Issuu on Google+


路 LA SOMBRA 路


Marcos Huanambal Gimenez FotografĂ­as


Dedicado a pocos


Paz, paz, no está muerto, No duerme. Despertó de los sueños de la vida. Somos nosotros, perdidos entre visiones tormentosas, quienes tenemos con los fantasmas una inútil rivalidad. Y en un loco trance golpeamos con el cuchillo del espíritu naderías invulnerables. Nosotros nos descomponemos como cadáveres en un cementerio. El miedo y el dolor nos convulsionan y nos consumen cada día. Y frías esperanzas pululan como gusanos en nuestra materia viva. El único persiste, los demás cambian y pasan. La luz del paraíso brilla por siempre. Las sombras de la tierra vuelan. La vida, como una cúpula de vidrios de colores, mancha el blanco resplandor de la eternidad, hasta que la muerte la pisotea en trozos. Muere, si vas con aquello que buscas, irás donde se va todo.

Percy Bysshe Shelley


No despiertes a la serpiente, no sea que Ignore cuál es el camino a seguir; ¡Deja que se deslice la que aún duerme sumida en la honda hierba de los prados… con silencioso impulso!

Percy Bysshe Shelley


… sin doblez, irreprimible y no anunciada, que es la sencilla verdad de sí misma... fatal en su advenimiento, total siempre, como el Ser del cual es la más clara noción, y siempre afectante, nunca insignificante, la que nos ha buscado preocupación, perplejidad… Macedonio Fernández


“No puedes recorrer el sendero antes que el sendero seas tú mismo” Madame Blavatski



La Sombra