Issuu on Google+

Clu de

Reporteros

...de la Familia

PUBLICACIÓN cial • AÑO 2: MAYO 2013 • • CIRCULACIÓN VIRTUAL •

e p s E

N

onstruyendo y

E tre

Relatos Corto

U IVERS Autor: Jhoel Sebastián Camacho Dávalos

S


Presentación

Por: Juan José Greco / Luto Noyes

El Club de Reporteros ha organizado un concurso de cuen-

tos donde han intervenido familiares de nuestros coterráneos, que no han sido incluidos para no cercenar tan valioso relato. En este cuento vemos que la ciencia ficción se sitúa tan alejada en el futuro que resulta paradojal ver la conexión al pasado, pero ahí está siempre el exámen sobre lo que significa ser humano con sus fortalezas y debilidades internas. Jhoel ha plasmado algunas reglas básicas de este género: Escoge temas contemporáneos, en este caso es el bucear en los orígenes de nuestro planeta. Usa el lenguaje apropiado para el lector no docto en ciencias y tecnologías. Piensa científicamente, buscando relaciones de causaefecto y poniendo estas relaciones en la historia. Añade especulación, usando personajes interesantes en un buen escenario y con un conflicto que implica al lector. Cuenta una historia, no cuenta su idea, cuenta una historia sobre su idea. Escoge el subgénero adecuado. En la ciencia ficción todo está permitido mientras funcione la mente científica dentro de la historia. La magia como magia está prohibida pero “si” puede convencer al lector de que hay “algo más”, eso puede ser todo un éxito. Gracias Jhoel

Editores Consejo

de

onstruyendo y

Relatos Corto http://www.fatla.net/10/

Directiva Administrativa

Consejo Editorial

Juan José Greco PRESIDENTE

Juan José Greco (Luto) Boris Paúl Gómez Andrade (Eitaro) Belkis Gómez de Zerpa (Heisei9) Fanny Octavia Rodríguez (Forava) Julio Pazmiño (Pecherequito) Trina Camacho (Trinax) Julieta Arrioja (Julyarr) Elsa Mora (Damvha)

Belkis Gómez de Zerpa SECRETARIA Dirección y Diseño Fanny Octavia Rodríguez

Diagramación y Montaje Fanny Octavia Rodríguez Coordinación Boris Paúl Gómez Andrade Staff General Itza Isea (itza júpiter) María Molina (mmm) Kienpin Hung (nelly) Lucindo Mora (scorpionsAC9)


del 2001, en la ciudad de Quito. Desde la cuna dio nuestras de su inquietud y curiosidad por todas aquellas cosas significativas del mundo. Un auténtico autodidacta, investigador y de una memoria prodigiosa, supo poner en apuros a sus padres quienes hasta el día de hoy tratan de descifrar esa pequeña gran mente que trata frenéticamente de encontrar explicaciones de lo pasado y futuro de nuestro planeta y de sus misterios. Aprendió, por sus propios medios a leer y a escribir, sin intervención de la escuela y desde entonces su criticidad y forma de ver las cosas a su alrededor le han hecho acreedor de la admiración de sus maestros, quienes consideran que algún día podrá dar al mundo una creación significativa de su mente. Amante de la lectura, bueno y honesto... Con un sentido de la justicia muy arraigado al punto de ser un peque adulto que insiste en que el universo debe ser un lugar de paz, sin vicios y sin maldad. Cursa actualmente su séptimo Año de educación básica. Ya casi terminando la primaria, con once añitos de vida, desea fervientemente que su etapa de niñez no termine nunca! Ha puesto a sus padres de cabeza ... una y mil veces ... Pero esa singularidad es lo que ha hecho que él sea un regalo de Dios, único, especial y maravilloso.

Biografía

Jhoel Sebastián Camacho Dávalos, nació el 19 de mayo


Recuerdo el día del despegue, estaba tan emocionado. Había un gran discurso sobre el astronauta Mailes Grand, el primer hombre que viajaría a otro sistema solar. Me sentía grande, popular, orgulloso y preparado, a la nave se le nombró X55 TERONTE en honor al barquero. Había una gran multitud aclamándome, entré al cohete, la subida se hizo eterna pero cuando al fin a la punta llegué me senté lleno de entusiasmo, estaba haciendo el despegue para el que había entrenado y soñado por tantos años.

onstruyendo y

Relatos Corto

Cuando salí de la atmósfera la nave ya no era eterna, es más, era más pequeña de lo que había imaginado, eleve una última mirada a la tierra pero no sabía que no solo me estaba despidiendo del planeta sino también del siglo XXI.


D

Capítulo I

La gran llegada Desperté en la nave, era como cualquier otro día para mi. Habían pasado 15 meses desde que abandoné el planeta, estaba aún inconsciente de mi ubicación exacta, me cepillé los dientes, y me dirigí al puente, la nave se veía como cuarto de niño… papeles, empaques y latas estaban flotando por doquier, admito que me había descuidado pero es difícil tener todo ordenado mientras flotas por mas de un año. Estaba preocupado desde hace dos semanas porque las provisiones se estaban agotando, y aunque no quería aceptarlo en ese momento me estaba extraviando, me empezaba a sentir mal por haber sido tan terco y negarme a ir a la misión con un equipo preparado, no había ningún medio para establecer contacto con la distante tierra. Estaba esperando avistar el cuerpo celeste Plutón, que me informaría haber salido del sistema, pero estaba preocupado porque había pasado por tantos cometas y asteroides inimaginablemente grandes que temía haber pasado por alto la presencia de Plutón. Avisté una variedad de asteroides, me alerté de un posible peligro de impacto por lo que me apresuré a tomar precauciones, pero al fijarme bien me di cuenta que los asteroides parecían ser atraídos hacia un punto en particular, pensé que el origen del campo de gravedad podría ser Plutón y continué con esperanzas. Con el pasar de los días encontré mas objetos atraídos por la gravedad, empecé a darme cuenta que Plutón no podría tener un campo de gravedad tan amplio así que debía ser algo mucho mas grande, revisé los instrumentos mas cuidadosamente y descubrí que ya no me encontraba en mi sistema solar, pero en este sistema no había indicios de luz o calor, ningún tipo de rastro de un sol.

5


N

Capítulo II

En Busca de una Estrella No había rastro de una estrella pero era lo único capaz de tener un campo de gravedad tan grande así que decidí buscar el sol de ese sistema. Pasaron dos semanas y no había indicios de luz, empezaba a temer que la estrella se hubiera convertido en supernova. Al siguiente día me despertó una alarma de la nave, me levanté rápidamente y me dirigí al puente, cuando miré por la escotilla vi algo impactante! Un asteroide del tamaño de la luna estaba a la vista, dos días atrás no se había podido ver el mas pequeño cuerpo! Ese colosal meteoro se había movido mas rápido que la nave, sea lo que haya estado causando ese campo de gravedad tenia una energía colosal, había quedado tan impactado que decidí hacer una prueba, apagué los motores y me retiré a dormir. Al día siguiente revisé los controles y no podía creer lo que veía, me había desplazado una distancia similar a la que hay entre la tierra a la luna. Mientras más me acercaba más fuerte era atraído, empezaba a temer que la estrella se haya transformado en algo peor que una supernova.

onstruyendo y

Relatos Corto

En tan solo una semana avisté lo que había estado buscando, mis temores se hicieron realidad, la estrella se había convertido en un agujero negro.


Capítulo III

El Agujero Negro Me encontraba a una distancia segura para no ser succionado pero podía ver con toda claridad el hoyo, aspirando y succionando todo, con mi velocidad y mi curso hacia allá, mas la succión del agujero, terminaría siendo absorbido por el agujero negro. La nave no podía maniobrar haciendo un giro de 360 grados, solo lo lograría apagando los motores, girando la nave y volviéndolos a encender, pero sería cuestión de minutos y si tardaba demasiado sería succionado… pero era la única manera de salir de ahí. Me preparé para la maniobra y apagué los motores, en ese preciso instante las fuerzas G del agujero negro me arrojaron contra un muro de la nave, me levanté y caminé con mucha dificultad hacia los controles, cuando al fin llegue inicié el giro. Siendo tan complejo dar vuelta, inicié los motores con tan solo 23 grados restantes, y pude finalizar la maniobra, pero los motores se empezaban a extinguir, el impacto de las fuerzas G habían sido demasiado fuertes y el centro de energía se había quemado, estaba condenado a ser absorbido al fondo inexplorado del agujero negro. Mientras me acercaba sin control, la temperatura aumentaba impresionantemente, sudaba como nunca, el termómetro parecía haberse descompuesto, indicaba 14 grados cuando hacían como 42, la temperatura seguía aumentado imparablemente, a tal punto que el agua de reserva se empezó a evaporar, me sentía totalmente mareado, estaba cara a cara con el agujero negro, la nave empezó a girar como licuadora, sentía que mi sudor se evaporaba, empezaba a alucinar, veía que la nave cambiaba de forma, estaba entre desmayado y consciente. En ese momento me encontraba en el centro del agujero negro. Me encontraba entre universos.

7


M

Capítulo IV

El Otro Lado Mientras pasaba al otro lado del agujero negro, el calor insoportable se convertía en un frío refrescante, volvía a tomar conciencia, mi vista era obstruida por una gran nube de polvo, revisé los instrumentos y parecían haberse dañado al pasar por el agujero negro, había mucha interferencia, pero cuando la nube se empezó a despejar el radar volvió a su funcionamiento, o por lo menos eso creía. Cuando vi el radar, estaba peor que antes, detectaba una cantidad de masa mayor que la luna al frente de la nube, parecía que el radar se había vuelto loco. Cuando por fin la nube se dispersó no podía creer lo que veía, había un planeta frente a mí, la succión del agujero se había convertido en expulsión y no había modo alguno para evitar estrellarme contra aquel mundo. El planeta era de la masa necesaria para tener una atmósfera y parecía albergar agua, tenía todo lo necesario para conservar vida, al mismo tiempo en el que estaba emocionado también estaba alarmado, intenté dirigir la nave hacia un lugar de agua para sobrevivir al aterrizaje, la nave empezó a entrar en la atmósfera y experimenté un calor similar al del agujero negro pero menos intenso. La nave se estaba acercando al agua, intenté enderezar la nave y empecé a rozar el agua, la nave parecía piedra liza rebotando en el agua, me veía peligrosamente cerca de la tierra por lo que solté el paracaídas y la nave empezó a frenar poco a poco hasta que finalmente encalló en una primitiva playa.

onstruyendo y

Relatos Corto

La nave sufrió solo daños menores, solo algunos golpes y abolladuras pero nada grave, aun así, sin una fuente de energía era inútil, estaba atrapado en un planeta neutral, sin forma de volar y como única salida un agujero negro que me expulsaría si me acerco demasiado.


Capítulo V

G

El Síndrome del Tiempo Guardé el paracaídas y revisé mis provisiones, me quedaba agua y comida para un mes ya que gran parte de éstas se habían perdido en el aterrizaje, ignoraba si había peligros en el exterior por lo que me puse mi traje y cargué el oxígeno ya que no sabía que tipo de aire había afuera, por último me lleve un GPS para ubicar la nave en caso de que me extraviara. Con todo listo me dispuse a salir, abrí la escotilla y un fogonazo de aire me cubrió, muy lento y preocupado de que la arena no fuera capaz de aguantar mi peso, me sujeté de la nave y con cuidado puse un pie en la primitiva arena, empecé una precavida caminata y noté que la gravedad era muy similar a la de la tierra pero en ese momento no le puse atención al tema, sabía que era el primer hombre en caminar sobre un planeta extraterrestre. Cuando se acabó la arena había un suelo verdoso, me acerqué y quedé impactado, era musgo, una forma de vida alienígena, pero estaba tapado los ojos, levanté la mirada y miré todo un bosque alienígena, acababa de hacer el mayor descubrimiento de la humanidad… vida y flora extraterrestre. Me adentré poco a poco en el bosque cuando escuché un golpe detrás de mí, regresé a mirar y un artrópodo similar al cien pies, solo que un poco más grande, pasó cerca de mi pie. Quedé impresionado y empecé a seguir a la forma de vida, caminé por dos minutos y el artrópodo se metió debajo de un arbusto, me disponía a meter la mano pero cinco ejemplares salieron corriendo hacia la dirección contraria, regresé a ver y un protagonista de la antigua tierra se encontraba frente a mí, un triceratops. No puedo describir el impacto que me dio ver al dinosaurio pero fue tal la impresión que no me di cuenta de que la colosal criatura no me miraba a mí, tenía la vista en alto y mirada amenazadora. No tenía idea de que era lo que veía hasta que una respiración grande me llegó, ya sabía lo que había tras de mi pero aun así me tome la molestia de girar, tenía los pelos de punta y un escalofrío colosal, el miedo se apoderó de mi, estaba mirando a los ojos a un T-Rex. Sin pensarlo dos veces inicié una carrera hacia unos helechos donde me oculté y observé la titánica batalla, el triceratops en defensa después de esquivar una mordida logró rasguñar con su cuerno principal la pierna del tiranosaurio pero éste, herido, logró morder el cuello del herbívoro, matándolo. Después de su gran hazaña me vio y me lanzó un potente rugido, empecé a correr sin ver atrás por lo que ignoraba si el dinosaurio me seguía o no, me tropecé y se destrozó el cristal de mi casco pero milagrosamente seguía respirando, después de todo llegué a la nave a salvo y no volví a salir en un buen tiempo.

9


E

Capítulo VI

La Teoría Azul y Rojo Estaba asustado, no sabía si lo que había visto allá había sido real, tenía mi cuchillo mas grande a la mano por si acaso pero mientras mas tiempo estaba ahí mas se despejaba mi mente, siempre escuché historias sobre portales en el tiempo, agujeros de gusano, túneles al pasado y muchos “locos” pensaban que esos portales eran agujeros negros, no podía creerlo, me encontraba en la misma tierra pero 75 millones de años atrás, eran dos universos, se le podría llamar al nuestro, el universo azul y al universo en donde me encontraba, el universo rojo, por lo tanto el agujero negro era la puerta entre los universos azul y rojo, el agujero era la zona púrpura. A esas alturas eran como las diez de la noche y el agujero se veía como se ve la luna desde la tierra.

onstruyendo y

Relatos Corto

Comprendí que mi interferencia en el agujero negro había causado que la energía positiva se desviara a la negativa y viceversa, ahora el agujero succionaría de mi lado y me expulsaría del otro, ya podía salir de ese universo pero a mi nave aún le faltaba una fuente de energía para despegar, tenía que salir en busca de alimento y una fuente de energía.


S

Capítulo VII

La Cacería Salí de la nave sin traje y sin casco para moverme con más agilidad, tenía el cuchillo en mi cinturón y una mochila con dos botellas de agua y un botellón vacío por si encontraba mas agua. Empecé a tallar una lanza con la madera de los árboles de la orilla, cuando ya estaba lista me adentré en el bosque, estuve muy alerta a cualquier movimiento, de repente los árboles eran mas pequeños en una zona, era un posible indicio de que mas adelante había agua dulce, al cabo de treinta minutos caminando encontré un gigantesco río, al otro lado estaba una familia de estegosaurios bebiendo, significaba que podía tomar el agua así que decidí llenar el botellón, pero me distrajeron unos sonidos alarmantes de los estegosaurios, alejándose del agua asustados. Tomé la lanza pensando que podría ser un depredador pero cuando me fijé en el agua un primitivo pez carnívoro saltó hacia mi cabeza haciéndome botar la lanza, detuve al pez con mis manos por unos segundos pero se soltó y rápidamente empezó a arrastrarse hacia el agua, rápidamente saqué el cuchillo de mi cinturón y lo lancé con gran precisión hacia la cabeza del pez. Tenía agua y tenía comida, todo iba perfecto hasta que vi un dinosaurio con una cicatriz en la pierna, era el T-Rex.

11


H

Capítulo VIII

La Piedra Lucifer

onstruyendo y

Relatos Corto

Había huido por cinco minutos en el bosque del T-Rex, escondiéndome en arbustos y escalando árboles pero no había podido dejar atrás al dinosaurio, hasta que vi una caverna donde parecía que el TRex no iba a caber por completo, mas valía arriesgarse. Corrí hacia la cueva, llegué arrastrándome por el suelo por esquivar una mordida, ya adentro estaba contra la pared y el carnívoro listo parara atacar se lanzó para morderme pero cuando lo intentó, su cabeza no cupo en la cueva, me salvé por los pelos pero el dinosaurio estaba obstruyendo la salida, estaba atrapado, de repente vi un brillo rojizo, pensando que era un rubí empecé a arrancarlo y cuando salió reveló una grieta llena de la misma joya, mientras las sacaba una se me cayó liberando un brillante y vivo polvo con un aroma bien fuerte entonces recordé que el T-Rex se guiaba por el olfato por lo tanto pude idear un plan. Lancé una roca directo a la nariz del T-Rex y mientras estaba confundido por el polvo, lancé una segunda roca lejos y el depredador se fue siguiendo el falso rastro, cuando me di cuenta, la piedra había provocado fuego, la roca era una fuente de energía con suficiente poder para hacer despegar la nave.


R

Capítulo IX

El Despegue Reuní toda la piedra Lucifer como para despegar y más por si hacía falta. La nave empezó a temblar y a elevarse, estaba saliendo de la atmósfera y los niveles de energía seguían normales, estaba entrando en la zona púrpura cuando pensé… “Si cuento esto en la tierra me tomarán por loco, debería escribir un libro sobre lo acontecido”, decidí guardar mis vivencias en secreto cuando estaba entre universos...

F in

13


N

E tre

S

U IVERS Autor: Jhoel Sebastián Camacho Dávalos

“Todo lo que uno puede imaginar, otros podrán hacerlo realidad”.

Julio Verne Visionario Francés (1828 - 1905)

Clu ...de la Familia

de

l

forava.sl@gmail.com

Reporteros

lutonoyes@yahoo.es • heisei.nine@gmail.com • eitaro.3d@gmail.com • forava.sl@gmail.com • pecherekito@gmail.com • trinax.3d@gmail.com • damvhasl@gmail.com • julyarr.sl@gmail.com


PUBLICACION ESPECIAL-CONSTRUYENDO CUENTOS-MAYO 2013