Page 1


Editorial. Iniciado el nuevo año y la consecuente reactivación de este fanzine, antes llamado “La Realidad de Hoy”, se ha llevado a cabo el ejercicio de buscar un concepto que enmarque nuestra inquietud hacia la literatura, el cine, la música y la cambiante realidad en que todo esto se desarrolla. En esa búsqueda hemos adoptado como idea representativa la visión facetada y subjetiva del insecto, al parecer ocioso, llamado mosca. Nos proponemos, captar lo que nos rodea e interesa desde otra perspectiva, desde otra escala. Un registro hecho a partir de lo que parece ignorado aunque siempre vital y lleno de vida. En esa identificación con el insecto tomamos de este su presencia multiplicada, el vistazo aéreo, el vuelo interferencial e impredecible y la obstinación de su zumbido en la vida cotidiana. Zumbido de una mirada, por sobre todo, particular y propia de nuestros desasosiegos en aquellos ámbitos. Zumbido de una mirada que no deja de registrar en su caótica receptividad todo lo cotidiano de los espacios en que se posa. A la consideración de una nueva etapa, y renovación de energías, la vocación inicial de esta publicación sigue inalterable. Lo cual se manifiesta en un perfil orientado a la reafirmación constante de la literatura, su valor y las nuevas e imperecederas voces que en ella residen. Entendiendo a internet como portador de un pulso constante en cuanto a lo que nos interesa daremos especial importancia y atención a sitios como: redes sociales de uso común, revistas literarias, editoriales independientes, blogs de compartir variado en torno a la música (sellos independientes) y literatura. Las transformaciones, el larvar y vida de la mosca es un proceso rápido. Así también se renueva este proyecto, decide dónde posarse y qué dirección tomar en cada vuelo. Para esta, la primera edición del presente año, se da prioridad y exponen temas referentes a una reflexión necesaria sobre la escritura y su rol como medio de expresión lúcido, crítico de sí mismo y abierto a la comunidad donde se desarrolla. En definitiva, llevamos a cabo esta iniciativa con el gusto y afecto por la actividad que se realiza desde el puro compartir apreciaciones y nuevas ideas. En esa dirección: entendemos también el fanzine como un espacio para la difusión u organización de actividades locales en torno a lo literario y sus modos de expresión (talleres, lecturas poéticas, foros). Solo nos motiva la convicción de atender a la necesidad de un canal integrador de la expresión libre, creativa y de pensamiento auto determinado. De este modo los invitamos a difundir y hacer discusión de este número y cada nueva edición de este fanzine “Insectografias”.


LA VENGANZA DE LIRA

Revalorización de la figura del poeta chileno, según Pinos Es octubre de 1981. Plena dictadura. En la pantalla de Canal 11, suena la orquesta anunciando al próximo participante. El animador empieza a leer la tarjeta de presentación. Titubea. “¿Cuánto es su apellido, don Rodrigo?” pregunta. “Canguilhem”, responde el participante. El animador reanuda la presentación: “Rodrigo Lira Canguilhem. Soltero. 31 años. Profesión: editor. El tema: análisis del autor”. Aplausos del público. Caracterizado y vestido de moro, Lira hace una breve introducción respecto a la importancia de conocer a los clásicos. La cámara enfoca su rostro en close up. Menciona a Goethe, a Miguel de Cervantes, a Shakespeare. Luego, inicia su actuación. Blandiendo una larga daga empieza a declamar un fragmento de Otello. Suena la trompeta de eliminación, pero Lira prosigue y termina: así mis negros pensamientos, con pasos airados, no han de volver al dulce amor, hasta que una venganza dura y plena, no los engulla. Yolanda Montecinos habla por el jurado. “Yo le voy a dar, por su actitud, fíjese, por su actitud: 2000 pesos dice”. Dos meses después, Lira se cortará las venas en la tina de su departamento. La revalorización de la figura del poeta chileno, se llama esta mesa. Recuperar el valor perdido por el poeta chileno. O, lo que realmente importa, recuperar el valor perdido por la poesía chilena. Creo que a este respecto lo primero sería situarse. Entonces, se me viene a la mente la imagen de Rodrigo Lira en ¿Cuánto vale el show? En más de un sentido, creo que su última performance es una metáfora dramática del largo y crudo invierno que han sido los últimos cuarenta años para nuestra poesía. Porque escribo estoy así Por/Qué escribí porque escribí es/Toy vivo, la poesía/Terminóo conmigo escribió Lira en su “Ars Poétique”, parodiando a Lihn. Habría que empezar estableciendo esa situación. La orfandad y el abandono que la poesía chilena ha tenido que enfrentar y sobrevivir durante las últimas décadas. La poesía chilena es un gas, dice Bolaño. Y tiene razón si se piensa cómo su lugar, si es que ese lugar alguna vez existió, se ha ido desvaneciendo casi por completo en medio de un país que ha marchado en el sentido contrario y la ha relegado al rincón de las cosas inútiles o inservibles. La poesía no sirve para nada, me dicen escribe Elicura Chihuailaf. Es cierto. La poesía es algo que vale poco o nada en una sociedad como la nuestra. Ya lo dijo Piglia: en sociedades como ésta, sociedades organizadas en función de la mercancía y la Utilidad, la literatura no existiría si no se la hubiese encontrado hecha. En Chile, la poesía ha sido reducida a una práctica tan minoritaria y secreta como ciertas formas de ocultismo. Esa es la situación. Habría que pensar también en cuanta responsabilidad le cabe a los propios poetas en todo esto. La poesía chilena suele ser una hoguera de vanidades donde lo que importa no es la poesía sino la figuración y el acceso a ciertas cuotas de poder o respetabilidad. En este sentido, la poesía nacional, o su práctica degradada, suele reproducir la lógica de competencia y canibalismo imperante en vez de concentrar sus energías en hacer más y mejor poesía. Como sea, en este País de Poetas la poesía pareciera estar en un proceso irreversible de extinción o haber sido condenada sin remedio a la invisibilidad total. Pasto de farándula, los medios sólo se interesan en ella si pueden presentarla como un mundo canallesco


donde la envidia es ley y los autores se pelean a dentelladas para diversión del público. En cuanto al apoyo estatal, las prioridades claramente son otras. La poesía no es parte de la estrategia de desarrollo nacional. De hecho, en el contexto actual, estas palabras de Martí, tituladas justamente “El valor de la poesía”, suenan extemporáneas y hasta ridículas: ¿Quién es el ignorante que sostiene que la poesía no es necesaria a los pueblos? Hay gentes de tan corta vista mental que creen que toda la ruta se acaba en la cáscara. La poesía que congrega o disgrega, que fortifica o angustia, que apuntala o derriba las almas, que da o quita a los hombres la fe y el aliento, es más necesaria a los pueblos que la industria misma, pues ésta les proporciona el modo de subsistir, mientras que aquélla les da el deseo y la fuerza de la vida. ¿Adónde irá un pueblo de hombres que haya perdido el hábito de pensar con fe en la significación y el alcance de sus actos? Buena pregunta. Sin embargo, y en esto hay una tremenda paradoja, la poesía chilena subsiste. No sólo eso. Sin pecar de falso optimismo, es evidente la cantidad de publicaciones, encuentros y proyectos editoriales que han aparecido y siguen apareciendo, porfiadamente y a pesar de la aridez del paisaje. Siempre ha sido así. La verdadera poesía chilena se ha hecho a la intemperie, ajena a la comodidad de los altos salones, la ilusión del éxito o los trucos publicitarios. Sobran los ejemplos. Poesía desmintiendo, en el lenguaje de los hechos, su supuesta imposibilidad. Ese fue el camino y el trabajo de poetas como Lihn, como Teillier, como Millán, como Juan Luis Martínez. Afirmación de la poesía como una forma de vitalidad y de comprensión de lo real, a pesar de todas las muertes y de todos los prejuicios que han ensombrecido y siguen ensombreciendo a este país. La poesía no muere, sólo duerme dijo Alfonso Alcalde. Aún más, diría yo. La poesía chilena, hace ya un tiempo, ha comenzado a despertar. Una demostración es este mismo encuentro, así como el torrente de escrituras, textos y proyectos que han ido emergiendo en los últimos cuatro o cinco años. Un torrente aún difuso y subterráneo pero que, poco a poco, libro a libro, ha ido incrementando su caudal hasta conformar una escena potente y diversa. Paradoja: la poesía chilena crece y se multiplica en medio del desierto. En el eriazo de un país que parece haber perdido el alma en los ritos vacíos del consumo y el espectáculo. Sostener ese trabajo, seguir apostando a ese imposible que ha sido siempre la poesía en este país, es nuestra responsabilidad y nuestro desafío. El tiempo dirá si tuvimos el valor de hacerlo. Valor en el sentido de valentía. Si fuimos capaces de imponer la poesía en medio de este presente. Si fuimos capaces de cumplir, contra los que alguna vez pretendieron o siguen pretendiendo hacer desaparecer la poesía chilena, la venganza dura y plena que prometió Rodrigo Lira. Jaime Pinos * Texto leído en la mesa Revalorización de la figura del poeta chileno. Primer encuentro nacional de poesía Pero en Talca. Noviembre de 2008.


Algunos poemas.


Eduardo Llanos Melussa

ACLARACIÓN PRELIMINAR Si ser poeta significa poner cara de ensueño, perpetrar recitales a vista y paciencia del público indefenso, infligirle poemas al crepúsculo y a los ojos de una amiga de quien deseamos no precisamente sus ojos; si ser poeta significa allegarse a mecenas de conducta sexual dudosa, tomar té con galletas junto a señoras relativamente deseables todavía y pontificar ante ellas sobre el amor y la paz sin sentir ni el amor ni la paz en la caverna del pecho; si ser poeta significa arrogarse una misión superior, mendigar elogios a críticos que en el fondo se aborrece, coludirse con los jurados en cada concurso, suplicar la inclusión en revistas y antologías del momento, entonces, entonces, no quisiera ser poeta. Pero si ser poeta significa sudar y defecar como todos los mortales, contradecirse y remorderse, debatirse entre el cielo y la tierra, escuchar no tanto a los demás poetas como a los transeúntes anónimos, no tanto a los lingüistas cuanto a los analfabetos de precioso corazón; si ser poeta obliga a enterarse de que un Juan violó a su madre y a su propio hijo y que luego lloró terriblemente sobre el Evangelio de San Juan, su remoto tocayo, entonces, bueno, podría ser poeta y agregar algún suspiro a esta neblina.


De los buenos oficios. De repente suelen llamarme aparte para decirme muy en privado Y muy a lo amigo: “Tú eres un poeta bucólico cantor incomparable de la naturaleza, no vale la pena que te desazones no hay iracundia que valga lo que tu poesía, ningún desborde te saque de quicio, cuida de no manchar tu inmaculada flor de lis”.

Pero yo soy un pájaro porfiado, cerril como un peñasco, y como mejor puedo contesto disculpándome: no mi sabio rey Salomón, no mi amigo letrado, no mi señora de moño y copete.

Seguro de mi causa -en un rictus largo de oreja a orejayo debo todavía dar las gracias: esa maleza no me perturba el seso, no me enreda los pasos ni ensucia mi flor de lis.

Yo no le canto a esas malas hierbas -qué cosas me suponen-, procedo por higiene solamente, señalo el tumor maligno para que lo extirpen; con acento patético expreso el hecho absurdo que inquisidores retrasados -enquistados sin saber cómo entre los libros-


estén dictaminando a gritos sobre la poesía.

La poesía es libre como el rayo, incorruptible como el oro; hace llorar a veces como una cebolla abierta o es difícil de mascar como el pan duro; ningún extraño le entierra el diente, no admite lazos ajenos en su cintura, anillos frívolos en sus dedos.

No traten de domesticarla con elementos de tortura, coronándola de espinas o haciéndola sudar sangre; la poesía es como el diamante, no la pulverizan con palabras gruesas; cuidadosa de su persona y su tocado no admite engaños, orgullosa de sus orígenes no podría aceptar ásperas carrasperas, arranques trasnochados.

Santa Teresa se sentiría enclaustrada, Quevedo se desangraría por sus viejas heridas, a Baudelaire le saldrían canas verdes, Rimbaud retornaría al África, Maiakoski volvería a suicidarse.

De eso solamente se trata: dejar tranquila a la reina en su estrado o, lo que es lo mismo, no enturbiar el agua limpia. De todos modos, muchas gracias. Juvencio Valle. De estación al atardecer, 1971


La Puerta. Cuando vemos alguna revista, o diario o, en la tele, hemos encontrado más de alguna Puerta Famosa; a nivel internacional esta la Puerta de Alcalá, en Madrid; la Puerta del sol en Bolivia y tal vez hay otras… Pero lo que a mi me preocupa son las Puertas famosas de Victoria… si, de nuestro sufrido pueblo- ¿o ciudad? Bueno yo quisiera saber que pasa por ejemplo con las Puertas del Estadio, se acuerda? Las gruesas Puertas de fierro que más de alguna vez, cuando niños tratamos de moverlas, sin conseguirlo. Por curiosidad solamente ¿qué paso con ellas?, ¿dónde están? Ahora, ¿vio alguna vez las Puertas que tenía antiguamente la Cárcel? Que ahora se llama Centro de Cumplimiento Penitenciario. ¿Usted se acuerda de ellas? Eran muy fuertes, también de fierro, firmes y pesadas, muy seguras. Otras Puertas que me preocupan son las que tenia la “Municipalidad vieja”, donde ahora funciona el Departamento Social de la Comuna, eran de madera, muy bonitas. Otra cosa, más de alguna vez se ha oído hablar, que Victoria es o seria, o debía ser, pero no es, la Puerta que lleva a la cordillera, que lindo seria… ¿de acuerdo? Pero falta una importante Puerta, la que sí se abre y cierra… cierra!!, ¿qué nos pasa? ¿Por qué la única Puerta que da al futuro amenaza con cerrarse desde el día siguiente que se abrió? Es la Puerta de la universidad Arturo Prat. La “espada” se cierne sobre los alumnos y valientemente ellos la tienen en sus manos. Si pensamos bien, hay una manera segura de que las Puertas se mantengan cerradas, o que se cierren frente a uno, es no tener dinero. Por ultimo la Puerta más importante y famosa, la Puerta de mi casa que es de pésima calidad pero la más querida… Si alguna Puerta se me escapa, se la encargo amable lector. Víctor G. Bello S.


Entonces. Estirando mis manos, Sin poder alcanzar, Me voy, si, me voy Pero no perdonaré, No puedo perdonar… Haberme mostrado tanto, Haber alcanzado Tan poco…

Víctor G. Bello S.


Black Sabbath en vivo. Recordando a los Sabbath, una banda de pura y sublime oscura gloria surgida a fines de los 60 o plena hecatombe hippie con nacimiento de nuevos estilos originados del blues y rock. Formados en Birmingham (Inglaterra), son los iconos innegables del rock duro junto a Led Zeppelin y Deep Purple. Después de algunas elecciones de nombres, partidas-regresos de integrantes, y el fortalecimiento de su estilo sacaron su primer disco homónimo inspirado conjuntamente por el cine de horror, el lugar donde vivieron y las letras ocultistas de sus escritores preferidos. En este momento, nos convoca la recomendación de dos registros bootlegs de Sabbath en vivo. Estos, bootlegs, son ediciones de grabaciones en vivo o estudio no autorizadas por el artista o su compañía. Las cuales, son compartidas en foros y páginas de internet. El primer material esta sonando mientras aparecen las letras y se trata de una actuación en el Teatro Olympia de Paris con fecha 19, de Diciembre de 1970. Se escucha el grito rápido de alguien que anuncia la banda. Esta, abre el concierto con Paranoid y se lanza llena de rabiosa energía junto al incontestable alarido eléctrico en la voz de Ozzy. Siguen con Hand of doom, Iron man, War pigs,, etc. Aquí, esta contenida una de las mas apasionadas interpretaciones de aquellos adorados temas junto a una de las mejores actuaciones en vivo de esa primera época. Además, de contar con una deseable calidad de audio y al parecer respetable edición en lo que se refiere a grabaciones tomadas en vivo y bootlegs. El segundo material nos traslada a una sesión de cuatro temas ejecutados para un programa de la BBC conducido por John Peel, locutor y referente fundamental de los actuales Djs. El cual, también se dedico durante treinta años a organizar banquetes sonoros e invitar innumerables bandas a tocar en su programa trasmitido en vivo por la señal de la BBC Radio 1. De ese modo, un día cualquiera, y según dicen, en un periodo intermedio entre la grabación de su primer disco y el Paranoid la banda se dio su vuelta por los estudios de la radio y dejo su sincera huella en cuatro temas para una sesión. Básicamente lo que se encuentra aquí son tres temas del repertorio grabado en su primer disco mas un adelanto de War Pigs, composición incluida en su segundo álbum y titulada inicialmente como, Walpurgis. En definitiva, un recomendable registró en vivo con el infalible toque de Sabbath y la impagable voz demoniaca de Ozzy. Casi al nivel de una grabación de estudio.


Lista de temas: Black Sabbath - Live At The L'olympia Theater, Paris [1970]

01 - Paraniod 02 - Hand Of Doom 03 - Ironman 04 - Black Sabbath 05 - N.I.B. 06 - Behind the Wall of Sleep 07 - War Pigs 08 - Fairies Wear Boots

Black Sabbath – Peel sessions 26, Abril de 1970

01.- black sabbath 02.- walpurgis 03.- fairies wear boots 04.- behind the wall of sleep

Tony Iommi - Guitarra Ozzy Osbourne - voz Geezer Butler - bajo Bill Ward - bateria


Fanzine  

Insectografia

Read more
Read more
Similar to
Popular now
Just for you