Page 1

COLOR Y BIOPOLÍTICA

Fabiola Morcillo Núñez •

Seminario de investigación Profesor guía: Daniel Opazo Universidad de Chile Facultad de Arquitectura y Urbanismo Arquitectura •

Invierno 2012

Una mirada a los colores de Santiago 1992-2012


Agradecimientos A mi familia por creer en mi y apoyarme incondicionalmente, a mis profesores que me guiaron en esta investigaci贸n y me ense帽aron otras formas de ver y a mis amigos por la presencia .


ÍNDICE

6

Capítulo I Presentación del Tema

7

9

10

11

12

13

16

18

20

27

29

31

33

36

40

43

45

47

49

50

53

72

Introducción

Problemática

Metodología

15

Capítulo II Marco Teoórico

Hipótesis

La importancia del color en la arquitectura

Biopolítica y color

El color en el movimiento moderno

El problema del color como acto subjetivo

Color y codiseño

39

Capítulo III Casos de estudio

Motivaciones

Objetivos

El color aplicado como fenómeno histórico-cultural

Color y cuerpo

La creación de subjetividades a partir del color

Barrio Cívico, el poder político

Caracterización de los usos del color como herramienta de producción de subjetividad en Santiago.

Estación Central, el intercambio

Mercado inmobiliario

Barrio el Golf , el poder financiero

La realidad de la estructuración postmetropolitana del sistema neoliberal en Santiago

Aproximación a la configuración de un nuevo mapa cromático

Análisis comparativo de la publicidad inmobiliaria y su correlato en el color 1990-2012

84

88

Capítulo IV Conclusiones generales

Capítulo V Bibliografía

CAP I · Índice Color y biopolítica 4


Luis Iturra http://www.flickr.com/photos/liturra •


CAPÍTULO I

·Presentación del tema· Introducción Problemática Hipótesis Objetivos Metodología

Color y biopolítica 6


· INTRODUCCIÓN ·

El punto de partida de esta investigación nace desde la observación de las transformaciones de la ciudad contemporánea, que responden a las nuevas lógicas de urbanización, y las nuevas formas de pensar la ciudad, las cuales están sujetas a la evolución cultural y socio-política de nuestra sociedad, inserta directamente en el paradigma de la globalización. Dichas transformaciones han repercutido en las configuraciones territoriales y simbólicas de las ciudades contemporáneas, donde se pueden observar los lineamientos que coordinan las acciones dentro del urbanismo y la arquitectura asociadas al poder económico. En ellas, el fin último de la ciudad es la reproducción del capital, siendo Santiago un referente concreto de la práctica de estas dinámicas urbanas.

rrestadas por una totalización estética que reconstruye la visión identitaria del territorio. Esta totalización se lleva a cabo a través de las prácticas de la personalización del diseño, que en conjunto con la “participación” y la utilización estratégica del capital humano (biopolítica), constituyen una consolidación del imaginario urbano a través de la homogenización estética del paisaje. Se hace hincapié en la inversión del capital simbólico el cual se relaciona con las aspiraciones - y construcciones emocionales de los consumidores de la ciudad, apuntando directamente a la nueva clase media emergente, a quienes va dirigido la planificación del neourbanismo, cuyo fin deseado es el olvido simbólico de la violencia política que sufre nuestra ciudad.

Este estudio se basa en la visión estética en relación con las dinámicas político-económicas respecto a la configuración de la ciudad posmetropolitana de Santiago propuesta por el profesor José Solís Opazo, quien afirma que las lógicas de la fragmentación y dispersión de la ciudad neoliberal se ven contra-

El marco del estudio se enfoca en un aspecto del capital simbólico que apela a esta reconstrucción emocional del paisaje urbano, a través de la totalización estética, siendo el objeto de análisis las dinámicas del uso del color del neourbanismo y su configuración con respecto a esta hipótesis ante-

rior. El interés principal está en indagar cómo se configura un nuevo mapa estético en el cual el uso del color actúa como herramienta utilitaria de la arquitectura para la creación de una nueva subjetivación de los habitantes de esta ciudad fragmentada. A través de la historia del uso del color en la arquitectura, se puede entender como un relato de la expresión política-filosófica y simbólica que ha llevado la cultura consigo, siendo esta en un principio una práctica utilizada por los arquitectos o proyectistas en la comunicación de un mensaje o una postura teórica determinada, la cual se pensaba desde el diseño y se exponía al objeto real como un resultado del planteamiento unilateral de quien proyectaba, pero que luego dicha metodología sufrió un vuelco histórico con la incorporación del codiseño donde las prácticas de este método se piensan desde los anhelos a quienes va dirigido el producto, ya que el fin comunicativo de esta “postura” es el consumo del artificio arquitectónico. Las prácticas del codiseño se planCAP I · Presentación del tema Color y biopolítica

7


tean desde el adentramiento al capital simbólico de quienes consumirán el producto arquitectónico, para lo cual es necesario una introspección a las aspiraciones del “estilo de vida” que anhelan los futuros usuarios de estas nuevas unidades arquitectónicas, siendo esta, una herramienta de utilización de los recursos emocionales del capital humano, los cuales funcionan como una conciencia colectiva producto de una construcción cultural global la cual está sujeta fundamentalmente a los medios de comunicación, quienes consolidan y dirigen dichas aspiraciones. La creación de esta imagen del “estilo de vida ideal” ha moldeado en el diseño una forma particular del quehacer arquitectónico, que por una parte, vemos en la imagen de la ciudad aspectos asociados al poder como la seducción estética, a través de símbolos que han sido construidos históricamente, los cuales apelan a efectos publicitarios de la arquitectura, y por otro, vemos en el cotidiano de la ciudad estos mismos parámetros seductores de la imagen, pero esta vez asociados a las facultades emocionales y aspira-

cionales de este estilo de vida reclaman una construcción simbólica armónica del paisaje, necesidad imperante dentro del marco de esta nueva configuración territorial dispersa, siendo la necesidad básica de armonía e integración, el nuevo foco al cual apela esta nueva de práctica del diseño arquitectónico, como una forma de naturalización a través de la parcial satisfacción de esta “imagen unitaria” que disfraza al artificio y al fin último. Dentro del adentramiento a lo subjetivo como herramienta para generar un comportamiento determinado, es donde el color, el cual posee un poder subliminal, es utilizado como apoyo a esta reconstrucción emocional del paisaje.

1. José Solís O. Biopolítica y desmemoria en el Santiago posmetropolitano. Revista De arquitectura Número 21 América Latina: Identidad y Asimilación, Santiago, 2010,pág. 34.

CAP I · Presentación del tema Color y biopolítica 8


· PROBLEMÁTICA ·

Es importante entender el proceso que el uso del color ha llevado en la historia de la arquitectura como medio simbólico de la imagen arquitectónica, el cual ha sido fundamentado siempre desde una postura discursiva que apela a la cosmovisión de la arquitectura, junto a la doble significación que posee el color, la que por un parte apela directamente a la emoción del observador, y por otra es portador de significaciones culturales, es posible entender esta conjunción como una construcción simbólica, la cual configura un mapa interno de vínculos racionales y emocionales que tienen un efecto directo en la apreciación de la obra o la imagen urbana. Comprendiendo esto es de donde se sitúa la herramienta del color en las prácticas urbanas contemporáneas, que responden a un modelo político-económico el cual utiliza diversos medios biopolíticos para la finalidad de su causa. Es así como el color pasa a ser un método de “manipulación” que

apela a parámetros emocionales y estéticos los cuales configuran un aspecto de esta estructuración urbana contemporánea. El estudio pretende comprender los vínculos entre las prácticas biopolíticas de la arquitectura y el uso del color como herramienta utilitaria, entendiéndolo como una problemática de un relato histórico cultural, dentro del cual se trata de develar los factores que constituyen el desarrollo de estas dinámicas, para lo cual se plantea el problema global de la situación actual de Santiago y su condición de postmetropolis, la construcción sociocultural que lo respalda y el paralelo en la expresión arquitectónica específicamente en la utilización del color en cuanto a su rol dentro de la construcción del paisaje simbólico. El problema de investigación se sitúa directamente en la tipología habitacional de especulación inmobiliaria, las cuales responden

fielmente a este concepto de postmetrópolis que describe a la ciudad de Santiago, como producto de un sistema político-económico neoliberal, el cual ha marcado o desmarcado la configuración territorial espacial y ha transformado el paisaje simbólico de nuestra ciudad, siendo la mercantilización de la imagen el enfoque de esta dinámica. Para el cual la ideología neoliberal se encuentra enraizada en la vida cotidiana, que engloba como un conjunto superior a las herramientas constituyentes de la materialización de la imagen, siendo un subcojunto de esta, el color, el estudio principal de esta investigación. Para lo cual cabe preguntarse ¿Cuáles son las dinámicas del uso del color, asociadas a la visión biopolítica en la arquitectura inmobiliaria privada de la ciudad posmetropolitana de Santiago?, ¿Cuáles son los factores que influyen en las decisiones de de dichas dinámicas? ¿Qué es lo que revela la imagen final en la ciudad de Santiago en cuanto a su color?

CAP I · Presentación del tema Color y biopolítica 9


· MOTIVACIONES·

Los factores que impulsaron el interés por el intento de relacionar el uso del color y las prácticas biopolíticas nacen a partir de la teoría en desarrollo del profesor José Solís Opazo, la cual fue publicada en la revista Nº 21 De Arquitectura de la Universidad de Chile en el año 2010, donde plantea el problema de la configuración de las dinámicas actuales de la ciudad contemporanea, desde una perspectiva global, considerando los factores socio políticos que dan forma a dichas configuraciones. La cual fue clave en la aproximación de mi visión de la arquitectura, que hizo darme cuenta su lugar en el fenómeno global de nuestro acontecer, con respecto a aspectos que antes eran invisibles para mi, sembrando una inquietud permanente en mi desarrollo como estudiante. El cual siempre contuvo una preocupación importante de las dinámicas urbanas y los problemas del diseño. Por otro lado siempre ha sido una interrogante a lo largo de mi carrera el problema del color, y su expresión en la ciudad, siendo esta la instancia de investigación una posibilidad para poder indagar con mayor profundidad dichas preguntas dispersas de los años anteriores. Vincular estos temas fue una motivación personal, al intuir que de alguna forma todo esta relacionado, como Michael Focault bien plantea en su libro las palabras y las cosas . Siendo esta una visión aparentemente inexplorada en nuestro rubro que contribuiría a develar estos factores invisibles, la cual tenía cabida en esta investigación personal. Si bien esta investigación no es más que una mera aproximación a esta problemática, es preciso subrayar la sola pregunta, ya que nos sitúa en un terreno disciplinar, que nos hace cuestionar a partir del color muchas interrogantes frente a lo que hacemos como arquitectos, como ¿Qué es lo que realmente hacemos?. ¿Qué queremos comunicar en nuestra práctica?. ¿Para quienes hacemos arquitectura? Y bueno, desde luego se amplía este abanico de dudas el cual nos hace reflexionar a cerca de nuestra profesión y más aún, a cerca de nuestra realidad. CAP I · Presentación del tema Color y biopolítica 10


· METODOLOGÍA ·

Derivado de la problamática general de la ciudad contemporánea esta investigación tiene como propósito establecer una arpoximación a la relación del uso del color en la arquitectura con las prácticas bioplíticas que ejercen su dominio en la configuración de la ciudad, actualmente bajo el modelo neoliberal, el cual ha estructurado una nueva condición, la postmetrópolis, siendo Santiago un ejemplo local de dicho fenómeno. Desde este punto de partida se realizará un marco teórico que nos sitúe específicamente en la relación de la biopolítica y el color en la arquitectura, para lo cual es necesario comprender el porque del problema del color y su función como herramienta biopolítica. Entendiendo primero la importancia que tiene el color en la disciplina, como parte fundamental en el desarrollo de esta, y comprendiendo también su situación en un fenómeno macro, que lo define como una construcción cultural. Luego es necesario entrar en la definición de biopolítica y la constitución de su modo de operar como medio de regulación y administración de la vida, donde surgiran las

pistas para encontrar los actores principales que se reflejan en las dinámicas del uso del color. Comprendiendo esto, se reconstruye una suerte de historia crítica del color en la arquitectura, desde los inicios de su concepción teórica, pasando por su expresión e interpretación en los distintos períodos esta historia, para situarnos en el análisis de su correlato con el método biopolítico, que nos ayudarán a entender como fue el proceso de consolidación del estado actual de este. Para lo cual se hará una revisión del vuelco histórico en la visión del color teniendo en cuenta la inclusión del sujeto como actor fundamental en la percepción y existencia de estos, que posteriormente será la herramienta principal en las prácticas de su utilización en materia de diseño, lo que sería el vínculo más importante con la biopolítica que se trata de la creación de subjetividades para fines prácticos de las dinámicas del poder. De todo este estudio preliminar se desprenden los factores que permitirán el análisis de la “situación cromática” de la ciudad de Santiago, donde se contextualizará las distin-

tas dinámicas del uso del color en las expresiones territoriales del poder, haciendo hincapié en una tipología en especial, la construcción inmobiliaria, debido a que engloba de mejor forma los conceptos antes mencionados. Donde se caracterizará específicamente esta especie de “producción de subjetividad” a través del color a lo largo de su existencia en la capital, que abarca desde 1992 hasta la fecha. Esto nos permitirá comprender el estado actual de su expresión en la ciudad y su significación en el paisaje urbano. Luego se hará un catastro del “parque” inmobiliario en venta y sus colores en cuatro de las comunas más representativas de esta tipología, lo que abrirá las preguntas hacia esta nueva configuración estética de la ciudad de Santiago. Por último se realizarán las conclusiones generales que servirán de evaluación de la hipótesis y objetivos planteados en el capítulo I, las cuales permitirán relacionar los conceptos mencionados a lo largo de la investigación. Dejando abierta la posibilidad de cuestionamiento a cerca de la práctica del color con relación a fenómenos paralelos. CAP I · Presentación del tema Color y biopolítica

11


· HIPÓTESIS ·

Comprendiendo que las dinámicas de la ciudad y su manifestación arquitectónica están sujetas a las transformaciones del poder en todos sus espectros, y que estas, en nuestro período histórico, se encuentran dirigidas al cumplimiento de los fines del poder económico, que a su vez tienen una manifestación concreta en la ciudad, base de su existencia, es desde donde se puede pensar que la arquitectura funciona dentro de las prácticas de instrumentalización de dicho poder. Desde esta óptica es posible decir que la arquitectura (generalizando) funciona como dispositivo biopolítico. Dentro de los modos que operan en este universo, existe un elemento fundamental en la constitución de dichas prácticas, que tiene que ver con la internación a la subjetividad de las personas a las cuales la vida se desea gobernar, el color surge como una herramienta de subjetivación, que se plantea como una de las armas más relevantes en la producción de subjetividades, debido a la cualidad comunicativa y simbólica que posee, teniendo la capacidad de apelar de manera más instintiva y rápida a las emociones del sujeto, posicionándolo en un lugar privilegiado de las prácticas de dominación invisibles de la biopolítica. Dentro del contexto actual es posible afirmar el lazo entre color y biopolítica desde la perspectiva de la apelación al capital simbólico residente en el contexto social. Tomando en cuenta esto y observando a simple vista la configuración de la ciudad de Santiago se puede decir que este actúa como apoyo fundamental a esta nueva integración estética que se superpone a la fragmentación estructural de la ciudad de Santiago, configurando un nuevo mapa simbólico que unifica el territorio desmembrado. Además de esto es incluso posible decir que las prácticas del color utilizadas actualmente están sujetas a la finalidad del olvido simbólico de esta “violencia política”, donde se puede predecir que el uso de este está comandado por una suerte de naturalización de el artificio neoliberal para dicho fin.

CAP I · Presentación del tema Color y biopolítica 12


· OBJETIVOS ·

1.5.1 OBJETIVO GENERAL: Establecer la posible relación entre el uso del color en la arquitectura y las prácticas biopolíticas en el contexto histórico actual.

OBJETIVOS ESPECÍFICOS: 1. Comprender la importancia del color dentro del campo de la arquitectura, cuales son sus implicancias y desarrollos dentro de este. 2. Estudiar y entender el fenómeno del color en la arquitectura como una construcción cultural y su evolución histórica, para llegar a comprender el momento en que nos encontramos actualmente. 3. Establecer los vínculos entre los métodos de la biopolítica con las operaciones y visión que se tiene del color en la arquitectura. 4. Analizar tipologías de arquitectura en función del uso del color en ellas como mecanismo de subjetivación. 5. Conocer y comprender las dinámicas del color asociadas a la arquitectura inmobiliaria en la ciudad de Santiago y su función dentro del contexto de la “totalización estética” como operación biopolítica. 5. Comprender los factores culturales en los que se desenvuelve las decisiones aplicadas al uso del color y su repercusión en la imagen urbana. CAP I · Presentación del tema Color y biopolítica 13


CAPÍTULO II

·Marco teórico· La importancia del color en la arquitectura Biopolítica y color El color aplicado como fenómeno histórico-cultural El color en el movimiento moderno El problema del color como acto subjetivo Color y cuerpo Color y codiseño La creación de subjetividades a partir del color Conclusiones

Color y biopolítica 15


· LA IMPORTANCIA DEL COLOR EN LA ARQUITECTURA ·

El uso del color como una herramienta compositiva de la corporeidad arquitectónica1 es un fundamento clave en el ejercicio práctico de la disciplina, el cual posee diversas implicancias en el habitar. Es la expresión del color en conjunto con la forma, el espacio y el tiempo que marca el simbolismo más tangible del hecho estético.2 Bien sabido es que los colores son símbolos, transportadores de mensajes, que tienen diversas interpretaciones, como lo es la teoría aditiva3 o sustractiva4 donde el punto de vista se sitúa en la materia y en la luz. Pero también existen otras significaciones que contemplan el universo de la conciencia como lo es su efecto en los estados de ánimo y alteraciones de la conducta5, o el simbolismo teórico que acarrean en su historia. Los colores actúan como una red de relaciones los cuales apelan a la emoción del observador, donde se conjugan asociaciones temporales, históricas, culturales, emocionales y neuroquímicas6, que los convierten en un lenguaje. Que el color sea un lenguaje por sí

solo, implica una complejidad superior al ejercicio del diseño y la expresión formal del objeto arquitectónico, el hecho estético y funcional que contiene al acto de habitar es lo fundamental en la arquitectura, en el minuto en que se conjuga obra y habitante, es donde el color con su rol funcional y emocional sale a la luz como objeto de estudio. Entendiendo el fenómeno del color como una herramienta comunicativa de la arquitectura, es donde se plantea la dualidad del enfoque de este hecho comunicativo, por una parte de quien lo expresa y lo que quiere decir, y por otra parte, la apelación directa a la subjetividad del observador, el habitante en este caso. En la primera fase de este acto comunicativo, la cual se refiere al emisor, también tiene una doble lectura, al igual que la estética, este hecho por un lado tiene esta manifestación emancipatoria, la cual reside netamente en la expresión de un acto libre y, por otro lado el de la dominación, la oculta manipulación a través de la subjetividad del

CAP II · Marco teórico Color y biopolítica 16

espectador para un fin determinado. Es decir, como los colores son códigos entendidos en un dominio, pueden ser expresados libremente al “sentimiento” del creador, con el fin en si mismo o no, con la capacidad de tener o no necesariamente que expresar un mensaje en ellos, o pueden ser utilizados como subliminalidad, en lo que se refiere a la internación a la subjetividad del observador, apelando a los gustos, a la significación cultural, a la representatividad con algún concepto o a la incidencia en el subconsciente de quien es afectado (como en publicidad). Para lo cual en el fenómeno urbano este tema es fundamental en el hincapié a la subjetividad del habitante, quien observa el contexto circundante de una manera que los códigos cromáticos arman estos vínculos emocionales con el lugar de una manera más instintiva que otras expresiones del medio. Con lo cual se generan mapas mentales de identidad y arraigo que cohesionan esta relación entre habitante y territorio, entendiendo claramente que este es un fenómeno que actúa en conjunto con otras dinámicas


del espacio. 1 . Paul Frankl, Principios fundamentales de la Historia de la Arquitectura, el desarrollo de la arquitectura europea: 1420-1900, Gustavo Gili, Barcelona 1981, pág. 31: «Lo primero al observar un edificio es la impresión conjunta, la imagen resultante de las diferencias de luz y color. A esta imagen le damos, por experiencia, una nueva interpretación: la de un carácter corpóreo, y es este el que nos determina la forma de la cavidad, tanto si la adivinamos desde fuera o si estamos en el centro de su interior.» 2. Luis Borges, Poesía completa, Random House Mondadori, 2011, prólogo: «Análogo a la poesía o a los sabores es el hecho estético en nuestra disciplina, quien otorga el sentido a la palabra Arquitectura. “El sabor de la manzana (declara Berkeley) está en el contacto de la fruta con el paladar, no en la fruta misma; análogamente (diría yo) la poesía está en el comercio del poema con el lector, no en la serie de símbolos que registran las páginas de un libro. Lo esencial es el hecho estético, el thrill, la modificación física que suscita cada lectura.» 3. “La síntesis sustractiva explica la teoría de la mezcla de pinturas, tintes, tintas y colorantes naturales para crear colores que absorben ciertas longitudes de onda y reflejan otras. El color que parece que tiene un determinado objeto depende de qué partes del espectro electromagnético son reflejadas por él, o dicho a la inversa, qué partes del espectro no son absorbidas.” Síntesis sustractiva de color, Wikipedia. 4. “Se llama síntesis aditiva a obtener un color de luz determinado por la suma de otros colores. Thomas Young partiendo del descubrimiento de Newton que la suma de los colores del espectro visible formaba luz blanca realizó un experimento con linternas

con los seis colores del espectro visible, proyectando estos focos y superponiéndolos llegó a un nuevo descubrimiento: para formar los seis colores del espectro sólo hacían falta tres colores y además sumando los tres se formaba luz blanca.” (Síntesis aditiva: colores primarios, Color, Wikipedia). 5. Este campo lo estudia la psicología del color, que se encarga de analizar los efectos perceptuales de las personas en interacción con su conducta y emociones, entendiendo el fenómeno desde una visión global el cual está enmarcado en las construcciones culturales e históricas de cada persona. 6. Francisco Varela, El fenómeno de la vida, Dolmen Ediciones, 2000. Pág. 154: «Nuevos descubrimientos de la neurociencia han revelado el error de nuestra concepción de la manera de percibir el color no corresponde a la lógica lineal que responde a la longitud de onda reflejada por el objeto observado, “… la sensación del color es independiente del flujo y distribución de longitud de onda de la luz reflejada por un objeto. Esto es, en sí, algo perturbador para nuestro tren de pensamiento usual, pero las cosas son peor de lo que parecen. No sólo se viola nuestra ingenua suposición relativa a la correlación entre la longitud de onda y el color, sino que se viola, además otra suposición igualmente ingenua: que la experiencia del color debe asociarse con una propiedad local del objeto coloreado en lugar de la del campo visual en su totalidad…. (pág151)”. Lo que hace concluir “De hecho, la cualidad inasible que llamamos “color” no puede explicarse si buscamos explicarla en términos de las propiedades de los objetos que han de ser mirados por el observador. En lugar de eso, podemos dar cuenta de la experiencia del color revelando su constitución a través de la coherencia interna de la actividad neuronal relativa que surge en el sistema nervioso» CAP II · Marco teórico Color y biopolítica

17


· RELACIÓN ENTRE BIOPOLÍTICA Y COLOR ·

La relación entre la biopolítica y el uso del color en la arquitectura reside en la función del color como herramienta de subjetivación del biopoder en la vida cotidiana de las personas, donde dichas prácticas son fundamentales para el funcionamiento del modelo neoliberal. Para enteder dicha relación es necesario primero comprender el término de biopolítica1, que trata de cómo las fuerzas que representan al poder, se han inmiscuido en las raíces de la vida (bios) para poder gobernar, administrar y usufructuar a esta misma. Por lo tanto, el contenedor de esta vida, el cuerpo, y este cuerpo como en conjunto con “la mente” (Varela), es el objeto principal a comandar para el perfecto funcionamiento del sistema capitalista. Esta modalidad de ejercer el poder se comprendió por un cambio en el análisis tradicional del proceso económico, que se basaba en la producción de bienes, los cuales dependían de tres factores (tierra, capital y trabajo). Cuando se pospuso el análisis específico de ‘el trabajo’, considerando por Marx como

fuerza de trabajo, de la cual se refiere como “la suma de todas las aptitudes físicas e intelectuales que residen en la corporalidad”2, se comprendió posteriormente que dicha “fuerza” habita en el cuerpo del trabajador y es visualizada como una fuerza en potencia, la cual se traduce en “potencia para producir”3. Al ser esta una potencia, es decir algo que no ocurre aún, se convierte automáticamente en lo no-real, que por una parte implica el dominio de la libertad en sí de esta corporalidad y por otro se transforma en la base del intercambio ya que “La potencia de trabajar, comprada y vendida a la par de toda otra mercancía, es trabajo no objetivado, trabajo como subjetividad”4 esto situa el problema biopolítico en la administración de este trabajo como subjetividad, el capital humano.5 Que bajo el alero neoliberal, es el punto a situar el enfoque estratégico, en la conformación de un homo oeconomicus, quien debe ser empresario de si mismo6, pilar fundamental para la lógica de reproducción de capital. Al encontrar este punto clave, se hizo posible la alienación de este “empresario de si mismo” controlán-

CAP II · Marco teórico Color y biopolítica 18

dolo dentro de su sistema de creencias, moldeando formas de vida, deseos y necesidades. Aquí se puede ver que ya no se piensa en técnicas de dominación masivas como se pensaba en el liberalismo, al considerar el factor del trabajo como una masa homogénea, ahora la identificación de este sujeto de consumo que se autoproduce es la clave. Por lo tanto el hincapié se hace en la inversión de este capital humano, el cual está compuesto de factores adquiridos e innatos del sujeto económico. Siendo esta la formación de una idoneidad-máquina, y una construcción de una subjetividad con el fin de la alienación de este. Esta inversión, también llamada inversión educativa, apunta a la conformación de la capacidades de autoproducción las cuales van mucho más allá del mero aprendizaje escolar o profesional también comprenden otras aristas como la salud, la migración, la formación económica y la formación estética, entre otras. Siendo esta última, el interés principal de este seminario la cual apela a la maquetación de las subje-


tividades.

aparatos que apelan a la emoción.

Dentro de esta se encuentra la formación del gusto, de los anhelos y del deseo las cuales están manejadas por los medios de comunicación en general, donde se gestan estas introducciones a la subjetividad provocando en el sujeto el auto-moldeamiento para que los deseos de la conformación de la autoimagen se transformen en necesidad. Esto siempre tiene presente la idea de la libertad, es decir, lo que la vieja ola del liberalismo dejó, en hacer creer que los ciudadanos eran libres de autoproducirse como quisieran. Lo falso de esto, es que la inmiscusión de las fuerzas de poder dentro de los terrenos de la subjetividad son las que dominan estas “libertades”, que no son nada más que 2 o 3 escenarios de multipicidad dentro de los que se pueden mover los usuarios, previamente controlados.

Es entonces aquí donde el color ocupa su rol biopolítico, en su capacidad subliminal de crear respuestas específicas del observador ya que tiene la capacidad de representar símbolos culturales, que a la vez reflejan al sujeto en sí, como también pueden orientar conductas a través de fenómenos inconcientes.

Esta forma de control se ejecuta a través de muchas prácticas, siendo una de las más importantes, la subliminalidad, la cual administra el deseo a través de la introducción al inconciente del sujeto a través de

Volviendo a esta ficción de libertad, y esta sutil herramienta de administrar el deseo, es donde se estudia el uso del color dentro de la arquitectura, el cual ha sido muy estudiado dentro de otras disciplinas, como la publicidad, el arte y el diseño, pero que en arquitectura, sigue siendo un tema secundario en la revisión académica. ¿Por qué? ¿Por qué no es frecuente el cuestionamiento del uso del color, del color de las ciudades, de que realmente nos quieren decir?, la arquitectura académica tiene algo de romanticismo, al pensar que el color es un elemento compositivo, casi artístico, una pequeña fracción de lo que significa arquitectura, pero sin duda el color, como ele-

mento simbólico y manipulador conductual es aplicado en la arquitectura neoliberal tal y como fuese un catálogo de publicidad. Esto podemos contrastarlo en la historia del uso del color de la arquitectura, en la cual se devela el cambio de visión abstracta, racional a un paradigma que involucra el fenómeno del color en la subjetividad del sujeto mismo, y dada la coincidencia, es en un período histórico que coincide con el nacimiento de la biopolítica para Focault, el Renacimiento. 1. Maurizio Lazzarato. (2000). Del biopoder a la biopolítica. Revista francesa

MULTITUDES, nº 1. 2. Marx 1867, 1: 195 cita Paolo Virno, Gramática de la multitud, Colihue edidiones, Buenos Aires, 2003. pág 85) 3. Paolo Virno, Gramática de la multitud, Colihue, Buenos Aires, 2003. pág 85 4. Ibid., p. 88. 5. Michel Focualt, Nacimiento de la biopolítica (1978- 1977), Fondo cultura económica, México, 2007,pág 264): «La idea de que el análisis económico debe reencontrar como elemento de base estos desiframientos no tanto al individuo, no tanto procesos o mecanismos, sino empresas,. Una economía hecha de unidades-empresa, una sociedad hecha de unidades empresas.» 6. Ibid., p. 265: «va a ser el objetivo de los análisis que hacen los neoliberales: sustituir en todo momento homo oeconomicus socio del intercambio por un homo oeconomicus, empresario de sí mismo, que es su propio capital, su propio productor, la fuente de (sus) ingresos.»

CAP II · Marco teórico Color y biopolítica 19


· EL COLOR COMO FENÓMENO HISTÓRICO-CULTURAL ·

El color aplicado como fenómeno histórico-cultural ¿Por qué usamos los colores que usamos?. ¿Por qué nos gustan un tipo de colores y otros no?. ¿Por qué le otorgamos categorías de “buen o mal gusto” a los colores que en su esencia son imparciales?. Estas preguntas tienen sus bases en los discursos teóricos que cruzan nuestra historia, es decir que nuestros gustos y elecciones están relacionados con un problema cultural.

dario que entorpece la llegada a la esencia de las cosas. Sin embargo Empédocles, los consideraba como “alma y raíces del mundo existente”3. Aún así la visión que quedó a la posterioridad de la academia occidental fue la de Platón al considerar la verdad encarnada en la idea según Martin Jay “como una forma visible privada de su color”4 desvalorizándolos con todo el racionalismo, posicionando así al blanco como único color válido.

de la generalizada iconofobia impuesta desde Platón”7 . En Poética, escribió: “… una distribución azarosa de los colores más atractivos jamás produciría tanto placer como una imagen certera sin color”8. La pregunta filosófica por la verdad y la apariencia es la que se traduce en el plano de las artes (también arquitectura) como símbolo de esta reflexión línea/color, forma/color. Siendo la eterna disputa entre razón y emoción. 9

En nuestra historia cultural occidental, (en este caso obviaré nuestras culturas precolombinas e influencias orientales) el uso del color está notoriamente influenciado por el racionalismo platónico donde se funda el lineamiento continuo que hila el grueso de la expresión arquitectónica occidental.

Es aquí donde se produce el punto de inflexión en la pregunta acerca del color, más aún en la arquitectura clásica, poseedora de una iconografía policroma la cual cubría amplios frisos en las fachadas de los templos5, (quedando sepultada en la memoria) donde también Platón pone en la discusión su iconofobia de la cual se refería a los pintores como “un molendero y un mezclador de drogas (pharmakon) multicolores”6. Desde este punto de partida comienza la eterna discusión entre forma y color, siendo Aristóteles el primero que entiende esta pregunta de manera disciplinar; “para quien la supresión del color era el precio que debía pagar el arte

La desvalorización del color tiene también una referencia a los escritos de Plinio el viejo y Petronio (contemporáneos), quienes asocian por separado al color con el oriente, y el oriente a su vez con la decadencia, con lo exótico, es decir la desgracia o la perdida de la gracia, lo que hacía comprender al color como un elemento vulgar que era la “caída” de la razón. 10

La concepción teórica del color en Grecia, cuna de nuestro sistema de creencias, parte de una discusión conceptual que nace desde la etimología misma, Chroma (colorapariencia)1 que desde los pitagóricos fue una idea extrínseca y sugestiva2. Es la primera imagen del color como un elemento secunCAP II · Marco teórico Color y biopolítica

20

Es así como el blanco se posicionó en el campo de la arquitectura con una propuesta teórica previa, que se relaciona con la pureza, la verdad y la razón, conceptos que se tradujeron en la Roma Imperial como símbolo de poder político. Así fue


· INTRODUCCIÓN ·

Fidias y el friso del Partenón, Sir Lawrence Alma-Tadema, 1868-1869.

el plan urbano (Seutonio), “transformar en mármol la ciudad hecha de ladrillos”11 el cual era la única tarea de los emperadores a seguir con respecto a la ciudad, la monumentalización del espacio urbano simbolizando la grandilocuencia del imperio era expresada a través del mármol, noble material poseedor del blanco. Por cierto, existe la dualidad en la aplicación del color en la arquitectura como en todos los períodos de la historia, ya que la policromía en Roma, al igual que en Grecia es usada en ciudades como Pompeya y Boscotrecase, y en algunos templos de Morgantina, Serra Orlando – Sicilia), posterior al siglo III a.C. en la aplicación de mosaicos en cuatro colores realizados con teselas o piedras.11 Dentro de esta dualidad lo que hila estas dos posturas de utilización del

color es la luz y el brillo que producían sus superficies pulidas con mucha capacidad reflectante “las descripciones que los romanos hacían de sus propios edificios se contemplaban en términos de luminosidad, brillo y esplendor”. 12 La interpretación de este fenómeno en esta época histórica podría ser que la búsqueda por la pureza (blanco o luz) en la “arquitectura pública” de estas culturas era símbolo de la consagración del poder de la razón frente a un medio natural al cual se debía dominar. Por ejemplo en Roma el color “urbano” era el rojo de la tierra cocida, predecesor al blanco marmóreo, el cual simbolizaba una productividad artesanal permanente, pero el cual era mundano, se oponía al negro, símbolo de esclavitud y negativi-

dad. 13 Tomando el blanco símbolo político-filosófico de la expresión arquitectónica de la imagen urbana (a la cual se aspiraba) y el púrpura (la mezcla de esta triología, blanco-rojo-negro, la cual se análoga como el movimiento de estos tres colores, principio fundamental para la percepción del brillo, como un símbolo de poder político y económico (por su apreciación estética y dificultad para hacer el pigmento) en el marco de la iconografía gráfica, y/ o protocolar, como la vestimenta).14 Posteriormente, con la aparición del vidrio y el surgimiento de la religión católica emerge una reconversión de los símbolos cromáticos fundamentales, se asoció al celeste la capacidad milagrosa y sobrenatural de la transparencia, iluminaCAP II · Marco teórico Color y biopolítica

21


Detalle vitral, Catedral de Reims, Francia, 1211.

ción y verdad al ser “desmaterializado en sustancia”15. Este color como símbolo divino, se comprende también porque la comunidad cristiana era integrada por latinos y bárbaros, donde la unión social se establece por medio del bautizo, a través de la esencia traslúcida del agua por sobre el fuego. La arquitectura gótica pone hincapié en la aplicación del color en los vitrales de las iglesias siendo el remplazo concreto de los metales preciosos por los “colores luminosos de la verdad”. Constituyendo una paleta de verdes y celestes dejando al púrpura real solo a la dignidad de “Cristo todopoderoso”. En cuanto a la imagen urbana general, las construcciones de la edad media ya

no son policromas y reservan sus aplicaciones de color solo para iconografías específicas, el color la ciudad se torna rojo terroso en sus monumentos, por la utilización del ladrillo en vez de la piedra utilizada en Roma. 16 poniendo así en alto el color policromo, otorgándole la connotación divina haciendo de esta paleta de azules/verdes los colores eclesiásticos y los amarillos/ rojos como los colores profanos (provenientes de las culturas politeístas). 17 Con la vuelta a Grecia y el neoplatonismo del renacimiento, se retomó la disputa entre línea y color con el descubrimiento de la perspectiva matemática, la racionalización de la percepción a través de

CAP II · Marco teórico Color y biopolítica 22

esta herramienta, hizo que lo que importara en las artes reproductivas fuera la línea que dibujaba la verdad, siendo nuevamente el color un tema secundario de las apariencias y las cosas superficiales. Dado que la experiencia no determinable en su materia sino en su “exposición y revelación, habla del mecanismo que realmente gobierna al color inscribiéndolo dentro de contornos definidos, es decir en algo que lo precede y lo sustancia de donde una vez quitado el sujeto sensible y receptor, ya no quede ningún principio sustancial. El fenómeno desaparece y no se puede examinar en forma independiente de su fugaz aparición”. Sin embargo, con la escolástica y la visión humanística surge una nueva forma de aproximación al problema con la “perspectiva de los colores” propuesta por Leonardo da Vinci, en la cual acerca los colores a la perspectiva lineal, la opacidad y transparencia de ellos son las que posibilitaban que dicha perspectiva se hiciese presente, dentro de las luces y las sombras, fundamentos claves para la percepción cromática subjetiva. Posicionando así la visión humanística que caracteriza esta épo-


ca. También se desmarcan los colores de la estigmatización y rigidización de su uso, propio de la edad media “es una cosa muy estúpida introducir una ley sobre la dignidad de los colores” relacionando así a las experiencias cotidianas el significado de estos, a sentimientos y percepciones propias del hombre. Goethe, es el que pondrá en mayor posicionamiento esta visión subjetiva de los colores en su Teoría del color, que estudiaremos más adelante. En la expresión de la imagen arquitectónica los colores son un apoyo a la búsqueda del orden clásico en la materialidad de luz y sombra, al igual que en la pintura, sirvieron como soporte de la especificación de elementos arquitectónicos a través del contraste, como por ejemplo, destacar las líneas estructurales en algunas obras de las iglesias de la Toscana.18 Sin embargo los materiales de construcción que otorgaban la expresión final a la imagen urbana, eran la piedra y ladrillo, dotando al espacio urbano de la misma homogeneidad característica, pero con la condición diferente que ya estos colores (amari-

llos-rojizos) no tenían una connotación negativa, simplemente eran secundarios al lleno y al vacío para el realce de la percepción espacial. La mitificación de la realidad o la ficción ya pasó de ser el centro de atención de la filosofía del color, (aunque se seguía pensando que el blanco o el celeste eran los colores de la verdad, el interés por lo absoluto salió del marco de esta época, con la llegada de la contrarreforma, a pesar de que la iglesia tomara a la arquitectura como medio propagandístico, los colores fueron utilizados no como una búsqueda del real sentido de la expresión artística, sino la mera representación formal de la seducción, donde el claro oscuro y el contraste, proponía un objeto perceptual más magnético, la incorporación elíptica del observador y el vaivén entre objeto y sujeto hacen del barroco el estilo predilecto de la ilusión y la apariencia, para lo cual el color es un elemento esencial junto con la luz, que se “emancipan del la significación estructural de los cuerpos y se extienden sobre ellos como una piel jaspeada, ondeante y moteada,

conducen a una limitación o supresión de la claridad objetiva”19. Esta demarcación del papel del color se repetirá en la ciudad posmoderna cuando el color tenga un papel autónomo. Con la transición al clasicismo, la vuelta a los la concepción del color mesurada, viene por la mirada historicista del monumento y la ruina de las culturas clásicas occidentales, donde se retoma la totalización de la imagen haciendo que el color forme y apoye a la claridad de la figura. Esto apoyado por la creciente industrialización de las ciudades, donde se considera que la concepción moral del blanco, derivada de la teoría Newtoniana, era totalizadora e higiénica, dentro de la suciedad de los procesos industriales, con el fin de ennoblecer edificios públicos y privados.20 Junto con la concepción moral del uso del color se retoma la discusión entre forma y color, siendo los intelectuales de esta época las más duros en adjudicar al uso del color características inmorales, como la asociación a la sexualidad, lo femenino y la decadencia. 21

CAP II · Marco teórico Color y biopolítica 23


Templo de Walhalla,1842. Leo von Klenze •

CAP II · Marco teórico Color y biopolítica 24


1. Manlio Brusatin, Historia de los colores, Paidos Estética, 1997, pág.38: «Griego antiguo χρῶμα (khrõma), “color”. También la visión del color como apariencia fue la que hizo Teofrasto “se refiere sin distinción a toda superficie o ‘corteza’ pintada, coloreada y natural (chromata), los polvos y los pigmentos (pharmaka)» David Batchelor, Cromofobia, Editorial Síntesis, Madrid , 2000, pág. 36 «y que posteriormente hizo Aristóteles por la homologación con el término “pharmakon” (o droga» . «La etimología en Latín es similar ya que la palabra color (matiz, tinte, color) proviene de la raíz indoeuropea Kel (ocultar) que también dio la palabra celare (ocultar). La idea pasó de “ocultar” a “un matiz que cubre» Etimologías de Chile, [en línea],URL:http://etimologias. dechile.net/?color. 2. David Batchelor, op. cit. p. 33: «Los pitagóricos tienen una cuidadosa falta de estima por el color, considerándolo como el aspecto profundamente extrínseco, epifánico, pero de “superposición” y sugestión pura. Esto parece marcar el carácter dominante de la atención científica sobre los colores, que tiende a un principio de anulación y de solución de estas apariencias a cambio de las analogías numéricas.» 3. Ibid., p. 37. 4. Martin Jay, Downcast Eyes: The Denigration of Vision in Twentieth-Century French Thought Berkeley, Los Angeles y Londres, 1993, pág. 320. 5. John Cage, Color y cultura, Ediciones Siruela, 1993. pág 11: «Sir Lawrence Alma-Tadema, Fidias y el friso del Partenón, Atenas, 1868-1869 (detalle). “Se muestra al artista, no como el más grande escultor de la Antigüedad, sino como un pintor, dando los últimos retoques a la rica policromía del relieve, las intensas carnaciones del jiete situado sobre un fondo del más intenso azul.» 6. Jacqueline Lichtenstein, The Elocuence of Color. University of California Press, 1993, pág 54. 7. David Batchelor, Cromofobia, Editorial Síntesis, Madrid , 2000, pág. 33 8. Aristóteles, cit por Jacqueline Lichtenstein, op. cit. p. 59. 9. Manlio Brusatin, op. cit. p. 26: «En la historia de las artes visuales el color y el dibujo han jugado alternadamente, papeles contrapuestos: ya sea de la libertad y del deseo (libertas), ya sea de la necesidad y de la constricción (obsequium).» 10. John Cage,op. cit. p. 15: «La referencia a Egipto y Numidia, al igual que la referencia a los colores indios en el lamento de Plinio, es crucial ya que era esencial que la decadencia tuviera un origen exótico, oriental. El poeta latino Petronio, contemporáneo de Plinio, ya había comenzado a estigmatizar a China y Arabia como fuentes de ese lujo que estaba socavando el gusto romano (Satiricón II, 88 y 119). Se trataba de una traslación al campo del arte de la vieja controversia entre Ática y Asia en el seno de la retórica, en la que los áticos defendían la sencillez y la franqueza y los asiáticos un estilo flexible y ornamentado.» 11. Manlio Brusatin, op. cit. p. 47: «El barro arcilloso cocido en los hornos tiene, tanto en el barro cocido etrusco como en el ladrillo romano, la ventaja de color sobre las tierras y piedras calcinadas amarillo-claras del panorama greco-mediterráneo, y el programa urbanístico (Seutonio) de cada emperador será sólo el de “relinquere marmorean urbem quam lateritiam accepisset” (transformar en mármol la ciudad hecha de ladrillos). Roma republicana es una ciudad donde es predominante la tierra cocida; a pesar de lo monolítico de los mármoles blancos y de la profusión de las fachadas de los monumentos o de partes de los monumentos provenientes de la Roma imperial, el tejido urbano tiene el color de la tierra cocida que se consolida en las construcciones compactas, en las insulae y sobre todo en las murallas: éste es todavía el color de la ciudad italiana de las Comunas. Sin embargo el programa urbanístico de regular la imagen con el modelo de una ciudad repartida (separada en manzanas de casas) antes que ocupada (llena en el recinto de muros), será en conjunto el que pondrá, sobre el rojo más popular, la presencia del blanco marmóreo y estatuario del dominio con los monumentos emergentes del tejido urbano.» 11. W. Klinkert, Bemerkungen zur Technik der Pompejanishen Wand – Dekorationen, 1957, pág. 63, citado en John Cage,op. cit. p. 16 : «Las paredes pintadas de Pompeya y Boscotrecase fueron bruñidas hasta brillar como espejos.» CAP II · Marco teórico Color y biopolítica 25


12. John Cage,op. cit. p. 16 13. Ibid., p. 25: «Según Teofastro, Demócrito se refería al color púrpura (porphrios) como una mezcla de blanco, negro y rojo … Los mismos términos que se utilizan para nombrar el púrpura en los primeros textos griegos, micénicos y homéricos parecen connotar movimiento y cambio; esta connotación puede deberse a los abundantes cambios tonales que se producen en el proceso de tinte, pero desde luego también es una condición necesaria para la percepción del brillo mismo.» 14. Ibid., p. 25: «Tal como sugiere Plinio, el color púrpura estaba revelado a los más altos dignatarios del estado: sólo un estado triunfante podía vestir una túnica púrpura y dorada.» 15. Manlio Brusatin, op. cit. p. 50. 16. Ibid., p. 51:«Las sugerencias de Nietzche, ampliadas y confirmadas por Oswald Spengler, sobre los colores politeístas (amarillo/rojo) o monoteístas (azul/verde), ofrecen una posterior distinción ideológica entre los colores pagano-clásicos “del espacio” y aquellos religiosos sacramentales “del destino” (azul, verde, violeta), en el doble significado de ausencia y presencia.» 17. Lorenzo Valla, Espistula ad Candidum Decembrem, en Opera, Basilea, 1540, pág. 639. 18. Paul Frankl, op., cit. p. 194 : «El color sirve para destacar el ornamento del fondo, para que el capitel se separe del fuste, etc. Los rechos artesonados son convincentes ejemplos de este tratamiento, y la decoración pintada de los techos, derivada del artesonado, que en especial emplean los discípulos de Rafael, presenta los colores en el sentido de anchas franjas que enmarcan los distintos campos geométricos». 19. Ibid., p. 200. 20. Manlio Brusatin 111: «La marca moral de la higiene y de la limpieza se impone como efecto social en la extensión del blanco civilizador, como se puede intuir a través de una cantidad de manuales específicos del tipo Experiments of Bleaching (1756), Experiments upon magnesia alba (1756).» «Más en general, a partir del “color del aire” que predomina en las fachadas de las ciudades del siglo XVIII, se enciende una dominante blanca que en la recuperación de los fantasmas neoclásicos alcanza las imágenes y a los cementerios de la ciudad burguesa, que aclara su propia separación de la realidad negra y humante de la ciudad productiva. La blancura de los mármoles de tendencia clásica es asumida por la ciudad del siglo XIX como un principio de arqueología histórica y social con el fin de ennoblecer edificios públicos y privados.» pág 114. 21. David Batchelor, op. cit. p. 26: «La unión del dibujo y el color es necesaria para engendrar la pintura, al igual ítque la unión del hombre y la mujer es necesaria para engendrar la humanidad, pero el dibujo debe mantener su preponderancia sobre el color. De lo contrario, la pintura se apresura a su perdición: estará en decadencia por medio del color, del mismo modo que la humanidad perdió la gracia por medio de Eva». Charles Blanc, crítico y teórico del color, director de Bellas Artes de Francia en 1848. Joshua Reynolds, “Discourse IV”, en Discourses, Pat Rogers (Londres 1992), p. 129 citado David Batchelor. op. cit. p.35: «Si bien puede permitirse que la elaborada armonía del colorido, provoque en los ojos, o mismo que un hermoso concierto musical provoca en los oídos, debemos recordar que la pintura no es un mero regalo para la vista. Esta excelencia, aunque debe ser cultivada apropiadamente, no está a la misma altura de la elegancia requerida, y es débil e indigna de nuestra mirada cuando la obra aspira a la magnificencia y a la subliminalidad. » Joshua Reynolds fundador y primer presidente de la Royal Academy (1768)

CAP II · Marco teórico Color y biopolítica 26


· EL COLOR EN EL MOVIMIENTO MODERNO ·

Con la aparición de nuevas formas constructivas, propias de la Revolución Industrial, fueron los metales y el vidrio que encabezaran la expresión arquitectónica del siglo XIX, siendo la transparencia el símbolo por fin lograda del racionalismo preponderante. Convirtiendo la expresión de la ciudad en una desmaterialización de la sustancia, “En cuanto al efecto de sustancia y de superficie del color (su intensidad, extensión y calidad) en cuanto intelecto creador de la intuición, tal como aparece en Vista y Colores de Shopenhauer, todo tiende a desaparecer como hecho específicamente intuitivo, incorporado como está en un ambiente fisiológico y en objetos prefigurados y normalizados”. 1 La expresión y vulnerabilidad del metal fue la que aceleró los procesos de encontrar materiales protectores que simbolizaban el brillo de la modernidad, otorgando una imagen pulcra y eterna de lo nuevo. Siendo nuevamente, como vimos en Roma, el brillo, asociado al poder, esta vez económico, el lujo. De todas formas el total de la ciudad de este siglo, tiende al color gris,

producto de los procesos industriales, como contexto para resaltar esta nueva visión del poder en la arquitectura. Como antes habíamos visto que el “celestial color del vidrio” ahora pasa a ser el “transparente color del poder económico”. El movimiento moderno, caracterizado por ser la respuesta a las problemáticas del siglo XIX desarrollado por el pensamiento de las vanguardias, fue encabezado por el Congreso Internacional de Arquitectura Moderna, 1928 (CIAM) donde se funda el estilo internacional, organizado por Le Corbusier, quien también consideraba al color como un aspecto de las clases bajas y lo asociaba al oriente, vulgar “se ajusta a las rarezas sencillas, los campesinos y los salvajes” 2. Quien dos años antes (1920) junto a Amédée Ozenfant, en el manifiesto ultraracionalista Purisme otorgan al color como un “agente peligroso”. Para lo cual se propone la dominación racional de este a través de escalas cromáticas “correctas”; la escala principal, “fuerte, estable” que proporciona “unidad y equilibrio” compuesta por “amarillos ocre, rojos, tierras, blanco negro

y azul ultramar” los cuales son los colores “constructivos” empleados en la “épocas más importantes”, la escala dinámica formada por “elementos inquietantes” , amarillo limón, naranjas, bermellones y otros colores, y la escala de transición “las maderas, el verde esmeralda y todas las lacas”, la cual no era una escala constructiva. 3 La escala propuesta para la construcción estaba en una profunda búsqueda del equilibrio y lo estable, en donde los colores actuaban como apoyo al volumen arquitectónico, dentro de los cuales el blanco era el preponderante y los otros colores se usaban para el resalte de este.4 Contemporáneos a estos sucesos, y previos incluso a estos escritos, Bruno Taut, uno de los arquitectos preocupados por el simbolismo perdido en la ciudad, invita a la coloración de la arquitectura planteándolo como un problema ético, más que estético, donde se reconstituya el “gozo de la vida” del ciudadano moderno.5 Si bien, se pone en la palestra que el color es un hecho simbólico de constitución del paisaje, existe también el velo del racionalismo en la postura de Taut al inclinarse hacia los colores puros, ya que las CAP II · Marco teórico Color y biopolítica

27


mezclas de colores eran efectistas y podían ser peores que la ausencia de este. 6 En el ¡Llamamiento a construir en color! 7 que tiene como contexto el fin de la primera guerra mundial, se observa el carácter lúgubre y moralista que inspira la acromía de las construcciones existentes, para lo que la gestación de la ausencia de color en la ciudad estaba ya consolidada y considerando así el color como un elemento vivo. Esto se relaciona con la teoría freudiana de pulsión de muerte “tienden a la reducción completa de las tensiones, es decir, a devolver al ser vivo al estado inorgánico” siendo la búsqueda por la expresión estable y estática de la corriente más poderosa del movimiento moderno, la que sugiera a la ciudad esta expresión impávida y mortuoria, como bien lo hemos conocido en la historia política de esta época que se traduce en el profundo racionalismo, época “negra” llena de muerte.

Josiah McElheny, Bruno Taut on Mies van der Rohe (1922), ii 2009.

.Manlio Brusatin, Historia de los colores, Paidos Estética, 1997, pág. 132. 2. David Batchelor, Cromofobia, Editorial Síntesis, Madrid , 2000, pág. 49 -53 : «Véase en El viaje de Oriente, recopilación de escritos periodísticos realizados en 1911 por Charles- Édouard Jeanneret alias Le Corbusier» 3. Ibid., p. 57. 4. Le Corbusier citado en Ibid., p. 58 «En honor a la verdad, mi casa no parece blanca a menos que haya dispuesto las fuerzas activas de los colores y de las tonalidades en los lugares apropiados» 5. Extraído de “Fabream Hause” Congreso Colorista alemán, Hamburo, Berlín, Bauweltverlag, 1925, texto del discurso, citado en M. Düttmann, F. Schmuck y J. Uhl (compil.) El color en la arquitectura, Barcelona, Gustavo Gili, 1982, págs. 12-15): «A estas personas hay que decirles que esta misión no es estética, sino ética y que no se trata de otra cosa sino de aportar también a los habitantes de los más horribles bloques de alquiler, de los más tristes patios interiores, un modesto fragmento de gozo de la vida». 6. Ibid. :«A los pintores, sobre todo a los pintores de decoración normales, les encantan los colores del tipo anaranjado, violeta y verde azuleado, porque son colores más efectistas. En la aplicación a edificios estamos en un caso totalmente antagónico, quizá debido a que estos tres colores son mezclas». 7. Bruno Taut, (1919)¡Llamamiento a construir en color!, trad. castellana en M. Düttmann, F. Schmuck y J. Uhl (compil.) El color en la arquitectura, Barcelona, Gustavo Gili, 1982, pág. 21. CAP II · Marco teórico Color y biopolítica 28


· EL PROBLEMA DEL COLOR COMO ACTO SUBJETIVO · Goethe

Como se menciona en el punto anterior, la introducción en la subjetividad del problema del color viene precedido por la intuición de los autores renacentistas, quienes cambiaron la visión “objetiva” del color asociándolo a problemas del espíritu y la visión del ser humano, como los relatos humanistas (de amor y color) o la perspectiva de los colores propuesta por Leonardo. Pero el que funda los cimientos para entender el color como un problema del sujeto, es Goethe, quien lo plantea en su Teoría de los Colores, quien motivado por los problemas del color en la práctica pictórica, surge como especial inquietud la ausencia de universales válidos con respecto a estos, “… en lo tocante al colorido todo parecía ser del dominio de la casualidad, la cual venía a determinarla cierto buen gusto, determinado a su vez por la costumbre derivada del prejuicio, y un prejuicio motivado en las condiciones del artista, del crítico o el aficionado…”. 1 Con la realización de la Teoría de los Colores, fuera de centrar al problema del color como un problema fenomenológico, Goethe com-

prende el color como “la Naturaleza regida por leyes respecto al sentido de la vista… son la forma de su relación sensible con el mundo y son visión de mundo”, 2 centra su discurso en la definición de los colores fisiológicos, los cuales serían un tipo de manifestación del fenómeno del color que considera al sujeto como ente primordial en la existencia de estos, dejando claro que estos colores dependen de los factores perceptuales como el aspecto biológico y psicológico, tomando como vínculo fundamental el sentido de la vista en relación al ojo específicamente, dado que éstos son el órgano “para ser el centro expresivo de la totalidad de la persona, luz interior”. Haciendo la correspondencia entre “luz interior” y “luz exterior”, puesto que “sólo lo afín puede conocer a lo afín”. Con esta relación, el problema del color se posiciona como un problema del alma o el pneuma, para Aristóteles “la manifestación del color está condicionada por un intecambio entre la extramisión del objeto cromático y la intramisión del pneuma propio del ojo en un medio activo, el aire o espacio que

los separa”, retomando el este aspecto “humano” olvidado por la historia y por los paradigmas newtoneanos. También hará estudio sobre los colores físicos y químicos, de los cuales, los primeros, serán los que definan el cambio de visión frente al problema científico general, como la fenomenología, y refiriendose a estos como la polaridad entre luz y sombra generadora de el manifiesto del color, es decir comprender al problema como un todo indivisible, dentro del estudio óptico de los colores físicos, centrará su enfoque en las variaciones del espectro amarillo y el azul que iconizan la polaridad, que para Goethe es el fundamento de “lo vivo” y la cual rige a la Naturaleza, será el principio de lo que configuraría la pauta de estudios posteriores como la teoría de los contrastes de Itten, se compone una serie de asociaciones semánticas a dichas polaridades las cuales, conformarían en un principio lo que se llama el Lenguaje del color, que a su vez estas simpatías y antipatías formarían las cualidades Estéticas y Morales del color, que en la percepción del sujeto, configura CAP II · Marco teórico Color y biopolítica

29


Farbenkreis, aquarellierte, 1809. Goethe •

la “verdad de la naturaleza”, en relación a los sentidos, es decir el fenómeno, el hecho concreto, “vemos aquello que pensamos”, esto es lo que constituye un principio de expresión objetiva, que explica dichas cualidades estéticas y morales, puesto que los colores son percibi-

dos por el sujeto, quien está determinado por sus condiciones fisiológicas del ojo, que limita la percepción, para lo cual la actividad neouronal completa (Varela) construye una suerte de “producción” de colores fisiológicos, lo que para Goethe era una “inflexión hacia la

CAP II · Marco teórico Color y biopolítica 30

libertad”.3 º1. De confesión del autor en Obras Com-

pletas, II p 1975, ref. Goethe, Teoría de los colores, Artes gráficas soler. S.L., Valencia,1999, pág 11. 2. Ibid., p.17. 3. Esto se deriva de Kant, para quien el mundo de nuestra experiencia está determinado por categorías propias del pensamiento formal del sujeto, así “vemos lo que imaginamos”sujeto.


· COLOR Y CUERPO · Bauhaus

Del paso por la historia, y los vaivenes de la posición filosófica que caracterizan esta revisión, nos posicionamos en un punto crucial de la visión del color. La introducción de la visión integral del problema de la forma y del color, como materia elemental del arte y un problema espiritual se gestó en la visión particular de algunos de los destacados profesores de la Bauhaus, con ellos se hace referencia a Itten y Kandinsky (entre otros) para quienes el tema del color fue escencial para la concepción de su teoría del arte. Con la vuelta del pensamiento de Goethe en las visiones de ciertos personajes de la historia del arte, en particular de la escuela que formó en gran parte nuestra concepción de la arquitectura y el diseño (también el arte) como lo fue la Bauhaus, Itten por una parte, consideraba el conflicto del color a través de su teoría de los contrastes1, que proviene de la mencionada teoría de las polaridades, de la cual se revela el principio de lo vivo. Posteriormente elaborará una incipiente teoría de las formas y los colores,

donde hace la analogía entre forma y color, asociándo a las “formas fundamentales” cualidades y colores determinados, “cada forma tiene un color local, incluso las formas geométricas” 2, las cuales varían en el tiempo. Estas analogías sobre el color en la corporeidad de la forma, las elaborará en mayor grado Kandinsky (que llegará a las mismas conclusiones que Itten, cuadrado – rojo, triángulo- amarillo y círculo-azul)3, en De lo espiritual en el Arte, donde relacionará el color con forma-sentimiento y música (entre otras), a este proceso llamado sinestesia el que se define como “ la relación al estímulo de una modalidad sensorial con sensaciones que pertenecen a otra modalidad sensorial”4, es el puntapié para la iniciación del problema del color como acto sugestivo, es decir capaz de producir otras subjetividades que apelan a otros significados. Es así como lo plantea una nota a pie de página sugieréndo el enfoque sociológico del color en Curso del color y seminario: “El color debe ser estudiado, igual que cualquier otro fenómeno, desde diferentes puntos de vista, con diferentes orientaciones y con los correspon-

dientes métodos. En el plano puramente científico estas orientaciones se dividen en tres campos: el de la física y la química, el de la fisiología y el de la psicología”. 5 Esta es la relación importante que se da en desde la psicología de la Gestalt “En lugar de reaccionar a estímulos locales con fenómenos locales e independientes unos de otros, el organismo reacciona ante una situación estimulante dada con un proceso global que constituye su reacción total funcional a la situación general” 6 De esta manera el análisis del color como un aspecto casi fenomenológico se posiciona desde el sujeto quien interpreta esta realidad de manera integral, siendo el tema de las analogías y asociaciones del color con elementos culturales, caracterizada de un aspecto intuitivo, donde se funda esta visión sujestiva del color. Tanto como para dar forma, o bien leer forma. El color en el desarrollo de la Bauhaus tuvo un rol fundamental, el cual “apoyaba” de cierta manera a la forma que anticipaba la función, entendiendo forma-color en el sentido amplio (Kandinsky) como CAP II · Marco teórico Color y biopolítica

31


un todo indivisible, lo que hace del color un obtener una cualidad de comunicación “funcional” más allá en el desarrollo del diseño.

El cuestionario de Kandinsky, 1923

1. Rainer Wick, Pedagogía de la Bauhaus, Alianza Forma, pág, 89 : «según Itten todo lo perceptible es perceptible por su divergencia, y así toda su enseñanza se basó en un estudio general de los contrastes» 2. Ibid., p. 98: «En 1916 dice: Cuadrado: tranquilidad, muerte, negro, oscuro, rojo. Triángulo: violencia, vida, blanco, claro, amarillo. Círculo: armonía, infiniito, tranquilo, siempre azul. » 3. Ibid., p. 98: Kandinsky hizo circular un cuestionario por la Bauhaus pidiendo a cada participante que asociase intuitivamente

con los tres colores primarios, tratando de dar validez mediante el test psicológico a la serie, ya que ésta encarna la teoría del lenguaje visual como sistema de oposiciones perceptivas, por la cual se logra una comunicación directa con los mecanismos del ojo y el cerebro. Apología entre forma, color e historia. 4. Ibid., p. 167. 5. Kandinsky, “Farbkurs und Seminar” en : Gropius (ed.), Staatliches Bauhaus, op. Cit., pág. 27, referenciado en Ibid., p. 172. 6. Wolfgang Köhler, citado en Overy, op. Cit, pág 143. Referenciado en Ibid., p. 179.

CAP II · Marco teórico Color y biopolítica 32


· COLOR Y CODISEÑO · Era postmoderna

En la era posmoderna, luego de la crisis del modernismo y todo lo que conllevó a la explosión de el símbolo en la arquitectura, como bien lo ejemplifica Venturi en su Viaje a las Vegas, existe una desmarcación de lo que sería la función de la forma y a su vez un intento de desmarcación de lo que sería la forma del color, observado tanto en el arte de los años 60’s1 o en las fachadas de las calles de las Vegas, donde el color comienza a tener un carácter independiente que apela a la directa seducción del sujeto en cuestión. “Contradictoriamente el rótulo es para el día y la noche. El mismo anuncio funciona como escultura policroma al sol y como silueta negra contra al sol; de noche es una fuente de luz. Gira de día y se convierte en un juego de luces por la noche.”2 En el centro de las ciudades intrinsecamente comerciales como Tokio, Las Vegas, etc. se observa esta desmarcación del símbolo del cuerpo arquitectónico total, produciéndose una fragmentación de la imagen de la corporeidad

Las Vegas arquitectónica la que se desprende porque la función de esta pasa a ser otra, el consumo. En estos términos el color sale al espacio público, espacio que se requiere conquistar y seducir, capitalizar, para sacralizarse independientemente como en los vitrales góticos, aludiendo a colores artificiales, propios del espectáculo del artificio, que tanto deseo provocan en el sujeto, cualidades como el brillo y el movimiento están también presentes, porque simbolizan lo esfímero y lo codiciado, las luces de neón y la peculiaridad de estos colores “no na-

turales” son los que dotan a este espacio público de una connotación “anesteciadora” o “liberadora” tal como son las drogas psycoactivas para Huxley que manifestaba esta condición de no-yo al júbilo total del recobrar la inocencia de ver como si fuera-la-primera-vez 3, que bajo la sumisión de este color en “estado de gracia”, que bien hace referencia la película Enter the Void (Gaspar Noé) donde caricaturiza la ciudad de Tokio, en un espacio configurado a partir de la percepción del color artificial, en una ciudad dominada por la seducCAP II · Marco teórico Color y biopolítica

33


ción, el placer y las drogas. Esto es símbolo de la réplica a mayor escala de los códigos cromáticos utilizados en los objetos de consumo cotidianos a las fachadas de grandes edificios que se transforman en objetos de consumo haciendo del espacio público, un espacio publicitado donde “se muestra como hiperespectáculo, magia de artificios y escenificación indiferernte al principio de realidad y a la lógica de la verosimilitud” 4 también las llamadas Fachadas mediales, las cuales se definen como “fachada que trasciende a la imagen neutra que otorgan los materiales o técnicas tradicionales en la arquitectura, la fachada medial está en constante mutación, cambia su imagen para cumplir con diversas necesidades; como son la comunicación e información, necesidades económicas, de ocio y diversión..”5 que responden al uso de códigos cromáticos en base a tecnología led, que permite el cambio de estos para la transmisión de diversos mensajes en el espacio público. Este es un fenómeno de subjetivación el cual se basa en apelar al deseo del artificio propiamente tal. Esta saturación de imagen a partir de la combinación a través del contraste de colores y luminosidades es lo que al sujeto le provoca un estado de ansiedad superior con res-

pecto al espacio, lo que genera ganas del consumo directo. Es esta la etapa siguiente a la relación color y cuerpo propuesta por los intelectuales de la Bauhaus que se anticiparon en las prácticas del diseño tomando en cuenta el sentido comunicativo de la forma con respecto a la función, ahora bien, en este caso la función cambió, la función es virtual, el color se desmarca del cuerpo para transformarse en eso mismo, en virtualidad. Más aún si estas fachadas demuestran lo que fidedignamente es la práctica del co-diseño, ya que algunas tienen la modalidad de ser intervenida directamente a través de twitts o celulares para escribir mensajes personales en el espacio urbano, o

CAP II · Marco teórico Color y biopolítica 34

Tokio también recibir información directa de lo que sucede en el interior de las tiendas y de lo que los demás usuarios de aquellas tiendas opinan como es el N-Building con su aplicación para iphone.6 de realidad aumentada. 1. John Cage, Color y cultura, Ediciones Siruela, 1993. pág 11. 2. R. Venturi, S. Izenour, D. Scott Brown, Aprendiendo de Las Vegas El simbolismo olvidado de la forma arquitectónica, Gustavo Gili, 2000. 3. David Batchelor, Cromofobia, Editorial Síntesis, Madrid , 2000, pág. 39: «Las impresiones visuales se intensifican mucho y el ojo recobra parte de esa inocencia perceptica de la infancia, cuando el sentido no está inmediata y automáticamente subordinado al concepto…» 4. Lipovetsky Gilles, El imperio de lo efímero. La moda y su destino en las sociedades modernas, Anagrama, Barcelona, 1990 pág. 212


Enter the void, 2009, Gaspar NoĂŠ


· DE LA CREACIÓN DE SUBJETIVIDADES A PARTIR DEL COLOR ·

Como vimos en el apartado “relación de biopolítica y color”, la práctica de subjetivación es el vínculo que une a estas dos variables, posteriormente se comprendió la materialización de dica práctica en la visión del color como un hecho subjetivo capaz de superponer significaciones en un objeto determinado, conformando la totalidad de este. De todo esto se desprende la metodología de diseño empleada en estas prácticas, siendo así como se introduce la subjetividad en el objeto para que este se devuelva al sujeto mismo con una nueva subjetividad relacionada, esto se comprende como sobjeto1, término propuesto por Verdú. Esto también es entendido como co-diseño, el cual implica una revisión de los deseos y anhelos para quienes se diseña, donde se introduce este “capital” en el objeto mismo, para hacer un golpe emocional en la relación de consumo, así el “consumidor” se comprará a él mismo, en esta ficción de su deseo volcado en este objeto de consumo. Esta dinámica es la que se replicará a diversas escalas en las relaciones del consumo, tanto a nivel de quien

dirige o administra esta forma, de quien diseña y de quien lo consume, es un sistema cerrado, aparentemente libre, donde los usuarios pueden creer la ficción de poder elegir o decidir auténticamente lo que están poseiendo en este espectro de multiciplidades que presenta el mercado, pero que bien sabemos, no es nada más que la coartación más potente de dicha libertad. Los colores ahora, como hemos observado en la historia, han sido utilizados o visualizados de diversas perspectivas, primero se entendieron como un hecho aparte que ensuciaba la objetividad de la realidad, dentro del paradigma racional, después de algo netamente subjetivo, de los problemas del alma, un tanto romantico, luego como medio de expresión de una totalidad integrada en la corporeidad del fenómeno y en nuestro tiempo como un lenguaje y un código de personalización, como símbolo de conceptos a los que se relacionan ciertos deseos o estilos de vida, para las cuales las relaciones de poder más elevadas se hacen dueñas y así se esconden como el lobo con piel de obeja, dentro de los más “inocentes

CAP II · Marco teórico Color y biopolítica 36

impulsos del hombre”. Lo curioso está, en que esta inocencia, también es ficticia, las personas estan concientes del espectáculo en que viven, y desean seguir viviendolo, la ideología por fin a llegado a su propósito, implantarse en los modos de vida más arraigados del hombre.2 Es verdad que todo esto no es determinante, al igual que la publicidad los efectos de estas relaciones del color y la manipulación de las subjetivaciones son superficiales, habitan en la epidermis de la arquitectura y en el principio del instinto, pero por sutiles que parezcan son efectos que hay que considerarlos de igual forma. Vuelta a la comparación con la publicidad para la que Lipovetsky dice “registra en el orden de la comunicación la sensibilidad neonarcisista desprendida de a ética del estatus asimilada por la subjetividad íntima, la ‘sed de vivir’ y la calidad del entorno”3 se basa en el aspecto comunicacional del color en el espacio y como este alude a esta subjetividad íntima que se desarrolla en lo colectivo como construcción cultural que ca-


racteriza a la sociedad del consumo actual. Que para Lipovetsky nuevamente lo define como la generalización del proceso de la moda… Aquella que hace oscilar lo económico en la órbita de la forma de la moda 4, lo que se traduce en la proliferación masiva de fenómenos comunes, que atienden a subjetividades individuales representadas en un concepto efímero con su arraigo en la superfice. ¿Pero realmente la sociedad actual se representa por lo efímero, la diversión del brillo venturiano, o es más bien que en la sociedad actual ha despertado un sentimiento de descalabro con este modelo del consumo, pero es inevitable salirse de él? Los fenómenos globales, tanto políticos como medio ambientales que conciernen al mundo entero han hecho del hombre actual preguntarse por su medio, por su arraigo, por lo verdadero, como es este despertar de la conciencia ecológica tan popularizada por medios ambientalistas, que ahora son discurso de los mismos medios de consumo, los cuales son los generadores en gran medida de esta perjudicación del medio donde habi-

tamos y la forma en que lo habitamos, es curioso por ese lado encontrar gestos “eco” en multitiendas como Jumbo, gestos estéticos, como utilizar pasto artificial como forma decorativa en sus recintos. Es esta la naturalización artificial de este artificio construido por el consumo espectacular. ¿Cuales son las formas de subjetivación que conciernen al hombre de la ciudad actual, cuales son sus anhelos, dónde están sus preocupaciones? Es quizás el rechazo a este modo de vida “ficticio” de la sociedad contemporánea que ha sido escuchado por el mercado y utilizado como recurso casi propagandístico en las formas de penetrar nuevamente en las subjetividades de sus compradores, para esto cabe preguntarse entonces, ¿Qué rol concreto juega el uso del color en la arquitectura en nuestra actualidad?. ¿Qué estilos de vida podemos elegir dentro de nuestras posibilidades? ¿Cuál es la arquitectura que se plantea hoy en día como ícono de estos estilos de vida?

1 “No hay, pues, sujetos y objetos simplemente relacionados, ni tampoco separados por una cesura insalvable, sino sobjetos en los cuales la identidad subjetiva ya se ha visto contaminada por la entidad objetiva y esta exhibe la huella de la aquella. Cada sobjeto es una reproducción en miniatura de la relación general que la humanidad y los artefactos que produce y consume mantienen entre si: “cruzándose mentalidades y emociones, ha nacido un espacio general donde crece la subjetividad del objeto y la objetividad del sujeto, ambos emitiendo y recibiendo partículas del otro y, en el proceso, construyendo la criatura hibrida de los sobjetos” 2. Guy Debord, La sociedad del espectáculo, Pretexto, 1967. 3. Gilles Lipovetsky, El imperio de lo efímero. La moda y su destino en las sociedades modernas, Anagrama, Barcelona 1990 pág. 215. 3. Ibid., p. 179. CAP II · Marco teórico Color y biopolítica

37


Luis Iturra http://www.flickr.com/photos/liturra •

38


CAPÍTULO III

·Casos de estudio·

Caracterización de los usos del color como herramienta de producción de subjetividad en la ciudad de Santiago. Barrio Cívico, el poder político Barrio el Golf , el poder financiero Estación Central, el intercambio Mercado inmobiliario La realidad de la estructuración postmetropolitana del sistema neoliberal en Santiago Análisis comparativo de la publicidad inmobiliaria y su correlato en el color 1990-2012 Aproximación a la configuración de un nuevo mapa cromático

Color y biopolítica 39


· CARACTERIZACIÓN DE LOS USOS DEL COLOR COMO HERRAMIENTA DE PRODUCCIÓN DE SUBJETIVIDAD EN LA CIUDAD DE SANTIAGO ·

La realidad actual de la ciudad de Santiago, capital de nuestro país, centro político y financiero de este, se autoimpuso la meta de ser una ciudad desarrollada, que actualmente se encuentra por ende en “vías de desarrollo”, la cual (al igual que todo el país) ha estado sujeta bajo el paradigma político-económico de desarrollo neoliberal. Este sistema el cual se basa en reducir al mínimo la participación del Estado en todos los ámbitos, (incluso el social), poniendo su énfasis en el desarrollo tecnocrático y macroeconómico en donde se desenvuelva el mercado de la forma más libre posible, configuró la estructuración urbana que podemos observar hoy en nuestra ciudad, haciendo de ella una ciudad postmetropolitana1, que se desarrolla bajo procesos simultaneos de desterritorialización y reterritorialización, como desmontaje de realidades urbanas preexistentes superpuestas por otras realidades nuevas, reorganizando la ciudad a través de la movilidad espacial que ocurre al exisistir esta libertad absoluta del mercado, otorgándole “cualidades” como fragmentación, espacial e indentitaria, disperción territorial, des-

marcación de los límites y conceptos de “barrio”, “ciudad”, “área metropolitana” etc., estructurando su movilidad en centralización y descentralización, en una polaridad fragmentada. Sin embargo estas dinámicas espaciales no se replican en el sistema financiero de la ciudad, es más, la movilidad espacial veloz hace que el capital se multiplique virtualmente, el intercambio para todos los aspectos del mercado es positivo, lo que hace posicionar a Santiago como una de las ciudades mejor evaluadas a nivel macroeconómico. En el año 2011 fue evaluada en el noveno lugar de las ciudades con mayor crecimiento económico a nivel mundial2 , siendo su fuerte los negocios y los servicios financieros, también el turismo y comercio. Pero lo que tuvo mayor influencia en el explosivo desarrollo, fue el aumento del consumo tras la reconstrucción post terremoto de 2010, que aceleró la edificación y las inversiones en infraestructura. Debido a eso, la economía creció en un 6,3 % en 2011, incluso más rápido que su primer año de recuperación.

CAP I II · Casos de estudio Color y biopolítica 40

Esto puede encontrar su correlato en 3 instancias de desarrollo donde las relaciones de poder se hace presente en el espacio urbano como símbolo, a nivel de imagen urbana, el poder económico- financiero, el sistema de intercambio y de consumo y el mercado inmobiliario. Dentro de esta representación falta rescatar al poder político que también tiene su manifestación en la ciudad. Estos poderes pueden ser representados como ejemplos concretos en la ciudad, como lo son el Barrio el Golf, el barrio Estación Central, la densificación residencial del centro y del sector Oriente de la capital (mercado inmobiliario), y por último el barrio cívico que representa al poder político. Dentro de esta tipificación se analizará brevemente su correlación en el uso del color en la expresión final que le otorga a la imagen urbana, de manera simbólica de las tres dinámicas de poder (financiero, consumo y política) adentrándonos posteriormente en el caso del mercado inmobiliario el cual, nos dará las pistas para entender las profun-


didades del sistema económicopolítico, sus dinámicas de interacción y modos de operación dentro de la creación de subjetividades a partir del color.

1. Edward W. Soja, Postmetrópolis. Estudios críticos sobre las ciudades y las regiones, Traficantes de Sueños, 2000. 2. Carlos Reyes Barría , Ranking ubica a Santiago entre las 10 ciudades que más crecieron en 2011, [en línea], www. diario.latercera.com, miércoles 01 de febrero de 2012, Dirección URL:http://diario.latercera. com/2012/02/01/01/contenido/santiago/32-99117-9-ranking-ubica-a-santiagoentre-las-10-ciudades-que-mas-crecieronen-2011.shtml, [Consulta: 15 de junio, 2012].

CAP I II · Casos de estudio Color y biopolítica 41


Armando Torrealba Plataforma Urbana •


· BARRIO CÍVICO, PODER POLÍTICO ·

El barrio cívico de Santiago está constituido por la arquitectura de carácter público institucional, que se encuentra en el centro de la ciudad cohesionada por el emblemático edificio de la Moneda, actual casa de gobierno, símbolo de la cruda historia política de nuestros últimos tiempos. Éste y su conjunto de edificios colindantes (ministerios e instituciones públicas) datan de distintas épocas y estilos (neoclásico, art decó, historicistas y modernistas), pero todas tienen casi las mismas características en cuanto a tonalidades cromáticas. El “barrio cívico” se configuró como tal bajo el requerimiento de Carlos Ibañez del Campo, en 1930, que fue quién le pidió a los arquitectos Josué Smith Solar y Josué Smith Miller, configurar la morfología de este, los cuales tomaron una serie de desiciones, como establecer el espacio de la plaza de la constitución (antes predios privados, luego un estacionamiento, posteriormen-

te una plaza) a lo que correspondería los ordenamientos espaciales propios del modernismo. Posteriormente Karl Bruner fue el encargado de consolidar urbanísticamente la estructuración de este barrio, con el eje Bulnes, a los que se decidió establecer morfológicamente un contraste en pro de enaltecer al palacio de gobierno, con un ordenamiento ordenado y sobrio,y alturas de 3 a 4 pisos. En cuanto a su constitución cromática, se utilizaron en primera instancia en los edificios institucionales varían entre la gama del blanco y los tonos grises de las piedras que enchapaban las fachadas, esta expresión, proveniente de la tradición occiedental como lo vimos en la historia, viene desde grecia y posteriormente roma con el blanco civilizador, que se le asocia a conceptos como la verdad o el poder del Estado por sobre su soberanía. El edificio de el palacio La Mone-

da, es del estilo neoclásico originalmente pintado de blanco, que si bien en un principio no tuvo una vocación de ser la casa de gobierno, el uso en el cual se convirtio la obra de Joaquín Toesca, fue muy concordante con la representatibidad del poder político presidencialista que ha tenido el país, por muchos años este estuvo en la expresión del material sin recubrimiento de pintura, el cual le daba un tono grisaceo de aspecto, y en el año 2003 bajo el mandato de el presidente Ricardo Lagos se decidió volver a pintarla de blanco como en su origen. El resto de las construcciones (ahora en procesos de mantención), tienen una paleta que según la escala de Lecorbusier (constructiva), hacen enanltecer al blanco, es decir al símbolo del poder político, al derivarse de este en una gamas de ocres claros y grices, que hace posicionar al blanco de la moneda como un color único.

Beatriz Aguirre, El Barrio Cívico, Revista Electrónica DU&P. Diseño Urbano y Paisaje Volumen VI N°17 Centro de Estudios Arquitectónicos, Urbanísticos y del Paisaje. Universidad Central de Chile. Santiago, Chile. Agosto 2009http://www.ucentral.cl/dup/pdf/17_barrio_civico_aguirre.pdf

CAP I II · Casos de estudio Color y biopolítica 43


Luis Iturra http://www.flickr.com/photos/liturra •


· BARRIO EL GOLF, PODER FINANCIERO ·

El barrio El Golf, ubicado en la comuna de Las Condes, es el símbolo de la arquitectura del poder económico más relevante a nivel país, la escala desarrollada en este sector, es la más grande, en términos de altura que se proponen, inclusive está el edificio más alto de sudamérica, Costanera Center. La costitución histórica del barrio como tal data de los años 90, momento en el que se consolida, ya que antes era un sector residencial, que se urbanizó bajo los principios de la ciudad jardín en 1920, luego en los ‘40 y 60 se establece ya como área residencial integral al área urbana, y en los 70’ comienzan las primeras construcciones en altura. Así se levantó rápidamente este centro financiero ya que atrajo como polo de desarrollo a la saliente clase alta de las otras comunas del resto de Santiago, posicionándolo como el centro de actividades financieras metropolitanas. Desarrollándose así la característica construcción en altura de todos los centros financieros de las ciudades globalizadas, que simbolizan por un lado el aprovechamiento del uso del suelo “eficiente” y la verticali-

dad como símbolo de poder. Dichos edificios se caracterizan por darle la expresión o marca de individualidad objetual en el tratamiento de la fachada, que por lo general son muros cortinas de vidrio, con alta capacidad reflectante, simbolizando objetos de lujo, que brillan todo el tiempo. Dentro de la expresión de las fachadas de los altos edificios de este barrio, el azúl ( considerando la gama de azules , celestes y grices) es el color predominante el cual queda en los edificios por el reflejo de la imagen del paisaje circundante y el tinte del vidrio en su tratamiento antiradiación que mantiene un acondicionamiento térmico interior. El azul entonces tiene las características de simbolizar muchos conceptos que se relacionan con esta impronta de poder financiero, por ejemplo el concepto de “confianza”1, “vastedad”, “infinitud” y “lo grande”2 . También se le asocia a cualidades como la inteligencia, lo masculino, y también se relaciona con el famoso concepto de la verdad.

Aquí el color actúa como simbolismo de la levedad celeste, y del brillo constante que producen sus reflejos, lo que se mencionó en el capítulo del movimiento moderno, como la desmaterialización de la sustancia, más aún cuando estos reflejos confundan al paisaje con los límites de la forma.

1. Eva Hellen, Psicología del color , Gustavo Gili, 2008, pág. 24: «La lejanía/la vastedad: azul 50% gris,10%, blanco,10% verde8%. La eternidad/infinitud: azúl 29% blanco 26%, negro 25%, lo grande: azul 21%, negro 16%, oro 15%, gris 11%, rojo 11% “Cuanto más lejos está el rojo, más azulado vuelve. En la lejanía, todos los colores aparecen turbios y azulados debido a las capas de aire que los cubren. … Cuanto más grados de azul veamos en el cielo entre el azul claro y el azul oscuro, más lejos parece que alcanza nuestra vista. Los pintores llaman a este efecto “perspectiva aérea.» CAP I II · Casos de estudio Color y biopolítica

45


Paseo Nacional del turismo Pullman Bus Lighting Philips •


·ESTACIÓN CENTRAL, EL INTERCAMBIO·

Este barrio si bien no es de mayor interés economico, se consolida como un barrio del intercambio, al ser el punto articulador de la movilidad migracional del país, por lo que es el punto de partida de mucha población que llega a la capital tanto nacional como internacional. Con una fuerte precencia urbana, se abre hacia el eje Libertador Bernardo O’higgins posicionandose como referente a escala metropolitana. Al ser un centro de intercambio, el barrio se ha ido transformando en las últimas décadas a una vocación netamente comercial, enfocada al desarrollo turístico, que cada vez toma más aspectos estéticos de los parámetros de la seducción y el espectáculo enmarcan a centros comerciales del globo. Estos parámetros estéticos sin duda aplicados en mayor escala en

ciudades como Las Vegas, Tokyo, Nueva York, han desarrollado una arquitectura enfocada en el despliegue pirotécnico de la fantasía y el deseo, esto materializado en formas, luces y colores que crean un escenario de artificios “mágicos” en el espacio, con el fin de apelar a los sentidos de esta fasinación espectacular. Específicamente en el desarrollo de esta estética de la saturación, que bien nos recuerda al período del barroco con el despliegue seductor como método propagandístico, y su doble lectura del exceso de la masa, forma y color con la expresión “memento mori” (recuerda que morirás), que lleva a pensar en esta estética postmoderna de vivir al máximo, consumir al máximo, acumular al máximo que la vida es rápida y corta, “live fast, die young”, se desarrollan, como vimos ante-

riormente, el color como artificio, y como elemento comunicativo directo a la subjetividad del espectador, al deseo del brillo, de lo inalcanzable, de lo sublime. Bajo estos parámetros se consolida esta zona con el hito del Paseo Nacional de turismo Pullman Bus, que se ubica en Libertador Bernardo O’higgins, esquina Jotabeche, el cual se trata de un recorrido lineal a través de 13 pórticos que contienen información turística de las regiones de nuestro país y que remata en una torre de 30 metros que tiene la particularidad de cambiar de color, a través de un sistema de iluminación, Esta torre enfrenta la Alameda consolidando este espacio como un espacio para el turismo y el símbolo del intercambio, a imagen y semejanza de los letreros de las Vegas. El simulacro total.

CAP I II · Casos de estudio Color y biopolítica 47


· REFLEXIONES ·

En estos ejemplos situacionales donde el poder, en sus distintos estratos, se plasma en el espacio urbano podemos observar una utilización del color como objeto simbólico de la representación de una imagen en los tres casos, como hemos visto en los apartados anteriores, en la historia del color, estos casos son reflejo de esta construcción cultural que dota de significado a los colores utilizados. Por una parte el caso del barrio cívico es una fiel representación del poder político como símbolo de la verdad y la “pureza” que quiere demostrar, la intachable fachada blanca de la moneda hace un espacio “civilizador” tal y como lo fue en Roma, en la consagración de este símbolo de poder frente a un contexto circundante el cual hay que dominar y del cual hay que destacar. En el caso del Barrio el Golf, la expresión del material, ícono de este tipo de arquitectura es el que le da el color a la imagen, simbolizando los conceptos anteriormente mencionados, como la levedad, la transparencia, el lujo y lo nuevo, tomando una postura igualmente discursiva, que se impone para destacar del resto de la ciudad, pero que se desfigura en el paisaje natural, esto por un lado puede dar pie a muchas interpretaciones, como por ejemplo, la consagración de este poder a la escala de la naturaleza. Y por último en el caso de Estación central, se gesta como mero símbolo el despliegue pirotécnico de la multiplicidad de colores propios de las ciudades de consumo, donde hay que capitalizar al espacio mediante el deseo. En este caso es incipiente debido a que es solo una intervención, y no existe una consolidación urbana que apele en conjunto a este tipo de subjetivaciones que tratan de capitalizar el espacio del olvido, el espacio público postmoderno.

CAP I II · Casos de estudio Color y biopolítica 48


· MERCADO INMOBILIARIO · La realidad de la estructuración postmetropolitana del sistema neoliberal en Santiago

Los casos de estudio, consiste en identificar cuales son los factores actuales “biopolíticos” que afectan al desarrollo de la ciudad postmetropolitana de Santiago. En nuestro caso Santiago comienza a ser un emblema del desarrollo capitalista a nivel mundial, con la implementación del modelo neoliberal en Chile a mediados de la década del 70, que junto a la puesta en marcha de la Normativa de Política Urbana de 1979 se incentivó la inversión privada en el suelo urbano, a través de la declaración del éste como un bien no escaso y susceptible a ser transado en el mercado. Paralelamente surge en el mercado inmobiliario como una suerte de burbuja económica que funciona bajo otro ritmo que los de la bolsa, un poco más estable, es decir “cuando la inestabilidad y crisis alejan a los inversores de la bolsa de valores, la especulación encuentra su mejor terreno en la compra y venta de inmuebles”. Ahora bien esto conlleva

a que suelo urbano sea suceptible a los cambios del mercado, que se denomina “especulación inmobiliaria”, la cual ha hecho (en suma con la especulación financiera) incrementar el dinero “virtual”, es decir que se declara que el capital especulativo mundial sobrepasa al productivo sobre 10 años hasta la fecha, y esto se debe en gran medida a los créditos hipotecarios, entonces esto “ayuda” a la macroeconomía del país, siendo por lo tanto, un beneficio para el Estado esta forma de lucrar con el suelo urbano. A partir de esto, en los años 80 comienzan los procesos de erradicación de los sectores más pobres hacia la periferia, donde el suelo urbano quedó sujeto a especulación económica, la cual determinó que la zona oriente de Santiago fuese la con mayor poder adquisitivo, que el centro se despoblara de dicha clase acomodada y que la pobreza se ubicara en el sur de la ciudad y en la periferia. Esta configuración determinó, lo que sería la estructuración

y fragmentación actual (a grandes rasgos) de nuestra ciudad. En los 90 comienzan los procesos de getrificación, por iniciativa estatal-municipal, de repoblar zonas del casco histórico de Santiago, con el fin de darle un carácter “cosmopolita” que incentivara la inversión de capital en el centro de la ciudad, es lo que impulsó a las grandes constructoras a comprar terrenos desvalorizados y a multiplicar su valor construyendo edificación en altura. Al este ser un incentivo a nivel institucional, es iluso pensar en la intervención de dichas instituciones por la conservación histórica de las zonas a tratar, por lo que se comenzó a hacer este tipo de arquitectura de manera espontánea a lo que dicte el mercado, transgrediendo así la imagen de la ciudad como patrimonio histórico-cultural, configurando un nuevo mapa de estas tipologías constructivas que se fueron esparciendo por la ciudad.

CAP I II · Casos de estudio Color y biopolítica 49


· ANÁLISIS COMPARATIVO DE LA PUBLICIDAD INMOBILIARIA Y SU CORRELATO EN EL COLOR· 1992-2012

Como hemos visto antes, la construccion de subjetivaciones como práctica biopolítica apelan a la creación de estilos de vida, que se muestran como un ideal, haciendo convertir en la necesidad del sujeto en una necesidad. Así sea el modelo del empresario de sí mismo, esta clase media que se supera, a través de las oportunidades del mercado, o distintos esteriotipos a los que la subjetividad individual puedan ser suceptibles. Esto se realiza a través de los medios de subjetivación como lo es la publicidad y los medios de comunicación. Para lo cual el estudio se desarrollará investigando un paralelo entre la publicidad inmobiliaria y el uso del color en el objeto mismo, para hacer el contraste entre el mensaje textual publicitario con su correlato en el color del edificio, esto dará cuenta si es que existe relación o no, entre los conceptos que se introducen en la población, como los “estilos de vida” que se quieren vender y en lo que dicen los colores acerca de dichos esteriotipos. El estudio consistirá en la extracción de 5 piezas gráficas de publicidad inmobiliaria dentro del mes de Junio desde el año 1992 hasta el año 2012 publicadas en la revista Vivienda y Decoración, suplemento del diario El Mercurio. Es importante definir este marco de análisis ya que esta pubicación va orientada a un estrato social de clase media- media alta, segmento económico al cual va definido en mayor parte el planeamiento de densificación de santiago, el cual se enfoca en el sector del centro y oriente. Este segmento socioeconómico es el foco de la implementación directa de esta premisa del neoliberalismo, “ser empresario de sí mismo”, el cual es la potencia del sector productivo, es por esto que el capital-idoneidad al que apela el mercado está enfocado en el desarrollo de esta sujeción para el futuro consumo.

CAP I II · Casos de estudio Color y biopolítica 50


En el siguiente gráfico que hace una síntesis cromática de los edificios inmobiliarios podemos identificar 3 etapas cromáticas, la primera 92 – 97, la de transición 98 – 04 y la final 05 – 12. Estas nos definirán el rango de análisis de los conceptos de venta de las piezas publicitarias y su correlación con los colores utilizados en la arquitectura, que se enmarcan en fenómenos culturales que engloban este fenómeno en particular.


· ANÁLISIS COMPARADO· Primera Etapa. 1992-1997

CAP I II · Casos de estudio Color y biopolítica 53


92 Terrado Blanco; un lugar para vivir bien

93 Este aviso es distinto porque somos ¡Así de diferentes!” bien

Para todos los gustos

94 Mucho más de lo que ha visto hasta ahora

95 Departamentos en el centro de la modernidad . Donde se vive el futuro

CAP I II · Casos de estudio Color y biopolítica 54


96 Un lugar especial... para vivir .

Compruébelo, nada igual en el mercado.

97 Con todo para vivir!

Tenemos más ventajas para usted

A veces en la vida sus sueños tienen un alto precio, esta es la excepción.

CAP I II · Casos de estudio Color y biopolítica 55


Gráfico 1: Gama de colores utilizados en edificios por año.

92 93 94 95 96 97

Gráfico 2: Porcentaje de color utilizado en el período.

17%

13%

Azules

Violetas

3% Blanco

23%

23%

11%

Rosados

Marrones

Rojos

CAP I II · Casos de estudio Color y biopolítica 56

6% 3% Naranjas

Verdes


Lo artificial

Análisis comparativo: Aquí se observa una gama de colores contrastantes que reflejan por una parte aspectos de la moda de la época y por otro lado un juego de colores que crea un imaginario del deseo y la diversión, lo que responde a esta visión que apela a el artificio como símbolo del ocio y del hedonismo, utilizando así una gama propia de estéticas postmodernas.

Lo llamativo

Rosado – Celeste – Rojo - Violeta : Colores que se comprenden desde la imagen del deseo y la seducción, del encanto de lo artificial como lo sintetizan los gráficos de La psicología del color. Por otra parte se ven plasmados conceptos propios de la etapa, donde en las piezas gráficas se vende el edificio en sí, en primer plano, resaltando esta personalización del diseño, la utilización de contraste dentro de los edificios es también parte de esta lógica postmoderna, en la cual, se observa como una imagen progresista de crecimiento, también se observan tipologías de menor altura, las cuales aún no formaban la imagen de ciudad actual, las cuales debían resaltar dentro de la ciudad.

Lo seductor

El encanto

CAP I II · Casos de estudio Color y biopolítica 57


· ANÁLISIS COMPARADO· Segunda Etapa. 1998 - 2004

CAP I II · Casos de estudio Color y biopolítica 58


98

La Reina, lejos la comuna más verde de Santiago

4.000 m2 de terreno … y un solo edificio para disfrutarlo

99 Disfrute la tranquilidad

Jardín de la Florida

CAP I II · Casos de estudio Color y biopolítica 59


00 Casa Colon parque.

01 Parque de las Américas.

03 vivir Europlaza, es más...

Familia.

04 Un nuevo estilo de vida en pleno centro de Santiago.

CAP I II · Casos de estudio Color y biopolítica 60


98

Gráfico 1: Gama de colores utilizados en edificios por año.

99 00 01 02 03 04

Gráfico 2: Porcentaje de color utilizado en el período.

10%

6%

7%

39%

28%

5%

5%

Blanco

Violetas

Rosados

Marrones

Verdes

Azules

Grices

CAP I II · Casos de estudio Color y biopolítica 61


Lo natural

Análisis comparativo En esta época puede comprender como un período de transición cromática hacia la consolidación de una gama más consolidada que son los marrones, aún se pueden observar colores de la etapa anterior como los rosados, violetas y azules, y el crecimiento de los colores verdes y pardos que marcan un fuerte lazo con el desarrollo conceptual de la publicidad y de los estereotipos propuestos por los medios, en respuesta a fenómenos culturales, se puede entender esta lógica con lo observado en el análisis publicitario, el que revela esta vuelta a la vida de plaza, barrio y los conceptos de familia y tranquilidad, estos son apoyados por gamas cromáticas que engloban a los tonos verdes, pardos y marrones, los que evocan estas ideas.

Lo tranquilizador

Esto apoyado por la gráfica publicitaria en donde se deja de poner en primer plano al edificio en sí, y se muestran imágenes más representativas de estos conceptos, como por ejemplos zonas de áreas verdes circundantes, niños en el pasto, familias ícono o hacen hincapié a el espacio de jardines y zonas de esparcimiento dentro del mismo proyecto.

La seguridad

CAP I II · Casos de estudio Color y biopolítica 62


· ANÁLISIS COMPARADO· Primera Etapa. 2004-2011

CAP I II · Casos de estudio Color y biopolítica 63


05

Departamentos Jardín Real

Alto parque Ñuñoa.

06 Edificio parque Zamorano, un departamento para sentirse en casa.

07 Espacios para vivir, espacios para compartir.

Vida de barrio en plena ciudad

CAP I II · Casos de estudio Color y biopolítica 64


08 Edificio plaza Holanda II, la mejor forma de vivir.

09

Innovación y terminaciones que hacen de tu espacio un estilo de vida.

10 Vuelva a respirar en Lo Castillo

11

Disfruta la vida de parque sin salir de tu hogar.

CAP I II · Casos de estudio Color y biopolítica 65


Gráfico 1: Gama de colores utilizados en edificios por año.

05 06 07 08 09 10 11 12

Gráfico 2: Porcentaje de color utilizado en el período.

25%

20%

55%

Grices

Pardos

Marrones

CAP I II · Casos de estudio Color y biopolítica 66


Análisis comparativo En esta etapa se puede ver una consolidación cromática generalizada entre los tonos marrones y sus variantes como los veiges y pardos, los cuales representa el elemento escencial de la constitución de la naturaleza, la tierra. En la revisión de la publicidad, también podemos observar ejemplos que se relacionan con esta negación de las dinámicas urbanas, haciendo alusión al ambiente natural en la mayoría de los casos, con nombres de los edificios encabezados por la palabra parque, plaza o jardín, además de mostrar imágenes de paisajes naturales. “El marrón es un color valorado positivamente para los espacios habitables. Lo natural, lo esencialmente carente de artificialidad, hace del marrón el color de la comodidad. “ “El color de los materiales robustos” “Ninguna cosa se tiñe de marrón para embellecerla, sino que la mayoría de las cosas marrones tienen este color como color natural. Sólo los materiales sintéticos se tiñen de marrón para darles la apariencia de materiales naturales, aunque los materiales sintéticos se reconocen al instante por la uniformidad del color” Tomando en cuenta estas citas del libro Psicología del color, es de donde se puede deducir que la necesidad implícita de un sentimiento de arraigo está en los habitantes de la ciudad y es tomada por el mismo mecanismo que rompió esa relación para la subjetivación ilusoria a través de simples evocaciones, simples simulacros de lo verdadero.

CAP I II · Casos de estudio Color y biopolítica 67


· EL BLANCO TRANSVERSAL A LAS ÉPOCAS ·

2º Lujo y elegancia

Transversal a las etapas en este estudio se encuentran presentes los edificios cuyo color es el blanco, el cual está asociado claramente a conceptos de estilo, nivel, exclusividad y elegancia. El blanco asociado con todos los conceptos que hemos visto en el capítulo II, está asociado ahora a los conceptos del diseño, es decir que se olvidó su raíz filosófica en la búsqueda de la verdad, y ahora quedó en la superficie de la asociación del estilo y de la clase, es así como podemo ver estos edificios, que en todas las piezas gráficas se vende el objeto de diseño. Que supone calidad y excelencia.

CAP I II · Casos de estudio Color y biopolítica 68


92

93

El mejor lugar para vivir

97

No viva en un Planeta ¡Viva en 5 estrellas!

Conozca un departamento europeo.

01 Privacidad , plusvalía y ubicación, elija lo mejor.

94 Comodidad, espacios y estilo.

03 Elegante edificio de estilo.

95

Santiago Magno

12 Un hito arquitectónico.

96

Realmente exclusivos.

Un proyecto del más alto nivel. CAP I II · Casos de estudio Color y biopolítica 69


· CONCLUSIONES DEL CASO ·

En esta revisión de las piezas gráficas de la arquitectura hemos podido notar distintas prácticas de subjetivación a través de la publicidad y su correlato en el uso del color, en la primera etapa se muestran tonalidades propia de lo artificial, con mensajes que responden a la lógica de la personalización, siendo el objeto de diseño el preponderante en la plasmación de los estereotipos que se proponen. Posteriormente podemos ver en las dos etapas siguientes una fuerte vuelta a los conceptos de barrio y naturaleza, la utilización de gamas cromáticas acordes como los marrones y los verdes, colores que más allá del apoyo a este estilo de vida propuesto por la publicidad, componen una plasmación en la imagen urbana que recoge estos mismos anhelos de volver a lo anterior, a lo natural, superponiendose como un discurso ficticio en las edificaciones en altura que han configurado la estructura que rompió el arraigo orgánico de las personas con su entorno, que se construye a través de los lazos emocionales con el territorio, en ritmos lentos de transformación, permitiendo el espacio a la memoria y la consolidación de este. Así es como se propone un nuevo paisaje artificialmente naturalizado a través del color, el cual contrarresta esta necesidad de “lo verdadero” o genuino. Y por último la utilización del blanco como un continuo en la historia, medio simbólico del “estilo”, el cual es una construcción cultural viene desde tiempos remotos, pero que hoy en día ha sido olvidado el origen para quedar en la memoria como una asociación a la imagen de lo que en algún momento significó en la teoría. Esta asociación a la exclusividad al nivel y a la clase, es la que adopta “el diseño” y se empodera de estas para comportarse como una práctica de subjetivación más. El estilo de vida de vivir en el diseño, en la imagen.

CAP I II · Casos de estudio Color y biopolítica 70


· APROXIMACIÓN A LA CONFIGURACIÓN DE UN NUEVO MAPA CROMÁTICO ·

Del análisis anterior se extraen las directrices que configuran la “realidad cromática” de esta nueva tipología, la cual prolifera por la ciudad de Santiago a una velocidad impactante. Esto supone ser una nueva configuración territorial la que acarrea percé su condición cromática, cual actua de manera repetitiva, al igual que su formalidad plástica, estableciendo un nuevo mapa de totalización de la imagen a través de estos patrones repetitivos, los cuales configuran una suerte de integración estética mencionada previamente por la hipótesis de José Solis O. Para aproximarse a esta suerte de nuevo mapa cromático se analizarán las comunas donde el crecimiento de la inversión inmobiliaria es más alto, las cuales son la comuna de Santiago, San Miguel, Providencia y Las Condes. Se ubicarán georreferenciadamente las tonalidades cromáticas utilizadas por los edificios actualmente en venta. Información extraída de www.portalinmobiliario.com

CAP I II · Casos de estudio Color y biopolítica 72


CAP I II · Casos de estudio Color y biopolítica 73


1

8

2

15

23

30

16 24

31

9

25 17 3

10

32

26 18 4 33

11

27

19 5

34

12

20

6

13

28 21

35

14

29 7

22

36


Las Condes Oferta actual de departamentos en venta

15 26

las condes

34 36

9

23 3

5

34

11

31

22

24 28

7

21

1

6 20

17

32

29 2

4

27

14

10 8 19

13

12

16

30 25

33

18

1. Alto San Carlos - Edificio Topacio 2. Apoquindo Downtown 3. Astra II 4. Cristal de Abelli 5. Departamentos Crosbie 6. DZINE 7. Edificio 1K 8. Edificio Bello Horizonte 2 9. Edificio Charles Hamilton 10. Edificio Ciprés 11. Edificio Círculo Cabot II 12. Edificio Conquistador 13. Edificio Cumbres de Colón 14. Edificio El Dante 15. Edificio Fray León 16. Edificio La Calesa 17. Edificio Línea 18. Edificio Manquehue Sur 1881 19. Edificio Soria 735

20. Edificio Tiziano 21. Edificio To Be 22. Edificio Vista Los Andes - Etapa II 23. Edificio You 24. El Olivar 25. Espacio Mayecura 26. Fray Montalva 102 27. Isidora 3000 28. Jardines de Riesco 29. Las Condes Capital - Deptos. 30. Los Novelistas 31. Los Trigales 32. Parque Privado Italiano 33. Parque Vespucio 34. Parques de Riesco – Edificio Alderete 35. San José de la Sierra 050 36. Valle San Francisco


1

6

11

2

12

7

13 3

8

4

9

14

10

15

5


Providencia Oferta actual de departamentos en venta

6 2

13

10

4

7

1

14

12

3 9

8

5

15

11

1. Biarritz 1945 2. Edificio Antúnez 3. Edificio Baucis 4. Edificio Diseño 3 5. Edificio Fundador Don Luis 6. Edificio Hernando de Aguirre 1007 7. Edificio Llewellyn Jones 1539 8. Edificio Mariategui 9. Edificio Padre Correa 2655 10. Edificio PRO 11.Edificio Willie Arthur 12. Espacio Luz 13. Hernando de Aguirre 1420 14. Padre Correa 15. Pocuro Evolución

Portal inmobiliario / http://www.portalinmobiliario.com/


1

8

14

20

26

15 21

2

9

27

16

22

3

28

10 17 4 23

11

29

5 18

24 30

12 6

13 7

19

25

31


San Miguel Oferta actual de departamentos en venta

17

29 9

7 10

13

2

6 31

8 23 11 19 20

28 3

5 14

16

15

21 24 22

26

12 25 30

18

4 1 27

1. Alto San Miguel 2.Ana Luisa 3. ARQ San Miguel 4. Condominio Parque ciudad del niño 5. Condominio Santa Ester 6. Curiñanca 7. Edificio Don Agustín XI 8. Edificio Don Joaquín II 9. Edificio Don Joaquín 10. Edificio El Marqués 11.Edificio El Parque 12. Edificio Espacio San Miguel 13. Edificio Infinity Nativa 2 14. Edificio Las Palmas 15. Edificio Llico 16. Edificio Milano 17. Edificio Parque Centenario III 18. Edificio Parque Lo Ovalle 19. Edificio Salesianos V

20. Edificio San Ignacio 21. Edificio Segunda Avenida 22. Edificio Tercera Avenida 23. Edificio Teresa Vial 1310 24. Edificio Terranova 25. Edificio Vista Plaza 26. Family Quinta 27. Foresta Plaza Etapa 2 28. La Marina 1400 29. Magdalena Vicuña 1450 30. Parque Don Daniel II 31. Toledo Plaza 20. Edificio San Ignacio 21. Edificio Segunda Avenida 22. Edificio Tercera Avenida 23. Edificio Teresa Vial 1310 24. Edificio Terranova 25. Edificio Vista Plaza 26. Family Quinta

27. Foresta Plaza Etapa 2 28. La Marina 1400 29. Magdalena Vicuña 1450 30. Parque Don Daniel II 31. Toledo Plaza

Portal inmobiliario / http://www.portalinmobiliario.com/


1

12

23

33

44

55

63

74

13 24

2

75

45 34

64 56

25 14 35

3

76 46 65 57

4

77

26 15

36 47

5

66

16

78

58 37 27 48

6 17

67

59 38

79 68

49 7 28 50

18

69 60

39

80

70

8 51 19

40 29 81

61 9

71

52 20

30

41

10 42 31

72 53

21

62

11 22

32 43

73 54

82

83


76

Santiago

12

Oferta actual de departamentos en venta

14 65

40

43

51

17 66

57

15

81

36

74

45

24 27 44

49

39 58

68 82

77 2 64

28

46 1

13

23

3

80

11

19

10

75

61

42

26

50

35 73

32 56

5 20

8

30

70

62 48

83

67 6

60

47

54

7

53

16

21

41

29

55

18

78

31

79

71

22

72

59

9

63 4

34

37 52 33

38

69 25

1. Alto Cochrane II 2. alto ovalle 3. alto san francisco 4. avenida matta plaza 5. Carmen Argomedo II 6. carmen art 7. Cima 8. Concepto Ambientes 9. Concepto Infinity 10. Concepto Move 11. concepto people 12. Condominio Bizantino 13. condominio jardines de san isidro 14. Condominio Nuevo Santiago 15. Condominio Palmas de Brasil 16. Conexión 17. Cosmopolita

18. Creación 19. eco ciudad 20. edficio c 21. Edificio Alto Cochrane 22. Edificio Alto del Parque 23. Edificio Alto Serrano 24. Edificio Amunátegui 25. Edificio Arena Park 26. edificio argomedo oriente 27. Edificio Atalaya en Monjitas 28. Edificio Atracción 29. Edificio Carmen 233 30. Edificio Carmen Argomedo 31. Edificio Carmen Oriente 32. Edificio Conecta 33. Edificio Don Ramón 34. Edificio E-Concept

35. Edificio Eco Espacio 36. Edificio Eco Plaza 37. Edificio Espacio Nataniel 38. Edificio Gran Manantial 39. Edificio Gran Santiago 40. Edificio Héroes de Chacabuco 41. Edificio Jofré 42. Edificio Lira Plaza III 43. Edificio Mirador Norte 44. Edificio Morandé 45. Edificio Nova Urbe 46. Edificio Panorama Oriente 47. Edificio Parque Real 48. Edificio Paseo Ejército 49. Edificio Plaza Brasil 50. Edificio Plaza del Agua 51. Edificio Plaza Los Reyes

52. Edificio Plaza Mirador Don Mario 53. Edificio Plaza San Isidro 54. Edificio Punto Es 55. Edificio San Francisco 56. Edificio San Isidro 57. Edificio San Martín Urbano 58. Edificio Santa Lucila 59. Edificio Santa Rosa Urbano 60. Edificio Solsticio Capital 61. Edificio Vista Parque 62. Edificio Zoom 63. Espacio Oriente 64. Evolución 65. General Mackenna 66. Geocentro Amunátegui 67. Geocentro Marín II - B 68. Geocentro Moneda

69. La portada 70. Lord Cochrane 71. Nuevo Portugal 72. Nuevo Portugal 2 73. Palmas de Tocornal 74. Parque Amunategui 75. Parque Davis Torre B 76. Parque de Los Reyes 77. Paseo Lira 78. Pórtico Oriente 79. San Francisco In 80. San Isidro 81. Terra Norte 82. Vanguardia Moneda 83. Victoria Plaza III

Portal inmobiliario / http://www.portalinmobiliario.com/


· REFLEXIONES DEL CASO ·

En este catastro es posible observar la consolidación cromática de una gama en particular que está posicionándose en Santiago, esta muestra es parcial, ya que revela solo un porcentaje mínimo de la utilización del color en los edificios, ya que es solo un muestreo de los departamentos que se encuentran actualmente en venta, eso quiere decir que existen aún más capas de color por debajo de esta de los años anteriores, de los que se puede intuir que utilizan los mismos tonos. Esto se puede deducir del análisis anterior, el cual nos reveló que colores se ocupan y desde cuando se están utilizando. Es sin duda increíble pensar que la proliferación de esta tipología es aún mayor dentro del mapa de la ciudad y que consolida claramente esta idea de totalización estética, una totalización que responde a una subjetivación generalizada de la dinámica de la urbe, que es el rechazo dentro del mismo sistema a las formas de hacer ciudad, es decir que si bien se plantea una densificación masiva en ciertas comunas como modelo de desarrollo (entendemos que desarrollo económico), se apela a la negación de este mismo modelo, configurando un estereotipo y una ilusión de una vida naturalmente falsa. Esto está enfocado en esta subjetivación localizada en el capital humano que se ejemplifica de mejor forma en la clase media emergente, este segmento de la población el cual es más vulnerable a las subjetivaciones del modelo ya que ha sido enraizado en su sistema de creencias un estilo de vida aspiracional, que sin duda tiene que ver con un estándar de vida, el cual también se relaciona con la naturaleza, si observamos la clase alta es la que tiene mayor poder adquisitivo y mayor áreas verdes en su dominio, lo que se traduce en un estereotipo constituido en una imagen simulada para crear el “como si fuera eso” y ofrecer esta ficción para la satisfacción del anhelo de exitismo, anhelo que por cierto es también creado.

CAP I II · Casos de estudio Color y biopolítica 82


Luis Iturra http://www.flickr.com/photos/liturra •


CAPÍTULO IV

·Conclusiones generales·

84


· REFLEXIONES ·

Hay que aclarar primero que la visión planteada en este seminario, es propuesta bajo la óptica acotada de comprender al problema de los fenómenos actuales bajo una lectura política, es preciso decir, que esta es solo una visión o interpretación de la realidad y que en este dominio es posible plantear el siguiente desarrollo, el cual no es excluyente de otras visiones a cerca de cómo opera el color en la arquitectura. Desde este punto de vista desarrollado a lo largo de este estudio se ha podido entender y conocer algunos lineamientos de los que son parte la ciudad, el color y el poder, que nos ha permitido aproximarnos a una visión más acabada del problema planteado al comienzo del estudio. En cuanto el planteamiento realizado en la primera hipótesis que plantea que la arquitectura funciona como práctica de instrumentalización del poder para los fines de este mismo, es posible observar dentro del estudio del seminario que la esta en general se plantea como un manifiesto de las dinámicas del poder, en su configuración,

en su gestación y en su expresión, la cual ha estructurado una historia cultural que se traduce en diversos aspectos. Dentro de los cuales el color cumple un rol fundamental en dicha práctica biopolítica. De lo que se refiere a la segunda hipótesis en cuanto a que el color surge como una herramienta de subjetivación y que se plantea como una de las armas más relevantes en la producción de subjetividades, debido a la cualidad comunicativa y simbólica que posee, teniendo la capacidad de apelar de manera más instintiva y rápida a las emociones del sujeto, posicionándolo en un lugar privilegiado de las prácticas de dominación invisibles de la biopolítica. Es posible decir que se puede observar su importancia dentro de la arquitectura comprendiendo el valor significativo tan relevante que la constituye como tal, comprendiendo el rol simbólico que tiene en la configuración de la realidad, es posible descubrir el poder que posee en sí. El color efectivamente con su cualidad comunicativa que penetra es-

feras del entendimientos más profundas que otras formas de la arquitectura, es utilizado como metodo de manipulación con respecto a la configuración de una subjetividad simbólica dentro de las personas, es el arma que entra como medio de refuerzo subliminal en esta producción de idoneidades, las cuales se comprenden en un contexto mayor de dispositivos biopolíticos de administración de la vida. La relación entre biopolítica y el color también se pudo comprender a través del paralelo teórico que se hace homologando la inclusión del sujeto en las dos variables, pudimos comprender por una parte que las prácticas biopolíticas no son más que la inmiscusión en la vida para tener el control de esta. Comprender que para poder ejercer dicho poder sobre la vida, era necesario incorporar en el dominio al mismo sujeto a gobernar, es decir hacerlo partícipe en una ilusión de libertad dentro del sistema “neo-liberal” formulando el modelo de la autorpoducción, el empresario de si mismo, creando así una imagen de vida, que no es más que la mera ilusión de lo que importa, pero que CAP IV · Conclusiones generales Color y biopolítica

85


efectivamente funciona en este sujeto alienado por lo ficticio. Por otra parte se pudo comprender dicha inclusión de este sujeto en el color cuando Goethe es quien lo pone como actor principal en la existencia y percepción de estos, siendo los teóricos de la bauhaus quienes comprendieron que las dinámicas del color eran tan complejas que relacionaban realidades superpuestas, comprendiendo el fenómeno del color como un conjunto y no como un hecho aislado, así se introdujo en su condición de contenedor de significados superpuestos al objeto de diseño, en el que la forma anticipa la función, es decir antecede estéticamente la función del objeto, siendo el color (entendido por ellos como una totalidad), un factor relevante en esta comunicación de la función del objeto. Luego en la incorporación del sujeto como medio para hacer diseño, es de donde el color toma forma icónica de los anhelos y deseos del sujeto destinatario, posicionándose en el objeto mismo para luego devolverse a él como un método de autoproducción.

Es entonces como se logra comprender, que es posible esta relación conceptual entre estas variables, y es también el punto que nos posiciona para el entendimiento de cómo opera esta práctica biopolítica. Comprendiendo que el color opera como un simbolismo el cual es una construcción cultural de la reflexión que hace historia a cerca de este, tomando cuerpo en la memoria y convirtiéndose en dicho símbolo. Se pudo observar que las prácticas de creación de subjetividades a partir del color operan en distintos medios y de distintas formas, por una parte se encuentra el aplicado como medio discursivo, que se utiliza como ícono de significaciones culturales como lo vimos en el caso del poder político o económico, por otra parte se hace presente en esta creación de deseo en las estéticas postmodernas y en las dinámicas actuales de la ciudad opera como un método de apelación al símbolo de anhelo de la vida de las personas, ya no como un deseo hedonista, sino como un estilo de vida que trata de ser real.

CAP IV · Conclusiones generales Color y biopolítica 86

La tercera hipótesis que plantea que es posible afirmar que el color actá como apoyo fundamental a la integración estética que se superpone en la fragmentación estructural de la ciudad de Santiago, configurando un nuevo mapa simbólico que unifica el territorio desmembrado. Sin duda alguna en el estudio desarrollado que investiga la tipología de edificios inmoiliarios, pudimos observar en cuanto al diseño una suerte de totalización en cuanto a su morfología, su disposición espacial, y su expresión en el color, es preciso preguntarse el por qué de la existencia de esta homogeneidad cromática en esta tipología siendo que la expresión de esta no está sujeta al material sino se encuentra bajo la elección de quien diseña quien tiene la posibilidad de acceder a todo el espectro cromático que posibilita el recubrimiento de pintura. Este fenómeno casi espontáneo que se traduce en esta integración estética que logra el modelo a través de la totalización de la imagen a partir de la repetición de elementos


que configuran el espacio fragmentado, está soportado a su vez por esta no tan espontánea forma de elección del color, que supone hacer símbolo de los deseos de las personas que se endeudarán comprando un estilo de vida falso. Configurando así un nuevo mapa cromático que prolifera como manchas sobre la ciudad, actuando efectivamente como un integrador estético, que en cierto modo hace la alusión de poder recomponer un nuevo mapa simbólico de esta ciudad dispersa y de memoria a corto plazo. Finalmente la cuarta hipótesis que plantea posible decir que las prácticas del color utilizadas actualmente están sujetas a la finalidad del olvido simbólico de esta “violencia política”, donde se puede predecir que el uso de este está comandado por una suerte de naturalización de el artificio neoliberal para dicho fin. Se pudo comprobar esta hipótesis que en la actualidad el color opera (en este caso de la postmetrópolis) como un medio biopolítico para la naturalización del artificio neoliberal, el cual necesita convertirse por un lado en esta falsedad para su va-

lidación en la vida del espectáculo y por otro necesita hacer natural esta forma de hacer las cosas para implantarse en el gen de las personas y enraizarse como ideología, es decir que la naturalización tan literal que hace el color a través de su configuración como medio simbólico hace posible este intento ya casi bien logrado del olvido, del olvido de esta violencia política que sufre la ciudad y la vida misma. Es entonces presiso volver a la pregunta a cerca de qué nos revelan los colores de Santiago, y reflexionar a partir de estos, nuestra realidad general y plantearse el problema arquitectónico como un una fenómeno unitario, y tratar de ver todos los colores de la realidad, incluso los que el hombre no puede ver.

CAP IV · Conclusiones generales Color y biopolítica 87


CAPÍTULO V

·Bibliografía· Libros Artículos y Revistas Páginas Web

Color y biopolítica 89


LIBROS 1

Batchelor, David, Cromofobia, Editorial Síntesis, Madrid , 2000.

2

Borges, Luis, Poesía completa, Random House Mondadori, 2011

3

Brusatin, Manlio, Historia de los colores, Paidos Estética, 1997.

4

Cage, John, Color y cultura, Ediciones Siruela, 1993.

5

Debord, Guy La sociedad del espectáculo, Pretexto, 1967.

6

M. Düttmann, F. Schmuck y J. Uhl (compil.) El color en la arquitectura, Barcelona, Gustavo Gili, 1982, pág. 21.

7

Frankl, Paul, Principios fundamentales de la Historia de la Arquitectura, el desarrollo de la arquitectura europea: 1420-1900, Gustavo Gili, Barcelona 1981.

8

Focualt, Michel, Nacimiento de la biopolítica (1978- 1977), Fondo cultura económica, México, 2007.

9

Goethe, Teoría de los colores, Artes gráficas soler. S.L., Valencia,1999

10

Hellen, Eva, Psicología del color , Gustavo Gili, 2008

11

Kandinsky, Wassily, De lo espiritual en el arte : contribución al análisis de los elementos pictóricos, Paidós, Buenos Aires 2003.

12

Lichtenstein, Jacqueline The Elocuence of Color. University of California Press, 1993.

13

Lipovetsky, Gilles, El imperio de lo efímero. La moda y su destino en las sociedades modernas, Anagrama, Barcelona, 1990 pág.

14

Lemm, Vanessa, Michel Foucault: Biopolítica y Neoliberalismo, ed., Santiago: Ediciones Universidad Diego Portales, 2010

15

W. Soja, Edward Postmetrópolis. Estudios críticos sobre las ciudades y las regiones, Traficantes de Sueños, 2000.

16

Taut, Bruno, ¡Llamamiento a construir en color!, (1919)

17

Varela, Francisco, El fenómeno de la vida, Dolmen Ediciones, 2000.

18

R. Venturi, S. Izenour, D. Scott Brown, Aprendiendo de Las Vegas El simbolismo olvidado de la forma arquitectónica, Gustavo Gili, 2000.

19

Virno, Paolo, Gramática de la multitud, Colihue edidiones, Buenos Aires, 2003.

20

Wick, Rainer , Pedagogía de la Bauhaus, Alianza Forma.

CAP V · Bibliografía Color y biopolítica 90


ARTÍCULOS Y REVISTAS 1

Aguirre, Beatriz, El Barrio Cívico, Revista Electrónica DU&P. Diseño Urbano y Paisaje Volumen VI N°17 Centro de Estudios Arquitectónicos, Urbanísticos y del Paisaje. Universidad Central de Chile. Santiago, Chile. Agosto 2009http://www.ucentral.cl/dup/pdf/17_barrio_civico_aguirre.pdf

2

Lazzarato, Maurizio. (2000). Del biopoder a la biopolítica. Revista francesa MULTITUDES, nº 1.

3

Reyes, Carlos, Ranking ubica a Santiago entre las 10 ciudades que más crecieron en 2011, [en línea], www. diario.latercera.com, miércoles 01 de febrero de 2012, Dirección URL:http://diario.latercera. com/2012/02/01/01/contenido/santiago/32-99117-9-ranking-ubica-asantiago-entre-las-10-ciudades-que-mas-crecieron-en-2011.shtml, [Consulta: 15 de junio, 2012].

4

Solís O, José. Biopolítica y desmemoria en el Santiago posmetropolitano. Revista De arquitectura Número 21 América Latina: Identidad y Asimilación, Santiago, 2010,pág. 34.

5

Verdú, Vicente De cómo el alma llegó a ser objeto de consumo, Astrolabio. Revista internacional de filosofía Año 2006. Núm. 3. ISSN 1699-7549

6

Conferencia Vicente Verdú , “El Actual Capitalismo De Ficción” Foro Complutense, Biblioteca Histórica Marqués De Valdecilla Jueves, 20 de Enero De 2005

PÁGINAS WEB 1

www.observatoriourbano.cl

2

www.portalinmobiliario.com

3

www.wikipedia.com

4

www.latercerea.com

CAP V · Bibliografía Color y biopolítica 91


COLOR Y BIOPOLÍTICA  

Investigación de seminario Arquitectura, Universidad de Chile. 2012

Read more
Read more
Similar to
Popular now
Just for you