Page 1


La palabra panda (como se lo llama en occidente) es de origen incierto, aunque se cree que proviene de una lengua del Himalaya (Nepalí). Este nombre fue he­ redado del panda rojo, Ailurus Fulgens, con el que se le emparentó durante mu­ cho tiempo, por tener zarpas similares. Cuando esta relación fue descartada se le dio su nombre científico Ailuropoda Melanoleuca que significa pie como el ‘panda rojo’ ­ negro y blanco.

Durante mucho tiempo, el panda gigan­ te, junto al panda rojo, fue incluido en la familia de los prociónidos, la misma de los mapaches. Pruebas genéticas recien­ tes lo colocan en la familia de los osos (Ursidae), siendo su pariente más cerca­ no el oso de anteojos de América del Sur.

El nombre del panda en chino significa gran oso­gato, aunque también se lo denomina oso fajado. Este nombre se debe a que, a diferencia de las demás especies de oso, el panda po­ see pupilas verticales, que recuerdan a la de los gatos.

E

l oso panda o panda gigan­ te (animal nacional de Chi­ na), es una especie de mamífero nativo de China central, habita en regiones montañosas, a una altura de 1.200 a 3.500 mts., aunque hoy en día las poblaciones de pandas se encuentran solamen­ te en el Suroeste de China, en las sie­ rras de Minshan, Qinling, Qionglai, Liangshan, Daxiangling y Xiaoxian­ gling. Su principal alimento es el bambú, pero además se alimenta de frutos, pequeños mamíferos, peces, insec­ tos y huevos. En cautiverio su dieta consiste en bambú, caña de azú­ car, papilla de arroz, galletas espe­ ciales con alto contenido de fibras, zanahoria, manzana y batata. La época de reproducción se desarro­

lla durante la primavera (marzo­ma­ yo). La gestación del embrión dura, en promedio, 135 días. Normalmen­ te nacen una o dos crías; de ser dos, la madre solo opta por conti­ nuar la crianza de una sóla (la de mayor probabilidad de sobrevivir), la otra es abandonada y muere. La cría es amamantada entre 6 y 14 veces por día durante 30 minutos cada vez. El intervalo entre una ca­ mada de crías y otra puede durar más de dos años, su expectativa de vida es de unos 12 años; aunque en el 2005, una panda china (Basi), cumplió 25 años de edad (100 años humanos), ese mismo año la panda criada en cautiverio más vieja (Mei­ mei), murió a los 36 (144 años hu­ manos), en el jardín zoológico de la ciudad de Guilin.


E

l panda se conoció en Occidente en 1869,

cuando un cazador llevó una piel al misionero je­ suita francés Armand David. En 1936, Ruth Harkness llevó a los Estados Unidos un cachorro de panda, dando inicio a la pasión occidental por

el animal. De 1936 a 1946, 14 pandas fueron lle­

Animal subtropical... El panda ha perdido el hábito de la hibernación.

vados de la China por extranjeros. En 1946, esta

actividad quedó prohibida. A partir de 1957, Chi­ na comenzó a distribuir pandas como demostra­ ción de buena voluntad. Esta acción cesó por las

Actualmente el Panda Gigante se encuentra en peligro de extinción, por su localización, por la floración del bambú que le sirve de alimento, la baja tasa de natalidad, la alta ta­ sa de mortalidad infantil, la destruc­ ción de su ambiente natural y las trampas colocadas para cazar otros animales. La Ley China es muy rígida en cuan­ to a su caza, a partir de 1997 la pe­ na para los infractores pasó a ser de veinte años de prisión. El número de pandas salvajes en Chi­ na está estimado en 1.600 y de 239 en cautiverio. En el 2000 se conta­ ban 1.114 ejemplares, esparcidos por una superficie de 23.000 km² en las provincias de Sichuan, Gansu y

Shaanxi. El 2005 fue considerado un gran año para los proyectos de cría en cautiverio de la especie, 25 crías nacidas en zoológicos y centros de reproducción sobrevivieron, mien­ tras que en el 2004 sobrevivieron apenas 9 crías. En el 2006, estudios realizados indi­ can que podría haber 3.000 pandas en libertad, más de un centenar están en un centro especializado en Sichuan. Otros 20 especímenes se encuentran distribuidos por los prin­ cipales zoológicos del mundo. Re­ portes demuestran que la cifra de pandas viviendo en libertad ha au­ mento. Desde 1961 es el símbolo del Fondo Mundial para la Protección de la Naturaleza.

leyes chinas de 1990 que consideraban que todo animal, incluyendo células reproductivas eran

propiedad de China. Además los zoológicos inte­ resados en obtener individuos en calidad de

“préstamo”, están sujetos a la firma de contratos

sin garantías para ellos, por diez años a un costo de 1 y 2 millones de dólares americanos por año.


Cuando se encuentran en cautividad, los responsables de su recuperación tienen el problema de la pérdida del apetito sexual de estos mamíferos. Al­ gunos cuidadores utilizan técnicas cu­ riosas de motivación, reproduciendo vídeos de congéneres salvajes apa­ reándose o sonidos de estos animales en celo.

Iniciativas como la reproducción asistida, la clonación, el ecoturis­ mo y estudios con GPS tratan de recuperar al oso panda Las autoridades chinas, así como equipos científicos y ecologistas de todo el mundo, están llevando a cabo diversas iniciativas que están ayudando a la lenta recupe­ ración de esta especie. Gracias a la inseminación artificial, el año pasado nacieron 25 osez­ nos, de los que sobreviven 21; uno de ellos, nacido en la reserva patri­ monio natural mundial de Wolong, en Sichuan, pesó 218 gramos, el mayor peso alcanzado hasta aho­ ra en un alumbramiento asistido. Por otra parte, a mediados de 2004, el Centro de Investigación del Panda Gigante de Chengdu, también en Sichuan, anunciaba el desarrollo del mayor banco de cé­ lulas de osos panda del mundo, para conservar así sus característi­ cas genéticas. Las organizaciones internacionales también trabajan para ayudar a

su conservación. La WWF desarro­ lla en China varios proyectos con pandas, como por ejemplo activi­ dades de ecoturismo para que los habitantes de la región no tengan que trabajar en los bosques habi­ tados por esta especie amenaza­ da. Asimismo, la UNESCO declaraba recientemente Patri­ monio de la Humanidad la región de Sichuan, en la que vive alrede­ dor de un tercio de esta especie. Por su parte, existe un grupo de in­ vestigadores de la Academia Chi­ na de las Ciencias y de la Sociedad Zoológica estadouni­ dense de San Diego, que se estan valiendo de las nuevas tecno­ logías, como el sistema de posi­ cionamiento global GPS, para rastrear los movimientos de los pandas en la Reserva Natural de Foping, en Shaanxi. A finales del 2002 se anunciaba el desarrollo en Pekín del “Proyecto de Clonación de Osos Panda”, pero hasta la fecha no parece haber dado sus frutos.

Fanny Octavia Rodríguez

Editora • Aspirante a Experta en Medios Digitales

“Pon Tu Granito de Arena”

Facebook: fanny_octavia@hotmail.com Twitter: @fannyoctavia9 • Skype: octavia.rodriguez1 E­mail: octavia.rodriguez@gmail.com • issuu.com/fannyoctavia

PANDA´s  

Rescando al Gran Oso Gato

Read more
Read more
Similar to
Popular now
Just for you