Issuu on Google+

I

Introducciรณn y aspectos metodolรณgicos del estudio

g

ENaDPE Estudio Nacional de Drogas en Poblaciรณn Escolar

1

Introducciรณn y Aspectos Metodolรณgicos del Estudio

version diagramada.indd 1

05-Dec-09 5:16:17 PM


h Introducción y aspectos metodológicos del estudio

TAREK EL AISSAMI MINISTRO DEL PODER POPULAR PARA RELACIONES INTERIORES Y JUSTICIA.

NÉSTOR LUIS REVEROL TORRES. PRESIDENTE DE LA OFICINA NACIONAL ANTIDROGAS (ONA).

2

OBSERVATORIO VENEZOLANO DE DROGAS. Douglas González - Director Reyna Franco Magly Sánchez Rayluz Martínez José Luis Pacheco Comisionados estadales antidrogas

ANA SÁNCHEZ. PRESIDENTA DE LA FUNDACIÓN DE ATENCIÓN INTEGRAL JUVENIL Danilo Linares - Investigador Jefe Millinyceut Quintana Carlos Tolosa Yéssika Materano Adelaida Gamero Amberlys Araujo Coordinadores estadales

HECTOR NAVARRO. MINISTRO DEL PODER POPULAR PARA LA EDUCACIÓN

EDGAR LEÓN VICEMINISTRO DE DESARROLLO PARA LA INTEGRACIÓN DE LA EDUCACIÓN BOLIVARIANA.

version diagramada.indd 2

HÉCTOR ANDRADE COORDINADOR DE CULTURA Y DEPORTES DIRECTORES(AS) DE ZONAS EDUCATIVAS.

05-Dec-09 5:16:20 PM


I

Introducción y aspectos metodológicos del estudio

g

ESTUDIO NACIONAL DE DROGAS EN POBLACIÓN ESCOLAR (ENaDPE) PRESENTACIÓN La Oficina Nacional Antidrogas ha realizado a través de su Observatorio Venezolano de Drogas (OVD), el Estudio Nacional de Drogas en Población Escolar (ENaDPE) 2009, con la finalidad de conocer la magnitud y características del consumo de drogas lícitas (alcohol y tabaco, incluido el chimó) e ilícitas (marihuana, cocaína, estimulantes, tranquilizantes, entre otros) en la población escolar ubicada en la tercera etapa de educación básica (media, diversificada y profesional), residente en ciudades de más de veinte mil (20.000) habitantes. En aras de garantizar la suprema felicidad social y diseñar políticas públicas acertadas para evitar el consumo de drogas, se ha establecido como línea de acción el desarrollo de la investigación como fundamento y sustento de nuevos conocimientos en materia de drogas, de allí nuestro esfuerzo para la recopilación, procesamiento y análisis de información en las áreas de demanda y oferta, como ejes fundamentales de nuestra política para el fortalecimiento del Sistema de Información Nacional de Drogas.

3

El Estudio contó con el invalorable apoyo del Ministerio del Poder Popular Para la Educación, que conjuntamente con los Comisionados Estadales de la Oficina Nacional Antidrogas, facilitaron la gestión y coordinación logística del proyecto, con altísimo sentido social, en cada rincón del territorio nacional.

version diagramada.indd 3

05-Dec-09 5:16:20 PM


h Introducción y aspectos metodológicos del estudio

El financiamiento del ENaDPE se ejecutó mediante recursos propios de la ONA. El trabajo de campo, la elaboración de la muestra, el procesamiento de la información, así como su análisis y edición, se encomendó a la Fundación de Atención Integral Juvenil (FUNDAINIL), bajo la dirección técnica del Área de Investigaciones del OVD. La información generada contribuye al logro de un diagnóstico adecuado sobre la problemática del consumo de sustancias lícitas e ilícitas en la población escolar y constituye un insumo prioritario para la reorientación y evaluación de la políticas públicas y estrategias en materia de prevención y tratamiento en el área de estupefacientes y sustancias psicotrópicas.

4

Se ha partido de una población objetivo plenamente identificada y prioritaria para el Estado Venezolano, en la que, considerando espacios territoriales, se localizan características sociales tales como nivel de educación, edad, sexo, así como los patrones de consumo que manifiestan (tipo de sustancia, frecuencia de uso, edad de inicio); basándonos en una muestra de

version diagramada.indd 4

571 unidades educativas y 74.465 estudiantes a nivel nacional. Considerando que al tener un conocimiento real de la dimensión del problema de uso y abuso indebido de sustancias lícitas e ilícitas en el territorio nacional, la definición de políticas asertivas podrían alcanzar un nivel de precisión acorde a la descripción de la problemática, garantizando así su éxito. El Estudio que presentamos a continuación, forma parte de una decisión estratégica del Estado Venezolano, con la que se reitera el compromiso de las autoridades y organismos gubernamentales por abordar el problema del consumo y tráfico de drogas en el país de una manera efectiva, y alcanzar la plena construcción de un tejido social que nos conduzca a declarar espacios libres de drogas en nuestro país.

NÉSTOR LUIS REVEROL TORRES Presidente de la Oficina Nacional Antidrogas

05-Dec-09 5:16:20 PM


I

Introducción y aspectos metodológicos del estudio

g

Introducción

E

l Resumen Ejecutivo del Informe Mundial Sobre las Drogas 2009 de la Oficina de las Naciones Unidas Contra la Droga y el Delito (UNODC) indica que el seguimiento de los cambios respecto al tráfico y consumo exige el uso de distintas técnicas para hacer las estimaciones; que los datos son escasos, especialmente en los países en desarrollo, y que el nivel de incertidumbre con relación a muchas cuestiones se mantiene elevado. Destaca que por primera vez este año se dan datos explícitos sobre dicho nivel de incertidumbre y se presentan márgenes en lugar de valores exactos, lo cual considera como un paso indispensable en lo que se refiere a la presentación de estimaciones precisas.

5

A el informe que el análisis del consumo de drogas entre los y las jóvenes es importante por varios motivos fundamentales. El hecho de que la mayoria de las personas inicie el consumo durante la juvuentud ocasiona el crear y llevar a la práctica programas para la prevención de la toxicomanía. Además, el consumo desde edad temprana se vincula con consecuencias negativas tanto sociales como para la salud. Entre las directrices las Líneas de Generales del Plan de Desarrollo Económico y Social de la Nación 2007-2013, se incluye la “suprema felicidad social”, la cual, en sus estrategias y políticas para superar la pobreza y atender integralmente a la población en situación de extrema pobreza y máxima exclusión social, tiene

version diagramada.indd 5

05-Dec-09 5:16:20 PM


h Introducción y aspectos metodológicos del estudio

presente el prestar atención integral a niños, niñas y adolescentes. El renglón destinado a profundizar la atención integral de la salud forma universal, tiene presente el optimizar la prevención del consumo de drogas y asegurar el tratamiento y rehabilitación de la población afectada.

6

De manera específica, en el Plan Nacional Antidrogas 20082013 se establece un conjunto de metas que guardan íntima relación con las indicaciones del informe de la UNODC, pues precisan un conjunto de estrategias para el abordaje del problema, destacando de manera particular la consolidación de un sistema nacional de datos, información y conocimientos que sea base fundamental para asumir políticas con estrategias dirigidas a lograr la reducción de la oferta y la demanda en el país. Uno de los elementos claros y precisos establece que las investigaciones en este campo deben estar basadas en un método científico fáctico, trascendental, objetivo, reflexivo, autocorrectivo y, en general, orientado a ofrecer soluciones que contribuyan a la disminución del problema que representan las drogas. Se requiere impulsar líneas de investigación en forma articulada y coordinada en los ámbitos de la familia, la población escolar en sus diferentes niveles estudio, los centros penitenciarios y las empresas, entre otros, para así generar información con el carácter científico que sea la plataforma básica para la toma de decisiones y estrategias, lo más acertadas posibles, para enfrentar y lograr la reducción del problema del tráfico y consumo de drogas. De acuerdo con las estimaciones del Instituto Nacional de Estadísticas (INE), para el año 2009 se tiene una población total de

version diagramada.indd 6

28.384.134 habitantes, de la que el 39,26% está en los grupos de 0 a 19 años, 48,81% en los grupos de 10 a 19 años. Todos en la actualidad incluidos también en la población con edad de riesgo al consumo de drogas en Venezuela y el mundo. Esta magnifica el problema y obliga al Estado a la creación e implantación de políticas para enfrentarlo, requiriendo previamente el disponer de información que reúna las condiciones antes descritas. Tomando en cuenta esta realidad, la Oficina Nacional Antidrogas (ONA) asume el reto de realizar el Estudio Nacional de Drogas en la Población Escolar (ENaDPE), en articulación con el Ministerio del Poder Popular para la Educación, con la participación activa y efectiva de las diferentes estructuras tanto estadales como municipales. A los fines de cumplir este estudio basado en los principios de la investigación científica, se le asigna esta responsabilidad a la Fundación de Atención Integral Juvenil, (FUNDAINIL) como organización de amplia y reconocida experiencia en el ámbito de la investigación aplicada a las áreas de adolescentes, drogas y sexualidad. El Estudio Nacional de Drogas en la Población Escolar (ENADPE) 2009 está basado en el diseño y aplicación de un instrumento con una muestra probalística y aleatoria de 74.464 estudiantes desde la Tercera Etapa de Educación Básica (7º, 8º y 9º grados) hasta la de Media Diversificada y Profesional, para llevarla a efecto generó una dinamica de trabajo que implicó la incorporacion efectiva de los representantes de la ONA desde la esfera nacional nacional hasta cada uno de los estados y municipios. De igual forma, desde el nivel central del Ministerio del Poder Popular para la Educación hasta la Zona Educativa de cada estado y los

05-Dec-09 5:16:21 PM


Introducción y aspectos metodológicos del estudio

Distritos de Supervisión de los respectivos muninipio educativos. La participación de los directivos de los planteles educativos que integraron la muestra y los docentes, quienes brindaron el apoyo esencial para la aplicación del instrumento. Todo ello permitió al grupo responsable de la ONA y de FUNDAINIL obtener la presente información la informacion. Aqui también se destacan la información referida al consumo de las diferentes drogas tanto lícitas como ilícitas, los patrones de consumo y la percepción de los riesgos, las tendencias en la instancia de los diferentes estados y regiones del país, y el nivel de conocimientos del consumo en el entorno y en la oferta de las drogas. En la caraterizacion de los factores de riesgo son relevantes las prevalencias del consumo familiar y la generacion de refuerzos en este entorno. El estudio se describe en seis capítulos: ™™ Objetivos ™™ Metodología ™™ Resumen ejecutivo ™™ Resultados ™™ Variables con incidencia en la situacion de riesgo ™™ Conclusiones.

version diagramada.indd 7

g

El conjunto de información obtenida permitirá a todas las instancias involucradas el disponer de elementos fundamentales para el diseño de las estrategias de intervención en el campo de la drogodependencia y a su vez potencia la posibilidad de adaptar los planes y acciones a las condiciones especificas de cada estado. Expresamos en FUNDAINIL nuestro agradecimiento a la Oficina Nacional Antidrogas y al Ministerio del Poder Popular para la Educación por la confianza ofrecida en la inmensa responsabilidad para realizar tan importante y valioso estudio, por el personal docente de los planteles seleccionados y, aplicar el instrumento por cada estado y plantel, y de forma muy especial, a toda la población de estudiantes que de manera cordial y con plena confianza brindaron su apoyo para obtener el soporte esencial de ENaDPE, representado por la información ofrecida al responder cada cuestionario. También nuestro reconocimiento a otro grupo de jóvenes que en la sede de FUNDAINIL ofrecieron su aporte en la dura y exigente tarea de la transcripción de la información de los paquetes de instrumentos al sistema de datos creado para esos efectos.

7

En FUNDAINIL estamos seguros de que esta investigación sea un soporte significativo para lograr que la ONA continúe en su formulación y aplicación de políticas y estrategias para alcanzar nuevos y positivos cambios, en la responsabilidad de disminuir el consumo e influencia de las drogas en la población de niños, niñas, adolescentes y jóvenes, quienes representan a la vez la esperanza de una Venezuela en un futuro más prometedor. Nos mantenemos con la plena disponibilidad para continuar en la exigente y difícil tarea de alcanzar esos objetivos.

05-Dec-09 5:16:21 PM


h Introducción y aspectos metodológicos del estudio

Perfil institucional del Observatorio Venezolano de Drogas Adscrita a la Oficina Nacional Antidrogas, es la responsable de garantizar, a través de un sistema estadístico, documental y de investigación científica, el comportamiento del fenómeno de las drogas en la República Bolivariana de Venezuela, proporcionando información actualizada, objetiva, fiable y estandarizada a la comunidad nacional e internacional, que permita analizar las tendencias en sus diferentes manifestaciones y contribuya a la formulación de planes, programas y proyectos en función de la implementación de políticas públicas del Estado.

8

La ausencia de sistemas de información especializados en materia de drogas que respondan a las necesidades nacionales, aunada a las condiciones del debilitamiento del sistema educativo, familiar y social, ha contribuido al incremento del problema de las drogas. Por ello es fundamental la disposición de fuentes de información de estadísticas confiables que comprendan las distintas variables que influyen en la reducción de la oferta y la demanda en materia de drogas. Tomando en consideración este contexto nace el Observatorio Venezolano de Drogas, como unidad adscrita a la Comisión Nacional contra el Uso Ilícito de las Drogas (CONACUID), el 7 de diciembre de 1999. Actualmente, la Ley Orgánica contra el Tráfico Ilícito y el Consumo de Sustancias Estupefacientes y Psicotrópicas (LOCTICSEP), vigente desde el 16 de diciembre de 2005, publicado en Gaceta Oficial Nº 38.337 y contemplado en el artículo 203 establece la creación de un órgano encargado de ejecutar las políticas públicas y estrategias en materia de drogas,

version diagramada.indd 8

denominado Oficina Nacional Antidrogas asumiendo las funciones de la antigua CONACUID. En el artículo 207 de la (LOCTICSEP), se establece como organismo de información al Observatorio Venezolano de Drogas. Su visión es ser reconocido a nivel nacional e internacional como un sistema integral de investigación, información y documentación, que manifieste la problemática sobre la situación real del fenómeno de las drogas en el país. Su misión es consolidar el sistema nacional de investigación, información y documentación en el ámbito de las drogas, a través del desarrollo de estadísticas confiable, investigaciones científicas así como la difusión del conocimiento, que coadyuven en la formulación de planes, programas y proyectos en función de la implementación de políticas públicas. • Facilitar una visión global, permanente, fiable y actualizada de los problemas relacionados con el consumo de drogas en Venezuela. • Elaborar diagnósticos sobre la situación de las drogas. • Suministrar información que permita mejorar el proceso de toma de decisiones acerca de las políticas a implementar en materia de drogas. • Actualizar y mejorar los programas preventivos y correctivos, a las nuevas situaciones y necesidades que

05-Dec-09 5:16:21 PM


Introducción y aspectos metodológicos del estudio

vayan surgiendo en la problemática de las drogas. • Identificar las tendencias de la demanda en drogas y realizar proyecciones a futuro. • Crear un sistema de información del Observatorio Venezolano de Drogas que facilite, información de forma ágil relativa a una serie de indicadores. • Diseñar e implementar una metodología estandarizada para la recopilación de la información en los organismos involucrados para garantizar la comparación de los datos. • Promover y coordinar el desarrollo de investigaciones sobre consumo de drogas en otras instituciones. • Asesorar a las diferentes instancias políticas e institucionales acerca de las prioridades existentes en materia de drogas. Perfil institucional fundainil Organización de desarrollo social, creada en 1990 y que se propuso como misión el consolidar ante el mundo la imagen de toda persona como recurso indispensable con formación, habilidades y destrezas individuales para asumir estilos de vida saludables y técnicamente preparados para integrarse en forma creativa y productiva a las nuevas realidades económicas, sociales, culturales y políticas de toda institución del siglo XXI, en las diferentes áreas de la prestación de servicios y la producción de manera especial con la población, de niños, niñas, adolescentes y jóvenes.

version diagramada.indd 9

Entre sus objetivos, FUNDAINIL ofrecer a esa población, en los ámbitos de planteles educativos, familias y comunidades, una información y formación actualizada y precisa en cuanto concierne a los principios, estrategias y recursos que implica la práctica de la prevención integral contra el tráfico y consumo de alcohol, tabaco y otras drogas, de manera que puedan ganar conciencia de su necesidad y conveniencia para la evasión de los factores de riesgo. De igual forma ha abordado su apoyo para la educar a esta población en lo concerniente a la prevención integral para una salud sexual y reproductiva, el embarazo adolescente y las infecciones de transmision sexual, en especial contra el VIH/sida. Tambien ha ofrecido sus servicios para enseñar los fundamentos y valores, de la lucha contra la violencia en sus diferentes formas, en los espacios de la familia y el plantel educativo. Considerando que una de las mayores aspiraciones de la población adolescente y joven excluida del sistema educativo es el incorporarse al trabajo productivo, FUNDAINIL también ha asumido la responsabilidad de ofrecer la oportunidad para su formación en oficios específicos, basados en las necesidades y prioridades de las comunidades donde hacen vida.

g

9

FUNDAINIL ha venido cumpliendo estos objetivos a través de programas diseñados con el pleno conocimiento y autorización de la Oficina Nacional Antidrogas y su anterior despacho como fue la CONACUID. De igual forma, del Ministerio del Poder Popular para la Educación, el Ministerio del Poder Popular para la Salud y Asimismo ha ejecutado programas en coordinación con el Consejo Municipal de Derechos de Niños, Niñas y Adolescentes de diversos municipios y con organismos de carácter internacional como la Organización de Estados Americanos (OEA), el Fondo de Población

05-Dec-09 5:16:21 PM


h Introducción y aspectos metodológicos del estudio

de las Naciones Unidas (FNUAP) y el Banco Interamericano de Desarrollo (BID). En cuanto a los programas para la prevención del consumo de drogas FUNDAINIL ha ampliado sus servicios hasta el sector empresarial en quienes constituyen sus empleados y familia, en cumplimiento de los mandatos de la Ley Orgánica Contra el Tráfico Ilícito y el Consumo de Sustancias Estupefacientes y Psicotrópicas, (LOCTICSEP), para demostrar a esta población las estrategias, recursos y beneficios que la prevención ofrece. Todas estas acciones para la prevención del tráfico y consumo de alcohol, tabaco y otras drogas han estado basadas en los fundamentos de las políticas de la Oficina Nacional Antidrogas y de la Comisión Interamericana para el Control del Abuso de las Drogas (CICAD). 10

Se incluyen como informes de resultados de investigaciones los que se indican a continuación como referencia especial en el área de la investigación social niños, niñas, adolescentes, jóvenes y la familia en todo su contexto los cuales han permitido obtener una descripción actualizada y veraz de la identificación de las posibles relaciones, contradicciones y valores involucrados ™™ “Valores y creencias de la sexualidad en adolescentes y jóvenes”, en población escolar del municipio Sucre del estado Miranda, por convenio con el FONACIT. 2004.

version diagramada.indd 10

™™ -“Valores y creencias de la sexualidad en adolescentes y jóvenes del estado Cojedes”, en población escolar de El Pao de San Juan Bautista, por convenio con el Ministerio de Salud y Desarrollo Social, FONVIS y el BID, 2004. ™™ “Estudio sobre percepción de riesgos/droga en la población estudiantil en el municipio Sucre y Libertador del Distrito Capital”, por convenio de proyecto con la Embajada Británica 2007. ™™ “Estudio sobre percepción de riesgo en materia de drogas para la población estudiantil en el municipio Zamora del estado miranda”, por convenio con el Fondo Municipal de Protección del Niño y del Adolescente 2007. ™™ “Línea de base de la violencia familiar en el municipio Páez del estado Miranda”, por convenio con el Fondo Municipal de Protección del Niño y del Adolescente 2008. Como requisito sine qua non, en todos los proyectos de prevención integral con el sector empresarial se ha realizado la investigación para “Diagnóstico situacional de actitudes y creencias en materia de consumo de alcohol, tabaco y otras drogas”, realizado desde el año 2005 en un grupo de 30 empresas de los sectores manufactureros y financieros, ubicadas en la región Capital y los estados Miranda, Carabobo, Aragua, Portuguesa y Nueva Esparta, en cumplimiento de la LOCTICSEP, y las instrucciones de la ONA.

05-Dec-09 5:16:21 PM


I

Introducción y aspectos metodológicos del estudio

g

Resumen Ejecutivo

C

omo parte importante del Plan Nacional Antidrogas 2008 – 2013, Se espera consolidar el Observatorio Venezolano de las Drogas, como un sistema nacional de datos, información y conocimientos en materia de drogas, el cual dé respuesta a la carencia de datos actualizados en esta materia, e igualmente potencie la intervención en materia de prevención y atención. Entre los principales logros del Estudio Nacional de Drogas en Población Escolar (ENaDPE) se encuentra la realización de un proceso de abordaje de los 24 estados del país, el cual fue posible gracias al diseño y aplicación de un muestreo probabilístico aleatorio, que permitió asegurar la participación de un total de 74.465 alumna(o)s.

11

En cuanto al tipo de información generada a partir de la aplicación del presente estudio, destaca de manera general la referida al consumo de las distintas drogas tanto lícitas como ilícitas, los patrones y tendencias reportadas a nivel de los distintos estados y regiones del país, el riesgo percibido en el uso, así como el nivel de conocimiento del consumo en el entorno y en la oferta de drogas. Entre los elementos referidos a la caracterización de los factores de riesgo se pueden apreciar las prevalencias de consumo familiar (reportadas por la población estudiantil) y la generación de refuerzos al consumo por parte de dichos entornos.

version diagramada.indd 11

05-Dec-09 5:16:22 PM


h Introducci贸n y aspectos metodol贸gicos del estudio

12

version diagramada.indd 12

05-Dec-09 5:16:22 PM


Introducción y aspectos metodológicos del estudio

Objetivos del Estudio Objetivo general Conocer la magnitud y las características del consumo de drogas lícitas e ilícitas, su distribución geográfica, e incidencia de variables psicosociales del individuo, su familia y su entorno, en la población escolar que se ubica entre la Tercera Etapa de Educación Básica, Media, Diversificada y Profesional, que reside en ciudades de más de 20,000 habitantes. Objetivos específicos • Determinar las prevalencias de consumo, incidencia y edad de inicio del consumo de drogas lícitas e ilícitas para la población estudiada en los 24 estados, según características sociodemográficas: • Establecer el nivel de conocimientos y percepción de riesgo de los estudiantes respecto al consumo de drogas y sus efectos sobre la población escolar. • Describir la relación del consumo de drogas con características del entorno: • Conocer el comportamiento del entorno familiar, escolar y del grupo de pares frente al problema del consumo de drogas

g

Distribución del universo muestral: La aplicación del ENaDPE 2009, estableció una proyección muestral de 75.000 estudiantes de nivel de Educación Básica (7mo a 9no), Media, Diversificada y Profesional, provenientes de planteles públicos y privados, ubicados en ciudades de 20,000 y más habitantes del país. Con el fin de cubrir las posibles pérdidas por problemas no muestrales, como por ejemplo el ausentismo o descenso de la asistencia a clases de la población por situaciones coyunturales o de carácter foráneo, entre otras, es aumentada su proyección inicial en un 12,5%, alcanzando un universo muestral de 85.704 estudiantes. • En búsqueda de una mejor comprensión de las tendencias de consumo existentes en el país se procede a realizar un acercamiento desde su impacto a nivel nacional, estadal y por regiones, a saber:

13

• Región Central: Aragua, Carabobo, Distrito Capital, Miranda y Vargas • Región Centro Occidental: Cojedes, Portuguesa y Yaracuy

Falcón, Lara,

• Región Occidental: Mérida, Táchira, Trujillo y Zulia • Región Los Llanos: Apure, Barinas y Guárico

version diagramada.indd 13

05-Dec-09 5:16:22 PM


h Introducción y aspectos metodológicos del estudio

Perfil nacional Cuadro N° Proyección del universo muestral 1 Met Estados

14

Secciones

Población esperada

Población participante

% de cobertura

AMAZONAS

12

45

1.152

1.032

89,6

ANZOÁTEGUI

27

136

4.945

3.832

77,5

APURE

15

66

2.713

2.384

87,9

ARAGUA

33

155

4.882

4.009

82,1

BARINAS

20

94

2.879

2.843

98,7

BOLÍVAR

34

154

5.158

4.050

78,5

CARABOBO

40

209

6.671

5.264

78,9

COJEDES

14

54

1.962

1.526

77,8

DELTA AMACURO

12

44

1.111

1.235

111,2

DISTRITO CAPITAL

35

155

5.124

5.119

99,9

FALCÓN

20

87

2.791

2.635

94,4

GUÁRICO

20

93

2.725

2.425

89,0

LARA

26

123

4.737

3.919

82,7

MÉRIDA

21

99

2.989

2.572

86,0

MIRANDA

44 19 13 19 19 26 18 13 17 47

217 91 64 99 85 126 82 58 75 221

7.074 3.157 1.795 3.286 2.473 4.084 2.316 1.926 2.350 7.404

5.613 2.960 1.979 2.616 2.135 3.479 2.229 1.577 2.270 6.762

79,3 93,8 110,3 79,6 86,3 85,2 96,2 81,9 96,6 91,3

979

4.581

85.704

74.465

86,9

MONAGAS NUEVA ESPARTA PORTUGUESA SUCRE TÁCHIRA TRUJILLO VARGAS YARACUY ZULIA

version diagramada.indd 14

Planteles

II. Metodología

05-Dec-09 5:16:22 PM


Introducción y aspectos metodológicos del estudio

• Región Guayana: Amazonas y Bolívar

• Edad:

• Región Oriental: Anzoátegui, Delta Amacuro, Monagas, Nueva Esparta y

Relación edad y sexo

La distribución de los grupos poblaciones en función de la edad reportada en el instrumento ofrece un escenario donde el 73,4% de los y las participantes ubican su edad en el rango que va desde los 13 a los 16 años, teniendo su mayor concentración entre los 14 y 15 años (39,7%). En cuanto al restante 26,6% se obtuvo una participación del 8,9% para las edades menores a los 12 años y un 15,4% para las de 17 y más años

• Sexo:

Nivel educativo

• Sucre

Datos generales de la población participante:

En cuanto a la relación a nivel de género, se presentó una distribución nacional donde el 52,9% de la población pertenecía al sexo femenino (39.027 jóvenes) y el 47,9% al masculino (34.766 jóvenes).

g

Los datos referidos al año de estudio reportan inicialmente una relación general de planteles públicos y privados en donde se tiene una proporción de 21,5% de planteles privados y un 78,5% de 15

Gráfico DG-1: Distribución de la población por edad y sexo. 25,0 20,1 19,8 20,0 19,8 19,5 19,7

20,0

Porcentaje

16,6 14,8

18,117,8 18,0

15,8

15,0 10,4 8,8

10,0

7,7

11,2

Femenina

10,8

Masculina

8,3

Total 3,9

5,0 0,7 0,6

5,4

4,6

3,2 1,5

0,6

2,3

0,0 11 y menos

12

13

14

15

16

17

18 y más

N.R

Edad (años)

version diagramada.indd 15

05-Dec-09 5:16:23 PM


h Introducción y aspectos metodológicos del estudio

planteles públicos, ello se encuentra en concordancia con la forma en que está distribuido el espectro educativo, marcado por una mayor cobertura escolar desde el sector público Estructura familiar Los datos obtenidos señalan la presencia de una estructura familiar en donde el 69% de la población entrevistada convive bajo una estructura de familia con base biparental, su conformación básica implica la presencia de las figuras paternas y maternas, (dentro de la misma son considerados los casos con presencia de madrastra o padrastro), ello se traduce en una mayor probabilidad de contar con refuerzos a los factores de protección desde la articulación de ambos roles. Cantidad de personas con las que convive 16

Sobre la cantidad de personas con las que convive la población estudiantil puede apreciarse una estructura general donde los grupos familiares concentran de manera marcada en una cifra de 4 a 6 personas, alcanzando para dicha cifra un 56% de los señalamientos

Percepción de riesgo para drogas lícitas, según frecuencia del consumo: Relación de riesgo para el consumo “alguna vez” • Relación Riesgo / Tabaco (Cigarrillo y Chimó): La percepción de riesgo que existe sobre el consumo de tabaco refleja una tendencia nacional en donde el 43,7% de la

version diagramada.indd 16

población asume que su consumo “alguna vez” representa poco o ningún riesgo, 23,5% refiere un riesgo moderado y un 22,8% lo señala como riesgoso. • Relación Riesgo / Alcohol: Para el caso correspondiente al consumo de Alcohol, se obtuvo una percepción general de riesgo que, agrupa a un 49% de la población con opiniones en los rangos “poco” o “ningún” riesgo, seguidos de 24% de opiniones centradas en una evaluación “más o menos riesgosa”, 17,1% que la cataloga de “muy riesgosa” y 4,7% no sabe Relación Riesgo / Cualquier droga lícita: En líneas generales la percepción sobre el consumo de drogas lícitas ofrece un escenario enmarcado por la presencia de un 45% de la población que asume una posición donde la relación de riesgo resulta reducida o hasta inexistente. 22,3% lo pondera de manera intermedia y un 18,5% posee una visión más crítica sobre este tipo de consumo eventual.

Relación de riesgo para el consumo “frecuentemente” • Relación Riesgo / Tabaco (Cigarrillo y Chimó): Para una relación de consumo frecuente la percepción de riesgo que expresa la población apunta a una tendencia nacional donde el rango correspondiente a poco o ningún riesgo, se ubica en 12,2% para el caso del cigarrillo y en 17,3% para el chimó, lo cual implica una reducción del 66% (72,5%

05-Dec-09 5:16:23 PM


Introducción y aspectos metodológicos del estudio

para el cigarrillo y 59,5% para el chimó) en relación a la cifra alcanzada en su posicionamiento bajo la frecuencia de “alguna vez”

riesgosa”, 59,4% como “muy riesgosa” (de los cuales el 64% es referida por población femenina y 54,3% masculina) y 4,9% no sabe.

Relación Riesgo / Alcohol:

Relación Riesgo / Cualquier droga lícita:

Para el rango “poco” o “ningún” riesgo la relación obtenida para el alcohol ubica la misma en una posición intermedia entre el cigarrillo y el chimó, con un 14,6%. Para los siguientes rangos se alcanza un 13,1% de opiniones bajo el término “más o menos

Cuadro N° 7a Nac

La percepción de riesgo para el consumo de cualquier droga ilícita, se ubica de manera general para el rango de “poco” o “ningún” riesgo, en 14,7%, seguidamente el 13,1% señala un riesgo medio, 8,6% no sabe sobre tal relación y en líneas generales se aprecia como el 56,3% lo cataloga de muy riesgosa.

Perfil nacional IV.c Percepción de riesgo consumo Percepción de riesgo para drogas de uso lícito, según frecuencia del consumo (distribución por sexo)

Acción

Fumar cigarrillos

Consumir chimó

Perfil nacional

Tomar bebidas alcohólicas

version diagramada.indd 17

g

Grado de riesgo

Consumo "alguna vez" Pob. Fem

Pob. Masc

Consumo "frecuentemente" Total

Pob. Fem

Pob. Masc

Total

Ningún riesgo

11,0

14,7

12,7

6,0

9,4

Poco riesgo

33,3

30,1

31,8

4,3

5,0

4,6

Más o menos riesgo

25,6

21,2

23,5

11,0

11,8

11,4

Mucho riesgo

21,8

23,8

22,8

70,6

63,0

67,0

No sabe

5,4

6,6

6,0

3,7

5,4

4,5

NR

2,8

3,7

3,2

4,4

5,4

4,8

Ningún riesgo

13,4

20,2

16,6

8,0

12,7

10,2

7,6

Poco riesgo

26,0

26,5

26,3

5,9

8,5

7,1

Más o menos riesgo

22,0

16,8

19,5

13,3

16,3

14,7

Mucho riesgo

16,2

15,1

15,7

46,6

38,0

42,5

No sabe

15,4

13,7

14,6

17,3

15,5

16,4

NR

7,1

7,7

7,4

9,0

9,1

9,0

Ningún riesgo

13,5

17,3

15,3

7,0

10,5

8,6

Poco riesgo

34,5

32,9

33,7

5,3

6,8

6,0

Más o menos riesgo

25,4

22,3

24,0

12,0

14,4

13,1

Mucho riesgo

17,4

16,7

17,1

64,0

54,3

59,4

No sabe

4,2

5,1

4,7

4,3

5,7

4,9

NR

5,0

5,6

5,3

7,5

8,3

7,9

Ningún riesgo

12,6

17,4

14,9

7,0

10,9

8,8

Poco riesgo

31,3

29,8

30,6

5,2

6,8

5,9

Total general

Más o menos riesgo

24,3

20,1

22,3

12,1

14,2

13,1

para drogas de

Mucho riesgo

18,5

18,5

18,5

60,4

51,8

56,3

uso lícito

No sabe

8,3

8,5

8,4

8,4

8,9

8,6

NR

5,0

5,6

5,3

7,0

7,6

7,2

17

05-Dec-09 5:16:24 PM


h Introducción y aspectos metodológicos del estudio

Percepción de riesgo para drogas ilícitas, según frecuencia del consumo:

de riesgo reducido es señalada por un 15,8% de la población, la cual lo cataloga de reducida o hasta inexistente. Para el resto de la población se hace evidente la presencia de altos niveles de riesgo, llevando a un 70% de la misma a plantear su impacto medio (25,1% señala relación “más o menos riesgosa”) y superior (45% señala una relación de “mucho riesgo”) aún en situaciones de consumo muy eventual.

Relación de riesgo para el consumo “alguna vez” • Relación Riesgo / Droga Ilícita: La percepción de riesgo desde el tema referido a este tipo de drogas ofrece un escenario general en donde la percepción

Cuadro N° 2 Nac

Perfil nacional IV.c Percepción de riesgo consumo Percepción de riesgo para drogas de uso ilícito, según frecuencia del consumo (distribución por sexo)

Acción

Consumo "alguna vez" Pob. Fem

Pob. Masc

Consumo "frecuentemente" Total

Pob. Fem

Pob. Masc

Total

Ningún riesgo

6,6

10,2

8,3

6,0

9,4

7,6

Poco riesgo

10,8

10,2

10,5

2,2

2,7

2,4

Más o menos riesgo

30,5

23,0

26,9

4,6

5,3

4,9

Mucho riesgo

42,4

43,7

43,0

77,4

68,9

73,4

No sabe

5,9

8,3

7,0

5,8

8,7

7,2

NR

3,8

4,6

4,2

3,9

4,9

4,4

Ningún riesgo

7,0

10,3

8,6

6,4

9,7

8,0

Poco riesgo

8,8

7,8

8,3

1,9

2,0

2,0

Más o menos riesgo

28,8

21,4

25,3

2,9

3,3

3,1

Mucho riesgo

44,3

46,2

45,2

76,8

69,2

73,2

No sabe

6,8

9,1

7,9

6,8

9,8

8,2

NR

4,3

5,1

4,7

5,2

5,9

5,5

Ningún riesgo

6,8

10,4

8,5

6,4

9,6

7,9

Poco riesgo

9,1

8,6

8,9

2,3

2,7

2,5

Más o menos riesgo

24,7

19,9

22,5

4,5

5,4

4,9

Mucho riesgo

36,0

38,3

37,1

64,2

59,6

62,0

No sabe

18,0

17,2

17,6

17,2

16,9

17,0

NR

5,4

5,6

5,5

5,5

5,9

5,7

Ningún riesgo

6,9

10,3

8,5

6,4

9,5

7,9

Poco riesgo

7,7

6,7

7,2

2,0

2,3

2,2

Consumir

Más o menos riesgo

28,8

21,0

25,1

3,2

3,2

3,2

otras drogas

Mucho riesgo

44,0

46,0

45,0

75,2

67,3

71,5

No sabe

8,6

10,2

9,3

8,5

10,9

9,6

NR

4,0

5,8

4,8

4,7

6,8

5,7

Fumar marihuana

18

Consumir cocaína

Perfil nacional

Consumir éxtasis

version diagramada.indd 18

Grado de riesgo

05-Dec-09 5:16:24 PM


Introducción y aspectos metodológicos del estudio

Percepción de riesgo para drogas de uso indebido, según frecuencia del consumo Relación de riesgo para el consumo “fármacos” Para el caso de los fármacos dicha tendencia ofrece un leve descenso en ambos rangos, ubicándolos en 35,4% y 63,1% respectivamente, lo cual permite apreciar la existencia de un modo de interpretar la relación de los fármacos desde una posición que pareciera percibirlos menos riesgosos en relación a las drogas ilícitas. Relación de riesgo para el consumo “inhalables” Para el rango de frecuencia “alguna vez” se concentra un 28,8% de expresiones que la señalan como “mucho riesgo”, 28,6% como “más o menos riesgo”, 27,2% posee una percepción de riesgo reducido y un 11,9% no sabe. Su relación para el lapso “frecuentemente” presenta una distribución que se concentra alrededor de la observación de “mucho riesgo”, alcanzando un 61,3%, mientras que para el resto de posibilidades se hace presente un 11% bajo la categoría “más o menos riesgo” y un 11,6% de riesgo reducido.

Prevalencias para el consumo de drogas lícitas Prevalencias de consumo para el TABACO: La relación existente en el consumo de tabaco expresa una prevalencia de vida del 16,8%, siendo del 12,8% para la población femenina y 21,2% para la masculina. En cuanto a su dinámica en el

version diagramada.indd 19

g

tiempo se aprecia cómo se distribuye en una prevalencia de año del 7,1% y una prevalencia de mes del 4,6%. • Cigarrillo: La prevalencia de vida para el producto cigarrillo se ubica en 13,2%, presentando un comportamiento que incrementa su incidencia en la población masculina que lo reporta en un 15,3%, mientras que la población femenina expresa una relación menor, con un 11,4%. De igual forma el resultado obtenido, en cuanto a prevalencia de año (5,4%) y mes (3,3%), expresa un perfil caracterizado por un mayor impacto en la población masculina, la cual alcanza un 6,5% y 4,2% respectivamente. • Chimó Por su parte el consumo de chimó alcanzó una prevalencia de vida del 7,2%, lo cual resulta muy significativo por cuanto dicha cifra representa aproximadamente el 50% de lo señalado para el cigarrillo, traduciéndose en un indicador de complementariedad de consumo para el caso del tabaco.

19

Prevalencias de consumo para el ALCOHOL: El alcohol se ubica como la principal forma de consumo de la población escolar, alcanzando una prevalencia de vida del 47,2%. Siendo del 48,1% para la población masculina y 46,4% para la población femenina

05-Dec-09 5:16:25 PM


h Introducción y aspectos metodológicos del estudio

Prevalencias de consumo para cualquier droga lícita El 47,9% de los y las jóvenes que participaron en la investigación mantienen o han mantenido tal consumo.

20

version diagramada.indd 20

05-Dec-09 5:16:25 PM


Introducción y aspectos metodológicos del estudio

g

Gráfico PGC-10: Prevalencia de vida para el consumo de cualquier droga lícita (total nacional) Distrito Capital Miranda Mérida Vargas Táchira Lara Carabobo Bolívar Nueva Esparta Perfil nacional Amazonas Monagas Amazonas Aragua Trujillo Barinas Delta Amacuro Guárico Anzoátegui Yaracuy Portuguesa Falcón Cojedes Zulia Apure

66,0 63,5 59,0 56,3 54,5 50,1 49,7 48,8 48,0 47,9 47,7 47,5 47,0 46,2 45,6 45,5 43,1 42,3 42,2 41,2 40,4 40,1 39,2

21

35,9 35,3 0

10

20

30

40

50

60

70

Prevalencia de vida

version diagramada.indd 21

05-Dec-09 5:16:25 PM


h Introducción y aspectos metodológicos del estudio

Perfil nacional Cuadro N° Prevalencias de consumo para drogas lícitas 1.a R.Or.

Estados

Prev

47,7 29,5 16,9

10,0 3,5 2,4

5,1 1,4 0,9

41,3 25,5 15,3

12,7 4,6 3,0

42,2 25,7 15,9

11,0 3,4 2,0

8,8 3,6 3,4

33,6 20,2 12,7

15,4 6,1 4,6

35,3 21,1 14,0

11,8 5,2 3,5

6,4 2,0 1,3

49,5 34,2 20,4

14,2 5,9 4,3

46,2 31,2 19,1

14,4 5,4 3,5

9,3 3,8 2,9

43,6 27,6 16,5

19,1 7,8 5,7

45,5 28,4 17,9

13,2 4,3 2,6

5,9 1,6 0,9

48,2 28,9 16,4

16,1 5,3 3,2

48,8 28,8 16,7

12,9 5,4 3,4

6,0 2,0 1,3

48,2 33,3 19,2

16,1 6,9 4,6

49,7 34,4 20,2

9,9 4,0 2,1

6,2 2,6 1,6

38,3 23,6 14,4

14,1 6,2 3,5

39,2 24,3 15,4

8,6 2,8 1,8

4,6 1,0 0,5

42,7 24,8 11,6

11,0 3,3 1,9

43,1 24,6 11,7

19,6 9,0 5,7

5,7 1,4 0,6

64,9 47,1 29,4

22,5 10,6 6,5

66,0 48,6 31,5

9,2 3,5 2,0

5,7 2,1 1,5

38,5 25,7 15,0

11,5 4,5 2,7

40,1 27,0 15,8

Mes

9,9 4,1 2,1

5,7 2,0 1,3

39,5 26,2 15,7

13,6 5,7 3,3

42,3 28,4 17,7

Vida

13,2

7,2

47,2

16,8

47,9

Año

5,4

2,6

30,1

7,1

31,6

Mes

3,3

1,8

17,9

4,6

19,2

Mes

Año Mes

Año Mes

Año Mes Vida

Barinas

Año Mes Vida

Bolívar

Año Mes Vida

22

Carabobo

Año Mes Vida

Cojedes

Año Mes Vida

Delta Amacuro

Año Mes Vida

Distrito Capital

Año Mes Vida

Falcón

Año Mes Vida

Guárico

Perfil nacional

version diagramada.indd 22

C. D. lícita

22,8 8,7 6,4

Vida

Aragua

Prev Tabaco

45,0 27,1 14,2

Vida

Apure

Alcohol

8,4 2,3 2,2

Año

Vida

Anzoátegui

Chimó

19,1 7,7 5,1

Vida

Amazonas

Cigarrillos

IV.e Perfil general de consumo

Año

Estados

Prev Vida

Lara

Año Mes Vida

Mérida

Año Mes Vida

Miranda

Año Mes Vida

Monagas

Año Mes Vida

Nueva Esparta

Año Mes Vida

Portuguesa

Año Mes Vida

Sucre

Año Mes Vida

Táchira

Año Mes Vida

Trujillo

Año Mes Vida

Vargas

Año Mes Vida

Yaracuy

Año Mes Vida

Zulia

Año Mes

Cigarrillos

Chimó

Alcohol

Tabaco

C. D. lícita

15,1 6,3 4,0

8,7 3,5 2,4

47,3 31,1 17,4

18,7 8,5 5,8

50,1 33,0 19,7

18,0 8,1 4,5

17,5 8,6 6,3

55,6 36,1 22,6

28,5 14,8 9,9

59,0 39,0 25,4

19,2 9,1 5,7

7,2 1,9 1,1

63,2 33,0 23,4

22,4 10,1 6,3

63,5 47,5 29,6

9,7 3,7 2,1

5,6 1,6 0,9

47,1 23,6 13,4

13,6 5,2 2,8

47,5 29,7 15,7

11,5 5,1 2,9

4,4 1,2 0,4

46,9 35,1 19,3

14,1 5,9 3,0

48,0 36,0 19,8

11,3 4,4 2,5

8,4 4,1 3,3

39,4 24,4 14,4

15,7 7,4 5,1

40,4 25,1 16,0

8,8 2,8 2,1

4,7 1,6 1,1

46,8 29,8 18,7

11,1 3,9 3,0

47,0 29,5 18,8

16,2 7,2 4,4

11,0 5,0 3,4

53,6 36,4 21,3

21,6 10,0 6,5

54,5 37,3 23,0

14,7 5,1 3,0

14,9 6,3 4,7

40,9 24,5 11,7

23,5 9,9 6,9

45,6 27,6 15,6

14,5 6,3 4,5

6,8 2,1 1,2

56,1 36,9 21,5

18,0 7,5 5,2

56,3 37,4 22,3

10,6 4,7 2,7

5,4 2,1 1,5

40,8 25,9 15,1

13,3 6,0 3,9

41,2 26,3 16,0

9,7 3,1 1,8

5,2 1,8 1,2

36,0 22,3 12,4

12,0 4,2 2,6

35,9 21,8 12,9

05-Dec-09 5:16:27 PM


Introducción y aspectos metodológicos del estudio

Relación de consumo de drogas lícitas y nivel educativo

g

Prevalencia de consumo de Alcohol según año de estudio:

• Prevalencia de consumo de Cigarrillo según año de estudio

• Perfil de consumo para 1ro. y 2do. año: Prevalencias de 25,9% y 38,8%

• Perfil de consumo para 1ro. y 2do. año: Prevalencias de 6,4% y 10,1%

• Perfil de consumo para 3er. y 4to. año: Prevalencias de 50,5% y 59%

• Perfil de consumo para 3er. y 4to. año: Prevalencias de 14,2% y 16,3%

• Perfil de consumo para 5to. y 6to. año: Prevalencias de 65,1% y 70,1%

• Perfil de consumo para 5to. y 6to. año: Prevalencias de 20,4% y 17,6%

Cuadro N° 5 Nac

IV.e Perfil general de consumo Perfil nacional Estructura general de prevalencias de consumo para cigarrillos y bebidas alcohólicas (según el año de estudio)

23

Prevalencia por año de estudio Tipo de drogas

Cigarrillos

Droga

Población

Prevalencia de vida

Prevalencia de año

Prevalencia de mes

Perfil nacional

Prevalencia de vida

Alcohol

Prevalencia de año

Prevalencia de mes

version diagramada.indd 23

Prevalencia general

Primer año (séptimo)

Femenina

11,4

5,4

Masculina

15,3

7,5

Total

13,2

6,4

Femenina

4,4

Masculina

Segundo año (octavo)

Tercer año (noveno)

Cuarto año

Quinto año

Sexto año

8,7

12,9

13,7

16,9

13,0

11,7

15,6

19,2

24,5

21,5

10,1

14,2

16,3

20,4

17,6

1,5

2,8

4,7

5,9

8,0

8,9

6,5

2,1

3,8

6,7

8,9

12,3

11,9

Total

5,4

1,8

3,3

5,6

7,3

10,0

10,5

Femenina

2,5

0,9

1,6

2,7

3,0

4,5

3,4

Masculina

4,2

1,4

2,3

3,9

5,9

8,3

7,9

Total

3,3

1,1

1,9

3,3

4,3

6,2

5,9

Femenina

46,4

25,7

38,9

50,2

57,8

61,9

69,3

Masculina

48,1

26,2

38,7

51,0

60,5

68,9

70,8

Total

47,2

25,9

38,8

50,5

59,0

65,1

70,1

Femenina

28,7

12,8

22,8

32,2

39,5

44,2

47,2

Masculina

31,7

13,1

22,4

35,4

43,5

53,8

52,5

Total

30,1

12,9

22,6

33,7

41,4

48,5

50,2

Femenina

16,2

6,6

11,6

17,8

21,8

26,4

31,3

Masculina

19,9

7,0

12,2

19,8

28,5

36,8

36,9

Total

17,9

6,8

11,9

18,7

24,9

31,1

34,4

05-Dec-09 5:16:28 PM


h Introducción y aspectos metodológicos del estudio

Gráfico PGC-11: Prevalencia de vida, año y mes, para el consumo de drogas lícitas (por año de estudio) 80,0 70,1

70,0

65,1 59,0

60,0 50,5

Prevalencia

50,0

30,0

33,7 25,9

20,0 10,0

6,4 1,8 1,1

6,8

11,9

10,1 3,3

34,4

31,1

30,1

24,9

22,6

12,9

47,2

41,4

38,8

40,0

50,2

48,5

18,7 14,2 5,6

1,9

20,4 10,0 7,3

3,3

13,2

10,5 6,2

4,3

17,9

17,6

16,3

5,9

5,4

3,3

Primer año (séptimo) Cigarrillos prev. de vida

Segundo año (octavo) Cigarrillos prev. de año

Tercer año (noveno)

Cuarto año

Cigarrillos prev. de mes

Quinto año

Alcohol prev. de vida

Sexto año

Alcohol prev. de año

Prevalencia general Alcohol prev. de mes

Prevalencias para el consumo de Drogas Ilícitas 24

version diagramada.indd 24

05-Dec-09 5:16:29 PM


Introducción y aspectos metodológicos del estudio

Perfil nacional Prevalencias de consumo para drogas ilícitas (a) Cuadro N° 5 R.Or.

Estados

Prev

Amazonas

0,7 0,3 0,2

0,6 0,1 0,1

0,6 0,1 0,2

1,8 0,7 0,5

1,9 0,5 0,7

1,4 0,4 0,4

0,9 0,2 0,2

1,2 0,4 0,4

2,6 0,6 0,9

1,5 1,0 0,6

0,8 0,7 0,6

0,7 0,5 0,4

0,7 0,5 0,5

1,8 1,2 0,9

1,4 0,4 0,4

0,5 0,4 0,3

0,3 0,3 0,2

0,4 0,3 0,3

1,8 0,9 0,7

2,0 1,0 0,9

0,7 0,4 0,3

0,5 0,2 0,2

0,4 0,2 0,2

2,4 1,2 1,1

1,6 0,9 0,4

0,5 0,3 0,3

0,4 0,2 0,2

0,4 0,1 0,2

2,0 1,2 0,7

0,9 0,2 0,3

0,1 -

0,1 -

0,1 0,1

1,0 0,2 0,4

Táchira

1,6 0,7 0,4

0,6 0,3 0,2

0,1 -

0,3 0,2 0,3

1,8 0,7 0,4

Trujillo

3,1 1,8 1,0

0,7 0,5 0,3

0,9 0,6 0,4

0,4 0,3 0,2

3,8 2,3 1,3

1,2 0,6 0,4

0,4 0,2 0,2

0,2 0,1 0,1

0,2 0,2 0,1

1,4 0,7 0,6

Mes

1,0 0,5 0,6

0,3 0,1 0,1

0,2 0,1 0,1

0,2 0,1 0,1

1,3 0,7 0,8

Vida

1,7

0,6

0,5

0,5

2,2

Año

0,9

0,3

0,3

0,2

1,1

Mes

0,6

0,3

0,2

0,2

0,8

Mes

Año Mes

Año Mes

Año Mes

Año Mes

Año Mes Vida

Carabobo

Año Mes Vida

Cojedes

Año Mes Vida

Delta Amacuro

Año Mes Vida

Distrito Capital

Año Mes Vida

Falcón

Año Mes Vida

Guárico

Perfil nacional

version diagramada.indd 25

Estados

1,3 0,6 0,3

Año

Vida

Bolívar

C D Ilícita

3,0 1,0 0,8

Vida

Barinas

Crack

0,4 0,1 0,1

Vida

Aragua

Éxtasis

0,2 0,1 0,2

Vida

Apure

Cocaína

0,9 0,1 0,1

Vida

Anzoátegui

Marihuana

IV.e Perfil general de consumo

2,3 0,9 0,7

Vida

Año

g

Prev. Vida

Lara

Año Mes Vida

Mérida

Año Mes Vida

Miranda

Año Mes Vida

Monagas

Año Mes Vida

Nueva Esparta

Año Mes Vida

Portuguesa

Año Mes Vida

Sucre

Año Mes Vida Año Mes Vida Año Mes Vida

Vargas

Año Mes Vida

Yaracuy

Año Mes Vida

Zulia

Año Mes

Marihuana

Cocaína

Éxtasis

Crack

C D Ilícita

2,3 1,2 0,9

0,9 0,3 0,3

0,8 0,2 0,1

0,9 0,3 0,3

2,9 1,4 1,0

1,9 1,0 0,6

0,7 0,4 0,4

0,4 0,3 0,3

0,5 0,4 0,3

2,1 1,1 0,5

3,3 2,0 1,3

0,8 0,4 0,3

0,9 0,6 0,4

0,7 0,4 0,3

4,2 2,5 1,5

0,7 0,3 0,2

0,2 0,1 0,1

0,2 0,1 0,1

0,2 0,0 0,0

0,9 0,4 0,3

1,9 0,6 0,3

0,3 0,2 0,1

0,3 0,2 0,1

0,1 0,1 0,1

2,1 0,7 0,4

1,5 0,8 0,5

0,8 0,6 0,4

0,5 0,4 0,2

0,4 0,4 0,3

1,8 0,9 0,7

1,3 0,4 0,3

0,3 0,1 0,0

0,3 0,1 0,2

0,4 0,1 0,2

1,7 0,7 0,6

2,1 1,0 0,6

1,3 0,5 0,4

1,0 0,5 0,4

0,9 0,3 0,3

3,0 1,2 0,8

1,4 0,5 0,5

0,4 0,2 0,3

0,3 0,0 0,2

0,6 0,2 0,3

1,9 0,7 0,8

1,7 0,8 0,5

0,4 0,1 0,1

0,3 0,1 0,1

0,2 0,1 0,1

2,1 0,9 0,6

1,5 0,9 0,5

0,6 0,4 0,3

0,2 0,1 0,1

0,4 0,2 0,2

1,6 1,1 0,8

0,8 0,3 0,2

0,5 0,2 0,2

0,5 0,2 0,2

0,5 0,2 0,2

1,4 0,5 0,5

25

05-Dec-09 5:16:31 PM


h Introducción y aspectos metodológicos del estudio

Cuadro N° 7 Nac

Perfil nacional Relación: Prevalencias de vida para el consumo para drogas ilícitas (b) y lapso de último consumo Consumo Droga

Población

Bazuco

Heroína

Perfil nacional

Popper

Metanfetaminas

Otras drogas

No

IV.e Perfil general de consumo

Última vez del consumo En los últimos días

30

De 1 a 3 meses

De 4 y 12 meses

Femenina

99,8

0,2

0,1

0,0

0,0

Más de 1 año

0,0

-

NR

Masculina

99,3

0,7

0,3

0,1

0,0

0,1

-

0,2

Total

99,6

0,4

0,2

0,0

0,0

0,1

-

0,1 0,0

0,0

Femenina

99,8

0,2

0,1

0,0

0,0

0,0

-

Masculina

99,3

0,7

0,2

0,1

0,1

0,1

-

0,2

Total

99,6

0,4

0,1

0,1

0,0

0,1

-

0,1 0,1

Femenina

99,7

0,3

0,1

0,0

0,1

0,1

-

Masculina

99,1

0,9

0,3

0,2

0,1

0,1

-

0,2

Total

99,4

0,6

0,2

0,1

0,1

0,1

-

0,1 0,0

Femenina

99,8

0,2

0,1

0,0

0,0

0,1

-

Masculina

99,3

0,7

0,3

0,1

0,1

0,1

-

0,2

Total

99,6

0,4

0,2

0,0

0,0

0,1

-

0,1 0,1

Femenina

99,2

0,8

0,2

0,1

0,1

0,2

-

Masculina

98,3

1,7

0,6

0,2

0,2

0,4

-

0,3

Total

98,8

1,2

0,4

0,1

0,1

0,3

-

0,2

26 Perfil nacional Cuadro N° Prevalencias de consumo para drogas ilícitas (b) 5 R.Or. Metanfetaminas

Otras drogas

Bazuco

Heroína

Popper

Amazonas Anzoátegui Apure Aragua Barinas Bolívar Carabobo Cojedes Delta Amacuro Distrito Capital Falcón Guárico

0,9

1,0

0,5

0,3

0,2

0,3

0,2

0,9

0,5

0,5

0,6

0,4

1,4

0,7

0,6

0,7

0,7

1,3

0,5

0,5

0,5

0,5

1,3

0,4

0,5

0,3

0,3

1,6

0,2

0,3

0,2

0,3

0,8

0,2

0,2

0,1

0,1

0,5

0,4

0,3

0,3

0,5

1,6

0,5

0,5

2,5

0,6

1,8

0,3

0,3

0,3

0,3

0,8

0,3

0,4

0,2

0,2

0,9

Perfil nacional

0,4

0,4

0,6

0,4

1,2

Estados

version diagramada.indd 26

IV.e Perfil general de consumo

0,8

2,0

Estados Lara Mérida Miranda Monagas Nueva Esparta Portuguesa Sucre Táchira Trujillo Vargas Yaracuy Zulia

MetanfetaOtras drogas minas

Bazuco

Heroína

Popper

0,6

0,6

0,5

0,7

1,6

0,4

0,4

0,2

0,3

1,5

0,6

0,6

1,6

0,8

1,9

0,3

0,3

0,2

0,4

1,0

0,3

0,4

0,5

0,4

1,0

0,3

0,7

0,4

0,5

1,1

0,3

0,1

0,4

0,1

0,9

0,4

0,4

0,4

0,4

1,4

0,4

0,3

0,3

0,5

1,0

0,3

0,2

0,3

0,3

0,8

0,3

0,3

0,3

0,3

1,0

0,4

0,4

0,4

0,3

0,9

05-Dec-09 5:16:32 PM


Introducci贸n y aspectos metodol贸gicos del estudio

g

27

version diagramada.indd 27

05-Dec-09 5:16:32 PM


h Introducción y aspectos metodológicos del estudio

Gráfico PGC-29: Prevalencia de vida para el consumo de drogas ilícitas (*a) por año de estudio 3,0 2,7 2,5

Prevalencia

2,0

1,9

1,8

1,5

1,9

1,4 1,0

0,9

1,0 0,6 0,5

1,7

0,6 0,5 0,5

0,6 0,6

0,6

0,7

0,7

0,5 0,5

0,5 0,5

0,5

0,6

0,6 0,4

0,5 0,5

0,3

Primer año (séptimo)

Segundo año (octavo)

Tercer año (noveno) Marihuana

Cuarto año

Cocaína

Quinto año

Éxtasis

Sexto año

Prevalencia general

Crack

28 Situación nacional para el consumo de drogas ilícitas

Prevalencias para el consumo de drogas de uso Indebido Fármacos

Drogas ilícitas (a) Marihuana: Cocaína: Éxtasis: Crack: Cualquier droga ilícita

version diagramada.indd 28

1,7% 0,6% 0,5% 0,5% 2,2%

Drogas ilícitas (b) Bazuco: Heroína: Popper: Metanfetaminas:

0,4% 0,4% 0,6% 0,4%

• TRANQUILIZANTES Prevalencia de vida Perfil nacional: 3,9% (4,6% femenino y 3% masculino) • ESTIMULANTES Prevalencia de vida Perfil Nacional: 2,6% (2,6% femenino y 2,6% masculino)

05-Dec-09 5:16:33 PM


Introducción y aspectos metodológicos del estudio

g

Gráfico PGC-30: Prevalencia de vida para el consumo de drogas ilícitas (*b) por año de estudio 0,7

0,7 0,6 0,6 0,5

Prevalencia

0,5

0,5 0,5

0,4 0,4

0,4

0,4

0,6

0,6

0,6

0,6

0,6

0,4 0,4

0,4

0,4

0,5

0,5 0,4 0,4 0,3 0,3

0,4

0,4 0,3

0,3 0,2 0,1 -

Primer año (séptimo)

Segundo año (octavo)

Tercer año (noveno) Bazuco

Cuarto año Heroína

Popper

Quinto año

Sexto año

Prevalencia general

Metanfetaminas

29

version diagramada.indd 29

05-Dec-09 5:16:33 PM


h Introducción y aspectos metodológicos del estudio

Gráfico PGC-32: Prevalencia de vida para el consumo de estimulantes (total nacional)

30

Miranda Distrito Capital Aragua Apure Táchira Bolívar Portuguesa Perfil nacional Lara Amazonas Barinas Trujillo Monagas Mérida Anzoátegui Zulia Delta Amacuro Carabobo Falcón Cojedes Vargas Sucre Guárico Yaracuy Nueva Esparta

3,4

3,9

3,1 3,0 3,0 2,9 2,6 2,6 2,6 2,6 2,5 2,4 2,4 2,4 2,3 2,3 2,3 2,2 2,1 1,9 1,9 1,9 1,8 1,8 1,6 0

0,5

1

1,5

2

2,5

3

3,5

4

4,5

Prevalencia de vida

version diagramada.indd 30

05-Dec-09 5:16:34 PM


Introducción y aspectos metodológicos del estudio

g

Inhalables/Inhalantes Perfil nacional Cuadro N° Prevalencias de consumo para inhalables 5 R.Or.

Estados

Solventes

Pegas

Gasolina

1,9 0,9 1,3 1,4 1,8 2,2 1,1 0,7 1,4 1,8 1,2

IV.e Perfil general de consumo

Pinturas y aerosoles

2,7 1,0 1,8 1,6 2,0 2,7 1,5 1,2 1,5 1,9 1,4

1,8 1,1 1,0 1,5 1,8 2,2 1,5 0,9 1,5 2,2 1,0

Otras drogas inhalables

Amazonas Anzoátegui Apure Aragua Barinas Bolívar Carabobo Cojedes Delta Amacuro Distrito Capital Falcón Guárico

1,3 0,5 0,7 0,7 0,7 0,8 0,6 0,4 0,1 0,7 0,3

1,2 0,4 0,9 0,8 0,9 0,9 0,7 0,2 0,8 1,2 0,4

0,6

1,0

1,0

1,0

0,4

Perfil nacional

0,7

1,4

1,7

1,5

0,8

Estados

Solventes

Lara Mérida Miranda Monagas Nueva Esparta Portuguesa Sucre Táchira Trujillo Vargas Yaracuy Zulia

Pegas

Gasolina

Pinturas y aerosoles

Otras drogas inhalables

0,9 1,0 1,2 0,3 0,7 0,5 0,8 0,9 0,5 0,3 0,8

2,0 1,9 1,8 0,9 1,4 1,5 1,0 1,7 1,0 1,3 1,6

2,1 1,6 1,9 1,4 1,6 1,5 1,0 2,3 1,5 1,1 1,9

1,9 1,6 2,3 1,1 1,7 1,1 0,9 1,9 1,0 1,1 1,7

1,1 1,0 1,3 0,5 0,6 0,8 0,6 0,9 0,7 0,5 0,6

0,4

1,0

1,3

1,1

0,6

31

Gráfico PGC-33: Prevalencia de vida y por regiones, para el consumo de drogas inhalables 3,0

2,7

2,5 2,1 Prevalencia

2,0

1,9 1,5

1,7

1,5

1,7

1,6

1,6

1,4

1,5

1,0

2,1

1,3

1,4

1,4

1,4 1,3

1,0 0,8

0,7

0,7

0,6

0,8

0,9 0,7

1,0

1,0

1,31,2

0,8 0,5

0,5

1,7 1,5

0,5

0,7

0,8

Región Central

Región Centro Occidental Solventes

version diagramada.indd 31

Región Occidental Pegas

Región Los Llanos

Gasolina

Región Guayana

Pinturas y aerosoles

Región Oriental

Total nacional

Otras drogas inhalables

05-Dec-09 5:16:35 PM


h Introducción y aspectos metodológicos del estudio

Relación general para la edad de inicio

Total nacional

Drogas Lícitas Cigarrillos Chimó Alcohol Drogas Ilícitas Marihuana Cocaína Crack Fármacos Tranquilizantes Estimulantes

Cuadro N° 13 Nac

32

R. Prom. Inic. R. Inic. Prec. (11 y menos) (12 a 15 años) 12 a 14 años (51%) 18,6% 12 a 15 años (64,2% 25,5% 13 a 15 años (59,1%) 15,6% 13 a 15 años (53%) 14,8% 10 a 14 años (55,7%) 27,0% 10 a 13 años (48,5%) 34,0% 10 a 13 años (47,6%) 32,7% 12 a 15 años (62,8%) 26,8%

Perfil nacional Relación general de edad de inicio para el consumo de drogas lícitas, ilícitas y de uso indebido.

Tipo de drogas

Droga

Cigarrillos

Drogas lícitas

Chimó

Alcohol

Marihuana

Perfil nacional Drogas ilícitas

Cocaína

Crack

Tranquilizantes Drogas de uso indebido

Población

12,8% 10,3% 10,4% 22,4% 16,0% 13,4% 9,2% 10,3%

IV.e Perfil general de consumo

Edad de inicio en el consumo 7y menos

18 y más

9

10

11

12

13

14

15

16

17

3,3

1,1

2,0

4,6

5,8

13,4

19,7

21,7

16,8

8,3

2,7

Masculina

3,8

2,1

2,2

6,5

5,5

12,9

16,1

18,9

18,3

8,8

3,4

1,5

Total

3,5

1,7

2,1

5,6

5,6

13,1

17,7

20,2

17,6

8,6

3,1

1,2 0,4

Femenina

0,8

Femenina

7,3

2,9

2,7

8,8

7,6

14,0

18,5

16,5

13,4

6,2

1,7

Masculina

4,8

2,4

2,5

7,9

6,8

15,2

17,4

17,6

14,5

7,1

2,6

1,1

Total

5,4

2,5

2,5

8,1

7,0

14,9

17,7

17,3

14,2

6,9

2,4

1,0 1,0

Femenina

1,8

0,8

1,2

4,3

5,4

14,6

18,7

20,9

22,7

6,3

2,2

Masculina

2,9

1,4

1,7

6,2

5,6

15,2

17,1

19,1

19,2

7,6

2,9

1,1

Total

2,3

1,1

1,4

5,2

5,5

14,9

17,9

20,1

21,0

6,9

2,5

1,0 1,5

Femenina

1,2

1,2

0,6

3,3

4,2

10,2

18,4

18,1

24,7

14,2

2,4

Masculina

4,0

0,9

1,6

5,6

4,6

9,7

11,0

16,6

21,7

14,7

5,5

4,0

Total

3,2

1,0

1,3

4,9

4,5

9,8

13,3

17,1

22,6

14,6

4,5

3,2 2,8

Femenina

2,8

-

1,4

8,3

5,6

27,8

18,1

11,1

16,7

1,4

4,2

Masculina

9,0

1,9

3,8

10,0

5,2

12,4

11,0

11,9

16,2

10,5

3,3

4,8

Total

7,4

1,4

3,2

9,6

5,3

16,3

12,8

11,7

16,3

8,2

3,5

4,3 3,8

Femenina

5,7

-

1,9

5,7

13,2

18,9

18,9

17,0

9,4

3,8

1,9

Masculina

12,1

2,1

2,1

12,8

7,8

13,5

11,3

7,8

15,6

5,7

2,8

6,4

Total

10,3

1,5

2,1

10,8

9,3

14,9

13,4

10,3

13,9

5,2

2,6

5,7

Femenina

6,7

2,2

2,8

8,9

6,8

17,2

16,6

15,7

14,1

6,3

1,8

0,9

Masculina

14,8

3,9

4,7

12,2

7,4

13,6

10,6

9,4

13,9

6,8

1,5

1,2

9,5

2,8

3,4

10,0

7,0

16,0

14,5

13,5

14,1

6,5

1,7

1,0

Femenina

5,6

1,4

3,5

8,5

5,5

15,1

19,2

17,2

14,4

7,0

2,2

0,6

Masculina

10,2

2,4

2,2

8,7

6,3

14,1

13,3

13,8

17,9

7,8

1,8

1,4

7,7

1,8

2,9

8,6

5,8

14,7

16,5

15,7

16,0

7,4

2,0

1,0

Total Estimulantes

R. Inic. Post.

8

Total

version diagramada.indd 32

R. Inic. Est. (16 y más) 68,6% 64,2% 74,0% 62,8% 57,1% 52,6% 58,1% 62,8%

05-Dec-09 5:16:36 PM


Introducción y aspectos metodológicos del estudio

g

Gráfico PGC-34: Edad de inicio para el consumo de drogas lícitas

24,3 16,8 13,1

25,0

5,3

Título

20,0

1,0

2,1

15,0

5,0

Alcohol

19,5

18,4

17,3 21,0

18,1

8,2 6,7 9,3

11,4

2,0

0,9

3,1

Chimó

3,3 5,6

5,6

2,2

10,0

0,9

21,3

13,7

4,5

Cigarrillos

19,2

5,2

1,2

4,6

1,5

3,3

1,7

1,5

Alcohol

3,7

Chimó

2,4

Cigarrillos

7 y menos

8

9

10

11

12

13

14

15

16

17

18 y más

Edad

33

Gráfico PGC-35: Edad de inicio para el consumo de drogas ilícitas

30,0 Crack Marihuana 30,0

10,0

10,0

25,0

3,3

20,0 Título

Cocaína

23,2

-

14,3

15,0

14,3

2,4

2,4

6,7

5,0

10,0 10,0 16,0 13,6

6,4

6,4

10,0 14,4

6,7 -

14,3

4,8

9,5

9,5

4,8

-

19,0

8,8

-

10,0

3,3

Cocaína

9,5

Marihuana

4,8

-

1,6

-

Crack

7 y menos

8

9

10

11

12

13

14

15

16

17

18 y más

Edad

version diagramada.indd 33

05-Dec-09 5:16:37 PM


h Introducción y aspectos metodológicos del estudio

Gráfico PGC-36: Edad de inicio para el consumo de drogas de uso indebido (fármacos)

17,7 18,0 16,0 14,0

11,3

10,0

10,0

12,0 Título

13,8 16,7

15,8

7,9

8,0

Tranquilizantes

9,3 5,1

8,4

1,3

6,0

Estimulantes

14,4

12,2

13,0

10,2

10,0

16,1

1,3

4,0 2,0 7 y menos

Tranquilizantes

1,4

0,5

-

-

0,6

0,6

2,3

8

9

10

11

12

13

14

15

16

17

Estimulantes

18 y más

Edad

34

Energizantes y consumo de riesgo Situación general

Cuadro N° 14 Nac

Perfil nacional Energizantes y conductas con tendencias adictivas

IV.e Perfil general de consumo

Prevalencia por año de estudio Producto

Preguntas

Relación de consumo

Perfil nacional

Energizantes

Consumo de más de 3 latas o botellas en un mismo día

Mezcla y consumo con algún fármaco, bebidas alcohólicas u otras drogas

version diagramada.indd 34

Población

Tercer año (noveno)

Cuarto año

Quinto año

Sexto año

Femenina

17,4

11,6

15,7

19,6

19,8

20,7

18,6

Masculina

27,1

16,8

24,7

29,6

31,4

35,1

25,1

Total

21,9

14,1

19,9

24,3

25,2

27,2

22,2

Masculina

1,6 3,3

1,1 2,3

1,6 3,4

1,8 4,0

1,6 3,4

1,9 3,5

0,7 1,1

Total

2,4

1,7

2,4

2,8

2,5

2,6

0,9

Femenina Masculina

0,9 1,7

0,4 0,9

0,8 1,7

0,9 2,0

1,1 1,9

1,3 2,3

1,4 1,7

Total

1,3

0,6

1,2

1,4

1,5

1,8

1,6

Femenina

Consumo general

Primer año (séptimo)

Segundo año (octavo)

05-Dec-09 5:16:37 PM


Introducción y aspectos metodológicos del estudio

Chimó

Acceso a las drogas por parte de la población que reporta consumo

Acceso a Drogas Lícitas:

Obtiene 55,2% de afirmaciones respecto a su accesibilidad. Desde la perspectiva de la visión enmarcada en la dificultad se aprecia 16,2% de señalamientos que van desde 7,6% bajo la categoría “Difícil”, hasta un 8,5% como “Muy difícil”.

• Relación de accesibilidad al TABACO

• Relación de accesibilidad al ALCOHOL

Cigarrillo

La relación de accesibilidad del alcohol, el cual se ubicó de manera general en 62,9%, viene a consolidar la tendencia general presentada por las drogas lícitas, donde a pesar de la existencia de restricciones de carácter legal que impiden su adquisición por parte de esta población (menores de 18 años), sus valores estándar implican una dinámica comercial y social que no ofrece mayores limitaciones para dicha accesibilidad.

En cuanto a la notificación de accesibilidad al cigarrillo se tiene que el 64,3% de quienes reportan su consumo señalan la existencia de vías que permiten la obtención del mismo. Mientras que para un 18,3% de los consumidores esta relación de acceso se traduce en la presencia de una serie de dificultades que van desde un 9% que la percibe como “Difícil”, hasta un 9,3% que la cataloga de “Muy Difícil”.

Cuadro N° 1 Nac

Perfil nacional Acceso a las drogas lícitas

Droga

Cigarrillo

Drogas lícitas

Chimó

Alcohol

version diagramada.indd 35

35

V.a Niveles de acceso

(Resultados para la población que reporta consumo) Tipo de drogas

Perfil nacional

g

Población

Facilidad del acceso Fácil

Muy fácil

Difícil

Muy difícil

NR

Femenina

43,5

21,2

8,9

9,7

16,6

Masculina

41,7

22,2

9,0

9,0

18,1

Total

42,5

21,8

9,0

9,3

17,5

Femenina Masculina

28,1 35,1

20,0 22,8

6,0 8,3

9,3 8,3

36,5 25,6

Total

33,2

22,0

7,6

8,5

28,6

Femenina Masculina

44,5 42,7

18,0 20,6

16,2 15,1

9,8 8,8

11,4 12,7

Total

43,6

19,3

15,7

9,4

12,1

05-Dec-09 5:16:38 PM


h Introducción y aspectos metodológicos del estudio

Acceso a drogas ilícitas: La determinación de la accesibilidad de las otras drogas ilícitas mantuvo una fuerte relación de omisión de información

donde sólo se pudo contar 16,4% de las respuestas posibles para esta sección de análisis. En líneas generales el 6,8% de la población calificó de accesible el consumo de crack, mientras que el 10,9% lo refiere en el caso de la cocaína y el éxtasis.

Perfil nacional Acceso a las drogas ilícitas

Cuadro N° 2 Nac

V.a Niveles de acceso

(Resultados para la población que reporta consumo) Tipo de drogas

Droga

Población

Marihuana

Drogas ilícitas

Perfil nacional

Cocaína

Éxtasis

Crack

Facilidad del acceso Fácil

Muy fácil

Difícil

Muy difícil

NR

Femenina

15,7

10,8

6,5

8,3

58,7

Masculina

15,6

14,8

7,7

6,9

54,9

Total

15,7

13,5

7,3

7,4

56,1

Femenina Masculina

3,6 5,0

4,4 7,5

3,1 2,5

3,8 5,2

85,0 79,9

Total

4,5

6,4

2,7

4,7

81,7

Femenina Masculina

3,6 5,0

4,4 7,5

3,1 2,5

3,8 5,2

85,0 79,9

Total

4,5

6,4

2,7

4,7

81,7

Femenina Masculina

2,9 2,9

2,3 4,9

1,1 2,6

3,3 4,0

90,3 85,6

Total

2,9

3,9

2,0

3,8

87,4

36 Acceso a drogas de uso indebido: El acceso a los fármacos describe una dinámica de consumo que ha encontrado ciertos canales que le hacen posible obtención, Cuadro N° 3 Nac

Perfil nacional Acceso a las drogas de uso indebido

Droga

Tranquilizantes

version diagramada.indd 36

V.a Niveles de acceso

(Resultados para la población que reporta consumo) Tipo de drogas

Perfil nacional

llegando a presentarse hasta 41,5% de señalamientos sobre su accesibilidad (fácil y muy fácil) para el caso de los tranquilizantes. Por su parte, el uso de estimulantes presenta una tendencia menos intensa para la accesibilidad, la cual se ubica en 32,9%.

Drogas de uso indebido

Estimulantes

Población

Facilidad del acceso Fácil

Muy fácil

Difícil

Muy difícil

NR

Femenina

33,1

16,3

14,0

9,3

27,2

Masculina

19,4

12,7

10,0

7,6

50,4

Total

26,9

14,6

12,2

8,5

37,8

Femenina Masculina

25,2 16,0

13,7 12,0

8,4 6,4

6,0 4,9

46,7 60,6

Total

20,1

12,8

7,3

5,4

54,4

05-Dec-09 5:16:38 PM


Introducción y aspectos metodológicos del estudio

Acceso e intención de consumo de “drogas” por parte de la población que “No” reporta consumo

Drogas Lícitas: • Relación de intención/oportunidad para el consumo de CIGARRILLO Curiosidad por consumir: 14,6% Posibilidad de consumo por oportunidad: 4,7% Relación de riesgo latente: 16,7%

g

Refuerzo familiar al consumo El propio hogar es el lugar donde muchos jóvenes comienzan a vincularse con las bebidas alcohólicas, e igualmente, para cierto segmento poblacional se lleva a cabo una dinámica familiar que trae consigo la primeras ingestas de licor en presencia de padres y familiares. Los y las jóvenes cuyas familias tienen un historial de abuso de alcohol y cigarrillo están en mayor riesgo de desarrollar problemas relacionados, ya que bajo una lógica de socialización este tipo de hábito es asumido como socialmente aceptado desde su grupo familiar. Perfil de refuerzo familiar para las drogas lícitas

• Relación de intención/oportunidad para el consumo de CHIMÓ

• Consumo familiar de Cigarrillo. Porcentajes de grupos familiares en situación de consumo: 45,4%

Curiosidad por consumir: 2,5% Posibilidad de consumo por oportunidad: 2,5% Relación de riesgo latente: 3,6%

• Consumo familiar de Chimó. Porcentajes de grupos familiares en situación de consumo: 20,4%

37

• Consumo familiar de Alcohol. Porcentajes de grupos familiares en situación de consumo: 66,6% • Relación de intención/oportunidad para el consumo de ALCOHOL Curiosidad por consumir: 14,6% Posibilidad de consumo por oportunidad: 4,7% Relación de riesgo latente: 16,7%

version diagramada.indd 37

Perfil de refuerzo familiar para las drogas ilícitas • Consumo familiar drogas ilícita. Porcentajes de grupos familiares en situación de consumo: 7%

05-Dec-09 5:16:38 PM


h Introducción y aspectos metodológicos del estudio

Cuadro N° 1 Nac

Perfil nacional Refuerzo familiar al consumo

Tipo de droga

Población participante

No

39.027 %

Masculina

52,9

34.766 %

47,1

73.793

Total

%

Femenina Chimó

39.027 %

Masculina

52,9

34.766 %

47,1

73.793

Total

Perfil nacional

%

Femenina Alcohol

39.027 %

Masculina

52,9

34.766 %

47,1

73.793

Total

%

Femenina Drogas de uso

38

ilícito

39.027 %

Masculina

52,9

34.766 %

Total

Solicitud de compra

Consumo familiar

Total

Femenina Cigarrillo

V.c Entorno familiar y refuerzo al consumo

47,1

73.793 %

Nr

20.212

51,8 18.782

54,0 38.994

52,8 30.697

78,7 27.059

77,8 57.756

78,3 12.314

31,6 10.961

31,5 23.275

31,5 35.877

91,9 31.886

91,7 67.763

91,8

Si

640

1,6 686

2,0 1.326

1,8 537

1,4 627

1,8 1.164

1,6 660

1,7 717

2,1 1.377

1,9 402

1,0 470

1,4 872

1,2

Si

18.175

No

5.656

46,6

30,1

15.298

44,0

33,6

45,4

58,1

31,7

20,0

60,9

20,8

20,4

70,0

31,2

20,2

57,5

25,8

66,8

64,0

11,3

66,4

84,1

24,3

66,6

69,9

17,4

7,0

77,4

4,1

6,9

5,2 481

80,7

15,3

2.083

7,7

575

72,3

350

7,0

5,8 2.619

2.541

222

5.158

4,6 1.390

39.093

128

2.410

10,2 1.229

16.638

8.806

2.748

11,4 1.642

22.455

5.777

49.141

9,2 878

10.259

3.029

23.088

7,4 764

4.428

4.136

26.053

8,2 2.577

5.831

2.401

14.873

1.313

21.189

1.735

7.080

6,7

9.294

11.033

7.793

1.264

63,2

5.377

33.473

N.R

11.895

20,0

4.624

5,8

1.056

76,7

17,5

Gráfico ERC-1: Consumo familiar y población utilizada para la adquisición y compra 70,0

66,8

66,6

66,4

Consumo Familiar 60,0 Solicitud de compra

Porcentaje

50,0

46,6

45,4

44,0

40,0 30,0 20,0

14,5

15,5

20,4

20,0

20,2 16,6

15,0 6,9

10,0

4,4

11,9

7,8

7,0

5,6

0,0 Femenina

Masculina Cigarrillo

version diagramada.indd 38

Total

Femenina

Masculina Chimó

Total

Femenina

Masculina Alcohol

Total

7,0

6,9 0,3

Femenina

0,6

Masculina

0,5

Total

Drogas Ilícitas

05-Dec-09 5:16:39 PM


Introducción y aspectos metodológicos del estudio

g

Gráfico ERC-2: Utilización de la población escolar para la adquisición o compra (por región) 18,0

17,4

16,8

16,4

16,0

15,0 13,5

14,0

13,8

13,1

12,5

Porcentaje

12,0

7,6

8,0

5,6

6,0 4,0 2,0

11,9

11,5 10,4 10,3

9,8

9,4

10,0

12,9 12,0

2,9

2,6

0,5

0,3

Región Central

Región Centro Occidental

0,5

0,5

0,6

1,3

0,4

0,5

Región Oriental

Total Nacional

0,0 Región Occidental

Región Los Llanos

Región Guayana

Cigarrillo

Nivel de aceptabilidad por parte de la sociedad En el perfil nacional tenemos que para las drogas lícitas el fumar cigarrillos (62,5%) y masticar chimó (62,1%) están en los renglones de “no aceptada” y “poco aceptada” en más del 60%. Sin embargo el tomar bebidas alcohólicas en estos mismos renglones disminuye a 54.3%, repartiéndose el resto del porcentaje entre “medianamente aceptada” (13,4%), “aceptada” (18,7%) y “no sabe” (10%). La percepción que se tiene es que con las bebidas

version diagramada.indd 39

Chimó

Alcohol

Drogas Ilícitas

alcohólicas existe un margen de permisibilidad mucho mayor que con el resto de las drogas lícitas, con pocas referencias de riesgos o consecuencias negativas asociadas a su consumo, dándoseles la idea de un posible consumo sin mayores secuelas por parte de la sociedad en general

39

En cuanto a las drogas ilícitas tenemos que aun cuando los porcentajes oscilan alrededor de 60%, el “No sabe” se mueve cercano al 20%.

05-Dec-09 5:16:40 PM


h Introducción y aspectos metodológicos del estudio

Cuadro N° 1 Nac

Perfil nacional Percepción de la aceptación que puede tener la sociedad cuando los adolescentes hacen las siguientes acciones Droga

Fumar cigarrillos

Masticar chimó

Tomar bebidas alcohólicas

Fumar marihuana

40

Perfil nacional

Consumir cocaína

Consumir éxtasis

Consumir crack

version diagramada.indd 40

Población

V.e Percepción general sobre las causas del consumo

Percepción No aceptada

Poco aceptada

Medianamente aceptada

Aceptada

No sabe

NR

Femenina

38,1

24,1

10,1

12,8

12,3

Masculina

39,9

22,8

9,4

11,2

13,5

2,5 3,3

Total

39,0

23,5

9,8

12,0

12,8

2,9 3,8

Femenina

45,8

16,7

5,9

8,5

19,3

Masculina

43,9

17,6

6,8

10,1

17,3

4,4

Total

44,9

17,2

6,4

9,2

18,3

4,1 2,9

Femenina

30,0

24,6

13,4

19,5

9,6

Masculina

30,5

24,1

13,3

17,9

10,5

3,7

Total

30,2

24,3

13,4

18,7

10,0

3,3 3,7

Femenina

62,5

8,4

3,4

4,6

17,3

Masculina

63,1

8,1

3,2

4,0

17,1

4,5

Total

62,8

8,3

3,3

4,3

17,2

4,1 3,7

Femenina

63,9

7,4

2,8

3,6

18,5

Masculina

65,4

6,6

2,5

3,0

18,1

4,4

Total

64,6

7,0

2,7

3,3

18,3

4,1 3,9

Femenina

62,6

6,8

2,4

2,7

21,5

Masculina

64,2

6,4

2,1

2,6

20,1

4,6

Total

63,4

6,6

2,3

2,7

20,8

4,2 4,8

Femenina

62,6

7,0

2,5

3,3

19,7

Masculina

64,5

6,4

2,4

2,9

18,6

5,2

Total

63,5

6,7

2,4

3,1

19,2

5,0 4,3

Consumir fármacos sin récipe médico

Femenina

47,6

14,5

5,3

5,5

22,9

Masculina

51,5

11,8

4,4

4,3

22,7

5,3

Total

49,4

13,2

4,9

4,9

22,8

4,8

Femenina

58,1

7,0

2,3

3,7

23,5

5,4

Consumir otras drogas

Masculina

59,0

6,4

2,3

3,2

22,0

7,0

Total

58,5

6,7

2,3

3,5

22,8

6,2

05-Dec-09 5:16:40 PM


Introducción y aspectos metodológicos del estudio

Percepción general sobre las razones de consumo: Tenemos que en el perfil nacional los porcentajes revelan que el 59,5% de los encuestados vinculan la existencia de Emociones Negativas (Razón B) con el consumo de drogas. Aun cuando no se

g

alejan mucho las razones pertenecientes al renglón Presión Social (Razón A, 57%), en tercer lugar aparecen las razones de carácter casual o circunstancial (Razón D) con 50,5%. Sin embargo, aun cuando están en último lugar no podemos dejar de mencionar la idealización positiva de las drogas, que representa más de un cuarto de la población estudiada (28,2%).

Gráfico PPC-3: Estructura interna de opiniones en torno a las razones del consumo en la población estudiantil

Razones tipo "C"

Porque no es malo si uno se sabe controlar

23,0

Para salir del aburrimiento

31,5

Para rendir más en los estudios, el trabajo y aprovechar mejor el día

25,3

Porque se siente bien y/o se tiene una sensación de satisfacción

27,8

Razones tipo "D"

Otras razones

54,8

Por asistir a fiestas donde se las ofrecen Por casualidad (esos momentos se dan sin necesidad de planificarlos)

44,3

Razones tipo "A"

Para estar a la moda

Razones ipo "B"

41

57,6

49,5

Para pasarla bien con los amigos y amigas

54,1

Por presión del grupo de amigos y compañeros de estudio

67,0

Porque también los demás lo hacen

49,1

Por estar viviendo momentos de rabia, tristeza, enojo, etc

54,8

Para olvidarse de los problemas (familiares, de pareja, laborales, etc.)

69,8

Por rebeldía contra los padres u otras personas

50,3 0

10

20

30

40

50

60

70

80

Título

version diagramada.indd 41

05-Dec-09 5:16:41 PM


h Introducci贸n y aspectos metodol贸gicos del estudio

42

version diagramada.indd 42

05-Dec-09 5:16:41 PM


I

Introducci贸n y aspectos metodol贸gicos del estudio

Indice

version diagramada.indd 43

g

43

05-Dec-09 5:16:41 PM


h Introducci贸n y aspectos metodol贸gicos del estudio

44

version diagramada.indd 44

05-Dec-09 5:16:41 PM


Introducción y aspectos metodológicos del estudio

g

Int Estructura General del Informe Presentación Introducción Objetivos Metodología Tipo de estudio y diseño muestral a.1. Tipo de estudio a.2. Diseño muestral Instrumento y recolección de datos b.1.Técnicas e instrumento propuesto b.2 Ficha técnica del instrumento de medición

45

b.3 Período de recolección de la información. Resumen ejecutivo Resultados Datos generales Edad y sexo Nivel educativo Estructura familiar Cantidad de personas de convivencia

version diagramada.indd 45

05-Dec-09 5:16:41 PM


h Introducción y aspectos metodológicos del estudio

Expectativa y situación de estudio Perfil de participación social y actividad laboral Participación en actividades y organizaciones Actividad laboral Percepción de la relación riesgo/consumo Drogas lícitas Drogas ilícitas Drogas de uso indebido Entorno y percepción de consumo Entorno comunitario 46

Entorno cercano al plantel de estudio Consumo de pares Perfil general de consumo: Prevalencias: Drogas lícitas Drogas ilícitas Drogas de uso indebido (fármacos) Drogas de uso indebido (inhalables) Edad de inicio

version diagramada.indd 46

05-Dec-09 5:16:41 PM


Introducción y aspectos metodológicos del estudio

g

Relación prevalencias y año de estudio Prevalencias y año de estudio para drogas lícitas Prevalencias y año de estudio para drogas ilícitas Prevalencias y año de estudio para fármacos Consumo de energizantes y conductas con tendencias adictivas Variables con incidencia en la situación de riesgo Niveles de acceso Drogas lícitas Drogas ilícitas Drogas de uso indebido Intención de consumo (población no consumidora):

47

Drogas lícitas Drogas ilícitas Drogas de uso indebido Entorno familiar y refuerzo al consumo Consumo familiar Refuerzo a la adquisición de la sustancia Variables con incidencia en el perfil de consumo Situación laboral y prevalencias de consumo

version diagramada.indd 47

05-Dec-09 5:16:41 PM


h Introducción y aspectos metodológicos del estudio

Repitencia escolar Repitencia y prevalencias de consumo Problemas de disciplina Problemas de disciplina y prevalencias de consumo Percepción general sobre las causas del consumo Aceptación de la sociedad Percepción general sobre razones de consumo Razones de consumo. Argumentación a Razones de consumo. Argumentación b Razones de consumo. Argumentación c 48

Razones de consumo. Argumentación d Conclusiones

version diagramada.indd 48

05-Dec-09 5:16:41 PM


I

Introducci贸n y aspectos metodol贸gicos del estudio

I. OBJETIVOS

version diagramada.indd 49

g

49

05-Dec-09 5:16:41 PM


h Introducci贸n y aspectos metodol贸gicos del estudio

50

version diagramada.indd 50

05-Dec-09 5:16:41 PM


Introducción y aspectos metodológicos del estudio

g

E

l desarrollo y puesta en práctica del Estudio Nacional de Drogas en Población Escolar es la concreción del siguiente conjunto de objetivos:

I.1. OBJETIVO GENERAL DEL ESTUDIO Conocer la magnitud y las características del consumo de drogas lícitas e ilícitas, su distribución geográfica, y la incidencia de variables psicosociales del individuo, su familia y su entorno, en la población escolar que se ubica entre la tercera etapa de Educación Básica, Media, Diversificada y Profesional, que reside en ciudades de más de 20.000 habitantes. I.2. OBJETIVOS DEL ESTUDIO   1. Determinar las prevalencias de consumo, incidencia y edad de inicio del consumo de drogas lícitas e ilícitas para la población estudiada en los 24 estados, según características sociodemográficas:

51

   a. Determinar la estructura de prevalencias (vida, año, mes) del consumo de drogas    b. Determinar la incidencia del consumo de drogas en el último año y en último mes    c. Establecer una estimación de la dependencia a drogas, la frecuencia de consumo y la intensidad de uso    d. Determinar la edad del primer consumo de drogas: edad de inicio.

version diagramada.indd 51

05-Dec-09 5:16:41 PM


h Introducción y aspectos metodológicos del estudio

  2. Establecer el nivel de conocimientos y percepción de riesgo de los estudiantes respecto al consumo de drogas y sus efectos sobre la población escolar.   3. Describir la relación del consumo de drogas con características del entorno:    e. Uso de drogas en el medio social inmediato    f.

Consumo de drogas en el grupo de pares

   g. Percepción de disponibilidad de drogas.   4. Conocer el comportamiento del entorno familiar, escolar y del grupo de pares frente al problema del consumo de drogas: 52

   h. Opinión y actitud respecto de las drogas    i. Interés y participación en organizaciones sociales.

version diagramada.indd 52

05-Dec-09 5:16:41 PM


I

Introducción y aspectos metodológicos del estudio

II. METODOLOGÍA

g

53

Tipo de estudio y diseño muestral

version diagramada.indd 53

05-Dec-09 5:16:41 PM


h Introducci贸n y aspectos metodol贸gicos del estudio

54

version diagramada.indd 54

05-Dec-09 5:16:42 PM


Introducción y aspectos metodológicos del estudio

a.1. Tipo de éstudio

Estos son los beneficios de esta modalidad de estudio:

La propuesta de investigación realizada en el ENaDPE parte inicialmente de la necesidad de dar respuesta al estado actual de carencia o déficit de información oportuna y significativa con respecto a las drogas en la población general de la República Bolivariana de Venezuela y, más precisamente, en el segmento correspondiente a población escolar, por lo que se asume críticamente una línea de trabajo que oriente la construcción de una línea base de información, la cual cuente con una serie de indicadores que entren en concordancia con los objetivos de la propuesta de estudio, e igualmente permita conocer las magnitudes de las distintas variables prevalencias, tendencias y características generales del consumo, así como los perfiles de la relación riesgo/protección (en cuanto a las variables de carácter cualitativo). Todo este conjunto de información conlleva el establecimiento de un “punto de partida” o situación inicial en donde son conocidas las magnitudes de las variables e indicadores tanto global o nacionalmente, como en su impacto en las entidades locales (estados-municipios).

• Establece la situación inicial a través de indicadores

Esta modalidad de trabajo, desde la concepción de línea de base, suele tener un marcado carácter cuantitativo, aun cuando no se excluyen de su estructura los elementos de carácter cualitativo, busca establecer un conjunto de datos que permitan y potencien el establecimiento de comparaciones posteriores, análisis de cambios en las tendencias de consumo, mediciones de impacto y, en general, el establecimiento de las condiciones estadísticas y metodológicas que permitan el desarrollo de estudios de carácter longitudinal.

version diagramada.indd 55

g

y series estadísticas enmarcadas en metodologías validadas universalmente. • Sirve como un punto de comparación para que en

futuras evaluaciones o estudios se pueda determinar modificaciones en las magnitudes detectadas y cambios en el comportamiento o perfil de consumo. • Permite la caracterización de la población objetivo o de

intervención en forma más precisa, con lo cual puede incidirse en la reformulación o readaptación de ciertos objetivos y estrategias en materia de prevención de drogas, para hacerlos más cercanos a los destinatarios. • Sirve

de referente estadístico para evaluación y estimación del impacto de planes y programas de prevención (relación eficiencia/eficacia).

55

El abordaje del tema drogas es sumamente complejo. Por ello se presentan formas variadas de abordaje, las cuales, dependiendo de la posición teórico/metodológica que se asuma, pueden generar una gama variada de indicadores de carácter cuantitativo, cualitativo o cuali-cuantitativo. La selección de un abordaje teórico desde la lógica de la construcción de una línea de base de información permite la concreción selectiva de un conjunto de indicadores que sustenten la necesaria continuidad de una línea de investigación que se proyecte en el tiempo. No obstante, ello no implica un divorcio o separación con otras dimensiones de

05-Dec-09 5:16:42 PM


h Introducción y aspectos metodológicos del estudio

estudio que apunten hacia un abordaje de carácter más cualitativo, etnográfico, centradas en metodologías de investigación acción, etc. Por el contrario, dichas líneas de investigación son vistas como pasos posteriores los cuales permiten la complementariedad y enriquecen la comprensión de las dinámicas sociales presentes en las situaciones de riesgo y protección del consumo de drogas, que pueden llegar a ser elementos vitales para comenzar a comprender la forma en que se desarrolla tal dinámica en cada región, estado o localidad.

56

En cuanto a la instrumentación del estudio, el mismo se desarrolla a partir de la elaboración y ejecución de una encuesta autoaplicada (de diseño transversal), a estudiantes de nivel de Educación Básica (7mo a 9no grado), Media, Diversificada y Profesional, provenientes de planteles públicos y privados, ubicados en ciudades de 20.000 o más habitantes del país. En cuanto a su lógica de estructuración, se responde directamente a las directrices planteadas en el conjunto de objetivos, por lo que se asume como elemento fundamental una modalidad de análisis de carácter descriptivo, con hincapié en las magnitudes y tendencias que determinan los perfiles de consumo de drogas lícitas e ilícitas. De igual forma se ha incorporado un conjunto de variables referidas a las expectativas y percepciones sobre temas relacionados al riesgo en la relación de consumo, así como a la existencia de refuerzos para el mismo, siguiendo para ello el igual carácter descriptivo del análisis de las tendencias de respuestas, las cuales poseen tres niveles de análisis: • Estadal: Se hace una presentación general del impacto y

magnitud de las distintas variables para cada uno de los 24 estados.

version diagramada.indd 56

• Regional: En búsqueda de una mejor comprensión de las

tendencias de consumo existentes en el país se procede a realizar un acercamiento desde su impacto a nivel de seis regiones a nivel nacional, a saber: Región Central: Aragua, Carabobo, Distrito Capital, Miranda y Vargas Región Centro Occidental: Cojedes, Falcón, Lara, Portuguesa y Yaracuy Región Occidental: Mérida, Táchira, Trujillo y Zulia Región Los Llanos: Apure, Barinas y Guárico Región Guayana: Amazonas y Bolívar Región Oriental: Anzoátegui, Delta Amacuro, Monagas, Nueva Esparta y Sucre. Nacional: En última instancia se hace una totalización general de los datos obtenidos en los 24 estados, lo que se traduce en la presentación de los perfiles nacionales de consumo, percepción de riesgo y situación general de la relación riesgo/protección.

a.2. Diseño muestral a.2.1 Marco muestral El diseño muestral aplicado se basó en la teoría del muestreo, lo cual implica la necesaria consideración de las distintas

05-Dec-09 5:16:42 PM


Introducción y aspectos metodológicos del estudio

características de las variables que conforman el estudio, así como las condiciones que permiten tanto su medición como la obtención de magnitudes que resuman las tendencias del consumo de drogas en la población escolar. Para ello fueron establecidos los siguientes parámetros: • Población representada La muestra de cada uno de los estados fue elaborada a partir del Directorio de Planteles, Centros y Servicios, año escolar 2006-07 del Ministerio del Poder Popular para la Educación, donde se hace referencia a la cantidad de alumnos matriculados en Educación Básica (7mo a 9no grado), Media, Diversificada y Profesional, provenientes de colegios públicos y privados. El Directorio se encuentra constituido por más de 31.550 planteles.

™™ seguidamente un muestreo por conglomerado para seleccionar los cursos o aulas. En tal sentido debe tomarse en cuenta que todas las estimaciones originadas en una muestra probabilística son aproximaciones de los verdaderos valores del universo estudiado. El indicador de precisión es el error estándar de estimación, o Error de Muestreo, el cual se origina en la variación de azar, inherente a este tipo de muestras. El “intervalo de confianza” se determinó con 95% de seguridad. Tal intervalo expresa que el verdadero valor del universo de estudio está contenido entre sus límites, lo que ofrece un nivel de confianza del 95%, y el error de estimación: 57

• Definición inicial de proyección muestral La muestra de cada uno de los estados fue seleccionada a partir del directorio de alumnos matriculados durante el año escolar, desde 7mo grado de educación básica hasta 3er año de educación media diversificada y profesional. El diseño muestral es de carácter estratificado bietápico con fijación proporcional y conglomerados de tamaños desiguales, en donde: ™™ la primera etapa se encuentra definida por la estratificación de los estados

g

• Unidades de muestreo ™™ Los 24 estados ™™ Los planteles (públicos y privados), registrados en el MPPE, y ™™ Las aulas o secciones que la conforman.

™™ una segunda estratificación para los planteles

version diagramada.indd 57

05-Dec-09 5:16:42 PM


h Introducción y aspectos metodológicos del estudio

58

version diagramada.indd 58

• Tamaño de la muestra

• Estructura interna del tipo de muestreo aplicado

La determinación del tamaño de la muestra se fundamentó en un análisis de la información del Directorio de Planteles (MPPE), así como de la proyección de población total, según entidad federal, 2000-2015, del Instituto Nacional de Estadística (INE), con lo cual se optimizó el tamaño muestral a nivel de cada uno de los estados en el país. Entre los factores que fueron tomados en cuenta para la ponderación de los valores muestrales (por su incidencia en la variación de las probabilidades) se encuentran la cobertura incompleta de la muestra seleccionada, el diferencial por estado y por tipo de plantel (público o privado).

Muestreo aleatorio simple

Para restituir el universo de estudio en forma más exacta, se introdujeron dichos factores de ajuste que permitieron una mejor aproximación a la verdadera estructura del universo muestral, la cual se ubicó en 75.000 estudiantes a nivel nacional. No obstante, dicha magnitud es aumentada en un 12,5% con el fin de cubrir las posibles pérdidas por problemas no muestrales, como por ejemplo el ausentismo o descenso de la asistencia a clases de la población por situaciones coyunturales o de carácter foráneo, entre otras. Una vez realizado este último ajuste se tiene una población muestral de 85.703 estudiantes.

Este muestreo consiste en seleccionar n elementos de una población de tamaño N, de modo que todas las muestras posibles de tamaño n tengan la misma probabilidad de ser seleccionadas. 1 N   n 

Muestreo estratificado La muestra aleatoria estratificada fue obtenida mediante la separación de los elementos de la población en grupos que no presentaron traslapes, llamados estratos, y la selección posterior de una muestra irrestricta aleatoria simple de cada estrato. Es un tipo de muestreo probabilístico que consiste en dividir la población Y1, Y2, Y3,…,YN de “N” unidades, en clases o sub - poblaciones o estratos de N1, N2, N3,…,Nh,…,NL de tal forma de que cada uno de ellos esté formado por unidades con características comunes o similares, lo cual implica que la varianza dentro de cada estrato sea lo más pequeña posible y la varianza entre los estratos sea grande, por lo tanto la media entre los diferentes estratos será diferente. Es decir, se desea homogeneidad dentro de los estratos y heterogeneidad entre los estratos. Estas sub-poblaciones o estratos deben ser exhaustivos y excluyentes y todos ellos constituyen la población completa. Esto es:

05-Dec-09 5:16:42 PM


Introducción y aspectos metodológicos del estudio

L

N1, N2, N3,…, Nh,…, NL =

∑N h=1

h

=N ,

siendo “L”, el numero de estratos en los cuales se ha dividido la población. La distribución de la muestra en función de los diferentes estratos se denomina afijación, lo cual significa un reparto del tamaño de la muestra entre los diferentes estratos. Para el caso concreto del presente estudio se realizó una afijación proporcional, distribución que se hace de acuerdo con el peso (tamaño) de la población en cada estrato, es decir, repartiendose el tamaño de la muestra proporcionalmente al tamaño de los estratos, de tal manera que el tamaño de la muestra en el estrato h se aplica de forma proporcional al tamaño de este estrato. L

n=

N ∑ N n S h2 h =1

L

N 2V + ∑ N h S h2 h =1

Muestreo por conglomerado Consiste en dividir el conjunto total en subconjuntos de elementos que reciben el nombre de conglomerados. Éstos deben tener la peculiaridad de ser internamente lo más heterogéneos posible respecto a las variables que se estudien y ser lo más homogéneos entre ellos, esto es, que

version diagramada.indd 59

g

sus varianzas internas entre elementos sean grandes, y entre conglomerados tienda a cero. Es importante señalar que, por lo general, esta clase de muestreo viene precedido de una estratificación. Error de muestreo Sea µ el valor de un parámetro de la población que se estudia mediante el muestreo, y x una función definida mediante la muestra, que estima el valor de µ. Error de muestreo = m− x que debe ser menor o igual al máximo error de variación permitida e m; esdecire m− x ; como no conocemos mdecimos: e x ≥ m− x El error de muestreo o precisión en la estimación se mide y se calcula con las fórmulas del error estándar (en términos de probabilidad) de la media o de la proporción según sea el caso. Como se indicó, la confiabilidad en las estimaciones se mide por medio de los errores de muestreo, que a su vez se determinan con las fórmulas de los errores estándar, en términos de probabilidad, es decir: Ζas c . Con ese propósito, a continuación ilustramos las fórmulas de los ERRORES ESTÁNDARES de los principales diseños muestrales, las cuales son muy importantes ya que a partir de ellas se calculan:

59

a) Tamaño de la muestra b) Límites de confianza c) Errores de muestreo y d) Se prueban hipótesis.

05-Dec-09 5:16:42 PM


h Introducción y aspectos metodológicos del estudio

Muestreo simple aleatorio

s

c

=

s n

N −n N ∗n

s ; con proporciones:

p

p∗q

=

N −n N *n

Muestreo estratificado. s

c

=

L

∑W

; conproporciones: 2 h

S h2

N h − nh N h ∗ nh

h =1 Sh2=p*q

s

p

=

L

∑W h =1

2 h

p*q

Nh − n Nh − n

De esta manera el intervalo de confianza se determina con:

Donde: h = estrato 1, 2, 3, 4,5,…, L 60

Wh= Peso del h-ésimo estrato en la población =

Nh ∑ Nh

Ph = nh ; n= tamaño de la muestra; nh= muestra en el estrato h-ésimo, n Nh =número total en el estrato h Límites de confianza Cuando no se conocen los parámetros ( mvencers ) de la población se pueden estimar recurriendo a muestras que permiten calcular intervalos dentro de los cuales puede estar contenido el valor de los parámetros. Estos intervalos se llaman intervalos de confianza y sus extremos se denominan límites de confianza.

version diagramada.indd 60

El grado de confianza de que el parámetro está contenido en el intervalo se determina por el número de errores estándar a los cuales les corresponde un área bajo la curva que se denomina “coeficiente de confianza” ( e Épsilon). Al riesgo de que el valor estimado de µ no se encuentre dentro del intervalo de confianza construido alrededor de la media de la muestra, se le llama nivel de significación ( a ) y es el área o probabilidad complementaria del coeficiente de confianza. Así: e = 1 − a óe + 1 = 1 = área bajo la curva.

Límites de confianza =± c muestral; Z

a

s

x

± Ζas

c

donde: x = Media

= Valor especifico de Z en la tabla, asociado valor de a

ye ;

=

s n

→ Error estándar de la media

n = Tamaño de la muestra s = Desviación estándar de la población.

a.2.1 Relación de la muestra por estado Una vez realizada la proyección del universo muestral se obtuvo una relación poblacional que implica las siguientes magnitudes a nivel de los distintos estados:

05-Dec-09 5:16:43 PM


Introducción y aspectos metodológicos del estudio

En el Cuadro Nº 1, correspondiente a la proyección del universo muestral, se presenta una relación general de los 24 estados y de la población que se estimaba cubrir en el estudio. En tal sentido debe tomarse en cuenta que en la misma se encuentra adicionado un 12,5% de ajuste. En el Cuadro Nº 2, referido al total de participación nacional, se hace una relación sobre la cantidad de población inicialmente proyectada y el total de población alcanzada en cada una de las entidades nacionales. Como eje de análisis se asume la categoría “Porcentaje de cobertura” la cual expresa los niveles de acercamiento o distanciamiento a la meta inicial. En resumen se obtuvo una cobertura general del 86,9% del universo muestral ajustado, lo cual implica un alcance del 99,3% de la población estimada a cubrir en el estudio nacional (75.000 estudiantes).

version diagramada.indd 61

Total Nacional Cuadro N° Proyección del Universo Muestral 1 Met ESTADOS AMAZONAS ANZOÁTEGUI APURE ARAGUA BARINAS BOLÍVAR CARABOBO COJEDES DELTA AMACURO DISTRITO CAPITAL FALCÓN GUARICO LARA MÉRIDA MIRANDA MONAGAS NUEVA ESPARTA PORTUGUESA SUCRE TÁCHIRA TRUJILLO VARGAS YARACUY ZULIA

Planteles

g

II. Metodología

Secciones

Población

12 27 15 33 20 34 40 14 12 35 20 20 26 21 44 19 13 19 19 26 18 13 17 47

45 136 66 155 94 154 209 54 44 155 87 93 123 99 217 91 64 99 85 126 82 58 75 221

1.152 4.945 2.713 4.882 2.879 5.158 6.671 1.962 1.111 5.124 2.791 2.725 4.737 2.989 7.074 3.157 1.795 3.286 2.473 4.084 2.316 1.926 2.350 7.404

564

2.632

85.704

61

05-Dec-09 5:16:43 PM


h Introducción y aspectos metodológicos del estudio

Total Nacional Cuadro N° Total de participación nacional 2 Met ESTADOS

62

version diagramada.indd 62

AMAZONAS ANZOATEGUI APURE ARAGUA BARINAS BOLIVAR CARABOBO COJEDES DELTA AMACURO DTTO. CAPITAL FALCON GUARICO LARA MERIDA MIRANDA MONAGAS NUEVA ESPARTA PORTUGUESA SUCRE TACHIRA TRUJILLO VARGAS YARACUY ZULIA

Planteles

II. Metodología

Secciones

12 26 17 33 20 34 40 14 11 36 20 20 29 21 46 19 13 19 19 25 18 13 17 49

51 122 77 161 96 159 189 62 50 173 97 90 134 101 217 90 65 88 88 110 83 60 76 229

571

2.668

Población Participante

1.032 3.832 2.384 4.009 2.843 4.050 5.264 1.526 1.235 5.119 2.635 2.425 3.919 2.572 5.613 2.960 1.979 2.616 2.135 3.479 2.229 1.577 2.270 6.762

74.465

Población Esperada

1.152 4.945 2.713 4.882 2.879 5.158 6.671 1.962 1.111 5.124 2.791 2.725 4.737 2.989 7.074 3.157 1.795 3.286 2.473 4.084 2.316 1.926 2.350 7.404

85.704

% de cobertura

89,6 77,5 87,9 82,1 98,7 78,5 78,9 77,8 111,2 99,9 94,4 89,0 82,7 86,0 79,3 93,8 110,3 79,6 86,3 85,2 96,2 81,9 96,6 91,3

86,9

05-Dec-09 5:16:43 PM


I

Introducción y aspectos metodológicos del estudio

II. METODOLOGÍA

g

63

b.Instrumento y recolección de datos

version diagramada.indd 63

05-Dec-09 5:16:43 PM


h Introducci贸n y aspectos metodol贸gicos del estudio

64

version diagramada.indd 64

05-Dec-09 5:16:43 PM


Introducción y aspectos metodológicos del estudio

b.1. Técnicas e instrumento propuesto La República Bolivariana de Venezuela, como miembro de la Comisión Interamericana para el Control del Abuso de Drogas (CICAD), forma parte del Sistema de Datos Uniformes sobre Consumo de Drogas (SIDUC), el cual ha diseñado una metodología de recolección de datos a través de un instrumento del tipo “autoadministrado”, que ha servido de base para el desarrollo de distintos estudios comparativos en latinoamérica. El SIDUC tiene como propósito obtener información que refleje la situación nacional y regional de la demanda de sustancias psicoactivas (SPA), niveles, características y tendencias del consumo en ciertos grupos y colectivos, así como elementos que permitan evaluar programas de reducción de la demanda. Uno de los elementos de mayor significancia para este tipo de propuesta de abordaje al tema “drogas” se encuentra precisamente en la capacidad de establecer un sistema comprensivo pero simplificado de información estadística que, acorde con la infraestructura y necesidades de cada país, permita contar con información sobre las magnitudes detectadas, tendencias y patrones de consumo, variables condicionantes e, igualmente, sus consecuencias. A partir de dicha metodología se asumió el diseño y estructuración del Estudio Nacional de Drogas en Población Escolar (ENaDPE), para lo cual se realizó un proceso de adaptación y ajuste de las variables que conforman la propuesta metodológica e, igualmente, se abordó la construcción de una serie de indicadores que permiten un mejor acercamiento a ciertos elementos propios de la realidad venezolana, como por ejemplo la situación de

version diagramada.indd 65

g

refuerzo al consumo que puede vivenciarse desde el propio entorno familiar y social. b.1.1. Definición operacional de las variables “ENaDPE” La construcción teórica del conjunto de variables que conforman el ENaDPE tiene como elemento base la articulación de 5 bloques o áreas temáticas, las cuales apuntan a la obtención de información en las dimensiones a que se refieren los siguientes:

Perfil Socio Ambiental

Percepción Causa / Consumo

ENaDPE

Percepción de riesgo

2009

Factores con incidencia en el riesgo

65 Perfil de Consumo

Perfil socio-ambiental Este bloque de información se centra en la caracterización básica y referencial de la población objetivo, la cual se traduce en uno de los principales ejes de análisis por cuanto las distintas variables de estudio son con base en el impacto obtenido por grupos de edad, sexo y año de estudio. Adicionalmente, se hace un abordaje al reconocimiento de la estructura familiar, e igualmente

05-Dec-09 5:16:44 PM


h Introducción y aspectos metodológicos del estudio

se presentan elementos orientados al conocimiento de la actividad sociodeportiva que realiza la población escolar, así como la situación relacionada con la actividad laboral u ocupacional.

Todo ello permite establecer el primer marco referencial sobre la dinámica social inmediata a la población estudiantil, la cual es apreciada desde su estructuración en cada uno de los 24 estados.

Estructura interna de variables e indicadores

ENaDPE 2009

Perfil Socio Ambiental

Datos Generales: • Datos vitales • Estructura Familiar • Expectativas y situación de Estudio Perfil de participación social y actividad laboral:

Datos generales

•Datos vitales

66

•Estructura familiar

•Expectativas y situación de estudio

Se procede a establecer el conjunto de datos que permitirán la caracterización de la población participante en el estudio. Dichos datos son establecidos por regiones y estados. Datos vitales del o la participante, en lo concerniente a edad, sexo y año de estudio. Datos de la estructura familiar, en cuanto a las personas que la conforman (roles materno, paterno, etc.), y en la cantidad de personas por grupo familiar. Este tipo de información intenta ahondar en la existencia de factores de riesgo vinculados con situaciones de estrés escolar, las cuales son abordadas desde las expectativas de logro académico. Información referida al perfil de participación en dos tipos de ambientes: a. Actividades extracátedra: espacios, actividades sociales y deportivas.

Perfil de participación y actividad laboral

b. Actividades comunitarias: espacios, actividades sociales y deportivas.

version diagramada.indd 66

c. Adicionalmente se aborda la situación laboral de la población escolar, así como la relación de horas semanales que se le dedican.

05-Dec-09 5:16:44 PM


Introducción y aspectos metodológicos del estudio

Percepción de riesgo La construcción de la variable correspondiente esta área temática se fundamenta en la necesidad de obtener información sobre la forma en que es percibido el riesgo que corre una persona al consumir algunas de las sustancias que conforman el espectro denominado drogas, con lo cual puede establecerse una primera aproximación al reconocimiento de lo que cada uno de los participantes percibe y valora en el marco de sus manifestaciones, efectos y consecuencias. Esto resulta de suma importancia, por cuanto de la recolección de dicha información puede iniciarse un proceso de análisis que permita conocer y caracterizar la forma en que se construye la noción general de riesgo, no sólo desde la visión particular de un individuo sino desde un nivel macro que contenga las variables grupales y culturales de cada localidad,

g

municipio o estado, sus diferencias y coincidencias, impulsando de esta manera la posibilidad de adaptar los distintos planes y programas de prevención para alcanzar una mayor sintonía comunicacional con los distintos contextos sociales. Para la operacionalización de la variable “riesgo” se parte de su propia definición, la cual se circunscribe a la posibilidad de ocurrencia de un evento que ocasione daño a una población vulnerable, lo que conlleva él abordaje de aspectos claves como la relación de consumo en su entorno y entre sus pares, y conocer la percepción existente sobre qué tipo de elementos incrementan o disminuyen tal vulnerabilidad, entre otras. En este sentido se ha hecho un esfuerzo por seleccionar una serie de indicadores que buscan resumir el universo variado de factores y relaciones en torno a este tema.

67 Estructura interna de variables e indicadores

ENaDPE 2009

Percepción de riesgo

Percepción de riesgo para el consumo de Drogas - Lícitas - Ilícitas - De Uso Indebido

Entorno y percepción de consumo: -Entorno comunitario -Alrededores del plantel de estudio -Consumo de pares

version diagramada.indd 67

05-Dec-09 5:16:44 PM


h Introducción y aspectos metodológicos del estudio

Percepción de riesgo para el consumo de drogas

Se indaga acerca de la opinión de los y las entrevistadas en cuanto al riego que encierra el consumo de drogas, para lo cual, se utiliza una medida de percepción del daño asociado a través de una escala que vincula la relación intensidad del daño con base en la frecuencia del consumo.

Percepción de riesgo para el consumo de drogas

•Opinión respecto al consumo de drogas en el entorno cercano

Se busca conocer la opinión de los y las entrevistadas en torno a la existencia o no de consumo en su entorno comunitario y en los alrededores del plantel de estudio, utilizando para ello una escala valorativa con rangos que van desde la inexistencia y percepción “baja” del mismo hasta la percepción de un consumo “muy alto”.

•Opiniones sobre el consumo de pares

Para la recolección de este segmento de información se procede a establecer el reconocimiento del consumo (por tipo de sustancias) en el entorno cercano de amistades o grupos de pares.

68

Perfil de consumo El conjunto de información referida este ítem centra su atención en las magnitudes que alcanza el consumo de drogas lícitas, ilícitas, de uso indebido e inhalables. En este sentido deben

version diagramada.indd 68

hacerse algunas precisiones sobre la tipología de drogas y las unidades de medida utilizadas; así, por ejemplo, se tiene que en lo concerniente a las categorías utilizadas para la denominación de las drogas, principalmente, se utilizan en este estudio las siguientes:

05-Dec-09 5:16:44 PM


Introducción y aspectos metodológicos del estudio

Categorías utilizadas

Drogas de uso indebido

Drogas ilícitas

Sustancias para tratamientos específicos que pueden adquirirse libremente, sin prescripción médica.

(Marihuana, cocaína, heroína, basuco, éxtasis, crack / piedra y otras drogas). Aquellas sustancias psicoactivas cuya producción o venta (no necesariamente su consumo) está prohibido por la legislación con carácter general. Una droga incluida en las listas de los acuerdos internacionales sobre control de drogas sólo puede ser denominada ilegal (o ilícita) si su origen es ilícito. Si su origen es legal, entonces la droga en sí misma no es ilícita, sino sólo su producción, venta o uso en determinadas circunstancias. Las drogas que aparecen en dichas listas de acuerdos internacionales están bajo control y sólo pueden utilizarse legalmente para fines científicos. Basado en UNDCP, 2000. Drogas lícitas (Cigarrillos, chimó y alcohol) Son aquellas sustancias psicoactivas cuya producción, venta y consumo no están prohibidos por la legislación con carácter general (por ejemplo, el tabaco o el alcohol). En algunos casos, estas sustancias, su comercialización o su uso, pueden estar sometidos a restricciones en función de determinadas circunstancias (horarios o tipos de establecimiento de venta, edad de los consumidores, etc.). En el caso de los fármacos, generalmente su venta legal está sometida a la prescripción facultativa.

version diagramada.indd 69

™™ Tranquilizantes. Son sustancias psicoactivas que reducen la tensión subjetiva e inducen tranquilidad mental. El término es prácticamente sinónimo de “ansiolítico”, que es la sustancia que reduce la ansiedad. Medicamento con efectos calmantes; término general que designa varios grupos de medicamentos empleados en el tratamiento sintomático de diversos trastornos mentales. El término puede usarse para diferenciar entre estos medicamentos y los sedantes/hipnóticos: los tranquilizantes tienen un efecto calmante o amortiguador sobre los procesos psicomotores sin afectar -excepto cuando se usan en dosis altasa la conciencia ni al pensamiento. El término tranquilizante se usa hoy en día para referirse sobre todo a los medicamentos utilizados para tratar los trastornos de ansiedad, como sinónimo de “tranquilizantes menores”. Esté último término se introdujo para distinguir a estos medicamentos de los “tranquilizantes mayores” (neurolépticos), empleados para el tratamiento de los trastornos psicóticos. No obstante, se ha dado por supuesto, incorrectamente, que el término “tranquilizantes menores” indica la ausencia de efectos nocivos importantes. Lo mejor es evitar el uso de éste término, dado el potencial de dependencia de estos medicamentos.

g

69

Glosario de términos de alcohol y drogas. Organización Mundial de la Salud, 1994.

05-Dec-09 5:16:44 PM


h Introducción y aspectos metodológicos del estudio

70

™™ Estimulantes. En referencia al sistema nervioso central, cualquier sustancia que activa, potencia o incrementa la actividad neuronal. Se denomina también psicoestimulante. Son ejemplos las anfetaminas, la cocaína, la cafeína y otras xantinas, la nicotina y los anorexígenos sintéticos como la fenmetrazina o el metilfenidato. Hay otros medicamentos que tienen acciones estimulantes que, pese a no constituir su efecto principal, pueden manifestarse cuando se consumen en dosis altas o de forma prolongada; se trata de los antidepresivos, los anticolinérgicos y ciertos opiáceos. Los estimulantes pueden provocar síntomas que indican una intoxicación, por ejemplo: taquicardia, dilatación de las pupilas, aumento de la tensión arterial, hiperreflexia, sudoración, escalofríos, náuseas o vómitos y alteraciones del comportamiento, tales como agresividad, grandiosidad, hipervigilancia, agitación y alteración del razonamiento. El uso inadecuado crónico induce a menudo cambios de la personalidad y de la conducta, como impulsividad, agresividad, irritabilidad y desconfianza. A veces aparece psicosis delirante completa. Cuando dejan de tomarse después de un consumo prolongado o masivo, puede aparecer un síndrome de abstinencia, que consiste en estado de ánimo deprimido, fatiga, trastornos del sueño y aumento de las imágenes oníricas. Glosario de términos de alcohol y drogas. Organización Mundial de la Salud, 1994. Inhalantes o sustancias volátiles Sustancias que se transforman en vapor a temperatura ambiente. Las sustancias volátiles que se inhalan para

version diagramada.indd 70

obtener efectos psicoactivos (también llamadas inhalantes) son los disolventes orgánicos presentes en numerosos productos de uso doméstico e industrial (como pegamento, aerosoles, pinturas, disolventes industriales, gasolina y líquidos de limpieza) y los nitritos alifáticos, como el nitrito de amilo. Algunas sustancias son directamente tóxicas para el hígado, el riñón o el corazón y algunas producen neuropatía periférica o degeneración cerebral progresiva. Los signos de intoxicación son agresividad, beligerancia, letargo, alteración psicomotriz, euforia, alteración del juicio, mareo, nistagmo, visión borrosa o diplopía, habla balbuceante, temblor, marcha inestable, hiperreflexia, debilidad muscular, estupor o coma. Energizantes En el caso concreto del presente estudio se optó por incorporar este tipo de sustancias al diagnóstico general de consumo, por cuanto los energizantes son bebidas que, aun cuando no contengan alcohol, están compuestas principalmente por cafeína, varias vitaminas y otras sustancias naturales orgánicas que eliminan la sensación de agotamiento de la persona que las consume. Por contener altas dosis de cafeína pueden producir dependencia. Parte de la sensación de bienestar producida por estas bebidas es a causa de un efecto que se produce por la acción de sustancias psicoactivas (principalmente la cafeína) que actúan sobre el sistema nervioso central, inhibiendo en diferentes grados, según el producto, los neurotransmisores encargados de transmitir las sensaciones de cansancio, sueño, etc.

05-Dec-09 5:16:44 PM


Introducción y aspectos metodológicos del estudio

Los principales riesgos se encuentran asociados a su consumo desmedido y pueden ubicarse en una gama de alteraciones como la intoxicación, enrojecimiento de la cara, dolor de cabeza, dilatación de pupilas, agitación psicomotora, hipertensión arterial, taquicardias, hiperactividad, nerviosismo y vómitos. Estos síntomas se agravan mucho más cuando se combinan estas bebidas con alguna otra droga o y sustancias alcohólicas y su consumo puede convertirse en una adicción. Combinadas con alcohol, estos cocteles ocasionan pérdida de la sensación de embriaguez debido al efecto estimulante de la cafeína, que contrarresta el efecto sedante y los síntomas del consumo de alcohol, haciendo que la persona siga consumiéndolo peligrosamente.

™™ Prevalencia de vida: la persona declara que ha usado una droga determinada una o más veces en cualquier período de su vida. ™™ Prevalencia de año: la persona declara haber usado una droga determinada una o más veces durante los últimos 12 meses. ™™ Prevalencia de mes: la persona declara haber usado una droga determinada una o más veces durante los últimos 30 días. Incidencia

Unidades de medida

La incidencia refleja el número de nuevos “casos” en un período de tiempo. Es un índice dinámico que requiere seguimiento en el tiempo de la población de interés. Se calcula en relación con los individuos que no han iniciado su consumo.

Prevalencias de consumo En cuanto a la unidad de medida utilizada para describir el consumo de drogas, se utiliza la “prevalencia”, indicador que da cuenta de la proporción de individuos de un grupo o una población que presentan una característica o evento determinado en un momento o en un periodo de tiempo determinado (“prevalencia de periodo”). En nuestro caso dicha proporción es calculada en función del porcentaje de personas que declara haber consumido una sustancia (cualquiera de las drogas lícitas e ilícitas) una o más veces en la vida. Se consideran las siguientes categorías según la presencia o no de consumo de cualquiera de las drogas incluidas en el estudio, en un determinado lapso:

version diagramada.indd 71

g

TI=

71

Número de casos que inician consumo en período de tiempo definido

Total casos que no han consumido al inicio del período

™™ ™™ Incidencia de último año: la persona declara haber iniciado su consumo durante el último año. ™™ Incidencia de último mes: la persona declara haber iniciado su consumo durante el último mes.

05-Dec-09 5:16:44 PM


h Introducción y aspectos metodológicos del estudio

Estructura interna de variables e indicadores En cuanto a la distribución interna de las variables abordadas, se han articulado tres tipos de indicadores que permiten acercarse a la estructura general de consumo, los cuales se encuentran centrados en la determinación del perfil general de prevalencias de consumo, para lo que se levanta la información referida a las magnitudes de las prevalencias de vida, año y mes. Como elemento

de soporte a la comprensión de la dinámica de consumo se aborda igualmente el tema referido a las cantidades (solo para las drogas lícitas) utilizadas en el mismo. De igual forma se presentan los indicadores correspondientes a la edad de inicio en el consumo de drogas, así como el abordaje al tema “Energizantes” el cual se centra en dos situaciones, el “consumo desmedido” (que se asume para el consumo de más de tres latas o botellas de energizantes por día) y la utilización de “mezclas” (combinación con alcohol u otras drogas).

Estructura interna de variables e indicadores

ENaDPE

72

2009

Perfil de Consumo

Prevalencias para drogas: - Lícitas - Ilícitas - De Uso Indebido (Fármacos) - Inhalables

Edad de Inicio Energizantes

version diagramada.indd 72

05-Dec-09 5:16:45 PM


Introducción y aspectos metodológicos del estudio

g

Estructura general de prevalencias • Tabaco fumado: Cigarrillos

•Prevalencia de drogas lícitas

• Tabaco no fumado: Chimó • Alcohol: en cualquiera de sus formas (cerveza, ron, vino y licores fuertes).

* Relación de cantidad para el consumo de drogas lícitas

• Cantidad de cigarrillos utilizados en los días en que se fuma • Cantidad de cervezas consumidas por ingesta alcohólica • Cantidad de tragos consumidos por ingesta alcohólica. • Cualquier droga ilícita • Marihuana: en cualquiera de sus preparados y formas de ingestión • Solventes e inhalables

•Prevalencia de drogas ilícitas

• Pasta base de cocaína (basuco) • Clorhidrato de cocaína (cocaína) • Metanfetaminas • Heroína • Crack • Popper • Éxtasis.

•Prevalencias drogas de uso indebido (fármacos)

73

• Cualquier droga de uso indebido • Tranquilizantes • Estimulantes • Solventes

-

Inhalables

• Pegas • Gasolina • Pinturas y aerosoles • Otras drogas inhalables.

Edad de inicio

• Edad referida del primer contacto con las drogas (lícitas, ilícitas, de uso indebido, fármacos e inhalables).

Energizantes

• Consumo de más de tras latas o botellas de bebidas energizantes en un mismo día. • Consumo de mezclas de energizantes con algún tipo de fármaco, bebidas alcohólicas u otras drogas.

version diagramada.indd 73

05-Dec-09 5:16:45 PM


h Introducción y aspectos metodológicos del estudio

Factores con incidencia en la situación de riesgo El universo de factores de riesgo que entran en juego para determinar el perfil y tendencias de consumo de cualquier tipo de droga es sumamente complejo no se trata sólo de determinar el número de personas (población escolar en nuestro caso) que se encuentran en situación de consumo, o de establecer a cuál edad se presenta la mayor incorporación de población a determinado consumo. Se requiere dar una revisión a mayor profundidad que permita comenzar a comprender la forma en que se articulan las distintas variables y su incidencia en la situación de riesgo que pueden tener los distintos grupos poblacionales, según las características y relaciones dinámicas de cada uno de ellos.

74

Como punto de partida para este análisis se debe hacer referencia a las etapas que enmarcan el proceso de adicciones, para lo cual se asume una de las estructuras de interpretación más comúnmente manejadas en el ámbito de las drogodependencias, en la que se alude a tres grandes etapas que definen el ciclo de adiciones y presentamos a continuación: Etapa de iniciación Primeros contactos del sujeto con la droga, por cualquier causa o motivo. Conocida también como “luna de miel”, suele estar caracterizada por un consumo experimental, recreacional, de “fin de semana” y no presenta mayores consecuencias negativas (en cuanto a deterioro escolar o colapso familiar). Algunos autores catalogan la población que se encuentra en esta etapa como consumidores pasivos. De igual forma pueden presentarse casos donde el primer

version diagramada.indd 74

consumo surge como respuesta a problemas de carácter familiar, escolar, etc. Estos últimos suelen poseer magnitud inferior a los referidos inicialmente. Etapa de afirmación o consolidación del consumo El organismo empieza a habituarse a la presencia de la sustancia y requiere cada vez dosis mayores; así el consumo deja de ser algo ocasional transformándose en algo más permanente. Aquí, el sujeto aumenta la dosis y comienza a probar otro tipo de drogas, incluso de manera múltiple. Etapa de necesidad o dependencia El sujeto presenta dependencia psicológica y/o dependencia física. Se caracteriza por la obsesión y compulsión de administrarse la droga, pasando por dos etapas internas. ™™ Hábito: Estado que resulta del consumo repetido de la droga. Existe un deseo de tomarla (no compulsivo) por los efectos psicofísicos que produce. Posiblemente se puede presentar una tendencia a aumentar la dosis, pues el individuo suele creer ser capaz de controlar su relación con esta. ™™ Dependencia: Es la situación provocada por el consumo continuado de una droga (compulsivo), que obliga a seguir tomándola para sentir sus efectos psicofísicos o para cortar el malestar que supone su privación (síndrome de abstinencia). El conjunto de variables que conforman los “factores con incidencia en la situación de riesgo” busca recabar información

05-Dec-09 5:16:45 PM


Introducción y aspectos metodológicos del estudio

relativa a los niveles de acceso a las drogas, lo cual se encuentra vinculado con los elementos que facilitan o no los procesos de consumo (de vital importancia en las etapas iniciales de consumo). Por ello se realiza una evaluación relacionada con los distintos tipos de drogas. En segundo lugar, para el segmento poblacional que no reportó consumo se levanta información sobre la intención o curiosidad de iniciarse en ella, lo cual se vincula con la construcción de los niveles de riesgo de iniciación, en lo relativo a consumo experimental o recreacional. Un tercer indicador se elaboró a partir de la relación de consumo que se encuentra presente en el grupo familiar, la cual es abordada a partir de una pregunta que indaga sobre el consumo de distintos tipos de drogas, para

luego ahondar en las relaciones de refuerzo al consumo desde las acciones de utilización de la población escolar para su adquisición y compra. En este sentido se debe tomar en cuenta que un elemento importante dentro de los factores de riesgo al consumo radica precisamente en la apertura de relaciones socioculturales que socaven las percepciones de riesgo y promuevan patrones de consumo desde la propia cotidianidad de la dinámica familiar, la cual aun no siendo intencional o direccionada posee un impacto en la población escolar. El último de los indicadores permite la revisión de la vulnerabilidad de la población (entendida como prevalencias de consumo), vinculada con elementos que inciden en incremento bajo ciertas condiciones, como por ejemplo situación de trabajo y problemas de indisciplina, entre otros.

Estructura interna de Variables e Indicadores:

ENaDPE

2009

Factores con incidencia en el riesgo

g

75

Niveles de acceso a las drogas: -Lícitas -Ilícitas -De uso Indebido Intención de consumo: Entorno familiar y refuerzo al consumo Variables con incidencia en el perfil de consumo

version diagramada.indd 75

05-Dec-09 5:16:45 PM


h Introducción y aspectos metodológicos del estudio

Niveles de acceso a las drogas

Para esta modalidad de preguntas se aplica una escala que hace referencia a cuán fácil o difícil resulta el conseguir las sustancias (escala que va desde “fácil” a “muy difícil”). • Cigarrillos

•Drogas lícitas

• Chimó • Bebidas alcohólicas. • Marihuana

•Drogas ilícitas

• Cocaína • Crack • Éxtasis.

•Prevalencias drogas de uso indebido

• Tranquilizantes

(fármacos)

• Estimulantes.

Intención de consumo (para quienes no

Este tema es abordado desde dos tipos de preguntas que centran su atención en la intención de consumo desde la variable deseo o curiosidad y el consumo por oportunidad. En ambos casos se dirige la pregunta hacia el consumo de:

reportan consumo)

• Drogas lícitas

76

• Drogas ilícitas • Drogas de uso indebido. Para este segmento de información se presentan dos tipos de preguntas: Entorno familiar y refuerzo al consumo

• Las que indagan la existencia de consumo de drogas lícitas (cigarrillo, chimó y bebidas alcohólicas) e ilícitas (cualquier droga ilícita), así como la cantidad de personas que consumen por grupo familiar. • La solicitud de compra de las sustancias por parte del grupo familiar a los y las participantes del estudio.

Variables con incidencia en el perfil de consumo

Para el abordaje de estas variables se procede a realizar un análisis sobre el cambio de las magnitudes de prevalencia de consumo para la población que se encuentra en situación de: • Trabajo • Repitencia escolar • Problemas de comportamiento.

version diagramada.indd 76

05-Dec-09 5:16:45 PM


Introducción y aspectos metodológicos del estudio

Percepción general sobre las causas del consumo El último de los temas que forman parte de la línea de investigación es precisamente el referido a la percepción que posee la población participante en el estudio, en cuanto a la forma en que se estructura el conjunto de razones o causas que llevan a la población escolar a iniciarse en el consumo de drogas. Por ello, en primera instancia se procede a preguntar a los y las participantes del estudio sobre su percepción en cuanto a la aceptación social que puede existir en torno al consumo de ciertas sustancias, lo cual se traduce en cierta sensación de tolerancia social que hace más fácil o difícil (según sea el caso) la decisión de consumirlas. Como segundo aspecto de importancia se procedió a elaborar un cuadro sinóptico donde se expresa una gama de posibilidades que permite a la población objetivo establecer la magnitud o el peso que posee cada tipo de causa. En tal sentido el bloque de posibilidades propuesto se encuentra estructurado a partir de la articulación de cuatro ejes temáticos que se presentan a continuación: • Presión social Este conjunto de razones enmarcadas en factores de presión social suelen ser sumamente complejas, interactivas y difíciles de individualizar. No obstante, dentro de este grupo puede diferenciarse un nivel microsocial y uno macrosocial. Para el caso de esta propuesta de estudio se seleccionó el tema referido al primero de ellos, ya que describe una relación que se desarrolla en contextos más inmediatos a la

version diagramada.indd 77

g

población escolar, como por ejemplo la familia, el grupo de iguales, los centros educativos, etc. El tema de consumo de drogas producto de la presión social (o presión de grupo) suele encontrarse vinculado al déficit de asertividad en la respuesta y relación con dichos grupos, e igualmente implica la presencia de altos nivel de inseguridad y baja autoestima. Todo ello permite el desarrollo de un análisis para el cual la selección de presión social como razón de consumo conlleva una interpretación desde la lógica del locus de control (LC), entendido éste como el grado en que un sujeto percibe que el origen de eventos, conductas y de su propio comportamiento es interno o externo a él. Los dos extremos de locus de control son interno y externo, según las siguientes definiciones: ™™ Locus de control interno: percepción del sujeto de que los eventos ocurren principalmente como efecto de sus propias acciones, es decir, de la percepción de que él mismo controla su vida.

77

™™ Locus de control externo: percepción del sujeto de que los eventos ocurren como resultado del azar, el destino, la suerte o el poder y decisiones de otros. Así, el LC externo es la percepción de que los eventos no tienen relación con el propio desempeño, es decir, los eventos no pueden ser controlados por esfuerzo y dedicación propios. La persona se caracteriza por atribuir méritos y responsabilidades principalmente a otras personas.

05-Dec-09 5:16:45 PM


h Introducción y aspectos metodológicos del estudio

Emociones negativas Una emoción es un estado afectivo que experimentamos, una reacción subjetiva al ambiente que viene acompañada de cambios orgánicos (fisiológicos y endocrinos) de origen innato, influidos por la experiencia. Las emociones tienen una función adaptativa del organismo a lo que lo rodea. Es un estado que sobreviene súbita y bruscamente, en forma de crisis más o menos violentas y más o menos pasajeras. Cada individuo experimenta una emoción de forma particular, dependiendo de sus experiencias anteriores, aprendizaje, carácter y de la situación concreta. Algunas de las reacciones fisiológicas y comportamentales que desencadenan las emociones son innatas, mientras que otras pueden adquirirse. 78

Existen 6 categorías básicas de emociones. ™™ Miedo: Anticipación de una amenaza o peligro que produce ansiedad, incertidumbre, inseguridad. ™™ Sorpresa: Sobresalto, asombro, desconcierto. Es muy transitoria. Puede dar una aproximación cognitiva para saber qué pasa. ™™ Aversión: Disgusto, asco; solemos alejarnos del objeto que nos produce aversión. ™™ Ira: Rabia, enojo, resentimiento, furia, irritabilidad.

version diagramada.indd 78

™™ Alegría: Diversión, euforia, gratificación; da una sensación de bienestar, de seguridad. Tristeza: Pena, soledad, pesimismo. Las emociones negativas como el miedo, la aversión, la ira y la tristeza, si se presentan de manera incontrolada, podrían tener una influencia determinante en el consumo de drogas. Los jóvenes menos capaces de controlar sus emociones pueden tener mayor propensión a iniciarse en el consumo, tornándose éste en un paliativo de dicho desajuste emocional. Idealización positiva del producto La idealización positiva del producto es la asociación que se hace de los efectos del consumo y la potenciación de la actividad psicofísica, posibilidad de diversión e integración dentro del grupo de amigos. En la medida en que las drogas proporcionan a los jóvenes una serie de efectos o consecuencias que ellos consideren positiva, habrá una mayor tendencia a interpretarlas como un beneficio, por que dichos efectos se convierten en motivos de consumo. Consumo casual o circunstancial Bajo esta categoría se agrupa un conjunto de tres modalidades o formas de consumo las cuales se encuentran enmarcadas en situaciones de carácter pasajero o eventual, donde el joven no busca o no tiene la intención de establecer patrones recurrentes de consumo; no obstante, tampoco se presenta una postura de rechazo a la realización del mismo.

05-Dec-09 5:16:45 PM


Introducción y aspectos metodológicos del estudio

A modo de resumen puede entenderse este tipo de dinámica en el marco de las siguientes caracterizaciones: ™™ Consumo experimental: ensayos fortuitos, generalmente con amigos íntimos, dentro de un lapso de tiempo limitado y con un consumo total inferior a un gramo o 10 ensayos. La motivación fundamental es la curiosidad. ™™ Uso sociorecreativo: el consumo es más regular que en la categoría anterior, tiene lugar voluntariamente, entre amigos y

g

conocidos, y se busca compartir una experiencia agradable. El motivo principal de uso es la facilitación del comportamiento social, en búsqueda de efectos rápidos y pasajeros y sin consecuencias posteriores importantes. ™™ Consumo circunstancial-situacional: autolimitado y con un propósito específico, con patrones variables de cantidad consumida, frecuencia y duración.

Estructura interna de Variables e Indicadores:

ENaDPE 2009

Percepción Causa / Consumo

Percepción sobre la aceptación social del consumo

79

Percepción sobre las razones del consumo:

version diagramada.indd 79

05-Dec-09 5:16:46 PM


h Introducción y aspectos metodológicos del estudio

Percepción sobre la aceptación social del consumo

Se indaga la percepción de los y las entrevistadas en cuanto a la aceptación social que puede existir en torno al consumo de ciertas drogas, para lo cual se utiliza una escala valorativa con el siguiente rango de respuestas: • No aceptada • Poco aceptada • Medianamente aceptada • Aceptada • No sabe.

Percepción sobre las razones del consumo

Porque también los demás lo hacen

Argumentaciones:

80

Se pide a los y las entrevistadas que señalen el tipo de razones que piensen puedan incidir en el consumo de drogas, para lo cual se presenta una serie de 14 argumentaciones, de las cuales deben escoger sólo 5 de ellas. Las mismas se presentan de manera aleatoria y responden internamente a la siguiente lógica de estructuración.

•Razones vinculadas con la presión social

Por presión del grupo de amigos y compañeros de estudio Para pasarla bien con los amigos y amigas.

o de grupo

• Por rebeldía contra los padres u otras personas

•Razones vinculadas con la existencia de emociones negativas en los consumidores

• Para olvidarse de los problemas (familiares, de pareja, laborales, etc.) • Por estar viviendo momentos de rabia, tristeza, enojo, etc.

•Razones vinculadas con la existencia

de una idealización positiva sobre las drogas

• Porque se siente bien y/o se tiene una sensación de satisfacción • Para rendir más en los estudios y el trabajo, y aprovechar mejor el día • Para salir del aburrimiento • Porque no es malo si uno se sabe controlar. • Para estar a la moda

•Razones de carácter casual o circunstancial

• Por casualidad (esos momentos se dan sin necesidad de planificarlos) • Por asistir a fiestas donde se las ofrecen • Otras razones.

version diagramada.indd 80

05-Dec-09 5:16:46 PM


Introducción y aspectos metodológicos del estudio

b.2 Ficha técnica del instrumento de medición

Características generales del instrumento

La técnica de investigación utilizada en el estudio es la correspondiente a la encuesta autoaplicada. La escogencia de esta técnica responde a su comprobada pertinencia en el abordaje de población escolar, así como la viabilidad y dinamización del conjunto de procedimientos involucrados en el levantamiento de misma información.

• Es de carácter anónimo

Ello permite establecer pautas de aplicación con la presencia de un mínimo de personal supervisorio e igualmente permite la aplicación simultánea a nivel de grupos, lo cual acorta sustancialmente los períodos de recolección de datos. Esta técnica es mayormente utilizada para este tipo de estudios, en comparación con otras técnicas de abordaje “cara a cara”, como es el caso de la entrevista personalizada, en la que el encuestador administra el cuestionario. La encuesta autoaplicada deja abierta la posibilidad a que el estudiante sienta un mejor ambiente de confianza, enmarcado en su posición de anonimato, lo cual mejora sustancialmente la cantidad y calidad de la información que conoce sobre el uso y temas correlacionados con drogas. En cuanto a la relación interna del instrumento, la misma alcanza un total de 41 bloques de preguntas, los cuales refieren a un aproximado de 171 preguntas/ítem. Dicha magnitud varía en función de cada caso en particular, por cuanto las series de preguntas para quienes reportan algún tipo de consumo las hacen más extensas en comparación con los casos que no reportan consumo.

version diagramada.indd 81

g

• El número total de páginas del instrumento es de 11 • Posee una hoja/portada donde se hacen algunas

apreciaciones con miras a facilitar el llenado del instrumento, en el que se hace mención a los propósitos generales del estudio, se hace hincapié en el carácter anónimo del mismo y la necesidad de responder con sinceridad. Igualmente se hace un señalamiento sobre su forma de llenado y el procedimiento seguido para la entrega y culminación del instrumento • Para el llenado del instrumento se utilizan tres

modalidades de respuesta: selección simple (88% de las preguntas), colocando o señalando cifras (11% de las preguntas) y selección múltiple (1% de las preguntas)

81

• La aplicación del instrumento se encuentra ubicada en un

rango de tiempo que oscila entre los 35 y 45 minutos.

b.3 Período de recolección de la información. Este período en los estados se desarrolló entre el 27 de abril y el 30 de junio de 2009.

05-Dec-09 5:16:46 PM


h Introducci贸n y aspectos metodol贸gicos del estudio

82

version diagramada.indd 82

05-Dec-09 5:16:46 PM


I

Introducci贸n y aspectos metodol贸gicos del estudio

IV. RESULTADOS

version diagramada.indd 83

g

83

05-Dec-09 5:16:46 PM


h Introducci贸n y aspectos metodol贸gicos del estudio

84

version diagramada.indd 84

05-Dec-09 5:16:46 PM


Introducción y aspectos metodológicos del estudio

A

continuación se procede a realizar la presentación de los datos obtenidos en el ENaDPE, para lo cual se ha asumido una propuesta de exposición que parte de la necesidad de establecer una visión general sobre las magnitudes alcanzadas por cada una de las variables que forman parte del estudio, en cuanto a su impacto en el país. De igual forma surge la necesidad de establecer un acercamiento a las

version diagramada.indd 85

g

tendencias que pueden presentarse en ámbitos geográficos de menor envergadura; por ello se asume como criterio de análisis el poder desarrollar una línea discursiva que asuma como eje central la unidad espacial denominada Región, con lo cual se potencia la posibilidad de realizar proyecciones generales para la misma, e igualmente permita el establecimiento de comparaciones y análisis de las tendencias detectadas en cada uno de los estados que conforman una determinada región.

Región Central • Aragua • Carabobo • Distrito Capital • Miranda • Vargas

Región Los Llanos • Apure • Barinas • Guárico

Región Centro Occidental • Cojedes • Falcón • Lara • Portuguesa • Yaracuy

Región Guayana • Amazonas • Bolívar

Región Oriental • Anzoátegui • Delta Amacuro • Monagas • Nueva Esparta

Región Occidental • Mérida • Táchira • Trujillo • Zulia

85

05-Dec-09 5:16:46 PM


h Introducci贸n y aspectos metodol贸gicos del estudio

86

version diagramada.indd 86

05-Dec-09 5:16:46 PM


I

Introducci贸n y aspectos metodol贸gicos del estudio

IV. RESULTADOS

g

87

a.Datos generales

version diagramada.indd 87

05-Dec-09 5:16:46 PM


h Introducci贸n y aspectos metodol贸gicos del estudio

88

version diagramada.indd 88

05-Dec-09 5:16:46 PM


Introducción y aspectos metodológicos del estudio

a.1. Edad y sexo: Los primeros elementos a ser presentados son los referidos a la caracterización general de la población, lo cual permite generar la primera aproximación en torno a la población que participó en el estudio y los elementos que permiten establecer la lógica de respuesta en función de elementos claves como la edad, sexo y año de estudio, entre otros. Antes de presentar la información relacionada con la distribución poblacional por las variables de edad y sexo, se debe precisar que en líneas generales se contó con la participación de 74.465 jóvenes adolescentes, de los cuales se procesaron una totalidad de 73.793 instrumentos, por cuanto 672 de ellos (0,9% del total de participantes) presentaban deficiencias u omisiones de información que impedían su incorporación al análisis estadístico. Sexo En cuanto al de género, se presentó una distribución nacional donde el 52,9% de la población pertenecía al sexo femenino (39.027 jóvenes) y el 47,9% al masculino (34.766 jóvenes). En cada una de las seis regiones se mantuvo la misma relación femenino/masculino de distribución de participantes, teniendo la variación más significativa en la Región Guayana, donde la población masculina alcanzo el 50,2%. No obstante en líneas generales se cuenta con una distribución muy homogénea a nivel de las distintas regiones, tal como puede observarse a continuación:

version diagramada.indd 89

Región Central

g

53,7% femenino y 46,3% masculino

Región Centro Occidental 53,2% femenino y 46,8% masculino Región Occidental

53,3% femenino y 46,7% masculino

Región Los Llanos

51,7% femenino y 48,3% masculino

Región Guayana

49,8% femenino y 50,2% masculino

Región Oriental

52,7% femenino y 47,3% masculino

Dentro de las magnitudes alcanzadas en los estados destacan por su participación femenina los casos de Sucre con 54,5%, Delta Amacuro con 56,5% y Miranda con 56,1%. Edad La distribución de los grupos poblaciones en función de la edad reportada en el instrumento ofrece un escenario donde el 73,4% de los y las participantes ubican su edad en el rango que va desde los 13 a los 16 años, concentrandose mayormente entre los 14 y 15 años (39,7%). En cuanto al restante 26,6% se obtuvo una participación del 8,9% para las edades menores a los 12 años y del15,4% para las de 17 y más años. Este tipo de distribución por grupos etarios permite establecer un buen equilibrio en cuanto al tipo de información recolectada, ya que la misma no se encuentra signada por las tendencias características de los grupos de edades más extremas, por cuanto a menor edad es de esperarse patrones de consumo muy moderados o inexistentes, y de igual forma, a mayor edad se obtendrán (hablando de tendencias) patrones de consumo más acentuados.

89

05-Dec-09 5:16:46 PM


h Introducción y aspectos metodológicos del estudio

Los elementos de mayor relevancia para la distribución por edad apuntan a una distribución homogénea de los grupos poblacionales en cada una de las regiones, lo cual reafirma la posibilidad de poder establecer análisis comparativos a partir de dicha variable. De igual forma los datos referidos a la distribución de edad y sexo muestran a una población con estructuras muy similares entre la población femenina y masculina, siendo el

elemento de mayor relevancia la presencia de cierta tendencia en la población femenina a ubicarse de manera algo más acentuada en los grupos de edades inferiores a los 15 años. Dicha relación se invierte al sobrepasar el rango de edades de los 15 años y se presenta una diferencia porcentual más acentuada en la población masculina.

90

version diagramada.indd 90

05-Dec-09 5:16:47 PM


Introducción y aspectos metodológicos del estudio

a.2. Nivel educativo: Los datos referidos al año de estudio reportan inicialmente una relación general de planteles públicos y privados en donde se tiene una proporción de 21,5% de planteles privados y 78,5% de planteles públicos, en concordancia con la forma en que está distribuido el espectro educativo, marcado por una mayor cobertura escolar desde el sector público. De igual forma debe señalarse que la estructura de análisis de los datos obtenidos en el ENaDPE se centra de manera general en el establecimiento de las tendencias y proyecciones estadísticas a partir de las variables edad, sexo y año de estudio (para cada uno de los distintos ámbitos territoriales), por lo que fue de suma importancia contar esta participación de población escolar ubicada en ambos sectores educativos. No obstante, ante la presencia de tendencias con elementos homogéneos entre ambas poblaciones se optó por presentar los resultados estadísticos de manera consolidada. En cuanto a la distribución de la población en función de los años de estudio se tiene que, tanto en el sector público como en el privado, se obtuvo una representación estándar donde se promedió 18,9% de representación poblacional en cada uno dichos años, de estudio que van desde primer año (séptimo) a quinto. Situación especial se presentó en el sexto año, donde la cobertura interna sólo alcanzó un 0,4% en la escala nacional, lo cual tiene su explicación en los siguientes aspectos: ™™ Situación de pasantías: El sexto año forma parte del ciclo profesional (del bachillerato) y como tal posee una dinámica de

version diagramada.indd 91

g

estudio que implica la realización de pasantías, que se ubican principalmente en los últimos meses del año académico. Por tal situación se hizo extremadamente difícil poder contactar a esta población al momento de aplicación del instrumento diagnóstico. ™™ Retraso en los lapsos asignados para la aplicación del instrumento: Para el desarrollo del ENaDPE se tenía previsto un cronograma inicial de trabajo que implicaba un proceso de aplicación del instrumento a partir del mes de febrero. No obstante, debido a procesos de negociación entre las instituciones involucradas y a la necesaria coordinación entre ellas, se generó un retraso que si bien no afectó el proceso de recolección de datos para los niveles de primero a quinto año, tuvo repercusiones para las secciones correspondientes al sexto año, las cuales se encontraban mayoritariamente en proceso de pasantías.

91

Este tipo de situación generó una disyuntiva sobre la presentación de los datos obtenidos para este grupo poblacional, por cuanto el mismo no se encuentra representado en todos los estados participantes del estudio y su relación proporcional es sumamente reducida. No obstante, se asume críticamente la presentación de los datos y proyecciones estadísticas, en función de la necesaria consideración del aporte ofrecido por este grupo de estudiantes quienes participaron de la dinámica de aplicación del instrumento. e Igualmente, dicho aporte resulta valido para la comprensión de las dinámicas de consumo en dichos grupos poblacionales.

05-Dec-09 5:16:47 PM


h Introducción y aspectos metodológicos del estudio

En este orden de ideas debe entenderse que el ejercicio de análisis de las distintas tendencias, patrones de consumo y variables abordadas, realizado a partir del año de estudio, presenta una estructura interna que permite su comparación en de cada uno de los 24 estados, las seis regiones y el total nacional. No obstante,

para el caso concreto del sexto año del ciclo profesional, las cifras presentadas tendrán un carácter “referencial” sobre las dinámicas presentes y estará circunscrito sólo al total alcanzado, por lo que no se realizan comparaciones por estados.

92

version diagramada.indd 92

05-Dec-09 5:16:47 PM


Introducción y aspectos metodológicos del estudio

a.3. Estructura familiar: El abordaje de la estructura familiar apunta (en el marco del presente estudio) a la relación existente entre la definición y caracterización de los miembros que la conforman y la cantidad total de personas en cada grupo familiar. Esta información es obtenida al preguntarse sobre el grupo de personas con las que convive el o la estudiante, al momento de la aplicación del instrumento de medición. Para el desarrollo del análisis referido a los grupos familiares se utiliza la siguiente clasificación: • Familia nuclear Constituida por la madre, el padre y los hijos. Internamente puede dividirse en: ™™ Familia nuclear biparental: Integrada por el padre y la madre, con uno o más hijos. ™™ Familia nuclear monoparental: Integrada por uno de los padres y uno o más hijos. • Familia extendida Integrada por una pareja o uno de sus miembros, sus hijos, y por otros miembros, parientes o no parientes.

version diagramada.indd 93

g

Tipo de estructura familiar Los datos obtenidos señalan la presencia de una estructura familiar en donde el 69% de la población entrevistada convive bajo una estructura de familia con base biparental y su conformación básica implica la presencia de las figuras paternas y maternas, (dentro de ella son considerados los casos con presencia de madrastra o padrastro), lo cual se traduce en una mayor probabilidad de contar con refuerzos a los factores de protección desde la articulación de ambos roles. Evidentemente la presencia de las dos figuras paternas (por sí solas) no implica necesariamente un mejor manejo de información u orientación en materia de prevención. No obstante se hace más probable la existencia de dinámicas relacionales donde, al menos, alguno de los padres pueda tener un rol más proactivo en caso de existir factores de riesgo. De igual forma se hizo evidente la presencia de una estructura familiar con carácter monoparental, la cual se ubicó en un 24,3%. Este tipo de estructura familiar puede llegar a ser más sensible ante la existencia de factores de riesgo, por cuanto la dinámica social del jefe de familia conlleva la labor se sostenimiento económico del hogar, lo que se traduce en una merma en la relación calidad/ cantidad del tiempo dedicado a la orientación preventiva. Más acentuada es la situación vivenciada por la mujer, ya que en su rol de madre, en esta estructura, alcanza a cubrir el 86,8% de los casos monoparentales lo que es igual a una relación donde el 21,1% de los hogares cuenta sólo con la figura materna y el 3,2% sólo con la figura paterna.

93

05-Dec-09 5:16:47 PM


h Introducción y aspectos metodológicos del estudio

En cuanto a la estructuración interna de las categorías referidas a familia nuclear y familia extendida, se presentó la siguiente dinámica: • Familia nuclear: el 75,5% de la población convive bajo una estructura de familia nuclear, sin la presencia de otros familiares: ™™ El 57,4% de los hogares son de carácter biparental y cuentan con la figura materna y paterna.

94

™™ El 17% de los hogares son monoparentales, con el 14,8% de figura materna y 2,3% de paterna. Este tipo de hogares puede a llegar a tener una tendencia más alta de susceptibilidad ante situaciones que requieran de orientación e información a los hijos, por cuanto el rol de jefe de familia suele estar altamente concentrado en la función de sostenimiento del hogar y se carece de otros actores familiares que puedan suplir dicha función de orientación, recayendo ésta normalmente sobre el mayor de lo(a)s hija(o)s. • Familia extendida: para este tipo de hogares donde

se hacen presente otras personas (familiares o no), la magnitud alcanzada fue del 18,9%. El 11,6% de los grupos familiares se encuentran estructurados bajo la denominación “extendida nuclear”, la cual hace referencia a la pareja de padres, hija(o)s y otros familiares. El 7,3% posee una estructura “extendida monoparental”, caracterizada por la presencia de sólo uno de los padres. A

version diagramada.indd 94

diferencia de la situación vivenciada por las familias nucleares monoparentales, en este caso se cuenta con otros actores del entorno familiar que pueden asumir ciertos roles proactivos de prevención, los cuales suelen estar vinculados a la presencia de los abuelos como actor principal. No obstante el tema referido a la calidad de la participación, comunicación y prevención de este segmento del grupo familiar no forma parte de las variables abordadas por el estudio. El 5,9% de la población estudiantil reporta convivir en familias de tipo “extendida complementaria”, caracterizadas por la ausencia de la pareja de padres, y haciendo de cada caso en particular una situación distinta con respecto a la conformación de actores. Elementos de la dinámica familiar En cuanto a la conformación de los distintos grupos familiares destaca la presencia de la figura materna en 90,5% de los hogares “datos generales”: 3, mientras que la figura paterna se encuentra en 73,9%. Estas cifras se presentan con una tendencia homogénea en cada una de las regiones y son muy leves las variaciones entre ellas. De manera general se puede observar una dinámica que marca la existencia de 24,3% de hogares o familias con estructura monoparental, con un comportamiento en los estados donde se hace más acentuada tal situación en Vargas, donde la magnitud se eleva a un 27,5%, seguido del Distrito Capital con 27,1% y Aragua con 26%. En segunda instancia se encuentra un conjunto de cuatro estados que presentan magnitudes superiores al 25,5%, ellos son Yaracuy (25,9%), Portuguesa (25,7%) y Nueva Esparta (25,6%).

05-Dec-09 5:16:47 PM


Introducción y aspectos metodológicos del estudio

Si bien este dato no implica necesariamente la existencia de hogares con mayor presencia de factores de riesgo, es evidente la presencia de una dinámica familiar en donde el rol materno desempeña una importante labor al frente del grupo familiar y el mismo se ve afectado por el sostenimiento económico del mismo.

g

comprensión de la dinámica y estructura familiar presente en cada tipo de dependencia nacional, por cuanto ello permite generar acciones que logren adaptase a las mismas y potencien la capacidad de prevención en cada una de estas realidades. Así, por ejemplo, en cuanto a la estructuración por región se tiene que:

95

a.4. Cantidad de personas con las que convive: Sobre la cantidad de personas con las que convive la población estudiantil puede apreciarse una estructura general donde los grupos familiares se concentran de manera marcada en una cifra de 4 a 6 personas, alcanzando dicha cifra un 56% de los señalamientos. En segunda instancia se ubica con un 17,6% la cantidad de 7 a 9 personas. En tercera instancia se señala la convivencia con 2 o 3 personas (12,3%). En el marco de los elementos que permiten el direccionamiento de estrategias de prevención toma principal importancia la

version diagramada.indd 95

™™ Región Central y región Los Llanos: para estas regiones se presenta una dinámica de estructura familiar que promedia 69,5% en la concentración de miembros familiares en un rango que oscila entre 2 y 6 personas, mientras que para rangos superiores (7 o más personas) se señala 21,3%. ™™ Región Centro Occidental y región Oriental: esta dupla de regiones presenta elementos que apuntan hacia pequeñas variaciones en la estructuración de los grupos familiares, donde se perfila un leve descenso en el rango que oscila entre 2 y 6 personas, el cual se ubica en 68,5%, y a su vez el rango

05-Dec-09 5:16:47 PM


h Introducción y aspectos metodológicos del estudio

referido a cantidades superiores a las 7 personas se presenta con 23,3%. ™™ Región Occidental y región Guayana: al igual que en el caso anterior, la relación de estructura familiar sigue marcando una tendencia más acentuada a disminuir las magnitudes en el rango de 2 a 6 personas (64%) e incrementar el rango referido a cantidades superiores a las 7 personas, el cual alcanza un topo máximo de 28,4%. En este caso en particular, las tendencias reportadas por la región de Guayana refieren magnitudes de hasta 33,5% para el rango superior a 7 personas en el estado Amazonas y de 28,4% en el estado Bolívar. Por su parte la Región Occidental ubica sus magnitudes más altas en el estado Zulia, donde dicho rango alcanza un 32,6%

a.5. Expectativas y situación de estudio 96

que apunta a la detección de elementos que puedan ofrecer información relativa a la existencia de estrés escolar, vinculado a las expectativas de logro académico, con lo cual se impulsa el abordaje de una dimensión de información con alta implicación en la conformación de los factores de riesgo. La construcción del conjunto de variables referidas a la relación de expectativas de estudio parte de la instrumentación de un concepto comúnmente conocido como “estrés”, que en líneas generales es evidenciado cuando una persona se encuentra sometida a una situación en donde se tiene que afrontar demandas ambientales que sobrepasan sus recursos, de forma que percibe que no puede solucionarlas de forma efectiva. Se trata por lo tanto de un proceso dinámico e interactivo. “La falta de predecibilidad, la incertidumbre y la falta de habilidades o conductas de afrontamiento constituyen elementos definitorios esenciales de las situaciones de estrés” Seligman, 1975.

El tema vinculado con las expectativas y situación de estudio se encuentra orientado desde una óptica metodológica

version diagramada.indd 96

05-Dec-09 5:16:48 PM


Introducción y aspectos metodológicos del estudio

Las respuestas básicas ante estas situaciones presentan una serie de alternativas, las cuales se enmarcan en tres tipos de acciones: El afrontamiento, la huida o la pasividad. De hecho, el tipo de estrategias que se empleen y las estructuras fisiológicas implicadas, así como los posibles trastornos psicofisiológicos que puedan generarse, dependerán en parte de las conductas que se pongan en práctica (labrador y crespo, 1993). La exposición a situaciones adversas incontrolables tiene como consecuencia la aparición de déficit motivacionales (disminución de respuestas), emocionales (estados emocionales negativos, úlceras de estomago, debilitamiento del funcionamiento del sistema inmunológico, etc.) y cognitivos (expectativas de incontrolabilidad y desesperanza).

relación con el resultado esperado, que implica una estimación del o la estudiante sobre determinada conducta y su relación para alcanzar determinado resultado, y por el otro la expectativa de autoficiencia, como la convicción de que uno puede ejecutar con éxito la conducta requerida para producir los resultados.

Por su parte, el estrés escolar es entendido como la sobrecarga emocional que sufre el estudiante en algunos momentos del ciclo escolar, el puede estar vinculado al fracaso o abandono de la escuela y al bajo rendimiento académico. Estudios realizados en torno a la relación de consumo de drogas en el ámbito escolar señalan que los adolescentes con mayor riesgo de verse afectados por el uso de drogas tienden a mostrar un mayor desapego respecto al entorno escolar, actitudes negativas y poca motivación para adaptarse al marco normativo escolar, así como a mantener bajas expectativas respecto a sus logros académicos y a percibir al estudio como poco útil o relevante (Castro, 2001; Díaz, Arellánez y Martínez, 2002; Díaz y García, 2006; Díaz et al., 2007).

a.5.1 Expectativa sobre aprobación del año escolar

Ante la diversidad de variables que entran en juego, se optó por establecer una estrategia de abordaje a este tema desde una perspectiva centrada en las expectativas de estudio, entendida ésta desde dos tipos de acciones: por un lado su

version diagramada.indd 97

g

La variable “expectativa de logro académico” ha sido estructurada a partir de tres escenarios donde se indaga sobre la percepción existente en cuanto al éxito en aprobar el año escolar, graduarse de bachiller o técnico medio y entrar a la educación superior. Dicha tríada permite hacer un acercamiento general a la situación en que se encuentra la relación estrés–expectativas.

• Percepción con elementos de fortaleza

El 69% de la población alude a la existencia de una alta probabilidad de aprobar el año escolar que se encuentra cursando en la actualidad, lo cual habla de la presencia de una buena relación entre las expectativas creadas respecto a la situación de estudio para el año escolar en curso y la presencia de una sólida percepción respecto a la autoeficiencia requerida para su logro. Para estos grupos se asume la existencia de niveles bajos en su relación de estrés escolar (en cuanto a logro académico) por cuanto se sienten seguros de alcanzar una meta, la cual posee mayor empoderamiento en el sector femenino, donde su magnitud alcanza 74,4% y 62,9% en el masculino.

97

05-Dec-09 5:16:48 PM


h Introducción y aspectos metodológicos del estudio

• Percepción con elementos de debilidad

Para el 31% de la población la relación de expectativas de culminar el año escolar se presenta con una serie de elementos que dejan entrever la existencia de situaciones que afectan su visión de éxito, e igualmente, presenta señales de dudas, miedos o inseguridad, en torno a su percepción respecto a la autoeficiencia requerida para el logro del objetivo. A lo interno de este tipo de percepción puede evidenciarse la presencia de un 14% de respuestas ubicadas en un rango medio de debilidad, estando conformadas por quienes se ven reflejados en la expresión “Medianamente probable”. La situación más aguda es la presentada por un 13,7% de la población para la cual su situación de logro académico es percibido en el marco de una fuerte debilidad de la relación

logro/autoeficiencia y presenta una tendencia interna con mayor incidencia en la población masculina, la cual ubica el dato en 15,7%, vs 11,9% en el caso femenino. Para este último segmento de la población es previsible esperar ciertos niveles de estrés (aun cuando dicha situación se encuentra articulada a otras variables) que incrementan su situación de riesgo en materia de drogas. En este sentido debe señalarse que dicha situación de riesgo afecta por igual a toda la población escolar y la misma encuentra una expresión numérica en las magnitudes alcanzadas en las prevalencias de consumo. No obstante, esta relación de estrés implica la existencia de ciertos factores que podrían incidir en un mayor incremento de la prevalencia de consumo para quienes presentan esta situación.

98

version diagramada.indd 98

05-Dec-09 5:16:48 PM


Introducción y aspectos metodológicos del estudio

• Dinámica regional

Percepción con elementos de fortaleza En las regiones puede observarse cómo se presenta una tendencia general a ubicar su probabilidad de aprobación en el rango correspondiente a elementos de fortaleza con las siguientes magnitudes: ™™ Región Centro Occidental: (73,1%) ™™ Región Occidental: (69,7%) ™™ Región Oriental: (68,6%) ™™ Región Guayana: (68%) ™™ Región Los Llanos (67,6%) ™™ Región Central: (67,1%)

version diagramada.indd 99

Entre las características más resaltantes se encuentra la magnitud alcanzada en la Región Centro Occidental, donde se alcanzó 73,1%, e igualmente presentó una estructura interna por sexo del 77,7% para la población femenina y un 67,9% para la masculina. Por estados el tope máximo fue alcanzado en Lara con 76,6%.

g

99

Percepción con elementos de debilidad Para este tipo de variables resultados: ™™ Región Central: ™™ Región Los Llanos ™™ Región Guayana:

se presentaron los siguientes (32,9%) (32,4%) (32%)

05-Dec-09 5:16:48 PM


h Introducción y aspectos metodológicos del estudio

™™ Región Oriental: (31,4%) ™™ Región Occidental: (30,3%) ™™ Región Centro Occidental: (26,9%) La estructura interna por sexo marca una tendencia general a concentrar un mayor porcentaje de elementos de debilidad en la población masculina, estando los casos más acentuados en los estados Vargas (36,3% general y 41,3% masculina), Táchira (35,1% general y 42,5% masculina), Delta Amacuro (34,4% general y 43,2% masculina), Miranda (33% general y 40,1% masculina), Sucre (32,9% general y 41,9% masculina) y Carabobo (32,2% general y 40,6% masculina). a.5.2 Expectativa sobre probabilidad de graduarse de bachiller • Percepción con elementos de fortaleza

100

version diagramada.indd 100

eleva al 76,5%, y presenta una relación interna en donde la población femenina ubica su rango de respuesta en 81,3%, y la masculina en 71,1%. Ello habla de la existencia de dos realidades: por un lado la consolidación de una posición de autorrealización, la cual viene demarcada por 69% de quienes asumían su posibilidad de aprobar el año escolar y ratifican dicha percepción con la posibilidad de verse culminando sus estudios; por el otro se observa cómo un 7,5% de quienes presentaban elementos de debilidad plantean una posición de afrontamiento de la realidad que los rodea y aun cuando su posibilidad de aprobar el año escolar sea débil, se visualizan en la consecución del logro. La contraparte de este último elemento se encuentra en la posible relación de estrés que pueda generarse de no subsanar las razones que (desde su punto de vista) ponen en riesgo la aprobación del año escolar.

El porcentaje de estudiantes que describen elementos de fortaleza en la visualización de este logro académico se

05-Dec-09 5:16:48 PM


Introducción y aspectos metodológicos del estudio

• Percepción con elementos de debilidad

• Dinámica regional:

El 21,6% de la población percibe dificultades para verse culminando sus estudios de bachillerato, con una magnitud del 12% de respuestas ubicadas en un rango medio de debilidad. Para este mismo rango se observa una diferencia sustancial entre la población femenina, que lo expresa en el 8% de los casos, y la población masculina, la cual prácticamente la duplica la misma y se ubica en 15,4%. Este elemento ratifica la presencia de elementos de riesgo que se encuentran afectando la relación logro/autoeficiencia de la población y parece estar incidiendo de manera más acentuada en las expectativas de la poblaci��n masculina y traduciéndose en procesos cargados de estrés.

Percepción con elementos de fortaleza

g

En cuanto al posicionamiento a nivel de las regiones, se obtuvo una tendencia general a ubicar su probabilidad de aprobación en el rango correspondiente a elementos de fortaleza y presentando las siguientes magnitudes: ™™ Región Centro Occidental: 80,8% ™™ Región Los Llanos 77,3% ™™ Región Central: 76,2% ™™ Región Occidental: 75,3% ™™ Región Guayana: 75,1% ™™ Región Oriental: 74% 101

version diagramada.indd 101

05-Dec-09 5:16:48 PM


h Introducción y aspectos metodológicos del estudio

Este resultado ratifica la tendencia obtenida anteriormente por regiones como la Centro Occidental, donde se alcanza la mayor percepción de fortaleza (80,8%), e igualmente presentó una estructura interna por sexo de 85,1% para la población femenina y un 76% para la masculina. De igual forma se reafirma la dinámica de respuesta del estado Lara, donde se alcanza un tope de 83,5%. Percepción con elementos de debilidad

102

Esta relación de percepción se presenta con perfiles de cierta homogeneidad donde las tendencias se ubican en un rango que va desde el 19,2% hasta el 26%, tal como se presenta a continuación: ™™ Región Oriental: 26% ™™ Región Guayana: 24,9% ™™ Región Occidental: 24,7% ™™ Región Central: 23,8% ™™ Región Los Llanos 22,7% ™™ Región Centro Occidental: 19,2% En cuanto a las tendencias reportadas en cuanto cada uno de los estados, la mayor incidencia de los elementos de debilidad se alcanza en dependencias como Amazonas (29% general y 33,4% masculina), Táchira (28,1% general y 33,7% masculina), Delta Amacuro (27,1% general y 36,1% masculina) y Sucre (27,1% general y 33,3% masculina)

a.5.3 Expectativa sobre ingreso a la educación superior Percepción con elementos de fortaleza El caso correspondiente a la expectativa de ingresar en la educación superior, si bien ofrece información sobre las expectativas de estudio de la población, se encuentra enmarcada dentro de varias condicionantes que pueden estar vinculadas a elementos propios de la carencia o distorsión de una elección concreta sobre tal opción educativa. No obstante, con la posibilidad de seleccionar ciertos rangos de respuesta se debería reflejar tal situación, como por ejemplo, la opción “No pienso ingresar” o “No sabe”. Ello permite la diferenciación entre los elementos de debilidad y la presencia de otras opciones de vida. En este orden de ideas se presenta una estructura de respuesta donde el 65% del estudiantado asume positivamente la posibilidad de ingresar a la educación superior y, por consiguiente, sentirse capaz de hacerle frente. Al igual que con las preguntas anteriores se tiene que la población femenina mantiene una expectativa más alta (71%) que la masculina (58%). Percepción con elementos de debilidad Los elementos que apuntan a la existencia de debilidades poseen una lectura algo diferente, en donde se hace hincapíe en dos tipos de situaciones: la primera de ellas está relacionada con el no saber si se proseguirán estudios, lo cual está relacionado con la presencia de elementos que pudieran

version diagramada.indd 102

05-Dec-09 5:16:49 PM


Introducción y aspectos metodológicos del estudio

expresar situaciones de indecisión, dudas o temores (por el otro lado, hay un rango de respuesta que expresa la decisión de no ingresar), con una considerable posibilidad de estar enmarcada en situaciones de estrés. A modo de precisión sobre el dato se hizo el cálculo correspondiente a su impacto en cada año escolar, por cuanto el análisis de esta relación de riesgo debe orientarse a la búsqueda de información en los últimos años de estudio. Al final se obtuvo una relación

g

donde el 5,8% de los estudiantes de 4to, 5to y 6to expresan no saber si tienen posibilidad de ingresar en la educación superior, estando más acentuada la relación para la población masculina, la cual lo señala en el 7,3% de los casos. Para el segmento referido a mediana posibilidad a ingresar, se obtuvo una relación del 18,6% para la población de estos tres últimos años escolares, con 23,6% para el sector masculino y con 18,9% para el femenino.

103

version diagramada.indd 103

05-Dec-09 5:16:49 PM


h Introducci贸n y aspectos metodol贸gicos del estudio

104

version diagramada.indd 104

05-Dec-09 5:16:49 PM


I

Introducci贸n y aspectos metodol贸gicos del estudio

g

Serie est谩distica de los datos generales:

DG version diagramada.indd 105

105

05-Dec-09 5:16:49 PM


h Introducci贸n y aspectos metodol贸gicos del estudio

106

version diagramada.indd 106

05-Dec-09 5:16:49 PM


Introducci贸n y aspectos metodol贸gicos del estudio

g

a. Datos Generales Total Regional

a.1 Edad: Total Regional

107

version diagramada.indd 107

05-Dec-09 5:16:49 PM


h Introducci贸n y aspectos metodol贸gicos del estudio

108

version diagramada.indd 108

05-Dec-09 5:16:50 PM


Introducci贸n y aspectos metodol贸gicos del estudio

g

a.2 Nivel Educativo: Total Regional

109

version diagramada.indd 109

05-Dec-09 5:16:50 PM


h Introducci贸n y aspectos metodol贸gicos del estudio

110

version diagramada.indd 110

05-Dec-09 5:16:50 PM


Introducci贸n y aspectos metodol贸gicos del estudio

g

a.3 Estructura Familiar: Total Regional

111

version diagramada.indd 111

05-Dec-09 5:16:51 PM


h Introducci贸n y aspectos metodol贸gicos del estudio

112

version diagramada.indd 112

05-Dec-09 5:16:51 PM


Introducci贸n y aspectos metodol贸gicos del estudio

g

a.4 Cantidad de personas con las que convive: Total Regional

113

version diagramada.indd 113

05-Dec-09 5:16:51 PM


h Introducci贸n y aspectos metodol贸gicos del estudio

114

version diagramada.indd 114

05-Dec-09 5:16:51 PM


Introducci贸n y aspectos metodol贸gicos del estudio

g

a.5 Expectativa y situaci贸n de estudio: Total Regional a.5.1 Probabilidad de aprobar el a帽o escolar:

115

version diagramada.indd 115

05-Dec-09 5:16:52 PM


h Introducci贸n y aspectos metodol贸gicos del estudio

116

version diagramada.indd 116

05-Dec-09 5:16:52 PM


Introducci贸n y aspectos metodol贸gicos del estudio

g

a.5.2 Probabilidad de graduarte:

117

version diagramada.indd 117

05-Dec-09 5:16:52 PM


h Introducci贸n y aspectos metodol贸gicos del estudio

118

version diagramada.indd 118

05-Dec-09 5:16:53 PM


Introducci贸n y aspectos metodol贸gicos del estudio

g

a.5.3 Probabilidad de ingresar a la educaci贸n superior:

119

version diagramada.indd 119

05-Dec-09 5:16:53 PM


h Introducci贸n y aspectos metodol贸gicos del estudio

120

version diagramada.indd 120

05-Dec-09 5:16:53 PM


I

Introducci贸n y aspectos metodol贸gicos del estudio

IV. RESULTADOS

g

121

b. Perfil de participaci贸n social y actividad laboral

version diagramada.indd 121

05-Dec-09 5:16:53 PM


h Introducci贸n y aspectos metodol贸gicos del estudio

IV. RESULTADOS Perfil de participaci贸n social y actividad laboral

122

version diagramada.indd 122

05-Dec-09 5:16:53 PM


Introducción y aspectos metodológicos del estudio

E

n el marco de los elementos que fungen como factores de protección ante el consumo de drogas, se presenta una clara relación entre el perfil de participación social de la población joven y la incidencia de las prevalencias de consumo en la misma. Así tenemos que los distintos estudios internacionales arrojan datos que demuestran una mayor tendencia a incrementar las incidencias o magnitudes de las prevalencias de consumo para aquella población con un perfil bajo de actividad social (sea ésta de carácter cultural, deportiva, asociativa y religiosa, entre otras), llegando a presentar tasas de consumo que pueden hasta duplicar la prevalencia de determinado segmento poblacional. Caso distinto ocurre con la situación laboral que puedan estar presentando los y las estudiantes, ya que a diferencia de la participación, como elemento de impulso de los factores de protección desde la perspectiva de la incidencia positiva de dichas redes sociales, la actividad laboral puede presentar o ser expresión de la existencia de ciertas cargas o nivel de estrés que pueden llegar a incidir en la situación de riesgo/consumo. Evidentemente no con ello se quiere signar la actividad laboral como elemento negativo per se, más bien se intenta comprender el marco referencial de la misma y apuntalar la noción de integralidad, en la cual toda actividad laboral que involucre a la población estudiantil debe brindar las mejores condiciones que permita aminorar el riesgo vinculado al desarrollo de la misma. A continuación se hará una presentación de los perfiles encontrados en el estudio:

version diagramada.indd 123

g

b.1. Participación sociocultural Para el abordaje del tema relativo al perfil de participación sociocultura se estableció un conjunto de preguntas que indagaban sobre la participación en dos ámbitos de acción: • Actividades extra cátedra: con el que se busca conocer el grado de actividad socio-cultural desarrollada en el entorno educativo, a través del desarrollo de actividades en las cuales normalmente se participa de manera voluntaria y se permite la interacción entre el estudiantado, en el marco de un tipo de actividad que conlleva de manera primordial la integración grupal, consolidación de redes de apoyo (entendida ésta como la solidaridad interpersonal) y mejoramiento en la calidad del uso del tiempo libre, lo que permite extender la acción educativa del plantel más allá de las actividades ordinarias de clases.

123

• Actividades comunitarias: dirigido al levantamiento de información sobre las modalidades de actividades que se desarrollan en el espacio comunitario, e igualmente a complementar la visión general sobre la manera en que la población se involucra en acciones y actividades que representan o que normalmente se encuentran vinculadas al mejoramiento de los factores de protección, debido al alto impacto que se genera a partir de una utilización efectiva del tiempo libre, además de los beneficios antes mencionados.

05-Dec-09 5:16:53 PM


h Introducción y aspectos metodológicos del estudio

Estas dos dimensiones de participación permiten establecer un perfil general sobre la modalidad y tipo de acciones desarrolladas, e igualmente ofrecen la oportunidad de acercarse a la cotidianidad de las acciones de la población adolescente, lo que permitirá generar acciones preventivas que tomen en cuenta y se adapten mejor a esta dinámica social. A lo interno de la estructura de preguntas se podrá diferenciar dos categorías de actividades: una relacionada con la participación en el marco de actividades permanentes, lo cual hace de ellas un elemento de fortaleza en la concreción de ciertos factores de protección, y otra de carácter esporádico o eventual que, si bien logran aglutinar a parte de la población en torno a un tema o acción, su posibilidad de impacto (cuando nos referimos al ámbito de la prevención) depende de su concatenación con otras dimensiones o dinámicas sociales, por lo que pudiesen ubicarse como acciones de impacto medio. 124

b.1.1 Actividades extra cátedra

En cuanto a su incidencia por género, se tiene que, en líneas generales, la población masculina encuentra en el deporte la actividad lúdica y recreativa de mayor peso en las distintas opciones de actividad extra cátedra, concentrando hasta 49,1% de los estudiantes. Para el sector femenino dicha actividad concentra hasta un máximo del 29,9%, más no resulta ser la actividad de mayor demanda de esta población. • Actividades culturales

El desarrollo de actividades culturales posee su mayor área de interés en las acciones de tipo eventual donde se alcanza hasta 31,6% de participación, siendo del 28,5% para el sector masculino y de 34,4% para el femenino. Adicionalmente puede apreciarse cómo la participación formal y permanente en actividades culturales convoca la asistencia, muy homogénea, del 19,9% de toda la población.

En el marco de este tipo de actividades se presentan los siguientes resultados: • Actividades deportivas

La actividad deportiva surge como el área de mayor interés para la población estudiantil, ya que logra agrupar a más del 38% de la misma. Igualmente presenta un poder de convocatoria que resulta eficiente tanto para la práctica formal de algún tipo de disciplina (38,4%) como el desarrollo de actividades eventuales donde aproximadamente se alcanza la misma magnitud (38,3%).

version diagramada.indd 124

05-Dec-09 5:16:53 PM


Introducci贸n y aspectos metodol贸gicos del estudio

g

125

version diagramada.indd 125

05-Dec-09 5:16:54 PM


h Introducción y aspectos metodológicos del estudio

• Participación en agrupaciones

El desarrollo de actividades desde agrupaciones estudiantiles logra aglutinar a 19,9% del estudiantado, convirtiéndose en una opción llamativa para ambos sexos (20,5% femenino y 19,3% masculino) con ciertas condiciones que permiten pensar en un impacto positivo en la consolidación de factores de protección por cuanto dichas formas de organización suelen contar con la colaboración y/o asesoría de algún docente del plantel, de la comunidad educativa, etc., lo cual dota a la organización de fortalezas operativas e igualmente, suele requerir de permanencia en el tiempo, por lo que sus acciones forman parte de la dinámica del plantel educativo y permite la consolidación de las redes de solidaridad entre sus miembros.

b.1.2 Actividades comunitarias El desarrollo de actividades en los entornos comunitarios posee una tendencia de participación muy similar a las obtenidas en el ámbito educativo y traducen una lógica de inversión del tiempo libre, lúdico o recreativo, que apuntala a la actividad deportiva como la principal opción para la población estudiantil. Adicionalmente, se presenta una gama variada de acciones que permiten canalizar el interés e inquietud de otros sectores de la población, de la forma siguiente: • Actividades deportivas

Este tipo de actividad mantiene su relación de interés por parte de la población, la cual señala su práctica en un 38,5%

126

version diagramada.indd 126

05-Dec-09 5:16:54 PM


Introducción y aspectos metodológicos del estudio

de los casos. Se mantiene una tendencia a la participación de este tipo de actividades sea de manera formal (38,5%) o informal (36,2%). El elemento característico para este tipo de actividad resulta ser la alta concentración de población masculina en su desarrollo, alcanzando hasta un 51,5% su dimensión formal y 48,5% en la eventual. De igual forma, para la población femenina resulta llamativa la posibilidad de practicar alguna disciplina deportiva; no obstante, su porcentaje es menor en relación con la masculina y se ubica en 26,9% en su dimensión formal y 25,3% en la eventual.

g

• Actividades culturales

Las actividades culturales mantienen su relación de interés en la selección de participación para el 26,1% del estudiantado que lo realiza de manera eventual, así como para el 19,2% que se encuentra involucrado en este tipo de actividades desde las agrupaciones de carácter cultural. En relación con el interés que genera para la población, se mantiene la misma relación homogénea en donde población femenina y masculina expresan magnitudes muy similares de participación. • Participación en agrupaciones

En gran medida, la participación en agrupaciones u organizaciones de ámbito comunitario suele concentrar a 127

version diagramada.indd 127

05-Dec-09 5:16:54 PM


h Introducción y aspectos metodológicos del estudio

un importante número de estudiantes, en acciones que se orientan más al eje cultural y religioso, siendo una de las principales alternativas para el 22,8% de la población, la cual presenta una tendencia similar para ambos sexos. b.1.3 Magnitudes vinculadas con la “No participación” En líneas generales, puede observarse cómo la caracterización de las actividades y formas de participación de la población estudiantil asume ciertos patrones similares (con pequeñas variaciones internas para cada estado) que se irradian a todo el país, lo cual implica importantes segmentos de la población vinculada con la actividad deportiva, cultural, recreativa, etc. Sin embargo, se presenta una dinámica social que lleva a un número importante de estudiantes a excluirse o alejarse de este tipo de actividades. 128

Distintos estudios, realizados en torno a los factores de riesgo asociado con el consumo de drogas en la población adolescente, apuntan a la existencia de una relación con aquellos perfiles que combinan una baja implicación en las actividades sociales/grupales (que pueden tener un radio de acción escolar y/o comunitario) y una falta o deficiencia de habilidades para la toma de decisiones en la resolución de problemas. Dicha vinculación suele establecerse por cuanto al presentarse bajos niveles de interrelación grupal se dificulta la concreción de una serie de habilidades o destrezas, las cuales permiten afrontar las exigencias y desafíos de la vida diaria. Si bien esta relación de participación no implica necesariamente la existencia de patrones o conductas de consumo, se hace presente una dinámica social que conlleva mayores niveles de riesgo.

version diagramada.indd 128

Para el cálculo de este indicador se procedió a establecer el número de casos donde no se presentó ningún tipo de participación en el conjunto de opciones presentadas, tanto actividades extra cátedra como las comunitarias, lo cual arrojó los siguientes resultados: • La “No participación” en el ámbito escolar

En todo el país se presentó una tendencia que implica la presencia de 25,7% de la población que no se ve implicada o involucrada en ninguna de las actividades extra cátedra que se llevan a cabo en la institución educativa. A lo interno de esta relación se aprecia cómo el sector femenino presenta una mayor magnitud, ubicándose en 31,8%, mientras que por su parte el sector masculino alcanza un 18,7%. Para el análisis de este tipo de relación debe tomarse en cuenta que la población femenina concentra un importante número de participación en actividades variadas, más su vinculación a las actividades deportivas no logra igualar las magnitudes expresadas por su contraparte masculina. Cuando evaluamos el impacto de este indicador en la dinámica del alumnado observamos cómo un cuarto de la población no logra integrarse de manera articulada a las opciones presentes en cada uno de los planteles educativos, lo cual conlleva la existencia de múltiples variables que pudieran estar incidiendo en una relación donde coexisten desde situaciones de carácter personal donde el alumnado se rehúsa a participar, presenta temor, no se siente motivado, no puede confrontar la timidez o presenta un bajo perfil de participación, hasta las referidas a las condiciones que

05-Dec-09 5:16:54 PM


Introducción y aspectos metodológicos del estudio

permiten a cada una de las instituciones educativas hacer una oferta de actividades que pueda llegar al estudiantado y permita su participación (extra cátedra). Las magnitudes alcanzadas en las regiones se distribuyen en un rango que va desde 21,8% a 28,6% de no participación: ™™ Región Oriental: 21,8%: 27,2% femenina y 15,6% masculina ™™ Región Guayana: 23,4%: 28,2% femenina y 18,7% masculina ™™ Región Los Llanos: 24,4%: 29,4% femenina y 19% masculina ™™ Región Centro Occidental: 24,6%: 31% femenina y 17,4% masculina ™™ Región Occidental: 28,0%: 33,9% femenina y 21,4%masculina ™™ Región Central: 28,6%: 36% femenina y 20,1% masculina. • El impacto a nivel de los estados presenta una tendencia

general a ubicarse en un rango de entre 23% y 26%, siendo su impacto menor en Amazonas (12,6%), Trujillo (19,3%), Mérida (20,6%) y Falcón (21,6%), donde los datos expresan una relación en la cual el estudiantado reporta una mejor relación de participación extra cátedra. Desde el otro extremo encontramos estados que denotan una relación de incidencia mayor en la presencia de la situación “No participación”, entre los cuales se encuentran Anzoátegui (28,5%), Cojedes (28,7%), Aragua (28,9%), Nueva Esparta (29,1%), Delta Amacuro (29,4%), Distrito Capital (30%) y

version diagramada.indd 129

g

Miranda (31,4%). De este último grupo de impacto puede apreciarse cómo destaca la relación obtenida en la Región Central, donde de manera más acentuada se obtienen dos de las magnitudes más altas, justamente en el Distrito Capital y Miranda, las cuales conjuntamente con Aragua conforman uno de los mayores ejes de densidad poblacional urbana. Igualmente se encuentra la relación presente en la Región Oriental, donde Anzoátegui, Nueva Esparta y Delta Amacuro alcanzan magnitudes superiores al 28,5%. • La “No participación” en el ámbito comunitario

El impacto de esta variable habla de una dinámica muy parecida a la que se presenta en el ámbito escolar, expresando la presencia de una tendencia general en la cual el 29,2% de la población no llega a involucrarse en ninguna de las actividades desarrolladas en su entorno cercano o comunitario. Desde su estructura de impacto a nivel de género se aprecia cómo el sector masculino se ubica en 18,8%, y el femenino en 38,4%.

129

Los impactos y relaciones internas de oferta y demanda de actividades para la población joven adolescente ya han sido mencionados anteriormente y pueden ajustarse de igual forma a esta situación, más aún si sumamos el hecho de encontrar diferencias sustanciales en las posibilidades existentes en los distintos entornos comunitarios para el desarrollo de actividades con amplia cobertura.

05-Dec-09 5:16:54 PM


h Introducción y aspectos metodológicos del estudio

130 En cuanto a las cifras alcanzadas en las regiones, se distribuyen en un rango que va desde 21,8% a 28,6% de no participación: ™™ Región Occidental: 24,9%: 32,8% femenina y 15,9% masculina ™™ Región Centro Occidental: 27,6%: 36,8% femenina y 17,1% masculina ™™ Región Los Llanos: 28,1%: 36,6% femenina y 18,9% masculina ™™ Región Guayana: 28,2%: 35,5% femenina y 20,6% masculina

version diagramada.indd 130

™™ Región Oriental: 31,0%: 40,1% femenina y 21% masculina ™™ Región Central: 32,8%: 43,7% femenina y 20,1% masculina. Observando el comportamiento de las dinámicas presentes en el entorno educativo y el entorno comunitario, páreciera hacerse presente una tendencia generalizada en donde los procesos de participación en actividades y organizaciones encuentran una resistencia que podría oscilar entre el 25% y 30%. Si bien en ambos casos la “No participación” del sector masculino osciló entre 15% y 21%, para el sector femenino resultaron más difícil los procesos de participación en los ámbitos comunitarios, donde se pasó de un rango que oscilaba entre 27% y 36%, a uno de 32,8% a 43,7%. Ello

05-Dec-09 5:16:55 PM


Introducción y aspectos metodológicos del estudio

implica una mejor incidencia de cobertura para las actividades extra cátedra para este segmento poblacional. La relación obtenida en las distintas dependencias nacionales describen un patrón similar al detectado en el desarrollo de actividades extra cátedra, ubicando en el rango más bajo a los estados Amazonas (19,6%), Trujillo (19,7%), Falcón (22,5%), Zulia (24,1%) y Mérida (26,7%); y en entre los más altos a Aragua (32,7%), Delta Amacuro (33,9%), Cojedes (34,1%), Miranda (34,1%) y Distrito Capital (36,9%). Nuevamente se hace presente una relación donde la Región Central concentra una mayor incidencia de “No participación” y su impacto en la población femenina se ubica en 44,6% para Miranda, 45% para Aragua y 47,5% para el Distrito Capital.

g

En resumen puede apreciarse que los procesos de participación, como forma de utilización del tiempo libre, lúdico o recreativo, son asumidos por el sector masculino de la población bajo una modalidad que los ubica principalmente en los espacios deportivos (formal o eventualmente) y para ello dicho sector encuentra alternativas viables tanto en el entorno educativo como en el comunitario. Por su parte para la población femenina las opciones de participación parecieran ofrecer menos atractivo para sus propios intereses (aun cuando la actividad deportiva agrupa un importante porcentaje de esta población), los cuales presentan un mejor posicionamiento en las actividades extra cátedra que en los espacios comunitarios.

131

version diagramada.indd 131

05-Dec-09 5:16:55 PM


h Introducción y aspectos metodológicos del estudio

b.2. Relación general de trabajo La situación laboral de la población participante del estudio fue abordada concretamente a partir de la realización de dos preguntas: Preg. 10: Además de estudiar, ¿realizas algún trabajo? Preg. 11: ¿Cuántas horas a la semana? Esta información permite nutrir el perfil social, participativo y laboral de la población estudiantil, haciendo posible su análisis y comparación con ciertos factores de riesgo, que se profundizarán en la sección referida a “Variables con incidencia en el perfil de consumo”. b.2.1 Relación general de “Trabajo”

132

Para este tema se presenta un escenario nacional donde 14,9% de la población expresa encontrarse realizando algún tipo de trabajo. Los perfiles ocupacionales reflejan dos tipos de tendencias: En primer lugar, la población femenina reporta un 8,8% de ocupación laboral o de participación en cierta actividad laboral, lo cual implica ciertos niveles de incidencia sobre la relación de cantidad/calidad del tiempo libre. Adicionalmente, la realización de la actividad laboral presenta una magnitud constante para cada año de estudio, ubicándose en un promedio que oscila entre 7,9% y 9,5% para los niveles educativos que van desde 1er. año hasta 5to.

version diagramada.indd 132

año, con excepción del nivel educativo de 6to año, el cual por su propia condición de ser un ciclo profesional plantea una dinámica traducida en 17,1% en situación de trabajo. En segundo lugar, la población masculina ofrece un perfil que prácticamente triplica las magnitudes alcanzadas por su contraparte femenina, alcanzando un porcentaje general del 21,7% con una incidencia, por año de estudio, que se incrementa desde 19,4% para el 1er. año hasta un máximo de 26,3% en el 4to. año (para el 5to. se reporta 23,8%). En el caso particular de 6to. año se repite la misma tendencia reportada en la población femenina y se incrementa el porcentaje hasta 31,1%. En resumen, el impacto de la actividad laboral en función del año de estudio describe una dinámica bajo los siguientes parámetros:

1e.r año: 2do. año: 3er. año: 4to. año: 5to. año: 6to. año:

14,2% 12,9% 14,1% 17,4% 16,0% 24,8%

• Situación de actividad laboral por región El comportamiento de la variable “Trabajo” ofrece un escenario que presenta magnitudes regionales desde el 12,4% hasta 18,4%:

05-Dec-09 5:16:55 PM


Introducción y aspectos metodológicos del estudio

™™ Región Oriental: 12,4%: 7,5% femenina y 17,9% masculina ™™ Región Central: 13,1%: 8,3% femenina y 18,6% masculina ™™ Región Centro Occidental: 14,5%: 8,3% masculina

femenina y 21,4%

™™ Región Guayana: 16,1%: 10,5% femenina y 21,8% masculina ™™ Región Los Llanos: 17,0%: 10,0% femenina y 24,6% masculina ™™ Región Occidental: 18,4%: 10,0% femenina y 28,1% masculina Las cifras alcanzadas en la señalización de actividades laborales ofrece un panorama, nacional en donde las regiones Oriental, Central y Centro Occidental presentan porcentajes de 12,4%, 13,1% y 14,5% respectivamente. Entre los elementos que las caracterizan se encuentra la ubicación de un porcentaje de

version diagramada.indd 133

g

trabajo femenino con un tope máximo del 8,3%, mientras que su relación en la población masculina va desde el 17,9% hasta alcanzar el promedio nacional. Para los estados que conforman estas regiones se llegaron a obtener tendencias relativamente bajas, siendo las más destacadas aquellas detectadas en Delta Amacuro donde el porcentaje general se ubica en 9,8% (5,7% femenino y 15,1% masculino), Monagas 10,5% (5,5% femenino y 16,4% masculino), Distrito Capital con 10,8% (6,7% femenino y 15,6% masculino) y Nueva Esparta 11,8% (7,3% femenino y 16% masculino). Para los restantes estados se presentaron perfiles homogéneos con tendencia hacia el promedio nacional. Las tres regiones restantes acentúan la incorporación de la población estudiantil en el ámbito laboral, ubicándose la población femenina en un 10% y la masculina en una relación ascendente que inicia en 21,8% y cierra en 28,1% en el caso de la región Occidental. En cuanto a las dependencias donde se hace más acentuada esta relación de actividad laboral destacan, de manera general, el estado

133

05-Dec-09 5:16:55 PM


h Introducción y aspectos metodológicos del estudio

134 Barinas que alcanza 17,6% (10,5% femenino y 24,8% masculino), Zulia con 17,9% (10,7% femenino y 26,4% masculino), Trujillo con 19,2% (9% femenino y 30,2% masculino), Apure con 18,8% de población en actividad laboral (10,3% femenino y 29% masculino) y Mérida que con promedio del 22,7% presenta la tendencia más alta a nivel de población masculina (10,5% femenino y 36,9% masculino). • Número de horas trabajadas a la semana ™™ Este dato referente al número de horas semanales, dedicadas a la, realización de algún trabajo, presenta a más de la mitad de la población (56,9%), en un rango que oscila entre 1 y 10 horas. Esto puede estar más vinculado al desarrollo de actividades de carácter puntual y, con cierto distanciamiento

version diagramada.indd 134

en los días laborados (interdiario o fines de semana), su impacto en la dinámica de vida del adolescente puede ser catalogado como moderado. ™™ En segunda instancia, se observa la conformación de un grupo cuya actividad laboral requiere la inversión de entre 11 a 20 horas a la semana, lo cual implica una importante dedicación de horas semanales (tomando en cuenta que hablamos de población escolar) y puede traducirse en labores realizadas los fines de semana, jornadas interdiarias o una dedicación que puede cubrir media jornada laboral, lo cual impacta considerablemente la dinámica de vida del adolescente, por cuanto puede verse afectado su rendimiento escolar y su propia situación de estrés. En el marco de este tipo de relaciones

05-Dec-09 5:16:55 PM


Introducción y aspectos metodológicos del estudio

deben considerarse las propias relaciones socioculturales del entorno, por cuanto en comunidades de carácter agrícola o comunidades con orientación vocacional en cierto rubro productivo (por ejemplo turismo) se genera una relación de carácter familiar que involucra a los hijos e hijas en la actividad económica. ™™ En última instancia se observa a 12,7% de la población que señala la realización de actividades laborales que requieren una

g

dedicación de entre 21 horas semanales y 41 horas o más. La dinámica de vida de este grupo de adolescentes se encuentra fuertemente intervenida por la situación laboral, por lo que es de esperarse la existencia de efectos directos sobre su rendimiento escolar y situación de estrés. Independientemente del espacio social o labor que se desarrolle, esta carga de trabajo atenta contra el desarrollo integral del o la adolescente, encerrando en sí misma un fuerte factor de riesgo.

135

version diagramada.indd 135

05-Dec-09 5:16:55 PM


h Introducci贸n y aspectos metodol贸gicos del estudio

136

version diagramada.indd 136

05-Dec-09 5:16:56 PM


I

Introducci贸n y aspectos metodol贸gicos del estudio

g

Serie est谩distica de la participaci贸n social y expectativas de estudio:

PrP version diagramada.indd 137

137

05-Dec-09 5:16:56 PM


h Introducci贸n y aspectos metodol贸gicos del estudio

138

version diagramada.indd 138

05-Dec-09 5:16:56 PM


Introducci贸n y aspectos metodol贸gicos del estudio

g

b. Perfil de participaci贸n social y expectativas de estudio

b.1 Participaci贸n socio-cultural

139

version diagramada.indd 139

05-Dec-09 5:16:56 PM


h Introducci贸n y aspectos metodol贸gicos del estudio

140

version diagramada.indd 140

05-Dec-09 5:16:56 PM


Introducci贸n y aspectos metodol贸gicos del estudio

g

141

version diagramada.indd 141

05-Dec-09 5:16:57 PM


h Introducci贸n y aspectos metodol贸gicos del estudio

142

version diagramada.indd 142

05-Dec-09 5:16:57 PM


Introducci贸n y aspectos metodol贸gicos del estudio

g

143

version diagramada.indd 143

05-Dec-09 5:16:57 PM


h Introducci贸n y aspectos metodol贸gicos del estudio

144

version diagramada.indd 144

05-Dec-09 5:16:57 PM


Introducci贸n y aspectos metodol贸gicos del estudio

g

b.2. Relaci贸n general de trabajo

145

version diagramada.indd 145

05-Dec-09 5:16:58 PM


h Introducci贸n y aspectos metodol贸gicos del estudio

146

version diagramada.indd 146

05-Dec-09 5:16:58 PM


I

Introducción y aspectos metodológicos del estudio

IV. RESULTADOS

g

147

c. Percepción de riesgo / consumo c.1. Percepción de riesgo para drogas lícitas, según frecuencia del consumo c.1.1 Relación de riesgo para el consumo “alguna vez” c.1.2 Relación de riesgo para el consumo “frecuentemente” c.2. Percepción de riesgo para drogas ilícitas, según frecuencia del consumo c.2.1 Relación de riesgo para el consumo “alguna vez” c.2.2 Relación de riesgo para el consumo “frecuentemente” c.3. Percepción de riesgo para drogas de uso indebido, según frecuencia del consumo c.3.1 Relación de riesgo para el consumo de “fármacos” c.3.2 Relación de riesgo para el consumo de “inhalables

version diagramada.indd 147

05-Dec-09 5:16:58 PM


h Introducci贸n y aspectos metodol贸gicos del estudio

148

version diagramada.indd 148

05-Dec-09 5:16:58 PM


Introducción y aspectos metodológicos del estudio

c.1. Percepción de riesgo para drogas lícitas, según frecuencia del consumo El tema de la “Percepción de riesgo” es abordado desde la articulación de dos tipos de variable: la primera de ellas es el “Nivel de riesgo” que corre una persona que consume algún tipo de drogas, para lo cual ha sido estructurada una escala tipo Likert, donde se establece el nivel de acuerdo o desacuerdo con una serie de ítems que presentan una secuencia de riesgo desde un mínimo de “ningún riesgo” hasta un máximo de “mucho riesgo”. Esta escala es aplicada en función de su comparación con la segunda variable, la cual presenta una relación de tiempo/intensidad para el consumo, bajo las expresiones “alguna vez” y “frecuentemente”. La información recolectada permite establecer los niveles generales del acuerdo existente sobre la percepción de la situación de riesgo, que es evaluada desde su incidencia en cada una de las regiones del país. c.1.1 Relación de riesgo para el consumo “alguna vez” • Relación riesgo/Tabaco (cigarrillo y chimó): La percepción de riesgo que existe sobre el consumo de tabaco refleja una tendencia nacional en donde el 43,7% de la población asume que su consumo “alguna vez” representa poco o ningún riesgo, 23,5% refiere un riesgo moderado y un 22,8% lo señala como riesgoso. Esta forma de apreciar la relación de riesgo resulta muy parecida para la población femenina y masculina; así por ejemplo, en cuanto al consumo de cigarrillo no se presenta una mayor diferencia de opinión y se obtiene un 44,5% de observaciones sobre el riesgo menor

version diagramada.indd 149

g

de este tipo de consumo. Para su correlativo en el consumo de chimó, se alcanza un 42,8% de observaciones, las cuales reflejan una incidencia algo mayor en la población masculina que la señala en un 46,7% vs. un 39,4% de la femenina. Un elemento que requiere de una mención adicional es lo ocurrido con el 14,6% de población que expresó no saber sobre el riesgo que se corre cuando se consume chimó, lo cual resulta sumamente elevado, si tomamos en cuenta que para el mismo renglón en los casos de consumo del cigarrillo y alcohol, se obtuvieron 6% y 4,7% respectivamente. Esta relación implica la existencia de un componente de desinformación con respecto a este producto del tabaco, lo cual impide que la población estudiantil pueda tener una base de comparación con el resto de drogas lícitas. • Relación riesgo/Alcohol:

149

Para el caso correspondiente al consumo de alcohol, se obtuvo una percepción general de riesgo que agrupa a 49% de la población con opiniones en los rangos “poco” o “ningún” riesgo, seguidos de 24% de opiniones centradas en una evaluación “más o menos riesgosa”, 17,1% que la cataloga de “muy riesgosa” y 4,7% no sabe. Esta forma de evaluar la situación de riesgo vinculado a un tipo de consumo hecho “alguna vez” coloca al alcohol como la sustancia lícita que posee la concentración más alta de opiniones con tendencias a minimizar su impacto.

05-Dec-09 5:16:58 PM


h Introducción y aspectos metodológicos del estudio

Relación riesgo / Cualquier droga lícita

En líneas generales, la percepción sobre el consumo de drogas lícitas ofrece un escenario enmarcado por la presencia de 45% de la población que asume una posición donde la relación de riesgo resulta reducida o hasta inexistente, 22,3% lo pondera de manera intermedia y 18,5% posee una visión más crítica sobre este tipo de consumo eventual. A lo interno de la distribución del riesgo por sustancias se presenta una tendencia que concentra un mayor número de opiniones con visión riesgosa al consumo de cigarrillos, en segunda instancia se ubica el consumo de alcohol, mientras que el caso particular del chimó presenta la menor de las incidencias de percepción de riesgo, que se ve afectada por una alta relación de población que expresa no saber sobre el tema. Dinámica regional 150

Percepción con rango de riesgo reducido PRR: A modo de comparación puede apreciarse a continuación la relación de magnitudes alcanzadas para la sumatoria de los rangos correspondientes a “poco” o “ningún” riesgo, para cada una de las regiones:

version diagramada.indd 150

Región Oriental:

42,9%

Región Guayana:

43,6%

Región Centro Occidental:

45,4%

Región Central:

45,9%

Región Los Llanos

46,2%

Región Occidental:

47,3%

Como elementos de soporte a las tendencias presentadas se debe hacer la acotación de las cifras alcanzadas en estados como Guárico (50,1%), Trujillo (51%), Mérida (50%), Nueva Esparta (48,2%) y Táchira (48,4%), donde se presentaron las magnitudes más altas de esta relación de percepción de riesgo reducido y teniendo la particularidad de presentar tendencias no muy diferentes entre la población femenina y masculina, las cuales presentaron una relación general del 47,3% para las primeras y 51,2% para los segundos. En los estados donde se presentó mayor cantidad de expresiones que evidenciaban la existencia de elementos de desinformación en torno al tema “Chimó”, bajo la argumentación de no saber sobre el mismo, destacan las magnitudes reportadas en Anzoátegui (19%), Delta Amacuro (20,1%), Distrito Capital (19,6%), Falcón (16,2%), Miranda (17%), Sucre (19,1%) y Zulia (16,2%). Como elemento adicional debe señalarse que en líneas generales los estados que presentaron las magnitudes más altas de PRR fueron precisamente donde se presentó la tendencia más baja en los señalamientos de no saber o no tener información en el tema chimó, situación esta acaecida por ejemplo en estados como Mérida (8%) y Trujillo (7,4%).

05-Dec-09 5:16:58 PM


Introducción y aspectos metodológicos del estudio

g

IV.c Percepción de riesgo / consumo Perfil Nacional Percepción de riesgo para drogas de uso lícito, según frecuencia del consumo (distribución por sexo)

Cuadro N° 7a Nac

Acción

Consumo "alguna vez"

Grado de riesgo

Fumar Cigarrillos

Consumir Chimó

Pob. Masc

Consumo "frecuentemente" Total

Pob. Fem

Pob. Masc

Total

Ningún riesgo

11,0

14,7

12,7

6,0

9,4

Poco riesgo

33,3

30,1

31,8

4,3

5,0

4,6

Más o menos riesgo

25,6

21,2

23,5

11,0

11,8

11,4

Mucho riesgo

21,8

23,8

22,8

70,6

63,0

67,0

No sabe

5,4

6,6

6,0

3,7

5,4

4,5

NR

2,8

3,7

3,2

4,4

5,4

4,8

Ningún riesgo

13,4

20,2

16,6

8,0

12,7

10,2

7,6

Poco riesgo

26,0

26,5

26,3

5,9

8,5

7,1

Más o menos riesgo

22,0

16,8

19,5

13,3

16,3

14,7

Mucho riesgo

16,2

15,1

15,7

46,6

38,0

42,5

No sabe

15,4

13,7

14,6

17,3

15,5

16,4

NR

7,1

7,7

7,4

9,0

9,1

9,0

Ningún riesgo

13,5

17,3

15,3

7,0

10,5

8,6

Perfil Nacional

Tomar Bebidas Alcohólicas

Pob. Fem

Poco riesgo

34,5

32,9

33,7

5,3

6,8

6,0

Más o menos riesgo

25,4

22,3

24,0

12,0

14,4

13,1

Mucho riesgo

17,4

16,7

17,1

64,0

54,3

59,4

No sabe

4,2

5,1

4,7

4,3

5,7

4,9

NR

5,0

5,6

5,3

7,5

8,3

7,9

Ningún riesgo

12,6

17,4

14,9

7,0

10,9

8,8

Poco riesgo

31,3

29,8

30,6

5,2

6,8

5,9

Total general

Más o menos riesgo

24,3

20,1

22,3

12,1

14,2

13,1

para drogas de

Mucho riesgo

18,5

18,5

18,5

60,4

51,8

56,3

uso lícito

No sabe

8,3

8,5

8,4

8,4

8,9

8,6

NR

5,0

5,6

5,3

7,0

7,6

7,2

151 Gráfico PRC-1: Percepción de riesgo para cualquier droga lícita según el rango "alguna vez" (por regiones) 35,0

32,4

30,6

31,1

30,8

Porcentaje

25,0

10,0

14,9

22,6

17,0 13,4

8,4

16,5

18,1

17,8

7,9

7,7

19,2

9,0

Poco riesgo Más o menos riesgo Mucho riesgo

14,5

13,8

7,2

21,9

21,1 20,8

20,0 19,5

14,4 8,6

28,4 Ningún riesgo

21,5

19,2

18,5

20,0 15,0

24,2

22,3

29,8

28,3

30,0

10,3

No sabe NR

5,0 -

Total Nacional de riesgo Región Central Región Centro“frecuentemente” Región Occidental c.1.2 Relación para el consumo Occidental

Región Los Llanos

Región Guayana

Región Oriental

Regiones

version diagramada.indd 151

05-Dec-09 5:16:59 PM


h Introducción y aspectos metodológicos del estudio

• Relación riesgo / tabaco (cigarrillo y chimó):

152

Para una relación de consumo frecuente, la percepción de riesgo que expresa la población apunta a una tendencia nacional donde el rango correspondiente a poco o ningún riesgo, se ubica en 12,2% para el caso del cigarrillo y en 17,3% para el chimó, lo cual implica una reducción de 66% (72,5% para el cigarrillo y 59,5% para el chimó) en relación con la cifra alcanzada en su posicionamiento bajo la frecuencia de “alguna vez”. Para el rango de riesgo moderado se alcanzó 11,4% y para su forma de visión más riesgosa se ubicó en 67%, lo cual se traduce en el elemento clave de este tipo de percepción. En cuanto al posicionamiento de esta percepción para la población femenina y masculina, se obtuvo una tendencia de 70,6% y de 63% (respectivamente) en su relación con el cigarrillo, mientras que en su relación con el chimó se desciende a 46,6% y 38%. Esta relación habla de la existencia de una idea generalizada sobre el riesgo desde una relación de consumo frecuente de cigarrillo, e igualmente se hace presente una tendencia a considerar el consumo de chimó como menos agresivo o riesgoso para la salud del consumidor. Ambas posiciones son más acentuadas en la población masculina, llegando a presentarse hasta un 21% de opiniones que señalan la baja relación o inexistencia de riesgo para el consumo de chimó (13,9% en el caso femenino). Evidentemente la relación de incidencia de riesgo resulta mucho más alta para este último, grupo poblacional para el cual el consumo frecuente de tabaco no generará mayores efectos a la salud de la población. Si ésta se convierte en una franja poblacional que acepta y promueve

version diagramada.indd 152

(al menos desde la tolerancia de tales casos) el consumo entre sus pares. • Relación riesgo / alcohol Para el rango “poco” o “ningún” riesgo la relación obtenida para el alcohol se ubica en una posición intermedia entre el cigarrillo y el chimó, con 14,6%. Para los siguientes rangos se alcanza un 13,1% de opiniones bajo el término “más o menos riesgosa”, 59,4% como “muy riesgosa” (de los cuales el 64% es referida por población femenina y 54,3% masculina) y 4,9% no sabe. Uno de los elementos más resaltantes de las distribuciones internas de la percepción de riesgo se encuentra en la relación existente entre la percepción de bajo riesgo (14,6%) y el señalamiento de “no saber” sobre el mismo (4,9%), lo cual presenta un escenario donde el 19,6% de la población (23% en el caso masculino) posee una percepción no riesgosa sobre el consumo de alcohol de manera frecuente. Dicha relación resulta elevada si tomamos en cuenta la situación de patrones de dependencia que subyacen en la alta frecuencia del consumo. • Relación riesgo / cualquier droga lícita La percepción de riesgo para el consumo de cualquier droga ilícita se ubica de manera general, para el rango de “poco” o “ningún” riesgo, en 14,7%, seguidamente el 13,1% señala un riesgo medio, 8,6% no sabe sobre tal relación y en líneas generales se aprecia el 56,3% lo cataloga de muy riesgosa. Esta relación de análisis o evaluación personal sobre la

05-Dec-09 5:17:00 PM


Introducción y aspectos metodológicos del estudio

percepción del riesgo para las drogas lícitas asume una expresión nacional que se resume de la siguiente manera: • Dinámica regional Percepción con rango de riesgo reducido PRR: Al igual que para el análisis realizado con la escala de tiempo “alguna vez”, para esta relación de frecuencia se estableció una correlación con los rangos correspondientes a “poco” o “ningún” riesgo, lo cual permite establecer la existencia de ciertos elementos vinculados a la PRR, que poseen las siguientes expresiones por regiones:

version diagramada.indd 153

Región Central:

11,8%

Región Centro Occidental:

15,0%

Región Guayana:

14,1%

Región Oriental:

14,5%

Región Occidental:

17,1%

Región Los Llanos

18,3%

g

La relación de valor alcanzada por esta variable en los distintos estados presentó una relación de mayor peso en Anzoátegui (16,5%), Apure (20,3%), Carabobo (17,1%), Guárico (20,3%), Trujillo (23,1%) y Zulia (17,8%). Para estas dependencias, si bien se presenta una clara relación donde se señala el consumo como muy riesgoso, se detectan igualmente estos segmentos poblacionales con una percepción de riesgo reducido. Desde la otra dimensión que se circunscribe a la menor relación del PRR, destacan las cifras detectadas en el Distrito Capital (9,7%), Miranda (9,1%), Vargas (9,5%) y Sucre (11,8%), con el hecho particular de encontrar una conformación con fuerte presencia de estados de la región Central, lo que podría traducir cierta relación de mejor percepción en el marco de los mayores centros urbanos, aun cuando dicha relación de percepción no cuente con un respaldo de bajas prevalencias de consumo (situación que será abordada con mayor profundidad en el segmento correspondiente a perfil de consumo) 153

05-Dec-09 5:17:00 PM


h Introducción y aspectos metodológicos del estudio

154

c.2. Percepción de riesgo para drogas ilícitas, según frecuencia del consumo La percepción del riesgo para las drogas ilícitas se presenta con una posición generalizada en donde es asumida como de alto riesgo para la población joven-adolescente, sea consumida de manera muy eventual (alguna vez) o constante (frecuentemente). Las magnitudes obtenidas expresan una óptica de evaluación diferente en relación con las drogas lícitas, lo que implica una relación de información preexistente y manejo de ciertos elementos de carácter general que llevan a signar una relación de riesgo mucho mayor para estas drogas. No obstante, se sigue haciendo palpable la existencia de un segmento poblacional para el cual dicha relación de riesgo tiende a asumirse de manera menos dañina, tal como podremos observar a continuación:

version diagramada.indd 154

c.2.1 Relación de riesgo para el consumo “alguna vez” • Relación riesgo / droga ilícita: La percepción de riesgo desde el tema referido a este tipo de drogas ofrece un escenario general en donde la percepción de riesgo reducido es señalada por 15,8% de la población, la cual lo cataloga de reducida o hasta inexistente. Para el resto de la población se hace evidente la presencia de altos niveles de riesgo, llevando al 70% de la misma a plantear su impacto medio (25,1% señala relación “más o menos riesgosa”) y superior (45% señala una relación de “mucho riesgo”) aun en situaciones de consumo muy eventual. Como elemento de interés para el análisis de los datos, se tiene que el 9,3% de la población señala “no saber” sobre los riesgos inherentes a un consumo de esta categoría, lo cual, aunado

05-Dec-09 5:17:00 PM


Introducción y aspectos metodológicos del estudio

al porcentaje de expresiones vinculadas a una percepción de riesgo reducido eleva la cantidad a 25,1% de adolescentes en una posición de tolerancia (sea por posición de riesgo o por desinformación). Bajo esta modalidad se hace presente una dinámica que incluye más población masculina (27,2%) que femenina (23,3%). En cuanto a las diferencias de percepción en función del tipo de droga ilícita se tiene que, para la tríada representada por la marihuana, la cocaína y el éxtasis, se hace presente una relación en donde la marihuana y la cocaína presentan patrones similares de respuesta, lo que lleva a percibirlas en un mismo rango de riesgo, y conservando una relación donde el 44,1% de la población las señala de mucho riesgo (43% para marihuana y 45,2% para cocaína), mientras que para el caso del éxtasis se ubica en 37%. Ello se encuentra muy vinculado la presencia de una serie de relaciones que deben precisarse, como por ejemplo la situación de quienes expresan “no saber” sobre la relación de riesgo (lo que denota desinformación sobre la droga). Para la dupla inicial dicho porcentaje se ubica en 7,3%, mientras que para el éxtasis se eleva al 17,6%, lo cual puede encontrarse muy vinculado con sus bajas prevalencias de consumo.

Región Central:

12,2%

Región Oriental:

15,7%

Región Guayana:

17,7%

Región Centro Occidental:

16,0%

Región Los Llanos

19,1%

Región Occidental:

18,4%

g

En el marco de este tipo de percepciones de riesgo reducido, se presenta una relación nacional donde los estados Táchira (18,2%), Zulia (18,7%), Amazonas (20,1%), Apure (21,2%), Guárico (22%) y Trujillo (22,8%) ubican sus respuestas en la mayor relación de magnitud para dicha variable. Al igual que para el caso de las drogas lícitas, la menor relación del PRR se ubicó principalmente en la región Central, donde destacan las cifras detectadas en Vargas (9,9%), Miranda (10,1%), Distrito Capital (10,8%) y Aragua (11,9%).

155

Dinámica regional Percepción con rango de riesgo reducido PRR La relación de magnitudes alcanzadas para la sumatoria de los rangos correspondientes a “poco” o “ningún” riesgo, en cuantol consumo de otras drogas ilícitas, en las distintas regiones expresa una distribución caracterizada por:

version diagramada.indd 155

05-Dec-09 5:17:00 PM


h Introducción y aspectos metodológicos del estudio IV.c Percepción de riesgo / consumo Perfil Nacional Percepción de riesgo para drogas de uso ilícito, según frecuencia del consumo (distribución por sexo)

Cuadro N° 2 Nac

Acción

Pob. Fem

Pob. Masc

Consumo "frecuentemente" Total

Pob. Fem

Pob. Masc

Total

Ningún riesgo

6,6

10,2

8,3

6,0

9,4

7,6

Poco riesgo

10,8

10,2

10,5

2,2

2,7

2,4

Más o menos riesgo

30,5

23,0

26,9

4,6

5,3

4,9

Mucho riesgo

42,4

43,7

43,0

77,4

68,9

73,4

No sabe

5,9

8,3

7,0

5,8

8,7

7,2

NR

3,8

4,6

4,2

3,9

4,9

4,4

Ningún riesgo

7,0

10,3

8,6

6,4

9,7

8,0

Poco riesgo

8,8

7,8

8,3

1,9

2,0

2,0

Más o menos riesgo

28,8

21,4

25,3

2,9

3,3

3,1

Mucho riesgo

44,3

46,2

45,2

76,8

69,2

73,2

No sabe

6,8

9,1

7,9

6,8

9,8

8,2

NR

4,3

5,1

4,7

5,2

5,9

5,5

Ningún riesgo

6,8

10,4

8,5

6,4

9,6

7,9

Poco riesgo

9,1

8,6

8,9

2,3

2,7

2,5

Más o menos riesgo

24,7

19,9

22,5

4,5

5,4

4,9

Mucho riesgo

36,0

38,3

37,1

64,2

59,6

62,0

No sabe

18,0

17,2

17,6

17,2

16,9

17,0

NR

5,4

5,6

5,5

5,5

5,9

5,7

Ningún riesgo

6,9

10,3

8,5

6,4

9,5

7,9

Poco riesgo

7,7

6,7

7,2

2,0

2,3

2,2

Consumir

Más o menos riesgo

28,8

21,0

25,1

3,2

3,2

3,2

Otras Drogas

Mucho riesgo

44,0

46,0

45,0

75,2

67,3

71,5

No sabe

8,6

10,2

9,3

8,5

10,9

9,6

NR

4,0

5,8

4,8

4,7

6,8

5,7

Fumar Marihuana

Consumir Cocaína

Perfil Nacional

Consumir Éxtasis

156

Consumo "alguna vez"

Grado de riesgo

Gráfico PRC-4: Percepción del riesgo "Poco o ningúno" para drogas ilícitas ubicadas en el rango "alguna vez" (por regiones) 25,0

20,0

18,8

18,0

16,917,3

17,7 17,0 17,6

Porcentaje

15,8

19,8 19,4 19,5 18,4

21,0 20,4 20,4

19,1

20,2 19,5 18,6

17,7

16,0

13,514,3

15,0

Marihuana

18,7 16,816,8

15,7 Cocaína

12,2 Éxtasis

10,0

Otras D. Ilic.

5,0

Total Nacional

Región Central

Región Centro Occidental

Región Occidental

Región Los Llanos

Región Guayana

Región Oriental

Regiones

version diagramada.indd 156

05-Dec-09 5:17:01 PM


Introducción y aspectos metodológicos del estudio

c.1.2 Relación de riesgo para el consumo “frecuentemente” Al relacionar la percepción de riesgo con un rango de frecuencia más intenso, se produce un incremento considerable del porcentaje de participantes que catalogan como de “mucho riesgo” el consumo realizado de manera frecuente, llevando la magnitud de este indicador desde 45% cuando se hace alguna vez hasta 71,5% de acuerdo para dicho rango. Su visión de impacto medio se ubica tan sólo en 3,2%, mientras que la relación de riesgo reducido alcanza un 10%. De este último dato se presenta una pequeña variación a nivel del sexo de la población, por cuanto el sector masculino incrementa el mismo a 11,8%, mientras que el sector femenino ofrece una dinámica algo menor, con 8,4%. Las diferencias de percepción en función del tipo de droga ilícita mantiene la relación expresada anteriormente, donde la marihuana y la cocaína mantienen patrones similares de respuesta en cuanto al rango de riesgo. Cabe destacar de manera particular el comportamiento presentado en las expresiones que hablan de un riesgo medio, las cuales pasan de un 25,1% en el rango correspondiente a “alguna vez” a un 3,2% para el presente rango. Ello indica una clara polarización de la opinión general, la cual para estas relaciones de alta frecuencia asume un criterio de “mucho riesgo” o apunta a su casi inexistencia. Dinámica regional Percepción con rango de riesgo reducido PRR La relación de magnitudes alcanzadas para el consumo de otras drogas ilícitas

version diagramada.indd 157

g

muestra la sumatoria de los rangos correspondientes a “poco” o “ningún” riesgo, las distintas regiones: Región Central:

6,4%

Región Oriental:

9,9%

Región Guayana:

10,8%

Región Centro Occidental:

10,8%

Región Occidental:

12,7%

Región Los Llanos

13,5%

En el marco de este tipo de percepciones de riesgo reducido, se presenta una relación en algunos estados en donde las cifras obtenidas resultan más altas que el promedio nacional, e igualmente, se hace evidente una mayor incidencia puntual sobre la población masculina de los mismos, tal como los casos de Nueva Esparta (12,5% general y 14,1% sector masculino), Táchira (12,8% general y 14,5% sector masculino), Zulia (13,3% general y 14,4% sector masculino), Apure (15,1% general y 17% sector masculino), Guárico (16,2% general y 19,6% sector masculino), y Trujillo (17% general y 19,2% sector masculino). Uno de los aspectos que se aprecian es la distribución que asume el comportamiento del bloque de respuestas, lo cual deja un espacio en donde las regiones Occidental y de Los Llanos presentan cifras que duplican la relación obtenida en la región Central. Todo ello apunta a la existencia de un fuerte componente de prenociones y/o desinformación que lleva a la presencia de importantes segmentos de la población que pudiesen estar en situación de riesgo ante el manejo deficiente de información, que resulta más agudo para la población masculina.

157

05-Dec-09 5:17:01 PM


h Introducción y aspectos metodológicos del estudio

Gráfico PRC-5: Percepción de riesgo "poco o ningúno" para drogas ilícitas ubicadas en el rango "frecuentemente" (por regiones) 13,8

14,0

13,714,0

13,5

12,8 12,7 12,3

Porcentaje

10,0

Marihuana

11,7

12,0 10,3 10,0 9,9 10,0

10,2

10,6

11,0

10,8

10,5 10,4 10,1

10,8

10,2 10,010,3

9,9

Cocaína

Éxtasis

8,0

7,4

6,5 6,9

6,4

Otras D. Ilic.

6,0

4,0 Total Nacional

Región Central

Región Centro Occidental

Región Occidental

Región Los Llanos

Región Guayana

Región Oriental

Regiones

158

c.3. Percepción de riesgo para drogas de uso indebido, según frecuencia del consumo c.3.1 Relación de riesgo para el consumo “fármacos” El estándar de respuesta para el caso anterior de las drogas ilícitas ubicaba el rango correspondiente a “mucho riesgo” en 45% cuando se realiza el consumo “alguna vez” y 71,5% cuando se realiza “frecuentemente”. Para el caso de los fármacos dicha tendencia ofrece un leve descenso en ambos rangos, ubicándolos en 35,4% y 63,1% respectivamente, lo cual permite apreciar la existencia de un modo de interpretar la relación de los fármacos desde una posición que pareciera percibirlos menos riesgosos con respecto a las drogas ilícitas.

version diagramada.indd 158

En cuanto a los valores alcanzados en el resto de la estructura general de respuesta se obtuvo, para la frecuencia “alguna vez”, 23,2% de señalización para su percepción de riesgo reducido, que descendió a 14% para la relación “frecuentemente”. En este sentido vale señala,r que en comparación con las drogas ilícitas, esta última cifra se encuentra más cercana a los valores obtenidos en el rango de “alguna vez” (drogas ilícitas), donde se alcanzó un 15,8%. Esta relación pareciera corroborar la presencia de una cierta tendencia a ver menor riesgo en el consumo de fármacos. Por último, el porcentaje de expresiones enmarcadas en el “no saber” sobre el tema se ubica de manera constante en 12%, lo que, aunado a las cifras anteriormente señaladas, ofrece un escenario general donde el 34,1% de la población presenta elementos de sensibilidad al subestimar el impacto de las drogas

05-Dec-09 5:17:02 PM


Introducción y aspectos metodológicos del estudio

y/o al desconocer dicha relación en su dimensión “alguna vez”, e igualmente presenta una sensibilidad del 24,4% en la relación “frecuentemente”. Dinámica regional Percepción con rango de riesgo reducido PRR La distribución de tendencia general sobre los rangos correspondientes a “poco” y “ningún” riesgo, para ambas escalas, permite apreciar una relación que se hace presente en todo el país y se concreta en las siguientes relaciones:

“Alguna vez” “Frecuentemente”

Región Central:

19,8%

9,9%

Región Oriental:

23,4%

14,6%

Región Guayana:

23,8%

14,6%

Región Centro Occidental:

23,9%

14,8%

Región Occidental:

25,5%

16,8%

Región Los Llanos

26,2%

17,2%

La percepción de riesgo reducido presenta la misma relación u orden ascendente que se estableció para el impacto regional en materia de drogas ilícitas. En este caso, se observa cómo el posicionamiento regional presenta una región Central con la percepción más baja en la lectura del riesgo reducido, y seguidamente se observa una relación muy homogénea entre las regiones Oriental, Guayana y Centro Occidental, las cuales establecen hitos de 23,5% para el rango de frecuencia “alguna

version diagramada.indd 159

g

vez” y de 14,6% para el correspondiente a “frecuentemente”. Con los índices más altos se encuentran la región Occidental y los Llanos, donde las cifras se ubican en sobre el 25% y el 16% respectivamente. En cuanto a la relación obtenida en todo el país, se hace presente una dinámica que replica la relación donde la región Central presenta mejores niveles de ajuste para la variable de “riesgo reducido”, lo cual incide en la presencia de bajas ponderaciones de la misma, e igualmente se genera una modalidad de respuesta que refleja altas magnitudes para el rango correspondiente al lapso “frecuentemente”, donde destacan los estados Portuguesa (16,3%), Zulia (17,5%), Anzoátegui (17,9%), Guárico (18,7%), Apure (20,9%) y Trujillo (23%). Para esta serie de estados se presenta una relación interna que incide de manera más acentuada en la población masculina, al igual que para las drogas ilícitas, donde dicha relación implicó una incidencia que elevaba las magnitudes de la población masculina en un 11,8%. Para este bloque temático referido a los fármacos se hace presente una relación parecida, pero con una tendencia algo más marcada, lo que refiere una incidencia de aumento de magnitudes para la población masculina por el orden del 13,4%, siendo Anzoátegui y Trujillo los estados donde esta relación de incidencia interna se eleva a 15,1%, llevando sus magnitudes a un 21% y un 27% respectivamente.

159

c.3.2 Relación de riesgo para el consumo “inhalables” La relación de percepción del riesgo que conlleva el consumo de inhalables plantea una dinámica de lectura donde la población de estudio expresa una estructura general que guarda relación

05-Dec-09 5:17:02 PM


h Introducción y aspectos metodológicos del estudio

con la manera en que se han conformado las tendencias de opinión anteriores, esto es, para el rango de frecuencia “alguna vez” se concentra un 28,8% de expresiones que la señalan como “mucho riesgo” un 28,6% como “más o menos riesgo”, 27,2% posee una percepción de riesgo reducido y un 11,9% no sabe. Su relación para el lapso “frecuentemente” presenta una distribución que se concentra alrededor de la observación de “mucho riesgo”, alcanzando 61,3%, mientras que para el resto de posibilidades se hace presente 11% bajo la categoría “más o menos riesgo” y 11,6% de riesgo reducido.

160

Estas cifras describen una estructura de percepción que plantea dos elementos de cierta particularidad cuando se los compara con la percepción del tema fármacos. En primera instancia, se observa que la percepción del riesgo para el consumo “alguna vez” es mayor en este caso (27,2%) que con los fármacos (23,2%), lo que quiere decir que subyace una lógica de respuesta donde existe cierta prenoción sobre un mayor riesgo inicial en los fármacos para esta modalidad de consumo (aun cuando ambos poseen magnitudes superiores al 20%). En segunda instancia, cuando se aborda el tema de consumo “frecuentemente”, se invierte dicha relación y la sustancia que es vista con mayor relación de riesgo es la representada por los inhalables, la cual alcanza en líneas generales 11,6% de observaciones enmarcadas en riesgo reducido, mientras que los fármacos se ubican en 14%. Si bien en ambos casos la diferencia de las magnitudes no resulta muy marcada, es necesario adentrarse en las causas y relaciones que llevan a ponderar el efecto de cada uno de estos tipos de drogas y a encontrar los elementos comunes que permiten la construcción de una lógica de riesgo, para la cual el consumo de

version diagramada.indd 160

fármacos se encuentra por debajo de los inhalables y donde una falsa sensación de seguridad puede llegar a incidir en el inicio de algún tipo de consumo. Dinámica regional Percepción con rango de riesgo reducido PRR Para la presentación de los datos obtenidos por región se asume la misma relación utilizada en los fármacos, donde se utilizó una distribución de tendencia general sobre los rangos correspondientes a “poco” y “ningún” riesgo:

“Alguna vez” “Frecuentemente”

Región Central:

25,3%

9%

Región Occidental:

26,6%

12,7%

Región Oriental:

27%

11,2%

Región Centro Occidental:

28,2%

11,9%

Región Guayana:

29,2%

11,8%

Región Los Llanos:

30,7%

15,3%

05-Dec-09 5:17:02 PM


I

Introducción y aspectos metodológicos del estudio

g

Serie estádistica de la percepción riesgo / consumo: c.1. Percepción de riesgo para drogas lícitas, según frecuencia del consumo:

PRC version diagramada.indd 161

161

05-Dec-09 5:17:02 PM


h Introducci贸n y aspectos metodol贸gicos del estudio

162

version diagramada.indd 162

05-Dec-09 5:17:02 PM


Introducci贸n y aspectos metodol贸gicos del estudio

g

163

version diagramada.indd 163

05-Dec-09 5:17:02 PM


h Introducci贸n y aspectos metodol贸gicos del estudio

164

version diagramada.indd 164

05-Dec-09 5:17:03 PM


Introducci贸n y aspectos metodol贸gicos del estudio

g

165

version diagramada.indd 165

05-Dec-09 5:17:03 PM


h Introducci贸n y aspectos metodol贸gicos del estudio

166

version diagramada.indd 166

05-Dec-09 5:17:03 PM


Introducción y aspectos metodológicos del estudio

g

c.2. Percepción de riesgo para drogas ilícitas, según frecuencia del consumo:

167

version diagramada.indd 167

05-Dec-09 5:17:03 PM


h Introducci贸n y aspectos metodol贸gicos del estudio

168

version diagramada.indd 168

05-Dec-09 5:17:04 PM


Introducci贸n y aspectos metodol贸gicos del estudio

g

169

version diagramada.indd 169

05-Dec-09 5:17:04 PM


h Introducci贸n y aspectos metodol贸gicos del estudio

170

version diagramada.indd 170

05-Dec-09 5:17:04 PM


Introducción y aspectos metodológicos del estudio

g

c.2. Percepción de riesgo para drogas ilícitas, según frecuencia del consumo:

171

version diagramada.indd 171

05-Dec-09 5:17:04 PM


h Introducci贸n y aspectos metodol贸gicos del estudio

172

version diagramada.indd 172

05-Dec-09 5:17:05 PM


Introducci贸n y aspectos metodol贸gicos del estudio

g

173

version diagramada.indd 173

05-Dec-09 5:17:05 PM


h Introducci贸n y aspectos metodol贸gicos del estudio

174

version diagramada.indd 174

05-Dec-09 5:17:05 PM


Introducci贸n y aspectos metodol贸gicos del estudio

g

c.3. Percepci贸n de riesgo para drogas de uso indebido, seg煤n frecuencia del consumo:

175

version diagramada.indd 175

05-Dec-09 5:17:05 PM


h Introducci贸n y aspectos metodol贸gicos del estudio

176

version diagramada.indd 176

05-Dec-09 5:17:06 PM


Introducci贸n y aspectos metodol贸gicos del estudio

g

177

version diagramada.indd 177

05-Dec-09 5:17:06 PM


h Introducci贸n y aspectos metodol贸gicos del estudio

178

version diagramada.indd 178

05-Dec-09 5:17:06 PM


I

Introducción y aspectos metodológicos del estudio

IV. RESULTADOS

g

179

d. Entorno y percepción de Consumo Contenido: d.1. Percepción de consumo en el entorno comunitario: .d.2. Percepción de consumo en el entorno cercano al plantel de estudio: d.3. Percepción sobre el consumo de pares:

version diagramada.indd 179

05-Dec-09 5:17:06 PM


h Introducci贸n y aspectos metodol贸gicos del estudio

180

version diagramada.indd 180

05-Dec-09 5:17:06 PM


Introducción y aspectos metodológicos del estudio

T

al como fue señalado en su momento, el eje de análisis se concentra en el reconocimiento de la forma en que es percibida la relación de riesgo en el consumo de drogas, bajo sus distintas modalidades. Dicha relación asume dos grandes áreas: la relación de intensidad del riesgo, la cual fue presentada en la sección anterior, y la relación de percepción sobre las dimensiones del problema droga, que refiere a temas como cobertura e incidencia entre pares. Este bloque de información entra en una dimensión de análisis cualitativo y recoge la impresión que posee la población participante del estudio, en cuanto a la incidencia de las drogas en dos de los espacios en los cuales cotidianamente se desarrolla la vida de los y las estudiantes: por un lado, el entorno comunitario o inmediato, donde se desarrollan un sinfín de relaciones a partir de la vinculación que se establece por convivir en dicho espacio o ámbito geográfico, y por el otro, el entorno cercano al plantel educativo, en el cual suele transcurrir mucha de la dinámica de vida de la población adolescente escolar. En este sentido, para un pequeño porcentaje de las respuestas ambos espacios poseen una misma relación, por cuanto se vive cerca del plantel educativo; sin embargo, dicha relación resulta sumamente pequeña a nivel estadístico. De igual forma se aborda el tema referido a la percepción de consumo entre sus amistades, para lo cual se hace hincapié en la señalización de relaciones de consumo para el grupo de amistades con las cuales se comparte frecuentemente, lo cual permite acotar la reflexión sobre el entorno social más cercano a la persona (sus pares).

version diagramada.indd 181

g

d.1. Percepción de consumo en el entorno comunitario Para la obtención de la información referente a la percepción del consumo de drogas en la comunidad donde se vive, se ofrece una escala de respuesta conformada por las siguientes expresiones: no existe, es baja, regular, alto, muy alto y no sabe. A partir de estas respuestas se resumen tres categorías: • Percepción de bajo consumo: 33,4% La percepción que logra captar la mayor tendencia de respuesta es la referida a una percepción de bajo consumo, la cual se encuentra conformada por las expresiones que la catalogan de baja y / o inexistente. En total se alcanza una relación donde el 33,4% de todas las opiniones señalan vivir en una comunidad donde la presencia de la droga es relativamente baja, siendo inexistente para el 18,2% de la población. Esta forma de apreciar la relación droga / comunidad presenta una relación interna donde la población femenina lo valora como bajo en 29,6%, mientras que la población masculina expresa dicha percepción de manera más acentuada, con 37,6%. En cuanto a las magnitudes alcanzadas por región destacan particularmente las percepciones registradas en la las regiones Occidental y de Los Llanos donde el bajo consumo se ubicó en 38,1% y 39,8% respectivamente.

181

05-Dec-09 5:17:06 PM


h Introducción y aspectos metodológicos del estudio

• Percepción de consumo intermedio: 22,6% Para esta forma se obtuvo una relación de respuesta homogénea entre la población femenina y masculina. En la relación obtenida por regiones se mantiene una tendencia general bajo los mismos parámetros, ofreciendo límites extremos en el caso de la región de Los Llanos donde se reporta un 19% y en la región Central donde se alcanza una cifra del 26,3%.

182

se alcanza el tope máximo del 31,8%. De los estados que la conforman se obtiene su mayor incidencia en el Distrito Capital, siendo su ponderación de 37,6%. • No sabe Para este porcentaje de la población no le es factible reconocer la existencia del problema droga en la comunidad.

• Percepción de alto consumo: 23,8%

Dinámica regional

Para el 23,8% de la población el problema de consumo de drogas en el entorno comunitario se encuentra en sus más altas magnitudes, siendo más agudo para el 12% que la cataloga como “muy alto”. Dicha visión presenta cierta diferencia entre la población femenina y masculina, ya que la primera percibe este tipo de relación en 25,3% de los casos, mientras que los segundos lo hacen en 22,1%. En cuanto a la incidencia nacional se observan tres tipos de magnitudes para la relación de alto consumo:

Percepción del consumo de drogas en la comunidad

La primera de estas magnitudes alcanza un tope máximo de 17% de las opiniones y se encuentran conformadas por las regiones Occidental y Los Llanos. La segunda de las magnitudes supera el 17% y posee un tope de 22,7% de las opiniones, estando conformada por las regiones Centro Occidental, Oriental y Guayana.

Región Central:

Bajo

Alto

consumo Consumo intermedio consumo

27,1%

26,3%

31,8%

Región Centro Occidental: 33,8%

21,6%

c21,6%

Región Occidental:

39,8%

20,0%

17,1%

Región Los Llanos

38,1%

19,0%

17,5%

Región Guayana:

32,4%

21,9%

24,2%

Región Oriental:

33,5%

22,7%

24,2%

Total nacional

33,4%

22,6%

23,8%

En última instancia se presenta la región Central, donde

version diagramada.indd 182

05-Dec-09 5:17:06 PM


Introducción y aspectos metodológicos del estudio

Cuadro N° 1 Nac

Perfil Nacional Percepción del consumo de drogas en la comunidad

Tipo de Plantel

Perfil Nacional

No existe

Regular

Alto

Muy Alto

6.208

5.342

8.922

4.820

52,9

15,9

13,7

22,9

12,4

34.766

7.194

5.878

7.737

3.867

%

47,1

73.793

Total

Bajo

39.027 %

Masculina

IV.d Entorno y percepción de consumo

Percepción

Total

Femenina

g

20,7

13.402

16,9

11.220

18,2

%

22,3

15,2

22,6

1,1

5.761

11,0

504

16,6

8.885

11,8

411

21,2

3.825

8.687

No Resp.

8.264

13,0

11,1

16.659

No sabe

5.060

1,4

14.025

12,0

915

19,0

1,2

Gráfico EPC-1: Percepción general del consumo de drogas en la comunidad 25,0

22,9 22,3 22,6

20,7 20,0

18,2

19,0 16,9

Porcentaje

15,9 15,0

21,2

16,6

15,2 13,7

12,4

11,1

11,8

13,0

11,0 12,0

femenina masculina

10,0

total

5,0 1,1

1,4

1,2

183

0,0 No existe

Bajo

Regular

Alto

Muy Alto

No sabe

No Resp.

Percepción de consumo

Gráfico EPC-2: Percepción regional del consumo de drogas en la comunidad Inexistente-bajo 39,8

40,0 35,0

33,4

Porcentaje

30,0 25,0

31,8 27,1

Regular

Alto-muy alto

38,1

33,8

33,5

32,4

26,3

22,6 23,8

21,6 21,6

20,0

20,0

17,1

19,0

24,2

22,7 24,2

Región Guayana

Región Oriental

21,9 17,5

15,0 10,0 5,0 0,0 Total Nacional

version diagramada.indd 183

Región Central

Región Centro Occidental

Región Occidental

Región Los Llanos

05-Dec-09 5:17:07 PM


h Introducción y aspectos metodológicos del estudio

d.2. Percepción de consumo en el entorno cercano al plantel de estudio La percepción del consumo de drogas en el entorno cercano al plantel de estudio se presenta con una relación que guarda ciertas similitudes a la dinámica reportada en el espacio comunitario. No obstante, se hace evidente un mejor posicionamiento de este tipo de espacios frente a la situación de consumo, que se refleja en la siguiente estructura de respuesta: • Percepción de bajo consumo: 33,6%

184

Al igual que para la percepción comunitaria, el entorno cercano al plantel posee una impresión general de bajo consumo, que alcanza hasta 21% de expresiones que señalan su inexistencia. Esta forma de percibir la relación del entorno resulta ser más acentuada en el caso de la población masculina, la cual lo plantea en el 37,8% de los casos, mientras que la población femenina lo hace en 29,7%. Las magnitudes referidas a nivel nacional describen un relación muy cercana al 34%, salvo en la región Centro Occidental, donde se ubicó en 31,9%. • Percepción de consumo intermedio: 17,4% La dinámica de respuesta bajo la modalidad de percepción de consumo intermedio ofrece una relación nacional que presenta una tendencia con elementos similares, tanto en la relación cercana entre la población masculina y femenina, como en las magnitudes alcanzadas en cada una de las regiones, salvo en el caso de la región de Los Llanos, donde la cifra desciende a 14,1%.

version diagramada.indd 184

Percepción de alto consumo: 12,1%

La relación obtenida en el señalamiento de alto consumo en este tipo de entorno ofrece un escenario donde, si bien el 12,1% de la población señala su existencia, la misma resulta ser mucho menor que el 23,8% reportado en los entornos comunitarios. En cuanto a su intensidad sólo el 4,5% de la población lo señala como “muy alto”. Estas relaciones apuntan al reconocimiento de los entornos del plantel educativo como espacios que presentan características que permiten mejores condiciones de seguridad en cuanto al problema de drogas. Con ello no se pretende decir que estos espacios están exentos de dichos problemas, más bien se intenta reconocer la relación de seguridad que percibe la población en los alrededores del plantel donde se estudia, el cual, a pesar de tener un 12,1% de observaciones críticas, mantiene una mejor relación que otros ámbitos cercanos al estudiantado. Dentro de esta relación destaca el hecho de presentar cifras muy homogéneas en todas las regiones, donde hasta la región Central que exponía una alta relación de consumo en su entorno comunitario del 31,8%, para esta dimensión refiere tan sólo un 13,6%. • No sabe: 35,6% Para un tercio de la población no resulta factible la identificación de la situación de drogas en este tipo de entornos, lo cual puede estar vinculado a varios factores que pudieran estar enlazados siendo la más probable la poca permanencia en dichos espacios, lo cual dificulta el poder detectarla. Otra explicación sería el no querer suministrar información que pudiese entenderse como comprometedora, aun cuando la confidencialidad de la

05-Dec-09 5:17:07 PM


Introducción y aspectos metodológicos del estudio

información quedó claramente expuesta en los términos de la aplicación.

Cuadro N° 2 Nac

IV.d Entorno y percepción de consumo Perfil Nacional Percepción del consumo de drogas en los alrededores del plantel donde estudia

Tipo de Plantel

Dinámica regional

Masculina

consumo

Regular

Alto

3.034

52,9

18,7

11,0

18,3

7,8

34.766

8.230

4.927

5.695

2.525

47,1

73.793

23,7

14,2

15.528

9.233

21,0

16,4

12,5

1,0

11.150

4,7

604

32,1

3.347

7,5

398

38,8

1,7

26.280

4,5

1.002

35,6

1,4

Alto

Consumo intermedio consumo

Gráfico EPC-3: Percepción general del consumo de drogas en los alrededores del plantel

17,7%

13,6%

38,8

Región Centro Occidental: 31,9%

18,2%

12,9%

35,6

35,0

32,1

30,0 Porcentaje

34,6%

25,0 20,0

Región Occidental:

33,0%

17,8%

9,8%

Región Los Llanos

34,8%

14,1%

11,6%

10,0

Región Guayana:

34,2%

17,6%

12,9%

0,0

Región Oriental:

33,0%

17,6%

11,2%

Total nacional

33,6%

17,4%

12,1%

version diagramada.indd 185

1.635

No Resp.

15.130

4,4

5.559

17,4

No sabe

1.712

7,3

12.844

40,0

Región Central:

Muy Alto

39.027

7.149

%

Bajo

Bajo

4.306

% Total

No existe

7.298

%

Percepción del consumo de drogas

Percepción

Total

Femenina

Perfil Nacional

g

23,7 18,7

femenina 21,0

masculina 18,3 16,4 17,4

14,2

15,0

11,0

total

12,5 7,8 7,3 7,5 4,4

5,0

4,7

4,5 1,0

No existe

Bajo

Regular

Alto

Muy Alto

No sabe

1,7

1,4

No Resp.

Percepción de consumo

185

05-Dec-09 5:17:08 PM


h Introducción y aspectos metodológicos del estudio

d.3. Percepción sobre el consumo de pares Sobre la percepción del consumo existente entre el grupo de amistades cercanas al estudiante, se establece un acercamiento cuya pauta general se centra en la descripción de las tendencias de consumo en función del reporte establecido por tipo de droga. En este sentido cabe destacar que las cifras obtenidas expresan una relación muy similar entre la población femenina y la masculina, por lo que se hará referencia principalmente a las magnitudes totales de cada tipo de droga. Esta relación permite conocer la manera en que se estructura el consumo de este entorno de amistades, lo cual plantea una relación muy cercana a la estructura de prevalencias que serán abordadas en la próxima sección. • Percepción de consumo para drogas lícitas 186

Cigarrillo

Chimó

Amazonas 51% Apure 41,4% Carabobo 52,7% Distrito Capital 55,8% Guárico 40,5% Lara 53% Mérida 52% 53,5% Miranda 57,1% Portuguesa 48,2% Táchira 51,8% 43,7% Trujillo 53,7% Vargas 55,5% Total nacional

47,8%

31,8%

Alcohol

66,5% 70,5%

70,6%

62%

De manera general la población reporta el consumo de drogas lícitas en su entorno social inmediato (amistades cercanas), alcanzando cifras que van desde el 31,8% para el caso del consumo de chimó 47,8% en el caso del cigarrillo, hasta un máximo de 62% para el consumo de alcohol. En las regiones se presentan varias combinaciones de consumo que reflejan ciertas dinámicas propias de cada una, como la región Central donde se observan entornos de consumo que se ubican en 54,7% para el caso del cigarrillo y de 67,3% para el alcohol. Regiones como la Centro Occidental (39,8%), Occidental (40,2%) y Los Llanos (42,6%) apuntalan la existencia de consumo de chimó entre el grupo de amistades.

Los señalamientos de entornos con amistades que consumen drogas ilícitas presentan una relación general donde destaca el consumo de marihuana, el cual es señalado por el 14,4% de los y las participantes en el estudio. Para el resto de las drogas que conforman este bloque informativo se presenta un porcentaje de identificación que oscila entre el 8,7% y el 9,3%. A nivel regional se presentan situaciones algo variadas, sin embargo, las diferencias a este nivel no conllevan la identificación particular de alguna en especial.

En cuanto a la relación de estados con mayor referencia a entornos con este tipo de consumo, se observan los niveles más altos en:

Para la relación obtenida por estados se hacen presentes algunas magnitudes que resultan significativas y reportan variaciones que llaman la atención por las siguientes relaciones:

version diagramada.indd 186

• Percepción de consumo para drogas ilícitas:

05-Dec-09 5:17:08 PM


Introducción y aspectos metodológicos del estudio

Marihuana

Cocaína

Bolívar 17,0% 10,1% Carabobo 18,2% 11,8% Distrito Capital 18,1% Guárico 18,8% 15,7% Lara 15,4% Miranda 16,4% Nueva Esparta 17,5% 10,9% Trujillo 15,9% 12,0% Vargas 15,4% Yaracuy Total nacional 14,4% 8,7% • Percepción de consumo para drogas de uso indebido En líneas generales, el 12% de la población nacional reporta tener amistades que consumen algún tipo de fármaco, sin récipe médico y con la intención de experimentar sensaciones. Al igual que en el caso anterior de las drogas ilícitas, la relación por regiones se presenta con pequeñas variaciones; no obstante, en las dependencias estadales destacan algunos casos por la forma en que expresan cifras que se alejan del promedio nacional. En esta situación se encuentran:

version diagramada.indd 187

Crack

Otras drogas

11,3% 13,2%

10,1% 10,3%

15,6%

14,8%

11% 11,4

11,4% 12,9%

10,5% 9,1%

11% 9,3%

Fármacos

Carabobo

14,2%

Falcón

13%

Guárico

17,8%

Nueva Esparta

13,5%

Trujillo

16,1%

Zulia

14,5%

Total nacional

12%

g

187

05-Dec-09 5:17:08 PM


h Introducci贸n y aspectos metodol贸gicos del estudio

188

version diagramada.indd 188

05-Dec-09 5:17:08 PM


I

Introducciรณn y aspectos metodolรณgicos del estudio

g

Serie estรกdistica del entorno y percepciรณn de consumo d.1. Percepciรณn de consumo en el entorno comunitario

EPC version diagramada.indd 189

189

05-Dec-09 5:17:08 PM


h Introducci贸n y aspectos metodol贸gicos del estudio

190

version diagramada.indd 190

05-Dec-09 5:17:08 PM


I

Introducción y aspectos metodológicos del estudio

IV. RESULTADOS

g

191

e. Perfil general de consumo Contenido e.1. Perfil de consumo para drogas lícitas e.1.1 Situación general e.1.2 Situación regional e.1.3 Perfil nacional del consumo de tabaco e.1.4. Perfil nacional del consumo de alcohol

version diagramada.indd 191

05-Dec-09 5:17:09 PM


I h Introducción y aspectos metodológicos del estudio

e.1.5. Perfil nacional del consumo de cualquier droga lícita

e.4. Relación general para la edad de inicio

e.1.6. Relación de consumo de drogas lícitas y nivel educativo

e.4.1: Situación general e.4.2: Edad de inicio para drogas lícitas

e.2. Perfil de consumo para drogas ilícitas:

e.4. 3: Edad de inicio para drogas ilícitas

e.2.1 Situación general

e.4. 4: Edad de inicio para drogas de uso indebido

e.2.2 Situación regional e.2.3 Perfil nacional del consumo de marihuana

e.4. Energizantes y consumo de riesgo

e.2.4. Perfil nacional del consumo de cocaína e.2.5 Perfil nacional del consumo de éxtasis

e.5.1. Situación general

e.2.6. Perfil nacional del consumo de popper e.2.7. Perfil nacional del consumo de bazuco 192

e.2.8 Perfil nacional del consumo de Heroína e.2.9. Perfil nacional del consumo de metanfetaminas e.2.10. Perfil nacional del consumo de otras drogas lícitas e.2.11. Perfil nacional del consumo de cualquier droga lícita e.2.12. Relación de consumo de drogas lícitas y nivel educativo e.3. Perfil de consumo para drogas de uso indebido c.3.1 Fármacos c.3.2 Inhalables / Inhalantes

version diagramada.indd 192

05-Dec-09 5:17:09 PM


Introducción y aspectos metodológicos del estudio

g

T

al como fue señalado en la sección correspondiente a técnicas e instrumentos propuestos, el tratamiento del tema referido al perfil general de consumo requiere de la articulación de una serie de variables, entre las cuales destaca principalmente la “prevalencia” como unidad de medida utilizada para describir el consumo de drogas en la población de estudio. Éste es un tipo de indicador que da cuenta de la proporción de individuos de un grupo o una población que presentan una característica o evento determinado en un momento o en un período de tiempo determinado (“prevalencia de período”). En nuestro caso dicha proporción es calculada en función del porcentaje de personas que declara haber consumido una sustancia (cualquiera de las drogas lícitas e ilícitas) una o más veces en la vida. Se consideran las siguientes categorías según la presencia o no de consumo, de cualquiera de las drogas incluidas en el estudio, en un determinado lapso:

193

ÏÏ Prevalencia de vida: la persona declara que ha usado una droga determinada una o más veces en cualquier período de su vida. ÏÏ Prevalencia de año: la persona declara haber usado una droga determinada una o más veces durante los últimos 12 meses. ÏÏ Prevalencia de mes: la persona declara haber usado una droga determinada una o más veces durante los últimos 30 días. A partir de la determinación de las magnitudes presentes en la estructura de consumo se procede a realizar una serie de

version diagramada.indd 193

05-Dec-09 5:17:09 PM


h Introducción y aspectos metodológicos del estudio

proyecciones de carácter regional y nacional, con lo cual puede apreciarse la conformación de tendencias y patrones para cada tipo de sustancia, e igualmente son incorporados otros niveles de análisis que permiten establecer vinculaciones con variables de carácter poblacional e incidencias por nivel de estudio, entre otras. Otro de los aspectos a ser tomados, en cuenta, al momento de analizar la información recabada desde la estructura de prevalencias, se refiere al manejo de las relaciones que determinan la distinción entre consumidores dependientes y no dependientes. Para ello se asume operativamente la Clasificación Internacional de Enfermedades (CIE-10) de la Organización Mundial de la Salud, para la cual dicha relación de DEPENDENCIA es atribuida a todos los encuestados que declaran consumo en el último año o mes (prevalencia de año y mes). 194

Esta forma de categorizar o de definir operativamente las relaciones de dependencia facilita la generación de información con capacidad de proyección estadística, lo cual resulta de suma importancia para la determinación de los impactos producidos por el consumo de cualquier tipo de droga. Ahora bien, dicha aproximación al concepto de dependencia es un constructo teórico que busca simplificar la interpretación de una realidad compleja, para la cual deberían aplicarse adicionalmente otros tipos de instrumentos que permitan ahondar en determinadas condiciones de entrevista y potencien la obtención de información desde un enfoque clínico. Ante este tipo de cuadro restrictivo, el abordaje que se realiza en materia de relaciones de dependencia a partir de la estructura general de prevalencias de año y mes,

version diagramada.indd 194

será asumido como una estimación aproximada de la población con síndrome de dependencia a drogas.

e.1. Prevalencias para el consumo de drogas lícitas Antes de presentar los resultados obtenidos en el segmento de información vinculada con el consumo de drogas lícitas, se hace necesario establecer ciertas precisiones que permitan una mejor lectura de los datos y una mejor comprensión de las distintas dinámicas sociales que intervienen en la construcción del perfil de consumo. Un primer elemento se refiere a la misma forma de medición, la cual se realiza a través de la estructura de prevalencias de consumo y se concentra en la obtención de cifras globales aplicadas a la población en función de variables como el sexo, edad, nivel educativo, región estado, entre otros. Cada uno de estos niveles de medición permiten establecer puntos de coincidencia a partir de la vinculación de una o más variables, lo cual apuntala el reconocimiento de los impactos producidos en los distintos grupos poblacional. Si bien esta relación ofrece la oportunidad de acercarse teóricamente a la dinámica de consumo, es importante no perder de vista las relaciones internas de cada forma de análisis, por cuanto cada una de ellas capta la realidad desde un conjunto de criterios que deben ser comprendidos para ajustar o graduar las conclusiones que puedan extraerse de ella. Así por ejemplo, la prevalencia de vida para el consumo de cualquier droga o sustancia puede obtener un valor X, para su impacto nacional por sexo; no obstante, este nivel de información incluye internamente una serie de limitaciones de lectura que están asociadas con la existencia de patrones naturales de impacto en el consumo que

05-Dec-09 5:17:09 PM


Introducción y aspectos metodológicos del estudio

implican una tendencia en crecimiento, donde las poblaciones en los rangos de menor edad y/o en los niveles educativos iniciales, presentarán rasgos y valores propios de los procesos de iniciación al consumo e igualmente, en la medida en que se avanza a edades y niveles educativos superiores, dichos valores tenderán a incrementarse para expresar las relaciones de consumo o adicción que se comienzan a consolidar como parte de dicha dinámica. Ello conlleva la necesidad de establecer una serie de análisis en los cuales deben incorporarse distintas dimensiones de información que permitan acercarse a la comprensión de las particularidades de cada forma de consumo. En nuestro caso, el perfil de consumo se encuentra estructurado a partir de la vinculación de una serie de variables que permiten precisar información a distintos niveles, lo cual será replicado en el análisis de las otras modalidades de consumo (drogas ilícitas, de uso indebido, etc.). e.1.1. Situación general El primer elemento de análisis se refiere a la relación general de prevalencias para el consumo de alcohol y tabaco, este último bajo las modalidades de cigarrillo y chimó (tabaco de mascar), las cuales permiten establecer las siguientes precisiones: • Prevalencias de consumo para el tabaco: Para la medición del consumo de tabaco se procedió a medir su relación respecto al cigarrillo y el chimó, lo que permitió una primera aproximación desde su relación de consumo en la población, según el sexo.

version diagramada.indd 195

g

La relación existente en el consumo de tabaco expresa una prevalencia de vida del 16,8%, siendo del 12,8% para la población femenina y 21,2% para la masculina. En cuanto a su dinámica en el tiempo se aprecia cómo se distribuye en una prevalencia de año del 7,1% y una prevalencia de mes del 4,6%. Cigarrillo La prevalencia de vida para el producto cigarrillo se ubica en 13,2%, presentando un comportamiento que incrementa su incidencia en la población masculina que lo reporta en un 15,3%, mientras que la población femenina expresa una relación menor, con un 11,4%. De igual forma el resultado obtenido, en cuanto a prevalencia de año (5,4%) y mes (3,3%), expresa un perfil caracterizado por un mayor impacto en la población masculina, la cual alcanza un 6,5% y 4,2% respectivamente.

195

Chimó Por su parte el consumo de chimó alcanzó una prevalencia de vida del 7,2%, lo cual resulta muy significativo por cuanto dicha cifra representa aproximadamente el 50% de lo señalado para el cigarrillo, traduciéndose en un indicador de complementariedad de consumo para el caso del tabaco. Su relación para las prevalencias de año y mes se ubican en el orden del 2,6% y 1,8%. En cuanto a la dinámica de consumo puede apreciarse que centra su acción en el consumo masculino, el cual alcanza hasta 11,7% de prevalencia de vida. Esto llama la atención por ser una magnitud que se acerca

05-Dec-09 5:17:10 PM


h Introducción y aspectos metodológicos del estudio

en un 76,1% al consumo que la misma población masculina reportó para el caso del cigarrillo. Este dato estadístico describe una dinámica de consumo que pareciera estar desarrollando un fuerte componente de expansión, llegando a posicionar el consumo del chimó como una opción de la población estudiantil, mantiene menos restricciones y dificultades de acceso que el propio cigarrillo. A lo interno del conjunto de respuestas sobre el consumo de tabaco se precisó la existencia de 27,4% de adolescentes que expresan la utilización de ambas modalidades de tabaco. • Prevalencias de consumo para el alcohol El alcohol se ubica como la principal forma de consumo de la población escolar, alcanzando una prevalencia de vida del 47,2%. Su relación de consumo según el sexo de la población presenta un escenario en donde ambos sectores refieren patrones muy similares de consumo: 48,1% para la población masculina y 46,4% para la población femenina. En cuanto a las magnitudes alcanzadas en las prevalencias de año (30,1%) y mes (17,9%), ambas siguen presentando la tendencia homogénea en su relación de género, siendo de 31,7% masculino y 28,7% femenino, para la prevalencia de año, y 19,9% masculino y 16,2% femenino para la prevalencia de mes.

196

una relación donde el 47,9% de los y las jóvenes que participaron en la investigación mantienen o han mantenido tal consumo. Nuevamente se hace evidente la tendencia homogénea entre la población masculina y femenina, la cual se mantiene para el resto de la estructura de prevalencias: ÏÏ Prevalencia de vida: 47,9% (49,3% masculina y 46,6% femenina) ÏÏ Prevalencia de año: 31,6% (33,3% masculina y 30% femenina) ÏÏ Prevalencia de mes: 19,2% femenina).

(21,5% masculina y 17,1%

Del conjunto de información presentada se extrae como elemento la relación existente con el consumo de alcohol, el cual presenta una magnitud casi similar a la prevalencia de cualquier droga lícita, implicando con ello que todo adolescente que haya expresado consumo de tabaco (en cualquiera de sus dos modalidades) también ha consumido alcohol (en el 98% de los casos). • Se presenta el cuadro general de prevalencias de vida, año y mes, para el consumo de drogas lícitas (por estado), información que será desarrollada desde la sección de “Perfil nacional”.

• Prevalencias de consumo para cualquier droga lícita La prevalencia referida al consumo de cualquier droga lícita implica el porcentaje de población que reporta el consumo de al menos una de las sustancias antes mencionadas, lo que establece

version diagramada.indd 196

05-Dec-09 5:17:10 PM


Introducción y aspectos metodológicos del estudio

Cuadro N° 1 Nac

Perfil Nacional Prevalencias de consumo para Drogas Lícitas

Tipo de Drogas

Droga

Población

IV.e Perfil general de consumo

Respuesta Vida

Año

Mes

Femenina

11,4

4,4

2,5

Masculina

15,3

6,5

4,2

Total

13,2

5,4

3,3

Femenina

3,3

0,7

0,4

Masculina

11,7

4,8

3,4

7,2

2,6

1,8

Femenina

46,4

28,7

16,2

Masculina

48,1

31,7

19,9

Total

47,2

30,1

17,9

Femenina

12,8

4,8

2,8

Masculina

21,2

9,6

6,6

Total

Total

16,8

7,1

4,6

General

Femenina

46,6

30,0

17,1

Masculina

49,3

33,3

21,5

Total

47,9

31,6

19,2

Cigarrillos

Drogas Lícitas

Chimó

Total

Alcohol

Perfil Nacional

Prev Tabaco

Prev Cualquier Droga Lícita

g

197

version diagramada.indd 197

05-Dec-09 5:17:10 PM


h Introducción y aspectos metodológicos del estudio Perfil Nacional Cuadro N°Prevalencias de consumo para Drogas Ilícitas (a) 1.a R.Or.

Estados

Prev

Anzoátegui

Apure

Aragua

Barinas

Bolívar

198

Carabobo

Cojedes

Delta Amacuro

Distrito Capital

Falcón

Guárico

Perfil Nacional

version diagramada.indd 198

Chimó

Alcohol

19,1 7,7

8,4 2,3

45,0 27,1

Mes

5,1

2,2

Vida Año

10,0 3,5

5,1 1,4

Mes

2,4

Vida

Prev Tabaco

C D Ilícita

22,8 8,7

47,7 29,5

14,2

6,4

16,9

41,3 25,5

12,7 4,6

42,2 25,7

0,9

15,3

3,0

15,9

Año

11,0 3,4

8,8 3,6

33,6 20,2

15,4 6,1

35,3 21,1

Mes

2,0

3,4

12,7

4,6

14,0

Vida Año

11,8 5,2

6,4 2,0

49,5 34,2

14,2 5,9

46,2 31,2

Mes

3,5

1,3

20,4

4,3

19,1

Vida Año

14,4 5,4

9,3 3,8

43,6 27,6

19,1 7,8

45,5 28,4

Mes

3,5

2,9

16,5

5,7

17,9

Vida Año

13,2 4,3

5,9 1,6

48,2 28,9

16,1 5,3

48,8 28,8

Mes

2,6

0,9

16,4

3,2

16,7

Vida Año

12,9 5,4

6,0 2,0

48,2 33,3

16,1 6,9

49,7 34,4

Mes

3,4

1,3

19,2

4,6

20,2

Vida Año

9,9 4,0

6,2 2,6

38,3 23,6

14,1 6,2

39,2 24,3

Mes

2,1

1,6

14,4

3,5

15,4

Vida Año

8,6 2,8

4,6 1,0

42,7 24,8

11,0 3,3

43,1 24,6

Mes

1,8

0,5

11,6

1,9

11,7

Vida Año

19,6 9,0

5,7 1,4

64,9 47,1

22,5 10,6

66,0 48,6

Mes

5,7

0,6

29,4

6,5

31,5

Vida Año

9,2 3,5

5,7 2,1

38,5 25,7

11,5 4,5

40,1 27,0

Mes

2,0

1,5

15,0

2,7

15,8

Vida Año

9,9 4,1

5,7 2,0

39,5 26,2

13,6 5,7

42,3 28,4

Mes

2,1

1,3

15,7

3,3

17,7

Vida

13,2

7,2

47,2

16,8

47,9

Año

5,4

2,6

30,1

7,1

31,6

Mes

3,3

1,8

17,9

4,6

19,2

Vida

Amazonas

Cigarrillos

IV.e Perfil general de consumo

Año

Estados

Prev Vida

Lara

Mérida

Miranda

Monagas

Nueva Esparta

Portuguesa

Sucre

Táchira

Trujillo

Vargas

Yaracuy

Zulia

Año

Cigarrillos

15,1 6,3

Chimó

8,7 3,5

Alcohol

47,3 31,1

Prev Tabaco

18,7 8,5

C D Ilícita

50,1 33,0

Mes

4,0

2,4

17,4

5,8

19,7

Vida

18,0 8,1

17,5 8,6

55,6 36,1

28,5 14,8

59,0 39,0

Año Mes

4,5

6,3

22,6

9,9

25,4

Vida

19,2 9,1

7,2 1,9

63,2 33,0

22,4 10,1

63,5 47,5

Año Mes

5,7

1,1

23,4

6,3

29,6

Vida

9,7 3,7

5,6 1,6

47,1 23,6

13,6 5,2

47,5 29,7

Año Mes

2,1

0,9

13,4

2,8

15,7

Vida

11,5 5,1

4,4 1,2

46,9 35,1

14,1 5,9

48,0 36,0

Año Mes

2,9

0,4

19,3

3,0

19,8

Vida

11,3 4,4

8,4 4,1

39,4 24,4

15,7 7,4

40,4 25,1

Año Mes

2,5

3,3

14,4

5,1

16,0

Vida

8,8 2,8

4,7 1,6

46,8 29,8

11,1 3,9

47,0 29,5

Año Mes

2,1

1,1

18,7

3,0

18,8

Vida

16,2 7,2

11,0 5,0

53,6 36,4

21,6 10,0

54,5 37,3

Año Mes

4,4

3,4

21,3

6,5

23,0

Vida

14,7 5,1

14,9 6,3

40,9 24,5

23,5 9,9

45,6 27,6

Año Mes

3,0

4,7

11,7

6,9

15,6

Vida

14,5 6,3

6,8 2,1

56,1 36,9

18,0 7,5

56,3 37,4

Año Mes

4,5

1,2

21,5

5,2

22,3

Vida

10,6 4,7

5,4 2,1

40,8 25,9

13,3 6,0

41,2 26,3

Año Mes

2,7

1,5

15,1

3,9

16,0

Vida Año

9,7 3,1

5,2 1,8

36,0 22,3

12,0 4,2

35,9 21,8

Mes

1,8

1,2

12,4

2,6

12,9

05-Dec-09 5:17:12 PM


Introducción y aspectos metodológicos del estudio

g

e.1.2. Situación regional El consumo de drogas lícitas en el país presenta el mayor perfil de consumo en la región Central, donde se alcanza una prevalencia de vida más alta para el consumo de alcohol (56,9%) y cigarrillo (16,1%), seguido por la región de Guayana, donde dicha relación alcanza 47,5% y 14,5% respectivamente. En cuanto al menor consumo reportado, la región de Los Llanos presenta una relación

de prevalencias donde el alcohol es señalado en el 39,2% de los casos y su consumo de cigarrillo se ubica en 11,9%. Un elemento que no mantiene la misma tendencia en la correlación de las cifras anteriores es el presentado por el consumo de chimó, el cual resulta ser el más bajo en la región Oriental con 5%.

Alcohol

Región Central

56,9%

16,1%

6,4%

Región Guayana

47,5%

14,5%

6,4%

Región Oriental

44,7%

9,8%

5,0%

Región Occidental

44,2%

13,4%

10,1%

Región Centro Occidental

41,8%

11,8%

7,2%

Región Los Llanos

39,2%

11,9%

8,0%

Total nacional

47,2%

13,2%

7,2%

La mayor prevalencia para el consumo de chimó se hace presente en las regiones Occidental y Los Llanos, donde se alcanza 10,1% y un 8% respectivamente. Dicha dinámica lleva a conformar una relación general de consumo de tabaco que se ubica en el orden del 19% para el caso de la región Occidental y presenta una relación interna donde la población femenina señala esta relación en 13,6%, mientras que la población masculina prácticamente duplica esta

version diagramada.indd 199

Cigarrillo

Chimó

199

cantidad al referirlo en 25,1% de los casos. Para la región de Los Llanos esta relación resulta algo más baja, ubicandose en 16,3%, siendo de 12,2% para el sector femenino y 20,8% para el masculino. Para esta relación de consumo general de tabaco se obtuvieron magnitudes similares, en cuanto al tope máximo, para las regiones Central (19,2%) y Occidental (19%). Sin embargo, la

05-Dec-09 5:17:12 PM


h Introducción y aspectos metodológicos del estudio

dinámica que determina la conformación de las prevalencias de consumo apunta a dos modalidades con ciertas particularidades. Así, para la primera de estas regiones se desarrolla un acercamiento que se concentra en el consumo de cigarrillo, el más alto del país y el acceso al chimó. Por su parte, en la segunda región se procede a incorporarse al consumo de cigarrillo e igualmente se procede a explorar el consumo de chimó, pero de una forma más intensiva.

tradicional, como los presentes en zonas particulares del país donde históricamente se ha utilizado el producto; adicionalmente se plantea un escenario multivariado de relaciones que lleva a los grandes centros urbanos a incorporarse en un consumo que encuentra, en la posibilidad de acceso al producto, uno de sus principales ejes impulsores. Paradójicamente, esta dinámica de consumo convive con el escepticismo de muchas personas para las cuales la utilización del chimó encuentra su nicho en zonas rurales y no posee mayores implicaciones en los espacios urbanos, cuestión que refutan las estadísticas, lo que exige más bien una mirada crítica que permita y potencie una mejor intervención en el campo de la prevención.

Un elemento de gran significación para esta relación de consumo resulta ser el posicionamiento alcanzado por el chimó, el cual plantea una dinámica de relación donde la población estudiantil se encuentra optando por su consumo, que no sólo responde necesariamente a patrones de carácter cultural o

Gráfico PGC-2: Prevalencia de vida para el consumo de drogas lícitas (por región) 60,0

200

56,9

57,4

50,0 43,0

41,8 Prevalencias

45,3

44,7

47,9

47,2

41,3

39,2

40,0

48,5

47,5

45,7

44,2

30,0

20,0

16,1

19,2

19,0 11,8

10,0

15,0

14,5

17,5

11,9

10,1

7,2

6,4

16,3

13,4

9,8

8,0

6,4

13,2

12,6

16,8

7,2

5,0

Región Central

Región Centro Occidental Alcohol

version diagramada.indd 200

Región Occidental Cigarrillo

Región Los Llanos

Chimó

Región Guayana

Prev. Gen. Tabaco

Región Oriental

Total Nacional

Prev Cualquier Droga Lícita

05-Dec-09 5:17:13 PM


Introducción y aspectos metodológicos del estudio

e.1.3. Perfil nacional del consumo de tabaco • CIGARRILLO Prevalencia de vida - Perfil nacional 13,2% A continuación se presenta la estructura interna de prevalencias de consumo para los distintos estados del país, para lo se procede a establecer una relación a tres niveles que se concentran en sus límites inferior, intermedio y superior, con lo que se busca facilitar la identificación de las cifras obtenidas por cada entidad. En este caso es necesario acotar que, aun cuando se plantea una categorización de las magnitudes, éstas son de carácter referencial y debe comprenderse que, aunque los estados reflejados en el rango superior poseen situaciones más intensas en la relación de consumo, la dinámica presente conlleva una relación nacional, por lo cual todos los niveles expresan relaciones de importancia que deben ser asumidas de manera articulada para una mejor comprensión del sistema de relaciones e impactos.

g

Perfil de consumo para el límite intermedio: 11,3% al 14,7%: La franja intermedia de magnitudes en las prevalencias de vida ofrece un escenario caracterizado por la presencia de nueve estados cuyos rangos se ubican entre el 11,3% (caso de Portuguesa), y el 14,7% (Trujillo). Perfil de consumo para el límite superior: 15% al 19,6%: Este límite superior hace referencia a situaciones de consumo acentuado donde se plantea una dinámica más activa de incorporación de la población a procesos de iniciación temprana y refuerzo grupal. Entre los estados con mayor prevalencia de consumo se encuentran Lara (15,1%), Táchira (16,2%) Mérida (18%), Amazonas (19,1%), Miranda (19,2%) y el Distrito Capital (19,6%). 201

Perfil de consumo para el límite inferior: 8,6% al 11% Para nueve de los estados se presentó una relación de consumo caracterizado por la presencia de prevalencias de vida inferiores al 11%, lo que las ubica en un rango menor de consumo. Entre las prevalencias más bajas a nivel nacional destacan las presentadas en Delta Amacuro (8,6%), Sucre (8,8%), Falcón (9,2%), Monagas (9,7%) y Zulia (9,7%)

version diagramada.indd 201

05-Dec-09 5:17:13 PM


h Introducción y aspectos metodológicos del estudio

CHIMÓ: Prevalencia de vida - Perfil nacional 7,2% Perfil de consumo para el límite inferior: 4,4% al 5,9%:

202

Once de los estados ubican su prevalencia de consumo para el chimó en un rango que expresa una diferencia menor a 2 puntos porcentuales. Su conformación es variada, en cuanto a la presencia de estados de diferentes regiones, y destacan principalmente las relaciones presentadas por tres de las dependencias donde las cifras obtenidas se encuentran por debajo del 5%, son Nueva Esparta (4,4%), Delta Amacuro (4,6%), Sucre (4,7%). Otro de los elementos que presenta una relación particular en cuanto a su conformación en el espectro mayor que conforma el tabaco es la magnitud alcanzada por el Distrito Capital, con 5,7% se ubica en este nivel de límite inferior, aun cuando su consumo de cigarrillo expresa la relación más alta del país. Perfil de consumo para el límite intermedio: 6% al 8,8%: La franja intermedia para las prevalencias de vida presenta una dinámica de crecimiento donde ocho de los estados distribuyen su consumo en un rango con variación moderada, la cual va desde el 6% reportado por Carabobo hasta 8,8% en el estado Apure.

version diagramada.indd 202

Perfil de consumo para el límite superior: 9% al 17,5%: Para los cuatro estados que se encuentran en este límite superior se observa una tendencia a incrementar la magnitud de las prevalencias reportadas y a distanciarse del promedio nacional. Ello se traduce en la presencia de algunas prevalencias que alcanzan hasta un máximo de 17,5%, lo que conlleva un incremento que duplica al promedio nacional. Las cifras reportadas van desde 9,3% en Barinas, 11% en Táchira, hasta los topes alcanzados por Trujillo con un 14,9% y Mérida con un 17,5%. Precisamente estos tres últimos estados forman parte de la Región Occidental (solo el estado Zulia presenta valores inferiores a nivel de la región), lo que lleva a pensar en una lógica de interpretación que apunta de manera particular a una modalidad de consumo que encuentra en los factores socioculturales y más precisamente hacia los de carácter tradicional, ciertos elementos de validación social que promueven de manera acentuada el consumo de chimó. No obstante, debe señalarse que la tendencia nacional expresa la existencia de un comportamiento general donde la población escolar se encuentra direccionando ciertos niveles de consumo hacia este tipo de sustancia, lo cual va mucho más allá de la presencia de ciertas tradiciones o elementos aislados de promoción.

05-Dec-09 5:17:13 PM


Introducci贸n y aspectos metodol贸gicos del estudio

g

203

version diagramada.indd 203

05-Dec-09 5:17:13 PM


h Introducción y aspectos metodológicos del estudio

Total general tabaco Prevalencia de vida - Perfil nacional 13,2%

204

Este indicador es construido a partir del total de la población que reporta consumo de tabaco en cualquiera de sus formas (cigarrillo y/o chimó). Ello quiere decir que, estadísticamente, cada uno de los y las participantes del estudio que señalaron algún consumo son catalogados como tales, sea de una o de las dos sustancias abordadas. En líneas generales se presentó una dinámica de consumo que mantiene la misma tendencia estructural a la expresada en el consumo de cigarrillo, lo cual representa un mayor consumo para ambas sustancias. No obstante, la combinación de los dos consumos, aunado a los casos donde sólo se consume una de ellas, ofrecieron un cuadro general donde las cifras, inicialmente reportadas, se elevaron (en cuanto al promedio nacional) en 21,2%. Perfil de consumo para el límite inferior: 11% al 13,6% El primer impacto para la relación de consumo de tabaco se refleja en el incremento de la base de consumo, la cual se eleva del 8,6% reportado en el cigarrillo a 11%. Ello implica que no necesariamente todo el que consume chimó también lo hace con el cigarrillo, por lo que se percibe un incremento que recoge la diferencia de aquellos casos donde el consumo es excluyente. En líneas generales los estados que se encuentran en este límite inferior incrementan su base de consumo (de cigarrillo) 20% a 21%; no obstante siguen manteniendo su orden de posición, al menos

version diagramada.indd 204

en los de menor prevalencia, como por ejemplo los casos de Delta Amacuro (11%), Sucre (11,1%) y Falcón (11,5%), Perfil de consumo para el límite intermedio: 14,1% al 18,7% Los casos ubicados en el límite intermedio obtienen una prevalencia situada entre el 14,1% y 18,7%. En cuanto al posicionamiento puede apreciarse, en el gráfico correspondiente, la distribución de estados que abarcan desde Cojedes con 11,3% hasta Lara con 18,7%. En cuanto a la relación de incremento, los tres estados donde se evidenció con mayor fuerza dicha relación fueron Apure, donde se pasa del 11% al 15,4% (un incremento del 28,7), Portuguesa de 11,3% a 15,7% (28,2% de incremento) y Barinas de 14,4% a 19,1% (24,6% de incremento). Perfil de consumo para el límite superior: 19,1% al 28,5% Para la relación de magnitudes expresadas en este límite superior se aprecia que siete estados mantienen una dinámica con alta presencia de población en situación de consumo de tabaco, destacando las cifras alcanzadas por los distintos estados que conforman este segmento, donde Barinas con 19,1% presenta la única prevalencia por debajo del 20%, mientras el resto abarca las siguientes cantidades: Táchira (21,6%), Miranda (22,4%), Distrito Capital (22,5%), Amazonas (22,8%), Trujillo (23,5%) y Mérida (28,5%). En el marco de dichas cifras se hace significativo el 25% de incremento presentado en Táchira e igualmente, las más altas relaciones reportadas en el 37% de incremento en Mérida y el 37,5% de Trujillo.

05-Dec-09 5:17:14 PM


Introducci贸n y aspectos metodol贸gicos del estudio

g

205

version diagramada.indd 205

05-Dec-09 5:17:14 PM


h Introducción y aspectos metodológicos del estudio

• Relación de cantidad en el consumo de cigarrillo Prevalencias: ÏÏ Prevalencia de vida: 13,2% ÏÏ Prevalencia de vida población femenina: 11,4% ÏÏ Prevalencia de vida población masculina: 15,3% La relación de cantidad ofrece la oportunidad de acercarse, no sólo a la determinación del tamaño poblacional de jóvenes estudiantes que se encuentran vinculados al consumo de cigarrillo, sino a la caracterización de las modalidades de consumo, lo que conlleva un mejor manejo de elementos de vital importancia al momento de diseñar planes y programas de prevención que partan de las realidades locales. 206

En relación con esta variable se hace evidente la existencia de tres tipos de respuestas, que podrían resumirse en: • 61,2% de la población que indica este tipo de consumo expresa cantidades entre 1 y 5 cigarrillos: El tema referido a consumo por debajo de 5 cigarrillos suele ubicarse como un elemento propio de un perfil de consumo moderado; no obstante dicha relación se plantea primordialmente para población adulta. En este caso en particular la población de referencia está constituida principalmente por adolescentes con un fuerte componente de edades ubicadas en un rango de entre 13 y 16 años.

version diagramada.indd 206

Para esta relación de consumo puede establecerse cierta vinculación con el desarrollo de una fase de iniciación o de consumo experimental, e igualmente puede incluir una modalidad de consumo ocasional, social o recreacional. • 8,6% de la población expresa relaciones de consumo que superan los 6 cigarrillos: Para este porcentaje de la población se establece una pauta de consumo que denota la existencia de elementos que pudieran apuntalar la presencia de patrones de consumo habitual, que implicarían ciertos indicios de uso regular (intervalos de tiempo similares). Para este segmento sería previsible esperar una relación de consumo enmarcada en su consolidación, la cual suele ir acompañada del aumento de la tolerancia y/o necesidad de consumir cantidades mayores de la sustancia. • 30,1% de la población no ofrece respuesta: Este porcentaje de “no respuesta” implica la presencia de dos tipos de interpretación de los datos: por un lado, la relación natural de omisión de información en temas que generan resistencia en la población de estudio, mientras que por el otro esta relación puede ser expresión de la existencia de un segmento poblacional que sólo ha consumido de manera experimental y no posee patrones que permitan la concreción o señalización de cantidades referenciales.

05-Dec-09 5:17:14 PM


Introducci贸n y aspectos metodol贸gicos del estudio

g

207

version diagramada.indd 207

05-Dec-09 5:17:14 PM


h Introducción y aspectos metodológicos del estudio

e.1.4. Perfil nacional del consumo de alcohol ALCOHOL Prevalencia de vida - Perfil nacional 47,2% Para la presentación de la estructura interna de prevalencias de consumo de alcohol, se procede a utilizar la misma lógica instrumental planteada para el tabaco, lo que implica la realización de un análisis del consumo para los distintos estados del país, a partir de tres niveles de impacto: límites inferior, intermedio y superior.

208

De igual forma se hace necesario acotar que, aun cuando se plantea una categorización de las magnitudes, éstas son de carácter referencial y debe comprenderse que la relación interna de las distintas variables se encuentran articuladas con la dinámica nacional, por lo cual todos los niveles expresan relaciones de importancia dentro del sistema.

Perfil de consumo para el límite intermedio: 43,6% al 49,5% La dinámica de consumo que, mantiene más cercana al promedio nacional es la referida por este grupo de nueve estados que concentran más de un tercio de la población con reportes de consumo de alcohol, Su menor exponente se presenta en Barinas (43,6%) y su tope máximo en Aragua (49,5%). Perfil de consumo para el límite superior: 53,6% al 64,9% En última instancia se encuentra un grupo de cinco estados donde se alcanzan las mayores magnitudes de consumo, que cubren a más de la mitad de su población. Uno de los elementos característicos en la conformación de esta categoría es la presencia de tres estados de la región Central, así como dos de la región Occidental, lo cual plantea la posible existencia de elementos de carácter sociogeográfico que enmarcan la relación de consumo. Estas dependencias que conforman el límite superior presentan las siguientes magnitudes: Táchira (53,6%), Mérida (55,6%), Vargas (56,1%), Miranda (63,2%) y Distrito Capital (64,9%).

Perfil de consumo para el límite inferior: 33,6% al 42,7% Para diez estados se presenta una dinámica de consumo de alcohol que concentra porcentajes que van desde 33,6% (Apure) hasta 42,7% (Delta Amacuro). En esta relación de límite inferior destaca la presencia de seis estados donde la prevalencia de vida se mantiene por debajo del 40%: ellos son Apure, Zulia (36%), Cojedes (38,3%), Falcón (38,5%), Portuguesa (39,4%) y Guárico (39,5%).

version diagramada.indd 208

05-Dec-09 5:17:14 PM


Introducci贸n y aspectos metodol贸gicos del estudio

g

209

version diagramada.indd 209

05-Dec-09 5:17:14 PM


h Introducción y aspectos metodológicos del estudio

• Relación de cantidad en el consumo de ALCOHOL Prevalencias: Prevalencia de vida: 47,2% Prevalencia de vida población femenina: 46,4% Prevalencia de vida población masculina: 48,1%. En cuanto al consumo de alcohol se hace evidente la presencia de una tendencia homogénea para la población femenina y masculina, lo cual implica una relación social de equilibrio en la promoción y refuerzo del consumo. En cuanto a la dinámica de la ingesta alcohólica se observa un comportamiento que presenta rasgos parecidos para ambos grupos poblacionales, aun cuando se hace evidente una mayor inclinación del sector masculino a utilizar mayores cantidades al momento de consumir. 210

La información referida a la cantidad con la que normalmente se realiza la ingesta alcohólica se ha dividido en dos categorías: la referida al consumo de cervezas, como uno de los principales productos comercializados en el país, para el cual se utiliza la botella o lata de cerveza como unidad de medida, y la denominada tragos, con la cual se resume un tipo de consumo que implica la utilización de bebidas alcohólicas como el ron, anís y guarapitas (mezclas), entre otras.

version diagramada.indd 210

Relación de consumo: Cervezas ™™ 1 a 3 cervezas: 45,9% Este primer rango se encuentra vinculado con un consumo moderado, el cual se relaciona con el desarrollo de la fase de iniciación o de consumo experimental, e igualmente puede incluir una modalidad de consumo ocasional, social o recreacional. La cantidad de población que señala este rango de consumo describe una dinámica general en donde se establecen dos grandes bloques o situaciones de consumo: la primera es la representada por este rango (de 1 a 3 cervezas), en el cual se percibe una relación que mezcla población en fase inicial de consumo de alcohol y población en consumo ocasional/recreacional; a lo interno se encuentra conformado por 54,6%, de población femenina y 37,5% de masculina. Para el segundo bloque, caracterizado por consumos con una mayor relación de cantidad, se hace presente una profundización que apunta a la concreción de cierto consumo habitual, con elementos que pudieran indicar presencia de factores de riesgo al consumo dependiente. ™™ 4 a 7 cervezas: 21% El incremento en la cantidad de cervezas al momento de la ingesta alcohólica conlleva pensar en el establecimiento de relaciones o hábitos de consumo que se encuentran en fase de estructuración, lo que implicaría la generación de espacios u oportunidades que permitan el consumo regular (necesidad de regularizar los intervalos de tiempo). Es una fase donde puede intensificarse la relación de consumo

05-Dec-09 5:17:15 PM


Introducción y aspectos metodológicos del estudio

ocasional/recreacional e ir hacia patrones más estables. La relación de población señala una estructura del 21,6% para la población femenina y 20% para la masculina. ™™ 8 y más cervezas: 33,1% Las cantidades de cervezas requeridas para este tipo de ingesta alcohólica refieren la existencia de fuertes patrones que definen la fase de consolidación, la cual suele ir acompañada

g

del aumento de la tolerancia y/o una necesidad de consumir cantidades mayores de la sustancia. El riesgo de presentarse patrones de carácter adictivo se incrementan en la misma medida en que se requiere de mayor cantidad de cervezas por ingesta, lo cual confiere un fuerte componente de riesgo para la población que se ubica en los extremos de esta escala, y la cual plantea una relación donde la población masculina prácticamente duplica a la femenina, en una relación que involucra al 42,1% de la población masculina vs. un 23,8% de la femenina.

211

version diagramada.indd 211

05-Dec-09 5:17:15 PM


h Introducción y aspectos metodológicos del estudio

212 Relación de consumo: Tragos ™™ 1 a 3 tragos: 47,5% Al igual que para el consumo de cervezas, este primer rango se vincula con la existencia de un consumo moderado, el cual se relaciona con el desarrollo de la fase de iniciación o de consumo experimental, e igualmente puede incluir una modalidad de consumo ocasional, social o recreacional. La relación interna de población con este tipo de rango de consumo presenta 53,7% de población femenina y 40,8% de masculina.

version diagramada.indd 212

™™ 4 a 7 tragos: 24,2% Esta cifra o cantidad se vincula con el establecimiento de relaciones o hábitos de consumo en fase de estructuración, lo que indica una dinámica de consumo que se orienta a la generación de espacios u oportunidades que permitan su regularización. Es una fase donde puede intensificarse la relación de consumo ocasional/recreacional e ir hacia patrones más estables. La relación poblacional presenta una conformación de 25% para el sector femenino y 23,4% para el masculino.

05-Dec-09 5:17:15 PM


Introducción y aspectos metodológicos del estudio

™™ 8 y más Tragos: 28,2% Las cantidades involucradas en la ingesta alcohólica evidencian la existencia de fuertes patrones, propios de la fase de consolidación, la cual suele ir acompañada del aumento de la tolerancia y/o una necesidad de consumir cantidades mayores de la sustancia. Al igual que en la categoría referida al consumo de

g

cervezas, la relación de riesgo para la generación de patrones de carácter adictivo se incrementa en la misma medida en que se aumenta la cantidad de licor por ingesta, traduciéndose en un fuerte componente de riesgo para la población que se ubica en los extremos de esta escala. En cuanto al impacto poblacional se tiene que la relación interna involucra a un 21,3% de la población femenina y un 35,8% de la masculina.

213

version diagramada.indd 213

05-Dec-09 5:17:15 PM


h Introducción y aspectos metodológicos del estudio

e.1.5. Perfil nacional del consumo de cualquier droga lícita • CUALQUIER DROGA LÍCITA Prevalencia de vida - Perfil nacional 47,9% Este indicador resume la cantidad de población que reporta cualquier consumo de drogas lícitas, ya sea consumo de tabaco

en cualquiera de sus formas (cigarrillo y/o chimó) o bebidas alcohólicas (cervezas o tragos). En cuanto al resultado obtenido, se presenta una tendencia general que señala una dinámica con patrones cercanos a los reflejados en el consumo de alcohol. Perfil de consumo para el límite inferior: 35,3% al 43,1% Perfil de consumo para el límite intermedio: 45,5% al 50,1% Perfil de consumo para el límite superior: 54,5% al 66%

214

version diagramada.indd 214

05-Dec-09 5:17:15 PM


Introducción y aspectos metodológicos del estudio

e.1.6. Relación de consumo de drogas lícitas y nivel educativo Los datos abordados hasta el presente describen una relación general donde la población concentra su consumo principalmente en el alcohol, con el cual se alcanza de manera general una prevalencia del 47,2% en todo el país, 46,4% para la población femenina y 48,1% para la masculina. De igual forma se hace evidente una dinámica de consumo para el cigarrillo, el cual se ubica en 13,2% (11,4% femenino y 15,3% masculino). Si bien estas magnitudes resumen la totalidad de participantes en el ENaDPE, sólo permite apreciar la relación de consumo desde una dimensión concreta de información, la cual se concentra en el sexo de la población. Ello es adecuado por cuanto permite adentrarse en el reconocimiento de los impactos y relaciones que vienen dadas a partir de la conformación poblaciona. No obstante se hace necesario ahondar en otras dimensiones de información que permitan apreciar las condiciones que potencian la incidencia del problema “drogas” en los distintos grupos vulnerables. Ante dicha necesidad, se procede a realizar distintos cruces de variables, entre los que se encuentra la medición de impactos en función del año de estudio, permitiendo así la exposición de distintas facetas de las relaciones de consumo y poniendo en evidencia sus implicaciones. • Prevalencia de consumo de cigarrillo según año de estudio La dinámica de consumo de cigarrillo plantea un escenario general en el cual se destacan tres niveles de impacto:

version diagramada.indd 215

g

Perfil de consumo para 1ro. y 2do. años Prevalencias de 6,4% y 10,1% Los primeros años de estudio plantean una relación de consumo de fase inicial donde las prevalencias se sitúan por debajo del promedio nacional. Perfil de consumo para 3er. y 4to. años Prevalencias de 14,2% y 16,3% Para la población ubicada en este nivel educativo se observa un incremento sustancial en las prevalencias de consumo, llegando a ubicarse por encima del promedio nacional. En cuanto al impacto sexo de la población se alcanzan cifras tope para la población masculina de 4to. año, la cual ubica en el consumo de cigarrillo en 19,2% (su contraparte femenina alcanza el 13,7%).

215

Perfil de consumo para 5to. y 6to. años Prevalencias de 20,4% y 17,6% Los últimos años de estudio presentan los patrones de consumo más altos e implican una incidencia tope para la población de 5to. año, la cual presenta una prevalencia del 20,4%, que implica una relación del 16,9% para el sector femenino y del 24,5% para el masculino. Al establecer un análisis más detallado y precisar la información por la relación región/estado, se observa como esta relación de consumo alcanza cifras mayores al cotejarlas con las zonas donde inicialmente se reportaron las mayores magnitudes,

05-Dec-09 5:17:15 PM


h Introducción y aspectos metodológicos del estudio

así por ejemplo, en la región Central se obtienen prevalencias de consumo para la población que cursa 5to año, por el orden del 23,5% (20,3% femenino y 27,5% masculino), mientras que para la región Occidental se ubican en 20,7% (16,5% femenino y 25,8% masculino). • Prevalencia de consumo de alcohol según año de estudio Perfil de consumo para 1ro. y 2do. años Prevalencias de 25,9% y 38,8%

216

Al igual que la relación expuesta en el caso del consumo de cigarrillo, para el alcohol se plantea una relación de consumo de fase inicial, donde las prevalencias se sitúan por debajo del promedio nacional. No obstante, llama la atención la cantidad de población que presenta consumo en los años iniciales de estudio, donde por ejemplo para el 1er. año se reporta una cifra que implica a un cuarto de la población. Este dato estadístico pareciera indicar la presencia de un importante acercamiento al alcohol desde acciones previas al ingreso a este nivel educativo y que pudieran tener una raíz de carácter grupal o hasta familiar. Con ello no se pretende negar la existencia de una dinámica de acercamiento a la ingesta alcohólica desde estos años de estudio; sólo se busca establecer una relación de variables que ofrezca respuesta ante la existencia de un volumen poblacional que difícilmente pueda generarse sólo a partir de su ingreso al 1er año. Perfil de consumo para 3er. y 4to. años

En cuanto a la población que estudia en 3ro y 4to año se observa un importante incremento de las prevalencias de consumo, ubicándose las mismas por encima del promedio nacional. En lo relativo a su impacto por género, la población masculina de 4to. año expresa un consumo de alcohol del 60,5%, mientras que la población femenina lo hace en un 57,8%. Perfil de consumo para 5to. y 6to. año Prevalencias de 65,1% y 70,1% La principal característica en la dinámica de consumo para estos años de estudio se centra en su intensificación, llegando a ubicarse de manera particular en 65,1% para la población de 5to. año, e igualmente presentando una relación más acentuada para su población masculina en donde se alcanza hasta un 68,9% (para el sector femenino se ubica en 61,9%). Al profundizar en las relaciones de impacto a nivel regional/estadal, se detecta una relación de consumo en alza en aquellas dependencias que estadísticamente presentaron una mayor relación de impacto, así por ejemplo, en las regiones/estados donde se presentaron las menores prevalencias de consumo la relación obtenida presenta las siguientes características: Estado Apure: ™™ Prevalencia general 33,6% ™™ Prevalencia para 5to año: 50,4% (44,9% femenino y 56,5% masculino)

Prevalencias de 50,5% y 59%

version diagramada.indd 216

05-Dec-09 5:17:16 PM


Introducción y aspectos metodológicos del estudio

Estado Zulia: ™™ Prevalencia general 36%

Distrito Capital ™™ Prevalencia general 64,9%

™™ Prevalencia para 5to año: 50,4% (42,2% femenino y 60,3% masculino)

™™ Prevalencia para 5to año: 80,6% (78% femenino y 84,5% masculino)

En el caso de las regiones/estados donde se presentaron los mayores impactos de consumo, la relación obtenida refleja la siguiente dinámica:

Estos datos permiten apreciar la estructura de prevalencias, no sólo como un dato aislado que se encuentra signando un valor ponderal a una determinada situación de consumo, sino como una dinámica relacional donde se articulan distintas variables que llegan a impactarse mutuamente, generando condiciones particulares para cada tipo de escenario e incidiendo de manera particular a cada segmento poblacional. Este tipo de relaciones conlleva la necesaria búsqueda de factores que determinan el incremento o descenso de los perfiles de consumo y la caracterización del índice de vulnerabilidad para cada grupo poblacional, entre otros.

Estado Miranda ™™ Prevalencia general 63,2% ™™ Prevalencia para 5to año: 77,2% (74% femenino y 81,2% masculino).

g

217

version diagramada.indd 217

05-Dec-09 5:17:16 PM


h Introducción y aspectos metodológicos del estudio

218

e.2. Prevalencias para el consumo de drogas ilícitas Para el abordaje de la situación de consumo de drogas ilícitas, se procede a presentar como principal eje de análisis la estructura general de prevalencias de vida, año y mes. Dichos valores son comparados con las variables relativas a edad y sexo de la población, e igualmente se presenta un análisis desde el impacto de las prevalencias de consumo según el nivel educativo, lo cual permite la obtención de una visión general de la dinámica de consumo en la población escolar. De igual forma se rescata la relación de estimación apróximada de la población con síndrome de dependencia a drogas para quienes reportan consumo en el rango de las prevalencias de año y de mes.

version diagramada.indd 218

e.2.1. Situación general Siguiendo la lógica aplicada en el desarrollo del instrumento de medición, la información referida a las drogas ilícitas se divide en dos bloques, los cuales responden principalmente a la complementación de información que requirió cada una de ellas. Así tenemos que el primer bloque de información es el denominado Drogas Ilícitas (a), conformado internamente por la marihuana, cocaína, éxtasis y crack, para el cual se determinaron las relaciones generales de prevalencias de consumo, edad de inicio y facilidad de acceso. Para el segundo bloque Drogas Ilícitas (b), se agruparon el bazuco, heroína, popper y metanfetaminas, direccionando la información complementaria a la identificación

05-Dec-09 5:17:16 PM


Introducción y aspectos metodológicos del estudio

de la prevalencia de vida y la señalización del lapso correspondiente al último consumo. • DROGAS ILÍCITAS (a): Marihuana, cocaína, éxtasis y crack Marihuana La relación de general de prevalencias para el consumo de drogas ilícitas presenta a la marihuana como la droga con mayor consumo para esta categoría, alcanzando a duplicar las tendencias del resto de las drogas que la conforman. En este escenario el 1,7% de la población reporta su consumo alguna vez en la vida, teniendo una relación que impacta al 1% del sector femenino y al 2,7% del masculino.

g

Éxtasis En cuanto al consumo de Éxtasis el porcentaje general se ubica en 0,5% a nivel nacional y en lo relativo a su impacto por género, la población masculina expresa un consumo del 0,8%, mientras que la población femenina lo hace en un 0,3%. Crack Para esta droga se relacionó una prevalencia de vida del 0,5%, siendo de 0,3% para la población femenina y de 0,8% para la masculina.

Cocaína Para este tipo de consumo se obtuvo una referencia del 0,6% de la población, en cuanto a prevalencia de vida. La relación de impacto según el sexo de la población presenta un 0,4% femenino y un 1% masculino.

version diagramada.indd 219

219

05-Dec-09 5:17:16 PM


h Introducción y aspectos metodológicos del estudio

220 • DROGAS ILÍCITAS (b): Bazuco, metanfetaminas y otras drogas

heroína,

popper,

Bazuco, heroína y metanfetaminas Para estos tres tipos de drogas se presenta una relación general que plantea una dinámica de consumo con magnitudes similares a nivel de las prevalencias de vida, las cuales se ubican en 0,4% e implican al 0,2% del sector femenino y al 0,7% del masculino. En cuanto a la relación de las prevalencias a nivel estadal, ellas reflejan ciertas diferencias, aun cuanto en su totalización coincidan las cifras finales.

version diagramada.indd 220

Popper La relación general de prevalencias para el consumo de drogas ilícitas (b) presentó como particularidad la coincidencia de magnitudes para las drogas antes mencionadas, e igualmente destaca la relación alcanzada por el popper, el cual alcanza la mayor magnitud entre el grupo de drogas que conforman este bloque (0,6%), lo cual evidencia una dinámica de consumo que se encuentra (por lo menos a nivel de magnitud estadística) cercana y/o a la par del crack y la cocaína. En cuanto a su relación de impacto según el sexo de la población presenta un 0,3% femenino y un 0,9% masculino.

05-Dec-09 5:17:17 PM


Introducción y aspectos metodológicos del estudio

Otras drogas ilícita El segmento representado por otras opciones de drogas ilícitas obtuvo un 1,2% para la prevalencia de vida, siendo del 0,8% femenino y 1,7% masculino.

g

La dinámica de consumo de drogas ilícitas describe una situación nacional que se caracteriza por presentar el mayor perfil de consumo en la región Central, donde en líneas generales se presenta la relación más alta de consumo para cada una de las

221

e.2.2. Situación regional Situación nacional para el consumo de drogas ílícitas: Marihuana:

1,7%

Cocaína:

0,6%

Éxtasis:

0,5%

Crack:

0,5%

Cualquier droga ilícita: 2,2%

version diagramada.indd 221

sustancias que conforman este bloque, siendo las más significativas el 3% de prevalencia para el consumo de cualquier droga ilícita, e igualmente, el 2,4% de consumo de marihuana. En segunda instancia se ubica la región de Guayana, donde las magnitudes referidas para cualquier droga ilícita y la marihuana obtuvieron cifras que las ubican en el orden del 2,5% y el 2,1% respectivamente. Para el caso concreto del consumo de marihuana, la región Centro Occidental registra un consumo del 1,6%, el tercero en importancia en el país. Para la relación de consumo vinculado con el bloque (b) destacan de manera particular tres tipos de relaciones regionales:

05-Dec-09 5:17:17 PM


h Introducción y aspectos metodológicos del estudio

la primera de ella es la relación sumamente homogénea de los datos reportados para el consumo de la serie de drogas que conforman esta bloque de resumen, lo cual plantea una dinámica de consumo con ciertos patrones estándar para la población de las distintas regiones; la segunda se encuentra relacionada con las magnitudes alcanzadas en la región de Guayana, donde la prevalencia para el consumo de otras drogas ilícitas alcanza el máximo regional del 1,7%, lo cual resulta alto si tomamos en cuenta que las distintas

prevalencias reportadas se mantienen cercanas al 0,5%; la tercera de estas relaciones se encuentra vinculada con las magnitudes alcanzadas por el consumo de Popper, sustancia que de manera general presentó una tendencia que oscilaba entre 0,3% y 0,4%; no obstante para la región central se presenta una dinámica de consumo que eleva esta prevalencia hasta en un 1,2%, lo cual, aun siendo una magnitud considerablemente baja, presenta una variación sustancial de la tendencia nacional.

222

version diagramada.indd 222

05-Dec-09 5:17:17 PM


Introducción y aspectos metodológicos del estudio

g

223 e.2.3. Perfil nacional del consumo de marihuana

Perfil de consumo para el límite intermedio: 1,5% al 1,9%

• MARIHUANA

Perfil de consumo para el límite superior: 2% al 3,3%

Prevalencia de vida Perfil nacional: 1,7% (1% femenino y 2,6% masculino)

Perfil de consumo para el límite inferior: 0,7% al 1,4% Los estados Monagas, Zulia y Cojedes presentan las menores prevalencias de consumo para el caso de la Marihuana, obteniendo cifras por debajo del 1%.

version diagramada.indd 223

En el marco de este límite superior se ubican un total de seis estados, los cuales presentan magnitudes que se ubican sobre el 2% de consumo. En cuanto a la estructuración interna de las prevalencias de consumo para estas dependencias se tienen las siguientes distribuciones: Bolívar

2% (1,0% femenino y 3,1% masculino)

Táchira

2,1% (0,8% femenino y 3,6% masculino)

Amazonas

2,3% (0,4% femenino y 3,8% masculino)

05-Dec-09 5:17:17 PM


h Introducción y aspectos metodológicos del estudio

Lara

2,3% (1,4% femenino y 3,4% masculino)

Distrito Capital 3,1% (1,9% femenino y 4,5% masculino) Miranda

3,3% (2,0% femenino y 5,1% masculino)

Incidencias de las variables: Sexo de la población y año de estudio

224

Al evaluar las tendencias del consumo de marihuana en función de las variables sexo de la población y año de estudio, se logra apreciar una relación general que marca el incremento del consumo en la medida en que se acerca al último año de estudio. En este sentido la población estudiantil ubicada en los niveles de 4to y 5to año presentan de manera general una prevalencia de consumo con magnitudes del 1,9% y el 2,7%, y manteniendo una relación interna que implica hasta un 2,9% y un 4,2% para el consumo de la población masculina.

concreto en dependencias como Distrito Capital y estado Miranda, los cuales obtuvieron la mayor relación de consumo a nivel del perfil de límite superior. Así por ejemplo, la situación final de consumo conlleva la presencia en el Distrito Capital de una prevalencia del 5,6% para los y las estudiantes de 5to año, siendo del 2,7% para el sector femenino y del 9,7% para el masculino. Por su parte el estado Miranda (caso más extremo de consumo a nivel nacional) posee una dinámica de consumo para el 5to año, que alcanza el 5,9% de forma general, con un 3% para la población femenina y un 9,6% para la masculina.

Estos datos permiten apreciar la manera en que se presenta la dinámica de consumo nacional; no obstante, cuando se observa a profundidad dicha distribución para cada uno de los estados, puede hacerse referencia especial a la relación presentada en las regiones ubicadas en el límite superior de consumo, donde por ejemplo, la región Guayana y la región Central ofrecen el mayor perfil de consumo nacional, lo cual se traduce en una prevalencia de consumo que afecta a la población de 5to año en 2,9% (4,3% masculina) para la primera de estas regiones, mientras que, para la segunda, dicha relación es del 4,2% (6,5% masculina). Más acuciosos en este tipo de análisis, puede observarse la relación particular que asume la relación de impacto en el consumo

version diagramada.indd 224

05-Dec-09 5:17:17 PM


Introducci贸n y aspectos metodol贸gicos del estudio

g

225

version diagramada.indd 225

05-Dec-09 5:17:18 PM


h Introducción y aspectos metodológicos del estudio

e.2.4. Perfil nacional del consumo de cocaína

Perfil de consumo para el límite inferior: 0,1% al 0,4% Perfil de consumo para el límite intermedio: 0,5% al 0,8%

COCAÍNA Prevalencia de vida Perfil nacional: 0,6% (0,4% femenino y 1% masculino)

Perfil de consumo para el límite superior: 0,9% al 1,4%

226

version diagramada.indd 226

05-Dec-09 5:17:18 PM


Introducción y aspectos metodológicos del estudio

e.2.5. Perfil nacional del consumo de éxtasis

g

Perfil de consumo para el límite inferior: 0,1% al 0,3%

ÉXTASIS

Perfil de consumo para el límite intermedio: 0,4% al 0,7%

Prevalencia de vida Perfil nacional: 0,5% (0,3% femenino y 0,8% masculino)

Perfil de consumo para el límite superior: 0,8% al 1%

227

version diagramada.indd 227

05-Dec-09 5:17:18 PM


h Introducción y aspectos metodológicos del estudio

e.2.6. Perfil nacional del consumo de Popper

Incidencias de las variables: Sexo de la población y año de estudio

• POPPER Prevalencia de vida Perfil nacional: 0,6% (0,3% femenino y 0,9% masculino) El consumo de esta droga presenta una situación que marca dos tipos de realidades: la primera de ellas hace referencia a una tendencia nacional que replica las magnitudes generales alcanzadas por la cocaína y posee una relación donde la mayor parte de los estados ubican sus magnitudes por debajo del promedio nacional. La segunda plantea una situación de despegue o intensificación de las prevalencias para el Distrito Capital y el estado. Miranda, las cuales reportan cifras que llegan hasta triplicar al promedio nacional. 228

Perfil de consumo para el límite inferior: 0,1% al 0,4% Perfil de consumo para el límite intermedio: 0,5% al 0,7% Perfil de consumo para el límite superior: 0,8% al 2,5% La conformación de las prevalencias de consumo para estas dos dependencias implica un impacto diferenciado para su población según su sexo: ™™ Miranda 1,6% (0,9% femenino y 2,5% masculino) ™™ Distrito Capital 2,5% (1,5% femenino y 3,6% masculino)

version diagramada.indd 228

El caso del popper presenta una relación de consumo con un impacto nacional, lo que implica la existencia de ciertos elementos que han permitido su difusión general. No obstante debe señalarse que las magnitudes alcanzadas presentan valores cercanos al nivel de consumo de otras drogas ubicadas en los límites inferiores de la estructura de prevalencias. De esta relación interna destaca de manera particular la relación alcanzada en la región Central, donde se observa un incremento acentuado Popper, lo que permite identificar cierta focalización de su consumo en algunas dependencias de esta región. Para el resto del país se observa la presencia de una relación que podría catalogarse de moderada. En cuanto a los datos obtenidos en la relación de consumo por nivel educativo encontramos que para la población estudiantil, en los niveles de 1ro. a 4to. año, se observa una relación estándar de consumo, la cual se ubica de manera general en 0,6%, mientras que para 5to. año dicha relación se eleva a 0,7%, 0,2% para la población femenina y 1,3% para la masculina. Al evaluar las dinámicas de consumo detectadas en las distintas regiones del país y vincularlas con el nivel educativo de su población, obtuvimos algunos elementos que se resumen en los siguientes términos: • La región Central presenta el mayor índice nacional de consumo de popper con una relación que incide de manera estándar en la presencia de un 1,2% de prevalencia de consumo para la población de 1ro, a 4to. año, mientras

05-Dec-09 5:17:19 PM


Introducción y aspectos metodológicos del estudio

que para el 5to. año dicha relación se eleva a 1,6%, 0,5% para la población femenina y 3,2% para la población masculina. • Para el caso concreto del Distrito Capital y el estado Miranda, se obtuvo la mayor relación de consumo nacional, donde el primero de ellos presentó una prevalencia del 2,1% para los y las estudiantes de 5to. año, siendo del 0,8% para el sector femenino y del 3,7% para el masculino. Por su parte; en el estado Miranda la dinámica de consumo para el 5to. año, alcanzó el 1,8% de forma general, con 0,2% para la población femenina y 3,9% para la masculina. • Para el resto de los estado, se presenta una relación inferior de consumo; no obstante, llama la atención la relación detectada en Falcón, Monagas, Táchira, Trujillo y Zulia, donde el reporte de consumo describe una relación inversa en cuanto al año de estudio, lo cual indica que su principal consumo se realiza en los primeros años. Ello pudiera estar relacionado con una dinámica de consumo que se encuentra en fase inicial o de ingreso a la población escolar. Uno de los mayores riesgos que corre esta

version diagramada.indd 229

g

población, en el caso de no iniciar un abordaje preventivo del mismo, es la de ver incrementar su tendencia en los próximos años, debido a una normalización de la estructura de consumo (mayor consumo para los últimos años de estudio), lo cual podría significar un mayor impacto en la tendencia nacional y una escalada en la dinámica de su consumo.

229

05-Dec-09 5:17:19 PM


h Introducci贸n y aspectos metodol贸gicos del estudio

230

version diagramada.indd 230

05-Dec-09 5:17:19 PM


Introducción y aspectos metodológicos del estudio

e.2.7. Perfil nacional del consumo de bazuco

Perfil de consumo para el límite inferior: 0,1% al 0,2%

BAZUCO

Perfil de consumo para el límite intermedio: 0,3% al 0,5%

Prevalencia de vida Perfil nacional: 0,4% (0,2% femenino y 0,7% masculino)

Perfil de consumo para el límite superior: 0,6% al 0,9%

g

231

version diagramada.indd 231

05-Dec-09 5:17:19 PM


h Introducción y aspectos metodológicos del estudio

e.2.8. Perfil nacional del consumo de heroína

Perfil de consumo para el límite inferior: 0,1% al 0,3%

HEROÍNA

Perfil de consumo para el límite intermedio: 0,4% al0,5%

Prevalencia de vida Perfil Nacional: 0,4% (0,2% femenino y 0,7% masculino)

Perfil de consumo para el límite superior: 0,6% al 1%

232

version diagramada.indd 232

05-Dec-09 5:17:20 PM


Introducción y aspectos metodológicos del estudio

e.2.9. Perfil nacional del consumo de metanfetaminas

Perfil de consumo para el límite inferior: 0,1% al 0,3%

METANFETAMINA

Perfil de consumo para el límite intermedio: 0,4% al 0,5%

Prevalencia de vida Perfil nacional: 0,4% (0,2% femenino y 0,7% masculino)

Perfil de consumo para el límite superior: 0,6% al 0,8%

g

233

version diagramada.indd 233

05-Dec-09 5:17:20 PM


h Introducción y aspectos metodológicos del estudio

e.2.10. Perfil nacional del consumo de otras drogas ilícitas

Perfil de consumo para el límite inferior: 0,5% al 0,9%

OTRAS DROGAS ILÍCITAS

Perfil de consumo para el límite intermedio: 1% al 1,5%

Prevalencia de vida Perfil nacional: 1,2% (0,9% femenino y 2,1% masculino)

Perfil de consumo para el límite superior: 1,6% al 2%

234

version diagramada.indd 234

05-Dec-09 5:17:20 PM


Introducción y aspectos metodológicos del estudio

g

Perfil de consumo para el límite inferior: 0,9% al 2%

e.2.11. Perfil nacional del consumo de cualquier droga Ilícita (a) (Marihuana, cocaína, éxtasis y crack)

Perfil de consumo para el límite intermedio: 2,1% al 3%

• CUALQUIER DROGA ILÍCITA (a) Prevalencia de vida Perfil Nacional: 2,2% (1,3% femenino y 3,2% masculino)

Perfil de consumo para el límite superior: 3,1% al 4,2%

Gráfico PGC-28: Prevalencia de vida para el consumo de cualquier droga ilícita (a) (Total Nacional) Miranda Distrito Capital Táchira Amazonas Lara Apure Bolívar Perfil Nacional Mérida Nueva Esparta Vargas Carabobo Trujillo Aragua Delta Amacuro Barinas Portuguesa Anzoátegui Sucre Yaracuy Zulia Falcón Guárico Cojedes Monagas

4,2 3,8 3,0 3,0 2,9 2,6 2,4 2,2 2,1 2,1 2,1 2,0 1,9 1,8 1,8 1,8 1,8 1,8 1,7 1,6

235

1,4 1,4 1,3 1,0 0,9 0

0,5

1

1,5

2

2,5

3

3,5

4

4,5

Prevalencia de vida

version diagramada.indd 235

05-Dec-09 5:17:21 PM


h Introducción y aspectos metodológicos del estudio

e.2.12. Relación de consumo de drogas ilícitas y nivel educativo

• Relación: Consumo según año de estudio para DROGAS ILÍCITAS (a):

La medición de impactos en función del año de estudio permite dar una revisión general sobre la dinámica interna que marca la relación de consumo, e igualmente permite establecer conexiones con ciertas características particulares que asume en las regiones y estados del país. Para la presentación de estos datos se establece la misma lógica de comparación con base en su conformación como grupo (a): marihuana, cocaína, éxtasis y crack; y grupo (b): bazuco, heroína, popper y metanfetaminas.

De manera general se plantea una relación de consumo para este conjunto de drogas que deja entrever dos grandes situaciones: la primera se encuentra centrada en el consumo de marihuana, en el cual concentra las mayores prevalencias las regiones del país; abordado en la sección anterior, permite apreciar una tendencia de consumo que va en aumento, según se incrementa el nivel educativo. La segunda de estas situaciones hace alusión a una modalidad de consumo que incluye a la cocaína, el éxtasis y el crack, las cuales se presentan de manera homogénea en los distintos niveles educativos y no presentan modificaciones sustantivas entre ellas.

Situación Nacional para el Consumo de Drogas Ilícitas:

236

Drogas Ilícitas (a)

Drogas Ilícitas (b)

Marihuana:

1,7%

Bazuco:

0,4%

Cocaína:

0,6% Heroína:

0,4%

Éxtasis:

0,5%

Popper:

0,6%

Crack:

0,5%

Metanfetaminas:

0,4%

Cualquier droga ilícita: 2,2%

version diagramada.indd 236

En el marco de este último conjunto de drogas, si bien la tendencia generalizada apunta a la homogeneidad de los perfiles de consumo, de igual forma se hacen presentes algunas pequeñas variaciones los estados, que expresan una relación de mayor incidencia que sigue los patrones incrementales según el nivel de estudio, entre ellos destacan:

05-Dec-09 5:17:21 PM


Introducción y aspectos metodológicos del estudio

g

Apure: Prevalencia de cocaína:

2,2% para la población de 4to. y 5to. año (4,3% y 2,3% para el sector masculino)

Prevalencia de éxtasis:

1,4% y 1,1% para la población de 4to. y 5to. año (2,5% máximo para el sector masculino de 4to.)

Prevalencia de crack:

1,3% y 1,7% para la población de 4to. y 5to. año (2,5% máximo para el sector masculino de 4to.)

Aragua: Prevalencia de éxtasis:

0,8% para la población de 4to. y 5to. año (1,3% y 1,3% para el sector masculino)

Distrito Capital: Prevalencia de cocaína: Prevalencia de éxtasis:

0,9% y 1,2% para la población de 4to. y 5to. año (1% y 2,6% para el sector masculino) 1,1% y 1,7% para la población de 4to. y 5to. año (0,8% y 4% para el sector masculino, 1,4% para el sector femenino de 4to. año)

Lara: Prevalencia de crack:

0,6% para la población de 4to. y 5to. año (1,3% y 1% para el sector masculino)

Mérida: Prevalencia de cocaína: Prevalencia de crack:

237

1,8% para la población de 5to. año (3,6% para el sector masculino) 1,1% para la población de 5to. año (2,1% para el sector masculino)

Miranda: Prevalencia de cocaína: 0,9% para la población de 5to. año (1,6% para el sector masculino) Prevalencia de éxtasis: Táchira:

1,3% para la población de 4to. año (1,6% para el sector masculino)

Prevalencia de cocaína:

1,8% y 1,3% para la población de 4to. y 5to. año (2,6% y 1,3% para el sector masculino)

Prevalencia de éxtasis:

1,5% y 1,2% para la población de 4to. y 5to. año (2,6% y 1,3% para el sector masculino)

version diagramada.indd 237

05-Dec-09 5:17:21 PM


h Introducci贸n y aspectos metodol贸gicos del estudio

238

version diagramada.indd 238

05-Dec-09 5:17:21 PM


Introducción y aspectos metodológicos del estudio

g

Relación: Consumo según año de estudio para DROGAS ILÍCITAS (b): Distrito Capital: Prevalencia de bazuco:

0,7% para la población de 5to. año (1,4% para el sector masculino)

Prevalencia de popper:

4% para la población de 5to. año (8% para el sector masculino)

Lara: Prevalencia de bazuco:

1,1% para la población de 4to. año (2,2% para el sector masculino)

Prevalencia de Heroína:

1,1% para la población de 4to año (1,9% para el sector masculino)

Prevalencia de Popper:

1% para la población de 4to año (1,9% para el sector masculino)

Prev. Metanfetaminas:

1,3% para la población de 4to año (2,2% para el sector masculino)

Mérida:

239

Prevalencia de bazuco:

0,9% para la población de 5to. año (1,6% para el sector masculino)

Prevalencia de heroína:

0,9% para la población de 5to. año (1,6% para el sector masculino)

Prevalencia de popper:

0,4% para la población de 5to. año (1% para el sector masculino).

Prev. metanfetaminas:

0,7% para la población de 5to. año (1% para el sector masculino)

Miranda:

version diagramada.indd 239

Prevalencia de heroína:

0,6% para la población de 5to. año (1,1% para el sector masculino)

Prevalencia de popper:

1,8% para la población de 5to. año (3,9% para el sector masculino)

Prev. metanfetaminas:

1% para la población de 4to. año (1,1% para el sector masculino)

05-Dec-09 5:17:21 PM


h Introducción y aspectos metodológicos del estudio Perfil Nacional Prevalencia de vida para el consumo de Drogas Ilícitas* (según el año de estudio)

Cuadro N° 9 Nac

IV.e Perfil general de consumo

*(b) Prevalencia por año de estudio Tipo de Drogas

Droga

Bazuco

Drogas Ilícitas

Perfil Nacional

Heroína

Popper

Metanfetaminas

Población

Prevalencia General

Primer año (séptimo)

Femenina

0,2

0,3

Masculina

0,7

Total Femenina

Segundo año (octavo)

Tercer año (noveno)

Cuarto año

Quinto año

0,1

0,3

0,2

0,1

-

0,8

0,7

0,6

0,7

0,6

-

0,4

0,5

0,4

0,4

0,4

0,3

-

Masculina

0,2 0,7

0,2 0,7

0,1 0,7

0,3 0,6

0,2 0,7

0,1 0,6

1,1

Total

0,4

0,5

0,4

0,4

0,5

0,3

0,6

Femenina Masculina

0,3 0,9

0,4 0,8

0,3 0,9

0,4 0,8

0,3 1,0

0,2 1,3

0,6

Total

0,6

0,6

0,6

0,6

0,6

0,7

0,3

Femenina Masculina

0,2 0,7

0,2 0,7

0,1 0,8

0,2 0,7

0,3 0,7

0,2 0,6

-

Total

0,4

0,5

0,4

0,4

0,5

0,4

-

Sexto año

Gráfico PGC-30: Prevalencia de vida para el consumo de drogas Ilícitas (*b) por año de estudio

240

0,7

0,7 0,6 0,6

0,6 0,5

Prevalencia

0,5

0,5 0,5

0,4 0,4

0,4

0,4

0,6

0,6

0,6

0,6

0,4 0,4

0,4

0,4

0,5

0,5 0,4 0,4 0,3 0,3

0,4

0,4 0,3

0,3 0,2 0,1 -

Primer año (septimo)

Segundo año (octavo)

Tercer año (noveno) Bazuco

version diagramada.indd 240

Cuarto año Heroína

Popper

Quinto año

Sexto año

Prevalencia General

Metanfetaminas

05-Dec-09 5:17:22 PM


Introducción y aspectos metodológicos del estudio

e.3. Prevalencias para el consumo de drogas de uso indebido En el marco de la presente investigación se asume dentro “Drogas de uso indebido” la utilización de una sustancia con un fin que no se ajusta a las normas legales o médicas, como en el caso del consumo de medicamentos, sin récipe y con fines no médicos. El abordaje del tema relacionado con los fármacos se realiza desde dos tipologías de sustancias: • Tranquilizante: Medicamento con efectos calmantes; término general que designa varios grupos de medicamentos empleados en el tratamiento sintomático de diversos trastornos mentales. El término puede usarse para diferenciar entre estos medicamentos y los “sedantes/hipnóticos”: los tranquilizantes tienen un efecto calmante o amortiguador sobre los procesos psicomotores sin afectar -excepto cuando se usan en dosis altas- a la conciencia ni al pensamiento. • Estimulante: En referencia al sistema nervioso central, cualquier sustancia que activa, potencia o incrementa la actividad neuronal. Se denomina también psicoestimulante. Son ejemplos las anfetaminas, la cocaína, la cafeína y otras xantinas, la nicotina y los anorexígenos sintéticos como la fenmetrazina o el metilfenidato. Hay otros medicamentos que tienen acciones estimulantes que, pese a no constituir su efecto principal, pueden manifestarse cuando se consumen en dosis altas o de forma prolongada; se trata de los antidepresivos, los anticolinérgicos y ciertos opiáceos.

version diagramada.indd 241

g

La forma concreta en que se estructuraron las preguntas para ambas sustancias buscaba acercarse a su utilización sin establecer comparación o identificación de productos y/o marcas, por lo que el texto final estableció la siguiente pauta: ™™ ¿Has consumido alguna vez en la vida tranquilizantes (medicamentos o fármacos) sin récipe médico, con la intención de calmarte cuando estás nervioso, escapar de los problemas y/o desconectarte de todos? ™™ ¿Has consumido alguna vez en la vida estimulantes (medicamentos o fármacos), sin récipe médico, con la intención de evitar cansarte, mantenerte despierto, activarte, ponerte pilas o estar mosca? e.3.1. Fármacos 241

• TRANQUILIZANTES Prevalencia de vida Perfil nacional: 3,9% (4,6% femenino y 3% masculino) El consumo de este tipo de fármacos trae consigo un conjunto de características que la dotan de cierta dinámica diferenciada en cuanto a magnitud e impacto poblacional. Así tenemos que, en referencia a la magnitud, la prevalencia detectada se traduce en la principal sustancia utilizada por la población estudiantil, luego de las drogas lícitas, e igualmente presenta una relación regional y nacional donde todos los estados presentan cifras superiores al 2,5%. En cuanto a la forma en que incide el consumo en la dinámica

05-Dec-09 5:17:22 PM


h Introducción y aspectos metodológicos del estudio

poblacional, se genera una relación que invierte la tendencia general del sector masculino a presentar mayores índices de consumo que su contraparte femenina. Para este caso se establece una relación enmarcada por un consumo femenino de 5,2% vs uno masculino de 3,4% (sólo en el caso de Nueva Esparta la población masculina supera la relación de consumo femenino). Para la distribución nacional se presenta la siguiente tendencia: Perfil de consumo para el límite inferior: 2,6% al 3,1% Perfil de consumo para el límite intermedio: 3,2% al 4,3% Perfil de consumo para el límite superior: 4,4% al 5,5%

242

Entre las dependencias con mayor magnitud en su relación de prevalencias se encuentran cuatro estado; no obstante debe señalarse que la diferencia estadística con estados ubicados en el perfil intermedio, como el caso Zulia y Bolívar, es muy pequeña, por lo que bien podría hablarse de una relación ajustada para las dependencias que se ubican por encima del perfil nacional. Entre las mayores magnitudes se encuentran: ™™ Miranda

5,5% (5,9% femenino y 5% masculino)

™™ Distrito Capital

4,9% (5,6% femenino y 4% masculino)

™™ Apure

4,9% (4,9% femenino y 4,8% masculino)

™™ Amazonas

4,5% (5,4% femenino y 3,8% masculino).

version diagramada.indd 242

• Prevalencia de consumo de tranquilizantes según año de estudio La relación de las prevalencias y los niveles educativos resulta sumamente variada y se detectan distintos matices cada una de las dependencias. Entre los elementos que pudiesen perfilar un eje común se encuentran: ™™ La situación de la población femenina, la cual marca una relación de mayor consumo que la reportada por la población masculina. ™™ En 1ro. y 2do. año se presentan los patrones de consumo más bajos; más sin embargo, los mismos no implican un distanciamiento sustancial de las cifras obtenidas por el 3ro. 4to. y 5to. año. ™™ Esta relación nos lleva a pensar en una situación que implica tanto una relación de impacto generalizado en los distintos niveles educativos, como en la vulnerabilidad de los primeros años de estudio, donde se percibe un importante ingreso al consumo de los tranquilizantes. ™™ Como elemento adicional debe acotarse la situación puntual de algunos estados que alcanzan las mayores magnitudes de consumo, lo que se encuentra normalmente entre los niveles de 4to. y 5to. año; sus relaciones más acentuadas están en las prevalencias de:

05-Dec-09 5:17:22 PM


Introducción y aspectos metodológicos del estudio

™™

Amazonas:

12,6% para su población femenina de 5to. año

™™

Aragua:

7,2% para su población femenina de 4to año

™™

Distrito Capital:

6,5% para su población masculina de 5to. año

™™

Guárico:

7,3% para su población femenina de 5to. año

™™

Mérida:

7,5% para su población femenina de 4to. año

™™

Miranda:

7,5% para su población femenina de 4to. año

™™

Táchira:

8,2% para su población femenina de 4to. año

™™

Vargas:

7,9% para su población femenina de 5to. año

g

™™

243

version diagramada.indd 243

05-Dec-09 5:17:22 PM


h Introducci贸n y aspectos metodol贸gicos del estudio

244

version diagramada.indd 244

05-Dec-09 5:17:23 PM


Introducción y aspectos metodológicos del estudio

• ESTIMULANTES Prevalencia de vida Perfil nacional: 2,6% (2,6% femenino y 2,6% masculino) El consumo de estimulantes presenta una serie de relaciónes internas donde se plantean algunas diferencias a las detectadas en el consumo de tranquilizantes. Así por ejemplo, destaca de manera general la obtención de una prevalencia, en el uso de estimulantes, que se encuentra por debajo de los valores obtenidos en los tranquilizantes; no obstante se mantiene una relación que resulta superior al consumo de drogas ilícitas. Otro aspecto se vincula con la situación homogénea de incidencia en la población, sea ésta femenina o masculina; en ambos casos la prevalencia se presenta en 2,6% y aún cuando mantiene diferencias internas a nivel de cada entidad se puede establecer una situación general de paridad de la tendencia.

escolar, pasando de 1,9% para el 1er.año a 3,1% en el 5to. año. Otro de los elementos que marca esta dinámica de consumo se encuentra en la mayor magnitud presentada en la población masculina de 4to. y 5to. años, donde se alcanza de manera general un consumo del 3,2% y 3,6% respectivamente vs. un 2,5% y un 2,8% para el sector femenino de dichos niveles educativos Para la relación regional destaca la situación presente en: ™™ Región Central: Se alcanza una prevalencia general del 3,1%, siendo del 2,1% para el 1er. año y alcanzando un tope de 4% para el 5to. año, en el cual se alcanza a impactar al 4,6% de la población masculina y 3,5% de la femenina.

Tendencia en la estructuración del perfil de consumo:

™™ Guayana: En el caso de la prevalencia general se ubica en 2,9%, con una relación interna del 1,2% para el 1er. año y del 4,2% para el 5to. año. Su impacto por sexo para este último nivel educativo es del 3,2% masculino vs un 5,2% femenino.

Perfil de consumo para el límite inferior: 1,6% al 2,1%

e.3.2. Inhalables / Inhalantes

• Prevalencia de consumo de estimulantes según año de estudio

Este tipo de sustancias se caracteriza por transformarse en vapor a temperatura ambiente, y poseer una conformación química a partir de disolventes orgánicos presentes en numerosos productos de uso doméstico e industrial (como pegamentos, aerosoles, pinturas, disolventes industriales, gasolina y líquidos de limpieza) y los nitritos alifáticos, como el nitrito de amilo.

La relación prevalencia / niveles educativos, en el caso de los estimulantes, presenta una tendencia interna que conlleva un incremento ascendente en la medida en que se aumenta el año

Los consumidores de este tipo de droga suelen utilizarlas para obtener efectos psicoactivos, aun cuando algunas sustancias son directamente tóxicas para el hígado, el riñón o el corazón y

Perfil de consumo para el límite intermedio: 2,2% al 2,9% Perfil de consumo para el límite superior: 3% al 3,9%

version diagramada.indd 245

g

245

05-Dec-09 5:17:23 PM


h Introducci贸n y aspectos metodol贸gicos del estudio

246

version diagramada.indd 246

05-Dec-09 5:17:23 PM


Introducción y aspectos metodológicos del estudio

algunas producen neuropatía periférica o degeneración cerebral progresiva. La información recolectada para este tipo de sustancias muestra un escenario general donde se establece una relación de prevalencias de consumo que varían entre 0,7% y 1,4%, ubicándolas en una estructura muy cercana a la obtenida por las drogas ilícitas. En cuanto a su relación en las regiones se tiene que la mayor prevalencia se presenta en la Región Guayana, donde se alcanzan cifras topes para todas las sustancias, entre las que destaca la relación obtenida por la gasolina, pegas y pinturas, que superaron el 2,1%. Desde la otra dimensión de información se puede apreciar la región Oriental expresa las prevalencias más bajas en la utilización de inhalables, con los índices más bajos por regiones. • GASOLINA Prevalencia de vida Perfil nacional: 1,7% (1,2% femenino y 2,2% masculino) El uso de la gasolina se ubica en primer lugar entre los inhalables, con la siguiente, relación: ™™ Amazonas

2,7% (2,3% femenino y 3% masculino

™™ Bolívar

2,7% (2,1% femenino y 3,3% masculino)

™™ Táchira

2,3% (1,8% femenino y 2,9% masculino)

™™ Lara

2,1% (1,5% femenino y 2,8% masculino)

• PINTURAS Y AEROSOLES Prevalencia de vida Perfil Nacional: 1,5% (1,2% femenino y 1,9% masculino)

™™ Miranda

2,3% (1,8% femenino y 2,9% masculino)

™™ Bolívar

2,2% (1,9% femenino y 2,4% masculino)

™™ Distrito Capital 2,2% (1,9% femenino y 2,6% masculino) • PEGAS Prevalencia de vida Perfil Nacional: 1,4% (1,3% femenino y 1,6% masculino) 247 ™™ Miranda

2,3% (1,8% femenino y 2,9% masculino)

™™ Lara

2% (1,9% femenino y 2,2% masculino)

™™ Mérida

1,9% (2,1% femenino y 1,6% masculino)

™™ Amazonas

1,9% (1,9% femenino y 1,9% masculino.

• OTRAS DROGAS INHALABLES Prevalencia de vida Perfil nacional: 0,8% (0,5% femenino y 11% masculino) ™™ Miranda

version diagramada.indd 247

g

1,3% (0,9% femenino y 1,9% masculino)

05-Dec-09 5:17:23 PM


h Introducción y aspectos metodológicos del estudio

™™ Amazonas

1,2% (1,3% femenino y 1,1% masculino)

™™ Distrito Capital

1,2% (0,9% femenino y 1,5% masculino)

™™ Lara

1,1% (0,7% femenino y 1,5% masculino)

™™ Mérida

1,0% (0,8% femenino y 1,3% masculino)

• SOLVENTES Prevalencia de vida Perfil nacional: 0,7% (0,4% femenino y 1% masculino)

248

™™ Amazonas

1,3% (1,3% femenino y 1,4% masculino

™™ Mérida

1% (0,7% femenino y 1,4% masculino)

™™ Miranda

1,2% (0,9% femenino y 1,6% masculino)

e.4. Relación general para la edad de inicio Entre los factores relacionados con el potencial adictivo de una sustancia o droga se encuentran variables vinculadas tanto al sujeto como al propio contexto social, grupal o familiar donde habita. La forma en que se articulan cada una de dichas variables conlleva la creación de un proceso particular que puede concluir en una relación de adicción/dependencia, lo que dependerá de cada caso en particular.

vinculado la edad de inicio en el consumo. Más aún cuando nos referimos a grupos poblacionales caracterizados por rangos de edades que los ubica en la adolescencia. Cuando se menciona la relación riesgo y edad de inicio, normalmente se parte de algunas premisas que pudiesen resumirse en tres grandes aspectos: • En primer lugar, la constatación empírica a través de estudios longitudinales que han demostrado la existencia de una relación entre la precocidad del inicio y la intensidad del consumo futuro. Estos estudios de carácter longitudinal han sido realizados en algunos países (por ejemplo España y Chile) y demuestran la existencia de una relación que tiende a incidir en la intensificación de las adicciones. • Como segundo elemento se encuentra la referencia general a las etapas o ciclos de las adiciones, las cuales describen un proceso que suele iniciarse con la experimentación de algún tipo de consumo, la regularización de los intervalos de tiempo, el desarrollo de tolerancia a la sustancia utilizada, lo cual lleva al incremento de la misma, o la búsqueda de otro tipo de drogas para satisfacer las necesidades que genera la relación de dependencia. En el marco de esta relación se genera una dinámica que suele iniciarse con el consumo de drogas lícitas, para luego migrar hacia el consumo de drogas ilícitas, por lo que es previsible esperar que en la medida en que se dé inicio temprano al consumo puedan generarse patrones de adicciones enmarcados en tales ciclos.

Uno de estos elementos ampliamente reconocidos como factores de riesgo en la generación de adicciones, se encuentra

version diagramada.indd 248

05-Dec-09 5:17:24 PM


Introducci贸n y aspectos metodol贸gicos del estudio

g

249

version diagramada.indd 249

05-Dec-09 5:17:24 PM


h Introducción y aspectos metodológicos del estudio

250

• El último de los elementos hace referencia a la relación de mayor vulnerabilidad del individuo en cuanto más temprana sea la edad de inicio del consumo. En este caso la vulnerabilidad posee distintas aristas relacionadas con las etapas del desarrollo físico y psicológico del infante, adolescente o joven, las cuales hacen referencia a factores que van desde la relación de madurez que pueda tener la persona en el momento de inicio al consumo, lo cual incide en la posibilidad real del joven adolescente para la comprensión y toma de decisiones sobre el consumo o no de cualquier sustancia, en esta relación entran en juego la capacidad de respuesta ante riesgos, discernimiento del problema, etc., hasta las implicaciones de carácter físico/ químico donde entran en juego los impactos y efectos que sobre el organismo genera la incorporación de sustancias químicas, más aun para una población que se encuentra en pleno proceso de cambios hormonales, físicos, fisiológicos, etc., los cuales pueden llegar a incrementar su vulnerabilidad en un momento determinado. El reconocimiento de la edad de inicio en el consumo de cualquier droga asume vital importancia en la comprensión tanto del riesgo latente como de los impactos que puedan generarse en los posibles patrones de adicción. Por ello, nuestro esfuerzo se direcciona al reconocimiento de la relación de edad de inicio para un conjunto de sustancias que se enmarcan dentro de la tipología de drogas lícitas, ilícitas y de uso indebido (fármacos).

e.4.1: Situación general El tema relacionado con la edad de inicio plantea una variada gama de perfiles en todo el país, los cuales responden a situaciones

version diagramada.indd 250

de carácter regional y estadal; por ello se asumió como criterio de análisis y presentación de la información su caracterización desde la conformación de cuatro tipos de indicadores que permiten apreciar la relación de consumo desde una perspectiva más estructurada. Los cuatro indicadores resumen la siguiente información: • Rango promedio de inicio: Se presenta la relación de edades donde se produce el mayor porcentaje de inicio en el consumo; para ello se establece una; relación donde se determinan los rangos de edades que concentran más del 45% de dicha relación. • Rango de inicio precoz: Porcentaje poblacional concentrado en el rango de edades iguales e inferiores a los 11 años. • Rango de inicio estándar: Porcentaje poblacional concentrado en el rango de edades que van desde los 12 hasta los 15 años. • Rango de inicio postergado: Porcentaje poblacional concentrado en el rango de edades iguales y superiores a los 16 años. Los resultados obtenidos para la edad de inicio ofrecen un escenario enmarcado por la mayor concentración de población en los rangos correspondientes entre 12 y 13 años, para la cual se presenta un promedio general de 29,8%, lo que conlleva una dinámica que da inicio en un lapso de tiempo donde la población estudiantil se encuentra cursando estudios en los niveles de 6to

05-Dec-09 5:17:24 PM


Introducción y aspectos metodológicos del estudio

grado y 1er. año de bachillerato, situación agravada por el 24,4% de población que plantea inicio con edades menores a los 11 años, lo cual trae a colación un conjunto de elementos que apuntalan un proceso de socialización que promueve la incorporación temprana al consumo o al menos a la experimentación. Esta relación que involucra al 54,2% de la población posee una fuerte carga de índole grupal / social y viene a apuntalar ciertos análisis realizados en torno al fuerte consumo detectado en los niveles de 1ro. y 2do. años, donde las magnitudes llegan a ser muy similares a las presentes en los años finales, lo que en cierta forma conduce

g

a pensar en algún tipo de patrón de consumo que se encuentra incidiendo previamente y lleva a la conformación de este tipo de prevalencias. Las razones pueden estar vinculadas con factores como la interacción social con grupos de mayor edad que hacen puente con las situaciones de consumo y, la existencia de cierta permisividad familiar (principalmente para las drogas lícitas) que, si bien no, promueven directamente el consumo, tampoco generan patrones que la limiten, entre otras. Desde su estructuración a partir de los rangos de iniciación destacan los siguientes elementos:

Total nacional R. Prom. Inic.

version diagramada.indd 251

R. Inic. Prec. (11 y menos)

R. Inic. Est. (12 a 15 años)

R. Inic. Post. (16 y más)

Drogas lícitas

Cigarrillos

12 a 14 años (51%)

18,6%

68,6%

12,8%

Chimó

12 a 15 años (64,2%

25,5%

64,2%

10,3%

Alcohol

13 a 15 años (59,1%)

15,6%

74,0%

10,4%

Drogas ilícitas

Marihuana

13 a 15 años (53%)

14,8%

62,8%

22,4%

Cocaína

10 a 14 años (55,7%)

27,0%

57,1%

16,0%

Crack

10 a 13 años (48,5%)

34,0%

52,6%

13,4%

Fármacos

Tranquilizantes

10 a 13 años (47,6%)

32,7%

58,1%

9,2%

Estimulantes

12 a 15 años (62,8%)

26,8%

62,8%

251

10,3%

05-Dec-09 5:17:24 PM


h Introducción y aspectos metodológicos del estudio

• Rango de inicio precoz

252

La dinámica de inicio precoz con edades iguales o menores a los 11 años presenta una relación donde el 24,4% de quienes reportan consumo lo hacen en este rango de edad, con, mayor implicación para la población masculina, la cual lo refiere en 27,3% vs. un 20,8% de la femenina. En cuanto a la concentración poblacional. presenta elementos característicos para cada uno de los tipo de drogas; así por ejemplo, para las drogas lícitas se presenta una relación que implica hasta 25,5% de población para el consumo de chimó, lo que implica una importante incorporación en este rango de edades, siendo más acentuado para el caso de las regiones Centro Occidental (27,3%), Occidental (27,6%) y los Llanos (30,3%). Para la relación de inicio en el consumo de alcohol y cigarrillo, la tendencia precoz expresa un descenso que promedia entre 15,6% y 18,6% respectivamente, manteniendo cierta homogeneidad con valores muy estables para el caso del alcohol por regiones y con ciertas diferencias para el caso del cigarrillo, donde en regiones como la Occidental (20%) y Guayana (24,9%) se observan topes máximos de inicio temprano. En cuanto a las drogas ilícitas y las drogas de uso indebido, se presenta una relación que posee sus mayores índices en el consumo de crack y tranquilizantes, los cuales alcanzan hasta 34% y 32,7%. La relación de impacto por región se hace más acentuada en Centro Occidente donde se alcanza una relación de 37,5% para crack y 34,4% para tranquilizantes, en Occidente la relación es de 35,4% y 35,3%, e igualmente se destaca la relación presente en Guayana, donde los tranquilizantes concentran hasta un 37,1% de inicio precoz.

version diagramada.indd 252

Ahora bien de esta relación de inicio temprano establece un elemento de vulnerabilidad poblacional que asume una incidencia particular desde el consumo de drogas ilícitas y fármacos, más sin embargo no debe olvidarse que esta modalidad de consumo presenta unos perfiles muy bajos, en comparación con los reportados para las drogas lícitas, planteando una relación donde se conjugan el potencial adictivo de las drogas duras y el inicio del consumo a edades inferiores a los 11 años. • Rango de inicio estándar El rango correspondiente entre los 12 y los 15 años se traduce en el estándar nacional de inicio en el consumo de las distintas drogas, obteniendo un promedio general de incorporación del 62,5% de la población en este grupo de edades. De las cifras obtenidas llama la atención la situación presente para el consumo de alcohol, el cual refiere la más alta magnitud de inicio estándar (74%). Ello está relacionado con la formalización de un conjunto de relaciones sociales, desde los entornos familiares hasta la interacción con grupos de pares, en la que se plantea una dinámica consensuada de acercamiento o iniciación al consumo de drogas lícitas, lo cual genera un conjunto de expectativas, tanto a nivel individual como del entorno inmediato. Dicha relación posee su réplica en el consumo de cigarrillo, el cual se ubica en segundo lugar para este rango (68,6%) y presenta elementos que entran en coincidencia con el establecimiento de estas modalidades de relaciones en torno a la formalización del inicio al consumo.

05-Dec-09 5:17:24 PM


Introducción y aspectos metodológicos del estudio

Para el caso de las drogas igualmente se presenta una relación mayoritaria de inicio en este rango de edades, aun cuando alcanza cifras que se ubican en un promedio de 58,7%. • Relación edad de inicio postergado El inicio postergado se presenta como una modalidad de incorporación que se aleja de la tendencia general y plantea la presencia de ciertos factores que podrían incidir positivamente en la disminución de la relación riesgo/adicción, por cuanto su mayor edad (en comparación con el resto de la población que presenta inicio previo) pudiera estar relacionada con la presencia de un mejor manejo de las situaciones y condiciones que rodean al consumo de drogas. Esta relación, por sí sola, no representa un elemento contundente a favor de los factores de protección; sin embargo resulta evidente que la relación de riesgo resulta mayor al iniciarse a edades donde se es más vulnerable, como por ejemplo el rango correspondiente al inicio precoz.

g

por cuanto no es fortuito que los porcentajes de inicio para el segmento de drogas lícitas se encuentren, de modo general, con los valores más bajos, expresando con ello la existencia de una dinámica que ejerce presión sobre la población estudiantil para su ingreso temprano en el consumo.

253

La relación de población que presenta modalidades de inicio postergado se ubica en un promedio general de 13,1%, marcando pautas de variación que llevan a ubicar este promedio en un 11,2% para el caso de las drogas lícitas. En cuanto a las drogas ilícitas se presenta una situación diferenciada que encuentra en la marihuana la sustancia con mayor porcentaje de inicio postergado (22,4%), seguida de la cocaína (16%) y del crack (13,4%). Al igual que lo comentado en relación con la formalización de patrones socioculturales que presionan al inicio del consumo de drogas lícitas, el inicio postergado expresa un conjunto de relaciones que responden de alguna manera a tal relación,

version diagramada.indd 253

05-Dec-09 5:17:24 PM


h Introducci贸n y aspectos metodol贸gicos del estudio

254

version diagramada.indd 254

05-Dec-09 5:17:25 PM


Introducción y aspectos metodológicos del estudio

e.4.2: Edad de inicio para drogas lícitas Cigarrillo y chimó Para el consumo de estas modalidades de tabaco se genera una tendencia con características muy parecidas en su fase inicial, donde se presenta un proceso de incorporación o inicio al consumo que presenta una curva moderada con leve incremento en el segmento de edad correspondiente entre 9 y 11 años. Para dicho momento de observa una mayor incidencia en el consumo de chimó el cual alcanza hasta 8,1% a la edad de 11 años, Donde se inicia una tendencia de crecimiento constante en la iniciación al consumo, la cual alcanza su punto más alto a la edad de 14 años (13 años para el caso del chimó). A partir de los 14 años se observa una tendencia a la disminución de población al ingreso del consumo, presentando rangos de entre 3,1% y 2,4% para las edad de 17 años.

g

En líneas generales, las drogas lícitas presentan una dinámica de consumo que expresa la existencia de un patrón sociocultural que presiona a la población adolescente a una incorporación temprana en el consumo, marcando de alguna manera cierta relación donde se hace visible lo que podría catalogarse como la fase intensa de la iniciación precoz, la cual tiene su mayor incidencia en la edad de 10 años. Seguidamente de observa un periodo de intensificación de la incorporación al consumo o inicio del consumo, que conduce a la incorporación creciente de población hasta la edad de 14 a 15 años, para luego dar inicio a una fase de descenso. Para esta última fase es necesario acotar que tan sólo el 13,1% de la población se incorporará al consumo después de los 15 años, lo que marca un hito en la identificación de los periodos donde los factores de riesgo ejercen mayor presión a la incorporación de la población al consumo. 255

Alcohol El consumo de bebidas alcohólicas plantea una relación de consumo muy parecida (en cuanto a tendencia general) a la observada en el caso de las modalidades de tabaco. En su fase inicial el proceso de incorporación o inicio al consumo presenta una curva moderada, con leve incremento en el segmento de edad correspondiente a los éntrelos 9 y 11 años. Desde los 11 años se da inicio a una tendencia de crecimiento constante en la iniciación al consumo, alcanzando un tope máximo a la edad de 15 años donde se genera una caída abrupta del proceso de iniciación al consumo, el cual presenta rangos del 2,5% para la edad de 17 años.

version diagramada.indd 255

05-Dec-09 5:17:25 PM


h Introducción y aspectos metodológicos del estudio

256 e.4.3: Edad de inicio para drogas ilícitas El tema referido al inicio del consumo para las drogas ilícitas, a diferencia de las relaciones obtenidas en el caso de las drogas lícitas, ofrece un escenario con diferentes relaciones internas que determinan lapsos de incorporación al consumo bajo una estructura irregular en la cual pueden puntualizarse aspectos como: Cocaína y crack Para el consumo de estas dos drogas ilícitas se hace presente una tendencia caracterizada por la irregularidad en la incorporación

version diagramada.indd 256

de población a su consumo; así por ejemplo, se hace evidente el inicio de una fase con rasgos de intensidad considerable a partir de los 9 o 10 años; luego se presenta una serie de picos estadísticos que determinan mayores relaciones de inicio entre las edades de 12 años y 15 años. Durante este lapso de tiempo que va entre los 10 años y los 15 años se evidencia la mayor incorporación (irregular) de la población; no obstante a partir de los 15 años se observa una tendencia en descenso. Marihuana El caso de la marihuana se diferencia sustancialmente de las tendencias observadas para la cocaína y el crack; en este caso

05-Dec-09 5:17:25 PM


Introducción y aspectos metodológicos del estudio

en particular entran en juego dinámicas distintas que parecieran apuntalar un ritmo creciente en la incorporación de población a su consumo. El primer aspecto a reflexionar es la relación existente en cuanto las prevalencias de consumo las cuales hacen de la marihuana la principal forma de consumo entre las drogas ilícitas (1,7% en todo el país), lo que conlleva la existencia de ciertas relaciones que impulsan progresivamente a esta población a iniciarse efectivamente en su consumo a partir de los 10 años, cuando se alcanza una incorporación del 4,6%. A partir de este momento se genera una tendencia ascendente y constante que lleva a la iniciación del 77,6% de la población. Al igual que en casos anteriores, a partir de los 15 años se observa una tendencia en descenso; sin embargo, la misma plantea una relación diferente por cuanto se trata de un 22,4% de adolescentes que se incorporan en este rango de edades, que si bien lo hacen en menor intensidad que los otros rangos de edades, determinan cierta relación de acercamiento, curiosidad o intención de consumo que, para este tipo de drogas, se mantiene más fuerte, en comparación con el resto de las drogas.

g

logra mantenerse hasta el rango de 15 años. Para estos grupos de edades se establece un techo estadístico que oscila entre el 14,1% y el 16,5%. Si bien resulta una relación algo irregular, se aprecia cierta constancia en la iniciación al consumo, alcanzando un límite en la edad de 15 años, para luego presentar un marcado descenso del proceso de iniciación al consumo. En cuanto a las características presentes para los tranquilizantes y los estimulantes, se aprecia un comportamiento muy similar entra ambos fármacos; no obstante para el rango correspondiente a los 12 años y los 15 años, se logran percibir ciertos elementos que pautan variaciones particulares para cada uno de ellos. Así por ejemplo, en el caso de los tranquilizantes se presenta un mayor pico estadístico a los 12 años (con un 16%) para luego iniciar un leve descenso y variación que lo lleva a oscilar entre 13,5% y 14,1%; para los estimulantes, la tendencia de inicio demarca la existencia de un proceso de incorporación que se hace evidente a la edad de 12 años (14,7%) y 13 años (16,5%), manteniéndose con un leve descenso hasta la edad de 15 años.

257

e.4.4: Edad de inicio para drogas de uso indebido La edad de inicio en el consumo de fármacos plantea un comportamiento de acercamiento a este tipo de drogas que podría compararse con el detectado en el consumo de drogas lícitas, ya que se logra identificar una fase inicial para el proceso de incorporación o inicio al consumo, el cual presenta un primer bloque de consumo en el rango de edades que van desde 9 años a 11 años, con un pico de incidencia en la edad de 10 años. A partir de los 11 años se da inicio a una tendencia en crecimiento que

version diagramada.indd 257

05-Dec-09 5:17:25 PM


h Introducción y aspectos metodológicos del estudio

258

e.5. Energizantes y consumo de riesgo: e.5.1. Situación general: El abordaje del tema relacionado con los energizantes se realiza desde dos dimensiones que complementan la relación de riesgo con ellos: La ingesta superior a las 3 latas o botellas de energizantes pueden ocasionar una gama de alteraciones como la intoxicación, enrojecimiento de la cara, dolor de cabeza, dilatación de pupilas, agitación psicomotora, hipertensión arterial, taquicardias, hiperactividad, nerviosismo, vómitos.

version diagramada.indd 258

La combinación con drogas y/o bebidas alcohólicas forma parte un tipo de consumo que ha encontrado eco en ciertos sectores poblacionales, para los cuales se ve incrementado el riesgo particular de adicción presente en cada una de estas sustancias. Adicionalmente a las alteraciones previamente expuestas, su combinación con alcohol ocasiona pérdida de la sensación de embriaguez debido al estimulante de la cafeína, que contrarresta el efecto sedante y los síntomas del consumo de alcohol, haciendo que la persona siga consumiéndolo peligrosamente.

05-Dec-09 5:17:25 PM


Introducción y aspectos metodológicos del estudio

• Consumo de más de 3 latas o botellas en un mismo día Perfil nacional: 2,4% (1,6% femenino y 3,3% masculino)

Las cifras alcanzadas por los estados que se ubican en el límite superior marcan una alta relación de impacto, por lo cual cada uno de ellos es referenciado en la siguiente lista:

El consumo desmedido de este tipo de sustancias presenta una dinámica que involucra al 2,4% de los y las jóvenes adolescentes en todo el país, asumiendo una mayor influencia para la población masculina, la cual informa de su utilización en el 3,3% de los casos, mientras que en la población femenina se desciende al 1,6%.

™™ Amazonas

6,7% (9,2% femenino y 4,6% masculino)

™™ Miranda

4,3% (3,1% femenino y 5,8% masculino)

™™ Distrito Capital

3,3% (2,6% femenino y 4,1% masculino)

Al comparar el rango general de prevalencias de consumo de las principales sustancias analizadas hasta este momento, se logra apreciar un posicionamiento del consumo desmedido de energizantes, que lo ubica cercano a los resultados obtenidos por las drogas de uso indebido.

™™ Nueva Esparta

3,1% (2,3% femenino y 3,8% masculino)

™™ Bolívar

2,9% (1,4% femenino y 4,5% masculino)

En cuanto a la influencia de esta modalidad de consumo por regiones destaca la situación expresada en Guayana, donde el porcentaje de estudiantes que toman más de 3 unidades en un mismo día se ubica en 3,7% (2,9% femenino y 4,5% masculino), e igualmente en la región Central, donde se reporta en 2,9% (2,2% femenino y 3,8% masculino). Para la distribución nacional se presenta la siguiente tendencia: Perfil de consumo para el límite inferior: 0,9% al 2% Perfil de consumo para el límite intermedio: 2,1% al 2,7% Perfil de consumo para el límite superior: 2,8% al 6,7%

version diagramada.indd 259

g

• Situación del consumo de más de 3 latas o botellas en un mismo día, según año de estudio La relación de consumo desmedido, en función de los niveles educativos de la población, plantea algunos elementos de coincidencia que pueden ser resumidos de la siguiente manera:

259

™™ La relación de consumo plantea una marcada tendencia de la población masculina a presentar cifras mayores a las obtenidas por la población femenina. ™™ Solo en el 1er. año se observa un descenso de la prevalencia de consumo desmedido, el cual mantiene una relación de mayor peso (e igualmente homogénea) para el resto de los niveles educativos. ™™ Al analizar la conformación estadística de las tendencias en cada una de las dependencias se observa la presencia de

05-Dec-09 5:17:25 PM


h Introducción y aspectos metodológicos del estudio

No obstante, el aspecto que llama la atención se refiere al impacto interno para los siguientes grupos poblacionales:

elementos comunes en las magnitudes alcanzadas en los distintos niveles educativos que van desde 2do. hasta 5to año.

260

Consumo General

Primer año (séptimo)

Segundo año (octavo)

Tercer año (noveno)

Cuarto año

Quinto año

Amazonas

6,7%

3,8%

6,5%

8,1%

6,3%

10,4%

Miranda

4,3%

2,4%

4,3%

5,7%

4,0%

5,0%

Distrito Capital

3,3%

3,0%

3,3%

3,0%

3,6%

3,4%

Nueva Esparta

3,1%

1,8%

2,5%

4,2%

2,9%

4,0%

Bolívar

2,9%

1,8%

3,7%

2,8%

4,2%

2,5%

Mérida

2,7%

1,6%

2,4%

2,8%

2,7%

4,5%

Vargas

2,4%

1,7%

2,1%

2,5%

3,1%

2,9%

Apure

2,0%

0,4%

2,1%

2,4%

1,7%

4,0%

version diagramada.indd 260

05-Dec-09 5:17:25 PM


Introducci贸n y aspectos metodol贸gicos del estudio

g

261

version diagramada.indd 261

05-Dec-09 5:17:26 PM


h Introducción y aspectos metodológicos del estudio

• Mezcla y consumo con algún fármaco, bebidas alcohólicas u otras drogas Perfil nacional: 1,3% (0,9% femenino y 1,3% masculino) La dinámica de consumo para la mezcla de energizantes presenta una prevalencia general del 1,3%, así como una relación de impacto por género que involucra al 0,9% de la población femenina y el 1,3% de la masculina. La relación descrita expresa una tendencia que, aun cuando mantenga una mayor incidencia en la población masculina que en la femenina, no conlleva fuertes distanciamientos entre ambos grupos. Al establecer una comparación con las prevalencias obtenidas en las otras tipologías de drogas se logra percibir una modalidad de consumo que se ubica cercana a la prevalencia obtenida por la marihuana, la cual se situó en 1,7%. 262

El análisis referido a las regiones describe la misma situación de impacto en Guayana y en la región Central, con la diferencia de constatar la existencia de un mayor impacto en la segunda de estas regiones, donde se alcanza hasta un 1,8% (1,4% femenino y 2,3% masculino) de casos donde se utiliza la mezcla de energizantes con otras sustancias adictivas. En cuanto a la región de Guayana, el porcentaje poblacional se ubica de manera general en 1,4% 1% para el sector femenino y 1,7% para el masculino. Los elementos de análisis indican que para este momento la dinámica de consumo de mezclas con energizantes posee una mayor relación en la región Central, lo cual puede estar vinculado una tendencia en crecimiento que asume a los grandes centros urbanos como eje de acción.

version diagramada.indd 262

La distribución nacional presenta la siguiente tendencia: Perfil de consumo para el límite inferior: 0,5% al 0,9% Perfil de consumo para el límite intermedio: 1,1% al 1,4% Perfil de consumo para el límite superior: 1,9% al 2,6% Estados con alta relación de impacto en la relación de mezclas con energizantes: ™™ Miranda

2,6% (2,2% femenino y 3,1% masculino)

™™ Distrito Capital

2,3% (1,6% femenino y 3,2% masculino)

™™ Nueva Esparta

1,9% (1,7% femenino y 1,9% masculino)

• Mezcla y consumo con algún fármaco, bebidas alcohólicas u otras drogas, según año de estudio ™™ La relación de consumo mantiene la tendencia de la población masculina a presentar cifras mayores a las obtenidas por la población femenina. ™™ Aun cuando se mantiene la estructura general donde la población del 1er. año presenta descenso de la prevalencia de consumo para mezclas energizantes, mientras que el resto de los niveles educativos elevan de manera homogénea sus magnitudes, para el caso de los estados con prevalencias

05-Dec-09 5:17:26 PM


Introducción y aspectos metodológicos del estudio

superiores al promedio nacional se detectan mayores magnitudes para 4to. y 5to. años.

Consumo General

g

™™ Para los estados con mayores prevalencias de consumo se presenta la siguiente relación de impacto sobre los distintos años de estudio:

Primer año (séptimo)

Segundo año (octavo)

Tercer año (noveno)

Cuarto año

Quinto año

1,9%

3,1%

3,3%

3,9%

Miranda

2,6%

0,8%

Distrito Capital

2,3%

1,8%

1,6%

1,8%

3,0%

3,8%

Nueva Esparta

1,9%

0,6%

1,0%

2,3%

3,5%

2,0%

263

version diagramada.indd 263

05-Dec-09 5:17:26 PM


h Introducci贸n y aspectos metodol贸gicos del estudio

264

version diagramada.indd 264

05-Dec-09 5:17:26 PM


I Introducci贸n y aspectos metodol贸gicos del estudio

g

Serie estad铆stica del perfil general de consumo: e.1.1. Prevalencias para el consumo de Drogas L铆citas:

PGC version diagramada.indd 265

265

05-Dec-09 5:17:26 PM


h Introducci贸n y aspectos metodol贸gicos del estudio

266

version diagramada.indd 266

05-Dec-09 5:17:26 PM


Introducción y aspectos metodológicos del estudio

Cuadro N° 1 R.C. Estados

Región Central Prevalencias de consumo para drogas lícitas

Tipo de drogas

Droga

Cigarrillos

Drogas lícitas

Chimó

Población

Aragua Carabobo Distrito Capital Miranda Vargas

Alcohol

Prev. tabaco Total general

Prev. cualquier droga lícita

IV.e Perfil general de consumo

Respuesta Vida

Año

Mes

Femenina

14,9

6,5

3,9

Masculina

17,5

8,1

5,5

Total

16,1

7,2

4,6

Femenina

3,0

0,6

0,2

Masculina

10,3

3,4

2,1

6,4

1,8

1,1

Femenina

57,2

35,6

21,7

Masculina

56,5

37,8

24,8

Total

56,9

36,6

23,1

Femenina

16,0

6,9

4,1

Masculina

22,9

10,4

7,1

Total

19,2

8,5

5,5

Femenina

57,6

40,6

24,3

Masculina

57,1

41,6

26,9

Total

57,4

41,1

25,5

Total

Cuadro N° 1 R.C.O.

Región Centro Occidental Prevalencias de consumo para drogas lícitas

Estados

Tipo de drogas

Droga

Cigarrillos

Drogas lícitas

Chimó

Población

Alcohol

Prev. tabaco Total general

Prev. cualquier droga lícita

267

IV.e Perfil general de consumo

Respuesta Vida

Año

Mes

Femenina

10,3

4,2

2,5

Masculina

13,4

5,6

3,2

Total

11,8

4,8

2,8

Femenina

3,3

0,8

0,5

Masculina

11,7

5,6

4,1

7,2

3,0

2,1

Femenina

40,3

25,6

14,2

Masculina

43,4

28,5

17,2

Total

41,8

26,9

15,6

Femenina

11,3

4,4

2,8

Masculina

19,1

9,2

6,1

Total

15,0

6,7

4,4

Femenina

41,1

26,0

15,1

Masculina

45,2

29,8

19,0

Total

43,0

27,8

16,9

Total

Cojedes Falcón Lara Portuguesa Yaracuy

version diagramada.indd 267

g

05-Dec-09 5:17:27 PM


h Introducción y aspectos metodológicos del estudio

Cuadro N° 1 R.C. Estados

Región Occidental Prevalencias de consumo para drogas lícitas

Tipo de drogas

Droga

Población

IV.e Perfil general de consumo

Respuesta Vida

Año

Mes

Femenina

10,7

3,7

1,9

Masculina

16,5

6,9

4,4

Total

13,4

5,2

3,0

Femenina

4,7

1,2

0,7

Masculina

16,4

8,1

5,9

Total

10,1

4,4

3,1

Femenina

41,8

25,5

13,3

Masculina

46,9

31,4

19,3

Total

44,2

28,3

16,1

Femenina

13,6

4,8

2,7

Masculina

25,1

12,2

8,7

Total

Total

19,0

8,3

5,5

general

Femenina

42,8

26,1

13,9

Masculina

49,0

32,6

22,0

Total

45,7

29,2

17,7

Cigarrillos

Drogas lícitas

Mérida Táchira Trujillo Zulia

Chimó

Alcohol

Prev. tabaco

Prev. cualquier droga lícita

268 Cuadro N° 1 R.Ll. Estados

Región Los Llanos Prevalencias de consumo para drogas lícitas

Tipo de drogas

Droga

Cigarrillos

Drogas lícitas

Chimó

Población

Alcohol

Prev. tabaco Total general

version diagramada.indd 268

Prev. cualquier droga lícita

Respuesta Vida

Año

Mes

Femenina

10,0

3,2

1,7

Masculina

14,0

5,6

3,5

Total

11,9

4,4

2,6

Femenina

3,7

0,8

0,5

Masculina

12,7

5,8

4,8

8,0

3,2

2,6

Femenina

38,3

23,5

13,6

Masculina

40,2

26,3

16,7

Total

39,2

24,8

15,1

Femenina

12,2

3,7

2,1

Masculina

20,8

9,8

7,4

Total

16,3

6,7

4,7

Femenina

39,6

23,8

14,1

Masculina

43,1

28,3

19,1

Total

41,3

26,0

16,6

Total

Apure Barinas Guárico

IV.e Perfil general de consumo

05-Dec-09 5:17:28 PM


Introducción y aspectos metodológicos del estudio

Cuadro N° 1 R.G. Estados

Región Guayana Prevalencias de consumo para drogas lícitas

Tipo de drogas

Droga

Cigarrillos

Drogas lícitas

Chimó

Alcohol

Amazonas Bolívar

Prev. tabaco Total general

Prev. cualquier droga lícita

Población

IV.e Perfil general de consumo

Respuesta Vida

Año

Mes

Femenina

11,5

3,6

Masculina

17,5

6,4

4,4

Total

14,5

5,0

3,1

1,9

0,3

Femenina

2,9

0,6

Masculina

9,9

2,8

2,0

Total

6,4

1,7

1,2 13,8

Femenina

46,4

27,2

Masculina

48,6

29,8

18,0

Total

47,5

28,5

15,9 2,2

Femenina

12,7

3,9

Masculina

22,3

8,2

5,6

Total

17,5

6,1

3,9 14,0

Femenina

46,7

27,3

Masculina

50,3

30,7

19,4

Total

48,5

29,0

16,7

Cuadro N° 1 R.Or. Estados

Región Oriental Prevalencias de consumo para drogas lícitas

Tipo de drogas

Droga

Cigarrillos

Drogas lícitas

Anzoátegui Delta Amacuro Monagas Nueva Esparta Sucre

Chimó

Alcohol

Prev. tabaco Total general

version diagramada.indd 269

g

Prev. cualquier droga lícita

Población

269

IV.e Perfil general de consumo

Respuesta Vida

Año

Mes

Femenina

7,8

2,5

1,5

Masculina

12,0

4,8

3,2

Total

9,8

3,6

2,3

Femenina

2,1

0,4

0,2

Masculina

8,2

2,5

1,5

Total

5,0

1,4

0,8

Femenina

44,4

26,0

14,1

Masculina

45,1

28,3

17,4

Total

44,7

27,1

15,6

Femenina

8,9

2,8

1,6

Masculina

16,8

6,7

4,2

Total

12,6

4,7

2,9

Femenina

44,2

27,6

14,8

Masculina

46,4

30,2

18,5

Total

45,3

28,9

16,6

05-Dec-09 5:17:29 PM


h Introducción y aspectos metodológicos del estudio

Relación de cantidad en el consumo de Cigarrillo: Distribución Nacional

Cuadro N° 2 R.C.

IV.e Perfil general de consumo Región Central Cantidad de cigarrillos utilizados en los días en que se fuma

Estados

Aragua Carabobo Distrito Capital Miranda Vargas

(por sexo) Población participante

Femenina

1a5

1.784 %

Masculina % Total

Cantidad de cigarrillos

Total

1.176

11 a 20

más de 20

NR

67

36

14

48,9

65,9

3,8

2,0

0,8

1.866

1.131

114

47

63

51,1

60,6

6,1

2,5

3,4

3.650 %

270

6 a 10

2.307 63,2

181 5,0

83

77

2,3

2,1

491 27,5

511 27,4

1.002 27,5

IV.e Perfil general de consumo Región Centro Occidental Cantidad de cigarrillos utilizados en los días en que se fuma Cuadro N° (por sexo) 2 R.C.O. Estados

Cojedes Falcón Lara Portuguesa Yaracuy

Población participante

Femenina %

Masculina % Total

Cantidad de cigarrillos

Total

1a5

11 a 20

más de 20

NR

789

476

18

14

14

46,0

60,3

2,3

1,8

1,8

926

535

39

22

23

54,0

57,8

4,2

2,4

2,5

1.715 %

version diagramada.indd 270

6 a 10

1.011 59,0

267 33,8

307 33,2

57

36

37

574