Page 1


Editorial.

Extravío de Palabras Año I

mayo de 2010

número 3

En este tercer número planteamos la cuestión de la hipocresía social y sus paradojas como elemento a analizar desde las distintas ópticas de sus colaboradores, todo ello intercalado con trabajos que han ido aportando los miembros de “Titiritaina de Textos” en los distintos certámenes tanto de poesía como de relato.

Revista Digital Dirección y Edición César Garrido Leiton Jefe de Redacción Shasha H. Guerrero Céspedes Diseño Gráfico César G. Leiton Shasha H. Guerrero

Palabreando Luciérnaga………………………… Pg. 3 Alba Gamero. Recortando palabras……………………………. César Garrido Leiton

Pg. 4

Relato Ganador 5° Certamen “Titiritaina de Textos”……………………………………………… Pg. 6 . Endemoniados Evangelistas……………………... Pg. 8 Shasha H. Guerrero Poema ganador 4° y 7° Certamen “Titiritaina de Textos”…………………………………………….. Pg. 10 Ilustre Desconocido Carlos Sáez ………………………………….. Pg. 12 Poema y relato ganador 6° y 7° Certamen “Titiritaina de Textos”……………………… Y al mujer… escribió………………………….. Amate

Pg. 14 Pg. 16

Relatos 6° y 8°Certamen “Titiritaina de Pg. 18 Textos”………………………………………….. Amate Danzalitterae Arturo Whitewhertz…………………………… Pg. 20 Relato 8° Certamen “Titiritaina de Textos”….

Pg. 22

Ganadora 2° Certamen Fotográfico “Titiritaina de Textos”…………………………..

Pg. 24

Los miembros de “Titiritaina han escrito…….

Pg. 25

El Bazar; Chingaderitas y otras hierbas.…….

Pg. 35

Y como siempre decimos, aunque esta modesta publicación va dirigida a cualquiera que desee interesarse por ella, se le dedica con especial cariño y agradecimiento a los miembros de la red social literaria “Titiritaina de Textos” ya que entre ellos se encuentras quienes han aportado sus trabajos para la consecución de esta revista. Muchas gracias a todos ellos.

Contacto, opiniones y sugerencias: tianguisliterario@hotmail.com

2

Yolanda B. M.

Por otra parte seguimos con la modesta pretensión de que los miembros de la red social “Titiritaina de Textos” encuentren en este otro medio de expresión digital un lugar para dar rienda suelta a su afición por las letras.

Página

Portada y contraportada


Recortando “Realismo Sucio”: Un límpido fangal. César Garrido Leiton

C

uando una sociedad es hipócrita

aire, frente a su propio rostro, después de

presenta un cierto tipo de disonancia

verse reflejada nítidamente en los textos de

cognitiva entre sus actos y una serie de

Bukowski, Carver, Wolff o Ford por poner

valores

bienes

unos ejemplos bien conocidos. Y digo

supremos y es consciente de que, de algún

curiosamente porque el “realismo sucio”,

modo, todavía puede salvarse si tiende a la

como tal, ni ensalza ni prima lo vulgar o lo

consecución de esos altos bienes morales.

soez como elemento primordial de su

Paradójicamente si la sociedad no es

expresión porque sí. Por otra parte la

hipócrita y no esconde sus vicios llegando

búsqueda del lenguaje sencillo, el rechazo

a normalizarlos se dirá que está perdida y

de

que ha tocado fondo en su degradación

enseñanza

moral.

insistencia en dejar las historias abiertas

que

considera

como

las

figuras

retóricas

y

ejemplificante

de más

toda la

lo convierte más que en “realismo sucio” En la década de los años 1970 a 1980

en

surge

literario

herramientas expresivas y el rechazo de

estadounidense que dinamitará cualquier

otras, tiene un significado profundo que

tipo de complacencia tanto en la forma

quizás a primera vista no es tan obvio pero

como en el contenido del hecho narrativo,

que con sólo escarbar un poco, pone de

sirviéndose de esa paradoja para poner

manifiesto la diabólica complejidad del

patas

del

“artefacto” y sobre todo su belleza. Ya

falsamente llamado “sueño americano”.

Hemingway, en este sentido, procuraba

Curiosamente es llamado “Dirty realism” o

huir de la adjetivación como de la peste.

“realismo

como

Adjetivos (y adverbios) son accidentes que

reacción defensiva de la hipócrita óptica de

no determinan en modo alguno la esencia

la sociedad del momento cuya nefanda

del objeto al que acompañan sino que más

vida quedará con el traumatizado culo al

bien la enturbian. En la vida “real” los

sucio”,

el

“estatus

quo”

probablemente

elección

de

unas

4

arriba

movimiento

La

Página

un

minimalista.


usamos

de

algún

amortiguadores

sociales

modo

como

para

evitar,

literario. Recurriendo a un ejemplo sencillo para

explicar

esto,

diría

que

la

precisamente, tener que decir la verdad

“descripción” psicológica (patológica o no)

sobre lo que pensamos. Lo que el realismo

de un personaje, no se obtendría nunca

sucio se propone es lo contrario, es decir,

buscando lo que el autor dice (o no dice)

mostrar

es,

directamente de él, como sería común en

agarrándola como un fardo pesado y

otras formas narrativas, sino observando

dejándola caer sobre el papel con toda la

lo que dicen (o no dicen) el resto de

fuerza posible sin matizar un ápice de las

personajes

infinitas aristas que pueda tener. Es en

estupendo ejemplo de esto sería el relato

este sentido que las historias quedan

titulado “El padre” de Raymond Carver.

la

realidad

tal

y

como

y

sus

interacciones.

Un

abiertas ya que no se pretende contentar a la conciencia del lector. Las cuestiones

Y yendo ya un poco más allá añadiría que

existenciales

de

la mayor virtud, si cabe, que tienen estos

seguir sufriendo e intentando resolver éste

maestros del mal llamado “Dirty realism”

por su cuenta. Es interesante ver cómo el

es utilizarnos a los lectores como eslabón

uso del oxímoron, sin embargo, no está

final del sistema, convirtiéndonos a su vez

mal visto. Y no hay que pensar mucho

en otro elemento homeostático del mismo,

para darse cuenta de que pocas cosas hay

en una prolongación viva de la vida de sus

tan cotidianas en la vidas de las personas

personajes, de sus conflictos, miserias,

“corrientes” como esa contraposición de

locuras y amarguras, pues los materiales

opuestos generadores de crisis (ya sea

de los que están hechos, son en definitiva,

buena o mala). Es decir, las imbricaciones

los

entre recursos expresivos y “realidad” son

naturaleza.

planteadas

las

habrá

que

conforman

nuestra

propia

más que evidentes y justificados. Será la

por tanto el sentido de la obra. Mi

Charles Bukowski

John Fante

Tobías Wolff

que

Richard Ford

queriéndolo o sin quererlo habría toda una

Raymond Carver

señora

la

Pedro Juan Gutiérrez

cosmovisión generada por este movimiento

Michael Houellebecq

particular

punto

teoría

de

de

vista

sistemas

es

en

Página

el contexto generado, el que determinará

5

Autores imprescindibles:

interrelación de los elementos narrativos y


Anam A. M.

Instantáneo.

Nos adentramos en la frondosidad del deseo huérfano de lenguaje con sonidos donde el silencio únicamente es roto por los suspiros suicidados que saltan de mi boca.

“Acaricio tu rostro con una mano. La otra se pierde en tu pelo atrayéndote hacia mí para que abrases mis labios con los tuyos. Dejas escapar un gemido cuando pellizco suavemente uno de tus pezones.” —No te toques. Espera. —me dice.

Acostumbradas mis pupilas a la suave penumbra que me arropa observo tu cuerpo iluminado haciendo que me estremezca. Vibro. Tú me sientes y vuelves a decirme esta vez con expresión firme que permanezca quieta. Como niña caprichosa finjo que te ignoro. Sonríes. Mohína acato tu deseo sin apartar mis ojos de ti. Te despojas de la ropa despacio para luego hacer lo mismo con tu mente, impasible a la expresión de súplica de mi cara.

“Quiero que me mires. Quiero enseñarte lo que haces de mí. Que sientas como dueña esta necesidad que me has creado. Como mi alma ante tus ojos se doblega al placer que me provoca tenerte aquí. Conmigo. Mírame. Nadie te ha amado ni te amará como yo y aún no lo sabes.”

Beso cada uno de los besos que tu boca dibuja y la urgente necesidad que veo en tu cara va adentrándose deprisa en mi cuerpo asolándolo. Palabras vertidas; gozosa incoherencia colmándome de imágenes inacabadas dan rienda a voces que pugnan por salir y gritar que quiero que me hagas tuya. La tortura de mi cuerpo agitado no te conmueve y tus manos siguen inventando el tacto de las

alrededor de nuestros cuerpos que ahora son uno solo. Quietos y en la quietud de este momento arrancarte esa forma tuya de quererme que es la de dejarte querer y que a mí me sabe a tan poco.”

Página

“Ven. Quiero hundirme en ti y ser forma de tus formas. Ser inmóvil ante el abismo que se extiende

6

mías.


Escondo mi cara un instante para sacarme la camiseta. Lentamente, sabiendo que no dejas de observarme, deslizo las bragas hasta los tobillos y quedamente me disculpo al agacharme para quitármelas. Te recreas en mí y el ardor de las palmas de mis manos quema mis pechos. Las tuyas reanudan en suave cadencia el movimiento del que habías privado a tu cuerpo. Imagino tu miembro erecto emigrando de tu mano a mi coño y cierro mis piernas intentando contener las oleadas de deseo que me anegan. Tú marcas el ritmo; empiezas despacio, reconociéndonos el uno al otro, mirándonos a la cara, musitando palabras que no escuchamos; después tu mano se mueve frenéticamente y mis caderas suben y bajan siguiéndote; ahora mis dedos ahondan en mí entre convulsiones. Enfrentados al placer sospechado vamos alcanzándonos poco a poco y la distancia impuesta se antoja anécdota al encumbrar la cima. El manantial que baja por mis piernas y tu vientre manchado me hacen reír y leo un “boba”. Luego sonríes.

Busco tu mirada fijándola en la mía. Tus ojos exhaustos vuelven a penetrarme.

—He de irme —escribo.

“Apenas te das cuenta de lo especial que soy para ti; del significado que le doy a tu vida y que ya formo parte de ella. Que aunque me rehuyas siempre acabas regresando porque sólo aquí eres capaz de escucharte.”

—Hasta pronto —escribo apresuradamente antes de desconectar.

Apago el ordenador y pienso que sobrevivo en él, en que el resto del tiempo estoy muerta, en que callo por no alentarle pero es una idea fugaz que desaparece cuando regreso a la cama. A otros

Página

7

brazos.


descomunal Torre de Babel cargando un sueño. Pensé que no llevaba ninguno igual que tantos personajes apáticos que llegan sólo para perderse entre sus miserables fauces, pero no es su caso; ella lleva uno trascendental, para realizarlo precisará de un calendario del año bisiesto que vive y huir del pasado que la llena de sufrimiento y culpa. La bella actriz Mónica del Carmen de piel morena, cabello negro, estatura media, grandes caderas y hermosas facciones furtemente definidas, representa el fenotipo de la mujer mexicana promedio y lo que la convirtió en la protagonista de Año bisiesto. Nació ació en Miahuatlán de Porfirio Díaz, Oaxaca, México., en el 2000 realizó sus estudios en la Escuela Nacional de Arte Teatral del INBA. Su trabajo ha sido arduo en diversas facetas del arte escénico. Los proyectos:: “Sinfonía colorida para un libro en peligro ro de extinción extinción” y “Teatro Teatro de emergencia: Cuentos Para Oaxaca” Oaxaca le valieron la Beca FEACDA de Oaxaca 2005 y 2007. Teatro: Como actriz profesional de teatro tiene en su haber más de 20 puestas en escena. Cortometrajes: Cuenta con 5 cortometrajes entre ellos el de Vago rumor de los mares de zozobra de Julián Hernández, ganador del Teddy Award en el Festival Internacional de Cine de Berlín. Berlín Cine: Babel de Alejandro González Iñarritu, Iñarritu La última mirada de Patricia Arriaga y La pantera negra de Iyari Huerta. Año bisiesto es su primer protagónico. Actualmente conforma el Grupo Teatro Itinerante,, la franquicia canadiense Madscience y colabora con la A.C. de las Reinas Chulas.

Su espacio vital se ha subyugado a los muros de un pequeño departamento en donde el fetiche sobre el que giran sus solitarios días es un calendario alendario en el que

La joven de origen indígena trabaja desde su casa como modesta periodista, su relación con el exterior se reduce a escuetas llamadas telefónicas, las escasas visitas de su hermano y los numerosos encuentros sexuales de una noche con desconocidos desconocidos. Sola pero acompañada añada en los momentos en que utiliza a esos furtivos amantes para purgar culpas y aligerar el tiempo de espera para su liberación, acompañada pero sola. Alejada de su entorno físico y afectivo en búsqueda squeda de pertenecer a Arturo, que es uno de esos,, pero que no será uno más. Es la parte sádica que encaja y pone a funcionar el vórtice del deseo, violencia y amor.

8

es una más que ha llegado a esa

Página

Ella

resalta la marca que señala el 29 de febrero de ese año bisiesto. Preexiste algo obsesivo en Laura con relación al “romántico ntico mes de febrero” poseedor del Día del Amor Amor, entretejiendo la fantasía de ser cortejada y su profunda melancolía de cada día que tacha en su almanaque,, repasando con la mirada la contigua fotografía de su padre muerto en esa misma fecha, resucitando resucita el suceso trágico de su pasado en aquel pueblo oaxaqueño queño donde nació y del que tuvo que salir hacia la capital del país. L Los motivos forman el lacerante secreto que la hunde en la soledad y el autocastigo hasta la sumisión, en el disfrute del abandono y del dolor en un placer masoquista masoquista.


Poeta y escritor de teatro, cuentos y libretos de ópera australino-mexicano. Salió de Australia para evitar escribir para televisión y (para no faltar a su palabra) juntó sus ahorros y se dispuso a recorrer mundo con mochila al hombro. Se avecindó en México hace 16 años, un cuarto de azotea fue su casa pasando un periodo depresivo y trabajando como traductor para El Economista y Expansión. Se casa y en espera de su hija Ximena, deja de traducir dedicándose al periodismo. Estudia una maestría de guión en el Centro de Capacitación Cinematográfica de Conaculta y en el taller del escritor y guionista Vicente Leñero. Quería escribir guiones, dirigir no le interesaba, la idea de dirigir fue tomando forma al desear sacar adelante sus historias; Leñero fue quien le enseñó que el guionista dirije al escribir porque el emplazamiento de la cámara está implícito, los movimientos, lo que hacen los personajes. Así con mínimos recursos, muchas desventuras y una camara digital el director, escritor y guionista Michael Rowe realiza su Ópera Prima “Año bisiesto”, un drama sexual con un realismo muy crudo donde se reflexiona sobre la soledad humana y un cuestionamiento al racismo dentro de México. Escrita en mes y medio, una historia sencilla, sobre una persona de clase media baja que lucha para sobrevivir en un desierto emocional con muy pocas herramientas. La carrera de Rowe ha sido atípica, no gusta del cine que sólo divierte al público, le obsesiona el cine con función crítica, social y reflexiva en tópicos humanos con profundidad. Es lo que le gusta hacer y lo hizo. Con el apoyo del Instituto Mexicano de Cinematografía y Machete Producciones compañía que impulsa a noveles realizadores, Michel Rowe dio a México su primera Cámara de Oro del Festival de Cannes 2010 por mejor Ópera Prima Año bisiesto. Se exhibió en Francia el 16 de junio por primera vez al público.

9

La paradójica ternura sádica de Arturo le va mostrando el camino al placer sexual a través de la violencia la que aumenta a mayor deseo de goce desde verter cera caliente sobre la desnudez hasta navajazos en la carne trémula de pasión o el ahorcamiento. Sus encuentros aumentan. Él se enamora y Laura parece el personaje blanco victimizado en su búsqueda del amor, del que nunca ha desistido en sus sueños por natural necesidad afectiva y es ahí en su espacio el lugar donde es ella misma sin caretas. Podría ser que Laura, quien antes predisponía su pasividad al sentimiento de castración y de culpa (mostrando así su resistencia frente al asco y la vergüenza), ahora usa el dolor como resistencia frente a una líbido que la hace precisar de esa relación sadomasoquista asociando cada padecimiento con el placer para llegar a la muerte como condena,

expiación o libertad. Un último acto de manipulación por medio del sexo para ser salva de esa misma violencia sufrida en su niñez y liberarse del suceso trágico que la sofoca en secreto ¿Quién puede saber qué hay detrás de cada puerta que se cierra?

Página

Gustavo Sánchez Parra, joven actor mexicano reconocido internacionalmente. Un auténtico histrión camaleónico, en cada nueva aparición es difícil reconocer su nueva imágen hasta el momento que acaricia las fibras más sensibles con sus magistrales actuaciones. Egresado del Centro Universitario de Teatro de la UNAM, comprometido con la nueva generación actoral de México dando a conocer lo bien que se hace en este país. El espacio es escaso para enumerar sus trabajos teatrales, en series de televisión nacionales y extranjeras o cine, donde ha participado en más de 40 películas en las que se encuentra casi siempre implícita la denuncia de la problemática social sobresaliendo los títulos como: Amores perros que fue su primer largometraje en el 2000, Man on fire, La misma luna, 7 soles, Matando cabos, Voces inocentes, Rabia y Año bisiesto. Es un “viejo experimentado” en esto de la “artisteada” y su trabajo lo coloca entre los actores más importantes en México y Latinoamérica.


Daniel Bowen

Miserias.

Un amor fresco y lozano te ofrecí, pleno y romántico como ninguno, como un ladrón de rayos de luna, que a tu ventana subió para obsequiarte… Pero nada fue suficiente a tu interés, ni fragantes rosas de poema versado, o palabras sinceras, de las que nacen de un corazón puro, fiel y enamorado… Tal vez no debí insistir beber tu aliento, si todo lo que soy te entregué a caudales, y, ¿qué me diste tú? Solo miserias de nada, besos vanos, miradas frías, caricias simuladas... La venda cayó y mis ojos tristes lloraron, te echarán de menos mis ansias febriles, no he de extrañar mucho tiempo tus besos, ni ecos de falsas promesas o citas fallidas... Guardo ahora, el candor de mis besos,

para otra musa que no ofrezca sus migajas.

Página

mis canciones por cantar junto a una boca,

10

la ternura de caricias que aún brotan,


Paca Gamero

Pavor.

Arrecia el cielo triste en la tormenta pues la noche ya no duerme Y dejan ecos sordos los sonidos de olas secas por llorar Meciendo en la noche sin luna Los pechos que han de mamar Los rastros de miedo y quebranto por tu marchitar. Aguantan telarañas las mañanas, pues tu risa ya no existe Que sola se ha perdido en el sueño del olvido y el final Y gritan por los aledaños De campos sembrados de azahar Tu nombre graznidos de cuervos en la oscuridad. Hacen vibrar los charcos de sus ojos los tañidos de campanas Parduzcas ramas secas que se apartan para no verte pasar Y rezan de miedo a los vientos E intentan que su rechinar Aleje los dientes que paran todo palpitar. No corren ya tus ríos con las aguas enjalbegadas de grana Tus ojos ya perdieron esa luz que da vida a tu mirar Se arrancan lejos peteneras

Página

Pavorosos cantos de muerte en la “madrugá”.

11

Plañidos de duelo y penar


Carlos Sáez

Ilustre desconocido Tolstoi y Paz Se

cuenta

que

vio la luz un 9 de septiembre de 1928

estando Tolstoi en

en Yasnaia, Polonia, se puede decir

Moscú le llamó la

que, a pesar de ser considerado como

atención

un

uno de los más grandes e influyentes

mendigo,

tanto

pensadores y moralistas de la época,

para

le dio a casi todos los “palos” del

como

albergue

donde,

seguirlo hasta la

pensamiento

puerta

quien en sabe, quizás por eso mismo fue

junto

de con

un otros,

y

la

moral.

Aunque,

considerado como tal.

esperaban un plato de comida. Al saberse

observados

mendigos,

con

el la

grupo

de

rabia

y

desesperación n que la mas absoluta

“La razón no me ha enseñado nada. Todo lo que yo sé me ha sido dado por el corazón.”

miseria les enseñó, le increpan y le a

Su “vida y obra” literaria transcurre

la

paralela a su agitada vida. De noble

satisfacción de no verse como ellos o

cuna, Tolstoi queda huérfano a los 10

la compasión, esa que sirve para

años, primero su madre, al dar a luz a

acallar conciencias.

su hermana María, y después su

Aquello le marcó de tal manera que

padre, de una apoplejía.

cambió el tono de sus letras. Se marcó

Años más s tarde, y tras una serie de

el propósito de que sus obras crearan

vaivenes

la necesidad al lector de plantearse su

conocer, junto a su hermano Nikolai,

existencia, su relación con el entorno.

los campos de batalla del Cáucaso.

Había

Tras su novela “Los cosacos”, osacos”, del más

motivo

de

nacido

esa

un

le

lleva

manera,

nuevo

Tolstoi…

en

su

vida,

empieza

a

bueno uno de los muchos que fue y es

puro estilo realista, escribe una de sus

que de Lev Nikoláyevich Tolstói, que

grandes obras, o al menos por la que

12

observarlos

qué

Página

preguntan


es

conocido

el

orbe.

“Ana

La muerte de su hermano Nikolai, en

de

una

mujer

1860, supone para Tolstoi perder uno

prisionera de prejuicios sociales y un

de los pilares de su vida. Se instala en

terrateniente (él) que mira por sus

Yasnaia Poliana, donde vive como un

siervos. Su experiencia en los campos

campesino más. Funda una escuela

de batalla le ayudó mucho a la hora de

en

crear

pedagogía

Karenina”,

en

retrato

“Guerra

y

Paz”,

obra

la

aldea

donde

libertaria

a ellos

desarrolla basada

mismos

y

su

en a

el

mastodóntica en la que nos solemos

respeto

sus

perder entre los cientos de personajes

semejantes. Defensor del esperanto,

que conforma la obra y que transcurre

naturalista libertario, vegetariano…

durante la invasión napoleónica. Obra

Harto de una familia más pendiente de

que, he de confesar, no he leído.

los futuros derechos de autor que de del

él mismo, huye de su casa acabando

pensamiento y de la moral ayudaron a

desfallecido en una estación de tren,

“moldear” el desarrollo del movimiento

en Astapoyo. La neumonía acabó con

anarquista.

larga

él. Se dice que en su entierro, en el

correspondencia con Gandhi, cuando

bosque de Zasyeka se dio la orden de

este ejercía la abogacía en Sudáfrica.

que nadie hablara, pero un anciano

Compartían la visión de un mundo en

mujik, desoyendo lo dicho, improvisó

el que la violencia no tuviera sentido…

un sermón acerca del hombre que

la ilusión de lo imposible, la utopía de

había cambiado sus vidas. Todo el

la paz, con letras mayúsculas.

mundo escuchó.

Su

influencia

en

el

Mantuvo

terreno

una

"la práctica de la violencia no es compatible con el amor como ley

Página

Recomiendo altamente la lectura de dos de sus obras que encajan en el tema central de este número. Me refiero a “La muerte de Ivan Illich”, donde encontraréis reflexiones sobre la eutanasia, el sentido de la vida y la hipocresía social. Y “Historia de un caballo” donde nos muestra la importancia del día a día cotidiano y del existir. Y si queréis profundizar en los últimos días de Tolstoi, leed “La última estación”, de Jay Parini… No hace falta que me lo agradezcáis… Pero leedlos, por favor.

13

fundamental de la vida"


Shasha H. Guerrero

Muriendo muertes...

Se me oscurecen los segundos al pronunciar sin voz tu nombre si brilla y quema como lumbre escurren aún así, desfallecidos. Anhelando vislumbrar tus ojos se me desmayan las muertes frágiles risotadas de dolientes gritando silencios al ir cayendo. Rodando repechos al ir volando

Página

14

ahogado reposo entre tus redes.


César G. Leiton

Malditos días de perros. El andén del metro está todavía vacío. Yo silbo mi canción y el eco me la devuelve como un aviso de muerte. Es muy tarde ya. Poca gente tiene valor para adentrarse en estas tripas subterráneas a estas horas. Yo gozo con el palpitar cadencioso de las máquinas. De hecho, muchas veces dejo pasar el mío sólo por ver cómo sigue su camino. He perdido demasiados trenes en esta vida y sus sucias estelas siguen intoxicándome. Nunca tengo prisa. De vez en cuando observo a alguna persona cuidadosa sentarse muy lejos de mí. Debe ser mi silbido pues mi aspecto no es demasiado descuidado. Yo agradezco ese gesto. Ese alejamiento educado a la vez que desconfiado. ¿Qué prisa he de tener? Hasta mañana a mediodía no he de volver al jodido supermercado a meter las compras de los clientes en sus bolsas. Me dieron la condicional hace ocho días. Estaba mejor dentro. Me gusta seguir el ritmo de mi silbido con mis zapatos. He de ir al otro lado de la ciudad. Allá está mi pensión. Su soledad. Todas las pensiones son iguales. Humedad y suciedad se transmutan en el olor del repollo cocido. Camas ruidosas de metal inquietantes como las rejas de una celda. Tos bronquítica nocturna de otros reos. Gritos y peleas. Alguna puta exige su dinero. Puertas que se abren y se cierran en la oscuridad. Algún viejo borracho volverá a morir solo en la noche. Las gangrenadas cañerías del edificio suenan como los intestinos de un golem moribundo. Siempre una sábana manchada de mierda de semen o de orina me hace pensar que quizá ya dormí en ese lugar alguna vez. Es difícil conciliar el sueño así. Pero hace tiempo tuve mujer y una casa. Y un Dodge del 78 que aún andaba bien. Son los últimos tragos del día. Hace frío aquí. ¿Quién no necesita un poco de calor? La botella es mi puta preferida. Nunca más opaca que cualquier mujer. A ella le da igual que no se me ponga dura. Le da igual la suciedad corporal. Los dientes careados. Una botella se encuentra en cualquier parte. Y deja que la manosees. Deja que la sorbas. Que le metas la lengua en su agujero. Que le metas un dedo. Invariablemente te regala su líquido como corriéndose en tu boca. Y no pregunta. Simplemente la tiras y buscas otra. Alguien se pone frente a mí ignorando mi silbido, el ritmo inquieto de mis pies, mi botella dentro de la bolsa de papel. Una de las máquinas viene a toda velocidad. Y unos segundos antes le pido fuego. Olía fuertemente a tristeza, a jazmines y a café recién hecho. Fue otra mujer hermosa que volvió a

belleza es efímera pero más lo fueron los buenos tiempos, en este tren de malditos días de perros, del que habré de bajarme cuanto antes.

Página

la otra parte, mientras aquello comenzaba a llenarse de gente y de su estúpido griterío simiesco. La

15

llevarse la embestida de un tren. Después, simplemente crucé el desértico andén y esperé el mío en


Y la mujer

Marjane Satrapi es hija única de una familia iraní de clase media alta e ideas de avanzada que apoyaba la revolución hasta que se convierte en un estado teocrático. Su natural rebeldía retaba las imposiciones del gobierno islámico con nimiedades como fumar, escuchar a Kim Wilde o Iron Maiden y salir con chicos, lo que podía llevarla a prisión, incluso a ser ejecutada,

Creadora del primer cómic iraní de la historia. Máster en Comunicación Visual, graduada de la facultad de Bellas Artes de Teherán, el ingreso a dicha licenciatura le solicitó la creación de una pieza sobre mártires revolucionarios. Presentó La Piedad a su estilo, con Jesús vestido de militar y la virgen con chador. La política siempre está presente en la obra y discurso de “Marji”, le indignan las divisiones que se ha inventado el género humano imponiéndolas como arma de supremacía despótica, la de occidente del oriente en lo que puntualiza irónicamente <<Si la tierra es redonda, siempre estamos al oriente de algo>> la de sexos <<si las relaciones entre hombres y mujeres son universales>> y las libertades individuales que son consentidas o censuradas a placer por la autocracia.

"En fin, poco importa, aunque fuera así, ésta es la visión actual del mundo ¡Cómo si la gente adorase morir en explosiones! ¡Cómo si vivir en Paz fuese el privilegio de una parte del mundo! Hoy en día en Irán centenares de estudiantes, periodistas e intelectuales permanecen en prisión por haber soñado con la Libertad ¡Eso tampoco lo han contado! No es grave, creedme. Uno se acostumbra a todo".

16

emperador Qajar) a “monera” en la eterna rebeldía de vivir en dos mundos o tres o más, diametralmente disímiles. Nómada talentosa desde temprana edad, (consabido es que la genialidad queda grande y estorba entre los estrechos muros del fanatismo estúpido), sonríe cuando recuerda que su primera aspiración infantil fue ser la última profeta; sus particulares coloquios con Dios eran apasionantes. Es cuando llega a sus manos el primer cómic que lee El materialismo dialéctico en donde con gran humor, Marx demuestra a Descartes que el mundo material no tiene nada que ver con la imaginación, abriéndole la cabeza con una piedra, golpe que también la impactó. Su relación con Dios no cambió, sólo que hora llevaba el pelo más crespo. Maus le descubre completamente que los tebeos no son exclusivos para niños y que se pueden tratar temas relevantes.

absurdos para quienes tienen libertad mas no así para quienes está vedada. Esto sumado al peligro de la guerra determinó enviarla a Viena para continuar en una escuela laica sus primeros estudios, durante su estadía transitó del asombro al desencanto. La joven madura física e intelectualmente descubriendo el sexo, el desamor, lo importante de la amistad y su desplome, el flirteo con las drogas, así como a Barkunin, Beauvoir y Sartre. La ignorancia y el miedo la fueron segregando al ser señalada como fundamentalistas por su origen iraní y en el triste desarraigo del exilio decide que ha llegado la hora de regresar a casa después de cuatro años lejos de todo lo suyo.

Página

De biznieta de Ahmad Shah, (último


migrar a París, lugar donde radica hasta la actualidad y en donde se dedica a ilustrar cuentos para niños para Éditions Nathan y Éditions Albin Michel a pesar de su inquietud de grafista la que considera un atrevimiento porque “dibujaba muy mal”. Como catarsis va creando arte en la novela gráfica: Persépolis, dividida en cuatro libros en primera persona pero no es una autobiografía, es una contundente denuncia con trasfondo social sin disimulos ni abaratado victimismo, aderezado con sorna y humor desenfadado.

Siempre tuvo los ojos demasiado abiertos, rasgo que heredó a sus personajes, los que interactúan entre blancos candorosos y ominosos negros que dicen más que en los bocadillos, el cómic es el único género en el que dibujar es escribir por lo que prefiere ser minimalista en su arte que incluye los colores para representar el tiempo presente, de no hacerlo así el color rojo invadiría su viñetas.

Gilbert, Sfar, Bravo, Blain y especialmente Beauchard, notables autores de cómic la animan a publicar. Lo hace en Éditions L'Association en París donde editan la primera entrega y en el 2000 al 2003 las restantes, editando un libro único posteriormente. Persépolis y su estilo gráfico a línea en blanco y negro con su particular apariencia naif muestra al mundo el sello artístico de Sartrapi. Ahora se lee en West Point y las escuelas francesas para estudio, se realizó la película basada en el cómic y se ha

Se casa y descasa, protesta y se vence, es libre y presa, mujer en un régimen castrante, viva y suicida, nativa y forastera a la vez. Satrapi trasmuta como los genios a residente del mundo, partió a Francia (1994) en ese alucinante maridaje con Irán.

Los reconocimientos llegaron: Salón del Comic de Angoulême, Premio al Autor Revelación (Coup de coeur 2001) Premio al Mejor Guión (Francia) Doble nominación Premios Eisner Mejor Novela Gráfica y Mejor Obra Extranjera (2004-2005)Premio Harvey a la Mejor Obra Extranjera (USA) Premios del Salón del Cómic de Barcelona Primer Premio de la Paz Fernando Buesa Blanco (España). Premio Especial del Jurado en el Festival de Cannes, Premios César, Nominada al Oscar Mejor Película de Animación.

“Al parece consiguió el sueño de ser profeta…Aunque no en su tierra”. Estrasburgo, es su primera residencia. Ahí estudia Artes Decorativas para después

traducido a seis idiomas. Su obra: Adjar 2002, Bordados 2003, Pollo con ciruelas 2004 (Premio de Angoulême), monstruos tienen miedo a la luna 2008.

Los

17

"Aquel día aprendí algo fundamental: Uno sólo puede sentir autocompasión cuando las penas son soportables, una vez superado ese límite, la única forma de soportar lo insoportable es reírse de ello"

Página

Las novelas gráficas de Satrapi se cuajan entre el trazo sencillo y poderoso, vibrante de expresionismo. El candor narrativo otorga poder y validez a las imágenes que emocionan y divierten. Se declara una escritora <<muy, muy mala. Cuando trato simplemente de escribir, me vuelvo completamente patética, pierdo completamente mi sentido del humor>> en cambio, las imágenes son un lenguaje mundial y le permiten usar el humor “No hay ninguna cultura donde dibujes a un hombre sonriendo y alguien te diga que está triste”.


Lucas

Mágica Realidad. No soy yo aquel que rabia entre dientes cuando sube en la mañana a ese metro repleto de gente, que más bien parece un tren camino del holocausto, no soy yo quien se exalta en medio de esa gente que camina desordenadamente rápido en infinitas direcciones, ni aquel a quien le cae el peso agudo de una ciudad enjambre siempre en movimiento, ni creo ser aquel con instintos asesinos con cada parada de semáforo en medio de un caos circulatorio… Quizás porque todo queda en un momento suicida donde las distancias se acortan, los labios se encuentran, las vidas se acompañan, y el asfalto solo es una excusa donde caminar, reír, llorar, bailar, cada quien en su orilla como una opción de vida, un camino de dos inspirado en lo que se puede recibir, en lo que se puede sentir, en lo que se debe vivir a través de las ansias de llegar, pero es llegar y partir de nuevo, siempre ir arrancando las raíces de tierra en tierra que brotan a los lados del camino entre días periféricos bajo un mismo sol. No, soy quizás aquel que cuando el sol despierta, alza la vista, saluda a la Luna que se va a dormir y le da por pensar que el mundo retoma, en su mayoría, la irresoluta cotidianeidad de la materia y antimateria que dialogan a diario en cada rincón del universo, allí donde el movimiento acelera y desacelera constantemente su misterio, como si en un grito silencioso dijera "estamos en este mundo pero no pertenecemos a él..." Si, tan solo palabras germinadas que terminarán de pintar otro mañana que tendrá sabor a ensueño y esperanza, quizás cuando se vuelva recuerdo el sentir ahora peregrino, tal vez cuando la voz de lo encantado quiebre en tu interior la silenciosa estalactita de tus días, aquella que se crea gota a gota con todas las canciones que necesito para levantarme y seguir caminando de la mano conmigo mismo, porque el cuerpo es nada, el alma es nada, y cada quien sabe como aligerar su propia tortura, quizás susurrando aquellas palabras de Morrison que decían "fuck the mother kill the father".

Camino, recorro, imagino, olvido, creo mi propio recorrido en medio de vidrios en los que se estrellan las luces del atardecer bajo el que de forma fugaz, cientos de vidas cruzan a mi lado, cada uno con su propia música estallante en sus oídos, protagonizando su propia película urbana, dando vida a relaciones inocentes llenas de contacto superficial que se ahogan en los suspiros de la ciudad, cada uno solo su horizonte que está de incógnito para los demás. ¿Los demás…? ¡Qué me importan los demás mientras tú me hablas y me sonríes! Deja que grite la ciudad, porque yo solo quiero silenciarte con mis labios, quiero que tus ojos brillen al verme mientras la gente pasa y que mi alma se haga carne solo por

Página

18

ti, porque estando a tu lado se detiene el tiempo, y yo solo quiero la eternidad junto a ti.


César G. Leiton

De niños y de insectos. Bajo un cielo veraniego que amenaza tormenta, una delgadita fila de conspicuas trabajadoras, parece laborar ajena a todo lo que no sea su mundo, en el trecho que va desde su hormiguero hasta una de las altas ramas de un viejo olmo blanco. Resguardado por su gran copa, un pequeño niño sonrosado, embadurnado de filtro solar, juega con un globito azul lleno de agua, a pocos metros de la piscina familiar. Cerca de uno de sus piececitos, un jugoso saltamontes intenta ser reducido a alimento por parte del himenóptero ejército rojo. De vez en cuando deja de manotear su juguete en el aire, acallando sus divertidos gorjeos infantiles, para observar en un casi adusto silencio a sus papás, que se han ido alejando poco a poco de él, en el trance de una acalorada discusión en torno a Dios sabrá qué cosas. Se podría decir que la actividad del niño es inversamente proporcional a los gritos de sus padres, ya que cuando éstos van bajando de intensidad, el niño va retomando con mayor concentración su juego y a la inversa. Así el niño parece ser el contrapunto al crescendo o decrescendo del desagradable dueto que interpretan sus progenitores. Por su lado, las hormigas, no permanecen ajenas a la dinámica del sistema ya que cuando el niño retoma su actividad, tienen que bordearlo con mayor cuidado para que sus regordetas piernas no causen una descomunal tragedia en su pequeño y ordenado universo. Un repentino y brusco silencio en el altercado, hace que el niño agite tanto en su juego el globito, que éste termina rompiéndose. Al principio la felicidad intensa se mezcla con la frustración que produce el juguete roto y el niño, que apenas sabe caminar, se lanza con el objeto de su deseo envolviéndole la manita, hacia sus padres en busca de otro nuevo. Con su primer y azaroso paso, desaparece bajo la suela de su sandalia el malogrado saltamontes junto a un buen número de los agentes de su cruento asedio. Un tremendo desastre, en forma de diminuto riachuelo entre unas briznas de césped, acecha la diminuta entrada del hormiguero. El niño, tambaleándose, va bordeando el perfil de la alberca hasta que regresan de nuevo los gritos. El susto hace acto de aparición en su mirada infantil, haciendo que frene secamente su inseguro paso, que pierda el equilibrio y que caiga al agua. Justo cuando el hormiguero comienza a inundarse brevemente, el niño comienza a chapotear en el agua como el pescadito que lucha por zafarse de la punta de un anzuelo. Los cuerpos inertes de algunas hormiguitas yacen en el centro del punto en el que comenzó a formarse el charco. En la periferia otras luchan por escapar de las insecticidas gotitas de agua. Los papás añaden a su discusión un violento forcejeo mientras el chapoteo del niño comienza a suavizarse como la intensidad de los rayos del sol entre las hojas de los árboles. El cielo relampaguea. No tarda en llenarse de truenos la mañana, mientras una copiosa lluvia cae sobre el mundo, llenando de renovados gritos el oscurecido día y de silencio a

Página

19

todo lo que quedó bajo las aguas.


Fígaro: Una mágica simbiosis.

P

ierre-Augustin Caron de Beaumarchais

y malversación de fondos por la familia de su

nació en París allá por el año 1732.

socio el banquero, por lo que fue procesado,

Parece que ya desde la cuna era culo de mal

aunque, gajes del oficio, finalmente fue

asiento y que el oficio familiar (la relojería) no

encarcelado

por

espionaje.

le interesaba mucho. No estaba hecho para la paciencia y precisión que requerían los relojes como no tardó en demostrar. El padre que carecía de la santa paciencia de los de hoy, lo echó indolentemente a la calle. El rebelde de Pierre no se arredró por el suceso sino todo lo contrario, catapultándose a una vida de aventuras e intrigas que ya las hubiera querido para sí cualquiera de los personajes que protagonizarían algunas de las obras de teatro que escribiría años más tarde. Tanto fue así que a los treinta años era consejero real y socio de Pâris-Duverney, el banquero estrella del momento. Un resumen diversas

ocupaciones

incluiría

además de la dramaturgia y la especulación financiera; el espionaje, la música, el tráfico de esclavos para las colonias; la construcción de carreteras y naves, la edición de las obras de

Voltaire

y

su defensa activa de

la

Revolución Francesa y de la Independencia Norteamericana además de ser precursor de los derechos de autor, entre otras tantas más. Durante un tiempo corrió el rumor de que fue el causante del envenenamiento de su primera esposa y acusado de falsificación

A raíz de sus experiencias con la justicia escribió sus cuatro “Memorias Judiciales”, una sátira contra los abusos del régimen que causó gran revuelo sobre todo en las altas esferas, motivo por el que se quedó sin amigos, sin dinero y sin derechos cívicos. Un año después de este desastroso periodo, en 1775, estrena con gran éxito una comedia en cinco actos que lleva por título “El barbero de Sevilla” (musicalizada por Rossini en

20

sus

Página

de


1816). Y diez años después, en 1785, basada en el mismo protagonista y personajes de la anterior, estrena en París “Las bodas de Fígaro”. En esta segunda el antagonismo social

entre

amo

especialmente, firmemente

y

criado

se

encontrándose

asentados

los

acentúa ya

muy

elementos

de

crítica social que desembocarán pocos años después y en la práctica en la Revolución Francesa de 1789. Mozart que pasaba por allí y estuvo en el estreno se quedó prendado de ella y decidió ponerle música para lo cual tuvo que pedir permiso al Emperador José II ya que estaba prohibida en Viena “por ser ave de mal agüero de la Revolución”, según palabras del propio Emperador. Mozart y Lorenzo Da Ponte (el libretista al que Mozart encargó la adaptación) tuvieron que hacer maravillas

para

que

les

concedieran

el

permiso, prometiendo que borrarían todo aquello que fuera peligroso y atentara contra

Probablemente sin Mozart y Rossini, el Fígaro de Beaumarchais habría pasado a la posteridad sin pena ni gloria al igual que su autor al que, a pesar de todo, nadie conoce hoy. Curiosamente (aún en el extraño caso de no haber oído nunca hablar de Mozart o de Rossini), no hay quien no haya escuchado la obertura de “Las bodas de Fígaro” o el “Largo

al

factótum”

de

“El

barbero

de

Sevilla”. Mágica y fructífera simbiosis, la de la literatura y la música, cuando se da.

el “establishment” y la moral establecida. Arturo Whitewhertz.

Mozart sabía en el fondo que daba igual, ya que los objetivos de Beaumarchais estaban más que conseguidos y lo que él deseaba verdaderamente era revolucionar el teatro así

a

cuatro

actos el

original, eliminaron personajes y borraron

quinta ópera bufa de Mozart, fue estrenada en Viena en 1791.

l’insolent

“(1996)

de

Edouard Molinaro.

casi por completo el carácter agitador y revolucionario del Fígaro primigenio. Así, la

“Beaumarchais,

“Beaumarchais

ou

60000

(película para televisión).

fusils”

(1966)

21

Redujeron

Página

lírico.

Películas sobre Beaumarchais:


Bahía de Halong

EL JARDIN DE LAS TRES MENOS CUARTO.

Cuando terminé de enrollar el ovillo de hilo de araña que el Caballero Gris me había dejado como señal para seguir su rastro, comprobé que había llegado a un nuevo rincón de Mundo Onírico. Se trataba de un laberinto de setos recortados con varios senderos de piedras minúsculas. A lo lejos se oía una algarabía de pájaros. El sendero giraba una y otra vez, y los setos crecían en altura, impidiéndome saber lo que se ocultaba tras cada recodo.

Por fin el camino desembocó en un amplio espacio circular, en el que confluían también otros senderos. Enseguida reparé en los extraños seres que se encontraban en aquel claro. Su apariencia era la de hombres y mujeres jóvenes. Todos ataviados con largas túnicas blancas que apenas se distinguían de su propia palidez. Esa albura contrastaba con los llamativos tocados que coronaban sus cabezas rapadas.

Jamás había visto algo semejante. Aquellos personajes llevaban, en firme equilibrio sobre sus cráneos y encajadas como chisteras, largas y estilizadas jaulas. Dentro de ellas revoloteaban sin descanso unos diminutos pájaros gorjeantes, los que había venido escuchando desde mi llegada a aquel lugar. No todas las jaulas eran iguales: las había de oro brillante, con repujes de plata, de hierro forjado, de madera labrada. Las aves me eran desconocidas, pero exhibían tal gama de colores que su revoloteo constante hechizaba la vista.

Pregunté a una de aquellas pálidas féminas dónde podía encontrar al Caballero Gris para

cosas tan serias y terrenales. ¡Son sólo las tres menos cuarto!

Página

-Claro, muchacha, te ayudaremos en lo que podamos, pero no es momento de pensar en

22

proseguir mi camino. Pero ella replicó con despreocupación:


Y me señaló, cerca del surtidor que presidía aquel claro, un reloj solar que marcaba esa hora. Sonreí a la joven y fui deambulando por los distintos grupos, admirando el diseño de las jaulas y el variado colorido de los pájaros que contenían.

Un joven, al reparar en mi interés, se ofreció a bajar la cabeza para que pudiese admirarla más de cerca. Me tapé la boca para ahogar un grito. Las jaulas no eran tocados, ni una especie de sombreros, como había creído en un principio. Eran una prolongación de su cabeza, que terminaba su forma humana en la frente, como si hubiesen rebanado la parte superior. El interior, que debería haber albergado el cerebro, era completamente hueco.

Con un hilo de voz, le repetí al joven mi súplica anterior, sospechando la respuesta: -Sí, te ayudaré, pero no es momento de pensar en cosas tan serias y terrenales. ¡Son sólo las tres menos cuarto!

El reloj de sol continuaba marcando aquella fatídica hora. Entonces, utilizando mi ovillo de hilo de araña, repetí la hazaña de Teseo en el laberinto del minotauro, y probé cada camino, desandándolos una y otra vez hasta la fuente, en la que me recibían las declaraciones entusiastas de aquellos seres. -¡No nos dejes tan pronto! ¡Son sólo las tres menos cuarto!

Al final, uno de aquellos intentos dio fruto y pude ver que el sendero terminaba en una gran pradera verde. Cuando estaba a punto de abandonar el camino, descubrí a una de las jóvenes, que me había seguido. Con un gesto, abrió la puerta de la sencilla jaula de madera que coronaba su cabeza, en cuyo interior revoloteaba un pájaro solitario de plumas marrones. Tomó algo que guardaba allí dentro, cerró la portezuela y me lo tendió. -Me lo dio el Caballero Gris para ti.

En la palma de su mano relucía la concha de un caracol: era una pista para proseguir mi

habitantes del Jardín de las Tres Menos Cuarto”, pensé mientras me alejaba, tras la pista del Caballero Gris.

Página

cantar. Reconocí su especie: era un ruiseñor. “Quizás todavía hay esperanza para los

23

búsqueda. Se lo agradecí y la observé alejarse, mientras el pájaro de su jaula comenzaba a


Alba Gamero

“Alegría”

Página

24

Odunpazari


Los miembros de Titiritaina han escritoâ&#x20AC;Ś


Paca Gamero

Mágica ¿realidad? rosa.

Tengo hambre, noto gruñir mi estómago como si dentro hubiera una camada de pequeños y hambrientos oseznos. Las luces de la lámpara giran en el techo en un arcoíris de colores, mientras, un pequeño elefante rosa me mira con sus redondos ojos llorosos desde los pies de mi cama. Le sonrío.

La maldita y estroboscópica lámpara me empieza a marear, así que voy a levantarme.

Es gracioso, el suelo está a kilómetros de mis pies que cuelgan de la cama.

¿Cómo narices se supone que voy a bajar sin paracaídas?

¿Quién coño me ha pintado las uñas de ese cursi color rosa?

¡Joder, todo es rosa!

El pequeño elefante me contempla con una amplia sonrisa, tan amplia como un elefante rosa puede tenerla. Le doy un manotazo y lo aparto de mi vista.

Las luces siguen girando.

paracaídas a mano. Sonrío otra vez, no, no sonrío la verdad es que mis carcajadas deben de oírse en el puto país vecino.

Página

elefante moscón, puesto que ya llego al suelo, menos mal porque no tengo un

26

Mis piernas han debido de crecer kilómetros de distancia mientras manoteaba al


¡Qué se jodan los gabachos y sus tortillas! Yo ya llego al suelo.

Arrastro mi cuerpo hasta la cocina, quizá allí me convierta en mariposa, porque ahora me siento como un gusano. He visto un hermoso “mariposo” (rosa por supuesto) pasar volando por el pasillo, igual hasta ligo de camino a mi cafetera.

El suelo está frío, bueno realmente solo lo noto en un pie, no he conseguido encontrar mi otra zapatilla, seguramente se la ha comido el maldito elefante, da igual.

El cuco de mi comedor marca las horas a maullidos, hace apenas una hora que llegué a casa de la fiesta…

Tengo que conseguir un café, mejor unas napolitanas de chocolate, no, a ver si queda jamón en la nevera, o quizá algo de helado de fresa, sí mejor helado de fresa. No me decido, lo único que tengo muy claro es que no voy a volver a tomar esas malditas pastillitas rosas.

Veo por el rabillo del ojo al hermoso “mariposo” que entra volando en la cocina, con una mirada lasciva en sus ojos… ¡Mierda se está difuminando!

Doy un brinco hasta mi bolso, lo vacío nerviosamente en la mesa desparramando

Página

27

todo su contenido. ¡Joder! ¿Dónde coño están las putas pastillas?...


Pavor. Ecos

Si pudiera transmutar el cuerpo y el ser… sin duda, estaría a tu lado mi querido corazón de alas azules; pues son tus ojos una lluvia divina de estrellas, que iluminan las sombras y la niebla de mi soledad. Te he pensado como nunca… hoy me descubrí, mirando la belleza de tu figura, y me pareció tan perfecta… tan en armonía con tu alma, ¡que me avergüenza el no saber disimularlo! Te he buscado por mucho tiempo… que hasta de mí me he olvidado; … si tan sólo me regalaras una señal de que en ti existo, de que me miras como te miro, y que en secreto tu también me sonríes… me darías la fuerza para tocar de nuevo el piso. Dime que este sentimiento no es un sueño vano, dímelo, dame una señal… de que esto que vivo… de que no es una más de mis ilusiones, y que lo que miro en tus ojos son sólo verdades… Por favor, enséñame con tu altivez, a dar muerte al desamor que en otros tiempos he pasado;

Anda, ven… ¡y dímelo con un beso!

Página

y que hasta hoy, me ha marcado hasta la carne.

28

a olvidar este pavor que aún siento


Manumelchor

Un día de perro

En Conneticut (Estados Unidos) John acudió a la Pharmacy, (Farmacia), Apotheke en alemán, y pidió unas pastillas de Convertín. Se trajo dos pastillas de Convertin, y otras dos de otra marca.

A las ocho de la mañana se tomó un Convertín, en ese momento se produjo en el una mutación y se convirtió en un perro Pastor Escocés, que ahora no me acuerdo de su nombre. Por lo tanto en ese momento ya era un perro color café con leche macho.

Su padre le vio, cogió la correa y le dijo que a las nueve lo sacaría a pasear. Finalmente mi neurona me ha dicho que John era un Collie.

A las nueve menos diez, estaba muy nervioso, quería pasear y echar su meada, en todos los árboles del contorno. Paseó con su padre un rato, le soltó en un parque, se le acercó el perro del vecino, un Bulldog muy feo, que al ser macho como él, se portó muy fiero, y le intentó morder en la oreja, tuvo que escapar corriendo. Su padre lo volvió a atar, y le llevó a casa. Le tenían sin agua y tenía mucha hambre, se pasó la mayor parte del día tumbado, luego vino su hermano de cuatro años y comenzó a subirse encima de él. A las nueve de la noche finalmente le echaron comida y bebida. Su padre le hizo unas cuantas caricias, estuvo tumbado una hora más, y se tomo una pastilla de Desconvertín, volviendo a su proceso mutador, que tardaba unos cuarenta segundos, con un fuerte

Página

29

mareo. Para John esto quizá fue un día de perros.


Piedad

MISERIAS.

CUANTA MISERIA EN EL MUNDO, POBREZA, HAMBRE, DESOLACIÓN Y DESNUTRICIÓN… VEO Y SIENTO A PERSONAS QUE ARRASTRAN SU MISERIA. CALLES MALOLIENTES, HOGARES DESTROZADOS, NIÑOS MAL CUIDADOS. CUANTA MISERIA EN EL MUNDO INCLUSO EN LA RIQUEZA ENFERMEDADES Y PLAGAS, GUERRAS Y DESTRUCCIÓN ESTO Y MUCHO MÁS CON LLEVA A LA

Página

30

SOMBRA DE LA MISERIA.


Marquesa Luna

Madre. Va regalando sonrisas y sembrando querencias, disfruta endulzando la vida de las personas que ama. Es un interrogante que busca respuestas, aplacando temores, desbordando ternura. Posee la sabiduría del que sabe y espera sin apartar los ojos, vigilando, protegiendo. Es desprendida en caricias y va mermando distancias en esa lejanía próxima, donde cariño reclaman. Ella es mi madre, amiga, confidente,

Página

la mujer que me adora.

31

la luz que me guía,


Rosario M. S.

¡Nunca hagamos esto!

Miro a un lado y a otro de la calle, y no la reconozco. La mía tiene árboles copudos y unas casas de distintos colores rodeadas de verjas por donde asoman plantas, arbustos verdes, flores que alegran mi paseo. Sus puertas son de madera pintada en tonos llamativos, bonitas farolas, aceras anchas por donde salgo casi todas las tardes a darme un pequeño recorrido. Mirándola de nuevo, esta me parece estrecha, casas bajas, completamente desierta. Camino un trecho hasta un solar plagado de muebles viejos, ropa rota esparcida, basura desparramada. Sigo la marcha encerrado entre muros de silencio, rematados por vidrios... La marcha cada vez es más lenta, siento sed, hambre, amargura y calor... mucho calor. Pasa el tiempo y el cielo se vuelve color azafrán. Lo último que recuerdo es mi subida a un coche... un largo recorrido y un sueño intenso, ella era la que conducía. Busco inútilmente la puerta que me pueda acoger y alguien que me pase la mano por encima con ternura, encontrarme con mis viejos amigos, una fuente donde beber, una sombra donde cobijarme. Procuro regresar ¿pero cómo?, ¿por dónde? El rostro de la calle se hace más agreste, no encuentro ningún parque ni lugar fresco donde descansar. Sé que recorra las rutas que recorra nunca más volveré a casa.

Página

32

En mala hora han llegado las vacaciones de mis dueños.


Anam A. M.

De contradicciones y existencia. Únicamente puede ser lo que existe

Porto escasas y pobres certezas

mas no vive aquello que no es mirado

que los años han ido restando

si no hay unos ojos que aprecien

mares con olas de dudas

el preciso significado.

se acrecientan. Yo que tenía la creencia

Innumerables son las veces

que con la edad nacen sabios. Y si tengo sed busco sequía

de sílabas que refuercen

Y si tengo hambre el ayuno

sentido y sentimientos

Si tengo sueño despierto

y sin embargo,

y si quiero llorar me río

es cuando tú ahora me oyes

Hallaste contradictoria mi esencia

y más escuchada me siento

pero puedo ser. Existo. Vivo.

Será que mi voz torna a legible

Porque tus ojos insisten

cuando en silencio se envuelve.

en contemplarse en los míos.

Página

y me siento parca y carente

33

en las que me cuesta expresarme


Laude Rivas

Entre tu i jo.

Sense fer soroll vares posar-te a la meva vida,

Una rosa per Sant Jordi em portares, amb mans tremoloses la vaig agafar,

com una brisa, d'aire fresc no faltaba l'espiga amb ses arestes i, jo captivada del teu somriure, símbol joiós del nostre pa!. vaig deixar-me enlairar de la nit al dia. Han passat els anys i avui encara, Em miraves i jo em feia la distreta, sento la brisa d'aquell aire fresc

dels teus llavis, et sortien poc a poc.

em dius... silenci, prompte naixerà l'alba.

Timidesa?, Oh! No, no.

I, és que he de seguir,

Amor tendre, amor cert

no em queda cap més opció

verdader i encisador,

el cor encara batega,

senzillament, entre tu i jo.

entre tu i jo.

Página

mentre que amb dolcesa les paraules,

tu, no hi ets, però allà en mig de les estrelles,

34

tu, percebies el meu amor


Libros Thriller policíaco en donde el autor nos va llevando con su acostumbrada amenidad en el viaje del escritor protagonista, quien en una crisis de inspiración creativa, emigra a Alabama, tierra repleta de leyendas, mitos e historias locales en donde… ¿Qué acontecimientos vive Víctor Rey en esa misteriosa casa? Titulo: Melodía en Alabama. Autor: Ricardo Espín Bueno. Editorial: Ediciones Nalvay.

Un libro para niños que disfrutan los adultos. Hinojosa escribe este delicioso cuento en donde nos regala momentos sumamente divertidos en los que anota que la mayoría de malos además son tontos. 18 años después de su 1ª edición y más de 200 mil ejemplares vendidos, se tira la 3ª edición este 2010. Titulo: La peor señora del mundo. Autor: Francisco Hinojosa. Editorial: Fondo de Cultura Económica.

Convocatorias Premio de Novela José Rubén Romero 2010.

ARTEMERGENTE Bienal Monterrey 2010. www.artesvisualesnuevoleon.org

VI Premios Andrómeda. www.libroandromeda.com

Opinión del respetable “Enhorabuena por la ilusión y el apoyo a la escritura, las iniciativas siempre son buenas, esperando que aporte a los lectores y a los que la realizan, saludos “ (manumelchor).

35

Titulo: El don de la vida. Autor: Fernando Vallejo. Editorial: Alfaguara.

www.literatura.bellasartes.gob.mx

Página

Una “plática” de amigos con la muerte en la que se hace un balance general sobre el mapa de la vida de un hombre ya vacío por el hartazgo. Escrito en primera persona como toda la obra de Vallejo y sin mojigaterías, con su visión personal de la vida que de mal sueño se vuelve una pesadilla. Una mortaja de papel que es lo más lejano a un testamento.


Extravío de Palabras  

Sobre literatura y otras hierbas... 3er. número.

Read more
Read more
Similar to
Popular now
Just for you