Issuu on Google+

Habitaci贸n 232


Habitaci贸n 232 Francisco Flores Seguel


Pasillos blancos y largos que a veces parecen ser infinitos. Su interior, cubierto de puertas con un ritmo en común, el blanco que juega con una cama, una mesa y un velador, le hacen compañía a alguien en su recuperación , y algunas pocas en su sufrimiento. En este lugar, pasa el tiempo, pasan las emociones, y las ansias por salir luego no cesan. Eso me pasó hace unos años, y ahora fue el turno de mi madre. Ella estuvo hospitalizada una semana, producto de una cirugía en su rodilla. Para ella los días se hacían eternos, hasta el día de su alta y una buena recuperación. Estos momentos los quise captar eternamente con mi celular, para luego terminarlo en un material con memoria: este libro es para ella.


Toda operación es traumática, sobretodo si es tu primera vez, pero se que eres fuerte, y que no te rindes pase lo que pase. Confió en que tendrás una buena recuperación y ya con el tiempo te sentirás mejor. Te amo.



Habitación 232