Page 1

Declaración de Bruselas (1946) 16 de junio de 1946 Nosotros, los delegados de los partidos abajo mencionados, a saber:  El Partido Liberal de Bélgica  El Partido Liberal de la Gran Bretaña  El Partido Radical y Radical Socialista de Francia  El Partido Radical de Dinamarca  El Partido de la Libertad de Holanda  El Partido Radical Democrático de Suiza  El Partido Popular de Suecia  El Partido Liberal de Italia y  El representante de los liberales españoles en el exilio reunidos en Bruselas el 16 de junio de 1946 para celebrar el Centenario de la fundación del Partido Liberal belga, en unos momentos en que la desolación causada por dos salvajes guerras ha provocado gran desorden en las mentes de las personas y caos en el estado económico de las poblaciones, afirmanos nuestra fé y principios comunes mediante la siguiente declaración, que llamamos la Declaración de Bruselas. 1 Afirmamos nuestra fé en la libertad espiritual de hombre. Nos oponemos a todo tipo de gobierno que no garantice a todos sus súbditos libertad de conciencia, libertad de prensa, libertad de asociación y de libre expresión y de publicación de sus creencias y opiniones. 2 Nos oponemos a todo tipo de gobierno reaccionario o totalitario. Afirmamos nuestra fé en la libertad política y en la democracia. Ningún país es democrático si no salvaguarda los derechos fundamentales del ser humano, la libertad personal, el derecho a la crítica libre, el reconocimiento por el gobierno de su responsabilidad frente a sus súbditos, la independencia de la administración y de la Ley y de la Justicia, y al consentimiento, que tiene que ser consciente, libre y bien informado, del ciudadano. 3. Convencidos como lo estamos de que la supresión de la libertad económica lleva inevitablemente a la desaparición de la libertad política, afirmamos nuestra confianza en un sistema económico que respete la iniciativa privada, el espíritu emprendedor y la responsabilidad. Nos oponemos a aquellas soluciones que ponen a toda la Economía Nacional en manos del Estado, y aseveramos que es posible evitar la anarquía económica y al mismo tiempo mantener las formas y hábitos esenciales de la Libertad. Estando conscientes de que la libertad política no puede separarse del bienestar y el progreso de la Sociedad, deseamos que se establezca en todas partes un sistema de gobierno que sea democrático en su economía y forma, y que, por un lado, progresivamente y de conformidad con las condiciones especiales de cada país, asocie a los trabajadores a los beneficios y la administración de todas las empresas y que, por el otro, proteja a todos contra la necesidad, la enfermedad y el paro. 4. Cremos que la guerra solamente puede ser abolida por una Organización Mundial, que incluya a todas las naciones, grandes y pequeñas, bajo la misma Ley y Equidad. La Paz mundial y la prosperidad económica universal exigen el libre intercambio de mercancías y servicios, la libre circulación de mano de obra y capital, la abolición de todas las barreras a las relaciones económicas completas entre estados, y, en interés del consumidor, la creación de algún tipo de


control de las agrupaciones que conciertan precios y de los monopolios, ya sean nacionales o internacionales. 5. Finalmente, afirmamos que nuestro objetivo es desarrollar entre las personas fé en la ensenanza y en el valor del carácter, para darles un sentido de libertad y responsabilidad y formarles para que presten servicio a su país y a la humanidad: y aseveramos que, en vista del creciente peligro de la tiranía política y económica, la persona libre, dotada de conciencia social e internacional, es la esperanza de la humanidad.

Declaración de bruselas 1946 i l p  
Declaración de bruselas 1946 i l p  
Advertisement