Page 1

Catalizand Revista de la Fundación Catalina Muñoz

TERCERA EDICIÓN Bogotá, Colombia ISSN 2422-0566

La Guajira UN TRABAJO DE RESPETO Fábrica de placas

PARA MUCHOS MÁS SUEÑOS

GANADORES

INFOGRAFÍA: ASÍ CONSTRUIMOS PAÍS • CATALIZADORES: CATALIZADORES: VOLUNTARIADO CORPORATIVO INFOGRAFÍA: NUESTRO CAMINO RECORRIDO CONSTRUYENDO PAZ A PURO CONCRETO


Por mĂĄs dura que sea la realidad, la fe, el esfuerzo y la alegrĂ­a la pueden cambiar

2

fundacioncatalinamunoz.org


Editorial

Con un techo propio todo es mejor y hay paz

S

iempre he sido de las que piensan -y cada vez que tengo la oportunidad lo digo- que la paz comienza en casa. Y entonces, ¿cómo construir paz si no hay una casa? ¿Cómo construir paz si no se tienen sueños? ¿Cómo construir paz si no damos amor, si no pensamos en los demás? ¿Cómo construir paz si no se tiene un lugar digno en el cual forjar el día a día? Hace 12 años decidimos dejar de pensar y comenzar a actuar. Empezamos a construir paz en medio de la guerra, porque estábamos convencidos de que había que dar la lucha desde los actos, desde las oportunidades; estábamos convencidos de que así estábamos haciendo paz. Y no nos equivocamos. Hoy, gracias a ese esfuerzo diario, hemos llegado a casi 3 mil casas construidas y nos hemos convertido en aliados de muchas empresas en muchos lugares de Colombia. Ha terminado un conflicto que hizo mucho daño a muchas personas, pero también tenemos claro de que aún hay mucho por hacer. La paz aún está por venir. Y nosotros seguimos trabajando por ella, desde el mismo momento en La Fundación Catalina que convocamos a la comunidad Muñoz es una organización para que se una, para que apoye sin ánimo de lucro, que sus sueños, para que nos informen une fuerzas y recursos quién necesita apoyo... De nuestro para cambiar la realidad apoyo, del apoyo de todos los que de familias en condiciones hacemos parte de la Fundación y de pobreza, esencialmente de quienes aportan lo que tienen en materia de soluciones por aportar.Paz es también solidahabitacionales. El trabajo ridad, unión, esfuerzo, no envidias. mancomunado entre Es gratificante ver cómo en cada profesionales, voluntariado jornada de construcción, que nace y donantes, abre un también del aporte invaluable de espacio de formación nuestros aliados, los colombianos para cada integrante de se unen en torno a un tinto, ayudan la Fundación, haciéndola a transportar los materiales y hasta capaz de ser aliada cocinan un delicioso sancocho para estratégica en proyectos todos los que son parte de ese día de distinta magnitud en de trabajo por un sueño. Eso es paz. cualquier lugar del país.

Luz Dary Gómez Presidenta y cofundadora Fundación Catalina Muñoz Es gratificante ver cómo quienes se ven beneficiados con la construcción de una casa, se esfuerzan por adecuar su lote, por ir adquiriendo sus enseres, por pintar su nueva casa. Son colombianos, muchos de ellos desplazados por la violencia, que saben lo que es vivir el horror de la guerra, no quieren volver a vivirla y tal como lo hacían antes de ser despojados de lo suyo, luchan por el convencimiento de una vida digna. Así construimos paz. Sabiendo que cuando hay un techo propio se puede pensar en algo más allá, porque no se paga más arriendo y por eso los ingresos pueden ir a una mejor alimentación, a un mejor vestuario. Cuando hay algo propio hay motivación, alegría, se duerme mejor, se trabaja mejor y se vive mejor. Y eso es paz. Así construimos paz. Catalizando

3


Contenido

28 TERCERA EDICIÓN Director Gohard Giraldo

20

10 4

03 Editorial 05 Carta del director 06 Fuerza de Voluntari@ 08 De la mano 10 Historias, vidas y sueños 12 Inspiración 16 Reportaje 18 Catalizadores 20 Portada 28 A viva voz 30 ¿Cómo vamos? 32 Infografía 34 Con C de casa 36 El muro 42 Sin límite

fundacioncatalinamunoz.org

Consejo editorial Lucero Muñoz Gohard Giraldo Nataly Patarroyo

Dirección editorial Julio Pardo

Diseño y diagramación Danilo Sopó

Diseño y ejecución VertiMedios www.vertimedios.com

Impreso por GRAFIQ EDITORES S. A. S. Copyrights © 2016 Prohibida su distribución total o parcial, así como su traducción a cualquier idioma sin autorización escrita.

Diciembre 2016


Gohard Giraldo Cofundador y director Fundación Catalina Muñoz

Carta del director

Nosotros también reafirmamos nuestro acuerdo... De trabajo por nuestras familias

L

a posición de la Fundación Catalina Muñoz siempre ha sido apoyar un acuerdo negociado para la terminación del conflicto, y como organización social, que pertenece a la sociedad civil, hemos vivido de frente y a diario el drama de la guerra: más del 90% de las familias a las que apoyamos y atendemos son víctimas de la violencia. Sin ir tan lejos, y a manera de ejemplo, en lugares como el municipio de Soacha, nuestra experiencia indica que casi el 100% de la población que hemos atendido es desplazada por la violencia de diferentes lugares del país. Soacha es uno de los mayores receptores del desplazamiento consecuencia del conflicto armado. La experiencia que tenemos y la mía como director me dice que, en promedio, en las épocas más difíciles de la guerra, Soacha recibía 6 familias en condición de desplazamiento por semana. Por estas familias nació la Fundación, o por lo menos en gran medida, cuando pudimos conocer la historia de Jorge Mario y Jorge Iván, dos hermanos que -como miles de personas más- fueron 'echados' de su tierra, cada uno con su esposa y cada uno con dos hijas; al llegar a Bogotá, 21 días después de caminar desde Titiribí, Antioquia, se vieron en la necesidad de vender limones en los semáforos de la capital para poder subsistir. La ayuda de algunas personas y la divulgación de su historia en un programa de televisión, marcaron el momento en el que el destino nos puso en el mismo camino con Luz Dary Gómez, alma y cofundadora de la Fundación. Después de ellos hemos conocido a miles de personas, quienes han tenido que sufrir igualmente el rigor de la guerra, siempre y en especial en las zonas rurales, una guerra de la que solo vemos un poco en las noticias; sin saber, la viven en realidad nuestros campesinos. Por eso, estamos del lado de ellos. Hoy, y por todo lo anterior, la Fundación entrará también en la

fase del posconflicto. Refrendamos nuestro compromiso, ahora pensando en trabajar también con objetivos como la reconciliación, la reintegración y la inclusión como líneas de trabajo. Estamos creyendo, desde hace 12 años que se creó la Fundación, que Colombia se convertirá en un país en paz que va a generar mayores oportunidades, mayor inversión, con instituciones más fuertes y mayor estabilidad. Partiendo de este hecho, sabemos que ahora la Fundación puede aportar al país brindando oportunidades para que las víctimas puedan recuperar su arraigo, sus lugares de origen y las posibilidades que la guerra les quitó. La Fundación trabaja -con otras organizaciones- buscando de ser parte de una articulación de esfuerzos que permitan logros, por ejemplo en materia de generación de ingresos y dar así herramientas de autosostenibilidad, emprendimiento y encadenamientos productivos, a los cuales podamos incluir a las familias, capacitándolas y vinculándolas desde sus lugares de vivienda. Así mismo, trabajaremos para que puedan acceder a la educación, al sistema de salud y para gestionar la implementación de servicios públicos, vías de acceso, transporte en sus lugares de habitación, apoyados siempre en las autoridades locales y buscando presencia del Estado. Para ello, estamos ya trabajando en identificar cuáles serán estos programas y las entidades que -con la llegada del posconflicto- generen este tipo de desarrollo, a las cuales nos podamos unir y trabajar juntos para lograrlo. Hemos aprendido que no es posible llegar a logros si trabajamos solos. Estamos convencidos que, de la mano de nuestros aliados, nuestro voluntariado y de las autoridades, seguiremos evolucionando en favor de esta nueva era, que aporte a esa tan anhelada 'paz estable y duradera' que todos queremos. Catalizando

5


Fuerza de Voluntari@

Acciones concretas que generan paz

T

erpel, una de las empresas más tradicionales del país, desde hace algún tiempo le dio vida a una estrategia corporativa denominada 'Aliado País'. Esta estrategia tiene como objetivo alinearse con las necesidades más relevantes de las regiones y comunidades de Colombia, aportando a su bienestar y desarrollo. Hace cuatro años la compañía creó el programa 'Restaurando sueños', con el que ha avanzado en su compromiso hacia el perdón y la reconciliación, por medio de varios frentes de trabajo: ofrecer alternativas de empleo para personas en proceso de reintegración, generar espacios de proveeduría que incorporan productos provenientes de emprendimientos de las personas reintegradas, así como promover ferias comerciales corporativas para que los reintegrados ofrezcan sus productos y servicios, apoyando así la generación de ingresos. 6

fundacioncatalinamunoz.org

Por otra parte, Terpel está volcada a fortalecer la calidad de la educación de básica primaria, con el objetivo -no solo de formar- sino de ayudar al desarrollo de competencias básicas de liderazgo, matemáticas y lenguaje en las poblaciones en condición de vulnerabilidad. “Nuestro país necesita que los niños colombianos desarrollen competencias socioemocionales y aprendan a ser empáticos, a actuar con responsabilidad y a trabajar en equipo. Un niño líder tiene el poder de transformar su entorno y mejorarlo. Esta es la contribución fundamental y más relevante de Terpel a la construcción de una paz duradera y sostenible en el país”, cuenta Andrea Cheer, Directora de Asuntos Corporativos de la entidad. Bajo esta filosofía, y como parte de sus actividades de responsabilidad social, Terpel también desarrolla desde hace ocho años su programa de voluntariado corporativo. Este recobra una importancia especial, e incentiva permanentemente el espíritu de

servicio de sus empleados; servicio que es parte del ideal corporativo de la Compañía. En principio, el trabajo del voluntariado se manejaba de manera regional, enfocado a cubrir las necesidades específicas de zonas del país en el que hace presencia la empresa, pero con el tiempo y las necesidades, el manejo se ha hecho más general y con un criterio de país.

Esta es la contribución fundamental y más relevante de Terpel a la construcción de una paz duradera y sostenible en el país


Fuerza de Voluntari@

Con espíritu de servicio Hoy, mientras se desarrolla el trabajo en materia de educación ya mencionado, se han identificado numerosas falencias que, en materia de infraestructura, viven muchas instituciones educativas en diversos municipios y regiones del territorio nacional. Esto ha llevado a Terpel y a su voluntariado a alinear esfuerzos para adelantar jornadas de adecuación física de algunas de estas instituciones, conscientes de la necesidad de brindar soluciones y desarrollo. En medio de todo este proceso, Bogotá -en la que el tema de infraestructura no ha sido críticotambién se ha visto beneficiada con el trabajo de Terpel y su voluntariado, buscando mejorar el entorno de los colegios y de los barrios de la ciudad. Así, lugares importantes, como los parques,

por ejemplo, han sido intervenidos gracias a la alianza entre Terpel y la Alcaldía Mayor de la capital, en el marco del programa 'Yo amo a Bogotá', con el que se adelantan jornadas de embellecimiento de estos espacios vitales para la convivencia de sus habitantes. La más reciente de estas intervenciones se llevó a cabo en el barrio Las Cruces; allí más de 150 personas del grupo de voluntariado corporativo de Terpel hicieron presencia, apoyados por la coordinación de La Fundación Catalina Muñoz, que a su vez tuvo la responsabilidad de asesorar, coordinar y manejar los recursos requeridos para esta jornada. Gracias a la unión de esfuerzos entre estas entidades, se sigue construyendo paz desde el voluntariado corporativo, que

constituye el alma y las manos que hacen posible que miles de personas se unan en favor de quienes más lo necesitan. "Este tipo de trabajo, el cambio del entorno, permite que la gente viva más feliz, se sienta orgullosa del sitio en el que habita; permite que sea una ciudad más inclusiva". Concluye Sylvia Escovar, presidenta de Terpel, quien resalta y promueve desde lo empresarial este tipo de actividades, en las que se materializa, no solo una ayuda efectiva a las comunidades, sino también el aporte y la mística de los integrantes del voluntariado de entidades y fundaciones, quienes, al final, son quienes merecen el mayor reconocimiento, pues la donación de su tiempo y de su trabajo, es la que hace posible el logro de cada objetivo social.

Catalizando

7


De la mano

Fuimos caPAZes

L

a Fundación Catalina Muñoz y la Asociación Somos CaPAZes, se unieron para llevar a cabo una labor social con el fin de afianzar la convivencia entre los habitantes de la urbanización que lleva el mismo nombre, 'Catalina Muñoz', construida en 2012. En ella se logró reubicar a 84 familias damnificadas por una 'ola invernal' que 'azotó' al país en 2010. El proyecto contó con el apoyo de organizaciones como El Tiempo Casa Editorial, Cemex, Oxy de Colombia, Terpel y Alcaldía de Soacha. Una vez la urbanización fue una realidad, las familias beneficiadas pasaron de vivir en construcciones informales que fueron arrasadas por la montaña y la lluvia -pero en las cuales tenían total independencia- a compartir espacios con sus nuevos vecinos; esto implicó

8

fundacioncatalinamunoz.org

un cambio radical en su forma de relacionarse, que hizo evidente la necesidad de organizar grupos -como un comité de espacios comunes y mantenimiento- así como aprender y procurar normas para una buena convivencia.

Se trata de un trabajo a largo plazo, de paciencia y constancia

Sin embargo, con el paso del tiempo, esta organización y la adaptación a las reglas que implican su relacionamiento -a lo que las familias no estaban acostumbradas- comenzaron a 'tallar' y a ser desconocidas al interior de la urbanización. El alto volumen de la música en algunos casos, por ejemplo, la intolerancia entre vecinos y otras situaciones, hicieron que muchas familias optaran por abandonar las casas o arrendarlas, en contravía con el espíritu con el cual nació la urbanización. Por todo lo anterior, nació la alianza entre la Fundación Catalina Muñoz y la Asociación Somos CaPAZes, después de identificar que la pedagogía era el camino para intentar lograr una convivencia adecuada entre las personas, pero sobre todo, en los niños de la urbanización. Somos CaPAZes, a su vez, “es una organización especializada en educación para la paz, por medio de actividades lúdicas y reflexivas que buscan que la comunidad conozca sus capacidades y habilidades que les permita fortalecer la convivencia en su entorno”. Con base en esta filosofía, el reto fue entonces adecuar sus actividades a las necesidades de la urbanización, en donde se buscó trabajar de la mano con la comunidad para que los niños empezaran a crear junto a los voluntarios proyectos sociales para los habitantes, que permitieran que la convivencia fuera parte fundamental del bienestar, usando como estrategia actividades lúdicas y herramientas para la resolución de conflictos, técnicas


El primer paso dado y la huella dejada en algunos de participación ciudadana y la inclusión de los niños, jóvenes, padres de familia y líderes comunitarios, con el fin de generar cambios positivos". Para desarrollar estos objetivos, se planeó un cronograma con 12 sesiones quincenales de trabajo y 12 pedagógicas con la comunidad, con un equipo integrado por seis voluntari@s: cuatro de la Asociación y dos de la Fundación. Ganar la confianza de los niños, jóvenes y padres de familia fue el primer paso. El uso de elementos como 'el bastón de la palabra', 'la caja CaPAZ' y los acuerdos comunitarios, fueron de gran importancia para enseñar el respeto por el uso de la palabra y las ideas del otro, así como el uso de la caja como buzón sugerencias, o sencillamente para expresar por escrito algo que ante los demás compañeros resultaba incómodo; los acuerdos comunitarios representaron las normas que en conjunto se propusieron para poder vivir

sesiones pacíficas y de mucho aprendizaje. El trabajo en temas de diversidad de pensamiento, puntos de vista y empatía, también fueron pilares de la labor. El objetivo mayor estuvo en mantener el interés de los participantes. La motivación anterior a cada sesión fue necesaria, invitándolos puerta a puerta para que no dejarán de asistir, lo que constituyó en una labor más, pero que generaba satisfacción al saber que siempre había un grupo de 6 ó 7 participantes que asistía, cada vez con una actitud diferente y comprometida. Por su parte, el taller de padres terminó siendo un espacio para que cada participante se desahogara y contara la situación que deseara desde su punto de vista, y las actividades para engrandecer las virtudes interiores que niños y jóvenes tenían para proponer cambios en su entorno, resultaron ser logros palpables de las jornadas. Los más grandes intentaron exponer sus diferen-

cias, mientras los más chicos propusieron tratar de adoptar actitudes básicas de convivencia como mantener el aseo al interior de la urbanización, cuidar de las p ersonas adultas, sonreír, saludar y ser solidarios con los vecinos. Estas fueron metas que, si bien no llegaron a ser masivas, dejaron una semilla que poco a poco se esparcirá entre los demás. Como conclusión, queda claro que se trata de un trabajo a largo plazo, de paciencia y constancia, en el que hay muchos temas por mejorar, como un lograr mayor compromiso en la comunidad y garantizar la continuación de este trabajo a futuro. Por ahora, para la Fundación Catalina Muñoz y la asociación Somos CaPAZes, el primer paso dado y la huella dejada en algunos de quienes recibieron estas jornadas, constituyen ya un logro que les llena de satisfacción y les motiva a seguir adelante con este reto de convivencia. Catalizando

9


Historias, Vidas y Sueños

Un amor de dos, amigos y ganas de salir adelante

Su amor ha sido siempre honesto y sincero; fue la base para decidir sacar adelante su hogar.

10

fundacioncatalinamunoz.org

N

elson Montejo y Miryam Borda se conocieron hace 11 años en un cultivo de flores en el que ella trabajaba arreglándolas, mientras él fumigaba para protegerlas. “Eso sí, no me lo recomendaban para nada”, cuenta con gracia Miryam, quien para esa época era soltera, vivía con sus padres y podría decirse que nada le hacía falta. Era la niña de la casa, mientras Nelson, separado y con dos hijos de su primer matrimonio, disfrutaba de su soltería, las fiestas y los amigos; por su cabeza no se cruzaba la idea de tener más responsabilidades. Pero así es el destino y el amor. A los pocos meses de iniciar su relación, Miryam quedó en embarazo y los planes de los dos cambiaron. El día llegó. Nelson fue a casa de Miryam a oficiali-

zar su relación, con el susto de que el padre de la joven no estaba aún convencido de las intenciones de aquel hombre de no muy recomendable fama; sin embargo, para sorpresa de los incrédulos, y de los padres de Miryam, su amor ha sido siempre honesto y sincero; fue la base para decidir sacar adelante su hogar. Comenzaron viviendo en casa de los padres de Miryam, en el barrio Villa Sandra, extremo oriental del municipio de Soacha. Pasado el tiempo, a los tres años decidieron casarse y comenzó así la búsqueda de un espacio propio, proceso en el que Nelson no veía problema en irse a pagar arriendo, mientras Miryam no quería, pues siempre vivió en su propia casa. A un par de casas de allí había un lote que pertenecía a un conocido de la familia de Miryam y de Nelson, quien un día lo llamó para pedirle permiso de usar el terreno para descargar material de construcción -algo que hace parte de su trabajo como distribuidor de este tipo de material-. Mientras charlaban, y en tono de broma, Nelson le preguntó a su amigo cuánto costaría ese lote. Su vecino le dijo que ahí estaba el terreno a la orden pero no hablaron de un precio por él. La sorpresa fue que, 20 minutos después, aquel hombre le devolvió la llamada para decirle que le diera 3 millones por ese lote. Un precio impensable por lo económico, muy asequible, pero que obviamente Nelson no podía cubrir, lo que no le impidió que comenzara a buscar prestado el dinero. Lo consiguió y se hizo el negocio.


Historias, Vidas y Sueños

Nelson siempre se ha preciado de ser 'buena gente', simpático en su manera de ser, de los que le gusta hacer buenos amigos. Así consiguió aquel lote y mientras pensaba cómo iba a construir su casa en él, otro amigo le prestó de nuevo esos tres millones -sin intereses- para que Nelson no pagara más y se los devolviera como pudiera. Y pudo. A base de trabajo, organización y ahorro, por fin ese lote fue cien por ciento suyo y la deuda quedó saldada. Pasaba el tiempo y de nuevo los amigos aparecieron en el camino. La esposa de uno de ellos le sugirió a Nelson presentar los papeles para aplicar a una casa de las que construye la Fundación Catalina Muñoz, de la cual ella ya era beneficiaria. Nelson respondió con incredulidad y con algo de orgullo “que él no es de los que recibe ese tipo de cosas que él consideraba ‘regaladas’ y además los trámites eran una jartera”. Lo que él hasta ese momento no sabía es que la Fundación no regala ese sueño. Los apoya para que, con las familias, entre todos se trabaje para hacerlo realidad. Fue entonces Miryam quien se encargó de realizar el proceso, que a las pocas semanas dio sus frutos con la aprobación de la construcción de su hogar, del que ya hacía parte los pequeños Andrés y Jordan.

“¿Pero esto es así de fácil?”

E

sa fue la reacción de Nelson el día que la Fundación les dio la noticia. Y sí, más allá del esfuerzo realizado para poder obtener su lote, la Fundación ayudó para que todo fuera más fácil, porque los Montejo Borda ya cumplían los requisitos exigidos por esta. El material para construirla empezó a llegar, pero se cruzó con las fiestas de fin de año, lo que alargó la espera y hasta las dudas volvieron a aparecer. Pero en enero de este año, la casa se construyó y un día de marzo Miryam no aguantó más y organizó trasteo en un par de horas para que su familia disfrutara de su nuevo hogar. Por tercera vez, otro de sus amigos les ayudó a adecuar ese nuevo espacio construyendo el baño, colocándole techo, piso y pintando a su gusto. Al ver lo rápido que su casa cambió de cara, el voluntariado de la Fundación Catalina Muñoz los apoyó por el esfuerzo, regalándoles implementos para ese baño, y poco a poco, con apoyo y dedicación, han hecho de su casa el cálido hogar que muchos admiran desde afuera como ejemplo de que estar mejor sí se puede cuando se quiere.

Hoy, son un modelo para sus vecinos; tienen servicio de acueducto y gas, ampliaron su cocina y hasta construyeron una tercera alcoba que les brinda mayor comodidad. Los Montejo Borda desafiaron los pronósticos de quienes no creían en su amor; son una pareja tranquila, en la que prima el respeto, el buen trato y la unión; aprovechan las oportunidades que tienen y día a día se ganan el respeto y el apoyo de sus amigos. Una historia, cuatro vidas y un ejemplo de la satisfacción que llena el alma al ver sus sueños construidos.

Fuera de la casa, hay espacio hasta para una 'mascota'.

Catalizando

11


Historias de Luz Inspiración

Los pinceles del alma

“¿Estás haciendo el retrato de quién?” Le pregunta Mery, su profesora; Catalina se toma un segundo para pensar antes de responder, con precisión, que el que está terminando es el retrato de su tía Fanny. El síndrome Silver Russell que afecta a Catalina, lejos de quitarle capacidad o limitarla, la ha convertido en un ser que desafía día a día a la ciencia a la incredulidad y ahora al arte; los desafía a punta de ganas de vivir, de amor y de talento. Los desafía armada de alegría y pinceles. El amor que sienten quienes la conocen y el que ella siente por 12

fundacioncatalinamunoz.org

ellos y por su vida, es tal vez el motor que la impulsa, no solo a luchar por vivir, sino a vivir 'pintando su huella’. En su día a día Catalina es la inspiración de su Fundación y de su familia. Su talento no solo se refleja con el pincel. En ocasiones especiales canta; lo hace en las fiestas y cuando visita a los abuelitos de los hogares que apoya; esa es la manera en que su gran corazón les regala a quienes la conocen, algo de la felicidad que lleva dentro. Así, Catalina se ha ‘graduado’ como la artista de los corazones de todos. Mery, su profesora, es profe-


Historias de Luz Inspiración

sional en Artes plásticas y Arteterapia, una disciplina que le da más énfasis y valor al proceso artístico que surte efecto en las personas -sin importar su edad, sexo o condición- que al mismo resultado final. Con Catalina se conocieron en el Colegio El Torzal, en el que Cata adelanta sus estudios y en el que Mery dictaba clase de artes. Un día, para el trabajo final de periodo, entre las dos decidieron pintar a Luz Dary, la mamá de Catalina, tan solo basadas en cómo Catalina percibía y describía a su madre.

El resultado fue tan interesante, que a partir de allí descubrieron el talento que que tiene Cata para la pintura. El lienzo, los retablos, acrílicos, pinceles y hasta espátulas para crear también cuadros con relieve y texturas, se han convertido en las herramientas con las que plasma su arte. Los retratos se constituyen en su especialidad a la que llegó por esa conexión que siente con todas las personas que la rodean y a las que conoce perfectamente.

La dedicación es una de las virtudes más importantes de Catalina.

Catalizando

13


Reportaje Inspiración

Un proceso especial, un resultado mejor Todo comienza con un esquema que Mery ha enseñado a Catalina, basado en círculos que le dan la forma de cabeza y cuerpo a su dibujo, para después determinar los detalles como el color del cabello, los rasgos característicos de quienes pinta como un bigote, un sombrero o los colores de los vestidos, que pinta tomando como referente una fotografía de su modelo. 'La Mona Lisa' de Leonardo da Vinci, pintura que Cata conoce muy bien por enseñanza de Mery y que hace parte de su formación en el arte, así como 'La noche estrellada' de Van Gogh, son también parte de las versiones reproducidas por Catalina, con base en principios enseñados por

14

fundacioncatalinamunoz.org


Inspiración

su profesora, pero que desarrolla con lujo de detalles con el manejo muy seguro que le da a sus pinceles. En un principio Catalina, como todo artista, invertía mucho más tiempo del que hoy usa para una creación. Podía hacer un cuadro en tres o cuatro sesiones de dos o tres horas semanales, mientras que hoy ya solo utiliza dos de estas sesiones para un nuevo cuadro. Afianzar sus fortalezas, asociar lo que va a hacer con su realidad, pero sobre todo, repetir cada paso del proceso, como aplicar el color blanco o la imprimatura a base de gesso, son las 'reglas' de oro entre Cata y su maestra, y las que cumple religiosamente para cada una de sus obras.

Esa es la manera en que su gran corazón les regala a quienes la conocen, algo de la felicidad que lleva dentro.

“Cuando pinto me siento feliz”. Esas palabras son tan ciertas que las plasma en cada retrato y en su sello personal: los ojos grandes, las pestañas expresivas y la sonrisa que no puede faltar -como dice ella, “en forma de U”- son elementos inconfundibles de su arte y la reafirmación de un proceso y un descubrimiento que le llena de placer no solo a ella, a todos los que disfrutamos de su talento, de su ejemplo y del resultado que hoy ya la gradúan como la artista de nuestros corazones.

Catalizando

15


Reportaje

El trabajo con los wayuu, un tema de respeto

A

finales de 2015, la comunidad wayuu -o wuayú- del departamento de la Guajira, cobró relevancia en los medios de comunicación y redes sociales del país, como consecuencia del fallecimiento de varios niños indígenas de las rancherías del departamento. A raíz de estas circunstancias -y del despliegue que estas alcanzaron- varias instituciones se dieron a la tarea de hacer algo para tratar de apoyar a las comunidades indígenas de esta vasta región del norte del país. El territorio wayuu ocupa una región que va de la sierra de Santa Marta a la de Perijá, de la Alta Guajira al Valle de Upar o el sur del Lago de Maracaibo, así como a lo largo y ancho del territorio de la península de la Guajira y barriadas urbanas en Riohacha, Maicao, Maracaibo o Valencia.

16

fundacioncatalinamunoz.org

Pero, ¿qué son las rancherías? Son agrupaciones familares que se encuentran cerca entre sí, y mantienen su ancestralidad en estos territorios desde mucho antes de la llegada de los colonizadores españoles. De hecho, las difíciles condiciones del clima y la férrea defensa que los wuayuu implantaron, hicieron que los colonizadores no lograran nunca imponer su cultura en estos territorios. Los wayuu se caracterizan por lo cerrado de su cultura, y gracias a esta actitud han logrado mantener sus constum-

Han logrado mantener sus constumbres, a pesar de circunstancias difíciles

bres, a pesar de circunstancias difíciles que llegan todos los días como la explotación de carbón y lo extremo de las condiciones climáticas, que les han afectado directamente y les han llevado poco a poco a necesitar de un Estado para subsistir. Sin embargo, esta subsistencia, les ha resultado muy difícil. Hoy por el clima seco extremo no pueden depender de la agricultura, lo que les ha llevado a modificar su forma diaria de sostenimiento basándola en el fortalecimiento de la elaboración de productos como las mochilas, los chinchorros y hasta acudir a la informalidad en actividades propias de la misma explotación carbonífera y hasta el mototaxismo, labores muy distintas a las que por generaciones les han brindado ingresos.


Reportaje

Apoyo con dignidad La Fundación Catalina Muñoz comenzó a tratar de hacer presencia en el departamento, en principio con el objetivo de conocer a las comunidades y apoyar algunas de las brigadas de salud que se adelantan, específicamente en alianza con la Policía Nacional y un grupo de voluntariado egresado de la Universidad Javeriana. Esta tarea sirvió para conocer más de cerca la situación y cómo podría la Fundación involucrarse con esta comunidad, más allá de las jornadas o la sencilla donación de alimentos que acompaña a estas brigadas y que lideró como forma de apoyo. Las rancherías sufren problemáticas importantes como la ausencia de infraestructura, acueducto y alcantarillado, la sequía del río Ranchería -que constituía antes de secarse en la mayor fuente de agua para las los pobladores, la ausencia de manejo de residuos, el lenguaje y relacionamiento con nuestra cultura y la malnutrición de las personas que habitan estos lugares, especialmente los niños. Aprendiendo un poco más de esta cultura, y de la manera de llegar a esta, se comprendió que la autoridad territorial es el punto de partida para lograr una mayor aceptación, y con la idea de generar objetivos a largo plazo en materia de proyectos productivos e implementación de mejoras en infraestructuras, se inició un proceso en cabeza de la psicóloga social Lina Rubio, voluntaria desde hace 10 años con la Fundación Catalina Muñoz, para intentar poner en marcha estos objetivos y hacer seguimiento a esa primera fase del proyecto. “Nos hemos dado cuenta de que es importante un conocimiento mutuo de su cultura para que puedan darse acciones efectivas. Que conozcamos cómo funciona para poder ayudar de forma útil y que les permita a ellos conocer cómo

funcionamos nosotros. Si nosotros les fallamos en lo que les ofrecemos, como pasa en el sistema de salud, por ejemplo, ellos con una sola mala experiencia replicada en su comunidad, pierden la confianza. Si nosotros no damos un ejemplo claro -como llegar a Riohacha y verla llena de basura, ¿cómo les pedimos a ellos que manejen bien la basura?”, afirma Lina. En una primera fase se organizó la adquisición de materia prima que -en un primer intento, y sin conocer mayores detalles de su reacción- les permitiera generar proyectos productivos. Material como hilos -con los que tejen las mochilas típicas y famosas en todo el mundo- gallinas 'ponedoras' y chivos, animales de los que esta comunidad tiene la posibilidad de extraer alimentos, hicieron parte de esta primera experiencia. El conocimiento que se ha logrado hasta hoy permite determinar que es necesario buscar condiciones para capacitarlos y apoyarlos para mejorar la fabricación y la correcta comercialización de sus productos, respetando sus costumbres y adaptando esa producción al ritmo de las comunidades, siendo necesario -eso sí- implementar precios justos y que les motive a producir para subsistir con dignidad de acuerdo con sus costumbres. Cada mochila tiene un trabajo preciso y distinto una de la otra y eso debe tener un valor que se ha perdido. Se fabrican las más rápidas de hacer, entonces valorar en términos de precios justos su trabajo es una primera forma de apoyarlo. Además, se plantea con los wayuu -porque es la base de todo consensuarlo con ellos- la posibilidad de mejorar la infraestructura de lugares que funcionan como colegios, y que sirvan también como espacios para adelantar las jornadas de salud que se progra-

man. Después de todo este tiempo, la primera escuela ya fue entregada y constituye uno de los logros más importantes. Es necesario entonces desmitificar la idea de que los wayuu no quieren la ayuda o no son agradecidos por lo que puedan recibir. Lo esencial es entender que se puede apoyarlos siempre y cuando no se violente su cultura y cuidando no caer en el asistencialismo. Al tiempo en que se cierran para protegerse, cuando alguien gana su confianza, los wayuu pueden ser muy vulnerables ante quienes busquen dañarlos. El trabajo con esta cultura, en conclusión, es algo que requiere mucho tiempo. Tiempo en el cual el respeto, la comprensión y la protección a sus costumbres, la confianza mutua y las acciones efectivas perduren y puedan surtir un efecto realmente positivo. No es algo que se logrará a corto plazo ni con la acción de una o dos entidades. Este trabajo ya ha empezado y se quiere avanzar en él, esperando que las condiciones se den para, un día, los wayuu puedan recuperar y mantener su dignidad indígena como debe ser. El reto está planteado.

Catalizando

17


Catalizadores

Construyendo paz y país a puro concreto

E

n enero de 1934, es decir hace 82 años, surge en Medellín la Compañía de Cementos Argos, convirtiéndose en una de las empresas más importantes y representativas de la economía colombiana de todos los tiempos. Con el paso de los años, su expansión ha llegado más allá de las fronteras del país, produciendo también cemento y concreto en otras latitudes como Estados Unidos, Honduras, Panamá y varios países más del Caribe. De la mano de ese crecimiento, la filosofía de responsabilidad social, así como su política de sostenibilidad, una prioridad de Argos, se han visto reflejadas con varios proyectos que benefician a poblaciones más vulnerables de muchas regiones del país, objetivo para el cual se ha dividido en cuatro grandes zonas en todo el territorio nacional: Centro, Norte, Suroccidente y Noroccidente.

18

fundacioncatalinamunoz.org

Como parte de esta filosofía, desde hace cinco años nació una alianza entre la Empresa y la Fundación Catalina Muñoz, básicamente por el interés que despertó en Argos ver cómo una Organización como La Fundación, pudiera construir módulos de vivienda en tan solo un día, y sobre todo, contando como fuerza de trabajo con todo un grupo de voluntariado. Así, desde aquella época, comenzó una relación en la que La Fundación comenzó a coordinar y a operar las iniciativas que Argos ha tenido en materia de do-

Muchas han sido las casas construidas en varias regiones de Colombia

naciones de estos módulos habitacionales, contando además con el voluntariado corporativo de la Empresa. Cada vez que Argos decide donar y construir módulos de vivienda, entra el papel de la Fundación para adelantar y coordinar todo el proceso de búsqueda y definición de las familias beneficiadas, así como la coordinación de todo lo que tiene que ver con las jornadas de estas construcciones en las que participa el voluntariado corporativo de Argos. En estos cinco años, en los que Argos planeó uno tras otro el número de casas que se han donado cada año, se han construido decenas en ciudades como Barranquilla, Cartagena, Tolú, Bogotá, Medellín, Puerto Triunfo, Nare, Río Claro y algunas zonas del departamento del Valle del Cauca.

Ideaxion, para evolucionar Desde hace 10 meses, con una basta experiencia de años y una relación fortalecida, Argos y la Fundación Catalina Muñoz han querido dar un paso más allá de lo que se ha venido haciendo en materia de operación y programas de responsabilidad y sostenibilidad enfocadas a la construcción de casas, para además comenzar con un proceso de donación de placas de concreto que resultan de las muestras que fabrica la Empresa en su planta de producción, pasan por el proceso de calidad de los laboratorios de Argos, pero no son finalmente comercializadas. De esta manera, y en el marco de una idea de innovación llamada Ideaxion, creada por Argos, desde comienzos de 2016 se permitió


que la Fundación Catalina Muñoz instalara un punto fijo en la planta de producción del municipio de Bello; en esta 'sucursal', un funcionario de la Fundación hace presencia permanente para encargarse de coordinar el proceso en el que, a hoy, se han fabricado más de 1.670 placas, con las que se han construido ya 7 módulos habitacionales en Medellín y Puerto Colombia, Atlántico, y en el que existe material para construir 3 más en los próximos meses. En cinco años de alianza, y más allá de estos últimos 10 meses de implementación de Ideaxion, muchas han sido las casas construidas en varias regiones de Colombia y muchos los logros por rescatar: por un lado, el aporte ambiental que implica utilizar en pro de buenas causas -en lugar de desechar- las muestras que no son comercializadas, pero tienen la calidad técnica exigida para garantizar su uso. Por otra parte, es evidente y motivo de orgullo el fortalecimiento del programa de voluntariado corporativo de Argos, pues cada vez más personas donan su tiempo y esfuerzo en

pro de quienes más lo necesitan -hoy llegan a los 650 personas en promedio en todo el país-. Pero lo mejor, lo más importante, es la satisfacción de mejorar la calidad de vida de decenas de familias, y mostrar que la unión de esfuerzos e iniciativas, es la mejor manera de construir paz y construir país.

Tienen la calidad técnica exigida para garantizar su uso.

Catalizando

19


Portada

ASĂ? CONSTR

20

fundacioncatalinamunoz.org


Portada

RUIMOS PAZ

Catalizando

21


Portada

22

fundacioncatalinamunoz.org


Así construimos paz Mientras el país se polariza y discute sobre el proceso de paz, sobre las posiciones políticas o sobre el sí y el no, el trabajo del voluntariado en Colombia nunca se detiene. Siempre ha estado y estará presente en innumerables lugares, de distintas maneras y por mucho tiempo; en nuestro país aún está todo por hacer y las manos, en cualquier momento, son bienvenidas. Independiente de la coyuntura política y social del país, por más de 12 años la Fundación Catalina Muñoz, sus aliados y su voluntariado, han venido trabajando incansablemente para, desde su trabajo en pro del apoyo a quienes más lo necesitan, aportar en la construcción de esa paz sostenible y duradera de la que se habla y que aún se sigue buscando. Más de 3 mil casas construidas, así como convertirse en aliados del país y del trabajo de responsabilidad social que adelantan muchas empresas, a las cuales sirve como operador para construir tejido social sólido y permanente, reflejan el aporte real a este proceso desde lo humano, desde lo real y lo práctico. La paz no solo se construye con el silencio de los fusiles -aunque es un gran paso-. La paz se construye en el día a día, con hogares en los que las oportunidades, el respeto y la dignidad prevalezcan. La paz se construye entre todos y trabajando por quienes más lo necesitan. La paz también se alimenta de los sueños hechos realidad. En estos tiempos de paz, nace entonces una de las preguntas más importantes: ¿cómo construimos paz desde el trabajo del voluntariado y de la Fundación Catalina Muñoz?

Para encontrar la respuesta, o las respuestas, es imperativo atender la voz y el pensamiento de quienes permanentemente están desarrollando esta labor en cada barrio, en cada rincón del país en busca de este objetivo. Este es el pensamiento de quienes día a día construyen país. Esteban Galindo: “Es imposible hablar de paz sin tener en cuenta la participación social, inclusión y la lucha contra la pobreza y la desigualdad. La visión de un país en paz comienza planteando herramientas que permitan superar la segregación y segmentación por clases sociales. La Fundación Catalina Muñoz y su voluntariado posibilitan encuentros interdisciplinarios, de personas que quieren que Colombia sea un país más justo, con mayores y mejores oportunidades para todos. En ese sentido, se construye paz al permitirnos llegar a lugares desconocidos, al facilitar intercambios socio culturales, y al depositar un voto de confianza en nuestra población, que esperamos sea más tolerante, más generosa y más amorosa. Así se construye paz”.

Catalizando

23


Portada

Stephanie Hernández: “El ejercicio del voluntariado en la Fundación Catalina Muñoz es una oportunidad para aportar a la formación del tejido social, un elemento esencial para la existencia equilibrada de una comunidad. Esto debido a que por medio de los programas y proyectos de la Fundación, se da el espacio para reconocernos en nuestra humanidad (esencia) aceptando que las diferencias son nuestras fortalezas para aportar al desarrollo de todos. Dicen que la base de la sociedad es la familia, pues bien, en la 'Funda' nos sentimos y actuamos como familia”.

Mónica Ramírez: “Construir paz empieza desde el pequeño paso de reconocer al otro, respetar y tolerar las diferencias, actuando bajo la concepción de equidad. Denunciar con nuestra labor la desigualdad y creer firmemente que la paz es un escenario en el que colombianos y colombianas tenemos derecho a vivir, y que mientras exista pobreza este ideal no puede cumplirse a cabalidad. Los espacios que encontramos en la Fundación Catalina Muñoz permiten este reconocimiento, tanto en nuestra formación de voluntari@s, como en la relación que tenemos con las familias y sectores de nuestro país”.

Óscar Briceño: “La Fundación Catalina Muñoz construye paz devolviéndole la ilusión a miles de familias y alegrando el corazón de muchos niños; su sonrisa es la gratificación al trabajo y esfuerzo de los voluntari@s”.

24

fundacioncatalinamunoz.org

Luz Dary Navarrete: “Una casa es uno de los pilares de una familia... La Fundación con su labor y su voluntariado, construyen tranquilidad, amor y estabilidad”. Marielys Torres: “Desde Marialabaja, nuestra opinión acerca de cómo se construye paz tiene que ver con que se logra a través de las dinámicas y juegos implementados, porque se transmite alegría y ganas de seguir compartiendo ese instante”.

Nos sentimos y actuamos como familia


No solo construimos sueños. También les damos color de país Catalizando

25


Portada

La convicción de que cada uno y cada familia lucha cada día por un futuro mejor

26

fundacioncatalinamunoz.org

'Osos osos': “La respuesta la tienen las familias con la sonrisa, la mirada, con sus expresiones de gratitud y esperanza, nacidas de esta esta labor. La respuesta está ahí, 'robándose' esas sonrisas de familias humildes de niños, jóvenes y adultos”.

En la Fundación Catalina Muñoz, en sus aliados y su voluntariado, existe desde hace más de una década, la convicción de que cada uno y cada familia lucha cada día por un futuro mejor. Por eso es su causa común apoyar el crecimiento de hogares sólidos y felices y aportar en el desarrollo de sus entornos desde distintas acciones sociales. Existe la convicción de que generando nuevas oportunidades, se logra cambiar de manera efectiva y visible la realidad de muchas personas. Existe la convicción, desde hace mucho tiempo, de que la vida digna es la base, el fondo, la esencia para pensar en hacer paz. Los acuerdos, las políticas o las palabras, son solo el fruto de un trabajo que, desde la raíz, se construye día a día porque es lo que cimienta la construcción de un país mejor.


Queremos que el futuro de Colombia sea visto con otros ojos Catalizando

27


A viva voz

Nuestra voz hoy habla de paz Nuestra voz hoy habla de paz Con nuestras voces, y nuestras acciones, como voluntariado queremos decir que esta nueva era sin conflicto sea el escenario para dejar atrás el dolor. Que trabajemos para ser un país mejor desde la solidaridad y el apoyo a quienes más lo necesitan. Que las palabras que hablaban de guerra, no hieran más. Que estas palabras hoy hablen de paz... Más lágrimas No queremos más lágrimas de tristeza. Lloremos porque nos sentimos plenos, por satisfacción, por la alegría de contar con un grupo maravilloso altruista y entregado por lo que hace; queremos Lágrimas de orgullo por la labor del voluntariado de la Fundación Catalina Muñoz. Campamentos Que los campamentos de los que hablemos no sean lugares de dolor y maldad. Que sean aquellos en los que las carpas sean de colores y convivamos al calor de una fogata. Campamentos de integración, de formación, de capacitación para evolucionar como líderes positivos. Robos Que cada persona a la que llegue nuestra labor, nos robe sonrisas de emoción porque sabe que su vida cambiará. Que cada niño nos robe el corazón con sus abrazos y su alegría. Que cada jornada nos deje sin aliento por el cansancio, pero con el alma henchida de satisfacción. Desesperanza “Alguna vez construimos para una familia de la cual hacía parte un niño que sufría de problemas auditivos y solo se podía comunicar por medio de señas. Durante 28

fundacioncatalinamunoz.org

la construcción, entablamos una conversación como nunca había tenido la oportunidad de tener. Al entregarles su casa, el niño empezó a rezar por cada una las personas que estuvimos allí y me dijo: “Gracias por la casa y por ser mi amigo”. A mis 16 años no había pensado ni soñado poder llegar a ser amigo de una persona tan especial. Después de eso recibí uno de los abrazos más reconfortantes de mi vida, y las palabras no alcanzan, como le pasa a él, para describir lo que ese día significó para mí”. Andrés Sánchez.

"La desesperanza no existe" voluntariado Fundación Catalina Muñoz


A viva voz

Y a ti, que como persona has aportado de alguna manera, también te decimos gracias, porque muchas cosas no hubiesen sido posibles sin tu apoyo.

¡Gracias aliados! Por su valioso aporte cumplimos 12 años construyendo sueños y trabajando por los más vulnerables. A nombre de cada familia, queremos darles las gracias. Por su valioso aporte, su amor hacia la gente, por su sentido de responsabilidad social, por entender que país lo construimos todos con cada esfuerzo, peso o placa. Gracias por confiar sus proyectos y sus aportes en nuestra capacidad. Su confianza es nuestro reto y nuestra responsabilidad.

Catalizando

29


¿Cómo vamos?

L

a comunidad de 'Puerto caracol' habita el extremo sur de Isla Múcura, un islote 'enclavado' mar adentro 100 kilómetros al suroccidente de Cartagena. Allí hay dos mundos muy bien definidos y separados solo por un camino; así, literalmente separados por un camino que los comunica en solo 10 minutos: el mundo del turismo lo componen los hoteles de la isla; el Punta Faro es el más importante. Del otro lado, está el mundo de Puerto Caracol. La Fundación Catalina Muñoz, con el apoyo de Punta Faro, estructuraron en esta comunidad el programa 'Recibiendo Sonrisas' con metas claras: mejorar las condiciones de vida y sobre todo, comenzar procesos de educación y apropiación en los habitantes. Hoy, cinco años después, con Recibiendo sonrisas, los 300 habitantes de la comunidad pasaron del abandono -solo atenuado un poco por los dueños del hotel- a recibir atención y educación. El diagnóstico de la situación se constituyó en el primer paso. El censo poblacional era indis-

30

fundacioncatalinamunoz.org

Con paso firme en

Puerto Caracol

pensable para identificar sus necesidades puntuales, y así organizarlos como comunidad, asignar roles y enseñarles a buscar sus propias soluciones. Siguió la implementación de talleres de enseñanza y sensibilización de sus propias necesidades, trabajar en temas de recreación (de los que nacieron comités como 'fútbol con valores' para los niños y jóvenes y capacitación en producción de artesanías, enfocado en mujeres y artistas potenciales). Este último proceso en particular, ha permitido que -con la elaboración de accesorios como pulseras y collares- quienes lo realizan se sientan personas productivas al tener la posibilidad de venderlos en los hoteles a los turistas -y en el caso de las mujeres- comiencen a entender que desde su trabajo, son seres valiosos y se reconozcan como parte fundamental de este núcleo social. Así mismo, se trabajó en el cuidado de los espacios comunitarios con jornadas de limpieza de playas y la solución de una problemática grave: la convivencia que tenían los habitantes con porcinos, en libertad por todas sus calles. Esto finalmente derivó en que los animales fueran cercados y mantenidos lejos de las áreas comunes, apoyado esto hacien-


¿Cómo vamos?

Con educación y conscientes de que son los dueños de su realidad do énfasis en el tema de educación en pro de viviendas saludables, uno de los más importantes y difíciles, porque requería la intervención de cada una de las familias en su propio entorno. Hoy, gracias al trabajo permanente de la Fundación y de sus funcionari@s y voluntariado, hay logros básicos pero enormes para ellos: la llegada de la luz eléctrica ha hecho que los nativos empiecen a pensar en mejorar su calidad de vida con elementos como un ventilador, una nevera para preparar helados o un televisor, que saca a los niños y jóvenes del ocio en las calles. El manejo de basuras evolucionó en un proceso en el que estas se arrojan, ya no al mar o a las orillas de la playa, sino en canecas que son recogidas por una lancha cada cierto tiempo para ser desechadas; las mujeres han aprendido a usar algo de maquillaje para adornar su belleza, los niños tienen zapatos y los hombres saben que su trabajo como pescadores, como empleados de los hoteles o en ciudades como Cartagena, les permite dar a sus familias días sin hambre y con un techo más fuerte, mejor construido. Con educación y conscientes de que son los dueños de su realidad, pudiéndola cambiar, Puerto Caracol es una comunidad más organizada, con más amor propio, con bases de convivencia que les permitirá evolucionar en pro de un futuro cada vez mejor.

Catalizando

31


h m oga ej re or s ad os

1. 74 5

B b usc es ásic am cu tr as os m bie uct de su ej r ur la pe or ta al am s, es viv rar ie ca , ci ien las nt re m d n o nc ie a ec es ia nt en e s té o tic de s, asp idad o. re mu ec es r de o tos s so y/ o

A ra de va mi más b s en , i v ibli y a to nte ja as, ote mb de i rve fo rd p ca ie ns n pa me ines atio s, a nte titu imo s ra nt c s u s un en y , e las es ion en óp c dem mb , z co es el tim on á ell on lar ed me a o dic s e ecim s es uca joap io s d c t re ne pa ien epo om ind s cio to rt o iiz pr s aj o q de e. pi u ci e as

H u ac a nión e 12 pa los d añ ra m e q os cr ás uie u ea v n n m r n ul es il ue ne de ag st rab cid ro ra le ie de Fu s, ro vi nd se n a da ac u yu y l ió ni da a n. er r on

h d co abi ulo ns tac s tr io ui n do al s es

2. 93 4

C d on d éfic trib pr es it uim m oy vu hab o ie ec ln it s nt to e a a o s ra cio la es qu bl n tr e es al re uc p . d tu er D en ucc ra mi es co ió l d ta ar m n e n e ro un de vi l ll id l vi m am a en e da jor os M s. aó

a.

ud

Ay

2. 93 4 P d art id es d iend ea e o s q las de ue co la bu mu s re sq ni al ue da ida n e de de l b s, s s y ien e d p co esa rior m rr id ún ol a. lan P e ara ta stab el n ra g le lo, e tiv es cem e y spac o tion os ntre ar p po fom ios y r m en q un el rog otra ed te ue i ive vol ram s io n l nc rsi un as es de a en tar ta q tra ac for tiv io, ria ue teg do p ia cio ma en ne ció su gen co erm s, s s n ca er rp iol de pa an oid ar va cida do ias lor d es .

ra

D m es pe ejo arro co rs re lla e nd on n l m po nto ici as a ca os es r u rno one y lid p nu n s fa ad ro es pa má de mil de ye c h i tr ís s a b m in ab as vid tos an ás me ita op a d b t de jus dia il im e e qu ra to to ida iz st e . y . T d d and as eq ra e o ui ba su ta ja tiv r o

47

H at oga en re di s do s

.1

60

rio s

vo lu nt a

ho tr ab d ras aj e o

83

1.

5

ho

A co ten so mp dim ci o o al ne s es n lo y t tes s éc ni co sd e

N c a ue re m str co in o rr o id o

te en

am ad

m

xi ro ap

tu

uc

tr

es

ra nf

ve dón De ni de m os

0 28 7. 37

fundacioncatalinamunoz.org

ei

32

ad

lid

bi

ita

b Ha

A ci de lla one más r e p s ,b re l m rog la o rin sp ar ra p da on co m or m sa d as tun os bi e co id a lid s n a la ad us la d d s o so p com e d rga ci ro u e ni al g n sa za ra id rr . m ad o as e de n

ga re s

Infografía


45

or ad os

e y spa pr ci iv os ad p os úb l

ej

m

35 7

c m ole ej gi or os ad os

ic os

sf ho or ga m re ad s os

tr an

D so ime cia ns l ión

E g l tr ex rup aba p ig os jo p rod e f y co ne roy uc om /o n nt ec to en c pe e to de ta om rso so s r ci en la c un un nas id , al u so los al d a s ad fam br q e en es i es ue sar si , lia b al n s e. el roll ilid os , co am ad m os po -

76

Catalizando

33

N co ue sit nt stro so ua rib qu cia cio uir sue e l e ne en ño in n s la te l rv as d su ins en c e p tit er uc im om os un vu aci ion . id lne ón al ad ra d es bi e l es en lida as la d s

Q tr ue vu ans rem d ln fo o pr el era rma s l oc m ble c id es ej s ión era os or de e r y l am Co n a c ien lo la pro on to mb s s ce st o s an en ia, p cie os o d d te in nu r m ade e no e ed s va str io ció os n.

E h sta g um in gi icas ana icia tu co y , a tiv lim ni s; s so rti a am pi dad e c cial cula vin rr b as p on es nd cu n oll ien y ara vie a s o la ci ativ o so tal esc pro rte iste cien la ón o s q en m a m c ec y pa ten ue ar ov sí e as ias olo la ra ib fa io e n te b g u ge le v s r c io ía sti arti y ore de tec na no lóón cu un zc ed no op lól a am lar mo n uc og orbi la de el d ació ías en c lo e n ta on al sa l. st te ru rc-

H dó aci va nd a m e os

Id ti ea ag vos s co r o íc s m es bjet ola on o lo pa iv q sis s E cio o ue te co s e el tie ma es n a ne s pa en pr n de ci to ov co p os rn ec m ro pr os ha o d od ur m pr ucc uc ba ien inc ió no to ip n a s. de l

Pr od

uc tiv id

ad


Con C de Casa

Carlos soñaba con tener

una casa digna para él, sus hermanitos y sus papás.

Gracias a muchas personas que nos apoyan

con su aporte económico, pudimos cumplir el sueño de Carlos

2.900 familias colombianas de bajos recursos. y el de más de

34

fundacioncatalinamunoz.org


Con C de Casa

Con todos estos

esfuerzos, hoy Carlos y su familia

tienen casa propia, y

un nuevo hogar. ¡Haz tu aporte

aquí!

(571) 4083015 - 7038939 Calle 5c No. 29 - 34 / Bogotá Colombia @FundacionCatalinaMunoz @FCataMunoz @FCatalinaMunoz

www.fundacioncatalinamunoz.org

Catalizando

35


La mujer 'berraca' Así calificó el portal Cívico, uno de los más visitados por los bogotanos, la historia de Luz Dary Gómez, Presidenta de la Fundación Catalina Muñoz, en un extenso reportaje en el que se plasmaron los logros que hasta hoy ha obtenido nuestra Fundación. Más que merecido.

civico.com

Edificando futuros

Portafolio, el diario económico y empresarial más importante del país, reseñó en sus páginas y publicaciones digitales la labor de la Fundación durante 12 años, por la cual fue galardonada en los premios que este medio entrega en la categoría de 'Aporte a la comunidad'. portafolio.co

Sin fronteras El Diario del Huila no se quedó atrás al reseñar, en un completo informe, el trabajo de la Fundación Catalina Muñoz en varias regiones del país, entre las cuales está la ciudad de Neiva y varias familias que en la capital del departamento se han beneficiado de la labor de la Fundación. diariodelhuila.com 36

fundacioncatalinamunoz.org

EL M


Reconocimiento para un pionero y nuestra Fundación

MURO Más familias felices El diario tolimense 'El nuevo día' no fue ajeno a la historia de la familia Olaya Ramírez quienes gracias a la unión entre el Club Rotario de Ibagué y la Fundación Catalina Muñoz, hoy gozan de 'Un techo digno' para construir su futuro.

Como parte de una historia de esas que cambia vidas, el portal eltiempo.com publicó una nota en la que se destaca el trabajo del voluntariado y en el que la Fundación Catalina Muñoz y su director, Gohard Giraldo, a quien resaltan como pionero en este ejercicio de donación de tiempo, fueron fuentes y ejemplos específicos que usa el artículo. Un motivo más de orgullo para nuestra Fundación. eltiempo.com

La unión hace la felicidad La vida de Juan Atehortúa, un cuidabosques que vivía con su familia en una casa construida con latas y madera, fue publicada por elespectador.com. El artículo destaca la unión estratégica entre la Fundación Catalina Muñoz y Bancolombia, con la que fue posible construirle a Juan y los suyos un hogar digno. elespectador.com

elnuevodia.com.co

Catalizando

37


Cada vez ayudamos más

Somos Colombia

La Fundación Catalina Muñoz hace presencia en 28 departamentos del territorio nacional, como apoyo de diferentes proyectos sociales y productivos. Isla Múcura en Bolivar; Ariguaní, Cesar y Puerto López, Meta, actualmente hacen parte de nuestro máximo objetivo: estar en donde nos necesiten...¡Sin límites!

Guajira › Dibulla, Maicao, Rioacha, Uribia, Alta Guajira, Correjimiento de los Remedios Atlántico › Baranoa,Malambo,Piojó, Puerto Colombia Sabana Larga, Soledad, Corregimiento La Playa Magadalena › Santa Marta, Zona Bananera Bolivar › Cartagena, Isla Múcura, La Boquilla, Arjona, Carmen de Bolívar, Magangue, Achí Cesar › Aguachica, Codazi, Valledupar Sucre › Sincelejo, Corozal, San Onofre,Sucre, San Jacinto, San Benito Abad, Majagual, Guarandá, Tolú Viejo Cordoba › Monteria, Cerete, Monte Líbano, Lorica, San Bernando del Viento, Momil, Purísima San Pelayo, Tierra Alta, Santa Fé Norte de Santander › Cúcuta, Ocaña, Los Patios

38

fundacioncatalinamunoz.org

Santander › Bucarmanga, Florida Blanca, San Gil, Barrancabermeja Antioquia › Medellín, Puerto Triunfo, Itagüí, Carmen de Viboral, Guarne, Apartadó, Puerto Nare, San Luis, Argelia, San Carlos Chocó › Quindó, Itsmina, Bahía Solano Arauca › Puerto Jordán Casanare › Paz de Ariporo, Centro poblado Centro Gaitán Boyacá › Paipa, Iza, Santa María Cundinamarca › Bogotá, San Juan de Rio Seco, Tocancipá, Zipaquirá, Facatativá, Cogua, La Calera, Soacha, Silvania, Chía Caldas › Manizales, Anserma, Chinchiná, La Dorada, Villa Martía Risaralda › Pererira, La Virginia, Dos Quebradas Quindío › Armenia, Calarca, Montenegro, Circasia

Valle del Cauca › Cali, Buenaventura, Jamundí, Palmira, Yumbo, Cartago Tuluá, Buga Cauca › Popayán, Santander de Quilichao, Puerto Tejada Vichada › Puerto Carreño, Barrancominas, Cumaribo Meta › Villavicencio, San Martín, Granada, Puerto López, El Dorado Huila › Neiva, Pitalito, Garzón Tolima › bagué, Cañón de las Hemosas, Río Blanco, Ataco, Albarado Guaviare › San José del Guaviare, Caquetá,Cartagena del Chairá Amazonas › Leticia Putumayo › Puerto, Asis, Puerto Leguizamo, Puerto Ospina Nariño › Pasto, Ipiales, Tumaco


Catalizando

39


Eventos

No se buscaba, pero es muy merecido

T

al como podría vivirse en los premios más importantes de cualquier campo del mundo -como los premios Óscar o el balón de Oro de la Fifaaquella noche en el prestigioso y tradicional Club El Nogal, entre personalidades, mucha expectativa pero mucho orgullo por el solo hecho de estar allí, lo inimaginado pasó: llegó el momento de -una nombrados los nominadosanunciar al ganador de esa categoría de los premios Portafolio, los más importantes del ámbito empresarial de Colombia: “... Y en la categoría de Esfuerzo comunitario, el ganador es...” Para sorpresa de muchos, por la categoría de los competidores y porque cualquiera hubiese sido un merecido ganador, el anuncio dijo que ese premio Portafolio llegaría a enriquecer aún más la historia de la Fundación Catalina Muñoz. Un premio que reciben, además, todas y cada una de las personas que han hecho parte de la Organización, funcionari@s, voluntari@s, directiv@s y aliad@s. A todos ellos, una vez más, la Fundación les dice, ¡gracias! Este premio es de todos los que han unido sus manos para construir los sueños de un país mejor. Hace doce años, el amor por los demás y como una manera de retribuir el milagro de vida de Catalina, se unieron para hacer posible la Fundación Catalina Muñoz. Casi 3 mil casas construidas, programas y proyectos de apoyo a los más favorecidos, así como lograr ser operadores y aliados de 40

fundacioncatalinamunoz.org

los procesos de responsabilidad social de algunas de las empresas más importantes del país, son los méritos que ha hecho esta Organización social para recibir este merecido galardón. Once categorías, once ganadores, componen los reconocimientos entregados por el diario empresarial cada año, que en 2016 nominó a más de 900 organizaciones por su trabajo en distintas áreas y objetivos del país. “En el caso de la Fundación no tenemos ni idea de quién nos nominó. Es una de las cosas que más orgullo me produce porque nosotros nunca lo buscamos, nunca nos inscribimos en nada ni llamamos a nadie. Alguien vio nuestro trabajo y es un premio que ganamos por puro mérito, con honestidad, sin favores ni ayudas”, cuenta Gohard Giraldo, director de la Fundación.

Catalina Muñoz, la inspiración, al lado de su madre Luz Dary Gómez -alma de la Fundación- y Gohard Giraldo, el gran director.


Eventos

Luego de la nominación, el solo hecho de que los organizadores del galardón empezaran a conocer más de la Fundación y su trabajo, a encontrar las evidencias reales de los resultados -que saltan a la vista- ya era motivo de alegría. Y fueron precisamente esos resultados palpables, evidentes y de una gran magnitud, los que jugaron un papel fundamental para llegar al selecto grupo de finalistas, al lado de cuatro entidades más: Fundación Terpel, Fundación Yamaha, Fundación Luker y Fundación Unitres, todas con un estatus empresarial de mucho peso, que hace aún más honroso este premio para el equipo Catalina Muñoz. “Portafolio es un diario económico y empresarial que nos hacía pensar que no estamos dentro de ese campo, y yanos sentíamos ganadores con el solo hecho de haber sido nominados; estar en-

tre los cinco fue un orgullo, pero la sorpresa, la emoción y la felicidad de ganar, de haber vivido un momento como el de la premiación, en medio del Presidente de la república, de altísimos directivos de grandes empresas y compañías del país, no se puede describir. Es el premio más grande conseguido en doce años y nos enorgullece que hacia adelante los beneficios en términos de credibilidad y el reconocimiento que recibimos por todo el trabajo de cada uno de quienes somos parte de la fundación. Es como un imán que traerá cosas muy buenas y esperamos que muchas más personas y entidades quieran trabajar con nosotros”, concluye Gohard. Y como es obvio, y no menos importante, este reconocimiento es también para todas aquellas familias, una a una, que han recibido el apoyo de la Fundación y sus

aliados. Su sonrisa, su felicidad y la oportunidad que reciben para seguir adelante luego de cada casa construida, de cada programa o proyecto llevados a cabo con éxito, no son un premio, son la esencia y el motor de una Organización que a pulso, con manos altruistas y con el apoyo de muchos buenos colombianos, seguirá trabajando por el premio mayor: una Colombia digna, un país mejor.

Catalizando

41


Sin límite

Un francés, un club, una marca exitosa y un sueño más El apoyo y las oportunidades llegaron a Ibagué el pasado mes de agosto, cuando se llevó a cabo una jornada para no olvidar en la principal ciudad del Tolima. Allí, la Fundación Catalina Muñoz, el Club Rotario Nuevo Ibagué – con su comité de damas- en alianza con la marca Totto, realizaron el lanzamiento del programa Un techo digno', en esta ciudad. La familia Olaya Ramírez, compuesta por Ana, Alejandro de Jesús, Yeimy y Dilan, fue la beneficiada con la primera casa que el programa adelantó en la 'Capital musical'. Un nuevo sueño construido con el trabajo del voluntariado corporativo de la marca Totto, coordinado por Ana Milena Ortiz, directora comercial zonal, así como el de la Fundación, se constituyó en otro logro que una vez más demuestra la importancia que cobra la unión de manos en favor de los más vulnerables. El lanzamiento de 'Un techo digno en Ibagué y esta nueva jornada de construcción demuestra que, también en el marco de la

42

fundacioncatalinamunoz.org

celebración de los 12 años de la Fundación, cuando se trata de aportar, no hay límites de nacionalidades o esfuerzos. Prueba de ello fue la participación del voluntario francés Capucine Prie, quien con solo 10 días de haber llegado a Colombia, se unió feliz y complacido a Gohard Giraldo -director de la Fundación “Catalina Mu-

ñoz”- a Yolanda Naizir, gestora del proyecto 'Un techo digno' en Ibagué, a Ana Milena Ortiz, Directora Comercial de Totto y a Carlos Alberto Bula, Presidente del Comité Distrital Un Techo Digno del distrito 4271, así como al Club Rotario Nuevo Ibagué, para dejar su huella y sentir la satisfacción de hacer algo por quienes lo necesitan.


Agrade cimientos Agrade cimientos Donantes Donantes

Catalizando Catalizando

43 43


Une tus manos a las nuestras. Sé parte de nuestro voluntariado

Construcciones Tertulias y actividades deportivas Ecotechos www.fundacioncatalinamunoz.org

/Fundación Catalina Muñoz

/Fcatamunoz

Fcatalinamunoz

Catalizando Edición 3  
Read more
Read more
Similar to
Popular now
Just for you