Page 1


FUNDACION CIENCIA Y ARTE, INC. BALANCE GENERAL 4ta. FERIA BINACIONAL

ECOTURISTICA Y DE PRODUCCION (14va. feria ecoturística y de producción) CELEBRADA DEL 10 AL 25 DE JULIO EN PEDERNALES-ANSE-A-PITRE (suroeste República Dominicana – sureste Haití)

Introducción La Cuarta Feria Binacional Ecoturística y de Producción, celebrada del 10 al 25 de julio del 2010, en las localidades fronterizas de Pedernales – Anse-a-Pitre (suroeste de la República Dominicana y sureste de la República de Haití), representa la 14va. feria ecoturística y de producción que emprende la Fundación Ciencia y Arte, Inc., desde el 1997 y la 4ta versión de la feria binacional, que constituye el esfuerzo conjugado de tres instituciones: la Fundación Ciencia y Arte, Inc. de la República Dominicana, la Fundación para el Desarrollo de un Turismo Alternativo en Haití y el Centro Puente Haití.

públicas de ambas naciones, a la integración a sus trabajos de coordinación y montaje de los ayuntamientos municipales, de las asociaciones comunitarias y de las personas de la región, a la colaboración de empresas privadas, de organizaciones no gubernamentales y de entidades internacionales de cooperación, asi como al desvelo de hombres y mujeres de ciencia y de arte de los dos países. Examinemos ahora, teniendo en cuenta los objetivos que se planteó alcanzar, cuáles han sido el alcance y los resultados de la 4ta. feria binacional.

En esta ocasión, la feria tuvo su sede física en territorio dominicano, pero Pedernales y Anse a Pitre compartieron el rol de anfitriones. El recinto ferial se situó a poca distancia de la frontera en una hermosa finca de bayahondas. Sus construcciones fueron realizadas con materiales típicos de la zona y con criterios ecológicos. Su proceso de preparación y organización duró alrededor de año y medio y la celebración en sí abarcó dieciséis días y noches. La feria ecoturística y de producción es un CANTO A LA NATURALEZA POR EL DESARROLLO HUMANO Y LA SOLIDARIDAD. Ha podido mantenerse en el tiempo, no obstante las dificultades de índole económica que siempre se presentan en su realización, gracias al apoyo de las instituciones

01


I. OBJETIVOS La 4ta. Feria Binacional Ecoturística y de Producción perseguía cuatro objetivos esenciales

1.

En el plano de la sensibilización, la feria persigue elevar los niveles de conciencia de los habitantes de las comunidades envueltas, de que pueden superar los obstáculos que impiden su desarrollo y alcanzar, con su propio esfuerzo, un mayor nivel de bienestar y prosperidad

2. En el terreno científico, la feria se

propone: a) Orientar a las comunidades en el sentido de que pueden lograr un desarrollo mediante la puesta en valor de sus recursos naturales y culturales; b) Promover, para estos fines, al ecoturismo como opción de desarrollo, por su impacto económico, social y cultural en la comunidad; c) Aportar ciertas herramientas conceptuales, metodológicas y prácticas para llevar a cabo un desarrollo regional de carácter sostenible d) Aportar elementos de carácter científico en el delineamiento de políticas gubernamentales, concernientes a las relaciones dominico-haitianas y, en esta ocasión, de manera particular, a la Comisión Mixta Bilateral, así como en toda acción, pública o privada, orientada a mejorar las relaciones entre los dos países.

3. En la instancia organizativa, la

4. En el campo de las relaciones domínico-haitianas, es decir, en lo que respecta a los vínculos que deben existir entre los dos pueblos que habitan la isla de Quisqueya, la feria se preocupa por fortalecer, a todos los niveles, los nexos de solidaridad entre las poblaciones haitiana y dominicana. En ese sentido, promueve la ampliación del conocimiento recíproco de su historia, geografía, cultura y procesos económicos y políticos, así como el trabajo conjunto y la convivencia pacífica y fraterna entre ambos pueblos. De igual manera, trata de mostrar que la consolidación de sus relaciones debe constituir un elemento cardinal de la estrategia de desarrollo que diseñe cada uno de estos dos países. En el discurso que dejó inaugurada la feria, se especificó que sus objetivos se concentraban más en contribuir al proceso de superación de los obstáculos al desarrollo regional que están relacionados a la forma de pensar de la población, a su nivel de formación y a su grado de organización institucional. Asimismo, en crear un espíritu de entusiasmo y un clima de confianza entre los dos pueblos. De esta forma, quedaba claramente definido que estos factores, en las condiciones actuales, estaban por encima de los aspectos de tipo físico y financiero.

feria persigue coadyuvar a mejorar los procesos de integración, unificación y planificación de las comunidades vecinas a ambas naciones, a fin de que los diferentes sectores de la población se encaminen, por sus niveles organizativos, a alcanzar metas individuales y conjuntas de desarrollo local, fortaleciendo al mismo tiempo los factores que amplían el entendimiento entre las comunidades fronterizas, como los de concertación, de unidad de esfuerzos y de trabajo común. Acto Inaugural

02


II. METAS CONCRETAS, ASISTENCIA, PROGRAMACION, PROMOCION Para alcanzar los fines propuestos, la feria habría de lograr ciertas metas cuantitativas, concretas, referentes al número de personas asistentes a la feria y beneficiarias directa e indirectamente de la misma, al montaje y estructura física de la feria, a los beneficios en lo que respecta a la construcción de infraestructuras en las localidades envueltas, al grado de cumplimiento de los programas científico, artístico, deportivo y de formación a través de talleres, así como los beneficios económicos directos que podría arrojar. 2.1. La.asistencia La asistencia a las conferencias dictadas en el Salón Río Pedernales mantuvo un nivel promedio, por día, de doscientas personas, los talleres de formación –en informática, pintura y artes en general- sobrepasaron los 300 jóvenes por día y las presentaciones artísticas, que tenían lugar desde las siete de la tarde hasta pasadas las 12 de la noche, en el Anfiteatro Solidaridad, superaban por lo general, cada noche, las cinco mil personas.

Conferencias científicas

Durante casi dos años, ya que la feria, por condiciones políticas y naturales que se presentaron en Haití, fue pospuesta en dos oportunidades, se estuvo trabajando en las comunidades anfitrionas en la organización y promoción de la feria. De igual manera, durante ese período se promovió la actividad con afiches y brochures, spot de televisión y cuñas radiales. Por espacio de dos meses, junio y julio del 2010, un spot de televisión de un minuto de duración estuvo promoviendo la feria en uno de los canales de cobertura nacional, y a través de esa campaña se insistía en los atractivos de Pedernales y Anse-a-Pitre, del suroeste de la República Dominicana y del sureste de Haití, al tiempo que se ponía énfasis en la solidaridad domínico-haitiana.

03


Así, pues, aparte de las miles de personas que asistieron a la feria, cientos de miles más recibieron, de una forma u otra, información sobre la organización y realización

de esta actividad, y el mensaje de, por un lado, salvaguardar las áreas protegidas de la isla y, por el otro, seguir tejiendo el camino de la solidaridad entre los dos pueblos.

Anfiteatro Solidaridad

2.2. Estructuras físicas y beneficios en infraestructura Físicamente la feria fue muy bonita, limpia y ordenada. Se construyeron más de cien pabellones , con materiales típicos. Varios parquecitos, adornados de plantas de bosque seco y de palmas, le dieron una lucidez especial. Sus instalaciones eléctricas y de agua no fallaron en ningún momento, gracias a los esfuerzos de entidades estatales como la UERS-CDEEE-EDESUR e INAPA.

04


El salón de conferencias contó con todos los equipos audiovisuales necesarios, al igual que el anfiteatro donde se llevaban a cabo las presentaciones artísticas en la noche. La comunidad de Pedernales logró, por gestiones de la Fundación Ciencia y Arte y del Comité de Pedernales, que se instalara la electricidad en la carretera, unos quinientos metros, que llevaba hasta el lugar de la feria y que coincide con el puesto fronterizo dominicano, donde se encuentran las oficinas de Migración, de Aduanas y el control militar de las Fuerzas Armadas dominicanas. Estas instalaciones eléctricas, hechas de forma muy eficaz por la Unidad de Electrificación Rural y Suburbana, resolvieron un problema de años para las familias que viven allí y para las oficinas del Estado que se encuentran en la frontera. Por su lado, la comunidad de Anse-aPitre fue grandemente favorecida con varias construcciones. Como parte de su participación en la feria, el gobierno de Haití comenzó a construir modernas calles, encementadas, a electrificarlas y a pensar en el embellecimiento de la ciudad con nuevas plazoletas y nuevas edificaciones para oficinas públicas.

Estas últimas fueron interrumpidas a raíz del terremoto del 12 de enero, pero estaban muy avanzadas y según las autoridades, tal como lo anunciaron en el acto inaugural de la feria, serían retomadas en un breve plazo. En estas obras, el gobierno haitiano había invertido ya más de 180 millones de gourdes, o cerca de cinco millones de dólares estadounidenses. 2.3. Programación científica y cultural El programa científico se cumplió prácticamente a cabalidad, en el sentido de que todos los temas fueron tratados y debatidos. La mayoría de los conferencistas previstos cumplieron su compromiso. Sólo los días de algunas conferencias fueron cambiados. Los conferencistas se desplazaron como siempre a la feria a título de cooperación. Muchos de ellos recorrieron distancias superiores a los trescientos kilómetros en condiciones difíciles, por el estado del tiempo o de la carretera, desde Santo Domingo o Puerto Príncipe, para aportar sus enseñanzas y conocimientos a los habitantes de Pedernales y Anse-a-Pitre. Se dieron aproximadamente sesenta conferencias sobre los temas contemplados en el programa de la feria.

Juegos infantiles

05


La programación artística se cumplió en su mayor parte. Fue variada y rica. Desfilaron todas las noches en la tarima del anfiteatro grupos folklóricos haitianos y dominicanos, de danza, canto, música, teatro, orquestas y conjuntos típicos, canta-autores, decimeros y otros artistas. El Estado haitiano hizo un aporte considerable en grupos artísticos, los cuales vinieron de diferentes puntos del territorio haitiano. Asimismo, la empresa Brugal & Co., la cual ha tenido como tradición participar en todas las ferias ecoturísticas hasta el momento realizadas, aportó tres orquestas y garantizó la tarima y la mitad del costo del sonido y las luces. Instituciones como los ayuntamientos de Anse-a-Pitre y Pedernales aportaron grupos artísticos comunitarios, tal como lo hicieron también ayuntamientos de otras municipalidades de la región suroeste de la República Dominicana y del sureste de Haití. El Ministerio de Cultura de la República Dominicana aportó a varios artistas, quienes además llevaron un mensaje netamente cultural a los asistentes. El ambiente de las noches estuvo caracterizado por una multiplicidad de expresiones artísticas domínico-haitianas y por un comportamiento ejemplar de los miles de asistentes, dominicanos y haitianos.

Todas las noches, se presentaron como mínimo cuatro grupos artísticos y/o orquestas populares. No faltaron a su cita con la promoción del desarrollo local, el ecoturismo y la solidaridad dominico-haitiana los grupos artísticos haitianos tales como Dahomey, Racine Danthor, CREME, Grand Soleil, Lies Dance, Lakou, Flanm OPPESH, que vinieron desde Les Cayes, Jacmel, Port-au-Prince y otras localidades de Haití, los grupos artísticos y de Ga-Ga de la anfitriona Anse-a-Pitre y sus comunidades aledañas y los grupos artísticos dominicanos como la Orquesta Brugal & Co., Diómedes y el Grupo Mío, la India Canela, la Orquesta de la Policía Nacional, la Fundación Cofradía, los artistas experimentados del Ministerio de Cultura, la Orquesta de las Fuerzas Armadas, que vinieron de Santo Domingo, de Santiago de los Caballeros y de Barahona, así como los grupos de ballets folklóricos, de teatro, orquestas locales y conjuntos típicos, y bachateros de Pedernales, Juancho, Oviedo, Mencía, La Altagracia y Barahona. Esas manifestaciones artísticas que llenaron de ritmo, alegría y fraternidad a los asistentes, dominicanos y haitianos, niños, jóvenes y ancianos, familias enteras, pudieron tener lugar gracias al apoyo de entidades públicas y privadas de los dos países.

Cantantes haitianas

06


Diómedes y el Grupo Mío

Educación y cultura en los pabellones. Las actividades culturales estuvieron presentes de manera permanente en la feria a través de la celebración, todos los días, de talleres de arte, a cargo del Ministerio de Cultura de la República Dominicana, con un elenco de más de veinte jóvenes y experimentados activistas culturales, quienes hicieron vida durante toda la feria en Pedernales, en una labor intensa de educación y formación, especialmente dirigida a los niños y jóvenes que asistían a la feria, bajo la dirección del Departamento de Participación Popular y Creatividad. Plan Internacional, Haití-República Dominicana, también desarrolló, en su propio pabellón, una labor permanente de educación, dirigida a niños y jóvenes. Asimismo, para citar otros ejemplos, los pabellones del Centro Universitario Región del Suroeste de la UASD, de las agrupaciones estudiantiles de Barahona, de la Universidad Católica y Tecnológica de Barahona, y de artesanos haitianos y dominicanos se erigieron en verdaderas escuelas de arte y de historia para los asistentes a la feria. El pabellón del Ministerio de la Mujer se encargó de pronunciar conferencias y distribuir materiales que iban en la dirección del desarrollo cultural y de la participación de la mujer en la sociedad dominicana, así como el rol que han de jugar en unas relaciones de solidaridad con el pueblo haitiano. El pabellón de la empresa Cementos Andino Dominicanos desarrolló una amplia labor de promoción de la pintura, a través de un hermoso concurso que bautizó PINTA TU MUNDO IDEAL, donde decenas de niños, de seis a diez años de edad, participaron y muchos ganaron premios por su creatividad.

07


Talleres de Pintura, Cementos Andino Dominicanos

El pabellón de la Zona Franca de Pedernales mostró durante los diez y seis días de la feria cómo los empleados de esa empresa, hombres y mujeres, realizan su trabajo de clasificación de ropas, al tiempo que daban explicaciones a los visitantes sobre el proceso de producción y destino de la ropa. El pabellón del Ministerio de Medio Ambiente de la República Dominicana mantuvo una exposición permanente de la vegetación que prevalece en toda el área geográfica donde se escenificó la feria, en particular en los parques nacionales de Jaragua y Bahoruco, pronunció varias conferencias sobre los tópicos más relevantes en la preservación de esos santuarios de la naturaleza y distribuyó permanentemente material educativo sobre el rol de los parques nacionales en el mantenimiento y desarrollo de la biodiversidad. El pabellón de la Dirección General de Cooperación Multilateral (DIGECOOM) presentó de forma exhaustiva la forma de actuar en la isla de la Unión Europea, a través de sus fondos para el desarrollo, al tiempo que mostró los alcances de las políticas de cooperación de ese conglomerado de naciones europeas y la manera concreta de cómo la DIGECOOM utiliza dichos fondos para el desarrollo sostenible, en particular en varios puntos de la línea fronteriza. El pabellón del Programa de Recuperación Temprana, de las Naciones Unidas, mostró las distintas formas organizativos y de producción de grupos de productores agrícolas. El pabellón del Proyecto Agrícola del Valle de Juancho, de la Presidencia de la República, exhibió de manera concreta, en un área de más de mil metros cuadrados de cultivos variados, los sistemas de cultivo y productos que aplica y cosecha en sus más de sesenta mil tareas, en Juancho, con un apoyo de la Presidencia de la República, dirigido a fortalecer la soberanía alimentaria de la República Dominicana.

08


Actividades artístico-culturales, Ministerio de Cultura, R.D.

JACARAFE no sólo se limitó a tener un activo y educativo pabellón, con la asistencia de decenas de activistas de su organización y la presentación de los proyectos que llevan a cabo en localidades campesinas y fronterizas, sino que se preocupó por hacer propuestas concretas tendentes al desarrollo de las comunidades fronterizas El PADF –Haití- llevó, a través de su pabellón, una amplia representación de productores agrícolas, así como los bienes que transforman en sus establecimientos productivos. Los pabellones de FONDTAH y Centro Puente Haití se combinaron con los pabellones de numerosos ministerios haitianos para exhibir la artesanía y los proyectos de desarrollo que tiene por delante la nación haitiana en el contexto actual de post terremoto. Los pabellones de empresas privadas, como por ejemplo, los del Grupo Estrella y Proyectos Especiales, mostraron respectivamente

los proyectos de infraestructuras, en especial carreteras, que se realizan exitosamente en Haití y las diferentes formas de energía alternas que son viables en la isla. Los deportes, aunque arrancaron un poco tarde en el programa de la feria, también estuvieron presentes. El Ministerio de Deportes de la República Dominicana y el Ayuntamiento de Anse-a-Pitre supieron coordinar algunas actividades que dieron mayor participación a la juventud de ambos territorios. Se demostró que a través de los deportes ambos países pueden profundizar sus nexos de solidaridad, pero también conocerse mejor y desarrollar prácticas deportivas que sirvan de aprendizaje del uno para el otro. Por ejemplo, los haitianos pueden contribuir enormemente al desarrollo del fútbol en la República Dominicana, y los dominicanos pueden hacer lo mismo con la pelota o béisbol. Cementos Andino Dominicanos asumió parte de los costos de las actividades deportivas.

09


2.4.- Promoción y visitas a la región La promoción de la feria fue amplia. Se publicaron, debido a la posposición en dos oportunidades de la feria, tres ediciones de 5000 afiches en español y 5000 en francés, así como 10,000 brochures y 10,000 programas, también en francés y en español. La publicidad en los medios de comunicación se hizo en función de la colaboración que estos mostraron. Se destacó la difusión, durante dos meses consecutivos, a través de CDN del spot de televisión, en las horas de mayor teleaudiencia.

Dicha promoción y la campaña de sensibilización que se hizo en varias provincias del Sur de la República Dominicana y del Sudeste y del Oeste de Haití llamaron la atención de muchas personas e instituciones, llevándolas a desplazarse hacia la región sede de la feria. De la capital dominicana, por ejemplo, centenares de visitantes que no habían ido más allá de Barahona o de Los Patos fueron a visitar la provincia de Pedernales y la frontera con Haití. Atraídos por la feria y el deseo de conocer la zona de Anse-a-Pitre y esa parte del Sur dominicano, numerosos haitianos no sólo de Jacmel, sino también de Puerto Príncipe, de Les Cayes y otras localidades distantes de la frontera, recorrieron un largo camino, por su propia cuenta y con instituciones, para conocer esa región. Tanto Pedernales como Anse-a-Pitre conocieron, antes y durante los días de la feria, un dinamismo inaudito, desde el punto de vista del movimiento de personas y de sus actividades de servicios (hoteles y restaurantes, entre otros).

10


III. LOGROS EN EL TERRENO DE LA SENSIBILIZACION En Pedernales, los habitantes conocen su riqueza en parques nacionales, biodiversidad y variedad de ecosistemas y paisajes, pero quizás son muy pocos aquellos que la valoran en su justa dimensión. Dichos recursos son totalmente sub-explotados y la población, aunque una parte de ésta es emprendedora, no conoce un progreso en proporción a la abundancia y la calidad de los recursos, sobre todo naturales, de que dispone. Pedernales progresa muy despacio en relación a otras localidades turísticas. Se resaltó la idea de que la comunidad de Pedernales podía extraer mucho más provecho, tanto económico como social, de sus riquezas naturales. Se debatió ampliamente en diferentes escenarios sobre las diferentes concepciones a adoptar para el desarrollo turístico y sin lugar a dudas se fortaleció su convicción de que el más conveniente para la región es el turismo bajo forma de ecoturismo o cualquier otra forma de turismo que sea sostenible. Debe ser un turismo que brinde ingresos y empleo, respetando la integridad de los recursos naturales que le sirven de base, de forma tal que estos siempre sean fuente de ingresos y bienestar para la población. Se recomendó desarrollar algunos valores artísticos para complementar las bellezas naturales y aumentar el carácter atractivo para el turismo de la zona de Pedernales. Muchos capitaleños, santiagueros, barahoneros y de otras regiones que no conocían la región o no habían ido hasta esa localidad que se creía “tan lejana”, se desplazaron hacia ésta y conocieron su Bahía de las Águilas y su Hoyo de Pelempito, sus parques nacionales Jaragua y Bahoruco. Pedernales irá perdiendo, debido en parte a la publicidad que se hizo para la feria y a la publicidad que se viene haciendo a través de empresas privadas y el Ministerio de Turismo de la República Dominicana, y gracias a un número significativo de visitas de

personas de otras regiones del país, su calificativo de región lejana e inasequible. Anse-a- Pitre, comunidad aislada en el extremo sureste de Haití, se descubrió en parte a sí misma, abrió una puerta al mundo y quizás encontró la clave para trillar un futuro mejor, en parte gracias a la feria. Por lo menos, tomó o reforzó su conciencia de que puede transformar su condición de pueblo pobre y aislado, ir más allá del comercio nacional y binacional, la pesca y la agricultura que le sirven de precarios medios de vida. Anse-a-Pitre tomó mayor conciencia de que, como vía de desarrollo, puede explotar un sinnúmero de manifestaciones artístico-culturales y de modos de producir, tradiciones, costumbres, llamados patrimonios intangibles, siendo todos estos verdaderos atributos para desarrollar el ecoturismo. En efecto, Anse-a-Pitre y las comunas aledañas haitianas exhibieron un gran potencial artístico-cultural, totalmente ignorado e inexplotado, y aprendió que este último, como forma de realzar su identidad cultural, puede constituirse en una gran riqueza y fuente de desarrollo, para su economía y para su pueblo. Con su masiva asistencia a las conferencias y a las presentaciones artísticas, su participación en los debates y en los talleres técnicos y de arte, el pueblo de Anse- a- Pitre, en particular su infancia y juventud, mostró asimismo su gran interés por aprender, por penetrar en el conocimiento y expandirse científica y culturalmente. Asimismo, este hospitalario pueblo mostró su voluntad de progresar, su alto nivel de creatividad, su experiencia en tanto que comerciantes y pescadores, elementos estos que son esenciales, como punto de partida, para desencadenar un real proceso de desarrollo y de cambios. Aprendió que tenía en la República Dominicana no sólo una vía de intercambio comercial y de empleo en la zona franca, en el turismo, en la construcción y en la agricultura,

11


sino una puerta abierta para desarrollar desde un punto de vista turístico ese pueblo fronterizo, al tiempo que este elemento en sí se constituye en un factor de ventaja para su desarrollo turístico. No cabe la menor duda de que el conjunto de estos elementos contribuyó a elevar en alguna proporción la autoestima del pueblo de Anse-a-Pitre, más en el contexto de cierta desesperanza en el que se encuentra sumido parte importante del pueblo haitiano luego del terremoto del 12 de enero de este año, el cual afectó seriamente no sólo a Puerto Príncipe, Leogane, Petit Goave y Grand Goave, sino también a la más importante ciudad cultural de Haití, Jacmel, capital del sudeste haitiano, región de la cual forma parte Anse-a-Pitre. El desfile de los cantantes y bailarines de gaga, con sus trajes coloridos y sus sonidos y cantos exóticos, el lavado de la ropa en el

rio transfronterizo de Pedernales, el mercado binacional, la pesca y el comercio por cabotaje, y la espiritualidad mostrada en los cultos religiosos haitianos son espectáculos humanos y culturales tan atractivos, para un visitante dominicano, haitiano o un turista extranjero, como las prístinas playas de la Bahía de las Águilas y Cabo Rojo y la gran diversidad de vegetación, desde el bosque seco hasta bosque nuboso, cuidadosamente protegidos, que engalanan a la provincia de Pedernales. Los tesoros naturales de Pedernales, las riquezas culturales de Anse-a-Pitre y el sincretismo de los dos modos de vida y de las dos culturas que caracteriza esta zona fronteriza representan potenciales inapreciables para que esta preciosa zona se constituya en un paraíso del ecoturismo, beneficioso para ambos pueblos. Ha llegado, pues, el momento de colocar a esta zona en el mapa regional y mundial del ecoturismo.

IV. LOGROS EN EL PLANO CIENTIFICO 4.1.Elprogramacientífico

12


El programa científico se inició, después de un día de introducción a los dos principales temas -desarrollo regional y relaciones entre Haití y República Dominicana-, con un diagnóstico de las regiones involucradas en la feria. Este diagnóstico, realizado por hombres y mujeres de la zona, comprendió un examen de la situación de esta última en los ámbitos ambiental y socio- económico y organizativo, e identificó tanto los obstáculos a su desarrollo como los potenciales que encierra para lanzarla por senderos reales de progreso. Se definió el concepto de desarrollo sostenible y se identificaron las formas de aplicar sus diferentes vertientes en la zona. El desarrollo de una región, al igual que el desarrollo nacional, para ser duradero en el tiempo, debe ser aprehendido y promovido de manera integral, es decir, teniendo en cuenta todos sus componentes: ambiental, económico, social, jurídico-político y cultural. Cada uno de esos componentes se examinó. Se explicó reiteradamente que la base del desarrollo sostenible se encuentra en el ordenamiento territorial y en el uso racional de los recursos naturales que sirven de base a las actividades económicas y a la preservación de un medio ambiente sano, como marco de vida para la población. En el Año Internacional de la Biodiversidad y en una región tan rica en diversidad de especies, de ecosistemas y culturas, era importante destacar la importancia de la biodiversidad biológica y cultural para proveer a los habitantes de esa región sus más necesarios bienes y servicios: agua, suelo, energía, bosques, medios de vida sostenibles. En ese contexto, las aéreas protegidas y las reservas de biosfera se presentaron como instrumentos de mucha relevancia. La diversidad cultural fue también

presentada como potencial fuente de bienestar regional. En la planificación del desarrollo regional, debe ser incluida, como nueva variable, la reducción del riesgo de desastres, tanto desde un punto de vista físico como social, y ser considerada tanto antes de que se produzcan las catástrofes naturales, a título de prevención, como, después, con los programas post catástrofe de recuperación temprana. Las fuentes alternas y renovables de energía, las cuales se enumeraron detalladamente, y el manejo adecuado de los recursos hídricos son otros temas vitales para el desarrollo regional. Estos tópicos, por su gran relevancia, se trataron con cierta amplitud. El tema de la reconstrucción duradera y sostenible de Puerto Príncipe y otras ciudades (Jacmel, Petit Goave, Grand Goave, Leogane, Carrefour) afectadas por el terremoto del 12 de enero del 2010, así como de Haití en general, estuvo permanentemente a la orden del día. Al comparar la diversidad de formas de turismo sostenible y de ecoturismo existentes y explotadas en el mundo, con las riquezas naturales y culturales de la zona PedernalesAnse a Pitre, se determinó que la región posee un gran potencial para desarrollar un turismo y ecoturismo que pueden aportarles grandes beneficios económicos y sociales a sus comunidades. Siendo esta última actividad una de las que se destacó como opción idónea, exclusiva o complementaria a otras actividades, para el desarrollo tanto de Anse-a-Pitre como de Pedernales, se dieron a conocer, partiendo de la metodología lógica y de experiencias concretas de proyectos ecoturísticos en Haití y en República Dominicana, todos los pasos metodológicos que hay que tomar en consideración para desarrollar el ecoturismo en una región.

13


Se le dio relevancia al tema de la cultura, incluyendo las industrias culturales, los derechos culturales y la identidad cultural, resaltando la importancia de esta última como instrumento de desarrollo general y del turismo en particular. Para completar los temas que debe comprender un plan de desarrollo integral de la región de Pedernales y Anse-a-Pitre, se pasó revista a experiencias organizativas – asociaciones, clusters, cooperativas, redes, consejos municipales, grupos culturales y deportivos-, a diferentes proyectos de reforestación y de puesta en valor de productos locales para la seguridad alimentaria, a los derechos y normas jurídicas –niñez, mujer, SIDA, trabajo, cultura- y a los mecanismos de cooperación internacional para la asesoría técnica y el financiamiento de proyectos de desarrollo de la región. Ofreciendo ir más allá de las enseñanzas obtenidas en la feria, varias instituciones ofertaron a los habitantes de Pedernales y Ansea-Pitre orientaciones y cursos de educación empresarial, sobre cómo hacer negocios, cómo

hacer la gestión de micro-créditos orientados a inculcar la cultura de los negocios, y cómo convertir la pesca de la zona, a través de sus asociaciones de pescadores, en una actividad rentable y sostenible, que beneficie de forma duradera a sus comunidades y a la isla. El tema de las relaciones domínicohaitianas, aunque presente a todo lo largo del programa, ocupó por sí solo, tratado en una forma especializada, una amplia parte del programa. Se dieron a conocer las líneas principales de la historia de los dos países y de sus relaciones, los elementos objetivos y subjetivos –socio-económicos, geográficos, históricos e ideológicos-, que han unido y dividido a los dos pueblos, resaltando las fructuosas relaciones interinstitucionales, a nivel público y privado, el dinamismo de las relaciones comerciales y económicas en general, la solidaridad expresada en momentos difíciles de la historia, los intereses comunes y complementarios que hacen necesario el mantenimiento de relaciones armoniosas entre los dos pueblos.

14


Aparte de las conferencias en sí, del desarrollo de este programa científico y de los debates que suscitó, emanaron además varias ideas y propuestas. Todos estos elementos serán recogidos en un documento que será muy útil para la formulación de sendos planes maestros de desarrollo local y la definición de una estrategia nacional para el desarrollo regional, general y turístico en particular, del suroeste dominicano y del sureste haitiano. Este documento podría ser útil también a la Comisión Mixta Bilateral, mecanismo institucional que está llamado a contribuir al desarrollo de las relaciones estatales entre los dos países. Asimismo, ese documento puede ser un

elemento más de guía, en el trabajo binacional, a nivel de las organizaciones comunitarias. Son muchas las enseñanzas conceptuales y prácticas que emanaron de las actividades científicas y culturales de la feria, las cuales pueden muy bien servir a las dos regiones involucradas en los más diversos tópicos de su desarrollo, aplicándolas a sus realidades específicas. Los Pedernalenses y los habitantes de Anse-a-Pitre tienen ahora más argumentos para escoger la vía adecuada entre las diferentes visiones presentadas de desarrollo, así como más instrumentos para realizar una gestión óptima y fructífera de sus abundantes y ricos recursos naturales y culturales.

4.2. El programa artístico y cultural

Grupos artísticos haitianos

15


El programa artístico y cultural fue igualmente muy rico. Constituyó un espacio para difundir raíces culturales y estuvo orientado a estimular la preservación y la exaltación de la identidad cultural de ambos pueblos. Además de las tradicionales presentaciones del folklore de ambos países y de grupos musicales que se hacen en la noche en el anfiteatro, se escenificaron intercambios de experiencias e interesantes debates. Se llevaron a cabo, de manera permanente, talleres de artes plásticas y manualidades, y concursos de pintura, en la dirección de motivar y enseñar a jóvenes y niños a penetrar en el fabuloso y creativo mundo de las artes. En el terreno artístico, Anse-a-Pitre exhibió un elevado nivel de dedicación y creatividad, al igual que en la artesanía. La feria creó y aumentó los grados de conciencia en el seno de esa comunidad sobre la importancia de preservar su identidad cultural como potencial para desarrollar el ecoturismo y la vida social en su conjunto. De igual manera, contribuyó a que las comunidades den mayor valor a todo lo que poseen, al tiempo que aportó nuevas ideas de cómo adaptar los criterios del desarrollo sostenible a las particularidades de su región. Las organizaciones de Ansea- Pitre se comprometieron a hacer un inventario de sus recursos potenciales y, en esa dirección, recibirán asesoría para elaborar un plan maestro de desarrollo ecoturístico.

La India Canela

En la feria, durante los diez y seis días de su realización, se desarrollaron también, en los pabellones de varias instituciones, talleres y cursos de informática, y de fontanería y uso del agua, así como conferencias y demostraciones sobre los derechos de la mujer y sobre las formas de cultivo bajo riego por goteo. Gracias a estos talleres, cientos de jóvenes y adultos fueron dotados de nuevas herramientas técnicas. Cada día, en la espera del inicio del programa científico oficial, los organizadores y animadores del salón de conferencias daban orientaciones de tipo psicológico relacionadas a la auto-estima, al cuidado físico de la persona, y sobre otros temas.

16


4.3. Algunas propuestas Durante el desarrollo del programa científico y de sus debates, se plantearon varias propuestas. Así, por ejemplo, se planteó la necesidad de transformar el cordón fronterizo en un verdadero corredor biológico, con una zona protegida binacional para cada cuenca de los tres ríos transfronterizos siguientes: Pedernales, Artibonito y Masacre. En ese contexto, la carretera internacional Comendador – Dajabón se convertiría en una ruta ecoturística. En una dirección similar, se lanzó la idea de unir los puntos Barahona- Pedernales- Anse- a- PitreJacmel en una ruta ecoturística binacional, por carretera y barco. La búsqueda de formas de energía renovable, alternas, no convencionales, limpias, que hagan participar y beneficien directamente a las comunidades fronterizas de ambos países, fue un tema planteado con rigor científico y con ejemplos concretos de lo que se puede hacer en lo inmediato. Se discutió la necesidad de la creación de escuelas técnico-profesionales a todo lo largo de los 390 kilómetros de frontera domínicohaitiana, allí donde se concentren comunidades con más de dos mil habitantes, como forma concreta de preparar a los jóvenes a ocupar funciones productivas en la sociedad y a proporcionar a dichas comunidades de la fuerza laboral especializada para enfrentar las tareas del progreso material de su gente. Asimismo, se enfatizó en la creación de escuelas de artes,

incluyendo la música, el canto, la danza, el teatro y la pintura, así como enseñanza de las prácticas artesanales y del folklore que son parte del patrimonio cultural de ambos pueblos. Fue un tema que suscitó mucho interés el relacionado a la edificación de un mercado en cada punto poblacional de la frontera, de un lado y del otro para que sea realmente binacional y esté marcado por el signo de la equidad. Llamó mucho la atención la situación de los niños de las calles, fenómeno que se desarrolla con cierta fuerza en las ciudades fronterizas. Estos niños son utilizados en actividades contrarias a la ley y a las buenas costumbres, por lo que ven tronchado su futuro de seres humanos libres, productivos y creativos. Se hicieron reuniones colaterales a la feria, con compromisos serios, para buscar una respuesta satisfactoria a esta dolorosa situación, que de mantenerse podría acarrear problemas sociales de gran magnitud. Por el contenido científico de su programa de conferencias y mesas redondas, por la búsqueda permanente de adaptar los elementos conceptuales a la realidad particular de la región, por el carácter franco de sus debates, por el dinamismo y carácter folklórico de sus actividades artísticas y culturales, por la participación de todos los sectores de la población, por la utilidad de los talleres artísticos y técnicos y, en general, por el carácter educativo de todas las actividades de la feria, todo el mundo coincidió en bautizar a esta cuarta versión de la feria binacional como una auténtica Universidad Popular

3517

17


V. INTEGRACION Y ORGANIZACION. INSTITUCIONES COLABORADORAS La preparación de cada versión de la feria ecoturística y de producción representa siempre un nuevo desafío, en los planos de la integración de la comunidad, del montaje y de la organización. El proceso de preparación de una feria dura por lo menos un año. En este proceso se incluye la realización de una campaña, en el lugar sede de la feria, de sensibilización y promoción, con la finalidad de lograr la receptividad, participación y compromiso de las comunidades y sus autoridades locales. Lo esencial es que las comunidades asuman la feria, la conviertan en parte de su plan de actividades y que, a través de ella, puedan mostrar lo mucho que encierra su comunidad y región para el ecoturismo y para el desarrollo integral, así como su aporte real a la vida nacional y a la isla. Esta campaña de sensibilización y de promoción se efectúa a través de afiches, brochures, viajes a la zona, charlas, publicidad por radio y televisión. Se realizan, de forma paralela, gestiones para garantizar apoyo logístico, moral y financiero, tanto de la misma población como de entidades públicas y privadas, nacionales e internacionales. Mediante ese proceso de integración y de organización, se persigue dar cumplimiento también a los trabajos de acondicionamiento del espacio físico que habrá de ser escenario de la feria, el cual debe preservarse siempre limpio. En efecto, en este espacio físico, que cubre por lo general más de sesenta mil metros cuadrados, y que se selecciona en un lugar que tenga atractivos naturales o cercano a santuarios de la naturaleza, se efectúan instalaciones eléctricas y sanitarias, edificación de las infraestructuras – salón de conferencias (para un mínimo de cuatrocientas personas), stands, pabellones, anfiteatro (para un público que puede sobrepasar las diez mil personas) , área deportiva,

senderos, jardines, plazas, estacionamientos– y ordenamiento de las vías de acceso a la feria. Se coordinan también los programas científico y artístico con especialistas y artistas de la zona y de otras regiones de los dos países. Asimismo, se trabaja intensamente en la organización de los diferentes sectores de la comunidad, para preparar su participación a la feria, en tanto que anfitriones de la misma, al tiempo que se entrena a un amplio personal de voluntarios. El voluntariado se ha ido perdiendo en el país, lo que demanda un fuerte trabajo de sensibilización al respecto, puesto que éste es un mecanismo idóneo de integración real de las comunidades al proceso de cambios que ellas mismas deben protagonizar. 5.1. Integración e instituciones participantes Los actores de la cuarta feria binacional fueron: 1. Las instituciones auspiciadoras, conformadas, por la Fundación Ciencia y Arte, Inc., en República Dominicana, y, en Haití, por la Fundación para el Desarrollo de un Turismo Alternativo en Haití y Sant Pon Ayiti. Estas tres instituciones tienen un acuerdo de trabajo desde el año 2003 para impulsar, de manera alternada en cada país, la Feria Binacional Ecoturística y de Producción, ya que la Fundación Ciencia y Arte, Inc., viene organizando, a nivel de la República Dominicana, desde el año 1997, las ferias ecoturísticas y de producción. 2. Los comités de apoyo locales formados por autoridades municipales, direcciones estatales regionales, asociaciones de empresarios y organizaciones comunitarias de la zona. Estos fueron dirigidos respectivamente por la Síndico Municipal de Pedernales y el Alcalde de la Comuna de Anse-a-Pitre. En el caso de Pedernales, un destacado representante de la comunidad y de un departamento regional del gobierno fungió como secretario ejecutivo y coordinador general. Los comités de apoyo

18


a la feria se encargan de coordinar la organización de la población de ambas localidades para participar en las actividades de la feria y ser anfitriones de la misma.

Unión Europea y su Programa Ambiental Transfronterizo, el PNUD y su Programa de Recuperación Temprana participaron con stands y en el programa científico.

3. Los gobiernos de Haití y la Republica dominicana

6. Empresas e instituciones privadas locales Cementos Andino Dominicanos, Ideal Dominicana, Cooperativa de Ahorros y Crédito la Alcoa, la zona franca de Pedernales- y nacionales de República Dominicana -Brugal & Co., Grupo Estrella, Mera, Muñoz y Fondeur, Grupo M, Proyectos Especiales, MultimediaCanal CDN y El Caribe, y Espacio Insular República Dominicana-Haití- hicieron contribuciones en dinero, tarima, luces y sonido, presentaciones artísticas, publicidad en los medios de comunicación y actividades diversas, entre las cuales algunas participaron con sus pabellones educativos. Decenas de micro empresarios cubrieron los costos mínimos de la instalación de sus stands (bebidas, restaurantes, cafés, artesanías) y con su participación dieron una vida intensa y permanente a la feria.

El gobierno de Haití concentra su intervención -coauspicio y coordinación- a través de un comité interinstitucional, presidido por el Ministerio de Planificación y Cooperación Externa, que involucra a prácticamente todos los ministerios. En la República Dominicana, en esta última versión de la feria, el Gobierno y el Estado intervinieron a través de instituciones como los Ministerios de Medio Ambiente, Cultura, Trabajo, Fuerzas Armadas, de la Mujer, Educación, Turismo, Relaciones Exteriores y Deportes, la Dirección General de Cooperación Multilateral (DIGECOOM), la Dirección General de Aduanas, la Policía Nacional, AMET, INVI, INAPA, IAD,INDOTEL, DGDF, CDEEE- UERS-EDESUR, el Senado de la República Dominicana, el CEI-RD, el Banco Central, INDHRI, la Cruz Roja Dominicana y la Defensa Civil, el Proyecto Agrícola de Juancho (Presidencia de la República). Los aportes de estas instituciones estatales consistieron en su participación con un stand, en personal para la realización de actividades culturales y talleres de formación técnica, en presentaciones artísticas, mantenimiento del orden, maderas para la construcción de stands y demás infraestructuras, instalaciones eléctricas, instalaciones de agua, en enviar conferencistas, y, a veces, en aportes económicos. La DIGECOOM se destacó por hacer el aporte en dinero más importante, el cual se elevó a RD$ 470,000.00. Estos recursos fueron consagrados a la construcción de veinte pabellones y a cubrir parte de la inversión en promoción, a través de afiches, brochures, spot de televisión y programa. 4. Las Organizaciones No Gubernamentales internacionales Plan y Pan American Development Foundation, entidades que realizan un activo y eficiente trabajo en comunidades fronterizas, de ambos lados, contribuyeron también con la promoción de la feria, el transporte de varios grupos de personas, la educación a través de cursos y otras actividades. 5. Las organizaciones internacionales como la

7. El cuerpo de conferencistas comprendió personas individuales de Pedernales y Anse-aPitre , de la provincia de Pedernales y del Departamento del sureste de Haití, así como del resto de ambos países y representantes de instituciones. Hicieron, pues, sus aportes en términos científicos varias entidades: Ministerio de Medio Ambiente, Cluster de Turismo Sostenible de Pedernales, Sociedad Ecológica de Pedernales, FUNDACIPE, Ege -Haina, Proyecto Agrícola del Valle de Juancho, Sociedad Ecológica de Barahona, Asociación Turística de Jacmel, representante USAID en Jacmel, Grupo Jaragua, grupo de campesinos del Parque Nacional haitiano La Visite, Humanismo y Democracia, Cruz Roja Dominicana, Academia de Ciencias de la Republica Dominicana, Proyectos Especiales, Consorcio Energético TECNO DEAH, Unidad de Electrificación Rural y Suburbana (UERS), Ministerio de Haitianos Residentes en el Extranjero, Red Cultural, Fundación Cultural Cofradía, Ministerio de Cultura, Ministerio de la Mujer, Ministerio del Trabajo, CEI-RD, el PAPDA de Haití, el capítulo dominicano de la Confederación Panamericana de Escuelas de Hotelería, Gastronomía y Turismo (CONPEHT), la Escuela de Turismo de la Universidad O&M, la DIGECOOM, Fondos de la Unión Europea para el Desarrollo Haití, el Programa Ambiental Transfronterizo (Haití-República Dominicana), la Universidad Autónoma de Santo Domingo

19


(Centro Barahona), la Federación de Estudiantes Dominicanos (FED, rama de Barahona), Plan Internacional (Haití-R.D.), el Comité Interinstitucional de Haití (varios ministerios), Proyecto de Recuperación Temprana (PNUD) y otras instituciones. Los miembros de las instituciones auspiciadoras de la feria también dictaron varias conferencias. Asimismo, participó la West Sidney University, Australia, con un representante científico que permaneció durante toda la celebración de la feria. 8. Más de cien instituciones públicas, entidades privadas sin fines de lucro, empresas grandes y pequeñas, dominicanas y haitianas, incluyendo varias de las que hemos mencionado, participaron en la feria con un pabellón o un stand. Es gracias a las colaboraciones, en naturaleza, en recursos humanos y en efectivo, de este conjunto de entidades que la feria pudo realizar sus actividades de preparación y celebración, y alcanzar, en lo esencial, sus objetivos. Era a todas luces necesario lograr un buen nivel de concertación e integración de esas organizaciones y de los sectores que representan para que una actividad de esta magnitud pudiese llevarse felizmente a término. Sin el concurso de sus hombres y mujeres hubiese sido imposible la realización de la cuarta feria binacional ecoturística y de producción. 5.2. Coordinación y organización Las instituciones organizadoras, haitianas y dominicanas, lograron alcanzar un elevado nivel de coordinación, así como de división del trabajo y distribución de los aportes científicos, artísticos, logísticos y materiales. Esto, por supuesto, redundó, amén de su rico contenido, en una organización bastante eficiente de la feria. Las instituciones públicas, a través de su participación directa o de sus representaciones regionales, cumplieron cabalmente su papel de apoyo logístico y muchas colaboraron en términos materiales y financieros. Varias empresas privadas, nacionales y locales, participaron y colaboraron. Los comités de apoyo a la feria, dominicano y haitiano, compuestos por los sectores más representativos de la comunidad, fueron receptivos y activos desde un principio, no obstante los obstáculos que se presentaron por motivos ajenos a los auspiciadores y organizadores de la feria, lo que motivó que la actividad fuese pospuesta en dos ocasiones.

Este último hecho trajo consigo ciertos niveles de incredulidad y de dispersión, que siempre fueron combatidos y superados. En efecto, los comités de apoyo formados desde un principio fueron, a veces, operativos a medias. La posposición de la feria en dos ocasiones por razones de fuerza mayor ocurridas en Haití y las elecciones legislativas y municipales celebradas en Mayo en la República Dominicana fueron elementos que contribuyeron a la dispersión de sus miembros. Ahora bien, siempre fue posible, gracias a la perseverancia de los organizadores y de los individuos y entidades más conscientes de la importancia de la feria, reestructurar las fuerzas y seguir hacia adelante. Por eso, dos meses antes de la celebración de la feria, el núcleo fundamental organizativo logró compactarse y no amilanarse en la ejecución de los trabajos. Hay que reconocer además la labor realizada por el equipo de montaje, con su Director Técnico a la cabeza y los laboriosos obreros, dominicanos y haitianos, quienes trabajaron día y noche para cumplir con la meta del montaje. En la parte haitiana, debido a la paralización de los trabajos que se habían iniciado desde el 2008, o sea desde el mismo momento en que se planificó la realización de la feria en esta región, y que fueron paralizados producto del terremoto del 12 de enero, también se manifestaron, en algunos momentos, actitudes negativas para integrarse en los trabajos. Ahora bien, allí también predominó la perseverancia y el interés de todos de que la feria se realizara, y que culminara exitosamente. La labor de orientación permanente llevada a cabo por las instituciones auspiciadoras por los medios electrónicos y, de manera particular, a través del periódico Espacio Insular República Dominicana favoreció, en todo momento, el reordenamiento de los esfuerzos en la consecución de la celebración de la feria. Siempre hubo un plan de acción, el cual era actualizado de manera constante según las circunstancias que se presentaban, y que mantenía vivo el norte y el espíritu de integración a la feria. 5.3. Integración comunitaria Durante los diez y seis días y noches de celebración de la feria, se notó la asistencia masiva y entusiasta a las actividades artísticoculturales de la noche de los habitantes de Ansea- Pitre y de comunidades haitianas cercanas a esta comuna.

20


Por su lado, la población e instituciones de Pedernales y localidades aledañas se fueron integrando de manera progresiva. Es notorio destacar la fuerte participación que ambos lados de la isla tuvieron durante los desfiles inaugurales, los cuales partieron del centro de las ciudades de Pedernales y de Anse-a-Pitre, y se encontraron, en medio de la más amplia solidaridad y alegría, en la entrada principal del recinto ferial, para marchar juntos hasta el salón de conferencias Río Pedernales, donde se efectuó el Acto Inaugural, con la presencia de connotados representantes gubernamentales de ambos países, de instituciones locales y nacionales, de organismos internacionales y de un hermoso y nutrido público, proveniente no sólo de las comunidades anfitrionas, sino también de todo el territorio de la isla. Este tipo de manifestación, preñada de una gran algarabía y de expresiones emotivas de solidaridad, se repitió en el momento de la clausura, cuando volvieron los desfiles y los reencuentros, así como un acto de clausura que daba término oficial a la feria, para abrir las compuertas de una manifestación artísticocultural que cerró definitivamente la feria, pasada la media noche, con un público de miles de personas. En el acto de clausura, respondiendo a una solicitud por escrito de las autoridades municipales y de las organizaciones comunitarias de Hondo Valle, a la cual se sumaron representantes de la comuna haitiana cercana de Savanette, se decidió la celebración, en el 2011, de la XV Feria Ecoturística y de Producción, en el Municipio de Hondo Valle, teniendo como Invitado de Honor a la Comuna de Savanette. Hondo Valle y Savanette vienen trabajando desde el 2006 con la Fundación Ciencia y Arte, Inc., en la búsqueda de un acercamiento cada vez mayor entre esas localidades fronterizas, lo que, por cierto, se ha logrado física e institucionalmente, gracias al trabajo continuo de sus entidades públicas y comunitarias. En definitiva, los factores mencionados como obstáculos al buen desenvolvimiento de la programación de la feria, como la posposición de la feria en dos ocasiones, la campaña electoral en Pedernales, la catástrofe del 12 de enero en Haití, las intensas lluvias y tormentas que pusieron en alerta roja a varias regiones de la República Dominicana, si bien es cierto que afectaron en alguna medida el logro de una mayor proyección local de la actividad, no

influyeron en ningún momento para ponerla en peligro, y mucho menos para mermar el alto contenido y alcance que tuvo, enmarcada en una organización muy aceptable y en un contexto de orden y de armonía inigualables. Durante toda la feria, no se registró ningún tipo de incidente ni de accidentes. La población de ambos lados respondió de forma positiva, con un comportamiento digno y ordenado. Los haitianos y dominicanos que participaron en alguna vertiente de su organización dieron lo mejor de sí, es decir, lo que podían dar en el contexto existente, al tiempo que terminaron cohesionándose sus principales sectores. El resultado es que el montaje de la feria y su nivel de desenvolvimiento llenaron en gran medida las expectativas creadas, tanto desde el punto de vista de su contenido educativo, como desde el ángulo organizativo, fruto del trabajo coordinado de las instituciones organizadoras, de las personas e instituciones locales y de las entidades colaboradoras. Es bueno insistir en que la feria se desarrolló en el más absoluto orden y paz. Es cierto que, para el logro de ese objetivo, contribuyó enormemente la colaboración y presencia permanente, día y noche, de las Fuerzas Armadas de la República Dominicana, de la Policía Nacional de ambos países y de AMET, con su presencia siempre disuasiva. También hemos de destacar el rol jugado por las autoridades aduanales de ambos lados, así como las de migración. Desde las 10 de la mañana hasta el término de las actividades del día de la feria, la frontera por el puesto de Pedernales – Anse-a-Pitre, permaneció abierta. Los haitianos y dominicanos regresaban en paz a sus respectivos hogares, sin que nunca surgiese inconveniente alguno. Ahora bien, el elemento clave fue antes que nada el excelente comportamiento de todos los asistentes, la disciplina y el respeto que se mostraron internamente los diferentes sectores de las comunidades y los ciudadanos haitianos y dominicanos. La feria fue también un medio eficaz para que las comunidades de Anse-a-Pitre y Pedernales entraran en contacto con nuevas organizaciones. Asimismo, también sirvió de puente para la canalización de inquietudes y la formulación de propuestas de proyectos entre diferentes instituciones. Constituye un paso de avance que las comunidades de Pedernales y de Anse-a-Pitre

21


lograran organizarse mínimamente para estar en capacidad de recibir y de brindar servicios a un flujo importante de turistas internos en sus hoteles, casas de familias, restaurantes, tiendas y centros de excursiones. Se puede esperar que los obstáculos no materiales, como la falta de conciencia y de entusiasmo, el individualismo y el sectarismo de cualquier índole, que pudieron presentarse y que mermaban la integración, unión y organización comunitarias, sean elementos que irán desapareciendo del escenario social de esas comunidades en la medida en que el trabajo continuo comunitario y los planes concretos de desarrollo local se impongan para garantizar mejores condiciones de vida y de trabajo. Quedaron evidenciados los beneficios de la integración comunitaria. La celebración

de la feria demostró por sí solo, a los miembros de ambas comunidades participantes, que tiene más sentido y resultado trabajar y actuar como un cuerpo comunitario unido. La cuarta feria binacional ecoturística y de producción les incentivó, pues, a organizarse para luchar contra barreras que frenan el desarrollo de todos y a prepararse para prestar servicios de calidad. Nos atrevemos a creer que las instituciones de desarrollo, como el Cluster de Turismo Sostenible de Pedernales, por ejemplo, harán acopio de algunas de las enseñanzas de la feria y trabajará siempre con un alto espíritu de integración de los distintos sectores de la comunidad, con miras al logro de las metas superiores de desarrollo que se ha propuesto alcanzar para la provincia de Pedernales.

VI. AMPLIACION DE LA SOLIDARIDAD EN LAS RELACIONES DOMINICOHAITIANAS Muchas veces se dice que haitianos y dominicanos deben llevarse bien porque en la frontera conviven y se entremezclan. Incluso se propaga la idea de que en la zona fronteriza Pedernales- Anse-a-Pitre las relaciones entre los habitantes de los dos lados de la isla son mejores que en cualquier otro punto fronterizo, ya que allí la vida transcurre en total armonía y paz. Todo esto puede ser cierto, pero falta mucho trabajo que hacer para alcanzar mayores niveles de armonía, merecida de sobra por ambos pueblos. Hemos podido notar que el mantenimiento de las relaciones personales, familiares, comerciales, laborales, sobre las bases expuestas más arriba, contribuye efectivamente a que estas luzcan respetuosas. Sin embargo, cuando se profundiza en la realidad

de las relaciones domínico-haitianas, incluso en esos lugares donde las poblaciones de ambos países tienen más acercamiento, nos damos cuenta que prima un ambiente emocional algo distante, que separa al uno del otro. Es una separación que está en la mente. Sí, distante, no obstante la cercanía geográfica de sus respectivas localidades y la convivencia intrafamiliar. Se requiere, pues, de un trabajo constante que vaya eliminando ideas preconcebidas y barreras construidas por personas que representan intereses mezquinos, ajenos a la voluntad de los pueblos de vivir en paz y en armonía. Es un trabajo que debe estar dirigido a mejorar sustancialmente las relaciones entre los unos y los otros, a mejorar, a todos los niveles, las relaciones humanas, a romper con los prejuicios impuestos y a saber transitar el

22


camino que tenemos por delante, ambos pueblos, con pasos seguros de solidaridad verdadera. La feria contribuyó a que dominicanos y haitianos se conozcan mejor, es decir, que penetren en sus culturas, en sus formas de pensar, en su dedicación y en su capacidad de aprendizaje, en su interés en resolver los problemas y prosperar, en sus formas de organizarse, en su grado de disciplina, en su nivel de respeto los unos por los otros y en la responsabilidad que tienen ambos pueblos en la preservación de todas las riquezas naturales que encierra la isla, compartida por dos nacionalidades y por dos culturas. Ambos pueblos convivieron y recibieron juntos las mismas enseñanzas durante 16 días y noches. Durante la preparación de la feria, los comités de apoyo coordinaron trabajos. Se vieron laborando juntos por un objetivo común: la celebración de la 4ta Feria Binacional Ecoturística y de Producción. Varias asociaciones de campesinos haitianos, por ejemplo, visitaron parques nacionales y proyectos ecoturísticos dominicanos para ver cómo se lleva a cabo el sistema de protección de los recursos naturales, a través de los parques nacionales. Los pescadores de ambas comunidades se reunieron para dialogar sobre las formas más convenientes de practicar una pesca que sea sostenible y más idónea a la preservación de las riquezas marinas de la isla. La destrucción de un ecosistema, de un lado, afecta la vida natural del otro lado. La acción irresponsable de unos, muchos o pocos, afecta la vida de todos, de dominicanos y haitianos, porque somos parte de un gran ecosistema: la isla. En este constante intercambio de experiencias, los asistentes a la feria, dominicanos y haitianos, descubrieron intereses comunes y la importancia de coordinar sus

políticas en defensa de los mismos. Se dieron cuenta de que les conviene resolver mediante el diálogo franco y permanente algunos diferendos, como los que conciernen a la delimitación de las aguas para la pesca y los métodos de pesca a emplear para preservar la biodiversidad marina. Asimismo, se comprendió que puede resultar beneficioso para ambos pueblos complementarse, y desarrollar un turismo de naturaleza y cultural, y por qué no un destino turístico binacional, planificado y bien delimitado geográficamente. Múltiples son los proyectos binacionales que se dieron a conocer para ser desarrollados en conjunto para beneficios de ambas naciones. La comprensión de su realidad respectiva y de sus formas de ser, el conocimiento de la existencia de intereses comunes, el examen en conjunto de problemas a ser resueltos, la formulación de políticas coordinadas, las propuestas de proyectos binacionales son parte de los elementos que están llamados a sentar las bases del establecimiento de relaciones cada día más solidas y armónicas, y por tanto más fructíferas y fraternales. Los pasos de los ciudadanos haitianos hacia territorio dominicano, tanto en los puntos Anse-a-Pitre - Pedernales como por MalpasseJimaní, se hicieron bajo la instrucción de las autoridades competentes de la Republica Dominicana, sin ningún inconveniente. Se efectuaron todos los contactos necesarios con las autoridades de migración y de aduanas, donde los ejecutivos de la Fundación Ciencia y Arte fueron recibidos al más alto nivel y con la mayor consideración. De igual forma, se hizo con las Fuerzas Armadas, institución que, en todo momento, prestó toda su colaboración a los organizadores del evento.

Desfile Inaugural, parte dominicana

23


VII. CAMBIOS EN LA MENTE Y EN EL NIVEL DE FORMACION DE LOS HABITANTES DE LA REGION: RESULTADOS MAS IMPORTANTES DE LA FERIA

Consideramos que el resultado más importante de la feria no puede ser cuantificado y se podrá sólo apreciar en el mediano y largo plazo. Se trata de un cambio de mentalidad, que es la que empuja a las personas y a las instituciones a actuar, a crear, a tener iniciativas, a desarrollar proyectos que redunden en beneficio para las comunidades y para el bienestar de las familias. Se trata de despertar una conciencia y luego dotarla de formación e instrumentos para que el ser o la comunidad que en ella habite pueda actuar de forma consciente y productiva. El desarrollo regional o local no es una realización en sí. Es un proceso que comprende varias fases. La primera es la toma de conciencia de las comunidades involucradas sobre la posibilidad de lograr su desarrollo, de manera independiente, poniendo en valor sus propios recursos, con sus capacidades y voluntades. La segunda etapa es la formación, el aprendizaje de los instrumentos del desarrollo -conceptos, técnicas de planificación y gestión, métodos de financiamiento-, incluyendo la integración de la población mediante la concertación y su organización. Después de recorridas esas etapas básicas, es que se requieren eventualmente recursos financieros para realizar las infraestructuras que necesita la realización de los proyectos. Una vez más, la feria mostró que más allá de estos recursos materiales, los factores más decisivos, que obstaculizan el desarrollo de una región, se encuentran en la mente y en la formación de sus habitantes. Una población consciente, formada y unida será capaz de avanzar por senderos sembrados de dificultades. Tendrá más autoridad y ánimo para reclamar las infraestructuras al Estado y agenciar los recursos materiales –bajo forma de créditos o donaciones- necesarios para desarrollar sus proyectos. Asimismo, esta conciencia y formación son las únicas que permitirán que la comunidad pueda avanzar partiendo de lo que su conciencia y sus capacidades le dicten. Los habitantes de Pedernales y Anse-a-Pitre saben ahora, más que antes, que pueden alcanzar un cierto desarrollo de su comunidad y con ese grado de progreso, material y espiritual, obtener mayores niveles de bienestar individual, familiar y colectivo. De igual manera, ya saben que muchos de los instrumentos necesarios para lograr el desarrollo están a su alcance. La feria ha contribuido, sin lugar a dudas, a elevar su orgullo regional y a afirmar su voluntad de progreso, a cambiar su mentalidad frente a sus recursos, así como su espíritu frente a sus posibilidades reales de desarrollo. Igualmente, los actores, que fueron el centro de la feria, tienen ahora otra forma de pensar frente a su comunidad y a sus vecinos haitianos y dominicanos. Sus horizontes se han expandido. Su grado de esperanza por el futuro es mayor. Podríamos afirmar que ahora están, más que antes, en capacidad de darse el lujo hasta de soñar. Son tantas las riquezas que anida esta región, epicentro de la feria, que, efectivamente, sus habitantes pueden pensar en el objetivo de colocar, por ejemplo, a Pedernales – Anse-a-Pitre en el mapa del ecoturismo mundial. No es a los auspiciadores de la feria que corresponde dar seguimiento a las metas que las comunidades se proponen alcanzar. Es a las comunidades mismas, a sus organizaciones y a los estamentos del Estado, que concierne dar el seguimiento necesario para que se materialicen las ideas esbozadas, sobre la base del nuevo bagaje adquirido.

24


Director DIGECOOM, Ministro Obras Públicas Haití, Ministro de las Fuerzas Armadas, Síndica de Pedernales, Ministerio de Relaciones Exteriores y Ministro de Trabajo

Irene Horejs, Embajadora Unión Europea, Benjamin Permission, Síndico Anse-a-Pitre, y Jacqueline Boin, Presidenta Fundación Ciencia y Arte

Jean Camille Bissereth y José Serulle Ramia

Dr. Max Puig, Ministro de Trabajo, y Edwin Paraison, Ministro de los Haitianos que Viven en el Extranjero

25


Mientras tanto, la feria habrá cumplido con su misión de ir forjando y consolidando, en la región de Pedernales y Anse- a- Pitre, una cultura de valerse de sus propias fuerzas y capacidades para impulsar el desarrollo regional y una cultura de concertación, asociación y unión de esas fuerzas con los demás miembros de sus comunidades y con sus vecinos haitianos y dominicanos.

Dra. Jacqueline Boin Presidente Fundación Ciencia y Arte, Inc. Dr. José Serulle Ramia Presidente-Fundador Fundación Ciencia y Arte, Inc. Ing. Agrón. Jean Camille Bissereth Presidente Fundación para un Turismo Alternativo de Haití Padre Pierre-Yves Edmond Presidente Centro Puente Haití

Desfile de Clausura

4549 26


4TA FERIA BINACIONAL INFORME  

4TA FERIA BINACIONAL INFORME

Advertisement