Page 1


Estructura de los determinantes sociodemográficos de la actitud hacia la estimulación temprana . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . .5 Cruz García Lirios La relación cultura y ambiente: hacia una nueva construcción teórica . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 19 Margarita V. Hernández Garrido, María Eugenia Espronceda Amor Mujeres con cáncer de mama y vida cotidiana . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 33 Josefina de La Cruz Estrada Arechiga, Jesus David Amador Anguiano, Ana Elizabeth Avila Ortiz, Ericka Anahia Olivera Romero, Albany Carolina Romero Nava Padres de jóvenes en Atzlán . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 59 Juan Jesús Paz Calidad de vida de la mujer urbana y rural: estudio comparativo a partir de su historia de vida . . . . . . . . . . . . . . . . . . 75 Araceli Contreras López, Catalina Suárez Dávila, Ana Burte Armenta Magaña Resistencia y subsistencia en La Yerbabuena, familias asentadas en las faldas del Volcán de Colima . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 95 Evelyn I. Rodríguez Morrill, Arturo Guzmán González, Ramón Velázquez Ríos, Sara Lidia Pérez Ruvalcaba Trastornos de imagen corporal en mujeres estudiantes de la Escuela Superior de Enfermería-uas, Los Mochis, Sinaloa, ciclo escolar 2010-2011 . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 113 José Antonio Sepúlveda Soberanes, Jesús Alán Valenzuela Atondo Estudio de seguimiento de egresados de la Escuela Nacional de Trabajo Social, unam (1998-2005) . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 121 Ulises Torres Sánchez


Una inquietud de todos los trabajos que se publican en este esfuerzo editorial es responder a las interrogante de a qué problemas de las comunidades, grupos, estructuras sociales unidades básicas de la sociedad como la familia y grupos minoritarios; actores emergentes y políticas públicas, se dirigen y proponen cada una de las investigaciones y reportes contenidos en ellas. Las exposiciones de las principales ideas que resultan del trabajo de campo y de las reflexiones por los autores y grupos académicos y de investigadores en cada artículo (que por cierto se facilita mucho al encontrar el trabajo meticulosamente ordenado en resumen, palabras claves, introducción, desarrollo y conclusiones en cada uno), son, sin duda las contribuciones al estado del arte de la generación de conocimientos del Trabajo Social. El ímpetu de los estudiosos del Trabajo Social en estar abriendo los senderos del largo quehacer realizado y los nuevos derroteros, son evidencias que en este campo de las ciencias sociales, esta disciplina viene dando forma intelectual a la pragmática de la profesión y un impulso de académicos e intelectuales a enriquecer esto. Sus creaciones nos ponen al día en la generación de expectativas esperanzadoras y de certidumbre en el conocimiento científico de la problemática. Empecemos por reconocer que esta revista “Trabajo Social SinFronteras” es una producción que busca legitimarse entre las comunidades de lectores de las ciencias y de las profesiones. Afirmamos esto por la mirada a los multifactores que determinan las dimensiones de los fenómenos socioculturales y emotivos que viven los sujetos, materia del interés del Trabajo Social, ante las decisiones que se suceden en el tejido del poder. El estudio de las prácticas rutinarias y de trascendencia, en el que se desenvuelven los actores y, que gracias a la reflexión y compromiso de los investigadores los ponen en el debate intercontinental del trabajo social.


Cruz García Lirios ents - unam

Estructura de los determinantes sociodemográficos de la actitud hacia la estimulación temprana

Resumen Se entrevistó a cien padres de familia derechohabientes del Hospital General de la Ciudad de Cuernavaca, Morelos, México, para establecer un modelo estructural a partir de las relaciones hipotéticas causales entre las variables esgrimidas en las teorías y los estudios de la estimulación temprana. A partir de parámetros que miden la normalidad, confiabilidad, validez, co-variación, estructura, ajuste y residuo estadístico, se estableció un modelo estructural de los determinantes socio-demográficos de las actitudes hacia la estimulación temprana, en el que la variable sexo fue la determinante principal de la variable actitudinal. Los resultados del estudio cobran especial relevancia a la luz de la Teoría del Desarrollo Moral y los estudios psicológicos de la estimulación temprana. Sin embargo, la presente investigación sólo ha establecido la relación causal directa, negativa y significativa entre dos de seis variables que configurarían un modelo más verosímil, parsimonioso, robusto. Dicho modelo explicaría los presupuestos de los fundamentos teóricos, las estrategias, técnicas y

prácticas en torno al desarrollo de niños menores de tres años. Palabras clave: ecología del desarrollo, estadios del desarrollo, desarrollo moral, estimulación temprana, actitud y variables socio-demográficas. Abstract Interview themselves to 100 parents of family Rightful claimants of the General Hospital of the Cuernavaca City (Mexico) to settle down a structural model from the causal hypothetical relations between the variables used in the theories and the studies of the early stimulation. From parameters that measure normality, trustworthiness, validity, covariance, structure, fit and statistical remainder, settled down a structural model of the sociodemographic determinants of the attitudes towards the early stimulation in which variable sex was the main determinant of the actitudinal variable. The results of the study acquire special relevance in the light of the Theory of the Moral Development and the psychological studies of the early stimulation. Nevertheless, the

5


Estructura de los determinantes sociodemográficos de la actitud hacia la estimulación temprana

present investigation has only established the direct, negative and significant relation causal between two of six variables that would form a more likely model, parsimonious, robust. This model, would explain the budgets of the theoretical foundations, the strategies, techniques and you practice around the development of smaller children of three years. Key words: ecology of the development, stages of the development, moral development, early stimulation, sociodemographic attitude and variables. En su informe correspondiente a 2010, el Instituto Na-

6

Cruz García Lirios ents - unam

cional de Estadística, Geografía e Informática (inegi) advierte una tendencia de nacimientos a la alza, si se consideran los datos del 2005, en comparación a los de 2008 (gráfico 1).


Cruz García Lirios ents - unam

La tendencia de nacimientos estaría relacionada con la tendencia de defunciones, la cual también ha aumentado si se consideran los datos de 1985, en comparación con los de 2004 (ver gráfico 2).

En el caso de los niños menores de tres años, la diabetes mellitus es la principal causa de muerte seguida de las enfermedades isquémicas del corazón y cardiovasculares. En este sentido, la prevención y atención de enfermedades a partir de la estimulación temprana parece ser relevante, si se considera que una sesión de ejercicios podría activar la propensión al cuidado de la salud en las familias. La estimulación temprana se refiere a un tratamiento secuencial, continuo, sistemático y regulado para mejorar las capacidades sensoriales sin comprometer el desarrollo del sistema nervioso y cognitivo en los primeros años de vida (García, Tacoronte, Sarduy, Abdo, Galvizu, Torres y Leal, 2000: p. 717). El estado del arte enfoca la estimulación temprana en dimensiones emocionales, cognitivas, con-

Estructura de los determinantes sociodemográficos de la actitud hacia la estimulación temprana

ductuales, morales y sociales. En este sentido, los estudios en torno a la estimulación temprana, a pesar de sus teorías y métodos interdisciplinares, tienen un enfoque eminentemente psicológico. Kohlberg propuso la Teoría del Desarrollo Moral (tdm), una de las teorías en la que se sustenta la estimulación temprana en tres etapas: preconvencional, convencional y posconvencional (Narváez, 2003: p. 39). Se trata de una estructura cultural –cognitiva, en la que los principios morales interactúan al interior de un grupo de referencia o pertenencia (Lûdecke, 2007: p. 117). El conflicto de principios endo-grupales versus exo-grupales genera cambios en torno a la socializa-

7


Estructura de los determinantes sociodemográficos de la actitud hacia la estimulación temprana

ción e identidad de los individuos (Borobia y Piccolo, 2004: p. 3). Es decir, los principios morales no sólo guían el comportamiento sino también definen los cambios emocionales, cognitivos y conductuales a partir de juicios de dilemas consistentes en situaciones cotidianas (Linde, 2009: 9). Los principios morales son resultado de la interacción entre los grupos y sus integrantes. En el caso de las familias, los padres educan a sus hijos estimulando valores o principios éticos y morales, aunque en apariencia sólo se realiza una estimulación auditiva, visual, kinestésica, emocional o sensorial (Palma, 1989: p. 80). En este sentido, la tdm es una ampliación de la Teoría de los Estadios del Desarrollo (ted) planteada por Jean Piaget. Precisamente, en torno al juicio moral infantil que en Piaget es eminentemente cognitivo y en Kohlberg es social (Torres, Ramírez, Zerpa, Zapata, García, Papale, Puertas, Franco y Palencia, 2010: p. 37). Mientras que Piaget considera al desarrollo moral cognitivo como el último estadio, Kohlberg plantea que se trata de la primera fase del desarrollo evolutivo social infantil (Barra, 1987: 9). Incluso, la tdm incorpora los niveles de interacción propuestos por Urie Brofenbrenner en su Teoría de la Ecología del Desarrollo Humano; microsistema, mesosistema, exosistema y macrosistema, en los que grupos e individuos interactúan con entornos situacionales (Aierbe, Cortés y Medrano, 2001: p. 150). En efecto, la tdm plantea un crecimiento evolutivo a partir de la interacción con el entorno del grupo al que pertenecen los niños. Dicho entorno se presenta como situaciones que deben ser juzgadas. En tanto dilemas de elección, las situaciones están directamente relacionadas con evaluaciones y valoraciones negativas o positivas del comportamiento de personas semejantes en situaciones homogéneas (Cortés, 2002: p. 115).

8

Cruz García Lirios ents - unam

En síntesis, la estimulación temprana tiene su origen en la Teoría de los Estadios del Desarrollo de Jean Piaget, al haberse planteado como un proceso sistemático de influencia parental sobre las habilidades, capacidades y competencias de sus hijos. Sin embargo, la ted sólo explicaba la evolución cognitiva conductual. En este sentido, Lawrence Kohlberg propuso que el desarrollo moral fuese el inicio del desarrollo sociocognitivo cultural, y elaboró la Teoría del Desarrollo Moral (tdm) para explicar los procesos sistemáticos de interacción entre los grupos a los que pertenecen los niños y las situaciones ambientales y contextuales a las que se exponen eligiendo, enjuiciando y valorando dichas convenciones. Los estudios psicológicos de la estimulación temprana han establecido etapas, fases, áreas, factores y dimensiones de intervención para demostrar el efecto directo, positivo y significativo de las estrategias y técnicas de estimulación parentalestutoriales sobre el desarrollo evolutivo de niños y adolescentes. Manzano, Perera, Ortiz y Arena (1990: p. 139) diseñaron un programa de estimulación temprana centrado en la familia. Advierten sobre la importancia de incluir en la dinámica familiar el desempeño escolar como un efecto del cuidado de la salud físi-


Cruz García Lirios ents - unam

ca, emocional, cognitiva y motora. El programa fue evaluado por jueces que le otorgaron validez de contenido. Castellanos, García y Mendieta (1999: p. 7) establecieron una asociación entre las necesidades detectadas del niño y su edad cronológica de desarrollo sensoriomotor. En dicha relación, la intervención del tutor-terapeuta fue determinante. Dado que el diagnóstico de las necesidades infantiles corresponde con la edad cronológica de desarrollo sensorial y motriz, la función del especialista es fundamental para incidir en el desarrollo infantil. García, Tacoronte, Sarduy, Abdo, Galvizu, Torres y Leal (2000: p. 717) demostraron la disminución de la parálisis cerebral a partir de la estimulación temprana. Durante el tratamiento intervinieron tres áreas de desarrollo intelectual de suma importancia: audiovisual, rehabilitación física y defectología congénita. Al término de la intervención, encontraron

Estructura de los determinantes sociodemográficos de la actitud hacia la estimulación temprana

un incremento en el coeficiente de desarrollo cognitivo conductual. Pando, Aranda, Amezcua, Salazar y Torres (2004: p. 275) establecieron trece factores de riesgo en torno al nacimiento de un grupo experimental, antes y después de la estimulación. Posteriormente, demostraron una disminución en los factores de riesgo del grupo experimental en comparación al grupo control. Durante el lapso de la estimulación temprana de cuarenta semanas, el grupo experimental alcanzó un mayor porcentaje de desarrollo cognitivo conductual en referencia al grupo control. Campos, Cordero, Rojas y Vargas (2005: p. 6) establecieron tres etapas del estudio; diagnóstico, planificación e intervención para describir el efecto de la ludoterapia en niños por parte de personal de enfermería y pediatría del Hospital General de San Rafael Holojuela, Costa Rica. En la primera etapa, demostraron que los profesionales de la salud cuentan con conocimientos básicos que por su grado de especialización han incidido en los niveles de ansiedad de los niños hospitalizados y sus familiares. Cerezo, Trenado y Pons (2006: pp. 546-548) establecieron dos conductas antecedentes infantiles; positiva y neutra, sensible y atenta en relación directa con cuatro conductas consecuentes maternas: sensible atenta, sensible afectuosa, afectuosa intrusiva e instrucción para observar las diferencias que fueron significativas entre dos grupos; bajo en coordinación y alto en acoplamiento. En casi todas las combinaciones se demostraron diferencias significativas, sólo en el grupo de alto acoplamiento la respuesta intrusiva fue espuria en relación a la conducta antecedente infantil.

9


Estructura de los determinantes sociodemográficos de la actitud hacia la estimulación temprana

González (2007: pp. 22-25) estableció cinco áreas de la estimulación temprana: matemática, social, personal, cognitiva y motriz, a partir de las cuales definieron un sistema educativo estructurado orientado al desarrollo de los niños. Posteriormente demostró cinco efectos conductuales de la estimulación temprana: socialización, identidad, responsabilidad, expresividad y responsabilidad. Sin embargo, algunos comportamientos de autocontrol e higiene no pudieron ser instaurados. En este sentido, la estimulación temprana estuvo relacionada con el pensamiento divergente en contraposición al pensamiento lógico-matemático. Cabe señalar que la estimulación temprana incentivó la lecto-escritura a pesar de las limitaciones de los tutores-terapeutas, en cuanto a conocimientos de actualización de programas y estrategias de intervención. Molina y Banguero (2008: pp. 43 y 44) consideraron seis áreas, dimensiones o factores de estimulación temprana: visual, auditiva, táctil, olfativa, vestibular y sensorial, correspondientes a las capa-

10

Cruz García Lirios ents - unam

cidades especiales de niños para diseñar un espacio de estimulación. El diseño contempló la analogía de un espacio recreativo en el que los materiales serían los principales estimuladores del desarrollo infantil. La propuesta también incluye la interrelación entre los espacios tomando en cuenta la creatividad de los niños, quienes podrían interactuar con otros niños de capacidades especiales. Moreno (2009: p. 4) demostró la asociación significativa de cuatro áreas de estimulación: motora, cognitiva, lecto-escritora y social. La primera dimensión se refiere a la estimulación y sus efectos sistemáticos kinestésicos, en los que el niño adquiere habilidades y sobre todo competencias o respuestas efectivas ante problemas determinados. El segundo factor se refiere al desarrollo de procesos psicológicos básicos tales como el lenguaje, la memoria y la percepción. En el tercer constructo, la inteligencia o coeficiente de intelectualidad fueron evidencia de las capacidades de comprensión de textos. Finalmente, en la última área, la estimulación es determinante de las habilidades sociales, comunicativas, discursivas e interpretativas. Jara y Roda (2010: pp. 145-155) establecieron la asociación significativa entre cinco fases de estimulación temprana. En la primera fase diagnóstica, llevaron a cabo entrevistas a los padres en torno a las capacidades de sus hijos. En la segunda fase planificaron


Cruz García Lirios ents - unam

una estructura curricular en la que la estimulación temprana sería incluida para incidir en el desarrollo integral del niño. En la tercera fase implementaron las habilidades adaptativas cuyos objetivos fueron aprender a conocer, hacer, vivir y ser. En la cuarta fase diseñaron estrategias de mediación en la que la estimulación temprana de la institución sería complementada con estrategias de intervención familiares. En la quinta fase llevaron a cabo estrategias de socialización e identificación familiar. Mariscal, Nieva y López (2010: p. 54) demostraron asociaciones directas y significativas entre los autorreportes parentales y las observaciones de habla de sus hijos. Establecieron dos tipos de habla: morfología irregular y morfología regular, que correlacionaron positivamente con los intervalos de emisiones de palabras y protocolos de desarrollo gramatical. Ambas morfologías se incrementaban en la medida en que aumentaban las longitudes de habla. Es decir, el desarrollo del lenguaje está asociado con la estimulación de los padres hacia sus hijos.

Estructura de los determinantes sociodemográficos de la actitud hacia la estimulación temprana

Martínez, García, Poblano y Madlen (2010: p. 305) establecieron ocho etapas de la estimulación temprana, para demostrar las diferencias significativas entre las técnicas de estimulación correspondientes a cada una de ellas. En la primera etapa, de los cero a los tres meses, la estimulación fue más auditiva que visual, en la que las gesticulaciones son importantes pero lo son más las charlas, masajes, canciones, juegos y arrullos. En la segunda etapa, de los tres a los seis meses, la estimulación mediante el cuidado, la compañía, la calma y la conversación fueron esenciales para la adquisición del lenguaje mediante el balbuceo. En la tercera etapa, de los seis a los nueve meses, la estimulación auditiva tiende a ser desplazada por la estimulación kinestésica debido a que los ejercicios de torso y parietales desarrollaron sus destrezas motrices. En la cuarta etapa, de los nueve a los doce meses, la estimulación sigue siendo auditiva y visual, pero en mayor medida es kinestésica ya que el balbuceo, el entrenamiento auditivo y visual así como los juegos son esenciales para el desarrollo. En la quinta etapa, de los doce a los dieciocho meses, el lenguaje se empieza a desarrollar con el refuerzo de conceptos en los que las palabras y los números tienen un efecto significativo en el aprendizaje de actividades cotidianas a través de la imitación. En la sexta etapa, de los dieciocho a los veinticuatro meses, la estimulación consistió en incentivar la narración con palabras trifásicas. En la séptima etapa, de los veinticuatro a los treinta meses, la estimulación auditiva verbal es efectuada con la lectura de libros, juegos infantiles y ejercicios nemotécnicos. Finalmente, en la octava etapa, de los trein-

11


Estructura de los determinantes sociodemográficos de la actitud hacia la estimulación temprana

ta a los treinta y seis meses, la estimulación se llevó a cabo con la ayuda de películas y teléfonos en los que se ejercitaron los mensajes o contenidos auditivos, visuales y verbales. Escalona y López (2011: p. 54) demostraron una asociación significativa entre la estimulación temprana y el desarrollo psicomotor durante cuatro trimestres de intervención. Al principio, el 83% de las madres tenían un conocimiento insuficiente del proceso estimulativo; al terminar la intervención, sólo el 4% tenía el mismo nivel de conocimiento. En síntesis, los estudios psicológicos de la estimulación temprana han demostrado las relaciones asociativas causales entre los principios valorativos sociales e institucionales sobre los juicios valorativos de las familias a través de las actitudes, desfavorables o favorables, de los padres en torno al desarrollo cognitivo, conductual y social de sus hijos. En tanto juicios valorativos, las actitudes hacia los procesos de estimulación temprana son evidencia del impacto sociocultural ambiental sobre las emociones, cogniciones y comportamientos familiares y parentales. Es decir, el desarrollo de los niños depende de las situaciones y los contextos que rodean a sus familias. Dicha influencia es mediada por las actitudes, decisiones, intenciones y estrategias educativas instructivas de sus padres. ¿Cuál es la estructura de actitudes de los padres hacia la estimulación temprana de sus hijos? MÉTODO Para responder a la interrogante se llevó a cabo un estudio transversal, cuasi experimental y correlacional, con una muestra de cien padres que acudieron a cursos de estimulación temprana en el Hos-

12

Cruz García Lirios ents - unam

pital Infantil de la Ciudad de Cuernavaca, Morelos, México. Muestra. El 40% informó haber terminado la preparatoria, 30% la secundaria, 13% tiene título profesional, 10% ha concluido la primaria y 6% no tiene estudios. El 23% de los encuestados declararon que su pareja no tiene estudios; con el mismo porcentaje están las personas cuya pareja sólo ha terminado la primaria; el 20% concluyó la preparatoria y sólo el 7% alcanzó nivel profesional. El 56% vive en matrimonio, el 36% en unión libre y el 6% en soltería. El 46% gana entre tres mil y seis mil pesos mensuales; el 23% menos de tres mil pesos al mes; el 16% más de nueve mil y el 13% tiene ingresos entre seis mil y nueve mil pesos al mes. El 56% tiene una hija; el 23% aún no tiene; el 10% tiene dos, y con el mismo porcentaje más de tres hijas. El 50% no ha utilizado un cendi en la ciudad de Cuer-


Cruz García Lirios ents - unam

navaca y el 46% informó haber utilizado un cendi. El 73% afirmó que sus hijos no tienen problemas de lenguaje y el 26% reconoció algún problema de lenguaje en sus hijos. El 73% ha observado que su bebé abraza y juega con sus juguetes; el 20% observó que su bebé “chupa” sus juguetes y el 6% señaló que su bebé patea sus juguetes. El 40% advirtió que su bebé juega con los objetos a su alrededor y el 33% señala que su bebé es indiferente a los objetos. El 83% de los encuestados afirmaron que su bebé ha recibido alguna vez estimulación temprana y el 16% reconoció que su bebé no ha recibido estimulación temprana. Variables. Actitud hacia la Estimulación Temprana, se refiere a las disposiciones desfavorables y/o favorables hacia el proceso sistemático de estimulación sociocognitiva de las instituciones, a través de los padres, sobre el desarrollo sociocognitiva de sus hijos. Hipótesis. La estructura predictiva de la actitud hacia la estimulación temprana es determinada por variables sociodemográficas tales como el sexo, la edad y el nivel de estudios. Instrumento. Escala de Actitudes hacia la Estimulación Temprana, incluye siete ítems con cuatro opciones de respuesta, que van desde “muy en desacuerdo” hasta “muy de acuerdo”, en un orden consecutivo de reactivos positivos y negativos. Procedimiento. Se seleccionó intencionalmente una muestra de derechohabientes del Hospital General de la Ciudad de Cuernavaca, Morelos, México. Se distribuyeron los cuestionarios en la sala de espera del Área de

Estructura de los determinantes sociodemográficos de la actitud hacia la estimulación temprana

Trabajo Social y Pediatría. Durante veinte minutos los participantes contestaron el instrumento, y una vez entregado se revisaron las respuestas, o su ausencia de ellas. En los casos en que las respuestas eran sistemáticamente las mismas o en todo caso su ausencia, se pidió que escribieran las razones por las que respondieron al cuestionario, o su ausencia de respuesta en el reverso del cuestionario. Se capturaron las respuestas en los paquetes estadísticos Statistic Program Social Science (spss) y Linear Structural Relations (lisrel) en sus versiones para estudiantes. RESULTADOS El proceso de establecimiento de los modelos estructura inicia con la distribución normal, la cual se evidencia con el parámetro de curtosis. Núñez y López (2004: p. 318) define al estadístico de curtosis como una evidencia de distribución normal, ya que la masa de respuestas se concentra en un extremo de la campana de Gauss. La tabla 1 muestra valores de curtosis negativos dentro del umbral requerido, que es de -3 a +3, los cuales se interpretan como muestra de distribución normal. Demostrada la normalidad de las respuestas al instrumento, se procedió a establecer su confiabilidad, la cual es establecida por el parámetro alfa de Cronbach. Quero (2010: p. 248) define a la confiabilidad como la consistencia o estabilidad de una medida la cual reduce la varianza de error e incrementa la varianza sistemática en torno a la distribución de las respuestas a un instrumento de medición. La tabla 1 muestra una confiabilidad superior al valor requerido, que es de .60, el que es evidencia de consistencia adecuada. Posterior a la confiabilidad, la validez de constructo es la siguiente etapa en el establecimiento del

13


Estructura de los determinantes sociodemográficos de la actitud hacia la estimulación temprana

Cruz García Lirios ents - unam

modelo estructural. Pérez, Chacón y Moreno (2000: kin (kmo) y la esfericidad con el estadístico chi cuapp. 442 y 443) definen la validez de constructo como drada de Bartlet. La tabla 1 muestra valores superiouna integración de la validez de contenido y la validez de crires a los mínimos requeridos, que es una correlación terio como evidencias de contrastación de hipótesis teóricas en superior a .300 entre los ítems y el factor común. Los torno a las relaciones entre los ítems y los factores comunes. valores o pesos factoriales son considerados evidenLa validez de constructo se estima con la técnica de cia de la validez de la actitud hacia la estimulación análisis factorial. La técnica de análisis incluye dos temprana. fases: exploratoria o Tabla 1. La distribución normal de las respuestas al instrumento inductiva y confirmatoria o deductiva. En la primera se espera la correlación entre una diversidad de ítems con una heterogeneidad de factores. En la segunda se espera la demostración de un constructo, factor o dimensión inferido de las correlaciones con los ítems, que pueden ser al menos cuatro y máximo siete. En este sentido, se procedió a estimar la validez de la actitud hacia la estimulación temprana con un análisis factorial confirmatorio de componentes principales y rotación varimax. Posteriormente se calculó la adecuación con el parámetro Kayser–Meyer–Ol-

14

Código

Reactivo

A1

Mi hijo (a) requiere de estimulación temprana para triunfar en la vida

2.19

.825

-.230

.746

A2

La estimulación temprana es para niños con capacidades diferentes

2.27

.827

-.565

.875

A3

Mi hijo (a) requiere de estimulación audiovisual para un excelente coeficiente intelectual

2.24

1.036

-1.040

.050

A4

La estimulación audiovisual es un negocio de las escuelas y hospitales

2.92

1.161

-1.153

.829

A5

Mi hijo (a) requiere de ejercicios de estimulación para ser feliz

3.05

.903

-.718

.165

A6

Los ejercicios de estimulación son fraudes y chantajes de las escuelas y hospitales

1.48

.745

4.127

-.360

A7

Los niños que requieren de estimulación temprana tienen capacidades diferentes

2.47

.969

-.967

.049

Varianza explicada Alfa = .732; KMO = .454; X2 = 347.350; 21 grados de libertad; significancia = .000

Media Desviación Curtosis Actitud

34.561


Cruz García Lirios ents - unam

Estructura de los determinantes sociodemográficos de la actitud hacia la estimulación temprana

Una vez establecida la validez de constructo, la matriz de covarianzas es la siguiente etapa en la demostración del modelo estructural. Oliver, Rosel y Murray (2000: p. 403) advierten que la matriz de covarianzas conlleva la máxima verosimilitud de un modelo estructural implicando su ajuste en referencia a las relaciones causales hipotéticas. Es decir, la matriz de covarianzas es evidencia de relaciones causales directas y significativas entre los ítems en correlación con un factor común. En el caso de la tabla 2, muestra covarianzas entre las variables sociodemográficas y los ítems de la actitud hacia la estimulación temprana. Es posible observar valores negativos y positivos cercanos al cero, los cuales son evidencia de relaciones causales espurias no colineales.

Sin embargo, las relaciones causales entre las variables incluidas en los modelos estructurales son estimadas por parámetros de regresión. Silva y Schiattino (2008: p. 108) define a los modelos estructurales como estructuras que integran ecuaciones lineales, análisis factoriales y análisis de Tabla 2. La matriz de covarianzas de los factores de la estimulación temprana trayectorias para expliSexo Escolaridad Edad A1 A4 A2 car las relaciones hipotéSexo .091 ticas; causales, parsimoEscolaridad .000 .020 niosas y robustas entre Edad .006 .010 .251 las variables exógenas y Mi hijo (a) requiere de -.019 -.010 -.003 .681 las variables endógenas estimulación temprana incluidas en dicha estrucpara triunfar en la vida tura. En este sentido, La estimulación audiovi- .059 -.010 .054 .359 1.347 se estimó un modelo sual es un negocio de las estructural en que se escuelas y hospitales observa a la variable La estimulación temprana -.027 .000 .014 .494 .507 .684 sexo como la deteres para niños con capaciminante principal de dades diferentes la actitud hacia la es-

15


Estructura de los determinantes sociodemográficos de la actitud hacia la estimulación temprana

timulación temprana. Dicho hallazgo se interpreta como evidencia de contraste de hipótesis, en la que las variables sociodemográficas son determinantes directos del factor actitudinal. Modelo 1. Estructura predictiva socioactitudinal

Cruz García Lirios ents - unam

Ambos valores son considerados evidencia de ajuste entre el modelo estructural y las relaciones hipotéticas causales. Es decir, para la muestra estudiada la actitud hacia la estimulación temprana está determinada por variables sociodemográficas en las que la variable sexo es su principal predictor. Las implicaciones teóricas de los hallazgos se discuten a continuación. CONCLUSIÓN

El presente estudio ha demostrado la parsimonia y robustez de un modelo estructural de la actitud hacia la estimulación temprana inferida por Finalmente, los modelos estructurales son conlas relaciones causales esgrimidas en el estado del siderados verosímiles, parsimoniosos y robustos a arte y la Teoría del Desarrollo Moral propuesto por partir de su ajuste en referencia a las relaciones hiLawrence Kohlberg, quien a su vez basó sus hipótepotéticas establecidas en el estado del arte. Sueiro y sis en la Teoría de los Estadios del Desarrollo planAbad (2009: p. 640) advierten dos tipos de índices: teada por Jean Piaget. En dicho modelo, la variable los basados en las puntuaciones totales de los sujetos sexo fue el determinante principal del constructo o y los basados en las probabilidades posteriores. En factor actitudinal. este sentido, el Índice de Bondad de Ajuste (gfi por A la luz de las teorías y los estudios psicológicos en torno a la estimulación temprana, el mosus siglas en inglés) con valor cercano a la unidad, es considerado evidencia de robustez, parsimonia delo estructural actitudinal estimulativo es relevante. y verosimilitud de las relaciones causales y correlaSi el desarrollo infantil depende de la interacción cionales entre las variables incluidas en el modelo individuo-entorno mediada por la relación padresestructural. La tabla 3 muestra un valor cercano a la hijos, entonces las actitudes en tanto evaluaciones unidad para el Índice de Bondad de Ajuste, y un vadisposicionales son evidencia de dicha interacción. lor cercano al cero para el Índice Residual (rmr, por Es decir, los individuos interactúan con situaciones, sus siglas en inglés). contextos, normas, valores y creencias que son filtrados por las actitudes de los grupos Tabla 3. Índices de ajuste de la estructura predictiva socioactitudinal a los que pertenecen. En este sentido, Modelo RMR GFI la familia es un regulador esencial del Estructura predictiva socioactitudinal .021 .968 desarrollo evolutivo infantil, al selec-

16


Cruz García Lirios ents - unam

Estructura de los determinantes sociodemográficos de la actitud hacia la estimulación temprana

de la infancia eviten las fases estimulativas acordes a los meses

cionar los estímulos que facilitarán el desarrollo de habilidades, capacidades y competencias sociales, educativas, familiares e individuales de los niños. Sin embargo, la presente investigación sólo puede demostrar que las actitudes son mediadoras del impacto de factores sociodemográficos sobre el desarrollo evolutivo infantil. Por ello se recomienda extender el presente estudio incluyendo variables normativas, valorativas y conductuales, para establecer un modelo más integral en el que se demuestre el efecto indirecto y directo entre las situaciones y los contextos sobre el desarrollo infantil. No obstante, el presente estudio ha contribuido con el establecimiento de relaciones causales entre el tipo de sexo y las actitudes de padres hacia el proceso estimulativo de sus hijos. Esto es, el tipo de sexo parece determinar el rechazo o la aceptación de la estimulación temprana. Si los padres se rehúsan al proceso estimulativo debido a sus actitudes negativas, es posible que durante los tres primeros años

de desarrollo, en función de las situaciones y los contextos que les rodean. En tal sentido, la percepción de riesgo y la percepción de utilidad parecen ser variables de suma importancia para establecer la mediación actitudinal entre la ecología del desarrollo y el crecimiento personal. Finalmente, es evidente la escasez de estudios en los que se demuestren las relaciones causales entre las variables expuestas. Por ello, los estudios psicológicos de la estimulación temprana tienen ante sí un gran desafío: sustentar con evidencia empírica los presupuestos de la Teoría de la Ecología del Desarrollo Humano, de Urie Brofenbrenner, la Teoría de los Estadios del Desarrollo de Jean Piaget y la Teoría del Desarrollo Moral, de Lawrence Kohlberg. Una vez demostrados estos presupuestos, se encontrarán con el gran problema que implica relacionar las situaciones y contextos ambientales de desarrollo, las estrategias, técnicas y prácticas estimulativas con sus fundamentos teóricos. REFERENCIAS Barra, E. (1987). “El desarrollo moral: una introducción a la teoría de Kohlberg”. Revista Latinoamericana de Psicología. 19, 7-18. Borobia, R. y Piccolo, F. (2004). “La formación ética. Una propuesta ante la crisis”. Revista Pilquen 6, 1-8. Campos, C., Cordero, S., Rojas, G. y Vargas, M. (2005). “Ludoterapia y estimulación temprana: atención

17


Estructura de los determinantes sociodemográficos de la actitud hacia la estimulación temprana

del niño y la niña hospitalizado (a) y su familia”. Enfermería en Costa Rica. 12, 4-10. Castellanos, P., García, F. y Mendieta, P. (1999). “La estimulación sensoriomotriz desde el modelo integra en atención temprana”. Siglo Cero. 31, 5-13. Cerezo, M., Trenado, R. y Pons, G. (2006). “Interacción temprana madre–hijo y factores que afectan negativamente a la parentalidad”. Psicothema. 18, 544-550. Cortés, A. (2002). “La contribución de la psicología ecológica del desarrollo moral. Un estudio con adolescentes”. Anales de Psicología. 18, 111-134. Escalona, J. y López, M. (2011). “Impacto de un programa de estimulación temprana en niños de bajo peso al nacer”. Revista de Pediatría. 8, 42-72. García, M., Tacoronte, M., Sarduy, I., Abdo, A., Galvizu, R., Torres, A. y Leal, E. (2000). “Influencia de la estimulación temprana en la parálisis cerebral”. Revista de Neurología. 31, 716-719. González, C. (2007). “Los programas de estimulación temprana desde la perspectiva del maestro”. Liberabit. 13, 19-27. Instituto Nacional de Geografía Estadística e Informática (2010). XIII Censo de Población. México: inegi Jara, M. y Roda, P. (2010). “Propuesta curricular de habilidades adaptativas para la estimulación temprana de niños y niñas de 0 a 3 años de edad con discapacidad cognitiva”. Educare 1, 143-158. Linde, A. (2009). “La educación moral según Lawrence Kohlberg: una utopía realizable”. Praxis Filosófica. 28, 7-22. Lûdecke, S. (2007). “La enseñanza de valores y principios morales en el centro de formación personal”. Revista Europea de Formación Profesional. 41, 115-129. Manzano, M., Perera, M., Ortiz, L. y Arena, C. (1990). “Diseño de un programa de estimulación temprana para niños con problemas auditivos”. Revista Cubana de Psicología. 7, 137-143. Mariscal, S., Nieva, S. y López, S. (2010). “Observar y medir el desarrollo gramatical temprano en español”. Psicothema. 22, 51-56. Martínez, C., García, P., Poblano, A. y Madlen, M. (2010).

18

Cruz García Lirios ents - unam

“Estimulación temprana de audición y lenguaje para niños con alto riesgo de secuelas neurológicas”. Acta Pediátrica Mexicana. 31, 304-310. Molina, T. y Banguero, L. (2008). “Diseño de un espacio sensorial para la estimulación temprana de niños con multidéficit”. Revista de Ingeniería Biomédica. 2, 40-47. Moreno, A. (2009). “La estimulación temprana”. Innovación y Tendencias Educativas. 14, 1-9. Narváez, D. (2003). “Educación y desarrollo moral”. Política y Sociedad. 2, 39-52. Nuñez, R. y López, J. (2004). “Influencia del sesgo de la distribución de habilidad en la distribución del estadístico lz”. Psicothema. 16, 317-324. Oliver, J., Rosel, J. y Murray, L. (2000). “Análisis de medidas repetidas mediante métodos de máxima verosimilitud”. Psicothema. 12, 403-407. Palma, A. (1989). Lawrence Kohlberg: “Teoría y práctica del desarrollo moral en la escuela”. Revista Interuniversitaria de Formación Profesional. 4, 79-90. Pando, M., Aranda, C., Amezcua, M., Salazar, J. y Torres, T. (2004). “Estimulación temprana en niños menores de cuatro años de familias marginadas”. Revista Mexicana de Pediatría. 71, 273-277. Pérez, J., Chacón, S. y Moreno, R. (2000). “Validez de constructo: el uso de análisis factorial exploratorio-confirmatorio para obtener evidencias de validez”. Psicothema. 12, 442-446. Quero, M. (2010). “Confiabilidad y coeficiente alfa de Cronbach”. Revista de Estudios Interdisciplinarios de Ciencias Sociales. 12, 248-252. Silva, C. y Schiattino, I. (2008). “Modelos de ecuaciones estructurales”. Ciencia y Trabajo. 29, 106-111. Sueiro, M. y Abad, F. (2009). “Bondad de ajuste en ítems politómicos: tasas de error tipo 1 y potencia de tres índices de ajuste”. Psicothema. 21, 639-645. Torres, A., Montilva, M., Ramírez, J. Zerpa, C., Zapata, E., García, M., Papale, J., Puertas, M., Franco, M. y Palencia, E. (2010). Desarrollo moral en estudiantes de enfermería y medicina de la Universidad Centro Occidental Alvarado”. Revista de Medicina. 33, 36-41.


Margarita V. Hernández Garrido María Eugenia Espronceda Amor

La relación cultura y ambiente: hacia una nueva construcción teórica

Este trabajo es uno de los resultados teóricos obtenidos en la elaboración de una tesis de doctorado que centró su análisis en la relación cultura y ambiente. Tiene como objetivo brindar herramientas conceptuales que permiten ampliar los estudios actuales, sirviendo a diversos propósitos teóricos, metodológicos y prácticos, factibles de ser aplicados en diferentes contextos. Se aportan los conceptos de prácticas culturales vinculadas con lo ambiental y proceso estructurado de interiorización y exteriorización de lo ambiental, así como una mirada a las diversas relaciones y vínculos dinámicos que pueden producirse desde lo institucional en el marco de la compleja relación acción-estructura social en el tratamiento de lo ambiental. En el actual mundo globalizado, el estudio de los problemas ambientales ya sea de índole local, nacional o regional requiere de un creciente movimiento intelectual que busque plantear soluciones desde las distintas perspectivas de análisis y particularmente desde lo social y lo cultural, por la implicación del accionar social en la agudización de dicha problemática.

Los problemas relacionados con el deterioro ambiental y la conservación del planeta incumben a toda la sociedad; dichos problemas, y particularmente el cambio climático, traerán consigo un fuerte impacto biológico con serias afectaciones en muchos sistemas naturales y, por ende, un fuerte impacto social. Si se produce el deshielo de las extensas zonas polares, los países bajos y numerosas zonas fértiles quedarían sumergidas, provocando la pérdida de todas las formas de vida (pérdida de la biodiversidad) que habitan dichos lugares; tendría que reordenarse la sociedad; se destruirían los recursos patrimoniales; la agricultura y la pesca experimentarían una reducción de los rendimientos en zonas tropicales y subtropicales, y esto a su vez tendría un impacto negativo en las diversas relaciones sociales, los sectores socioeconómicos sufrirían serios perjuicios, se agudizarían los problemas de salud, se registrarían pérdidas en cuanto a la industria y la infraestructura, entre otros muchos aspectos. La puesta en práctica de diversas acciones a nivel nacional para frenar el deterioro ambiental, dirigidas fundamentalmente al desarrollo de una cultura am-

19


La relación cultura y ambiente: hacia una nueva construcción teórica

biental, ha sido tarea prioritaria de un conjunto de instituciones, organizaciones, grupos e individuos, a partir de los diseños que desde la política ambiental y social han sido incorporados, socializados y aplicados durante los últimos años. Pese a lo anterior, observamos que aún sobrevive un conjunto de comportamientos y prácticas donde no se asume a cabalidad lo que implica una cultura ambiental a favor de la conservación del planeta y la especie humana. Es el hombre organizado en sociedad (entiéndase el mundo laboral, educativo, la familia, el turismo, entre otros espacios) donde se produce y reproduce la vida social y humana; estos ámbitos han sido desde siempre espacios naturales del quehacer sociológico. Pese a lo anterior, dicha reproducción en buena medida, descansa en recursos que tomamos del ambiente natural para garantizar la vida diaria; sin éste hubiese sido imposible la sociedad como totalidad. La claridad de esta idea aparece con mucha fuerza en diversos ámbitos científicos y de las ciencias sociales en general; la conexión entre el ambiente y la cultura forma parte de estudios habituales de la antropología, por citar una de esas disciplinas, particularmente en el caso en que se han relacionado elementos de desarrollo de la cultura alrededor de los usos de la energía. Sin embargo, los acercamientos sociológicos al tema sólo parecen significativos, sistemáticos y coherentes en las dos últimas décadas1, cuando ya no podía, ni debía ser ignorado. Ello nos obliga a realizar una síntesis de sus derroteros desde el contexto de la sociología en particular. Los aspectos culturales, en su relación con el ambiente, implican la existencia de dos grandes reorientaciones: asumir el impacto del accionar social sobre el deterioro ambiental (dígase la acción de los actores sociales a partir de la conformación de

20

Margarita V. Hernández Garrido María Eugenia Espronceda Amor

normas y reglas que estructuran y dan sentido a la propia acción) y las consecuencias que desde lo cultural tiene la conexión problemas sociales en su relación con el ambiente, en tanto nos posibilita comprender y fundamentar la incidencia de los procesos sociales respecto al mismo y las pautas y modelos de interpretación cultural con énfasis en los procesos de transmisión cultural. Podemos abordar el accionar de los científicos y sus especificidades (dígase por medio y en instituciones, academias y prácticas disciplinares) a una concepción más amplia e integradora de su estudio, dando un impulso para trascender las fronteras entre las ciencias naturales y sociales; insuficientemente comprendido e introducido en la praxis social.


Margarita V. Hernández Garrido María Eugenia Espronceda Amor

Con lo anterior no es desacertado, dada la complejidad y el nivel de interrelación entre los actores sociales y el ambiente, favorecer los espacios de reflexión acerca de nuestras prácticas desde los conceptos, perspectivas y modelos de la sociología para que accionen como complemento de las posturas teóricas y prácticas existentes en la actualidad. Ello propiciaría una apertura hacía el análisis de la dinámica de las ciencias, como condición necesaria para dar solución a los diversos y profundos problemas que se suscitan en torno a la problemática ambiental. La intención de tratar la cultura ambiental desde una perspectiva sociológica nos remite de forma inexcusable a la década de los setenta, en lo relativo a un abordaje directo (elementos elaborados con ese

La relación cultura y ambiente: hacia una nueva construcción teórica

propósito) no sólo por la alerta emprendida a raíz de la gravedad de los problemas ambientales y su repercusión en el desarrollo social y cultural, sino por la marcada orientación que diversos teóricos han realizado hacia tales estudios desde diferentes corrientes o posturas de análisis. Si bien hasta esa fecha a la sociología le era ajena y/o casi nulos los aspectos vinculados al ambiente, en tanto objeto particular de estudio, quedando fuera de los campos habitualmente trabajados, no cabe duda que esta etapa marcó un momento importante en la integración de estos aspectos como eje central, siendo significativa además la orientación que está teniendo esta ciencia como disciplina al estudio de la cultura, pues ésta ha sido una de las áreas menos privilegiada en el sistema de conocimiento sociológico2. Los problemas relacionados con el ambiente no pueden explicarse al margen del contexto social, a partir de lo siguiente: - la naturaleza está en la sociedad como un elemento interactuante e imprescindible, además de que en ésta se dan diferentes formas de organización social que incluyen no sólo las relaciones entre individuos, grupos e instituciones, sino los modos y mecanismos en que éstos llevan a cabo la apropiación de los recursos ambientales, los cuales expresan relaciones sociales que toman cuerpo desde lo laboral, los referentes políticos, la acción de los medios de comunicación y lo cultural en general, así como los diferentes modelos de conducta y comportamiento individual y/o colectivo. - los estudios sobre el ambiente no deben abordarse de forma fragmentada, ni como una simple reducción de lo social a lo natural o viceversa, se trata de interconectar las relaciones mutuas si lo

21


La relación cultura y ambiente: hacia una nueva construcción teórica

que se precisa realmente es contrarrestar su deterioro. Hoy, los científicos naturales conocen las limitaciones y alcances de lo disciplinar de sus enfoques y de la necesidad de conectar desde y hacia la sociedad, cualquier propuesta emergente. - la literatura actual que relaciona la temática ambiental desde la perspectiva sociológica se encuentra asociada a la sostenibilidad, al movimiento ambientalista, a las actitudes públicas hacia diversas cuestiones ambientales (como la energía, la contaminación ambiental, entre otros), al diseño de políticas ambientales como un problema social y más específicamente a la interacción entre la sociedad y el medio ambiente. Se descarta la tendencia sociológica de ignorar el mundo físico para considerar la dependencia del ambiente para todas las sociedades humanas.3 Esto puede resumirse en las siguientes ideas: a) En la perspectiva sociológica de lo ambiental, desde bases teóricas y conceptuales y la relación con la tradición sociológica, se destacan O. Duncan (1959) y A. Hawley (1986); analizan aspectos vinculados con la ecología humana desde las conexiones medio ambiente, población, tecnología y organización social. U. Beck (1992) y Ernest García (2004), refieren criterios de continuidad o discontinuidad entre la sociología ambiental y la tradición sociológica, y un estudio sobre las aptitudes, creencias y valores en la comunidad de Valencia, respectivamente. Estos autores aportan diferentes miradas de interpretación de la problemática ambiental a partir de fundamentos teóricos de la sociología. b) Desde una perspectiva cultural se destacan los trabajos de Enrique Leff (2007), en cuyos textos se privilegia la importancia de la cultura ecológica como instrumento para transformar las relaciones entre el hombre y su ambiente.

22

Margarita V. Hernández Garrido María Eugenia Espronceda Amor

c) En estudios elaborados puramente sobre sociología ambiental, John Hannigan (1995) explica el proceso a través del cual los problemas ambientales se vuelven reales en el universo social, con particular atención a lo institucional, Riley Dunlap (1997, 2001), analiza la evolución de la sociología ambiental en el contexto estadunidense; David Tabara (2003) aborda las corrientes que han contribuido a la formación de la Teoría Socio Ambiental Contemporánea, mientras que Leida da Costa Ferreira (2004) caracteriza el proceso de institucionalización de la sociología ambiental en Brasil. El surgimiento de los movimientos sociales y su papel en el desarrollo de valores culturales, está en Pardo Buendía (2000) y Manuel Castells (2002). d) Dando prioridad a prácticas culturales enmarcadas en el enfoque de la educación ambiental, la lista de análisis sería considerable; entre ellos encontramos los trabajos de Martha Rosa Muñoz, (2001) y Gilberto Cabrera, (2010); los que desde la educación y los medios de comunicación, respectivamente, abordan la cultura ambiental en los procesos de intervención comunitaria. El trabajo de Lilia Núñez (2006) aborda una sistematización sobre las percepciones ambientales en los diferentes actores sociales, apoyada en la experiencia de dos territorios orientales.


Margarita V. Hernández Garrido María Eugenia Espronceda Amor

e) Una buena parte de lo que se realiza actualmente está en lo que puede llamarse precursores de la sociología ambiental en Cuba, los cuales desde un enfoque sociogeográfico abordan los factores geográficos como condicionantes del desarrollo de la cultura, entre ellos tenemos a A. de Humbolt (1826), Fernando Boytel Jambú (1978) y Antonio Núñez Jiménez (1984). Otros trabajos que abordan este mismo enfoque centrado en la sociología, son María Aguiar Fon (2000) y María del Carmen Vitori (2000). Estos últimos responden a los antecedentes del tema en Cuba y, por ende, pudieran ubicarse en cualquiera de las agrupaciones anteriores. Resulta contradictorio que la mayor contribución científica de estos estudios ha tenido lugar en países de Europa Occidental y Estados Unidos, siendo estos países precisamente los sistemáticamen-

La relación cultura y ambiente: hacia una nueva construcción teórica

te agresores. A pesar de que existe consenso sobre la implicación cultural y estructural que tiene la problemática ambiental, son insuficientes los referentes teóricos que aborden dichos enfoques, ya que lo desarrollado hasta el momento no satisface en su totalidad explicaciones que muestren los mecanismos a través de los cuales se genera un sistema de prácticas culturales para enfrentar el deterioro ambiental. Ante tales desafíos e insuficiencias epistemológicas, resulta imprescindible abordar la problemática ambiental, para redimensionar las interacciones que se establecen entre el ambiente, la sociedad y la cultura. A pesar de que diversas pueden ser las formas de abordar tal problemática, nos inclinamos hacia un tipo de estudio que tiene su esencia en el proceso de formación y desarrollo de la cultura ambiental desde la perspectiva sociológica, orientada hacia el análisis de las instituciones que dedican su desempeño a la conformación de prácticas culturales vinculadas de forma directa con el estudio de lo ambiental, donde lo aportado será de interés para diversas disciplinas. Al estudiar de forma específica a las instituciones encargadas del tema, no estamos dejando de lado otras que de forma directa o indirecta puedan incidir sobre él, sólo estamos otorgando un papel preponderante a este tipo de accionar. Por lo expresado anteriormente nos surge la interrogante: ¿podría investigarse al ambiente fuera del contexto teórico de la sociología, si el condicionamiento social marca derroteros en tanto la acción social de los actores la condiciona? Bajo estos propósitos, pretendemos que la relación estructura social-cultura oriente la presente investigación, enmarcada en lo institucional y sus diversas prácticas culturales para enfrentar el deterioro, aunque dicha perspectiva de análisis puede abordarse

23


La relación cultura y ambiente: hacia una nueva construcción teórica

desde diferentes postulados, según nuestras prioridades, perspectivas u orientaciones generales. Si consideramos que en toda sociedad los elementos que conforman la vida social se regulan, estructuran y reproducen, el carácter estructural se concreta y reproduce en y a través de las instituciones, por la existencia de prácticas culturales que tributan a su organización y soporte. Resulta, entonces, oportuno explicar cómo se produce este complejo ordenamiento cultural referido al ambiente, privilegiando a las instituciones científicas como entes portadores de prácticas culturales, si observamos, a partir de revisiones realizadas, una escasa presencia de dicho enfoque, los cuales no llegan a argumentar los enunciados elaborados a modo de premisas. El hecho de privilegiar el concepto de prácticas culturales nos obliga a brindar algunas nociones importantes sobre el mismo. Este concepto cobra significación desde varias ciencias, como la antropología, la psicología y la sociología; y de forma general refiere una manera de pensar y actuar. Tiene en alguna literatura, desde las perspectivas de sus autores, convergencia con los conceptos de prácticas cotidianas o prácticas sociales,4 y cobra relevancia en este trabajo por el papel que pueden desempeñar las prácticas culturales en el ordenamiento de la sociedad desde el quehacer de las instituciones para frenar el deterioro. Siguiendo esta lógica, y teniendo en cuenta que es la postura constructivista la que guía esta investigación, se trabaja en la noción del vínculo de lo institucional como regulador de comportamientos y el papel de los actores sociales en la transformación. Al respecto, se asumen dos autores que desde su noción de práctica comparten dicha perspectiva, pretendiendo superar la dicotomía clásica estructuraacción social.

24

Margarita V. Hernández Garrido María Eugenia Espronceda Amor

Uno de ellos es A. Giddens (1990), quien considera a las instituciones como conjuntos de prácticas: órdenes simbólicos, instituciones políticas, económicas y de derecho, las cuales van cambiando según tiempo y espacio. Para este autor, la constitución de los agentes y de las estructuras no son dos conjuntos independientes de fenómenos, sino que representa una dualidad. Las propiedades estructurales de los sistemas sociales son tanto un medio como un producto de las prácticas que organizan recurrentemente, o el momento de producción de la acción es también de reproducción de los contextos de realización cotidiana de la vida social. Estos aspectos son claves en nuestro trabajo, si pretendemos analizar a las instituciones científicas como entes reguladores desde sus diversas prácticas culturales y el papel de los actores sociales en la transformación de la vida social respecto a lo ambiental. Por su parte, P. Bourdieu (1997) se centra en la “práctica” considerada el producto de la relación dialéctica entre estructura y acción, introduciendo los conceptos de habitus, (existen en la mente de los actores) y los campos, (fuera de sus mentes). El habitus, refiere estructuras mentales o cognitivas mediante las cuales las personas manejan el mundo social, y están dotadas de un conjunto


Margarita V. Hernández Garrido María Eugenia Espronceda Amor

de esquemas internalizados por medio de los que perciben, comprenden, aprecian y evalúan el mundo social. Mientras que el campo es la red de relaciones entre las posiciones objetivas que hay en él; éstas existen separadas de la conciencia y la voluntad, y generan entre los actores una creencia sobre las cosas que son importantes en el campo, son los momentos de exteriorización de la interioridad. El campo condiciona al habitus, y por otro lado el habitus constituye el campo como algo significativo, con sentido y con valor. Esta perspectiva resulta importante para explicar cómo las instituciones sociales en general y científicas en particular condicionan, reproducen e intervienen en el desarrollo de una cultura ambiental, desde la conexión estructura-acción. Para ello el concepto de prácticas culturales actúa como concepto a operacionalizar a los efectos de explicar las diversas prácticas que desarrollan las instituciones científicas para frenar el deterioro ambiental, demostrando el

La relación cultura y ambiente: hacia una nueva construcción teórica

papel que desempeñan las mismas en el desarrollo de la cultura ambiental. Por otro lado, para nuestro análisis resulta necesario introducirnos en la conceptualización de cultura ambiental,5 como concepto general, en tanto término recurrente en diversas esferas del conocimiento; sus estudios muestran una línea homogénea con la educación ambiental, asociada a los nuevos enfoques del desarrollo sostenible, aportando nuevos horizontes a las concepciones que sobre cultura existen. Sus elaboraciones teóricas abarcan en la literatura elementos de la experiencia y prácticas individuales en diferentes contextos. Aunque no es nuestro propósito realizar un análisis pormenorizado sobre los términos cultura y ambiente, su pertinencia en el presente trabajo hace necesario referir algunos elementos básicos. El término cultura ha transitado por numerosas definiciones dentro de la sociología y en especial la antropología; mientras que el ambiente, reducido durante mucho tiempo al aspecto físico y biológico, ha cobrado en la actualidad una apertura significativa para casi todas las ciencias.6 Para el caso que nos ocupa, se privilegia a la cultura como el instrumento que genera, propicia y facilita, los mecanismos de transmisión de conocimientos y comportamientos asociados al ambiente. Mientras que el ambiente se asume como ese sistema dinámico y de interrelaciones ecológicas, socioeconómico y cultural, donde tienen lugar las diversas relaciones sociales. Es en este sentido donde accionan los presupuestos teórico-metodológico, donde la síntesis resultante de las investigaciones realizadas sobre lo ambiental y su pertinencia desde los estudios sociológicos nos conducen a introducir criterios conceptuales que permiten explicitar la relación cultura-

25


La relación cultura y ambiente: hacia una nueva construcción teórica

ambiente, conforme a la dinámica de la vida social en el contexto actual. Consideramos que los aspectos introducidos permitirán ampliar los análisis actuales, sirviendo a diversos propósitos teóricos, metodológicos y prácticos. Para explicar lo anterior, nos parece prudente introducir el concepto de prácticas culturales vinculadas con lo ambiental para referir las diversas acciones que desarrollan los individuos, grupos e instituciones en torno a lo ambiental, constituyendo la expresión de una manera de pensar y modos de actuar que conducen a la objetivación de los universos interiores; según la lógica del tiempo y el espacio donde se desarrollan, reproducen, conservan, transmiten y son visibles, en tanto códigos culturales pautados reconocidos y legitimados en los marcos de la sociedad. Proceso estructurado de internalización y exteriorización de lo ambiental, para explicar la resultante del aprendizaje o incorporación cognitiva del conjunto de normas, valores, actos, regularidades y configuraciones en y desde los actores sociales. Las mismas se reproducen en acciones, comportamientos y prácticas que tienen lugar en los marcos de la interacción ambiente y sociedad, las cuales van conformando determinados patrones culturales donde los sujetos incorporan lo cognitivo, lo afectivo y lo conductual. Éstos adquieren un carácter organizado, planificado y normativo según los intereses de la sociedad, y tienen la pe-

26

Margarita V. Hernández Garrido María Eugenia Espronceda Amor

culiaridad de heredarse, transmitirse y/o modificarse conforme a los diferentes niveles de socialización que se establecen. En estos procesos estructurales (dígase su relación dialéctica) se da una correlación entre lo diverso y lo único, lo estático y lo dinámico, lo individual y lo societal, lo objetivo y lo subjetivo, así como se expresa la complejidad de la dinámica entre acción-estructura social. Al abordar las prácticas culturales en el desarrollo de la cultura ambiental desde lo institucional, y considerando las premisas que orientan este trabajo, aportamos una mirada a las diversas relaciones y vínculos dinámicos que pueden producirse en el marco de la relación ambiente-cultura en nuestra sociedad, lo cual posibilitará un acercamiento metodológico sobre el tema. Para ello, pensamos que se requiere introducir dos momentos, uno referido a la implicación e interconexión de las instituciones que de forma específica operan sobre una construcción de conocimiento sobre lo ambiental, y sus implicacio-


Margarita V. Hernández Garrido María Eugenia Espronceda Amor

nes, y otro, donde el conocimiento se revierte sobre una práctica cultural de los actores sociales. Dicho análisis dará respuesta a dos interrogantes: ¿cómo se condiciona la construcción del conocimiento respecto a esa diferenciación social?, y ¿cómo se condiciona el comportamiento de los sujetos sociales? Para explicar el primer momento, podemos precisar que estamos en presencia de sujetos (mediados por espacios institucionales) cuyos conocimientos e influencias acerca de lo ambiental conforman una red más o menos compacta actuando a modo de reforzar, insistir e intentar detener el deterioro ambiental bajo condiciones de totalidad institucional (dígase el accionar de la sociedad bajo la impronta institucional). Sería el caso en el que todas las instituciones existentes tributen de forma integrada, coherente y sistemática a la conformación de un conocimiento sobre el ambiente, ya sea consciente o inconsciente, a partir de acciones específicas, por la esencia del contenido institucional o por la combinación de ambos aspectos. Puede existir un reforzamiento institucional debido a la incidencia de factores externos, favorecedores de una concientización de la acción social. Ello establece una red de intercambio, que abarca un espacio mayor que el enmarcado de forma concreta. Al segundo nivel de análisis, un accionar institucional de alcance parcial, para el caso en que del total de instituciones existentes sólo algunas tributan en positivo en pos de detener o matizar las afectaciones ambientales desde sus particularidades concretas, mientras otras se mantienen al margen producto de ignorar o subestimar el impacto de dichos procesos a escala social. Ambos niveles de accionar suponen tener en cuenta los mecanismos de integración entre las instituciones que a ello se dedican.

La relación cultura y ambiente: hacia una nueva construcción teórica

Un tercer nivel estaría asociado a las carencias de un accionar institucional, quedando relegado este aspecto a lo casual (entiéndase un hecho concreto que genere alguna reflexión o a intereses específicos de individuos aislados), por tanto, del total de instituciones existentes en un contexto, sólo algunas de forma casual marcan determinadas pautas en cuanto a la conformación de un conocimiento positivo de conservación de lo ambiental ajustado a una práctica. Si lo anterior supuso la presencia del marco institucional como escenario donde los individuos construyen sus prácticas culturales, debemos incorporar la perspectiva en la que a través de ellas los individuos modifican y coparticipan en el accionar de las instituciones, generando una dialéctica entre estructuras y normas, las que a su vez se reestructuran en la práctica (acción). Atendiendo a la forma en que el conocimiento se revierte en la práctica de los actores sociales, el accionar institucional y sus alcances, comprenderían tres situaciones: - el primero implicaría que se pudiese proteger completamente a la naturaleza, intentando comprometer a la totalidad de las instituciones e individuos en un accionar autoprotector. El proceso de internalización del conocimiento sobre el ambiente se asumiría por los actores sociales de forma consciente y reflexiva, existiendo correspondencia entre conocimiento, práctica y comportamiento. - el segundo se corresponde con un accionar autoprotector de alcance medio, donde la asimilación del conocimiento sobre el ambiente se asume de forma parcial, dando lugar a prácticas y comportamientos que son intermedios entre la protección y la tendencia al derroche de recursos.

27


La relación cultura y ambiente: hacia una nueva construcción teórica

- y el tercero, un accionar de descomprometimiento, donde los actores sociales se muestran indiferentes a una protección del ambiente y, por tanto, no se da la correspondencia entre conocimiento, prácticas y comportamientos. No podemos olvidar que muchas veces no existe una total correspondencia entre lo que piensan y sienten los individuos respecto al ambiente y los compromisos institucionales donde los intereses económicos, políticos y de otra naturaleza no propician el desarrollo de pensamientos y actitudes armónicas y coherentes. En esencia, los argumentos presentados muestran, por un lado, las insuficiencias de los estudios sobre el tema, así como la necesidad de un tipo de análisis que privilegie lo ambiental desde la perspectiva sociológica con particular atención a la relación institución-acción social; por otro lado, el cuerpo terminológico introducido (los conceptos de prácticas culturales vinculadas con lo ambiental y proceso estructurado de interiorización y exteriorización de lo ambiental, y los momentos establecidos para interpretar las diversas relaciones y vínculos dinámicos que pueden producirse desde lo institucional en el tratamiento de lo ambiental), permite ampliar los estudios actuales, sirviendo a diversos propósitos teóricos, metodológicos y prácticos, factibles de ser aplicados en diferentes contextos. 1.

En el contexto antropológico resulta significativo, entre otros, el trabajo de Darcy Ribeiro (1992), quien al abordar las etapas de evolución sociocultural presta especial atención al modo de adaptación a la naturaleza, signada por la obtención de energía. Entre los artículos de carácter sociológico que abordan el tema, están F. Buttel Sociology and the environment: the windingroad toward human ecology (1986), y R. Dunlap en Evolución de la sociología del medio ambiente. Breve historia y valoración de la experiencia estadounidense (1997) y La sociología

28

Margarita V. Hernández Garrido María Eugenia Espronceda Amor

ambiental y el nuevo paradigma socio ambiental (2001). Varios son los autores que en sus trabajos abordan las contribuciones de los estudios de la cultura en el desarrollo de la teoría sociológica contemporánea. Entre ellos podemos mencionar a I. Wallerstein, quien en su libro Abrir las Ciencias Sociales (2007) analiza dentro del proceso de

2.


Margarita V. Hernández Garrido María Eugenia Espronceda Amor

restructuración de dichas ciencias el ascenso de los estudios culturales y su impacto en las ciencias sociales de forma general y en las disciplinas de forma particular. Wallerstein es presidente de la Comisión Gulbenkian para la Restructuración de las Ciencias Sociales, la cual fue creada en 1993 con el propósito de reflexionar sobre el presente y futuro de estas ciencias (esta comisión está integrada por seis estudiosos de las ciencias sociales, dos de las naturales y dos de las humanidades. J. Alexander, en su artículo Sociología Cultural (2000), brinda elementos de una sociología que ubica el significado culturalmente mediado en el centro de los estudios sociales. Su enfoque cultural tiene como núcleo central a la sociología cultural, privilegiando la dimensión simbólica para el estudio de los hechos sociales. Analiza la irrupción de la cultura en la escena central de la investigación y el debate sociológico durante fines del siglo xx, de ahí que de este autor resulta significativo para nuestro trabajo, por el hecho en que orienta el análisis cultural de los fenómenos sociales. Por su parte R. Williams, en su artículo Sociología de la cultura (1992), analiza el lugar y la importancia que tiene la sociología de la cultura en el contexto de la sociología en general, destacando que su objetivo central estará dirigido a investigar aquellas relaciones transmitidas y asumidas. El enfoque integral de Williams constituye un referente importante para nuestro trabajo, por su convergencia entre los sistemas significantes y las prácticas culturales manifiestas, lo que posibilita un nuevo análisis social desde las instituciones culturales. Mientras que Néstor García Canclini, en Los estudios culturales de los 80 a los 90. Perspectivas antropológicas y sociológicas en América Latina (2004), aborda algunos dilemas centrales en la teoría y la investigación actual de la cultura en el contexto de la antropología y la sociología, haciendo énfasis en la limitación e insignificancia de tales estudios dentro de la sociología. 3. Los inicios del surgimiento de la sociología y su posterior desarrollo, estuvieron signados por estudios sobre temas propios de la misma, como la educación, la economía, los medios de comunicación, entre otros, quedando reducidos a las ciencias naturales los problemas relacionados con el ambiente. 4. Entre algunos de los autores que en sus estudios hacen referencia al concepto, están Michel De Certeau, en Prácticas cotidianas (2004), más allá de las investigaciones centradas sobre las representaciones y los comportamientos y desde su concepción de cultura originaria, analiza las maneras de hacer y las prácticas cotidianas de los usos que los practicantes hacen del espacio urbano construido y de los productos organizados por el supermercado. Por su parte, Raymond

La relación cultura y ambiente: hacia una nueva construcción teórica

Willians (2004), al abordar la reproducción cultural, establece una relación entre ésta y las prácticas culturales a partir de instituciones que transmiten conocimientos como es el caso de la familia y la educación. Martín Barbero (2004) centra su estudio en un relato sobre las prácticas de comunicación como reveladoras de ciertas prácticas cotidianas, tomando como escenario plazas de mercado, supermercado y cementerios en la ciudad de Bogotá y Cali; en las mismas describe cómo se conforman y desarrollan diversas prácticas cotidianas tanto de los vendedores como de los individuos que asisten a estos escenarios. Lo explicado anteriormente da una visión de la generalidad del concepto, carente de un significado propio; no obstante, a tono con la proyección de esta investigación, estos referentes son importantes, por la significación que pueden tener las prácticas culturales en el ordenamiento de la sociedad desde lo institucional. 5. Las elaboraciones teóricas sobre cultura ambiental abarcan en la literatura elementos de la experiencia y las prácticas individuales en diferentes contextos, entre ellos el educativo, el empresarial y el político. Por otro lado, resulta común encontrar el término cultura ambiental asociado o compartiendo espacios con los de cultura de la naturaleza y cultura ecológica, los cuales en esencia son convergentes, pues poseen el mismo tronco común. 6. Desde la antropología, varias son las definiciones que sobre el término cultura han tenido lugar. C. Geertz, en su artículo titulado Descripción densa: hacia una teoría interpretativa de la cultura, analiza el concepto desde una perspectiva semiótica, prevaleciendo el aspecto simbólico; para Ruth F. Benedict (2003) la cultura es el modelo más o menos consistente de pensamiento y acción. Desde el contexto sociológico, R. Wlillians (2004) especifica que el término comienza por designar un proceso, la cultura (cultivo) de granos o (cría y alimentación) de animales, y por extensión la cultura (cultivo activo) de la mente humana, y a finales del siglo xviii acaba por designar una configuración o generalización del espíritu que conformaba todo el modo de vida de un pueblo en particular. Por su parte, A. Giddens (1991) define como cultura a la totalidad del modo de vida de los miembros de una sociedad, incluyendo los valores que comparten, las normas que acatan y los bienes materiales que producen. Lo expresado anteriormente muestra una visión sobre la diversidad de enfoques relacionados con el término cultura, donde en su mayor parte se objetivan posiciones reduccionistas. Por su parte, sobre el término ambiente, resulta oportuno destacar que no es hasta el año 1977, a raíz de la Conferencia de Tbilisi, desarrollada por la Unesco, donde se establece una reorientación conceptual del término ambiente, desplazando el

29


La relación cultura y ambiente: hacia una nueva construcción teórica

enfoque reduccionista hacia una concepción integradora de los aspectos biológicos, sociales, políticos, económicos y culturales, estableciéndose un reconocimiento de la necesidad de esa nueva comprensión, para poder interpretar y buscar soluciones a los graves problemas ambientales que enfrentaba la humanidad. De modo general, lo significativo en estas definiciones es el carácter de interrelación entre los aspectos biológicos y sociales, lo que resulta necesario para poder comprender los procesos de interacción entre la sociedad y el ambiente.

BIBLIOGRAFÍA Aguiar Fons, María: “Un enfoque geográfico en la investigación cultural: relación cultura-hombre-naturaleza”, en Pensamiento y tradiciones populares: estudios de la identidad cultural cubana y latinoamericana, Compiladora Ana Vera, Centro de Investigaciones y Desarrollo de la Cultura Cubana “Juan Marinello”, La Habana, 2000, pp. 291-327. Alexander, Jeffrey C: Sociología cultural. Formas de clasificación en las sociedades complejas, Antthropos Editorial, Barcelona, 2000. Boytel Jambú, Fernando: Hombres y Huracanes, Editorial Oriente, Santiago de Cuba, 1978. Benedict, Ruth: “La integración de la cultura”, en Antropología. Lecturas, Compiladores P. Bohannan y M. Glazer, Editorial Félix Varela, La Habana, 2003, pp. 178-185. Beck Ulrich: Risk society: Towards a new modernity, Polity Press, Londres, 1992. Bourdieu, Pierre: Razones prácticas sobre la teoría de la acción. Editorial Anagrama, Barcelona, 1997. Buttel, Frederic: Sociología Ambiental, qualidade ambiental e qualidade de vida: algunas observacoes teoricas, In Herculano, Brasil, 2000. Cabrera Armiño, Gilberto: “Salud, medio ambiente y participación popular en Santa María del Rosario”, en Revista Ilé, La Habana, Año 1, No. 1, 2001, pp. 117-132. Castells, Manuel: La era de la información. Economía, sociedad y cultura. El poder de la identidad, Editorial Alianza, Madrid, España, Vol. 2, 2002.

30

Margarita V. Hernández Garrido María Eugenia Espronceda Amor

Da Costa Ferreira, Leila: “Ideias para uma sociología da questao ambiental-teoría social, sociología ambiental e interdisciplinariedad”, en Revista Desenvolvimiento y Meio Ambiente, Editora UFPR, Brasil, No 9, 2004, pp. 77-90. De Certeau, Michel: “Prácticas cotidianas”, en Sociología de la Cultura, Compiladores Alain Basail y Daniel Álvarez, Editorial Félix Varela, La Habana, 2004. pp. 3-14. Dunlap, Riley: “Evolución de la sociología del medio ambiente. Breve historia y valoración de la experiencia estadounidense”, en Sociología del Medio Ambiente, Compiladores M. Redclift y G. Goodgate, Mc Graw Hill, usa, 1997, pp. 3-21. --------------------: “La sociología ambiental y el nuevo paradigma socio ambiental”, en Revista Sistema, No. 162, 2001. García Canclini, Néstor: “Los estudios culturales de los 80 a los 90. Perspectivas antropológicas y sociológicas en América Latina”, en Sociología de la Cultura, Compiladores Alain Basail y Daniel Álvarez, Editorial Félix Varela, La Habana, 2004. García García, Ernest: Medio ambiente y sociedad. La civilización industrial y los límites del planeta, Alianza Editorial, S. A., Madrid, 2004. Geertz, Clifford: “Descripción densa, hacia una teoría interpretativa de la cultura”, en Antropología. Lecturas, Editorial Félix Varela, La Habana, 2003, pp. 547-568. Giddens, A y Turner, J.: La teoría social hoy, Editorial Alianza, Madrid, 1990. Giddens, Anthony: As consecuencias da modernidade, Sao Paulo, 1991. Hannigan, John: Environmental sociology: a social construccionist perspective. Routledge. Londres, 1995. Hawley, A.: Human ecology: a theoretical essay. The University of Chicago Press, 1986.


Margarita V. Hernández Garrido María Eugenia Espronceda Amor

Humbolt, Alexander: Ensayo político sobre la isla de Cuba, Lex, La Habana, (1826), 1960. Leff, Enrique: “Complejidad, racionalidad ambiental y diálogo de saberes hacia una pedagogía ambiental” en Desenvolvimento e Meio Ambiente. Sociedade e Naturaza, No 16, Editora UFPR, Brasil, 2007, pp. 11- 19. Muñoz, Martha R.: “Educación ambiental en la Reserva de la Biosfera Baconao”, en Revista Ilé, Fundación “A. Núñez Jiménez”. La Habana, Año 1, No-1, 2001, pp. 91-116. Núñez Jiménez, Antonio: Cuba. Cultura, estado y revolución. Presencia Latinoamericana S. A., México, 1984. Núñez Moreno, Lilia: “Las percepciones ambientales de los actores locales”, en Desarrollo local en Cuba. Retos y Perspectivas, Compiladora Ada

La relación cultura y ambiente: hacia una nueva construcción teórica

Guzón Camporredondo, Editorial Academia, La Habana, 2006. pp. 154 – 163. Pardo Buendía, M.: “Influencia social de los movimientos ecologistas”, en Medio ambiente y Sociedad. Estudios sociales e Intervención social, Compiladores Cruz y Gualba, Huelva, 2000, pp. 31 – 46. Riveiro, Darcy: El proceso civilizatorio. Etapas de la evolución sociocultural, Editorial de Ciencias Sociales, La Habana, 1992. Tabara, David: “Teoría socioambiental y Sociología Ecológica”, en Teoría Sociológica Moderna, Compilador Salvador Giner, Ariel Sociología, España, 2003, pp. 431. Vítori, María del Carmen: “Paisaje, discurso tradicional y familia en la conformación de las regiones culturales cubanas”, en Pensamiento y tradiciones populares: estudios de la identidad cultural cubana y latinoamericana, Compiladora Ana Vera, Centro de Investigaciones y Desarrollo de la Cultura Cubana Juan Marinello, La Habana, 2000, pp. 330-339. Wallerstein, Inmanuel: Abrir las ciencias sociales. Informe de la Comisión Gulbenkian para la reestructuración de las ciencias sociales. Siglo XXI Editores. 2007. Williams, Raymond: “Reproducción”, en Sociología de la Cultura, Compiladores Alain Basail y Daniel Álvarez, Editorial Félix Varela, La Habana, 2004, pp.2-116. _______________: “Hacia una Sociología de la Cultura”, en Sociología de la Cultura, Compiladores Alain Basail y Daniel Álvarez, Editorial Félix Varela, La Habana, (1992), 2004, pp.3-10. FICHA CURRICULAR Margarita V. Hernández Garrido Doctora en ciencias sociológicas. Profesora de antropología biológica e investigadora en la línea de sociología y medio ambiental en la Universidad de Oriente, Cuba. María Eugenia Espronceda Amor. Profesora de Antropología Social e investigadora en temas de familia y cultura en la Universidad de Oriente, Cuba.

31


La relación cultura y ambiente: hacia una nueva construcción teórica

32

Margarita V. Hernández Garrido María Eugenia Espronceda Amor


Josefina de La Cruz Estrada Arechiga Jesus David Amador Anguiano Ana Elizabeth Avila Ortiz Ericka Anahia Olivera Romero Albany Carolina Romero Nava

Mujeres con cáncer de mama y vida cotidiana Introducción Estudios sobre cáncer de mama desde el sentir de las mujeres que sufren este problema de salud, son relativamente recientes; sin embargo, es un problema que afecta a gran número de mujeres en el Estado de Colima con un porcentaje de mujeres afectadas es muy alto. El presente trabajo busca conocer desde la opinión de dos mujeres con cáncer de mama, cómo ha sido el proceso en su vida cotidiana con este pro-

blema de salud. El documento siguió un enfoque cualitativo y se implementó el método etnográfico para describir y analizar ideas, creencias, significados, conocimientos y prácticas de grupos, culturas y comunidades (Patton, 2002; McLeod y Thomson, 2009). El nivel es descriptivo; las técnicas de apoyo para la obtención de información es la observación participante y la entrevista a profundidad; los instrumentos de apoyo fueron la guía de observación, la guía de entrevista y el diario de campo. Los sujetos de estudio fueron mujeres en edad reproductiva de la Comunidad del Trapiche, Municipio de Cuauhtémoc, Colima, mismas que padecieran cáncer de mama. El proceso que se siguió para identificar a las mujeres participantes en la investigación es la muestra en cadena o redes, es decir, se pretendió que las mismas mujeres fueran referenciando a otras. Cabe mencionar

33


Mujeres con cáncer de mama y vida cotidiana

Josefina de La Cruz Estrada Arechiga, Jesus David Amador Anguiano, Ana Elizabeth Avila Ortiz, Ericka Anahia Olivera Romero, Albany Carolina Romero Nava

que fueron ocho mujeres quienes en un inicio fueron propuestas, de las cuales dos cubrieron los requisitos de inclusión que se describen con anterioridad. Una vez elegidas las informantes, se aplicó la cédula de diagnóstico como primer contacto; ya establecida la confianza entre investigadoras e informantes, se aplicó la entrevista a profundidad, sin dejar de lado la firma de la carta de compromiso por parte de las mujeres. La entrevista a profundidad contempló aspectos sociales, salud, educación, religión y familia. Región de estudio: El Trapiche. La Comunidad de El Trapiche, escenario de la investigación, fue una de las “encomiendas” que aparece con mayor antigüedad en documentos jurídicos de herencias y compraventa en la época de la Colonia. Originalmente llamada Encomienda de San José del Trapiche, puede decirse que tiene el mérito histórico de haber sido una de las comunidades mestizas de la región, de la que nacieron las demás etnias que hoy conforman el municipio. En la actualidad, está comunidad se encuentra ubicada a cuatro kilómetros al sur de la cabecera municipal; tiene 2,851 habitantes, de los cuales 1,460

34

son mujeres y 1,391 hombres. Cuenta con los servicios básicos para la subsistencia de sus habitantes. La situación sobre el cáncer de mama La vida de las personas se altera por completo ante la aparición de una enfermedad, más aún si ésta es irreversible o degenerativa, situación que obliga a cambiar de manera radical su modo de vida. Hay enfermedades para las que la medicina actual aún no tiene soluciones, o cuyos tratamientos no logran los resultados esperados, es el caso del cáncer, problema de salud pública que ha ido en aumento. La Norma Oficial Mexicana citada por Chan y Gutiérrez (2002), define al cáncer como un tumor maligno que se caracteriza por la pérdida de control de crecimiento, desarrollo y multiplicación celular con capacidad de producir metástasis. Para el caso que nos ocupa, se hace especial énfasis en el cáncer de mama (CaMa), neoplasia maligna que afecta algún sitio de la glándula mamaria. En México, el cáncer de mama (CaMa) es la primera causa de muerte en las mujeres, un poco por encima del cáncer cervicouterino; los estados de la Republica que destacan en este fenómeno son Baja California Sur, Coahuila, Colima, Distrito Federal, Chihuahua, Nuevo León, Sonora y Tamaulipas, por tener una tasa superior a las veinte de-


Josefina de La Cruz Estrada Arechiga, Jesus David Amador Anguiano, Ana Elizabeth Avila Ortiz, Ericka Anahia Olivera Romero, Albany Carolina Romero Nava

funciones por cada cien mil mujeres. La primera información escrita sobre el tratamiento a un paciente con cáncer, data del año 1,600 a.C. Se trata de un papiro egipcio que relata la primera operación quirúrgica para la extracción de un tumor sólido. Cáncer es un término genérico para un grupo de más de cien enfermedades que pueden afectar a cualquier parte del organismo. Otros términos utilizados son neoplasias y tumores malignos. A pesar de los progresos en la oncología moderna del cáncer de mama, en el ámbito mundial esta enfermedad es la primera causa de muerte por neoplasia en la mujer, con más de un millón de casos nuevos cada año, de los cuales aproximadamente la mitad ocurren en países industrializados; sin embargo, es en los países en vías de desarrollo donde ocurren la mayoría de las muertes por dicha causa. El riesgo de enfermar es superior en las mujeres de países con nivel socioeconómico alto, pero el riesgo de morir es mayor entre las mujeres que habitan en países pobres, debido al menor acceso a los servicios de salud para su detección temprana, tratamiento y control. A fines del siglo xx, la patología de los países en desarrollo se encuentra en transición: aún con-

Mujeres con cáncer de mama y vida cotidiana

servamos la patología de la pobreza (enfermedades infecciosas y parasitarias, desnutrición, alcoholismo), aunque empiezan a surgir entre nosotros algunos de los padecimientos de las sociedades afluentes (cáncer, ateroesclerosis y sus complicaciones, diabetes y otras enfermedades metabólicas). Si bien es cierto que los censos y los registros de las defunciones se conocen en México desde la época de la Colonia; a mediados de aquel siglo la información que proporcionaba tenía propósitos muy lejanos a orientar acciones de salud: la muerte se registraba de forma muy general. Con el paso de los años, estos registros se han perfeccionado, especialmente en salud, constituyendo una base sólida para identificar grupos vulnerables, planear acciones y medir el impacto de intervenciones y programas. Gracias a estos registros sabemos que en 1922 el cáncer aparecía como una de las principales causas no infecciosas de muerte entre los mexicanos, cobrando un poco más de dos mil vidas en ese año. Por los estudios del patólogo rumano Aurel Babes en 1927, y del médico americano de origen griego George Papanicolaou en 1928, el diagnóstico del cáncer facilitó de manera significativa. En 1930, esta enfermedad se colocó en el lugar diecisie-

35


Mujeres con cáncer de mama y vida cotidiana

Josefina de La Cruz Estrada Arechiga, Jesus David Amador Anguiano, Ana Elizabeth Avila Ortiz, Ericka Anahia Olivera Romero, Albany Carolina Romero Nava

te dentro de las veinte principales causas de muerte en México. Una década después, la mortalidad tuvo un incremento del 60% con respecto a las cifras que se tenían a principios de los años veinte: veintitrés de cada cien mil mexicanos morían afectados por el cáncer. En los últimos años, en nuestro país se observa que el cáncer de mama ha tenido una disminución en casos, los cuales se leen de la siguiente manera: Entidad federativa

CANCER DE MAMA Promedio de las tasas de cáncer

2005 23.8

2009 14.2

11.4

7.2

17.9

10.8

de mama de las diez entidades con mayor incidencia Promedio de las tasas de cáncer de mama de las diez entidades con menor incidencia Tasa estandarizada Nacional del cáncer de mama

Tasa estandarizada de cáncer de mama 2005

Entidad federativa

Tasa estandarizada de cáncer de mama 2009

Baja California Sur

26.0

Baja California Sur

16.3

Distrito Federal

25.7

Baja California

15.8

Jalisco

25.2

Chihuahua

15.1

Nuevo León

24.1

Colima

14.5

Baja California

23.8

Distrito Federal

13.8

Tamaulipas

23.0

Tamaulipas

13.5

Aguascalientes

22.9

Nuevo León

13.4

Chihuahua

22.9

Querétaro

13.4

Sonora

22.8

Sinaloa

13.4

Querétaro

21.3

Coahuila de Zaragoza

13.0

Sinaloa

20.3

Jalisco

12.9

Colima

20.1

Sonora

12.8

Coahuila de Zaragoza

19.7

Aguascalientes

11.1

Nacional

17.9

Nacional

10.8

México

17.1

Michoacán de Ocampo

10.4

Nayarit

15.9

Guanajuato

10.1

Guanajuato

15.8

Nayarit

10.1

Hidalgo

15.7

Veracruz de Ignacio de la Llave

9.9

Veracruz de Ignacio de la Llave

14.8

México

9.8

Morelos

14.3

San Luis Potosí

9.6

Zacatecas

14.2

Puebla

9.4

Campeche

13.9

Tlaxcala

9.2

36


Josefina de La Cruz Estrada Arechiga, Jesus David Amador Anguiano, Ana Elizabeth Avila Ortiz, Ericka Anahia Olivera Romero, Albany Carolina Romero Nava

Entidad federativa

Tasa estandarizada de cáncer de mama 2005

Entidad federativa

Mujeres con cáncer de mama y vida cotidiana

Tasa estandarizada de cáncer de mama 2009

Tabasco

13.9

Tabasco

9.0

Durango

13.8

Durango

8.5

Michoacán de Ocampo

13.5

Hidalgo

8.1

San Luis Potosí

12.7

Morelos

8.0

Yucatán

12.7

Campeche

7.8

Tlaxcala

12.2

Yucatán

7.8

Puebla

11.9

Zacatecas

7.5

Guerrero

10.7

Chiapas

6.5

Oaxaca

10.0

Guerrero

6.4

Chiapas

9.4

Quintana Roo

5.9

Quintana Roo

6.8

Oaxaca

5.2

Desviación estándar

2.9

Desviación estándar

30.2

Nota: Tasa por cien mil mujeres de veinticinco años o más, estandarizada por el método directo con base en el promedio de población por grupo de edad de la población mundial estándar 2000-2025. Fuente: ssa. Rendición de cuentas en Salud, 2009.

Dado que el cáncer de mama es considerado un problema de salud pública, que ha hecho detener la mirada, se han implementado una serie de estrategias que buscan atenderlo. Por unanimidad, el Pleno de la Asamblea Legislativa aprobó la Ley para la Atención Integral del Cáncer de Mama en el Distrito Federal, que garantiza el acceso gratuito a todas las mujeres a los servicios de salud pública para la prevención, atención y rehabilitación de esta enfermedad, facultando a la Secretaría de Salud del Distrito Federal a incluir en su proyecto de presupuesto los recursos para el desarrollo del Programa de Atención Integral del Cáncer de Mama. En el marco del Día Mundial Contra el Cáncer de Mama, la Asamblea Legislativa aprobó esta ley que obliga a todas las instituciones públicas y privadas a respetar sus lineamientos.

Respecto al Comité Técnico de Evaluación y Seguimiento del Programa de Atención Integral del Cáncer de Mama del Distrito Federal, establece que es la instancia de consulta, evaluación y seguimiento de las acciones derivadas de la presente ley, coordinado por la Secretaría de Salud. Participan las Secretarías de Salud, Finanzas y Desarrollo Social, el Inmujeres, las dieciséis delegaciones e instancias académicas y organizaciones sociales. Serán invitados permanentes cuatro integrantes de la Asamblea Legislativa del Distrito Federal, y quedará instalado en el primer trimestre de 2011. La ley otorga el acceso gratuito a la atención integral del cáncer de mama, y su objetivo es disminuir la morbilidad y la mortalidad de las mujeres por este padecimiento, así como contar con una política de prevención y diagnóstico oportuno a partir

37


Mujeres con cáncer de mama y vida cotidiana

Josefina de La Cruz Estrada Arechiga, Jesus David Amador Anguiano, Ana Elizabeth Avila Ortiz, Ericka Anahia Olivera Romero, Albany Carolina Romero Nava

de los cuarenta años. Incorpora también la prevención y atención del cáncer de mama en hombres y personas transexuales y transgénero sin acceso a la seguridad social, para que reciban atención en caso de necesitarla. Además, se establecerá una política transversal de atención integral de cáncer de mama en la Ciudad de México, que se apegue a estándares de calidad, eficiencia y técnicos adecuados para la prestación de estos servicios públicos y privados, así como sentar las bases de coordinación de las autoridades locales en la prestación de servicios relacionados con cáncer de mama, para que no haya duplicidad de esfuerzos y se optimicen resultados. Así mismo, prevé que los programas delegacionales enfocados a la prevención y detección de cáncer de mama (mastografías) presenten a este órgano colegiado un proyecto autorizado por la Secretaría de Salud a más tardar en noviembre, con indicadores de enfoque de género e impacto en la salud de las mujeres. Ello, para justificar y conocer la aplicación de los recursos; en caso de no entregarlo, no se le les asignarán recursos para este fin. Esta ley aborda también el enfoque preventivo, fomentando estilos de vida saludables para disminuir riesgos; generar una cultura de auto-cuidado y autoexploración para contar con diagnósticos oportunos y precisar lineamientos para realizar

38

acciones de prevención, consejería, diagnóstico, atención y rehabilitación integral de las personas con cáncer de mama. De acuerdo con el artículo tercero transitorio, los recursos financieros, equipo e insumos relacionados con programas o acciones para la detección o atención de cáncer de mama que manejen las dependencias del Gobierno del Distrito Federal, pasarán a formar parte del Programa de Atención Integral del Cáncer de Mama del Distrito Federal. Para tal efecto, la Secretaría de Finanzas y la Oficialía Mayor del Distrito Federal dispondrán de las medidas administrativas necesarias para dar cumplimiento a esta disposición a más tardar en diciembre de 2011 (http://www.aldf.gob.mx/comsoc-aldf-apruebaley-atencion-integral-cancer-mama-distrito-federal--6619.html). En el Estado de Colima, las instituciones que se encargan de ofrecer salud, issste, imss y ssa, atienden a sus afiliados; además, la Secretaria de Salud cuenta con el Centro Estatal de Cancerología,


Josefina de La Cruz Estrada Arechiga, Jesus David Amador Anguiano, Ana Elizabeth Avila Ortiz, Ericka Anahia Olivera Romero, Albany Carolina Romero Nava

que busca dar atención a personas que son afectadas por este mal. FACTORES CAUSALES DE CÁNCER De Ruiz y Lozcano (2003), señalan que el cáncer comienza en una célula. La transformación de una célula normal en una tumoral es un proceso que abarca varias fases, y suele consistir en una progresión de una lesión pre cancerosa a un tumor maligno. Esas modificaciones son resultado de la interacción entre los factores genéticos de una persona y tres categorías de agentes exteriores, a saber: l Carcinógenos físicos, como la luz ultravioleta y la radiación ionizante; l Carcinógenos químicos, como el asbesto y el humo del tabaco, y l Carcinógenos biológicos, como las infecciones causadas por determinados virus, bacterias o parásitos. El envejecimiento es otro factor fundamental en el desarrollo de cáncer. La incidencia de cáncer

Mujeres con cáncer de mama y vida cotidiana

aumenta espectacularmente con la edad, muy probablemente porque con la edad aumenta la acumulación de factores de riesgo de tipos específicos de cáncer. La acumulación general de factores de riesgo se combina con la tendencia de los mecanismos de reparación celular a perder eficacia con la edad. En los países de ingresos elevados, el consumo de tabaco y alcohol, el exceso de peso y la obesidad son causas muy importantes que pueden deteriorar la salud de las personas, y que estos abusos los lleven a padecer cáncer. FACTORES DE RIESGO DEL CÁNCER DE MAMA Para Salas, Ramírez y Apodaca (2006), los factores de riesgo asociados a la presentación del cáncer de mama, son los siguientes: l l l l l

l l

l

Ser del sexo femenino Tener entre 45 y 60 años Edad de la menarquía antes de los 12 La menopausia en mayores de 55 años Edad del primer embarazo alrededor de los 40 años Ausencia de la lactancia materna Uso de anticonceptivos orales antes de los 20-25 años, durante 4-5 años Antecedentes familiares de cáncer de mama

39


Mujeres con cáncer de mama y vida cotidiana l

Josefina de La Cruz Estrada Arechiga, Jesus David Amador Anguiano, Ana Elizabeth Avila Ortiz, Ericka Anahia Olivera Romero, Albany Carolina Romero Nava

Factores ambientales y estilos de vida, los cuales incluyen dieta, ejercicio, sobrepeso, obesidad, nivel socioeconómico, conducta reproductiva, excesivo consumo de alcohol y tabaco, exposición ocupacional a radiaciones y organoclorados.

FISONOMÍA FEMENINA Para Canetti (2006), el cuerpo y la sexualidad de las mujeres son, en efecto, un campo político definido, disciplinado para la producción y reproducción, construidos ambos campos como disposiciones sentidas, necesidades femeninas, irrenunciables. El cuerpo de las mujeres es un cuerpo sujeto, y ellas encuentran fundamento a su sometimiento en sus cuerpos, pero también su cuerpo y su sexualidad son el núcleo de sus poderes. Para Franca Basaglia (1983:35) citada por Canetti, el cuerpo femenino es la base para definir la condición de la mujer y la apreciación patriarcal dominante que la considera un don natural: “El ser considerada cuerpo para otros, para entregarse al

40

hombre o procrear, ha impedido que la mujer sea considerada como sujeto histórico-social, ya que su subjetividad ha sido reducida y aprisionada dentro de una sexualidad esencialmente para otros, con la función específica de la reproducción”, por tanto el cuerpo de las mujeres es percibido únicamente como procreador, ya que debe cumplir con la encomienda de la sociedad que es engendrar los hijos. Es por esta razón que se considera de suma importancia conocer cómo es percibida por algunos autores la edad reproductiva de la mujer. MUJER Y REPRODUCCIÓN De Ruiz y Lozcano (2003), mencionan que la edad reproductiva empieza con el inicio de la menstruación. Por otra parte, Kappelle (2009) hace referencia a ésta como la edad de un organismo en la cual la mayoría de sus individuos procrean a todos sus descendientes. Bognar (2010) comenta que los años entre la pubertad y la menopausia representan, para muchas mujeres, un espacio temporal para desarrollarse y


Josefina de La Cruz Estrada Arechiga, Jesus David Amador Anguiano, Ana Elizabeth Avila Ortiz, Ericka Anahia Olivera Romero, Albany Carolina Romero Nava

realizarse personalmente. No obstante, la edad reproductiva puede ser un periodo lleno de riesgos para la salud de las mujeres, asociados, por un lado, con el sexo y la reproducción, y por el otro con los estereotipos de género y las tradiciones vigentes en la sociedad. Como lo mencionan De Ruiz y Lozcano (2003), la edad reproductiva de las mujeres inicia con la aparición de la menarquía, y complementando con lo que hace referencia Kappelle (2009), en esta etapa la mujer ya cuenta con la madurez fisiológica para procrear a sus descendientes. Tomando en cuenta lo que menciona Bognar (2010), esta etapa del ciclo vital de las mujeres también representa un riesgo para su salud, debido a que por el solo hecho de ser féminas se tiene mayor probabilidad de padecer cáncer de mama; en el sexo femenino la protección está íntimamente relacionada con el nivel de estrógenos en sangre; por lo tanto, cuando esa protección cesa, aumenta el riesgo, por lo que una mayor edad conlleva a un aumento en la posibilidad de contraer distintos tipos de cánceres. El 60% de los tumores de mama ocurren en mujeres de más de sesenta años. Este porcentaje aumenta mucho más después de los setenta y cinco años. GÉNERO Y SEXO Cazés (2005) menciona que el sexo es el conjunto de características genotípicas y fenotípicas presentes en los sistemas, funciones y procesos de los cuerpos. El sexo es la participación potencial en la reproducción sexual. Las personas son clasificadas en referencia con su sexo para asignarlas a su género. Así mismo, el género es una construcción imaginaria y simbólica que contiene el conjunto de atri-

Mujeres con cáncer de mama y vida cotidiana

butos asignados a las personas a partir de la interpretación cultural valorativa de su sexo. Se trata de distinciones biológicas, físicas, económicas, sociales, psicológicas, eróticas, afectivas, jurídicas, políticas y culturales impuestas. Se trata de una categoría cultural que diferencia las actividades entre varones y mujeres, y se construye a partir de lo que socialmente se considera que debe ser un hombre y lo que debe ser una mujer. TEORÍA DE GÉNERO La palabra “género”, como concepto, existe desde hace muchos años; en los años setenta empezó a ser usado en ciencias sociales con un significado nuevo. Nacemos hembras o machos y poco a poco nos vamos convirtiendo en hombres o mujeres. Desde que nacemos se nos va condicionando de acuerdo a lo que la sociedad ha determinado que corresponde a nuestro sexo. Si somos niñas se nos enseñan actitudes y destrezas de “niñas”, lo mismo se hace con los niños. Se les da todo un entrenamiento que garantice que llegarán a ser “hombres”. Esto significa que la sociedad ha establecido qué es lo “propio” de las mujeres y qué es lo “propio” de los hombres. Ha establecido sus propios “modelos” de feminidad y de masculinidad, y obliga a ajustarse a esos patrones. Nos moldea para que nos parezcamos cada vez más a ese “modelo”, estigmatizado por la sociedad según sus intereses y necesidades. Desde hace miles de años, las mujeres han hecho avanzar culturalmente a sus pueblos y ciudades son grandes creadoras de cultura. Además, por las múltiples e importantes funciones que muchas mujeres han asumido en su vida cotidiana, a lo largo de los siglos, se han acercado a la naturaleza con

41


Mujeres con cáncer de mama y vida cotidiana

Josefina de La Cruz Estrada Arechiga, Jesus David Amador Anguiano, Ana Elizabeth Avila Ortiz, Ericka Anahia Olivera Romero, Albany Carolina Romero Nava

amor y respeto. Han observado y comprendido sus ciclos, han descubierto y aprovechado sus poderes benéficos y eso ha facilitado una relación respetuosa, armónica y rica, que transforma la naturaleza sin destruirla. Sin embargo, esta relación inteligente de las mujeres con otras personas y con la naturaleza, es manipulada cuando se pretende ocultar su presencia en los relatos históricos, de tal manera que no contradigan los esquemas de feminidad y masculinidad propuestos, y se mantenga la identificación de las mujeres con la pasividad y de los hombres con el dinamismo. Para Cazés (2005), gracias a las intervenciones de las mujeres en estas últimas décadas, quedó claro que en las disciplinas sociales se ha desarrollado la teoría de género en la que es necesario enmarcar perspectivas y enfoques, y no solo mejorar situaciones, satisfaciendo algunas necesidades básicas, sino transformar la condición que hace de las mujeres seres oprimidos, creando posibilidades de resolver necesidades estratégicas para transformar

42

los fundamentos de las relaciones intergenéricas e intragenéricas (es decir, entre los hombres, entre las mujeres y entre mujeres y hombres). La teoría de género permite visualizar a las sociedades y a las culturas en su conjunto, y por tanto a todos los sujetos que intervenimos en sus procesos, mujeres y hombres. Es también el punto de partida para ubicarse en la perspectiva de género al emprender investigaciones y acciones de cambio. Es, pues, una teoría que busca no sólo entender el mundo de las relaciones de género, sino también a transformarlo. TEORÍA DEL EMPODERAMIENTO (Fundación para las Relaciones Internacionales y el Diálogo Exterior), (2006) menciona que la palabra empoderamiento es entendida de formas muy diversas, según el contexto sociocultural y político. Una búsqueda de términos locales asociados al concepto ofrece una variada y compleja gama de definiciones y matices. El empoderamiento tiene valor por sí mismo, aunque también tiene valor como instrumento. Es relevante tanto a nivel individual como a nivel social, y se puede dar en diversas dimensiones (económica, política, sociocultural, personal, psicológica y organizacional). Además, el término se puede utilizar para caracterizar relaciones entre individuos, entre colectivos y entre éstos e instituciones. El empoderamiento se entiende como un proceso de transformación por el cual el

fride


Josefina de La Cruz Estrada Arechiga, Jesus David Amador Anguiano, Ana Elizabeth Avila Ortiz, Ericka Anahia Olivera Romero, Albany Carolina Romero Nava

individuo va adquiriendo poder y control para tomar decisiones y alcanzar sus propios objetivos. Según esta interpretación, el empoderamiento puede ser un medio para alcanzar un fin (como la reducción de la pobreza o la prevención de conflictos), o se puede considerar un fin en sí mismo (un individuo que se empodera). Esta interpretación considera que el proceso parte del individuo y sólo a través de su propio entendimiento de la realidad consigue cambiar las estructuras de poder. Lagarde (2007) hace referencia a el empoderamiento como el conjunto de procesos vitales definidos por la adquisición o invención e interiorización de poderes que permiten a cada mujer, o colectivo de mujeres, enfrentar formas de opresión vigentes en sus vidas (exclusión, discriminación, explotación, abuso, acoso, interiorización, infidelidad o traición, incapacidad para… depresión, auto devaluación angustia por falta de oportunidades, medios, recursos

Mujeres con cáncer de mama y vida cotidiana

o bienes, dificultades de salud temor extremo, etcétera). Se dice que una mujer o grupo de mujeres está empoderada cuando esos poderes ya no le son externos, se le vuelve cuerpo y subjetividad, manera de ser y de vivir. Cuando cada mujer y cada grupo de mujeres defiende por sobre todas las cosas su cuerpo, sus recursos, sus capacidades, sus bienes, sus oportunidades, su mundo inmediato y mediato. El empoderamiento de las mujeres no tiene nada qué ver con una “revancha” contra los hombres. Se quiere una transformación en el acceso de las mujeres tanto a la propiedad como al poder, lo cual transforma las relaciones de género y es una precondición para lograr la equidad entre hombres y mujeres. Superar al aislamiento requiere más que destrezas de información, tiene qué ver con la manera como una persona se ve a sí misma y al mundo. El desarrollo de la conciencia política es un aspecto importante aunque frecuentemente ignorado. Así pues, se puede concluir que esta teoría es exclusiva de las mujeres, ya que busca que las féminas enfrenten situaciones de opresión y las convierten en fortalezas, tomando decisiones que les permitirán lograr una equidad de género. RELIGIÓN La salud y la enfermedad son momentos en la vida de las personas apreciados indistintamente en la medida

43


Mujeres con cáncer de mama y vida cotidiana

Josefina de La Cruz Estrada Arechiga, Jesus David Amador Anguiano, Ana Elizabeth Avila Ortiz, Ericka Anahia Olivera Romero, Albany Carolina Romero Nava

en que se van sucediendo, en cada una de las etapas de la vida, cuando una persona enferma principalmente de un mal incurable se torna incrédula, pero llega a la etapa en que busca atención de la medicina científica y alternativa; cuando una persona profesa alguna religión busca refugio en seres sobrenaturales, de tal manera que le den fuerza para enfrentar la crisis en salud que vive. Según Anthony F. C. Wallace y Olivier Herrenschmidt (2011), la religión es una actividad social que pone de manifiesto la existencia de creencias en seres o realidades sobrenaturales; esta actividad se declara mediante prácticas rituales que tienen como objetivo establecer relaciones entre los participantes y dichas fuerzas sagradas. Tanto para las personas con enfermedad como para los individuos sanos, la fe ayuda a afrontar situaciones difíciles, que le dan sentido a la vida. Dando otra mirada a la relación religión-enfermedad, se puede decir que también muchas personas cuando se saben enfermas se dejan morir porque su religión no les permite aceptar operaciones, donaciones y/o trasplantes de órganos. EDUCACIÓN La educación es un proceso de sociabilización del hombre, para poder insertarse de manera efectiva en ella, además de dar capacidad de crítica y raciocinio; sin la educación nuestro comportamiento no sería muy lejano al de un animal salvaje. La igualdad de oportunidades para la mujer ha sido usada como un concepto paraguas, tanto en los organismos internacionales como por parte de los gobiernos que promueven este tipo de políticas y los especialistas en la temática de

44

la mujer. El significado más común es que las mujeres y los hombres deben tener las mismas oportunidades en términos de derechos formales y de acceso a iguales beneficios en el plano educativo, del trabajo remunerado, del estatus social y de bienes económicos. Sin embargo, el concepto es ambiguo y se presta a distintas interpretaciones que, por otro lado, tienen consecuencias ulteriores en la definición de políticas en este campo. Las características educativas del Estado de Colima reflejan patrones nacionales en cuanto a las desigualdades de lugar de residencia (urbano o rural), edad y sexo: las mujeres que viven en localidades rurales “se encuentran en condiciones (educativas) menos favorables”, según lo indica el inegi (2009). En las zonas rurales de colima cuatro de cada cien mujeres mayores de quince años no saben leer ni escribir (inegi, 2009). Mejorar los niveles de educación para las mujeres es acción primordial para obtener empleos con salarios y prestaciones adecuados. Sabemos, de


Josefina de La Cruz Estrada Arechiga, Jesus David Amador Anguiano, Ana Elizabeth Avila Ortiz, Ericka Anahia Olivera Romero, Albany Carolina Romero Nava

igual forma, que con mayores niveles de educación las mujeres tienden a posponer el inicio de los roles esposa-madre; tienen mejor autoestima y son más proclives a usar métodos de anticoncepción (Bellosta Martínez & Susin Beltrán, 2000:3). Así mismo, se someten a exámenes médicos de rutina de manera preventiva; en cambio, mujeres sin educación carecen de información para llevar una vida saludable. FAMILIA Para definir el concepto de familia, es importante conocer una de las principales características del ser humano para vivir en sociedad; el hombre, para poder satisfacer sus necesidades, requiere siempre participar dentro de diferentes grupos en su vida diaria. De estos grupos resalta la familia, considerada el grupo primario y fundamental para proveer y satisfacer las necesidades básicas de sobrevivencia. De la Mora y González (2005) definen a la familia como una asociación que se caracteriza por una relación sexual lo suficientemente precisa y duradera para dar lugar a la procreación y crianza de los hijos; encontramos que el grupo familiar gira en torno de la legitimación de la vida sexual entre los padres, y la formación y cuidados de los hijos. La familia ha demostrado históricamente ser el núcleo indispensable para el desarrollo del hombre, el cual depende de ella para su supervivencia y crecimiento. La familia es una unidad fundamental de la organización social compuesta al menos por: dos individuos de sexo opuesto que conviven en forma estable en una misma vivienda como consecuencia de algún tipo de matrimonio, así como dos individuos de sexo indiferente igual o distinto, unidos por una relación de ascendencia o descendencia biológica.

Mujeres con cáncer de mama y vida cotidiana

La familia representa la estabilidad, la seguridad, lo conocido, frente a un mundo inestable; es la primera comunidad educativa que tienen como misión la formación y desarrollo de los integrantes de ésta, por eso es necesario contar con normas internas, sujetas a la adaptación, según las circunstancias cambiantes de la vida cotidiana. También es considerada una institución indispensable para el desarrollo integral del ser humano, porque solamente dentro de ésta, iniciada por un hombre y una mujer en el comportamiento de sus propias realizaciones personales, podrán encontrar los hijos el medio necesario para potenciar todas las riquezas de su ser y alcanzar así su vida plena. La familia es una sociedad en miniatura donde se empieza a aprender el arte de relacionarse con los demás; puede considerarse un sistema interactivo cuyos miembros se condicionan entre sí. Esa interacción es siempre dinámica. Es todo un proceso cambiante que requiere de atención, comprensión, esfuerzo y perseverancia, y que según la forma de relacionarse, es el tipo de familia que resulta. Cuando tomas decisiones sin considerar las necesidades particulares de cada uno, puede conformarse una familia conflictiva; en cambio, cuando llegan a acuerdos benéficos para todos propician el crecimiento emocional, intelectual y espiritual (De la Mora y González, 2005:pp. 11-12). La familia para una mujer con cáncer de mama, que es el caso que nos ocupa, es un elemento de suma importancia, porque el respaldo y apoyo serán básicos en este proceso de salud-enfermedad, ya que se experimentan una serie de cambios de humor, emociones o cambios psicológicos, además de hábitos y rutinas, no sólo de la mujer con cáncer de mama, sino de toda la familia, sobre todo en el

45


Mujeres con cáncer de mama y vida cotidiana

Josefina de La Cruz Estrada Arechiga, Jesus David Amador Anguiano, Ana Elizabeth Avila Ortiz, Ericka Anahia Olivera Romero, Albany Carolina Romero Nava

proceso de tratamiento que requiere de atención y compañía; uno de los factores que debe tener presente la familia, es contar con información suficiente y necesaria acerca del padecimiento, de tal manera que logre apoyar positivamente. TIPOS DE FAMILIA Los tipos de familia se pueden clasificar de diferentes maneras, de acuerdo a su estructura, según Calvario, Carranza y López (1999): Familia nuclear: es el tipo de familia compuesta por la pareja conyugal y los hijos. Familias extensas: está integrada por la familia nuclear, y también se incluyen familiares ascendientes, descendientes y/o colaterales. Familia compuesta: es la unión de dos familias nucleares desintegradas, es decir, por viudos o divorciados con hijos. FUNCIONES DE LA FAMILIA Según Chapela (1999), las funciones de la familia son la reproducción social de la existencia en determinado nivel de civilización, la asistencia a los recién nacidos y la socialización de los nuevos miembros. Tiende además a reproducir en los hijos el mismo tipo y grado de inteligencia de los padres, salvo que la posición social de éstos se modifique en los primeros años de vida de los hijos. Desde este modo, la familia tiende a sostener las relaciones sociales, las estructuras intrapsíquicas y la cultura prevaleciente en una sociedad, es decir, la formación económica-social dominante.

46

También, a través de una familia se trasmiten valores y costumbres a los hijos. La lengua, el modo de vestir, la manera de celebrar los nacimientos o de enterrar a los muertos, las estrategias para el trabajo y la producción, la manera de pensar y analizar la historia, los modos comunitarios de aprender o relacionarse con otras personas o grupos sociales, son herencias culturales que se transmiten en familia. Una función de vital importancia es la socialización; la familia es la encargada de propiciar que los hijos, ya sean con capacidades diferentes o no, se desarrollen como miembros de una nación y de un grupo social, con un sentido de pertenencia, con capacidad de entender y respetar la cultura de su grupo y de su país. En la familia se construye la identidad personal de cada miembro. La identidad es la imagen que todos tenemos de nosotros mismos como personas distintas, con habilidades, conocimientos, preferencias y carácter propios. Esta identidad que en familia se construye en la infancia, determina en gran medida la manera en que los hijos se relacionan, producirá o participará como adulta y adulto en la vida familiar y social de un grupo de pertenencia.


Josefina de La Cruz Estrada Arechiga, Jesus David Amador Anguiano, Ana Elizabeth Avila Ortiz, Ericka Anahia Olivera Romero, Albany Carolina Romero Nava

ENCUENTROS: LAS MUJERES CON CÁNCER DE MAMA La señora Alicia es originaria de la ciudad de Guadalajara, Jalisco; cuenta con treinta años de edad y es proveniente de una familia nuclear-extensa. A la edad de diecinueve años tomo la decisión de vivir en unión libre con su actual pareja; desde hace siete años se encuentra viviendo en la Comunidad del Trapiche, ya que su esposo y ella decidieron residir cerca de sus suegros; en un principio no le gustaba vivir allí, debido a que es un lugar muy tranquilo, pero con el paso del tiempo se acostumbró al lugar y a la convivencia con sus vecinos: “Pues, sí convivo con ellos, con los vecinos que viven más cerca de conmigo, que son la que vive a un lado de mi casa, hasta la que vive enfrente, si hay algo de convivencia” (Alicia, treinta años, Trapiche, marzo del 2011). La señora Guadalupe tiene viviendo toda su vida en la comunidad; todo lo que hay dentro de ella le agrada, desde chica ha tenido muy buena relación con sus vecinos ya que la mayoría de las personas con las que convive son familiares: [Pues todo (risas), y como estamos aquí en el centro todo tengo a la mano, tengo la farmacia y la tortillería aquí en la esquina, aquí a la mano, la tienda aquí en la esquina, todo tengo a la mano] (Guadalupe, cuarenta y seis años, Trapiche, marzo del 2011). Dicho por Turner (1969), la comunidad es un grupo o conjunto de individuos, seres humanos o animales que comparten elementos en común, tales como un idioma, costumbres, valores, tareas, visión

Mujeres con cáncer de mama y vida cotidiana

del mundo, edad, ubicación geográfica (un barrio, por ejemplo), estatus social, roles. En sus narrativas vemos que a pesar de que Alicia no es originaria de la comunidad, ha logrado adaptarse a ella con el transcurso de los años. Mientras que Guadalupe es oriunda de la comunidad y se dice contenta de pertenecer a este espacio geográfico. SALUD La señora Guadalupe hace referencia a que ya había escuchando hablar del cáncer de mama con anterioridad, tanto en los medios de comunicación como en su comunidad, ya que varias mujeres de de allí lo habían padecido: [Se deben atender, y atendiéndose a tiempo duran más tiempo] (Guadalupe, cuarenta y seis años, El Trapiche, marzo de 2011). Así como menciona La norma Oficial Mexicana citada por Chan y Gutiérrez (2002), el cáncer de mama es una neoplasia maligna caracterizada por la multiplicación desordenada e incontrolable de las células en algún sitio de la glándula mamaria. Algunos de los factores de riesgo a los que hacen referencia Salas, Ramírez y Apodaca (2006), son: ser de sexo femenino, tener entre cuarenta y cinco y sesenta años, antecedentes familiares de la enfermedad, etc., problema que detectado a tiempo es controlable. A Guadalupe, por estar en el rango de edad antes indicado, fue necesario que se realizara el examen médico: [Me dijeron que por mi edad y me hicieron la mamografía, y le dije ¿me encontró algo o qué?] (Guadalupe, 4cuarenta y seis años, El Trapiche, marzo de 2011).

47


Mujeres con cáncer de mama y vida cotidiana

Josefina de La Cruz Estrada Arechiga, Jesus David Amador Anguiano, Ana Elizabeth Avila Ortiz, Ericka Anahia Olivera Romero, Albany Carolina Romero Nava

La señora Alicia, pertenece a una familia monoparental.1 Ella y sus hijos acuden para recibir atención médica al Centro de Salud o al Hospital Regional Universitario cada seis meses o cuando el médico lo indica; acuden a realizarse los exámenes médicos, ya que al no contar con el apoyo de su esposo debido a que se encuentra recluido en el Centro de Readaptación Social del Estado, siente mayor responsabilidad en la crianza de sus hijos, es por esto que pone mayor atención al cuidado de su salud. [Pues… dan nervios, porque te revisan y luego tienes temor a que vayan a decir algo que está mal] (Alicia, treinta años, el Trapiche, marzo del 2011). Valdés (2010) hace referencia a que es considerable el número de mujeres que padecen enfermedades incapacitantes de por vida, por no presentar comportamientos preventivos como recurrir a revisiones periódicas. En el caso que nos ocupa se puede observar que ha presentado comportamientos preventivos al realizarse los exámenes médicos en sus respectivas Instituciones de salud. Por otra parte, se identificó que Guadalupe no acudía con frecuencia a realizarse los exámenes médicos para la detección del cáncer debido a que no presentaba ningún síntoma de malestar, aun contando con el apoyo que proporciona Sedesol (2011) en el Programa “Oportunidades”, el cual en sus lineamientos operativos busca apoyar a las personas que reciben este beneficio en aspectos de educación, salud, nutrición e ingreso. Tiene como prioridad fortalecer

1 Familia Monoparental: según Saavedra (2005), está constituida por uno de sus padres y sus hijos, ya sea porque los padres se han divorciado o por diversas razones.

48


Josefina de La Cruz Estrada Arechiga, Jesus David Amador Anguiano, Ana Elizabeth Avila Ortiz, Ericka Anahia Olivera Romero, Albany Carolina Romero Nava

Mujeres con cáncer de mama y vida cotidiana

la posición de las mujeres en la familia, dentro de la comunidad. Por tal razón, son las madres de familia las titulares del programa y las que reciben las transferencias monetarias correspondientes, y como parte de los compromisos deben realizarse exámenes médicos de manera rutinaria. Este servicio dio a Guadalupe la oportunidad de detectar su problema oncológico de mama: [Fui el día que me tocaba hacerme un estudio de mama y después a recoger los resultados; me dijeron que tenía que pasar con el doctor y ya pensé que era algo malo; me dijo que tenía una bolita y que me haría un ultrasonido para estar bien seguro, fui a hacérmelo y ya me sacaron una parte de la bolita para analizarla, (biopsia)](Guadalupe, cuar4nta y seis años, El Trapiche, marzo del 2011].

EDUCACIÓN

En el caso de la señora Guadalupe, el Programa Oportunidades ha impactado positivamente, en el sentido de que gracias a este apoyo ella pudo detectar su problema y ser atendida, ya que al estar inscrita en este programa están sujetos a corresponsabilidades que la familia y sus integrantes deben cumplir para continuar en el programa; las principales obligaciones en materia de salud, inician registrándose en la unidad de salud que les corresponda. Asistir todos los integrantes de la familia a las citas programadas y los integrantes entre quince y sesenta años a los talleres comunitarios para el auto cuidado de la salud. Participar mensualmente en las acciones de comunicación educativa para el autocuidado de la salud, preferentemente por parte del integrante de la familia beneficiaria, de quince a sesenta años de edad, que sea citado.

La señora Guadalupe cursó sus estudios hasta tercer grado de primaria, debido a que su papá no contaba con un ingreso estable, por lo cual tuvo que dejar de lado sus estudios para trabajar y ayudar con los ingresos a su familia; siempre quiso seguir estudiando para cursar la carrera de enfermería, pero por cuestiones económicas no pudo continuar: [No estudié porque mis papás siempre vivían en el rancho, o sea que tenía trabajo mi papá, en el campo, y nos sacaban de la escuela para ayudarle; así nos traían, y nunca podíamos terminar la escuela, tenía ganas de estudiar (risas), ya ve que cuando está uno chiquillo decía… voy a estudiar para esto… a mí me gusta mucho enfermería] (risas). (Guadalupe, cuarenta y seis años, El Trapiche, marzo del 2011).

Alicia, por motivos propios, sólo cursó primaria y secundaria, las cuales corresponden a la educación básica que Michael Oakeshott (2009) menciona que corresponde a la etapa preescolar, educación primaria y secundaria; es la etapa de formación de los individuos en la que se desarrollan las habilidades del pensamiento y las competencias básicas para favorecer el aprendizaje sistemático y continuo, así como las disposiciones y actitudes que regirán su vida. Aun y cuando sus padres le insistían para que siguiera estudiando, ella decidió lo contrario: [Yo ya no quise estudiar, me puse a trabajar; sí me gustaba, pero me gustaba más ganar dinero] (se ríe]. (Alicia, treinta años, El Trapiche, marzo del 2011).

Las características educativas del Estado de Colima reflejan patrones nacionales en cuanto a las

49


Mujeres con cáncer de mama y vida cotidiana

Josefina de La Cruz Estrada Arechiga, Jesus David Amador Anguiano, Ana Elizabeth Avila Ortiz, Ericka Anahia Olivera Romero, Albany Carolina Romero Nava

desigualdades de lugar de residencia (urbano o rural), edad y sexo: las mujeres que viven en localidades rurales “se encuentran en condiciones (educativas) menos favorables”, según indica el inegi (2009). En las zonas rurales de Colima cuatro de cada cien mujeres mayores de quince años no saben leer ni escribir (inegi 2009). Se pudo identificar en las entrevistadas que aunque tienen niveles educativos básicos, ésto no

influye para que acudan a realizarse los exámenes médicos a sus instituciones de salud; ya que los conocimientos que poseen acerca de la enfermedad, haciendo referencia a Guadalupe y Alicia, han sido los que han adquirido de forma empírica a lo largo de su vida, y aun con su escasa preparación educativa, están conscientes de que deben atenderse de manera oportuna cuando sienten alguna sintomatología que les puede deteriorar su salud. RELIGIÓN Alicia y Guadalupe son provenientes de familias católicas, por lo que ellas predican la misma religión, a lo que la señora Alicia menciona: [Pues muy apegada, apegada, no, la verdad; pero sí procuro ir a misa, les inculco a mis hijos que recen, que vayan al catecismo] (Alicia, treinta años, El Trapiche, marzo del 2011). Por otra parte, Valdés (2010) hace referencia a que existen estudios con poblaciones hispanas en Estados Unidos que han encontrado la presencia de creencias, como el “fatalismo”, que influyen como barrera para la prevención de enfermedades, ya que muchos méxico-norteamericanos y latinos creen que el cáncer es un castigo de Dios: Pues es una enfermedad pero no creo que sea por castigo de Dios, verdad; es una enfermedad que le da a uno, más bien creo que es genético o lo heredas, y si no acudes al médico entonces qué más puede uno esperar, te bajas la guardia y entra lo que entra en tu cuerpo, entran las enfermedades, no es castigo de Dios, uno es el responsable] (Guadalupe, cuarenta y seis años, El Trapiche, marzo del 2011).

50


Josefina de La Cruz Estrada Arechiga, Jesus David Amador Anguiano, Ana Elizabeth Avila Ortiz, Ericka Anahia Olivera Romero, Albany Carolina Romero Nava

Con esto podemos identificar que, hoy en día, el cáncer no es visto como un castigo de Dios sino como una enfermedad que se presenta en cualquier persona sin importar estatus social, educación o religión, y que si te sabes enfermo debes buscar ayuda en la medicina, que la religión sólo es un cobijo que tienen las personas. ECONOMÍA Alicia es la responsable de solventar los gastos de su hogar, debido a que no cuenta con la aportación económica de su pareja, por lo que ella tiene que trabajar y percibe un ingreso semanal de $500.00, además de realizar venta de raspados para tener una entrada extra; se puede identificar que la clase económica de Alicia es baja, ya que como lo menciona amai (Asociación Mexicana de Agencias de Investigación y Opinión Pública ac (2004), el perfil del jefe de familia de estos hogares está formado por individuos con un nivel educativo de primaria, en promedio (completa en la mayoría de los casos). Los hogares pertenecientes a este segmento son propios o rentados (es fácil encontrar tipo vecindades), los cuales son en su mayoría de interés social o rentas congeladas. [Pues mira, en las mañanas trabajo, en las tardes pues me dedico a mi casa y a mis hijos y también trabajo en la tarde vendiendo raspados]. (Alicia, treinta años, El Trapiche, marzo del 2011). Por otra parte, en la familia de Guadalupe las personas que aportan para los gastos de su hogar son su esposo y su sobrino, por lo que el ingreso que percibe semanalmente es de $1,100.00; esto siempre y cuando no se termine el trabajo, además de percibir un ingreso extra de $650.00 cada dos meses por

Mujeres con cáncer de mama y vida cotidiana

parte del Programa Oportunidades, el cual Alicia administra para la compra de los útiles de sus hijos, y recibe además atención medica para ella y su familia. [Aunque tenemos esa entradita de dinero y el apoyo en el servicio médico, no nos ajusta…la vida está muy cara] (risas)(Guadalupe, cuarenta y seis años, El Trapiche, marzo del 2011). De acuerdo con lo expresado por las entrevistadas, éstas pertenecen a la clase socioeconómica baja, donde el perfil del jefe de familia de estos hogares está formado por individuos con un nivel educativo de primaria; no poseen un lugar propio para vivir, teniendo que rentar o utilizar otros recursos para conseguirlo. En un solo hogar suele vivir más de una generación, y son totalmente austeros. En relación con la atención médica, esto lo resuelven con la atención que reciben del Programa Oportunidades; prácticamente están obligadas a seguir la atención médica, porque de no hacerlo les dan de baja del programa. FAMILIA Según de la Mora y González (2005), la familia es una unidad fundamental de la organización social, compuesta al menos por dos individuos de sexo opuesto que conviven en forma estable en una misma vivienda, como consecuencia de algún tipo de matrimonio. La familia de origen de Alicia es nuclear2-extensa3, ya que como ella nos menciona: [Mi familia era mi padre, Mi mamá y sus diez hijos, creo que después de mí ya se empezaba a cuidar, 2 Familia nuclear: Calvario, Carranza y López (1999) es el tipo de familia compuesta por la pareja conyugal y los hijos. 3 Familias extensa: está integrada por la familia nuclear y también se incluyen familiares ascendientes, descendientes y/o colaterales.

51


Mujeres con cáncer de mama y vida cotidiana

Josefina de La Cruz Estrada Arechiga, Jesus David Amador Anguiano, Ana Elizabeth Avila Ortiz, Ericka Anahia Olivera Romero, Albany Carolina Romero Nava

con el dispositivo, pero creo que no le sirvió porque seguía saliendo embarazada; pero en mi caso, soy la cabeza de familia, porque mi esposo está recluido y yo estoy al tanto de que mis hijos tengan lo que ocupan; la familia de él me ayuda] (Alicia, treinta años, El Trapiche, marzo del 2011).

bros de su familia; cuando existen problemas dentro de ésta, tratan de resolverlos entre ellos. [Cuando existe algún mal entendido, lo resuelven hablando… entre mi esposo y yo con mi sobrino, el más grandote](Guadalupe, cuarenta y seis años, El Trapiche, marzo del 2011).

El tipo de familia que Alicia tiene es considerada monoparental, porque ella es la jefa de familia. [Con Danny pues sí, hay mucha comunicación por mi parte; yo cada rato le digo que lo quiero mucho, lo hago sentir seguro, por su inestabilidad, pues de su papá, de que no está con ellos, pero pues yo trato de estar bien con él, de hablar, y pues trato de que se sienta bien y trato de jugar con él, le dedico el tiempo que más puedo, porque sí, a veces estoy muy ocupada] (Alicia, treinta años, El Trapiche, marzo del 2011).

Como podemos identificar, la familia juega un papel muy importante en la vida de las entrevistadas, ya sea porque son las principales jefas del hogar o debido a que sus labores están encaminadas al cuidado de los otros y de satisfacciones emocionales y afectivas hacia los demás, es por ello que consideramos que la mujer dentro del hogar representa la estabilidad, la seguridad y el amor hacia su familia. Con base en esto, podemos identificar que las mujeres van adquiriendo fuerza y teniendo la capacidad para resolver, o en su caso escoger alternativas para atender las situaciones que se les presentan.

Guadalupe tomó la decisión de casarse a los veintiséis años de edad, ya que su padre era muy estricto con ellos; además de que no le permitía relacionarse con hombres ni asistir a la escuela, por lo que ella optó por el matrimonio como una salida. [Mi papá no nos dejaba salir a fiestas, a bailes; entonces yo era la que más estaba en la casa, trabajaba y hacía el quehacer de la casa, llegaba corriendo hacía el quehacer y para irme a trabajar a Colima, y lo mismo diario; y dije: no, mejor me caso] (risas). (Guadalupe, cuarenta y seis años, El Trapiche, marzo del 2011). Actualmente Guadalupe cuenta con una familia extensa, donde es la principal administradora de los ingresos que obtiene por parte de esposo y sobrino, además de encargarse de encomendar las tareas que les corresponden realizar a cada uno de los miem-

52

CONCLUSIONES Los aspectos relevantes en la vida cotidiana de las mujeres con cáncer de mama De acuerdo con los datos recabados a lo largo del presente proceso de investigación, podemos constatar cómo es que las diferencias socioeconómicas en ocasiones son o no limitantes en cuanto a la precaución-prevención, información y seguimiento de la enfermedad de cáncer de mama. Da cuenta de que una enfermedad viene acompañada de una gran combinación de vertientes, las cuales transitan desde su detección, tratamiento, recuperación y/o en los peores casos el desenlace final de las personas con dicho padecimiento. Es por esto que la importan-


Josefina de La Cruz Estrada Arechiga, Jesus David Amador Anguiano, Ana Elizabeth Avila Ortiz, Ericka Anahia Olivera Romero, Albany Carolina Romero Nava

cia en cuanto al estudio social, cultural y económico sobre las mujeres que padecen enfermedades cancerígenas, es de suma importancia para la sociedad, ya que esto permite identificar los problemas o aciertos que se están obteniendo mediante las campañas de concientización y los programas de ayudas gubernamentales o privadas. Por medio de la realización de este trabajo podemos darnos cuenta de cómo es la trayectoria del día a día de una mujer con cáncer de mama, vemos cómo es que las diferencias sociales, culturales y económicas en esta ocasión no fueron limitantes para una detección temprana de la enfermedad. Nos pudimos dar cuenta de que las campañas de concientización por parte del gobierno han rendido frutos, y cómo es que algunos de los programas, tales como el llamado Oportunidades, han servido para ayudar a tratar y salir adelante a las mujeres con menos recursos económicos. El principal objetivo era entender, desde distintos aspectos cotidianos, cómo es el funcionamiento en un hogar que cuenta con dicha patología, comen-

Mujeres con cáncer de mama y vida cotidiana

zando desde la aparición del cáncer en la mujer, pasando por los distintos aspectos que rodean la vida cotidiana de la misma, hasta comprender desde la perspectiva de dos mujeres de una comunidad llamada El Trapiche, perteneciente al Estado de Colima. Se entiende, pues, que la intención es abarcar todos los aspectos por los cuales pasan las mujeres que padecen el cáncer de mama, para de esta manera poder entender cuáles son los puntos débiles que no han sido atendidos, y así poder dar mejores opciones de ayuda tanto a la mujer como a su familia. Contemplando el interés en brindar una amplia perspectiva de la situación que viven las mujeres que padecen la enfermedad del cáncer de mama, tratamos de mencionar algunos de los aspectos que remarcan el hecho de ser mujer y las dificultades que pueden llegar a causar dichos aspectos en cuanto a la oportuna detección y curación del cáncer de mama. Uno de los temas más remarcados, es el encasillamiento de la mujer a través de la historia, como un ser dedicado a otro ser, refiriéndonos a que la mujer está por y para el hombre o la reproducción, borrando a esta misma de los hechos socio-históricos. Con lo anterior pasamos al tema de la identidad de género, donde después de muchos años la mujer comenzó a buscar su identidad y a hacerse respetar como el sexo femenino, y no como el sexo débil. Hoy en día es cada vez más normal ver a mujeres jefas de hogares, las cuales cargan con

53


Mujeres con cáncer de mama y vida cotidiana

Josefina de La Cruz Estrada Arechiga, Jesus David Amador Anguiano, Ana Elizabeth Avila Ortiz, Ericka Anahia Olivera Romero, Albany Carolina Romero Nava

la responsabilidad completa de un hogar, partiendo en gran ocasión por un problema derivado por el sexo opuesto. Es de esta manera que, en el presente estudio, encontramos las dos caras de la moneda en cuanto a la separación de ese mito de mujer como ser dedicado al hombre, ya que contamos con la participación de dos objetos de estudio. En donde uno de ellos es una mujer (Alicia) a cargo de un hogar, debido a que su marido se encuentra recluido en el Centro de Readaptación Social del Estado, mostrándonos con esto que el mito de la mujer débil ha sido derrocado debido a la exigencia de los tiempos modernos. Por otra parte, nos encontramos a Guadalupe, una mujer entregada a su hogar que cuenta con el apoyo económico de un sobrino y su esposo, es así que nos podemos dar cuenta de que la sociedad está sujeta a constantes e innumerables cambios, de entre los cuales decidimos abordar cinco apartados que identifican a algunos de los principales pilares de la sociedad mexicana: salud, educación, religión, economía y familia. SALUD En este primer apartado pudimos observar que las mujeres tenían una conciencia de la enfermedad antes de padecerla, lo que viene a demostrar que no por el hecho de ser de una situación económica baja no se tiene información o conocimiento de las posibilidades de riesgo ante algunas enfermedades. Nos mencionaron que la enfermedad puede ser hereditaria o simplemente surgir. Encontramos la intervención de los programas de ayuda por parte del gobierno, donde las dos mujeres son apoyadas para que asistan a consultas mé-

54

dicas con toda su familia, de esta misma manera y por medio de las brigadas realizadas a su comunidad fue como se dieron cuenta que padecían el cáncer de mama. Es así que a pesar de que la sociedad no ve en ciertas ocasiones los resultados de los programas y brigadas, algunas personas se dan cuenta y son beneficiadas por las mismas. Nuestros dos sujetos de estudio están siendo tratados en su enfermedad, con la satisfacción de que les fue detectada a tiempo, y esperando una recuperación favorable. EDUCACIÓN El tema de la educación es una cuestión histórica, donde a lo largo del tiempo se ha ido viendo que la gente con menor educación es las más desfavorecida, debido a que a menor educación menor calidad de vida. Estas viejas comparaciones, hoy día han ido quedando atrás, esto porque en la actualidad existen distintos medios de comunicación masiva por los cuales llevar la información a todos los contextos socioeconómicos. Lo anterior lo pudimos apreciar con nuestros sujetos de investigación, en donde ni Alicia ni Guadalupe habían cursado un nivel superior a la secundaria, y aún así sabían de la existencia del cáncer de mama y de cómo moverse en el medio para lograr salir adelante. Con esto que-


Josefina de La Cruz Estrada Arechiga, Jesus David Amador Anguiano, Ana Elizabeth Avila Ortiz, Ericka Anahia Olivera Romero, Albany Carolina Romero Nava

da claro que hoy día la educación no es una limitante en cuanto al tema de salud, ya que se cuenta con muchas posibilidades para seguir adelante.

Mujeres con cáncer de mama y vida cotidiana

va, uno intenta buscar todos los medios por los cuales recuperar a esa persona. ECONOMÍA

RELIGIÓN Este apartado fue elegido debido a que en México la presencia de la religión y fe católica es claramente dominante. Se dice que la religión es el cobijo de las personas ante problemas adversos a su realidad, es por ello que las personas más desfavorecidas económicamente son las que más recurren a la fe como medio de curación. En nuestro estudio encontramos que nuestros sujetos de estudio predicaban la religión cristiana; esto nos demuestra que la educación y la religión no necesariamente tienen que estar divididas, ya que en estos casos, en los que la enfermedad es degenerati-

Se tiene claro que México es un país subdesarrollado, en el cual las posibilidades económicas en muchas ocasiones son limitantes, cuestión que en nuestro caso de estudio no se está presente, debido a que en México existe una ley que promueve el tratamiento de la enfermedad de cáncer de mama de una manera gratuita tanto para la mujer como para el hombre, transexuales y transgénero. Sin duda alguna, una mejor posición económica siempre ayuda a la rapidez necesaria en el tratamiento de un cáncer, y esa es la gran ventaja que tienen las personas con una fluidez económica mayor, pero no por esto quiere decir que las personas con bajos recursos queden a la intemperie de una enfermedad degenerativa. La clave está en saberse informado y preocuparse por su salud, dejando de lado clases sociales, religiones o educación. El hecho está en preocuparse por la salud de uno mismo, y en este caso de las mujeres (madres) por sus familias. FAMILIA Aquí llegamos al punto de apoyo más importante para una persona que padezca alguna enfermedad o problema, debido a que la familia es el punto primario de una convivencia social. Es de ella que de-

55


Mujeres con cáncer de mama y vida cotidiana

Josefina de La Cruz Estrada Arechiga, Jesus David Amador Anguiano, Ana Elizabeth Avila Ortiz, Ericka Anahia Olivera Romero, Albany Carolina Romero Nava

pende todo ser humano, de una u otra manera. Por lo que en nuestro estudio pudimos encontrar, en el caso de Alicia, que a pesar de que su marido está en un centro de readaptación, ella se ve apoyada y motivada por sus hijos para salir adelante, mostrando nuevamente que ese viejo tabú, donde la mujer era opacada por la figura masculina, ha ido quedando completamente obsoleto debido a las exigencias sociales de la actualidad. En el caso de Guadalupe pudimos ver en funcionamiento el esquema tradicional de una familia, donde la mujer recibe el apoyo por parte de su marido y en este caso un sobrino. Ella dedicada a su hogar y a procrear cultura y educación dentro de su núcleo familiar. Es con esto que nos damos cuenta de que la so-

ciedad se encuentra en una mutación infinita, donde las cuestiones vertientes llevan a distintos medios de superación en cuanto a todos los ámbitos. En el presente caso, la superación de una enfermedad curable y la realidad de una posibilidad abierta para salir del problema que trae consigo una enfermedad degenerativa como lo es el cáncer de mama. Es así que la pretensión de esta investigación llega a concluir que partiendo de la percepción de dos mujeres con cáncer de mama, podemos encontrar y proyectar su día a día, para de esta manera darnos cuenta de cómo ha sido la sociedad en un pasado y los cambios que el presente está trayendo consigo. Todo esto con el fin de aminorar todas las diferencias que en su tiempo había y dar a entender que aún quedan espacios qué atender para mejorar la vida cotidiana de toda la sociedad. El resultado del proyecto es que en la actualidad las diferencias han ido aminorando con el paso del tiempo, donde afortunadamente se tiene una conciencia más grande por la salud personal, dejando de lado si tienes o no educación, nivel económico o religión; siempre se encuentra una posibilidad para poder salir delante de una situación tan grave como es el cáncer de mama. BIBLIOGRAFÍA Alemán, M., Cáncer cervicouterino. Obtenida en la red mundial el día 17 de mayo del 2010: http:// www.insp.mx/Portal/Centros/

56


Josefina de La Cruz Estrada Arechiga, Jesus David Amador Anguiano, Ana Elizabeth Avila Ortiz, Ericka Anahia Olivera Romero, Albany Carolina Romero Nava

ciss/nls_new/boletines/icce_08.pdf Bognar, K. (2007) Edad reproductiva. Obtenida en la red mundial el día 23 de octubre del 2010: http:// www.cimacnoticias.com/site/09112007-Mujeres-enedadrep.40063.0.html. Calvario, Carranza, López (1999).Influencia de la familia en el desarrollo humano del hijo adolescente. Tesis de licenciatura no publicada. Universidad de Colima. Facultad de Trabajo Social. Cárdenas, M., Hernández, M., & López, A., (1997). Factores que inciden para que las mujeres en edad fértil, no asistan con regularidad a las instituciones de salud a realizarse los estudios correspondientes para la detección oportuna del cáncer cérvico uterino. Colima, Col.: Facultad de Trabajo Social. Cazés, D. (2005). La perspectiva de género. México: Universidad Nacional Autónoma de México. Chapla, Luz Ma. (1999). Cuadernos de Publicación. Conapo, México. pp. 41-49. Obtenida en la red mundial: http://www.conevyt.org.mx/cursos/cursos/ un_hogar/contenido/revista/2.htm. De Ruiz, A., Lazcano, P., & Hernández, A. (2007). Cáncer cervicouterino; diagnóstico, prevención y control (2 ed.). México: Panamericana. De Ruiz. M., & Lazcano, A. (2003). El cáncer de mama en México. México: El Colegio Nacional, México. Fernando Gutiérrez. Tecnología y sociedad. Clasificación de Niveles Socioeconómicos. Obtenido de la red: 02 de Abril de 2011. http://www.fergut.com/ wordpress/e-marketing/clasificacion-de-niveles socioeconómicos-en-mexico-segun-la-amai/. Fride. El individuo como agente del cambio: Proceso de Empoderamiento. Obtenido de la red 01 de Abril de 2011: www.fride.org. inegi (2010). Mujeres y Hombres en México 2010. México: inegi. Kappelle; (2009). Edad reproductiva. Obtenida en la red mundial el día 18 octubre del 2010: http://attila. inbio.ac.cr:7777/pls/portal30/INBIO_BIODICTION... Kisnerman, N. (1990). Teoría de práctica y Trabajo Social. Buenos Aires: Hvmanitas.

Mujeres con cáncer de mama y vida cotidiana

Lagarde, M. (ed). (2005). “Los cautiverios de las mujeres”. En P. Canetti, E. (Eds.), Cuerpo, sexualidad y poder (pp.199-201). México: Universidad Autónoma de México. Lagarde, M. (2007). El empoderamiento. Obtenida en la red mundial el día 5 de noviembre del 2010: http:// www.fmujeresprogresistas.org/poder1.htm Márquez, M., & Velazco, Y., (2004).Motivos por los cuáles las mujeres llegan en estadios avanzados de cáncer cérvico uterino al Centro Estatal de Cancerología del Estado de Colima. Colima, Facultad de Enfermería. N.D. (Comunidad Rural). Obtenido de la red el 5 de Noviembre de 2010: http://es.wikipedia.org/wiki/ Rural. OMS (octubre de 2006:1). Recuperado el 5 de diciembre de 2009, de Organización Mundial de la Salud: http://www.who.int/gvernance/eb/who_constitution_en.pdf Palacios Santiago: Cáncer de mama. Obtenida en la red mundial el día 17 de mayo del 2010: http://www. saludalia.com/Saludalia/web_saludalia/tu_salud/doc/mujer/doc/causas_cancer_mama.htm Pérez, R. (2003). El cáncer en México. México: El Colegio Nacional. Salas, I., Ramírez. B., & Apodaca, E. (2006) Factores de riesgo para la presentación de cáncer de mama en el Centro Médico Nacional del siglo XXI, Chihuahua, México: CIML Ciencia e Investigación Médica Estudiantil Latinoamericana. Sedesol. Obtenido de la red 01 de Abril de 2011: www. oportunidades.gob.mx/. Oportunidades. Urzúa Orozco, Roberto. (2003).Cuauhtémoc, de la crónica a la historia. México: Secretaria de Cultura. Valdés, R. (2004). Factores que influyen en el comportamiento preventivo del cáncer cérvico uterino avances en psicología latinoaméricana. Obtenida en la red mundial el 25 de septiembre de 2010: http://redalyc.uaemex. mx Valdés Caraveo, Rosario. Factores que influyen en el comportamiento relativo del cáncer cervicouterino. Avances en psicología Latinoamericana [en línea] 2004, [fecha de consulta 26 de octubre de 2010] Disponible en: <http:// redalyc.uaemex.mx/redalyc/.

57


Mujeres con cรกncer de mama y vida cotidiana

58

Josefina de La Cruz Estrada Arechiga, Jesus David Amador Anguiano, Ana Elizabeth Avila Ortiz, Ericka Anahia Olivera Romero, Albany Carolina Romero Nava


Juan Jesús Paz

Padres de jóvenes en Atzlán INTRODUCCIÓN Corazón de Aztlán es un proyecto de prevención del abuso de alcohol y drogas y del hiv/sida, diseñado para atender a adolescentes en el suroeste de Estados Unidos, en la ciudad de Tucson, Arizona. El programa está basado en dos modelos de prevención bien establecidos y respetados en el área de prevención. Los dos modelos incluyen 1) the Communities That Care, desarrollada por Hawkins y Catalano en la ciudad de Seattle, Washington, para una población primordialmente anglosajona; y 2) el currículum de Be Proud! Be Responsible!, desarrollada por Jemmott y Jemmott, es para una población primeramente africana americana, en Atlanta, Georgia. El modelo Communities That Care se enfoca en reducir el abuso de sustancias entre la juventud en diversos ámbitos; incluyendo a los mismos jóvenes, sus familias, su escuela y su comunidad. Está organizado como modelo lógico que atiende a los múltiples fac-

tores de riesgo en la vida de jóvenes en situación de riesgo, y promueve la identificación y fortalecimiento de factores de protección en la vida de personas jóvenes. Este modelo fue elegido para usarse entre adolescentes hispanos, porque se complementa con el enfoque cultural hispano de desarraigo social. No se ve a la juventud solamente como individuos, se le ve intrínsecamente conectada a su familia, escuela y comunidad. El objetivo del modelo Be Proud Be Responsible/Charlas Entre Nosotros, es reducir la incidencia de vih/ets (Enfermedades de Transmisión Sexual)

59


Padres de Jóvenes en Atzlán

entre la juventud hispana, a través de la educación y promoción de estrategias efectivas y culturalmente aceptadas para favorecer una conducta sexual positiva. Este modelo va más allá de la etapa inicial de información sobre educación y prevención de vih/ ets. El enfoque adoptado está diseñado para guiar a los jóvenes en la exploración, comprensión y reconocimiento de las presiones sociales que experimentan. El programa pretende ofrecer a los jóvenes las herramientas necesarias para desarrollar y reconocer las estrategias que sean efectivas, en sus redes sociales, para resistir esas presiones y fortalecer su autoestima, sus valores culturales y creencias. METODOLOGÍA Los resultados para la investigación de los jóvenes fueron evaluados utilizando un diseño experimental basado en los principios de comparación experimental (Moore, D. 1979). En este tipo de diseño se establecen dos grupos equivalentes, como la unidad de análisis; las intervenciones de prevención específicas fueron aplicadas sólo al grupo experimental, por lo tanto, las diferencias entre los grupos al término del experimento se deben al efecto de la intervención. El diseño experimental usado en este proyecto, se basó en el modelo experimental desarrollado por R.A. Fisher (Moore, 1979). En total participaron 953 estudiantes de secundarias en el proyecto; y al término de éste había 526 jóvenes en el grupo de comparación y 427 participantes en el grupo experimental. Los resultados para la intervención con jóvenes, fueron publicados en la Revista Sin Fronteras en 2012, y presentados en el Congreso de la Asociación Mexicana de Instituciones Educativas en Trabajo Social en Durango, Durango, en el 2011.

60

Juan Jesús Paz

Para el muestreo de padres se utilizó la misma metodología, con una excepción. Seis meses después de la administración del post-test, se les administraron los mismos instrumentos de evaluación; tuvieron un pre-test, se les administró el material preventivo y se siguió con un post-test. Seis meses después se administraron de nuevo, para ver cuánto habían retenido. PARTICIPACIÓN DE PADRES Una de las mayores críticas a los programas de prevención estadunidenses, es que se les “inoculaba,” a los estudiantes en la escuela, sobre alcohol y drogas; al salir de la escuela, la mayoría tenían que correr la gama de un medio ambiente repleto de alcohol y drogas en el camino hacia el hogar. Otros tendrían el reto del alcohol y las drogas en sus propias casas. La participación de padres en estos programas es rara y difícil de conseguir; además, se creía que los padres de origen mexicano no tenían interés en participar en programas preventivos. Durante el tercer y último año de Corazón de Aztlán, decidimos agregar un componente de padres


Juan Jesús Paz

de los jóvenes que participaron en el proyecto; pensamos que esto era necesario para poder ver el impacto que el programa tenía en las familias de los jóvenes. Para este propósito conseguimos un total de cuarenta padres al azar, del grupo total de estudiantes que participaron en el proyecto el último ano. Se contactó a los padres por un equipo de tres promotores(as) de salud, quienes eran estudiantes del programa de la maestría en trabajo social en la Escuela de Trabajo social en Arizona State University. LA INTERVENCIÓN FAMILIAR La intervención familiar fue llevada a cabo por tres especialistas conocidas como promotoras familiares; ellas realizaron un total de seis visitas a domicilio, que consistieron en una pre-prueba, una post-prueba y cuatro sesiones de dos horas abordando temas familiares, de la cultura hispana, de vih/sida y temas sobre abuso de sustancias. Las tres promotoras son completamente bilingües/biculturales, y realizaron la mayor parte de su trabajo por medio de visitas a domicilio. Los talleres de dos horas consistieron en temas relacionados con la prevención, como abuso de sustancias, vih y competencia cultural. Se seleccionaron cuarenta hogares entre los padres de los jóvenes participantes en el proyecto de la preparatoria Sunnyside; en las sesiones familiares participaron en total cuarenta padres de familia. La mayoría son relativamente jóvenes, sus edades oscilaban entre los veintinueve y cincuentaiún años. Todos los padres son de origen hispano; aproximadamente la tercera parte de ellos indicó que su nivel más alto de estudios fue la preparatoria. Un poco más del 50% eran casados, una cuarta parte eran solteros y poco más del 10% separados; una tercera

Padres de Jóvenes en Atzlán

parte respondió afirmativamente, cuando se preguntó si alguna vez se habían divorciado. MUESTREO La población muestra consiste en padres de jóvenes marginados en situación de riesgo y desventaja (la mayoría con antecedentes de origen mexicano), asistiendo a siete escuelas seleccionadas en Pima County. En cada una de las escuelas se llevó a cabo una labor de difusión para captar estudiantes a participar en el proyecto. El grupo experimental fue sometido a la intervención. A los miembros del grupo de comparación se les hicieron las pre-pruebas y postpruebas solamente en sus escuelas. PROCESO DE EVALUACIÓN La parte de evaluación del proceso de este proyecto, utilizó una metodología de evaluación formativa, esto significa que así como el proyecto empezó y evolucionó con el tiempo, fue dirigido a responder la siguiente pregunta de investigación: ¿en qué medida los dos modelos de programas diseñados para servir a otros grupos étnicos y raciales, para prevenir el abuso de sustancias y el contagio de vih, pueden adaptarse entre adolescentes latinos? El modelo Communities That Care se enfoca a reducir el abuso de sustancias entre la juventud en diversos ámbitos; éstos incluyen a los mismos jóvenes, sus familias, su escuela y su comunidad. Está organizado como modelo lógico, que atiende a los múltiples factores de riesgo en la vida de jóvenes en situación de riesgo y promueve la identificación y fortalecimiento de factores de protección en la vida de personas jóvenes. Este modelo fue elegido para usarse entre adolescentes hispanos, porque se com-

61


Padres de Jóvenes en Atzlán

plementa con el enfoque cultural hispano de desarraigo social. No se ve a la juventud solamente como individuos, se le ve intrínsecamente conectada a su familia, escuela y comunidad. El objetivo del modelo Be Proud Be Responsible/Charlas Entre Nosotros, es reducir la incidencia de vih/ets (Enfermedades de Transmisión Sexual) entre la juventud hispana, a través de la educación y promoción de estrategias efectivas y culturalmente aceptadas para favorecer una conducta sexual positiva. Este modelo va más allá de la etapa inicial de información sobre educación y prevención de vih/ ets.

El enfoque adoptado está diseñado para guiar a los jóvenes en la exploración, comprensión y reconocimiento de las presiones sociales que experimentan. El programa pretende ofrecer a los jóvenes las herramientas necesarias para desarrollar y reconocer las estrategias que sean efectivas en sus redes sociales, para resistir esas presiones y fortalecer su autoestima, sus valores culturales y creencias. A fin de enriquecer estos dos modelos, se desarrollaron tres herramientas culturales para incluirse en el plan de estudios; éstas incluyen: 1) el Nahui Ollin: es un mural portátil tomado desde el centro del Calendario Azteca, e indica movimiento en cinco direcciones; 2) el Paradigma Xicano: una guía que fue desarrollada para dar orientación a los jóvenes acerca de su decisión y acciones para no usar alcohol, tabaco y otras drogas, y para no involucrarse en comportamientos de alto riesgo; 3) la Concha: se usa una gran caracola de mar para convocar a los grupos al inicio de cada sesión. Otras actividades culturales incluidas fueron: 1) canciones escritas con los propios poemas de los participantes; 2) películas sobre temas culturales; 3) murales y otros servicios de apoyo; y 4) talleres de lectura en la Rincon High School.

62

Juan Jesús Paz

Además, se organizaron varios talleres para capacitar al personal acerca de cuestiones como el abuso de sustancias,vih, sexualidad y cultura humana. Algunos de éstos incluyen: primer año: capacitación, Charlas Entre Nosotros, capacitación La Raza Cósmica, capacitación Communities That Care; segundo año: reuniones semanales con el personal para afinar los dos planes de estudios, capacitación patrocinada por csap sobre homofobia, otros entrenamientos sobre homofobia fueron patrocinados por Winspan, una organización local de glbt. Dosificando los datos, encontramos que las actividades de valor cultural eran la sección más grande del plan de estudios. El tiempo que pasaron en un taller culturalmente relevante fue de 0.27 de una hora como puntuación media más baja, con una puntuación media más alta de 0.99 de una hora. Las siguientes estadísticas en la sección de evaluación de resultados, sirven para sostener la noción que encontramos de que los dos planes de estudios pueden adaptarse para usarse con adolescentes latinos. DESCRIPCIÓN DE LOS DATOS Como variables dependientes para evaluar el efecto del programa en la prevención del abuso de sustancias, se escogió el número de días sin beber alcohol durante los últimos treinta días (anyalco), intoxicación por beber alcohol (alcotox) y drogas ilegales (illdrugs). Con el propósito de explorar el uso ilegal de drogas entre estudiantes de preparatoria, esta investigación solicitó participantes que usaran drogas ilegales aparte de usar cocaína/crack o marihuana. La media y desviaciones estándar del uso de drogas y alcohol entre grupos pre-prueba y post-prueba, son presentadas en la Tabla 1.


Juan Jesús Paz

Padres de Jóvenes en Atzlán

Tabla 1. Número de días que tomaron alcohol en los últimos treinta días Alcohol: Últimos 30 días

Tipos de Entrevista Pre 0

Post

Total

Conteo

25

30

55

% dentro del Tipo de Entrevista

62.5 %

75.0 %

68.8 %

Conteo

7

1

8

% dentro del Tipo de Entrevista

17.5 %

2.5 %

10.0 %

Conteo

2

3

5

% dentro del Tipo de Entrevista Conteo

5.0 % 1

7.5 % 0

6.3 % 1

% dentro del Tipo de Entrevista Conteo

2.5 % 0

.0 % 2

1.3 % 2

% dentro del Tipo de Entrevista Conteo

.0 % 0

5.0 % 1

2.5 % 1

% dentro del Tipo de Entrevista Conteo

.0 % 1

2.5 % 0

1.3 % 1

% dentro del Tipo de Entrevista Conteo

2.5 % 1

.0 % 0

1.3 % 1

% dentro del Tipo de Entrevista Conteo

2.5 % 0

.0 % 2

1.3 % 2

% dentro del Tipo de Entrevista Conteo

.0 % 3

5.0 % 1

2.5 % 4

% dentro del Tipo de Entrevista

7.5%

2.5 %

5.0 %

Total

Conteo

40

40

% dentro del Tipo de Entrevista

100.0 % 100.0 %

1

2

3

5

7

9

10

11

15 80 100.0 %

63


Padres de Jóvenes en Atzlán

Juan Jesús Paz

INFORMACIÓN SOBRE LOS PADRES La tabla 1 muestra que el porcentaje de participantes que bebían alcohol se redujo por la intervención, como lo muestran los cambios entre las pre-pruebas y post-pruebas. El porcentaje de participantes que no bebieron alcohol en los previos treinta días, incrementó del 62.5% en la pre-prueba al 75.0% en la post-prueba. El porcentaje de quienes bebieron una vez en los últimos treinta días disminuyó del 17.5% al 2.5%. Este porcentaje de cambio positivo, nos indica que los padres se preocupan por sus hijos, y están dispuestos a ponerles un ejemplo positivo.

La tabla 2 muestra que el porcentaje de participantes que bebieron alcohol hasta el punto de intoxicación se redujo por la intervención, como lo muestran los cambios entre las pre-pruebas y post-pruebas. El porcentaje de participantes que no bebieron hasta intoxicarse en los últimos treinta días incrementó del 90% en la pre-prueba al 92.5% en la post-prueba. El porcentaje de quienes bebieron hasta intoxicarse una vez en los últimos treinta días disminuyó del 2.5% a 0%. Este cambio en el comportamiento de los padres, demuestra que están dispuestos a hacer los cambios necesarios para mejorar la vida de sus hijos.

Tabla 2. Número de días que bebieron alcohol hasta la intoxicación en los últimos treinta días Alcohol hasta la intox: Últimos 30 días

Tipos de Entrevista Pre 0

Post

Total

Conteo

36

37

73

% dentro del Tipo de Entrevista Conteo

90.0 % 1

92.5 % 0

91.3 % 1

% dentro del Tipo de Entrevista Conteo

2.5 % 0

.0 % 1

1.3% 1

% dentro del Tipo de Entrevista Conteo

.0 % 1

2.5 % 1

1.3 % 2

% dentro del Tipo de Entrevista Conteo

2.5 % 2

2.5 % 0

2.5 % 2

% dentro del Tipo de Entrevista Conteo

5.0 % 0

.0 % 1

2.5 % 1

.0 %

2.5 %

1.3 %

Conteo

40

40

80

% dentro del Tipo de Entrevista

100.0 % 100.0 %

1

2

6

15

20

% dentro del Tipo de Entrevista Total

64

100.0 %


Juan Jesús Paz

Padres de Jóvenes en Atzlán

La tabla 3 muestra que los participantes que no usaron cocaína permanecieron constantes en 100% en ambas pre y post-pruebas; esto indica que la cocaína no es una droga de uso entre los padres de familia, y que los padres son constantes en no usar cocaína y ponerles buen ejemplo a sus hijos. Tabla 3. Consumo de cocaína en los últimos treinta días Cocaína:

Tipos de Entrevista

Últimos 30 días

Pre

Post

Total

Conteo

36

37

% dentro del Tipo de Entrevista

90.0%

92.5%

91.3%

Total

Conteo

40

40

% dentro del Tipo de Entrevista

100.0 % 100.0 %

0

73 80

100.0 %

Tabla 4. Los inhalantes. Consumo en los últimos treinta días. Inhalantes no son una droga o sustancia de uso entre los padres de familia. La falta de uso de inhalantes no indica que la sustancia de preferencia es el alcohol. Tabla 4. Los inhalantes Inhalantes: Últimos 30 días

Tipos de Entrevista Pre-test Post-test

Total

Conteo

40

% dentro del Tipo de Entrevista

% Dentro del tipo de entrevista

100.0 % 100.0 %

100.0 %

Total

Conteo

40

80

% dentro del Tipo de Entrevista

100.0 % 100.0 %

0

40

80

40

100.0 %

Tabla 5. Riesgo de consumo de alcohol y drogas ilegales: los últimos treinta días* Entrevista en Tabla de tabulación cruzada. Tabla 5. Riesgo de consumo de alcohol y drogas ilegales Riesgo de Consumo de alcohol y drogas ilegales:en ultimos 30 dias

Tipos de Entrevista Pre-test

0 Conteo

340

Post-test 039

Total 379

% Dentro del tipo de entrevista 7.3 % 100.0 % 100.0 %

3.6 % 100.0 %

Conteo

3

11

% Dentro del tipo de entrevista 19.5 %

7.1 %

13.3 %

Conteo

39

69

% Dentro del tipo de entrevista 73.2 %

92.9 %

83.1 %

Total

Conteo

41

42

83

Total

Conteo

40

39

79

100.0%

100.0%

% dentro del Tipo de Entrevista Riesgo moderado Riesgo alto

8 30

% Dentro del tipo de entrevista 100.0%

65


Padres de Jóvenes en Atzlán

Juan Jesús Paz

La tabla 6 muestra que el porcentaje de participantes que no usaron marihuana permaneció constante, en 97.5%, y quienes la usaron tres veces en los últimos treinta días permanecieron constantes en 2.5% en ambas pre y post-pruebas. Tabla 6. Uso de marihuana en los últimos treinta días

Tipos de Entrevista

Marihuana: Últimos 30 días

Pre

Post

Total

Conteo

39

39

78

% dentro del Tipo de Entrevista

97.5 %

97.5 %

97.5 %

Conteo

1

1

2

% dentro del Tipo de Entrevista

2.5 %

2.5 %

2.5 %

0

Total

Conteo

40

40

80

% dentro del Tipo de Entrevista

100.0 % 100.0 %

0

3

100.0 %

La tabla 7 muestra que el porcentaje de participantes quienes no usaron inhalantes permanecieron constantes en 100% en ambas pre y post-pruebas. Tabla 7. Uso de inhalantes en los últimos treinta días

Tipos de Entrevista

Inhalantes: Últimos 30 días

Pre

Post

Conteo

40

% dentro del Tipo de Entrevista

100.0 %

100.0 % 100.0 %

Total

Conteo

40

% dentro del Tipo de Entrevista

100.0 % 100.0 %

0

66

40 40

Total

80 80 100.0 %


Juan Jesús Paz

Padres de Jóvenes en Atzlán

La tabla 8 muestra que el porcentaje de adultos que desaprueba firmemente el uso de marihuana en adultos, incrementó del 65.9% en la pre-prueba al 88.1% en la post-prueba. Tabla 8. Adultos que desaprueban el uso de marihuana en adultos

Tipos de Entrevista

Adultos usando marihuana

Pre Ni aprueba ni disaprueba Conteo

4

Post

Total

4

8

% dentro del Tipo de Entrevista 9.8 %

9.5 %

9.6 %

Conteo

1

11

% dentro del Tipo de Entrevista 24.4 %

2.4 %

13.3 %

Conteo

27

37

64

65.9 %

88.1 %

77.1 %

Conteo

41

42

10

Desaprueba un poco

% dentro del Tipo de Entrevista Total

Desaprueba totalmente

83

% dentro del Tipo de Entrevista 100.0 % 100.0 % 100.0 % La tabla 9 muestra que el porcentaje de adultos que desaprueban totalmente a los adultos que beben diariamente, incrementó dramáticamente de 53.7% en la pre-prueba al 85.7% en la post-prueba. Esto es un gran incremento de treinta y dos puntos. Tabla 9. Adultos que desaprueban el uso diario de alcohol en adultos

Tipos de Entrevista

Adultos que beben diariamente

Pre

Ni aprueba ni disaprueba Conteo

6

Post

Total

3

9

% dentro del Tipo de Entrevista 14.6 %

7.1 %

10.8 %

Conteo

3

16

% dentro del Tipo de Entrevista 31.7 %

7.1 %

19.3 %

Conteo

22

36

58

53.7 %

85.7 %

69.9 %

Conteo

41

42

13

Desaprueba un poco

% dentro del Tipo de Entrevista Total

Desaprueba totalmente

83

% dentro del Tipo de Entrevista 100.0 % 100.0 % 100.0 %

67


Padres de Jóvenes en Atzlán

Juan Jesús Paz

SEGUIMIENTO A LOS PADRES Las siguientes tablas, nos dan oportunidad de comprender más acerca del nivel en que los padres de los participantes aplicaron sus conocimientos y cambiaron su comportamiento respecto al abuso de

sustancias, alcohol y drogas. La tabla 10 revela que la mayoría de los padres, el 75%, no tomaron nada de alcohol durante los últimos treinta días. Esto es al mismo nivel en la post-prueba. Esto nos indica que el cambio en el uso de alcohol fue un cambio serio.

Tabla 10. Número de días que usaron alcohol: últimos treinta días Número de Días Validos

Perdidos

Frecuencia

Porcentaje

Porcentaje Válido

0

24

70.6

75.0

1

1

2.9

3.1

2

2

5.9

6.3

5

2

5.9

6.3

7

1

2.9

3.1

11

2

5.9

6.3

Total

32

94.1

100.0

Sistema

2

5.9

34

100.0

Total

La tabla 11 revela que ocurrió una ligera disminución respecto a la intoxicación por alcohol. En la preprueba, el 92.5% de los padres indicó no haber bebido alcohol hasta la intoxicación en los últimos treinta días. Durante el seguimiento a los padres, las respuestas indicaron que el 88.2% no había bebido alcohol hasta la intoxicación, una disminución del 4.3%. Esta disminución no indica que se tiene que proveer seguimiento a los padres de familia para que puedan mantener una vida libre de uso de alcohol. Tabla 11. Número de días que usaron alcohol hasta intoxicarse: últimos treinta días Frecuencia Validos

Perdidos Total

68

0 6 20 Total Sistema

30 1 1 32 2 34

Porcentaje 88.2 2.9 2.9 94.1 5.9 100.0

Porcentaje Válido 93.8 3.1 3.1 100.0


Juan Jesús Paz

Padres de Jóvenes en Atzlán

La tabla 12 revela que el porcentaje de padres que no usaron cocaína en la post-prueba (92.5%) incrementó ligeramente, al 94.1%. Los padres aprendieron sobre los peligros de la cocaína y se mantuvieron libres de su uso. El cambio en el comportamiento de los padres es más positivo. Tabla 12. Uso de cocaína: últimos treinta días Frecuencia Validos Perdidos Total

0 Sistema

32 2 34

Porcentaje 94.1 5.9 100.0

Porcentaje Válido 100.0

La tabla 13 revela que el nivel de uso de marihuana en los padres fue constante. En la pre-prueba y post-prueba, el 97.5% indicó no haber usado marihuana en los últimos treinta días. En el seguimiento, el porcentaje incrementó al 100 por ciento. Tabla 13. Uso de marihuana: últimos treinta días Frecuencia Validos Perdidos Total

0 Sistema

32 2 34

Porcentaje 94.1 5.9 100.0

Porcentaje Válido 100.0

69


Padres de Jóvenes en Atzlán

Juan Jesús Paz

La tabla 14 revela que uno de los padres usó inhalantes después de la post-prueba. Los padres no usaron ningún inhalante ni en la pre-prueba ni en la post-prueba, o durante el seguimiento. Tabla 14. Uso de inhalantes: últimos treinta días Frecuencia 0 Sistema

Validos Perdidos Total

32 2 34

Porcentaje 94.1 5.9 100.0

Porcentaje Válido 100.0

La tabla 15 revela el hecho que la desaprobación de los adultos respecto al uso de marihuana en adultos, permaneció constante, fue del 65.9% en la pre-prueba, 88.1% en la post-prueba y 88.2% durante el seguimiento. Tabla 15. Desaprobación del uso de marihuana en adultos Frecuencia Validos

Ni aprueba ni disaprueba Desaprueba totalmente Total

4 30 34

Porcentaje 11.8 88.2 100.0

Porcentaje Válido 11.8 88.2 100.0

La tabla 16 revela que la mayoría de los adultos, el 91.2%, desaprueba el uso diario de alcohol en adultos; esto indica un incremento del 85.4% en la pre-prueba, al 92.8% en la post-prueba. Estas respuestas permanecieron constantes desde la post-prueba hasta el seguimiento. Tabla 16. Desaprobación del uso diario de alcohol en adultos Frecuencia Validos

Ni aprueba ni disaprueba Desaprueba un poco Desaprueba totalmente Total

3 2 29 34

CONCLUSIONES La práctica de utilizar estudiantes de trabajo social como “promotoras de salud,” fue una que incorporó la base histórica de trabajo social para cumplir con sus servicios sociales. A principios del siglo veinte, hubo lo que en trabajo social se llamaba “friendly

70

Porcentaje 8.8 5.9 85.3 100.0

Porcentaje Válido 8.8 5.9 85.3 100.0

visitors” (visitantes amistosos), para trabajar con la gente pobre de zonas urbanas de Estados Unidos. Siguiendo esta antigua tradición, las tres estudiantes de trabajo social desempeñaron sus labores usando un paradigma que trabajaba con la gente de origen mexicana en sus hogares. Las promotoras eran totalmente bilingües y biculturales. Esta estrategia tuvo


Juan Jesús Paz

mucho éxito, y los estudiantes de trabajo social completaron su licenciatura y dos han seguido estudiando su doctorado. La pregunta que se hizo como parte de la evaluación del proceso, ya tiene su respuesta: sí, proyectos desarrollados para otros grupos étnicos y raciales pueden ser efectivos para la prevención de abuso de sustancias y drogas y del vih/sida. La más importante consideración cuando se estén adaptando estos programas, es que incorporen la cultura de la pobla-

Padres de Jóvenes en Atzlán

ción con la que están trabajando. Se debe reflejar la cultura y el idioma que se usa en la región; esto ayuda mucho, para que los participantes puedan identificar los temas relevantes para su desempeño. Un mayor hallazgo es que los dos modelos 1) Communities That Care y 2) Be Proud! Be Responsible! complementan el estilo de vida cultural de la comunidad hispana. Complementan las redes sociales que forman y fomentan la cultural hispana. Los padres e hijos están intrínsecamente conectados con los varios sistemas sociales que les rodean. Encontramos que los padres de familia son claves para el crecimiento de una familia fuerte. Los dos modelos trabajan bien juntos, cuando son adaptados para tener capacitación cultural. Los padres recibieron muy bien el contenido de las sesiones preventivas que recibieron en sus casas; expresaron que aprendieron mucho sobre el abuso de alcohol y drogas y acerca de vih/sida. a) Los padres incrementaron su conocimiento de sustancias, alcohol, drogas y el vih/ sida. b) Incrementó la desaprobación que tenían los padres acerca del comportamiento de otros padres que toman y usan marihuana. c) Los cambios que lograron los padres, como conocimiento y no aprobar el uso de drogas, fue sostenido por seis meses después de participar en el programa. d) Los padres de familia se mostraron dispuestos a cambiar su comportamiento para el beneficio de sus hijos. e) Los padres de familia se mostraron estudiantes listos para aprender sobre sustancias, alcohol y drogas, para el beneficio de sus hijos.

71


Padres de Jóvenes en Atzlán

MODELO “AGENCIA,” VS MODELO COMUNIDAD Otro hallazgo clave está basado en el principio fundamental de “Start where the client is,” “Empezar donde está el cliente/paciente. Los programas tradicionales, donde el personal de un programa preventivo espera que los padres de familia vengan a la agencia, muchas veces tiene escasa participación de padres de familia. Programas diseñados donde los trabajadores salen a la comunidad para conseguir sus clientes y trabajan con ellos en sus hogares, son más eficaces y logran mayor participación de padres de familia.

72

Juan Jesús Paz

REFERENCIAS Berry, J.·w. (2003). Conceptual approaches to acculturation. InK. M. Chun, P. B. Organista, & G. Marin (Eds.), Acculturation: Advances in theory, measurement, and applied research. (pp. 17- 37). Washington, DC: American Psychological Association. Botvin, G. J., Baker, E., Dusenbury, L., Tortu, S., & Botvin, E. M. (1990). Preventing adolescent drug abuse through a multimodal cognitivebehavioral approach: Results of a 3-year. study. Journal of Consulting and Clinical Psychology, 58(4), 437-446. Bacallao, M. L., & Smokowski, P.R. (2005). -Entre Dos Mundosll (Between Two Worlds): Bicultural skills training with Latino immigrant families. The Journal of Primary. Prevention, 26(6), 485-509. Bacallao, M. L., & Smokowski, P.R. (2007). The costs of getting ahead: Mexican family system changes after immigration. Family Relations, 56, 5266. Barrera, M., González, N., López, V., & Fernández, A. C. (2004). Problem behaviors of Chicana/o and Latina/a adolescents: An analysis of prevalence, risk, and protective factors. In R. J. Velasquez, L. M. Arellano, & B. W. McNeill (Eds.),


Juan Jesús Paz

The handbook of Chicanalo Psychology and Mental Health (pp.83-109). Mahwah, NJ: Lawrence Erlbaum Associates. Bentler, P. M. (1995). EQS Structural equations program manual. Encino, CA: Multivariate Software. Bentler, P. M.i & Dudgeon, P. (1996). Covariance structure. analysis: Statistical practice, theory, and directions. Annual Review of Psychology, 47, 541570. Botvin, G. J., & Kantor, L. W. (2000). Preventing alcohol and tobacco use through life skills training: Theory, methods, and empirical findings. Alcohol Research & Health, 24(4), 250-257. Brook, J. S., Brook, D. W., Arencibia-Mireles, 0, Richter, L. & Whiteman, M. (2001). Risk factors for adolescent marijuana·use across cultures and across time. The Journal of Genetic Psychology, 162(3), 357-374. Brook, J. S. Brook, D. W., & Richter, L. (2003). Risk and protective factors ·of adolescent drug use: Implications for Prevention Programs. In W. J. Burkowski, and Z.·sloboda (Eds.) Handbook of Drug Abuse Prevention Theory and Practice (pp.265-287). NY: Plenum. Brook, J. S., Morojele, N. K., Kerstin, P., & Brook, D. W. (2006). Predictors of drug use among South African adolescents. Journal of Adolescent Health, 38, 26-34. Catalano, R. F:, Haggerty, K. P. Oesterle, S., Fleming, C. B., & Haw(<ins, J. D. (2004). The importance of bonding to school for healthy developm·ent: Findings from the Social Development Research Group. Journal of Schooi Health, 74(7), 252-261. Catalano, R. F., Kosterman, R., Hawkins, J. D., Newcomb, M. D., & Abbott, R. D. (1996). Modeling the etiology of adolescent substance use: A test of the social development model. Journal of Drug Issues, 26(2), 429-455. Centers for Disease Control and Prevention. Youth Risk Behavior Surveillance-United States, 2005. Surveillance Summaries, June 9, 2006. (MMWR 2006; 55, No. SS-5). Atlanta, GA:

Padres de Jóvenes en Atzlán

U.S. Department of Health and Human Services. Cervantes, R. C., & Felix-Ortiz, M. (2004). Substance abuse among Chicanos and other Mexican groups. In R. J. Velasquez, L. M. Arellano, & B. W. McNeill (Eds.), The handbook of Chicanalo Psychology and Mental Health (pp_.325352). Mahwah, NJ: Lawrence Erlbaum Associates. Coatsworth, J. D., Pantin, H., & Szapocznik, J. (2002). Familias Unidas: A family-centered ecodevelopmental intervention to reduce risk for problem behavior among Hispanic adolescents. Clinical Child and Family Psychology Review, 5(2), 113-132. Currant, P., West, S., & Finch, J. (1996). The robustness of test statistics to nonnormaility and specification error in confirmatory factor analysis. Psychological Methods, 1 (1), 16-29. Dishion, T. J., McCord, J., & Poulin, F. (1999). When interventions harm: Peer groups and problem behavior. American Psychologist, 54(9), 755-764. Fischer, J., & Corcoran, K. (2007). Measures for clinical practice and research: Vol. 1. Couples, families, and children (4th ed.). NY: Oxford University Press. Guo, J., Hawkins, J. D., Hill, K. G., & Abbott, R. D. (2001). Childhood and adolescent predictors of alcohol abuse and dependence in young adulthood. Journal of Studies on Alcohol, 62, 754-762. Guo, J., Hill, K. G., Hawkins, J. D., Catalano, R. F., & Abbott, R. D. (2002). A developmental analysis of sociodemographic, family, and peer effects on adolescent illicit drug initiation. Jouf!Ja/ of the American Academy of Child and Adolescent Psychiatry, 41(7), 838-845. Hawkins, J. D., Catalano, R. F.; & Associates (1992a). Communities that care: Action for drug abuse prevention. San Francisco: Jessey-Bass Publishers. Hawkins, J.D., Catalano, R. F., &Millar, J. Y. (1992b). Risk and protective factors for alcohol and

73


Padres de Jóvenes en Atzlán

other drug problems in adolescence and early adulthood: Implications for substanceabuse prevention. Psychological Bulletin, 1”12(1), 64-105. Hecht, M. L., Marsiglia, F. F., Elek, E., Wagstaff, D. A, Kulis, S, Dustman, P., & Miller-Day, M. (2003). Culturally grounded substance use prevention: An evaluation of the keepin’ it R.E.AL. curriculum. Prevention Science, 4(4), 233-248. Hodge, D. R., Cárdenas, P., & Montoya, H. (2002). Understanding the factors that precipitate substance use among Hispanic adolescents: Youths offer their perspective. Arete, 26(1), 32-44. Johnston, L. D., O’Malley, P. M., Bachman, J. G. & Schulenberg, J. E. (2006). Monitoring the Future national results on adolescent drug use: Overview of key findings, 2005. (NIH Publication No. 065882). Bethesda, MD: National Institute on Drug Abuse. Kulis, S., Marsiglia, F. F., Elek, E., Dustman, P., Wagstaff, D. A, Hecht, M. L. (2005). Mexican/ Mexican American adolescents and keepin’ it REAL: An evidence-based substance use prevention program. Children & Schools; 27(3), 133-145. Kosterman, R., Hawkins, J. D., Guo, J., Catalano, R. F., & Abbott, R. D. (2000). The dynamics ·of alcohol and·marijuana initiation: Patterns and predictors of first use in adolescence. American Journal of Public Health, 90(3), 360-366. Martinez, C. R.. (2006). Effects of differential family

74

Juan Jesús Paz

acculturation on Latino adolescent substance use. Family Relations, 55, 306-317. Martinez, C. R., & Eddy, J. M. (2005). Effects of culturally adapted parent management training on Latino youth behavioral health outcomes. Journal of Consulting and Clinical Psychology, 73(4), 841-851. Micceri, T. (1989). The unicorn, the normal curve, and other improbable creatures. Psychological Bulletin, 105, 156-166. Nation, M., & Heflinger, C. A (2006). Risk factors for serious alcohol and drug use: The role of psychosocial variables in predicting the frequency of substance use among adolescents. The American Journal of Drug and Alcohol Abuse, 32, 415-433. Oetting, E. R., & Beauvais, F. (1987). Peer cluster theory, socialization characteristics, and adolescent drug use: A path analysis. Journal of Counseling Psychology, 34(2), 205-213. Oetting, E. R., Donnermeyer, J. F., Trimble, J. E., & Beauvais, F:(1998). Primary socialization theory: Culture, ethnicity, and cultural identification. The links between culture and substance abuse. IV. Substance Use & Misuse, 33(10), 2075-2107. Oetting., E. R.; Lynch, R. S. (2003). Peers and the prevention of adolescent drug use.. ln W. J. Burkowski, and Z. Sloboda (Eds.) Handbook of Drug Abuse Prevention Theory and Practice (pp.101-127). NY: Plenum. Pantin, H., Schwartz, S. J., Coatsworth, J. D., & Szapocznik, J. (2003). Preventing substance abuse in Hispanic immigrant adolescents: An ecodevelopmental parent-centered approach. Hispanic Journal of Behavioral Sciences, 25(4), 469-500. Patterson, G. R. (2002). The early development of coercive family process. In J. B. Reid, G. R. Patterson, and J. Snyder (Eds.), Antisocial behavior in children and adolescents: A developmental analysis and model for intervention (pp. 25-44). Washington, DC: American Psychological Association.


Araceli Contreras López Catalina Suárez Dávila Ana Burte Armenta Magaña

Calidad de vida de la mujer urbana y rural: estudio comparativo a partir de su historia de vida

INTRODUCCIÓN A finales del siglo xx la expectativa de vida (a nivel mundial) de una mujer era de aproximadamente setenta y cinco años; y la expresión calidad de vida, aparece en los debates públicos con relación al medio ambiente y al deterioro de las condiciones de vida urbana. Durante la década de los cincuenta y comienzos de los sesenta, ha crecido el interés por conocer el bienestar humano y la preocupación por las consecuencias de la industrialización de la sociedad hacen surgir la

necesidad de medir esta realidad. La calidad de vida se define, en términos generales, como el bienestar, felicidad y satisfacción de los seres humanos, que le otorga a éstos cierta capacidad de actuación, funcionamiento o sensación positiva de su vida; la valoración de la calidad de vida es muy subjetiva, ya que se ve directamente influida por el entorno en el que vive y se desarrolla el individuo. Según la oms, la calidad de vida es “la opinión que un individuo tiene del lugar donde vive así como el contexto de la cultura y del sistema de

75


Calidad de vida de la mujer urbana y rural: estudio comparativo a partir de su historia de vida

valores que practica”, concepto que recibe influencia de la situación de salud física y estado psicológico que posea el sujeto. El concepto de calidad de vida, en términos subjetivos, surge cuando las necesidades primarias básicas han quedado satisfechas con un mínimo de recursos. El nivel de vida son aquellas condiciones que tienen una valoración cuantitativa o incluso monetaria como la renta per cápita, nivel educativo, condiciones de vivienda, consumo de alimentos, seguridad social, tipo de ropa, entre otros aspectos que dan confort y comodidad a las personas. La calidad de vida tiene su máxima expresión en la salud, de ahí que la componen tres dimensiones: dimensión física, que es la percepción del estado físico o de salud entendida como ausencia de enfermedad, los síntomas producidos por la enfermedad y los efectos adversos del tratamiento. No hay duda de que estar sano es un elemento esencial para acceder a una vida con calidad. Dimensión psicológica: es la percepción que el individuo tiene de su estado cognitivo y afectivo como el miedo, la ansiedad, incomunicación, pérdida de autoestima o incertidumbre ante el futuro. También incluye las creencias personales, espirituales y religiosas como el significado de la vida. Dimensión social: es la percepción del individuo sobre las relaciones interpersonales y los roles sociales en la vida, como la necesidad de apoyo familiar y social, la relación médico-paciente y su desempeño laboral. El 15 de octubre de cada año se celebra el Día Internacional de la Mujer Rural. La idea surgió durante la iv Conferencia Mundial Sobre la Mujer, organizada por Naciones Unidas en 1995, en Beijing, China. Desde entonces, existe una campaña de creación de conciencia y difusión de información a nivel mundial, para llamar la atención sobre la situación y la

76

Araceli Contreras López, Catalina Suárez Dávila, Ana Burte Armenta Magaña

condición de vida de millones de mujeres que en todo el mundo habitan las zonas rurales (Martínez, 2003). Estas mujeres cultivan, cosechan, llevan agua y leña a su hogar, cazan o pescan y cocinan los alimentos para la familia. Cuando las personas rurales pobres tienen suficiente para comer, es en gran medida gracias al esfuerzo, aptitudes y conocimientos de las madres, las esposas, las hermanas y las hijas. Pese a esto, eran las últimas que tienen acceso a los recursos, a la educación, capacitación y a los préstamos financieros (Martínez, 2003), con relación a las políticas públicas, en el caso del Programa Oportunidades, se deja ver que no todos los integrantes de una familia son iguales frente a los programas sociales; pareciera que los niños son los únicos que se pueden salvar, ya que es a partir de ellos como se asignan recursos a las madres, la madre se instrumentaliza con el fin de que sea ella la obligada en el cuidado y alimentación, es ella la responsable de recibir el recurso económico y de que los integrantes del hogar se corresponsabilicen con las reglas de participación en el programa, mientras que el padre es ignorado. La mayoría de las personas en el mundo son mujeres (Martínez, 2003), y sus roles de género son muy similares; tienen la responsabilidad de alimentar a los hombres, los niños y niñas de su familia, y a sí mismas. Ser madre, ser agricultora y ocuparse de la familia, parecen ser funciones básicas de la mujer en Paraguay, Ecuador, Bolivia y México; sin embargo, esto parece estar cambiando debido a la economía; la familia parece transitar entre una economía de producción y una economía de mercado. De la Fuente (1990) plantea que las jóvenes rurales, enfrentan el dilema de salir de su medio a ejercer una profesión o quedarse en la comunidad;


Araceli Contreras López, Catalina Suárez Dávila, Ana Burte Armenta Magaña

en el primer caso, lo único que la comunidad puede recibir de ellas es su aportación como profesionales, en el segundo caso, minoritario, las jóvenes tienen un doble problema: la ausencia de oportunidades de trabajo y el rechazo al matrimonio con un agricultor. Este rechazo se analiza como un rechazo a la condición de ser mujer y el rol tradicionalmente asignado para ellas, y también a un modelo cultural tradicional de relaciones hombre-mujer en el medio agrario. Sólo una escasa minoría de jóvenes parecen estar dispuestas a asumir el rol de agricultoras. Por otro lado, la mujer urbana vive una situación semejante. Sánchez (2010) menciona los diferentes roles que desempeñan las mujeres y proporciona un amplio campo de reflexión: cumplir con

Calidad de vida de la mujer urbana y rural: estudio comparativo a partir de su historia de vida

dos roles fundamentales, formar parte de una familia y laborar fuera de casa, lo que representa un costo muy alto para su calidad de vida. El trabajo de las mujeres se multiplica en todos los sectores, las exigencias emocionales y físicas son mayores, ya que se somete a doble jornada. En el informe sobre pobreza rural, de la Organización de las Naciones Unidas (onu), se destacó que “todavía existe un importante número de la población campesina que vive con menos de un dólar y 25 centavos al día”. Por otro lado, el Fondo Internacional para el Desarrollo Agrícola (fida), dedicado a la erradicación de la miseria en los países en desarrollo, dio a conocer que la pobreza disminuyó en casi el 50% de la población, y agregó que

77


Calidad de vida de la mujer urbana y rural: estudio comparativo a partir de su historia de vida

las condiciones en que viven los pobres se agrava por los cambios climáticos, porque al empeorar las condiciones de sequía o inundaciones afectan la producción de alimentos; en consecuencia los precios se elevan desde la producción hasta la comercialización. Se destaca que más de 920 millones de personas en el mundo padecen desnutrición; según este estudio, entre las causas que inciden en la pobreza rural destacan “la escasez de oportunidades, las graves desigualdades que afectan a jóvenes, mujeres y minorías, y una educación y formación técnica colectiva deficiente” (onu, 2010). Ante este panorama, la organización hace un llamado para el impulso de la reformulación de las políticas nacionales de ayuda, la estimulación de los mercados, la expansión de las nuevas tecnologías y la promoción de la educación y la formación técnica. Por último, recordó que “países virtuosos como Brasil, Vietnam, China, Paraguay y la India” han invertido en el incremento de la agricultura, “se han convertido en fuentes de demanda y oferta” y han logrado expandir su economía por medio de la actividad económica que “debería dominar en el mundo”. Según la onu, la población rural que

78

Araceli Contreras López, Catalina Suárez Dávila, Ana Burte Armenta Magaña

habita en el mundo supera en cinco por ciento a la población urbana. De este grupo de personas, más de mil cuatrocientos millones viven en condiciones de miseria. En el marco de la celebración del Primer Encuentro Nacional de Mujeres Rurales por el Desarrollo Humano, celebrado en México en el 2010, se firmó el “Manifiesto Zacatecas por el Desarrollo Humano de las Mujeres Rurales”, en cuyo texto se declara que no será aceptable hablar de democracia, desarrollo y justicia social, si la mitad de su población (constituida por mujeres) permanece marginada, relegada y separada de los beneficios que aporta un Estado democrático de Derecho; de igual manera, se subra-


Araceli Contreras López, Catalina Suárez Dávila, Ana Burte Armenta Magaña

ya que no se permitirá que las mujeres rurales vivan en condiciones más precarias que el resto de las sociedad, sin acceder a las condiciones necesarias para el desarrollo social, educativo y económico que les permita integrarse plenamente al quehacer nacional, en igualdad de oportunidades y condiciones de equidad; de igual manera el Inmujeres, en mayo de 2011, declaró que el acceso a la salud como un derecho fundamental de las mujeres debe de ser cuidado en diferentes etapas de su vida. Las mujeres han aumentado su participación en actividades económicas; en México ocho de cada diez mujeres empresarias tienen entre treinta y cincuenta y nueve años de edad (Inmujeres, 2011). Rodríguez y Corrales (1999) estudiaron las categorías género y salud en los últimos decenios, y encontraron que los rasgos vitales de las mexicanas se han modificado en correspondencia a los cambios experimentados por el país en el ámbito demográfico; es decir, de ser eminentemente rural pasó a ser predominantemente urbano, con la presencia de la mujer en este ámbito, especialmente adultas jóvenes. Explican que esto ha significado cambios trascendentes en el comportamiento reproductivo de la mujer urbana de clase media: de un promedio de siete hijos por mujer en edad fértil al comienzo de los años cincuenta, a tres hijos al iniciar la década de los noventa; condición que no se

Calidad de vida de la mujer urbana y rural: estudio comparativo a partir de su historia de vida

ve reflejada en la mujer rural, y menos en condición de pobreza, porque siguen teniendo el doble de hijos y/o hijas. Condición también observada en la salud, puesto que existen marcadas diferencias por zona de residencia, nivel socioeconómico y grupo étnico. Por otro lado, hemos de decir que algo que no ha cambiado es la violencia hacia las mujeres jornaleras (Jasis, 2003). El Plan Estatal de Desarrollo de Colima 20092015, retoma un aspecto importante referente a las mujeres rurales. Las mujeres campesinas en Colima representan un sector deseoso de ser tomado en cuenta para desarrollarse en su propio contexto rural, ya que a pesar de los bajos salarios que ganan existen ejemplos de lo que pueden lograr, al desempeñar un papel relevante en la producción agrícola así como en el desarrollo de micro y pequeñas empresas. Las mujeres tienen más arraigada la cultura de la cooperación y la solidaridad para trabajar en grupo; han mostrado que son un sector potencial para lograr en el mediano plazo y para involucrarse en el desarrollo de las actividades agropecuarias y proyectos sustentables. ¿Qué ha hecho el Estado al respecto? PARA JUSTIFICAR EL COMENTARIO En el Estado de Colima la población femenina se ubica, principalmente, en las edades entre quince y diecinueve años, mientras que la masculina está ubicada entre los diez y los catorce años. La esperanza de vida es más alta en las mujeres que en los hombres, incluso respecto a la media estatal, pues mientras este último valor se ubica en 75.5 años de edad, las mujeres pueden llegar a setenta y ocho años, lo que nos plantea un nivel de vida más

79


Calidad de vida de la mujer urbana y rural: estudio comparativo a partir de su historia de vida

alto que el de los varones; pero esto no significa que el grado de satisfacción en la calidad de vida de las mujeres rurales o urbanas sea satisfactorio (inegi, 2005). Con respecto a la educación, las mujeres son las que más acuden a la escuela (95.3% vs. 94.4%) en edades de diez a catorce años, lo que nos coloca encima de la media nacional. El municipio donde más mujeres acuden a la escuela es Villa de Álvarez, que es considerado rural y urbano; y donde menos acuden es en Tecomán, considerado zona rural (inegi 2005). Los municipios con mayor porcentaje de mujeres sin escolaridad son Armería, Tecomán, Minatitlán, Coquimatlán, Comala e Ixtlahuacán. Los municipios con mayor escolaridad son Manzanillo, Cuauhtémoc, Colima y Villa de Álvarez; en el orden enunciado. La media nacional se ubica en 9.6 grados de estudio. Colima se encuentra por debajo, con 6.9 grados de estudio en mujeres. El analfabetismo está por debajo de la media nacional, pero se concentra en las mujeres de sesenta y cinco años o más. Se puede mencionar que existe un mayor desinterés en esta parte de la población (inegi 2005); al respecto, podemos decir que el analfabetismo determina la calidad de vida. Otra categoría asociada a la condición de ser mujer es la violencia; se presenta en las escuelas y es principalmente ejercida por las autoridades escolares y compañeros del plantel. También existe la discriminación y el abuso laboral. Las instituciones o empresas donde más acoso laboral sufren las mujeres, son las dependencias públicas, incluyendo escuelas públicas y privadas; le siguen empresas privadas, comercio, banco y servicios privados, siendo más alto en el ámbito laboral: fábricas, talleres, maquilas y el campo (inegi 2005).

80

Araceli Contreras López, Catalina Suárez Dávila, Ana Burte Armenta Magaña

A nivel local, podemos decir que el trabajo femenino es de suma importancia para el desarrollo del estado. En la comunidad rural de Piscila, Colima, México, el trabajo femenino se relaciona con las actividades de labranza y producción de la tierra, en la siembra, recolección y cosecha de jamaica y cacahuate, en el cuidado de los hijos y en el trabajo doméstico (Marmolejo y Marroni).Pese a ello, la pobreza es grave. De acuerdo con el inegi, una población se considera rural cuando tiene menos de 2,500 habitantes, mientras que la urbana es aquélla donde viven más de 2,500 personas. Debido a la constante migración del campo a las ciudades, el número de habitantes de localidades urbanas ha ido en aumento; en contraste, el de las rurales ha disminuido.


Araceli Contreras López, Catalina Suárez Dávila, Ana Burte Armenta Magaña

En 1950, poco menos de 43% de la población en México vivía en localidades urbanas; para el 2005 esta cifra aumentó a casi 76%. El porcentaje de personas que habitan en comunidades rurales ha disminuido. En 1950, representaba poco más del 57% del total de la población del país; en el 2005 esta cifra disminuyó hasta ubicarse en casi 24%. Esto sin duda ha sido un factor que ha influido en los estilos y calidad de vida de la población en general. De acuerdo con el II Conteo de Población y Vivienda del 2010, el municipio de Colima contaba con una población de 136,403; por ello, y por tener múltiples comunidades rurales, fue elegido como escenario de estudio; particularmente la colonia Infonavit, La Estancia y la Comunidad de El Chanal. La colonia Infonavit, es una localidad urbana,

Calidad de vida de la mujer urbana y rural: estudio comparativo a partir de su historia de vida

con una población de 1,641 habitantes en general y con 857 habitantes de población femenina; fundada aproximadamente en 1980, se localiza al oriente de la ciudad de Colima; por su parte la comunidad El Chanal, considerada rural, de la cual es originaria y reside la mujer rural participante en nuestro estudio, cuenta con 720 habitantes, con una superficie mayor de cincuenta hectáreas, es el asentamiento prehispánico más grande del Estado de Colima. En este espacio arqueológico se encuentran centros ceremoniales, altares y algunos juegos de pelota, destacando las estructuras del Osario, La Pirámide y la Gran Plataforma. Vivió su mayor esplendor entre los años 1,100 y 1,400 d.C. MÉTODO El curso que siguió esta investigación fue un enfoque cualitativo, que evalúa el desarrollo natural de los sucesos; es decir, no hay manipulación ni estimulación con respecto a la realidad (Hernández, 2006). Se integró bajo una visión holística de las sujetas de estudio en el contexto social que las abarca. El nivel de estudio en el que se efectuó la investigación fue exploratorio, el cual se realiza cuando el objetivo es examinar un tema o problema de investigación poco estudiado (Hernández, 2006). Este problema tiene las características para adaptarse a un estudio exploratorio, por la incertidumbre que causa no conocer hechos en concreto acerca del estilo de vida de las mujeres en comunidades rurales y urbanas del Municipio de Colima. Esto nos lleva a explorar un tema que si bien se ha abordado en el discurso político, no hay investigaciones que nos lleven a aportar conocimientos que fundamenten el desarrollo de políticas públicas en nuestro estado. El tipo de investigación

81


Calidad de vida de la mujer urbana y rural: estudio comparativo a partir de su historia de vida

fue aplicada, ya que se observaron los fenómenos tal como se dan en su contexto natural, para después analizar los cambios a través del tiempo y el contexto (Hernández, 2006: 208,209, 217). En este caso, estaremos describiendo estilos de vida de mujeres que se hallan en su contexto urbano y rural, a partir de su historia de vida, a fin de luego hacer una comparación de los datos obtenidos. El método etnográfico nos permitió una descripción o reconstrucción analítica de carácter interpretativo de la cultura, formas de vida y estructura social del grupo investigado (Rodríguez, 1996), en este caso, dos mujeres: una del medio rural y la otra del medio urbano, para comparar estilo de vida y calidad de vida. Utilizamos la técnica de investigación historia de vida, para recolectar datos completos, profundos e importantes como secuencia de hechos, actores, acontecimientos importantes, contexto en el que se vive o vivió, etcétera (Hernández, 2010). Se realizó en el Municipio de Colima, específicamente en la comunidad de El Chanal y la colonia Infonavit La Estancia, respectivamente. L a muestra que se realizó fue caso-tipo por la riqueza, profundidad y calidad de la información; es decir, las mujeres participantes fueron consideradas por sus características sociodemográficas, como urbana y rural, con las siguientes características: tener edad de cuarenta a cincuenta años, casada por primera vez, con un mínimo de tres y un máximo de cinco hijos, que desempeñe alguna actividad laboral y que residieran en los lugares mencionados durante la mayor parte de su vida. En cuanto al proceso de análisis cualitativo de relatos (entrevistas), fue el siguiente: transcripción de las entrevistas, lectura de la información, un primer acercamiento con fines exploratorios, seg-

82

Araceli Contreras López, Catalina Suárez Dávila, Ana Burte Armenta Magaña

mentación del texto en unidades temáticas, identificación de las principales dimensiones y categorías para el análisis, con lo cual se logró alcanzar los objetivos y responder la pregunta de investigación. El análisis de los datos encontrados en campo, fue a partir de las etapas del desarrollo humano de las dos mujeres participantes, a las cuales en lo sucesivo denominaremos mujer urbana (mu) y mujer rural (mr). El análisis de los resultados se realizó a través de matrices de doble entrada, en los cuales se establecieron las categorías de análisis para describir el estilo de vida de las sujetas de estudio en cada etapa de su desarrollo, sin perder de vista la pregunta de investigación: ¿qué diferencia existe entre el estilo de vida de una mujer del medio rural y una mujer del medio urbano, y cómo, éstos se relacionan con su calidad de vida?


Araceli Contreras López, Catalina Suárez Dávila, Ana Burte Armenta Magaña

FUNDAMENTO TEÓRICO La Teoría de las Necesidades de Maslow (19081970), argumenta que la conducta humana podría ser explicada como la motivación para satisfacer necesidades. Cada hombre y cada mujer tendrá una manera diferente de satisfacer sus necesidades; habrá quienes satisfacen la necesidad primaria con primacía. Las necesidades no satisfechas influyen en el comportamiento y los objetivos que tendrá cada hombre y cada mujer en su vida; los obstáculos para satisfacer las necesidades, o la falta para satisfacer una de ellas, puede llevar a las personas a la sustracción o convertirse en una amenaza sociológica; lo que puede llevar al ser humano a convertirse en una amenaza para él mismo o para las personas que lo rodean. A medida que se van satisfaciendo las necesidades inferiores, se intenta satisfacer las superiores, de esta manera se logra el desarrollo de los seres humanos. Maslow cita dieciséis características de las personas autorrealizadas, las cuales tienen puntos de vista realistas ante la vida, aceptación de ellos mismos, de los demás y del mundo que los rodea, espontaneidad, preocupación por resolver los problemas más que pensar en ellos, necesidades de intimidad y cierto grado de distanciamiento, independencia y capacidad de funcionar por su cuenta, visión no estereotipada de la gente y de las ideas, historia de experiencia profundamente espirituales, identificación con la raza humana, relación profunda, amorosa e íntima con pocas personas, valores democráticos, habilidad de separar los medios de los fines, sentido del humor vivo y no cruel, creatividad, inconformismo, habilidades alzarse por encima del ambiente más que ajustarse a él (Rice, 2001).

Calidad de vida de la mujer urbana y rural: estudio comparativo a partir de su historia de vida

En cuanto a la perspectiva de género, podemos decir que es una herramienta conceptual que busca mostrar que las diferencias entre mujeres y hombres se dan más que por su determinación biológica por las diferencias culturales asignadas a los seres humanos (Inmujeres: 2008). Esta perspectiva ayuda a comprender profundamente no sólo la vida de las mujeres, sino también la de los hombres, y las íntimas relaciones que se establecen entre ambos. Este enfoque cuestiona los estereotipos con que somos educados, y abre la posibilidad de elaborar nuevos contenidos de socialización y relación entre los seres humanos (Inmujeres, 2008). ESTILO DE VIDA Y CALIDAD DE VIDA El concepto de estilo de vida se compone de dos términos diferentes; estilo, que significa según la Real Academia de la Lengua Española (2010) manera de hacer algo, y vida, que se define como el conjunto de los fenómenos que concurren al desarrollo y conservación de los seres orgánicos, espacio de tiempo que transcurre desde el nacimiento hasta la muerte de un ser viviente (Nahle 2004), propone el término “vida” refiriéndose a la única, y exclusivamente vida humana. Por otro lado, el concepto de calidad Becerra (2001) señala que “desde la óptica humanista se refiere al hombre como un ser en proceso, cuya realización es objeto de una opción personal, libre y responsable”. Unidos estos dos conceptos, “estilo de vida” (Gildenberger 1995) se define como la forma en cómo las personas se hallan viviendo cotidianamente. Este término se puede confundir con calidad de vida; sin embargo, menciona el autor, cuando se habla de calidad de vida se hace referencia al acceso

83


Calidad de vida de la mujer urbana y rural: estudio comparativo a partir de su historia de vida

de las personas a servicios públicos como agua potable, energía eléctrica, comunicación a distancia, acceso a transporte, educación, servicio médico y una larga lista de productos de consumo necesarios para satisfacer las necesidades de los seres humanos de manera óptima. Giusti (1991) define la calidad de vida como un estado de bienestar físico, social, emocional, espiritual, intelectual y ocupacional que les permite a las mujeres satisfacer apropiadamente sus necesidades individuales y colectivas”. De acuerdo con Blanco (citado por Espinosa 2000), la calidad de vida (el bienestar) es una construcción histórico-cultural de valores sujetos a las variables de tiempo, espacio e imaginarios, con los singulares grados y alcances del desarrollo de cada época y sociedad. Neef (1988), manifiesta que la calidad de vida debe ser entendida como la posibilidad que puedan tener las personas para satisfacer adecuadamente sus necesidades humanas fundamentales, proponiendo una serie de necesidades básicas y posibles satisfactores, tales como subsistencia, seguridad, afecto, participación libertad. Se considera que las mujeres en edad madura experimentan la partida de los hijos del hogar, la menopausia, los primeros signos del envejecimiento, la mayor responsabilidad por los padres ancianos, un mayor compromiso por el trabajo y posiblemente una transición de la mitad de la vida y una nueva estabilidad; por lo regular disminuyen su dependencia y autocrítica, mostrando un incremento en su capacidad para tomar decisiones y en su autoconfianza, de este modo podemos rescatar el gran dinamismo de las mujeres que en esta edad tienen, provocando ser uno de los pilares dentro del hogar (Rice, 2001); por ello, las funciones que la socie-

84

Araceli Contreras López, Catalina Suárez Dávila, Ana Burte Armenta Magaña

dad asigna a las mujeres en edad madura son: productiva: la mujer vive una situación poco definida en el mundo rural porque aparte de su papel de ama de casa trabaja en las labores agrícolas sin remuneración económica, es decir, sin cotización en el régimen especial agrario porque éste prioriza la inclusión del cónyuge y los hijos; social: mantiene la unión en el entorno rural y asume las responsabilidades de atención familiar de un promedio de ocho personas mayores, familiares enfermos y niños y niñas en núcleos rurales sin servicios de proximidad; cultural: mantiene y asegura, en muchos casos, la transmisión oral de la cultura y la conservación del patrimonio gastronómico de nuestros pueblos; medioambiental: se preocupa y ocupa del mantenimiento de lugares y paisajes de su entorno rural como lugar de esparcimiento y reunión del sector femenino de pequeñas poblaciones (Fernández, A. 2002). En cuanto a la mujer urbana, suele tener un trabajo remunerado, la crianza de los hijos suele ser compartida con la pareja o instituciones públicas, puede ejercer protagonismo público y dirigencial, liderazgo orientado a la productividad y reivindicación cultural; puede ejercer un mayor empoderamiento político en las organizaciones (Marambio, 2004); sin embargo, el estrés y la violencia propia del ámbito urbano y otras agravantes relacionadas con los rubros mencionados, generan que ellas in-


Araceli Contreras López, Catalina Suárez Dávila, Ana Burte Armenta Magaña

seguridad y poca visibilización de sus aportes de las funciones que llegan a realizar las mujeres rurales. LA FAMILIA DE ORIGEN Todas las personas vivimos en una sociedad, ya que para satisfacer todas nuestras necesidades biológicas, psicológicas y sociales, nos tenemos que relacionar con diferentes grupos y contextos geográficos; en este sentido, podemos decir que las crisis económicas de nuestro país en las últimas décadas, han generado movimientos migratorios de algunos miembros de la familia tales como de un país a otro, de una sociedad a otra de los rural a lo urbano; se fragmenta la familia, es común observar que un núcleo de una familia se desplace y el resto se quede en un su lugar de origen, (De la Mora, Gonzáles, 2005), en las historia de la mujer urbana (mu), el origen de su familia es Jalisco y emigró a la ciudad de Colima en la niñez

Calidad de vida de la mujer urbana y rural: estudio comparativo a partir de su historia de vida

temprana, mientras que la mujer rural (mr) nació en un contexto conurbano y en la primera infancia emigra al medio rural hasta la fecha del estudio. Es conveniente recordar que el Estado de Colima es uno de más chicos del país y cuenta con infraestructura carretera y medios de comunicación, que acortan la distancia entre lo urbano y lo rural, por ello adelantamos que hay corta brecha de desigualdades entre lo urbano y lo rural. La familia es el lugar en el que el ser humano nace crece y aprende a reproducir las estructuras que darán pie a la nuevas familias; ambas mujeres provienen de familia cuya organización se puede definir como patriarcal monogámica nuclear, donde los papeles y posiciones de los miembros, las ideas, valores y mitos relativos la vida familiar son consecuencia de una estructura económica rural o urbana; la combinación de todos estos elementos estructura a la familia tradicional cuya jerarquía la autoridad a los padres sobre los hijos, los viejos sobre los jóvenes y de los hombre sobre las mujeres (De la Mora, González, 2005,),en el caso de la mu fue marcada por desprendimiento prematuro del núcleo familiar como condición única para alcanzar sus niveles de educación formal. Se destaca que, siendo una familia tradicional, rompe con los patrones en donde los hombres tenían preferencia para salir a realizar sus estudios en otras ciudades. Mientras, la infancia de la mr estuvo marcada por hechos desfavorables como la orfandad materna a temprana edad, lo que limitó el acceso a la educación formal básica y con esto las posibilidades de acceso a una mejor calidad de vida; ya que se ha demostrado la relación entre instrucción formal-ingresos económicos y calidad de vida. Por lo tanto, la condición de orfandad sujetó su infancia al tra-

85


Calidad de vida de la mujer urbana y rural: estudio comparativo a partir de su historia de vida

bajo doméstico; el Instituto Nacional de Estadística y Geografía (inegi) en México ubica el trabajo de las mujeres que se dedican a los quehaceres del hogar en la categoría de “económicamente no activas”; sin embargo para la mu el escenario no marcó la diferencia, a temprana edad combinó el cuidado de los hermanos más pequeños y el quehacer de la casa con sus estudios. Una de las etapas que se desarrollan a lo largo de la vida en una familia, es la llegada de los hijos/hijas, en este caso, la mu menciona haber sido la cuarta de nueve hijos e hijas, su mamá tenía treinta años mientras que su padre treinta y cuatro; los padres se encontraba en una edad óptima para la crianza de los hijos, pero ello se vio afectado por el número de hijos ya que la atención tenía que ser compartida entre sus demás hermanos; ello y las condiciones económicas afectaron la calidad de vida, con la cual vivió esta etapa de vida. Y la mr menciona haber sido la octava de nueve hijos de la familia, los padres se encontraban en la etapa de la adultez temprana, su mamá tenía treinta y seis y sus padre treinta y ocho, pero su calidad de vida fue en detrimento al morir su madre cuando era una niña, lo que ocasionó tener menos posibilidades de desarrollo pues eran muchos hermanos y poco los recursos económicos; Se evidencia que el número de hijos en una familia es importante porque determina la calidad de vida de los miembros de la misma, entre más integrantes sean, la sol-

86

Araceli Contreras López, Catalina Suárez Dávila, Ana Burte Armenta Magaña

vencia económica, afecto y cuidados como funciones básicas de la familia, se demeritan y por consecuencia, los integrantes no cuentan con calidad de vida satisfactoria. La vida cotidiana en una zona urbana o rural menciona Aurousseau (citado por Capel, 1980) se formula explícitamente: “rurales son aquellos sectores de población que se extienden en la región y se dedican a la producción de los artículos primarios que produce la tierra; los sectores urbanos, en cambio, incluyen a las grandes masas concentradas que no se interesan, al menos en forma inmediata, por la obtención de materias primas, alimenticias, textiles o de confort en general, sino que están vinculadas a los transportes, a las industrias, al comercio, a la instrucción de la población, a la administración del Estado o simplemente a vivir en la ciudad.


Araceli Contreras López, Catalina Suárez Dávila, Ana Burte Armenta Magaña

EL DESARROLLO DE LA NIÑEZ A la familia, como núcleo base de la sociedad, se le adjudican las funciones socialización, cuidado, afecto, reproducción, estatus socioeconómico y transmisión del esquema sexual, además de los roles tales como el de la madre, tiene la misión de asegurar la supervivencia de los hijos, protegerlos, trasmitir los roles masculinos a los hijos varones, acompañar a la madre en todos los aspectos: emocional, sexual, de protección y seguridad. En cuanto al rol materno las autoras definen como fundamental el mantener una relación afectiva directa con los hijos, vigilar su alimentación, limpieza, bienestar físico mental y social (De la Mora, A.,2005)Tomando de referencia lo anterior, se describen algunos sucesos que marcaron la niñez de ambas mujeres. La mu desde sus primeros años se enfrenta a una vida sin ambos padres al ser despegada de la familia nuclear, para salir a estudiar; esto sin duda, afecto su autoestima ya que las funciones parentales no le pudieron ser cumplidas. Por su parte, la mr vivió la separación de la madre a causa de su fallecimiento, que de igual manera afecto su autoestima y desarrollo pleno de su niñez, queda a cargo de las labores de la casa. Las funciones y roles de la familia son substanciales, pues al suprimirse alguno de esto elementos se desatan situaciones que dificultan el crecimiento integral de los hijos así como su calidad de vida, es decir, el acceso a satisfactores necesarios para atender sus necesidades individuales y colectivas que le permitan vivir con dignidad humana (Max, N., 1988). Las dos mujeres referencian a que durante esta etapa de sus vidas, no tuvieron una economía estable que les permitiera satisfacer sus necesidades básicas. Por otro lado,

Calidad de vida de la mujer urbana y rural: estudio comparativo a partir de su historia de vida

tratándose de una familia nuclear tradicional como la de la mu y una familia nuclear desintegrada como la de mr, la función de proveedor estaba a cargo del padre; y esta era difícilmente cumplida debido a problemas de subempleo, principalmente, y al predominio de la autoridad exclusiva del padre; podemos decir, que ambas familias tenían una estructura patriarcal. La salud es una de las condiciones básicas para la calidad de vida de un ser humano; ambas mujeres refieren que durante la etapa de la niñez no sufrieron ninguna enfermedad grave que afectara su desarrollo; sin embargo no sucedió así, en cuanto a la vida en familia; la dinámica familiar es una correlación de fuerzas positivas y negativas que afectan el comportamiento de cada miembro de la familia, hace que ésta como unidad funcione bien o mal, según Jackson citado por De la Mora y González (2005), no fue favorable para el desarrollo sano de las participantes, porque para la mu, durante la etapa de niñez en su familia tenían continuos problemas causados por el alcoholismo del padre; mientras que la mr no manifestó recordar problemáticas que pusieran en riesgo la armonía de la familia; las crisis propias de cada ciclo son superadas con estrategias diferenciadas en cada una de ellas; así, el alcoholismo del padre altero el desarrollo armónico en la mu, como en la mr ocurrió con la muerte prematura de la madre; sin embargo, pudieron ser superadas por los integrantes al asumir o compartir los roles socialmente asignados a esta figura dentro del hogar y a la forma en la cual su pérdida fue asumida. Dentro del ciclo vital del ser humano en la etapa de la niñez media, de los ocho a los doce años de edad, se hace más importante la compañía de los amigos a veces del mismo sexo, menciona Rice

87


Calidad de vida de la mujer urbana y rural: estudio comparativo a partir de su historia de vida

(2001) en este sentido, ambas participantes expresan haber vivido una situación en la cual les impedía la socialización con los pares. En el caso de la mu, “al ser despegada de la familia de origen” provocó una autoestima baja que le impedía sentirse segura para dirigirse con los demás, mientras que la mr menciona que su padre tenía una personalidad autoritaria, y la socialización con los pares era algo que no le era permitido en su niñez y adolescencia. Al respecto Rice (2001), menciona que los padres que hacen énfasis en la obediencia, utilizan la fuerza para poner freno a la voluntad de los niños, los mantienen subordinados y restringen su autonomía. Con base en lo anterior, podemos concluir que ambas participantes vivieron durante su etapa de la niñez la separación de la familia; la mu por la emigración en busca de oportunidades de estudio y la mr por la muerte de su madre; en cuanto a las funciones parentales en ambas participantes no se desarrollaron satisfactoriamente, en la mu por el subempleo y alcoholismo del padre y la aparente sumisión de la madre a la autoridad patriarcal; en el caso de la mr, por el subempleo del padre, autoritarismo y la muerte prematura de la madre; sin embargo, este hecho parece haberse asumido por el sistema de manera favorable porque no alteró sustancialmente la armonía familiar. En cuanto a la satisfacción de sus necesidades básicas, ambas participantes manifiestan que éstas no fueron atendidas satisfactoriamente durante su niñez. ETAPA DE DESARROLLO DE LA ADOLESCENCIA La palabra adolescencia vine del verbo latín adolecere, que significa “crecer” o “llegar a la madu-

88

Araceli Contreras López, Catalina Suárez Dávila, Ana Burte Armenta Magaña

rez”. La adolescencia es un período de crecimiento que comienza en la pubertad y termina con el inicio de la vida adulta, Rice (2001). En lo que respecta a las participantes, mencionan haberse dado cuenta del inicio de esta etapa cuando aparece su primera menstruación y crecimiento de los senos, entre los doce y trece años de edad, entonces en realidad estamos discutiendo que se trata de la pubertad ya que ese tipo de cambios son propios de esta etapa; Rice (2001) menciona que ellos son indicadores de que se ha alcanzado la madurez sexual y la capacidad de tener hijos. Las participantes destacan no haber tenido orientación acerca de los cambios que vivirían. Significa que tanto en el medio urbano como rural, no hubo información de la sexualidad y efecto en su cuerpo y estado anímico, es decir, un tema considerado como un tabú. El cortejo y el noviazgo enmarcan el inicio de la adolescencia, caracterizada por los roles que socialmente les son asignados a hombres y mujeres en cada sociedad; sin embargo, cada época y contexto condiciona cómo serán dichas relaciones. Las participantes mencionaron haber tenido sus primeras relaciones de noviazgo entre los quince y dieciséis años de edad. Las formas de cortejo que les eran permitidas eran platicar en la puerta de su casa y salir a misa en pareja. Estas formas tradicionales de cortejo produjeron uniones maritales tempranas sin el pleno conocimiento entre las parejas, por ende, tuvieron dificultades para asumir las normas y costumbres del otro sistema familiar así como la dificultad para formular un nuevo sistema, con normas, costumbres y valores acordadas previamente, por el nuevo sistema conyugal. Las dos mujeres se integraron adoptando las normas y costumbres de la familia del varón.


Araceli Contreras López, Catalina Suárez Dávila, Ana Burte Armenta Magaña

Calidad de vida de la mujer urbana y rural: estudio comparativo a partir de su historia de vida

te; derecho que en las participantes ejercieron parcialmente debido a sus condiciones económicas precarias: la mu sólo cursó la educación básica,

Por otro lado, en función de las necesidades básicas, el nivel de afecto abarca estado civil, sexualidad y autoestima (Max, Neef 1988), las dos últimas propias de la adolescencia; así la mu tenía una limitada comunicación con su padre por estar separada de él, las labores domésticas, el cuidado de los hermanos menores y el estudio, eran las funciones que desempeño durante su adolescencia. En tanto que la mr, menciona tener como funciones básicas en esta etapa de su vida, el cuidado de sus hermanos, atender a su padre viudo; teniendo como única recreación ir a misa. En este aspecto, las informantes asumen funciones que no son propias de esa etapa de vida pero que en ese contexto y nivel socioeconómico fueron útiles para la subsistencia del sistema familiar. Los artículos 3 y 4 de la Constitución Política de México enmarcan los derechos a la educación y a la salud de todo ciudadano mexicano, respectivamen-

mientras la mr la dejó inconclusa para ocuparse de las labores domésticas y cuidados de los hermanos menores, porque su padre tuvo que migrar en búsqueda de trabajo. No obstante, ambas mujeres dan importancia al estudio como forma de salir adelante en la vida y enfrentarla con mayor seguridad. En cuanto a la salud, ambas participantes manifiestan no haber tenido problemas para acceder a servicios de salud requeridos por ellas. Por último en cuanto a eventos importantes relacionados con la familia, la mu menciona la importancia de estar junto a ambos padres manteniendo el rol que le corresponde como hija, mientras que a la mr, dice que cuando llega la hora de posibles nupcias, las pospone con el único fin de no dejar desamparados a su padre, y hermanos porque requerían de sus cuidados. Por lo regular, las mujeres, asumen como hábito aprendido, el ceder a las exigencias y requerimientos de los demás, llámese padres, esposos, hijos, hermanos entre otros, es decir, han sido formadas para vivir para los demás, para ser de otros. EL DESARROLLO DE LA ADULTEZ La edad madura es considerada de los cuarenta a los cincuenta años, Rice (1997) menciona que ser adulto “incluye la madurez”, implica un alto grado de estabilidad emocional, incluyendo un buen con-

89


Calidad de vida de la mujer urbana y rural: estudio comparativo a partir de su historia de vida

trol de impulsos, una elevada tolerancia a la frustración y la libertad de oscilaciones violentas del estado de ánimo. En esta etapa de la vida se encuentran las mujeres estudiadas y muestran las características mencionadas, mantienen un vida tranquila, viendo como triunfo todo lo logrado, y reflexionan acerca de la vida adulta; en cuanto a sus frustraciones por no poder hacer ciertas cosas y del alivio de cumplir con las funciones que en cada etapa van requiriendo. La mu para elegir pareja matrimonial, consideró como característica importante la nobleza y la responsabilidad con los hijos en el hogar; mientras la que éste fuera trabajador; ello nos lleva a observar que ambas mujeres consideraron en la elección de su pareja cualidades instrumentales, socialmente valoradas en los hombres de la época, no pareciendo ser importante para la elección los aspectos emocionales-afectivos y los estéticos. De la Mora y González (2005) menciona que la intimidad, es una relación que se construye cotidianamente; la pareja durante su definición como tal hace cosas para mostrarse confiable y para agradar al otro y con ello despertar el amor. Las formas de demostrar ese amor cambian en el tiempo y en el espacio. La mu para demostrar su amor apoyaba en las cuestiones económicas de la familia y se mostraba cariñosa; a pesar de ello su amor se ve frustrado al descubrir la infidelidad de esposo, a tal grado que provocó un deterioro en su salud emocional; por su parte la mr se mostraba complaciente con su pareja y menciona con ello haber logrado una relación de pareja de más de veinte años; sin incidentes que ella considere importantes excepto algunos maltratos y humillaciones. Ellas perciben que muchas mujeres son agredidas por sus parejas a causa de su educación mamr

90

Araceli Contreras López, Catalina Suárez Dávila, Ana Burte Armenta Magaña

chista; por ello, consideran que se debe de educar en una cultura donde las mujeres y los hombres sean igualmente respetados. Con relación a lo que para ellas, significa ser mujer encontramos que para la mu ser mujer está relacionado con una gran responsabilidad y el autorrespeto a la condición de serlo, mientras que la mr; no expreso un adjetivo calificativo, sino ser mujer significa “acostumbrarse”; lo que podemos interpretar, como una negación de su condición femenina, o una resignación a los roles socialmente asignados a las mujeres en esta época; presenta esta actitud, tal vez, por vislumbrar pocas o nulas posibilidades de cambiar la concepción de lo femenino. Estas dos mujeres con historias semejantes, tienen diferentes concepciones de ser mujer. Men-


Araceli Contreras López, Catalina Suárez Dávila, Ana Burte Armenta Magaña

ciona Herber y Blumer (citado por Sánchez, 2004) que “las mujeres como seres humanos crean símbolos, valiéndose del lenguaje, a través de interacciones interpretativas entre ellas y el mundo externo; por lo tanto, la forma de pensar de ellas está determinada por las relaciones e interacciones subjetivas con el contexto”; entonces, la construcción de su feminidad está enmarcada en una concepción tradicionalista, en la que como mujer, es estar sujeta al hombre, y su percepción de ser mujer está determinada por los roles que realiza, como mujer, esposa, madre, doméstica; destinada a ser de otros como forma de ganarse su lugar en el sistema familiar; sin embargo, el contexto si parece marcar diferencias en su concepción de mujer, de lo femenino, marca sutiles diferencias que dejan claro que las mujeres

Calidad de vida de la mujer urbana y rural: estudio comparativo a partir de su historia de vida

del contexto rural, asumen roles que les dificulta vivir su cotidianidad con estilos de vida más saludables, en cuyo caso, la resignación femenina parece ser la única estrategia. CONCLUSIONES El trabajo de investigación denominado Calidad de vida de la mujer urbana y rural en el Municipio de Colima, Una comparación a partir de su historia de vida, cuyo objetivo planteado fue describir los estilos de vida de una mujer urbana y una mujer rural para relacionarlo con su calidad de vida y observar si existían diferencias en ella a partir de su contexto, evidenció cómo en pleno siglo xxi, las mujeres tanto urbanas como rurales tienen muchas obligaciones, pero poco los derechos respetados; de igual manera, se encontró cómo el contexto social en el cual viven, influye en sus estilos de vida y éste en su calidad de vida. Aunque ambas participantes han desarrollado funciones domésticas, sin acceso a una educación media superior, además de realizar actividad laboral sin ser remunerada, por tanto carecen de derechos y prestaciones como corresponde legalmente. Por lo anterior, sus posibilidades de tener una vejez con una mayor protección social se reducen. El que ambas mujeres hayan desempeñado funciones domésticas durante la mayor parte de su vida, les ha limitado el acceso a la educación, considerada elemento fundamental para la superación individual y el acceso a actividades remuneradas que les permita proveerse de los satisfactores para sus necesidades básicas humanas, mantienen estilos de vida en función de las posibilidades y voluntad de sus parejas; preservándose de esta manera, el rol principal del

91


Calidad de vida de la mujer urbana y rural: estudio comparativo a partir de su historia de vida

varón como proveedor y de la mujer como cuidadora de la prole y administradora del ingreso familiar que él determina. Al comparar los dos estilos de vida, se muestra algunas similitudes y diferencias, tal vez estas primeras dadas por la cultura, el contexto, la individualidad y la vida en familia en esta región. Detectamos que mientras la mujer urbana tuvo oportunidad de estudiar hasta nivel básico (primaria y secundaria), mientras que la mujer rural sólo logró llegar hasta segundo año de primaria; se puede inferir que el rezago educativo continúa con una mayor gravedad en el medio rural, entre otras, por razones económicas, familiares, por el número de hijos o por la falta de instituciones educativas cerca del lugar de residencia. En cuanto a la situación familiar en las primeras etapas podemos decir que tanto la mujer urbana como rural, pertenecían a una familia desintegrada; la mujer urbana por motivos económicos y debido a la migración de su padre fuera del núcleo familiar; mientras que la mujer rural, de la desintegración familiar fue la muerte de su madre. Finalmente, ambas mujeres viven los primeros años de su vida en una familia uniparental cuyo progenitor/a intenta cubrir las necesidades de la familia relacionadas con la crianza y rol de padre. Ambas mujeres se unen a sus parejas en su adultez temprana y ambas presentan similitudes en la forma en la cual se desarrolló la relación con sus parejas conyugales: la mujer urbana sufrió infidelidades, sin embargo, pudo sobrellevar la relación, ya que no existía otro tipo de violencia; mientras la mujer rural, no sufrió infidelidades pero sí violencia conyugal; lo anterior confirma que dicha violencia está presente en las relaciones de pareja, pero ésta se acentúa en mujeres

92

Araceli Contreras López, Catalina Suárez Dávila, Ana Burte Armenta Magaña

rurales y de baja instrucción. En cuanto al desarrollo psicosexual de las participantes, no conocían los cambios biopsicosociales que se presentan en las diferentes etapas de la vida, pero en específico en la adolescencia. Como en muchos otros casos, debido a los tabúes relacionados con la sexualidad humana, no recibieron información por parte de los padres o de algún familiar, nos hace suponer está directamente relacionado con aspectos socioculturales y la poca instrucción de los padres en temas de sexualidad. También, estas mujeres no tuvieron oportunidad de expresar sentimientos o poder defenderse de desigualdades en del hogar porque ambas vivieron en hogares con jefatura patriarcal y con pobre comunicación. Por otro lado, la mujer madura asume y se le asigna el cuidado de los miembros de la familia que son dependientes llámese niños, ancianos y personas enfermas, como parte de su vida cotidiana; entonces, los roles que tradicionalmente se le asignan a las mujeres en nuestro contexto, se siguen manteniendo tanto en el urbano como en el rural: el desempeño de largas jornadas de trabajo no remuneradas e invisibilizadas por la propia familia y otras veces por la sociedad que no estiman el ahorro en servicios que representa el trabajo femenino


Araceli Contreras López, Catalina Suárez Dávila, Ana Burte Armenta Magaña

en las familias ya que sin estas mujeres el costo en estancias para los infantes, el cuidado a los enfermos y adultos mayores dependientes, se dispararía o no se lograría cubrir. Las desigualdades y diferencias que marcaron la calidad de vida de las participantes, están arraigadas en una cultura androcéntrica que abarca tanto el medio urbano como rural; pero que sin duda con mayor desventaja en el medio rural. Por lo anterior, es imperante que surjan nueva propuestas para promover la equidad de género y generar mejores condiciones para el desarrollo de las mujeres tanto del medio urbano como el rural; sin embargo, es en el rural en el cual se necesita trabajar con mayor prioridad para lograr abatir la brecha de desigualdad entre las mujeres adultas y las más jóvenes, entre las mujeres urbanas y rurales y entre las mujeres y los hombres. La nueva sociedad debe poseer un alto sentido de lo humano y una clara conciencia de que los hombres y mujeres no somos

Calidad de vida de la mujer urbana y rural: estudio comparativo a partir de su historia de vida

iguales, pero conformamos una misma especie; por lo tanto sujetos de obligaciones y derechos que nos permitan vivir en equidad tanto en la vida pública como privada con estilos de vida más saludables y una mayor calidad de vida. Para que las mujeres rurales tengan estilos de vida saludables, no significa que tendrían que emigrar a los medios urbanos sino que en su medio puedan atender sus necesidades humanas tanto primarias como secundarias; significa crear las posibilidades de que accedan a mejor educación, que tengan oportunidades de trabajo, que esas oportunidades de empleo sean equitativas a su condición de género, que tengan acceso a servicios médicos de calidad y con calidez, que se construyan estructuras familiares sólidas en las cuales el afecto se pueda vivir en el diario vivir; en lugar de la violencia y que se reconozcan sus obligaciones tanto como sus derechos. BIBLIOGRAFÍA Ander-Egg, E. (1990). Técnicas de investigación social. (21ª ed.). Argentina: Lumen. Ander-Egg, E. (1995). Técnicas de investigación social. (24ª ed.). Argentina: Lumen. Blanco, F. F (2002). “Liderazgo femenino en el cambio y la globalización”. Géneros: revista de análisis y divulgación sobre los estudios de género. acu: Colima, Col. Bower, G. H. (1995). Teorías del aprendizaje. 2º ed. Trillas: México. Capel, H (1975). La definición de lo urbano. De la Mora, T. González, A. (2005) La familia: estudio y diagnóstico. Compiladores. Libros del Arrayán: Guadalajara, México. Diccionario de la Real Academia Española 2010. Fernández, A. (2002, noviembre). Retos y problemáticas de la mujer en el ámbito rural. El papel de las agrupaciones de este sector de la población en el desarrollo rural.

93


Calidad de vida de la mujer urbana y rural: estudio comparativo a partir de su historia de vida

Fundación Chile Unido (abril, 2001). Corriente de opinión. Teorías de género ¿qué hay tras ellas? Gildenberger, Carlos A. “Desarrollo y Calidad de vida.” en mundolatino.org/i/política/descalvi.htm Hernández, R. et. al. (2006). Metodología de la investigación. México: mc Graw-Hill. Hernández, R. G (2001) Mujer y rol social: la mujer mayor en el medio urbano y en el medio rural. Facultad Sociología Universidad de La Coruña. Lavalle, u. m, (1988). La mujer mexicana a través de los años. Repercusiones históricas y laborales como factores de empuje en la migración internacional. Marambio, G. (2004). “Trabajo social y grupos étnicos: identidad étnica de la mujer mapuche en el contexto urbano de la comunidad de Viña del Mar”. Cuadernos interculturales. (pp. 19, 22) Chile: Universidad de Valparaíso, Chile. Martínez, Ofelia. Día Internacional de la Mujer Rural: La desigualdad estadísticamente constatada. En publicación: Informativo mujer, no. 165. cde, Centro de Documentación y Estudios, Asunción, Paraguay: Paraguay. 2003. 10017-6063. http://168.96.200.17/ar/libros/paraguay/cde/ mujer/mujer165.pdf Marmolejo, H. G. et. al. (2010) El trabajo rural femenino en la producción de jamaica y cacahuate: El caso de Piscila, Colima, México. Estudiante del posgrado

94

Araceli Contreras López, Catalina Suárez Dávila, Ana Burte Armenta Magaña

“Manifiesto Zacatecas por el Desarrollo Humano de las Mujeres Rurales. Obtenido de la red mundial el día 10 el Diciembre 2010. http://www.mujeresruralesporeldesarrollohumano.org.mx/ Mauricio Lira Camacho (2010) noticiaspv. obtenido de la red mundial el dia 10 de diciembre. http://www.noticiaspv.com/archivo/106549 Instituto Nacional de las Mujeres: (2008). Derechos Humanos de las Mujeres Gobierno Federar. Instituto Nacional de Estadística y Geografía (2011). Delitos contra las mujeres 2011: Análisis de la clasificación estadística del delito. México. Interinstitucional en Ciencias Agrícolas y Forestales (picaf). Universidad de Colima. Occhipinti, Laurie. “Mujeres como madres, mujeres como agricultoras: imagenes, discursos y proyectos de desarrollo”. En publicacion: Ecuador Debate, no. 59. caap, Centro Andino de Acción Popular, Quito, Ecuador: Agosto. 2003 ttp:// www.dlh.lahora.com.ec/paginas/debate/paginas/debate817.htm Rice. P. F. (2001) Desarrollo humano estudio del ciclo vital. Mexico: Prentice-hall Hispanoamericana, sa. Rodríguez, G. et. al. (1996). Metodología de la investigación cualitativa. Málaga: Aljibe Rodríguez. P. B. (1999). Género y ciencias sociales. Universidad Autónoma de Sinaloa: México Sánchez. C. V. (2010) Satisfacción en la relación familiar y trabajo de mujeres trabajadoras. Universidad de Sinaloa y universidad de colima: Colima Col. Valles, M. (1999). Técnicas cualitativas de investigación social. Reflexión, metodología y práctica profesional. Síntesis: Madrid España. Woodman, M. et al. (1999). Ser mujer. Kairós: Barcelona España Obtenido de la Red Mundial el día 04 de octubre de 2010. http://www.icmujeres.com/texto.detalle. php?id=127 http://www.inegi.org.mx/est/contenidos/espanol/metodologias/cuentas/anuales/abc_cuentas.pdf http://www.conapo.gob.mx/publicaciones/marg_local/01.pdf http://cuentame.inegi.org.mx/poblacion/rur_urb. aspx?tema.


Evelyn I. Rodríguez Morrill Arturo Guzmán González Ramón Velázquez Ríos Sara Lidia Pérez Ruvalcaba

Resistencia y subsistencia en La Yerbabuena, familias asentadas en las faldas del Volcán de Colima RESUMEN En el año de 2006, cuarenta y tres familias de La Yerbabuena fueron evacuadas porque, según las autoridades y científicos, los pobladores viven en un territorio que corre riesgo por la cercanía con el volcán activo. Actualmente siete familias se mantienen, resistiendo a ser movilizadas a otros espacios, porque su percepción del riesgo es mínima; consideran que el Volcán de Colima no es peligroso; ellos se encuentran ubicados a ocho kilómetros de distancia. Cuestionan los intereses económicos de capital privado por estas tierras, evaluando que el uso del espacio y el suelo pueden ser destinados al turismo exclusivo. Actualmente, no tienen servicios como otras comunidades, y se mantiene la escuela y la línea eléctrica, con agua potable. Se han propuesto varios proyectos por parte del gobierno, también con fines productivos y o turísticos, empero todos ellos han fracasado; los campesinos que quedan han elaborado estrate-

gias de subsistencia específicas, que serán motivo de este trabajo, y han logrado con gran determinación permanecer en el ejido “contra vientos extraños y rugidos de volcán”. Palabras clave: resistencia, subsistencia, movilidad y permanencia. ABSTRACT In 2006, forty-three families were evacuated Yerbabuena in 2006 because acoording to officials

95


Resistencia y subsistencia en La Yerbabuena, familias asentadas en las faldas del Volcán de Colima

and scientists say they live in an area that is threatened by the proximity to the active volcano. Currently seven families remain, resisting to be mobilized to other spaces, because they consider the Colima volcano is not dangerous, they are located 8 km away. Question the economic interests of private capital in these parts consider the use of floor space and can be transferred to the exclusive tourism. Currently they don´t have community services only they try to keep the school, the power line and potable water. Several projects have been proposed by the government also for productive purposes I tour, but all have failed, the remaining farmers have developed coping strategies that are specific aim of this study and have achieved with great determination to stay in the ejido “against foreign winds and roaring volcano.” Keywords: strength, survival, mobility and permanence. ANTECEDENTES HISTÓRICOS En diferentes áreas de nuestro país hay ejidos que se establecen tardíamente, como el caso de La Yer-

Evelyn I. Rodríguez Morrill, Arturo Guzmán González, Ramón Velázquez Ríos, Sara Lidia Pérez Ruvalcaba

babuena, cuando resulta que hay disponibilidad de tierras en 1968 y se dotan 531.12 hectáreas, repartidas entre veintitrés ejidatarios (Cuevas, A; Sheefon, 2005: 37), expropiadas a los latifundios o grandes extensiones de tierra no reglamentadas. Este proceso exigía el asentamiento; mas durante ese proceso se quitó nuevamente parte de la superficie dotada, lo que provocó un movimiento de tres familias, que se fueron durante una época y que más tarde regresaron a esa población. Familias fundadoras de la comunidad son: Cuéllar Altamirano, Mendoza Reyes, Montejano Vega y Montejano Zamora (Valencia, 1987). Según L. González, hay cuarenta familias y 187 habitantes; la dotación ejidal benefició a veintitrés campesinos, después se agregó otro grupo llamado vecinos (González 1998: 38). Estas personas se comportan realizando una gran movilidad, tanto que la mayor parte ya se fue, y actualmente están asentados en Cofradía de Suchitlán. El trabajo se enriquece con las entrevistas realizadas a los pobladores actuales de este lugar; ellos vierten sus propias ideas acerca de su historia, resistencia y permanencia dentro de la comunidad, como lo expresan don Rafa, don Toño, Chema y Reina. PRIMEROS ASENTAMIENTOS: EL RANCHO LA YERBABUENA Se da cuenta de los siguientes testimonios para conocer a través de la Historia oral el apego al terruño. Testimonio de don Rafa La Yerbabuena aquí, era un rancho, que en realidad se llamaba la Yerbabuena. No había más que solamente un ranchero que era el que cuidaba, pastoreaba el ganado de unas gentes comaltecas que llevaban y traían

96


Evelyn I. Rodríguez Morrill, Arturo Guzmán González, Ramón Velázquez Ríos, Sara Lidia Pérez Ruvalcaba

por temporadas el ganado de aquí hasta Comala, pero nosotros teníamos una solicitud, pedimos una tierra agraria y se nos negó. El terreno era federal y no se nos podía dar como ejido. Entonces, cuando hicieron las autoridades eso, metimos una solicitud inmediatamente a Recursos Hidráulicos, dijimos: no pues está mejor, nos la dan más rápido. Entonces, no hallaron ni para dónde hacerse y se nos entregaron las concesiones de los ríos y las lagunas, pero entonces ya no fue federal, ya se nos dio no más a diez metros máximo, fuera de las corrientes, cosa que la Secretaría nos hizo la advertencia que no podía darnos en grupo, como estábamos actuando en grupo… sólo concesiones, cinco concesionarios para que la disfrutáramos todos. Pero resulta que ya estando en concesiones, los concesionarios valieron “pa pura madre”. Una bola de holgazanes, una bola de convenencieros, que vieron que había dinerito sin trabajar: Ocotes, Escondida, María, Jabalí Epazote, Calabozo, Lumbre, Zarco y Cardeban. Y todo se fue abajo, no sirvió para nada, porque queríamos, fuera de que éramos concesionarios, defender eso; entonces, cuando ya se nos dio eso, seguimos con la cuestión agraria porque el terreno sí se podía aceptar.

Resistencia y subsistencia en La Yerbabuena, familias asentadas en las faldas del Volcán de Colima

Los que trabajábamos éramos tres; yo comencé trabajando en la zona federal unos cuatro o cinco años. Oficialmente es el Ejido San Antonio, de 1968. Pero ya lo hicieron pedazos, ya lo vendieron todo. Yo fui el segundo presidente del ejido, y el que pusimos como primero entregó diez mil hectáreas; los indemnizaron, y cuando se hizo el cambio de autoridad, cuando quedé yo, estaban ellos organizados para que quedara otra vez la autoridad agraria del ejido en manos de ellos, para entregar todo; y resulta que el que vino a hacer el cambio de autoridad dijo, “pues yo necesito que me hagan dos planillas para hacer el cambio de autoridades agrarias”. Los que estaban organizados ya sabían a lo que venía el otro, y los que no estábamos organizados no sabíamos, como niños inocentes estábamos allí. Pero no, pues inmediatamente, “a ver gallos”…, presentaron su planilla y dijeron pues allí vamos haciendo nuestra planilla pues, y les ganamos; me proponen a mí en la planilla y ni modo, acepté. Y defendí: cinco mil hectáreas que están vendiendo esta bola de güevones. Dice mi vieja: “no te expreses así”; esa es la realidad, en español eso es, en español, en claro y concreto, le dije así, la gente me malentiende pero eso es. A mí Griselda me encerró dos veces en la penitenciaría, todo mi delito era: “por no estar de acuerdo en que la tierra se venda”, era todo mi delito. Esta es una parte de la realidad, a partir de la percepción de un líder agrario y su visión de las afectaciones por parte de intereses de cabecillas abusivos, que lo único que quieren es sacar ventaja personal y no representan realmente a la comunidad, y siempre hay testigos que afortunadamente se atreven a hablar y actuar para evitar las injusticias, aunque como dice, terminó preso por evitar que unas tierras se vendieran como si fueran propiedades privadas.

97


Resistencia y subsistencia en La Yerbabuena, familias asentadas en las faldas del Volcán de Colima

Evelyn I. Rodríguez Morrill, Arturo Guzmán González, Ramón Velázquez Ríos, Sara Lidia Pérez Ruvalcaba

RECURSOS NATURALES Los principales productos de esta zona son el café y el maíz de temporal, así como la ganadería; también se cultivan plantas medicinales, ornamentales y condimenticias, en los huertos de las casas, y frutales como la pasiflora, limones, anís y chayote. Desde 1971, la comunidad cuenta con una escuela primaria y con un docente que imparte todos los grados en dos turnos. Tienen luz, pero no tuvieron por mucho tiempo agua potable. En 1991 se trató de evacuar a los habitantes de La Yerbabuena al Naranjal y a Montitlán, para protegerlos de una posible erupción ya que el volcán estaba activo y emitía gases y polvo rojizo, escuchándose movimientos y estruendos; sin embargo, desde esta época los habitantes de La Yerbabuena han sido escépticos de que verdaderamente sea peligroso vivir a siete kilómetros del volcán; no quisieron salir de la comunidad pese a los reporteros presentes, a protección civil y los autobuses enviados para el “transporte oportuno” de las personas (González, 1998: 54). En la nueva crisis eruptiva de 1998, la disposición de los habitantes para evacuar fue mayor, ya habían sido sensibilizados por diversos organismos, como la Universidad de Colima y Protección Civil. PRESENCIA DEL SUBCOMANDANTE MARCOS, LÍDER DEL EZLN EN LA YERBABUENA La visita del subcomandante Marcos a La Yerbabuena, tuvo un gran impacto en sus habitantes para rea-

98

lizar una resistencia sólida, ante las presiones diversas de parte del gobierno. Primera situación. Ellos descubren que realmente hay una condición turbia en la solicitud de su movilidad permanente, ya que argumentan que existen intereses privados para utilizar esta zona como un desarrollo turístico exclusivo, y que por lo tanto no hay realmente peligro del volcán, que es el argumento que les han dado para desalojarlos y reubicarlos como lo hicieron con la mayoría de los ejidatarios en 2006. La presencia del comandante Zero el 29 de marzo 2006, en su calidad de líder de indígenas desplazados o en peligro de desplazamiento, les provee de una fuerza singular y les ayuda a crear una conciencia de que ningún fenómeno natural tiene que ser usado como pretexto para que otros intereses utilicen un territorio que les pertenece a ellos. El grupo de familias que se resistieron a dejar el lugar, son siete cabezas de unidades domésticas, a los que varias organizaciones les han ofrecido desarrollar diversos proyectos como el aguacate, las


Evelyn I. Rodríguez Morrill, Arturo Guzmán González, Ramón Velázquez Ríos, Sara Lidia Pérez Ruvalcaba

hortalizas, el café, la zarzamora, que no han tenido éxito tras permanecer más sólo por temporadas cortas. El comandante Marcos dice: “los que no aparecen en la historia de arriba ni en los medios, son los que están dando a México un rumbo como nación”. Después de escuchar historias de despojo de tierras, de violencia, discriminación y expulsión de pueblos, el también llamado delegado Zero denunció que los poderosos han usado al volcán, a los fenómenos naturales, para que les hagan el trabajo sucio para sacar a la gente de esta comunidad y apoderarse de la tierra. Reconoce la valentía de los resistentes: “No perdamos de vista a la gente digna y rebelde que aquí se mantuvo desafiando a este volcán, y al otro volcán que desde el centro de la República y del poder económico ha hecho todo lo posible por sacarlos, por desaparecerlos”. Hace cuatro años el gobierno estatal reubicó a la mayoría de sus habitantes bajo el pretexto del peligro que representa la actividad volcánica, pero desde entonces un grupo de familias se resiste a abandonar el lugar. Durante la reunión se realizaron varias denuncias, en el sentido de que los dueños del poder económico, con el apoyo del gobierno, pretenden desalojar la comunidad para apropiarse de las tierras e incorporarlas a desarrollos turísticos privados, como el hotel de súper lujo La Hacienda de San Antonio, manejado por una empresa de Hong Kong, con representantes Ingleses, que se encuentra cerca de la comunidad. Los yerbabuenenses han mostrado valentía y dignidad, ya que a pesar de

Resistencia y subsistencia en La Yerbabuena, familias asentadas en las faldas del Volcán de Colima

las amenazas, incluso con una guarnición del Ejército Federal dentro de la comunidad, hay un grupo de familias que dice que no se van aunque el volcán explote, y que mucho menos le van a tener miedo al gobierno. PERCEPCIÓN DE RIESGO DEL VOLCÁN ACTIVO DESDE SUS PROPIOS HABITANTES Para conocer la realidad desde las familias que viven en La Yerbabuena, y dejar de pretender manejar las cosas desde afuera, se realizaron continuadas entrevistas con quienes aún viven en sus huertas y solares. A mí una vez me preguntó un comandante: tú, quiero que me digas cómo haría yo si viene la lava, pues así se sube uno al cerro y ya, pero si viene tierra caliente pues retirarse no pá abajo, la tierra nunca va a llegar a no ser que explote por abajo, por los túneles que tiene abajo. Pero pues todas las erupciones volcánicas vienen, ¿qué dice la madre tierra?..., ¿ todo está

99


Resistencia y subsistencia en La Yerbabuena, familias asentadas en las faldas del Volcán de Colima

enlazado, los tsunamis, los temblores, maremotos, todo está enlazado. En este volcán hay el peligro de que en vez de que halla una explosión tremenda, va a reventar en otro lado, y no sabemos en dónde, y eso no lo sabe nadie todavía, ni lo han tomado en cuenta. Porque hay capas terrestres donde está más débil, más de alguno caminando de un lado y otro, ya en el caso de emergencia más o menos sabemos hacia dónde vamos. Porque yo la idea que tenía de la casa, pues sabes si te paras debajo de un paredón y haces tu casa abajo, pues tienes el riesgo de que se te venga el paredón y se vengan piedras y te vas a tronar. Pues bueno, vas a buscar una parte, vamos suponiendo como ahí con don Rafa, enfrente, para decir está esa tierra, se empareja un buen lugar de ésos, no hay riesgo de allá, ni tampoco se va a deslavar. Que para eso arreglarías ahí un refugio, pero eso sería hasta que estemos en conciencia. Aquí parece ser que por ese lado estamos en peligro, sí puede suceder algo, porque la naturaleza cuando hace un estrago fuerte cuidado con ella. A mí me tocó un temblor muy fuerte justamente aquí, nada más estaba viendo cómo se movieron los cerros, y también me tocó el ciclón de Armería, donde los ejidatarios a mí me tocó verlos llorar como niños. Porque el ventarrón tan fuerte…, entonces todas estas cositas pues para mí no es de decir aquí me van a achicopalar. Hay maneras de defenderse uno, pero siempre suceden esas cosas de la gente que yo lo voy a volver a repetir, que sólo se quitan la vida y a veces hasta otros más por ayudarlos también les toca, entonces hay que tener valor de ver y reír… eso cuenta mucho en el humano. Podemos ver su humor social ante las adversidades como unos de los pilares de la resiliencia individual y comunitaria, porque pese a todas las

100

Evelyn I. Rodríguez Morrill, Arturo Guzmán González, Ramón Velázquez Ríos, Sara Lidia Pérez Ruvalcaba

presiones gubernamentales y de intereses privados se mantienen subsistiendo, sin pretender en ninguna forma salirse de su territorio. Luego, también, fíjate que nosotros ya tenemos nuestras rutas en caso de una emergencia de evacuación, ya sabemos donde ellos nos liberan la evacuación y realmente por donde te van poniendo, te van llevando al matadero, que era lo que platicábamos la otra vez, que ellos están marcando para las puras partes bajas. Entonces, aquí si damos un movimiento las casas, nos salimos pa’ juera y no tenemos ningún riesgo, no tenemos cableado, no tenemos gran cosa, ya sabemos hacia dónde, y la naturaleza ya entonces nos dará algo para comer. Así es para que, fíjate ahora con lo del temblor, los militares salieron pa’ abajo, corriendo a la zona de mayor peligro, para que en un movimiento muy fuerte lo que decimos de las lagunas una a una se empiezan a tronar y allá abajo se hace un desmadre, segurito que se hace un barrancón allí…olvídate; entonces nada más te subes hacia la parte alta, y si vez riesgo pues chingue su pedazo mientras llega la ayuda y sobra mucha gente quien venga al momento, pero la misma naturaleza nos cuida, ya nos ha dado la razón. Hay una cosa que yo la veo muy importante, aquí hay que hacer una comparación y ojalá y pudiera ser que aquí en tu escrito apareciera, por ejemplo, como experiencia si nos llevamos un tigre de allí de las faldas del volcán y lo ponemos en el centro en Colima ¿qué pasa?...allá se muere de hambre y a lo mejor de sed. Por todas partes, por el calor y la alimentación, que no la va a tener igual, lo sacas de su casa, a mendigar allá, es lo mismo que quieren hacer con nosotros, por eso se me hace una cosa importante, nuestras malas administraciones que tenemos de gobierno deben de pensar en esta situación…pero ellos te lo voltean al revés, dicen que el riesgo es el volcán, pero


Evelyn I. Rodríguez Morrill, Arturo Guzmán González, Ramón Velázquez Ríos, Sara Lidia Pérez Ruvalcaba

eso ni lo vamos a mentar, si lo dicen ellos que lo digan ellos, pero nosotros hay que decir al revés, ellos que se revuelquen así, que le den mil vueltas, pero hay que estar nosotros en lo nuestro. Luchando con sentido común por el entorno y su relación productiva con éste, con los derechos que les fueron otorgados en su momento de solicitar las tierras. Expresó que por gente como la de La Yerbabuena, “nosotros decimos qué bueno que somos mexicanos, que bueno que luchamos por ser mexicanos. Aquí tenemos otra bandera, otro argumento de que sí es posible enfrentarse al gobierno no sólo desde La Yerbabuena, también los estudiantes, los maestros. Todas esas luchas que están sueltas es importante se conozcan, es algo que hay que defender”. Los habitantes de La Yerbabuena desafiaron firmemente a quienes han tratado de moverlos; “nosotros lo que vemos es que quieren la tierra esos grandes capitalistas, los representantes gubernamentales nos ven como ignorantes que estamos en peligro, pero esa no es la verdad”. Se visibiliza una gran diferencia entre la percepción externa y la interna hacia y en la comunidad. Mapa práctico. Por eso se necesita que haya una escucha y desde los niños empezarle, depende del lugar donde estés, cómo pienses ¿verdad?..., entonces, hay que dar muchas explicaciones de las personas, si no existen por ejemplo en una casa de dos pisos o quien sabe cuántos pisos, a que no tengo que bajar pa´ bajo, pero con tranquilidad, no estar nervioso. Porque hay gente que se avienta en los puertos, y por ahí se ve uno, y los demás siguen pasando sobre él y lo matan a puras patadas, a puras pisadas. Se necesita que la gente no esté nerviosa, que la gente se enseñe a

Resistencia y subsistencia en La Yerbabuena, familias asentadas en las faldas del Volcán de Colima

ser tranquila…si están aquí, frente a un caso, y se me puede venir una piedra yo me retiro poco a poco, sin correr, porque me caigo ¿sabes? Si teniendo precauciones pasa lo que pasa. Aquí las amenazas que tenemos, por ejemplo, son las actividades, los riesgos que tenemos son de allá pa´ acá, pa´ que el volcán, cuantos miles de años crees que tenga, millones y nadie ha hablado hasta ahorita que perjudique a alguien, entonces las amenazas son de allá para acá, depende del pensamiento de la gente, pero es que dicen las actividades y por eso las gentes las creen. Ya platicamos también de eso, de que en la ciudad los riesgos son gestión de riesgo. Utilizan el sentido común, manifiestan su sentido de pertenencia, su derecho a no ser movilizados, su creencia en que las fuerzas naturales no los van a destruir, ellos jalarían para el guardián, el árbol más viejo de la comunidad, que está arriba de los propios asentamientos. Anunció el ofrecimiento del Ejército Zapatista de Liberación Nacional de enviar maíz para apoyar a los habitantes de La Yerbabuena en su resistencia. “No es mucho, pero es maíz bueno, no transgénico”, y ése no perjudica la tierra. HABITANTES DE LA YERBABUENA, COLIMA, DENUNCIAN HOSTIGAMIENTO. 10 DE NOVIEMBRE DE 2006 De Antonio Alonso Osegueda, vocero de la Comunidad en Resistencia de La Yerbabuena, Comala, Colima, México: Compañeras les hacemos llegar esta nueva denuncia para que sea de su conocimiento y de los demás adherentes. Las acciones de hostigamiento que denunciamos se volvieron a repetir el día

101


Resistencia y subsistencia en La Yerbabuena, familias asentadas en las faldas del Volcán de Colima

de hoy 22 de noviembre, ahora cerrando el acceso a la comunidad y registrando vehículos. 21 de noviembre de 2006 Al Pueblo de Colima. Al Pueblo de México A La Otra Campaña Nacional e Internacional. A La Comisión Sexta del Ejército Zapatista de Liberación Nacional. La Comunidad en Resistencia de La Yerbabuena, Comala, Colima, México. REACCIÓN DE DEFENSA COMUNITARIA El día de hoy, martes 21 de noviembre de 2006, cerca de las 11 de la mañana, llegaron a nuestra comunidad un convoy de nueve camionetas de agentes policiacos de la pep y la pgj, llegaron posicionándose a través de toda nuestra comunidad y maniobrando como si fuesen a tomar el pueblo, haciendo comentarios entre ellos de que nos tenían rodeados, una mujer agente de la pep llegó haciendo la pantomima de preparar su arma y cortar cartucho. Todo lo hicieron muy rápido, no permanecieron más de cinco minutos cuando salieron de la comunidad rumbo a la mesa de La Yerbabuena. Alrededor de las 15:00

102

Evelyn I. Rodríguez Morrill, Arturo Guzmán González, Ramón Velázquez Ríos, Sara Lidia Pérez Ruvalcaba

horas volvieron a llegar ahora como siete u ocho patrullas, también de la pep y de la pgj, haciendo los mismos movimientos, algunos descendieron de sus vehículos, parecía que inspeccionaban las calles, como si buscaran a alguien, al poco tiempo se fueron. Entendemos este mensaje del mal gobierno, creemos que les molestó mucho el que nos hayamos manifestado el día 20 de noviembre en solidaridad con el pueblo de Oaxaca y con la lucha que llevan a cabo en ese lugar de nuestro país, así como con los y las compañeras de San Salvador Atenco y del Frente de Pueblos en Defensa de la Tierra fpdt. Además de que denunciamos la problemática que sufre actualmente nuestra comunidad, ya que desde hace mas de cuatro años y seis meses, que en nuestra comunidad se tiraba el agua, en las casas que están desocupadas. Como las autoridades nunca nos hicieron caso, en nuestra comunidad decidimos resolver el problema, pues no era justo que el agua se desperdicie y no se use para consumo humano, animal o para árboles y plantas. Denunciamos que han pasado tres presidentes municipales y ninguno ha mostrado voluntad por resolver el problema. Denunciamos que quieren encarcelar a un compañero de nosotros “por despojo de agua”, y que las autoridades municipales están avalando una arbitrariedad, pues siendo que Comala tiene problemas de agua, nos quieren


Evelyn I. Rodríguez Morrill, Arturo Guzmán González, Ramón Velázquez Ríos, Sara Lidia Pérez Ruvalcaba

obligar a reconectar las tomas de agua de las casas deshabitadas para que se siga tirando. Durante la manifestación, el presidente municipal de Comala, Óscar Valencia, nos hizo una vez más muestras de sus mentiras y su racismo, pues afirmó que se le faltó al respeto y que se estaban gritando groserías, por lo que mandó traer a policías y granaderos de Villa de Álvarez, dejando ver la amenaza de reprimir a quienes hacíamos uso de nuestro derecho constitucional de libre manifestación. Para mala suerte de ellos, todo fue una manifestación civil y pacífica, con jóvenes de La Otra Campaña, de Jalisco y Colima; juntos mostramos unidad y orden, nuestra lucha es legítima y pacífica, nosotros no usamos ni usaremos armas, tampoco podrán acusar a nuestros jóvenes compañeras y compañeros de criminales. Al terminar nuestra manifestación, agentes policiacos se dedicaron a seguir a nuestros compañeros y compañeras de La Otra Campaña. Una vez más, quedó demostrado que los políticos sólo sirven a los intereses de los ricos, y que para la gente la única respuesta que tienen es la violencia, la cárcel, la desaparición y la muerte. Ahora mandan policías a nuestra comunidad, creyendo que al amedrentar se asustará el pueblo, si piensan atemorizarnos con eso están muy equivocados. Los pobladores interpretan con facilidad la verdad que sale a la luz de sus acciones erráticas, a las que ya no temen. PRESENCIA DE SEGURIDAD PÚBLICA El día jueves 9 de noviembre del presente, cerca de las doce horas, llegó a nuestra comunidad un convoy de seis vehículos, de los cuales dos eran patrullas de

Resistencia y subsistencia en La Yerbabuena, familias asentadas en las faldas del Volcán de Colima

Seguridad Pública, una de la Policía Judicial, otra de Protección Civil, además de una camioneta de la agencia móvil del Ministerio Público y otra de la comapat (Agua Potable y Alcantarillado de Comala). Todo este despliegue con agentes fuertemente armados, sólo para darnos a conocer una demanda y entregarnos un citatorio. En dicha demanda, Jesús Méndez Ramírez, ex poblador de La Yerbabuena, acusa a nuestro compañero y vocero de la comunidad, Antonio Alonso Osegueda, de despojo de agua. Por lo que queremos hacer del conocimiento de la opinión publica lo siguiente: Debido a la “Reubicación” que hizo el mal gobierno con los anteriores pobladores, con mentiras y engaños, hace más cuatro años con seis meses, en nuestra comunidad quedaron casas deshabitadas, las cuales contaban con la red de agua de la comunidad, los dueños de estas casas no cuidan el agua y se desperdiciaban más de veintitrés mil litros en hora y media. Desde el año 2000 han pasado dos presidentes municipales, y ninguno puso atención y voluntad de resolver este problema, a ninguno le interesó. “Todos la están tirando ¿Por qué no habría de tirarla yo?, estoy en un México libre” dice Jesús Méndez Ramírez, este señor: “No vive aquí, él habita en La Yerbabuena 2, de Cofradía de Suchitlán, donde es el “comisario” y quiso venir a imponernos sus condiciones, este señor a veces viene, y en ocasiones tarda tiempo en regresar, mientras el agua se derrama de la pila de su casa, no tiene llave ni le interesa el problema. Esto para nosotros no era justo, pues el agua se desperdicia en varias casas, no se necesita, ni se usan para regar plantas o árboles, ni para consumo humano o animal y las autoridades sólo han demostrado que no les importaba el problema.

103


Resistencia y subsistencia en La Yerbabuena, familias asentadas en las faldas del Volcán de Colima

En nuestra comunidad tenemos el acuerdo de cuidar nuestro manantial y los recursos naturales; desde que comenzamos nuestra resistencia al despojo del mal gobierno lo hemos hecho y lo seguiremos haciendo. Por lo mismo procedimos a desconectar las casas deshabitadas y/o abandonadas, de la tubería principal. El anterior presidente municipal reconoció que ese hecho le competía a la comunidad, que de por sí venimos cuidando y manteniendo el manantial por nuestra cuenta, además de vigilar las casas deshabitadas. Hoy ya no se desperdicia tanta agua como antes, fue una decisión de todas en la comunidad en resistencia el resolver el problema, ahora se lo quieren imputar sólo a nuestro compañero Antonio Alonso Osegueda. Cabe recordar y señalar que don Jesús Méndez es compadre de Óscar Valencia Montes, capataz del Jabalí que ahora trabaja de presidente municipal en Comala, Jesús Méndez presentó su demanda el día 8 de noviembre, claro que el aparato de justicia se puso a trabajar rápidamente y al día siguiente la demanda surtió efecto. A los agentes judiciales y a los del Ministerio Público parece que les molestó que los grabáramos

Evelyn I. Rodríguez Morrill, Arturo Guzmán González, Ramón Velázquez Ríos, Sara Lidia Pérez Ruvalcaba

en video cuando llegaron a hacer su “diligencia”, insisten en que “debimos de acudir a las instituciones para resolver el problema”. Lo único que nos han demostrado las instituciones es que desde hace más de cuatro años y seis meses que el mal gobierno priísta nos desprecia y sigue manteniendo la mentira, de que el volcán es un peligro y usa a Protección Civil, a la Universidad de Colima y a la estación racista de Radio Levy para seguir manteniendo esa mentira. Lo que pretende hacer el mal gobierno priísta con La Yerbabuena es un despojo, disfrazado de reubicación, porque quieren hacer negocio con las tierras y con nuestros recursos naturales. ¿Será justo que durante tanto tiempo se siga desperdiciando el agua y que las autoridades lo permitan de nuevo? Si precisamente las autoridades locales respetan un poco la permanencia de los yerbabuenenses es porque éstos están vigilantes de las contradicciones de los pobladores que se movilizaron y que ocasionalmente acuden haciendo mal uso del agua en este caso. CONOCIMIENTO DE LA TIERRA Lo que yo aprendí es que la tierra se contaminó mucho con los químicos que han echado a través de tiempo, la cosa es cómo desintoxicar la tierra, lo que le pasó en la experiencia de Chemos es que desparasitó demasiado la tierra, lo que hay que hacer es desparasitarla cada seis años, o sea, en espacios grandes, aunque sean naturales, te perjudican; entonces los organizamos, en lugar de que hubiera equilibrio, se tomaron, ya que la tierra ya no fue fértil, se empezó a deteriorar. ¿Cómo enriquecerla? y, ¿cómo despara-

104


Evelyn I. Rodríguez Morrill, Arturo Guzmán González, Ramón Velázquez Ríos, Sara Lidia Pérez Ruvalcaba

sitarla cada seis años?, eso fue lo que también no se explicó; hay pruebas que se hacen en una corcholata. Yo tampoco aprendí, pero alguien del Platanar, de allá de Minatitlán, me dijo: “no, yo cuando vaya te voy a decir cómo, porque le das agüita y entonces ya vas viendo si le falta o te pasaste. Entonces, eso es lo que hay que aprender. Ellos, como llegaron a fines de los sesenta, cuando era un territorio utilizado para ganado, tienen conocimientos que van logrando sobre todo las generaciones actuales que se han quedado allí, que tienen que conocer más el ciclo de las especies y el cambio del clima para mantener la tierra productiva RESISTENCIA A UN ESPACIO CON SUELOS QUEMADOS Ya ahorita sí, ahorita sí es una tierra muy buena, ¿por qué?, porque se pudrió el agua de lava, la tierra ya es diferente, y así esos detallitos se van viendo. Y luego, la primera vez, cómo hicimos aquí, hicimos una composta entre todos, se picó a los veintidós días, se coló y luego se repartió para ser la primera…y ahorita ya han visto las fallas; hemos tenido y vamos a apretar, como ahorita yo estoy viendo, que en el caso del tomate hay que meter la semilla directa, y ya después con la composta se va separando, hay que tener una variedad de plantitas e irse programando. Para mí, se necesita una tierra fértil y unas buenas manos, con ganas de trabajar claro; es un poco de experimentar para subsistir, la agricultura que vamos a cultivar; pero tiene qué ver mucho con las regiones de la tierra, aquí aunque nos den poco, pero casi todas las plantas nos dan, aunque no haya una producción muy fértil, pero sí hay. Mira, yo lo he visto en la agricultura, todo lo que el campesino produce no tiene un valor, si no lo te-

Resistencia y subsistencia en La Yerbabuena, familias asentadas en las faldas del Volcán de Colima

nemos por una necesidad, es decir, tomar el producto aunque no te dé, porque si nos proponemos meterle costos no nos da; yo ya hice la prueba, hice el experimento de lo del café, hice el experimento de los puercos, del ganado, lo vi también en otros lados, y es pérdida, para todo se necesita el espacio. Entonces, aquí (espacios seguros en el monte cuando el volcán erupta) es diferente porque para que no gastes, no le metes costo a muchas cosas, y los animales le buscan. Para allá vamos inicialmente, a poder disfrutar de todo, y vamos a poder hacer pero hay que esperar un poco. ACTIVIDADES COTIDIANAS En La Yerbabuena se cuidan las chayoteras y se espera el tiempo en que surjan las guías, en un terreno se prepara la tierra y se deshierba para que crezcan las hortalizas sanas, hay que proveer a toda la comunidad; don Toño y su yerno trabajan para tener un poco de todo, y las familias que viven aún allí acuden cuando necesitan algo, alguna hierba, hortaliza o fruta. Hombres y mujeres realizan diversas actividades. Doña Chofi tuesta y muele café. Cuida sus gallinas alternando el oficio, y prepara tacos de frijoles con salsa para su esposo. Don Rafa, el  hombre con quien tuvo doce hijos, acaba de limpiar una bande-

105


Resistencia y subsistencia en La Yerbabuena, familias asentadas en las faldas del Volcán de Colima

ja de café, es decir, de separar la cáscara del grano, y se ha tendido en el chinchorro que tiene colgado en el patio, al volcán se mira desde allí despejado. Por estos días (diciembre de 2004) lo ha visto muy activo, vomitando grandes cantidades de lodo, pero antes que sentir miedo el abuelo se maravilla. Para él y para doña Chofi, que han vivido casi todo su matrimonio en La Yerbabuena, esas expresiones del volcán, que los noticieros vaticinan como alerta roja, son normales. Es duro tenerse que morir cuando uno no quiere, dice de repente el abuelo, dando por hecho que quien lo escucha sabe de la enfermedad que lo tiene tan decaído. Pero ése no es el asunto. Su tristeza ante la inminencia de la muerte se debe a que no quiere irse de este mundo sin saber cómo termina toda la lucha, sin saber si valió la pena resistir tanto. Pasa el hombre la rayita de la séptima década y, aunque por muchos años fue policía hoy es un abuelo rebelde que, al igual que su comunidad, tiene muy claros los motivos por los que desde hace seis años se les quiere desplazar de sus terrenos cerca del volcán ‘por la situación de alto riesgo’, para ubicarlos en casitas de treinta metros cuadrados a las afueras del Municipio Cofradía de Suchitlán, también en Colima. Según él, y los cuarenta y tres habitantes que han hecho cordón de resistencia ante el desalojo, existen proyectos turísticos en la zona similares a los que acabaron con el vecino poblado de San Antonio, donde se desplazó a la comunidad para hacer una hacienda ecológica en la que una habitación cuesta mil dólares por noche. ‘Por eso de aquí no nos vamos, aunque vengan a la fuerza’, dice don Rafa, categórico. La resistencia tiene qué ver con toda una lucha e injusticias del pasado, ya en los tiempos del ha-

106

Evelyn I. Rodríguez Morrill, Arturo Guzmán González, Ramón Velázquez Ríos, Sara Lidia Pérez Ruvalcaba

cendado alemán Vogel, quien había quitado buena parte de las tierras de Suchitlán, con más razón las del norte allí en La Yerbabuena, se las pagó con miel, aguardiente y carne; las recuperaron durante La Cristiada, en 1939. VISITA Y ACTITUD DE LOS SOLDADOS Cuentan en La Yerbabuena que una tarde de hace un par de años llegaron los soldados a la casa de don Leandro, otro de los abuelos líderes de la resistencia, advirtiendo del peligro que corrían todos si no cedían al proyecto de reubicación. Su madre, una mujer condenada por sus ciento seis años a una silla de madera, en plena conciencia del revuelo, y con la voz menudita salida del alma, les contestó: ‘Les tenemos más miedo a ustedes que al volcán’. Y no hubo nada qué hacer.


Evelyn I. Rodríguez Morrill, Arturo Guzmán González, Ramón Velázquez Ríos, Sara Lidia Pérez Ruvalcaba

Después de tantos meses del suceso se la encuentra en el mismo sitio, inamovible, viendo una televisión a blanco y negro que apenas da señal y, de repente, durmiendo una siesta que parece eterna. A su lado la acompaña la nuera, otra abuelita de cuento que no necesita tener dientes para reírse a carcajadas. Tampoco necesita grandes razones. En una casa humilde y cada vez más deteriorada, porque no hay quién les eche una mano, viven pasivas este par de ancianas que al por qué no se van, no piensan mucho para responder: ‘porque de aquí somos, ¿a qué nos vamos?’ LOS QUE QUEDAN De cincuenta familias que habitaban La Yerbabuena, menos de quince decidieron quedarse en sus ranchos tras cinco evacuaciones provocadas por erup-

Resistencia y subsistencia en La Yerbabuena, familias asentadas en las faldas del Volcán de Colima

ciones del volcán entre 1999 y 2001. Por eso, en las calles empedradas del poblado hay casas cercadas y abandonadas, lo que hace que en sus terrenos los alimentos que dan los árboles frutales se desperdicien en cantidades considerables. Pero la posición de los resistentes es clara, y así lo expresan en los volantes que reparte don Toño: ‘El Volcán, parte de nuestra historia, de nuestras vidas y las de nuestros ancestros, en vez de perjudicarnos, siempre nos ha dado beneficios, nos provee de alimentos, tierra, buen clima, nos fortalece el alma y también nos regala amigos’. Sin embargo, éstos denuncian que el Gobierno del Estado de Colima ejerce presión para desalojarlos, y que las autoridades ejidales los hostigan y culpan de que, por su resistencia, los antiguos habitantes de la zona, que cedieron y viven hoy en la nueva colonia de Cofradía, no tienen los servicios prometidos. Y allí están en el estira y afloja, en una lucha que parece nunca acabar. Esto es lo que pone triste a don Rafa: sentir más cerca la muerte que un arreglo. Aunque, pensándolo bien, es posible que sí se entere del desenlace de este embrollo, y esto no porque se avecinen acuerdos o alguna de las partes empiece a ceder. Resulta que en la comunidad de La Yerbabuena no hay cementerio y, al preguntarle a doña Olga el por qué, y al fijarse en la edad de todos los abuelos, bien sensata resulta su respuesta: ‘Aquí tiene la maña la gente de no morirse’. Colima, México, diciembre de 2004. LOS PROYECTOS PENSADOS POR FUERA Cuando ya entraron, ellos empezaron a pedir muchos apoyos pa ganado, pa’ peliguey, les dieron apoyo para abejas, para plantación de duraznos. No

107


Resistencia y subsistencia en La Yerbabuena, familias asentadas en las faldas del Volcán de Colima

sirvió. Les pusieron unas granjas y las están rentando, les pusieron un venadario y se lo comieron, les trajeron máquinas para que se enseñaran las mujeres a coser y no sirvió. Han venido proponiendo desde hace tiempo que nos involucremos en proyectos que podrían beneficiar a la comunidad, y han traído máquinas de coser para las mujeres, material para tejer sillas de varilla, material para tejer huaraches, aguacates, hortalizas. Nada ha funcionado; el error fue que primero le pasaron dinero a la gente y se confió, y ya no quiso trabajar; luego se vinieron estos problemas de la insistencia en el desalojo, que no lo han logrado ni lo lograrán. Nosotros, los que quedamos, trabajamos en nuestras casas, tenemos frutales y animalitos: todo

108

Evelyn I. Rodríguez Morrill, Arturo Guzmán González, Ramón Velázquez Ríos, Sara Lidia Pérez Ruvalcaba

animalito, una planta, necesita de cuidado, de mucho esfuerzo, de mantenimiento con cariño. René y Mica dicen: “La miel se trabaja acomodando las cajas y limpiando los bastidores, y que la colmena esté bien sana para que siga produciendo. Noviembre, diciembre abril y mayo me voy a dedicar más a eso, porque está saliendo más miel, lo que me afecta es que venga más gente a poner colmenas de fuera, porque cae menos miel, baja la producción y luego no nos alcanza porque tenemos una familia. Cuando uno toma o se perfuma, se ponen celosas y después no te quieren y dejan de producir. Cultivo del café. Cada año, en enero y febrero, dos meses nomás en el cafetalito, sale un poquito más de una tonelada, es como media hectárea. Desmontarlo y podarlo, no se riega, se da en las laderas húmedas. Cuando hace una helada muy fuerte o se rocía para la plaga, se echa a perder y mejor lo cortan al natural. Ahorita ya dijeron que lo compraban sin rociar, las cenizas le sirven, en lo frío, en todas las laderas se guarda más humedad. Se le han manchado las hojas, de color seco, pero eso era cuando lo rociaban. Cada quien lo rociaba pero venía el ingeniero que vende los químicos; apenas se va a empezar a preparar el grano, el café para vender, se vendía antes pero de poco a poquito. De aquí sólo se saca el grano, en cereza que le llaman. Se celebraba a la Virgen de Santa Cecilia el 22 de noviembre. Se fue toda la gente, y los poquitos que quedamos no somos católicos. Cuando siembran maíz ellos se fijan en la luna, en qué fecha o cuándo compras palos para una casa, debes de ver que la luna esté llena porque si no los palos se te empiezan a pudrir, te dura menos la casa.


Evelyn I. Rodríguez Morrill, Arturo Guzmán González, Ramón Velázquez Ríos, Sara Lidia Pérez Ruvalcaba

Resistencia y subsistencia en La Yerbabuena, familias asentadas en las faldas del Volcán de Colima

LO QUE “DICE” LA NATURALEZA

plano al volcán. Tal es su cercanía con este vecino que algunas tardes, en compañía de su hija, una nuera y sus nietos, sube a su encuentro en caminadas que aprovecha además para recoger leña. En el sendero que conduce a su cima, se encuentra un árbol gigante que simboliza la resistencia para los habitantes de La Yerbabuena y esto porque, como dice doña Olga: ‘Si este árbol tan grande está aquí es porque lleva miles de años ahí parado, y mire como está de cerquita al volcán. O sea que el volcán no es peligroso’. Al menos aquí deberíamos sacar para comer nosotros. Lo de la planta, utilizamos el producto para alimento, todo lo demás se transforma en composta. Con picadora en veintidós días se regresaría. La semilla se recolecta cuando el fruto ya está sazón y se guarda para la siguiente temporada. Los naranjos ahorita están llenos, si todos tuvieran la curiosidad de sembrar cinco o seis arbolitos fuera otra cosa. Hay mucha plaga, las plagas son para comerse la contaminación de la planta, pero las destruyen. El secreto es cómo mantener el equilibrio. Buscar una alternativa sin perjudicar la tierra, si se ocupa nitrógeno en lugar de ponerle, sembramos unos maíces. Nosotros desparasitamos las tierras cada seis años, no tan seguido porque si no matamos a los animalitos que hacen su trabajo, nosotros lo hacemos con productos naturales: chile, ajo o tabaco. Si dejamos de cuidar se secan, la hortaliza que esté libre de maleza. El producto transgénico son bacterias que les inyectan y perjudican a la humanidad, como el agua de Colima, cloran el agua y producen cáncer en la gente. Cuando ya hay algún producto transgénico y se queda una planta, se contamina la tierra y ya no produce igual. La ceniza del volcán no nos ha perjudicado, al contrario cuando estuvo echando ceniza tuvimos una cosecha bellísima de café. Ya ni el volcán está

No parece abuelo todavía, pero basta escucharlo para saber que en este asunto de la resistencia don Toño es uno de los hombres más avezados de La Yerbabuena. En la tienda-sala-habitación de su casa no sólo guarda las botellas plásticas de coca-cola llenas de miel de abeja que él mismo extrajo y que tiene para la venta, sino los volantes que a todo el que llega le entrega para enterarlo de lo sucedido en su comunidad. Sus días se van yendo entre su relación con la naturaleza, a la que agradece cada alimento que le da, y largos momentos de meditación en los que invoca las buenas energías, porque, dice, ‘hay mucha maldad en este mundo’, y sobre todo a su alrededor. Como los demás integrantes del calpulli, o consejo de ancianos, don Toño aprendió a no quejarse. Resiste, sencillamente, y tiene muchos sueños en los que el sistema que oprime y abusa ya no es protagonista. Pero sí exige, en nombre de su comunidad, respeto al derecho que tienen los habitantes a seguir viviendo en sus tierras, así como una salida inmediata de los soldados que ocupan, inconstitucionalmente, la Casa de la Cultura de la localidad; y la reinstalación de los maestros que, por la resistencia, fueron retirados dejando sin clases a los niños. Su esposa, doña Olga, es una mujer asmática, de marcadísimos rasgos indígenas, que sabe también de la lucha pero, tal vez porque ésta no es cosa de señoras, se desentiende un poco cosiendo la ropa para su hija Heiby, de seis años; cocinando tortillas con el maíz de su propia cosecha, moliendo café, haciendo salsas de chile verde, deshierbando terreno para ampliar los cultivos con los que se autoabastece su familia, y pintando paisajes en toda cartulina que se encuentra, dándole, casi siempre, un ganado primer

109


Resistencia y subsistencia en La Yerbabuena, familias asentadas en las faldas del Volcán de Colima

caliente. Cuando lo del volcán y las evacuaciones fue puro prejuicio, yo tenía mis colmenas y por estarles haciendo caso, perdí cosechas, los puercos tuve que venderlos porque no podía por estar siguiendo a la bola y mejor me vine, en la última ya los dejaron allá, nosotros nos quedamos. Aquí hay los que producen el café, el maíz también; el problema es que los animales se lo comen, tejones jabalines teznos y ardillas, todo mundo, en los frutales los pájaros nos dejan los puros huesos pegados. La forma de sustento en La Yerbabuena, específicamente con la familia de don Toño, es con aportaciones voluntarias de los visitantes y el Temazcal. En La Yerbabuena existen alrededor de diez familias, de las cuales tres dependen de él. También hay dos personas de la tercera edad, les decimos viejitos “como plática entre amigos”, viven solos en sus casas, ellos también son la resistencia. Las demás familias viven de trabajos del campo como obreros y ayudantes a otras personas. Estas otras familias que no son allegadas al círculo del Guardián, como Don Toño, viven como familias obreras. Los hombres de las casas están contratados o trabajan para personas que tienen tierras fuera de La Yerbabuena. Las tierras en La Yerbabuena curiosamente no son trabajadas, pues existen decretos presidenciales que marcan que esa es una zona de reserva natural patrimonial. La Yerbabuena, y una amplia extensión territorial, son tesoro nacional por su vasta diversidad animal y vegetal.

110

Evelyn I. Rodríguez Morrill, Arturo Guzmán González, Ramón Velázquez Ríos, Sara Lidia Pérez Ruvalcaba

Estos hombres trabajan el campo de otras personas fuera de La Yerbabuena; normalmente muy temprano en la mañana llegan camionetas de carga obrera a recoger a estas personas y se las llevan a otros lugares a trabajar; como Tecomán o a cuidar otros ranchos. Ese es el principal ingreso para las personas que no son allegadas a don Toño. Con don Toño es un tanto diferente, con base en su creencia espiritual se ha ido forjando un fuerte y reducido grupo de personas que lo apoyamos. Algunos miembros de su familia y los viejitos viven de aportaciones voluntarias hechas a él mismo. Él tiene un Temazcal donde hace baños de vapor para las personas que van a solicitar su servicios. Pide un mínimo de ocho personas para poder realizar un baño Temazcal. De hecho no cobra por hacer sus temazcales, las personas que lo conocemos les damos una aportación en agradecimiento a sus servicios; regalándole comida, básicos para el hogar, ropa, dinero o cualquier otra cosa que el pueda necesitar. Hablaba de los “viejitos” que son allegados a


Evelyn I. Rodríguez Morrill, Arturo Guzmán González, Ramón Velázquez Ríos, Sara Lidia Pérez Ruvalcaba

don Toño. Son personas solas que viven en sus casas. Si vas al temazcal, la mayoría del tiempo estos viejitos la pasan en su casa, pues ellos viven de don Toño. Él les brinda todo aquello que ellos necesitan, principalmente comida. Estos viejitos no trabajan, viven de él. Don Toño tiene familia: hijos y cuñados que viven en sus casas, pero su sustento parte del líder comunitario. Su familia trabaja con él en los temazcales también, y cultivan de manera local, para ellos mismos. Los demás pobladores no cultivan. Este espíritu comunitario tiene que ver con una concepción de la misión en cuanto a la defensa y el uso del espacio, lo que ese produce en el solar de don Toño beneficia a aquellos que pueden ser más vulnerables por su condición física. En La Yerbabuena hay división. Están las personas que apoyan a don Toño y las personas que no lo apoyan. Todos ellos conforman la resistencia. Hablaba de que hay cierto resentimiento porque de alguna manera los que no son amigos de don Toño y viven en La Yerbabuena, tienen trabajos muy duros fuera de La Yerbabuena. El principal problema a esta división es que don Toño y sus allegados no trabajan como obreros, viven de las aportaciones de las personas que vamos a los temazcales. Las demás personas que no están con él y que son de La Yerbabuena, tienen que ir a trabajar y se sienten resentidos porque ellos trabajan para poder subsistir cuando a él todos los recursos le llegan hasta las puertas de su casa. En una de mis visitas a La Yerbabuena, estaba platicando con Chema (cuñado de don Toño), donde me comentaba que los demás vecinos estaban resentidos con él porque no salía a trabajar como los demás. La respuesta que les dio Chema fue: “Ustedes trabajan porque quieren. Y se echó a reír. Cosa curiosa, porque don Toño quiere unidad con todos los po-

Resistencia y subsistencia en La Yerbabuena, familias asentadas en las faldas del Volcán de Colima

bladores, e incluso un día dijo: “que no había necesidad de que los demás trabajaran; La Yerbabuena y la misma tierra les daría todo lo que ellos necesitan y más”; pero son necios y contreras, solo falta que los demás pobladores se acerquen a él para que puedan organizarse ocupados en la subsistencia de todos. CONCLUSIONES La subsistencia en La Yerbabuena, de las tres familias que resisten de forma consciente allí, es autónoma, reciben constantes donaciones voluntarias por los servicios que ofrecen de temazcal, principalmente don Toño, y por siembra de hierbas, tubérculos, frutas y verduras, para consumo familiar. Tiene un hijo que constantemente camina hacia El Guardián, y ahí es donde se da cuenta de los movimientos que realizan los taladores escondidos, que van talando porciones del bosque y vienen desde Tecomán, este ha sido su sistema de vigilancia como estrategia para saber a qué atenderse y dar respuesta. Los otros pobladores son asalariados que no trabajan sus tierras, y tienen que salir fuera del lugar a trabajar para otras personas. La Yerbabuena ha estado en la mira de varios intereses, tanto privados como de gobierno; los militares se establecieron durante años, y sólo últimamente se han movilizado porque los han requerido para atender trabajos estratégicos más urgentes a nivel federal. El apego a la tierra que tienen las familias que se quedaron en La Yerbabuena es muy grande, a ellos no les importó la oferta de viviendas ya hechas en La Yerbabuena 2 o Cofradía de Suchitlán, para vivir en un mínimo espacio y sin tierras. Para ellos el volcán nunca ha representado un riesgo, su conciencia de

111


Resistencia y subsistencia en La Yerbabuena, familias asentadas en las faldas del Volcán de Colima

ser de ahí y vivir del turismo y de lo que producen ha sido una vocación. Sin importar si están aislados, porque nadie sube a vender, no se realizan intercambios más que de las pocas personas que suben con un propósito muy claro, ir al guardián, ir a los temazcales y convivir con la cálida acogida de don Toño y su familia, en relación a otras necesidades de sobrevivencia de lo que no produzcan, todo lo tienen que bajar a traer aceite, pilas, azúcar, arroz, frijol, sal, ropa, cobijas, o levantar una nueva protesta para evitar vejaciones a los que consideran sus derechos. Resisten y subsisten con gran orgullo y conciencia de pertenencia a este lugar, que se ha convertido en más que un mito. Principalmente por la resistencia tan visible y “lucha de papeles” y argumentos sin fin hacia las autoridades diversas de una población colimense muy reducida que está cerca del Volcán de Fuego, así como la visita de muy diversos turistas y amigos de los pobladores que buscan llevar a sus conocidos, con el objeto de mostrarles alternativas curativas, disciplinas de ascensión y una oportunidad de convivencia, de personajes con alta convicción de su ser en el mundo, de su amor por el terruño. La población en sus representaciones socioculturales piensa de diferente forma; algunos piensan que son locos al arriesgarse a las erupciones sin control, y que pueden sin previo aviso sepultar a la población; otros piensan que son idealistas y que algún día se rendirán, mientras tanto algunos más llevan iniciativas de proyectos que han sucumbido porque no se ha establecido una viabilidad para que la comunidad persista sino todo lo contrario, intereses privados quieren que desalojen este espacio poblado, ahí reside la dialéctica de las contradicciones. Las familias resistentes han encontrado que sólo se podrán mantener y fortalecer trabajando

112

Evelyn I. Rodríguez Morrill, Arturo Guzmán González, Ramón Velázquez Ríos, Sara Lidia Pérez Ruvalcaba

duro para subsistir, produciendo mayor variedad de productos para comprar lo menos posible para satisfacer sus necesidades, además de proveer de servicios de curación alternativa. BIBLIOGRAFÍA Cuevas, Alicia , Sheefoon Luján, José Luis (2005), Reubicación y desarticulación de La Yerbabuena. Entre el riesgo volcánico y la vulnerabilidad política. México. Desacatos ciesas, no. 19. Macías, Jesús Manuel (1999), Riesgo volcánico y evacuación como respuesta social al volcán de fuego ciesas, Conacyt , Universidad de Colima. Giménez, Gilberto. (2007) Estudios sobre la cultura y las identidades sociales. Intersecciones. México. Consejo Nacional para la Cultura y las Artes/iteso. Gutiérrez, D, Matuccelli, D., Martínez , Ch. (2008) Revisar la etnicidad. México. El Colegio de Sonora y Siglo xxi. Lombardo Toledano, Vicente (1963) La constitución de los cristeros. México, Librería Popular. Pisanty, Irene, Caso, Margarita. (2006) Especies, espacios y riesgos. México. Secretaria del medio AMBIENTE /Instituto Nacional de Ecología / Comisión para la cooperación ambiental/Unidos para la conservación Semarnat. Rodríguez Morrill, Evelyn I. (2009). Construcción de la representación social del paisaje comunitario en el siglo xxi y su memoria histórica. SIN FRONTERAS, Revista Intercontinental para el Debate en el Trabajo Social. Año 1. No. 2, julio-diciembre de 2009. Red de Cuerpos Académicos de las Facultades de Trabajo Social de la Universidad Autónoma de Sinaloa y de la Universidad de Colima. pp. 51-64. http://www.mail-archive.com/chiapas95@eco.utexas. edu/msg00387.html


José Antonio Sepúlveda Soberanes Jesús Alán Valenzuela Atondo

Trastornos de imagen corporal en mujeres estudiantes de la Escuela Superior de Enfermería-uas, Los Mochis, Sinaloa, ciclo escolar 2010-2011

RESUMEN (Slade, 1994: 188-199) define la imagen corporal como una representación mental amplia de la figura corporal, su forma y tamaño, la cual está influenciada por factores históricos, culturales, sociales, individuales y biológicos que varían con el tiempo.

El concepto de imagen corporal es un constructo teórico muy utilizado en el ámbito de la psicología, la psiquiatría, la medicina en general o incluso la sociología (Koff, Rierdan y Stubbs, 1990: 56-68). Durante las últimas décadas, diversos investigadores y periodistas se han interesado por una faceta de la imagen corporal: la insatisfacción corporal. Debido al incremento de los trastornos de la imagen corporal, surge el interés en el desarrollo de estrategias de prevención de los problemas que de ello se derivan; para tal propósito se requiere, como una primera aproximación de la detección de conductas alimentarias de riesgo, la influencia de medios de comunicación, publicidad y moda, el estereotipo del ideal delgado, etc. En virtud de lo anterior, se decide indagar si los problemas de imagen corporal se ven influenciados por los factores antes mencionados; así mismo, si se ve afectado el desempeño escolar y si el realizar dietas ocasiona problemas de salud a las estudiantes de la Esemo de la UAS. Palabras clave: insatisfacción corporal, conducta alimentaria compulsiva.

113


Trastornos de imagen corporal en mujeres estudiantes de la Escuela Superior de Enfermería-uas, Los Mochis, Sinaloa, ciclo escolar 2010-2011

SUMMARY: (Slade, 1994: 188-199) defines body image as a broad mental representation of body shape, size and shape, which is influenced by historical, cultural, social, individual and biological change over time. The concept of body image is a theoretical construct widely used in the field of psychology, psychiatry, general medicine or sociology (Koff, Rierdan y Stubbs, 1990: 56-68). In recent decades, many researchers and journalists have been interested in one facet of body image: body dissatisfaction. Due to the increase in body image disorders, become interested in developing strategies to prevent problems arising therefrom. For this purpose requires, as a first approximation of the detection of risky eating behaviors, the influence of media, advertising and fashion, the stereotype of the thin ideal, etc. Under the above, we decided to investigate whether problems with body image are influenced by the factors mentioned above, likewise, if affected school performance and whether dieting causes health problems for students Esemo the UAS. Keywords: body dissatisfaction, binge eating, body dissatisfaction. INTRODUCCIÓN Y MARCO REFERENCIAL “La alteración de la imagen corporal es considerada un factor de riesgo en trastornos de la conduc-

114

José Antonio Sepúlveda Soberanes Jesús Alán Valenzuela Atondo

ta alimentaria” (Gómez-Péresmitré G., et al., 2001: 18:313). Thompson (1990) comenta que es un componente perceptual de la imagen corporal que se caracteriza por la sobreestimación del cuerpo (percepción mayor a la dimensión real), o la subestimación del mismo (percepción de un tamaño corporal inferior al que realmente se tiene). Desde la antigüedad están presentes los trastornos de la imagen corporal ocasionados por conductas alimentarias de riesgo, imponiéndose desde entonces los estereotipos de la delgadez como “malo o vulgar” y el estereotipo de la robustez como “lo aceptado y atractivo”; no obstante, hoy día siguen siendo los trastornos de la imagen corporal un tema de interés, sólo que ahora se invierten los estereotipos, donde el ideal delgado es sinónimo de belleza, felicidad y éxito, mismo que gran cantidad de mujeres desean alcanzar, y en gran manera la robustez u obesidad es un ideal con interés poco significativo a seguir, debido a que en la


José Antonio Sepúlveda Soberanes Jesús Alán Valenzuela Atondo

actualidad se ha convertido en un problema de salud pública ocupando México el primer lugar mundial en obesidad, según cifras de la Organización Mundial de la Salud. Este estudio se realiza con la finalidad de conocer la influencia de diversos factores para el desarrollo de los trastornos de la imagen corporal en las estudiantes; así mismo, para identificar los problemas que genera, cómo afectan a las personas, provocando que se sientan mal y presenten estereotipos negativos en su contra; de igual manera, ocasionando que dichas personas mantengan un autoconcepto negativo, alteraciones en su conducta alimentaria, tristeza, ansiedad y depresión, que incluso puede llegar a cobrar su propia vida. Todo esto con la finalidad de ayudar a las personas que día a día se convierten en víctimas de los medios de comunicación, de la sociedad y demás, transformándose en víctimas de sí mismas. De igual manera, apoyar a que las consecuencias de este problema disminuyan y así disminuir los índices de estudiantes que presenten conductas alimentarias de riesgo, ocasionándoles los trastornos de la imagen corporal. Los trastornos de la imagen corporal ocasionados por una conducta alimentaria de riesgo o desordenada, por ejemplo la implementación de dietas crónicas o excesivas y desequilibradas; la influencia de los medios de comunicación, la moda y la publicidad, el estereotipo de la delgadez, etc., resultan de gran interés ya que hoy día se están incrementando casos en que gran parte de la población, sin excluir sexo, edad o nivel cultural, está siendo afectada. Resulta curioso que aun siendo estudiantes y futuros profesionales de ciencias de la salud, contando con la información suficiente en cuanto a

Trastornos de imagen corporal en mujeres estudiantes de la Escuela Superior de Enfermería-uas, Los Mochis, Sinaloa, ciclo escolar 2010-2011

nutrición, dietoterapia, etc., gran cantidad de estudiantes de la Escuela Superior de Enfermería Los Mochis, de la Universidad Autónoma de Sinaloa, se dejen influir por paradigmas que en vez de proporcionar alternativas que conlleven al mejoramiento de su calidad de vida generen consecuencias para su salud. Todo esto seguido de una mala alimentación (consumo de comida chatarra, comida corrida, implementación de dietas inadecuadas, etc.) y demás factores ocasionan que las estudiantes sean atrapadas por los trastornos de la imagen corporal, por el deseo de un cuerpo excelente, perfecto, “el que todas quieren”, logrando adquirir niveles de insatisfacción con su imagen corporal, afectando su vida en diversos aspectos, como son el aspecto psicológico por la insatisfacción que presentan; social por la influencia del mismo para adquirir “el ideal delgado”; orgánico por los daños a la salud que resultan de la conducta alimentaria de riesgo; igualmente, afectando el desempeño escolar de las mismas por la preocupación que presentan. Actualmente, los trastornos de la imagen corporal se han convertido en un estilo de vida cada vez más utilizado por las adolescentes, que se está estableciendo frecuentemente en la sociedad; y esto debido a que el estar delgado es un ideal que siguen las jóvenes, y que es erróneamente un sinónimo de felicidad, belleza y éxito, originado debido a que los medios de comunicación estereotipan modelos ideales delgados que atrapan en su contexto a ambos sexos, en este caso a las mujeres; y tratando de obtener dicho ideal se someten a diversas conductas que en lugar de ayudarlas perjudican de manera considerable su estado de salud, olvidándose así de las consecuencias que tienen para la misma.

115


Trastornos de imagen corporal en mujeres estudiantes de la Escuela Superior de Enfermería-uas, Los Mochis, Sinaloa, ciclo escolar 2010-2011

Por lo mencionado anteriormente, se plantea lo siguiente: ¿Cuáles son los factores que influyen para que las estudiantes de la Escuela Superior de Enfermería Los Mochis, del ciclo escolar 2010-2011, de la licenciatura en enfermería de la Universidad Autónoma de Sinaloa, desarrollen trastornos de la imagen corporal? OBJETIVOS Objetivo general: conocer cuáles son los factores que influyen para que las estudiantes de la Escuela Superior de Enfermería Los Mochis, del ciclo escolar 2010-2011, de la licenciatura en enfermería, de la Universidad Autónoma de Sinaloa, desarrollen trastornos de la imagen corporal. Objetivos específicos: a) Detectar el tipo de alimentación que llevan las estudiantes, así como su estilo de vida. b) Identificar la información y educación que poseen respecto a su estado nutricional, su salud, etcétera. c) Diferenciar los trastornos de la imagen corporal: alteración de la imagen corporal, nivel de satisfacción/insatisfacción corporal, su figura ideal, etcétera. d) Clarificar la influencia de los medios de comunicación y del entorno, y la importancia que le dan las estudiantes al “estereotipo del ideal delgado”. METODOLOGÍA El tipo de investigación es cuantitativa, de carácter correlacional, descriptivo y de corte transver-

116

José Antonio Sepúlveda Soberanes Jesús Alán Valenzuela Atondo

sal. La muestra total no probabilística, con n=285 estudiantes de la Esemo de la uas, del ciclo escolar 2010-2011, cursando los primeros, segundos y terceros años de la licenciatura en enfermería, eliminándose 14 individuos, se obtiene una muestra total de n=271, equivalente al 35% del universo total de N=774 mujeres. Instrumentos. Se aplicaron instrumentos con base en el “Cuestionario de Alimentación y Salud” y la “Escala de Factores de Riesgo Asociados con Trastornos Alimentarios” (efrata), diseñado por la doctora Gilda Gómez-Péresmitre (1997). Procedimiento. Se realizaron los procedimientos pertinentes con las autoridades escolares, y previamente a la aplicación de los instrumentos se obtuvo el consentimiento informado. La recolección de datos se llevó a cabo en los salones de la escuela, y los instrumentos se aplicaron colectivamente. RESULTADOS De las noventa y cinco dietantes, 22.1% conocen el valor nutricional de las dietas que implementan, mientras que lamentablemente un 77.8% no lo conoce, lo que es lamentable debido a que sólo implementan dietas sin estricto orden ni indicaciones nutricionales, lo que puede afectar su estado de salud de manera considerable. De las noventa y cinco mujeres que hacen dieta, 4.21% siempre se distrae en clase por pensar en qué tipo de dieta podrá utilizar para alcanzar su peso ideal, 22.11% lo hace frecuentemente, mientras que un 73.68% nunca se distrae en clase por ese aspecto. El 11.44% siempre siente deseos de implementar dietas cuando escucha u observa anuncios en los medios de comunicación, 30.63% frecuentemente se ve


José Antonio Sepúlveda Soberanes Jesús Alán Valenzuela Atondo

Trastornos de imagen corporal en mujeres estudiantes de la Escuela Superior de Enfermería-uas, Los Mochis, Sinaloa, ciclo escolar 2010-2011

influenciado por los medios de comunicación, mienimagen corporal y preocupaciones por su peso, su tras que la mayoría (57.93%) nunca se ve influenciada figura, etc., lo que es un gran detonante para que por los mismos. Lo que ocasiona en pequeña cantiellas adquieran las mismas conductas. dad, pero significativa, la influencia que los medios de El 46.13% se considera normal (ni gordita ni delcomunicación tienen para que las personas adquieran gada), el 20.6% delgada, el 4.58% muy delgada, mienconductas que no tenían para, “según ellos”, mejorar tras que el 25.4% gordita y el 2.9% muy delgadas. su calidad de vida, olvidándose que lo que provocan En cuanto al tema central de esta investigación es un desgaste en su estado de salud. (imagen corporal), se encontró lo siguiente: Satisfactoriamente Cuadro 1. Satisfacción / Insatisfacción con la imagen corporal se observa que el 87.37% no tuvo ningún problema nivel 1 eros años 2 dos años 3 eros años total % total de salud al hacer dietas, -8 0 0 0 0 0 mientras que, no menos -7 0 0 0 0 0 importante, el resto del -6 1 0 0 1 0 porcentaje (12.63%) presentó diversos problemas de salud, entre los que destacan: anemia, mareos y anemia, mareos y cefalea, hipertensión arterial, hipertensión arterial y anemia e hipotensión arterial, predominando la anemia con un 6.32 por ciento. El 44.28% cree que las personas delgadas son más aceptadas por la sociedad que las que no lo son, y el resto (55.72%) opina que no, que todos tienen los mismos derechos sin importar el estado o la apariencia física que presenten. El 76% cuenta con amigas con problemas de

-5

1

0

0

1

0

-4

1

0

1

2

1

-3

2

7

0

9

3

-2

12

8

9

29

11

-1

25

21

20

66

24

0

25

22

15

62

23

1

23

18

21

62

23

2

4

10

13

27

10

3

3

3

2

8

3

4

0

1

2

3

1

5

0

0

0

0

0

6

0

0

1

1

0

7

0

0

0

0

0

8

0

0

0

0

0

total

97

90

84

271

100

Fuente: instrumento de evaluación diseñado con base en el Cuestionario de Alimentación y Salud, versión para adolescentes, de la Dra. Gilda Gómez Péres-Mitre (unam).

117


Trastornos de imagen corporal en mujeres estudiantes de la Escuela Superior de Enfermería-uas, Los Mochis, Sinaloa, ciclo escolar 2010-2011

ANÁLISIS E INTERPRETACIÓN E l cero (0) representa total satisfacción con la imagen corporal, mientras más se aleje del cero tendremos satisfacción con la imagen corporal que puede ser positiva (1, 2, 3, 4, 5, 6), debido a que se quiere ser más delgada de lo que ya se es, o insatisfacción negativa (-1, -2, -3, -4, -5, -6) porque se desea estar más gruesa de lo que ya se está. De las 271 estudiantes participantes, el 23% se encuentra totalmente satisfecha con su imagen corporal, mientras que existe un 39% con insatisfacción negativa, ya que desean estar más gruesas de lo que están y el resto (37 por ciento). Es importante recalcar que la mayoría de las estudiantes presentan insatisfacción, ya sea positiva o negativa, esto aunque no realizan algún tipo de dieta, la están realizando o la han realizado, así que el hacer o no alguna dieta no nos exenta de presentar algún tipo de alteración de la imagen corporal, ya que todos nos preocupamos en cierto grado de ello. DISCUSIONES Se obtiene, en el presente estudio, un total de 271 mujeres estudiantes de la Escuela Superior de Enfermería Los Mochis de la Universidad Autónoma de Sinaloa, de la licenciatura en enfermería, ciclo escolar 2010-2011, con una media de edad de veinte años, satisfactoriamente la mayoría de las participantes se encuentran categorizadas, según su imc, en estado saludable (67.16 por ciento). Pero muestran hábitos alimenticios desordenados, por ejemplo, la mayoría de los que se alimentan con más frecuencia en sus casas, consumen refrescos en cada comida, lo que es lamentable debido a

118

José Antonio Sepúlveda Soberanes Jesús Alán Valenzuela Atondo

que como estudiantes en el Área de la Salud, deben alimentarse correctamente, lo que puede incrementarse día con día siendo un factor de riesgo para padecer un cierto grado de obesidad y otras patologías; es imprescindible recalcar que quienes se alimentan en la escuela, en la calle, etc., consumen con más frecuencia agua, té o jugo, lo que refleja que se cuidan mejor en cuanto a su alimentación que los que se alimentan en sus casas, pero por las limitaciones de sus horarios de clases no las realizan. Quienes utilizan dietas lo hacen sin estricto orden ni indicaciones nutricionales, lo que puede afectar su estado de salud de manera considerable. El 18.95% de las mujeres que hacen dieta impresionantemente, sigue haciendo dieta aunque ya haya alcanzado su ideal de peso, lo que representa una conducta alimentaria compulsiva y de riesgo,


José Antonio Sepúlveda Soberanes Jesús Alán Valenzuela Atondo

Trastornos de imagen corporal en mujeres estudiantes de la Escuela Superior de Enfermería-uas, Los Mochis, Sinaloa, ciclo escolar 2010-2011

tipo de dieta podrá utilizar para alcanzar su peso ideal, lo que ocasiona una baja en el rendimiento escolar de las mismas, así como en el impedimento de realizar tranquilamente sus actividades cotidianas. Es importante recalcar que la mayoría de las estudiantes presentan insatisfacción ya sea positiva o negativa, y esto aunque no realizan algún tipo de dieta, la están realizando o la han realizado, así que el hacer o no alguna dieta no nos exenta de presentar algún tipo de alteración de la imagen corporal, ya que todos nos preocupamos en cierto grado de ello. Logrando coincidir con estudios realizados anteriormente, donde los trastornos de imagen corporal se están convirtiendo en problemas cada vez más presentes, como el realizado por la Dra. Gilda Gómez Péres-Mitré en la Facultad de Psicología de la unam, División de Investigación y Estudios de Posgrado (2009). CONCLUSIONES que las puede llevar a adquirir conductas alimentarias de riesgo y desarrollar diversas patologías relacionadas (anorexia, bulimia, etcétera). En pequeña cantidad, pero significativa, la influencia que los medios de comunicación afecta para que las personas adquieran conductas que no tenían para, “según ellos”, mejorar su calidad de vida, olvidándose que lo que provocan es un desgaste en su estado de salud. Un pequeño pero significativo porcentaje presenta diversos problemas de salud, entre los que destacan: anemia, mareos y anemia, mareos y cefalea, hipertensión arterial, hipertensión arterial y anemia e hipotensión arterial, predominando la anemia con un 6.32 por ciento. Así mismo, un pequeño porcentaje se distrae siempre y frecuentemente en clase, pensando en qué

La imagen corporal es un estereotipo que junto con la personalidad nos refleja nuestro yo exterior en la vida cotidiana, a través de ella nos conducimos, nos comunicamos, nos identificamos con los demás, etcétera. Cada individuo, sin exclusión, busca mantener su imagen corporal adecuada, cuidándola de manera que pueda ser agradable a los demás al realizar sus actividades, olvidando lo importante que es sentirnos satisfechos primeramente con nosotros mismos. Cuando el individuo se preocupa en manera excesiva por este concepto de sí mismo, ya sea por la influencia de su entorno (sociedad, medios de comunicación, etc.), tiende a desarrollar diversos trastornos inconscientemente, como son: alteración de la

119


Trastornos de imagen corporal en mujeres estudiantes de la Escuela Superior de Enfermería-uas, Los Mochis, Sinaloa, ciclo escolar 2010-2011

imagen corporal (piensa que está más delgada o gordita de lo que en realidad está), utilización de dietas y conductas alimentarias de riesgo relacionadas a las mismas (hacen dieta sin estricto orden, sin conocer el valor nutricional adecuado dependiendo a su imc, continúa haciendo dietas aunque ya haya alcanzado el peso ideal, etc.), entre otras, logrando con ello adquirir serios problemas de salud, y como consecuencia se ve afectado el rendimiento escolar al distraerse en clases por descubrir o analizar qué tipo de dieta o qué estrategia puede utilizar para alcanzar su ideal de peso y obviamente de figura; así mismo, adquiriendo problemas de salud al realizarlas. Siendo alarmante que como estudiantes y futuros profesionales de las ciencias de la salud, aun recibiendo clases de nutrición, dietoterapia, farmacología, patología, etc., se caiga en este tipo de conductas. Es aquí donde el primer nivel de atención en salud: PREVENCIÓN, debería tener un gran auge, ya que al promocionar de manera adecuada y suficiente la

José Antonio Sepúlveda Soberanes Jesús Alán Valenzuela Atondo

salud podemos contribuir a la prevención de problemas, en este caso de trastornos de la imagen corporal, y con ello contribuir a mejorar la calidad de vida de quien la padezca. Todo lo anterior debido a que se busca agradar a la sociedad y adecuar a sí mismas el tabú que actualmente la sociedad establece erróneamente: “La delgadez es un sinónimo de belleza, felicidad y éxito”, al pensar que una persona delgada puede tener más oportunidades en la vida que quien está un poco más llenita. Olvidándose que todos, absolutamente todos, tenemos una esencia en cada uno, y una misma capacidad que sólo es cuestión de desarrollarla para cumplir nuestros objetivos y proyectos de vida, olvidando lo que la sociedad desea y preocupándonos entonces por lo que nosotros como personas, como seres humanos queremos, empleando el famoso dicho “para querer a los demás, quiérete a ti mismo”. BIBLIOGRAFÍA Fisher, S. (1990). “The Evolution of Psychological Concepts about de Body”. En T.F, Cash y T. Pruzinsky, Body Images. Development, Deviance and Change, New York, The Guilford Press. Gómez-Péresmitre G., et al. “Los trastornos de la imagen corporal”, Revista Mexicana de Psicología.18 (2001), México, df. Koff, E., Rierdan, J. y Stubbs, M. (1990). “Gender, body image, and self-concept in early adolescence”. Journal of Early Adolescence, núm. 10. Slade, P. y Russell, G. (1973): “Awareness of body dimensions in anorexia nervosa: Cross-sectional and logitudinal studies”. Psychological Medicine, núm. 3. Thompson, J. et al. (1998). Exacting Beauty. Theory, Assessment, and Treatment of Body Image Disturbance, American Psychological Association. Washington, dc.

120


Ulises Torres Sánchez

Estudio de seguimiento de egresados de la Escuela Nacional de Trabajo Social, unam (1998-2005)

El propósito de este estudio es dar respuesta a las siguientes preguntas de investigación: ¿cuáles son las principales funciones que tienen los licenciados en trabajo social?, ¿qué conocimientos, habilidades y destrezas continúan vigentes en el Plan de Estudios 1996? Nuestro objetivo principal Ha sido determinar la vigencia de los conocimientos, habilidades y destrezas de una muestra de egresados de la licen-

ciatura en trabajo social de la Escuela Nacional de Trabajo Social de la Universidad Nacional Autónoma de México, 1998-2005, formados en el Plan de Estudios 1996. La hipótesis que orienta este trabajo es que los conocimientos, habilidades y actitudes bajo las que se forman los egresados de esta facultad son vigentes para el ejercicio de sus funciones. Para comprender la validez de esta hipótesis se retomó la definición de la maestra Silvia Galeana acerca de las funciones del trabajo social, como son: educación social, planeación y programación, administración, capacitación social, organización social, investigación social y gestión social. Además, concentra tres grandes áreas de intervención: tradicionales, potencia-

121


Estudio de seguimiento de egresados de la Escuela Nacional de Trabajo Social, unam (1998-2005)

Ulises Torres Sánchez

les y emergentes; sólo las primeras cuentan con referentes teóricos y metodológicos muy desarrollados. Y como guía para la organización del trabajo de campo se recurrió al planteamiento de las diez dimensiones del diseño metodológico del Modelo de ANUIES para el Seguimiento de Egresados, que brindaron una guía para la elaboración de este estudio: 1. Origen socio-familiar de los egresados, 2. Rasgos generales de los egresados, 3. Trayectoria educativa de los egresados, 4. Incorporación al mercado laboral, 5. Tasa de ocupación y de desempleo abierto, 6. Ubicación en el mercado de trabajo, 7. Satisfacción, 8. Desempeño profesional, 9. Opiniones acerca de la formación, y 10. Valoración de la institución. Finalmente se retomaron las funciones, conocimientos, habilidades y actitudes establecidas en el Plan de Estudios 1996 para identificar cuáles perdieron vigencia con relación al perfil del egresado y la revisión internacional de trabajos de licenciatura, maestría y doctorado elaborados en Europa, Estado Unidos, la Red de Información en la Base de Datos de Tesis Doctorales (teseo) y la Red La-

en un solo momento, en un tiempo único. Abarcó a cinco generaciones, formadas bajo el plan mencionado. Nivel descriptivo: tuvo como objetivo describir los conocimientos, habilidades y actitudes que aplican los egresados en el ejercicio profesional, sobre las diez dimensiones establecidas en el modelo de la anuies.

tinoamericana de Información y Documentación en Educación (reduc), además de Latinoamérica y México para la construcción del objeto de estudio. Ulrich Teichler hace el mayor de los aportes, indicando la forma en cómo debe realizarse un estudio de seguimiento de egresados; y Giovanna Valentí hace su propuesta sobre la manera de hacer este tipo de estudios.

Los que decidieron con- Los que decidieron no

Grupo de estudio: Criterios de Inclusión y exclusión Inclusión

Exclusión

Los que cumplieron el Los que no cumplieron 100% de los créditos del el 100% de los créditos Plan de Estudios.

del Plan de Estudios.

Los que se encontraban Los que no se encontratrabajando al momento ban trabajando al mode la encuesta.

mento de la encuesta.

Los que desempeñaban Los que no desempeñafunciones propias del ban funciones propias trabajador social. testar la encuesta.

del trabajador social. contestar la encuesta.

Los que concluyeron su Los que no concluyelicenciatura en el tiempo ron su licenciatura en establecido (9 semes- el tiempo establecido (9 tres).

semestres).

Los que contaban con Los que no contaban número telefónico para con número telefónico

RESULTADOS DE LA INVESTIGACIÓN

aplicarles la encuesta.

para aplicarles la encuesta.

Tipo de estudio: el diseño de la investigación fue transversal, debido a que se recolectaron los datos

122

Fuente: Construcción operativa de criterios, Estudio de Seguimiento de Egresados, México, 2009.


Estudio de seguimiento de egresados de la Escuela Nacional de Trabajo Social, unam (1998-2005)

Ulises Torres Sánchez

DESCRIPCIÓN DE LOS RESULTADOS Los datos obtenidos corresponden a treinta indicadores o variables, a través de los cuales se conocen datos generales, formación profesional, relación laboral, pertinencia con el perfil profesional, representación de su desempeño profesional y si tiene alguna organización gremial. La encuesta cubre a 148 egresados de la Escuela Nacional de Trabajo Social; se aplicó a quienes 1) cumplieron el 100% de los créditos del Plan de Estudios, 2) los que se encontraban trabajando al momento de la entrevista, 3) los que desempeñaban funciones propias del trabajador social, 4) los que decidieron contestar la encuesta, 5) los que concluyeron su licenciatura en el tiempo establecido (9 semestres) y 6) los que contaban con número telefónico para llamarles.

Frecuencia

Porcentaje

Porcentaje válido

Porcentaje acumulado

El tamaño de la muestra se realizó por cinco estratos, correspondientes a las generaciones 19982002, 1999-2003, 2000-2004, 2001-2005 y 20012006, cuyo resultado fue el siguiente: la muestra obtenida como resultado estadístico es igual al múltiplo del nivel de confianza al cuadrado (92%), la variabilidad positiva (0.5), la variabilidad negativa (0.5), el total de la muestra (148), todo entre el múltiplo del total de la muestra (148) y la precisión o error al cuadrado (3%), sumando a su vez el múltiplo del nivel de confianza al cuadrado (92%), la variabilidad positiva (0.5) y la variabilidad negativa (0.5).

2. Rasgos generales de los egresados. Sexo Válidos

Muestra probabilística

Masculino

26

17.6

17.6

17.6

Femenino

122

82.4

82.4

100.0

Total

148

100.0

100.0

82.4% de los egresados de esta muestra son del sexo femenino, mientras que el 17.6% son de sexo masculino. Año de ingreso y total de egreso a la ents Porcentaje del Frecuencia Válidos total por periodo por ciclos ingreso egreso ingreso egreso 1998-2002

29

29

19.6

19.6

1999-2003

30

28

20.3

18.9

2000-2004

30

31

20.3

20.9

2001-2005

29

31

19.6

20.9

2002-2006

30

28

20.3

18.9

Total

148

147

100.0

100.0

Debido al tipo de muestreo, la selección por estratos buscó estar equilibrada para poder emitir una opinión mucho más veraz sobre los datos; incluso hacer un análisis comparativo de los resultados obtenidos. En su mayoría los egresados de la ents concluyen el 100% de los créditos del Plan de Estudios en el tiempo establecido de nueve semestres, tal como se establece en el Reglamento General de Inscripciones de la unam, incluyendo el servicio social y el dominio de un procesador de palabras, hoja de cálculo y paquete estadístico.

123


Estudio de seguimiento de egresados de la Escuela Nacional de Trabajo Social, unam (1998-2005)

El 99.3% de la muestra realiza sus estudios en los tiempos establecidos. Los individuos apuestan a cumplir con los requisitos que certifiquen y avalen su formación profesional. Siguiendo a Barrón (1996), con la formación se otorga un valor agregado al estudiante, lo que le permite una mayor movilidad social y un mejor estatus social. Participa en cursos Válidos Frecuencia

Porcentaje

Si

40

27.0

No

108

73.0

Total

148

100.0

Ulises Torres Sánchez

INCORPORACIÓN AL MERCADO LABORAL Con esta variable se busca conocer cuáles son los momentos decisivos de incorporación al trabajo y los tiempos insumidos en la búsqueda del mismo, así como los medios y factores de mayor efectividad en la consecución del empleo. Tiempo que tardó en incorporarse al Campo Laboral Válidos Frecuencia Porcentaje

Cuarenta egresados (27%) participan en cursos de formación para desempeñar mejor su trabajo; el resto, 108 casos (73%), no lo hacen. Tomando en cuenta el número de personas que estudian una especialidad (4.7%), maestría (.7%), cursos (27%) y diplomados (23.6%), se deduce que la actualización profesional no representa una gran demanda.

Seis meses 26

17.6

Un año

40

27.0

Dos años

82

55.4

Total

148

100.0

El tiempo que se requiere para conseguir el primer empleo es de seis meses (17.6%); en un año lo consiguieron el 27% y en dos años el 55.4%, debido a que no contaban con los requisitos para ser aceptados en un empleo, concluir el servicio social, titularse y obtener la experiencia necesaria antes de ingresar a trabajar. Forma de ingreso a su empleo actual Válidos Frecuencia Porcentaje Selección Recursos Humanos

85

57.4

Recomendación

40

27.0

Redes sociales

23

15.5

Total

148

100.0

La principal manera en que el egresado se inserta a un empleo es a través del proceso de selección de recursos humanos (57.4%), mientras que por reco-

124


Estudio de seguimiento de egresados de la Escuela Nacional de Trabajo Social, unam (1998-2005)

Ulises Torres Sánchez

mendación ingresaron el (27%) y con apoyo de las redes sociales para ser considerados (15.5 por ciento). La ausencia de los Colegios de Trabajadores Sociales para incorporar a los profesionistas formados, hace evidente la falta de organización y promoción de los recursos humanos que forma la ents-unam, acto que debe reforzarse para ganar espacios, estatus y poder para la profesión. ¿A qué tipo y nivel pertenece la institución, empresa u organismo donde labora? Cobertura Válidos

Frecuencia

Porcentaje

cional, 2% a otras y 3.4% no contestó. Sobresale entre las minorías el 6% en cobertura internacional, debido a que existen asociaciones y fundaciones del sector social que operan a ese nivel beneficiando a una población diversa con donativos y patrocinio de organizaciones de otros países con sede en México. Por su tamaño la institución, empresa u organismo donde labora es: Válidos

Frecuencia

Porcentaje

Microempresa

2

1.4

Pequeña empresa

7

4.7

Internacional

6

4.1

Mediana empresa

44

29.7

Federal

76

51.4

Grande empresa

62

41.9

Estatal

32

21.6

No contestó

33

22.3

Local

21

14.2

Total

148

100.0

Municipal

5

3.4

Otra

3

2.0

No contestó

5

3.4

Total

148

100.0

51.4% corresponde a una cobertura federal, 21.6% al orden estatal (df), 14.2% al total delega-

El primer lugar sobre el tipo y nivel pertenece a la institución, empresa u organismo donde laboran, es la grande empresa 41.9%. Incluye instituciones a nivel federal y Secretarías de Estado. En segundo lugar (29.7%) se encuentra la mediana empresa; en tercer lugar 22.3% no sabe identificarlo, en cuarto lugar 4.7% corresponde a empresas familiares, y por último, el 2% corresponde a las microempresas. El Estado es el principal empleador de trabajadores sociales por el tipo de programas que aplica. El marco en el que se desempeña este egresado es público.

125


Estudio de seguimiento de egresados de la Escuela Nacional de Trabajo Social, unam (1998-2005)

Ulises Torres Sánchez

28.4

Educación

27

18.2

Asistencia Social

17

11.5

Seguridad Pública

12

8.1

Docencia e Investigación

8

5.4

Administración de Recursos Humanos 11

7.4

Derechos Humanos

1.4

2

Administración o Procuración de Jus- 13 ticia

8.8

Medio ambiente

.7

1

Organización y Participación Comu- 5 nitaria

3.4

Género

1

.7

Otra

9

6.1

Total

148 100.0

El ámbito que predomina es el de Salud, 28.4%; la educación 18.2%, y asistencia social 11.5%. Siguiendo a Galeana (2004), las tres son áreas tradicionales que atienden problemas que han sido abordados desde el origen de la profesión; enfocados a las necesidades sociales básicas del ser humano, con un profundo manejo de referentes: teóricos y metodológicos. El segundo gran bloque incluye la Procuración de Justicia, 8.8%; Seguridad Pública 8.1%; Administración de Recursos Humanos 7.4%; Docencia e Investigación 5.4%. Se concentran en áreas potenciales, cuyo interés se dirige a los problemas que han estado latentes. Sin embargo, no se han abordado en

126

Válidos Primer Nivel Segundo Nivel Tercer Nivel No aplica Total

Frecuencia 13 14 15 106 148

Porcentaje 31 33.3 35.7 71.6 100.0

El ámbito donde se desempeñan el 28.4% del total de la muestra de egresados es el de Salud, distribuido de la siguiente manera: 35.7% en el tercer nivel; 33.3% en el segundo nivel y 31% en el primero. ¿Qué tipo de nombramiento tiene usted? Porcentaje válido Porcentaje acumulado

42

Porcentaje

Porcentaje

Salud

Válidos

toda su magnitud, utilizan procedimientos teóricos y metodológicos poco difundidos o que no han sido sistematizados; prácticas que no son identificadas ni reconocidas por la población. Las áreas emergentes son: Organización Comunitaria 3.4%; Derechos Humanos 1.4%; Medio Ambiente y Género (ambos con un .7 por ciento). Si el ámbito donde usted se desenvuelve profesionalmente es el de Salud, ¿en qué nivel se desempeña?

Frecuencia

Frecuencia

¿Cuál es el ámbito donde usted se desempeña profesionalmente?

Personal de base

40

27.0

27.0

27.0

Eventual

25

16.9

16.9

43.9

Por honorarios

33

22.3

22.3

66.2

Por obra y tiempo de- 10 terminado

6.8

6.8

166.2

Subcontratado empresa

1.4

1.4

70.9

25.7

25.7

96.6

Válidos

por 2

De confianza

38

Total

148 100.0 100.0


Ulises Torres Sánchez

Estudio de seguimiento de egresados de la Escuela Nacional de Trabajo Social, unam (1998-2005)

Los tipos de nombramiento que tienen los trabajadores sociales de esta muestra, son: 27% personal de base, 25.7% de confianza, 22.3% por honorarios, 16.9% eventual, 6.8% por obra y tiempo determinado, y el 1.4% subcontratado por una empresa. El 27% cuenta con estabilidad laboral y todas las prestaciones por ser personal de base, mientras que el resto, 63%, se encuentra en condiciones altamente vulnerables dentro del mercado de trabajo. 47.3%, esto es casi la mitad de los egresados, no cuenta con prestaciones sociales ni garantías que otorga la Ley Federal del Trabajo. También se debe comparar esta respuesta con posteriores estudios para saber la movilidad que se presenta en el mercado de trabajo, identificar la forma de contratación y los derechos que les son suprimidos.

Administrativo Analista Asesor Asistente Auxiliar Capacitador Coordinador Director Docente Educador Empleador Encargado Encuestador Enlace Entrevistador Evaluador Facilitador Gestor Grado Teniente Inspector Investigador Jefe de Departamento No contestó Operadora Orientador Servicios profesionales Relaciones Públicas Responsable del vinculo Interinstitucional Supervisor Trabajo social Verificador Total

Porcentaje

Válidos

Frecuencia

¿Qué puesto o cargo ocupa?

4 7 1 2 1 3 17 4 3 4 1 1 2 2 1 1 1 2 1 1 6 9 1 2 7 1 1 1

2.7 4.7 .7 1.4 .7 2.0 11.5 2.7 2.0 2.7 .7 .7 1.4 1.4 .7 .7 .7 1.4 .7 .7 4.1 6.1 .7 1.4 4.7 .7 .7 .7

1 59 1 148

.7 39.9 .7 100.0

127


Estudio de seguimiento de egresados de la Escuela Nacional de Trabajo Social, unam (1998-2005)

Son 59 los puestos que ocupan los egresados de Trabajador Social (39.9%) que tienen claramente definida sus funciones, conocimientos, habilidades y actitudes que debe de ejercer de manera cotidiana. Existen diecisiete coordinadores de proyecto (11.5%), nueve jefes de departamento (6.1%) que utilizan la teorías epistemológicas y sociológicas para la comprensión e interpretación de la realidad social, apoyados de los modelos de investigación y las técnicas de análisis estadístico para la interpretación del contexto y la problemática social, las metodologías de planeación dirigidas a la atención de las necesidades sociales y los procesos de organización y participación social que generan los sujetos en su vida cotidiana. El analista y orientador (4.7%) busca formular y desarrollar estrategias para el conocimiento y la intervención en la realidad social a nivel de caso y grupo. El investigador, administrador, director y educador (2.7%), los docentes y capacitadores (2%), se dedican a trabajar metodologías que les permitan di-

128

Ulises Torres Sánchez

señar estrategias y ejecutar acciones de intervención que dinamicen la participación de los sujetos en los proyectos de desarrollo social. El resto de puestos se inscribe en actividades operativas sin la denominación de trabajo social, pero con relación a los conocimientos, habilidades y actitudes que se dan en los estudios de licenciatura. ¿Cuál es la ubicación jerárquica, en la estructura orgánica, del puesto que usted desempeña? Válidos Frecuencia Porcentaje Superior

4

2.7

Medio

50

33.8

Operativo

94

63.5

Total

148

100.0

La ubicación jerárquica se aplica en las organizaciones para designar la cadena de mando que comienza con los gestores de alta dirección y sigue hasta los trabajadores operativos. Impone la subordinación de las pautas de grado inferior a las de rango superior. La idea de jerarquía normativa enlaza con la de estructuración de un conjunto de medidas en diferentes rangos, atendiendo a los criterios de derivación formal y material. El 63.5% se posiciona en un nivel operativo, esto es que son actividades repetitivas y se encuentran subordinadas en un tercer o cuarto nivel. Se requiere de altos volúmenes de trabajo con bajo grado de exigencia intelectual, y la capacitación que


Ulises Torres Sánchez

se les brinda para optimizar los tiempos y entregar productos. Un 33.8% se ubica a nivel medio, lo que implica que debe contar con manejo de personal, supervi-

Estudio de seguimiento de egresados de la Escuela Nacional de Trabajo Social, unam (1998-2005)

¿Cuál es su salario mensual, antes de descuentos, que proviene de su desempeño como trabajador(a) social? Válidos Frecuencia Porcentaje

sión y un grado de responsabilidad acorde a la ac-

Menos de 3,000.00

7

4.7

tividad, ámbito y área en la que se desempeña. Los

3,001.00 a 6,000.00

61

41.2

conocimientos, habilidades y actitudes están acordes

6,001.00 a 9,000.00

36

24.3

9,001.00 a 12,000.00

29

19.6

12,001.00 a 15,000.00

11

7.4

15,001.00 a 18,000.00

2

1.4

24,001.00 a 27,000.00

1

.7

Más de 27,001.00

1

.7

Total

148

100.0

a un nivel de responsabilidad media. El 27% se encuentra en un nivel superior, lo que implica un aumento en el nivel de responsabilidad, manejo de recursos materiales, técnicos y humanos, lo que quiere decir que la ents debe enfocar sus esfuerzos para desarrollar habilidades gerenciales y formar egresados con posibilidad de obtener mejores espacios. Cabe aclarar que en este rubro se encontraron personas de diversas edades y antigüedad en los puestos, lo que quiere decir que para aspirar a un puesto superior no influye la edad y ni la experiencia. El primer nivel en jerarquía demanda los siguientes conocimientos, habilidades y actitudes: inteligencia, manejo de personal, manejo de resolución del conflicto, persuasión, toma de decisiones, asumir riesgos con juicio razonado, designar a las personas adecuadas para el puesto adecuado, ejercer autoridad y jerarquía de manera firme y respetuosa, prever cambios y adaptarse rápidamente a ellos. La formación profesional aumenta el capital

El salario mensual que obtiene un trabajador social es de seis mil pesos (41%); el 24.3% nueve mil pesos, 19.6% percibe doce mil pesos y una pequeña cantidad está por encima de estos salarios. Al sumar los tres primeros rubros, nos da como resultado que el 70.3% se encuentra en un salario promedio de $7, 798.00 mensuales. Los salarios se determinan a partir de las consideraciones que presentan los grupos colegiados de profesionistas para otorgar un salario acorde al nivel educativo (técnico, técnico profesional. Licenciatura, maestría o doctorado) y de acuerdo con las funcio-

personal y de las instituciones, brindando confianza, seguridad y estabilidad laboral para garantizar el logro de los objetivos planteados por la institución. Posee conocimientos que le permiten ser dueño del capital intelectual que agrega valor, disminuye riesgos y dependencia, además de administrar dicho capital. Incluir el desarrollo para mando medio y superior, permitirá al egresado insertarse en niveles superiores.

129


Estudio de seguimiento de egresados de la Escuela Nacional de Trabajo Social, unam (1998-2005)

nes, conocimientos, habilidades y actitudes que cada uno de ellos posee de acuerdo a la formación del nivel educativo correspondiente. SATISFACCIÓN En una escala del 1 al 5 (donde 5 es el número mayor), ¿de qué manera responde a los requerimientos actuales de su trabajo, la formación recibida en sus estudios de licenciatura? Validos Frecuencia Porcentaje 1

3

3.1

2

4

2.7

3

25

16.9

4

42

28.4

5

74

50.0

Total

148

100.0

La mitad de egresados (50%) calificó con un grado de intensidad 5 la satisfacción que tienen con respecto a la formación recibida. Se trata de personas a nivel operativo, con menos de dos años de antigüedad en el puesto. 28.4% calificó con 4, pues existen temas o áreas del Plan de Estudios que consideran se deben reforzar. Por su parte, el 16.9% calificó con 3 esta pregunta. Cabe aclarar que todos ellos son de nivel jerárquico medio, y que demandan mayores conocimientos para el desempeño de su trabajo, como la profundización en teorías intermedias para la atención, interpretación, comprensión y solución de problemas que atienden a diario. Además, buscan que la intervención profesional se pueda dirigir de manera más directa a través de modelos de intervención en trabajo social para que se logre una

130

Ulises Torres Sánchez

mayor efectividad en la solución de los problemas sociales. 7.4% calificó con un valor de 2 y de 1 la formación recibida en la ents, pues comentaron que tanto teorías, técnicas e instrumentos no se revisaron en la escuela pero sí se les pide llevarlas a cabo en el ejercicio profesional; por ejemplo, el estudio socioeconómico y la visita domiciliaria, o bien conocimientos y habilidades mucho más altas para desempeñarse profesionalmente y adquirir otros espacios de empleo, que requieren de especialización, diplomados o cursos para mejorar. ¿Cuál fue la asignatura del Plan de Estudios que le ayudó más para su desempeño laboral? Válidos Frecuencia Porcentaje Estadística 4 2.7 Metodología de la in- 94 63.5 vestigación Teoría de Grupos 50 33.8 Total 148 100.0 Las asignaturas del Plan de Estudios que más contribuyeron al desempeño profesional de los egresados, fueron: metodología de la investigación 63.5%; teoría de grupos 33.8% y estadística 2.7%. Esto debido a que dentro de sus funciones se encuentra el manejo de la investigación en general, desde los grandes métodos cuantitativo y cualitativo, técnicas e instrumentos para conocer el objeto de estudio. Una segunda respuesta es el manejo de grupos, actualmente sugerido por las normas oficiales mexicanas, la política social y los proyectos institucionales, que establecen la utilidad de contar con un grupo y propiciar su formación y desarrollo en etapas de prevención, atención y resolución de problemas


Estudio de seguimiento de egresados de la Escuela Nacional de Trabajo Social, unam (1998-2005)

Ulises Torres Sánchez

no sólo de salud, sino también en diversos procesos donde participa el trabajador social. La mitad de los egresados se calificó como competente en el nivel que se le pide al momento de realizar su intervención; 39.2% se calificó con cuatro, al sumar ambos resultados nos brinda 89.2, que se consideran competentes para el ejercicio profesional de acuerdo con su puesto, funciones, conocimientos, habilidades y actitudes profesionales. 10.8% consideró que no cuenta con una completa formación para su intervención profesional, pero requiere mayores conocimientos, habilidades y actitudes para poderse considerar altamente competente. Desempeño profesional. ¿Cuáles son las dos principales funciones que realiza el trabajador social en su campo laboral? Función Frecuencia Porcentaje Investigar

58

39.1

Orientar

17

11.4

Supervisar

13

8.7

Coordinar

12

8.1

Dirigir

8

5.3

Atender

8

5.3

Evaluar

8

5.4

Planear

6

4.2

Educar

4

2.7

Gestionar

3

2.1

Programar

3

2.1

Analizar

2

1.4

Promoción Social

2

1.4

No contestó

2

1.4

Administrar

1

.7

Organizar

1

.7

Total

148

100

Esta pregunta resultó muy difícil para los egresados, pues no identificaron con claridad las funciones en las cuales se formaron. El Plan de Estudios 1996 establece como función: diseñar y desarrollar investigaciones sociales (39.1%), y resultó ser la función principal del egresado; seguido de diseñar, ejecutar y evaluar proyectos sociales a través de la realización de actividades como orientar (11.4%), supervisar (8.7%), coordinar (8.1%), atender (5.3%9, evaluar (5.4) y planear (4.2 por ciento). Después, promover procesos de educación social por medio de educar (2.7%) y gestionar (2.1%); lo siguientes es intervenir en el desarrollo de políticas sociales, ya que programar (2.1%) y analizar (1.4%) son acciones propias de esta función. La quinta fue participar en procesos de organización y movilización de la población, con las acciones de administrar (.7%) y organizar (.7%), que son las que menos realizan los egresados. Al no existir claridad en la identificación de las principales funciones que debe desempeñar un trabajador social, es necesario informar a los alumnos desde el primer semestre cuáles serán las funciones para las que se va a formar. CONOCIMIENTOS QUE APLICA EN LA INTERVENCIÓN DE LA REALIDAD SOCIAL Los conocimientos que siempre son utilizados por los egresados, fueron: investigación social 62.8%, metodología individual 61.5%, educación social 59.5%, metodología en grupos 54.7% y de población 52%, que son opuestos en comparación con los que nunca utilizan; epistemológicas 35.8%; de medio ambiente 31.8%; análisis del Estado 30.4%, metodología de comunidad 29.1% y formas de interrelación 27.7 por ciento.

131


Estudio de seguimiento de egresados de la Escuela Nacional de Trabajo Social, unam (1998-2005)

Las condiciones nos indican que los problemas son cada vez más específicos y diferentes entre las personas, lo que obliga a intervenir a nivel individual, reforzar la asignatura de trabajo social en la

Ulises Torres Sánchez

atención individualizada para que continúe vigente y sistematizar las experiencias para implementar estrategias de intervención profesional, sin la necesidad de modificar todo el plan.

Habilidades para su intervención en la realidad social Habilidades Siempre A veces Nunca No contestó Total En el nivel comunitario

39.9%

27.7%

31.1%

1.4%

100%

En el nivel grupal

45.9%

33.1%

20.3%

.7%

100%

En el nivel individual

57.4%

24.3%

17.6%

.7%

100%

Elaborar, ejecutar y evaluar programas y proyectos so- 41.9% ciales.

27.7%

29.1%

1.4%

100%

Habilidades para: Generar procesos de promoción, 43.2% organización y movilización social.

29.7%

25.7%

1.4%

100%

Gestionar la participación colectiva

43.2%

38.5%

17.6%

.7%

100%

Elaborar, validar y aplicar instrumentos de investiga- 44.6% ción.

34.5%

17.6%

3.4%

100%

Desarrollo de actividades de investigación en campo, 41.2% como levantamiento de encuestas, aplicación de instrumentos de recolección de datos.

33.8%

23.6%

1.4%

100%

Aplicar las técnicas y los recursos de la comunicación 45.9% social

36.5%

14.2%

3.4%

100%

Aplicar técnicas e instrumentos que dinamicen la par- 50% ticipación de los sujetos.

25.7%

21.6%

2.7%

100%

Promover el respeto de los derechos humanos

60.8%

22.3%

15.5%

1.4%

100%

Construir de redes de apoyo social

50.7%

27%

19.6%

2.7%

100%

Recuperar y sistematizar la experiencia, mediante la 43.9% vinculación de la teoría y la práctica.

29.7%

25%

1.4%

100%

Desarrollar estrategias y acciones de educación social. 42.6%

33.1%

23%

1.4%

100%

Implementar procesos de supervisión formativa y de 43.2% control.

33.8%

21.6%

2%

100%

Efectuar procesos de mediación

46.6%

33.1%

18.9%

1.4%

100%

Participar en procesos de gestión y desarrollo organi- 41.9% zacional

34.5%

21.6%

2%

100%

Coordinar o dirigir grupos de trabajo

58.8%

23.6%

16.2%

1.4%

100%

Comunicarse en forma oral y escrita

89.9%

4.7%

4.7%

.7%

100%

132


Estudio de seguimiento de egresados de la Escuela Nacional de Trabajo Social, unam (1998-2005)

Ulises Torres Sánchez

Como la habilidad más importante, con 89.9%, aplica la comunicación oral y escrita; el respeto a los derechos humanos 60.8%; coordinar o dirigir equipos de trabajo 58.8%; a nivel individual 57.4%, y construir redes de apoyo social 50.7%; que en contraste con las que nunca aplican aparece el nivel comunitario con 31.1%; elaborar, ejecutar y evaluar programas y proyectos sociales 29.1%; generar procesos de promoción y organización y movilización social 25.7%; 25% nunca recupera ni sistematiza la experiencia mediante la vinculación teoría práctica, y 23.6% no hace investigación de campo como levantamiento de encuestas, aplicación de instrumentos para la recolección de datos. Es necesario sistematizar las acciones que reaActitudes para su intervención en la realidad social Actitudes

lizan, de tal forma que se puedan identificar y perfeccionar las estrategias de intervención profesional para obtener un mayor impacto en la atención individualizada, lo que denota una tendencia al trabajo social con casos.

Siempre

A veces

Nunca

Total

Atención a la diversidad de necesidades e intereses de la población.

76.4%

12.8%

10.8%

100%

Involucramiento creativo en la búsqueda de alternativas de solución a situaciones problemáticas

75.7%

12.2%

12.2%

100%

Crítica y autocrítica que propicien el cambio de factores que interfieran en el desarrollo de los proyectos sociales.

68.2%

20.9%

10.8%

100%

Búsqueda permanente de solución a las necesidades sociales

73%

13.5%

13.5%

100%

Desempeño profesional en cualquiera de las actividades de la práctica laboral.

78.4%

14.2%

7.4%

100%

Actualización y aprendizaje permanente.

64.2

24.3

11.5

100%

Trabajo interdisciplinario

79.1%

10.8%

10.1%

100%

Liderazgo

71.6%

20.9%

7.4%

100%

Respeto a los derechos humanos

79.1%

13.5%

7.4%

100%

Tolerancia e inclusión

85.8%

8.8%

5.4%

100%

Permanente promoción de la formación de ciudadanía

56.1%

27%

16.9%

100%

Discreción y reserva en su intervención, en casos específicos

83.9%

8.8%

7.4%

100%

133


Estudio de seguimiento de egresados de la Escuela Nacional de Trabajo Social, unam (1998-2005)

85.8% indicó que la actitud de tolerancia e inclusión es la más importante; 83.9% discreción y reserva en casos específicos; respeto a los derechos humanos y trabajo interdisciplinario 79.1%; desempeño profesional en cualquiera de las actividades 78.4%; y atención a las necesidades e intereses de la población 76.4 por ciento. Las actitudes que nunca se les pide al momento de trabajar, son; permanente promoción en la formación ciudadana 16.9%; búsqueda permanente en la solución de necesidades sociales 13.5%; involucramiento creativo en la búsqueda de alternativas a situaciones problemáticas. Acción que nos indica que la intervención profesional se concentra en trabajo social de casos, seguida de los grupos y en menor medida de la atención y organización comunitaria. Las prácticas escolares se dirigen a comunidades, regiones e instituciones, todas ellas en lo general, pero no existe una práctica dirigida exclusivamente a los casos, esta es una propuesta que surge de acuerdo con las necesidades del mercado y las del egresado. Conocimientos teórico metodológicos y/o técnicos que debe proporcionar la ents-unam, en la formación de los futuros trabajadores sociales Sugerencias Frecuencia Porcentaje 1 Teoría social 41 27.7 2 Investigación social 27 18.2 3 Trabajo individuali24 16.2 zado 4 Trabajo con grupos 19 12.8 5 Estadística 15 10.3 6 Ética profesional 14 9.4 7 Habilidades geren8 5.4 ciales Total 148 100%

134

Ulises Torres Sánchez

La parte más importante que sugieren los egresados, es profundizar en las teorías intermedias para la comprensión de los problemas al momento de trabajar con los individuos. La investigación social debe reforzarse para poder ubicar las causas que originan los problemas; el trabajo social en atención individualizada es menester, debido al formato de atención que solicitan las instituciones, organismos y empresas a los egresados. El trabajo con grupos ofrece hacer el trabajo más fácil, la estadística es una necesidad de los egresados debido a que con ella se pueden hacer proyecciones y tendencias sobre los fenómenos sociales. La ética profesional permite darle un estatus e identidad a los egresados dentro los organismos laborales y por último las habilidades gerenciales ofrecen a los egresados una mayor movilidad social para ocupar mejores puestos de trabajo o aumentar su jerarquía. En resumen, realizar este tipo de estudios ofrece una gran riqueza de información para el diseño de estrategias que mejoren el currículo, obtener información significativa y de gran utilidad para la toma de decisiones que pueda considerar la escuela. El capital que se puede obtener con la aplicación de este estudio en licenciatura y posgrado es verificar, comparar y ponderar el logro de los objetivos, el desarrollo del perfil del egresado así como la pertinencia e impacto de dichos programas y la satisfacción del egresado. La formación del egresado es un factor decisivo en la evaluación y seguimiento para participar de manera eficaz y eficiente en el ámbito social. Permite evaluar la calidad de la educación y obtiene información precisa sobre el origen sociofamiliar de los egresados, rasgos generales, trayectoria educativa, Incorporación al mercado laboral, tasa de


Ulises Torres Sánchez

ocupación y de desempleo abierto, ubicación en el mercado de trabajo, satisfacción en la formación recibida, desempeño profesional, opiniones acerca de la formación y la valoración de la institución sobre la información obtenida. Identifica la vinculación entre la formación y el empleo, permite hacer desde pequeñas correcciones, adecuaciones parciales a los programas sin la necesidad de realizar runa reestructuración completa o total del currículo vigente, la principal de ellas puede hacerse en el trabajo social en atención individualizada dedicando una solo práctica a este tipo de estrategia, profundizar en técnicas como la entrevista a profundidad, estudio socioeconómico, estudio social, visita domiciliara observación, metodología de la investigación y teorías intermedias para la comprensión de los fenómenos sociales. En síntesis, el papel que desempeñan los padres de familia como proveedores económicos de los egresados, cuyo grado máximo de estudios es la secundaria; ocho de cada diez egresados son mujeres, la edad promedio de ellos fue de veintiocho años, la mitad resultó ser casado, siete de cada diez invierten en su formación para incrementar su movilidad social y más de la mitad ingresaron a la unam por pase automático. El 99.3% realizó sus estudios en los tiempos establecidos; nueve de cada diez dedicaron los dos primeros años a obtener su título; ocho de cada diez no poseen estudios de posgrado; dos de cada diez participan en diplomados;; tres de cada diez en cursos de actualización, y en promedio requirieron de un año para conseguir empleo a través del proceso de la selección de recursos humanos. Los trabajadores sociales laboran en el sector público federal, área de salud, en el tercer nivel considerado área tradicional; predomina el personal de

Estudio de seguimiento de egresados de la Escuela Nacional de Trabajo Social, unam (1998-2005)

base seguido del de confianza, cuyo puesto es de trabajo social, a nivel operativo con un salario promedio de seis mil pesos mensuales. En cuanto al grado de satisfacción, la mitad está muy satisfecha y se siente competente en su trabajo, las asignaturas del Plan de Estudios que más les ayudaron a realizar su trabajo fueron las de metodología de la investigación, teoría de grupos y estadística; y las principales funciones que realizan son desarrollar investigaciones sociales, ejecutar y evaluar proyectos sociales. Los conocimientos que siempre son utilizados por ellos, son: investigación social; metodología de trabajo social de casos y educación social. Las principales acciones que resaltaron los egresados, son: comunicación oral y escrita; respeto a los derechos humanos; coordinación y dirección de equipos de trabajo. Las principales actitudes y valores son: tolerancia e inclusión, discreción y reserva en casos específicos y trabajo interdisciplinario. Por ejemplo, la necesidad de diseñar y desarrollar investigaciones así como ejecutar y evaluar proyectos sociales. Se requiere de una revisión continua de los conocimientos, habilidades y actitudes que no continúan vigentes en el Plan de Estudios 1996, que corresponden a investigación social, estadística y trabajo social individualizado. Estos conocimientos, habilidades y actitudes pueden ofrecerse con mayor profundidad en sus programas de asignatura sin realizar una modificación completa al Plan de Estudios. Los egresados consideran óptima la relación entre la formación académica recibida en relación a su práctica profesional, lo que les permite desarrollar sus acciones y ubicar como necesario el hecho de adquirir habilidades gerenciales. Sin embargo, no cuentan con el tiempo suficiente para tomar cursos de actualización.

135


Ulises Torres Sánchez

se les brinda para optimizar los tiempos y entregar productos. Un 33.8% se ubica a nivel medio, lo que implica que debe contar con manejo de personal, supervi-

Estudio de seguimiento de egresados de la Escuela Nacional de Trabajo Social, unam (1998-2005)

¿Cuál es su salario mensual, antes de descuentos, que proviene de su desempeño como trabajador(a) social? Válidos Frecuencia Porcentaje

sión y un grado de responsabilidad acorde a la ac-

Menos de 3,000.00

7

4.7

tividad, ámbito y área en la que se desempeña. Los

3,001.00 a 6,000.00

61

41.2

conocimientos, habilidades y actitudes están acordes

6,001.00 a 9,000.00

36

24.3

9,001.00 a 12,000.00

29

19.6

12,001.00 a 15,000.00

11

7.4

15,001.00 a 18,000.00

2

1.4

24,001.00 a 27,000.00

1

.7

Más de 27,001.00

1

.7

Total

148

100.0

a un nivel de responsabilidad media. El 27% se encuentra en un nivel superior, lo que implica un aumento en el nivel de responsabilidad, manejo de recursos materiales, técnicos y humanos, lo que quiere decir que la ents debe enfocar sus esfuerzos para desarrollar habilidades gerenciales y formar egresados con posibilidad de obtener mejores espacios. Cabe aclarar que en este rubro se encontraron personas de diversas edades y antigüedad en los puestos, lo que quiere decir que para aspirar a un puesto superior no influye la edad y ni la experiencia. El primer nivel en jerarquía demanda los siguientes conocimientos, habilidades y actitudes: inteligencia, manejo de personal, manejo de resolución del conflicto, persuasión, toma de decisiones, asumir riesgos con juicio razonado, designar a las personas adecuadas para el puesto adecuado, ejercer autoridad y jerarquía de manera firme y respetuosa, prever cambios y adaptarse rápidamente a ellos. La formación profesional aumenta el capital

El salario mensual que obtiene un trabajador social es de seis mil pesos (41%); el 24.3% nueve mil pesos, 19.6% percibe doce mil pesos y una pequeña cantidad está por encima de estos salarios. Al sumar los tres primeros rubros, nos da como resultado que el 70.3% se encuentra en un salario promedio de $7, 798.00 mensuales. Los salarios se determinan a partir de las consideraciones que presentan los grupos colegiados de profesionistas para otorgar un salario acorde al nivel educativo (técnico, técnico profesional. Licenciatura, maestría o doctorado) y de acuerdo con las funcio-

personal y de las instituciones, brindando confianza, seguridad y estabilidad laboral para garantizar el logro de los objetivos planteados por la institución. Posee conocimientos que le permiten ser dueño del capital intelectual que agrega valor, disminuye riesgos y dependencia, además de administrar dicho capital. Incluir el desarrollo para mando medio y superior, permitirá al egresado insertarse en niveles superiores.

129


Estudio de seguimiento de egresados de la Escuela Nacional de Trabajo Social, unam (1998-2005)

nes, conocimientos, habilidades y actitudes que cada uno de ellos posee de acuerdo a la formación del nivel educativo correspondiente. SATISFACCIÓN En una escala del 1 al 5 (donde 5 es el número mayor), ¿de qué manera responde a los requerimientos actuales de su trabajo, la formación recibida en sus estudios de licenciatura? Validos Frecuencia Porcentaje 1

3

3.1

2

4

2.7

3

25

16.9

4

42

28.4

5

74

50.0

Total

148

100.0

La mitad de egresados (50%) calificó con un grado de intensidad 5 la satisfacción que tienen con respecto a la formación recibida. Se trata de personas a nivel operativo, con menos de dos años de antigüedad en el puesto. 28.4% calificó con 4, pues existen temas o áreas del Plan de Estudios que consideran se deben reforzar. Por su parte, el 16.9% calificó con 3 esta pregunta. Cabe aclarar que todos ellos son de nivel jerárquico medio, y que demandan mayores conocimientos para el desempeño de su trabajo, como la profundización en teorías intermedias para la atención, interpretación, comprensión y solución de problemas que atienden a diario. Además, buscan que la intervención profesional se pueda dirigir de manera más directa a través de modelos de intervención en trabajo social para que se logre una

130

Ulises Torres Sánchez

mayor efectividad en la solución de los problemas sociales. 7.4% calificó con un valor de 2 y de 1 la formación recibida en la ents, pues comentaron que tanto teorías, técnicas e instrumentos no se revisaron en la escuela pero sí se les pide llevarlas a cabo en el ejercicio profesional; por ejemplo, el estudio socioeconómico y la visita domiciliaria, o bien conocimientos y habilidades mucho más altas para desempeñarse profesionalmente y adquirir otros espacios de empleo, que requieren de especialización, diplomados o cursos para mejorar. ¿Cuál fue la asignatura del Plan de Estudios que le ayudó más para su desempeño laboral? Válidos Frecuencia Porcentaje Estadística 4 2.7 Metodología de la in- 94 63.5 vestigación Teoría de Grupos 50 33.8 Total 148 100.0 Las asignaturas del Plan de Estudios que más contribuyeron al desempeño profesional de los egresados, fueron: metodología de la investigación 63.5%; teoría de grupos 33.8% y estadística 2.7%. Esto debido a que dentro de sus funciones se encuentra el manejo de la investigación en general, desde los grandes métodos cuantitativo y cualitativo, técnicas e instrumentos para conocer el objeto de estudio. Una segunda respuesta es el manejo de grupos, actualmente sugerido por las normas oficiales mexicanas, la política social y los proyectos institucionales, que establecen la utilidad de contar con un grupo y propiciar su formación y desarrollo en etapas de prevención, atención y resolución de problemas


Estudio de seguimiento de egresados de la Escuela Nacional de Trabajo Social, unam (1998-2005)

Ulises Torres Sánchez

no sólo de salud, sino también en diversos procesos donde participa el trabajador social. La mitad de los egresados se calificó como competente en el nivel que se le pide al momento de realizar su intervención; 39.2% se calificó con cuatro, al sumar ambos resultados nos brinda 89.2, que se consideran competentes para el ejercicio profesional de acuerdo con su puesto, funciones, conocimientos, habilidades y actitudes profesionales. 10.8% consideró que no cuenta con una completa formación para su intervención profesional, pero requiere mayores conocimientos, habilidades y actitudes para poderse considerar altamente competente. Desempeño profesional. ¿Cuáles son las dos principales funciones que realiza el trabajador social en su campo laboral? Función Frecuencia Porcentaje Investigar

58

39.1

Orientar

17

11.4

Supervisar

13

8.7

Coordinar

12

8.1

Dirigir

8

5.3

Atender

8

5.3

Evaluar

8

5.4

Planear

6

4.2

Educar

4

2.7

Gestionar

3

2.1

Programar

3

2.1

Analizar

2

1.4

Promoción Social

2

1.4

No contestó

2

1.4

Administrar

1

.7

Organizar

1

.7

Total

148

100

Esta pregunta resultó muy difícil para los egresados, pues no identificaron con claridad las funciones en las cuales se formaron. El Plan de Estudios 1996 establece como función: diseñar y desarrollar investigaciones sociales (39.1%), y resultó ser la función principal del egresado; seguido de diseñar, ejecutar y evaluar proyectos sociales a través de la realización de actividades como orientar (11.4%), supervisar (8.7%), coordinar (8.1%), atender (5.3%9, evaluar (5.4) y planear (4.2 por ciento). Después, promover procesos de educación social por medio de educar (2.7%) y gestionar (2.1%); lo siguientes es intervenir en el desarrollo de políticas sociales, ya que programar (2.1%) y analizar (1.4%) son acciones propias de esta función. La quinta fue participar en procesos de organización y movilización de la población, con las acciones de administrar (.7%) y organizar (.7%), que son las que menos realizan los egresados. Al no existir claridad en la identificación de las principales funciones que debe desempeñar un trabajador social, es necesario informar a los alumnos desde el primer semestre cuáles serán las funciones para las que se va a formar. CONOCIMIENTOS QUE APLICA EN LA INTERVENCIÓN DE LA REALIDAD SOCIAL Los conocimientos que siempre son utilizados por los egresados, fueron: investigación social 62.8%, metodología individual 61.5%, educación social 59.5%, metodología en grupos 54.7% y de población 52%, que son opuestos en comparación con los que nunca utilizan; epistemológicas 35.8%; de medio ambiente 31.8%; análisis del Estado 30.4%, metodología de comunidad 29.1% y formas de interrelación 27.7 por ciento.

131


Estudio de seguimiento de egresados de la Escuela Nacional de Trabajo Social, unam (1998-2005)

Las condiciones nos indican que los problemas son cada vez más específicos y diferentes entre las personas, lo que obliga a intervenir a nivel individual, reforzar la asignatura de trabajo social en la

Ulises Torres Sánchez

atención individualizada para que continúe vigente y sistematizar las experiencias para implementar estrategias de intervención profesional, sin la necesidad de modificar todo el plan.

Habilidades para su intervención en la realidad social Habilidades Siempre A veces Nunca No contestó Total En el nivel comunitario

39.9%

27.7%

31.1%

1.4%

100%

En el nivel grupal

45.9%

33.1%

20.3%

.7%

100%

En el nivel individual

57.4%

24.3%

17.6%

.7%

100%

Elaborar, ejecutar y evaluar programas y proyectos so- 41.9% ciales.

27.7%

29.1%

1.4%

100%

Habilidades para: Generar procesos de promoción, 43.2% organización y movilización social.

29.7%

25.7%

1.4%

100%

Gestionar la participación colectiva

43.2%

38.5%

17.6%

.7%

100%

Elaborar, validar y aplicar instrumentos de investiga- 44.6% ción.

34.5%

17.6%

3.4%

100%

Desarrollo de actividades de investigación en campo, 41.2% como levantamiento de encuestas, aplicación de instrumentos de recolección de datos.

33.8%

23.6%

1.4%

100%

Aplicar las técnicas y los recursos de la comunicación 45.9% social

36.5%

14.2%

3.4%

100%

Aplicar técnicas e instrumentos que dinamicen la par- 50% ticipación de los sujetos.

25.7%

21.6%

2.7%

100%

Promover el respeto de los derechos humanos

60.8%

22.3%

15.5%

1.4%

100%

Construir de redes de apoyo social

50.7%

27%

19.6%

2.7%

100%

Recuperar y sistematizar la experiencia, mediante la 43.9% vinculación de la teoría y la práctica.

29.7%

25%

1.4%

100%

Desarrollar estrategias y acciones de educación social. 42.6%

33.1%

23%

1.4%

100%

Implementar procesos de supervisión formativa y de 43.2% control.

33.8%

21.6%

2%

100%

Efectuar procesos de mediación

46.6%

33.1%

18.9%

1.4%

100%

Participar en procesos de gestión y desarrollo organi- 41.9% zacional

34.5%

21.6%

2%

100%

Coordinar o dirigir grupos de trabajo

58.8%

23.6%

16.2%

1.4%

100%

Comunicarse en forma oral y escrita

89.9%

4.7%

4.7%

.7%

100%

132


Estudio de seguimiento de egresados de la Escuela Nacional de Trabajo Social, unam (1998-2005)

Ulises Torres Sánchez

Como la habilidad más importante, con 89.9%, aplica la comunicación oral y escrita; el respeto a los derechos humanos 60.8%; coordinar o dirigir equipos de trabajo 58.8%; a nivel individual 57.4%, y construir redes de apoyo social 50.7%; que en contraste con las que nunca aplican aparece el nivel comunitario con 31.1%; elaborar, ejecutar y evaluar programas y proyectos sociales 29.1%; generar procesos de promoción y organización y movilización social 25.7%; 25% nunca recupera ni sistematiza la experiencia mediante la vinculación teoría práctica, y 23.6% no hace investigación de campo como levantamiento de encuestas, aplicación de instrumentos para la recolección de datos. Es necesario sistematizar las acciones que reaActitudes para su intervención en la realidad social Actitudes

lizan, de tal forma que se puedan identificar y perfeccionar las estrategias de intervención profesional para obtener un mayor impacto en la atención individualizada, lo que denota una tendencia al trabajo social con casos.

Siempre

A veces

Nunca

Total

Atención a la diversidad de necesidades e intereses de la población.

76.4%

12.8%

10.8%

100%

Involucramiento creativo en la búsqueda de alternativas de solución a situaciones problemáticas

75.7%

12.2%

12.2%

100%

Crítica y autocrítica que propicien el cambio de factores que interfieran en el desarrollo de los proyectos sociales.

68.2%

20.9%

10.8%

100%

Búsqueda permanente de solución a las necesidades sociales

73%

13.5%

13.5%

100%

Desempeño profesional en cualquiera de las actividades de la práctica laboral.

78.4%

14.2%

7.4%

100%

Actualización y aprendizaje permanente.

64.2

24.3

11.5

100%

Trabajo interdisciplinario

79.1%

10.8%

10.1%

100%

Liderazgo

71.6%

20.9%

7.4%

100%

Respeto a los derechos humanos

79.1%

13.5%

7.4%

100%

Tolerancia e inclusión

85.8%

8.8%

5.4%

100%

Permanente promoción de la formación de ciudadanía

56.1%

27%

16.9%

100%

Discreción y reserva en su intervención, en casos específicos

83.9%

8.8%

7.4%

100%

133


Estudio de seguimiento de egresados de la Escuela Nacional de Trabajo Social, unam (1998-2005)

85.8% indicó que la actitud de tolerancia e inclusión es la más importante; 83.9% discreción y reserva en casos específicos; respeto a los derechos humanos y trabajo interdisciplinario 79.1%; desempeño profesional en cualquiera de las actividades 78.4%; y atención a las necesidades e intereses de la población 76.4 por ciento. Las actitudes que nunca se les pide al momento de trabajar, son; permanente promoción en la formación ciudadana 16.9%; búsqueda permanente en la solución de necesidades sociales 13.5%; involucramiento creativo en la búsqueda de alternativas a situaciones problemáticas. Acción que nos indica que la intervención profesional se concentra en trabajo social de casos, seguida de los grupos y en menor medida de la atención y organización comunitaria. Las prácticas escolares se dirigen a comunidades, regiones e instituciones, todas ellas en lo general, pero no existe una práctica dirigida exclusivamente a los casos, esta es una propuesta que surge de acuerdo con las necesidades del mercado y las del egresado. Conocimientos teórico metodológicos y/o técnicos que debe proporcionar la ents-unam, en la formación de los futuros trabajadores sociales Sugerencias Frecuencia Porcentaje 1 Teoría social 41 27.7 2 Investigación social 27 18.2 3 Trabajo individuali24 16.2 zado 4 Trabajo con grupos 19 12.8 5 Estadística 15 10.3 6 Ética profesional 14 9.4 7 Habilidades geren8 5.4 ciales Total 148 100%

134

Ulises Torres Sánchez

La parte más importante que sugieren los egresados, es profundizar en las teorías intermedias para la comprensión de los problemas al momento de trabajar con los individuos. La investigación social debe reforzarse para poder ubicar las causas que originan los problemas; el trabajo social en atención individualizada es menester, debido al formato de atención que solicitan las instituciones, organismos y empresas a los egresados. El trabajo con grupos ofrece hacer el trabajo más fácil, la estadística es una necesidad de los egresados debido a que con ella se pueden hacer proyecciones y tendencias sobre los fenómenos sociales. La ética profesional permite darle un estatus e identidad a los egresados dentro los organismos laborales y por último las habilidades gerenciales ofrecen a los egresados una mayor movilidad social para ocupar mejores puestos de trabajo o aumentar su jerarquía. En resumen, realizar este tipo de estudios ofrece una gran riqueza de información para el diseño de estrategias que mejoren el currículo, obtener información significativa y de gran utilidad para la toma de decisiones que pueda considerar la escuela. El capital que se puede obtener con la aplicación de este estudio en licenciatura y posgrado es verificar, comparar y ponderar el logro de los objetivos, el desarrollo del perfil del egresado así como la pertinencia e impacto de dichos programas y la satisfacción del egresado. La formación del egresado es un factor decisivo en la evaluación y seguimiento para participar de manera eficaz y eficiente en el ámbito social. Permite evaluar la calidad de la educación y obtiene información precisa sobre el origen sociofamiliar de los egresados, rasgos generales, trayectoria educativa, Incorporación al mercado laboral, tasa de


Ulises Torres Sánchez

ocupación y de desempleo abierto, ubicación en el mercado de trabajo, satisfacción en la formación recibida, desempeño profesional, opiniones acerca de la formación y la valoración de la institución sobre la información obtenida. Identifica la vinculación entre la formación y el empleo, permite hacer desde pequeñas correcciones, adecuaciones parciales a los programas sin la necesidad de realizar runa reestructuración completa o total del currículo vigente, la principal de ellas puede hacerse en el trabajo social en atención individualizada dedicando una solo práctica a este tipo de estrategia, profundizar en técnicas como la entrevista a profundidad, estudio socioeconómico, estudio social, visita domiciliara observación, metodología de la investigación y teorías intermedias para la comprensión de los fenómenos sociales. En síntesis, el papel que desempeñan los padres de familia como proveedores económicos de los egresados, cuyo grado máximo de estudios es la secundaria; ocho de cada diez egresados son mujeres, la edad promedio de ellos fue de veintiocho años, la mitad resultó ser casado, siete de cada diez invierten en su formación para incrementar su movilidad social y más de la mitad ingresaron a la unam por pase automático. El 99.3% realizó sus estudios en los tiempos establecidos; nueve de cada diez dedicaron los dos primeros años a obtener su título; ocho de cada diez no poseen estudios de posgrado; dos de cada diez participan en diplomados;; tres de cada diez en cursos de actualización, y en promedio requirieron de un año para conseguir empleo a través del proceso de la selección de recursos humanos. Los trabajadores sociales laboran en el sector público federal, área de salud, en el tercer nivel considerado área tradicional; predomina el personal de

Estudio de seguimiento de egresados de la Escuela Nacional de Trabajo Social, unam (1998-2005)

base seguido del de confianza, cuyo puesto es de trabajo social, a nivel operativo con un salario promedio de seis mil pesos mensuales. En cuanto al grado de satisfacción, la mitad está muy satisfecha y se siente competente en su trabajo, las asignaturas del Plan de Estudios que más les ayudaron a realizar su trabajo fueron las de metodología de la investigación, teoría de grupos y estadística; y las principales funciones que realizan son desarrollar investigaciones sociales, ejecutar y evaluar proyectos sociales. Los conocimientos que siempre son utilizados por ellos, son: investigación social; metodología de trabajo social de casos y educación social. Las principales acciones que resaltaron los egresados, son: comunicación oral y escrita; respeto a los derechos humanos; coordinación y dirección de equipos de trabajo. Las principales actitudes y valores son: tolerancia e inclusión, discreción y reserva en casos específicos y trabajo interdisciplinario. Por ejemplo, la necesidad de diseñar y desarrollar investigaciones así como ejecutar y evaluar proyectos sociales. Se requiere de una revisión continua de los conocimientos, habilidades y actitudes que no continúan vigentes en el Plan de Estudios 1996, que corresponden a investigación social, estadística y trabajo social individualizado. Estos conocimientos, habilidades y actitudes pueden ofrecerse con mayor profundidad en sus programas de asignatura sin realizar una modificación completa al Plan de Estudios. Los egresados consideran óptima la relación entre la formación académica recibida en relación a su práctica profesional, lo que les permite desarrollar sus acciones y ubicar como necesario el hecho de adquirir habilidades gerenciales. Sin embargo, no cuentan con el tiempo suficiente para tomar cursos de actualización.

135


Sin fornteras 7  
Advertisement
Read more
Read more
Similar to
Popular now
Just for you