Issuu on Google+

14

Diario Concepción Sábado 11 de enero de 2014

Economía&Negocios

La clase directiva

Claudio Maggi Magíster en Ciencias de la Ingeniería, mención Economía, Universidad de Chile. Profesor del Magíster en Negocios de Facultad de Ciencias Económicas y Administrativas, Universidad Católica de la Santísima Concepción.

Panorama y desafíos en materia de innovación al cabo del año… de la innovación 2013 fue entusiastamente promovido como el “año de la innovación” por parte del Ministerio de Economía y las instituciones públicas relacionadas con los programas y políticas de ciencia, tecnología e innovación en nuestro país, tales como Corfo, Conicyt y el propio Consejo Nacional de Innovación. Paradójicamente durante el año que acaba de finalizar, las noticias para Chile en materia de innovación distaron de ser halagüeñas. Sabido es que según el Índice de Innovación Global -GII-2013, publicado anualmente por la Universidad de Cornell, Insead y la Wipo (agencia de Naciones Unidas especializada en propiedad intelectual), Chile cayó siete puestos, desde la posición 39 a la 46, cediendo el liderazgo a nivel latinoamericano a Costa Rica. El informe señala, entre otros aspectos, que las principales debilidades de nuestro país se concentran en las dimensiones de capital humano y esfuerzo en investigación y desarrollo (I+D). Evaluar el desempeño del país en esta materia reviste importancia en la medida que para todas las economías, a partir de un cierto umbral de ingresos -ya alcanzado por Chile-, la innovación pasa inevitablemente a convertirse en el principal motor de los incrementos de productividad, y por ende, en factor determinante de las potencialidades futuras de crecimiento. Y lo cierto es que desde hace años nos hemos venido acostumbrando a argumentar que nuestro sistema nacional de innovación es como un vaso “a medio llenar”. Así, quienes insistimos en centrar la mirada y difundir los logros de la parte medio llena, argumentamos, evidencia en mano, que desde hace varios años se vienen desplegando crecientes esfuerzos públicos en diferentes componentes del sistema, apoyando capacidades, conductas y ciertamente proyectos que favorecen los procesos de innovación, y a la vez promoviendo el ingreso de nuevos actores con roles catalizadores en los eslabones críticos, tales como Centros internacionales especializados en la valorización y transferencia de investigaciones y nuevas tecnologías, o el talento emprendedor global, a través de la iniciativa Start Up Chile. Esfuerzos innegables, pero insuficientes. E incompletos. La parte medio vacía de nuestro desempeño innovador se manifiesta crudamente en los dos ámbitos señalados previamente como debi-

lidades principales según el GII 2013 para Chile. Primero, el estancamiento de la inversión total en I+D, cuya tasa en relación al producto interno nos sitúa muy lejos del promedio de países de la Ocde, e incluso muy atrás de países no miembros como China o Brasil. Adicionalmente, este indicador revela en el caso de Chile una participación aun minoritaria del sector privado, al contrario de lo que ocurre en las economías más dinámi-

cas. Un segundo problema es la existencia de segmentos significativos de recursos humanos locales con bajos niveles de calificación, lo cual incide en brechas significativas en materia de productividad especialmente evidentes en las micro y pequeñas empresas. Finalmente, una tercera deficiencia se refiere a la débil articulación entre actores institucionales y productivos en torno a desafíos u oportunidades de innovación, que muchas

Crecer, creer, educar conceptos que definen nuestra propuesta de valor en Educación Superior. La Facultad de Ciencias Económicas y Administrativas de la Universidad Católica de la Santísima Concepción te invitan a ser parte de nuestros Magíster en Negocios (MBA) y Magíster en Gestión Tributaria y Financiera. Para mayor información visita nuestra página web www.facea.ucsc.cl o llámanos al 2345658 -2345524. Inicio de clases abril de 2014

veces dificulta generar sinergias clave para su pleno y oportuno aprovechamiento, en contraste con las tendencias globales que marcan los procesos de innovación abierta basados en la articulación e interacción en redes colaborativas altamente especializadas. Estas debilidades no constituyen novedad, fueron ya detectadas en el diagnóstico entregado por la Ocde en 2007, como parte del proceso de admisión de nuestro país a dicha organización, y han sido materia de análisis y propuestas estratégicas durante los últimos 8 años en el seno del Consejo Nacional de Innovación. Superarlas requiere persistencia y consistencia en el tiempo, como lo reflejan las experiencias de países tales como Corea, Singapur, Nueva Zelanda o Finlandia, todos ellos exitosos en transitar hacia el desarrollo a par-

Para mayor información sobre programas de postgrados y educación continua visítanos en www.facea.ucsc.cl

tir de estrategias de transformación productiva ambiciosas basadas en la innovación como pilar movilizador y la inversión a largo plazo en capital humano, en capacidades de I+D, así como en incentivos y canales de conexión entre la academia, el laboratorio, la empresa y el talento emprendedor. Aprender de las experiencias de aquellos países implica asimismo entender las estrategias de inserción en los mercados y las políticas activas de transformación productiva e inversión en las personas como complementarias y plenamente compatibles entre sí. Y al mismo tiempo avanzar hacia dispositivos institucionales más descentralizados, ágiles en términos de tiempo de respuesta a los usuarios y capaces de orquestar y conectar esfuerzos tanto a nivel sectorial como territorial.


La clase directiva 11/01/2014