Page 1


El trabajo de artesanos en cerámica de Icoaraci-Belé/PA: Aportaciones para los estudios sobre la dinámica de la amazonia brasileña Lúcia Batista Gomes Vera Doracy Moraes Souza

9

Los emo desde los ojos de la juventud Lourdes Alejandra González Madrigal

23

Tipificación del feminicidio: una propuesta jurídica para el acceso a la justicia de las mujeres en Sinaloa Beatriz Eugenia Rodríguez Pérez Lydia Gpe. Ojeda Esquerra.

37

Violencia en el noviazgo: violencia en la familia Alma Hortencia Olmeda Aguirre Bernabé Jiménez espindola SATISFACCIÓN EN LA RELACIÓN FAMILIA Y TRABAJO DE MUJERES TRABAJADORAS Claudia Verónica Sánchez Castillo Residente de 3er. año de Medicina Familiardel Hospital General de Zona N° 3 “Dr. Héctor González Guevara”. Mazatlán Sinaloa. Estudio socioeconómico para las localidades de Altar, Llano Blanco y Ejido 16 de septiembre Susana Angélica Pastrana Corral Víctor Guadalupe Santiago Hernández Ignacio Alberto Valdez Bernal

49

61

73

El papel de la investigación en el proceso de formación en el trabajo social Margarita Moncada Santos Escuela de Trabajo Social.Universidad de Oriente, Cuba.

85

escenarios para el desarrollo Humano María Teresa de la Mora Melo Universidad de Guadalajara/Departamento de Trabajo Social

91

La promoción de organizaciones de personas con discapacidad en la Comunidad (Última versión abril de 2010) Raúl Sergio González Návar Alicia Rivas Montaño

99


El derecho de la humanidad al goce de la hospitalidad planetaria. Las ciudadanías universales construyen, en el contexto de la lógica del capitalismo globalizador, y recrean los imaginarios que resuelvan la polaridad hospitalidad-hostilidad, a favor del mejoramiento de la convivencia en el espacio de la familia, los grupos y las comunidades; es decir, los actores comprometidos con los principales valores del desarrollo humano. Se están haciendo esfuerzos para que este dilema se afronte desde la hospitalidad con la praxis de la recuperación, preservación y reinvención de métodos por la vida humana y silvestre (cultura y naturaleza) en el continuo de la reproducción de la biodiversidad y la civilidad. Esto contrasta con las evidencias que se manifiestan con las formas de apropiación y concentración de riqueza que han hecho de la hostilidad un espacio propicio para la rentabilidad del capital, tales como el despojo, la violencia, la crisis de las instituciones modernas, la suplantación de los derechos humanos y políticos, la precariedad de las relaciones laborales, la intolerancia a la diferencia y la inequidad entre los géneros, la modificación del paisaje natural y otros problemas que atañen a los pueblos del mundo. Este colectivo de Trabajo Social “Sinfronteras”, da cuenta de estos acontecimientos, a través de reflexiones que se vienen haciendo por colegas en el continente, sistematizando y explicando los sucesos que reflejan la disputa entre proyectos radicalmente opuestos, entre la hospitalidad versus hostilidad, destacando el avasallamiento ideológico del sistema de hegemonía hostil, como proceso de integracionismo de las estructuras sociales y sus cotidianidades. En esta publicación, se continúa el debate continental de los pendientes de la agenda intercontinental, por una sociedad hospitalaria, basados en los derechos por la vida en primera persona, al desarrollo y a los beneficios del desarrollo, a la democracia con equidad para alcanzar la igualdad, la protección y la seguridad por parte del Estado, al trato respetuoso y a la integridad personal, a la justicia plena, a vivir una vida sin miedo y sin violência, a la paz social y a la paz en la vida cotidiana.

Dr. Víctor Hugo Aguilar Gaxiola Dra. Marisa Mesina Polanco.


Comite Directivo de la Revista Sinfronteras. En principo agradezco nuevamente las publicaciones que meobsequiaron en San Luis de Potosí (México) en mi opinión, la revista “SinFronteras”, da cuenta de un trabajo cuidado , con importantes aportes para el Trabajo Social, he leído diferentes artículos que muestran claridad conceptual. Con muchísimo gusto participaría del honor de formar parte del comité científico de la misma. Un abrazo fraterno! Dr.AlfredoJ. M. Carballeda


Lúcia Batista Gomes Vera Doracy Moraes Souza El trabajo de artesanos en cerámica de Icoaraci-Belé/PA: aportaciones para los estudios sobre la dinámica de la amazonia brasileña

Este artículo examina la labor de los artesanos ceramistas de Icoaraci-Belém/Pará/Brasil, como una forma particular de trabajo en la amazonia brasileña. Se inserta en el debate concerniente a los cambios que ocurren en el ámbito del mundo del trabajo en las últimas décadas, que exige que los trabajadores tengan conocimiento y dominio de tecnologías avanzadas, a fin de lograr estándares de calidad que estén en consonancia con la competitividad del mercado. Sin embargo, estos artesanos siguen trabajando con herramientas y técnicas rudimentarias; por tal razón, este trabajo tiene como objetivo contribuir a la comprensión de la dinámica del trabajo en la Amazonia brasileña, que está insertada en la dinámica más general del capitalismo. Se apoya en investigaciones de campo realizadas con veintidós artesanos alfareros, y demuestra que ese trabajo presenta una particularidad que va más allá de la generación de ingresos, a medida que sobresalen las marcas de la cultura paraense en las piezas confeccionadas en estilo marajoara. Las condiciones objetivas de vida de estos artesanos han llevado a su inclusión en esta forma de trabajo, ya que el modelo de desarrollo exportador y concentrador de riquezas impuesto para la Amazonía, apoyado en grandes emprendimientos

económicos con proyectos fabriles ahorradores de mano de obra, paradójicamente, crea las condiciones para el surgimiento de otras formas de trabajo. La artesanía en Brasil se manifiesta desde la época colonial, relacionada principalmente con las corporaciones de oficio. El término “oficio” permitía diferentes aprehensiones de sentidos: podría significar desde un conjunto de prácticas que caracterizan a una profesión, un grupo de practicantes de una misma actividad productiva, así como también designar el termino corporación, que abarca más de un cargo o profesión (Cunha, 2005). Esta forma de trabajo establece una forma particular en la amazonia brasileña, a partir de la inserción de esta región en la globalización de la economía y en la dinámica más general del capitalismo. La conjugación de tiempos y estilos de vida, se constituye en una tarea importante para la comprensión del trabajo artesanal realizado en el distrito de Icoaraci, situado en la región metropolitana de Belém/Pará (RMB), en Brasil. Según Hébette et al (2002), es importante entender la amazonia en su diversidad de formas de trabajos, que se extienden desde los pe-

9


Lúcia Batista Gomes Vera Doracy Moraes Souza

/ El trabajo de artesanos en cerámica de Icoaraci-Belé/PA: aportaciones para los estudios sobre la dinámica de la amazonia brasileña

queños productores que combinan actividades económicas o son especializados, con mayor o menor grado de intervención y transformación del medio ambiente, al trabajo asalariado en empresas públicas o privadas, el trabajo informal, el trabajo doméstico, entre otros. Para ello, es imprescindible entender las dimensiones históricas y culturales de esta región, pues sus trayectorias son variadas [...] las pequeñas empresas que remontan a la colonia [...] se renovaban, adaptándose a nuevos espacios y tiempos, cada vez de una forma original y incomparable (Ibid., p. 18). Así, las condiciones de vida de la población amazónica presentan características particulares que corresponden básicamente a su origen, a pesar de que ciertas costumbres, hábitos, valores, intereses y necesidades fueron adquiridos y consolidados a lo largo del proceso de formación del pueblo brasileño, principalmente con el mestizaje que se produjo durante el periodo colonial, cuyo propósito era garantizar el control del territorio, como consecuencia de la economía capitalista. Sin embargo, el proceso de dominio colonial portugués no consiguió, efectivamente, la eliminación de todos las costumbres y hábitos de origen indígena, especialmente aquéllos que tienen relación con la naturaleza materializada en la organización de la producción familiar y con el trabajo extractivo. Los hábitos que se cultivan hasta hoy en muchas localidades de la región, están vinculados de alguna manera a las necesidades inmediatas de su población.

10

Se expresan en el trabajo realizado para satisfacer las necesidades de alimentación a diario, es decir, el trabajo dirigido a valor de uso, sin la intención de buscar intercambios monetarios o acumulación de activos. A pesar de que este tipo de trabajo no implica en la ausencia de producción de un excedente de trabajo por parte de las familias; por el contrario, su organización también está dirigida a producir un excedente destinado a la comercialización a fin de obtener ingresos para comprar productos inexistentes en la producción local. Por lo tanto, esta producción también posee valor de cambio, que cada vez más se realiza y se articula con las organizaciones familiares agro-extractivas. Las características del trabajo extractivo en la amazonia se pueden ver mejor a través de las ilustraciones presentadas por Robert Ave-Lallemant (1961), en Viaje por el norte de Brasil, que realizó en 1859, en que describe de una forma un tanto apasionada, romántica y etnocéntrica las formas de trabajo de la población local, así como los diversos productos que eran recogidos por la población, con destaque para: la castanha-dopará, açai, el aceite de andiroba, el pescado, que en general se constituyen en productos tomados de la naturaleza y apropiados por los aventureros. Según Costa (2007), la conformación socio-económica del Estado de Pará se caracteriza por estar en una región periférica activa de un país subdesarrollado, en posesión de serios obstáculos estructu-


Lúcia Batista Gomes Vera Doracy Moraes Souza

/ El trabajo de artesanos en cerámica de Icoaraci-Belé/PA: aportaciones para los estudios sobre la dinámica de la amazonia brasileña

rales para su desarrollo. Según el autor, esto se puede observar mediante el análisis de las características de la base económica, que históricamente ha sido vinculada a actividades primarias y extractivas de baja agregación de valor, con pocos efectos para el restante de su economía, que se estructura en enclaves productivos, determinando como consecuencia la construcción de un espacio basado en intereses exógenos a la propia región. En este escenario, las contradicciones generadas por la apertura del mercado y la búsqueda de alternativas para el cuadro determinado por la dinámica de la financiarización, sitúan a la región amazónica como una de las principales áreas de interés para el mundo, por poseer una riqueza diversa y compleja tanto en su biodiversidad cuanto en su sociodiversidad, considerada muchas veces sólo una gran reserva para el mercado internacional, sin respetar sus particularidades. Todavía, su dinámica local y regional es desplazada constantemente.

elevación cada vez mayor de la calificación de la fuerza de trabajo humana. De hecho, la dinámica del capitalismo contemporáneo ha aumentado el desarrollo desigual ya que la fuerza de trabajo eleva su calificación, asumiendo un carácter polivalente. No obstante, los salarios no acompañan este movimiento lo que resulta en su sumisión a las exigencias del mercado. La exigencia de altos niveles de habilidades y competencias que el trabajador necesita poseer, para garantizar su presencia en los reducidos puestos de trabajo disponibles en el contexto de la acumulación flexible, limita la organización de la clase para reivindicar mejores salarios, causando sucesivas pérdidas de derechos. En efecto, para adaptarse a estos momentos de crisis el mundo del trabajo sufre cambios significativos, ya sea en sus formas de gestión, ya sea en la participación de los actores en las actividades productivas, construyendo nuevas formas que atien-

Según Proni y Henrique (2003), la etapa contemporánea del capitalismo, caracterizado por una constante innovación tecnológica, ha requerido cada vez más y más trabajadores especializados, que posean conocimientos diversificados, suficientemente preparados para intervenir y controlar el proceso, sobre el cual tenga una “autoridad” y responsabilidad, ya que la globalización de la economía impulsada por la lógica de la libre concurrencia imprime constantes cambios en las técnicas de producción y en la necesidad permanente de innovación. Se constata, entonces, que el mercado globalizado conduce a las empresas a buscar estrategias que permitan la garantía de rentabilidad y productividad, requiriéndose para el alcance de estos objetivos la

11


Lúcia Batista Gomes Vera Doracy Moraes Souza

/ El trabajo de artesanos en cerámica de Icoaraci-Belé/PA: aportaciones para los estudios sobre la dinámica de la amazonia brasileña

dan a los intereses de los grupos que controlan el poder (Harvey, 2000). La acumulación flexible, en la actual sociedad capitalista, resulta en el empobrecimiento de los trabajadores ante la imposibilidad de la negociación de mejores condiciones de trabajo y sueldos; por lo tanto, este sistema opera de acuerdo a la lógica del mercado, con aumento del trabajo informal, precario y desempleo estructural, característico de la denominada crisis del trabajo. Por lo tanto, la crisis en el mundo del trabajo condujo al debilitamiento de la organización sindical, que no logra negociar derechos suficientes para mejorar las condiciones de vida de la clase trabajadora, así como otros atores que entran en escena representados por el trabajo infantil y el femenino, que se someten a la explotación ejercida por el capital (Freire, 2003). En consonancia con esta situación, el panorama tecnológico requiere alta calificación del trabajador en el momento en que la informática, la automatización, la microelectrónica y la robótica pasan a hacer parte de la rutina de las operaciones, reemplazando al trabajo manual. El mercado, al regular y determinar el nivel de producción, a partir de las relaciones de trabajo que establece en el modo de producción capitalista incide directamente en las clases trabajadoras, en particular en los países menos desarrollados donde el desempleo y el empobrecimiento se amplían y el nivel de escolaridad y las calificaciones son más bajos.

12

Aunque los cambios producidos en el mundo del trabajo conducen a la formación de una nueva lógica para afrontar los retos, para que la clase obrera pueda sobrevivir adoptando nuevos mecanismos para toda la producción, como se mencionó anteriormente. También, el mundo del trabajo ha experimentado cambios significativos en los niveles de ocupación y en el campo de la producción, lo que dio lugar a un nuevo ordenamiento del modo capitalista de producción a fin de garantizar su hegemonía. Por lo tanto, el proceso de producción condujo a nuevas características en el mundo del trabajo; lo que se caracterizó por un trabajo que reunía en el espacio fabril un elevado número de trabajadores, se redujo gracias a la automatización a un pequeño número de personal altamente calificado que domina todo proceso, implicando en la reducción de costos y aumento de ingresos (Ibid). De esta forma, las perspectivas asumidas en relación al trabajo como la principal actividad capaz de satisfacer las necesidades humanas, expresan en la práctica el uso de habilidades manuales y cognitivas que se articulan con el fin de alcanzar el dominio de los instrumentos necesarios para la producción de bienes sociales. Es decir, el trabajo también pasa por metamorfosis en lo que se refiere a mano de obra utilizada, aumenta la participación de las mujeres en diversos oficios, elevando el contingente de trabajadores disponibles en el mercado, contribuyendo para reducir los sueldos, resultando en el empobrecimiento cada vez mayor de la clase trabajadora.


Lúcia Batista Gomes Vera Doracy Moraes Souza

/ El trabajo de artesanos en cerámica de Icoaraci-Belé/PA: aportaciones para los estudios sobre la dinámica de la amazonia brasileña

Al mismo tiempo, la reducción de puestos de trabajo ha dado lugar a la creación de nuevas formas de recalificación de la fuerza de trabajo para insertarse en el mercado, y aquellos trabajadores que carecen de niveles educativos suficientes para ocupar nuevos puestos de trabajo, en muchos casos caracterizados por el uso de la informática como herramienta de trabajo, pasan a ser excluidos de las oportunidades para acceder al empleo, poniendo así en peligro su supervivencia, debido a que: Los cambios que están afectando al mundo del trabajo, especialmente en la fábrica, son el resultado de factores históricos y geográficos, y no sólo de las nuevas tecnologías y del proceso de desarrollo organizacional (Antunes, 2006, p. 49). Como resultado, las relaciones laborales se han vuelto más flexibilizadas en la actual etapa del capitalismo contemporáneo. Como ejemplo, los contratos de trabajo se determinan por la temporalidad, de acuerdo a los periodos de mayor consumo; si tiene múltiples competencias puede trabajar en diferentes periodos del año, de acuerdo a las fluctuaciones del mercado y a las demandas que se presentan en la economía, incluso en tiempo parcial (Part-time). Frente a las nuevas características que el mundo del trabajo presenta, se exigen innumeras habilidades para que el trabajador pueda, en algunos periodos del año, tener oportunidades de acceder al mercado de trabajo, porque a cada momento

surgen nuevas demandas de oferta y de consumo en la sociedad, que pueden conducir a la apertura de puestos de trabajo. Con base en las consideraciones que intentamos plasmar a través de este artículo, queremos entender el trabajo artesanal de los alfareros en el distrito de Icoaraci-Belém/Pará/Brasil, que se constituye en una forma de trabajo particular en la amazonia brasileña, ya que estos trabajadores a través del tiempo han estado usando en su proceso de trabajo técnicas e instrumentos rudimentarios, distanciándose de las exigencias del perfil del trabajador puesto en el capitalismo contemporáneo. Este artículo fue elaborado con base en los datos obtenidos de la investigación de campo realizada con veintidós artesanos ceramistas de Icoaraci, con el objetivo de subsidiar la disertación del master en Trabajo Social de la Universidad Federal de Pará/ Brasil, en etapa de terminación. La labor del artesano alfarero en Icoaraci-Distrito de Belém, en la amazonia brasileña Según Franco (1997, p. 65) la artesanía no existe fuera de su entorno donde los hábitos, las costumbres, las tradiciones, el conocimiento y las experiencias crean condiciones para su existencia. Bajo este punto de vista, el inicio de la artesanía paraense en cerámica se puede asociar históricamente con la llegada de tribus procedentes de otras localidades en la amazonía brasileña. A este respecto, Ferrete (2005) sostiene que la producción artística local fue

13


Lúcia Batista Gomes Vera Doracy Moraes Souza

/ El trabajo de artesanos en cerámica de Icoaraci-Belé/PA: aportaciones para los estudios sobre la dinámica de la amazonia brasileña

El conocimiento sobre esta cultura se ha transmitido a través de varias generaciones y constituye un legado esencial para la creación de estas piezas; que, de un lado, contribuye a preservar y difundir la cultura, y por otro se establece como principal actividad para la generación de ingresos a los artesanos. Así, se constató que el trabajo producido en cerámica en Icoaraci posee un simbolismo tanto para sus productores como para sus consumidores, a medida que tiene relación con la historia de la región amazónica, que le otorga una identidad cultural reconocida en el mercado local, regional, nacional e internacional. influenciada por tribus de Los Andes, que llegaron a la región amazónica de países como Perú y Bolivia e influyeron en la elaboración de las piezas de cerámica hechas en esta región.El trabajo artesanal en cerámica realizado en Icoaraci-Región Metropolitana de Belém–Pará/Brasil, constituye una forma de trabajo en el contexto paraense, caracterizada por el conocimiento de oficio repasado por la tradición familiar que, de alguna manera, trata de reconstruir la memoria de las poblaciones precoloniales de la amazonia, ya que, según Schaan (2003), la etapa “marajoara” compone una de las cinco fases en la historia de la arqueología brasileña, que duró hasta el año 1300, es decir, 150 años antes de la colonización de Brasil por los portugueses. Como se mencionó anteriormente, muchos aspectos de esta tradición fueron exterminados en el proceso de colonización, pero sus recuerdos en artefactos de cerámica “marajoara” y “tapajônica” son reproducidos, son réplicas y copias de las piezas confeccionadas por los artesanos que trabajan en las alfarerías, en el distrito de Icoaraci.

14

Este articulo reúne aspectos visibles, tangibles y simbólicos, porque el artesano al transformar la arcilla en cerámica por medio de conocimientos químicos y físicos da sentido al mundo que lo rodea [...] la cultura material de una determinada sociedad revela muchos aspectos socio-culturales de quien la produce (Xavier, 2006, p. 95). Esto significa que dicha forma de trabajo de los artesanos ceramistas se refiere a la difusión de la cultura regional; contribuyendo, en efecto, para estimular la economía


Lúcia Batista Gomes Vera Doracy Moraes Souza

/ El trabajo de artesanos en cerámica de Icoaraci-Belé/PA: aportaciones para los estudios sobre la dinámica de la amazonia brasileña

en el Distrito de Icoaraci en Belém/PA, principalmente por el hecho de que la inserción de la región amazónica en la división internacional del trabajo sigue siendo a través del suministro de materias primas, característica del trabajo de base extractiva. El Distrito de Icoaraci se ubica en el barrio de ParacuriBelém/Pará-Brasil, que concentra alrededor de ochenta talleres de cerámica, involucrando cerca de cuatrocientos artesanos ceramistas, si se tiene en cuenta el promedio de cinco trabajadores mayores de doce años de edad por taller. Entre los recursos naturales que se encuentran allí, destacase que la arcilla es utilizada como materia prima para la fabricación de piezas en cerámica para su comercialización, con vistas a generar trabajo y renta. Trindade Jr. (1998) presenta en el estudio sobre la configuración metropolitana de la ciudad de Belém do Pará, subsidios para entender el origen de Icoaraci, relaciona el proceso de producción de las piezas de cerámica artesanal y su surgimiento como barrio, con la posibilidad de salida para la producción de piezas en arcilla. Para este autor,

la Villa de Icoaraci era prácticamente aislada de la ciudad de Belém y la única forma de comunicación entre ambas era hecha por vía fluvial, una vez que no existían atractivos económicos que justificasen el interés municipal para ínterligarla por vía terrestre. Pero, poco a poco, este distrito se incorporó al espacio urbano de Belém, lo que contribuyó aún más para la apertura de dos carreteras importantes en la década de los cuarenta, y más tarde en la década de los setenta del siglo veinte. A partir de lo expuesto, deducimos que la aparición de la cerámica en ese distrito tiene relación con el acceso fácil a la materia prima que es utilizada en la producción de piezas en cerámica; inicialmente fueron confeccionadas piezas lisas, sin trazado decorativo. Cabe destacar que la nueva ubicación de las alfarerías, desplazadas de las orillas de los arroyos, para las calles principales de este barrio, ocurre con la apertura y pavimentación de las carreteras mencionadas. Sobre todo para facilitar el acceso a estos talleres de cerámica por vía terrestre, produjo un cambio en el perfil de los consumidores; turistas y compradores bele-

nenses pasaron a visitar el barrio de Paracuri para comprar la artesanía, que presentaba piezas decorativas con estilo, grafismos y diversas formas creadas por los maestros artesanos. El proceso de trabajo en las alfarerías del barrio de Paracuri– Región Metropolitana de Belém/ PA El proceso de trabajo realizado en las alfarerías instaladas en el distrito de Icoaraci-RMB puede ser caracterizado a partir de: espacio físico, uso de maquinaria e instrumentos; el ritmo y de la división social del trabajo (individual o colectiva), horas de trabajo utilizadas para la fabricación y comercialización de piezas de cerámica.

15


Lúcia Batista Gomes Vera Doracy Moraes Souza

/ El trabajo de artesanos en cerámica de Icoaraci-Belé/PA: aportaciones para los estudios sobre la dinámica de la amazonia brasileña

El espacio físico destinado para la confección de las piezas artesanales en cerámica, también se puede llamar: taller, oficina de cerámica o unidad productiva. Sin embargo, el término cerámica es más conocido, así como artesano es la denominación común atribuida a las personas que trabajan en las alfarerías.

Gerais. En cuanto a países, los más citados por los artesanos entrevistados fueron: Italia, Estados Unidos y Francia. A partir de lo expuesto, se constata que la inserción productiva de estos artesanos ocurre en gran

Este proceso de trabajo comienza con la extracción de la arcilla existente en las orillas de los ríos de la región, la que se constituye en materia prima para la fabricación de piezas artesanales. El uso de técnicas y herramientas de trabajo, esencialmente confeccionadas por los propios artesanos y la poca división de trabajo (conocen y desarrollan distintas etapas del proceso de producción) son las principales características del proceso de trabajo de los artesanos ceramistas de Icoaraci. La jornada laboral es de ocho horas diarias, de lunes a viernes; los sábados son cuatro horas de trabajo, que está influenciado por el ritmo de los pedidos y por las condiciones climáticas. La comercialización de los productos artesanales se produce de forma individual o colectiva, a través de asociaciones y cooperativas. Hay tres principales organizaciones de artesanos en el mencionado barrio, lo que facilita la emisión de facturas y la comercialización de piezas de varios artesanos en ferias y exposiciones locales y nacionales. La comercialización se realiza en tiendas y en talleres ubicados en el barrio de Paracuri (Distrito de Icoaraci), en otras tiendas ubicadas en la ciudad de Belém, Pará/Brasil, así como en otras capitales brasileñas. Principalmente, las ciudades brasileñas de origen de los compradores de artesanías en Icoaraci, son: São Paulo, Río de Janeiro, Salvador y Minas

16

medida a través del empleo autónomo, lo que indica que las políticas públicas para la generación de empleo, trabajo y renta, destinadas para la artesanía, han sido poco expresivas en el contexto de Pará. De hecho, se deduce que la práctica extractiva todavía se constituye en una de las principales formas de


Lúcia Batista Gomes Vera Doracy Moraes Souza

/ El trabajo de artesanos en cerámica de Icoaraci-Belé/PA: aportaciones para los estudios sobre la dinámica de la amazonia brasileña

trabajo, la que permite a ciertos segmentos sociales sobrevivir en la amazonia brasileña. Lo que se puede entender, porque esta región se ha constituido históricamente como proveedora de

materia prima para otras regiones de Brasil y para el mercado internacional. Según Costa (2007), la conformación socioeconómica del

Estado de Pará se caracteriza por ser una región periférica, poseedora de serios obstáculos estructurales para su desarrollo, lo que se puede explicar porque la base económica del país está vinculada a actividades extractivas y primarias de bajo valor añadido, con pocos efectos para la base económica, antes estructurada por los enclaves productivos, determinando así la construcción de un espacio reflejo de intereses exógenos a la propia región; ya que la función que le ha sido impuesta es de proveedora de materias primas esenciales para su transformación en bienes de consumo para el mercado internacional, con el fin de acumular capital para los grupos que detentan el poder político y económico. Por lo tanto, el Estado se convirtió en el mentor de acceso al capital en el espacio amazónico, ya sea a través de planes y programas de desarrollo financiados por instituciones es-

tatales o por el capital privado. La ocupación de la Amazonia por el capital nacional e internacional merece algunas reflexiones críticas. La primera se refiere a los instrumentos básicos de acción de la política económica –Los incentivos Fiscales. No se puede aceptar la política de incentivos sin tener en cuenta que, sólo las grandes empresas pagan grandes sumas de impuesto de renta y este beneficio solo se limita a ellas (Loureiro, 1992, pp. 105-106). Bajo las “bendiciones” del Estado, el capital se estableció en la región amazónica, asumiendo una perspectiva colonialista, depredadora incapaz de ayudar a garantizar la sostenibilidad de sus actividades productivas, a menudo expulsando las poblaciones nativas para las periferias de los centros urbanos. Así, la facilidad de acceso a la cerámica ha sido potencial para el surgimiento del barrio de Paracuri, como una organización espacial de personas que trabajan allí y el savoir-faire de ellos, aquí traducido como saber–hacer artesanía en cerámica, transmitido de generación en generación, crearon las condiciones para que el trabajo artesanal en cerámica, se transformara en una alternati-

17


Lúcia Batista Gomes Vera Doracy Moraes Souza

/ El trabajo de artesanos en cerámica de Icoaraci-Belé/PA: aportaciones para los estudios sobre la dinámica de la amazonia brasileña

va para la generación de empleo, trabajo y renta, en el mencionado barrio. Las piezas artesanales en cerámica de Icoaraci, son conocidas por el estilo marajoara (expresión de la tradición de los pueblos indígenas), lo que puede estar asociado con el flujo de turistas que visitan la capital de Pará. A partir de este entendimiento, Schaan (2003, p. 08), como un objeto de arte, la cerámica tiene un valor en sí y destaca que la cerámica marajoara se convirtió en un símbolo del Estado de Pará, por el hecho de que representa la cultura nativa de la región, incluso las colecciones de cerámica al ser estudiadas por investigadores se constituyen en medios para entender la prehistoria de la región. La forma como los artesanos ceramistas del Distrito Icoaraci se insertan en el mercado laboral, según el Instituto Brasileño de Geografía y Estadística (IBGE) es descrita como categoría de trabajadores “por cuenta propia”. Sin embargo, los mismos sienten la necesidad de denominación para la realización de su trabajo, especialmente por ocasión del avance de la tecnología, de la información y de la comunicación. En 2009, tres talleres de alfarería en el barrio de Paracuri comercializaban su producción a trabes de sitio web, lo que corresponde a menos del 5% del total de talleres; todavía la infraestructura necesaria para la comunicación y para el apoyo logístico que atienda a las posibles encomiendas de clientes en un mercado globalizado se constituyen en demandas acuciantes. Además, el acceso al micro crédito y el apoyo del Estado para dar a conocer y comercializar sus productos en eventos como ferias y exposiciones, han sido apuntados como contribuidores para la comercialización. Fundamentalmente, este trabajo artesanal ad-

18

quiere importancia para los investigadores por constituirse en principal fuente de ingresos para estos artesanos, mediante la confección de una variedad de piezas en cerámica y por involucrar la participación de otros trabajadores que, directa o indirectamente, comercializan las piezas fabricadas en Icoaraci llegando a otras partes de la ciudad de Belém/Pará, tales como el mercado Ver-o-Peso, Aeropuerto Internacional, tiendas, espacios de recreación. La cerámica marajoara se convirtió en un símbolo del Estado de Pará por estar asociada a la cultura nativa brasileña, en particular la región amazónica. El trabajo en las alfarerías del barrio de Paracuri se efectúa en condiciones determinadas por una dimensión histórica, política, económica y social, oriunda de la formación colonial brasileña que expresa la forma de trabajo artesanal y las formas de vida y de reproducción social de estos artesanos. La actividad ceramista se presenta como principal medio de reproducción social de los artesanos, así como una forma de inclusión social, especialmente por la simbología impresa en las artesanías que son hechas por artesanos ceramistas de Icoaraci, en el horizonte de la amazonia brasileña. Esta forma de trabajar posee importancia en el contexto económico, social y cultural en los ámbitos regional y nacional. La mayor dificultad para los encuestados reside en la comercialización, porque no es suficiente sólo el conocimiento tácito (el savoir-faire, traducido como saber-hacer), la existencia de recursos naturales, de materias primas, el reconocimiento de los rasgos culturales marajoara, expresado en el diseño y en los grafismos, para que las piezas artesanales adquieran un valor de cambio en el mercado, capaces de tradu-


Lúcia Batista Gomes Vera Doracy Moraes Souza

/ El trabajo de artesanos en cerámica de Icoaraci-Belé/PA: aportaciones para los estudios sobre la dinámica de la amazonia brasileña

cirse en mejores condiciones de vida para sus productores. Por lo tanto, este trabajo artesanal de los ceramistas, que existe desde a casi trescientos años en la dinámica de la amazonia brasileña, demanda para las políticas públicas, en particular para las políticas de generación de empleo, trabajo y renta, comprensión de sus limitaciones y sobre todo inversión en sus potencialidades para su desarrollo.

Bibliografía AVÉ-LALLEMENT, Robert. Viagem pelo Norte do Brasil no ano de 1859. 2 Tomos. Traducción Eduardo de Lima Castro. Rio de Janeiro: MED/INL, 1961 (Colección de Obras Raras VII). ANTUNES, Ricardo (org.). A Era da Informatização e a Épo-

Professora y Dra del Curso de Master em Trabajo Social de la Universidad Federal de Pará-UFPA/ Brasil. E-mail: veragomesbelem@hotmail.com y

ca da Informalização: Riqueza e Miséria do Trabalho no Brasil. In: ANTUNES, Ricardo (org.). Riqueza e Miséria Do Trabalho No Brasil. São Paulo: Boitempo, 2006.

veralucia@ufpa.br. Discente del Postgrado en Trabajo Social de la Univer-

COSTA, Eduardo José Monteiro da. Políticas públicas para

sidad Federal de Pará–UFPA/Brasil. Tecnóloga de FUNDA-

o desenvolvimento de Arranjos produtivos locais em regiões

CENTRO-Ministerio de Trabajo y Empleo de Brasil. Bajo

periféricas: um estudo de caso a partir de aglomerações produ-

la dirección de la profesora Dra. Vera Lúcia Batista Gomes.

tivas paraenses. Campinas, São Paulo: Universidad Estadual de

E-mail:doracy.ms@bol.com.br

Campinas Instituto de Economia, 2007. (Disertación del Master en Desarrollo Económico, Espacio y Medio Ambiente). CUNHA, Luiz Antonio Constant Rodrigues. O ensino de ofícios artesanais e manufatureiros no Brasil escravocrata. 2ª edición, São Paulo: UNESP, Brasília, DF, FLACSO, 2005. FERRETE, Rodrigo Bosi. A Etnomatemática de ornamentação da cerâmica icoaraciense praticada no Liceu do Paracuri. Natal/RN. Disertación (Master en Educación). Universidad Federal de Rio Grande do Norte. Centro de Ciencias Sociales Aplicadas. Postgrado en Educación. 2005. p. 194. FRANCO, Heliana Brito. Artesanato Paraense: tradição e expressão de uma cultura, Belém, Nosso Pará, Numero 4, p. 6479, set. 1997. FREIRE, Lúcia M.B. O Serviço Social na reestruturação produtiva: espaços, programas e trabalho profissional. São Paulo:Cortez, 2003. HARVEY, David. A Condição Pós-Moderna. 9ª edición, São Paulo: Loyola, 2000.

19


Lúcia Batista Gomes Vera Doracy Moraes Souza

/ El trabajo de artesanos en cerámica de Icoaraci-Belé/PA: aportaciones para los estudios sobre la dinámica de la amazonia brasileña

HÉBETTE, Jean / MAGALHÃES, Sonia B., MANESCHY, Maria C. No mar nos rios e na fronteira. Faces do campesinato no Pará – Belém: Editora de la UFPA, 2002. p. 33 y 34. LOUREIRO, Violeta Refkalefsky. Amazônia: Estado, homem, natureza. Belém: CEJUP, 1992, (Colección Amazoniana, Nº 1). PRONI, Marcelo W. y HENRIQUE, W. (orgs). Trabalho, mercado e sociedade: O Brasil nos anos 90. São Paulo: UNESP/ UNICAMP, 2003. SCHAAN, Denise Pahl. De tesos e igaçabas, de índios e portugueses: arqueologia e história da ilha de Marajó. In XII Congresso da Sociedade de Arqueologia Brasileira. São Paulo, 2003. SOUZA, Marzane Pinto de. Mãos de obra e o saber-fazer dos artesãos de Icoaraci: um estudo antropológico sobre sociabilidade, identidades e identificações locais. Niterói – Rio de Janeiro: Universidad Federal Fluminense, 2002 (Disertación del Master en Antropologia). TRINDADE JÚNIOR, Saint-Clair Cordeiro da. A Cidade Dispersa: os novos espaços de assentamentos em Belém e a reestruturação metropolitana. São Paulo: USP, 1998. 395 hojas. (Tesis de Doctorado en Geografía). XAVIER, Leandro Pinto. “Aqui...a gente não vende cerâmica, a gente vende é cultura”: um estudo da tradição ceramista e as mudanças na produção em Icoaraci – Belém/PA. Belém: Universidad Federal de Pará, 2006 (Disertación del Master en Antropología). Professora y Dra del Curso de Master em Trabajo Social de la Universidad Federal de Pará-UFPA/ Brasil.

20

E-mail: veragomesbelem@hotmail.com y veralucia@ufpa.br. Discente del Postgrado en Trabajo Social de la Universidad Federal de Pará–UFPA/Brasil. Tecnóloga de FUNDACENTRO-Ministerio de Trabajo y Empleo de Brasil. Bajo la dirección de la profesora Dra. Vera Lúcia Batista Gomes. E-mail:doracy.ms@bol.com.br


Lourdes Alejandra González Madrigal

Licenciada en Trabajo Social, egresada de la Facultad de TS de la Universidad de Colima.

LOS EMO DESDE LOS OJOS DE LA JUVENTUD

El tema de la percepción de los jóvenes acerca de los emo fue investigado con el fin de describir a partir de la identificación de las palabras asociadas a ese término y la forma en que los jóvenes colimenses aceptan la posibilidad de convivir con nuevas formas de ser.

dumentaria, pero con ciertas reservas enfocadas a aquello que el movimiento original maneja respecto a la mentalidad autodestructiva de sus miembros.

Los conceptos trabajados fueron juventud, identidad juvenil y emo.

El tema fue investigado con el fin de describir la percepción de los jóvenes colimenses de los emos a partir de la identificación de palabras asociadas con ese término.

Los jóvenes tienen la capacidad inocua de aportar a sus comunidades códigos culturales de forma activa expresados en apariencias y comportamientos emanados de su situación socioeconómica. En la etapa de la juventud la diversidad se solidifica en las clases sociales, la cultura, el género y muchos aspectos determinantes. El concepto es de tal amplitud, que permite evocar distintas realidades diferenciadas por la situación vivencial y cómo es enfrentada. Al mismo tiempo en esta etapa la identidad se consolida al conjugarse unos con otros mediante la integración espontánea a un grupo con el cual sientan filiación por la similitud en gustos. Al final la percepción de los jóvenes respecto de los emo, se fija en la aceptación de los mismos y su in-

El encuadre: razones y saberes en torno a los emos.

Se buscó comprender la percepción que tienen los jóvenes colimenses sobre los emos, con base en el análisis de palabras asociadas a las sensaciones que experimenta un joven al encontrar a un emo y la identificación de su reacción al advertir la presencia de uno de ellos, para abarcar un universo mayor que intenta identificar la postura que tienen los jóvenes respecto a dicho fenómeno con la finalidad de explicar la percepción que tienen sobre ésta identidad juvenil. Los conceptos sobre los que se trabajó fueron juventud, identidad juvenil y emos.

23


Lourdes Alejandra González Madrigal

La teoría que sirvió de base para la interpretación de los datos fue la Construcción Social de la Realidad de Berger y Luckman, la cual plantea que el hombre se interrelaciona de acuerdo a su orden cultural y social específico, de cómo se actúa en la vida cotidiana de acuerdo a cómo se recibió el conocimiento o la realidad proporcionada, así como la idea de que la realidad se construye por la interacción y la experimentación con otros individuos siendo por esto una base teórica aplicable a la investigación. Para los autores es importante definir los conceptos de realidad y conocimiento, siendo el primero una cualidad propia de los fenómenos que reconocemos y el segundo como la certidumbre de que los fenómenos son reales (Berger y Luckman: 1999). La sociología del conocimiento deberá ocuparse de todo lo que una sociedad considera como “conocimiento”, cualquiera que sea el alcance con que todo “conocimiento” humano se desarrolle, se transmita y subsista en las relaciones sociales. En otras palabras la sociología del conocimiento se ocupa del análisis de la construcción social de la realidad, donde dicha realidad de la vida cotidiana es un mundo compartido, lo que presupone procesos de interacción y comunicación mediante los cuales comparto con los otros y experimento a los otros. Es una realidad que se expresa como mundo dado, naturalizado, por referirse a un mundo que es “común a muchos hombres”. En esta realidad coexisten los emos junto con otras manifestaciones culturales, los cuales se caracterizan por ser jóvenes que han construido su identidad a partir de una filosofía de vida.

Los jóvenes son considerados activos participantes de sus comunidades puesto que se diversifican

24

Los emo desde los ojos de la juventud

en agrupamientos portadores de códigos culturales expresados en apariencias, comportamientos, posibilidades y condiciones de vida que emanan de su situación socioeconómica. La juventud es una representación donde la diversidad se concretiza en las clases sociales, aspectos culturales, de género y regiones geográficas. Este concepto remite pensar en múltiples realidades, distinguidas por cómo conciben su situación y la forma en que la enfrentan. Durante esta etapa se adquiere la identidad mediante la integración espontánea a un grupo con el que comparten gustos, formas de vestir, música, lenguaje, espacios, etc. La juventud no es una categoría homogénea porque es preciso incluir otros aspectos para poder definirla. En los primeros años del presente siglo aumentará la población juvenil, por lo tanto en lugar de tratar a los jóvenes como consumidores pasivos y espectadores indiferentes de su destino pueden convertirse en agentes activos participantes dentro de sus comunidades, sinónimo de la importancia que están adquiriendo sus percepcio-


Lourdes Alejandra González Madrigal

nes. Los seres humanos, somos seres sociales capaces de convivir con los demás y de compartir e interactuar diariamente con más individuos, de esta manera es como nos creamos una identidad que nos distingue de los demás. La identidad formada, tiene que ver con el comportamiento, carácter y personalidad de los individuos, estos rasgos se van definiendo a partir del entorno en el que el sujeto se desenvuelve, la cultura en la que vive y la educación que recibe. La etapa de la juventud, es un periodo de transición que provoca inestabilidad tanto fisiológica como emocional puesto que siempre está en construcción.

Los emo desde los ojos de la juventud

plo los jóvenes de campo se vuelven adultos prematuramente, su madurez es definida desde el aspecto laboral, mientras que en la zona urbana, es a partir de las ofertas de consumo. Los jóvenes forman su carácter y personalidad de las figuras paternas que en la niñez le proveían de amor y de los cuales dependía, y que ahora tiene que negar para reafirmar su individualidad y por lo tanto su independencia; todo este cambio trae consigo una crisis en el adolescente, que lo lleva a estar en constante conflicto con sus padres y consigo mismo. En segundo lugar forma su carácter y personalidad de la imitación de personas que admiran, como sus maestros, amigos, hermanos, artistas, etc. Dicha imitación va desde la forma de ser, caminar, hablar, hasta el vestir. La conformación de la identidad juvenil se forma a través de las identificaciones comunes y corrientes comprendiendo las expresiones, estilos y gustos, mediante la adopción de modas o estilos provenientes de contextos diferentes (Feixa, C., 1999.)

La identidad juvenil está estrechamente vinculada con la clase social y el contexto, así pues, no es lo mismo un joven de una zona campesina, al que crece en una zona urbana; las actividades desempeñadas por ambos involucran procesos distintos, por ejem-

Las experiencias sociales de los jóvenes se manifiestan externamente con la construcción de estilos de vida específicos independientes de la vida institucional (Feixa, C., 1999). En un sentido restringido, Portillo (2007) señala que las microsociedades juveniles, tienen grados significativos de autonomía respecto de las instituciones adultas, que se dotan de espacios y tiempos específicos, y que se configuran históricamente coincidiendo con grandes procesos de cambio social en el terreno económico, educativo, laboral e ideológico. Su expresión más visible son un conjunto de estilos juveniles espectaculares, proyectadas a lo largo de esta etapa.

25


Lourdes Alejandra González Madrigal

Los emo desde los ojos de la juventud

se muestran y se utilizan como elemento de pertenencia a un grupo. Así como todas las clases sociales tienen jóvenes, también todos tienen cierta variedad de identidades juveniles, que son quienes le aportan matices distintos a la vida común. La palabra emo (Wikipedia, 2000), se deriva del género musical hardcore punk nacido a finales de los años 80 y que se diferencia de éste por su sonido más lento y melódico y se distingue por abordar variadas emociones y estados de ánimo, buscando asimismo generar estas sensaciones en el oyente. Los seguidores de las bandas emo (Ministerio de Educación Nacional República de Colombia, 2007) son muy cerrados a la hora de hablar de su música. Según dicen, no les gusta que se comercialice ni mucho menos que caiga en manos de gente con ideología distinta a la suya, por esta razón, rechazan todo lo que sea comercial. Para los que se hacen llamar emo, su personalidad tiene mucho que ver con su exterior, por ejemplo, el estar extremadamente delgado es sinónimo de la vida que quieren llevar. Esta vida es deprimente, sin sentido y sufrida. Si una persona quiere ser emo deberá ser delgado a cualquier precio, de lo contrario será rechazado por su comunidad.

Dichas expresiones son las representaciones que dotan de color el espacio urbano si de jóvenes se habla. Esas identidades juveniles están presentes hoy en casi todas las grandes ciudades del mundo. Todos los jóvenes tienen una particular forma de vestirse, de maquillarse, de usar y portar el cuerpo, rasgos que

26

De igual forma, es necesario ser alto. Si se es bajo de estatura, deberá usar plataformas para verse alto; son las reglas de la comunidad. Asimismo, el pelo siempre les cubre la cara, quieren pasar desapercibidos. Son antisociales y no les gusta ser vistos. También significa que su existencia es sombría y triste.


Lourdes Alejandra González Madrigal

Los emo desde los ojos de la juventud

Los emo viven en constante depresión debido a que según ellos, el mundo es miserable y denigrante; no creen en religiones ni en dioses; sus símbolos son calaveras, corazones rotos y estrellas rosadas.

se procedió a la obtención de los cuatro principales valores o resultados, con los cuales se pudo analizar la información que fue generada por los sujetos. Estos valores son:

Las parejas sentimentales deben formar parte de su grupo social y compartir su dolor en todo momento; los dos se cortarán la piel con cuchillas al mismo tiempo, se vestirán igual al punto de no saber quién es el hombre y quién la mujer.

Valor J: Este valor resulta del total de palabras definidoras que fueron generadas por los sujetos para definir al estímulo en cuestión. Es un indicador de la riqueza semántica de la red. De tal manera, que a mayor cantidad de palabras definidoras obtenidas, mayor será la riqueza de la red y viceversa.

El atuendo de los emos se observa de la siguiente manera: tenis, chamarras de algodón ajustadas al cuerpo con capucha, camisetas pegadas al cuerpo con estampados femeninos, jeans de color negro entubados, estrellas rosadas en las correas o en los morrales, pelo de medio lado cubriendo el ojo derecho, piercing en la ceja izquierda y en el labio inferior izquierdo usan colores como el rosa y negro principalmente; algunos de ellos se maquillan los ojos de color oscuro al estilo gótico. Para conocer la percepción de los jóvenes hacia los emo, se aplicó un instrumento de redes semánticas a 59 jóvenes de la Facultad de Letras de la Universidad de Colima, éstos generaron 180 palabras asociados al término emo donde las 10 primeras son consideradas las más representativas para explicar su punto de vista. Una vez que se llevaron a cabo las aplicaciones,

Valor M: Este valor es el resultado que se obtiene de la multiplicación que se hace de la frecuencia de aparición por la jerarquía obtenida para cada una de las palabras definidoras generadas por los sujetos. Es un indicador del peso semántico obtenido para cada una de las palabras definidoras obtenidas. Conjunto SAM: De acuerdo con el procedimiento propuesto en la técnica original (Figueroa, González y Solís, 1981) de manera arbitraria se decidió que el conjunto SAM era el grupo de las 10 palabras definidoras que hubieran obtenido los mayores valores M totales. El conjunto SAM es un indicador de cuáles fueron las palabras definidoras que conforman el núcleo central en la red, ya que, es el centro mismo del significado que tiene un concepto. Valor FMG: Este valor se obtiene para todas las

27


Lourdes Alejandra González Madrigal

Los emo desde los ojos de la juventud

palabras definidoras que conformaron el conjunto SAM, a través de una sencilla regla de tres, tomando como punto de partida que la palabra definidora con el valor M más grande, representará el 100%. Este valor es un indicador en términos de porcentajes, de la distancia semántica que hay entre las diferentes palabras definidoras que conformaron el conjunto SAM.

se tomarán en cuenta las respuestas de las preguntas abiertas, para así lograr cubrir el objetivo de investigación mencionado inicialmente.

Las categorías semánticas se obtuvieron con base en: las relaciones de sinonimia que tienen algunas de las palabras definidoras que fueron generadas por los sujetos ante un estímulo particular.

de la clasificación otorgada. Como apuntan Berger y Luckman (1997), la realidad, de acuerdo a como es percibida por los individuos, es la que determina la forma en cómo “los otros son aprehendidos” y “tratados” en encuentros “cara a cara”.

Además se realizaron preguntas abiertas, éstas propiciaron la obtención de respuestas que brindaron un cúmulo de información sobre cómo percibe, siente, proyecta la palabra generadora y con base en la red semántica ellas, construyeron aseveraciones, haciendo un esfuerzo porque fueran lo más cercanas al sentir y pensar de los encuestados. La mirada de los jóvenes hacia los emos. Con la aplicación de la técnica de redes semánticas naturales se obtuvieron diez categorías importantes que nos permiten describir cual es la actitud que tienen los jóvenes colimenses respecto a los emos. Fueron creadas a partir de los sinónimos encontrados en el diccionario de sinónimos y antónimos Grijalbo (1997). La palabra que aparece con mayor frecuencia es la que encabeza la categoría sucediéndola aquellas que aparecen en una menor cantidad de veces. Cabe mencionar que aunque la instrucción para responder a la técnica según Valdés es escribir la primera palabra que para las personas defina al término asignado, muchos no la acataron y crearon frases como se observará posteriormente. Por igual

28

Las palabras resultantes fueron ciento ochenta, mismas que reflejan la percepción que los jóvenes tienen acerca de los emos; ellas muestran la cotidianidad de la interacción de los encuestados con aquellos a quienes encuentran representados dentro

Estas palabras expresan la riqueza semántica con que se define a los emos. Sin embargo, las de mayor poder interpretativo, las que más reflejan lo que los adolescentes piensan al respecto son las diez palabras con un valor semántico elevado, aquellas que fueron mencionadas más frecuentemente y que obtuvieron valores más altos (Bravo, 1991, citado en Valdez, 1998: 70) mismas que son presentadas a continuación: negro, fleco en la cara, raro, moda, vestimenta, incomprendidos, suicidio, grupo social, ideología y persona. El término con mayor jerarquía fue negro, y para la R.A.E (2009) es un vocablo que viene del latín niger, nigri. (Adj.), se dice del aspecto de un cuerpo cuya superficie no refleja ninguna radiación visible. (Adj.). Se dice de la ausencia de todo color. Ésta jerarquía puede interpretarse de dos maneras íntimamente relacionadas y significativamente fusionadas en esta primera categoría, la primera que se refiere a la ausencia de color y la predominación del negro en la característica vestimenta de los emos y


Lourdes Alejandra González Madrigal

Los emo desde los ojos de la juventud

por otra parte el exterior el cual, puede decir mucho del proceso interno y de acuerdo a la objetivación de los jóvenes. El negro ha venido siendo un distintivo de aquellas personas que desean transmitir luto, tristeza, pesadumbre o aflicción. En este caso y con el ejemplo se puede resaltar que el término es apuntado gracias a los esquemas tipificadores que éstos han venido adquiriendo a lo largo de su historia.

com/). Los jóvenes encuestados han ido construyendo un conocimiento sobre aquellos con quienes establecen una relación directa. Esto se puede corroborar con las siguientes opiniones: “Pues primero el fleco, porque es lo que de primeras los identifica…”

Ambas interpretaciones, figuran en la respuesta siguiente:

“Las apariencias siempre nos llevan y una de ellas son por ejemplo los flecos que utilizan”. La tercera palabra es

“Porque la persona

raro para el diccionario

se viste según su es-

de la Lengua Española

tado de ánimo, por

(http://www.rae.es/

consecuente como

raro), es un vocablo

es la vestimenta que

proveniente de latín

utilizan para identifi-

rarus, es decir, es un ad-

carse”,

jetivo que se le atribuye a alguien que se que se

La segunda catego-

comporta de un modo

ría es fleco en la cara

inhabitual, algo extraor-

este rasgo es quizás

dinario, poco común o

uno de los aspectos

frecuente, escaso en su

más importantes de

clase o especie, insigne,

este movimiento es

sobresaliente o excelente

el minucioso cuida-

en su línea, extravagante

do de los peinados,

de genio o de compor-

con flequillos tapan-

tamiento y propenso a

do parte del rostro, aspectos "despeinados" pero que están

singularizarse.

perfectamente controlados.

El cabello corresponde a un rasgo particular de los miembros de esta identidad juvenil puesto que este distintivo los hace identificarse con mayor facilidad de otros grupos sociales (http://www.lookemo.

La definición viene a corroborar la singularidad correspondiente a los jóvenes emos, éste grupo heterogéneo de los miembros comunes y corrientes de la sociedad pero a su vez homogéneo entre sus similares y sin diferencias aparentes gracias a sus ca-

29


Lourdes Alejandra González Madrigal

racterísticas compartidas. Éste adjetivo otorgado es el que en la vida cotidiana, los hace desentonar de cierta forma en el entorno habitual y el responsable de comentarios y miradas a su paso. La realidad dada hace posible que los jóvenes interpreten su ambiente natural y humano, y propicia que poco a poco se logre un proceso de interrelaciones de orden cultural y social específico. Ese orden

Los emo desde los ojos de la juventud

“Porque se me hacen unas personas raras, feas, que visten y entre otros”. “En sí, no tengo nada en contra de ellos solamente se me hacen unas personas raras en la forma de peinarse y de vestirse”. “Porque cuando veo a un emo siempre se me hacen muy raros y por lo general, algunos con su seriedad y misterio que llevan dentro pues como que me dan un poco de miedo” “Cuando hay un emo en los lugares que frecuento, lo veo como algo raro, pues son algo nuevo y diferente a la vez como soy yo”.

Posteriormente en cuarto lugar se encuentra la palabra moda, vocablo que la Real Academia de la Lengua Española (http://rae.es/moda), es una costumbre que está en boga durante algún tiempo, o en determinado país, con especialidad en los trajes, telas y adornos, entiéndase principalmente de los recién introducidos; es una costumbre iniciada por una minoría prestigiada e importante, que llega a la sociedad y es aceptada por ella. Las experiencias de la práctica cotidiana de los jóvenes contribuyen a considerar la presencia de ésta identidad juvenil en el Estado de Colima como un producto de la actividad humana práctica que carece de objetividad y durabilidad. La aparición intermitente de un grupo que está fuera del universo cotidiano suele darse con más frecuencia en los individuos o grupos extraños a la sociedad y, pueden ser considerados como indeseables. social es una construcción constante de los jóvenes y que existe solamente como producto de la actividad humana. Lo anterior se configura en el siguiente cuadro donde se escribe textualmente las respuestas conferidas en la técnica:

30

Los siguientes encuestados mencionan al movimiento emo simplemente como una moda: “Los emos son como los describí porque buscan algunos una moda o manera de imitar a los demás, sobresalir en algo o llamar la atención”.


Lourdes Alejandra González Madrigal

“Creo que son personas que van de acuerdo a la moda, sin embargo pues cada quién hace lo que quiere”. “Puede haber muchas razones para que los emos sean como los des-

Los emo desde los ojos de la juventud

cuentra actualmente la palabra roba con un significado mucho más amplio que nuestra castellana ropa, ya que incluye además otros objetos, generalmente bienes fungibles y muebles.

“Son personas iguales, lo único es que se visten y peinan de una manera diferente”. “Son personas que tratan de llamar la atención a través de la manera en que se visten…”.

cribí, yo creo que en primer lugar para encajar con un grupo que actualmente está de moda” “Pienso que los emos son una moda pasajera”. “Pues creo que es una moda estúpida, carente de ingenio, bases ‘filosóficas’, musicales y que se dio por imitación”.

La indumentaria así como el lenguaje forman parte de los símbolos utilizados para lograr concretar la expresividad humana y formar un sistema. A ésta la describen como una interpretación a su manera de pensar o bien como una externalidad de

En quinto lugar aparece la palabra vestimenta o ropa según el Diccionario Enciclopédico Larousse (1984), se deriva etimológicamente de la expresión germánica antigua raupjan (robar, saquear) que descendería posteriormente en nuestro verbo robar y también por asimilación en 'ropa', debido a que las prendas de vestir eran objeto codiciado de pillaje. La ropa, por tanto, eran esos objetos susceptibles de ser robados, quedando posteriormente reducida a las prendas personales de vestir. En italiano, también se en-

“Los emos quizá quieran llamar la atención, por eso se visten de esa forma y tratan que la gente los voltee a ver” “No tengo nada en contra de las personas, pero me caga que quieren tener una apariencia de algo que no son o que no sepan qué es, la ropa no los hace ‘emos’”

La palabra incomprendi-

esta identidad juvenil. Esto se corrobora con la tabla siguiente: “Por la manera como viste y lo

dos aparece en sexto lugar. Tal término no tiene una definición más allá que la falta de comprensión (http://www. rae.es/incomprendidos)

poco sociales que aparentan ser”.

31


Lourdes Alejandra González Madrigal

Los jóvenes, al ser poseedores de ciertas características, logran la comprensión en los grupos y las prácticas sociales que desarrollan éstos, responden a la característica de comprensión e integración con quienes se rodean; cada joven posee una representación social y los jóvenes consideran al emo como una parte de la sociedad cuya existencia se ve limitada a salir a la luz pública, por el miedo producido a la discriminación y a las burlas generadas a partir de su aspecto:

Los emo desde los ojos de la juventud

lastimarse se trata. El suicidio es un comportamiento institucionalmente inapropiado y según las reglas del comportamiento de los jóvenes es un acto reprochable, reprobable, mal visto y repudiado. Aquella persona que intentase quitarse la vida o dañarse a sí misma, no tiene cabida dentro de la cultura colimense e inclusive se podría considerar como un atrofio de la misma mente. Estas calificaciones se pueden observar a continuación:

“Yo pienso que un emo es una persona que tiene algunos problemas en sí

“Porque para mí, son las características

mismo y no los comenta por miedo a

físicas que se les atribuyen a dicho gru-

burlas e indiscriminaciones sociales”.

po social; además que ésta ‘subcultura’ es representada por una exageración

Sucesivamente el séptimo lugar se le otorgó a la palabra suicidio cuya definición proveniente del latín sui caedere, 'matar a uno mismo'. Dicho acto consiste en quitarse la propia vida. Muchas religiones lo consideran un pecado, y en algunas jurisdicciones se considera un delito. Por otra parte, algunas culturas lo ven como una forma honorable de escapar de algunas situaciones humillantes, sin escapatoria o dolorosas en extremo (Larousse, 1984). Los jóvenes no consideran como trascendente el grado de internalización de los emo cuando de

32

de los sentimientos, en especial los negativos. Muchas de las actitudes que presentan los miembros de ésta tribu se relacionan con la enfermedad mental de la depresión, ansiedad, suicidio, etc.” “Porque por medio de sus emociones se lastiman, pues ellos nunca deben ser felices”. “Que considero que ese es el orden, primero que nada, deben ser estúpidos, como para querer deprimirse y cortarse las venas”. “…En el caso de la palabra suicidio… es desde el punto de vista psicológico una característica propia de éstos jóvenes”.

La octava palabra es grupo social término que Ander-Egg (1981) define al grupo social como dos o más personas que se hallan en interacción durante un período de tiempo apreciable, que tienen una actividad u objetivo común dentro del marco de ciertos valores compartidos, y con una conciencia de pertenencia suficiente para despertar la identificación como grupo. El grupo se diferencia del conjunto o agregado de personas denominado conglomerado social (por ejemplo los que viajan juntos en un trolebús), y de las categorías sociales, como pueden ser las personas clasificadas según el monto de los ingresos. Usualmente cuando las personas forman parte de un grupo, es para lograr la aceptación de la sociedad, para satisfacer su necesidad de pertenencia y capacidad de adaptación y según los jóvenes, los emo sienten deseos de pertenecer a un grupo social donde su cotidianidad y experiencias se asemejen a las de otros individuos, logrando así compartir estilos análogos e interacciones comunes facilitando su identificación y sus interrelaciones no sólo con su ambiente natural, sino también con un or-


Lourdes Alejandra González Madrigal

Los emo desde los ojos de la juventud

den cultural y social específico. A continuación se presentan las opiniones correspondientes a dicho término:

y aprueban que estas personas sigan sus instintos hasta quienes consideran que los ideales de los emo tienen que ver con problemas psicológicos.

“Jóvenes que al igual que los punks, darks, metaleros o

Toda práctica social debe ser sujeta a estudio puesto que su seguimiento determinará qué tan lejos están llegando los jóvenes con sus pensamientos y en qué medida afecta nuestra sociedad tanto positiva, como negativamente.

cualquier tribu urbana, siguen ideales y gustos y no por eso se les debe juzgar o rechazar” “Porque se dejan llevar por emociones, utilizan rebeldía y siempre están en grupos de alguna secta”. “Porque cuando veo a un emo siento la nostalgia que hay en ellos y por eso se forman en grupos, se sienten protegidos de

“…no tienen nada de raro para mi, son como otra persona

los demás, toda la gente necesita comunicación”

cualquiera, que simplemente siguen los ideales que le laten” “Porque un emo siempre se aleja de las personas, y son muy

Subsiguientemente aparece la palabra ideología definida por Ander-Egg, E. (1981) Se puede definir la ideología como un conjunto de creencias, opiniones e ideas sobre el hombre, la sociedad, la historia y el mundo, que proporciona un sistema de representación mental acerca del modo en que los hombres se relacionan entre sí y con el mundo, como respuesta a intereses, aspiraciones e ideales de una clase social ligada a sus condiciones de existencia, que orientan y justifican las acciones y comportamientos prácticas de los hombres conforme a esos intereses, aspiraciones o ideales de clase. Una ideología puede expresarse de diferentes formas: difusas, irreflexivas, conscientes o sistematizadas, pero siempre condiciona las conductas, comportamientos y actitudes –personales y colectivasen relación a lo que son los objetivos deseables, en lo concerniente al hombre y a la sociedad. (Ibídem)

La ideología de los emo está sujeta a los roles y actitudes de los otros y es cuestionada por las personas de su edad puesto que no consideran que sea sólida. Existe quienes simplemente comprenden

sangrientos, les gusta sufrir” “Hay que ser tolerantes y cada quién tiene derecho de hacer de su vida y creer lo que quieran” “Por lo que representan en la ideología de éstas persona y como son afectados, en mi opinión, por diferentes problemas psicológicos”

Para finalizar, la palabra que quedó en décimo lugar fue persona definida por Torré, A. (1997) como un ser racional y consciente de sí mismo, poseedor de una identidad propia. El ejemplo obvio –y para algunos, el único– de persona es el individuo humano. Viene del latín persōna y este del griego prósōpon (máscara del actor, personaje). También definida como un ser social dotado de sensibilidad (al igual que el resto de los animales), junto con la inteligencia y la voluntad propiamente humanas. En psicología: Persona designa a un individuo humano concreto, abarcando tanto sus aspectos físicos como psíquicos para definir su carácter singular y único. Los jóvenes al definir a los emo como personas, viene a constituir la base para la comprensión de los

33


propios semejantes puesto que el individuo ha empezado a asumir el mundo no sólo para él sino como un sitio donde habitan y participan cada uno en el ser del otro.

rentemente a un individuo en el mundo objetivo de una sociedad o en un sector de ella, y sólo mediante esta etapa el individuo construye su identidad.

Dicho lo anterior, se presentan algunos ejemplos de lo que los jóvenes opinan:

Los jóvenes aceptan la apariencia de los emo pero no aceptan la ideología que sustenta el movimiento original; consideran que sus fundamentos son superficiales y carentes de objetividad.

“Son personas que deciden hacer las cosas que desean”. “pues normal, son también iguales a nosotros, nada más por

Bibliografía

su forma de andar de ellos”.

Ander-Egg, E. (1981) Diccionario del Trabajo Social. El Cid:

“Son personas como nosotros… personas normales sólo pretenden llamar la atención buscando un poco de cariño y comprensión”. “Son personas con ideas diferentes y una mente más loca pero al fin y al cabo son iguales a nosotros y tienen los mismos derechos…no los veo como una persona diferente”

Argentina Bravo (2008), Ubican seis tribus urbanas en Colima y la Villa.Obtenido de la red mundia el día 08 de noviembre, 2008: http://www.ecosdelacosta.com.mx/index.php?seccion=14 Berger, P & Luckmann, T. (1991) La construcción social de la realidad. Amorrortu Edits: Buenos Aires. Feixa, C., (1999) De jóvenes, bandas y tribus. Ariel: Barcelona.

Los emos en los lugares que frecuento: “no creo que afecte o

Instituto Mexicano de la Juventud (2008), “Postura del IMJ

beneficie, son personas iguales y pueden visitar los lugares que

ante el hostigamiento de los emos por parte de otras identida-

ellos quieran”.

des juveniles”. Obtenido de la red mundial el día 17 de octubre: http://www.imjuventud.gob.mx/index.php?option=com_con

Al buscar cómo los jóvenes colimenses perciben a la identidad juvenil llamada emo nos topamos con que cada palabra corresponde a una particularidad de la importancia que le han dado las personas a la evolución de ésta identidad juvenil. Cada quien posee la capacidad de interpretar e internalizar conocimientos de los miembros de la sociedad, cada aspecto es identificado y externalizado de acuerdo a estimulo visual que representa. Esta es la interpretación inmediata del acontecimiento actual de la identidad juvenil llamada emo, cuya base se constituye en la comprensión de los semejantes y para lograr la aprehensión del mundo en cuanto a realidad significativa y social comprende.

tent&task=view&id=34&Itemid=48 Ministerio de Educación Nacional República de Colombia (2007), “¿Qué es ser emo?” Obtenido de la red mundial el día 16 de octubre de 2008: http://www.colombiaaprende.edu.co/ html/estudiantes/1599/article-124498.html. Portillo, M. (2007) “Panorama de los Estudios de Juventud y Comunicación” en Estado de la Cuestión de la Investigación de la Comunicación en México, Asociación Mexicana de Investigadores de Comunicación, CEIICH-UNAM, en prensa. Torré, A., (1997). Introducción al Derecho. Perrot: Buenos Aires Valdés, J. (1998). Las redes semánticas naturales, usos y aplicación en psicología social. Universidad Autónoma del Estado de México: México Wikipedia la enciclopedia libre (2000), “Emo”. Obtenido de la red mundial el día 16 de Octubre de 2008: http://es.wikipedia. org/wiki/Emo 5 de mayo #204 Colima, Col., Colonia Centro CP 28000, lul-

Durante la socialización se induce amplia y cohe-

34

yale@ucol.mx. Licenciada en Trabajo Social, egresada de la Facultad de TS de la Universidad de Colima.


Beatriz Eugenia Rodríguez Pérez Lydia Gpe. Ojeda Esquerra Tipificación del feminicidio: una propuesta jurídica para el acceso a la justicia de las mujeres en Sinaloa

Diariamente un promedio de tres mujeres son asesinadas en México, según datos de la Organización Mundial de la Salud; esta cifra pareciera no ser muy elevada comparándola con los homicidios de hombres, sólo que con excepción de ellos las muertes de las mujeres están envueltas en todo un círculo de violencia reiterada, contemplando todos los tipos de violencia: psicológica, sexual, económica patrimonial y física.

realmente el Estado lo reconozca como un problema, para ponerle más atención.

En Sinaloa, desde el año 1999 hasta la fecha van 495 mujeres asesinadas; el Estado de Sinaloa se encuentra entre los primeros estados, por debajo del Estado de México, Jalisco, Chihuahua y otros, con el índice más alto en homicidios; esto nos lleva a impulsar el tipo penal específico del delito de feminicidio.

En Sinaloa existen leyes relativas a favor de la agenda legislativa de las mujeres, tales como la Ley para Prevenir y Atender la Violencia Intrafamiliar aprobada en el 2001, la Ley de Acceso de las Mujeres a una Vida Libre de Violencia, aprobada en el 2007 y la Ley de Igualdad para Mujeres y Hombres, aprobada en el 2009.

En México existe un debate político por la tipificación del feminicidio, se incorporó el concepto feminicida en la Ley de Acceso a una Vida Libre de Violencia; hay un avance significativo, pero sin causar impacto en cuanto a frenar estas muertes. Se ha logrado visibilizar más el tema de la violencia hacia las mujeres, pero esto no quiere decir que

A pesar de estas leyes ratificadas por el Estado a nivel de impartición de justicia, no son suficientes para detener los asesinatos y maltratos que las mujeres de la entidad tienen que soportar toda su vida. En cuanto al Ministerio Público regido por la Procuraduría General de Justicia del Estado en Sinaloa, existe la Agencia Novena Especializada en Delitos

La lucha de las mujeres a nivel internacional por sus derechos humanos y su participación en la vida social de sus países, ha llevado a establecer una serie de tratados internacionales, plataformas y convenciones, lo que ha llevado a que se reconozcan poco a poco cambios a favor de las mujeres.

37


Beatriz Eugenia Rodríguez Pérez / Lydia Gpe. Ojeda Esquerra

Sexuales y Violencia Intrafamiliar, y se creó una nueva Agencia del Ministerio Público Especializada en Homicidios Dolosos de Mujeres para investigar las muertes de mujeres en el estado, aunque parece que desde que se creó la Agencia todo sigue igual o peor para las mujeres, porque ni un 20% de los asesinatos son resueltos, y en la mayoría de los casos los archivos se encuentren en el “archivo muerto”, sin iniciar una real averiguación previa para la detención de los responsables, aparte de todo el Estado justifica las muertes por el círculo de narcotráfico que rodea al estado, cuando en realidad lo que hace es no reconocer estos asesinatos como algo reprobable que no debería suceder. Las autoridades estatales creen que con las declaraciones que hacen, por no tener ningún conocimiento sobre el daño que ocasiona la violencia doméstica y de género en la vida de las mujeres, se ven libradas de reconocer que tanto las agencias como el Estado no hacen nada al respecto para garantizar la seguridad de las mujeres. Tal y como señala Marcela Lagarde, las y los legisladores tienen una gran responsabilidad y una

Tipificación del feminicidio: una propuesta jurídica para el acceso a la justicia de las mujeres en Sinaloa

extraordinaria oportunidad para hacer propuestas legislativas y de políticas públicas, así como aprobar presupuestos etiquetados para avanzar en el enfrentamiento y prevención de la violencia contra las mujeres y la introducción de los derechos humanos. En el paradigma alternativo al orden depredador y neoliberal, los derechos humanos sintetizados en la última década del siglo son la columna vertebral de las mujeres.

El derecho a la vida en primera persona. El derecho al desarrollo y a los beneficios del desarrollo. El derecho a la democracia con equidad para alcanzar la igualdad. El derecho a la protección y la seguridad por parte del Estado. El derecho al trato respetuoso y a la integri dad personal. El derecho a la justicia plena. El derecho a vivir una vida sin miedo y sin violencia. El derecho a la paz social y a la paz en la vida cotidiana.

Por ello es necesario implementar una ley integral, donde se vean todos los tipos de violencia hacia las mujeres incluyendo el feminicidio, pero no sólo ca-

38


Beatriz Eugenia Rodríguez Pérez / Lydia Gpe. Ojeda Esquerra

talogándolo como un concepto feminista, o de igual forma tipificándolo e incluyéndolo en el Código Penal del Estado de Sinaloa como un delito grave contra los derechos humanos.

Tipificación del feminicidio: una propuesta jurídica para el acceso a la justicia de las mujeres en Sinaloa

Sinaloa, un promedio de cuatro mujeres mueren al mes, y cuaren-

tidisciplinario que cubra toda una serie de actividades tendientes a

ta y ocho al año, de manera trágica y lamentable. Posiblemente, no tiene comparación con los homicidios de hombres, en porcentaje, pero aquí lo lamentable son las causas, pues la mayoría de estas mujeres no sólo sufren la violencia el día del homicidio, puesto que es una violencia sistematizada y totalmente permitida por la ciudadanía.

realizar una atención especializada, con la finalidad de prevenir la violencia intrafamiliar y los feminicidios en el Estado de Sinaloa.

Es importante señalar que ya hay propuestas, en la Cámara de Diputados del Distrito Federal, que quieren incluir este delito específico en el Código Penal. Así como el Código Penal tiene un listado de delitos, desde el robo que es más penado que la violencia intrafamiliar; ahí podemos darnos cuenta de que nuestros legisladores y nuestro sistema de justicia no entienden el significado y la magnitud del problema que tienen las mujeres al no tener la libertad de decidir sobre su cuerpo y sus pensamientos, al ser violentadas por sus parejas y también, de manera doble, victimizadas por el Estado, al no brindarles seguridad, la que supuestamente está obligado a brindar. Muchos delitos son más preocupantes para las autoridades de justicia de nuestro país y nuestro estado, sin ver los daños que causa un homicidio de mujer; en el

Dicha ley, debe abordar los temas de todas las instituciones encargadas de proteger los derechos humanos de las mujeres; que no se haga solamente de un discurso, que sea un equipo mul-

Hacer cuantificable el daño causado a las víctimas de una tentativa de feminicidio, a la familia, a los hijos que se quedan sin su madre, con un daño de por vida, y sin ninguna dependencia que les brinde atención para sobrellevar tanto sufrimiento. Que esta ley contemple al feminicidio como un delito grave, con más penalidad que un homicidio por la magnitud de quien lo

39


Beatriz Eugenia Rodríguez Pérez / Lydia Gpe. Ojeda Esquerra

comete y toda la violencia previa que se empleó para llegar al asesinato; así es, éste es un homicidio con previa intención de realizarlo. Nos pudimos percatar que en varios casos los jueces penales resuelven la sentencia no inimputable, sin tener ningún comentario de el por qué y en qué se basan para resolver así la sentencia, esto abre una brecha más grande en la impartición de justicia. En Sinaloa existe la Agencia Especializada en Delitos Sexuales y Violencia Intrafamiliar. El perfil de las personas que formen parte de las investigaciones de un homicidio de mujer, tiene que tener algunos elementos en su trabajo como ministerio público: Estar sensibilizado en cuanto a temas de género y violencia intrafamiliar. Conocer la magnitud de la violencia hacia las mujeres. Analizar e integrar la averiguación previa contemplando todas las declaraciones de testigos que señalan la violencia previa que

Tipificación del feminicidio: una propuesta jurídica para el acceso a la justicia de las mujeres en Sinaloa

les provocó. Todas las personas involucradas deben incluirse en una ley integral de violencia para prevenir y castigar el feminicidio: Policía Preventiva y Municipal. Ministerio Público. Jueces de lo Penal y lo Familiar. Comprometerlos, realmente, con el grave fenómeno que es discriminar, hostigar, acosar y violentar a las mujeres, en todas las esferas sociales. No sólo basta que una ley trate de sustentar el derecho de la mujer a vivir una vida libre de violencia y proteger su seguridad no sólo como mujer, sino como sujeto de derecho; y, lo que es más importante: hacer valer los artículos de la ley; que no se incurra en la falta de decisiones para castigar el delito, ni en la omisión de no proteger de manera legal a las víctimas de la violencia. En Guatemala sí hicieron efectiva la iniciativa de reforma para aprobar la Ley Contra el Feminicidio; sí funcionó el análisis que hicieron los grupos sociales feministas para frenar y castigar los crímenes de mujeres y niñas guatemaltecas. Esta ley fue aprobada desde el año 2008; el feminicidio, entonces, está tipificado penalmente, y ya es considerado un delito grave.

vivía la mujer victimizada. No victimizar más a las víctimas y causarles más sufrimiento, sin entender el daño que se

40

La pena contemplada en la ley del feminicidio en Guatemala, va de 25 a 50 años de prisión; y para delitos como la violencia sexual, física, psicológica y económica las penas son de entre cinco y ocho años de prisión, según la gravedad de los mismos.


Beatriz Eugenia Rodríguez Pérez / Lydia Gpe. Ojeda Esquerra

Tipificación del feminicidio: una propuesta jurídica para el acceso a la justicia de las mujeres en Sinaloa

Una ley debe contemplar todo el sistema que rige y protege, o más bien debe de resguardar los derechos humanos de las mujeres, desde que una mujer decide pedir ayuda hasta que está siendo posiblemente asesinada.

quien está, o ha estado casado, o con quien está, o ha estado conviviendo bajo circunstancias comparables con el matrimonio, será sentenciado por grave violación de la integridad de la mujer al mismo castigo (Ley 1998:393).

México está comprometido con convenciones y tratados internacionales como CEDAW, Convención de Belém do Para, y la Plataforma de Beijing. El Estado se compromete a realizar medidas y acciones para garantizar lo previsto en dichos convenios con otros países; sin embargo, en nuestro país hace falta mucho trabajo, no sólo legislativo sino de voluntad política y de conciencia del costo e impacto que causa la violencia contra las mujeres en todos los ámbitos de su vida.

En México ha habido cambios legislativos a favor de las mujeres. En el Estado de Sinaloa, en el 2001 se aprobó la Ley para Prevenir y Atender la Violencia Intrafamiliar, luego la Ley de Acceso de las Mujeres a una Vida Libre de Violencia, en el 2007, y por último la Ley de Igualdad para Mujeres y Hombres. Aunque pensando en la justicia de las mujeres, estas leyes no han sido tan efectivas al no contar con medidas jurídicas realmente efectivas, mientras los poderes Legislativo, Ejecutivo y Judicial

Hay algunos países que ya tienen incorporados modelos normativos, como el Código Penal sueco, desde 1999, con la incorporación de un tipo penal denominado “grave violación de la integridad de la mujer”, en el capítulo 4, relativo a los “Delitos contra la libertad y la paz”, en los siguientes términos: Sección 4a: Una persona que cometa alguno de los actos criminales definidos en el capítulo 3 (delitos sexuales) en contra de otra persona que tenga, o haya tenido, una relación cercana con el perpetrador, y si el acto forma parte o es severo daño psicológico para su autoestima, será sentenciada por grave violación de la integridad a presidido por no menos de seis meses y hasta un máximo de seis años. Si los hechos descritos en el primer párrafo son cometidos por un hombre contra una mujer con

no reconozcan los derechos de las mujeres por igual y también el acceso a la justicia y al reconocimiento de su estado de derecho. En el Estado de Sinaloa, asesinan a mujeres con todo el sistema patriarcal que lo encabeza, y legalizado totalmente por el estado sin que los familiares de

41


Beatriz Eugenia Rodríguez Pérez / Lydia Gpe. Ojeda Esquerra

la víctima acudan a pedir justicia porque ésta no existe, y piensan que es pérdida de tiempo. Todo esto traza la extrema violencia patriarcal en alianza con otros factores de dominación y la ilegalidad del Estado Mexicano, debido a la incidencia e impunidad con la que estos asesinatos se han cometido y a la falta de justicia que reclaman familiares de víctimas (Eichler, 1989: 114-115).

Tipificación del feminicidio: una propuesta jurídica para el acceso a la justicia de las mujeres en Sinaloa

les en su salud y en su integridad como personas. Agregar el delito de feminicidio en el catálogo de penas del Código Penal, y la creación de una ley que contemple este delito tan grave, será un avance significativo y un logro para el reconocimiento de un fenómeno mundial de daños irreparables en la vida de toda la sociedad.

Las leyes sobre violencia hacia las mujeres que se han aprobado, son importantes para que se reconozca la violación a sus derechos humanos; pero en materia de justicia no han sido tan efectivas, por eso es sumamente significativo hacer frente a la propuesta para impulsar una ley integral, que se tipifique en el Código Penal junto con el catálogo de delitos que el derecho rige para el orden social. Muñoz Conde, señala que la teoría del delito se divide, en general, en: acción o conducta, tipicidad, juricidad, culpabilidad y punibilidad. Quedando el feminicidio conformado dentro del catálogo de delitos, se busca disminuir estas muertes y ofrecer justicia para los familiares, al realmente hacer efectivo el seguimiento a la averiguación de cada mujer asesinada. La idea de tipificar el feminicidio no es sólo para castigar a los culpables y ofrecer medidas alternativas a los familiares y personas afectadas por esas muertes, sino también ofrecer medidas preventivas realmente efectivas para erradicar la violencia doméstica y cualquier tipo de violencia que les puede causar a las mujeres no sólo la muerte, sino daños emociona-

42

El derecho debe ir avanzando en la elaboración de leyes de un país, proporcionando a la ciudadanía la seguridad que el Estado está comprometido a ofrecer, mediante mecanismos y medidas de prevención y cumplimiento de las reglas del orden judicial. En chile, en el 2007, un grupo de parlamentarias/ os presentó un proyecto de ley para tipificar el deli-


Beatriz Eugenia Rodríguez Pérez / Lydia Gpe. Ojeda Esquerra

to de feminicidio. Tras un año de debates sobre la pertinencia de incorporar una figura penal específica, la discusión parlamentaria se ha limitado a incorporar el feminicidio dentro del delito de parricidio, figura ésta que no da cuenta de la diversidad de situaciones en que las mujeres son

Tipificación del feminicidio: una propuesta jurídica para el acceso a la justicia de las mujeres en Sinaloa

penal que siguen los asesinatos en contra de uno de los grupos más vulnerables de la sociedad. La propuesta de la ley contra el feminicidio, deberá contener una serie de mecanismos a implementar:

Modelo de seguridad. Prevención de la violen cia. Seguimiento de casos de violencia de género. Divulgación y campañas de la violencia. Fortalecimiento, sensibi lización y mayor perso nal en las agencias del ministerio público. Igualdad jurídica. Catalogar el feminicidio como un delito grave, con pena mayor a 40 años de prisión. Prisión a los agresores asesinadas por razones asociadas a su condición de género. La tipificación del feminicidio marcará un avance jurídico para la visibilización de la violencia y su abordaje legal, para cuestionarlo e indagar todo el proceso

de violencia intrafamiliar y de género. Hacer realmente efecti vas las averigua ciones previas.

Un modelo de seguridad integral en contra de la violencia hacia las mujeres. Son importantes (para la violencia intrafamiliar y de género así como todas las

formas de violencia que viven las mujeres) las medidas de seguridad que garanticen protección a su integridad física y emocional después de sufrir un daño a su persona o algo de su propiedad. Con la experiencia adquirida en casos de violencia intrafamiliar, podemos señalar y asegurar que las personas y dependencias encargadas de la seguridad y prevención de los delitos ni son suficientes ni están capacitadas para realmente hacer efectivo su trabajo, y en menor medida para proteger la vida de las mujeres: Llegan a una casa cuando una mujer está siendo violentada y maltratada, y no quieren intervenir porque creen que es un asunto privado; no quieren entrar al domicilio porque consideran que no pueden hacerlo, cuando por lo contrario la ley señala que cuando se trata de un delito en flagrancia deben detener al inculpado, pero esto nos habla de que no tienen las autoridades el menor empeño en la temática de género. Prevención de la violencia. Existen programas e instituciones encargados de atender y prevenir la violencia intrafamiliar, pero hace falta que éstos sean más completos y estratégicos en

43


Beatriz Eugenia Rodríguez Pérez / Lydia Gpe. Ojeda Esquerra

los servicios que brindan, para incidir de manera directa en todos los miembros de las familias, difundiendo de manera específica el daño que causa la violencia intrafamiliar. Real seguimiento de casos. Es de fundamental importancia el seguimiento de casos de mujeres que sufren violencia, incluyendo a las que deciden continuar con su pareja; aunque los especialistas saben que es un peligro latente para ellas, pero es tanta la dependencia por su parte o los diversos factores que influyen en que sigan viviendo con el enemigo, que las instituciones dedicadas a la problemática deben mantenerlas en precaución y brindarles la información necesaria para que sepan lo que les puede ocasionar la violencia intrafamiliar o de género. Divulgación en medios masivos de comunicación. Es importante señalar los rostros de los agresores; que la sociedad se dé cuenta de quiénes son los hombres que violentan a sus parejas, novias, amantes, padre o algún familiar; identificarlos, evidenciarlos y sancionarlos para que no cometan más violencia contra las mujeres. La prensa y la televisión contribuyen a alarmar a la sociedad en torno a la violencia, y minimizan los temas relacionados con la violencia intrafamiliar y casos de violación, acoso laboral, prostitución infantil, redes de pornografía infantil, mutilaciones, bodas forzadas, entre muchas cosas donde las mujeres se ven inmersas día con día. Por ello es de relevancia para la temática y el desarrollo del reconocimiento de los derechos humanos de las mujeres y de su verdadera equidad, que el poder que éstos tienen se materialice no ocultando

44

Tipificación del feminicidio: una propuesta jurídica para el acceso a la justicia de las mujeres en Sinaloa

información, haciéndolo de manera constante, siendo objetivos y congruentes. La cobertura periodística a la muerte violenta de mujeres tiene la característica del sensacionalismo, avala el orden imperante, demanda que el Estado endurezca medidas contra los criminales, la aplicación de la pena de muerte y califica los linchamientos como justicia por mano propia. Contrariamente, relega información sobre la situación de las mujeres, sus demandas y necesidades; hace énfasis en el papel de las víctimas de asaltos y asesinatos, en tanto la violencia intrafamiliar es poco mencionada. En Sinaloa hay una fuerte violencia de la delincuencia organizada, por delitos contra la salud involucrados con el narcotráfico, y por este fenómeno social ocurre un asesinato de mujer, y mal informan los medios de comunicación y las autoridades, al mencionar que estaban involucradas en el narcotráfico, cuando en realidad eran mujeres que no tenían nada que ver; pero ellos así justifican esas muertes. Fortalecimiento y capacitación al personal de las agencias y jueces. La capacitación en cuanto al tema de la violencia hacia las mujeres debería ser obligatoria para las autoridades judiciales que forman parte del proceso de denuncia, para que realmente comprendan todo lo que pasan esas mujeres que tienen mucho tiempo viviendo estos malos tratos, siéndoles muy difícil tomar la decisión a pesar de todas las construcciones sociales que les impiden denunciar, por no querer perjudicar penalmente a sus agresores por estar involucradas sentimentalmente con ellos. Igualdad jurídica. Hemos visto de forma masiva en revistas de divulgación, conferencias y en distin-


Beatriz Eugenia Rodríguez Pérez / Lydia Gpe. Ojeda Esquerra

tos ámbitos académicos y sociales que nuestra Constitución declara la igualdad jurídica entre mujeres y hombres, cuando en la práctica es todo lo contrario al negársele el acceso a la justicia y la poca participación en las cuestiones de importancia para el país. Castigo y pena grave por feminicidio. Los jueces que resuelven los casos de homicidio doloso agravado en relación familiar, cada uno tiene su interpretación de la ley; en las pocas sentencias condenatorias que hay varían muchos los años de prisión que se dan a los homicidas; también encontramos en la investigación que hay varias sentencias absolutorias que determinaron diferentes Juzgados, por lo que nos hacemos la pregunta de por qué absolutoria después de haber cometido un delito grave asesinando sin piedad a mujeres: tenemos mucho qué decir de la justicia de este país.

Tipificación del feminicidio: una propuesta jurídica para el acceso a la justicia de las mujeres en Sinaloa

el P. O. No. 096 del 11 de agosto de 2006).

A quien cometa el delito de violencia intrafamiliar se le impondrá de seis meses a cuatro años de prisión o de cuarenta a ciento veinte días de trabajo a favor de la comunidad, prohibición de ir a lugar determinado, en su caso, y perderá el derecho de pensión alimenticia. Asimismo se le impondrá medida de seguridad consistente en tratamiento psicológico especializado, independientemente de las sanciones que correspondan por las lesiones inferidas o por cualquier otro delito que resulte. (Ref. por Decreto número 368, publicado en el P. O. No. 096 del 11 de agosto de 2006). ARTÍCULO 241 Bis A. Se equipara a la violencia intrafamiliar y se sancionará con las mismas consecuencias jurídicas previstas en el artículo anterior, al que realice cualquiera de los actos señalados en dicho precepto en contra de la persona con

Prisión a los agresores por violencia intrafamiliar. El delito de violencia intrafamiliar se incorporó en el 2003 en el Estado de Sinaloa. El Código Penal tipifica, en su artículo 242, el delito de violencia intrafamiliar:

la que se encuentra unida fuera de matrimonio, o de cualquier otra persona que esté sujeta a su custodia, guarda, protección, educación, instrucción o cuidado, siempre y cuando el agresor y el ofendido convivan o hayan convivido en la misma casa. (Adición por Decreto número 270, publicado en el P. O. No. 038 del 28 de marzo de 2003).

CAPÍTULO I BIS VIOLENCIA INTRAFAMILIAR (Adición por Decreto número 270, publicado en el P. O. No. 038 del 28 de Marzo de 2003). ARTÍCULO 241 Bis. Por violencia intrafamiliar debe entenderse cualquier acción u omisión que de manera directa o indirecta causare daño o sufrimiento físico, sexual, psicológico o patrimonial, a la persona integrante del grupo familiar, por parte de pariente consanguíneo en línea recta ascendente o descendente sin limitación de grado, pariente colateral consanguíneo o por

Entonces, si ya viene claramente señalada la pena de prisión para los agresores de violencia intrafamiliar, no es tan conveniente para las mujeres víctimas de violencia que se llegue a la conciliación como señala la titular del Ministerio Público de la Agencia Novena de Delitos Sexuales y Violencia Intrafamiliar; que las mayorías de las denuncias se resuelvan así, ya que las mujeres no quieren causarle un daño a sus parejas aunque esto las lleve a la muerte.

afinidad hasta el cuarto grado, adoptante o adoptado, concubina o concubinario, cónyuge o excónyuge o con quien se haya procreado hijos. (Ref. por Decreto número 368, publicado en

Averiguación previa eficiente. En México no existe una real averiguación previa, porque el siste-

45


Beatriz Eugenia Rodríguez Pérez / Lydia Gpe. Ojeda Esquerra

ma de justicia no cuenta con el personal suficiente y el que está no siempre es apto para la impartición de justicia, no cuentan con capacitación periódica para la atención brindada a los usuarios del servicio en los casos de violencia, provocando la doble victimización haciendo que las mujeres ya no regresen al lugar a pedir apoyo, o que por la mala información y la pésima atención crean que no hay solución a su conflicto, regresando a su hogar a seguir con los malos tratos. Numero de juezas y diputadas distribuidas de manera equitativa para un efectivo acceso a la justicia. El número de personas responsables de brindar a nuestro estado la justicia por cualquier delito es inequitativo al estar muy marcada la brecha de género, y eso provoca un retroceso en la lucha por la igualdad y representación de las mujeres en la administración pública, lo que conlleva a la discriminación de las mujeres y negárseles los accesos de poder. Ellos son los responsables de las sentencias a los criminales de los feminicidios, y para la mayoría de ellos estos asesinatos son como cualquier otro, sin importar todo lo que hubo detrás de estas muertes de mujeres, toda la violencia vivida por las que trágicamente murieron en manos de sus parejas o conocidos. Las autoridades involucradas en las diferentes temáticas de las mujeres tienen diferentes posiciones sobre el tema de la violencia y el feminicidio; por ejemplo, la titular de la Agencia Rspecializada en Delitos Sexuales y Violencia Intrafamiliar reconoce la falta de políticas públicas y presupuesto a favor de las mujeres en el estado; y, por otro lado, debido a la investigación del feminicidio nos pudimos dar cuenta de que varias mujeres víctimas de asesinato

46

Tipificación del feminicidio: una propuesta jurídica para el acceso a la justicia de las mujeres en Sinaloa

ya habían puesto una denuncia previa, mas lamentablemente no lograron huir del ambiente agresivo y violento que las llevó a las muerte.

Bibliografía Código Penal Sueco disponible en http://www.legislationline. org/upload/legislations/59/94/4c405aed10fb48cc256dd372d 76.pdf La impunidad impera en el estado de Sinaloa al no tener ni el 20% de los crímenes resueltos ni con detenidos. Muñoz Conde, Francisco, Principios del Derecho Penal, La ley y el delito, Buenos Aires Argentina: Abeledo- Perrot: 4ta. 2005p.208. Red Chilena Contra la Violencia Doméstica y Sexual, Tipificación del feminicidio en Chile, p. 9. Tipificación del feminicidio en Chile, un debate abierto, Red Chilena contra la Violencia Doméstica y Sexual.


Alma Hortencia Olmeda Aguirre Bernabé Jiménez espindola Violencia en el noviazgo: violencia en la familia

En los últimos años, el problema de la violencia dentro del espacio familiar se ha asumido como objeto de estudio desde distintos campos del conocimiento, tal interés ha permitido trasladar del contexto privado a la esfera pública un problema de enormes magnitudes, con implicaciones sociales, políticas y económicas. Sin embargo, no obstante el trabajo realizado por instancias oficiales o bien por organismos no gubernamentales, el conocimiento construido en torno al problema de la violencia en el contexto familiar es mínimo frente a las dimensiones que la agresión representa; por ejemplo, en nuestro país un mínimo de mujeres, niños u hombres agredidos presentan denuncia y/o solicitan ayuda. Por otra parte, si bien los esfuerzos se han multiplicado para atender desde distintos niveles la violencia desplegada en el sistema familiar, cambios legislativos, centros de apoyo para mujeres e hijos golpeados, son tan sólo algunos ejemplos de la importancia que los actores sociales y las autoridades otorgan al problema de la agresión ejercida por algún integrante de la familia. Sin embargo, un espacio poco atendido es el de la prevención, digamos que

el conjunto de políticas, estrategias y acciones se encuentran orientados hacia el plano de la atención, de los hechos consumados. En tal sentido, existen escasos proyectos de investigación que se sitúen en el nivel preventivo, donde se investigue la violencia en el seno de las relaciones amorosas de las adolescentes; así, miramos el noviazgo como una práctica de riesgo en el terreno de la violencia familiar, y es que para las jóvenes la delgada línea que separa al amor del dolor se vuelve imperceptible; por tanto, no pocas de ellas se encuentran en riesgo de establecer en el futuro una familia cuyas relaciones se sustenten en la agresión física, emocional o sexual. Así, no está fuera de lugar indicar que la violencia en las relaciones de pareja no es un fenómeno circunscrito al plano matrimonial; éste existe también en la fase del noviazgo. Aún más, podemos afirmar que muchas de las familias mexicanas en las que la violencia está presente como práctica cotidiana, sus primeras manifestaciones detonaron antes de formalizar la relación de pareja, es decir, en la etapa de noviazgo.

49


Alma Hortencia Olmeda Aguirre / Bernabé Jiménez espindola

Conocer la magnitud, prácticas, dinámicas y formas específicas mediante las cuales se manifiesta la violencia en el noviazgo, nos da la oportunidad de construir marcos analíticos y explicativos del problema, pero también de diseñar estrategias preventivas que funjan como muros de contención frente a la agresión en sus distintas manifestaciones. La sociedad moderna nos muestra la violencia como una práctica inherente al ser humano; se presenta en el plano político a través de la descalificación, la injuria y hasta la agresión física entre opositores, aparece en los medios masivos de comunicación, no sólo en series y películas con elevado contenido de agresión, también en aquellos programas en los que se denigra a quienes en ellos participan, el deporte no escapa; a las desafortunadas escenas de agresión protagonizadas por los deportistas o los fanáticos hay que agregar aquellos “deportes” cuyo propósito es “destruir” al oponente; en los espacios sociales la violencia se vuelve cotidiana, así mientras ésta aumenta la edad de los agresores disminuye. Por supuesto, la violencia también se encuentra en los entornos familiares, aparece en las relaciones de pareja, entre padres e hijos, entre la familia nuclear y la familia extensa, entre los integrantes del sistema fraterno; por lo mismo, día con día aumenta el número de mujeres que se atreven a denunciar alguna práctica violenta ocurrida en el seno familiar, el abuso sexual empieza a tomar for-

50

Violencia en el noviazgo: violencia en la familia

ma y magnitud en los juzgados, lo mismo ocurre con las prácticas violentas con las que los padres “educan” a sus hijos. ¿Cómo explicar la irrupción social de la violencia?, ¿son los sujetos que incurren en prácticas violentas distintos a quienes no se sirven de ellas?, ¿existe un perfil psicológico del sujeto violento?, si vislumbráramos una respuesta afirmativa a tales interrogantes, estaríamos frente a una teoría genética de la violencia; sin embargo, la ciencia social tiene evidencias suficientes para trasladar la indagación fuera de los terrenos deterministas. Consideramos con mayor sustento plantear que la violencia es una conducta aprendida en las etapas tempranas de vida del ser humano, así cobra relevancia la familia como espacio de socialización; por tanto, indagar en torno a la violencia es introducirse en el marco continente en el que se realizan los procesos de socialización primaria, es aquí donde se despliegan las funciones parentales normativas, aquéllas que tienen qué ver con la internalización de reglas, de valores y pautas, es decir, las reglas del sistema familiar se traducen a su vez, en funciones normativas que permitirán a los hijos conducirse satisfactoriamente en el mundo social que les toca vivir. Afirmamos que la familia es una instancia de socialización primaria en la que aprendemos a convivir con nuestros padres y demás seres queridos, aprendizaje que por extensión nos servirá para conducirnos más tarde en los contextos sociales más amplios; así, la violencia encuentra un marco de explicación en el seno familiar, por tanto, definimos nuestro pro-


Alma Hortencia Olmeda Aguirre / Bernabé Jiménez espindola

blema afirmando que quienes constituyen relaciones cotidianas en las que agraden o son agredidos, responden al aprendizaje de las funciones parentales normativas, lo cual explica el fenómeno de circularidad que se presenta en los sistemas familiares: hijos de padres violentos a su vez ejercerán la violencia, o bien aceptarán la agresión cuando formen su propia familia. La llamada sociedad de la información, o bien la sociedad posmoderna, se traduce en nuevas formas de ver y vivir la realidad; la ciencia, por ejemplo, se encuentra inmersa en un movimiento deconstructivo que la acerca a una epistemología de la complejidad y a criterios transdisciplinarios para acceder a sus objetos de conocimiento, nos encontramos frente a lo que Ilya llama “el fin de las certidumbres.” Una epistemología de la complejidad porque, como señala Morin, la ciencia de la posmodernidad es el conocimiento que traslada la mirada de la explicación causal, es decir, de la relación unidimensional entre variables, a la explicación multideterminada y contextual, conocimiento

transdiciplinar porque las realidades emergentes ya no pueden abordarse con los criterios epistemológicos de las ciencias positivas; es decir, un objeto de conocimiento discreto y autónomo, reproducible, no contradictorio y unívoco; hoy, requerimos una ciencia que se constituya en

un campo transdiciplinario, que se mueva en los márgenes de la multicausalidad, del tiempo y los contextos, una ciencia donde los paradigmas funcionen como herramientas conceptuales, que desarmen/armen el sentido y significado que los hombres damos a nuestra realidad, y no que se impongan como metateorías. “Asistimos al surgimiento de una ciencia que ya no se limita a situaciones simplificadas, idealizadas, sino que nos enfrenta a la complejidad del mundo real...”

Violencia en el noviazgo: violencia en la familia

amplio movimiento intelectual en diversos ámbitos del quehacer científico, en el campo de la física Ilya afirma, “como ya hemos destacado, tanto en dinámica clásica como en física cuántica las leyes fundamentales ahora expresan posibilidades, no certidumbres.” En la biología, Maturana ha desarrollado trabajos muy interesantes sobre los procesos cognitivos, Glasersfeld tiene aportaciones sustanciales al contructivismo radical, por su parte Foerster desarrolla tesis en torno al construccionismo social, mientras Kenneth aborda, desde el campo psicológico, la construcción social de la realidad, Bradford desarrolló un excelente trabajo sobre la nueva epistemología y su relación con la cibernética, Bateson (quizá uno de los autores que más influencia ha tenido en este movimiento), publicó un magnífico texto sobre epistemología. Un movimiento constituido a partir de una suma de saberes, y si bien estamos lejos de plantear que entre ellos no existen diferencias teóricas y metodológicas, sí es posible encontrar hilos conductores compartidos.

La constitución de este nuevo paradigma es resultado de un

51


Alma Hortencia Olmeda Aguirre / Bernabé Jiménez espindola

Para quienes se mueven en torno al nuevo paradigma, la realidad no tiene una existencia independiente del actuar del hombre, es decir, no es una realidad exterior a él, por tanto, lo real es una construcción social edificada a través de procesos de interacción, comunicación y sentido simbólico desarrollados en tiempo y espacios específicos.

Así, no existen metateorías universales; el conocimiento es relativo, inherente a tiempo, espacio y contexto específico, “nunca hay una descripción ‘correcta’ y ‘verdadera’ de la realidad, sino muchas muy diferentes, según los criterios en los que se base el observador para la selección de sus informaciones, qué distinciones y valoraciones efectúa y desde qué perspectiva, con qué interés y con qué objetivos contempla su tema.” La familia como objeto de investigación dentro de la epistemología de la complejidad. Winkin afir-

52

Violencia en el noviazgo: violencia en la familia

ma que es en la década de los cincuenta cuando un grupo de profesionales organizados en un principio en torno a Bateson, inicia investigaciones en torno a la familia, bajo referentes teóricos/metodológicos, nada ortodoxos, el grupo de Palo Alto, California, como después se les identificó, integrado por el propio Bateson, Hay Haley, Jhon Weakland, Bill Fry y Don Jackson sentaron las bases de los que en la actualidad se conoce como “teoría de los sistemas familiares.” La familia es considerada el núcleo básico de la sociedad, definida como unidad biopsicosocial e integrada por un número variable de personas vinculadas por relaciones de consanguinidad, que viven en un mismo hogar. Dentro de la teoría de los sistemas familiares esta unidad biopsicosocial es considerada una totalidad, es decir, la familia es más que la suma de sus partes, por lo mismo, la definición no se refiere al conjunto de personas que la integra (padres, hijos); más bien pone el acento en el conjunto de relaciones constituidas entre los miembros de la familia, por tanto, lo que identifica a la familia como sistema no son propiamente sus integrantes sino las formas particulares de interacción, constituidas en estructura familiar y expresadas en conductas específicas asumidas por sus integrantes; por otra parte, la familia es un micro sistema social abierto, es decir, en constante interacción con su medio sociocultural (macrosistema). La estructura familiar se encuentra organizada en los siguientes subsistemas: Subsistema conyugal. Especifica la


Alma Hortencia Olmeda Aguirre / Bernabé Jiménez espindola

relación de pareja, la relación íntima y amorosa de los cónyuges, como subsistema tiene sus propias reglas, códigos y límites tanto internos, como con su entorno. En no pocos casos, el impacto producido por la discapacidad, “diluye” el subsistema conyugal. Subsistenma parental. Se refiere a la función parental ejercida por los padres, aunque en algunas situaciones el subsistema está integrado no propiamente por los padres; por ejemplo, los abuelos, hermanos, etc., en general, quien ejecute las funciones de autoridad, protección, socialización y afecto de los hijos. Subsistema fraterno. Integrado por los hermanos, es un subsistema que establece relaciones jerárquicas de igualdad. A su vez, los subsistemas familiares marcan sus propios límites, concepto que nos permite establecer lo que está dentro o fuera, lo que se permite o no, la distancia o cercanía, la flexibilidad o rigidez de la estructura familiar; por otra parte, lo límites pueden ser claros o difusos, implícitos o explícitos.

La familia, un sistema en equilibrio. Como cualquier sistema, la familia tiende hacia la estabilidad que le permite sus condiciones internas, en relación con el macro sistema, esta función de homeostasis, alude a un equilibrio dinámico del sistema familiar, expresado en la tendencia a preservar la estabilidad y por otra parte a adaptarse a nuevas circunstancias y contextos; por ejemplo, una situación emergente en el seno familiar pone en marcha la función de homeostasis, entre otras posibilidades, el sistema no realiza ningún cambio, “se congela” frente a la emergencia, en otros casos el sistema se fortalece, realiza un cambio dinámico y logra una nueva estabilidad que le permite atender con oportunidad y eficacia las demandas de la emergencia acontecida.

El ciclo vital. Queda claro que la estructura familiar tiene

Violencia en el noviazgo: violencia en la familia

como base un sistema dinámico, que se balancea entre la estabilidad y el cambio, este proceso de estabilidad y cambio se conoce como ciclo vital de la familia y se encuentra integrado por las siguientes fases: Noviazgo. La relación de pareja conocida como noviazgo, es una relación amorosa carente de compromiso formal que se desarrolla fundamentalmente en la adolescencia, aunque pudiera extenderse hasta la edad adulta; sin embargo, algunas sociedades, como el caso de México, consideran esta fase del ciclo vital de la familia como una relación previa al matrimonio. Formación de la pareja. Durante esta etapa ambos integrantes asumen el establecimiento de un compromiso permanente, es un proceso en el que

53


Alma Hortencia Olmeda Aguirre / Bernabé Jiménez espindola

la pareja construye un estilo de vida, formas de comunicación, prioridades, rutinas, intereses, expectativas, digamos que es el paso de dos identidades (constituidas en un contexto específico: su familia de origen) a la definición de una tercera identidad: la pareja. Los hijos. Con el nacimiento del primer hijo, la pareja (en sentido estricto la familia) tiene que realizar ajustes pertinentes, que le permitan jugar ahora dos roles: el de pareja y el de padres. Es decir, tendrán que definir de nueva cuenta sus expectativas, rutinas, responsabilidades y por

supuesto su vida conyugal. En esta segunda fase del ciclo vital de la familia, el nacimiento de un hijo modifica sustancialmente la homeostasis familiar. Crianza inicial de los hijos. En esta fase, la familia debe otorgar su espacio dentro del sistema a un pequeño que tiene demandas específicas, tanto biológicas como psicológicas. Los padres tienen que establecer los vínculos afectivos que permitan a su hijo desarrollar una sensación de confianza básica frente a su entorno, por otra parte, el subsistema conyugal tendrá también, que realizar cambios precisos, pues la relación sentimental y amorosa de los padres deberá ajustarse al nuevo contexto familiar. Los hijos en edad pre-escolar. Al ingresar los niños al jardín pre-escolar, se encuentran en pleno proceso de crecimiento y desarrollo, la autonomía lograda le permite a los pequeños una insistente exploración de su entorno. Los padres, como subsistema parental, deben aprender a darle mayor autonomía y protección al pequeño, pero también a establecer límites, que les permita a los niños

54

Violencia en el noviazgo: violencia en la familia

controlar sus impulsos y obedecer una serie de normas sociales. Los hijos en edad escolar. El ingreso a la educación básica es en cierto sentido una prueba para los padres de su competencia como tales, en este momento los pequeños buscan una mayor autonomía con respecto a su familia, pues otros adultos y niños pasan a formar parte de su vida, como son los amigos y maestros. Los hijos adolescentes. Etapa en que los hijos buscan su autonomía para decidir sobre su vida, sobre su futuro laboral, su propia vida familiar, etc., etapa difícil, pues no son pocos los casos en los que los jóvenes se ven negados a ejercer su derecho a la independencia. El nido vacío. Etapa donde la pareja (el subsistema conyugal) vuelve a estar sola, nuevamente el sistema familiar tendrá que realizar una serie de ajustes que le permitan recobrar la pérdida del equilibrio que significa el que los hijos formen su propia familia; al igual que las fases anteriores, esta etapa tiene su propia dinámica, la cual responde a características y contextos específicos.


Alma Hortencia Olmeda Aguirre / Bernabé Jiménez espindola

Violencia en el noviazgo: violencia en la familia

Es importante señalar, que el ciclo vital de la familia es tan sólo un constructo teórico, que nos permite entender el proceso de desarrollo del sistema familiar, pero que de ninguna manera son fases lineales por las que las familias tienen que pasar.

general ante los adultos, ya que la imagen de mundo que se tenía cuando niño cambia y se produce el cuestionamiento al estatus, a lo establecido; por lo mismo, se critica la figura de autoridad, incluyendo la de los seres queridos.

Adolescencia. La adolescencia representa una etapa de transición a la edad adulta, implica cambios psicobiológicos los cuales “se manifiestan en una secuencia que es mucho más consciente que su período real, a pesar de que aún el orden en el cual aparecen varía un poco de una persona a otra.” Por lo tanto, la adolescencia es concebida como una etapa trascendental en el ciclo vital de los seres humanos, su inicio está enmarcado por cambios como el peso, la estatura, los tonos de voz, entre otros; y finaliza cuando, además de haber concluido el proceso de desarrollo y crecimiento físico, la persona asume responsabilidades asignadas socialmente a los adultos: el trabajo y la familia.

El deseo de tomar distancia e independizarse del núcleo familiar, conduce a los adolescentes a la búsqueda de sus pares, los otros, con edades y prácticas comunes, de ahí surge un espacio de encuentro y desencuentro, de fraternidad y egoísmo; así, los amigos son la instancia de contención donde se comparten códigos, modas, sentimientos, proceso que les ayuda a adquirir independencia e identidad personal y colectiva. Sin embargo, en nuestros días bien podemos caracterizar al adolescente como el niño para los de-

Este proceso de cambio genera en los adolescentes sentimientos de temor e inseguridad, ya que no sólo deben elaborar la pérdida de su infancia y la separación gradual del seno familiar, sino que además se enfrentan al reto de conquistar su autonomía y una identidad personal, así como elaborar sus propios proyectos de vida. La identidad adolescente está constituida por las posibilidades de inserción social, la capacidad de proyectarse en el ámbito laboral y ocupacional, la elaboración de los duelos de la infancia y la capacidad de establecer nuevas relaciones interpersonales fuera del ámbito familiar.

beres y el adulto para los derechos, nuevamente, tal situación nos remite a la abdicación de las funciones normativas en el seno familiar. Explicar la sobredeterminación de las funciones nutritivas sobre las normativas, nos llevaría a cuestionar al sistema parental, pues en un número cada vez mayor de familias se puede observar una marcada incapacidad de los padres para el ejercicio efectivo de la autoridad, la consecuencia inevitable son adolescentes, proclives a la satisfacción inmediata de sus necesidades, poco respetuosos del deber ser, de la responsabilidad social y sus semejantes.

Lo anterior implica, en no pocos casos, la llamada crisis generacional que ocurre al existir una diferenciación marcada entre las formas de pensar y actuar de los adolescentes frente a la de los padres y en

55


Alma Hortencia Olmeda Aguirre / Bernabé Jiménez espindola

Bibliografía Ackerman, Nathan. Psicoterapia de la familia neurótica, Ed. Horme, Buenos Aires, 1986. Ackerman, Nathan et. al. Grupoterapia de la familia, Ed. Horme Buenos Aires, 1976. Anderson, Ralph y Carter, Irl. La conducta humana en el medio social. Enfoque sistémico de la sociedad, Ed. Gedisa, Barcelona, 1994. Andolfi, Maurizio. Terapia familiar, Ed. Paidós México, 1994. Bateson, Gregory. Una unidad sagrada, Ed. Gedisa, Barcelona, 1993. Bateson, Gregory. Espíritu y naturaleza, Ed. Amorrortu, Buenos Aires, 1993. Bertalanffy, Ludwig Von. Teoría general de los sistemas, FCE, México, 1987 Bollini, María Teresa. La teoría general de sistemas y el origen olvidado de una psicología sistémica, Ed. Lumen, Buenos Aires, 1994. Bornfenbrenner U. Ecología del desarrollo humano, Ed. Paidós. Bourdieu, Pierre. Cosas dichas, Ed. Gedisa, Argentina, 1988. Bowlby, Jhon. Los cuidados maternos y la salud mental, Ed. Humanitas, Buenos Aires, 1982. Bradford P. Keeney. Estética del cambio, Ed. Paidós, Barcelona, 1994. _____ La pérdida afectiva, Ed. Paidós, Barcelona, 1988. _____ Una base segura, Ed. Paidós, Buenos Aires, 1989. Caillé, Philippe. “Desarrollo personal y herramientas profesionales ¿oposición o complementariedad?” en, Elkaïm, Mony. Formaciones y prácticas en terapia familiar, Ed. Nueva Visión, Buenos Aires, 1988. Espinosa, Salcido Rosario. El ciclo vital en familias mexicanas: características culturales y estructura familiar, Universidad de las Américas, México, 1992, tesis de maestría. Estrada-Inda, Lauro et al. La teoría psicoanalítica de las relaciones de objeto: del individuo a la familia, Ed, Hispánicas, México, 1989. Falicov Jaes, Celia. Transiciones de la familia. Continuidad y cambio en el ciclo de vida, Ed. Amorrortu, Buernos Aires, 1991. Fernández, Christlieb Pablo, Cisneros, Puebla César. Presentación de “Psicología Teórica” en, Iztapalapa, núm. 35, monográfico, UAM-I, México, 1994. Fried Schnitman. Nuevos paradigmas, cultura y subjetividad,

56

Violencia en el noviazgo: violencia en la familia

Ed Paidós, Argentina, 1994. Foerster, Heinz Von. Las semillas de la cibernética, Ed. Gedisa, Barcelona, 1991. Foerster von Heinz. “Construyendo una realidad”, en Watzlawick Paul, et al. La realidad inventada, Ed. Gedisa, Barcelona, 1994. Fritz B. Simon. “Perspectiva interior y exterior. Cómo se puede utilizar el pensamiento sistémico en la vida cotidiana”, en Watzlawick P. y Krieg P. El ojo del observador contribuciones al constructivismo, Ed. Gedisa, Barcelona, 1994. Glasersfeld von Ernest. “Introducción al constructivismo radical”, en Watzlawick Paul. La realidad inventada, Ed. Gedisa, Barcelona, 1994. Gillam, R. y MC. Fadden T. “Redefining assessment as holistic discovery process”,en Journal of childhood comunication disorders, vol.16, núm.1, pp. 36-40. Hoffman, Lynn. Fundamentos de la terapia familiar, Ed. FCE, México, 1994. _____”Una posición constructivista para la terapia familiar” en, Psicoterapia y Familia, 1989, vol. 2, núm. 2. Isaías López, Manuel et al. Desarrollo infantil normal, México, Asociación Mexicana de Psiquiatría Infantil, 1980. Kenneth J. Gergen. “La construcción social: emergencia y potencial”, en Pakman Marcelo. Construcciones de la experiencia humana, Ed. Gedisa, Barcelona, 1996, vol I. Kornblit, Analía. Somática familiar, Ed. Gedisa, Barcelona, 1984. Macotela, Flores Silvia y Jiménez, Hernández Estela. “Una perspectiva sistémica para la participación del psicólogo en problemas asociados al fracaso escolar” en Acle, Tomasini G. et al. Educación especial. Evaluación, intervención, investigación, Ed. UNAM, 1995. Mannoni, Maud. El niño retardado y su madre, Ed. Paidós, Buenos Aires, 1989. Maturán Humberto. Desde la biología a la psicología, Ed. Universitaria, Chile, 1995. Maturán Humberto. De máquinas y seres vivos, Ed. Universitaria, Chile, 1997. Minuchin, Salvador. Familias y terapia familiar, Ed. Gedisa, Barcelona, 1992. Molina García, Santiago “Panorama general europeo de la integración en la escuela ordinaria de los niños discapacitados”, ponencia presentada en la Escuela Nacional para Ciegos, México, marzo de 1995. Morin Edgar. “Epistemología de la complejidad”, en Fried Schnitman. Nuevos paradigmas, cultura y subjetividad, Ed Paidós, Argentina, 1994. Onnis, Luigi. Terapia familiar de los trastornos psicosomáticos, Ed. Paidós, Barcelona, 1990.


Alma Hortencia Olmeda Aguirre / Bernabé Jiménez espindola

Violencia en el noviazgo: violencia en la familia

Orden Hoz, A. de la “investigación cuantitativa y medida en educación”, en Bordon, 1989, 41, 2. Ornelas, Esquinca Mónica. El ciclo vital de las familias mexicanas en clase media y media alta, Universidad de las Américas, México, 1988, tesis de maestría. Prigogine Ilya. El fin de las certidumbres, Ed. Andres Bello, Chile, 1996. Prigogine Ilya. ¿Tan sólo una ilusión? Una exploración del caos al orden, Ed. Tusquéts, Barcelona, 1993. Selvini, Palazzoli Mara, et al. Los juegos psicóticos de la familia, Ed. Paidós, Barcelona, 1993. Sorretino, Ana María. Handicap y rehabilitación, Ed, Paidós, Barcelona, 1990. Spitz, A. René. El primer año de vida del niño, FCE, México, 1990. Tallis, Jaime et al. “Factores de riesgo en el aprendizaje”, en Dabas, N. Elina, Los contextos del aprendizaje, Ed. Nueva Visión, Buenos Aires, 1988. Taylor S.J. y Bogdan R. Introducción a los método cualitativos de investigación, Ed. Paidós, Barcelona, 1998. Watzlawick, P.; Beavin, Janet y Jackson, Don. Teoría de la comunicación humana, Ed. Herder, Barcelona, 1993. Watzlawick, Paul. ¿Es real la realidad?, Ed. Herder, Barcelona, 1992. Watzlawick, Paul et al. La realidad inventada, Ed. Gedisa, Barcelona, 1994. Winkin, Yves et al. La nueva comunicación, Ed. Kairos, Barcelona, 1990. Winnicot, D.W. Conozca a su niño, Ed. Paidós, Buenos Aires, 1984. _____La familia y el desarrollo del individuo, Ed. Horme, Buenos Aires, 1967. Whitaker, Carl. De la psique al sistema, Ed. Amorrortu, Buenos Aires, 1991.

57


Claudia Verónica Sánchez Castillo

Residente de 3er. año de Medicina Familiardel Hospital General de Zona N° 3 “Dr. Héctor González Guevara”. Mazatlán Sinaloa.

SATISFACCIÓN EN LA RELACIÓN FAMILIA Y TRABAJO DE MUJERES TRABAJADORAS

Los diferentes roles que desempeñan las mujeres proporcionan un amplio campo de reflexión; cumplir con dos roles fundamentales, como formar parte de una familia y laborar fuera de casa, es complejo. Flor Hernández comenta en su investigación que el trabajo de la mujer se multiplica en todos los sectores, las exigencias emocionales y físicas son mayores, representando el anuncio de la doble jornada. La incorporación de la mujer a labores diferentes a la doméstica, puede generar deficiencias e insatisfacción. En México, la mujer ha sido la encargada de reproducir ideológicamente el sistema dominante, de conducir las conductas de consumo, subordinar a la autoridad y reproducir valores morales y religiosos, asumiendo un papel pasivo en la sociedad. Tanto fue el destino predeterminado del rol femenino, que las mujeres mexicanas lograron la condición de ciudadanas 132 años después que los hombres. En 1821 ellos alcanzaron su independencia política, pero la mujer mexicana no pudo votar hasta 1953, fue cuando se reconoció como ciudadana plena.

Socialmente, el trabajo doméstico desempeñado por la mujer ha sido mal valorado, ya que siempre se ha visto como si fuera un no trabajo. Aparte, tiene características en contra; por ejemplo, no remuneración, jornada interminable por sus múltiples actividades, rigidez de las condiciones de su trabajo, invisibilidad ante el reconocimiento social, soledad, indefensión al no contar con garantía de servicios ante la vejez, riesgos físicos o situaciones adversas, entre otras. Se ha observado la necesidad de la presencia de una madre para mantener la integración y el buen funcionamiento familiar, lo cual demanda gran esfuerzo humano. En este sentido, la mujer que trabaja fuera de casa además de cumplir con su responsabilidad laboral debe darse tiempo para realizar las labores domésticas y cumplir con el rol de madre de familia, lo que podría representar hasta tres jornadas laborales por el número de actividades y horas de trabajo. El trabajo humano es la realización de una actividad que no siempre produce gusto o placer, sino que se lleva a cabo para lograr algo; por lo tanto, el disfrutar o sufrir con el trabajo depende de los motivos que lo impulsan y de las condiciones en que se realiza. Aun tratándose de labores que puedan ser poco productivas pueden producir satisfacción en la

61


Claudia Verónica Sánchez Castillo

Satisfacción en la relación familia y trabajo de mujeres trabajadoras

persona que las ejecuta, cuando en ellas encuentra su realización plena.

su participación en la familia para poder progresar profesionalmente.

A nivel mundial del año 1980 al 2000, el número de mujeres que incursionó en la educación formal aumentó 1.7% por año en comparación con el 1.2% de incremento en matrícula masculina. En el mercado laboral aumentó el ingreso de mujeres profesionistas 40% más del que ya existía. Por algún tiempo, las labores que eligió son aquéllas en las que se ponen en práctica destrezas, sentimientos y emociones, demostrando la influencia de la tradición en la educación y los valores inculcados basados en el modelo del ser mujer. En otras palabras, hubo una tendencia en las dos partes a estar a cargo de actividades asociadas a valores considerados culturalmente femeninos, como el cuidado de la salud, el bienestar colectivo y la resolución de los problemas sociales que inciden en la vida cotidiana.

El ejercicio laboral de las mujeres influye de manera negativa en el ámbito familiar, y ha traído como consecuencia para ella cambios desfavorables en su vida cotidiana a nivel individual, familiar y social. Si bien la incorporación del sector femenino al mercado laboral ha sido una respuesta positiva en aspectos personales, económicos y profesionales, su situación familiar empeora al asumir nuevas responsabilidades sin que tenga una contraparte que apoye sus actividades domésticas y el tradicional rol de madre de familia. Aunque la función socializadora de los hijos está vigente en las familias modernas, ésta puede estar en riesgo debido a los cambios estructurales a los que se puede enfrentar a consecuencia de la ausencia de la madre en el hogar. De igual forma, se pudieran generar desajustes en las relaciones conyugales, conflictos de abandono y ruptura, deserción escolar de menores, violencia intrafamiliar y social en general. Este conflicto laboralfamiliar, es un problema social y no de la mujer. Es probable que el proceso de feminización tenga una marcada influencia en la modificación de las jornadas laborales por cuestiones de maternidad e influencia familiar. La familia aún es la responsable de la socialización de los hijos, aunque en estas actividades los

Sin embargo, mientras aumenta el número de mujeres que laboran fuera de casa, no se ha registrado un incremento compensatorio en la participación del hombre en los quehaceres domésticos. La influencia de la vida familiar sobre la vida laboral de la mujer, en México, argumenta que la cantidad del quehacer doméstico que se realiza es incompatible con numerosas actividades laborales. La situación familiar de la mujer afecta sensiblemente los logros profesionales y, hasta la fecha, los hombres limitan

62


Claudia Verónica Sánchez Castillo

Satisfacción en la relación familia y trabajo de mujeres trabajadoras

amigos y los medios de comunicación han asumido un papel importante. La familia es un grupo social formado por miembros que conviven en un mismo lugar, vinculados por lazos consanguíneos, legales y/o de afinidad. El concepto de familia ha evolucionado de la mano del crecimiento industrial, social y político. Esto ha condicionado que la posibilidad de la mujer por trabajar fuera de casa, sea una proyección frecuente en la vida femenina desde el siglo pasado, apareciendo así la familia moderna, una variación de la familia tradicional en la que ambos esposos persiguen una carrera laboral y también establecen una vida familiar que a menudo incluye niños. Ahora, lo que podría faltar es que este sistema laboral sea compatible con la familia, adaptar las condiciones necesarias a la realidad de la mujer madre y trabajadora a la vez. Bajo estas nuevas condiciones socioculturales, se plantean las contradicciones de una transformación del rol femenino y la discusión generada a partir de la doble jornada. No sólo se trata de reconocer la transformación de la familia tradicional, sino de contemplar que la independencia que va ganando la mujer puede ser una de las premisas que nos expliquen cuestiones más profundas, como la disminución de los índices de natalidad, aumento de divorcios y familias desintegradas y las nuevas condiciones de exigencia para el género masculino para su participación en las responsabilidades domésticas. Por su parte, la aportación de la mujer a la ciencia médica ha sufrido muchos altibajos; su inserción en la medicina se presentó en diferentes tiempos en todo el mundo. Mientras que en 1855, en Estados Unidos, se graduó la segunda mujer en medicina, en Europa hasta 1882 se consiguió el primer permiso especial para que una mujer obtuviera una li-

cenciatura en medicina. En 1886, sólo cinco mujeres pudieron incursionar en esta carrera. Fue hasta el año de 1925, en el que sólo tres mujeres habían logrado titularse. Esta situación de irregularidad continuó hasta 1960; a partir de entonces podemos encontrar información acerca de las aportaciones clínicas y científicas del sector femenino. En México, en 1873 se registra la primera mujer estudiante de medicina, de nombre Matilde Montoya, considerada la primera médica mexicana. En la actualidad, a nivel mundial, cerca del 46% de los médicos son mujeres; esto ha traído como consecuencia el aumento de matrimonios entre médicos, en los que habitualmente la mujer trabaja menos horas que el varón, gana menos y organiza su trabajo en función de sus hijos, no dedicando tanto tiempo como el esposo a cumplir sus objetivos, ya que sigue asumiendo roles tradicionales de su género. Su vida profesional, algunas veces, está limitada incluso más que sus colegas casadas con no-médicos.

En México, y en Sinaloa, son mujeres cerca del 50% de quienes laboran como médicos. El 46% de los residentes son mujeres (Banco de Datos 2008).

63


Claudia Verónica Sánchez Castillo

Este periodo de preparación profesional exige muchas veces un esfuerzo sobrehumano, ya que implica estar lejos de la familia, sacrificios, superación, resistencia y tolerancia. Se crea un nuevo mundo, una nueva sociedad, una nueva casa, cambios en el ambiente familiar tanto para la mujer casada que tiene hijos como para la soltera, cambios en hábitos dietéticos, alteraciones en el horario de trabajo y en el sueño, etc. Realizar guardias y cumplir con horarios mal establecidos obligan a repartir el tiempo entre trabajo, estudio, familia y ocupaciones domésticas. Las horas dedicadas al trabajo hospitalario en las residencias son difícilmente compatibles con la vida de madre de familia y esposa. Por supuesto que ser mujer residente médico y tener una familia no es imposible, y representa un gran mérito para aquellas que lo consiguen, aunque puede generar conflictos interpersonales, sociales e insatisfacción. La satisfacción resume la calidad de vida de un individuo. Es el componente cognitivo del bienestar subjetivo, que a su vez se define como una actitud. Puede ser medida globalmente o en relación con dominios específicos, entre los cuales la familia y el trabajo ocupan un lugar importante para explicar su satisfacción global. Es muy probable que la situación demográfica y otras que reflejan estilo de

64

Satisfacción en la relación familia y trabajo de mujeres trabajadoras

vida, influyan en la satisfacción familiar y laboral. La mayoría de los estudios concluyen que a medida que aumenta el conflicto trabajo-familia, disminuye la satisfacción laboral, aunque algunos reflejan la existencia de diferencias de género, ya que se da una relación significativa entre estas dos variables en el caso de las mujeres, pero no en el de los varones. Existe una relación muy compleja entre la familia y el trabajo, que puede ser positiva o negativa. La relación positiva se presenta cuando las actividades y experiencias del rol laboral se compaginan con las de los roles familiares. Por otra parte, la relación es negativa cuando la participación en uno de estos roles obstaculiza la ejecución del otro, disminuyendo la satisfacción y el bienestar percibido. Así, surge la idea de medir satisfacción en la relación trabajo y familia de mujeres profesionistas y amas de casa. Aportar datos sobre el tema enriquece la búsqueda y necesidad de modificar de leyes que integre satisfactoriamente vida laboral y familiar de las mismas. MATERIAL Y MÉTODOS En el presente estudio se busca determinar la existencia de satisfacción en la relación familia y trabajo de mujeres trabajadoras, determinar satisfacción laboral, personal y familiar en base a características


Claudia Verónica Sánchez Castillo

sociodemográficas. Es un estudio transversal analítico y prospectivo, realizado en el periodo de 1ro. de mayo del año 2009 a noviembre del año 2009. Se incluyó a 143 mujeres residentes médico, de cualquier especialidad en el estado de Sinaloa, 100 maestras que ejercen su profesión en la ciudad de Mazatlán Sinaloa y 100 amas de casa que aceptaron participar en el estudio. Se eliminaron encuestas incompletas o ilegibles.

Satisfacción en la relación familia y trabajo de mujeres trabajadoras

Instrumento La información se obtuvo a través de la aplicación en una sola ocasión un cuestionario de ocho preguntas para extraer datos sociodemográficos y, a la vez, el inventario “Relación entre familia y trabajo”, de Fernando Arias Galicia, a mujeres médico residentes; y, para fines de este estudio, se modificó eliminando los items 7 y 17, y se aplicó a amas de casa, considerando el trabajo doméstico como equivalente al ejercicio laboral. Se formaron los tres grupos conformados por, gA médicos residentes, gB maestras y gC amas de casa. Se calificó la satisfacción en la relación familia y trabajo, así como las subescalas: 1) Satisfacción laboral, 2) Satisfacción familiar y, 3) Satisfacción personal. Para análisis estadístico, se empleó el programa SPSS 17. Se calculó OR con IC 95%. Se comparó y analizó el resultado entre los tres grupos de estudio. RESULTADOS La muestra quedó constituida por: el grupo A, de 143 médico residentes (gA), grupo B, de 100 maestras (gB) y grupo C, de 100 amas de casa (gC).

Variables

Del total, el 85% (n=293) de las participantes se consideró satisfecha en la relación familia y trabajo. El cuadro 1 muestra los resultados por grupos.

Las variables dependientes fueron satisfacción en la relación familia y trabajo, satisfacción familiar, satisfacción laboral y satisfacción personal. La variable independiente comprendió aspectos sociodemográficos tales como estado civil y presencia o no de hijos.

65


Satisfacción en la relación familia y trabajo de mujeres trabajadoras

Claudia Verónica Sánchez Castillo

CUADRO 1. Satisfacción en la relación familia y trabajo Satisfecha

Insatisfecha

OR IC 95%

p

f

%

f

%

gA (n=143)

123

86

20

14

OR 1.08 (0.46-2.55)

1.00

gB (n=100)

93

93

7

7

OR 3.12 (1.16-8.65)

0.02

gC (n=100)

77

77

13

13

OR 0.66 (0.25-1.71)

0.47

Al evaluar satisfacción por subescalas se obtuvo: CUADRO 2. Satisfacción laboral, personal y familiar Satisfecha

  Satisfacción laboral gA (n=143) gB (n=100) gC (n=100) Satisfacción personal gA (n=143) gB (n=100) gC (n=100) Satisfacción familiar gA (n=143) gB (n=100) GC (n=100)

Insatisfecha

f

%

OR

IC 95%

p

f

%

116

81

27

19

OR 2.01 (1.00-4.06)

0.05

71 65

71 65

29 35

29 35

OR 0.91 (0.47-1.76) OR 0.59 (0.30-1.13)

0.87 0.12

112 68 59

78 68 59

31 32 41

22 32 41

OR 2.08 (1.07-4.08) OR 0.95 (0.50-1.81) OR 0.53 (0.28-1.01)

0.02 1.00 0.05

124 86 91

87 86 91

19 14 9

13 14 9

OR 0.83 (0.32-2.10) OR 0.76 (0.30-1.90) OR 1.51 (0.57-4.07)

0.82 0.60 0.49

Del total de las participantes se formaron dos grupos, gA formado por mujeres que laboran fuera del hogar y gB por amas de casa. Se midió satisfacción y los resultados son los siguientes: CUADRO 3. Satisfacción de mujeres que laboran fuera y dentro del hogar

66


Satisfacción en la relación familia y trabajo de mujeres trabajadoras

Claudia Verónica Sánchez Castillo

  Satisfacción familia-trabajo Satisfacción laboral Satisfacción personal Satisfacción familiar

f 216 184 177 211

gA

f 77 65 59 91

% 89 76 73 87

Según los datos sociodemográficos resultó lo siguiente: CUADRO 4. Edad promedio Edad promedio en años

gA

gB

gC

General

28

39

43

33

Al calificar satisfacción en la relación familia y trabajo según estado civil resultó un OR 0.47 (p= 0.21), y en relación a la presencia o no de hijos un OR 2.61 (p= 0.004).

Se evaluó satisfacción asociada a la presencia o no de hijos, solamente al grupo de mujeres que laboran fuera del hogar y se obtuvo un OR 2.67 (p= 0.007).

DISCUSIÓN Durante los últimos años los cambios sociodemográficos han puesto de manifiesto la necesidad de estudiar la relación existente entre el trabajo y la familia, basada en la creencia de que dicha relación crea conflictos en el núcleo familiar. El objetivo de este trabajo fue determinar la satisfacción de mujeres profesionistas o no profesionistas que laboran fuera del hogar, y se comparó con amas de casa. Para la mujer moderna crecer profesionalmente es tan im-

gB % 77 65 59 91

OR IC 95% OR 1.37 (0.54-3.50) OR 2.92 (1.38-6.28) OR 1.88 (0.99-1.01) OR 0.65 (0.28-1.50)

p 0.62 0.03 0.05 0.36

portante como tener una familia. En este trabajo resultó que las mujeres que laboran fuera del hogar y/o se preparan profesionalmente más satisfechas que las amas de casa. Existen muchos factores que sustentan este resultado, entre los principales se encuentra la influencia social de la “mujer moderna” e independiente económicamente, que además, es madre de familia. El tipo de trabajo extra doméstico o profesión parecen ser importantes ya que resultó que, de los tres grupos estudiados, las maestras se mostraron más satisfechas en comparación con las residentes médico y amas de casa. Esto tiene que ver con el nivel de estudios o grado profesional alcanzado, número de hijos, fase del ciclo vital, ideología del rol social, reparto de trabajo doméstico en la familia, apoyo por parte de supervisores, etc. Es probable que para las residentes la realidad de salir fuera de casa e incluso de la ciudad, dejando a la familia en el lugar de origen, les origine menos satisfacción. Al hacer un análisis en relación a mujeres y el tipo de labor desempeñado, surgen muchas contradicciones. Es lógico pensar que laborar fuera del hogar, puede generar mayor conflicto al tener que estar bajo supervisión de un jefe, salir de casa para dirigirse a su trabajo, establecer relaciones laborales a veces difíciles, enfrentar-

67


Claudia Verónica Sánchez Castillo

se a horarios que generalmente no son compatibles con la vida familiar, situaciones que amas de casa no enfrentan. Sin embargo, en este estudio resultó que las residentes médico y las mujeres que laboran fuera del hogar perciben más satisfacción con su trabajo, a pesar del agotamiento físico y mental que pudiera originarles. La satisfacción laboral percibida por las mujeres que laboran fuera de casa es debida, en gran parte, al rompimiento con la monotonía generada por el trabajo de hogar, al sentimiento de sentirse útiles en otras actividades a las impuestas por años culturalmente y al crecimiento en diferentes ámbitos de la vida que incluye ser una mujer moderna. Aunque no hubo significancia estadística en este estudio, la satisfacción familiar fue mejor percibida por las amas de casa en comparación con las trabajadoras fuera del hogar. Resultado similar se encuentra en el trabajo “Dos análisis de la teoría de Maslow” de Ellen Betz, en el cual resultó que las mujeres que trabajan dentro del hogar están más satisfechas con la vida familiar, al realizar todas las actividades dentro del sitio que conocen y dominan generándoles más seguridad. Este trabajo, resultó en que el estado civil no influye significativamente para la satisfacción F-T en solteras y casadas (OR 1.23 <0.47-3.26> p= 0.82). Esto se contrapone a los resultados del trabajo “Satisfacción familiar y laboral de mujeres con distintas jornadas laborales” del Dr. Andrés Figueroa, donde reporta que las mujeres solteras se consideran más satisfechas que las casadas. Del grupo de las mujeres casadas, las profesionistas están más satisfechas que las amas de casa (OR 6.38 <1.96-22.98> p= 0.0006). La presencia o no de hijos no fue significativa (OR 2.22 <0.88-5.69> p= 0.09). Pero del grupo de las mujeres que si tienen hijos, resultaron mas satisfechas las profesionistas que las ama de casa (OR 0.14

68

Satisfacción en la relación familia y trabajo de mujeres trabajadoras

<0.06-0.34> p= < 0.01). Específicamente del grupo de las maestras con un OR 2.11 (1.30-3.46) p= 0.002. Este resultado difiere del reportado por el trabajo del Dr. Figueroa, el cual reporta que la presencia de hijos genera más conflicto en mujeres profesionistas que en amas de casa. Al analizar y hacer el cruce por rubros entre los grupos de estudio, la satisfacción laboral no tuvo significancia estadística. En cuanto a la satisfacción familiar el porcentaje fue alto y significativo para los tres grupos (OR 4.69 <2.16-10.35> p= 0.0002), resultando que, para la mayoría de las mujeres, la familia genera más satisfacción que el ámbito laboral, tal como lo plantean Nuria Chinchilla y Aguirre en sus trabajos, en los que los resultados fueron más positivos para satisfacción para la vida familiar y personal que para la vida laboral. .Las profesionistas no percibieron mayor satisfacción personal que las amas de casa, se obtuvo un OR menor de la unidad OR 0.48 (0.26-0.90) p= 0.01. Resultado similar se encuentra en el trabajo “Dos análisis de la teoría de Maslow” de Ellen Betz. Esto puede deberse a que, en general, la satisfacción percibida por las amas de casa, es generada dentro de un mismo sitio, en este caso, dentro del hogar, sin enfrentarse a diversos factores como la prisa de no llegar tarde al trabajo extradoméstico, apoyo por parte de los jefes, desgaste por cumplir con un trabajo profesional, etc. Por ejemplo, se puede observar que amas de casa que realizan su trabajo adecuadamente al realizar labores domésticas, ayudar con las tareas de los hijos, inculcar valores, entre otras cosas, genera bienestar en la familia y esto, a la vez, a la vida personal. A diferencia de una profesionista, que al tener que salir fuera del hogar a cumplir con su trabajo éste no generaría la misma satisfacción que si


Claudia Verónica Sánchez Castillo

las labores realizadas fueran dentro del hogar y para el confort de los demás integrantes de la familia. En sí, en la relación familia y trabajo en mujeres existen muchos factores condicionantes que se deben toman en cuenta para el ajuste entre los dos ámbitos. Tres puntos fundamentales pueden enriquecer a este estudio y serviría para mejorar la intervención a favor de la relación familia y trabajo., 1) Estudiar la relación familia y trabajo, 2) Estudiar las consecuencias físicas, psicológicas, laborales y familiares, y, 3) Estudio de las variables. CONCLUSIONES a) Las profesionistas están más satisfechas en la relación familia-trabajo que las amas de casa, principalmente el grupo conformado por maestras. b) Estar casada o ser soltera parece no influir mucho en la percepción de satisfacción, aunque las profesionistas casadas se refirieron más satisfechas que aquellas amas de casa que no tenían pareja de momento. c) La presencia de hijos generó más satisfacción en profesionistas que en amas de casa. d) La satisfacción laboral no tuvo significancia estadística, pero obtuvo puntajes bajos para los tres grupos de estudio, especialmente en el grupo de residentes. e) Las amas de casa percibieron mayor satisfacción personal y en la vida que aquellas mujeres que trabajan fuera del hogar. f) La satisfacción familiar es elevada en los tres grupos, no hubo diferencias estadísticamente.

Satisfacción en la relación familia y trabajo de mujeres trabajadoras

Bibliografía Hidalgo, Flor. (2006). Maternidad: significaciones de mujeres profesionistas trabajadoras en Rev Cient Elect de Psicología. México. Delgado, Ana. (2003). Las médicas, sus prácticas y el dilema con la feminidad en http://dialnet.unirioja.es/servlet/ articulo?codigo=1128853 Guzmán, Josefina. (2004). Relación mercado laboral y educación superior en mujeres egresadas de la UAT con altos promedios académicos en Tesis doctoral en educación internacional. México. Reyes, Estela. (2007). ¿Trabajo o matrimonio? en http://www. monografias.com/trabajos49/trabajo-matrimonio.shtml México. Garro, Nora. (2006). La mujer profesionista universitaria en Rev Nuevas tendencias políticas. México. Cortina, Regina. (2006). Trabajo, familia y participación sindical de las maestras mexicanas en Revista de la Educación Superior, núm. 64, ANUIES, México. Sandoval, Antonio. (2002). Impacto de la socialización de los hijos de la incorporación de la mujer al trabajo renumerado en Rev Espiral. México. Martínez, Griselda. (2003). Las rutas de la masculinidad. Ensayos sobre el cambio cultural y el mundo moderno en Rev científica de América Latina y El Caribe, España y Portugal. México. López, Isabel. (2005). La situación de la mujer en la Medicina Actual en http://www.medynet.com/elmedico/informes/informe/mujermedica.htm. España. Ortiz, Teresa. (2000). Trabajo, género y medicina. Actividad profesional de las médicas en la segunda mitad del siglo XX en Rev Estudios e investigaciones de la Universidad de Granada. México. DCOMM (2004). Un nuevo estudio sobre las mujeres en el trabajo: la igualdad se resiste en Rev de la Oficina Internacional del Trabajo. Ginebra. Sánchez, María. (2006). Ansiedad, autoestima y satisfacción autopercibida como predictores de la salud: diferencias entre hombres y mujeres en Rev Psicothema. Madrid.

69


Claudia Verónica Sánchez Castillo

Luengo, Tomasa. (2006). Estructura familiar y satisfacción parental: propuestas para la intervención en http:// en.scientificcommons.org/23471767. Zaragoza. De la Poza J. (1998) citado por Aguirre, Z. y Martínez, M. (2006). Influencia de la situación laboral en el ajuste familia y trabajo en Rev Mapfre Medicina. Madrid. Cardona, Doris. (2007). Satisfacción personal como componente de la calidad de vida de los adultos de Medellín en Rev Salud Pública. Colombia. En inegi.gob.mx: Estadísticas a propósito del día internacional de la mujer en http://www.inegi.org.mx/inegi/contenidos/espanol/prensa/contenidos/estadisticas/2010/mujer10. asp?s=inegi&c=2753&ep=29. (2005). México. Jiménez, Andrés. (2009). Satisfacción familiar y laboral en mujeres con distintas jornadas laborales en Rev Colombiana de Psicología. Chile. Betz, Ellen. (2008). Dos análisis sobre la teoría de Maslow en www.fun-humanismo-ciencia.es/felicidad/maslow/ htm.=58893&id_seccion=3637&id_ejemplar=5960&id_ revista=222 (2009) Aguirre Z. M. Influencia de la situación laboral en el ajuste familia-trabajo. Rev Mapfre Medicine, 2006; 17: 14-24. Chinchilla N. Frenos e impulsores en la trayectoria profesional de las mujeres directivas. Centro internacional Trabajo y Familia, 2006. No 632: 3-14

70

Satisfacción en la relación familia y trabajo de mujeres trabajadoras


Susana Angélica Pastrana Corral Víctor Guadalupe Santiago Hernández Ignacio Alberto Valdez Bernal

Programa de Brigadas Comunitarias Multidisciplinarias Servicio Social Universitario de la Universidad de Sonora. Región Norte, Caborca Sonora.

Estudio socioeconómico para las localidades de Altar, Llano Blanco y Ejido 16 de septiembre

En el presente trabajo se presentan los resultados arrojados por la aplicación de un cuestionario con los apartados sobre datos generales, socioeconómicos, servicios de salud, servicios educativos, seguridad pública, socio-cultural, población migrante y observaciones generales en tres poblaciones del Municipio de Altar, Sonora: Altar, Ejido 16 de Septiembre y Llano Blanco; a solicitud del gobierno municipal y llevado a cabo por los integrantes del Programa de Brigadas Comunitarias Multidisciplinarias de la

La función social de la Universidad consiste primordialmente en la investigación, la discusión y el análisis de los problemas de la realidad social; la búsqueda e instrumentación de soluciones a esa problemática, con base en la crítica de esa realidad. El deber de ofrecer soluciones realistas y científicas que no obedezcan a intereses partidistas sino utilitarios, es decir, que se encaminen al logro del mayor bien para el mayor número.

Universidad de Sonora, durante el periodo del 4 de febrero al 6 de mayo de 2007. Los resultados constituyen un instrumento importante en la formulación conjunta de la autoridad municipal y la Universidad de Sonora de proyectos de desarrollo regional que atiendan las características propias del Municipio de Altar y sus habitantes.

En este sentido el servicio social permite, mediante programas de responsabilidad compartida, la articulación de esfuerzos de las instituciones educativas y los estudiantes con el sector gubernamental, productivo y social; promueve el acercamiento real de éstas con la sociedad, consolida la formación académica del estudiante, desarrolla valores y favorece la inserción al mercado de trabajo. Es una actividad comprometida con los problemas sociales para contribuir al desarrollo del país.

Es de relevancia para las Instituciones de Educación Superior coadyuvar en el desarrollo local de los municipios; y la Universidad de Sonora no está exenta de este proceso. De aquí la importancia de la vinculación con los gobiernos locales, estatales y federales para implementar de forma conjunta y organizada programas sociales, económicos y culturales que ayuden a las comunidades marginadas.

El propósito de este trabajo es presentar los valores detectados de los principales indicadores de desarrollo para la población objeto, dentro de un trabajo conjunto que resalta la importancia de la relación existente entre el Programa de Brigadas Co-

73


Susana Angélica Pastrana Corral /Víctor Guadalupe Santiago Hernández / Ignacio Alberto Valdez Bernal

Estudio socioeconómico para las localidades de Altar, Llano Blanco y Ejido 16 de septiembre

munitarias Multidisciplinarias y el gobierno local. La relación deriva de que los jóvenes prestadores del servicio social pertenecientes al Programa de Brigadas Comunitarias Multidisciplinarias, llevaron a cabo un levantamiento de información socioeconómica en algunas localidades del Municipio de Altar, siendo éstas: Ejido 16 de Septiembre, Llano Blanco y la ciudad de Altar, a solicitud del presidente municipal.

La información se captó mediante entrevista directa con la aplicación de un cuestionario por hogar; la cual fue proporcionada por el jefe(a) de familia o una persona mayor de 18 años, residente de la vivienda en relación a sus habitantes. Insumos de planeación La realización del levantamiento de datos en las diferentes localidades, requirió disponer de una serie de insumos que garantizaran una adecuada planeación de los recursos necesarios. Para ello se optimizaron los recursos y se aprovecharon, de inicio, informes y estadísticas del II Conteo de Población y Vivienda 2005. Referente a la cartografía, que es parte importante para planear y dar seguimiento a la cobertura, fue proporcionada por el H. Ayuntamiento del Municipio de Altar, Sonora.

Mediante el estudio realizado, se pretendió caracterizar las condiciones socioeconómicas y principales problemas que atañen a las tres poblaciones, con el objeto de contar con un referente de base para que en forma conjunta con el Ayuntamiento de Altar se desarrollen proyectos que permitan afrontar organizadamente los problemas que aquejan a las comunidades estudiadas. Unidades de observación Las viviendas y hogares ubicados en el Ejido 16 de Septiembre, Llano Blanco y la cabecera municipal, Altar. Los residentes habituales de las viviendas particulares y colectivas.

74

La primera prueba de campo se llevó a cabo el día 31 de enero de 2007, en el Ejido 16 de Septiembre, con el objetivo de probar el impacto del uso del cuestionario; se realizaron los primeros ejercicios de captura y procesamiento de la información. Comunicación Para alcanzar las metas y objetivos del estudio socioeconómico, la participación de la población de las localidades como informante, colaboradora o como parte de una estructura operativa, fue de vital importancia. Es por ello que el Programa de Brigadas Comunitarias Multidisciplinarias llevó a cabo una campaña para informar a la población de los objetivos perseguidos con el presente estudio. Capacitación


Susana Angélica Pastrana Corral /Víctor Guadalupe Santiago Hernández / Ignacio Alberto Valdez Bernal

Estudio socioeconómico para las localidades de Altar, Llano Blanco y Ejido 16 de septiembre

El objetivo de la capacitación, fue garantizar que el personal de la estructura operativa adquiriera los conocimientos suficientes y desarrollara las habilidades necesarias para realizar correctamente su trabajo.

muestreo aleatorio, donde la población objetivo fue los ciudadanos en viviendas particulares de la población de Altar, Llano Blanco y el Ejido 16 de Septiembre.

La estrategia de capacitación fue en cascada, es decir, se capacitó a los responsables operativos del estudio y a su vez éstos a los jefes de brigadas y posteriormente éstos capacitaron a los jóvenes prestadores del servicio social. Obtención de la información La planeación operativa inició en enero de 2007, con la determinación de las áreas de responsabilidad de los distintos niveles de la estructura operativa. Se llevó a cabo una reunión con el presidente de municipal de Altar, Sonora, Romeo Monteverde Estrella, con el fin de ultimar detalles, objetivos y metas del estudio socioeconómico. El estudio se llevó de manera normal, y abarcó todas las viviendas particulares. La información de cada una de las viviendas y personas que radican en las localidades seleccionadas, se obtuvo mediante un cuestionario. Para lograr la cobertura fueron visitadas todas las viviendas particulares seleccionadas.

Metodología Se llevó a cabo una encuesta domiciliaria con

Como informantes clave nos apoyamos en las personas de 18 años y más, de ambos sexos y que fueran habitantes de la casa encuestada. El tamaño de la muestra fue obtenido considerando el de la población total en cada poblado, el nivel de confianza utilizado para determinarlo fue del 95 por ciento y el margen de error de +-5 por ciento. Fueron aplicadas 300 encuestas en Altar, 72 en Llano Blanco y 52 en el Ejido 16 de Septiembre. El periodo de recolección de datos se llevó a cabo del 4 de febrero al 6 de mayo de 2007. En lo referente a la supervisión y logística, se supervisó de manera personal el 100 por ciento de las entrevistas. Se organizaron grupos de trabajo integrados por cuatro encuestadores y un supervisor. Para la validación de la información se diseñó un cuestionario especial, con cinco preguntas claves seleccionadas del cuestionario original. Características del instrumento Se diseñó y aplicó un cuestionario que integra items con respuestas de opción múltiple, y abiertas en ocho apartados: datos generales, datos socioeconómicos, servicios de salud, servicios educativos, seguridad pública, socio-cultural, población migrante y observaciones generales.

75


Susana Angélica Pastrana Corral /Víctor Guadalupe Santiago Hernández / Ignacio Alberto Valdez Bernal

En el apartado de datos generales se recogieron los datos del apellido familiar, domicilio, tiempo de

Estudio socioeconómico para las localidades de Altar, Llano Blanco y Ejido 16 de septiembre

de salud gubernamentales, el centro de salud al que se acude, las enfermedades más frecuentes, los padecimientos crónicos padecidos; se cuestiona sobre cómo se considera el servicio de salud en su poblado y la opinión respecto a lo que hace falta en esa materia en el mismo. Se inquiere sobre el carácter público o privado de los servicios educativos de su poblado, se solicita se califique su calidad y si se considera que se requieren más opciones educativas y de qué nivel.

residencia, origen y número de miembros en la familia; y se integran en una tabla los nombres, la relación de parentesco, edad, sexo y nivel escolar de los integrantes de la familia. Los datos socioeconómicos requeridos en el tercer apartado, atienden al empleo u oficio actual, al ingreso semanal y otros ingresos; los gastos mensuales en alimentación, vestido, vivienda: gastos de electricidad, gas, renta en su caso, educación, transporte, entretenimiento y otros; en este apartado también se recaban datos sobre el régimen de propiedad de la vivienda, número de habitaciones, material de pisos, paredes y techos; y aquí mismo se obtiene información relacionada con los servicios de energía eléctrica, agua potable, drenaje, alumbrado público, recolección de basura y pavimentación. Se cierra esta sección, solicitando se señale si hacen falta fuentes de empleo en la localidad y de qué clase. Con relación a los servicios de salud, se pregunta si se es derechohabiente en alguno de los sistemas

76

Con relación a la seguridad pública, se solicita la calificación para el servicio de vigilancia del orden público y la opción entre varias recomendaciones sugeridas, o algunas propias, para mejorar el servicio de vigilancia; se inquiere sobre la opinión acerca de los cuerpos policiacos en su población, con opción abierta. En el ámbito socio-cultural, se pregunta sobre las actividades que realiza la familia el fin de semana, si se considera que se requieren lugares de recreación familiar; si se considera que el deporte ha sido suficientemente fomentado por las autoridades educativas y municipales; el tipo de actividades culturales que les gustaría se realizaran en su población y si se profesa o no alguna religión y su denominación. En cuanto a la población migrante, se solicita la opinión acerca de la presencia de migrantes en su poblado; el trato hacia los migrantes por parte de las autoridades municipales y el proporcionado por parte de la población; cerrándose el apartado con la solicitud de la enumeración de los problemas, en el caso de que existan, por el paso de los migrantes en su localidad.


Susana Angélica Pastrana Corral /Víctor Guadalupe Santiago Hernández / Ignacio Alberto Valdez Bernal

I.

Datos generales

Datos Generales Población Edad Promedio Pob. Núm. Integrantes por Familia

Estudio socioeconómico para las localidades de Altar, Llano Blanco y Ejido 16 de septiembre

Altar

Llano Blanco

16 de Septiembre

Mujeres

48%

51%

48%

Hombres

52%

49%

52%

29 años

25 años

25 años

4

4

4

1.1 Educación Escolaridad Primaria

Altar 37%

Llano Blanco 52%

16 de Septiembre 38%

Secundaria

24%

39%

24%

Preparatoria

19%

2%

8%

Universidad

11%

-

2%

II.

Datos Socioeconómicos

Agricultura

16 de Septiembre Jornalero

890.25

770.19

87%

95%

97%

7%

3%

2%

6%

2%

1%

Energía Eléctrica

100%

100%

95%

Agua Potable

85%1∗

100%

95%

Drenaje

28%2∗∗

-

-

Alumbrado Público

31%

39%

-

Recolección de Basura

30%

4%

-

Pavimentación

7%

-

-

Datos Principal Oficio y/o Trabajo Ingreso Semanal Propia Vivienda

Rentada Prestada

Altar Campo / Comercio 1,765.90

Llano Blanco

77


Susana Angélica Pastrana Corral /Víctor Guadalupe Santiago Hernández / Ignacio Alberto Valdez Bernal

Estudio socioeconómico para las localidades de Altar, Llano Blanco y Ejido 16 de septiembre

2.1 Principales Empleos Solicitados. Empleo Maquiladoras y/o Fábricas Trabajo en el Campo Empacadoras

Altar

Llano Blanco

16 de Septiembre

44%

15%

18%

6%

25%

10%

9%

-

42%

De Todo Tipo

30%

12%

12%

Comercios Trabajo para Mujeres

7%

-

4%

-

4%

6%

III.

Servicios de Salud

Afiliación

Altar

Llano Blanco

16 de Septiembre

IMSS

30%

26%

10%

ISSSTE

5%

-

2%

ISSSTESON

10%

3%

-

Hospital General

24%

13%

71%

Otros

31%

58%

17%

3.1 Percepción del Servicio Médico Prestado

Apreciación

Altar

Llano Blanco

16 de Septiembre

Excelente

4%

8%

-

Bueno

27%

18%

15%

Regular

35%

32%

36%

Deficiente

14%

21%

18%

Insuficiente

14%

21%

30%

3.2 Principales Carencias en Materia de Salud Necesidades

Altar

Llano Blanco

16 de Septiembre

Centro de Salud

20%

22%

13%

Doctores

78%

68%

59%

Otros

2%

10%

28%

* La diabetes y la presión arterial son las enfermedades más frecuentes que aquejan a las tres localidades estudiadas.

78


Susana Angélica Pastrana Corral /Víctor Guadalupe Santiago Hernández / Ignacio Alberto Valdez Bernal

IV.

Estudio socioeconómico para las localidades de Altar, Llano Blanco y Ejido 16 de septiembre

Servicios Educativos

Tipo de Escuela

Altar

Llano Blanco

16 de Septiembre

Pública

72%

86%

86%

Privada

13%

3%

12%

4.1 Percepción del Servicio Prestado Apreciación

Altar

Llano Blanco

16 de Septiembre

Excelente

6%

8%

16%

Bueno

59%

58%

43%

Regular

25%

26%

17%

Deficiente

3%

5%

14%

Insuficiente

1%

3%

7%

V.

Seguridad Pública

5.1. Percepción de la Policía Municipal Apreciación

Altar

Llano Blanco

16 de Septiembre

Excelente

23%

5%

5%

Bueno

29%

2%

16%

Regular

14%

10%

30%

Deficiente

7%

34%

22%

Insuficiente

1%

49%

27%

Otros

26%

-

-

5.2. Recomendaciones en Vigilancia Sugerencias

Altar

Llano Blanco

16 de Septiembre

Más Policías

41%

29%

22%

Más Patrullas

26%

24%

15%

Capacitación

33%

13%

25%

Vigilancia Aleatoria

-

27%

31%

Equipamiento

-

7%

4%

79


Susana Angélica Pastrana Corral /Víctor Guadalupe Santiago Hernández / Ignacio Alberto Valdez Bernal

VI.

Estudio socioeconómico para las localidades de Altar, Llano Blanco y Ejido 16 de septiembre

Actividades Culturales y Deportivas

Ámbitos

Altar

Llano Blanco

16 de Septiembre

Espacios Públicos3∗ Espacios Deportivos4♠ Religión

100%

100%

100%

100%

48%

100%

Católica

Católica

Católica

Eventos Culturales

Calidad

Bailes Populares

No

VII.

Población Migrante

7.1 Trato de las Autoridades Hacia los Migrantes Apreciación del Trato Excelente

Altar

Llano Blanco

16 de Septiembre

-

6%

-

Bueno

44%

29%

9%

Regular

30%

45%

28%

Mal

23%

10%

56%

No Sabe

3%

10%

7%

7.2 Problemas por el paso de los migrantes en su ciudad

Molestias

Altar

Llano Blanco

16 de Septiembre

Basura

48%

-

52%

Enfermedades

33%

-

22%

Inseguridad Apropiación Espacios Públicos

14%

-

12%

5%

-

-

(Footnotes) El +∗ Se considera que cuenta con conectado a la red. Construcción y/o mantenimiento, ampliación ♠ Construcción o mantenimiento de Canchas Fútbol, Básquetbol, Béisbol. ∗ ∗

80


Susana Angélica Pastrana Corral /Víctor Guadalupe Santiago Hernández / Ignacio Alberto Valdez Bernal

Una última sección se deja abierta para recoger las observaciones generales. Resultados Para los fines prácticos que persigue el presente artículo, se presenta un concentrado de los datos de las tres localidades encuestadas, englobando los de las localidades de Altar, Llano Blanco y Ejido 16 de Septiembre en tablas de resultados finales con relación a los rubros investigados.

Análisis De los datos obtenidos por la aplicación de la encuesta sobre los principales indicadores de desarrollo en Altar, Ejido 16 de Septiembre y Llano Blanco, en el Municipio de Altar, se desprende que cada una de las poblaciones objeto presentan características propias que reclaman atención específica; aunque en conjunto presentan estructura poblacional semejante en la región que coincide con los datos aportados para el Estado de Sonora por el XII Censo General de Población y Vivienda 2000 y el II Conteo de Población y Vivienda 2005, se advierte una ligera preponderancia de la población femenina sobre la masculina en Llano Blanco; la edad promedio de su población la caracteriza como joven y una estructura familiar que agrupa a cuatro integrantes por familia. Aunque el porcentaje de escolaridad se ubica en el nivel primario, se advierte el acceso a los niveles medio superior y superior en concordancia con la lejanía o cercanía de las opciones disponibles; la estructura ocupacional se ubica en el sector primario en las tres poblaciones, con incidencia notable en el secundario y terciario en Altar; el ingreso semanal

Estudio socioeconómico para las localidades de Altar, Llano Blanco y Ejido 16 de septiembre

es de aproximadamente el doble en Altar con relación a los otros dos poblados investigados. Un gran porcentaje de la población habita vivienda propia y cuenta con los servicios de electricidad y agua potable; el drenaje, alumbrado público, recolección de basura sólo atienden a una tercera parte de la población de Altar y cuenta con pavimentación solo un 7 por ciento del trazado urbano; en Llano Blanco poco más de un tercio de la población cuenta con alumbrado público y sólo un 4 por ciento con servicio de recolección de basura; los otros servicios no se ofrecen en Llano Blanco y Ejido 16 de Septiembre. En general, se advierte la necesidad de la generación de empleos en la región con incidencia en maquiladoras y fábricas en Altar, en el campo para Llano Blanco y la necesidad de una empacadora en el Ejido 16 de Septiembre. Cerca de la mitad de la población de Altar es derechohabiente de los servicios de Salud del Estado, mientras la otra mitad acude a los servicios a población abierta del Sector Salud en el Hospital General del Estado o particulares. Casi dos terceras partes de la población de Llano Blanco están en esta última condición (71%), rebasándose en Ejido 16 de Septiembre (88%). En el conjunto de las respuestas se estima que cerca de un tercio de la población atendida considera regular la atención recibida en el servicio médico prestado; señalándose la necesidad del incremento en el número de médicos que lo proporcionan. Casi las dos terceras partes de la población en edad escolar en Altar (72%), y más de esta proporción en Llano Blanco y Ejido 16 de Septiembre (86%), reciben servicios educativos en el sector público, siendo calificados como buenos en cerca del 60% en Altar

81


Susana Angélica Pastrana Corral /Víctor Guadalupe Santiago Hernández / Ignacio Alberto Valdez Bernal

Estudio socioeconómico para las localidades de Altar, Llano Blanco y Ejido 16 de septiembre

y Llano Blanco y 43% en el Ejido 16 de Septiembre; una cuarta parte de ellos son calificados como regulares en Altar y Llano Blanco, y un 14% en el Ejido 16 de Septiembre como deficientes e insuficientes (7 por ciento). En el pueblo de Altar, la mitad de la población percibe la seguridad pública aportada por la Policía Municipal entre excelente y buena; mientras en Llano Blanco y el Ejido 16 de Septiembre más de esa proporción la considera deficiente o insuficiente; señalándose como recomendaciones de vigilancia la atención de la necesidad de más policías, patrullas y capacitación; y en los poblados de Llano Blanco y Ejido 16 de Septiembre se agregan la vigilancia aleatoria y equipamiento. En las tres poblaciones se sugiere por todos la necesidad de construcción, mantenimiento o rehabilitación de los espacios públicos, y en Altar y Ejido 16 de Septiembre la construcción y mantenimiento de espacios deportivos; en Llano Blanco solamente la mitad de los encuestados proponen lo segundo. Aunque la confesión religiosa en los tres poblados es mayoritariamente católica, con mayor concentración relativa en Llano Blanco (98%); se manifiesta la pluralidad confesional particularmente en Altar (61%), con la presencia de denominaciones cristianas, evangélicas o de Testigos de Jehová; y en Ejido 16 de Septiembre (79%) con denominaciones apostólicas, Palabra de Dios y cristianas. Los eventos culturales sugeridos atienden más a la calidad en Altar, a bailes populares en Llano Blanco y sin sugerencia en Ejido 16 de Septiembre. La percepción acerca del trato de las autoridades hacia los migrantes por cerca de las dos terceras par-

82

tes de los pobladores de Altar encuestados es entre buena y regular; una cuarta parte plantea que mala; los problemas generados por el paso de los migrantes en Altar se plantean en orden descendente como la generación de basura, el incremento de enfermedades, la inseguridad y la apropiación de los espacios públicos; en Llano Blanco cerca de la mitad considera que el trato de las autoridades hacia los migrantes en Altar es regular, aunque no señala ningún problema para su población; en el Ejido 16 de Septiembre, más de la mitad (56%) considera malo el trato hacia los migrantes por las autoridades y plantean los problemas de basura, enfermedades e inseguridad como los más importantes.

Conclusiones Los datos recolectados plantean la caracterización específica de las problemáticas presentes en las poblaciones objeto, y corresponden con los niveles e indicadores generales de la población. Constituyen en sus rubros genéricos en los datos tabulados como su caracterización en específico en cada encuesta, un instrumento importante en la formulación conjunta del Municipio y la Universidad de Sonora de proyec-


Susana Angélica Pastrana Corral /Víctor Guadalupe Santiago Hernández / Ignacio Alberto Valdez Bernal

Estudio socioeconómico para las localidades de Altar, Llano Blanco y Ejido 16 de septiembre

tos de desarrollo regional que atiendan a las características propias del Municipio y sus habitantes, en el contexto de los datos recolectados por investigaciones específicas sobre los efectos socioeconómicos del flujo migratorio, que son avalados por las condiciones efectivas referenciadas por estos datos en las poblaciones investigadas.

1

Académica titular B del Departamento de Ciencias Sociales de la Universidad de Sonora Unidad Regional Norte, Caborca. Perfil Promep y profesora del Área de Desarrollo Económico y Social y de Derechos Humanos de las Migraciones Nacionales e Internacionales. 2 Investigador de la División de Ciencias Económicas y Sociales de la Universidad de Sonora Unidad Regional Norte, actualmente maestro de tiempo completo en la Universidad de la Sierra, Moctezuma. 3 Maestro de asignatura, Departamento de Ciencias Sociales de la Universidad de Sonora, Unidad Regional Norte, Caborca. 4 Programa inscrito dentro de la Coordinación de Servicio Social de la Universidad de Sonora Unidad Regional Norte, Caborca, Sonora. *Agua potable entubada. El 15 por ciento restante recibe agua a través de pipas que les proporciona el Ayuntamiento. **Se considera que cuenta con servicio de drenaje, siempre y cuando esté conectado a la red. *Construcción y/o mantenimiento, ampliación **Construcción o mantenimiento de Canchas Fútbol, Básquetbol, Béisbol.

Bibliografía XII Censo General de Población 2000 II Conteo de Población y Vivienda 2005

83


Margarita Moncada Santos

Escuela de Trabajo Social de la Universidad de Oriente, Cuba.

El papel de la investigación en el proceso de formación en el trabajo social

La complejidad del mundo actual impone retos al proceso de formación de los especialistas de las distintas disciplinas científicas, en especial aquéllas que por su contenido y función social están llamadas a jugar un papel activo y transformador de esas realidades. El neoliberalismo, la globalización, los tratados de libre comercio, el reparto desigual de las riquezas, imponen cada vez más necesidades, hambre y falta de empleo, agudizando por consiguiente otros problemas sociales como la prostitución, la drogadicción y el VIH, por sólo mencionar algunos. Las ciencias sociales no han estado al margen de estas problemáticas en su evolución. Tras sus importantes momentos de desarrollo (finales del siglo XIX a la década del cincuenta del siglo XX), pasan a un periodo de estancamiento (décadas de los años cincuenta y sesenta del siglo XX) para iniciar en los años setenta del pasado siglo su momento de síntesis, en el que se propicia el desarrollo de las metodologías de investigación-acción-participación, sobre las que la diferenciabilidad del desarrollo y la conflictividad social repercute en el hacer disciplinar

y marca las peculiaridades y diferencias de las propuestas latinoamericanas respecto a las europeas y las de América del Norte. Este periodo que llamamos de síntesis, se manifiesta de manera especial en el lenguaje, especialmente por la búsqueda de terminologías unificadoras, que en el caso del Trabajo Social como disciplina científica proviene de su relación con otras ciencias tanto sociales como no sociales, entre las que destacan la psicología, la sociología, antropología y las ciencias de la salud, reflejo del proceso de interdisciplinariedad, multidisciplinariedad y trasndisciplinaridad por el que atraviesan. Otra arista la podemos encontrar en la realización frecuente de proyectos integrados con ciencias naturales, médicas e informáticas, en los que la búsqueda de plataformas comunes para el proceso de acercamiento al problema social se hace cada vez más demandante. Si partimos de considerar los procesos contradictorios que han enmarcado el desarrollo de las ciencias sociales en las últimas décadas (el debate entre

85


Margarita Moncada Santos

lo cualitativo y lo cuantitativo, entre los objetivo y lo subjetivo y entre lo macro y lo micro), tendría sentido preguntarnos ¿hasta dónde el proceso de investigación puede satisfacer las exigencias sociales? Desde una postura cuantitativa, el proceso del conocimiento pasa por tres etapas fundamentales: 1. La acumulación y elaboración de datos obtenidos a partir del trabajo de campo. 2. La construcción y/o aplicación de la teoría sobre la base del material empírico recopilado. 3. La explicación de los datos empíricos conocidos, la predicción de nuevos datos con ayuda de la teoría elaborada y la confirmación o desarrollo de la teoría.

El papel de la investigación en el proceso de formación en el trabajo social

Desde la cualitativa, el conocimiento se va construyendo durante el transcurso de la investigación sin la introducción de indicadores de análisis como punto de partida y su verificación durante el proceso investigativo, y se va comprendiendo e interpretando la acción de los actores sociales en su contexto. La práctica del trabajo social, inevitablemente tiene características muy marcadas por el contexto, puesto que interviene sobre lo micro; pero no puede olvidar que éste está profundamente determinado por lo contextual macro en los ámbitos económico, social, político y cultural. Entonces, el trabajo social deberá tener la capacidad de abordar problemas concretos con efectividad en su intervención, siendo partícipe en su solución a distintos niveles de la estructura social, por lo que deberá moverse de lo macro a lo micro, empleando lo cualitativo y cuantitativo, lo objetivo y lo subjetivo, lo que remarca un desafío a las instituciones formadoras. Debido a ello, el proceso de formación en trabajo social debe estructurarse desde ejes fundamentales, entre los que ubico los de tipos: 1. Epistémicos. En cuanto a concepción, métodos de trabajo social y de intervención social. 2. De formación teórica general. Referidos a la base económica, sociológica y jurídica. 3. Marco axiológico. Referido al conjunto de valores y principios del trabajo social en su desempeño. 4. Marco teórico metodológico. Que permita el estudio de metodologías de investigación social, planificación, evaluación, administración y gerencia. El reto para la formación en el trabajo social, consiste en enfrentar una problemática investigati-

86


Margarita Moncada Santos

va de la cual forma parte la ética del investigador en su participación y transformación, en una profesión que actúa en el marco de las políticas y los servicios sociales, con el objetivo de lograr la elevación de las condiciones de vida de los individuos y grupos, utilizando métodos específicos y promoviendo las capacidades y habilidades de los individuos, para que éstos participen en su propio proceso de transformación. El reto está en preparar al estudiante con vistas al desempeño en sus futuros campos de actuación: de orientador y educador de la población, de movilizador, generador de procesos de cambio y evaluador de servicios y políticas sociales, a los efectos de planificar y elaborar políticas sociales, revelar contradicciones sociales, implementar programas sociales, prestar servicios para la satisfacción de necesidades, potenciar actitudes que favorezcan la participación de la población en procesos de cambio. En el marco de las políticas sociales, los retos del trabajo social se redimensionan, en tanto deben alcanzar: 1. El necesario equilibrio entre práctica y teoría (si pensamos en espacios de intervención demarcados por la complejidad) del sistema de relaciones sociales: individuos, familias, grupos sociales de diferentes sectores.

El papel de la investigación en el proceso de formación en el trabajo social

2. La necesidad del abordaje multidisciplinario que permita el aporte de diversas miradas desde diferentes perspectivas, complementándose: integralidad en el análisis, pero a la vez la visión particularizadora de la dinámica de los programas sociales. De todo lo anterior, consideramos que asumir la investigación en el proceso de formación es la garantía del éxito en la calidad del futuro profesional, y uno de los retos actuales para la disciplina científica: en la formación, en la inter vención, en la producción del conocimiento, para su identidad. Al referirnos al proceso de formación, lo planteo desde el punto de vista de la necesaria integración de tres procesos: 1. La enseñanza-aprendizaje de la teoría y práctica. 2. La investigación-docencia-proyección social. 3. La articulación de estudiantes-profesores/as-comunidad. Esta articulación, sería la garantía para poder hablar de fortalezas de una formación centrada en la investigación: 1. La acción en el campo (inserción en la realidad social).

87


Margarita Moncada Santos

El papel de la investigación en el proceso de formación en el trabajo social

cobra relevancia, ya que permite mejorar procesos de intervención, ser un aporte efectivo a la política social y estar en condiciones de proponer qué mantener, qué cambiar y qué mejorar en las estrategias y programas sociales, desde la perspectiva de la diversidad de los sujetos de la acción social.

2. La reflexión sobre la acción (descripción, análisis e interpretación).

3. La preparación para la acción consiste en el desarrollo teórico-metodológico que requiere el estudiante, lo cual plantea una fuerte exigencia en términos de formación al docente responsable de la conducción del taller. 4. Registro de la acción mediante pautas de seguimiento e informes periódicos. 5. Recopilación de datos según objetivos y objeto-sujeto de estudio. 6. Interpretación de lo empírico y su relación con lo teórico, mediante un proceso de análisis y síntesis. 7. Desarrollo de valores, destrezas y actitudes. El siguiente reto resulta de incorporarla al proceso de la intervención, donde la producción de conocimiento dado por la investigación y la sistematización de experiencias

88

Debe superar todo enfoque determinista y positivista en el cual se concibe a las personas como objetos del proceso de cambio, para desafiar el entorno con las nuevas tendencias del conocimiento y del proceso de investigación donde la voz de las personas se convierte en relevante a la hora de manifestar sus juicios en relación al contexto que se vive hoy, volviéndose un proceso que enriquece la mirada de los profesionales, los procesos de cambio y movilización social permitiendo justificar una intervención más pertinente a la dinámica social. Para la producción de conocimiento, la investigación no es un fin en sí, sino una función de la práctica correcta; de la práctica que no sólo tiene la


Margarita Moncada Santos

intención de ser útil al proyecto popular (ética), sino que busca las formas técnicas para que esa intención se concrete en términos objetivos, que traduzcan a la legalidad de la realidad esa intención de compromiso.

Las limitaciones en la generación de una metodología de investigación del trabajo social, podrían haber sido superadas por aquellas posturas investigativas de acción-participación, las que pueden ser desperfiladas al generarse un tipo de investigación acción participativa con un fuerte soporte ideológico.

El papel de la investigación en el proceso de formación en el trabajo social

Nuestra PROPUESTA, estriba en enfrentar el trabajo social desde una postura metodológica coherente; sugiere no olvidar el principio holístico de los fenómenos, donde los métodos tengan un carácter integral y globalizador que contemple lo objetivo y lo subjetivo, buscando la pluralidad metodológica, tomando en cuenta las especificidades de la estructura social, la historia y la cultura en particular, que le permita generar una teoría del TS y sus niveles de significación: que fije el contexto sociocultural.

Otro tipo de experiencias, las encontramos en ciertas posturas que otorgan a la sistematización esta facultad de generar conocimientos desde la investigación social. Estos enfoques para sistematizar la construcción de una metodología propia, que permita una identidad de las investigaciones en y para el trabajo social, deben comenzar a desarrollarse o continuar con su desarrollo como una necesidad, aun cuando es necesario reconocer que las actuales experiencias investigativas han constituido aportes en el quehacer profesional. En cuanto a la identidad, encontramos recurrentemente la tendencia a aludir a un trabajo social por construir, que desde una reflexión crítica y profunda intenta adaptarse a los requerimientos sociales, económicos e institucionales de la sociedad actual. Alcanzar esto depende de la cientificidad que logre la profesión, empleando el enfoque transdisciplinar, delimitando la especificidad del objeto de estudio e intervención.

89


María Teresa de la Mora Melo

Universidad De Guadalajara Departamento De Trabajo Social

Escenarios Para El Desarrollo Humano

Hasta hace muy poco tiempo casi no se pensaba en términos de desarrollo humano, y aún hay mucha gente que no lo hace. La ausencia del concepto de desarrollo humano y el sentido de la vida se definían como unas interacciones de fuerzas divinas o naturales. El desarrollo dependía del destino, si se vivía bien o mal era sobrenatural, para mantener contentos a los dioses o fuerzas de la naturaleza se les tenía que rendir auto sacrificios y penitencias. Tal vez en el antiguo Egipto o en Mesopotamia y Grecia Clásica, se dio un cambio científico emanado de la mejor comprensión de la naturaleza y la sociedad, así como de la necesidad de crear tecnologías de mayor eficacia, teniendo en cuenta la invención de la escritura y el desarrollo del conocimiento o amor a la sabiduría. Esta revolución se prolonga quizá hasta la era industrial, marcada por la urbanización predominante de las sociedades, e incluye la creación en Occidente de las universidades y el principio cognoscitivo de que nada que no se comprenda mediante la razón puede ser creído por la fe.

Desde luego, el crecimiento de la universidad como gremio de trabajo intelectual y espacio de libertad creativa. Pero casi simultáneamente la creación de la Inquisición para controlar a la enajenación y libertad de pensamiento y conocimiento. Se puede decir que el desarrollo humano se distingue por estar centrado en la persona humana, que requiere cuatro componentes: sustentabilidad, equidad, productividad y empoderamiento. Sustentabilidad El sostener la vida es un principio que contiene la visión filosófica referida al derecho que tienen siguientes generaciones de disfrutar del mismo bienestar de hoy, y encontrar las alternativas necesarias para sustentar las formas de capital humano (social, cultural, psíquico, intelectual, financiero, medio ambiental) en su vida diaria. “Es la vida humana la que debe ser sustentada.” Equidad En las enormes desigualdades actuales, tanto financieras y culturales como de género, el principio

91


Escenarios para el Desarrollo Humano

María Teresa de la Mora Melo

de equidad es imprescindible, porque el desarrollo humano implica diversidad para acceder a oportunidades, para mejorar la vida y participar en procesos sociales, así como para vivir con una justicia natural. Productividad El principio de productividad requiere inversiones en la gente, reconocer la necesidad del capital humano, tanto en la empresa como en instituciones gubernamentales; de la misma forma que proporcionar un contexto adecuado para el trabajo, para el desarrollo, para el sostenimiento de la vida. La productividad es parte de enfoques del desarrollo que no ven a la gente en términos humanos, extreman al máximo el enfoque en el trabajo y se centran en el incremento de las ganancias del capital. Se les trata como asalariados dependientes y no como sujetos que son parte del desarrollo social, del desa-

rrollo de la empresa y por supuesto son seres humanos sujetos al desarrollo personal. La productividad en el desarrollo humano es parte importante de la vida humana, sólo debemos recordar que la evolución del ser humano se ha debido a su creatividad y productividad, y por tanto sustenta la vida intrageneraciones e intergeneraciones. Empoderamiento El poder, como atributo, se fundamenta en el poder que tienen las personas en sí, y cada uno de los grupos sociales. El desarrollo a escala humana, se concibió para transformar el orden del dominio de una cosa a otra y de una persona a otra. Por eso se aleja totalmente del autoritarismo y de la caridad, o del existencialismo y del paternalismo. Corresponde filosóficamente con ubicar lo humano en el centro de todo conjunto de poderes para vivir, desarrollarse y gozar bienestar. Es acceder a calidad de vida sin dañar la vida de otras personas. Vivir con calidad de vida, con seguridad, con libertad

92


María Teresa de la Mora Melo

Escenarios para el Desarrollo Humano

y bajo reglas justas y respetadas, y no impuestas por un poder absoluto en contra del bienestar social.

Esto incluye la edificación de una democracia genérica, cotidiana y vital.

Paradigma de desarrollo humano

Ampliar los mecanismos internacionales, nacionales y regionales de cooperación, pero hacer y permitir que se respeten.

El paradigma del desarrollo humano, es la conjugación de los principios antes expuestos. Al definirlo, se busca realizar acciones públicas y civiles encaminadas en las direcciones siguientes; Abatir la pobreza y las miserias humanas, y lograr el crecimiento económico y la redistribución equitativa de la riqueza en el mundo. Desmantelar los órdenes del poder de dominio. Desactivar la violencia como principio de convivencia y establecer los principios éticos de respeto, negociación y pactos para la coexistencia. Proteger, desarrollar y renovar todas las formas del capital, incluido el capital cultural, el medio ambiente y todos los recursos. Detener las guerras, que son el camino de la destrucción de la vida humana, del medio ambiente y de los recursos culturales y artísticos, legados de las comunidades que nos antecedieron. Construir la democracia y la paz en todos los ámbitos y niveles, y entre todos los sujetos sociales.

Para convertir en realidad los proyectos de aplicación del paradigma de desarrollo humano, se requiere el fortalecimiento de la sociedad civil y la reforma democrática del Estado Mexicano, así como la convivencia internacional sustentada en la cooperación. Todo ello a partir de un amplio intercambio equitativo, no sólo económico, sino cultural y político. Desarrollo humano como capacidad para mejorar la calidad de vida. La paulatina emergencia y difusión del concepto de desarrollo humano a lo largo de la última década, ha supuesto un nuevo giro en los debates y propuestas sobre el desarrollo. El nuevo enfoque pretende superar el estrecho marco de ver el desarrollo humano como indicador económico del desarrollo de un país. Este enfoque debe mucho a las aportaciones de Amartya K. Sen, a su visión sobre el desarrollo de los funcionamientos y capacidades de los seres humanos. Se debe diferenciar, sin embargo, la concepción general sobre el desarrollo humano de la aplicación concreta que se realiza en los informes del Programa de Naciones Unidas

93


María Teresa de la Mora Melo

Escenarios para el Desarrollo Humano

sobre el Desarrollo (PNUD) que, compartiendo la visión de Sen, está más centrada en la aplicación de unos indicadores que sirvan para evaluar la situación y la evolución de los países según unos criterios más amplios que el crecimiento económico. La estrategia del desarrollo humano, tiene una concepción del mismo como aquél que permite aumentar los funcionamientos y capacidades de la gente para mejorar su calidad de vida. Amartya Sen desarrolla esta nueva concepción, según la cual el funcionamiento es un logro de cada persona; es el cómo se maneja cada cuál para hacer o para ser; y cada funcionamiento refleja una parte de la situación de esa persona. La capacidad es algo derivado del concepto anterior, que refleja una combinación de funcionamientos que cada cual puede lograr. La capacidad, entonces, es un reflejo de la libertad de elegir entre diferentes formas de vivir. Esta libertad de elección entre diferentes opciones es lo que diferencia el concepto de capacidades del mero listado de logros que alguien puede alcanzar con su funcionamiento, es decir, por Sen: “… tan importante como la situación a la que se llega es el hecho de cómo se ha llegado a ella.” El desarrollo humano en la sociedad del conocimiento El individuo y la sociedad viven un continuo proceso de interacción, que los dinamiza y compromete: ¿Cómo se desarrollan las personas con lo que les propone el medio? La sociedad del conocimiento es la es-

94

tructura resultante de los efectos y consecuencias de los procesos de mundialización y globalización. Esta estructura dinámica surge de la creación de sistemas de comunicación diversos, que se construyen desde la tecnología. En nuestra búsqueda de la verdad y el conocimiento, nos adherimos a determinadas concepciones, algunas de ellas de carácter interpretativo de la realidad. La interpretación de ésta se puede plantear desde concepciones más o menos extremas; por ejemplo, la constructivista radical que niega la existencia de toda realidad objetiva y considera que la misma es una construcción del cerebro humano, que


María Teresa de la Mora Melo

Escenarios para el Desarrollo Humano

depende por completo del acuerdo entre los participantes. Según estos autores, la verdad es resultado de un consenso entre individuos y grupos, y fuera de esa situación carece de sentido. Según Pierre Astolfi, “… el aprender comprende tres etapas: información, conocimiento y saber, por las que debe transitar aquel que alcance el aprendizaje profundo….” Las instituciones educativas, considerando estas etapas didácticas, tienen la tarea de organizar sus procesos de enseñanza y aprendizaje inter y extra aula; en el fondo de ellas está el desarrollo de las habilidades intelectuales de alumnos y alumnas, organizado de manera planificada y consciente de alcanzar en ellos un nivel de reflexión que les permita la autonomía intelectual necesaria para crear y creer en los fundamentos que constituyen la base de los continuamente renovados espacios de intervención social. Desarrollo humano en la sociedad del riesgo La nueva estructura social, denominada por algunos autores sociedad del riesgo, se caracteriza por la inseguridad que otorga el desdibujamiento cada vez más profundo de las intervenciones humanas y las relaciones causa efecto en los sistemas de producción, no sólo materiales sino también financieros, de información y culturales.

En este contexto, surgen cambios significativos que implican un desplazamiento desde la lógica de reparto de la riqueza a una lógica de reparto del riesgo, tal como lo expresa el autor Beck Ulrich: “… en la medida en que se presentan estas condiciones, un tipo histórico del pensamiento y la actuación es relativizado o sustituido por otro. El concepto de sociedad industrial o de clases (en el sentido más amplio, de Marx y Weber) giraba en torno a la cuestión de cómo se puede repartir la riqueza producida socialmente de una manera desigual y al mismo tiempo legítima. Esto coincide con el nuevo paradigma de la sociedad del riesgo, que en su núcleo reposa la solución de un problema similar y, sin embargo, completamente diferente. ¿Cómo se pueden evitar, minimizar, dramatizar, canalizar los riesgos y peligros que se han producido sistemáticamente en el proceso avanzado de modernización, y limitarlos y

95


Escenarios para el Desarrollo Humano

María Teresa de la Mora Melo

repartirlos allí donde han visto la luz del mundo en la figura de efectos secundarios latentes, de tal modo que ni obstaculicen el proceso de modernización ni sobrepasen los límites de lo soportable (ecológica, médica, psicológica y socialmente)?

nomía nacional, llevando a las diferentes comunidades que conforman nuestro mundo actual al inicio de una tercera gran revolución industrial. De hecho, millones de trabajadores ya han sido eliminados de los procesos económicos, y los diferentes tipos específicos de empleo han sido reducidos en importancia o bien restructurados o han desaparecido.

En lo personal, yo me pregunto ¿cuál es y será el desarrollo humano en este escenario de riesgo?

En la actualidad, por primera vez el trabajo humano está siendo paulatina y sistemáticamente eliminado del proceso de producción. Entramos en una nueva fase de la historia mundial, en la que será necesario un número cada vez menor de trabajadores para producir los bienes y servicios requeridos por la población mundial.

Fin del trabajo en el desarrollo humano El desempleo en el mundo ha alcanzado, en la actualidad, su nivel más elevado desde la gran depresión de los años treinta del siglo pasado. Más de ochocientos millones de seres humanos en el mundo están en la actualidad desempleados o subempleados. Esta cifra puede crecer dramáticamente entre hoy y la mitad del siglo, puesto que millones de recién llegados al mundo laboral se encuentran sin posibilidades de trabajo, muchos de ellos víctimas de la revolución tecnológica que está sustituyendo a pasos agigantados a los seres humanos por máquinas en sectores económicos e industriales de la economía mundial. Después de años de previsiones optimistas, y de falsas expectativas, las nuevas tecnologías en los campos de los ordenadores y las telecomunicaciones están finalmente produciendo los impactos largamente anunciados sobre el mercado laboral y la eco-

96

El fin del trabajo, examina las innovaciones tecnológicas y las fuerzas del mercado que nos están llevando al borde de un mundo carente de trabajo para todos. Exploraremos las promesas y los peligros de la tercera revolución industrial y empezaremos a analizar los problemas complejos que acompañarán la transición hacia una era posmercado. Conclusiones Los conceptos y estudios sobre el desarrollo humano, necesariamente requieren nuevas metas en los desafíos actuales, en los que se empieza a visualizar al ser humano centrado en su persona y no en una masa de gentes que indican un índice económico y desde luego nuevas oportunidades. Lo anterior no puede ser ignorado por los estudiosos de la sustentabilidad humana en todas las ramas del saber. La pregunta que me hago es ¿cómo vamos enfrentar el desarrollo humano con los escenarios nada precisos y más bien encaminados al aspecto econó-


Escenarios para el Desarrollo Humano

María Teresa de la Mora Melo

mico, en un mundo en donde se extiende el desempleo, no hay seguridad, se premia a la tecnología y se habla del conocimiento pero en aras de las máquinas y no de los descubrimientos para lo humano?

tiene que cuidar sus valores, sus costumbres y su vida natal, so pena de perder identidad en la vida globalizada.

Se habla de productividad, pero a la vez se emiten juicios sobre el fin del trabajo; entonces, la productividad es con la visión puesta en el lucro, en las enormes ganancias económicas para unos y la baja remuneración para otros, cuyo trabajo mal retribuido apenas satisface las necesidades vitales, por lo cual aumenta la pobreza.

Y me vuelvo a cuestionar: ¿los escenarios actuales están aumentando los funcionamientos y capacidades de la persona para mejora y desarrollo de sus potencialidades humanas?

En el desarrollo humano sustentable, de primera necesidad es conocer y ser parte de problemas mundiales en todos los ámbitos, porque afectan a todas las personas. Pero a pesar de miles de cumbres, pláticas y buenos deseos se sigue contaminando, se sigue desertificando la tierra, prospera el hacinamiento urbano y el abandono del campo: se siguen propiciando guerras y sus secuelas de hambre, enfermedad y tristeza. Entonces ¿cómo se pude hablar de desarrollo humano?, ¿cómo se puede hablar de sustentar la vida del ser humano? Pero existen estudios sobre capacidades y potencialidades del ser humano, y no sólo el aspecto económico y la capacidad de ser libre para trabajar, vivir, la capacidad de elección y no de mero actor inerte de la vida actual. Pero también se piensa en un individuo que vive en una sociedad globalizada, en continuo proceso de interacción, y que lo compromete con otras formas de ser, de pensar y vivir en una “aldea común”.

Mi idea es optimista, el ser humano tiene que desarrollarse hacia una vida mejor, tiene potencialidades y capacidades propias inherentes de la especie humana que nos han hecho evolucionar, y por lo tanto estamos en un momento de evolución, tenemos que descubrir hacia dónde tenemos que caminar, qué tenemos que cambiar, qué tenemos que descubrir, qué tenemos que admitir y aceptar para sustentar la vida humana y desarrollar el genoma.

Daniel Cazés Minache, “Hacia la revolución del desarrollo humano”, Escuela Nacional de Trabajo Social-UNAM, Revista de Trabajo Social, nueva época, número 6, abril, 2003, Ed. UNAM, México, 2004, p. 5. 2 Revista de Trabajo Social, op.cit., p. 10. 3 Revista de Trabajo Social, op. cit., p. 13. 4 Una visión desarrollada, tanto del enfoque como de su aplicación a los informes del PNUD, se encuentra en Ensayos sobre el desarrollo humano en el trabajo, de Keith Griffin, Ed. Icaria, Barcelona, 2001. 5 Pedro Ibarra y Doldo Unceta (coord.), Ensayos sobre el desarrollo humano, Ed. Icaria, Barcelona, 2001, p. 181. 6 E. G. Guba y S. LincolnGUBA,1989, “Fourth generación evaluación CA: Sage”, Neubury Pasrk, citado en Revista Enfoques Educacionales 5 (1); 107 114 2003 elia.mella@umag.cl 7 E. G. Guba y S. Lincoln, Ibidem. 1

Al pasar de la información al conocimiento y al saber, en estos procesos constantes el ser humano

97


Raúl Sergio González Návar Alicia Rivas Montaño La Promoción De Organizaciones De Personas Con Discapacidad En La Comunidad (Última Versión Abril De 2010)

Este documento es la reseña de una experiencia de investigación/acción realizada por un equipo de la Facultad de Trabajo Social Mazatlán de la Universidad Autónoma de Sinaloa, México, con el apoyo financiero del Instituto Nacional de Desarrollo Social, dirigido a la organización de grupos de personas con discapacidad en las comunidades urbanas de Mazatlán. El propósito de la formación de esos grupos fue promover la cogestión de sus necesidades sociales y la promoción de sus derechos humanos con un enfoque de género. Palabras clave: discapacidad, derechos humanos, género, organización social. Hace algunos años, revisando las páginas de políticas sociales de Internet, encontramos una convocatoria de investigación del Instituto Nacional de Desarrollo Social que coincidía con la terminación de un proyecto patrocinado por Hábitat, de la Secretaría de Desarrollo Social, donde realizamos un Diagnóstico Situacional de la Discapacidad en Mazatlán; en ese tiempo también trabajábamos otro proyecto para la formación de una Red de Organizaciones de Personas con Discapacidad que todavía está vigente.

Ubicamos entonces la necesidad de construir otra propuesta que nos permitiera trabajar directamente con una parte de la población que detectamos en el diagnóstico señalado, ya que las condiciones que en general encontramos eran dramáticas. Nos dimos a la tarea de elaborar un proyecto de organización social con la formación de grupos para abordar su problemática, integrando dos factores fundamentales: el género y los derechos humanos, que de hecho eran parte de la problemática del contexto que habíamos analizado. Cuando enviamos la primera propuesta al Indesol se incluía un cronograma diseñado según los tiempos definidos en la convocatoria; al momento que nos informaron que el proyecto se aceptaba, esos tiempos ya estaban desfasados, lo cual sirvió de argumento para que redujeran el presupuesto, mas no los compromisos de trabajo, que se mantuvieron igual; ése fue el primer contacto/impacto formal con la institución; de cualquier manera aceptamos llevarlo a cabo por los compromisos que desde hace tiempo tenemos con este sector; todo el proceso fue de mucha presión por la información que constantemente

99


Raúl Sergio González Návar / Alicia Rivas Montaño

nos solicitaban y que, en ocasiones, nos alejaba del análisis de lo que estaba sucediendo en la intervención, lo cual, obviamente, era el fondo del asunto. Otro problema fuente de estrés para el equipo, fue que en los reglamentos de Indesol se establece que cualquier documento o informe que se presente debe estar firmado por el representante legal, lo cual no es un problema para las organizaciones de la sociedad civil cuyas representaciones casi siempre son locales, pero en nuestro caso como institución educativa, el representante es el rector de la Universidad Autónoma de Sinaloa, al que teníamos que acudir para la firma de los oficios de cualquier trámite que quisiéramos hacer, y aunque siempre tuvo gran disposición, en ocasiones era problemático encontrarlo ya que nuestra Universidad tiene cuatro campus y la Rectoría se encuentra en Culiacán, lo que complicaba drásticamente la situación porque el proyecto estaba radicado en Mazatlán (200 kilómetros de distancia). Sirvan estas reflexiones para mostrar que no sólo la problemática metodológica o de campo en la investigación/acción es relevante, y que las cuestiones administrativas (por ejemplo, la ausencia de recursos), pueden detener los procesos o al menos frenarlos y poner en aprietos a los investigadores. Estos aspectos no son nada desdeñables, porque repercu-

La Promoción de Organizaciones de Personas con Discapacidad en la Comunidad (Última versión abril de 2010)

ten directamente en las acciones que se desarrollan en terreno y gabinete, lo cual puede hacer decaer el ánimo de los grupos sociales involucrados porque frustra su incipiente participación social, que el equipo de investigación por lo general logra con gran esfuerzo. Cabe aclarar que la ausencia de participación de la gente no es por indiferencia o indolencia ante sus necesidades y demandas, sino por una tradición de la cultura política mexicana, por la cual en muchas ocasiones las personas sólo pueden obtener la solución de sus problemas a través de la acción asistencial y paternalista del Estado a través de sus autoridades, las cuales deciden, discrecionalmente qué se quiere o se puede hacer, mientras que las comunidades observan impasibles y resignadas lo que sucede. Esta situación afecta principalmente a los colectivos vulnerabilizados (niños, mujeres, personas con discapacidad, adultos mayores, etc.) por las políticas económicas y sociales que han generado los regímenes neoliberales que han gobernado México el último cuarto de siglo. La participación de los ciudadanos en forma de demanda social, se autopercibe con desconfianza, porque frecuentemente esa presión puede traer el rechazo o congelamiento de las peticiones por parte del gobierno. Volviendo al tema, con los resultados del diagnóstico mencionado se ubicaron los domicilios de personas con discapacidad en distintas colonias populares de Mazatlán que sirvieron de guía a los equipos de estudiantes de Trabajo Social, que previamente fueron capacitados para identificar a la población objetivo del proyecto y organizar los grupos, buscando siempre una proporción mínima del 50% de mujeres, para destacar la orientación de gé-

100


Raúl Sergio González Návar / Alicia Rivas Montaño

La Promoción de Organizaciones de Personas con Discapacidad en la Comunidad (Última versión abril de 2010)

nero. Si la diferencia entre hombres y mujeres sin discapacidad es significativa, entre el colectivo con discapacidad tal diferencia puede ser considerable en temas como la libertad personal, sexualidad, trabajo, estudios, etcétera.

las asimetrías son evidentes. Por otra parte, el hecho de que algunas personas no entendieran la pregunta de género, a pesar de su aparente sencillez puede estar relacionado con el limitado acceso a la educación que tiene este segmento de la población.

Con relación al género, precisamente, se hizo la siguiente pregunta en todos los grupos: ¿qué diferencia hay entre ser hombre o mujer con discapacidad? La pregunta se contestaba de manera espontánea por quien quisiera participar, y se intentaba, si era posible, llegar a un consenso básico (grupos de discusión).

No obstante, en la práctica se ha constatado que la solidaridad en algunas parejas masculinas es perceptible, y que comparten más actividades que otras parejas sin discapacidad. Es probable que la convivencia diaria de los hombres con discapacidad con sus parejas los concientice más de las necesidades concretas de las mujeres (este dato requiere de mayor fundamentación empírica).

La orientación de las respuestas fue la siguiente: 1. Una tendencia importante fue razonar que la situación de ambos es la misma y que no hay diferencias ostensibles, inclusive se dijo que la discapacidad era una cuestión que podía superarse con voluntad y esfuerzo personal (posición mayoritariamente masculina). 2. Otra opinión, sobre todo de las mismas mujeres, es que sí hay diferencias, debido a la fuerza del hombre y la debilidad de la mujer; además a ésta se le sobreprotege por circunstancias de tipo sexual. 3. Algunas personas se confundieron, no entendieron la pregunta y hablaron de sus problemas personales, sin aportar respuestas a la temática planteada. Estas ideas reflejan la percepción social de que para los hombres con discapacidad no existe una diferencia significativa de género, y piensan que las desigualdades son mínimas o parecidas a las de los hombres y mujeres sin discapacidad, y por lo tanto “normales”; esto aparece muy alejado de la realidad cuando observamos la situación del sector femenino en temas como libertad, estudio y trabajo, en los cuales

Debe señalarse que para muchos de los participantes la idea de género no era clara, y por eso la pregunta se planteó como diferencia entre hombre y mujer; también destaca el hecho de que las mujeres solamente mencionaron dos limitaciones: la debilidad femenina y la sobreprotección de la familia, y no el acceso al trabajo, al estudio o la atención de las labores domésticas, lo que implica una percepción simplificada de su problemática y, por lo tanto, la subvaloración de su nivel de discriminación. Esta característica de la visualización disminuida o subestimada de la discriminación hacia la discapacidad, y la imposibilidad de definirla y contextualizarla es uno de los obstáculos nodales en la ausencia de una identidad y capacidad de acción en el colectivo, porque las

101


Raúl Sergio González Návar / Alicia Rivas Montaño

La Promoción de Organizaciones de Personas con Discapacidad en la Comunidad (Última versión abril de 2010)

actitudes de segregación de la sociedad, el mundo político y económico se observan fragmentadas, difusas, complejas y sin conexión. La exclusión aparece así a los ojos de las personas con discapacidad en forma de agravios personales o focalizados y no como un problema social estructural que es necesario afrontar socialmente.

Apoyos para iniciar sus propios negocios. Acceso en todos los espacios públicos. Identificaciones, cuando sean necesarias (hay personas con discapacidad intelectual, principalmente, que tienen alguna apariencia atípica y que pueden ser confundidas como gentes problemáticas o consumidores de drogas).

En las primeras reuniones se colectaron las demandas de cada grupo, que se presentan sintéticamente:

Más programas sociales para las personas con discapacidad. Y, por último, que el transporte especial del DIF sea más accesible y eficiente (se trabaje el fin de semana y la cuota sea módica).

Rampas: construcción en las obras públicas y privadas con acceso al público; vigilancia para que los vehículos no las obstaculicen; reparación de las existentes; sanciones para quienes no las respeten. Salud: respeto del derecho a la salud de los niños y de todas las personas con discapacidad. Becas: apoyo económico para las personas que no pueden trabajar o que no consiguen empleo, y para los adultos mayores con esas mismas características, y que no quiten los apoyos que ya se están dando. Sillas de ruedas normales y especiales. Tarjetas de descuento en servicios públicos y farmacias.

Transporte adaptado. Créditos especiales para la adquisición de vivienda.

102

Debe señalarse que la relación entre la comunidad con discapacidad y el gobierno municipal, en ese momento estaba mediada solamente por el Sistema de Desarrollo Integral de la Familia, que realizaba canalizaciones a servicios sociales, de rehabilitación y médicos, además de los apoyos económicos que se mencionan anteriormente, denominados becas. La relación con las organizaciones de la sociedad civil era prácticamente nula, y existía un vacío de comunicación. La gente con discapacidad (con problemas de movilidad) no tiene acceso a las acciones y programas del DIF, porque difícilmente pueden trasladarse a sus instalaciones; otros tienen que recoger las becas hasta el Palacio Municipal y deben alquilar un taxi para trasladarse, por lo que parte de la beca, que por supuesto es limitada, queda ahí.


Raúl Sergio González Návar / Alicia Rivas Montaño

La Promoción de Organizaciones de Personas con Discapacidad en la Comunidad (Última versión abril de 2010)

El proceso de la investigación/acción cambió en parte la perspectiva de algunas personas de los grupos, que se mostraron impactadas y empezaron a reaccionar al saber de los Derechos Humanos y de la Ley para la Integración Social de las Personas con Discapacidad del Estado de Sinaloa. De cualquier manera, fue sintomático que no hubo una sola denuncia ante las autoridades correspondientes por violaciones a sus derechos y garantías individuales, las cuales en algunos casos eran evidentes, principalmente en el área de la integración educativa, y en otros casos por falta de recursos para estudiar o de acceso al trabajo. El problema cultural de la participación social, que se mencionó anteriormente, tiene una manifestación específica en la ausencia de convicción de que sus derechos sociales pueden ser reclamados ante las autoridades. Fortalece esa convicción el hecho de que no hay antecedentes locales conocidos que indiquen la existencia de ese tipo de denuncias. La apatía que portan los ciudadanos en general, se acentúa entre las personas con discapacidad.

razones culturales y por ser una mayoría estadística en el sector.

Algunas reflexiones sobre el método derivadas de la intervención realizada, son las siguientes:

3. Es importante partir de la realidad del actor, es decir, de las perspectivas concretas que las personas

1. La formación de grupos de personas con discapacidad en las zonas urbanas debe iniciar, si es posible y si existen, con la revisión de los padrones con que cuenten las autoridades municipales, ubicando los lugares con mayor concentración de ese tipo de población. 2. Debe considerarse el enfoque de género tratando de incluir al menos al 50% de mujeres, dado que los hombres, en términos generales, cuentan con mayores oportunidades de capacitación, empleo, etc., por

con discapacidad manifiesten a través de los instrumentos de investigación que se seleccionen: entrevistas, cuestionarios, autodiagnósticos, grupos de discusión, etc., la investigación debe ser directa, solicitando la información a los participantes. 4. La investigación y el diagnóstico deben ser seguidos por un programa sencillo de trabajo, donde se indiquen las acciones que se llevarán a cabo para solucionar los problemas. Vale el esquema de planeación de la educación popular: qué se quiere hacer, cómo, quiénes y cuánto dinero o recurso se necesita.

103


Raúl Sergio González Návar / Alicia Rivas Montaño

La Promoción de Organizaciones de Personas con Discapacidad en la Comunidad (Última versión abril de 2010)

8. A la problemática individual debe seguirle la problemática del grupo, y de ser posible de la comunidad; no hacerlo de esa manera favorece el individualismo y entorpece la participación social; en la práctica hay una tendencia de los grupos a buscar asesoría o apoyo individual, incluso en detrimento del trabajo grupal, por lo que el equipo debe ser cuidadoso en ese aspecto. 9. Se requiere elaborar un directorio de todas las instituciones y organizaciones que pueden dar servicios al sector, y de ser posible estar en comunicación con ellas. 10. Es necesario aclarar que los proyectos, por lo general, no tienen recursos propios para la solución de los problemas, y que los promotores son solamente cogestores de soluciones. 5. En la ejecución debe involucrarse lo más posible la participación de los sujetos, aunque se debe reconocer que es difícil en el caso de las personas con discapacidad, por las barreras arquitectónicas y las frecuentes condiciones de pobreza en que se encuentran; de cualquier manera, siempre que sea posible deben acompañar al promotor y hacer valer el objetivo de la cogestión. 6. La evaluación debe ser un ejercicio permanente y aplicarse de manera dialógica entre los actores y los promotores, para corregir cualquier situación que afecte el desarrollo y la permanencia del grupo. 7. Deben construirse previamente formatos que permitan la captura de la información y sistematización de la experiencia para las visitas, las reuniones, los autodiagnósticos, los programas, el desarrollo de las acciones y la evaluación.

104

11. Debe promoverse permanentemente el conocimiento y la aplicación de los derechos humanos; se aclara que no se trata de lograr una avalancha de denuncias o demandas, éstas, si las hay, deben surgir de manera natural y no inducida, en un proceso de construcción social. De hecho, en los grupos se presentaron quejas más o menos aisladas, y también se discutieron las diversas maneras en que se discrimina a las personas con discapacidad; además, se indicaron las autoridades a las que se puede acudir para la defensa de sus derechos. 12. Es importante tener al menos una o dos veces al año reuniones de todos los grupos, donde se manifiesten sus inquietudes y propuestas, principalmente las dirigidas a las autoridades municipales que territorialmente son las autoridades responsables inmediatas. Es muy importante fomentar la creación de redes de apoyo social para intercambiar experiencias y proyectos.


Raúl Sergio González Návar / Alicia Rivas Montaño

13. Cada demanda o propuesta debe ser analizada en su viabilidad, puesto que si a una persona se le pide que comente sus problemas, tal vez no tenga claridad, por cuestiones culturales, de lo que puede o no hacerse desde el proyecto. Hubo gente que solicitaba un carro para movilizarse y otra de servicios nocturnos de alberca para deporte y/o rehabilitación; estas acciones si bien pudieran tramitarse en determinado momento, no pueden ser prioridad para el grupo, porque son demasiado particulares e inequitativas para los demás. 14. También en relación a las demandas o propuestas, se debe pedir que los grupos reflexionen e investiguen las posibles respuestas junto con los investigadores de campo para filtrarlas, porque el equipo coordinador las recibe descontextualizadas y sin procesar. Debe haber en cada grupo un análisis básico de cada demanda y de su posible solución en un proceso de análisis social; se trata de reflexionar colectivamente lo que realmente es posible gestionar. 15. Se encontraron grupos que prácticamente no manifiestaron demandas o problemas; para ellos reunirse, conversar y pasar el tiempo es un fin en sí mismo; y en realidad lo es, puesto que muchos no salen frecuentemente de sus casas. A pesar de ello, la reflexión de los derechos humanos, a través de sus propias experiencias o charlas formales e informales, deben darse de manera permanente.

La Promoción de Organizaciones de Personas con Discapacidad en la Comunidad (Última versión abril de 2010)

vide que la finalidad en el largo plazo es crear una movilización de tipo cultural que reconfigure las percepciones y valores en torno a la discapacidad en la comunidad, para crear un espacio social de inclusión y respeto. 17. En el sentido anterior, no debemos dejar que los grupos se orienten solamente hacia la autoayuda, y que si bien ese es uno de los objetivos, no se debe perder la perspectiva sociocultural hacia el reconocimiento, aplicación y respeto de sus derechos como colectivo, y mayor claridad hacia el camino de la inclusión. 18. Es necesario entonces combinar esas acciones: autoayuda, cogestión de necesidades colectivas, problemas comunitarios, promoción de los derechos sociales y no-discriminación. 19. Es prioritario evitar entre los promotores la utilización de expresiones que tienen un sentido discriminatorio, como el de “mis niños”, “el parapléjico” o “el niño down”. De hecho, ese cambio de actitud solamente sucede en la medida que el equipo se especialice y adquiera mayor experiencia.

16. Se deben ir sistematizando los problemas, demandas y propuestas a fin de integrar una agenda o un proyecto que dé consistencia a la red de grupos que perfectamente puede incluir a asociaciones u organizaciones ya formadas; que no se ol-

105


Raúl Sergio González Návar / Alicia Rivas Montaño

20. Se pueden encontrar diversos niveles de percepción o conciencia entre las personas con discapacidad y/o sus familias: a) Desinformación/desinterés: pasividad; en este nivel, las personas son sumamente indiferentes y deterministas, en el sentido de que consideran que pase lo que pase su situación y las de las personas con discapacidad en general, no va a cambiar. No desean informarse ni participar. En este nivel también pueden estar personas que consideran su situación como diferente, por tener mejores condiciones económicas, o que se avergüenzan de su propia condición. b) Desinformación/interés; algunas personas encuentran interesante conocer acerca de sus derechos, aunque desconfían de que pueda hacerse algo al respecto. Tienen la ventaja de que desean conocer más de su problemática, y en ese trayecto pueden tomar conciencia y asumir un papel social más activo. c) Información/pasividad: hay otros grupos o individuos que ya están informados y que desean conocer más, pero no están dispuestos a actuar y esperan que otros lo hagan; en este nivel la gente se queja cada vez que puede, pero no está dispuesta a la acción, espera soluciones externas y “subirse al carro cuando ya está en movimiento”. Está dispuesta a actuar si lo invitan y lo llevan. d) Información/actividad: en esta perspectiva, la gente está dispuesta a actuar, tal vez no sepa exactamente lo que se necesita hacer, pero tiene potencialidad para la participación social. 21. Es muy difícil que este tipo de grupos se formen de manera espontánea en las comunidades (solamente conocemos un caso), porque la cultura de la participación social, como ya se ha insistido, no

106

La Promoción de Organizaciones de Personas con Discapacidad en la Comunidad (Última versión abril de 2010)

está presente en la ciudadanía en general, ni en el colectivo de la discapacidad en particular, por lo cual son necesarios los agentes externos, para promover la motivación a través de las gestiones, la convivencia y la realización de nuevas actividades. 22. El periodo de acompañamiento permanente de los promotores debe de ser al menos de un año, de tal manera que los grupos adquieran los conocimientos y habilidades básicas para su mantenimiento (capital social, empoderamiento), y se conviertan en unidades sociales con proyectos específicos en el marco de un programa más general acordado en la red que pueda constituirse con los grupos formados. 23. Un detalle operativo pero relevante, es que las reuniones se motivaron con dos acciones elementales: ofreciendo una sencilla merienda a los participantes en los grupos y la enseñanza y práctica de manualidades y artesanías. Mediante esas estrategias los grupos se mantuvieron trabajando durante varios meses y recibieron orientación, asesoría y gestoría, además de información sobre la problemática de la discapacidad y los derechos humanos. Es pertinente hacer algunas reflexiones metodológicas con relación a todo este proceso. De inicio, debemos cuestionar si en realidad fue una experiencia de investigación/acción en el sentido clásico la que se implementó, porque las personas con discapacidad no participaron en el diseño original del proyecto, aunque sí en la elaboración de sus programas de acción. De cualquier manera, los grupos estuvieron solamente en la investigación de sus propias necesidades al exponerlas, sin profundizar sistemáticamente en las mismas, por lo cual el concepto de investigación/acción puede verse limitado; sería interesante sugerir, por ejemplo, la auto inves-


Raúl Sergio González Návar / Alicia Rivas Montaño

tigación de los grupos de sus condiciones de vida o experiencias discriminatorias para profundizar en ellas, pero en este caso no sucedió, porque el tiempo era insuficiente y apenas alcanzaba para cubrir los objetivos previstos. En la investigación/acción deberían establecerse, al menos, dos dimensiones: la total y la parcial; en la primera los sujetos participan desde el diseño del protocolo así como en cada una de las etapas, y en el segundo, se integran a partir del diagnóstico que ellos mismos elaboran. Esta última modalidad, es la que se utiliza normalmente en el trabajo social comunitario. La asimilación del rol de asistido/pasivo está muy internalizada por muchas personas con discapacidad que se perciben como individuos necesitados de apoyo para salir adelante, y no se imaginan la posibilidad de actuar para abatir la exclusión y la discriminación, lo cual es absolutamente lógico en una sociedad como la nuestra, donde la pasividad se promueve a través de decisiones políticas autoritarias que inhiben la participación de las personas; la ciudadanía en general está apenas en construcción, y la de los grupos vulnerabilizados, en gestación.

La Promoción de Organizaciones de Personas con Discapacidad en la Comunidad (Última versión abril de 2010)

blemática estructural), y la de discriminación (rechazo o estigmatización personal), que de alguna manera engloban los problemas que el colectivo enfrenta cotidianamente. Sería muy interesante verificar las representaciones que de esos fenómenos tienen (o si no existen), para de ahí arrancar a otros estadios de pensamiento y acción para el cambio social. Finalmente, es necesario buscar recursos alternativos para el financiamiento de este tipo de proyectos, porque deben ser permanentes y no afectarse por los cambios de gobiernos e instituciones. Además, debería ser atractivo para las autoridades que se atiendan las demandas y necesidades de grupos a los que ellas no pueden dar respuesta al menos en la cobertura solicitada. El fortalecimiento de la identidad, el género, la gestión de la solidaridad y la construcción de ciudadanía son los tres estratégicos para el trabajo en la formación de grupos de personas con discapacidad.

La demanda de respeto a los derechos sociales de las personas con discapacidad, se presenta como la estrategia más conveniente para atacar la problemática macro social que limita el mejoramiento de su calidad de vida; la integración de grupos y redes sociales con conciencia de las limitantes estructurales de tipo político, económico y cultural es otra forma complementaria de acción que puede rendir frutos en el mediano plazo. En el nivel sociocultural, se requiere de estrategias para motivar a los grupos al análisis y reflexión de su problemática, en dos líneas: la de la exclusión (pro-

107


REVISTA INTERNCONTINENTAL PARA EL DEBATE EN EL TRABAJO SOCIAL SEGUNDA CONVOCATORIA 2010

DEL 6 DE SEPTIEMBRE AL 30 DE NOVIEMBRE DE 2010 CRITERIOS PARA LA PUBLICACIÓN DE ARTÍCULOS ARBITRAJE: Con la finalidad de garantizar la calidad científica de la revista SIN FRONTERAS, los artículos serán analizados por los editores para determinar si se apegan a la guía para escribir artículos; una vez cubierto este paso, se someterán a tres árbitros para determinar la procedencia de su publicación, tomando en cuenta: relevancia, actualidad científica e innovación del conocimiento. EXCLUSIVIDAD Los trabajos enviados deberán ser inéditos; sus autores se comprometen a no someterlos simultáneamente a otras publicaciones similares. CARACTERÍSTICAS DE LOS TRABAJOS ACEPTADOS Deberán ser preferentemente resultados o avances de investigaciones originales y de alto nivel sobre cuestiones sociales, poniendo énfasis en su relación con el trabajo social. Notas científicas. Revisiones críticas de investigadores, en el ámbito del trabajo social y áreas afines: socioeconomía, políticas sociales, educación, desarrollo social, cultura, metodología etcétera. RECEPCIÓN DE ARTÍCULOS 1. Los interesados en publicar artículos en SIN FRONTERAS, Revista Intercontinental para el Debate del Trabajo Social, deberán entregarlos capturados. 2. La recepción de artículos no implica necesariamente su publicación. La decisión será tomada por el Comité Científico, después de ser sometidos al arbitraje correspondiente. 3. Los trabajos deberán enviarse, de preferencia, por correo electrónico a la siguiente dirección: revista.sfronteras@gmail.com, en archivo adjunto donde, utilizando procesador word o compatible, deberán respetar los puntos básicos de la estructuración de los artículos que se describen más adelante. 4. La Dirección de la Revista informará a los autores sobre la recepción de los originales y sobre el resul tado del proceso de arbitraje, en un lapso máximo de dos meses. No se devolverán originales. 5. Al enviar un original su autor o autores aceptan que, si el arbitraje es favorable, se publique en la revista y sea puesto en línea a texto completo en la página electrónica de la revista SIN FRONTERAS. La revista, por su parte, reconoce el derecho de cada autor de publicar el texto en otros medios o formas que considere convenientes, mencionando el hecho de que ha sido publicado previamente y dando la referencia completa.

109


6. La revista enviará sin costo a cada autor dos ejemplares del número de publicación en el que aparezca su texto, así como cinco separatas del mismo. ESTRUCTURACIÓN DE LOS ARTÍCULOS LOS PUNTOS BÁSICOS QUE DEBERÁN TENER LOS ARTÍCULOS: 1. TÍTULO conciso que indique la esencia del trabajo. 2. NOMBRE(S) de autor(es): Filiación, dirección postal completa, correo electrónico. 3. RESUMEN: Síntesis del texto no mayor de doscientas palabras de extensión en español e inglés. El resumen deberá contener conceptos importantes, correlaciones y conclusiones importantes. 4. PALABRAS CLAVE: Palabras que indiquen de qué trata el artículo, no incluidas en el título. 5. SUMMARY: Versión en inglés del resumen, incluso palabras clave (key words). 6. INTRODUCCIÓN Y MARCO DE REFERENCIA: Breve y mencionando la problemática relacio nada con el trabajo, importancia, objetivos. Incluir los antecedentes bibliográficos que fundamenten la metodología y objetivos planteados en la investigación. 7. METODOLOGÍA: Describir de manera completa pero breve las técnicas, materiales y equipos utilizados. 8. RESULTADOS: Aquí se incluirán los resultados obtenidos, de forma clara, concisa, completa y concreta. 9. DISCUSIÓN: Se dará la explicación de los resultados obtenidos y su confrontación con trabajos anteriores. Aquí se desarrollan las aportaciones científicas, se puede recurrir a las sistematizaciones, deducciones, inducciones, y el apoyo fundamental es la revisión de literatura. 10. CONCLUSIONES: Son aseveraciones derivadas de los resultados obtenidos. Debe haber correspondencia con los objetivos de la investigación. 11. LITERATURA CITADA: Las citas bibliográficas, otras fuentes. 12. EXTENSIÓN DEL ARTÍCULO: - Artículo científico: 12 cuartillas. - Reseñas: 8 cuartillas. - Notas científicas: entre 3 y 5 cuartillas. - Sistematización de experienciasI prácticas: 6 cuartillas. - Reportajes: 4 cuartillas. - Entrevistas: 5 cuartillas. 13. Los artículos de investigación serán escritos a espacio y medio, incluyendo cuadros y referencias biblio gráficas utilizadas en el texto (únicamente). 14. Los cuadros y gráficas se incluirán al final, numerados; se indicará en el texto el lugar en que deberá insertarse cada uno. Se procurará evitar notas, pero en caso de haberlas se incluirán también al final, con llamadas de atención numéricas en el texto. 15. Las citas bibliográficas irán entre paréntesis en el texto, con el formato siguiente (apellido, año, páginas). Las referencias completas se incluirán al final, de la siguiente forma: - Libros: Apellido, nombre, año, título del libro en cursivas, ciudad, editorial. - Artículos de revista o capítulo en libro: Apellido, nombre, título del artículo o capítulo entrecomillado, título de la revista o del libro en cursivas, volumen, año, número, ciudad, editorial.

110


Sin Fronteras 2  
Read more
Read more
Similar to
Popular now
Just for you