Page 1


DIAS DEl FUTURO

PASADO

Sabeis que comics, los hay de todo tipo y tematica: Superheroes, novela grafica, manga, western, cartoon, etc. Sin embargo, estoy seguro de que los comics que os voya presentar hoy no los conociais y os van a causar una grata impresion. Y todo porque sabemos que el lector medio del creatura esta habitualmente sentado en la barra de un bar esperando a que le sirvan una buena...

CERVEZA Por Bill Rayos Beta

PLANET OF BEER!

LOS REPARTIDORES DE CERVEZA

“Planet of Beer!” (¡Planeta de Cerveza!) es un recopilatorio que reúne las tiras de la serie “Smell of Steve”, a cargo de Brian Sendelbach. Publicado por Dark Horse en 2009, podemos garantizaros que fue uno de los comics más absurdos (y a la vez divertidos) de aquel año. En él encontramos las peripecias de un grupo formado por el ex presidente Carter junto a su colega, el diablo Kenny; El forajido y perseguido (por temas de copyright) “Black Aquaman”; La madre del monstruo del Lago Ness; DJ’s alienígenas succiopnadores de almas; un “Big Foot” o el enigmático e inolvidable “Bougle Gluce” (entre otros disparatados personajes) Todos ellos navegan por el espacio en busca del escurridizo y legendario Planeta de la Cerveza. Y lo mejor es que ese es el argumento más sensato que vais a encontrar en este cómic. Por ello, si os gusta el cómic absurdo, inverosímil y, por supuesto, la cerveza, intentad haceos con un ejemplar. La única pega es que no ha sido editado en castellano, así que os tocará repasar los apuntes de inglés del instituto.

“Los repartidores de cerveza” es una recopilación de diferentes historias realizadas por el dibujante y guionista mallorquín, Pau. La edición de Glénat reúne todas esas aventuras y las presenta en un tomo único de 144 páginas, al precio de 15€ y que no deberíais tener problemas en encontrar, dado que se publicó en 2010 ¿Y quiénes son estos repartidores? Cuatro principalmente: Ebro, con contrato fijo y encargado de repartir leches. Lleva muchos años en el oficio y puede leer pensamientos; Irina, que si no enseña las tetas al menos una vez en cada historieta, será despedida; Sobrasado, quien debe hacer reír a los lectores si no quiere verse en el paro; y El camión, que tiene ya sus años y les suele dejar tirados. Y esto es muy a “grosso modo”. De verdad, dadle una oportunidad mientras disfrutáis de una refrescante birra.


LOBEZNO

DUFFMAN

Si hay un personaje de cómic que se dé a la cerveza de una forma exagerada y desproporcionada, ese es Lobezno. Incluso su fabuloso factor de curación se ha visto en algunas ocasiones desbordado por las descomunales ingestas del mutante de las garras (ejemplo, imagen de arriba del Annual #11 de “Uncanny X-Men”). Su fama como apasionado de la birra es tan conocida que en Michigan han comercializado la “Wolverine Beer”, cuyo logo se asemeja a las marcas que suele dejar en sus peleas y muestra además un Carcayú o Glotón (“Wolverine”, en inglés). en su etiqueta. Por aquí aun no hemos tenido el placer de tomarla, pero haremos lo imposible por conseguir alguna y contaros qué tal está. Pero como esta es una sección de comics, vamos a intentar no apartarnos del tema y recomendaros que os hagáis con algunos de los mejores títulos de Lobezno para a honrar al superhéroe cervecero. Así, está su serie propia o los “tapa dura” “Lobezno: Origen”, “Lobezno: Saudade” o la reciente y estupenda “Astonishing SpiderMan & Lobezno”.

Si hablamos de Duffman, a todos nos viene a la cabeza la imagen de Hommer Simpson en la taberna de Moe poniéndose hasta el ojete de cerveza Duff. Su nombre, “Duff”, se utiliza en el argot americano para referirse al culo. Y en Inglaterra para calificar a alguien de “inútil”. Vamos, que connotación posutiva, no tiene mucha. Eso es debido porque en la serie, eligieron este nombre ya que representaba claramente a una cerveza barata, de baja calidad y que se anunciaba en todos los lados, parodiando en definitiva a la omnipresente “Budweiser”. Esta cerveza realmente existe y su comercialización comenzó en México en 2006, llegando a España en el verano de 2008. Sin embargo, después de la oleada inicial de curiosidad, sus ventas disminuyeron considerablemente por dos motivos: nos salía cara y, principalmente, era una mierda. Aun así, si la buscáis por internet, seguramente la encontréis ¡Nos vemos en 30 días!... Bamf!!!


ODA A LA BIRRA

Citemos pues a: Leopoldo María Panero. Bebe cerveza y whisky, porque su color es parecido al de la orina. Nuestra cerveza íntima más conocida en las reuniones siempre destaca, haciendo nuestra velada más placentera. Soporta nuestros malos humos, nos reconforta, nos sacia y nos alivia. Siempre sabrosa y vacilona. Los mejores sueños cuando de ella abusamos.

Néctar de dioses, elixir de sabiduría, fresquita y llena de energía. Zumo de cebada, el jugo de la vida, inseparable amiga, que dispuesta está a darte su paladar. Los grandes pensadores y los grandes poetas veneran a este líquido elemento.

Ahora bien: la cerveza, el whisky, el vino y el ron, nunca solos: el alcohol y la soledad son muy malos consejeros.

Poema perteneciente al libro digital NO HAY PROSA, escrito a cuatro manos por Carmela Contreras y Andrés Ra món Pérez Blanco (Kebran). Editado en GROENLANDIA.


EL LOBO ESTEPARIO Número especial del Creatura dedicado a la cerveza. Si amigos, nuestra querida amiga birra, la mas adorada por Homer y la mayoría de mortales, la rubia con la que siempre ligamos (algo nada normal), entonces, ¿A que esperáis para saborear la espumosa pinta que os he preparado?…

“Mario y LA CERVEZA” Mario era un tipo normal. Alto, delgado, tirando a delgaducho, con nariz afilada, ojos vivos, sonrisa de mueca en la cara, cigarrillo pegado al labio inferior, vaqueros eternos y deportivos gastados. Vamos, lo que se dice un tipo normal. Un tipo que al entrar en un bar y tras el primer giro de cabeza curioso de los asistentes, generaba un segundo giro aun más brusco de cabezas volviendo a sus asuntos con un “ah si, por donde iba”. Lo dicho, un tipo normal. Con sus manías curiosas, como rascarse la cabeza al entrar a cualquier sitio, un ligero balbuceo al iniciar cualquier tipo de conversación y su insistente necesidad de abordar el espacio vital de cada uno cuando desarrollaba una conversación al calor de unas cervezas, vamos lo que venia siendo acercarse demasiado a uno, llegando a distribuir millonésimas gotas de su saliva entre los presentes. -

Ese tipo normal se crió al son de la cerveza. Si echaba la vista atrás, siempre recordaba en algún momento al amarillo elemento rellenando algún vaso familiar. Su primer recuerdo eran los botellines Mahou. En concreto los etiqueta verde clásicas. El siempre pensaba que era la mejor cerveza del mundo y ojo al que osara llevarle la contraria. Su inconfundible sabor amargo golpeando poderosamente las papilas gustativas en formato botellín, lo cual le confería mayor potencia de salida al estar el asunto mas concentrado, eran para el lo máximo. Generalmente para el resto de gente con gusto mas refinado no eran tan sabrosas, pero para él, sobre todo después de un día de curro en la obra, eran el mayor placer que se podía obtener.


“CERVEZA” Luego, durante un tiempo, se pasó a los minis de cerveza. Fue su etapa de parado. Dos años concretamente. La verdad es que ni buscaba trabajo ni el trabajo le encontraba a el, así que ante ese rechazo mutuo, firmaron un entente cordial por el cual se darían una tregua, y como he dicho anteriormente, duraría dos años. Durante ese periodo el dinero escaseaba, y por tanto, teniendo en cuenta que era un tipo de enormes tragaderas y que su capacidad de tolerar el alcohol era inversamente proporcional a la cantidad de copas que podía tomar, y tenía que pasar la noche con realmente poco dinero, (la noche para el duraba desde las 22:00 hasta las 5:00, borrachera arriba, borrachera abajo), la mejor opción eran los minis de cerveza. Esos deliciosos litros de cerveza Águila, con mucha fuerza al principio y que había que beberse rápido para que no se calentasen a 300 pesetas. Finalmente, recuperado el trabajo, le puso los cuernos a la rubia favorita de todos, y se dedico a beber cubatas de gin con tónica que era más cool. Pero esa es una historia que algún día contaré. Así que un día cualquiera, ese hombre normal, que generaba efectos normales, que tenía un trabajo normal, que tenía tics normales y que acudía al bar un domingo a la hora normal en la que estaba todo el mundo, al entrar y tras generar los dos giros de cabeza anteriormente explicados, se acercó a la barra y por añoranza pidió una caña. El camarero le sirvió su pincho y su caña. Mario pegó un trago y sus papilas gustativas recordaron lo que era beber de una caña bien tirada, de esa que dejan surcos en el vaso. Temperatura perfecta, sabor amargo, fuerza suficiente, cuerpo dorado. “Joder, que buena está”, se dijo. Ese hombre normal tomo su pincho (de tortilla casera) y fue al rincón a buscar el periódico. El marca ya no estaba pero se encontró un fanzine menudo, artesanal, con una simpática portada y comenzó a ojearlo. En la portada se podía leer “Creatura”. PD: Dedicado a los Creaturos y a todo aquel que disfruta de su caña con el Creatura COMENTARIOS EN: juanfranciscovegas@yahoo.es

Un aullido del Lobo Estepario

http://historiasesteparias.blogspot.com/


CAMInO DE SIRTE,

CAMARADA GENERAL Corremos rápido por la calle. Hemos dejado caer las últimas latas de cerveza a medio vaciar. En la cabeza se me mezclan los ecos de las sirenas de los coches del ejército, el restallar de tus besos, el frío que da dentera al pasar la hoja de metal entre los dientes y el chapoteo del barro bajo mis botas. Trípoli aún nos queda lejos pero rodeamos los charcos de sangre, escupimos y damos gritos de victoria. Hace unas horas te estaba quitando el hiyab. Tus ojos color arena me miraban con espanto.

Allah no nos perdonará este pecado. Tu musulmana, yo cristiano. Y de los malos. De los que huelen a cerveza barata, de importación. Nos retorcimos de pasión. Te lamí la cara, los labios, el dorso de las manos. Nos apretamos fuerte. Te rasgué el vestido de una sola costura. Me ofreciste tus muslos que olían a perfume de rosa mosqueta y a incienso a medio apagar. La fuente del patio dejaba caer el agua como una pequeña tormenta de verano. Fuera explosiones. Dentro de tus muslos también. Luego golpes en la puerta, milicianos o leales. Lo mismo da. Yo iré con quien mejor pagué aunque me quedaría la vida entera recostado en tus muslos. ¿Qué más da? Al tiempo salir corriendo. Con otras ratas de mi especie. Sudar a mares. Mataría por otra cerveza aunque fuese cara, de contrabando. La consigo. Me ha costado muchos dirhams pero el dinero da igual solo importa sentirme en una valle del Tirol cuando la abro. A lo lejos campos


de cebada. Un caballo destripado por un proyectil de 120 milímetros. Los rebeldes ya tienen artillería pesada. A mi lo que me pesan son los ojos. Tres días caminando rumbo a Sirte. Durmiendo bajo la chapa de los coches. Con los ojos medio abiertos en un extraño duermevela. Desayunando dátiles que me empastan la boca. Vomito cada mañana. Bebo agua sucia. Seguiría matando gratis, solo por beber una cerveza cada dos horas. Avanzamos con medio cuerpo pegado a la arena. Las balas hacen fiu fiu cuando silban a un palmo de tu cara. El sudor te ahoga. Lo sorbes. Sabe a sal y viento. Una familia de tuareg se esconde tras la última pared de una casucha. Entre ellos una muchacha de veinte años. La tela se pega a sus caderas. Me relamo. Sabe salado. Necesito el jugo de malta. Sopla el hammatan. El viento del desierto es salvaje. Los granos de arena se te clavan en la piel como diminutos cuchillos. Carne viva. Dolor pun-

zante. Recuerdo tus ojos. Oigo gritos. Confundo a los gadafistas con los rebeldes. No sé a quién disparar. Me juego el sueldo y la vida. Lo segundo me importa poco a estas alturas. Un mohamed sale con la bandolera descolocada. La nueve milímetros en la boca. Y una caja de tantas cervezas que se me nublan los ojos. Cuando hay cuarenta y cinco grados a la sombra todo adquiere un raro brillo vaporoso. ¡Dios salve a Gadafi! Gritan y espumean las cervezas. Me he quedado en la bolsa de Sirte. ¡Dios salve a Gadafi! Les acompaño con mi rudimentario árabe mientras me lanzan una lata fría. Dentro de unas horas descubrirán mi procedencia. Regaré con mi sangre licuada la arena del desierto y una barata marca de importación será mi epitafio. ¡Allah salve la cerveza! En un cartel manchado de pintura Gadafi me sonríe. ¡A su salud camarada general! Pequeño Lemming


13 x

21 Pequeñas diferencias entre la cerveza y el café Rubén Bravo

No es una cuestión de composición ni de sabor, la diferencia entre el café y la cerveza es mucho mayor, va más allá de la importancia de pedir una cosa u otra en nuestro bar habitual. Las dos principales creaciones de ficción televisiva de los últimos veinte años están vertebradas entorno al consumo de una y otra bebida. A finales de los 90 fue Friends la serie americana

que triunfaba y daba modelos de comportamiento a toda la población mundial. Unos jovencitos americanos, guapos, exitosos que se sentaban en una cafetería a tomar enormes tazas de café de todas las variedades imaginables. Sin embargo ahora la telerrealidad gira en torno a un bar irlandés y a un jarra de cerveza en las andanzas de otros muchachitos igual de guapos pero más gamberros, los protagonistas de Cómo conocí a vuestra madre. Ambas series se desarrollan en el mismo escenario, la ciudad de Nueva York, ambos tienen un lugar público como centro de reunión, una cafetería con actuaciones en Friends, un bar irlandés como cualquier otro en el mundo en Cómo conocí a vuestra madre. En ambos los protagonistas son jóvenes y lo que se nos cuenta es la etapa de su vida en la que esta se estabiliza. Ambas cuentan historias de amor. Pero hay grandes diferencias. Tal vez el escenario de Cómo conocí a vuestra madre es más universal. Cafeterías como Cetral Perk no puedes encontrarlas en cualquier rincón del mundo. Sin embargo los bares irlandeses han proliferado en todas partes. Quizá esto nos diga que la cerveza es una bebida más universal, al menos la for-


ma de tomarla lo es. El café que se ve en Friends no tiene la misma pinta que el de aquí. Una de nuestras tazas de café es siete veces más pequeña que esos tazones de la serie americana. La forma narrativa de una y otra serie también varía. Mientras que en Friends todo está dentro de la realidad, en Cómo conocí a vuestra madre hay mucho terreno para lo inexplicado (la cabra), para lo absurdo (los dobles), para lo evidentemente irreal y fuera de lo narrativo (ojos de loca). Es decir, Cómo conocí a vuestra madre está abierta a parcelas de la realidad no meramente verosímiles. Y no puede dejar de pensarse que eso tiene que ver con el hecho del gran consumo de cerveza por parte de sus personajes. Mientras que los formales chicos de Friends, con su ropa de último minuto y sus peinados a imitar se reunían a tomar un café y a hablar de una realidad un tanto edulcorada, los protagonistas de Cómo conocí a vuestra madre se chuzan de cerveza día tras día trastornando su percepción de la realidad, haciéndoles ver un mundo que el café borraría. Los chicos buenos toman café, los otros ven visiones después de beberse litros de cerveza. También el lenguaje es muy distinto. Mientras los chicos de Friends usan un

lenguaje convencional (donde lo más destacado son las humoradas de Chandler), los de Cómo conocí a vuestra madre usan un lenguaje más real. Más cerdo. Los mismos temas son diferentes. Más blancos los de Friends. Nítidamente sexuales los de Cómo conocí a vuestra madre. El consumo de cerveza y el consiguiente grado de alcohol en sangre excitan a Ted y compañía y les hacen hablar de sus correrías sexuales, comparar cuerpos, hablar de técnicas y tácticas, ir más al meollo del asunto. Pocas referencias sexuales hay en Friends, Cómo conocí se articula muchas veces con el tema del sexo como principal. No es extraño, además, ver borrachos a los chicos de Mclarens. Algo normal por otra parte si toman tanta cerveza. Nunca les pasará en una cafetería a los chicos de Friends. He aquí algunas pequeñas diferencias entre el consumo de cerveza y el de café. Mucho más divertido es tomar cerveza. Aunque tomar café es más glamuroso. La cerveza da otro punto de vista al mundo. El café te da entereza, sobriedad. La cerveza pese a todo es más real. El café es tan mono, tan irreal, que no dan ganas de tomarlo. 13X21.blogspot.com rbr33@hotmail.com


CANALNOSTALGIA por el Sr. Rossi Queridos lectores: ¿Qué los editores de este fanzine nos piden un artículo relacionado con la cerveza? Pues nosotros se lo damos y punto. Aunque eso sí, tiempo para que hayamos podido sentir nostalgia del subproducto que hoy os traemos, pues… Pero el caso es que “La fiesta de la cerveza ¡Bebe hasta reventar!” cumple con al menos uno de los objetivos de esta sección: daros a conocer algunos de los cagarros más grandes de la historia del cine y la televisión. Y éste, oh yeah, está entre ellos, ¡Sin duda! La historia comienza cuando palma el abuelo de los hermanos Jan y Todd Wolfhouse, el señor Johann Von Wolfhausen (que, como podéis ver, es de origen marroquí), y los dos se dirigen al velatorio. Allí descubren que la tradición familiar les exige viajar a Munich para esparcir sus cenizas en el parque donde se celebra el Oktoberfest. Por ello, su bisabuela les entrega dos billetes de avión para la ciudad alemana, donde les estará esperando un tal Schniedelwichsen para acompañarlos durante toda su estancia y ¡Tetas y birra! llevarlos al panteón familiar. Sin embargo, una ¿Hay algo mejor? vez en Munich, lo primero que se le ocurre al “Mr. Bratwurst” este (inteligente él) es llevarlos a “La Fiesta de la Cerveza”, un torneo clandestino dirigido por el Barón Wolfgang Von Wolfhausen. Lógicamente, los parroquianos se pillan un cabreo de tres pares de pelotas al encontrar a estos intrusos en su pelea de gallos particular y la cosa termina de esta forma: 1. El señor Schniedeljander muerto; 2. La revelación de que el abuelo de nuestros dos capullos era un mozo de cuadras que robó la receta de la “Mejor cerveza del Mundo” y huyó a los states junto a la bisabuela que, curiosamente, era la puta del pueblo; 3. La sorpresa de que el abuelo Johann y el Barón están emparentados (¿Apellidarse los dos Wolfhoausen no tendría algo ver?); y 4. Pique de beber birra que obviamente ganan los “Krauts”, y el público celebrando una “Catarsis del Tomatazo” que termina con la rotura de la urna y las cenizas del viejo Dedicado a Soriano, el mayor bebedor de cerveza que jamás haya conocido.

rebozando a nuestros protagonistas. Con el rabo entre las piernas, los dos infelices regresan a su Colorado natal con una firme promesa: Venganza (¡Qué originalidad de planteamiento, Dios mío!). Para conseguirla, deciden formar un equipo junto a los siguientes freaks: Phil Gafas para la sesión 3D Krundle, alias “Masa”, un fanegoso campeón de comer perritos calientes, y en paro después de ser pillado bebiéndose 45 birras diarias en la fábrica de cerveza en la que trabajaba; Charlie "Fink" Finklestein, un científico judío masturbasapos (sí, sí, como suena) con amplios conocimientos químicos; Barry Badrinath, un habitual de los campeonatos de priva, pero en la actualidad, chapero sin hogar. Y con estas y un año por delante, se ponen a entrenar para el siguiente Oktoberfest. En ese tiempo, descubren que su abuelo es el heredero directo del primer Barón y por tanto, dueño de su famosa cervecería en Baviera. Además logran encontrar la receta dentro de una vieja muñeca, con la que conseguirán elaborar la cerveza “Schnitzengiggle”, tan deliciosa que al beberla te hace llorar (Yo prefiero reír, pero bueno….). Cuando los naz… digo alemanes, averiguan esto, envían a una espía, Cherry, a robar la receta, quien además resulta ser un antiguo polvo de una noche de borrachera de Barry. Cuando “Masa” lo descubre, Cherry le hace caer en una cuba de cerveza, donde éste muere intentando bebérsela toda. El equipo, apesumbrado por su perdida, decide retirarse de la competición pero en esas… ¡Aparece Gil, el idéntico hermano gemelo de “Masa” que decide reemplazarle a modo de homenaje! Entonces “Venga, otra vez a entrenar y vente a Alemania, Pepe” (¿Qué queréis que haga? ¡¡¡La peli es así!!!). Ya en Munich, llegan a la “Beerfest” escondidos en un barril a lo “Troya”, para participar en el campeonato. El caso es que, birra tras birra, llegamos al momento final con ambos equipos en un “todo o nada” supuestamente muy emocionante que solventará Fink, quien en un estado de ira llamado “El ojo del judío” llevará al equipo a la victoria, con una gota de diferencia sobre los alemanes. Conclusión: Para verla, queda con un par de colegas y una caja de cervezas (algo de marihuana también ayuda). De otra forma, ni se te ocurra ¡No cambiéis de canal y hasta la próxima!


El FABULOSO HOMBRE IRÓNICO… en ¡Consejos cerveceros! ¿La gente habla con un extraño eco? Es que Tienes la jarra en la oreja.

¿Pies fríos y húmedos? Gira la jarra hasta que la parte abierta esté hacia arriba.

¿Pies calientes y mojados? Ya vas a tope y te has meado encima, amigo. Pide otra y ve a secarte al baño.

por Julio Vegas

UNA VISIÓN DE CONJUNTO...

Being an asshole!


31

No es una canción sobre la cerveza, pero es la canción más famosa del panorama español sobre el alcohol y su consumo, sobre el efecto del alcohol en el cuerpo. Y no se llama litros de alcohol, se llama Hormigón, mujeres y alcohol: Litros de alcohol corren por mis venas, mujer.

canciones

No tengo problemas de amor, lo que me pasa es que estoy loco por privar.

Ya no me puedes engañar. He cambiado tu colchón por una botella de champán.

No te preocupes más por mi. Voy a dejar esta ciudad. Ya no te voy perseguir, Solo te pido una vez más...

Litros de alcohol corren por mis venas, mujer. No tengo problemas de amor, lo que me pasa es que estoy loco por privar.

Salta hacia atrás, o quítate la ropa, mujer. No provoques más mi pasión que llevo un fuego dentro que no lo puedo contener. Lluvia de alcohol moja mi cabeza al salir de la habitación del hotel donde nos lo hicimos la noche en que te conocí. No necesito más de ti.

Todos somos capaces de cantar al menos el principio de la canción y si la ponen en un bar, en unas fiestas, todos nos vendremos arriba y cantaremos. La canción está en el disco Arañando la ciudad de Ramoncín, tal vez uno de los personajes más controvertidos de la cultura española de los


últimos años. Como militante de una opción política y como miembro de la SGAE Ramoncín se ha ganado muchos enemigos. Pero también se los ha ganado con sus horrendas versiones de clásicos en los últimos años o con una carrera musical que si bien comenzó con fuerza ha terminado siendo motivo de burla. La actitud un tanto chulesca, echada para adelante del artista tampoco han contribuido a hacerle amable por parte del público. Al contrario, sus manifestaciones, sus desafíos, su catalogación de los que le criticaban han hecho de Ramoncín el blanco fácil de todas las críticas. Y además ser el miembro visible de la SGAE con sus prácticas abusivas sobre el control de los derechos (necesarios, útiles, legales, justos, pero tal vez no así) le convir-

tieron en ocasiones en el tipo más odiado de este país.

Siempre ha utilizado la provoación en su favor (recordemos los tiempos de marica de terciopelo y sus entrevistas en tve), pero esta actitud se le volvió en contra y acabó con su carrera musical. Al menos por el momento. La canción nos habla del alcohol y de cómo afecta al prota-

gonista. Seguramente entre todo ese alcohol está la cerveza, aunque el que menciona es el champán. El alcohol es lo que mueve al protagonista, es lo que circula por sus venas. No quiere amor. Quiere sexo. El alcohol ha actuado, una vez más, como excitante, ha provocado que las hormonas del bebedor se vuelvan locas. Y le pide a la mujer que se acueste con él. No que le ame. Porque él no la ama. Que se quite la ropa. Eso es lo que quiere. Una canción pegada a la realidad. ¿Quién podría negarlo? Quién no firmaría “Quítate la ropa mujer, no provoques más mi pasión que llevo un fuego dentro que no puedo contener”. Un tema mítico de los bares, de los que se canta con una cerveza en la mano. Rubén Bravo.


Regreso al contrabando “Debes tomarte unas vacaciones”. Esto fue lo que le dijo su psiquiatra al mayor contrabandista de la ciudad. La calvicie le sorprendió debido al estrés laboral, los ataques de ansiedad, eran frecuentes. Ya no se fiaba de sus transportistas, con lo que él mismo hacia la distribución de cerveza a 451 establecimientos urbanos. Durante el reparto no dormía durante una semana, apenas unas pequeñas cabezacitas con el asiento reclinado. Sus productos más vendidos correspondían a la “clase A” y, paradójicamente, a la “clase Z”. Es decir, Guiness y Xibeca. Todos beben, ricos y pobres. Pero cada uno elije la birra que le jode mejor el hígado acorde con el lugar del escalafón social que cree ocupar. Lo de llevar pistola nunca le hizo gracia. Solo la ha usado una vez: contra unas latas, en un descampado, tras creer que eran de la mafia del Este, en uno de sus brotes psicóticos. Eso sí, a pesar de estos contratiempos (como él se empeñaba en llamar a estos episodios psicóticos, tratando de quitarle

hierro al asunto), nuestro amigo tenía pasta. Podríamos caer en el tópico de su visita mensual al burdel, pero estaríamos rindiéndonos ante un cliché que en su caso no era cierto. No se lo gastaba en nada, porque tenía un hijo. El problema es que estaba en paradero desconocido. Con lo que el contrabandista sencillamente lo guardaba para un sueño algo naïf: ahorrar lo suficiente para pagar anuncios en la tele para reclamarlo. Bien peinado, con una peluca, los dientes reconstruidos, se imaginaba saliendo en Tele 5 y Antena 3 diciendo algo así: “Hola, ahora debes tener 34 años, soy tu padre, y te quiero. Por favor, ven a casa”. ¿Problema? Al estar al margen de la ley, no podía decir ni donde estaba su casa, ni dar su móvil. Al plantearle esta conjetura al psiquiatra, éste le dijo lo de las vacaciones. Así que, tras meditarlo profundamente, le hizo caso. Con su camión, esta vez vacío, se lanzó a hacer un road trip poco ambicioso (40 kilómetros a la redonda, para no perder de vista el negocio). Eso sí, no sin antes pasar por el burdel. www.vanitydust.com


lAs freaky PORTADAS

by Scott Summers

¿Quién inventó la cerveza, queridos lectores? ¿Los egipcios, los nórdicos, los belgas? Pues ninguno de ellos ¡¡¡Fue Lobezno!!! Durante una aventura con Spiderman, ambos viajan al Mezozoico. Allí, Lobezno se convierte en jefe de una tribu y, entre otras cosas, los enseña a hacer cerveza. Sesenta y cinco millones de años después, los herederos de ese grupo gobiernan el mundo, la figura de

Lobezno es una deidad y, al viajar éste en el tiempo a esa época, es recibido como un Mesías al que le ofrecen “el líquido sagrado” que los enseñó al principio de los tiempos. Logan se la bebe de un buen trago, considerándola “Una rubia condenadamente buena” y se lanza contra el enemigo de sus protegidos. Éstos, no pueden más que recordarle de la mejor forma que saben: brindando con

birra. Si quieres saber más, corre a pillarte “Astonishing Spiderman & Lobezno” ¡Una autentica maravilla!


ENSALADA DE PEPINO EN EL COLEGIO FEMENINO by Jizzmaster Zero ¿Quién nos va a decir que cerveza y sexo nunca han ido de la mano? Y sí, ya sé que puede que haya dos o tres casos en el mundo de personas abstemias que además salgan por la noche de fiesta, pero el 99% de la banda sale con dos ideas fundamentales en la cabeza: echar un polvete y ponerse ciego. Lo que ocurre es que ese no es el orden en el que suele devenir la juerga, sino que primero es pillarse el pedo y a continuación: a) a casita entre vómitos y andares de lado a lado (la más habitual); b) ligas y terminas mojando el calamar (o con la almeja bien regada).

embolingas tú solo y te masturbas tu cuarto (“Old School Style”). O bien te conectas a internet, buscas porno desesperadamente y te la pelas mientras mantienes abiertos todos los chats que puedas, (“BadooTagged Life”). Finalmente, hay una “Colombian Experience” que suele ser mucho más extenuante y puede llegar a durar de 2 a 3 horas, pero que dejamos para otro día.

En el caso “b”, la cerveza es una parte importante de la ecuación ya que es una bebida barata comparada con los alcoholes destilados y, por tanto, de las favoritas de los adolescentes (los más interesados en iniciarse en el mundo de la cópula). En pleno 2011, aquella apreciación de finales de los 80 de Siniestro Total, “Cuanta puta y yo que viejo”, se ha convertido en una máxima y 1ª Ley de la Entelequia del Viernes Noche. Y por ello miles de macarras ciclados y golfillas poligoneras comparten sus fluidos por primera vez bien cargados de zumo de cebada en los descampados de nuestra geografía.

La evolución de esta práctica dio lugar al arte del “Bottle Fucking”, donde “¡Marchando una pinta de rubia!” no solo se aprovechaba el contenido sino el continente. Actualmente, el “BF” cuenta con gran número de adeptos, siendo la modalidad anal la más practicada. Sin embargo, como viene siendo habitual, con el tiempo comenzó a perder su espontaneidad inicial, hasta que un grupo de visionarios dio una vuelta de tuerca más al descubrir que la cerveza, como la energía, ni se crea ni se destruye, y empezaron a reciclarla en sus encuentros sexuales, denominando a este ejercicio “Lluvia dorada”. Así, sus quedadas eran una oda al consumo descontrolado de cerveza y meadas sobre cuerpos desnudos. Ahora bien, retomar en la cadena sexual esa orina vertida sobre la piel era un tanto difícil y por tanto cada acto tenía caducidad. Afortunadamente, todo cambió cuando uno de ellos descubrió que se podía mantener este ciclo vital permanentemente, en lo que se ha dado a llamar “Urofagia”, consistente en beber la orina de tus compañeros más cercanos. Así, la cerveza se bebe entre gritos de camaradería y exaltación, se fornica salvajemente y finalmente se micciona sobre deseosas bocas para a continuación empezar el juego nuevamente. De hecho, se comenta de latas de Mahou ¡Qué han durado semanas!

¿Transexuales y cerveza? Hechos el uno para el otro

Esta asociación no ha pasado desapercibida ni incluso a aquellos del sistema LOGSE, y por tanto, era de esperar que se empezara a experimentar con diferentes posibilidades y variantes de la combinación “cerveza-sexo”. Y la primera de ellas no puede ser más obvia: ¿Quieres mojar, no hay nadie disponible pero sí tienes unas cuantas cervezas? Pues te las bebes, te


Lo que el ojo no ve Chupitos Noemí Benito

ENAMORAMIENTO TOTAL

Todo empezó con una jarra de cerveza y muchas risas. Continuó con tardes de cañas y tapas, seguidas de noches de copas y baile. En su boda brindaron con champagne. El viaje de novios estuvo rodeado de daikiris y margaritas. En el avión tomaron la última para mejorar el jet lag. Cuando llegaron a casa se les pasó la borrachera. CONFUSIÓN

DESTELLO DE LUCIDEZ

Cuando aquella cerveza no borró los rastros del desencanto él pensó que quizá debería ser la última. Después dejó de pensar para pedir otra.

El guerrero sonrió, había sido tan fácil conquistar a la inocente princesa. Ella deseosa, le había prometió que moriría de placer en un éxtasis de espuma. Nunca pensó que lo ahogaría en cerveza.


Mi rincón favorito

… y nos dieron las seis de la mañana tomando cerveza. Pero es que está tan rica, que es fácil sucumbir a la tentación… Sus orígenes:

Víctor H. Martín

La ultima y nos vamos

Existen referencias de que en la remota Mesopotamia ya se producía cerveza. Se han encontrado hasta recetas de elaboración de cerveza en escritura


cuneiforme. Esta bebida les gustó tanto a los egipcios, que aprendieron rápidamente a elaborar este "vino de cebada" y la hicieron su bebida nacional. Como era una bebida tan popular se elaboraba en verdaderas fábricas.

El proceso de elaboración de la cerveza consistía en la ruptura de la cebada (malteada o no),

mezclarla con agua y hervir la mezcla ligeramente. Se dejaba fermentar esta papilla durante algunos días y se pasaba a unas cestas que favorecían el goteo del líquido que se recogía en un botijo. Se solían añadir miel y algunas plantas aromáticas.

Y por favor, no la mezcléis con gaseosa o limón. Horroroso invento lo de las claritas. ¡Salud!


De ruta con Abelius: El lúpulo sabor a cerveza.

Cerveza, me dice Rubén que este mes va a ser un especial sobre la cerveza. Yo le propuse que mi entrada iba a ser sobre el lúpulo (Humulus lupulus), esa planta enredadera cuyo fruto sirve, entre otras co-

sas, para darle el sabor amargo a la cerveza, a través de la lupulina, sustancia amarillenta que tiene la flor. Puede ser aromática, amarga o mixta. El motivo por el que hago esta entrada es debido a que como muchos de vosotros sabéis, soy de León, la provincia que produce el 99% del lúpulo que existe en España. La zona donde se inició este cultivo fue por la Ribera del rio Orbigo. A mi pueblo llegó a finales de los sesenta principios de los setenta. El lúpulo tiene una instalación especial. Toda la tierra está dividida por líneos y en cada líneo hay postes clavados en la tierra, ¿Para qué?, pues para poner alambres longitudinalmente a las que irán atadas unas cuerdas por las que ha de trepar la enredadera.


Las alambres también están trasversalmente, para que la estructura se mantenga en pie. Esta planta se poda a finales del mes de Marzo o principios de Abril, según venga de caliente la primavera (no seáis mal pensados que os veo, gochinos). Una vez se acaba de podar se ata una cuerda de punta a punta del líneo, a las que irán atadas dos o tres cuerdas por planta a la alambre que va en la parte alta del poste. Por esa planta trepa el lúpulo. A finales de Mayo principios de Junio, cuando se tapa parte de la planta, se le echa abono químico. El lúpulo sigue trepando cuerda arriba y a finales de Junio principios de Julio se empieza a regar, y desde ahí hasta que se corte, es decir, finales de Agosto, se riega cada quince días. Si el lúpulo coge alguna plaga, como por ejemplo el pulgón, a sulfatar. Y con estas estamos a finales de Agosto, ¡a cortar! Con un tractor, un remolque y un focín se cortan las plantas y se llevan a la peladora, donde una a una

se meten en la máquina que las pela enganchándolas en una pinza. Esta máquina lleva unos peladores que desbrozan la planta y envían la flor a un lado, la hoja a otro y el resto a un montón. La flor a través de una cinta va directamente al secadero, habitación donde se almacena la flor recogida cada día. Una vez se acaba de pelar, la flor está a entre setenta y noventa grados entre diez y catorce horas, hasta que queda bien seco, luego se mete en sacos y así un día tras otro. Una vez que se acaba de cortar todo el lúpulo se lleva en camión o en tractor a la factoría que está en Villanueva de Carrizo y allí se prensa en pequeñas en pastillas o en granulado. La flor también se aprovecha para hacer almohadas, infusiones relajantes. Es decir, que cuando bebáis una rica cerveza fabricada en España, seguro que el sabor amargo del que disfrutáis fue producido en León. En fin, un brindis con una buena jarra de cerveza, ¡Salud amigos! http://abelaparicio.blogspot.com


Agenda cultural Septiembre 2011

Imagen del mes

Música Seis años después de Las aceras están llenas de piojos , Marea

saca nuevo disco, En mi hambre mando yo. Letras llenas de la realidad y su poesía y buen rock, como siempre en Marea. En Cd 14,99 y en Vinilo 21,99. Esperemos que pronto haya Gira. Clásicos

Recomendar un disco o un artista es siempre una tentación, pero

esta vez recomendamos una canción, sólo una, un clásico univer-

sal, There'll be another spring. Habrá otra primavera. Nada mejor ahora que nos invade el otoño. Diane Reeves o Peggy Lee, elige.

Eventos Vuelven los conciertos, los circos, los eventos a todos nuestros establecimientos. Atento a nuestro blog, a facebook y a twitter. Empiezan los cursos en el Centro Joven y nosotros destacamos el

de Introducción a la Música Moderna (un viaje por la historia del Rock and Roll y sus derivaciones) Desde el 20 de octubre en el Centro Joven. Pero tendrás que apuntarte antes allí (ya sabes al lado de la Policía y el Recinto Ferial). Y pronto volverá el Illescomic. Ya están sus organizadores trabajando (y mucho) en ello.

Una imagen atractiva. Una imagen deseada. Un placer que se disfruta en todo momento. Que te llevarías a la cama. Con la que

compartirías horas y horas. Un cuerpo que te gusta acariciar. Y un sabor que se te queda en los labios. Rubén Bravo.


creatura octubre 2011  

fanzine creatura 2011

Read more
Read more
Similar to
Popular now
Just for you