO GUBERNAMENTAL LO ES EL MUNICIPIO LIBRE” ¡MUCHAS GRACIAS!

3


FRANCISCO BARBARA - PROGRAMA PARA MÉXICO