Issuu on Google+

Congreso de los Diputados

DISCURSO DE INVESTIDURA EXCMO. SR. D. FABIÁN DE LA TORRE CANDIDATO A LA PRESIDENCIA DEL GOBIERNO Señor Presidente del Congreso de los Diputados, Señorías, distinguidos representantes institucionales e invitados, señoras y señores. Acudo ante ustedes, a propuesta de Su Majestad el Rey, con la intención de exponer un programa ejecutivo y solicitar la confianza de la Cámara para ser investido Presidente del Gobierno, de acuerdo con lo que estipula el artículo 99 de nuestra Constitución. Señorías, hoy estamos aquí para, una vez más, ejecutar la voluntad de España. Una España que nos ha elegido para que le demos voz en este Hemiciclo, para que pongamos en práctica sus iniciativas y para que arreglemos sus problemas. Mañana resultaré investido por esta Cámara como tercer Presidente del Gobierno en nuestra democracia constitucional porque España así lo ha querido. El pueblo ha votado y le ha dado una mayoría relativa a mi partido, a mi equipo, a nuestra idea de España. Y vamos a llevar a la práctica ésta determinación de la ciudadanía con la confianza de sus Señorías. Tendré el honor de suceder en la Presidencia del Gobierno a doña Sofía Torres, a quien desde aquí agradezco sus servicios a España, agradecimiento que hago extensivo a todo el Consejo de Ministros que se encuentra aún en Funciones. Nuestros desencuentros han sido múltiples y nuestras diferencias, amplias. Pero compartimos una misma vocación de servicio a la Nación que merece por mi parte el respeto más absoluto y el agradecimiento más sincero. Precisamente en ése punto que he mencionado, el de la mayoría parlamentaria, quiero hacer un primer inciso. El pasado 15 de marzo los ciudadanos y ciudadanas españoles de toda condición, género, edad y procedencia fueron llamados a las urnas para que democráticamente eligieran a sus representantes. Representantes cuyo mandato se traslada a esta Cámara y que encarnan la soberanía nacional sobre la que se asienta cualquier régimen democrático y constitucional. Nosotros somos los representantes elegidos por los españoles y nuestra legitimidad es a todo punto innegable. La nuestra, Señorías; la mía, exactamente igual que la de todos ustedes. Tengo ante mí 349 Diputados elegidos por el pueblo. Son ustedes, o mejor dicho somos nosotros, los máximos adalides de nuestra joven democracia. Se espera de nosotros una defensa a ultranza y contra toda amenaza de los valores constitucionales y constituyentes de nuestra Nación. Yo, personalmente, velaré siempre por ellos. A estos efectos, Señorías, y en favor de la claridad y de la transparencia de las que deseo hacer bandera a lo largo de ésta incipiente Legislatura, considero mi deber –y lo hago con la tranquilidad de la responsabilidad cumplida– anunciar ante la Cámara y ante todos los españoles que mi Grupo Parlamentario ha alcanzado un Pacto de Legislatura 1


Congreso de los Diputados

DEBATE DE INVESTIDURA

con el Partido Demócrata Popular y con Falange Española Auténtica... (Se escuchan insistentes rumores en el Hemiciclo) ...Así como un acuerdo de voto favorable en esta Sesión de Investidura con Unión Navarra. Quiero agradecer a estas tres formaciones su capacidad de diálogo y su predisposición al acuerdo. (Los Diputados del Grupo Liberal Demócrata interrumpen por primera vez al candidato con una entusiasta ovación) Hemos... Gracias. Hemos acometido esta circunstancia de consenso con la convicción moral y política de que los 29 Diputados que, además de los de mi propio Grupo, votarán favorablemente mi investidura, tienen la condición de parlamentarios por deseo expreso de los ciudadanos a los que representan. Deseo dejar patente que ninguno de los ocupantes de los escaños de ésta Cámara lo somos por otra causa que no sea la elección de los españoles. Todos los aquí presentes, Señorías, somos representantes del pueblo. Todos tenemos por igual el derecho de erigirnos en representantes de la ciudadanía y el deber de hacerlo. Todos los aquí presentes tenemos un compromiso que hace una semana juramos o prometimos: el compromiso de guardar y hacer guardar la Constitución, y con ella el Estado de Derecho y la democracia misma. Con este compromiso siempre presente y en la inequívoca lectura de que los ciudadanos eligieron el pasado 15 de marzo un cambio al frente de la Nación, el Partido Liberal Demócrata asume su responsabilidad acordando con los citados grupos la posibilidad de materializar ese cambio. Señorías, no tienen cabida los extremismos. No tienen cabida las descalificaciones. No tienen cabida las confrontaciones estériles. Existe un pacto de Legislatura posibilitado por los ciudadanos y nada más que por los ciudadanos. Quien no desee ver ésta realidad tampoco está capacitado para entender lo que es la democracia. (Aplausos de los Diputados del Grupo del candidato) Hay líneas rojas. No tenerlas supondría una traición a nuestros propios ideales que jamás perdonaríamos. Nuestro compromiso con España pasa por el compromiso con sus instituciones, y la Corona es la primera de ellas. Nuestro compromiso con España pasa por la democracia y la igualdad de todos, de absolutamente todos los ciudadanos. Nuestro compromiso con España pasa, como no podía ser de una manera, con todos y cada uno; remarco: todos y cada uno, de los derechos y libertades recogidos en nuestra Constitución. Éstos son unos límites que ni yo ni ninguno de los Diputados de la bancada situada a mi derecha estamos dispuestos a sobrepasar. Al precio que sea, por nada ni por nadie y caiga quien caiga. (Aplausos del GPLD) Aclarado este ítem fundamental, Señorías, es mi deber exponer ante la Cámara mis intenciones de cara a la etapa de Gobierno que la ciudadanía me ha llamado a ejercer. Y mis intenciones son claras y sinceras, basadas en hechos y avaladas por votos: no son otras que aplicar el programa que mi partido sometió a juicio de los españoles, para disfrutar de una España demócrata, fuerte, poderosa, con peso internacional y capaz de llegar lejos. Un programa político que asegure el cambio que la ciudadanía ha pedido y al mismo tiempo refleje la mejora de nuestra Nación. Este programa reformista se basa 2

30 de marzo de 1980


DEBATE DE INVESTIDURA

Congreso de los Diputados

en tres pilares fundamentales: el desarrollo constitucional, la política exterior y de integración en los foros internacionales y el empleo. Existen otros asuntos igualmente relevantes y sobre los que desearé detenerme, si cabe en menor medida pero con igual trascendencia que los citados. También es mi deber acabar con la lacra del terrorismo, y quiero expresar esto en primer lugar porque es una meta personal y política muy especial para el proyecto que lidero y para mí mismo. Este país lleva 15 años sufriendo los embates de unos delincuentes, unos asesinos que han sido capaces de evitar su irremediable final. Evocando a uno de los mejores líderes que han pasado por esta Cámara, digo que “puedo prometer y prometo” que mi Gobierno va a dejarse la piel en la lucha contra el terrorismo. Que nadie se llame a engaño: yo no puedo prometer el fin de ETA ni del terrorismo; pero sí puedo prometer, y prometo, eltrabajo sin tregua de mi Gobierno y de todo lo que está a su alcance. Vamos a luchar para terminar con ETA, y lo vamos a hacer con las Fuerzas y Cuerpos de Seguridad, con la Justicia y con el Estado de Derecho que hemos construido entre todos. No vamos a parar hasta terminar con ellos. Y si cuatro años no son suficientes, dejaremos el camino preparado a quienes nos sigan. El objetivo prioritario de este Gobierno va a ser la lucha contra ETA, y en la unión de todos los demócratas está la clave para lograr que el sufrimiento de este país llegue a su fin. Contamos con unas Fuerzas y Cuerpos de Seguridad del Estado cuyo trabajo es primordial en esta legítima lucha. Nuestro apoyo a los profesionales que los conforman será siempre inequívoco y robusto porque a ellos debemos nuestra seguridad, y porque sólo así haremos ver a los terroristas que su fin es imposible de conseguir y su destino es la prisión. A tal efecto, confirmamos y nos reiteramos en la totalidad de los postulados que establecimos en la pasada Legislatura en el Pacto de Estado por las Libertades y contra el Terrorismo, que tiene ahora y seguirá teniendo la misma vigencia que en el momento de su firma. España no pondrá fin a la barbarie terrorista si no es mediante la unidad de los defensores de la democracia y el Estado de Derecho frente a los asesinos y criminales. (Aplausos del Grupo Liberal Demócrata) Señorías, entrando en materia de desarrollo constitucional, el Gobierno que pretendo formar con su confianza llevará a cabo un complejo programa legislativo que se traducirá, al término de esta Legislatura, en un marco orgánico completo y robusto sobre el que asentar sin impedimentos ni vacilaciones el Estado de Derecho constitucional. A tal fin, traeremos a la Cámara los proyectos de Ley Orgánica del Tribunal Constitucional, del Consejo General del Poder Judicial y del Defensor del Pueblo en el plazo de un año desde la toma de posesión del Ejecutivo. Ésta prontitud, que no debe restar diligencia y responsabilidad al proceso, se debe a la urgente e imperante necesidad de estructurar legalmente dos poderes del Estado que están a la espera de una regulación. No es admisible que camino de tres años después de la aprobación de la Constitución haya poderes del Estado inhabilitados. El Tribunal Constitucional no sólo es una necesidad jurídica sino también política, como garante que es de que los poderes 30 de marzo de 1980

3


Congreso de los Diputados

DEBATE DE INVESTIDURA

restantes cumplen y hacen cumplir la Constitución debidamente. El Gobierno que se encuentra en Funciones se ha visto liberado de un control constitucional que debe existir para asegurar el correcto funcionamiento del sistema. Nosotros somos conscientes de éste hecho y por ello a la mayor prontitud elaboraremos y presentaremos el Proyecto de Ley Orgánica del Tribunal Constitucional. Un tanto de lo mismo ocurre con el Consejo General del Poder Judicial, órgano sin el cual no se entiende y no es posible la necesaria autonomía de la Justicia. Es necesario garantizar que la Justicia sea independiente porque sin ella jamás tendremos una sociedad justa. Asimismo, propondremos al Congreso de los Diputados un Proyecto de Ley del Gobierno, con el objetivo de determinar y reglar las funciones, atribuciones, estructura y funcionamiento del Gobierno como poder ejecutivo. En el plazo de toda la Legislatura, traeremos a la Cámara la mayor parte de las disposiciones legislativas que prescribe la propia Constitución para el desarrollo de sus preceptos. Cabe citar como destacable por su importancia y necesidad el bloque de protección de derechos y libertades fundamentales; en éste aspecto el Gobierno elaborará diferentes proyectos de Ley Orgánica para regular los derechos de Asociación y de Libre Expresión, así como lo relativo a la suspensión de éstas y otras prerrogativas mediante las declaraciones de los Estados de Alarma, Excepción y Sitio. Quiero destacar que el compromiso firme del PLD es el del consenso. Somos conscientes de que esta tarea debe hacersecontando con todos, trascendiendo incluso el ámbito parlamentario para involucrar a todos los sectores de la sociedad en la ingente tarea de estructurar nuestro Estado de Derecho. El compromiso, insisto, del consenso es necesario e imprescindible en el desarrollo constitucional. Lo intentaremos siempre, con todos y hasta el último momento. (Aplausos de los Diputados liberal demócratas) Paso ahora, Señorías, a la política internacional. Como todos ustedes saben, la situación de España en la comunidad mundial está en estos momentos en grave entredicho debido al conflicto jurídico-político que viene manteniendo nuestro país con la Comunidad Económica Europea. Los errores de tramitación y aprobación del Tratado de Adhesión provocaron un ingente rechazo a las formas con las que España se había propuesto integrarse en la CEE. Nada ayudó la situación excepcional en la que nos encontramos, con unas Cortes disueltas y un Gobierno casi cesante cuyas manos estaban atadas. No es mi deseo volver a la polémica de aquellos días. No quiero regresar a los dimes y diretes de los viajes, las reuniones y las llamadas. España sufrió una crisis institucional que fuimos capaces de subsanar en parte en la Diputación Permanente. Y esta Cámara ya ha cumplido su extraordinario deber al aprobar dentro de la legalidad vigente el Tratado de Adhesión a la CEE y su autorización a España para que se obligue por medio de él. Nuestra tarea ahora consiste en facilitar todo lo posible la integración de España en 4

30 de marzo de 1980


DEBATE DE INVESTIDURA

Congreso de los Diputados

Europa. La compenetración entre instituciones, entre líderes y entre pueblos. Yo quiero que España sea un adalid del triunfo de la Europa de los Pueblos frente a la Europa de la división, la confrontación y la guerra que han asolado este continente desde hace quince siglos. España está llamada a ejercer un liderazgo sólido y compartido con las grandes potencias de nuestro entorno. Para ello, promoveremos desde el Gobierno la celebración de cumbres, tanto bilaterales como internacionales, y participaremos activamente en la construcción de un futuro mejor de las CEE. Sin embargo, nada de esto puede hacerse sin recuperar la credibilidad que hemos perdido y que llevará un tiempo recuperar. Con este fin mi Gobierno asumirá como una prioridad nacional los encuentros con líderes europeos, en España o fuera de España, que nos permitan recuperar, como digo, esa credibilidad y esa confianza. En un mundo dividido y cada vez más pequeño, nuestro país no puede ser pasivo ante los acontecimientos que la Humanidad ha presenciado en los últimos tiempos. La carrera tecnológica, la llegada del hombre a la Luna o los grandes avances científicos y médicos son hitos que se producen en un contexto de tensión y de encubierta lucha entre dos superpotencias que a punto estuvieron hace trece años de entrar en una guerra imposible que las destruiría a ellas y a todo lo demás. España no puede ser parte del decorado de este escenario; debemos posicionarnos a favor de la libertad, la democracia y la paz, y en contra de la opresión y la tiranía que campa a sus anchas al Este del Muro de la Vergüenza alzado en Berlín que rompe Europa en dos: la mitad que defiende la libertad y construye la democracia; y la mitad que rinde impuesta pleitesía a bustos de líderes que ya son historia y colectiviza no sólo la tierra sino también el hambre y la miseria. España debe escoger, y los españoles ya han escogido la libertad. (Aplausos del Grupo Parlamentario del candidato) Mi Gobierno, continuando el proyecto ya expresado por mi predecesora, planteará la entrada en la Organización del Tratado del Atlántico Norte no sólo como una necesidad diplomática y en materia de Defensa sino como un movimiento político inequívoco a favor del mundo libre. No deseo, bajo ninguna circunstancia, que se desate un conflicto que el planeta ya ha repetido dos veces en este siglo. Trabajaremos siempre por la paz y a favor de la concordia, pero hemos de hacerlo desde la responsabilidad. No podemos olvidar las relaciones históricas que España mantiene, como es natural y deseable, con América del Sur. Estas relaciones históricas no deben hacernos tomar las cosas a la ligera; nuestra prioridad es la democracia y no por afán de buen hacer debemos abandonarnos a dar publicidad gratuita a los regímenes militares y pseudodemócratas que sufren los pueblos argentino, paraguayo, bolivariano, uruguayo y chileno. Los españoles hemos luchado por la libertad y hemos triunfado. Estamos llamados a ejercer un papel responsable que inspire el florecimiento de la democracia en éstos países hermanos. Hagámoslo por responsabilidad moral e histórica. (Aplausos de los Diputados liberal demócratas) Señorías, como les referí al inicio de mi intervención el tercer eje fundamental de mi programa es el empleo. España debe hacer frente de forma eficiente y capaz al problema de una tasa de paro peligrosa para nuestro futuro. El levísimo decrecimiento acaecido en 30 de marzo de 1980

5


Congreso de los Diputados

DEBATE DE INVESTIDURA

el último año no debe impedirnos ver la gravedad de la situación. En un momento en el que el mundo parece encarar una etapa de prosperidad y bienestar debemos saber aprovechar las herramientas a nuestro alcance para luchar por unos empleos más competitivos y duraderos. La creación de empleo es, en realidad, la única política social válida que asegure la solvencia de nuestro sistema de pensiones y la sostenibilidad de la Seguridad Social. Como hemos afirmado en nuestro programa electoral, el abaratamiento del despido no está encima de la mesa en este momento. Somos conscientes de que en una situación más grave con un desempleo mayor sería una medida necesaria para evitar la asfixia del pequeño comercio, pero la realidad actual no nos obliga a tomar una decisión así. Muy al contrario, de lo que se trata es de reformar el mercado laboral para aumentar la contratación, abaratándola y mejorándola como herramienta clave del desarrollo económico. Hay que prestar atención en este campo a la excesiva burocratización del Estado, que hemos de reducir y agilizar a favor de la rapidez de los trámites. No es concebible una Administración que en lugar de solucionar los problemas ciudadanos, constituya uno más. En paralelo a la reforma laboral, mi Gobierno elaborará dos Planes Integrales: el primero, el Plan de Preparación y Formación, fomentará y apoyará la cualificación de nuestros trabajadores y oferentes de empleo; el segundo, Trabajo y Europa, tratará la internacionalización de nuestro mercado laboral, haciendo uso de la magnífica herramienta que nos proporciona la pertenencia a la CEE. El empleo es la meta de cualquier Gobierno y el deseo de todo pueblo. Debe ser prioritario porque es, como digo, la mejor fuente de crecimiento que nuestra sociedad puede procurarse. El empleo es la base de la sociedad. (Breve ovación de la bancada del PLD) Señoras y señores Diputados, en el ecuador de mi intervención deseo referirme a la educación como la garantía de futuro que es de nuestra Nación. El compromiso de un gobierno democrático con el mantenimiento de su propia democracia pasa necesariamente por la educación de sus conciudadanos, porque es la salvaguarda de sus derechos y de su integridad como personas y ciudadanos del mundo. El Gobierno que aspiro a formar abogará por un sistema educativo público y de la mejor calidad. La educación no es un privilegio, es un derecho. Con esta máxima siempre presente intentaremos conformar una educación de derechos y de oportunidades, de libertad y de tolerancia, de integridad y de civismo. Nuestro proyecto educativo tiene, en su fase obligatoria y pre universitaria, cinco rasgos diferenciadores y prominentes. En primer lugar, anteponemos nuestra voluntad de diálogo: es necesario acordar un Pacto de Estado por la Educación que mantenga la unidad y uniformidad del sistema educativo. Los partidos políticos debemos renunciar a hacer de la educación de nuestros hijos un campo de batalla para asegurar su futuro. A tal efecto, el Ministerio de Educación convocará una Mesa de Acuerdos que contará con la presencia de representantes institucionales, de padres, de profesores y de alumnos. Previamente se creará el Consejo Escolar del Estado, órgano permanente en el que tendrán representación los citados colectivos. 6

30 de marzo de 1980


DEBATE DE INVESTIDURA

Congreso de los Diputados

Tenemos asimismo muy claro que el derecho a decidir la lengua de la escolarización de los alumnos en aquellas Comunidades Autónomas con más de una lengua oficial es irrenunciable. El idioma es un derecho de todos, pero la Constitución es clara y no deja lugar a duda alguna: quien quiera ser escolarizado en castellano debe poder hacerlo sin traba alguna, y es nuestra voluntad y nuestro compromiso garantizarlo. De igual manera, entendemos que el desarrollo de la autoridad del profesorado es necesario para mantener la estructura de un sistema educativo fuerte, basado en valores y no en quimeras. Para ello, estudiaremos dentro del Pacto de Estado la posibilidad de instituir al profesorado, en su ámbito de actuación, con la categoría legal de Autoridad. En línea con esta propuesta, proponemos la reforma del acceso a los puestos de profesores en Educación Secundaria para filtrar correctamente a los encargados de ejercitar la mencionada autoridad y, sobre todo, de formar a nuestros jóvenes. Con respecto a la educación universitaria, no cabe sino comenzar la casa por los cimientos, que no son otros que la Ley Orgánica de Universidades que prescribe la Constitución. A partir de este proyecto, que ha de incorporarse al consenso propio del marco del desarrollo constitucional, construiremos todo lo demás. Señorías, quiero hacer ahora una breve pero importante referencia a una gran piedra angular de esta Legislatura: el ordenamiento territorial del Estado de las Autonomías consagrado en la Constitución refrendada por los españoles. Nuestra norma fundamental recoge una compleja maquinaria que descentraliza el poder y la administración para acercar a ambos al ciudadano y su entorno. Este mecanismo ya ha dado comienzo con la aprobación en el período final del anterior mandato legislativo de varios Estatutos de Autonomía. Es voluntad de mi Gobierno asegurar la absoluta legalidad y el más riguroso orden en el proceso de conformación del Estado Autonómico. En aras de una eficiencia necesaria y urgente, promoveré la celebración de una Conferencia de Presidentes que englobe entorno a una sola mesa a todos los jefes de los Consejos de Gobierno Autonómicos y al Presidente del Gobierno de la Nación, y que sirva para preservar el espíritu de diálogo que está subsumido en la esencia misma del pacto constitucional. Atenderemos siempre a los principios en los que se basa nuestro sistema: el de legalidad, asistencia mutua, solidaridad entre territorios y lealtad institucional. Son pilares básicos e irrenunciables sin los cuales este proyecto que ya es realidad nunca funcionará. Al hilo de esta cuestión, quiero una vez más dejar patente mi firme compromiso, inquebrantable y sincero, con la unidad de España. La Constitución se fundamenta en la indisoluble unidad de la Nación española como patria común e indivisible de todo los españoles. Así lo expresa ella misma en su artículo segundo. El proyecto que encabezo, que ha demostrado incesantemente su compromiso constituyente y constitucional, defenderá a ultranza el postulado de que España es indivisible. Señorías, la patria de todos los españoles es tal por el refrendo popular que recibió la Constitución, y ningún órgano, partido u ente, particular o público, podrá amenazarla sin contar con la frontal oposición de un Gobierno liderado por mi. Adquirimos ese compromiso claro y sin fisuras con todos los españoles y lo defenderemos sin descanso.

30 de marzo de 1980

7


Congreso de los Diputados

DEBATE DE INVESTIDURA

(Aplausos de la bancada del candidato) Señoras y señores Diputados, deseo finalizar otorgando a la Defensa y la seguridad nacional este apartado ineludible en una exposición realista como pretende ser ésta. España hace frente a una amenaza terrorista que pretende, desde el interior de nuestras propias fronteras, acabar con nuestras instituciones y nuestro Estado de Derecho mediante la extorsión y el asesinato de conciudadanos y miembros de las Fuerzas y Cuerpos de Seguridad del Estado. Otros grupos violentos y movimientos de filoterrorismo de diversa índole también han iniciado campañas de ataques a la convivencia y al normal discurrir de nuestra democracia. La dirección de la política antiterrorista corresponde al Gobierno de la Nación; así lo acordamos los dos principales partidos de este Hemiciclo. Tal afirmación queda recogida en el primer punto del Pacto de Estado por las Libertades y contra el Terrorismo que yo mismo ofrecí al Gobierno socialista, y que gustosamente firmé. Ese Pacto será el lema de cabecera de la política contra el terror que adoptaremos. Nuestra filosofía se basa en el intocable imperio de la Ley y el apoyo firme y sin fisuras a las Fuerzas y Cuerpos de Seguridad del Estado que velan por nuestra seguridad. A este respecto, promoveremos acuerdos policiales internacionales que expandan la lucha contra los asesinos y faciliten la colaboración entre los múltiples cuerpos de seguridad de Europa y el resto del mundo. Asimismo, reformaremos el Código Penal para la incorporación de condenas severas a los terroristas que cometan atentados contra la vida de las personas, introduciendo para los casos de reincidencia o asesinato múltiple la pena de privación de libertad permanente, con las reservas que impongan la Constitución y resto de normativa aplicable. Con todo, quiero en este momento solemne manifestar y asumir un compromiso inexcusable de no negociar jamás con los terroristas de ETA o de cualquier otra formación violenta o política, anexa o favorable a ella, ajena o no, desde el convencimiento de que al terror se le vence con las armas del Estado de Derecho y del respeto y derecho a la Justicia de las víctimas, que siempre estarán presentes en nuestro planteamiento de la lucha contra quienes tratan de coartar nuestra libertad. (Aplausos del Grupo Parlamentario Liberal) Del mismo modo, el exterior ofrece un panorama no menos hostil. En un conflicto pre militar con Marruecos, nuestro país ha adquirido un compromiso armado y político con la región del Sáhara Occidental. Asimismo, el mundo entero sigue sumido en el enfrentamiento entre la libertad y la opresión comunista que afecta a todo lo que se extiende al Este de Berlín. Señorías, no debemos dejarnos engañar por la loable moderación del comunismo español que acató la Bandera y la Monarquía; media Europa se haya bajo el yugo de una Unión Soviética totalitaria y genocida, heredera de Stalin y Lenin y sin otro objetivo que destruir una cultura –la occidental– que lleva aparejada consigo misma la democracia. Como referí anteriormente, apuesto por una pronta integración de España en la 8

30 de marzo de 1980


DEBATE DE INVESTIDURA

Congreso de los Diputados

Organización del Tratado del Atlántico Norte. Para ello iniciaremos con la máxima celeridad una ronda de contactos internacionales que será precedida por un referéndum consultivo previo al ingreso y posterior al desarrollo de la Ley Orgánica que lo regula. Creemos en un mundo libre de la amenaza de la opresión y por ello pediremos el sí en esa votación. La OTAN es un foro militar y político formado por los Estados que creen en la libertad y la paz internacional. El Muro de Berlín es la máxima expresión de un sistema soviético comunista que sólo aporta al Viejo Continente hambre y miseria. No podemos ser ajenos a esta realidad y anclarnos en una neutralidad insana para nuestros intereses nacionales. El Pacto de Varsovia supone una amenaza integral para los intereses de Europa y por eso la OTAN debe proteger al continente de la amenaza de la segunda superpotencia mundial y sus Estados satélites. Nuestro deber, y así lo han expresado los españoles, es situarnos del lado de la libertad; y lo haremos sin temor, con la convicción del deber y la confianza de la victoria. (Aplausos del GPLD) Éstas son, Señorías, las líneas generales que delimitan la tarea gubernamental que pretendo llevar a cabo con la confianza de sus Señorías. Se trata de un programa de Gobierno pensado para España y para los españoles. Un programa legitimado por la fuerza de las urnas y posible gracias a la democracia que nos hemos otorgado a nosotros mismos como Nación soberana de nuestro destino. Con la alternancia en el poder que se consolida en esta Investidura sellamos el espíritu de la Transición a la Democracia. Como representantes de los ciudadanos estamos llamados a escribir, desde hoy, una nueva página en la historia de España. Una historia que no es ya la crónica de un fracaso. Permítanme que haga mías las palabras de un reputado historiador. Y es que el tiempo ha pasado y la Nación que surgía en 1812 de la hermandad política y jurídica de las Coronas peninsulares, unidas frente a la invasión napoleónica, ha dejado de ser el país donde la realidad de las armas nostálgicas derrotaba el sueño de libertad y justicia de don Quijote. Unidos en una sola voz, los padres de la Constitución enterraron hace dos años en el Valle de los Caídos el rumbo reaccionario y dictatorial de este siglo, trayendo a España la ilusión de la primavera democrática. Escribamos esta nueva página de nuestra Historia con la convicción profunda de que de ella forma parte nuestra joven democracia, que compartirá sus capítulos con los primitivos errantes de la Península, los navíos venidos de Oriente y los ejércitos romanos, los reyes y obispos medievales, los conquistadores de las carabelas, los viajes y exploraciones que alumbraron el mundo, el pulso de un Imperio donde jamás se puso el Sol, los políticos liberales y las muchedumbres revolucionarias, los defensores de causas perdidas y los generales, los labradores, los comerciantes, los obreros, las crisis económicas, las derrotas y las victorias, los levantamientos y las infamias, las esperanzas caídas y renacidas, los poetas y novelistas, los artistas y los cronistas. Todos ellos son hijos de una misma crónica, vasta y gloriosa como pocas, que ha trazado su curso a través de los siglos. Ejerzamos nuestro deber y, en nombre de la democracia, sigamos escribiéndola.

30 de marzo de 1980

9


Congreso de los Diputados

DEBATE DE INVESTIDURA

Solicito, Señorías, la confianza de esta Cámara. Muchas gracias. (Los 148 parlamentarios del Grupo Parlamentario Liberal Demócrata se ponen en pie para ovacionar sonora y largamente al candidato, que desciende lentamente de la Tribuna y regresa, visiblemente satisfecho, a su escaño de Diputado)

10

30 de marzo de 1980


Discurso de Investidura de Fabián de la Torre