Issuu on Google+

PROYECTO CONSEJERÍA SUPERIOR PUCV #NUEVAPOLÍTICA EDUARDO FAÚNDEZ SÁNCHEZ CANDIDATO INDEPENDIENTE ESTUDIANTE DE DERECHO

INTRODUCCIÓN Este documento describe sintéticamente los contenidos esenciales y las directrices del proyecto de Consejería Superior PUCV para las próximas elecciones de 2014. Si bien el trabajo requerirá de muchas reuniones con diferentes grupos de estudiantes, académicos y personas relacionadas con la universidad, cuyas visiones pretendemos incluir dentro de la función del cargo, este proyecto presentado es el primer borrador que espera nuevos y valiosos aportes en el transcurso del año. ●

Somos un proyecto en constante movimiento, retroalimentación y reflexión, de allí que creemos que tu opinión es muy importante para generar las políticas apropiadas para el desarrollo de nuestra comunidad universitaria.

Somos un proyecto horizontal, transversal, inclusivo y tolerante, pues impulsamos y defendemos la diversidad de ideas como una de las formas de generar una mejor Universidad.

1


Somos un proyecto independiente y crítico de la forma de hacer política universitaria actualmente. Somos independientes porque ningún movimiento de izquierda o de derecha nos representa. Ambas son miradas sesgadas y limitadas de una realidad en constante cambio, ambas son miradas que impulsan soluciones fuera de todo consenso y discusión. Somos críticos porque tenemos una nueva y propia forma de entender la Universidad y al Estudiante. Somos de los que no nos sentíamos representados y ahora tenemos la intención de participar en la política universitaria aportando nuestra opinión, escuchando la de otros y debatiendo.

Y somos, sin dudas, un proyecto con vocación de cambio, que los impulsa y defiende. Estos cambios deben hacerse desde la participación y nunca desde la imposición. Por lo anterior, te invitamos a formar parte, desde ya, de una discusión para lograr una PUCV mejor para todos.

DIAGNÓSTICO “Los mismos de siempre, con las mismas malas prácticas, desincentivan la participación” En las últimas elecciones presidenciales, la abstención fue un factor comentado en todos los medios de comunicación. Mientras en primera vuelta, esta alcanzó un 50,64%, en la segunda el número fue aún peor: 58,02%. Los números no son muy buenos: menos del 50% eligió a quien dirige el destino de nuestro país por 4 años más. ¿Sabías tú que en nuestra Universidad la situación es aún peor? Somos más de 14 mil y en la primera vuelta de las últimas elecciones votaron 6 mil alumnos aproximadamente. En la segunda vuelta, sólo 5 mil: una abstención superior al 60%. ¿Sabías que en la votación de toma del 25 de junio de 2013 sólo participaron 2090 alumnos de nuestra universidad? ¿Y sabías que, pese a que 1221 votaron “No toma” y sólo 731 votaron “toma”, las dependencias universitarias siguieron ocupadas?

2


Nuestro diagnóstico es claro: tenemos dos problemas graves. 1) Tenemos un sistema político universitario que no fomenta en nada la participación de nosotros, los estudiantes. El sistema de una carrera = un voto está en crisis. Es absolutamente poco descriptivo de nuestra realidad. Sin embargo, tampoco creemos que la institucionalidad universitaria pueda permitir que las carreras “grandes” aplasten a las más pequeñas en cantidad de alumnos. Debemos crear un nuevo sistema que permita un equilibrio entre la efectiva representación de cada uno de los alumnos y cada una de las carreras. A diferencia de lo que creen otros, la opinión de todos debe hacerse presente en la mesa. Es hora de llegar a acuerdos con respeto, racionalmente y sin olvidarnos que, antes de todo, somos compañeros de universidad. 2) Las prácticas de los

movimientos universitarios ya existentes son tan

criticables como las de los políticos de los que tanto hablan. Estamos cansados de amenazas a nuestros compañeros por pensar distinto, de que en muchas carreras se “pase la máquina” cotidianamente,

que

se

inventen

reglas cuestionables de

representación o de que te obliguen a ir a votar por una determinada alternativa. No queremos que te sigan mirando e insultando en las asambleas. No queremos que sigas sin saber qué se hace con el dinero destinado al desarrollo de todos los estudiantes de la universidad. Lo que nosotros queremos es sencillo: saber tu opinión y representarte.

3


Creemos en una nueva política, una limpia, con reglas justas, claras y transparentes. La política no es el problema, son los que han venido haciendo política. Confiamos en tus ideas, en el respeto entre compañeros, en las asambleas donde todos puedan opinar. A diferencia de los demás, nosotros confiamos en ti.

14 Bases para una Nueva Política Universitaria 1. Compromiso con la democracia, entendida como un principio y no como un fin ni medio, ya que éstos pueden cambiar y moldear, adaptándose a diferentes intereses y cayendo en diferentes vicios. Pero democracia no es solo un voto, sino también sistemas de elección que apunten a la mayor representación y participación posible, haciendo que las decisiones en la política universitaria sean responsabilidad de todos y no de unos pocos que se han quedado en el poder durante años. 2. Mayor respeto y tolerancia en la política, entendiendo que posturas diferentes no son enemigas, sino parte de la diversidad humana. Situaciones en las cuales no se escuchan posturas diferentes, por el hecho de ser simplemente contrarias, o que exista la dinámica del enemigo no puede seguir practicándose. Una discusión sana y fructífera no sucederá en base a los insultos u oídos sordos, sino mediante el entendimiento mutuo, en la cual cada persona tiene derecho a pensar diferente. Será a través del diálogo y pensamiento crítico de las diferentes partes la forma a la cual llegarán a un acuerdo. El respeto al derecho de los demás es la paz.

3. Celebrar la diversidad y la libertad de expresión en el ambiente universitario. La sociedad se construye desde la diversidad y no para ella. Cada persona tiene el derecho de expresar libremente de su pensamiento, sin ser discriminado por ello. Es precisamente la universidad el espacio donde debe iniciarse desde los centros de conocimientos al servicio de la sociedad. 4. La Universidad como punto de encuentro de la sociedad. Que la universidad sea la casa de encuentro de las diferentes realidades de esta sociedad, en donde las personas de diferentes situaciones socioeconómicas, sexo, etnia o raza, orientación sexual, entre otras, pueda convivir y trabajar en conjunto.

4


5. La Universidad como pensamiento crítico. Queremos que el principal rol de la universidad sea cuestionarse el conocimiento y generar nuevas propuestas para la sociedad. El estudiante no puede ir solo a escuchar al profesor, sino que también debe formar parte del debate intelectual, cuestionando el conocimiento ya dado, para generar nuevas soluciones en conjunto con los docentes. Es por ello que entendemos el proceso educativo como esencialmente bilateral, en el cual tanto estudiante como profesor enriquecen su labor a partir del diálogo constante y fundado. 6. Perfeccionamiento de sistemas de elección y votación de decisiones, pues se requiere con urgencia mejorar los sistemas electorales universitarios hacia la proporcionalidad y la mayor representación de los estudiantes. Sistemas de ponderación del voto en base a la participación de cada una de las carreras busca, precisamente, incentivar la participación de todo el estudiantado, legitimando mayormente las decisiones que los órganos representativos toman. 7. Transparencia en los financiamientos de campañas a Centro de Estudiantes y Federaciones. Muchos reclaman ante lo viciada que estaría la política “de grandes” ante el lobby, el financiamiento y la participación del empresariado o asociaciones gremiales en el debate político. Bueno, lo mismo podemos reclamar de la política universitaria. Urge que la misma transparencia que es reclamada a la política parlamentaria sea aplicable a la política universitaria, en donde hoy se siembran discursos que repercuten en la política nacional y que muchas veces se identifican con determinados grupos de presión. Esto no significa, en ningún caso, pérdida de autonomía, sino más bien replicar un modelo que ha dado buenos dividendos, pero en pequeña escala y con órganos propios de los estudiantes. 8. Transparencia en las finanzas de Centros de Estudiantes y Federaciones, agregando regulación y mecanismos de control. Similar al punto anterior, se requiere que las finanzas de las organizaciones estudiantiles sean sometidas al control de organismos y procedimientos estructurados por ellos mismos, en donde sea posible de exigir la mentada responsabilidad política ante al mal uso de los fondos. Hasta hoy el buen uso de esos fondos sólo es una expectativa difícil de verificar. 9. El discurso contra las malas prácticas en la política, no debe sólo quedarse en un reclamo contra una clase política estancada y acomodada, que poco esfuerzo requiere para cuidar sus recursos recolectados durante décadas. El discurso de las malas prácticas debe penetrar en aquellos ámbitos políticos que históricamente han estado inmunes a todo escrutinio público sobre su funcionamiento en respeto a una política dirigida al interés público general, como la política universitaria. Será muy fácil,

5


sin esta exigencia, que los actores universitarios acuerden reglas que cómodamente mantengan sus cuotas de poder, seguidas de prácticas concertadas que dificultan o distorsionan la representación fiel de los intereses generales.

10. Más voz y voto estudiantil en instancias colegiadas, ya que la universidad se construye con los diferentes actores miembros de su comunidad y desde ellos. Muchas de las decisiones en instancias colegiadas son tomadas a puerta cerrada y sin escuchar a los estudiantes, siendo que la construcción de la universidad es dinámica y entre la interacción de los diferentes estamentos. Por ello, consideramos que debe existir un representante estudiantil en las instancias colegiadas, para que este pueda presentar la opinión estudiantil sobre diferentes temas.

11. Ningún joven con capacidades y proyecciones de estudiar alguna profesión debe quedarse fuera. La universidad es el principal motor de movilidad social y no puede ser un obstáculo para la realización de cada individuo según sus capacidades e intereses. Un nuevo sistema educacional debe garantizar el acceso a la universidad para todos quienes por sus propios medios no puedan acceder, estableciendo a su vez niveles de calidad y excelencia estrictos.

12. Terminar con la segregación en la educación superior. Existen universidades altamente elitistas, o mejor dicho, universidades para pobres y universidades para ricos. Una reforma educacional no sólo debe contemplar una reforma en la forma de financiar los aranceles, sino también comprender que la universidad no es una institución que deba mantener el determinismo social.

13. Mejorar y diversificar las formas de acceso a la educación superior, se ha demostrado que la PSU es una prueba socioeconómicamente injusta, la cual mide más los recursos familiares que cumplir su objetivo de ser una prueba predictora de rendimiento universitario. Valoramos la inclusión del ranking como forma para mejorar el acceso a la educación superior, ya que es una herramienta que tiene mayor predicción en el rendimiento de sus estudiantes.. Sin embargo esta medida por sí sola no es suficiente para mejorar el acceso, es necesaria una reforma sustancial a nuestra prueba y sistema de selección.

6


14. Mejorar la calidad de educación pre escolar, escolar y universitaria las pruebas internacionales y nacionales nos han arrojado cifras desalentadoras. No puede ser que Chile se encuentra 50 puntos bajo el promedio del OCDE en la prueba PISA . Ello nos llama a que tenemos que mejorar la calidad de nuestra educación en todos los niveles, a través de la fiscalización, creando una prueba docente, fortaleciendo la labor de los profesores, entre otras cosas.

EJES PROGRAMÁTICOS 1. Reformas a la institucionalidad política universitaria Queremos y necesitamos cambiar la forma de hacer política desde la universidad, hacer una nueva política en base a reglas claras, justas y compartidas que permitan e incentiven la participación y la democracia, logrando mayor legitimidad y consecuencia en las decisiones. Para ello necesitamos una profunda reforma a las instituciones universitarias, siendo la Convención de estudiantes de este año la ocasión para realizar los cambios urgentes. -

Propondremos una modificación de sistema de votación sobre materias de

interés general, como paros, marchas, etc, para ser presentado en la Convención de Estudiantes 2014. -

Propondremos la conformación TRICEL permanente e independiente con

facultades de fiscalización y sanción en elecciones de FEPUCV y Consejería Superior. -

Propondremos un estatuto de gastos de FEPUCV, estableciendo en qué se

pueden gastar los fondos, la obligación de presentar proyección de gastos al asumir la mesa ejecutiva y rendiciones de cuentas periódicas. -

Daremos apoyo técnico en la elaboración de estatutos de cada Centro de

Estudiantes según la organización ya en funcionamiento.

2. Democracia, Participación y Triestamentalidad

7


Creemos que una universidad moderna que se adapte a los cambios de la sociedad, formando parte de ellos, debe basarse en la autonomía y diversidad de la comunidad universitaria para darse su propia organización en pos de tomar sus decisiones, sin existir limitaciones legales para ello. Y creemos que nuestra universidad está preparada para ello. - Trabajo complementario a la “Comisión de participación y democracia”, enfocado principalmente a la elaboración de un proyecto de ley que derogue las normas prohibitivas sobre triestamentalidad y cogobierno en las Universidades e Institutos Profesionales, en específico los artículos 56 e), 67 e) y 75 e) del DFL 2 del año 2009 del Ministerio de Educación. Ley 20.370. - Propuesta de modificación de Estatutos Generales de PUCV en el sentido de ampliar la participación y representación de los estudiantes en las instancias colegiadas, principalmente en el Consejo Superior, incluyendo un representante más de los alumnos. - Insistiremos en la necesidad de que los representantes estudiantiles tengan derecho a voto en los organismos colegiados de la Universidad, tanto a nivel de Escuelas/Institutos, Facultades, como a nivel central.

3. Rol Público y Regionalista Creemos que lo que identifica a nuestra Universidad es su constante interacción con la comunidad en donde desarrolla sus funciones, poniendo el conocimiento a disposición de las iniciativas que en la región surgen. Somos parte de una Universidad de región al servicio de las regiones. Gran parte de sus estudiantes provienen de regiones y de las más variadas situaciones socioeconómicas, siendo esto una demostración del rol público de nuestra universidad en el desarrollo de las regiones. - Promover el desarrollo de iniciativas estudiantiles (académicas, sociales, deportivas, etc.) que se conecten directamente con la comunidad y sus necesidades,

8


- Apoyaremos la formulación de proyectos estudiantiles que funcionen como un medio de transferencia de conocimiento y solución problemáticas prácticas de carácter local, comunal y regional. La identificación de nuestra universidad con una ciudad y con una región no debe quedarse en el nombre, sino que trascender siendo un aporte efectivo para éstas. - Fomentaremos el debate universitario sobre qué debemos entender como rol público y qué deberes nos impone como Universidad asumir esa posición dentro de la sociedad. Para ello organizaremos instancias de discusión dentro de la Universidad. Buscando reinstalar el ejercicio reflexivo respecto al país que alguna vez tuvo nuestra universidad.

4. Gestión Universitaria, Académica y Bienestar Estudiantil - Propondremos la modernización de herramientas académicas y de uso frecuente como el Navegador Académico y Aula virtual en pos de dar mayor utilidad y apoyo en los procesos docentes y educativos. - Dentro de los meses de junio y julio una Comisión estudiantil observará los procesos docentes (tardanzas, burocracia, información dispersa y difícil de acceder), todo ello en pos de generar un informe sobre el funcionamiento administrativo universitario y recomendar propuestas de perfeccionamiento a corto y mediano plazo. - Apoyaremos la flexibilización curricular en pregrado y postgrado para facilitar la movilidad estudiantil respecto a otras universidades nacionales, y también en estudios de intercambio internacional. - Propondremos la creación de los primeros programas interdisciplinarios dependientes de dos o más unidades académicas para la formación en contenidos básicos y prácticos, con el propósito de generar profesionales no solo expertos en su carrera, sino también con competencias en otras disciplinas que complementen un mejor desempeño profesional.

9


- Dentro del segundo semestre organizaremos una comisión mixta entre profesores y estudiantes con el propósito de elaborar un nuevo catálogo de asignaturas generales acorde a los intereses y habilidades de los estudiantes, prefiriendo la formación interdisciplinaria, contenidos contingentes y nuevas metodologías de enseñanza. - Realizaremos un catastro del estado de la infraestructura universitaria, especialmente respecto a aquellos espacios de uso diario por parte de los estudiantes como salas, cafeterías, casinos, bibliotecas, áreas verdes, gimnasios, etc.; con el fin de proponer soluciones posibles de concretar antes de finalizar el año académico. - Propondremos al Consejo Superior y a las autoridades competentes la modernización del sistema de bibliotecas, apuntando a la implementación de un repositorio virtual de materiales útiles para los procesos docentes e independientes de aula virtual.

5. Formación integral del estudiante. Más que estudiante… Desde el Consejo Superior, impulsaré la participación de los estudiantes en las variados y numerosos proyectos dependientes de la Universidad y que permiten el desarrollo del estudiante de manera más amplia e integral. A su vez prestaremos patrocinio a todos proyectos individuales y colectivos formados por universitarios de nuestra Universidad que representen un beneficio para la comunidad universitaria y fomenten el sello público y regionalista de ella. - Garantizaremos la igualdad de trato para todos los estudiantes, sin discriminación arbitraria en particular, respecto a la difusión de ideas religiosas o creencias, sexo, raza

o

etnia,

orientación

sexual,

ideología

u

opinión

política,

situación

socioeconómica, etc.

10


- Garantizaremos y daremos todas las facilidades para que los estudiantes organicen actividades y grupos autogestionados según sus intereses, poniendo su disposición las dependencias de la universidad - Acceso de proyectos o emprendimientos estudiantiles con apoyo de órganos y unidades dependientes de la PUCV, tales como el canal UCV-TV y nuestra radio institucional. 5. Innovación en Consejería Superior Muchos estudiantes de la PUCV no saben qué es lo que realiza el Consejo y el Consejero Superior, y más aún, no saben quiénes son los actuales Consejeros Superiores. Es por esto que la gestión como Consejero Superior debe enfocarse como un servicio directo hacia los estudiantes y no tan sólo como un cargo de representación política. - Estableceré una red constante de información y contactos con Centros de Estudiantes mediante página web y redes sociales. - Publicaré mensualmente informes sobre gestión de PUCV y FEPUCV, como a su vez de las sesiones del Consejo Superior y reuniones con autoridades universitarias. - Instauraré una política de transparencia respecto a la función del Consejero Superior, dando a conocer la agenda de actividades y reuniones, las personas con las cuales se tienen tales reuniones y que temas se han tratado. - Formaremos un grupo interdisciplinario de Asesoría complementaria a estudiantes en situación de Tribunal de Mérito, que no sólo apoye en la defensa ante el organismo, sino también que realice un seguimiento posterior a la instancia frente a futuros problemas. -

Presentaremos

ante

la

Convención

de

Estudiantes

un

proyecto

que

institucionalice la figura del Defensor Estudiantil por cada unidad académica, a quien le corresponderá exponer ante las autoridades universitarias y de cada facultad situaciones que afecten a los estudiantes respecto a actos de

11


discriminación de distinta índole, problemas académicas de carácter general, entre otros casos.

6. Propuesta PUCV sobre la educación chilena Una de las críticas compartidas que se hace a nuestra universidad en los últimos años es su poco protagonismo en la discusión de una nueva política educacional para Chile. De eso debemos hacernos cargo y coordinar la elaboración de propuestas concretas que aporten al debate, desde nuestro sello institucional, desde nuestros representantes estudiantiles como también desde los profesionales de la educación que nuestra Universidad forma. -

Organizaremos charlas, debates, conversatorios y coloquios en donde el tema central sea el futuro de la educación en Chile. Para eso invitaremos principalmente a profesionales, profesores y autoridades de nuestra Universidad con el fin de generar un debate interno y posterior postura institucional sólida.

-

Fomentaremos el debate educacional, informado y crítico, responsable y tolerante, dentro de cada una de las unidades académicas de forma constante, y sin que ello interrumpa los calendarios académicos ya fijados.

12


LA INVITACIÓN Queremos que te unas a este proyecto transformador. No necesitamos que trabajemos codo a codo en cada proyecto que impulsamos (si quieres hacerlo nos encantaría que así fuera). En estas elecciones tan solo necesitamos tu voto, necesitamos que vayas a las urnas de tu carrera y marques tu opción por cambiar nuestra universidad. Este proyecto es nuestro compromiso, con nuestra universidad, pero por sobre todo, contigo. La oportunidad está. La decisión depende de ti.

CREAMOS UNA NUEVA POLÍTICA PUCV!

13


14


Proyecto de Consejería Superior - Eduardo Faundez