Page 1


Volumen uno


Inma Sempere traducción Rubén Solas Realización técnica Pedro Medina Editor, revisión

GIANT DAYS IS TM and (c) 2017, John Allison. All rights reserved. BOOM! BoX TM and the BOOM! Box logo are trademarks of Boom Entertainment, Inc., registered in various countries and categories. All characters, events, and institutions depicted herein are fictional. Any similarity between any of the names, characters, living or dead, events, and/or institutions in this publication to actual names, characters, and persons, whether living or dead, events and/or institutions are unintended and purely coincidental. Depósito legal V1674-2017 Impreso en Ino Reproducciones Primera edición Julio 2017


creado y escrito por

John Allison ilustrado por

Lissa Treiman color de

Whitney Cogar

rotulaciรณn original

Jim Campbell

portada

Lissa Treiman diseno original

Kara Leopard

Editor ASOCIADO

Jasmine Amiri

editor original

Shannon Watters


CAPÍTULO

uno


¿Creéis que si no nos hubieran dado habitaciones contiguas habríamos acabado siendo amigas? Escolarizada en casa e inocente, todo lo que Daisy Wooton tiene de melena le falta de preparación para este cruel y viejo mundo. ¡Sí!

Esther De Groot es una chica pálida e interesante. Quizás demasiado interesante. Su amor del instituto le duró once días en cuanto empezó la universidad. No.

Yo, Susan Ptolemy, soy un silo humano de sentido común. Sin mí, seguramente ambas estarían muertas, o en la cárcel, o muertas y en la cárcel. Oh.


Primero ayudamos a Esther a derrotar a las representantes de cuatro escuelas privadas de pijos.

No seas sensiblona. Lo que hemos vivido en las tres últimas semanas ha sido como estar en la guerra.

Después ayudamos a Esther a recuperarse de una dolorosa ruptura y le dimos una paliza al cerdo que estaba manchando su buena reputación por toda la ciudad.

Esther, eres el pegamento que nos mantiene unidas. ¡Eres nuestra roca!

Y después tuvimos aquel incidente en el que Esther se unió a una sociedad de Black Metal y acabó con un extraño tatuaje místico por accidente y...

Más bien es una puñetera reina del drama. ¿Qué?


¡No soy una reina del drama! ¡Soy una persona sensata y práctica!

No. Eres una amenaza. irradias un campo de drama. ¿Me puedes sujetar este folio?

Allá a donde vayas, los problemas te persiguen. Puede que estés siguiendo una línea ley... o que estés irradiando feromonas...

...o quizás tengas un parásito. ¿Me devuelves mi folio, por favor?

¡Puede que sí seas una reina del drama!

¡Sois horribles conmigo! ¡Horribles! ¡Unas personas horribles!


Esther, te queremos. ¿Quién no lo haría, con esa preciosa cara de luna sexi?

...tienes un estilo único muy guay.

Un masaje. imagínatelo, Susan. Con esa espalda tan llena de nudos. Estas manos podrían cambiarlo.

bailas genial, y, um...

Vale. Pero no soy una dramática.

¿Y si ganas tú?

Puedo demostrarlo. Te apuesto que puedo pasar una semana sin meterme en ningún drama.

Al menos date una oportunidad, vamos a dejarlo en tres días y tenemos la apuesta hecha. ¿Qué me das si gano?

podré vestirte como a una muñequita durante una noche entera. Haré que ese desastre de pelo parezca femenino.


No me das miedo. Tres días de santa calma.

¡Mirad, ahí está Ed Gemmell! ¡Aléjate de mí, monstruo!

Y entonces...

...me voy a poner las botas contigo.

Genial. Esther puede torturarle a él en vez de a mí. ¡Ed!


Este es McGraw, acaba de llegar de la escuela de Warwick. McGraw, estas son Esther, Daisy, y...

Ya sabe quién soy.

Hola, Susan. ¿Qué tal todo?

¿Qué está pasando aquí? No estoy segura, pero me está dando dolor de cabeza y no sé por qué.

Bueno, ya sabes.

Eh, bueno, ¿nos vemos luego? Bueno. Hmm.


Bueno, eh...

¡Ja ja! ¡Nada de dramas para Susan Ptolemy! ¡Su vida no es más que una sucesión de hechos sin un solo error!

Somos hombres, y eso significa que no tenemos que volver a hablar de esto.

¿Qué recontra leches acaba de pasar ahí? ¡casi llega la sangre al río! Oh Dios mío.

creo que deberías dejarla tranquila.

Dile a tu amigo Ed Gemmell que en el futuro no esconda a mis enemigos detrás de su ridículo pelo.

¿No vienes al gimnasio? ¿Susan? ¿Estás bien?

He malinterpretado la situación, ¿verdad?

Pues... no sabría decirte...


Soy pacifista, Esther.

Creo que voy a volver a casa para ver si Susan está bien.

¿No quieres venirte al gimnasio a boxear un poco?

Eso no pasa casi nunca. Aunque sí que te hace liberar todas tus frustraciones.

Y me preocupa que si empiezo a dar puñetazos me acabe gustando. Algo dentro de mí podría despertar, y podría acabar matando a alguien.

...cuando esté 100% segura de que no liberaré a una máquina de matar imparable.

Quizás otro día...

De acuerdo. Aunque a mí me ayuda cuando pienso en ese chico, ¿sabes?

¿Piensas mucho en él? Bastante. Puede que jamás vuelva a amar.

¡Oh, claro que lo harás! ¡Claro que sí! Empieza intentando amar algo pequeñito. Como un clip.


¿Hola? ¿Hola? ¿Susan?

No estoy.

Vamos, Ptolemy, ponte en pie, sé fuerte.

¡Si quieres hablar, ven a verme! ¡Estoy en casa!

¡AAHH! Verás, Daisy, resulta que--

¡Fuera fuera

FUERA!

Dios, qué cague.


¡Genial! Puedo pasar una tarde entera sin crear ningún drama, incluso mientras machaco a unos paletos de pueblo.

Ya le vale a Susan, acusarme de ser una creadora de drama amateur.

Creo que he enfadado a Daisy. ¡Susan! Justo ahora estaba pensando en lo equivocada que estabas.

¿Cómo? ¿Cómo? Pero si es la persona más tranquila del mundo. Creo que... la he pillado haciendo algo... ¿privado?

¿El qué? ¿Dándose gustillo? ¡Agh! ¡No! Era... estaba...

Estaba... era... no tengo ni idea de qué estaba haciendo.


Mejor no mencionemos el tema.

Tú lleva la conversación a otra parte tan rápido como puedas.

Um, esto, ¿te lo has pasado bien boxeando, Esther? Me puse tan intensa que me mandaron a casa con una advertencia.

Estoy intentando llevar la conversación a un terreno seguro. ¡Ocúpate de tus propios trapos sucios, víbora!

Cambiando de tema, Susan quería hablarnos de ese chico que hizo que se pusiera tan furiosa. ¡No es cierto!

¡Aleja tus sucias garras de mí! ¡Una serpiente! ¡Con garras! ¡Y trapos! Por favooor, Susan, cuéntanoslo, por favoooor.


Lo único que puedo decir es que conozco a McGraw desde hace mucho tiempo. Y que si ha podido trasladarse a nuestra universidad, bien que podría largarse a otra.

Por favor, cuéntanos más.

¡Haz un flashback! ¡Haz un flashback!

¡Uala!

¡Aaargh! ¡Os daré lo que quereis, montruos! “Llamar a Northampton un basurero sería insultar el trabajo que hacen en todos los depósitos de basura a lo largo del país.” “Dicen que nunca puedes volver al hogar. En mi caso, más que un aforismo, es más bien un consejo de guía de viajes.”

“Quemé todos y cada uno de los puentes cuando me marché. Puede que McGraw estuviera sobre uno de esos puentes. Puede que él fuera uno de esos puentes.”


¡Nooooo! ¡No puedes parar ahora! ¡Se estaba poniendo interesante!

¡Hora de cenar!

Susan es realmente malvada. Te daré un flashback cuando te lo ganes.

Susan, no quería decirlo, pero tu enemigo está para mojar pan. Ahí está otra vez.


Míralo... ahí... masticando.

Pero él parece un hombre.

Supongo. Un poco. ¿Podemos dejar de hablar de esto? ¡Hablad de cualquier otra cosa!

¡Arquitectura! ¡Feminismo! Somos un anuncio con patas del test de Bechdel. Te imagino en esos brazos tan masculinos, Susan.

Es bastante... guapo. Quiero decir, la mayoría de chicos por aquí parecen críos.

“Esto está mal... pero me hace sentir tan bien...”

¿Necesitas esto, Esther? Eh, sí.

Entonces te sugiero que vayas a cogerlo.


Oh, muy maduro.

Je je, perdón...

Permítame, milady...


¡¡Aah!!


Campo de drama activado.

Pensaba que eras una estudiante de medicina.

Oh, vamos, no puedes echarme la culpa de eso. Estas cosas pasan a cada momento.

No es cierto, Esther. No le pasan a nadie, excepto a ti.

Esto ha sido una advertencia, McGraw. Gran Bretaña tiene muchas buenas universidades.

Demuéstralo con datos científicos o cierra el pico.

...o no tendrás un minuto de paz.

Elige otra...

No.

Nada de lo que hagas podrá estropearme esto.


¡¡AAGGH!!

Bueno, ¿y para qué lo usas normalmente? Ha usado mi campo de drama para hacer el mal, Ed. Para hacer el mal.

No lo uso para nada. Es como el polisón de una dama victoriana tirando la porcelana fina de los estantes. Simplemente está ahí. Y... ¿te gusta?


Estoy acostumbrada a él. Cada día me despierto sabiendo que el día está lleno de posibilidades.

Bueno, sigo aquí, ¿no? Y tú también sigues aquí. Un poquito de drama nunca ha matado a nadie.

¿Eso no es... peligroso?

¿No puedes... controlarlo?

Sí. Si me quedo en la cama. Pero tengo que estar en la cama sola. ¡Ja ja!

Vamos. Salgamos de aquí antes de que se nos llenen los poros de grasa.

Tengo que ir a la biblioteca esta tarde.

Dios, por favor, o haces que ella me quiera... ...o haces que yo deje de quererla.

¡Vale, pues nos vemos luego, cielo!


Oh, Esther, qué manos tienes, delicadas como dagas.

Dime, Daisy, ¿qué estabas haciendo cuando Susan te pilló antes?

¿cómo doblar servilletas? Me gustan los sonidos. ¡Creo que soy una pervertida!

Has ganado la apuesta. No de forma limpia, pero la has ganado.

Estaba viendo vídeos sobre cómo doblar servilletas. Hacen que me sienta... bien.

No, no, Daisy, eso es normal. Simplemente eres una de las pocas afortunadas que disfrutan con la respuesta sensorial meridiana autónoma.

¿Me voy a morir?


Déjame probar una cosa.

¿Entonces no soy una pervertida?

No, creo que lo puedes poner en la categoría de diversión privada inocente.

¿Sientes algo?

Uuuhh, ¡ja ja ja! ¡Me hace cosquillas!

¿Como hurgarse la nariz? Creo que realmente habremos evolucionado como cultura cuando la gente pueda enseñar orgullosa los tesoros encontrados en sus narices.

No, Esther, tú sí que eres una pervertida. Eso es asqueroso. Oh, Esther, qué codo. Es tan erótico como si me clavaras una enorme espada.

Nunca jamás volveré a darte un masaje.


Mira el estado de este sitio. Tiene el lujo de una prisión de los setenta.

Nada va bien. Hasta mi llave se atasca.

Ya, no es gran cosa. Lo van a demoler cuando acabe el curso.

Ya no se atascará más.

Déjamela.

¿En serio?

El grafito actúa como lubricante. Vaya. Pareces uno de esos tíos que son capaces de arreglarlo todo.

Hay cosas que no se pueden arreglar.


Giant days 1  

Susan, Esther, y Daisy empezaron la universidad hace tres semanas y enseguida se hicieron amigas. Ahora, lejos de su hogar por primera vez,...

Giant days 1  

Susan, Esther, y Daisy empezaron la universidad hace tres semanas y enseguida se hicieron amigas. Ahora, lejos de su hogar por primera vez,...

Advertisement