Issuu on Google+


DIAS DEl FUTURO

PASADO

En las fechas en las que escribo este articulo aun no sabemos que pasara con ese reactor nuclear que tiene en vilo a todo el planeta y, sobre todo, al pais afectado: japon. Y eso sin olvidar todas los fallecidos, desaparecidos, destrozos, etc. Desde aqui nos solidarizamos dedicando este mes a comentar algunos de los mejores comics japoneses que hemos podido leer

ASI QUE, COMPRATE ESTE MANGA, AMIGO Por Bill Rayos Beta

EL GOURMET SOLITARIO

BARRIO LEJANO

No es ningún secreto que me encanta todo lo que tenga que ver con la cultura japonesa. Y por ello es lógico que su gastronomía, tan peculiar y característica, sea uno de los aspectos que encuentro más llamativos del país del Sol Naciente. Así que es normal que en cuanto vi este comic, no pudiera evitar hacerme con él lo antes posible. Porque “El gourmet solitario” son 19 historias protagonizadas por un hombre de negocios que describe con detalle los restaurantes que visita y su comida, en diferentes barrios de Tokio y otras localidades. Aparte, aprenderemos a conocer la vida de este desconocido en su periplo gastronómico, sin poder evitar identificarnos con él en numerosas ocasiones ya que, la “vida” (como dice Kebran), amigos, es igual en Japón o en España. Fantástica obra, por tanto, a cargo de Masayuki Kusumi al guión, y del maestro Jiro Taniguchi a los lápices, que puede ser vuestra por 18€ de nada, cortesía de la editorial Astiberri ¡Toda una “délicatesse”!

Ha sido mentar a Jiro Taniguchi y venírseme a la cabeza todas las maravillosas obras que ha realizado. Y de entre ellas, tengo que reconocer que hay una que me fascina: “Barrio lejano”. En ella, un hombre de negocios se equivoca de tren en la estación, cogiendo uno que casualmente le lleva al pueblo de su infancia. Sin saber muy bien porqué, decide bajarse y visitar con la calle donde vivía y la tumba de su madre. Y allí, mientras reza arrodillado frente a la misma, sucede algo inesperado, ya que al levantarse se da cuenta de que “ha rejuvenecido”. Vuelve a tener 14 años pero mantiene intactos todos sus recuerdos. Además ha regresado al momento que marcó el final de su infancia y supuso la ruptura de su familia, cuando su padre, de forma inexplicable, abandonó su domicilio para no volver jamás. El protagonista ve entonces una posibilidad única para impedir este hecho y comprender cuales fueron las motivaciones de su progenitor para tomar semejante decisión. Y ahora, una vez leído esto: ¿Te vas a quedar con la duda de saber por qué ocurrió todo? ¡Ni se te ocurra dejarlo pasar!


LA SONRISA DEL VAMPIRO

GANTZ

En muchas de las reuniones de Creatura, nuestro impresionante colaborador Gabi (Rotten Pee), siempre me pregunta: “Tío, ¿Para cuándo algo de Suehiro Maruo?”. Pues bien, parece que el día ha llegado y aquí os traigo “La sonrisa del vampiro”, publicada en Japón en el año 2000, y una de sus obras más conocidas (en 2004 se publicaría su segunda parte: “La sonrisa del vampiro 2: Paraíso”). Éste es un manga de terror, dirigido al público adulto, y se caracteriza por la influencia del “Grand Guignol” francés, reflejado en la solemnidad y estatismo de sus personajes, semejantes a muñecos; y la cruda violencia que aparece en toda la historia. Es un manga muy visual, con diálogos esporádicos donde las imágenes llevan el peso de la trama (de hecho, las primeras propuestas artísticas de Suehiro para la revista “Shonen Jump” fueron rechazadas por considerarlas los redactores “demasiado gráficas”). La trama de este cómic incluye a un joven estudiante convertido en vampiro por una anciana jorobada; a un chico introvertido que escribe en un diario sus "buenas acciones" (como provocar incendios y disfrutar con el sufrimiento de sus víctimas); una chica que es violada por un payaso ambulante… En definitiva, toda una serie de sórdidos episodios de extrema violencia, escatología, perversión sexual, sociopatía, etc. En definitiva, el alimento perfecto para mentes destrozadas como la de Gabi y la de aquellos lectores que gustan de la automutilación. Un aviso: encontrarlo va a ser difícil, que la edición de Glénat data de 2004.

La verdad es que he tardado demasiado en hablar de este manga. Gantz (creado por Hiroya Oku) parte de una premisa bastante atrayente: Kei Kurono es un joven al que rápidamente se le puede calificar de ser un auténtico gilipollas y al que todo el mundo se la pela. Sin embargo, ironías del destino, se ve “obligado” a ayudar a un amigo de la infancia, Masaru Kato, a intentar salvar a una persona que ha caído en las vías del metro de Tokio. Pese a conseguir su objetivo, ellos no consiguen escapar y fallecen arrollados por el vagón. Y justo a continuación aparecen en un apartamento, aparentemente común, con otras personas igual de desconcertadas que ellos y que parece ser que también acaban de fallecer. En la habitación principal hay una misteriosa esfera negra, llamada Gantz, que les obliga a participar de un sádico juego de “caza” de diferentes objetivos y para ello pone a su disposición todo un arsenal de lo más futurista que deberán aprender a usar antes de ser eliminados por sus, inicialmente, presas, en toda una cacería contrarreloj. Una vez cumplida una misión son “libres” hasta que Gantz no los necesite nuevamente, pudiendo teletransportarlos al apartamento en cualquier momento. La serie, por sus altas cotas de violencia y gore; y sus escenas de fuerte contenido sexual, fue censurada en varios países del mundo y criticada incluso por la Iglesia Católica, considerándola “un medio que incentiva a los jóvenes a matar”. Pero vamos, no es para tanto ¡Tan solo un divertimento para pasar el rato, de verdad! ¡Nos vemos en 30 días!... Bamf!!!


Vidas cruzadas Capítulo 7: ZOMBIE (CAFÉ & SANDWICH) Le meten en un coche. Una sirena ulula enloquecida, como una lechuza afónica y moribunda. Los destellos rojos y azules pintan el asfalto. Suenan interferencias y hombres recios que huelen a tabaco se dirigen a él. Pero no escucha. No es capaz de sacar de su mente el canto demente de la sirena. El coche aparca con un frenazo. Le bajan cogiéndolo de las axilas. Se deja hacer. Un pelele. Una marioneta con los hilos rotos. Entran en un lugar lleno de gritos. Ve a una mujer de aspecto indígena gesticular ostensiblemente ante un mostrador. Ve a un hombre uniformado escribir con parsimonia tras el mostrador. Ve chicos jóvenes con piercings sangrantes y mujeres con la minifalda a la altura de las caderas y tipos sospechosos con la mirada torcida. Lo ve todo sin mirar. Hace tiempo que todo lo que ve ha adquirido el contorno acuoso de las pesadillas. Un mal viaje sin LSD.

Lo sientan en una sala silenciosa. Hay un fluorescente que emite parpadeos amenazantes. Hay una mesa llena de muescas. Hay dos sillas y una papelera en un rincón. Ninguna decoración. Un cuarto espartano. El retiro de un filósofo empeñado en descubrir el sentido exacto de la vida. Pasa el tiempo. Es difícil precisar el tiempo dentro de los sueños. Puede ser minutos o años enteros. Es imposible discriminar colores en las pesadillas. Su mirada se fija en la papelera del rincón. Se agarra a ella como si fuese lo único real de todo aquello. Una papelera de oficina. Normal. Cotidiana. Casi obscena en su normalidad. Pero es necesario para él encontrar algo real entre todo aquel caos. Entra un hombre. Está sudando. Lleva barba de varios días. El cuello de la camisa manchado por algo indescifrable. Se sienta frente a él. Le ofrece


un cigarrillo. Jota rechaza con un ademán. El hombre se enciende el suyo con parsimonia estudiada, sin quitar sus ojos de los de Jota. Son unos ojos acuosos, como los de un perro abandonado en mitad de la carretera. -

¿Cómo te llamas chico?

-

Jota

-

Mmmm. Bien

La habitación se llena de silencio y del humo azulado del cigarro. El hombre asiente con delicadeza. Como si con el dato del nombre todos los cabos se hubiesen atado de golpe. -

¿Te suena?

Lanza unas fotografías hacia donde está sentado Jota. Jota se mueve con lentitud, con inexperiencia, como si de pronto hubiese olvidado como realizar cada uno de los movimientos de su cuerpo y necesitase muchísima concentración para dar con la secuencia de músculos, tendones y huesos adecuados. Mira las fotos. Cierra los ojos. Siente como la arcada le sube por la garganta. Siente la bilis quemándole la tráquea. Se levanta con una

rapidez que parecía impensable hace unos segundos y se arrodilla junto a la papelera. Vomita con estruendo, con la cabeza metida en los bordes de la papelera. Ella sin ojos. Ella sin ojos. Ella sin ojos. Es lo único en lo que puede pensar. Dos agujeros vacios. Nada más. No es su cara. No hay ojos. Pero ahí estaban sus labios inconfundibles. El lunar en el pómulo. La nariz aguileña. Sus pendientes, incluso se fijó en sus pendientes. Pero no había ojos. Solo dos agujeros. Volvió a la silla. Un hilillo de baba colgándole de la comisura de los labios. El hombre permanecía impasible, fumando en la silla enfrente de Jota. Miraba con sus ojos de San Bernardo todos los movimientos de Jota. Se levantó y se dirigió hacia la puerta. Abrió una rendija y gritó: Martín, trae sándwiches y café que esto va a ir para largo. ANTONIO TORREJÓN. http://elefantesdrogados.blogspot.com/


ENTREVISTA PABLO ÁLVAREZ ALMAGRO Periodista, guionista de proyectos tan arriesgados como “Kárate a muerte en Torremolinos” o “Ellos robaron la picha de Hitler”. Debuta en la novela con LA INVASIÓN HA COMENZADO. Una lectura recomendada para todo creaturo que se precie de serlo. Toda su lectura es una continua alucinación. Es uno de los libros más divertidos que he leído y con una magnífica edición a cargo de Pepitas de Calabaza. Comenzamos a disparar… Primer Disparo ¿Qué has ingerido, bebido, inhalado, fumando, esnifado o/y/u incluso leído para escribir esta novela? Ingerido/Inhalado/Fumado: Café y galletas, vapores de marihuana y hachis. Leído: creo que en el libro se ven influencias de las novelas clásicas de aven-

turas, de las de ciencia-ficción de los años 50 y 60, de la novela negra y/o pulp, y también de los cómics Marvel, de multitud de películas y de canciones u otros elementos de la cultura Pop. Segundo disparo De todos los personajes de la novela... ¿Cuál es el que tiene más de ti? Pues... creo que todos, o al menos los cuatro héroes, tienen bastantes cosas mías. La que más Berta, que es la protagonista principal. Como yo, es periodista, e igual que yo no trabaja en un gran diario, lo hace donde buenamente le dejan. Ella tiene muchísimas cosas mías, desde luego. Y Álvaro y Alberto son, en muchas ocasiones e indistintamente, yo y alguno de mis amigos íntimos, o dos amigos míos... siempre gente de mi círculo con gustos e intereses que son también los míos. Y Calixto Tótem, también es una parodia, si no de mí, si de lo que a mí me hubiese gustado hacer o haber sido (más o menos) de haber vivido durante el "Verano del Amor". Tercer Disparo Nos has enseñado el cielo en tu novela, pero


para ti ¿cómo es el infierno? Pues infiernos hay muchos, pero están todos en la tierra. En la novela no hay infierno, ahí cuando te mueres vas al más allá, independientemente de que seas un santo varón o un genocida. Al Gran Ojo eso le da lo mismo, pasa de todo. Es muy democrático en su total indiferencia. Y, por cierto, tampoco le importa un pimiento lo que hayas hecho en vida con tu colita o tu chumino. Pero infiernos en vida hay bastantes. Yo trabaje cinco años para una multinacional llena de triunfadores con traje y corbata y aquello era mitad Marte mitad el averno absoluto. Más disparos ¿Cuál es para ti la novela perfecta? No sé cuál es o cómo tiene que ser la novela perfecta, la verdad. Podría darte una larguísima lista de novelas que a mí me han parecido absolutamente increíbles y maravillosas, fantásticas. Sería tan larga y tan arbitraria que te ahorro el discurso. Cualquier novela que te haga sentir, que te enseñe, que te entretenga, que te emocione, que te haga reír, llorar, indignarte, excitarte... es un artefacto cojonudo, potentísimo. Si no es del todo perfecta, ¿qué más da? ¿Qué ha supuesto para ti publicar esta primera novela?

Una gran satisfacción personal. Algo que quise hacer desde niño y que, hasta que no lo haces por primera vez, no sabes si podrás conseguirlo. Constatar que hay gente que me quiere mucho. Y la posibilidad de conocer a una serie de gente que ahora son mis Amigos, con mayúscula. ¿Tienes algún nuevo proyecto en ciernes? Pues estoy trabajando en varios guiones de proyectos de películas y series de televisión, con Pedro Temboury, a ver si sacamos alguno adelante. Estoy también acabando en primer borrador de una nueva novela, espero tenerlo listo para antes de la próxima primavera. Y ahora estoy también esperando para trabajar como redactor de un programa cultural de la televisión. Última detonación ¿Qué harías si vieses a algún encorbatado, bien parecido y luciendo gafas de sol? Desde siempre, y por naturaleza, desconfío. Otra entrevista del Kebran para CREATURA http://elkebrantaversos.blogspot.com/ kebrantaversos@hotmail.com


Dolor reinterpretado Todas las calles de noche tienen la misma luz anaranjada y melancólica. Odio esas luces naranjas de las ciudades que dan a todo un brillo extraño. Incluso un hombre de 80 años bajo esa luz tamizada puede parecer un diablo de alma exigua. Una noche que caminaba cerrando los ojos por el cansancio me paso algo extraño. A lo lejos, en medio de la vía, la luminaria color mandarina me dibujaba

extrañas siluetas. Una se fue acercando hacia mi, lentamente. Yo tenía los ojos irritados de las lentillas, el humo y el calor que subía del asfalto. Era una muchacha morena, de esas que me gustan. Turgentes caderas, pechos abundantes y labios carnosos y rojos. Unos pícaros lunares jugueteaban entre su mejilla y su cuello. Parecía que jugaban al corro y me hizo sonreír. Entonces poso su manos delicadamente y me acarició de arriba a abajo el pecho y empezó a cantarme queda y con una extraña cadencia dulces y atávicos versos. Algo parecido a: Golpes que suenan en lo oscuro de un hilo telefónico. Caen tan lentamente que se hacen aún más pesados como un plomizo cielo de nubes rayado.


Se cierran las puertas de golpe, gimen los goznes restallando. Ya no habrá más calidez en tus brazos, ya no habrá más miel de tus labios, ni habrá susurros, ni detrás de los cristales nuestro vaho. Ya no habrá más noches a la intemperie, ni más guardias con el fusil al brazo; no habrá silencios al mirarte, ni dedos con frío entrelazados. Ya no habrá velocidad, ni ansias, ni pasado. No existirán mis dudas, ni en la arena quedarán mis pasos. No cruzaremos los dedos para nunca parecer dos extraños. Ya no tendremos nada que decirnos, ni nada porqué arrullarnos. No tendremos nada que contarnos porque ya nada nos habrá pasado. Abriremos carpetas y archivos

sin nombres ni datos. Morirán nuestros suspiros como mueren los suspiros hermanos, entonando el fúnebre soniquete de la guerra y sus soldados. Ya no habrá batallas, ni besos malogrados. Ya no habrá Donatello ni David desangelado. No hay perdón para nosotros, no hay testigos ni abogados, no hay nada que tu no hayas seccionado. No hay rumor de olas, no hay viento rúnico y alado. Quedan solo dos amapolas, color púrpura anaranjado, y se desangran para siempre en tu vacío regazo. Pequeño Leming


Dos Mujeres GERMEN Mujer al final de la treintena vestida con el atuendo propio de una mujer del campo de los años cuarenta, arrodillada en el suelo de un jardín marchito desde hace tiempo, arrancando malas hierbas con sumo cuidado y armando un ramo con ellas. Cada vez que arranca una la contempla con deleite como si fuera la más maravillosa de las rosas. MUJER: Ahora que ella me ha dejado ya sólo me queda recoger estas flores marchitas. Pobres, están deslucidas; como yo, tristes, como yo. Sin embargo no me arrepiento, volvería a vivir igual, a cuidar de ella igual, a quererla igual. Ella ha sido todo para mí y tenía que devolverle cada minuto. Pobre, enfermó tan joven que no pudo darme tiempo a caminar libre un tiempo. Cuantas veces me dijo que la dejara sola, que la internara en una residencia, que ella quería otra vida para mí, pero no pude, nunca pude, en realidad nunca quise hacer eso a mi propia madre. Ella no me internó a mi cuando todos me daban por perdida, cuando mi salud era tan débil que parecía que no pasaría de la adolescencia, cuándo el nos abandonó porque no pudo soportarlo. Se que la gente me tiene lástima, pobres, no saben lo feliz que he sido, todo lo hermoso que he vivido, cuanto amor nos hemos dado. Pero ella se ha ido y me ha dejado aquí, lo suficientemente vieja para saber que ya no es tiempo de comenzar de nuevo y lo suficientemente joven para querer hacerlo. Y es que aun late en mi algo, un suave murmullo en lo más profundo de mis entrañas, una sed de lo desconocido que no puedo saciar. (La mujer se toca el vientre con fruición y después los pechos

durante unos segundos, mientras con la otra agarra el ramo con crispación. De pronto se detiene con brusquedad porque ha visto algo en el suelo, tira el ramo a un lado y empieza a apartar yerbajos dejando al descubierto una flor pequeña, la mujer arranca la flor, sonríe, se la coloca en el pelo y dice) Quién lo diría precisamente hoy, en medio de este dolor inmenso, descubro que aun queda vida en mi jardín.

Tarde de delirio Mujer al comienzo de la treintena, bien vestida, con un abrigo de aspecto caro, en una habitación en penumbra bien decorada, sentada en un sillón de cuero con un animal inerte en el regazo al que acaricia compulsivamente mientras le habla. MUJER: Hubiera preferido no verlo, hubiera preferido arrancarme los ojos a tener esta imagen clavada en el alma. Lo sospechaba, claro, no soy idiota, nunca lo he sido. Una sospecha, no una certeza, eso es peor, de eso no puedo huir. Siento tanta rabia que me duele, tanto odio que no puedo soportarlo. Pero no te equivoques, no la odio a ella, ni siquiera a él, me odio a mi misma por ser tan mezquina, tan hipócrita, tan cobarde. Lo he sabido desde el principio y lo he negado por mantener esta vida, este circo del que no quería marcharme. Se que tú tampoco tienes la culpa, pero tienes que entenderme, tienes que perdonarme. El problema es que eres suya y yo no puedo permitir que esto quede así. Perdóname, se que tu me entenderás, al fin y al cabo eres hembra y sabes lo que nos provoca el despecho, esta traición. Esto para mi será el comienzo, el primer acto de valentía de toda mi vida, aunque, créeme, siento que haya sido a tu costa. La mujer se levanta, coge una maleta que tiene tras el sofá, deja el animal muerto en la puerta de la habitación y sale. Noemí Benito


13 x

21 Delirio vano é questo! Bloqueado Rubén Bravo

Estoy bloqueado. Tengo que escribir mi artículo en Creatura. Pero estoy bloqueado. Así que no escribo. No me gusta escribir. Pero escribo. No dejo de escribir. Mantengo una relación confusa con la escritura. No me gusta escribir. Pero escribir, en ocasiones, me hace feliz. Escribir no me parece necesario. Puedo no escribir. Pero hace mucho que no dejo de escribir, que no pasa un solo día sin que escriba algo. Y sin que eso que escribo sea visto, sea público. No me gusta escribir. Pero escribo. Es-

toy bloqueado. Así que no escribo. Estoy bloqueado. Que es lo mismo que decir que estoy cabreado. Conmigo. Porque no hago lo que pido a los demás que hagan. Paseo por la habitación dando vueltas. Apoyo la frente en la mesa. Busco las palabras. No me gusta escribir. Miro por la ventana. Pasa una mujer. Está divorciada. Tiene dos hijos. Pienso en su marido. La realidad está llena de literatura. Esa mujer está llena de historias. Pero yo no puedo escribir. Pasa un coche. Se oye el ruido de un avión. El mundo está lleno de gente (¿Demasiada gente?) con historias más interesantes de las que yo puedo contar. No debería escribir. Ni aunque me lo pidan. Ni cuando tú me lo pedías. Pero lo hacía. Y lo escrito ya no puede borrarse. Ni romperse. (¿Dónde estará todo aquello que te escribí? ¿Lo guardarás? Realmente no me importa. Era mentira). Paseo por la habitación pensando en cosas que podría contar, en palabras que podría decir. Pienso en todo lo que he ido contando últimamente. Es como una novela inconexa, donde aparecen episodios aislados. Palabras comunes. Situaciones que están ligadas. Que son las mismas. Camas que han estado siempre vacías, pero de las que he ido expulsado a todas las mujeres que se acercaban. O que se podrían haber acercado. Sé que todo eso ha sido falso. No porque haya o no sucedido. No porque no haya sido posible. Es falso porque ha sido escrito igual que escribo ahora. Escribiendo lo que no quiero escribir. Escribiendo sin escribir. Mintiendo demasiado. Es el 21 de diciembre. La fiesta de Navidad.


Mónica Perales y yo hablamos apartados de los demás. Me río cuando Mónica dice la palabra chingar. Es una palabra infantil. Sin darme cuenta he dicho una verdad. No se ha dado cuenta de que lo he hecho. Pero lo he hecho. Cuando bajo de la banqueta me siento mareado. Tengo ganas de vomitar. Bebo agua. Respiro lenta y profundamente. La sensación va pasando. Espero. Respiro. Nos vamos. Mario y Fran mean en una esquina. Espero. Seguimos esperando. Odio esperar. Nos vamos. Tengo ganas de vomitar. Desde entonces toda va mucho peor. Me abruma tu literatura. Tu forma de ver la realidad. Eso era antes. Ahora ya no. Ya no hay realidad. Ya no puedo contar nada. Sólo que estoy sentado en ese taburete del Callejón. Mientras hablo con Mónica Perales. Ese es el momento. No hay otros. Ese es el que quiero contar. El que intento contar. Pero no hay manera de convertirlo en nada. No puedo contarlo. No tiene palabras. Es un momento vacío. Es un momento sin significado y sin sentido. No es nada. Por eso no puedo contarlo. Pero quiero contarlo. Y no puedo. Desde entonces todo va aún peor. Por eso ahora apoyo la cabeza encima de la mesa esperando una palabra que no encuentro. Y lo único que se me ocurre es pensar en ti. Pero como pensar en ti me aburre abro google y escribo jizz. Tres mil vídeos me abruman tanto que no soy capaz de decirme. Me visto para salir a correr. Sudar. Respirar. Tal vez pensar. Pero no salgo. Intento escribir un mensaje. Pero estoy bloqueado. Últimamente no puedo escribir mensajes.

Ni correos. Ni privados. Los escribo y los reescribo. Equivocándome. Diciendo lo que no quiero. Lo que no debo. Me rindo y definitivamente pienso en ti. En tu pelo y en tu nariz. Y pienso en tus pechos. Y no pienso nada más. Porque la fantasía requiere narración y estoy bloqueado. Eyacular ayudaría a pensar. Pero me bloqueo en otro momento vacío. Y no puedo continuar. Me miento a mí mismo. Empiezo a escribir. Palabras. Forman una historia. Otra vez conduzco. O me ducho. Sé que relación tiene eso conmigo. Sé que eso me ayuda a pensar. Otra vez hay una mujer que está a mi lado durmiendo. Y otra que es su antagonista. Pero en realidad no hay ninguna mujer. Es mentira. La literatura es sólo mentira. Me río de mí mismo. Yo no hago literatura. Pero sí miento. Me gusta mentir. Todo el tiempo. A todo el mundo. Sigo escribiendo sin sentido una historia que no es ni será cierta. Las frases llenas de palabras con sentido a veces me sorprenden. Soy un mentiroso. Un buen mentiroso. Mónica Perales ya no está sentada a mi lado. Pero lo estará dentro de un rato. Cuando llegue al final de la página y vuelva a leer todas las mentiras que he escrito. Y me sorprenda de eso que he escrito. Porque no lo he pensado demasiado. Porque no tiene sentido. Porque no me gusta. Porque es mentira. Y Mónica o ese recuerdo o la falsificación de ese recuerdo volverá siempre que escriba. Porque no podré nunca contar ese momento. Ni ningún otro que deba contar. 13X21.blogspot.com rbr33@hotmail.com


Siestási nteresadoencol aborar conCreatura,escrí benosa: cr eatur a_f anzi ne@ hotm ai l . com

Siestási nteresadoencol aborar conCreatura,escrí benosa: cr eatur a_f anzi ne@ hotm ai l . com

E ST ABL E CI MI E NT OSRE COME NDADOS•E ST E ST ABL E CI MI E NT OSRE COME NDADOS•E ST ABL E CI MI E NT OSRE COME NDADOS• E ST ABL E CI MI E NT OSRE COME NDADOS


Siestási nteresadoencol aborar conCreatura,escrí benosa: cr eatur a_f anzi ne@ hotm ai l . com

Siestási nteresadoencol aborar conCreatura,escrí benosa: cr eatur a_f anzi ne@ hotm ai l . com

Siestási nteresadoencol aborar conCreatura,escrí benosa: cr eatur a_f anzi ne@ hotm ai l . com

E ST ABL E CI MI E NT OSRE COME NDADOS•E ST E ST ABL E CI MI E NT OSRE COME NDADOS•E ST ABL E CI MI E NT OSRE COME NDADOS• E ST ABL E CI MI E NT OSRE COME NDADOS


CANALNOSTALGIA por el Sr. Rossi Queridos lectores, debo reconocer que el actor Carlos Iglesias siempre me ha caído bien. Al principio me divertía su papel de “Pepelu”, el hijo gay de Pepe Navarro en “Esta noche cruzamos el Mississippi” (“¡Paspaaaas!”); y posteriormente me ha sorprendido gratamente su trabajo como director, primero en la estupenda “Un franco, 14 pesetas” y después, en la recién estrenada “Ispansi!”. Y es precisamente por esto que no entiendo, salvo que algo hay que hacer para comer, su participación en la infame, castiza y odiosa serie llamada “Manos a la obra”. Este bodrio se emitió en Antena 3 entre enero de 1998 y julio de 2001 y tiene todos los elementos costumbristas que tanto gustan a la familia Escrivá, ya que la creó el padre y la dirigió el hijo (y la madre seguro que pilló cacho por algún lado ¡Fijo!). La podemos resumir fácilmente como una comedia coral, dirigida o a los muy mayores, o a los muy pequeños (No hay término medio); y cargada de todos los topicazos posibles: enredos y confusiones, amores imposibles, enfados y reencuentros, reiteración ¿Quién es quién, de expresiones para que los niños las puedan amiguetes? repetir en el recreo, y caspa, mucha caspa. Así, tenemos a dos cuarentones, Manolo y Benito que dicen que son albañiles y forman la empresa “Manolo y Compañía”, aunque realmente son dos chapuceros incapaces de hacer una ñapa en condiciones. El primero viene a ser el “jefe”, el inteligente del dúo (¡Jajaja!) y es adicto a la chistorra (¡Arriba el Spanish cañí power!). El segundo, es un patán inútil y perezoso pero que todo el mundo recuerda por fantasmear de introductor el gotelé en nuestro país gracias a su máquina “Lolita” (¡Y pensar que esto le haga gracia a la banda!). El caso es que si con los dos no fuera suficiente, a modo de “Equipo A” se les unen dos pringados más: Tato, un sobrino de Manolo que hace de gañán recién llegado del pueblo (pero muy malamente la verdad. Lástima que Aída se estrenará años después, para que pudiera haber aprendido un poco de la Macu); y Tania (Kim Manning, la ex azafata del “Un, Dos, Tres” ¿A alguien le suena?), que hace de fontanera polaca

“putamadre”, tal y como la gusta presentarse (gilipollez que hacía que los espectadores de más de 60 años se partieran el culo con la ocurrencia ¡Qué chispa!). Este grupo de incompetentes, más inútiles que el cenicero de una moto, reciben los encargos gracias a su relaciones públicas, Tino. Éste va de decorador de interiores “superfashion” y se hace pasar por gay para caer mejor a las pudientes mujeres de la alta sociedad que terminan contratando los servicios del grupillo. Como éstos son de lo más rural, obviamente desentonan y aquí ya tenemos medio guión de cada uno de los capítulos de la serie. Entre bodas de alto standing, chalets de lujo, jacuzzis, y vuelta a empezar, los guionistas grabaron 130 episodios de chapuzas, destrozos y demás catástrofes ¡Y sin que ningún espectador se quejará! La otra mitad del episodio se basaba en las relaciones personales entre los personajes en la corrala donde todos viven. En ella está el local de la empresa, el bar “La Molleja” (donde todos están y nadie consume ¡Cómo en las buenas series!), el gimnasio “Olimpia” o la tienda de decoración “La Oca” (¡Joder, solo les falta un Media Markt!). En las interacciones de los “Anda, Benito, ¡Qué si protagonistas, destacan las peleas entre Manolo y su mujer, Adela, celosa enfermiza y llegas a saber esto, ehhh!” obsesionada con el dinero y que (por supuesto) no soporta al mejor amigo de su marido (y encima luego lo terminará abandonando, la muy perra); La relación de Benito con Carmina, su madre… ¡Todo un monumento a los recuerdos de la posguerra, con sus rezos, su luto, su ganchillo, (¡Coño, que tenía hasta un periquito como mi abuela!). Y en último lugar, la mejor trama: Benito está enamorado en secreto de Noelia, la dueña del gimnasio quien igualmente corresponde su amor platónico. Sin embargo está el problema de Tony, el marido gorrón y chuloputas de ésta que no solo no permite que Benito se insinúe, sino que a la que puede le deja en ridículo delante de toda la tropa (¡Y nos alegramos, la verdad!). En fin, una mierda de serie que intentó volver en 2006 como “Manolo y Benito Corporeision” pero que el público dio la espalda acostumbrado a la superior calidad de productos como “Los Serrano” ¡No cambiéis de canal y hasta la próxima!


El FABULOSO HOMBRE IRÓNICO… en ¡Hechos coyunturales! ¡Cuánto más lo pienso, más horripilante lo encuentro, tío!

Venga, hombre, que tampoco han subido tanto los videojuegos.

¡Si me refiero a la catástrofe de Japón!

¡Joder, que verdad! Y eso que ya ha pasado tiempo y mira cómo está la cosa.

¡Coño, no lo había pensado!… ummm… ¡¡¡MamaaaaÁ!!! ¡Por eso mismo! ¿Qué va a pasar con nintendo y sony?

por Julio Vegas

UNA VISIÓN DE CONJUNTO...

What a pain in the ass!


31

Era el año 1988 y unos escoceses, otra vez escoceses como Gun y como Texas, sacaron su segundo disco al mercado, Sunshine on Leith, que incluía una de las canciones más famosas que ha dado el Norte de Gran Bretaña (tal vez la más famosa sea el You'll never walk alone cuando la cantan los hinchas del Celtic). Esa canción es I'm gonna be, también conocida como 500 miles: When I wake up yeah I know I'm gonna be I'm gonna be the man who

canciones

wakes up next to you When I go out yeah I know I'm gonna be I'm gonna be the man who goes along with you

working hard for you And when the money comes in for the work I'll do I'll pass almost every penny on to you

If I get drunk yes I know I'm gonna be I'm gonna be the man who gets drunk next to you And if I haver yeah I know I'm gonna be I'm gonna be the man who's havering to you

When I come home yeah I know I'm gonna be I'm gonna be the man who comes back home to you And if I grow old well I know I'm gonna be I'm gonna be the man who's growing old with you

But I would walk 500 miles And I would walk 500 more Just to be the man who walked 1000 miles To fall down at your door

But I would walk 500 miles And I would walk 500 more Just to be the man who walked 1000 miles To fall down at your door

When I'm working yes I know I'm gonna be I'm gonna be the man who's

When I'm lonely yes I know I'm gonna be I'm gonna be the man whose


lonely without you When I'm dreaming yes I know I'm gonna dream Dream about the time when I'm with you. But I would walk 500 miles And I would walk 500 more Just to be the man who walked 1000 miles To fall down at your door The Procalimers son un grupo escocés formado por dos hermanos gemelos, Charlie y Craig Reid nacidos en el lugar que da nombre a su disco del año 88, Leith. El grupo tuvo varios éxitos a finales de los 80, además de 500 miles podemos contar Letter from America y I'm on my Way. Practican un tipo de pop muy extendido a finales de los 80, con canciones pegadizas de fuerte estribillo y con una música fácil de recordar. Cualquier músico os dirá que lo más difícil es componer una canción que suene fácil. Y ese parece que consiguieron estos hermanos con 500 miles, una melodía

que se queda fácil en tu memoria. Como dice el título la canción cuenta lo que un hombre quiere ser. Como tantas veces en el mundo de la música la canción cuenta una historia de amor. Lo que quiere ser ese hombre es el hombre que se despierta a tu lado.

Los hermanos Reid

Cuando me despierto sé que voy a ser el hombre que se despierta a tu lado. Es difícil no hacer una canción de amor sobre el desamor. Y esta no lo es. Es una canción de esperanza y de alegría por el amor. De la esperanza por el amor que se logrará. Lo sé. Sé que voy ser el hombre que se despierta a tu lado.

Una canción de esperanza que cuenta lo que se quiere ser (I'm gonna be) lo que se puede ser, lo que se va a ser. Lo sé. Voy a serlo. La música acompaña esa idea. Es alegre y optimista. Al llegar al estribillo tenemos la misma idea: yo caminaría 500 millas y 500 más para ser el hombre que caminó 1000 millas para caer ante tu puerta. Ese es el optimismo. Andar y andar hasta llegar a ti. Y si me muero ante tu puerta me da igual, porque esta batalla tengo que lucharla, voy a lucharla y voy a ganarla. Lo sé. Voy a ser el hombre que quiero ser, el que tú amarás. Y ese hombre es el que andaría 500 millas y 500 más para merecer ser amado por ti. Quiero ser ese hombre. Pero de momento soy este otro. Y no me rindo. Lo sé. O como diría Danny Trip, “tengo dos ex mujeres, he sido adicto a la cocaína, no soy el sueño de ninguna mujer, pero estoy enamorado de ti, y entenderé que quieras huir de mí. Pero si quieres hacerlo empieza a correr ya, porque correré detrás de ti”. Rubén Bravo.


SUTERFUGIO CROMADO

UN POST ON THE FLOW: TEORÍA Publicar a diario es una cosa que solo pude hacer cuando estaba encerrado en casa, obsesionado con Bret Easton Ellis, y soñando con la decadencia literaria. Uno nunca se cansa de tocar fondo cuando escribe. Y eso, en mi caso, me genera mucha productividad. Pero…¿no puede llegar a ser cansino? Es altamente probable. Especialmente para el lector asiduo. O bien se enamora de toda la suciedad escrita o, por el contrario, se satura y te define como un escritor con cuatro referencias y poco que contar. ¿Alguna manera de superar esto? Hay dos. 1. Abrir un blog de jardinería. 2. Alternar y expandir los campos literarios. Entrevistas, reseñas, post productivos, usar Twitter para menear al personal, jugar con los enlaces. Abrir un Facebook para ligar más. 3. Este conjunto de técnicas dilata nuestro trabajo, y permite oxigenar la constante obsesión por la escritura compulsiva…

Y esto no es todo. El blog es el formato de la inmediatez. Todo transcurre rápido, acelerado, con erratas y con reflexiones únicas e irrepetibles. No podemos permitirnos el lujo de abandonar esta gran oportunidad de producir con la máxima libertad posible. Quizá sea un discurso muy trillado, pero 3 años después de la apertura de Vanity D. a veces tengo la sensación de que escribo por primera vez, de que todo sigue estando por hacer, y que esto es solo el principio (mal le pese a muchos). El ruido. El blog permite hacer ruido, delirantemente sonoro y que chirria sin cesar. A muchos les perturba y a otros tantos entretiene. Ábranse blog aquellos que no lo tengan y quieran escribir. Salgan a zumbar la noche, escriban, repasen el teclado con psicopatía y mánchelo de ceniza y de café. Duérmanse en la butaca en la que leen a Dostoyevski y al joven Tao Lin. Bueno, seamos realistas, si prefieren no hacer esto, por lo menos escribir sobre ello puede ser altamente gratificante. www.vanitydust.com


lAs freaky PORTADAS

by Scott Summers

Nos hemos empleado tan a fondo en mostrar algunos de los lefazos más potentes del mundo del tebeo que casi hemos olvidado la razón de ser de esta

sección, que no dejan de ser las portadas de comics. Por eso este mes volvemos a los orígenes con dos “covers” relacionadas con el germen del mítico equipo formado por Superman y Batman. En la primera, un imberbe Supes (bien llamado Superboy) dice: “¿Ves, Bruce? Mi telescopio del tiempo observa el futuro ¡Y un día tú, Bruce Wayne, serás Batman y yo, Clark Kent, seré Superman!”, a lo que el joven Bruce contesta: “¡Caramba, Superboy! ¡Ambos conoceremos nuestras identidades secretas y combatiremos el crimen juntos!”. Por tanto podemos ubicar este momento como clave en el Universo DC, al ser cuando ambos conocen sus identidades secretas. Sin embargo, de ahí no sacamos información suficiente para saber cuando empezaron a hacer equipo no como frikis empollones, sino como superhéroes enmascarados. Pues bien, eso nos llega con la segunda portada. “¡Mis padres muertos! ¡Es tu culpa, Superboy! ¿Por qué dejaste que pasara? ¡Nunca te perdonaré!” recrimina Bats a SuperB, mientras una “sombra” de su “yo” futuro, clama: “Batman, es hora de revelar nuestro secreto. La tragedia que nos juntó

cuando éramos críos” ¿Cuál es esa tragedia? ¿Qué culpa tuvo Supes en ello? Ahhhhhhh, ¡Eso lo dejamos para otro día! ¿Podréis aguantar?


Días extraños

Antonio Torrejón ¿Qué tenebrosa ciudad era aquella en la que el sol quemaba de enero a enero? Recuerdo las persianas bajadas dibujando elipses de luz blanca en el viejo sofá de piel, recuerdo los ceniceros llenos y como me quedaba sentado en el suelo oyéndote tocar el piano en la habitación contigua. ¿Qué días fueron aquellos? ¿Dónde estábamos? Y ¿cómo llegamos allí? Rompías los platos contra el suelo y recogías los trozos llorando, con gotas de sangre escurriéndose lentamente por tus muñecas. Las noches apenas nos aceptaban

y se nos pegaban las sábanas como monstruos que nos quisiesen inmovilizar. Oíamos caer el agua sin poder movernos y los relámpagos cegadores que nos asustaban. No te necesito para llorar. Ya no. En aquellos día luminosos sí, pero ya no. Simplemente eres una fotografía con las esquinas dobladas y una fecha borrosa en el dorso. Solo una fotografía, nada más que un momento pasado reposando en el fondo de una vieja caja de galletas, compartiendo espacio con chicas jovencísimas vestidas de novia, con adolescentes asustados que besan sin mucho entusiasmo una bandera, con perros que esparcieron sus tripas por la carretera hace mil años, con niños en blanco y negro con los ojos grandísimos del hambre. No te necesito para llorar, nunca más. Fueron días extraños. Componías unas canciones maravillosas que me cantabas en susurros compartiendo botella de whisky y paquete de Gitanes. Eso sí que lo recuerdo vivamente, no es un instante congelado en el fondo de una caja de galletas, es el tipo de recuerdo que te hace girar la cabeza en la calle con el estómago encogido.


El olor de los Gitanes. aquellos cigarros que te traían especialmente que fumabas para escribir como el gran Serge decías, y que dejaban un olor dulzón por aquella casa en penumbra. Y yo seguía aquel humo azulado hasta nuestra habitación, hasta nuestra cama donde escribías desnuda aquellas canciones que apenas entendía pero que hablaban de chicos bohemios con el pelo revuelto y la sonrisa enigmática que no eran yo, que hablaban de relaciones tortuosas y músicos americanos que ni siquiera conocía. Pero me gustaba verte así escribiendo en tu cuaderno de piel negra, tu pluma fantasma y rodeada de todo aquel humo azul. Un ser mitológico al que apenas me atrevía a acercarme, solo te miraba sentado en un rincón rasgando torpemente tu preciosa guitarra roja. No te necesito para llorar pero te necesito para todo lo demás. Lo sabes pero eso nunca te importó demasiado. Fueron días extraños sí, días pasados en una suave nube de humo azul y canciones underground. ¿Qué le pasaba a aquella casa? ¿Cuánto duraban los días en aquella ciudad? El sol era eterno allí. Es curiosa la memoria,

son curiosos los gitanes ¿Tom Waits se llamaba aquel tipo? El de la voz aguardentosa. Ayer me compré un disco de él. Ni siquiera sé como se llama el disco, ni siquiera me gustan las canciones. Lo he oído siete veces seguidas esta tarde. Evidentemente eres algo más que una fotografía. Eres el humo azul de los gitanes y aquella gloriosa minifalda vaquera, eres las uñas pintadas de un rojo intenso y la palidez enfermiza de una de esas modelos que salen ahora desfilando a la hora de comer. Es difícil pelear contra fantasmas, luchar contra tiempos verbales. Es complicado subir persianas de pronto y recibir toda aquella luz en los ojos entumecidos. Es inútil un piano en casa ahora y la cama enorme y los dos vasos de whisky (incluso un vaso de whisky es inútil) Es dolorosa tu guitarra roja cubierta de polvo y los picos doblados en algunas páginas de mis libros favoritos y los ceniceros impolutos. No, ya no te necesito para llorar. Tengo muchísimas otras cosas. Tengo un disco dando de vueltas sin cesar y una botella de whisky que beberme a morro. ¿Ves? Ya no me haces falta.


De ruta con Abelius:

Norte de Portugal En esta ocasión no vamos recorrer la montaña, si no el país vecino, Portugal, concretamente tres ciudades del Norte, Chaves, Porto y Guimarães. Este viaje lo hice con mi novia en Carnaval. La primera ciudad que visitamos fue Chaves. En esta ciudad cabe destacar el Castelo de Santo Estêvão, desde el cual tenemos unas buenas vistas sobre toda la ciudad y sobre una de sus joyas, el puente romano sobre el rio Támega. Chaves es una ciudad con calles estrechas, con muchas tiendas, grandes zonas verdes y con una comida barata y de calidad, en este caso comimos un concidinho portugués. Después de comer visitamos el fuerte São Francisco, dimos otra pequeña vuelta por sus calles, visitando el otro lado del rio y al coche dirección Porto. Sobre las siete de la tarde llegamos a Porto, exactamente al Estádio do Dragão, donde estaba disputando un partido el Porto, pasamos de largo y nos fuimos al hostal. Dejamos las maletas y nos fuimos a recorrer esta ciudad. No sé decidirme entre Porto y Lisboa la verdad, quizás Lisboa tenga más nombre y algo más de encanto, pero Porto es espectacular en todos los sentidos. Después del paseo fuimos a cenar por un precio muy económico a

un restaurante donde un pianista le daba un encanto especial. Al día siguiente seguimos recorriendo Porto, la estación de tren que es preciosa, con todas las paredes adornadas con azulejos en los que se representa parte de la historia del país vecino (me llamó la atención una escena dedicada al Reino de León), la plaza del Infante Enrique, la plaza de la Catedral, la Avenida de los Aliados y desde aquí directamente al Douro, por la parte más alta de un espectacular puente que une los dos márgenes del rio. En la otra orilla está la Vila Nova de Gaia, ciudad famosa por situarse en ella un gran número de bodegas del vino D.O. Porto, en la que para variar, por muy poco precio te hacen una visita guiada mientras te invitan a un par de vinos y algo de tapear. A continuación dimos un paseo en barco por el Douro y fuimos a comer. Ya por la tarde recorrimos la parte más alejada del rio, la Câmara Municipal, la Praça da Republica y viendo la cantidad de pastelerías – cafeterías que hay en esta ciudad. Cena y a dormir. Al tercer día no resucitamos, pero fuimos a Foz do Douro, es decir, a la desembocadura del rio y a la playa. A media mañana cogimos el coche y a Guimarães. Esta ciudad fue la primera capital de Portugal y se puede observar un monumento a Alfonso Enriques, nieto del rey de León y Castilla Alfonso VI. Guimarães me sorprendió gratamente, por algo es Patrimonio de la Humanidad por la UNESCO. El Parço dos duques de Bragança y el centro histórico en general es una maravilla. Antes de despedirme, una opinión personal. España y Portugal deberían ser un único estado. Lo dicho, nos vemos en la siguiente. http://abelaparicio.blogspot.com


ENSALADA DE PEPINO EN EL COLEGIO FEMENINO by Jizzmaster Zero ¡Cual el mejor spin-off, heredamos argumento del pasado Canalnostalgia para crear esta nueva sección: “Ensalada de pepino en el colegio femenino”, de la que se hará cargo quien espera convertirse pronto en uno de vuestros mejores amigos: El Jizzmaster Zero! Todos los meses, un artículo relacionado con el mundo del porno y así, para no perder más el tiempo, continuemos con la línea iniciada por el fabuloso Sr. Rossi y traigamos dos de las más reputadas actrices del mundillo. La primera de ellas es la genovesa Anna Moana Rosa Pozzi, más conocida simplemente como Moana Pozzi. Se la suele considerar una “Cicciolina” inteligente y más espabilada. Aparte del cine “X” también participó en películas “convencionales”, trabajó como presentadora de televisión, desfiló como modelo de pasarela y tuvo una fugaz participación en el mundo de la política (“Si soy elegida me ocuparé de las cosas que entiendo: sexualidad, deportes, salud “Hoy me toca de dominatrix” y ecología”, decía la chica). Respecto al tema que nos interesa, Moana era una señora maciza y exuberante, de pechos firmes y carnes prietas. Siempre resolutiva y una gran profesional. Admite la eyaculación facial, saca brillo al instrumento con precisión y traga con prestancia. Su competencia anal (ver “En el corazón de Nápoles”) es tan admirable como en la doble penetración (“Chicas de Molibú”), que practica con generosidad y a tutiplén. Incluso con transexuales bien armados se comporta como una señora (como disfrutamos en “I vizi (transessuali) di Moana”). Tristemente, Moana falleció en una clínica de Lyon en 1994, víctima de un cáncer de hígado. Después de su muerte, la habitual batalla legal por su herencia millonaria

entre los padres (familia católica ultraconservadora que la había echado de casa años antes) y su viudo ¿Queréis más información? Haceros con el libro “Moana, tutta la verità” y hasta descubriréis que quien se hacía pasar por su hermano pequeño era en realidad su hijo secreto ¡Estas porn stars! Y pasamos a nuestra segunda “vedette”, la hawaiana Allison Kainoaani Chow o, como se la conoce en el mundillo, Kascha Papillon. Como bien es sabido, las mujeres asiáticas no son muy conocidas por su exuberancia y sus rasgos nórdicos, por lo que no sorprenderá a nadie que diga que Kascha era una muchacha delgaducha en la que el tinte rubio, las lentillas de colores y un buen implante mamario hicieron maravillas. No se sabe de quién fue la genial idea de esta Sí estaba buena, sí transformación, pero pasó de ser la típica camarera que te atiende en el chino de la esquina a convertirse en una de las actrices mejor valoradas (y pagadas) de su época. Y para el público en general, aquella combinación de voluptuosidad y rasgos orientales la convirtió en toda una estrella. De esta forma, abandonó las pistas de tenis (sí, no es coña, esos fueron sus comienzos) por los platós, donde conoció al actor Francois Papillon, que se convertiría en su pareja, tanto a nivel profesional como personal, lo que era una práctica habitual durante la “Golden Age of Porn” (finales de los 80-principios de los 90). Y es que su idea era ganar pasta fácil y rápidamente para abandonar el porno y dedicarse al cine… ¿Normal? Sobra decir que la fue como el culo, que tan solo “destaca” un papel en una peli de serie B y que en su última aparición en público presentaba 20 Kg. de sobrepeso. En fin, ¡Al menos ahí queda “Educating Kascha” para recordarla!


Mi rincón favorito Víctor H. Martín

“Tonight there´s gonna be a jailbreak”, así comienza esta obra maestra del Rock que es el Jailbreak de uno de los mejores grupos de rock de todos los tiempos: Thin Lizzy. Este año se conmemora el 35º aniversario de tan magna obra. Capitaneados por uno de los líderes más carismáticos de la historia del rock, el gran

Phil Lynott, del que este año 2011 hace ya 25 años que nos dejó. Jailbreak es un disco grandioso, la cumbre creativa de un grupo que estaba en todo lo alto. Se publicó el 26 de marzo de 1976, fue disco de oro en USA y el LP más vendido de Thin Lizzy en todo el mundo. Y lo que es más importante, una rotunda obra maestra del rock. Cuando “pinchamos” el disco esto es lo que sucede: • Jailbreak: Tremendo inicio de guitarras. Brian Robertson y Scott Gorham doblándose y Lynott taladrando con su bajo.


• Angel from the coast: Base rock con toque funky. • Running back: Influencias de Van Morrison y una melodía excelente • Romeo and the lonely girl: Poesía y sensibilidad. Guitarras cristalinas y preciosa voz de Lynott. • Warriors: Riffs cortantes que se “callan” ante un solo de guitarra descomunal (de los mejores de la historia). • The boys are back in town: Su tema más conocido. Una curiosidad, el riff está inspirado en el Kitty´s back de Bruce Springsteen.

• Fight or fall: Canción deliciosa y precedente de otra canción Sarah que aparecería en su album Black Rose. • Cowboy song: Uno de los puntos álgidos no solo de este disco, sino de toda la historia del rock. Influencias country y de rock sureño. Belleza, dinamismo, armonía… Obra cumbre del repertorio universal del rock. • Emerald: Riff contundentes y la voz de Lynott sonando amenazadora. Y como punto final solo puedo decir que me parecen una de las bandas más honestas y autenticas de la historia del rock. Jailbreak al igual que Thin Lizzy forman parte de mi vida.


Lo que el ojo no ve Ser o no ser autómata Noemí Benito

É

l se deja caer con todo el peso de su cuerpo y de su alma. El golpe retumba por toda la habitación. Le duele y le consuela, es un síntoma de vida, una señal de que sus nervios funcionan. Nadie acude en su ayuda y no le extraña, su casa está llena de autómatas que sólo se preocupan de sus cosas. Cómo han llegado a esa situación en la que apenas son compañeros de piso, no lo sabe. Lleva años preguntándose cómo desandar el camino recorrido pero todas las soluciones le parecen tan complejas que la pereza se ha apoderado de su espíritu. La desesperanza habita

cada poro de su piel y eso no ayuda. Ella, sin embargo es feliz. Su vida le parece un paraíso de comodidades, sus hijos ya son mayores y no molestan; tiene todo lo que les ha costado años conseguir y su marido es un perfecto compañero de equipo. A él eso le parece las migajas del futuro que había soñado, tiene sólo lo material, pero le falta todo lo demás. Sus hijos también parecen contentos, no lo sabe a ciencia cierta por qué, salvo las palabras obligadas por la buena educación, no hablan con él. Él es la única nota discordante en la melodía familiar, a él le chirria todo. En su trabajo ha llegado a lo más alto, pero ha hallado más alegría en el camino que en la meta, ¿qué le queda por hacer ahora? Ha empezado el año con buenos propósitos, volver a disfrutar de su familia y de lo que le rodeaba, pero hace un instante ha entendido qué lo diferencia de su mujer, porque ella parece no darse cuenta de lo huecas que están sus vidas. Ella no le ha visto porque estaba demasiado concentrada en los labios de su acompañante. Se ha preguntado cuándo ha perdido todo lo que le importaba una y otra vez desde ese momento. Ha llegado a su casa y se ha desplomado con todo el peso de la decepción en sus hombros. Se ha quedado allí, sólo, esperando a que la tierra sea compasiva y se lo trague.


Agenda cultural Abril 2011

Imagen del mes

Música

El

Hace apenas una semana que está en la calle el nuevo dis-

duro

co de Second, Demasiado soñadores. Grupo murciano al

Hollywood.

de Abril estará en Joy Eslava. Si eres popero, gafapasta o

hombre

Clásicos

que puede

que podréis ver girando por toda la península y que el día 7

último de

Por fin un

similar, no te lo puedes perder.

hombre,

Todo empieza con una nota de clarinete que se alarga. Ra-

lucir con or-

vel le dijo que era mucho mejor ser el primer Gershwin

gullo su lus-

que un segundo Ravel. Mezcla de música popular y clásica,

trosa mata

Blue nunca pasan de moda. Y como cualquier disco, ahora

el

moderna y contemporánea, Gershwin y su Raphsody in

de pelo en

está más barato.

que no se

Eventos

Para estar al día de lo que pasa el fin de semana en la Sagra (y no en la Sagra) lo mejor es visitar el blog de Creatura y sus resúmenes del viernes. No te los pierdas para estar al

pecho,

preocupa por depilarse o hidratarse. Un tipo simpático y bueno, que lo mismo hace del más duro de los superhéroes

como baila con Beyonce (o con Pablo Motos) Y guapo. Su

imagen recuerda a la de Gary Cooper o Clark Gable, du-

día y saber dónde hay que ir. De momento, vuelven las te-

ros de verdad, de los que vivían como actuaban. Hugh

Vinilo ya están por ahí danzando. Además pronto uno de

culas heroicas y planos sin camiseta. Hugh tiene para to-

rrazas. La del Carambola, quizá la de más solera, o la del nuestros colaboradores saca libro, ¿quién será?

Jackman, un hombre que nos dará muchas alegrías: pelídos.

Rubén Bravo.



Creatura Abril 2011