Issuu on Google+

¿Hay alguna esperanza para mí?

¿Hay esperanza para mi corazón quebrantado? - Parte 1

¿Hay alguna esperanza para mí? ¿Hay esperanza para mi corazón quebrantado? - Parte 1 Hoy es la primera de una serie de cinco partes titulada, ¿Hay alguna esperanza para mí? Este mensaje responderá la pregunta, ¿Hay esperanza para mi corazón quebrantado? Los mensajes posteriores responderán las preguntas, ¿Hay esperanza para mí cuando he fracasado?, ¿Hay esperanza para mí cuando tengo temor?, ¿Hay esperanza para mí cuando tengo ganas de dejarlo todo?, ¿Hay esperanza para mi familia fracturada? ¿Qué es esperanza? Esperanza es la capacidad de pararse en el presente y mirar hacia el futuro con confianza. Ahora, la gente no sólo quiere saber lo que el futuro tiene para ellos, sino qué pasará con ellos después que mueran. Leí una historia divertida de una pareja que fue de vacaciones a Florida. La mujer tuvo un percance antes de salir, entonces ella tuvo que salir al día siguiente. Cuando el hombre llegó al hotel en Florida, le envió un correo electrónico a su esposa para dejarle saber que ya había llegado y que todo estaba listo para su llegada. Pero cuando el hombre escribió la dirección del correo electrónico de su esposa, puso una letra incorrecta y a cambio de llegarle a su esposa, le llego a la esposa de un predicador anciano, cuyo marido había muerto unos días antes. Cuando la esposa del predicador estaba revisando su correo electrónico se encontró con el mensaje de este hombre y al leerlo, ella gritó y se desmayó. Esto es lo que el mensaje decía: Querida esposa, Acabo de registrarme. Todo está preparado para tu llegada mañana. Tu querido esposo PD - ¡La cosa sí que está caliente aquí! Creo que si realmente pudieras recibir un mensaje de alguien que ha muerto, probablemente le prestarías mucha atención. Bueno, nosotros tenemos un mensaje del único Hombre que murió y resucitó de entre los muertos. Su nombre es Jesús, y Él mensaje que estudiaremos hoy está en Lucas 24:13-35. Pero, antes de entrar a la historia, oremos. Como el texto bíblico que estudiaremos hoy es bastante amplio, vamos a parafrasearlo y a leer partes específicas. En Lucas 24, encontramos a dos personas que estaban caminando de regreso a casa, desde Jerusalén a Emaús, eso es siete millas de distancia.

Pastor: Joshua Pinto

1

www.farous.org - 10/02/11


¿Hay alguna esperanza para mí?

¿Hay esperanza para mi corazón quebrantado? - Parte 1

Cleofás era una de las personas, pero el nombre de la otra persona no es mencionado. Quizás pudo haber sido la señora Cleofás, u algún otro familiar o amigo. Ahora, si los hubiéramos estado siguiendo, nos hubiéramos dado cuenta que ellos estaban cabizbajos y sin ganas de caminar. Ellos estaban cargados de desánimo y desilusión. Estas dos personas habían sido seguidores de Cristo y tan solo tres días atrás, habían visto sus esperanzas y sueños clavados en una cruz. Sus corazones estaban quebrantados. El recuento bíblico nos dice que a medida que caminaban, un desconocido se les acerco. Ellos no lo reconocieron, pero el desconocido era Jesús después de Su resurrección. Ellos lo habían visto morir, y nadie espera ver un muerto caminar. Entonces, cuando el desconocido se les acerco les preguntó qué era lo que estaban discutiendo. Leamos su respuesta en Lucas 24:19-21, “19¿Qué es lo que ha pasado? les preguntó. Lo de Jesús de Nazaret. Era un profeta, poderoso en obras y en palabras delante de Dios y de todo el pueblo. 20Los jefes de los sacerdotes y nuestros gobernantes lo entregaron para ser condenado a muerte, y lo crucificaron; 21pero nosotros abrigábamos la esperanza de que era él quien redimiría a Israel. Es más, ya hace tres días que sucedió todo esto.” Si avanzamos un poco, el recuento bíblico nos dice que el desconocido, ósea Jesús, comenzó a aclararles sus dudas y les dijo del por qué el Mesías tenía que morir. Así que, mientras caminaban, Jesús les habló de cómo todos los libros en el Antiguo Testamento predijeron el ministerio de la muerte del Mesías. Cuando llegaron a Emaús, estos discípulos estaban tan atónitos y emocionados de lo que este desconocido les decía, que lo invitaron a su casa para cenar. Jesús acepto la invitación y cuando tomó el pan y lo bendijo, de repente sus ojos fueron abiertos y ellos lo reconocieron, y “poof” tal como aprecio, Jesús desapareció. Continuemos leyendo la historia en Lucas 24:32-35, “32Se decían el uno al otro: ¿No ardía nuestro corazón mientras conversaba con nosotros en el camino y nos explicaba las Escrituras? 33Al instante se pusieron en camino y regresaron a Jerusalén. Allí encontraron a los once y a los que estaban reunidos con ellos. 34¡Es cierto! decían-. El Señor ha resucitado y se le ha aparecido a Simón. 35Los dos, por su parte, contaron lo que les había sucedido en el camino, y cómo habían reconocido a Jesús cuando partió el pan.” Estas dos personas que tenían su corazón totalmente quebrantado, pero a causa de su encuentro con Jesús, ellos nunca volvieron a ser igual. Si tu corazón está quebrantado y deseas, también puedes tener un encuentro con Jesús hoy. En este mensaje quiero compartir dos breves observaciones y una importante aplicación para encontrar esperanza, cuando el corazón esta quebrantado. Pastor: Joshua Pinto

2

www.farous.org - 10/02/11


¿Hay alguna esperanza para mí?

¿Hay esperanza para mi corazón quebrantado? - Parte 1

I- La vida está llena de experiencias que quebrantan el corazón. Estos dos discípulos estaban llenos de desesperación. El versículo 17 dice que, “Se detuvieron, cabizbajos”. Sus esperanzas y sueños se habían aplastado. Quizás estas sufriendo de un corazón quebrantado también. Un corazón quebrantado no es una experiencia rara, es más, es algo muy común. La lista de las cosas que pueden quebrantar nuestro corazón es más larga que el tiempo que tenemos para listarla. Un mal romance o matrimonio puede quebrantar tu corazón. La muerte de un ser querido puede quebrantar tu corazón. El no ser escogido para un equipo o el no haber recibido una promoción puede quebrantar tu corazón. Y es que, desde la cuna hasta la sepultura, el dolor y la desesperación se nos vienen encima como las olas del mar. Si te encuentras entre olas ahora mismo, sea agradecido, pero las probabilidades son que otra ola se aproxima, así es la vida, la vida es dura. Nadie es inmune al dolor de un corazón quebrantado. ¿Por qué? Porque la Biblia dice que nadie es inmune a los problemas. Salmo 90:10 “10Algunos llegamos hasta los setenta años, quizás alcancemos hasta los ochenta, si las fuerzas nos acompañan. Tantos años de vida, sin embargo, sólo traen pesadas cargas y calamidades: pronto pasan, y con ellos pasamos nosotros.” II- Un corazón quebrantado puede destruir la esperanza. Estos dos discípulos sabían lo que era tener el corazón quebrantado y las esperanzas en mil pedazos. Escuchen sus palabras en el versículo 21, “21pero nosotros abrigábamos la esperanza de que era él...” Alguna vez en tu vida has llegado al punto donde las cosas no salieron de la manera que esperabas y dijiste, “tenía la esperanza que…” Y es que, la falta de esperanza y la desesperación, vienen cuando uno tiene temor de que las cosas “no van a funcionar” como pensábamos. A veces nos sentimos así, pero la esperanza es, ese sentimiento de que las cosas no seguirán igual para siempre. Todo mundo está en búsqueda de esperanza, lo que millones de personas están buscando hoy es, esperanza. Pastor: Joshua Pinto

3

www.farous.org - 10/02/11


¿Hay alguna esperanza para mí?

¿Hay esperanza para mi corazón quebrantado? - Parte 1

Y esto nos lleva perfectamente a la aplicación de este mensaje y es que... III- Jesús puede restaurar tu esperanza. Estos dos discípulos estaban desanimados y desilusionados puesto que sus sueños e ilusiones estaban aplastados. No obstante, cuando tuvieron ese encuentro con el Cristo resucitado, sus esperanzas fueron completamente restauradas. Mira lo que ellos dijeron en el versículo 32, “¿No ardía nuestro corazón mientras conversaba con nosotros en el camino…?” Esos corazones quebrantados fueron remplazados con corazones que ahora ardían con esperanza y emoción. Y Jesús hoy puede restaurar tu esperanza también. La esperanza es algo muy valioso. La esperanza es lo que les da a las personas la razón de continuar aun cuando sus corazones están quebrantados. Y eso es exactamente lo que Jesús hace. Jesús le da esperanza a todo aquel que tiene un encuentro con Él. Jesús declaro que Él tiene el poder para sanar el corazón quebrantado. Jesús dijo en Lucas 4:18, “18El Espíritu del Señor está sobre mí… …me ha enviado a sanar a los quebrantados de corazón…” ¿Está tu corazón quebrantado? Sufriste tanto dolor y desilusión que estas herido y has dicho, ¿para qué seguir? O, tenía la esperanza que… Si este eres tú, tengo buenas noticias porque Jesús está deseoso y puede sanar tu corazón quebrantado, pero tienes que estar dispuesto a entregarle todos los pedazos. Si necesitas esperanza, tienes que hacer tres cosas que estos dos discípulos hicieron en Lucas 24. 1- Camina con Jesús. Hay esperanza si caminas con Jesús. A medida que estos dos discípulos caminaban, su tristeza fue cambiada en gozo y su desespero en esperanza. En la Biblia, las palabras, “caminar con” hablan de una relación estrecha e íntima. Todos los días enfrentamos tentaciones y hay una voz tentadora sugiriéndonos que tomemos el camino equivocado.

Pastor: Joshua Pinto

4

www.farous.org - 10/02/11


¿Hay alguna esperanza para mí?

¿Hay esperanza para mi corazón quebrantado? - Parte 1

Pero la Biblia dice en Gálatas 5:16, “…Vivan por el Espíritu, y no seguirán los deseos de la naturaleza pecaminosa.” En otras palabras, cuando estas caminado con Dios, Él te dirigirá por el camino correcto. En Isaías 30:21 dice que, “21Ya sea que te desvíes a la derecha o a la izquierda, tus oídos percibirán a tus espaldas una voz que te dirá: Éste es el camino; síguelo.” Caminar con Jesús significa reconocer a Jesús como tu compañero constante. Pero tristemente, muchas personas que declaran ser cristianos, tratan a Jesús como una llanta de repuesto. Ellos piensan en el Señor únicamente cuando algo “estalla” en su vida. Y tal como una llanta de repuesto, muchas personas se dan cuenta que Jesús siempre está allí, pero nunca le prestan atención hasta que tienen algún tipo de crisis. Si quieres tener esperanza, tienes que caminar con Él diariamente. 2- Escucha a Jesús. Hay esperanza si escuchas a Jesús. No tan solo estos dos discípulos caminaron con Jesús, ellos escucharon lo que Él tenía que decir. Jesús comenzó con Génesis y trazo Su presencia a través de cada sección del Antiguo Testamento. Y a medida que Jesús hablaba y ellos escuchaban, esos corazones quebrantados se desvanecieron y comenzaron a llenarse de esperanza. ¿Por qué? Porque ellos escucharon lo que Jesús tenía que decir. Jesús está tratando de hablarte. La pregunta es, ¿estas escuchando Su voz? La intención original de Dios fue de crear personas con quien Él pudiera tener una relación personal y de amor. La Biblia dice que Dios caminaba con Adán y Eva en el Jardín del Edén y hablaba con ellos. Pero el pecado destruyo esa relación y ahora la salvación está restaurando esa relación. A través de Jesucristo, es posible conocer a Dios, caminar con Dios y hablar con Él. 3- Reconoce quien Jesús es. Hay esperanza si ves a Jesús por quien Él es. Los discípulos caminaron con Jesús, escucharon a Jesús, pero, no fue hasta que compartieron el pan y lo bendijeron que sus ojos fueron abiertos. Cuando ellos reconocieron a Jesús por quien Él en realidad era, sus esperanzas fueron completamente restauradas. Pastor: Joshua Pinto

5

www.farous.org - 10/02/11


¿Hay alguna esperanza para mí?

¿Hay esperanza para mi corazón quebrantado? - Parte 1

Ellos pensaban que Jesús estaba muerto y de un momento a otro se dieron cuenta que estaba vivo. Ellos estaban tan emocionados que se levantaron y corrieron esas siete millas de regreso a Jerusalén para contarles a los otros discípulos. ¿Has reconocido a Jesús? Como responderías a esta pregunta, ¿Quién es Jesús? Si tu respuesta es que Él era un maestro religioso que vivió y murió 2,000 años atrás, no estarías mal, pero tampoco estarías completamente bien. Jesús es mucho más que el fundador de una religión. Hay muchas religiones en este planeta y puedes visitar los sepulcros donde los restos de todos los líderes religiosos se encuentran. Pero el hecho singular que hace a Jesús único, es que Él está vivo hoy. Entonces, si no lo ves vivo hoy, no tienes ninguna base para la esperanza. ¿Por qué digo esto? Porque la Biblia deja claro que la resurrección de Jesús es la base de la esperanza. 1 Pedro 1:3 “3¡Alabado sea Dios, Padre de nuestro Señor Jesucristo! Por su gran misericordia, nos ha hecho nacer de nuevo mediante la resurrección de Jesucristo, para que tengamos una esperanza viva” Hoy es tu día de esperanza, porque Jesús ha resucitado. La crucifixión de Jesús no fue un evento raro. Miles de criminales fueron crucificados en cruces romanas. Es la resurrección de Jesús que queda firme en la historia como un evento único y a través de ello tenemos esperanza. Conclusión Esperanza, es más que un optimismo ciego. Esperanza, es más que un suave pesimismo. Un optimista, ve el vaso medio lleno. El pesimista, ve el vaso medio vacío. Pero una persona con esperanza, ve que el vaso está firmemente en las manos de Dios. Si sabes quien sostiene tu futuro, entonces no tienes por qué preocuparte de lo que te espera en el futuro. Jesús es la única respuesta al que tiene el corazón quebrantado. El Dios que sostiene el futuro, es el Dios que puede sanar tu corazón hoy. Tal como Gloria Gaither escribió, “Porque Él vive, puedo enfrentar el mañana (eso es esperanza); porque Él vive, no hay temor (eso es esperanza); porque Él vive, se quien sostiene mi futuro y vale la pena vivir la vida.” - eso es esperanza.

Pastor: Joshua Pinto

6

www.farous.org - 10/02/11


093-10.02.11 Hay alguna esperanza para mí - Hay esperanza para mi corazón quebrantado - Parte 1